Memorias de Arqueología de la Región de Murcia [12]

Citation preview

Serie Memorias de Arqueología de la Región de Murcia

© de esta edición: Región de Murcia, Consejeria de Educación y Cultura Dirección General de Cultura Edita: Dirección General de Cultura Servicio de Patrimonio Histórico C/ Calderón de la Barca, 14, 2º 30001 Murcia Tfno.: 968 27 97 27 Coordinación: Manuel Lechuga Galindo María Belen Sánchez González Consejo de redacción: Ángel Iniesta Sanmartín Miguel San Nicolás del Toro Manuel Lechuga Galindo Gregorio Sánchez Romero

La edición electrónica de este ejemplar se puede consultar en: http://www.arqueomurcia.com Fotografía de portada: Capitel corintio. Teatro Romano de Cartagena Para solicitud de números anteriores e intercambio dirigirse a: Dirección General de Cultura Servicio de Patrimonio Histórico C/ Calderón de la Barca, 14, 2º 30001 Murcia Telf: 968 27 97 27 Gestión editorial: Ligia Comunicación y Tecnología C/ Manfredi 6, entresuelo 30001 Murcia Tfno.:868 940 433 · Fax:868 940 429 [email protected] ISBN: Depósito Legal: Impreso en España/ Printed in Spain Murcia, 2004

ÍNDICE PALEONTOLOGÍA Pisadas fósiles de mamíferos en el mioceno superior de La Hoya de la Sima (Jumilla, Murcia. España). Félix Pérez-Lorente, Tomás Rodríguez, Miguel Ángel Mancheño, Francisco Aerrano, Mariela Romero ..................................15 Cueva Victoria: puerta de Europa. José Gibert Clols ................................................................................................................................................................29 PREHISTORIA Y ARTE RUPESTRE La Sima de Las Palomas del Cabezo Gordo en Dolores de Pacheco, Torre Pacheco: campaña de 1997. Michael J. Walker, José Gibert Clols ..................................................................................................................................37 La Cueva Negra del Estrecho del Quípar en La Encarnación, Caravaca de La Cruz: campaña de 1997. Michael J. Walker..............................................................................................................................................................45 Yacimientos del pleistoceno superior de la Cuenca Neógeno-Cuaternaria de Calasparra-Cieza (zonas externas de las Béticas, Murcia). Estudio arqueológico y geomorfológico. Manuel López Campuzano, Ángel Faz Cano, Miriam Llona Carrasco ................................................................................55 El yacimiento paleolítico del pleistoceno superior del “El Molar” (zonas externas de las Cordilleras Béticas, Abarán, Murcia). Datos geomorfológicos y características sedimentológicas. Manuel López Campuzano, Mª Jesús Sánchez González ..................................................................................................113 Prospecciones y estudios sobre arte rupestre prehistórico en Caravaca de La Cruz. IV Campaña de investigaciones en la comunidad de Murcia (1997). Anna Alonso Tejado, Alexandre Grimal ............................................................................................................................141 Las pinturas rupestres levantinas del Abrigo del Molino (Moratalla, Murcia). Miguel Ángel Mateo Saura, José Antonio Bernal Monreal..................................................................................................169 Actuaciones arqueológicas en el Cabezo del Plomo (Mazarrón), laderas norte y nordeste. Estudio de corrección de impacto arqueológico de la nueva carretera de acceso a Bolnuevo. Ana Mª Muñoz Amilibia, Consuelo Martínez Sánchez ....................................................................................................183 El poblado calcolítico de Casa Noguera de Archivel. Excavaciones urgentes durante 1997 en calle Reyes-calle Casa Noguera. Francisco Brotóns Yagüe ..................................................................................................................................................215 Intervención arqueológica en Casa Noguera (Archivel, Caravaca de La Cruz). Luis A. García Blánquez, Consuelo Martínez Sánchez ......................................................................................................235 Investigación arqueológica en el Barranco de la Viuda, (Lorca, Murcia). 1ª Fase estudio de corrección de impacto arqueológico Línea Eléctrica Litoral-Rocamora: torre 190. Consuelo Martínez Sánchez ............................................................................................................................................253 PROTOHISTORIA El yacimiento fenicio de la Playa de la Isla (Mazarrón). Campaña de 1997. Iván Negueruela Martínez, Ana Moya, Carmen Marín Baños, Cristina Correa Cifuentes, Mª Ángeles Pérez Bonet ............273

ROMANIZACIÓN Excavaciones arqueológicas de urgencia en un enclave romano y un asentamiento del neolítico final en la calle Floridablanca, espalda Huerto Ruano (Lorca, Murcia). Andrés Martínez Rodríguez, Juana Ponce García ..............................................................................................................291 Excavación arqueológica de urgencia en calle Eugenio Úbeda 7 (Lorca, Murcia). Mª Jesús Sánchez González, Antonio Javier Medina Ruiz ................................................................................................307 Informe sucinto de los resultados obtenidos en las excavaciones arqueológicas desarrolladas en el teatro de Cartagena durante el año 1997. Sebastián F. Ramallo Asensio, Pedro A. San Martín Moro, Elena Ruiz Valderas ................................................................331 Los tramos de calzada del Puerto de La Losilla (Ulea, Murcia): documentación arqueológica de la posible vía Carthago Nova-Saltigi. Manuel López Campuzano ..............................................................................................................................................355 La villa rural romana de “San Esteban de Mendigo” (Sierra de los Villares, Murcia). Manuel López Campuzano, Mª Jesús Sánchez González ..................................................................................................375 Informe de la excavación arqueológica realizada en el yacimiento de Begastri (Cehegín, Murcia). Campaña de 1997. Antonino González Blanco, Francisco Fernández Matallana..............................................................................................387 La necrópolis tardoantigua de Casa Noguera de Archivel (Caravaca de La Cruz, Murcia). Francisco Brotóns Yagüe ..................................................................................................................................................397 Yacimiento del Cerro de la Almagra (Mula, Murcia). Campaña de 1997. Rafael González Fernández, Francisco Fernández Matallana, Mª Soledad Crespo Ros ........................................................409 Prospección arqueológica en el entorno de la Basílica de Algezares (Murcia). Campaña de 1997. Marina García Vidal ......................................................................................................................................................427 MEDIEVAL Y MODERNO El cementerio medieval islámico de Águilas. Excavación de urgencia en calle San Juan, 1. Memoria preliminar. Juan de Dios Hernández García ......................................................................................................................................435 Excavación en el solar C/ Montijo esquina C/ Alejandro Séiquer (Murcia). Un grupo de viviendas islámicas y su evolución en época medieval. Ana Pujante Martínez ....................................................................................................................................................451 Un tramo de la muralla medieval de Murcia y el área urbana adyacente. El solar de calle Sagasta, esquina con calle Brujera. Pedro Jiménez Castillo, Mª Jesús Sánchez González ..........................................................................................................481 Casas, hornos y muralla de la Murcia medieval, en un solar de calle Sagasta esquina con Aistor. Francisco Muñoz López, Pedro Jiménez Castillo ................................................................................................................503 Los baños árabes de San Lorenzo (Murcia). Trinidad Castaño Blázquez, Pedro Jiménez Castillo ..........................................................................................................533 Urbanismo de la ciudad de Murcia en época musulmana. Estudio de nueve viviendas y una calle. José Domingo López Martínez, José Antonio Sánchez Pravia ............................................................................................545

Excavaciones en dos solares unificados entre las calles Andrés Baquero, Pinares y Callejón de los Peligros de Murcia. Juan Antonio Ramírez Águila ..........................................................................................................................................571 Actuaciones arqueológicas en la catedral de Murcia (girola y exterior de la Capilla de Los Vélez). Indalecio Pozo Martínez ..................................................................................................................................................599 La Ermita de Nuestra Señora del Carmen (Mula, Murcia). Sondeos arqueológicos y catas parietales en el ala sur. Ana Pujante Martínez, Virginia Page Pozo........................................................................................................................617 Informe sobre las excavaciones arqueológicas realizadas en la plaza de la Iglesia de La Asunción. Tramo de la muralla medieval de Molina de Segura (Murcia). Felipe González Caballero ................................................................................................................................................657 VIII Campaña de excavaciones arqueológicas en el cerro del Castillo de Yecla. Murcia (1997). Liborio Ruiz Molina ........................................................................................................................................................665 La torre de la Placeta de los Carros (Cehegín, Murcia). Francisco Peñalver Aroca ..................................................................................................................................................709 PROSPECCIONES ARQUEOLÓGICAS Prospecciones en las Ramblas de las Moreras y los Lorentes (Mazarrón) 1997, 1998, 1999, 2000. Cristina Correa Cifuentes ................................................................................................................................................715 Prospecciones arqueológicas en la zona occidental de la comarca de Cartagena. Alejandro Egea Vivancos, Begoña Soler Huertas, Juan Antonio Antolinos Marín, Mª Carmen Berrocal Caparrós..................737 Estudio arqueológico del proyecto de desdoblamiento de la carretera C-3319 (Puerto de la Cadena-San Javier). Luis A. García Blánquez, Consuelo Martínez Sánchez ......................................................................................................755

Blanca Roldán Bernal in memoriam

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 15-28

PISADAS FÓSILES DE MAMÍFEROS EN EL MIOCENO SUPERIOR DE LA HOYA DE LA SIMA (JUMILLA, MURCIA. ESPAÑA) FÉLIX PÉREZ-LORENTE1,2 TOMÁS RODRÍGUEZ3 MIGUEL ÁNGEL MANCHEÑO3 FRANCISCO AERRANO4 MARIELA ROMERO2 1 Universidad de La Rioja. Obispo Bustamante, 3, E-26001 Logroño. 2 Centro Paleontológico. E-26586 Enciso, La Rioja. 3 Departamento de Química Agrícola, Geología y Edafología, Universidad de Murcia. Campus de Espinardo, E-30100 Espinardo (Murcia). 4 Departamento de Geología. Universidad de Málaga. Campus de Teatinos, s/n. E-29071 Málaga

Palabras clave: Pisadas fósiles, Mamíferos, Mioceno superior, Jumilla, Murcia. Resumen: En la cuenca terciaria de Jumilla-Ontur (Murcia) se han encontrado huellas de mamífero fosilizadas en una cantera de yesos. El estudio de las mismas ha permitido distinguir icnitas de Hippipeda y Megapecoripeda dejadas por grupos de équidos y de pecorinos, de comportamiento gregario, además de pisadas aisladas de Carnivoripeda y de Proboscipeda. La microfauna encontrada en los niveles infrayacentes es de la base del Tortoniense superior, y de carácter marino. El paso de condiciones marinas a continentales en la zona pudo estar relacionado con la Crisis messiniense. Keywords: Footprints, Mammals, Upper Miocene, Jumilla, Murcia. Summary: In an old quarry of the Jumilla-Ontur tertiary basin located in Murcia province, there are mammal footprints in the upper sedimentary surfaces of gypsum deposits. From their study we can separate: parallel trackways of Hippipeda and Megapecoripeda made by gregarious equids and artiodactyls; a Carnivoripeda trail and an isolated footprint of Proboscipeda. The microfossils found in the levels immediately below the gypsum deposits have a marine character; their association found is present in the lowest Upper Tortonian. The change from marine to continental sedimentary conditions suggests a relation with the Messinian crisis.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN En este trabajo se describen varias pisadas fósiles de mamíferos encontradas por Cayetano Herrero (HERRERO, 1997) en el paraje conocido con el nombre de la Hoya de la Sima (Jumilla). En España, hasta ahora, solamente se habían citado pisadas de vertebrados del Mioceno en La Rioja (LÓPEZ et al. 1992) y en Álava (ANTÓN et al. 1993), pero la edad de tales yacimientos es Mioceno inferior (BAROT et al. 1996), mientras que las que se describen aquí pertenecen al Mioceno superior, tratándose por tanto del único yacimiento español de huellas de vertebrados de esta edad. Las icnitas fósiles de mamíferos más próximas (équidos y úrsidos), se encuentran en la provincia de Alicante (Sierra del Colmenar), pero son posteriores, Plioceno y corresponden a pisadas de équidos y úrsidos (LANCIS y ESTÉVEZ, 1992). Para la nomenclatura de las huellas se ha seguido la de Vialov (1966), dado que hay investigadores que afirman que es el sistema más apropiado para huellas de aves y mamíferos, que utiliza nombres de género y especie (SCRIVNER y BOTTJER, 1986). La mayor parte de este estudio ha sido publicado en 1999 en la Revista Española de Paleontología, 14 (2), 257-267. LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA Y GEOLÓGICA El yacimiento se encuentra en una antigua cantera de yeso situada dentro del término municipal de

16

Jumilla, junto a un camino que se toma entre los Km 8 y 9 de la carretera comarcal MU-403, a 13,3 Km de Jumilla (Fig. 1 y Lám. 1). Las coordenadas UTM del punto referidas al mapa 1:50.000 (Hoja nº 844 ONTUR) son 30SXH388702. De esta cantera se extrajeron también bloques aplanados rectangulares que sirvieron para enlosar varios edificios. Algunos de los bloques, que también contienen huellas, están depositados en el Museo Municipal y en el recinto del castillo de Jumilla. Desde el punto de vista geológico, el sustrato de los materiales terciarios del yacimiento pertenece al Prebético interno, aunque esta localidad está muy cerca de afloramientos del Prebético externo. Los yesos ocupan una superficie de unos 42.000 m2, en la mitad meridional de la cuenca neógena marino-continental de Jumilla-Ontur. En el centro de esta cuenca hay un diapiro de rocas triásicas que limita por el Norte la mancha de yesos. ESTRATIGRAFÍA Se han levantado tres series estratigráficas (Fig. 2) con el fin de situar los niveles de yesos mencionados. A continuación se describen estas series cuyas secuencias se dan de muro a techo. Los números asignados a cada tramo son los de la secuencia ideal más completa que se deduce de la correlación de todas las series. En algunas de ellas faltan tramos inferiores, intermedios o superiores, debido a erosión (a partir del tramo 3 en la

Figura 1. Situación geográfica del yacimiento.

Lámina 1. Panorámica de la cantera. Delante se observa un nivel de yesos con icnitas.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 2. Columnas estratigráficas. Leyenda: T: Triásico; M2: Mioceno Medio; M3: Mioceno Superior; P: Plioceno; Q: Cuaternario ; Tk: margas abigarradas con yeso; M2c: calcarenitas; M3g: conglomerados; M3s: areniscas; M3m: margas con bancos de caliza micrítica arenosa subnodulosa; M3p: margas bituminosas con sílex; M3c: Calizas con sílex e intercalaciones de lechos de yeso; M3y: yesos en bancos potentes - hacia la base icnitas de vertebrados; Qg: conglomerados de matriz arcillosa y niveles encostrados.

primera serie, del tramo 3 al 8 en la segunda y el tramo 8 de la tercera) o a que no aflora en el terreno (tramos 1 y 2 de las series segunda y tercera). Serie de la Casilla del Yeclano. En el contacto con el diapiro de Ontur. Tramo 1.- 10 m de conglomerados poligénicos Tramo 2.- 5 m de areniscas claras, poco cementadas, en bancos inferiores a 25 cm de espesor. Tramo 3.- Margas blancas en las que hay intercalaciones de calizas blancas arenosas con cemento micrítico y con estructura subnodulosa. En la parte central de la cuenca, bajo los yesos, llega a tener 100 metros de potencia, deducidos a partir de perfiles geofísicos. Serie de las Casas del Portal. Situada un Km al sur de la anterior, sería la continuación de la serie ya descrita.

18

Tramo 3.- Más de 15 m de margas blancas con intercalaciones de calizas blancas arenosas subnodulosas. Tramo 8.- 3 m de areniscas, microconglomerados y margas, de color salmón, que reposan sobre el tramo anterior en aparente concordancia. Aunque no hay fósiles, se le atribuye una edad Plioceno en el mapa 1:50.000 del Plan Magna (GARCÍA et al., 1984) Tramo 9.- 1m de conglomerados de colores claros, que incluyen costras calcáreas, discordante sobre el tramo anterior. Se atribuye al Cuaternario en la misma fuente que la citada en el tramo 8. Serie de la Hoya de la Sima. Levantada en el extremo oriental del afloramiento de yesos de la cantera. El tramo inferior se encuentra discordante sobre unas calcarenitas del Mioceno medio. En ellas se distinguen los siguientes materiales:

PISADAS FÓSILES DE MAMÍFEROS EN EL MIOCENO SUPERIOR DE LA HOYA DE LA SIMA ( JUMILLA, MURCIA. ESPAÑA)

Tramo 3.- 40 m de areniscas blancas correlacionables con el tramo 3 de las series anteriores. Tramo 4.- 10 m de margas bituminosas oscuras con estructura laminada fina de tipo “paper shale” y sílex noduloso de color oscuro. Tramo 5.- 3 m de calizas claras microcristalinas con abundante sílex. Tramo 6.- 15 m de calizas blancas con sílex, margas y niveles de yesos rojos. En el techo hay calizas laminadas de algas. Tramo 7.- 6 m de yesos blancos en bancos bien estratificados, cuya potencia oscila entre 6 y 60 cm, que contienen las huellas de vertebrados. En la base de este tramo la estructura es diferente porque las capas están formadas por fragmentos de yesos anastomosados. En todo el tramo hay sílex de color blanco-grisáceo a acaramelado que se encuentra formando tanto nódulos como capitas cuyo espesor máximo es de 10 cm. Tramo 9.- 1 m de conglomerados con niveles de costras calcáreas del Cuaternario. DESCRIPCIÓN GEOLÓGICA DEL YACIMIENTO Y ALREDEDORES El yacimiento se encuentra en uno de los niveles inferiores de la parte bien estratificada del tramo 7, en el techo de un estrato de dirección N55E que buza entre 5 y 7 º hacia el Norte. No es un tramo de gran continuidad lateral, y parece que se encuentra solamente en el centro de esta cuenca (esta afirmación está confirmada por campañas de geofísica realizadas por uno de nosotros: Rodríguez Estrella). No hay cambio de facies lateral, y el contacto inferior sobre las formaciones marinas es brusco y neto. En general, el buzamiento de las capas miocenas es suave (inferior a 5º) excepto en el contacto con el diapiro de rocas triásicas de Ontur, en donde el arrastre debido a la halocinesis hace que el buzamiento sea de hasta 75º. Hay otras variaciones del valor del buzamiento, debidas a subsidencia diferencial de un surco periférico asociado al diapiro de Ontur, que no influyen en la disposición general presentada. En conjunto, en el tramo 7 (yesos) de la Hoya de la Sima hay un sinclinal irregular, de dirección NE-SO, limitado al Norte por el diapiro de Ontur. En el afloramiento se observan también fracturas pequeñas y diaclasas, cuya dirección predominante es N-S. Sobre el yeso se desarrolla una carstificación de poca relevancia, que se manifiesta por lapiaces y dolinas coa-

lescentes que llegan a formar una dolina estructural de dirección coincidente con la del sinclinal mencionado debida a plegamiento neotectónico. En el fondo de algunas dolinas hay ponor-simas, lo que justifica el toponímico de “Hoya de la Sima” para este lugar. CONTENIDO FOSILÍFERO Con excepción de las pisadas de mamíferos, no se han encontrado otros restos fósiles en los yesos. Por el contrario, en los niveles margosos infrayacentes hay microfósiles, principalmente caparazones de foraminíferos bentónicos calcáreos, radiolas de equinodermos y, en algunas muestras, restos de peces. En menor proporción, también se detectan fósiles de ostrácodos y foraminíferos planctónicos. Esta microfauna pone de manifiesto que los niveles infrayesíferos se han depositado en un medio marino de plataforma abierta. En las asociaciones de foraminíferos planctónicos se han identificado Globigerina bulloides (d,Orbigny), G. praebulloides (Blow), Orbulina universa (d,Orbigny), Neogloboquadrina continuosa (Blow), N. acostaensis (Blow), Globorotalia scitula (Grady), Globigirenita juvenilis (Bolli), y Turborotalita quinqueloba (Natland). La presencia de N. acostaensis indica que los sedimentos no son anteriores a la zona N.16 de Blow (1969), lo que condiciona edad tortoniense o más moderna. La falta de ejemplares típicos de Neogloboquadrina humerosa (Takayanagi y Saito) podría indicar que los sedimentos están limitados al Tortoniense inferior, pero la escasez de componentes planctónicos minusvalora los criterios de ausencia. Un evento bioestratigráfico de mayor interés es que los ejemplares de Neogloboquadrina se presentan indistintamente con crecimiento dextrorso o sinistrorso. Este evento se ha detectado en las cuencas béticas y, en general, en el Mediterráneo occidental en dos momentos del Mioceno Superior: a) En las proximidades del límite entre las zonas N.16 y N.17 (BLOW, 1969), en relación con un cambio de dextrorso a sinistrorso en el enrollamiento predominante de Neogloboquadrina (Serrano et al., 1995). El cambio de enrollamiento es ligeramente posterior a la aparición de las primeras formas asimilables a N. humerosa (formas primitivas de tipo N. praehumerosa, Natori). Si se utiliza la primera aparición de N. humerosa para marcar el comienzo del Tortoniense superior (SERRANO, 1979) este evento ocurriría al comienzo del Tortoniense superior. b) En niveles relacionados con el comienzo de la crisis de salinidad messiniense, cuando se produce el

19

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

cambio de sinistrorso a dextrorso en el sentido de enrollamiento de Neogloboquadrina. Este cambio que sigue a la primera aparición de G. elongatus (d,Orbigny) puede ser utilizado para marcar la base del Messiniense superior (SERRANO, 1979, 1992). En este segundo caso, los niveles estudiados se habrían depositado al comienzo del Messiniense superior. En principio, la presencia de yeso por encima de los niveles con microfauna, induce a correlacionarlos con los depósitos messinienses de las cuencas perimediterráneas. Sin embargo, la mayoría de los ejemplares de Neogloboquadrina corresponden a formas de N. continuosa, lo que parece más congruente con una edad Tortoniense. Por otra parte, no es rara la presencia de yeso en depósitos tortonienses de la Cordillera Bética (DRONKERT et al., 1979). En el Sector central de dicha cordillera marcan el cierre de un ciclo sedimentario que termina con el régimen marino de las cuencas (v.g. Cuenca de Granada: GONZÁLEZ-DONOSO, 1967; DABRIO et al., 1972; RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, 1982). En consecuencia, aunque ahora no se dispone de criterios definitivos, parece más probable que los yesos de la cuenca de Jumilla-Ontur y su secuencia marina infrayacente se depositaron hacia el comienzo del Tortoniense superior. PALEOAMBIENTE El contenido micropaleontológico mencionado en el apartado anterior pone de manifiesto que los niveles infrayesíferos (tramo 3 e inferiores) se han depositado en un medio marino de plataforma abierta en el Tortoniense superior. El tramo 4, con sus pizarras bituminosas indica falta de oxígeno y la consecuente muerte masiva de organismos, lo cual es congruente con una regresión. Sobre este tramo, los depósitos de calizas, calizas algales y yesos (todos con sílex) indican ambiente continental lacustre cada vez más restringido en el que se produce aumento de la salinidad y de la concentración de magnesio. Tras una etapa regresiva al comienzo del Tortoniense superior se instala, sólo en esta cuenca de Jumilla-Ontur, un lago que pierde relación con el ambiente marino. La formación de este lago vendría ocasionada por dos fenómenos tectónicos: uno la halocinesis del Trías diapírico de Ontur, que habría ocasionado un surco periférico secundario a su alrededor, una subsidencia diferencial y una depresión geomorfológica; y otro, el propio plegamiento mioce-

20

no de la zona, que creó un sinclinal aprovechado por el lago, y un anticlinal inmediatamente al Norte de él, ambos con dirección NE-SO. La secuencia de capas con yeso, y el hecho de que haya huellas de mamíferos en varias de ellas, indica que se trata de una depresión interior en la que en ocasiones se acumulaba agua en un lago que tendría periodos de sequía total. Muy probablemente, debido al tipo de animales que vivían en su entorno, el agua del lago sería dulce durante una parte de su permanencia. ESTUDIO ICNÍTICO La Hoya de la Sima suministra huellas (huecos y rellenos) de mamíferos terciarios (Lám. 2). Existen actualmente dos sectores separados por 30 metros en los que afloran pisadas de mamíferos grandes en una cantera antigua situada en el paraje citado. También se encuentran improntas estampadas en bloques extraídos para solería, hoy en salas del Museo Municipal y en el recinto del castillo de Jumilla. A los dos sectores los llamaremos Hoya de la Sima A y Hoya de la Sima B, el segundo al Suroeste del primero. En los dos se reconocen grupos de pisadas. El número de rastros es mayor en el primero (A) que en el segundo (B), más pequeño. Cada icnita se designa con una secuencia de guarismos y dígitos como en los ejemplos que se explican, HSA4.3 ó HSA52, y cuyo significado es: HS: yacimiento de la Hoya de la Sima A: sector A del yacimiento 4 ó 52: asociación de pisadas número 4 o huella aislada número 52 4.3: pisada tercera de la rastrillada 4. Aunque en algunos casos no se conoce el sentido de marcha, se ha adoptado el que se indica en la Fig. 3, de manera que la primera huella impresa de cada pista tiene el número 1. Si falta alguna icnita se mantiene el orden y la secuencia en la nomenclatura de las pisadas restantes, como si estuviesen impresas absolutamente todas las del rastro. De esta manera, contabilizamos las rastrilladas HSA1 hasta la HSA11 (ambas incluidas) y las icnitas aisladas HSA12 hasta la HSA65, ambas incluidas. AFLORAMIENTO HSA (Fig. 3) Su extensión es de unos 45 m2. En él se encuentran varios rastros muy claros asociados en tres grupos. - Siete rastrilladas paralelas que contienen 60 icnitas.

Lámina 2. Fotografía de algunas icnitas de la Hoya de la Sima.

Figura 3. Cartografía de las pisadas del yacimiento HSA.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

- Un rastro cuadrúpedo con 22 icnitas (11 de manos y 11 de pies). - Tres rastros con 29 icnitas. El número total de huellas reconocidas, las de los rastros mencionados y las icnitas aisladas no asociables a secuencia alguna, asciende a 163. Rastrilladas HSA1, HSA2, HSA3, HSA4, HSA5, HSA6, HSA7, HSA8 Cada pisada deja dos impresiones muy poco profundas en las que se aprecia la separación entre dos dedos. El septo interdigital que separa los dos lóbulos, es muy estrecho y a veces no se ve. La profundidad de las dos señales es similar en toda su extensión. No hay disimetría ni entre los dos lóbulos ni en un mismo lóbulo, tanto sagital (las dos pezuñas son iguales y están igualmente dispuestas) como transversalmente (no terminan en punta, ni son más estrechas por un lado que por otro), de manera que no se puede diferenciar ni parte anterior ni posterior del conjunto. Las terminaciones anteriores y posteriores de los lóbulos y del pie en su conjunto, son redondeadas. No se observa divergencia entre las extremidades de las pezuñas. Estas quizá tengan envuelta exterior, ya que también hay impresión sobre el suelo en la incisión que se encuentra en el inicio y terminación de las pezuñas. Casi todas las rastrilladas están completas; es decir, no faltan icnitas entre la primera y la última de la secuencia de improntas que las definen, a excepción de HSA5.4, HSA5.13, HSA5.14, HSA6.6, HSA6.7, HSA6.8 y HSA7.7. Para conocer el sentido de marcha se ha adoptado la parte positiva (sensu LEONARDI, 1987) de la orientación del eje del pie con respecto a la línea media del rastro. Según esto, se deduce que iban hacia el Norte, como se indica en la Fig. 2, por la secuencia de pisadas de cada pista (la 1 es la primera que se marca). En la Tabla 1 están los valores medios encontrados para estos rastros. Se observa la poca variación de las cifras y la correspondencia entre el valor grande y pequeño de l (longitud de la pisada) con el grande y pequeño de a (anchura de la pisada). La rastrillada HSA1, que proporciona un valor medio de 65 mm para la longitud del pie, no es fiable porque solamente tiene tres icnitas. La relación entre la longitud del pie y su anchura es relativamente baja; (l – a)/a oscila entre –0,080 y 0,246.

22

Son marcas típicas de artiodáctilos de pezuñas paralelas. Las que se observan parecen ser solamente las dejadas por el pie; no se ve ninguna señal de las manos. En este tipo de rastros es normal que no haya huellas de las manos. Se pueden barajar al menos tres hipótesis para que este hecho ocurra: - Que la pisada de la mano, probablemente más larga que la del pie, produzca cierta perturbación en el suelo pero que no se hunda en él debido a las características del barro, y que después el pie penetre en el fango aprovechando la perturbación previa y así quedar marcado (ELLEMBERGER, 1980). - Que se produzca la superposición total de la pisada del pie sobre la de la mano (BANG y DAHLSTRÖM, 1997). - Que el tipo de marcha produzca gran separación entre las huellas de la mano y la del pie, como en el trote gorrinero (“running walk” cf. RENDERS 1984). Si las marcas de las manos y las del pie son similares, es posible que el animal vaya al galope y que dos huellas consecutivas (izquierda y derecha o viceversa) sean las dejadas por el pie y las dos siguientes por la mano (página 58 de BANG y DAHLSTRÖM, 1997). No creemos que se trate del primer caso porque donde se ha citado, una vez rota la parte superior del barro, las extremidades posteriores penetran mucho (hasta 10 cm; ELLEMBERGER, 1980) dejando huellas muy profundas. En nuestro caso, la parte perturbada de barro y atravesada sería menor de un centímetro de profundidad. Con respecto a la tercera posibilidad, en las marcas se detecta bien la separación entre las pezuñas, y sin embargo, ni hay indicación de que resbalara al trotar, ni la disposición de las manos y pies se corresponde con tal tipo de marcha. Las icnitas las dejaron animales que apoyaban sus extremidades de manera que quedaba el contorno bien señalado (sin alargamiento, al contrario de las descritas por ASTIBIA et al., 1994), sin estrías en el fondo ni acumulación de barro delante o detrás de la huella. Además de estos detalles, la amplitud de rastrillada (Ar o distancia del centro del pie a la línea media de la pista) es muy grande; la relación entre Ar y a indica que son rastros anchos (entre 0,55 y 0,76 si exceptuamos el valor de 0,31 encontrado para la pista HSA1; (ver BANG y DAHLSTRÖM, 1997; CASANOVAS et al., 1995) más apropiados de andar lento que de un animal al galope. Podría ocurrir, aunque este detalle no lo hemos podido comprobar en el afloramiento, que los anima-

PISADAS FÓSILES DE MAMÍFEROS EN EL MIOCENO SUPERIOR DE LA HOYA DE LA SIMA ( JUMILLA, MURCIA. ESPAÑA)

sugieren dos estructuras (una dejada por una almohadilla y otra por una pezuña o suela); la longitud de los dedos del pie es de 97 mm y su anchura 100 mm, medidas similares a las de las rastrilladas HSA2 a HSA8. Las características descritas son las del icnoorden Artiodactipedida (VIALOV,1966), y por el tamaño, superior al de las icnitas representativas de Pecoripeda, se podrían incluir en el icnogénero Megapecoripeda (de KORDOS, 1983). En España se han descrito icnitas de este icnoorden en Lérida (Entelodontipus viai CASANOVAS y SANTAFÉ, 1982, 1992; PRATS y LÓPEZ, 1995) de edad Oligoceno medio; en Navarra, Entelodontipus

les pisaran encima de una capita de barro muy fina (menor de 1 cm) de manera que la atravesaran para dejar la suela sobre la capa de yeso, aunque, quizá sólo una marca parcial de la mano. Probablemente la huella dejada por la mano, ahora sobrepisada, fuera del mismo tamaño que la del pie, que es la que ahora se ve. Si consideramos que son pisadas de animales que van al paso y en los que la superposición del pie sobre la mano es completa, se puede continuar el análisis del rastro para deducir las dimensiones del animal. Suponemos que el tipo de marcha era caminando con paso alternante evolucionado (DEMATHIEU, 1987). Buscamos la distancia entre las cinturas escapular y pelviana (g-a, Tabla 1), según el método propuesto por este autor en la referencia citada. Tal dimensión (g-a) oscila entre 70 y 79 cm, lo cual implica que la alzada del animal sería del orden de un metro. En los bloques sueltos hay alguna marca que tiene más información que las encontradas en el campo. En la HSM1, depositada en el Museo Municipal de Jumilla, a pesar de que se trabajó su superficie para dejarla más lisa, hay una impronta en la que la superposición de la mano sobre el pie no es total (congruente con un animal sin grandes cornamentas ni desarrollo mayor de los cuartos delanteros que de los traseros). En ella, la marca de la mano no es más grande que la del pie; en cada señal de dedo de los pies se

Figura 4. Dibujo a escala de HSM1.

Rastros HSA1 HSA2 HSA3 HSA4 HSA5 HSA6 HSA7 HSA8 HSA9 HSA10 HSA11 HSA12 p HSA12m HSA13 HSA14

l 6,5 8,3 8,4 8,1 8,9 8 8,6 8 14,5 12,9 15,1 14,5 9,3 14,9 14,4

a 6,4 6,8 7,1 6,6 7,2 6,5 6,9 8,7 11 10,8 12,3 14,0 11,6 13,7 12,6

P 48,5 49 48 51 47,5 53 50 57 70,8 69,8 78,7 75,4 76,8 82,8 77,1

z 96 96 94 100 94 105 95 137 137 152 149 144,7 162,9 154,4

Ar 2 5 5 5 4 5 5 7 9,2 6,2 7,5 7,6 9,6 2,1

Lr 10,5 17 18,5 17 14 17 16 25,1 29,2 24,7 29,2 26,4 34,2 20

Ap 170 152 154 156 162 163 156 157 150 161 155 153 153 174

O 10 10 7 10 8 5 4 -

Long 102 490 525 407 530 425 294 65 950 550 406 960 330 250

Ar/a 0,31 0,73 0,70 0,76 0,55 0,76 0,72 0,64 0,72 0,41 0,52 0,65 0,70 0,17

g-a 75 71 72 76 74 79 70 102 102 114 125 121 112

Direc N357E N343E N346E N349E N338E N356E N347E N200E N194E N184E N227E N240E N240E N232E

Nº hll 3 11 12 9 10 7 6 2 15 8 6 21 5 4

Tabla 1. Datos medios de las medidas tomadas de las icnitas de los catorce rastros de yacimiento de la Hoya de la Sima. l - longitud de la huella; a - anchura; P - longitud del paso; z - longitud de la zancada; Ar - amplitud de rastrillada; Lr - luz de rastrillada; Ap - ángulo de paso; O – orientación; Long - longitud de la rastrillada; g-a - distancia glenoacetabular; Direc - dirección de la rastrillada y sentido de marcha; Nº hll - número de huellas de la rastrillada. Medidas en centímetros y en grados.

23

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

(ASTIBIA et al., 1994) de edad Oligoceno inferior; y, finalmente, en Álava, Artiodáctilo grande y Artiodáctilo pequeño (ANTÓN et al., 1993), de edad Mioceno inferior. Rastrilladas HSA9, HSA10, HSA11 Son tres secuencias de marcas redondeadas, más profundas por una parte que por otra. En algunas se aprecia que son algo más abiertas por la parte menos profunda. Entre estos tres rastros se observan algunas diferencias: - HSA9 y HSA10 son paralelos, mientras que HSA11 los atraviesa. - La magnitud de l, a, P (paso), z (zancada) y Ar/a son similares en HSA9 y HSA10 y distintas a HSA11; la amplitud de rastrillada (Ar) es mayor en HSA9 y HSA10 que en HSA11. En la identificación de estas trazas hay que proceder por eliminación, ya que no hay señales suficientes que permitan encontrar caminos para realizarla. Debe tratarse de animales cuadrúpedos que superponen las pisadas de los pies a las de las manos, como en las huellas de las rastrilladas anteriores. El sentido de la marcha, deducido por la orientación positiva de las improntas es N200E para HSA9, N194E para HSA10, y N184E para HSA11. Para la identificación de los animales que las produjeron véanse las consideraciones hechas en la descripción de las rastrilladas siguientes. Rastrillada HSA12, HSA13, HSA14 Son rastrilladas en las que se encuentran series separadas de las huellas de dos elementos que se repiten y superponen. Donde se ven las dos pisadas, la avanzada (mano) no muestra ningún carácter especial (es redondeada y más profunda en su parte anterior que en la posterior). La marca retrasada (pie) tiene también su parte delantera más profunda; hacia atrás, se levanta suavemente hasta llegar a un escalón en cuya meseta superior quedan señalados dos huecos laterales. Muchas veces la impresión delantera del pie tiene forma de uve abierta hacia atrás. Las marcas son más anchas (en la parte posterior) que largas. Se ha hecho la media con 19 pisadas y el resultado es de 135 x 125 mm. Los dos huecos laterales son subcirculares u ovalados con el eje mayor coincidente con el del pie, y su diámetro medio es de

24

41 mm. La profundidad máxima media de las 19 pisadas citadas es de 36 mm. Estos caracteres permiten identificar las huellas como las dejadas por équidos que imprimían el dedo central (III) y dos dedos laterales más cortos (II y IV). En el estudio de estas pisadas se encuentran dos casos: a) uno en el que la superposición de mano y pie es casi total; y b) otro, en el que las marcas de la mano (m, Fig. 5) y las del pie están bien separadas. En las huellas que están bien marcadas hay una parte anterior (d, Fig. 5), ancha y hundida, producida por la pezuña del dedo central (III); detrás de ella, una zona elevada (e, Fig. 5) que no llega al nivel del suelo; finalmente, en la parte más posterior, dos hendiduras (f, Fig. 5) alargadas o subredondeadas, que materializan los huecos dejados por los dos dedos II y IV. Estas huellas las atribuimos a Hipparion, perisodáctilo équido del Mioceno Superior. La distancia entre la cintura escapular y la pelviana de los animales que produjeron estas rastrilladas -calculada a partir de la hipótesis de que fueron al paso y con andar alternante evolucionado (DEMATHIEU, 1987)- oscila entre 102 cm (rastrilladas HSA8, HSA9) y 125 cm (rastrillada HSA12). En el conjunto del sector HSA hay tres series de icnitas que responderían a las mismas características biomórficas: 1ª) Las rastrilladas HSA9, HSA10 y HSA11, cuyo sentido de marcha está entre N184E y N200E y en las que la superposición del pie sobre la mano es total. 2ª) Las rastrilladas HSA12, HSA13 y HSA14, cuyo sentido de marcha oscila entre N232E y N240E, en las que son abundantes las icnitas separadas de mano y pie. 3ª) El conjunto de huellas aisladas, probablemente todas dejadas por el mismo tipo de animales (de HSA15 a HSA47).

Figura 5. Dibujo a escala de HSM2. (m, d, e, f: explicación en el texto).

PISADAS FÓSILES DE MAMÍFEROS EN EL MIOCENO SUPERIOR DE LA HOYA DE LA SIMA ( JUMILLA, MURCIA. ESPAÑA)

AFLORAMIENTO HSB Se han limpiado en él dos capas con huellas. La inferior contiene cuatro marcas sin ornamentación (de HSB1, HSB2, HSB3 a HSB4) similares a algunas de las de HSA9 a HSA14. Rastrillada HSB5 (Fig. 6) En la capa superior se ha encontrado una secuencia de tres icnitas cuyas características están en la Tabla 2.

Figura 6. Rastrillada HSB5

De estas marcas: - HSB5.1 es redondeada; - en HSB5.2 se distinguen bien los dedos pero la almohadilla plantar y el talón no son claros (en la parte posterior hay una señal posiblemente dejada al pisar); - en HSB5.3 se distinguen muy bien los dedos puntiagudos, y la almohadilla plantar. Huella 3 2 1 media

l 115 123

a 105 111

119

108

P

z

590 1210 650 620 1210

Ar

Lr

Ap

65

235

65

235

Se reconocen cuatro dedos, los dos centrales igualmente adelantados. El dedo más pequeño de las huellas parece que es el externo. Se ha calculado la media de la longitud y anchura de los dedos en las dos huellas en las que se pueden medir (Tabla 2). Se trata, sin duda, de la pista dejada por un mamífero carnívoro que al andar sobrepone totalmente la pisada del pie a la de la mano. No es fácil distinguir qué tipo de pisada de carnívoro es, si de félido o de cánido (PANIN y AVRAM, 1962), ya que, aunque la terminación de las marcas de los dedos en HSB5.3 es redondeada, esto no es un criterio definitivo de pisadas de félidos, pues en las pisadas de perros actuales a veces tampoco queda la impresión de las uñas. No se puede comparar con el resto de las pisadas carnívoras encontradas hasta ahora en el Mioceno peninsular. Con respecto a las citadas por ANTÓN et al. (1993) presentan: 1- Los dedos más unidos entre ellos y con la almohadilla plantar 2- La longitud y anchura es más del doble (119 x 1908 mm en la Hoya de la Sima) 3- Los dedos exteriores (II y V) no están tan redondeados Con respecto a Carnotipus (LÓPEZ et al., 1992), tienen también caracteres diferentes como son: 1- Carnotipus tiene los dedos separados tanto entre ellos como de la almohadilla plantar 2- Carnotipus tiene los dedos más alargados y puntiagudos ICNITA HSM3 (Fig. 7) En uno de los bloques depositados en el Museo hay una pisada constituida por una almohadilla plantar rodeada en su parte anterior por cinco huecos, de terminación redondeada, dejados por los dedos. Las dimensiones de la pisada son de 19,7 x 18,3 cm. La

159

II 50 54

III 47 56

IV 46 62

V(i) 33 36

II 28 34

III 26 31

IV 32 28

V(ii) 30 18

159

52

51

54

34

31

28

30

24

Tabla 2. Datos medios de las medidas tomadas en las icnitas de las rastrillads HSB5. II III IV V (i) longitud de los dedos; II III IV V (ii) anchura de los dedos. El resto de símbolos es igual que el usado en la tabla 1. Medidas en milímetros y en grados.

25

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

puestos. Al menos hay tres bloques con icnitas de este tipo depositados en el Museo de Jumilla. - Hippipeda, de Hipparion, de las que se han separado 6 rastros y unas 30 icnitas aisladas. No hay un solo sentido de marcha como en las pistas anteriores. Es probable que en este caso los animales se encontraran en el borde del lago, entre otras cosas porque la profundidad de sus huellas es mayor que en el caso anterior y por lo tanto el barro más blando. A las icnitas de Megapecoripeda HSA2.4, HSA3.2, HSA7.4 se superponen las HSA12.13m, HSA9.13, HSA9.4. Pensamos que se trata de un grupo de équidos que deambulaban por el lugar, de los que al menos hay rastros de 6 animales. Hay un número no determinado de bloques con pisadas de équidos en el Museo de Jumilla. CONCLUSIONES Figura 7. Dibujo a escala de HSM3.

parte más profunda está hacia el centro de la almohadilla plantar. Es posible que haya cierta simetría en la disposición de los dedos relativa a un eje que pasa por el centro de la huella y a lo largo del dedo central (III). Teniendo en cuenta el número, forma (PANIN y AVRAM,1962) y disposición de los dedos, y el tamaño de la marca, atribuimos esta señal a la dejada por un autopodio de un proboscídeo. CONSIDERACIONES PALEOETOLÓGICAS En este yacimiento se encuentran asociadas varias pistas y huellas aisladas, de al menos tres grupos de animales, un grupo de artiodáctilos y dos de équidos: - Megapecoripeda, de artiodáctilos, de las que han quedado impresas 8 rastrilladas relativamente bien marcadas, paralelas en dirección y de igual sentido de marcha, separadas entre 30 cm y 1,2 metros, que atraviesan todo el afloramiento, recorriendo sobre él una distancia del orden de 5 metros. Parecen componentes de un grupo, no sabemos si muy numeroso, porque el afloramiento queda tapado en sus extremos, que andaban de paso y no se encontraban pastando o establecidos en un lugar. Por la distancia entre los rastros en relación al tamaño de los animales (de sus pisadas), parece más probable que se tratara de un grupo poco numeroso, ya que no se ven rastros super-

26

Se han encontrado nuevos afloramientos con huellas fósiles de mamíferos del Terciario. Estas huellas de mamíferos terrestres en sedimentos continentales, que se colocan directamente encima de otros con foraminíferos marinos de edad Tortoniense superior, hacen suponer que la edad del yacimiento es Tortoniense o bien Messiniense, coincidiendo en este caso, en el tiempo, con la llamada Crisis messiniense. En este yacimiento se encuentran pisadas de Hipparion, de un pecorino, de un carnívoro y, probablemente, de un proboscídeo. Las de pecorino y las de équido se encuentran asociadas como si el comportamiento de estos dos tipos de animales fuera gregario. De los otros dos animales sólo se encuentran un rastro y huellas aisladas. En este trabajo se describen por primera vez pisadas de Hipparion en España. AGRADECIMIENTOS Agradecemos a D. Emiliano Hernández Carrión y D. Cayetano Herrero González, director y subdirector de Museo de Jumilla, sus gestiones con el Ayuntamiento de dicha localidad para que sufragara una parte importante de los gastos derivados de la cartografía y reproducción a escala del afloramiento. Ellos, con su iniciativa, son los auténticos valedores de este yacimiento. También agradecemos a los Dres. Casanovas, investigadora del Instituto de Paleontología “M. Crusafont”

PISADAS FÓSILES DE MAMÍFEROS EN EL MIOCENO SUPERIOR DE LA HOYA DE LA SIMA ( JUMILLA, MURCIA. ESPAÑA)

de Sabadell, H. Astibia y E. Mayoral la corrección y sugerencias al trabajo. BIBLIOGRAFÍA ANTÓN, M., LÓPEZ, G. y SANTAMARÍA, R. (1993): Estudio preliminar de la icnofauna miocena del yacimiento de Salinas de Araña (Provincia de Álava). Comunicaciones de las IX Jornadas de Paleontología. Málaga. 23-28. ASTIBIA, H., DEL VALLE, J. y MURELAGA, X. (1994): Icnitas de artiodáctilos (Mammalia) del Paleógeno de Olcoz (Depresión del Ebro, Navarra). Estudios Geológicos, 50, 119-126. BANG, P. y DAHLSTRÖM, P. (1997): Huellas y señales de los animales de Europa. Omega, 1-243. BAROT, G., SOLER, M., AGUILAR, M., FERNÁNDEZ, J. y QUINTANA, J. (1996): Recopilación de las icnitas de mamíferos de la Península Ibérica. Universidad Autónoma de Barcelona. Memoria inédita, 1-27. BLOW, W.H. (1969): Late Middle Eocene to recent planktonic foraminiferal biostratigraphy. Proccedings First International Conference On Planktonic Microfossils. Ginebra. 1, 199-422. CASANOVAS, M. L., EZQUERRA, R., FERNÁNDEZ, A., PÉREZ-LORENTE, F., SANTAFÉ, J. V. y TORCIDA, F. (1995): Huellas de dinosaurio en la Era del Peladillo 3 (La Rioja. España). Primera nota. Zubía, 13, 83-101. CASANOVAS, M.L. Y SANTAFÉ, J.V. (1982): Icnofauna oligocena de Agramunt (Lérida, España). Acta Geológica Hispánica. 17, 113-119. CHALINE, J. (1990): Paleontology of vertebrates. Springer Verlag, 1-186. DABRIO, C., GARCÍA-YEBRA, R., GONZÁLEZ-DONOSO, J.M. y VERA, J.A. (1972): Turbiditas asociadas a evaporitas (Mioceno, La Malá, Depresión de Granada). Cuadernos de Geología. 3, 139164. DEMATHIEU, G.R., (1987): Plate VIII. En Glossary an manual of tetrapod footprint palaeonichnology. (G. Leonardi ed.). DRONKERT, H., VAN DER POEL, H. y GERLINGS, L. P. A. (1979): Gypsum deposits in the province of Almería. Consequences for the western Mediterranean. Annales de Geologie des Pays Helleniques, 1, 345-354.

ELLEMBERGER, P. (1980): Sur les empreintes de pas des gros mammiferes de l,Eocene superieur de Garrigues-Ste-Eulalie (Gard). Palaeovertebrata, 14, 3778. GARCÍA, A., LÓPEZ, F y BAENA, J. (1984): Mapa Geológico de España. Escala 1:50.000. Hoja nº 844 (ONTUR). IGME. Hoja y memoria. GONZÁLEZ-DONOSO, J. M. (1967): Estudio geológico de la Depresión de Granada. Tesis Universidad de Granada. Memoria inédita. HERRERO, C., (1997): Las huellas fósiles de la Hoya de la Sima. El Picach. 93, 21-22 KORDOS, L., (1983): Lábnyomok az Ipolytarnóci alsó-Miocén korú Homokköben. Geologica Hungarica, ser Palaeont, 44-46, 260-415. LANCIS, C. y ESTÉVEZ, A. (1992): Las icnitas de mamíferos del Sur de Alicante (España). Geogaceta, 12, 20-64. LEONARDI, G., (1987): Glossary and manual of tetrapod footprint palaeoichnology. Departamento Nacional do Produçâo Mineral Brasil, 1-118. LÓPEZ, G., MAYORAL, E., MUÑOZ, A., PÉREZ, A. y SANTAMARÍA, R. (1992): Nuevas icnitas de mamíferos carnívoros en el Mioceno inferior del sector occidental de la Depresión del Ebro (Logroño, La Rioja). Revista de la Sociedad Geológica de España, 5, 39-51. PANIN, N. SI AVRAM, E., (1962): Noi urme de vertebrate în miocenul Sudcarpatilor Romînesti. Studii si cercetari. Geologie, 7, 455-487. PRATS, M. Y LÓPEZ, E., 1995: Síntesi de la icnofauna del sinclinal d´Agramunt entre el meridiá d´Agramunti el riu Segre (Prov. de LLeida) Paleontologia i Evolucio, 28-29, 247-267. RENDERS, E., (1984): The gait of Hipparion sp. from fossil footprints in Laetoli, Tanzania. Nature, 308, 179-181. RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, J. (1982): El Mioceno del sector central de las Cordilleras Béticas. Tesis Universidad Granada, 379, 1-224. SANTAMARÍA, R., LÓPEZ, G., y CASANOVASCLADELLAS, M.L. 1989-90: Nuevos yacimientos con icnitas de mamíferos del Oligoceno de los alrededores de Agramunt (Lleida, España). Paleontologia i evolució, 23, 141-152. SCRIVNER, P.J. y BOTTJER,D.J. (1986): Neogenen avian and mammalian tracks from Death Valley National Monument, California: their context,

27

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

classification and preservation. Palaeogeography, Palaeclimatology, Palaeoecology, 57, 285-331. SERRANO, F. (1979): Los foraminíferos plactónicos del Mioceno superior de la cuenca de Ronda y su comparación con los de otras áreas de las Cordilleras Béticas. Serv. Publ. Universidad de Málaga, 272 pp. SERRANO, F. (1992): Biostratigraphic control of Neogene volcanism in the Cabo de Gata (south-east Spain). Geologie en Mijnbouw, 71, 3-14. SERRANO, F., PALMQVIST, P., GUERRAMERCHÁN, A. y ROMERO, A. (1995): Análisis multivariante de las asociaciones de foraminíferos

28

planctónicos de los sedimentos tortonienses de la cuenca de la Atalaya (Cordillera Bética, España). Revista Española de Paleontología. Número homenaje al Dr. G. Colom, 119-128. VIALOV, O.S. (1966): Szledü zsiznedeljatelnoszty organizmov ih paleontologicseszkoe znacsénie. Naukova Dumka. Kiev. (Huellas de actividad vital de organismos y su significación paleontológica). Academia Ciencias. Kiev, 1-219.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 29-36

CUEVA VICTORIA: PUERTA DE EUROPA JOSÉ GIBERT CLOLS

Palabras clave: Excavación, Cueva Victoria, Paleontología. Resumen: El presente estudio justifica la edad del yacimiento de Cueva Victoria valorando la importancia de los restos humanos y fauna dentro del actual debate sobre la colonización temprana del continente Europeo. Keywords: Excavation, Cueva Victoria, Paleontology. Summary: This study justifies the age of the Cueva Victoria site and evalues the importance of the human and fauna remains within the current debate of the early colonization of Europe by men.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN Cueva Victoria es un yacimiento cárstico que durante el Plio-Pleistoceno funcionó como un cubil de carroñeros, muy probablemente de hienas (GIBERT et al., 1992). Su importancia reside en la abundante fauna excavada, la presencia de restos humanos y de Theropithecus cf. oswaldi, un papión africano, el único descrito, con seguridad fuera de África. EDAD DE CUEVA VICTORIA La edad de este yacimiento se puede determinar por métodos absolutos ( resonancia de spin) con una fiabilidad aproximada. Por el momento no se ha dispuesto de recursos económicos para llevar a cabo estas técnicas que serían determinantes. Este año se ha solicitado al Ministerio de Educación y Cultura un proyecto de investigación coordinado en el que se solicitan subvenciones especificas para dataciones absolutas a realizar por el Dr. A. Sánchez Cabezas. Los únicos métodos relativos son los derivados del estudio de la fauna y, en menor medida, de la geología. Por la fauna se tiene que buscar yacimientos de referencia bien datados. En la actualidad se ha avanzado considerablemente en la región de Orce donde existe una secuencia sedimentaria completa que comprende desde los 6,5 millones de años hasta los 112.00 años. En esta serie hay numerosos yacimientos con macro y micro mamíferos que permiten algunas comparaciones:

30

1.-Entre el Plio-Pleistoceno de Venta Micena ( 1,8 millones de años) y Cueva Victoria existen algunos elementos comunes con significado bioestratigráfico como : Canis etruscus, Mammuthus meridionalis, Equus granatensis, Stephanorhinus etruscus, Homotherium crenatidens, Megantereon sp., Pachycrocuta brevirrostris. 2.-El estudio de los bóvidos y cérvidos de ambos yacimientos aún está incompleto, pues para realizar un trabajo sistemático detallado se precisa cráneos completos con cuernos ( en el caso de los bóvidos) o astas muy completas ( en el caso de los cérvidos). Es decir, es necesario seguir excavando y encontrando piezas determinantes. No obstante la Dr. E. Cregut ha descrito, en Cueva Victoria, pequeños bóvidos, en base a dientes sueltos, que se sitúan en el limite del Pleistoceno inferior-Pleistoceno medio, según la concepción actual de la distribución de esta fauna. 3.-El estudio de los roedores, que suele ser muy determinante, no permite en este yacimiento llegar a conclusiones concretas pues todos los taxones bien determinados tienen un amplio rango de distribución: Allophaiomys chalinei, Apodemus aff. mystacinus, Eliomys quercinus ssp. Castillomys crusafonti. Todos estos taxones se ha encontrado en la región de Orce dentro del Pleistoceno inferior. Algunos se han encontrado en los niveles inferiores de las series de Atapuerca (TD4) que según el Dr. E. Aguirre tienen edades situadas alrededor del millón de años. 4.-En Cueva Victoria hay elementos propios como un équido de gran talla imposible de clasificar con el material disponible y Theropithecus cf. oswaldi.

CUEVA VICTORIA: PUERTA DE EUROPA

Con todos estos datos faunísticos debemos considerar que el relleno de la cavidad se inicia en el Pleistoceno inferior y perdura durante un amplio período de tiempo cuyo límite superior se sitúa en el Pleistoceno medio. Los criterios geológicos pueden ayudar a precisar algunos aspectos. En la región de Orce, muy recientemente, hemos podido hemos podido correlacionar secuencias sedimentarias con cambios climáticos, quedando los efectos de la tectónica muy delimitados. En la región del Cabo de Palos, la tectónica es activa, no obstante debemos suponer que el relleno de Cueva Victoria se produjo en un descenso generalizado del mar debido a una crisis climática. Si esta hipótesis es correcta el relleno de la cavidad se efectuó en uno de los dos períodos secos: TB3.8 (2,4 millones de años) o bien TB3.9 (1,6 millones de años) ( Fig. 1) y perduró hasta la colmatación de la cavidad, durante un lapso de tiempo difícil de determinar por el momento. RESTOS HUMANOS En Cueva Victoria se han encontrado los siguientes restos humanos: 1.-Segunda falange del quinto dedo de la mano derecha. La pieza está casi completa y ha sido publicada en las siguientes revistas internacionales: Human Evolution, Vol. 4, 1989; Journal of Archaeological Science. Vol 23, 1995. La determinación de la humanidad de esta pieza se ha efectuado por criterios anatómicos y morfométricos basados en el estudio de la cortical mediante radiografías que permiten separar la disposición de la cortinal entre humanos y cercopitécidos. Debe tenerse en cuenta que los humanos tenemos las manos completamente libres y los cercopitécidos las emplean para andar en muchas ocasiones. Este hecho diferencial, muy relevante, determina la distribución desigual de la cortical en papiones y humanos. En resumen para determinar la adscripción humana de esta pieza se han tenido en cuenta su estructura interna que permite una diferenciación anatómica con bases funcionales. 2.-Dos fragmentos de húmeros publicados en: Proyecto Orce - Cueva Victoria: Presencia humana en el Pleistoceno inferior de Granada y Murcia. (J. GIBERT Ed., 1992) Museo de Prehistoria “J. Gibert”. Orce (Granada); Human Evolution (en prensa). 3.-Un incisivo muy desgastado publicado en El Cuaternario de España y Portugal. Instituto Tecnológico y Geominero de España 1993.

4.-Un fragmento de fémur inédito (Fig. 2). ¿Qué información nos proporcionan estos restos? En primer lugar, la presencia humana en la cavidad y en el Pleistoceno inferior del SE de España. Es decir, el “Primer Europeo”, tema debatido ampliamente por los medios de comunicación está, con los datos científicos contrastados, en el SE de la Península Ibérica : yacimientos de Cueva Victoria ( Cartagena, Murcia) y Venta Micena, Barranco Leon (Orce, Granada). Este debate es más periodístico que científico, pero sin duda tiene relevancia en cuanto revalorización del patrimonio y sus posibles consecuencias divulgativas y turísticas. Desde el punto de vista anatómico podemos afirmar algunas cosas: 1.-Los huesos largos de Orce (VM 3691, VM 1960) y Cueva Victoria (CV-2) tienen una característica común muy singular: la estrechez del canal medular ( Fig. 3). Esta característica se ha considerado como típica de restos humanos antiguos en especial los de Homo erectus. En el caso de los restos del SE, esta característica está más acentuada que sus equivalentes africanos clasificados como Homo ergaster en los que se ha podido medir (KNM-ER-1808). Por el momento es difícil interpretar este carácter y en especial su valor sistemático, pero es probable suponer que existan diferencias (taxonómicas / adaptativas?) con los H. erectus / ergaster africanos. 2.-Con los datos que en estos momentos poseemos y que están en vías de publicación podemos afirmar que los especimenes del SE. de España tienen dimensiones más reducidas que los africanos en especial WT-15000. Nos queda bastante trabajo para definir el tipo humano que pobló el SE en el Plio-Pleistoceno. El primer paso es estudiar con detalle el material encontrado y en especial realizar comparaciones con el postcraneal africano mal estudiado. Desde hace tiempo intentamos este estudio pero la escasez de recursos lo pospone. Esperamos que en breve plazo podamos avanzar. Sin embargo lo más importante sería que en las próximas excavaciones encontráramos restos humanos significativos sistemáticamente, especialmente craneales. Estos hallazgos constituirían una gran novedad en la Paleontología Humana. FAUNA AFRICANA El hallazgo de fauna africana en el Pleistoceno inferior de España fue una gran sorpresa. Theropithecus cf.

31

Figura 1: Secuencia estratigráfica completa de la región de Orce relacionando los ciclos sedimentarios (fluviales y lacustres) con cambios climáticos. En TB3.8 pudo producirse la colonización de Europa a través del Estrecho de Gibraltar. En TB3.8 o bien, TB3.9 se inició el relleno de Cueva Victoria coincidiendo con descensos del nivel del mar.

CUEVA VICTORIA: PUERTA DE EUROPA

Figura 2: Tomografías de las secciones a la mitad de la diáfisis de húmeros de restos humanos fósiles de Orce ( VM 3691, VM 1960) y Cueva Victoria (CV2) comparándolos con actuales adultos (9871) e infantiles (9874). Se puede observar la reducción del canal medular en los fósiles.

oswaldi de Cueva Victoria se publicó con rapidez en revistas internacionales, (Journal of Human Evolution, vol 28, n1 6, 1995). Esta era la primera vez que se describía un taxón africano fuera de África o Israel. Además de este papión se han descrito como africanos: Megantereon waitei, Hippopotamus anfibius antiquus, Equus granatensis y Pachycrucuta brevirrostris. Es probable que alguno o todos de estos taxones lo sean, pero en la actualidad no hay una aceptación generalizada entre los paleontólogos. Debemos recordar que la mayoría de estos taxones también están presentes en Cueva Victoria. Otro dato muy relevante es el hallazgo de Ursus etruscus en el Plioceno de Marruecos ( Casablanca). Este taxón es típicamente euroasiático y su descripción a 2,3 millones de años en el Norte de África es excepcional. Estos dos hallazgos sólo pueden interpretarse de una manera: que el Estrecho de Gibraltar pudo ser franqueado por fauna africana y euroasiática durante el Plioceno y Pleistoceno como mínimo una vez aunque probablemente este intercambio se realizó en varias ocasiones. Así pues Cueva Victoria es la “Puerta de Europa” en el sentido que en este yacimiento se puede ratificar, con datos faunísticos indudables, la posibilidad de colonización humana de nuestro continente en estas edades tan remotas. “SHORT” / “LONG” CHRONOLOGY En 1993 se reunieron en Tautavel paleolitistas europeos y formularon la teoría de la “Short chronology” que fue publicada en Antiquity por Roebroeks & Kolfschoten en 1994 (vol 64). Según los convocados la ocupación humana en Europa se inicia a partir de los

500.000 años y desde esta fecha es continua. En esta reunión, los datos ya publicados de Orce y Cueva Victoria se ignoran. Los hallazgos de industrias y restos humanos en Boxgrove y Atapuerca (TD6) rebajan la edad a 750.000 años pero no cambian, en esencia la hipótesis. En 1995 se celebra en Orce un Congreso Internacional de Paleontología Humana al que asisten, entre otros, los Drs. Roebroeks y Denell. Ante las evidencias que se presentan , estos investigadores modifican la “Short chronology” señalando que es posible una ocupación temprana del sur de Europa (SE de España) durante el Plio-Pleistoceno aunque no tiene continuidad temporal. Indican, de manera indirecta, el posible paso del Estrecho de Gibraltar por nuestros antepasados. ( Antiquity, vol 70, 1996). En 1996 se inicia una fuerte crítica a la presencia humana en Orce. Los Drs. P. Palmqvist y B. Martínez publican en la revista Alzaba n1 103 y 104 (Centro Cultural Siete Torres, Orce) artículos con descalificaciones científicas y personales. El Dr. P. Palmqvist acusa al Dr. Gibert directamente e indirectamente a sus colaboradores más inmediatos de falsificaciones en los dibujos de la sutura sagital del fragmento craneal de Orce con el fin de que se aproximen más a los humanos que a los équidos. Estas afirmaciones tienen amplia difusión en los medios de comunicación locales y nacionales. Por otra parte en medios arqueológicos se acepta la presencia humana en la región de Orce, en el yacimiento de Fuentenueva 3a afirmando que la edad era algo superior al millón de años. A finales de 1996 y durante buena parte de 97, el discurso entre los especialistas nacionales se limitaba a negar la presencia de restos humanos en Orce y a afirmar que la evidencia de

33

Lámina 1: fotografía de la diáfisis de fémur encontrada en Cueva Victoria. A: cara posterior. Se puede abservar la estrechez del canal medular. B: cara anterior.

actividad humana se centra en las industrias líticas de Fuentenueva 3a con alrededor de un millón de años, es decir, una edad similar a las presuntas industrias (aún no publicadas, ni excavadas sistemáticamente ) de los niveles inferiores de Atapuerca (TD4). Durante todo este periodo de tiempo los restos humanos de Cueva Victoria no entran en el debate, a pesar de estar publicados en revistas de amplia divulgación. En realidad la teoría de la “Short chronology” se alarga hasta 900.000 años aproximadamente. A finales de 1996, en 1997 y principios de 1998 todo este discurso se normaliza a través de las publicaciones científicas, en especial la internacionales, que es donde debe situarse el debate serio. El Dr. G. Bosinski publica un extenso trabajo, que llega a las librerías españolas a finales del 1996, titulado “Les origens de l´homme en

Europe et en Asie” (Editorial Errance, Paris, 1996). En este importante libro se hace una revisión critica de todos los yacimientos euroasiáticos y Orce se sitúa entre 2 y 1,5 millones de años. Palmqvist y Moyá & Kölher publican sus argumentos contrarios a la humanidad del fragmento craneal de VM-0 en la sección Current events de Journal of Human Evolution (vol 33). A finales de 1997 y durante en 98 salen cuatro artículos, que muy probablemente cierran la polémica, por lo menos dentro de la ciencia normalizada y entre los científicos que quieran seguir sus normas con rigor: 1. BORJA, C., GARCÍA-PACHECO, M., GARCÍA OLIVARES, E., SCHUENSTUHL, G., LOWENSTEIN, G. (1997): Immunospecificity of Albumin Detected in 1.6 Million-Year-Old Fosils from Venta

CUEVA VICTORIA: PUERTA DE EUROPA

Micena in Orce, Granada, Spain. American Journal of Physical Anthropology 103:433-441. En este artículo se caracterizan como humanos por técnicas bioquímicas los restos de Orce. Fragmento craneal (VM-0) y diáfisis humeral infantil ( VM1960). 2.-GIBERT, J., CAMPILLO, D., ARQUES, J. M., GARCIA-OLIVARES, E., BORJA, C., LOWENSTEIN, J. (1998): Hominid status of the Orce craneal fragment reasserted. Journal of Human Evolution 34,203-217. En este artículo, después del estudio 735 cráneos humanos, 311 radiografías, 72 cráneos de caballo y varios cráneos de otros mamíferos se concluye con datos anatómicos objetivos que VM-0 es atribuible al genero Homo. Los argumentos de Palmqvist, Moya&Kölher son analizados en detalle demostrando que la complejidad que atribuyen a la sutura sagital (mediante la observación de una fotografía) es debida a la confusión de las indentaciones de la sutura con las descamaciones de la cortical producidas por la meteorización superficial de VM-0. 3.-TOBIAS, P. V. (1998 en prensa):Some comments on the case for Early Pleistocene Hominid in SouthEastern Spain. El Dr. P. Tobías aceptó revisar el material humano de Orce y publicar un extenso artículo en el que afirma la naturaleza humana de todas las piezas encontradas: fragmento craneal (VM-0), diáfisis humeral infantil (VM-1960) y diáfisis humeral adulta ( VM-3691). Este artículo que saldrá publicado en mayo dentro de las actas del Congreso Internacional de Paleontología Humana celebrado en Orce en septiembre de 1995 es de gran importancia pues una autoridad competente, con gran prestigio internacional, nos da la razón. 4.-GIBERT, J., GIBERT, LL., IGLESIAS, A.& MAESTRO, E.(1998):Two “Oldowan assembalges in the Plio-Pleistocene deposits of the Orce region, southeast Spain”, Antiquity, Vol. 72, n1 275 pp.17-25. En este artículo se describen, por primera vez en Europa, dos conjuntos líticos olduvaienses con edades próximas a los 2 millones de años detectadas por paleomagnetismo. Este artículo ha despertado un gran interés entre los paleolitistas, porque las evidencias líticas son incontestables y las edades están

fundamentadas en trabajos del Dr. Pares, que dató el yacimiento de Atapuerca por las mismas técnicas. En resumen, la polémica ha sido muy larga, pero finalmente se han llegado a conclusiones fiables publicadas en revistas internacionales de gran impacto. De todo lo expuesto se concluye: 1.- Que hay presencia humana en el SE (Orce y Cueva Victoria). 2.-Que hay industrias líticas tipo olduvaiense en Barranco León (Orce) con una edad próxima a los 2 millones de años. 3.-Que muy probablemente Homo colonizó Europa a través del Estrecho de Gibraltar antes de los 2 millones de años, probablemente aprovechando la crisis climática de 2,4-2,6 millones de años. 4.-Que en Cueva Victoria se encuentran los datos más relevantes para fundamentar la hipótesis del paso del Estrecho de Gibraltar, además de afianzar la presencia humana en el Pleistoceno inferior, nunca discutida en este yacimiento. 5.-Que la “Short chronology” no tiene sentido, pues queda demostrada la colonización temprana de Europa por el SE hace 2 millones de años aproximadamente. Es probable, además, que estas poblaciones iniciales tuvieran continuidad. Así se demuestra en la región de Orce donde encontramos industrias en el Pleistoceno inferior y también en el Pleistoceno medio (Cúllar). Las futuras investigaciones contribuirán a comprobar esta hipótesis. La “Short chonology” debe cambiarse por la “Long chronology”. CUEVA VICTORIA EN EL DEBATE DE LOS PRIMEROS HOMÍNIDOS Contrasta la fuerte polémica con uno de los restos de Orce (VM-0) (VM-1960 no ha sido nunca cuestionado, aunque si ignorado) y la escasa polémica establecida entorno a la falange de Cueva Victoria. Esta pieza fue descrita en 1984 por J. Pons en la revista Endins y después en otras revistas nacionales así como internacionales. Fue escogida por los comisarios de la exposición “Primeros Europeos” en el Museo Nacional de Ciencias Naturales para ser expuesta como resto humano con 1,4 millones de años y por lo tanto bien divulgada a nivel nacional. Lo curioso es que cuando se discute, tanto a nivel científico como mediático, en torno a los “Primeros Europeos” ésta se centre en el dilema: Orce-Atapuerca,

35

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

quedando, en la mayoría de los casos, Cueva Victoria excluida. La primera conclusión que puede extraerse es que la polémica favorece la divulgación mediática de los yacimientos, por lo menos en nuestro país. Otra consideración es que este resto fue aceptado como humano por el Dr. E. Aguirre (El Geólogo, AÑO V, n1 23, 1987, Cota Zero , n1 5 1989, Primeros Europeos, Museo Nacional de Ciencias Naturales, Catalogo exposición, 1993, El Hombre Fósil 80 años después: Homenaje a Hugo Obermaier, ed. Dr. A. Moure, 1996 ), lo que contribuyó a apartarlo de la discusión, pues la ciencia funciona, más en nuestro país que en otros, por criterios de autoridades antes que en base a la lectura de artículos. Sin duda, su aparente olvido en los últimos debates se debe a su escasa significación sistemática: con una falange sólo puede asegurarse la presencia humana pero no permite determinar la especie. Digamos, por último, que el Dr. E. Aguirre, en casi todas sus publicaciones ha procurado no precisar la edad de este resto humano introduciendo dudas sobre su hallazgo “in situ” o su posible reexcavación, etc., también cuestiona la adscripción de algunos taxones, argumenta posibles discontinuidades estratigráficas, etc. En definitiva se acepta un resto humano pero se duda de su edad, lo que permite mantener el mensaje monolítico de los investigadores de Atapuerca: el “Primer Europeo” tiene 800.000 años, puede haber industrias en Orce alrededor de un millón de años (también pueden estar en el nivel TD4 de Gran Dolina) y es posible la existencia de un resto humano en Cueva Victoria con edad indeterminada quizás próxima a los 800.000 años. Como vemos el discurso se va adaptando a la hipótesis mayoritaria con progresivos arreglos coyunturales que obligan, cada vez con más urgencia, a rebajar la edad de la presencia humana en Europa y en España. PERSPECTIVAS DE FUTURO El primer resto humano de Cueva Victoria se describió por primera vez en 1984, un año más tarde que el famoso resto humano de Orce. Han pasado 14 años que han servido para consolidar un paradigma: hay restos humanos en el Plio-Pleistoceno del SE de España. Parece excesivo tiempo para llegar a esta conclusión aparentemente simple. Pero no es así. Los descubrimientos de Cueva Victoria y Orce han sido prematuros. El pensamiento antropológico europeo tenía las ideas muy

36

ancladas en los restos humanos clásicos del Pleistoceno medio y las industrias achelenses que los acompañaban. Los neandertales y anteneandertales (en definición poco afortunada de M. A. de Lumley) marcaban unas pautas de investigación muy predeterminadas. El fraude de Pildown volvió conservadora a toda la antropología europea a partir de los 60. Cambiar paradigmas a principios de los 80, con escasos restos y desde España, era una proeza. El Dr. P. V. Tobías comparó los descubrimientos prematuros de Cueva Victoria y Orce con el de Taung (Sudáfrica) efectuado por el Prof. Dr. Dart, maestro de Tobías, en 1925. Transcurrieron cerca de 40 años hasta que se aceptaron los rasgos humanos del “Niño de Taung” (Australopithecus africanus). El congreso de Sudáfrica organizado por la “International Association for the Study of Human Palaeontology” y la “International Association of Human Biologists” (Dual Congress, 1998) al que presentamos comunicaciones de Cueva Victoria y Orce, servirá para consolidar y probablemente cerrar la actual polémica, consolidar nuestras hipótesis y abrir nuevos caminos del futuro para los yacimientos del SE de España. Las previsiones científicas de futuro pasan: 1.-Incrementar el periodo de excavaciones, lo que equivale a buscar nuevos recursos. En este sentido se ha presentado un importante proyecto coordinado entre el Instituto de Paleontología y la Universidad de Murcia a la Dirección General de Investigación Científica y Técnica ( DGICYT) que, de ser aprobado, solventaría en gran manera los problemas económicos. Queremos señalar que con los recursos disponibles se ha avanzado mucho por la calidad y cantidad de fósiles obtenidos. 2.-Para definir el tipo humano que colonizó Europa ,con rigor anatómico, son necesarias algunas piezas más, especialmente craneales ( fragmento de maxilar, mandíbula, bóveda craneana, etc.). Una contribución excepcional al progreso de la Paleontología Humana sería encontrar alguna pieza de este tipo en Cueva Victoria . 3.-Progresar en la revisión de la fauna realizada por especialistas competentes. En este sentido queda por efectuar el estudio de grandes bóvidos y cérvidos que esta condicionado al hallazgo de nuevas piezas craneales. 4.-Conseguir dataciones absolutas.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 37-44

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO EN DOLORES DE PACHECO, TORRE PACHECO: CAMPAÑA DE 1997 MICHAEL J. WALKER* JOSÉ GIBERT CLOLS** *Área de Antropología Física, Departamento de Zoología y Antropología Física, Facultad de Biología, Universidad de Murcia **Instituto Paleontológico “Dr. M. Crusafont” de la Excmª. Diputación de Barcelona, Sabadell

Palabras clave: Neanderthal, Paleolítico Medio. Resumen: Se presentan los trabajos efectuados en 1997 en este yacimiento del Paleolítico Medio con restos humanos de tipo Neanderthal. Keywords: Neanderthal, Middle Palaeolithic. Summary: A brief report is presented of fieldwork in 1997 at this Middle Palaeolithic site with Neanderthal human remains. For more extensive accounts of Sima de las Palomas del CabezoGordo readers are referred to the works mentioned in the next paragraph which are listed at the end of this report.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

NOTA PRELIMINAR Este informe se limita a comentar los trabajos efectuados en la campaña del 1997. Para situarlos en el contexto de las campañas e investigaciones anteriores se remite el lector a publicaciones que ofrecen una visión global del proyecto científico (WALKER, 2001; WALKER y GIBERT, 1999; WALKER et al., 1998, 1999, 2003, en prensa). LA CAMPAÑA Y LOS NUEVOS RESTOS NEANDERTALENSES La campaña duró del 31 de julio al 21 de agosto de 1997. La excavación meticulosa del corte superior (“UC” en las Fig. 1) se efectuaba a través de la extracción de niveles de 5 cm de espesor en la capa litoestratigráfica 2 sobre el área englobada por a-b-c-d en las Figs. 2a y 2b, que está en el abrigo formado por la visera rocosa que cubre la columna de breccia fosilífera cuyos sedimentos aquí corresponden al tercio medio del Pleistoceno Superior, hace unos 40.000 a 75.000 años. Tres piezas dentarias neandertalenses importantes fueron identificadas durante este proceso de excavación del corte superior en 1997: un incisivo lateral izquierdo superior permanente del nivel 2c; un premolar anterior mandibular derecho permanente del nivel 2c que ofrece la curiosidad, conocida pero infrecuente, de tres cúspides linguales, un premolar anterior superior

38

derecho del nivel 2d, además de diversos elementos paleolíticos musterienses y faunísticos de significación. Se ofrece, en forma de síntesis, una visión de los trabajos realizados en todo el corte superior entre 1994 y 1997, en las Figs. 2a y 2b que proporcionan dos imágenes de la mencionada capa 2, correspondientes a dos niveles de ésta indicados por “{ — }” en los perfiles que están representados, de manera secuencial ( = dirección de vista) en dirección desde fuera adentro en la Fig. 2a y en dirección perpendicular a la boca del abrigo en la Fig. 2b; Leyenda: =  resto humano neandertalense;  = elemento paleolítico musteriense;  = hueso animal quemado;  = referente planimétrico externo). La excavación del corte inferior (“LC” en la Fig. 1), frente al pie de la torre de andamiaje (“ST” en la Fig. 1) en la base de la galería principal de la sima (“MC” en la Fig. 1), continuaba, vertical y longitudinalmente, en sedimentos que rellenan completamente un “nicho” natural cárstico (Fig. 3). Cubiertos por escombros y tierra oscura de la remoción minera, dichos sedimentos no han aportado restos paleontológicos ni paleolíticos y ofrecen cierto aspecto de formación por procesos de sedimentación natural, probablemente antes del inicio -durante el último período interglacial (que duraba desde hace 129.000 años hasta hace 118.000)- de la colmatación de la columna visible de breccia, expuesta por la minería, que sube desde la base de la galería principal. Por otra parte, la situación del “nicho”, cerca de

Figura 1. La Sima de las Palomas: Alzado y Planimetría. Alzado. A = boca superior más alta de la sima; UC = corte superior (inglés, “upper cutting”); LC = corte inferior (inglés, “lower cutting”); MC = galería principal (inglés, “main chamber”); ML = túnel minero (inglés, “mine level”); TS = sima terminal (inglés, “terminal shaft”); 1 = hallazgo del primer fósil homínido (CG-1) en 1991; 2 = fecha de torio-uranio del tercio medio del Pleistoceno Superior ; 3 = dos fechas de torio-uranio del último período interglacial ; x, y, z = referentes para planimetría; 1 = zonas en vías de excavación; 2 = reja de seguridad; 3 = capa estalagmítica superior; 4 = costra calcárea; 5 = “ breccia” fosilífera ; 6 = lente de tierra quemada; 7 = estalactitas; 8 = sedimento sin excavar; 9 = torre de andamiaje Planimetría; A = boca superior más alta; B = boca superior intermedia; ST = torre de andamiaje (inglés, “scaffolding tower”)M EL = entrada del túnel minero (inglés, “entrance to level” ); UC, LC, MC, TS véase la Fig. 1; 1 = cortes de excavación; 2 = pared rocosa ; 3 = descensos escalonados respecto a la base de la galería principal (valores en metros); 4 = alturas de las entradas superiores respecto a la base de la galería principal (valores en metros); 5 = la torre quebrada de andamiaje; 6 = estalactitas; 7 = “ breccia” fosilífera

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

la desembocadura en la galería principal del túnel artificial perforado por los mineros desde la ladera de la montaña (“EL” en la Fig. 1), abre la posibilidad de un pretérito acceso natural. La excavación de este corte ha sido efectuada con paletín y cepillo y toda la tierra extraída ha sido cribada en seco sobre un tamiz de mallas de 10 mm adecuado para la recolección de elementos de fauna menor y paleolíticos, pese a la casi inexistencia de ambos. Si existe semejante acceso, debe estar bajo los escombros mineros que rellenan la cabecera del barranco pequeño que hay a veinte metros al sur de la entrada del túnel minero, sobre la cual todavía quedan colgados escombros también, pese a los esfuerzos realizados desde 1992 para reducir los escombros arrojados por los mineros. Dicha tarea es lenta debido a la obligatoriedad ineludible de cribar estos derribos que incluyen muchos restos entre los que cabe mencionar un gran fragmento de maxilar izquierdo hallado en 1997, que ofrece atributos neandertalenses claros, como son la forma “inflada”, o “hinchada”, del aspecto lateral y la gran anchura de la base de la cavidad nasal. También fue encontrado un fragmento grueso de parietal izquierdo; el grosor de la tabla craneal caracteriza el Neanderthal. La excavación de las escombreras mineras, que incorporan losas grandes y piedras resultantes de la extracción minera, ha necesitado el manejo de picos y azadas y la tamización de la tierra sobre una gran criba de acero con mallas de 15 mm capaz de resistir el peso de piedras. Los elementos de fauna menor son de dudoso valor científico porque muchos pueden ser de la fauna menor y avifauna que viven actualmente en la montaña, aunque aquellos cuyas concreciones adheridas indican su origen en los sedimentos de la sima suelen ser retenidos por la criba, asimismo los elementos de homínido, fauna menor y paleolíticos, que son cuidadosamente recogidos pese a ser de procedencia indeterminable por haber sido arrojados afuera por los mineros. CRONOLOGÍA GEOFÍSICA Otro resultado muy importante en 1997 ha sido una mayor precisión geofísica de la cronología absoluta de la columna visible de la breccia fosilífera expuesta por los mineros en la galería principal de la sima. Tres

40

muestras de calcita tomadas de la columna y sometidas a la metodología del torio-uranio por el profesor de Física, el Dr. Juan Alberto Sánchez-Cabeza de la Universidad Autónoma de Barcelona, ponen de relieve que la zona superior (todavía dos metros bajo nuestra excavación del corte superior) corresponde a un período hace 50.000-75.000 años (una muestra analizada) y que la zona con lentes de tierra quemada aproximadamente 15 metros más abajo corresponden al último período interglacial (tres muestras analizadas) (SÁNCHEZ-CABEZA et al., 1999). Estos nuevos datos incorporan una revisión físicomatemática a fondo de una de las dos muestras inferiores por el mencionado geofísico que antes le había otorgado una fecha superior. Él mismo vino al yacimiento durante el transcurso de la campaña de 1997 y tomó, personalmente, nuevas muestras de la columna para seguir afinando la geocronología absoluta. Las nuevas fechas están dentro de la gama sugerida por dos de las tres muestras analizadas en 1994 mediante la metodología de la “resonancia del spin electrónico” por el profesor de Química Física, el Dr. Peter Pomery de la Universidad de Queensland (Australia); estas muestras de breccia fosilífera fueron recogidas en 1993 en los escombros mineros arrojados en la ladera, antes de que la construcción de la torre de andamiaje en la sima en 1994 que vino a permitirnos acceso directo a la columna sedimentaria. La revisión de la geocronología por el profesor Sánchez-Cabeza repercute de manera sorprendente en la interpretación de los restos de homínidos de la Sima de las Palomas. Por un lado es inverosímil, que aquellos hallazgos óseos de tipología más primitiva que la neandertalense, algunos de cuyos rasgos recuerdan los restos de la Sima de los Huesos de la Cueva Atapuerca hace más de 250.000 años, tengan una antigüedad inferior al último período interglacial (129.000 a 118.000 años) y, muy en particular, aquéllos huesos que probablemente cayesen de las lentes inferiores de tierra quemada, anteriormente comentadas, que encontramos en 1993 durante las tareas de limpieza de escombros en la galería principal en preparación para la construcción de la torre de andamiaje. Por otro lado, la presencia de restos neandertalenses 15 metros más arriba hace impensable una evolución neandertalense en la Sima de las Palomas durante los apenas 60.000 años que los separan en el tiempo.

Figuras 2a, 2b. El corte superior de la Sima de las Palomas: Perfiles y Planimetría. Perfiles paralelos a la entrada del abrigo (2a) y perpendiculares a ella (2b). Las plantas corresponden a los niveles indicados en los perfiles por { — }. I = sedimento de la unidad superficial; w = tierra con precipitado de carbonato de calcio; 1 = pequeña unidad litoestratigráfica pegada al techo rocoso; 2 = capa litoestratigráfica segunda ; x,y véase la Fig. 1 Símbolos en las plantas:

 = dirección de vista) en dirección desde fuera adentro en la Fig. 2a y en dirección perpendicular a la boca del abrigo en la Fig. 2b; ' = resto humano neandertalense;  = elemento paleolítico musteriense;  = hueso animal quemado;  = referente planimétrico externo.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 3. El corte inferior de la Sima de las Palomas: Planta y Perfiles. 1 = tierra y piedras removidas por la minería; 2 = zonas de tierra muy oscura; 3 = tierra “arenosa”; 4 = costra calcárea; 5 = sedimento natural; 6 = discontinuidades estratigráficas

La hipótesis más verosímil es que una población ascendida de los homínidos del Pleistoceno Medio afines al Homo heidelbergensis cf. steinheimensis (o Homo sapiens “arcaico” según algunos autores) hubiese perdurado aquí, cuya desaparición diera paso a la expansión hacia el Sureste de los Neanderthal (Homo neanderthalensis u H. sapiens neanderthalensis, según diferentes paleoantropólogos) que probablemente habían evolucionado de los anteriores en otro lugar europeo. El modelo de referencia para esta conjetura es la analogía con la perduración, en época posterior, de los propios Neanderthal demostrada en el extremo Oeste de Europa entre hace 40.000 y 30.000 años (en Boquete de Zafarraya en Málaga y Saint-Césaire en Francia) cuando ya habían desaparecido en otras regiones del continente y el hombre moderno de “Crô-Magnon” (Homo sapiens sapiens) con su tecnología del Paleolítico Superior había penetrado en Europa occidental. Si la hipótesis es correcta, la Sima de las Palomas deberá ser considerada como un yacimiento de importancia primordial para entender la Paleoantropología

42

del Cuaternario europeo. En España sólo Atapuerca supera los setenta restos de homínido, encontrados por nosotros desde 1992 en situaciones cronoestratigráficamente diferenciadas sin parangón al Oeste de Monte Carmelo en Israel. Estos desmienten la teoría sencilla de la evolución de nuestra especie durante los últimos 500.000 años por etapas sucesivas universales de forma lineal (H. erectus ÆH. sapiens neanderthalensis ÆH. sapiens sapiens). Al contrario, favorecen una teoría, preferida por otros científicos cada vez más, de divisiones sucesivas en linajes de homínidos africanos y emigraciones sucesivas hacia Europa o Asia, con solapamiento en el tiempo de formas variadas. En sintonía con la nueva teoría está el cómputo (publicado en 1997) desprendido de los análisis del ácido desoxirribonucléico mitocondrial en fósiles neandertalenses, de la antigüedad de >500.000 años para la separación de la raíz de nuestra especie actual de la de los Neanderthal. Por otra parte, igual a la anatomía esquelética del hombre moderno la neandertalense es de constatación difícil antes del último período interglacial, por lo que hay que pensar que ambos linajes incluyesen intermedios en vías de evolución separada. Es importante subrayar que una consecuencia ineludible de la nueva teoría es una alta probabilidad de solapamientos, tanto entre formas “anacrónicas” europeas o asiáticas respecto a africanas, como dentro de Europa o Asia, y tanto entre formas europeas o asiáticas “primitivas” respecto al hombre moderno emigrado desde África hace 30.000 años (hombre primitivo de Neanderthal en Francia y España; hombre primitivo de Solo en Java), como dentro de Europa o Asia a lo largo del Pleistoceno Medio y Superior antiguo, tal como la Sima de las Palomas comienza a poner de manifiesto ampliamente. El Ministerio de Educación y Cultura del gobierno español y el Consejo Británico del gobierno británico concedieron una segunda Acción Integrada HispanoBritánica (HB1995-0002) entre la Universidad de Murcia (Dr. Michael Walker) y la Universidad de Oxford (el catedrático de la Arqueología del Paleolítico, Dr. Derek A. Roe, Director de la “Donald Baden-Powell” Quaternary Research Centre de la Universidad de Oxford, acompañado por el geólogo y prehistoriador, Dr. John Mitchell, adscrito a dicho dentro). La precisión de la geocronología del yacimiento fue un objetivo prioritario. Dentro de esta nueva Acción Integrada, los Dres. Roe y Mitchell visitaron la

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO EN DOLORES DE PACHECO, TORRE PACHECO: CAMPAÑA DE 1997

rayos-gama, que les fue cedido por el catedrático de Física, Dr. Michael S. Tite, Director del prestigioso “Research Laboratory for Archaeology and the History of Art” del Departamento de Física de la Universidad de Oxford. Las muestras fueron entregadas luego al Dr. Tite para la metodología geocronológica de la “luminescencia óptica de sedimento”. También fueron entregadas muestras orgánicas al catedrático y geoquímico, Dr. Robert Hedges, del mismo laboratorio de Oxford, para análisis por la metodología geocronológica del radiocarbono amplificado por el acelerador de partículas acoplado al espectrómetro de masas. Se esperan los resultados de estos nuevos ensayos geocronológicos.

Lámina 2: Lavando el sedimento excavado del corte superior.

AGRADECIMIENTOS Se agradecen la concesión del disfrute de las facilidades del Centro Cívico y Polideportivo de la pedanía de Dolores de Pacheco por el Excmº. Aytº. de Torre Pacheco. También se agradece la participación de voluntarios del “Earthwatch Institute”. BIBLIOGRAFÍA

Lámina 1. Sima de las Palomas, 1997. Dres. John Mitchell, Michael Walker y Derek Roe tomando muestras para la metodología geocronológica de la luminescencia óptica de sedimento (derecha), con control del espectrómetro portátil de rayos-gamma (izquierda).

Sima de las Palomas en 1997 y tomaron muestras sedimentológicas por sondas horizontales bajo control espectométrico de rayos-gama, efectuado en el yacimiento mediante el espectrómetro portátil de

SÁNCHEZ-CABEZA, J-A., GARCÍA-ORELLANA, J. y GIBERT, L. (1999): “Uranium-thorium dating of natural carbonates: application to the Cabezo-Gordo site (Murcia, Spain).” En Gibert, J., F. Sánchez, L. Gibert y F. Ribot (eds.) The Hominids and their Environment during the Lower and Middle Pleistocene of Eurasia, Proceedings of the International Conference of Human Palaeontology, Orce 1995/Los Homínidos y su Entorno en el Pleistoceno Inferior y Medio

43

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

de Eurasia, Actas del Congreso Internacional de Paleontología Humana, Orce 1995. pág. 261 a 268. (Orce: Ayuntamiento de Orce, Museo de Prehistoria y Paleontología). WALKER, M. J. (2001): “Excavations at Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar and Sima de las Palomas del Cabezo Gordo: two sites in Murcia (southeast Spain) with Neanderthal skeletal remains, Mousterian palaeolithic assemblages and late Middle to early Upper Pleistocene fauna.” En Milliken, S. y J. Cook (eds.) A Very Remote Period Indeed. Papers on the Palaeolithic Presented to Derek Roe. pág. 153 a 159. (Oxford: Oxbow Books). WALKER, M. J. y GIBERT, J. (1999): “Dos yacimientos murcianos con restos neandertalenses: La Sima de las Palomas del Cabezo Gordo y la Cueva Negra del Estrecho del Quípar de La Encarnación.” En Actas del XXIX Congreso Nacional de Arqueología, Cartagena, 28-31 Octubre 1997, Volumen I, pág. 299 a 310. (Murcia, Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Dirección-General de Cultura, Instituto de Patrimonio Histórico). WALKER, M. J., GIBERT, J., SÁNCHEZ, F., LOMBARDI, A. V., SERRANO, J. I., EASTHAM, A., RIBOT, F., ARRIBAS, A., SÁNCHEZ-CABEZA, J. A., GARCÍA-ORELLANA, J. A., GIBERT, L., ALBALADEJO, S. y ANDREU, J. A. (1998): “Two SE Spanish middle palaeolithic sites with Neanderthal remains: Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar (Murcia province).” Internet Archaeology 5 (autumn/winter)

44

WALKER, M. J., GIBERT, J., SÁNCHEZ, F., LOMBARDI, A. V., SERRANO, J. I., GÓMEZ, A., EASTHAM, A., RIBOT, F., ARRIBAS, A., CUENCA, A., GIBERT, L., ALBALADEJO, S. y ANDREU, J. A. (1999): “Excavations at new sites of early man in Murcia: Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar de la Encarnación.” Human Evolution 14 (1-2), pág. 99 a 123. WALKER, M. J., GIBERT, J., EASTHAM, A., RODRÍGUEZ-ESTRELLA, T., CARRIÓN, J. S. YLL, E. I., LEGAZ, A. J., LÓPEZ, A., LÓPEZ, M. y ROMERO, G. (2003): “Chapter 19. Neanderthals and their landscapes: aspects of research at Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar in the context of middle palaeolithic and Neanderthal sites in the Segura drainage basin and adjacent areas of southeastern Spain.” En Conard, N.J. (ed.) Settlement Dynamics of the Middle Palaeolithic and Middle Stone Age Volume II. (Tubinga: Kerns Verlag, Tübingen Studies in Prehistory). WALKER, M. J., GIBERT, J., RODRÍGUEZESTRELLA, T., LÓPEZ, M., LEGAZ, A. J. y LÓPEZ, A. (en prensa): “Two Neanderthal man sites in Murcia (SE Spain): Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar.” En Acts of the XIVth Congress of the International Union of Prehistoric and Protohistoric Sciences Liège 2-8 September 2001 Actes du XIVe Congrès de l,Union Internationale des Sciences Préhistoriques et Protohistoriques Liège 2-8 Septembre 2001. (Lieja: ÉRAUL, Études et Recherches Archéologiques de l,Université de Liège).

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 45-54

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL QUÍPAR EN LA ENCARNACIÓN, CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1997 MICHAEL J. WALKER

Área de Antropología Física, Departamento de Zoología y Antropología Física, Facultad de Biología, Universidad de Murcia

Palabras clave: Neanderthal, Paleolítico Medio. Resumen: Se presentan los trabajos efectuados en 1997 en este yacimiento del Paleolítico Medio con restos humanos de tipo Neanderthal. Keywords: Neanderthal, Middle Palaeolithic. Summary: A brief report is presented of fieldwork in 1997 at this Middle Palaeolithic site with Neanderthal human remains. For more extensive accounts of Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar readers are referred to the works mentioned in the next paragraph which are listed at the end of this report.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

NOTA PRELIMINAR Este informe se limita a comentar los trabajos efectuados en la campaña del 1997. Para situarlos en el contexto de las campañas e investigaciones anteriores se remite el lector a publicaciones que ofrecen una visión global del proyecto científico (WALKER, 2001; WALKER y GIBERT, 1999; WALKER et al., 1998, 1999, 2003, en prensa). LA CAMPAÑA La campaña duró del 10 al 31 de julio de 1997. La excavación manual de los sedimentos del Pleistoceno en el gran abrigo que es la Cueva Negra continuaba sobre una zona de 25 m2 dividida en 25 cuadrículas métricas, identificables y separables individualmente por las siguientes combinaciones específicas de letras mayúsculas, cifras y letras minúsculas: C2a, C2b, C2c, C2d, C2e, C2f, C2g, C2h, C2i, C3a, C3b, ·C3c, C3d, C3e, C3f, C3g, C3h, C3i, C4a, C4d, C4g, B3g, B3h, B3i y B4g. Únicamente en la cuadrícula C2a se podía excavar en la profunda unidad litoestratigráfica 4. En las cuadrículas C2b, C2d, C2e, C2g y C2h la excavación continuaba en la unidad estratigráfica 3. En las cuadrículas C2c, C2f y C2i la excavación alcanzaba la parte inferior de la unidad estratigráfica 2 y en las demás cuadrículas la excavación seguía todavía en la parte superior de dicha unidad.

46

Dentro de las unidades estratigráficas la excavación procedió a través de la extracción de niveles de 5 cm de espesor, identificados por letras minúsculas -por ejemplo, capas (2h), (3p), (4g), etcétera- que junto con la designación de las cuadrículas identifican la procedencia de materiales excavados -por ejemplo, C2a(g), C2b(3h), C2h(3p), etcétera-. Esta metodología de clasificación se practica tanto para los elementos descubiertos in situ como aquellos recogidos por tamizar el sedimento excavado correspondiente, ya que siempre se toman medidas rigurosas para evitar la pérdida de elementos pequeños, sean dientes de micromamíferos o diminutas esquirlas extraídas por la talla paleolítica de sílex y caliza; entre dichas medidas conviene destacar el lavado del sedimento excavado sobre conjuntos de tamices geológicos de acero inoxidable, de malla reduciente, de 8, 6 y 2 mm, mediante el bombeo de agua subida por una motobomba hasta la explanada de la cueva desde el río Quípar 40 m verticalmente más abajo. Conviene comentar que en 1997 una nueva evaluación de la estratigrafía ha aconsejado la separación de la unidad estratigráfica 3 en una zona principal que será la unidad litoestratigráfica 3 propiamente designada, de las capas (3k) a (3x), y una zona superior de las capas (3a) a (3j) que se parece tanto a la unidad estratigráfica 2 como para reclasificarse de unidad litoestratigráfica 2ii, a continuación de la unidad estratigráfica 2 -entre las capas (2a) y (2i)- que ahora se redenomina como la unidad litoestra-

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL QUÍPAR EN LA ENCARNACIÓN, CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1997

tigráfica 2i; también las capas (3y) y (3z) se homologarán con la unidad litoestratigráfica 4. Estos cambios de designación no afectan la denominación de las capas pero inciden, eso sí, en las unidades litoestratigráficas a las que corresponden dichas capas -y muy especialmente cuando se lean los perfiles sinópticos donde aparecen sólamente las unidades litoestratigráficas 1, 2i, 2ii, 3 y 4, por razones del espacio demasiado limitado para admitir la inclusión de todas y cada una de las capas desde (2a) a (2j), (3a) a (3z), etcétera: o sea, la capa (3c) por ejemplo pertenece a lo que en el perfil sinóptico se ve sencilla y únicamente como 2ii , y la (3z) a lo que se ve como 4-. RESTOS DE NEANDERTHAL ENCONTRADOS EN 1997 Dos hallazgos paleoantropológicos encontrados en la campaña de excavación de 1997 son especialmente importantes. En primer lugar, fue excavada una pieza dentaria neandertalense (CN-4), siendo un premolar superior permanente derecho, encontrada in situ en la cuadrícula C2e en una situación, cerrada y profunda (3ñ), en la unidad litoestratigráfica 3. La formación apical incompleta y la presencia de atrición oclusal con exposición del canal con deposición de dentina secundaria en forma areolar, indican una edad adolescente. Semejante atrición avanzada es característica de los Neanderthal y las dimensiones osteométricas reafirman la asignación a la especie neandertalense. CN-4 premolar permanente superior derecho de C2e(3ñ) altura incisoapical dimensión coronaria mesiodistal dimensión coronaria bucolingual altura coronaria bucal altura bucal de la raíz dimensión cervical mesiodistal dimensión cervical bucolingual dimensión mesiodistal máxima de la raíz dimensión bucolingual máxima de la raíz

21,9 mm 11,8 mm 8,0 mm 9,4 mm 14,3 mm 4,6 mm 7,7 mm 3,7 mm 6,5 mm

También fue excavado un fragmento (el tercio próximo) de diáfisis humeral neandertalense (CN-8), probablemente del brazo derecho, descubierto en la cuadrícula C2i en una situación, cerrada y profunda

(2g), de de la unidad estratigráfica 2. Aunque la longitud máxima es de 89 mm, la pieza sólo ofrece un aspecto más o menos completo sobre 54, de los que apenas 25 mm presentan una circunferencia sin huellas de fracturación. El fragmento comienza bajo el cuello quirúrgico del húmero. En esta zona superior donde el surco bicipital es visible, los diámetros anteroposterior y mediolateral son de 22,4 y 19,6 mm, y el grosor cortical de 5 mm, y 25 mm más abajo los citados diámetros son de 22,6 y 19,2 mm y el grosor cortical de 7 mm al inicio de la tuberosidad (que falta) para deltoides, de la que la cara posterior ofrece el inicio de un leve surco radial, que baja verticalmente en paralelo con una arista, leve pero palpable, para la inserción de la fascia aponeurótica de separación entre los compartamentos musculares para flexores y extensores. A pesar de corresponder a una altura superior a la bisectorial, los índices de 89,1 y 85,0 para los citados diámetros se encuentran dentro de los valores para la eurobraquia neandertalense típica. La raíz de la tuberosidad para deltoides produce un perfil con aplanamiento medial, en forma de D inferiormente con tendencia superior a la circularidad: la circunferencia de 67 mm es similar a valores para adultos romanos. Quizás CN-8 sea femenino. La gran importancia de los dos restos humanos para la investigación de la Cueva Negra consiste en su situación estratigráfica cerrada, que es bastante más profunda que la de los restos neandertalenses encontrados en las campañas anteriores que proceden de capas superiores o incluso de tierra removida superficial. Esta demostración de la presencia de restos neandertalenses, estratificados y cerrados dentro de sedimentos profundos, es muy importante. Desgraciadamente, en demasiados yacimientos musterienses la remoción posterior del relleno, la exigüidad del mismo o la falta de rigor excavador, impiden la correlación precisa entre los fósiles homínidos y las unidades litoestratigráficas o los conjuntos industriales. Si es cierto que el número de fósiles homínidos descubiertos en la Cueva Negra es todavía modesto (8 elementos en total: 6 piezas dentarias y dos fragmentos óseos), ahora podemos declarar, eso sí, que las circunstancias sedimentológicas del yacimiento son muy prometedoras para el descubrimiento de hallazgos neandertalenses y musterienses en contextos y asociaciones muy bien preservados en niveles profundos de la cueva.

47

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

La presencia en la cueva de mandíbulas de rinocerótidos y elefántidos y cornamentas de Megaceros, además de cráneos de animales grandes, implica el comportamiento humano, ya que los carnívoros y carroñeros suelen conformarse con romper los huesos del hocico craneal, y roer las mandíbulas, junto con el resto del animal. Conviene recordar que han sido encontrados un percutor blando de asta de ciervo, y fragmentos de dos posibles más, en campañas anteriores, lo que podría explicar el recogido musteriense de determinados elementos esqueléticos sin valor comestible alguno. También es interesante notar que la fauna ofrece aspectos arcaicos -también hay un cuerno de bisonte del yacimiento- que suscitan la posibilidad de que el relleno sedimentario podría pertenecer a un periodo antiguo del Pleistoceno Superior o reciente del Pleistoceno Medio quizás. ENSAYO DE CRONOLOGÍA GEOFÍSICA

Lámina 1. Cueva Negra, 1997.

STEPHANORRHINUS HEMITOECHUS El contexto del hallazgo del fragmento humeral humano CN-8 es especialmente interesante. Apareció durante la excavación de un conjunto de elementos entre los que había una lasca de sílex con muesca, un canto rodado alóctono, fragmentos craneales, quizás de équido o cérvido mayor, y una gran hemimandíbula del rinoceronte estepario, Stephanorrhinus (Dicerorrhinus) hemitoechus, fácilmente identificado por el buen estado de preservación de las piezas dentarias. Esta nueva hemimandíbula es más grande que aquélla descubierta en 1993 cerca del cráneo de rinocerótido (tanto cráneo como mandíbula probablemente pertenecen también a S. hemitoechus) en el que fueron encontrados tres fragmentos de sílex y un canino del hombre de Neanderthal cuya diáfisis de cúbito neandertalense estaba en una situación muy próxima al cráneo además. El recogido carroñero de las cabezas de la fauna mayor, para la posterior extracción de alimentos ricos en grasas, pudo caracterizar el comportamiento de los Neanderthal (cf. STINER, 1995).

48

Durante 1997 el Ministerio de Educación y Cultura de España y el Consejo Británico del Reino Unido concedieron una segunda Acción Integrada Hispano-Británica (HB1995-0002) entre M. J. Walker de la Universidad de Murcia y el catedrático de la Arqueología del Paleolítico, Dr. Derek Roe, de la Universidad de Oxford en la que es también Director del “Donald Baden-Powell” Quaternary Research Centre. El Dr. Roe y el Dr. John Mitchell de dicho centro tomaron muestras sedimentológicas en la Cueva Negra y midieron la irradición de trasfondo del relleno en la cueva con un espectómetro portátil de rayosgama. El instrumento les fue prestado para esta colaboración por el catedrático de Geofísica, Dr. Michael Tite, Director del Research Laboratory for Archaeology and the History of Art del Departamento de Física de la Universidad de Oxford, con la meta de ensayar, en Oxford, la posibilidad de determinar la antigüedad del sedimento por la metodología OSL de la luminescencia óptica del sedimento a determinar sobre granos de cuarzo en las muestras tomadas. La Cueva Negra carece de cronología absoluta para la acumulación sedimentológica, la cual sólo ofrece la posibilidad de correlación aquí con el glacis-terraza B del Quípar -la glacis-terraza B en la cuenca del Segura dejó de acumular hace 40.000 años según fechas del carbono-14 en algunos lugares pero el método del carbono-14 es incapaz de determinar la antigüedad de los

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL QUÍPAR EN LA ENCARNACIÓN, CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1997

Lámina 2. Stephanorrhinus hemitoechus, mandíbula

niveles inferiores en esta formación que serán bastante más antiguos-. ASPECTOS PALEOLÍTICOS Otro aspecto muy importante, definido por la campaña de 1997, es la presencia de posibles conjuntos de elementos líticos en determinadas capas de algunas cuadrículas. En una profundidad de 1 m más abajo que la de la hemimandíbula del rinocerótido, hubo 7 elementos líticos en la capa (3p) de la cuadrícula C2g, y hubo nueve 1,10 m aún más abajo, en la capa (4g) de la cuadrícula C2a. Estas cantidades ofrecen contraste con cantidades inferiores en otras capas de éstas y otras cuadrículas. Es de notar que la campaña descubrió utensilios paleolíticos importantes en la cuadrícula C2a en capas cerradas muy profundas: en la capa (4g) un raspador en cristal de roca y una lasca denticulada con forma quizá de perforador, y en la capa (4i) un utensilio de sílex con filo retocado. Entre los diversos utensilios palaeolíticos encontrados durante la campaña los siguientes elementos merecen comentario también: una raedera lateral en

una lasca de sílex oscuro de plataforma plana de extracción centrípeta, en la capa (2f) de la cuadrícula C3e; una lasca con muesca en esta capa de la cuadrícula C3g y otra en la capa (2g) de la cuadrícula C3g. La excavación de los elementos líticos se efectuaba por la reducción de la tierra alrededor de las piezas líticas en vías de aparición, con herramientas finas (tales como sondas odontológicas, pinceles finos, bisturíes, punzones finos, etcétera) para evitar el rozar y rasgar las piezas con paletines o cepillos. Los elementos paleolíticos se introducían directamente en bolsas de plástico para evitar roces, para ser lavados -sin frotar nunca con cepillos- en el laboratorio: sólo así, se evita el peligro de causar pulidos o estrías microscópicos artificiales que pueden confundir el análisis traceológico de identificar las posibles huellas de la actividad paleolítica. Pese a su mala calidad, el sílex predomina entre los elementos clasificados y fragmentos de talla encontrados en la Cueva Negra desde 1990. La revisión de la colección proporciona las cifras: El 80% de la colección lítica es de sílex, respecto al 20% de caliza, mármol, cuarcita y cuarzo blanco, aun-

49

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

MATERIALES LÍTICOS Piezas retocadas, lascas sin retoque, percutores, núcleos Fragmentos, esquirlas, nódulos inclasificables que todos son elementos petrológicos presentes en los cantos de un afloramiento de conglomerado a 800 metros de distancia de la cueva en la que han sido excavados muchísimos cantos, evidentemente llevados desde el conglomerado. El conglomerado recoge materiales del Mioceno, con la inclusión en estos de componentes erosionados por el mar de Tethys de los acantilados del litoral de caliza del Jurásico, cuyo actual afloramiento cercano se debe al cabalgamiento de ésta. La mala calidad de la gran mayoría de los elementos de sílex encontrados -que refleja la falta de consistencia del sílex del conglomerado, con tendencia a desmigajarse en vez de mostrar fracturas concoideas- explica el bajo porcentaje de utensilios clasificables en la Cueva Negra, que son mayoritariamente denticulados, raederas y lascas sin retoque de extracción centrípeta. En las unidades litoestratigráficas 2 y 3 predominan las lascas sin retoque sobre raederas, denticulados y raspadores o piezas carenadas. De los más de sesenta tipos musterienses propuestos por François Bordes (cf. DEBÉNATH y DIBBLE, 1994) muy pocos puede ser identificados en la Cueva Negra. Las características del sílex local hacen especialmente difícil la clasificación de denticulados y de raspadores y elementos carenados. Es a menudo difícil separar lascas con una muesca, formada por una extracción en el filo, de denticulados donde una muesca pequeña posiblemente se ve acompañada por otra incierta. El análisis se dificulta por la variabilidad de la producción en relación con la mala calidad de muchos elementos de la materia prima. Por ejemplo, hay elementos que conforman un abanico desde raederas laterales con retoque diminuto abrupto a piezas con retoque invasivo o semi-invasivo y abrupto. También hay otras gamas que van desde raspadores terminales en lascas hasta pequeñas raederas circulares, y desde raederas carenadas hasta elementos que recuerdan pequeñas bases piramidales (aunque la ausencia tanto de microburiles, como laminitas, excluye cualquier posibilidad de talla leptolítica). La heterogeneidad petrográfica, y la fracturación irregular de la materia prima, impiden,

50

1990-1996

1997

TOTAL

137 3.785

35 155

172 3.940

muchas veces, la separación de la extracción para rejuvenecer nódulos primarios o bases secundarias, del retoque de unos u otras efectuado para convertirlos en utensilios definidos. Así pues, se ven huellas de extracción en fragmentos carenados que no siempre permiten su separación entre raspadores, bases o desechos abultados producidos por la talla rejuvenecedora. Incluso a veces es imposible separar fácilmente raspadores de raederas. Otra dificultad añadida es la posibilidad que algunos utensilios fueron el objeto de extracciones posteriores. Que esto sucedió lo atestigüan utensilios patinados donde la pátina recubre algunas huellas de extracción, que después recibieron retoque sin que estas huellas de extracción fueran patinadas. La prudencia aconseja la delimitación de comparaciones y contrastes a solamente una media docena de clases inconfundibles: raederas laterales de forma más o menos plana, denticulados (elementos con muesca incluidos), piezas carenadas y raspadores altos o terminales, lascas sin retoque con bulbo de percusión y talón, percutores duros, y otros nódulos, cantos o bases primarias. El orden de su presencia en las unidades litoestratigráficas es bastante similar en la 2 como en la 3. La excavación de las unidades 2 y 3 -e incluso 4- pone de relieve que la cueva fue un lugar de talla del Hombre de Neanderthal durante un período de tiempo muy largo. La presencia de cantos de más de 5 cm de diámetro, además de restos del proceso de su reducción, tanto en la unidad 2, como muy en particular las unidades 3 y 4, es un buen indicio de la incidencia antrópica durante un período muy extenso; varios cantos usados como percutores duros muestran las zonas de huellas diminutas correspondientes a la actividad, mientras que otros cuya superficie es lisa a menudo han sido partidos, lo cual demuestra que fueron traídos para ser objeto del proceso tallador. El análisis de la colección paleolítica (con inclusión de los hallazgos procedentes de la tamización de tierra removida en la primera mitad del siglo XX -que podrían introducir un sesgo en la distribución estadística-) indica el predominio de pequeñas lascas irregulares de sílex,

a 3x).; 1f La zona excavada de la unidad litoestratigráfica 4 (antes, capas 3z, 3y, 4a y niveles inferiores a continuación).

2a a 2i). ; 1d La zona excavada de la parte inferior (2 ii) de la unidad litoestratigráfica 2 (antes, capas 3a a 3j).; 1e La zona excavada de la parte principal de la unidad litoestratigráfica 3 (antes, capas 3k

Figura 1. La Cueva Negra del Estrecho del Quípar: Planimetría Fósiles neandertalenses  Restos grandes de megafauna extinta  1a El abrigo antes del comienzo (en 1990) del actual programa de excavaciones. Sectores excavados en 1981 son indicados por “1981”. P = pozos o zulos, y S = silos, todos excavados hacia la conclusión de la Guerra Civil. Se indican 3 fósiles neandertalenses encontrados en tierra removida superficial. Las direcciones de los perfiles sinópticos de las Figuras 2 y 3 son indicadas por las letras x, y, con subíndices y superíndices correspondientes.; 1b La cuadriculación del abrigo para la identificación de sectores.; 1c La zona excavada de la parte superior (2i) de la unidad litoestratigráfica 2 (antes, capas

Figuras 2 y 3. La Cueva Negra del Estrecho del Quípar: Perfiles sinópticos de los cortes del actual programa de excavaciones y de la excavación de 1981. Las direcciones de los perfiles siguen las letras x,y, con subíndices y superíndices correspondientes, según correspondencia con la Figura 1a. Unidades estratigráficas: 1= unidad estratigráfica 1 de tierra superficial removida; 2i, 2ii = unidad litoestratigráfica 2, partes superior e inferior, de limos de color gris-amarillo conformados por elementos procedentes de la biocalcarenita del Mioceno en la que está el abrigo, elementos eólicos tipo “loess”, zonas incompletas de calcificación y otras zonas lenticulares difusas de color rojizo, grietas de retracción crioclástica y cantos llevados al yacimiento por los Neanderthal desde el conglomerado a 800 metros de la cueva.; 3= unidad litoestratigráfica 3, de composición similar a la anterior aunque de color más gris con diversas evidencias de desprendimientos rocosos.; 4= unidad litoestratigráfica 4, de color similar a la 2, separada por placas incompletas de costra de la unidad 3.

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL QUÍPAR EN LA ENCARNACIÓN, CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1997

seguido por la caliza de grano fino, que muestran más plataformas de faceta sencilla que de facetas múltiples, y normalmente carecen de retoque más allá de alguna extracción marginal esporádica (a veces una muesca), posiblemente causada por daño mecánico accidental. Algunos elementos muestran señales de la talla bipolar. Esto no debería sorprender ya que la mayoría de los cantos procedentes del conglomerado cercano ofrecen dimensiones menores, entre los 5 y 10 cms. También hacen acto de presencia diversas lascas del rejuvenecimiento de las bases nodulares aunque desgraciadamente dichas lascas han sido encontradas en contextos que no fueron estratigráficamente cerrados. Aunque hay lascas cuya elaboración evidentemente fue efectuada por el rejuvenecimiento de bases líticas, la reconstrucción de la cadena operativa encuentra un obstáculo en la tendencia deleznable del inconsistente sílex local que se desmigaja con facilidad asombrosa. En 1997 fue descubierta en la cueva la primera pieza encontrada hasta ahora de cristal de roca. Es indudablemente de orígen lejano, porque este tipo de cuarzo transparente no se encuentra en el conglomerado y brilla por su ausencia de la geología del Noroeste murciano. Por otra parte, el cristal de roca ocurre en las sierras afectadas por procesos volcánicos, cerca de la costa murciana y del Campo de Cartagena: entre ellas, concretamente, en filones que existen en el Cabezo Gordo (término municipal de Torre Pacheco) donde algunos utensilios tallados en cristal de roca hacen acto de presencia en la colección del Paleolítico Medio de la Sima de las Palomas en vías de investigación por nosotros. Una distancia de 100 kilómetros separa la Cueva Negra de dicha zona costera. Esta distancia supera, con creces, el radio de operaciones cotidianas a realizar para la captación de recursos necesarios para la supervivencia en el Paleolítico Medio. La pieza suscita la hipótesis paleoeconómica de desplazamientos, tal vez estacionales, entre zonas bajas y las cabeceras de los ríos en las altas montañas del Noroeste, pese a que hallazgos que sugieren este tipo de comportamiento estén, generalmente, más frecuentes en yacimientos del Paleolítico Superior que en los del Medio. Sin embargo, se desprende del estudio tanto de la fauna mayor como de la menor y avina, que hubo actividad en las estaciones más inclementes del año, lo que induce a pensar que la captación de recursos primase sobre las dificultades para sobrevivir en la sierra durante el Pleistoceno.

También hay otros elementos paleolíticos cuya petrología los separa de los elementos del conglomerado cercano, especialmente unos pocos hallazgos de sílex de mejor calidad. En 1997 hemos encontrado un afloramiento de sílex a 15 kilómetros aguas arriba en el valle del Quípar, cerca de la población de Los Royos sobre la cual suben las dos cumbres de la montaña denominado el Carro (quizás no sea casual que las cumbres interrumpen el horizonte plano que se ofrece cuando se mira, atentamente, hacia el Sur desde la explanada de la Cueva Negra). La comparación petrográfica y química del sílex es una tarea muy complicada y difícil, que no siempre proporciona resultados claros aunque, no obstante, es deseable hacer un esfuerzo de indagación sobre todos los posibles recursos captados en la colección de la Cueva Negra. BASE ECONÓMICA Se agradecen la concesión de ayuda económica de valor de 900.000 pesetas por la Dirección General de Cultura y la concesión del disfrute durante el mes de Julio de las dependencias residenciales del Colegio Público de Educación Especial “Ascruz” por parte del Excmº. Aytº. de Caravaca de la Cruz. BIBLIOGRAFÍA DEBÉNATH, A. y DIBBLE, H. (1994): Handbook of Paleolithic Typology. Volume One: Lower and Middle Paleolithic of Europe. (Filadelfia: University of Pennsylvania, University Museum of Archaeology and Anthropology). STINER, M. (1995): Honor Among Thieves: A Zooarcheological Study of Neandertal Ecology. (Princeton: Princeton University Press). WALKER, M. J. (2001): “Excavations at Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar and Sima de las Palomas del Cabezo Gordo: two sites in Murcia (southeast Spain) with Neanderthal skeletal remains, Mousterian palaeolithic assemblages and late Middle to early Upper Pleistocene fauna.” En Milliken, S. y J. Cook (eds.) A Very Remote Period Indeed. Papers on the Palaeolithic Presented to Derek Roe. pág. 153 a 159. (Oxford: Oxbow Books). WALKER, M. J. y GIBERT, J. (1999): “Dos yacimientos murcianos con restos neandertalenses: La Sima de las Palomas del Cabezo Gordo y la Cueva Negra del Estrecho del Quípar de La Encarnación.” En

53

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Actas del XXIX Congreso Nacional de Arqueología, Cartagena, 28-31 Octubre 1997, Volumen I, pág. 299 a 310. (Murcia, Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Dirección-General de Cultura, Instituto de Patrimonio Histórico). WALKER, M. J., GIBERT, J., SÁNCHEZ, F., LOMBARDI, A. V., SERRANO, J. I., EASTHAM, A., RIBOT, F., ARRIBAS, A., SÁNCHEZ-CABEZA, J. A., GARCÍA-ORELLANA, J. A., GIBERT, L., ALBALADEJO, S. y ANDREU, J. A. (1998): “Two SE Spanish middle palaeolithic sites with Neanderthal remains: Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar (Murcia province).” Internet Archaeology 5 (autumn/winter)

WALKER, M. J., GIBERT, J., SÁNCHEZ, F., LOMBARDI, A. V., SERRANO, J. I., GÓMEZ, A., EASTHAM, A., RIBOT, F., ARRIBAS, A., CUENCA, A., GIBERT, L., ALBALADEJO, S. y ANDREU, J. A. (1999): “Excavations at new sites of early man in Murcia: Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar de la Encarnación.” Human Evolution 14 (1-2), pág. 99 a 123.

54

WALKER, M. J., GIBERT, J., EASTHAM, A., RODRÍGUEZ-ESTRELLA, T., CARRIÓN, J. S. YLL, E. I., LEGAZ, A. J., LÓPEZ, A., LÓPEZ, M. y ROMERO, G. (2003): “Chapter 19. Neanderthals and their landscapes: aspects of research at Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar in the context of middle palaeolithic and Neanderthal sites in the Segura drainage basin and adjacent areas of southeastern Spain.” En Conard, N.J. (ed.) Settlement Dynamics of the Middle Palaeolithic and Middle Stone Age Volume II. (Tubinga: Kerns Verlag, Tübingen Studies in Prehistory). WALKER, M. J., GIBERT, J., RODRÍGUEZESTRELLA, T., LÓPEZ, M., LEGAZ, A. J. y LÓPEZ, A. (en prensa): “Two Neanderthal man sites in Murcia (SE Spain): Sima de las Palomas del Cabezo Gordo and Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar.” En Acts of the XIVth Congress of the International Union of Prehistoric and Protohistoric Sciences Liège 2-8 September 2001 Actes du XIVe Congrès de l,Union Internationale des Sciences Préhistoriques et Protohistoriques Liège 2-8 Septembre 2001. (Lieja: ÉRAUL, Études et Recherches Archéologiques de l,Université de Liège).

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 55-112

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA (ZONAS EXTERNAS DE LAS BÉTICAS, MURCIA). ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO MANUEL LÓPEZ CAMPUZANO* ÁNGEL FAZ CANO** MIRIAM LLONA CARRASCO**

*Intecsa-Inarsa, S.A. ** Departamento de Producción Agraria, Área de Edafología y Química Agrícola, Universidad Politécnica de Cartagena

Palabras clave: Estabilización geomorfológica; abanicos aluviales; suelos de margas; Paleolítico Medio; tecnología lítica; SE de España. Resumen: Los datos obtenidos a partir de las prospecciones arqueológicas, características geomorfológicas y registro sedimento-estratigráfico efectuadas en el área del Barranco del Gatán (Cieza, Murcia), nos permite presentar -según el punto de vista de la documentación arqueológica- algunos rasgos evolutivos de las pendientes erosionadas y desarrolladas sobre un pequeño sinclinal neógeno-cuaternario perteneciente a las Zonas Externas de las Cordilleras Béticas (Subbético/Prebético). El sistema de abanicos aluviales y sus tipos de suelos (y paleoprocesos) desarrollados desde el frente de montaña o escarpe mesozoico, nos permite establecer un marco temporal de las secuencias de agradación y erosión, así como algunas de las anomalías ligadas a estas formaciones superficiales cuaternarias. La presencia de 5 sitios arqueológicos distribuidos en las superficies del glacis erosionado (pediment) de baja vertiente, muestra, junto a los datos geomorfológicos y analíticos, una muy probable fase de estabilización natural de estas superficies relictas desarrolladas sobre suelos arídicos de margas durante el Pleistoceno superior. Keywords: Geomorphic stabilization; alluvial fans; marls soils; Middle Paleolithic; Lithic technology; Southeastern Spain. Summary: The Barranco del Gatan Archaeological Survey allows us to confront archaeological data within the geomorphological features and sedimentological record concerned with erosion surface or pediment evolution belonging to a neogene-quaternary basin located on the Cordilleras Béticas External Zones (Cieza, Murcia, SE Spain). Alluvial fans-systeme and some soils paleoproccesses developped from the mesozoic scarp front allow us to stablish a chronolgical agraddational-erosive pattern. The presence of five archaeological scattered sites ubicated on the erosioned slope distal pediments (glacis) shows, next to some sedimentary analytical record, a probably natural surface autostabilization developed over aridic marls soils during Late Pleistocene.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN Los sitios arqueológicos documentados se ubican en las pendientes erosionadas del glacis que modela gran parte de la pequeña cubeta sinclinal neógena (anticlinales Puerto-Asno y Molino-Palera) desarrollada entre Cieza-Calasparra (ca. 135 km2) (Fig. 2). Su posición dentro de las Zonas Internas/Externas y depresiones neógenas de las Cordilleras Béticas, puede ser observada en la Fig. 1 (SÁNZ, 1990; BAENA et alii., 1993a y b). Los datos aquí presentados corresponden a 100 2 km prospectados a efectos arqueológicos/geomorfológicos. Las prospecciones dirigidas comprendieron una latitud (E) 630 (Barranco del Gatán) y 622 (W) y unas altitudes de 4241 (N)-4233 (S) (64 km2). Las áreas de prospección fueron diseñadas (acopladas) según las unidades geomorfológicas distinguidas en el medio: área Norte (glacis encajado, piedemonte Puerto-Asno (4241-4238, cota 300 s.n.m.); y área Sur (glacis inferior, cota 300 (4238) hasta nivel de base del río Segura (4234-4233) (Fig. 3). Topográficamente comprende unas cotas de 200-400 m entre las que se desarrolla una pendiente de 3.5-1.5º. El área de prospección sistemática correspondió al sector del Gatán, incluyendo los sectores de depósitos aluviales del río Segura, y abarcando unos 17,5 km2 comprendidos entre las cotas 200-300 m y UTM 626-629.5 y 4233-4240. Los sitios arqueológicos registrados pertenecen a 5 concentraciones líticas nuclearizadas (= 25 artefactos) y algunos

56

puntos (6) de menor registro cuantitativo (1-10 artefactos). Los sitios principales son: Gatán-1 (UTM: 626.100/4234.100); Gatán-2 (627.300/4235.100), Gatán-3 (627.450/4234.900) y Gatán-4 (626.300/4234.200), pertenecientes al TM de Cieza (base de datos topográficos: 1: 50.000 H-890, 25-35; Instituto Geográfico Nacional (IGN, Centro Nacional de Información Geográfica (CNIG)) H-890 (I-IV) E. 1: 25.000, Madrid, 1998; Mapa Geológico de España, Instituto Geológico y Minero de España (IGME), E. 1: 50.000, H-891 (26-35), Madrid, 1974; Fotografía aérea: IGN/CNIG, E. 1: 18.000, Oct.-85, 890-D-17 y Sep-95, E. 1: 40.000, 890/P-1; SGE, Jul.-1956: E. 1:25.000). Ubicado más distante del resto de sitios, se constató el yacimiento de Almadenes (622.100/4233.100); TM de Calasparra (IGME, E. 1: 50.000, H-891 (25-35), Madrid, 1974; H-890, 7-5, E. 1: 5.000, Mapa Topográfico Regional, Consejería de Política Territorial y Obras Públicas (CPTYOP) (Comunidad Autónoma de la Región de Murcia), 1988; Fotografía aérea: CPTYOP, E.: 1: 25.000). Las distinciones efectuadas entre los diferentes sitios registrados obedecen a criterios interpretativos (a efectos de evaluar una posible intervariabilidad lítica y las distintas funcionalidades de los respectivos puntos), ya que forman en conjunto un único y mismo yacimiento arqueológico. Según el estudio sedimento-estratigráfico de los diferentes depósitos y de las características espaciales de los sitios y de sus contenidos tecnomorfológicos, estos yacimientos parecen haber sido el resultado de una captación esporádica y ocasional -por reducidos grupos

Figura 1. Situación del área de estudio en el contexto de las Cordilleras Béticas.

Figura 2. Tectónica y geomorfología del área de estudio.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

humanos- de estos medios semiáridos durante el Pleistoceno superior (Paleolítico Medio). Pertenecen, pues, a un mismo contexto geoarqueológico. La documentación arqueológica se inscribió dentro de las Intervenciones de Urgencia (Servicio de Patrimonio Histórico, CEDYT de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia; Nº Expte.: 148/97). Estos trabajos se han prolongado en virtud de un Proyecto de investigación y seguimiento del estatus de los yacimientos, hasta el año 1999. Las áreas de los yacimientos se encuentran en la actualidad amenazadas por la puesta en cultivo de regadío que abarcan sectores de extensión considerables. En esta memoria se desarrolla, pues, un informe estructurado de todos aquellos datos que son relativos al marco geoarqueológico de la zona estudiada. PLANTEAMIENTO GENERAL La Cuenca o sinclinal de Calasparra-Cieza configura una amplia región geográfica del NW de la Región de Murcia. Se inscribe entre una altitud de 1º 31´10´´ y latitud 38º 10´04´´ 38º 20´04´´. Es una de las cuencas internas neógeno-cuaternarias del dominio estructural de las Zonas Externas de las Béticas (Fig. 1) (SÁNZ, 1990; BAENA et alii., 1993b; JEREZ et alii., 1974a y b) En la Fig. 2 viene representado un esquema tectónico y litológico del sector objeto de estudio, con especial referencia a las principales facies neógenocuaternarias. El actual modelado de esta cuenca neógeno-cuaternaria presenta un modelo de formación de pedimentos y de detritus superficial similar al apreciado en otros medios semiáridos y áridos de otros contextos geográficos (p. ej. WATSON & NASH, 1997; OBERLANDER, 1974; BULL, 1992; NETTLETON et alii., 1989; ABRAHAMS et alii., 1984; PARSON et alii., 1992; SIMANTON et alii., 1994; KUTIEL et alii., 1998; AL-FARRAJ & HARVEY, 2000), así como al de vecinas cuencas sedimentarias (p. ej. Sorbas-Tabernas) (CALVO-CASES et alii., 1991; ALEXANDER et alii., 1994; SOLÉ et alii., 1997; FAULKNER et alii., 2000; SPIVEY, 1997; CALVO-CASES & HARVEY, 1996); si bien no presenta el mismo sistema de pronunciada disección y desarrollo de badlands. El modelado consiste en pendientes moderadas, generalmente de perfil rectilíneo y con ruptura en el contacto montaña-piedemonte, que gradan desde los frentes de montaña hasta los ejes centrales del nivel de

58

base (abanicos aluviales, coalescencias de abanicos diseccionados) (Lám. 2) . Al estar próximas a un sistema de drenaje importante, alcanzan una gran extensión. Son geoformas que ilustran las secuencias temporales de los procesos de agradación y erosión (p. ej. soterramiento durante el Mioceno y Pleistoceno inferior-medio y exhumaciones posteriores durante el Pleistoceno medio-superior) Se encuentran gobernadas por los controles tectónicos referidos y por las concentraciones de las escorrentías, especialmente en los amplios frentes que generan en cuencas de sustancial red de drenaje. Aquí juegan un papel importante los procesos erosivos y de meteorización ocurridos en las partes superiores de los interfluvios. De forma que estas formas denominadas de erosión incluyen pedimentos (rodeados, a veces, por delantales aluviales o superficie de erosión sobre un antiguo sector aluvial) y pendientes aluviales de disección (MOSS, 1977). En este sistema predomina la superficie plana de transporte de masa y/o de erosión uniforme lateral. Ésta funciona como una zona de transición entre los degradados piedemontes y un nivel de base estable o parte superior de una degradación lenta. Es también una superficie de erosión de pendiente moderada desarrollada sobre la roca estructural o sobre antiguos depósitos inconsolidados. Esta superficie puede permanecer en exposición subaérea o estar tapada por un manto aluvial. Se encuentra en parte activo, inactiva o disectada y enterrada. Sus límites son graduales, irregulares y mal definidos. Los mantos aluviales los cubren de forma parcial y las rocas meteorizadas (regolito) suelen encubrir sus límites (p. ej. DOHRENWEND, 1995). Un pediment sería, pues, una superficie de aplanamiento generada desde el escarpe, y similar a una morfología de glacis (de pendiente moderada y plana o convexa), y modelado debido a la erosión de las corrientes de aguas episódicas (portadoras de detritus) formando una superficie de erosión (washslope) alimentada por el material detrítico de la pendiente de derivación o escarpe (DOHRENWEND, 1995). Se desarrolla pues en fases de erosión, pero puede alcanzar momentos de estabilización de sus superficies. El pedimento es, pues, un componente funcional de la cuenca de drenaje y, por lo tanto, está subordinado a sus cambios. Actúa como un nexo entre un piedemonte y la pendiente del medio, formando un sistema geomorfológico común, cuyo desarrollo depende de los cambios del nivel de base local. En definitiva, representa una geofor-

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

ma clave, que refleja tanto un estadio de erosión como de estabilización. Cuando alcanza un grado de estabilidad su cobertera sedimentaria superficial experimenta procesos físico-químicos que reflejan tanto la madurez del pedimento como un estatus de cambio climático (ALEXANDER et alii., 1994; COOKE et alii., 1993; PLAKHT et alii., 2000). En medios geomórficos estables los procesos erosivos y deposicionales se han equilibrado durante largo tiempo. Se da una correspondencia entre estabilidad tectónica y desarrollo de pediment (p. ej. DOHRENWEND, 1994: 334). Aquí los pedimentos fueron controlados por las variaciones espaciales y temporales de la actividad tectónica del Cenozoico final. Así, en las zonas en que las fallas miocenas han sufrido poco desplazamiento vertical durante el Cuaternario, se ha de esperar menos tasa de erosión.. De forma que es necesario una estabilidad geomórfica a largo plazo para el desarrollo de pediments. En términos generales, en medios semiáridos estas pendientes se dividen en tres zonas: a) sector donde el material es erosionado; b) zonas donde se deposita; y c) zonas donde no se producen pérdidas de sedimento (por erosión), pero tampoco se ocasiona procesos de agradación o suplemento considerable de material. Es de esperar, por lo tanto, que según el condicionamiento topográfico existan una variabilidad de suelos en una misma pendiente o ladera (MUSH, 1982). Estos procesos originan los tipos de pendientes suaves y onduladas característicos de las superficies estructurales de margas miocénicas. Un criterio asumido de su estabilidad o grado de pedogénesis de estas paleosuperficies es su desarrollo en un marco de amortiguamiento tectónico y muy escaso aporte de detritus (aridificación climática), en el modelo de una red de drenaje que ha pasado de una fase de desarrollo extensivo a lo largo de los pedimentos (fases erosivas) a un sistema de incisión lineal encajado en las principales disecciones acarcavadas, generalmente acaecidos durante las fases de disección sucedidas tras el levantamiento tectónico de los márgenes estructurales de la cuenca. En estos contextos los suelos se forman en superficies que se distribuyen de forma paralela a la estratificación geológica. Se producen, no obstante, múltiples variaciones estratigráficas debidas a los tipos de depósitos aluviales y a los procesos erosivos (truncaciones de horizontes) que han operado sobre estos suelos.

El problema que subyace a este marco geomórfico es el relativo a la datación de las diferentes secuencias de agradación y erosión y, especialmente, al de cúando se intercalan fases de autoestabilización en estas superficies de erosión. En estos suelos arídicos o de bajo régimen de humedad (ALÍAS et alii., 1986a y b) se da una asociación de horizontes argílicos (Bt) y de estadios avanzados de carbonatación (IV-V) (GILE et alii., 1965; MACHETTE, 1985; REHEIS et alii., 1992). La precolación de sales (Na+) y de carbonatos es una característica de estos suelos, denominados en algunos sistemas de clasificación como aridisoles (MACK et alii., 1993). Sin embargo, los procesos erosivos han desmantelado los horizontes superiores (A) e incluso los sectores de iluviación de arcillas. Por otra parte, los horizontes K (>70%) pueden reducir el proceso de infiltración. Por ejemplo, se han estimado valores de 15 a 0.13 cm/hora (GILE & GROSSMAN, 1979: 20). Esto ocasiona que el horizonte superior (A-B) se sature por infiltración y en él aumente la escorrentía, pudiendo llegar a su desmantelación. Es de esperar, por lo tanto, cierta variabilidad en las secuencias de estos suelos. Los restos arqueológicos, de edad Pleistoceno superior, se encuentran ligados a las superficies de algunos de estos sistemas. Esto es un campo de registro que actualmente se está afrontando a partir de modelos y técnicas geoarqueológicas (p. ej. SULLIVAN (ed.), 1998) El objetivo de este estudio es analizar los procesos y condicionantes evolutivos asociados a estas superficies. De especial interés en este estudio es asimismo el análisis sedimentológico y estratigráfico de algunos de los suelos desarrollados sobre estos sistemas. En este sentido, a nustro juicio, podemos establecer algunos criterios temporales en el modelo de formación y balances de erosión y estabilización de estos sedimentos, así como de los procesos de formación de la cultura material registrada. RASGOS CLIMÁTICOS El clima actual presenta unas características semiáridas. Los índices de pluviosidad oscilan entre los 279 y 406 mm anuales. Las temperatura media anual es de 15.3º y 16.7º C. El índice de evapotranspiración es muy elevado (803-885 mm) y se ha estimado un déficit hídrico anual de 478-634 mm (ALÍAS et alii., 1986a y b). En consecuencia, el régimen de humedad de los suelos es arídico y el desarrollo de materia orgánica bajo (ALÍAS et alii., 1986a y b). Los meses de

59

Figura 3. Formaciones superficiales cuaternarias. Ubicación de los yacimientos documentados.

Figura 4. Perfil N-S del frente de montaña, facies aluviales y tipos de suelos asociados (Sección A´-B´ de la figura 3).

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

Julio y Agosto son secos, mientras que durante septiembre-octubre se producen fenómenos convectivos que causan importantes picos torrenciales. Durante los meses de octubre y febrero se ven incrementadas las precipitaciones debido a las incursiones de frentes activos atlánticos. Se aprecia una tendencia a la estacionalidad, la cual ha sido indicada en términos generales para la región de Murcia (SUMNER et alii., 2001). Los canales activos presentan netas secuencias de reajuste morfológico debido a los balances de erosión y deposición motivados por las intensidades pluviales (CONESA & ÁLVAREZ, 1996). Estos últimos presentan unas características edafológicas (ALÍAS et alii., 1986b; MARÍN, 1992) emparentadas a los denominados fluvisoles calcáricos. Debido a la acumulación de sales (N+: 190.2-847), degeneran en solonchak órticos muy carbonatados (41.6-57.7%) y de textura limo-arcillosa con incremento de fracción grava menuda y redondeada (barras coluviales). La vegetación es variada. Predomina, no obstante, las especies arbustivas. Entre la serie mesomediterránea semiárida (Quercus coccifera) se intercalan sectores en los que predominan las especies halófilas (bosquetes de Tarays), ubicadas en zonas de encharcamiento temporal producidas en los sistemas de gullies –tipo lineal o arroyo- de los canales activos comentados (MARÍN, 1992). Existe un buen desarrollo de especies asociadas a las riberas y zonas húmedas del río Segura (ALCARAZ & RÍOS, 1996). Una vegetación “tipo” desarrollada sobre las pendientes de los sistemas aluviales, sería la formada por los arbustos y hierbas Stipa tenacissima, Rosmarinus officinalis, Thymus, Helianthemus y Asparagus; mientras que en las superficies de erosión (margas) proliferan también Salsola genistoides y Moricandia arvensis. MARCO GEOESTRUCTURAL Y PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS GEOMÓRFICAS La principal unidad geoestructural viene representada por la depresión de estructura sinclinal (BAENA et alii., 1993a) de Calasparra-Cieza (Figura 2). Esta Cuenca comprende unos 280 km2 que tiene como nivel de base (axial) regional al río Segura y una serie de tributarios (W-E) entre los que destacan por su superficie de vertiente y procesos de disección las Rbls. del Gatán, del Agua Amarga, del Judío y la del Moro. Estas dos últimas subcuencas con génesis de su red de

drenaje en las postrimerías (accidente N-W de YeclaJumilla) del Altiplano de Yecla-Jumilla. Las calizas y dolomias cretácicas (Prebético Externo) del anticlinal Sierras del Puerto (609 m), Cabeza del Asno y Picacho, actúan como límite septentrional, mientras que el anticlinal meridional viene formado por las calizas, areniscas y margas (Prebético Interno) de las Sierras del Molino (826 m) y Palera (655 m), que delínean el límite del cabalgamiento Subbético y que está controlado por el accidente Socovos-Calasparra (Figuras 2 y 3). El área de estudio se circunscribe entre las cotas del nivel de base actual (200 m) y los escarpes (400 m) de la alineación norte (Lámina 2). Dentro de esta depresión aparecen, pues, en relación tectonosedimentaria (zonas más septentrionales del área) y con límites meridionales que delínean una discontinuidad (CROESE, 1983), otras pequeñas depresiones relacionadas a las dos últimas subcuencas de la red de drenaje citadas. La Rbl. del Judío disecciona los materiales neógenos comprendidos entre las alineaciones Picacho-El Molar, SW-NE, y S. Larga. La Rbl. del Moro, discurre entre los frentes Ascoy-BenísLarga, al W, y S. De la Pila al E. Estas se presentan asociadas a los cabalgamientos de la Sierras Larga, Benís y La Pila y límites del Ecabezado, Serral y Buey. La actividad tectónica se compone aquí de una tendencia NW durante el Plioceno (S. de Enmedio), juego de fallas normales durante el Mioceno superior y la falla de la Rbl. Del Moro (NNE), que se prolonga desde el diapiro de La Rosa hasta Mula, funcionando como zona de desgarre siniestra que limita las frentes mesozoicos de Ascoy-Larga-Sopalmo y la Cuenca de Calasparra-Salmerón (Las Minas) (ELIZAGA, 1990). Esta última también relacionada al control tectónico de las fallas del Arroyo de Las Murtas (N30E) y la del Barranco del Cerezo, que ocasionaron el hundimiento de este bloque más septentrional durante el Mioceno inferior (BAENA et al. , 1993a). La deposición de unidades alóctonas empezó a producirse después del depósito de las calizas helvetienses. Las reestructuraciones durante el Tortoniense parece que consistieron en pequeños reajustes finales de los mantos de corrimiento (cabalgamientos). Estos reajustes, al parecer, fueron poco importantes, por lo que se considera al Tortoniense una formación postmanto (JEREZ et al. 1974b). En esta facies se distinguen: 1- un Tortoniense marino constituido por conglomerados poligénicos

61

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

que intercalan niveles margosos en su parete superior, representados al este de Calasparra, extremo occidental de la S. del Molino, y con calizas bioclásticas y areniscas al NE de la S. de la Palera; y 2- potentes depósitos (continentales) de margas serravalienses y tortonienses (BAENA et alii., 1993b), que aparecen discordantes sobre materiales más antiguos y ampliamente esparcidas al S. de la Sierra del Molino y en la depresión sinclinal existente entre las Sierras del Puerto-Cabeza del Asno (DUPUY & MARÍN, 1962) y MolinoPalera. En este dominio Prebético estas sedimentaciones son de carácter continental (depósitos lacustres y fluviales). En la vecina y mencionada cuenca de Calasparra-Salmerón (Las Minas), NW de la S. Del Puerto, se ha ilustrado (ELIZAGA, 1990; BELLANCA et alii., 1995) una secuencia sedimentaria que corresponde a 40-60 de depósitos continentales relacionables con los rellenos apreciados en el sinclinal principal. Los depósitos messinienses de esta Cuenca de Las Minas (ELIZAGA, 1990) son ya continentales (Facies C y D), y presentan un Tramo medio de carbonatos y margas a techo de la discontinuidad citada. La facies D estaría formada por materiales anteriores resedimentados, de fragmentos clásticos, procedentes de los bordes de los márgenes de la cuenca. Las facies de calizas lacustres horizontales documentadas en las subcuencas de las Rbl. del Judío y Sierra del Picacho, depositadas encima de las margas marinas, podrían ser de esta edad (BAENA et alii., 1993b). La Facies E pertenecería ya al Plioceno, y está formada por depósitos expansivos de margas diatomíticas, carbonatos y niveles silicificados (de laminación varvada fina). El Plio-cuaternario se caracteriza por un periodo erosivo. Sobre la superficie disectada se superpone una formación conglomerática fluvial (20-80 m) con areniscas y niveles de arcillas rojas, que rellena los paleorelieves. Con este momento (Facies E) podrían estar relacionados unas facies conglomeráticas comprendidas entre Calasparra y la Sierra del Algaidón (JEREZ et alii., 1974a). Aparecen con frecuentes paleocanales y encostramientos calizos en su parte superior, La cartografía (E. 1: 50.000) de estos depósitos al pie de la vertiente sur de la alineación Puerto-Cabeza del Asno (JEREZ et alii., 1974a y 1974b) indica unas formaciones de gravedad mixta compuestas por coalescencias de conos detríticos con abundante material clástico calizo subangular. Su vertiente superior estaría formada por un

62

glacis encostrado de edad plio-cuaternaria (BAENA et alii., 1993a y 1993b; FAUST, 1997). Las características pedogenéticas de estos depósitos corresponderían a horizontes de paleosuelos petrocálcicos intercalados con limos/arcillas (ALÍAS et alii., 1986a). El modelado o formaciones superficiales cuaternarias incluye un sistema de abanicos y glacis desarrollados principalmente desde la vertiente sur de la alineación Puerto-Cabeza del Asno (Figuras 2, 3 y 4). Son sistemas relictos de acumulación que ilustran las secuencias temporales de los procesos de agradación/disección y algunas anomalías desencadenadas por la actividad neotectónica comentada. Parte de este proceso puede ser apreciado en la Figura 10. La dirección del sistema es NNW-SSE y los buzamientos son moderados (2-5º). El glacis/abanico aluvial Sistema-A (QF-1) es un depósito de morfología encajada (staged pediment, MABBUT, 1977) y encostrado formado por conglomerados/limos, arcillas, arenas y costras calcáreas y se ha datado en el Pleistoceno inferior (BAENA et alii., 1993a y 1993b) (Lámina 2.1 y Láminas 5 y 6); mientras que el glacis/abanico correspondiente al Pleistoceno medio (Sistema A-B, QF-2) estaría constituido por un depósito erosionado y fuertemente disectado, compuesto por limos y arcillas y abundantes gravas envueltas en láminas carbonatadas; y de estructura fluvial planar-cruzada (sheet flood) (Lámina 4). Finalmente, se aprecia un glacis (Sistema B) de baja vertiente que correspondería a una superficie estructural relicta erosionada, que actualmente forma una unidad de la pendiente estabilizada con las propiedades físico-químicas y macromorfológicas ligadas a los suelos de margas estructurales (ALÍAS et alii., 1982). En estas últimas abundan las litologías blanquecinas y grisáceas, muy calizas (54-62 %) y de textura limo-arcillosas y estructura poliédrica subangular y laminar. Los índices de yeso son moderados (0.020.05) (ALÍAS et alii., 1982) Suelen presentar agregados ovoides (20 6) (Perfiles M5, 6 y 7: ALÍAS et alii., 1982), aunque su geometría más característica es la de bloques angulares masivos (ALÍAS et alii., 1986a y b). En términos generales (ALÍAS et alii., 1982), en su composición mineralógica abundan los minerales residuo de la alteración de minerales metamórficos resistentes a la alteración (turmalina, circón, rutilo, granate, etc.). La composición de las arcillas es principalmente de esmectita e illita. Estos

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

pedimentos erosionados proceden de un modelo en el que la actividad tectónica y los procesos erosivos y de disección determinaron a largo plazo un sistema de pedimentos desconectados de la pendiente principal. TIPOS DE SUELOS DOCUMENTADOS Y DISTRIBUCIÓN DE RESTOS ARQUEOLÓGICOS Sobre esta superficies relictas y asociados a los abundantes mantos de desert pavement erosionado (molasa de calizas y cuarcitas), aparecen los artefactos líticos distribuidos aleatoriamente en las pendientes (Láminas 7 y 8). En la Figura 3 se puede apreciar un esquema geomorfológico del sector y la localización de los sitios arqueológicos. En las Tablas 1-6 aparece una relación entre niveles arqueológicos y horizontes pedogenéticos y sus propiedades físico-químicas y sedimentológicas. Desde el punto de vista cartográfico (Figura 4) y analítico (Tablas 1-6) deducimos que existe una relación entre los tipos de suelos individualizados y los sistemas de glacis/abanicos aluviales distribuidos en la pendiente. Sin embargo, se producen algunos matices. El manto aluvial identificado como perteneciente al Pleistoceno medio (BAENA et alii., 1993a y b), parecer ser, más bien, un exponente de un proceso de erosión total sufrido por el manto originario de este momento (Sistema A-B), originando actualmente un tipo de suelo y superficie asimilable a un Torriorthents; es decir una superficie de erosión del tipo Sistema B (Tablas 1 y 4 y Lámina 1). Sus trazas de manchas amarillo-herrumbrosas (3-5% en volumen) distribuidas en los horizontes Ck y C (+ 35 cm), podría representar elementos relictos de paleohidromorfia ligados a su proceso de formación original. Esta superficie y suelo serían encuadrables, más bien, dentro de procesos de incisión y erosión (más atenuados) posteriores a los acaecidos durante el Pleistoceno medio. Nuestros datos físico-químicos sobre los suelos pertenecientes al sistema A-B y B se puden apreciar en la Figura 9. Aquí se representa la fracción sedimentológica < 2 mm y el contenido de carbonatos total (A), el contenido de materia orgánica, ratio carbono/nitrógeno (C/N) y Ph (B), así como la capacidad de intercambio catiónico y la conductividad eléctrica (C). Las características climáticas (déficit hídrico) y la acumulación en sus horizontes de elementos

como Na+ y CO3Ca y cementación, emparenta a estos suelos al gran orden de Aridisoles. Por otra parte, según las clasificacion de suelos con características macromorfológicas atribuibles a pasados pedogénicos (NETTLETON et alii., 2000: Tab 1), estos suelos se encuadraría dentro de los Paleoridisols. En la clasificación de Soil Taxonomy de 1975 (United States Departament of Agriculture. Washington, DC) los Aridisoles se dividían en dos grandes grupos: Argids y Orthids. En posteriores revisiones se han modificado algunos elementos descriptivos y la nomenclatura de los horizontes diagnóstico; de forma especial en lo relativo al grupo de Orthids. Según el sistema de clasificación americano (Soil Taxonomy. A Basic System of Soil classification for making and interpreting Soils Surveys. United States Departament of Agriculture. Washington, DC, 1999), estos suelos se encuadrarían en el orden de los Aridisoles. Este orden alberga subgrupos diferenciados por las características de sus horizontes diagnóstico. Así, se establece los grupos Argílicos (acumulación e iluviación de silicatos de arcilla), Nátricos (argílicos con abundante Na+ intercambiable), Cálcicos (acumulación de CO3Ca, Ca++ y Mg+), Gypsicos (acumulación de sales [SO4Ca2] menos solubles que ClNa), Sálicos (acumulación de sales (p. ej. ClNa) por capilaridad y evaporación), Cámbicos (alteración y relocalización de minerales), Petrocálcicos (cementación de CO3Ca), Petrogysicos (cementación de SO4Ca2) y Duripanes (cementación mineralógica). Todos tiene en común la presencia de un epipedón ócrico (pálido). En el suborden de Argidos o Argílicos (argilla=arcilla) se incluye un gran grupo formado por Durargidos, Nadurargidos, Natrargidos, Paleárgidos y Haplárgidos. Entre estas variantes destacan en nuestro contexto los tipos Paleárgidos, Petroárgidos y Haplárgidos. Los Paleárgidos son árgidos antiguos; presentan un horizonte argílico espeso y rojizo (Bt), en ocasiones de contenido de arcilla >35% y presencia de cutanes, así como un límite o cambio textural abrupto en la parte superior del perfil (ócrico). Los Petroárgidos albergan, además de las características anteriores, un horizonte de CO3Ca cementado (Ckm) dentro de 100 cm desde la superficie del suelo. Pueden presentar también cementaciones de yeso (Petrogypsicos). Por su parte, los

63

Nivel

horizonte

Profundidad

Munsell

(cm)

color

C/N

pH

EC (dS/cm2)

CaCO3 (%)

1 2 margas

Ap Ck C

0-36 36-55 >55

5Y7.5/2 5Y8/2 5Y8/2

9,5 10,1 13,5

8 8.2 8,2

0,65 0,49 0,67

60,5 60,1 56,1

1 2 3 margas

Ac C1 Ck1 C2

0-25 25-48 48-80 >80

5Y7.5/2 5Y8/2 5Y8/2 5Y8/2

12,5 11,2 27,5 10,1

7,9 8,1 8 8,9

0,46 2,1 0,56 0,35

51 68 40,6 45,6

EC (dS/cm2)

CaCO3 (%)

Tabla 1: Propiedades físico-químicas de los suelos correspondientes al Sistema B o superficie de erosión sobre margas.

Nivel

horizonte

Profundidad

Munsell

(cm)

color

C/N

pH

1 (QF-2) 2 (QF-2) 3 (QF-2) 4 (QF-2)

Ah Ck1 Ck2 C

0-16 16-48 48-79 >79

10YR3.5/3 7.5YR6.5/2 7.5YR6.6/3 7.5YR6.6/5

7,1 6,8 6,7 2,9

8 8,2 8,5 8,9

1,37 0,76 0,87 1,1

47,1 65,8 62 54,5

1 (QF-2) 2 (QF-2) 3 (QF-2)

AC Ck1 Ck2

0-15 15-28 >28

10YR3.5/3 7.5YR6.5/2 7.5YR6.6/3

9,1 25,6 20,1

8 8,5 8,8

1,31 0,70 0,56

30,5 45,7 40,5

Tabla 2: Propiedades físico-químicas de los suelos correspondientes al Sistema A-B o abanico aluvial de edad Pleistoceno medio (QF-2).

Nivel

horizonte

Profundidad

Munsell

(cm)

color

C/N

pH

EC (dS/cm2)

CaCO3 (%)

1 (QF-1) 2 (QF-1) 3 (QF-1)

Ah Ck Ckm

0-14 14-39 >39

10YR3.5/3 7.5YR6.6/3 7.5YR6.6/3

10,3 9,5

8 7,8

0,54 1,10 0,87

43 72,1 90,1

1 (QF-1) 2 (QF-1)

Ah Ckm

0-16 >16

10YR4/3 7.5YR6.6/3

9,8

8,2

0,80

38 78,7

1 (QF-1) 2 (QF-1) 3 (QF-1)

Ckm Bt Ck

0-103 103-136 >136

10YR3.5/3 10YR4/3 7.5YR6.6/3

2,5 6,8

7,8 8,5

1,1 0,76

1 (QF-1) 2 (QF-1) 3 (QF-1)

Ah Ckm Ck

0-12 12-68 >68

10YR3.5/3 7.5YR6.6/3 7.5YR6.6/3

9,7

7,9

0,65

7

8,6

0,98

Tabla 3: Propiedades físico-químicas de los suelos correspondientes al Sistema A o abanico aluvial de edad Pleistoceno inferior (QF-1).

79,9 45,9 56,8 39,9 80,6 48,9

Nivel

horizonte

cota (cm)

arcilla (55

28,5 33,6 32

54,7 58,9 59,2

1 2 3 marls

Ac C1 Ck1 C2

0-25 25-48 48-80 >80

24,16 25,9 24,7 26,6

57,31 56,21 60,7 59,5

Arena fina y muy fina (0.063-0.25)

Arena media (0.25-0.50)

Arena gruesa y muy gruesa (0.50-2)

14,4 6 7,9

1,4 0,3 0,5

0,6 0,2 0,2

16,4 17,8 13,9 11,8

2,1 1,5 0,6 1,2

0,3 0,3 0,1 0,9

Tabla 4: Granulometríade los suelos correspondientes al Sistema B o superficie de erosión sobre margas.

Nivel

horizonte

cota (cm)

arcilla (79

12,7 8 6,4 9,7

43,4 39,8 32 20,3

33,2 20,4 17,8 20,3

6,2 13,6 15,2 14,7

3,8 17,6 28,4 34,9

1 (QF-2) 2 (QF-2) 3 (QF-2)

AC Ck1 Ck2

0-15 15-28 >28

16,62 10,73 8,81

38,53 13,83 20,82

35,5 24,8 20,6

14,5 20,5 21,3

4,85 30,1 29.8

Tabla 5: Granulometría de los suelos correspondientes al Sistema A-B o abanico aluvial de edad Pleistoceno medio (QF-2).

Nivel

horizonte

cota (cm)

arcilla (39

15,5 13,6

1 (QF-1) 2 (QF-1)

Ah Ckm

0-16 >16

1 (QF-1) 2 (QF-1) 3 (QF-1)

Ckm Bt Ck

0-103 103-136 >136

1 (QF-1) 2 (QF-1) 3 (QF-1)

Ah Ckm Ck

0-12 12-68 >68

limo (0.004-0.063)

Arena fina y muy fina (0.063-0.25)

Arena media (0.25-0.50)

Arena gruesa y muy gruesa (0.50-2)

52,1 68,5

25,4 10,5

2,8 2,9

4 4,6

16,8

32

31,4

18,8

1

32,5 13,4

35,7 36,5

18,5 25,7

8,9 15,7

4,4 8,7

15,5

34,9

20,8

19,8

9

12,4

37,5

23,5

15,9

10,7

Tabla 6: Granulometría de los suelos correspondientes al Sistema A o abanico aluvial de edad Pleistoceno inferior (QF-1).

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Haplárgidos son árgidos que tienen un débil/moderado desarrollo de horizonte argílico y desarrollan una carbonatación moderada en la parte inferior del perfil. El suborden de Orthids alberga un gran grupo que en la Soil Taxonomy (7th USDA, 1975) se disponían en 7 variantes: Salortidos (Horizonte sálico y presencia de tabla de agua dentro 100 cm del perfil= actuales Aquisalids), Paleorthidos (desarrollo de horizonte de CO3Ca cementado [Ckm] dentro de 100 cm desde la superficie del suelo), Durortidos (desarrollo de duripan dentro de 100 cm del suelo= actuales Haplodurids), Gypsiorthidos (desarrollo de horizonte petrogypsico dentro 100 cm del suelo= variantes actuales –según componente mineralógico- de Petrogypsids, Natrigypsids, Argygypsids, Calcigypsids y Haplogypsids), Calciorthidos (presencia de horizonte cálcico distribuido en todo el perfil) y Camborthidos (cambio y redistribución mineralógica= actuales Aquicambids, Petrocambids y Haplocambids). Entre estas variantes destacan en nuestro contexto los tipos Paleorthidos (actuales Petrocalcids) y Calciorthidos (actuales Haplocalcids). Son suelos con contenidos de carbonatos muy elevado que tiende a causar un déficit en hierro y fósforo. A su vez, existen modificaciones de estos grandes grupos, cuyos adjetivos tratan de establecer una distinción específica. Así, por ejemplo, los árgidos definidos por la presencia de un débil/moderado horizonte argílico y una acumulación de carbonatos en la parte inferior del perfil (Haplárgidos) serían Typic Haplargids. Mientras que Lithic Haplargids presentan, además de las características anteriores, un contacto lítico (roca estructural) dentro de 50 cm del perfil. Por último, se reonoce en nuestro contexto, y asociado a las superficies de erosión de los pedimentos de margas, el grupo de Typic/Xeric Torriorthents (entisoles). CRITERIOS DE DISTINCIÓN GENÉTICA ENTRE LOS ARIDISOLES

PEDO-

Los suelos relictos deben ser suelos “pedogénicos” y no “geológicos” (NETTLETON et alii., 1989: 59-60). Un suelo geológico es un depósito expuesto en una superficie que alberga vegetación, pero que no manifiesta horizontes pedogenéticos a pesar de ser muy antiguos. Un suelo pedogénico presenta, por el contrario, horizontes pedogenéticos o restos de ellos. Estos horizontes se formaron mientras que la superficie que

66

sirve de material geológico base se mantuvo estable durante largo tiempo. El horizonte pedogenético es un nivel de alteración que se dispone discordante con respecto a la estructura macroscópica y fábrica microscópica del depósito geológico. Algunas de las más recientes clasificaciones taxonómicas de paleosuelos (NETTLETON et alii., 1998; NETTLETON et alii., 2000) distinguen –de forma básica- tres modelos de manifestación: a) enterrados (kryptic); b) exhumados (incluyendo pediments o lithic); y c) relictos (enduric). Estas clasificaciones se basan en los tipos definidos en el Soil Survey Staff (Soil Taxonomy. A Basic System of Soil classification for making and interpreting Soils Surveys. United States Departament of Agriculture. Washington, DC, 1999). Si bien algunas de las variantes de paleosuelos enterrados y exhumados son –de forma relativa- distinguibles en las prospecciones de campo, sin embargo, la variante relicta o superficial presenta mayores dificultades a la hora de ser reconocida como tal. El estatus de estos últimos suelos (relictos) debería responder a un modelo sostenido de estabilidad y de incipiente erosión. Ruhe (1975) ya definió este modelo superficial como producto de la exitencia de paleosuperficies que no han sido enterradas por ciclos o fases de sedimentación. NETTLETON et alii., (1998 y 2000) participan de esta misma definición y opinan que este estatus es –desde el punto de vista temporal- retrotraible a las fases de formación pleistocénicas. Estos últimos autores también enumeran algunas de las características de los horizontes diagnóstico ligados a estos paleosuelos. No obstante, estos autores también señalan que la cuestión no es sencilla y presenta alguna complejidad. La base de partida estriba en la identificación de suelos definidos como aridisoles (NETTLETON & PETERSON, 1983; MCFADDEN et alii., 1987), y entonces intentar inferir si en estos suelos han sucedido posibles paleoprocesos que instaran a ser clasificados como paleoaridisoles. Teniendo en cuenta que algunas de las propiedades físico-químicas del perfil (contenido e interación de sales, yesos y carbonatos) pueden variar dentro de una escala espacio-temporal (OLSON & NETTLETON, 1998), se ha propuesto el diagnóstico de otros elementos (NETTLETON et alii., 2000). De forma sinóptica, las propiedades que parecen definir –dentro de 1 metro de suelo- a estos paleoaridisols son las siguientes: La presencia de un horizonte carbonatado (Ckm) o de láminas carbonatadas; y de un horizonte petrogypsico o duripan.

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

Manifestación en superficiede una estructura vesicular o costras. Floculación de argilanes en el horizonte B superior. Presencia de un desert o stone paviment o de un manto irregular de clastos redondeados en superficie. Estos elementos son, a nuestro juicio, muy genéricos. De forma que las características de los paleoaridisoles deben ser buscadas dentro de los sistemas de interacción geomórficos a escala regional. Tambien se debe – a ser posible- ligar otros elementos al criterio de distinción, como así se trata en nuestro caso respecto al contenido de restos arqueológicos de edad Pleistoceno superior. Uno de los problemas al que se enfrentan los geomorfólogos y edafólogos es precisamente el de intentar identificar y relacionar cronológicamente estas posibles paleosuperficies en relación con la evolución de otras formaciones superficiales cuaternarias del sistema y sus características ecológicas (MACK et alii., 1993). Actualmente, además de las características geométricas (espaciales) o modelado de un depósito determinado distinguible (p. ej. abanicos aluviales, glacis, etc.), para establecer la estratigrafía o una subdivisión estratigráficade un depósito sedimentario (como amplio manto), se tiene en cuenta el grado de relación o conexión de los horizontes distintivos como paleosuelos que corresponderían a las antiguas superficies del paisaje (geosols) (RETTALLACK, 1998). Esta, sin embargo, debe partir del análisis (pedogénico) de los procesos de interación que suceden dentro y entre los elementos que componen el suelo y que contribuyen a su dinámica (PAWLUK, 1978). Como hemos comentado, sobre estas formaciones superficiales o depósitos geológicos pueden existir paleosuelos enterrados, exhumados y relictos (NETTLETON et alii., 1998; NETTLETON et alii., 2000); estos dos últimos en exposición subaerea y los primeros generalmente enterrados (p. ej. horizontes petrocálcicos). Estos paleosuelos enterrados dependen de las variaciones entre los horizontes del suelo, contenidos de arcillas, hierro y carbonatos (BIRKELAND, 1990), incluyendo procesos de neoformación de arcillas (2:1) en los horizontes de acumulación (p. ej. luvisoles), horizontes argílicos (Bt) meterorizados, rubefacción de arcillas (hematites), probablemente ligadas a las deshidrataciones de los hierros libres durante las estaciones calurosas (SCHWERTMANN & CORNELL, 1991), y reprecipitaciones de carbonatos que originan los citados horizontes petrocálcicos (Petrocalcids) y cálcicos (Calciorthids), cuya profundidad y nodulación en los respectivos horizontes

dependerá de la intensidad y frecuencia de las precipitaciones (RETALLACK, 1994) dentro de un modelo climático semiárido de contrastes ambientales a largo plazo (p. ej. formación cíclica de láminas carbonatadas durante las alternancias de fases húmedas y secas pleistocénicas: NETTLETON, 1991; ALONSO-ZARZA et alii., 1998). Sus índices, no obstante, de acumulación en el suelo dependerá del material original, bioclima, etc., teniendo en cuenta que en medios semiáridos la formación de estos suelos puede llegar a ser tan rápida como su erosión, por lo que su datación presenta unos márgenes de error muy elevados (BIRKELAND, 1990). Sin embargo, para los suelos exhumados y relictos los criterios de aproximación pedogenética son más difíciles si además se presentan erosionados o como superficies estructurales erosionadas. De forma que aunque existan parámetros (morfológicos, químicos y mineralógicos) que indiquen cierto desarrollo del suelo, los mejores indicadores de la estabilidad y carácter relicto de estas superficies será su estudio morfológico relacionado con el sistema (HARDEN, 1990); ya que la complejidad espacial y temporal del desarrollo de sus propiedades puede permanecer inherente a la dinámica de los procesos y sistemas entre los que evolucionan (PHILLIPS, 1993a y b). En este sentido, en este estudio queda manifiesto que los datos físico-químicos no pueden ser interpretados de forma correcta si no establecemos de forma paralela el modelo de evolución de las variables temporales geomórficas. Los restos arqueológicos se distribuyen en las superficies de ambos mantos y suelos pertencientes al Pleistoceno medio y superior. De forma que para poder acceder al modelo y secuencia temporal de su formación, es necesario establecer antes un modelo evolutivo de erosión/estabilización de estas superficies. GEOMORFOLOGÍA TECTÓNICA DE LOS ABANICOS ALUVIALES Gran parte de las unidades geomorfológicas cuaternarias individualizadas (abanicos aluviales y glacis), como veremos más detenidamente, revelan una actividad neotectónica (desde el Tortoniense superior) causada por accidentes en dirección NE-SW, N140E y EW. Pero las variaciones climáticas pleistocénicas fueron las responsables de los procesos (climáticos) que a corto plazo originaron los tipos de suelos apreciados actualmente. Los horizontes K y otros estacios de car-

67

Figura 5. Topografía y estratigrafía de los yacimientos Gatán 1, 3 y 4.

Figura 6. A: Granulometría de las fracciones de arena y de grava de los sistemas aluviales; B: Modelo de clasificación de los clastos; C: Morfología (índice de esfericidad) de los clastos: L= longitud mayor; I= longitud intermedia; S= longitud menor.

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

bonatación, así como los depósitos argílicos (Bt) son indicadores de la actual persistencia de condiciones pedogénicas pasadas (p. ej. MENGES, 1990). De forma especial, son los accidentes N140E los que producen un mayor número de incidencias o anomalías en los depósitos cuaternarios del sector. El rasgo geomorfológico más significativo de este control serían los basculamientos de los sistemas de abanicos aluviales y los encajamientos del nivel de base regional durante el Pleistoceno inferior-medio. Aunque de igual forma, las estructuras EW parecen haber causado una elevación de bloques a la que se le puede asociar también tramos de encajamiento anómalo del río Segura, alineaciones de cuesta (Rbl. Del Moro) y ejes de pliegues que afectan a los sistemas de glacis y abanicos. La dinámica compresiva comentada debió influir en la depresión de Calasparra-Cieza a lo largo de su desarrollo de su sistema fluvial, mediante un levantamiento de los bloques marginales anexos a los ejes principales (anticlinales mesozoicos, SW-NE, Puerto-Asno-Picacho y, W-E, Molino-Palera), controlados por el accidente Socovos-Calasparra (WN), juego de fallas subparalelas de Calasparra-Cieza (WE) y fallas de control del bloque septentrional (Rbl. Del Moro y alineación Puerto-Asno). El levantamiento neotectónico de las estructuras que, según comentamos, heredan y reproducen un trend anterior, originaría las deformaciones ligadas a las formaciones superficiales cuaternarias (glacis y abanicos), creando un umbral erosivo, basculado y localmente fallado, que agradaría los sectores medios y bajos de la cuenca (formando glacis erosionados con materiales derivados del piedemonte o glacis superior pliocuaternario o depósitos pertenecientes a la fase inicial de agradación y primer nivel de base: T + 40 m). Proceso ligado a una fase extensiva de disección (Pleistoceno inferior-medio) de la red de drenaje debido a las capturas fluviales y subsecuentes erosiones remontantes que incluyen procesos de deflección de los canales de los glacis-abanicos desde sus partes altas a las zonas distales. La principal característica geomorfológica derivada, por ejemplo, de la incidencia de los accidentes NE-SW es la ausencia de sistemas de golfos en las zonas distales de los abanicos aluviales. De forma que actualmente se aprecia un contacto de perfil rectilíneo y pendientes moderadas (5-1.5º) constante entre los sistemas fluviales de glacis-abanicos y formas mixtas de gravedad

(piedemontes) hasta el Pleistoceno superior, constituido, según nuestros datos, no por abanicos, sino por glacis (de baja vertiente)de erosión o modelados sobre las superficies estructurales erosionadas (suelos de margas: Sistema B). Estas alineaciones también controlaron el trazado de la red de drenaje plio-pleistocénica, produciendo importantes cambios bruscos en las pendientes de los arroyos (NE de Cieza, S de la S. De la Pila), y originando deflecciones debidas a desplazamientos de la red motivadas por fallas en dirección o por la presencia de lomas de obturación (Rbl. Del Agua Amarga); así como encajamientos anómalos del nivel de base regional y de algunos de sus tributarios (Río Segura y Rbl. De la Raja). Algunas anomalías apreciadas en algunas de las formaciones superficiales cuaternarias del sector (piedemontes de edad Pleistoceno medio de la S. Larga), tales como fenómenos de superposición, pueden ser debidos a una tasa de elevación del frente montañoso superior al poder de encajamiento de los arroyos que lo drenan, seguida de una subsidencia de la Cuenca. El glacis formado en la vertiente sur de la S. de la Cabeza del Asno pertenece también a estos momentos (JEREZ et alii., 1974a; BAENA et alii., 1993b y 1993a), y se le aprecia asociado un solapamiento de sus superficies, fuertemente diseccionadas por los encajamientos fluviales, debido al mismo fenómeno de elevación y posterior basculamiento y formación de fallas cortas subparalelas. Estas disecciones –en algunos sectores- se mantienen sin alcanzar un punto de intersección (tipo F de HARVEY, 1996) y no modifican la superficie de los abanicos conservativos o proximales. Esta dinámica parece haber ocasionado un sistema de pediment que se han desarrollado en torno a los relieves estructurales. Son depósitos de geometría o planta triangular o trapezoidal con ápices generalmente desconectados y enfrentados al escarpe y, en su caso, al nivel anterior de glacis; permaneciendo sus vertientes más bajas conectadas a sectores aluviales y de erosión configurados por glacis-terraza (HARVEY, 1987). Su génesis se produce cuando los depósitos de agradación (molasas y calizas pliocuaternarias) estratificados horizontalmente sobre las superficies estructurales de margas, sufren una actividad epirogenética (levantamiento-subsidencia de las formaciones o depósitos, basculamiento y, en casos fallas, creándose un umbral erosivo que colmata hacia las pendientes de

69

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

recepción) seguida de una fase de incisión y fuertes encajamientos de la red de drenaje (zona de confluencia de regueros tributarios), la cual produce importante procesos erosivos de las superficies de acumulación (HOLLBROK & SCHUMM, 1999). Esta dinámica morfogenética tiende dentro de un proceso que supone secuencias temporales de agradación/incisión, a crear superficies relictas y aisladas que evolucionan tanto en las pendientes medias como en las bajas vertientes, de forma desconectadas de los sectores más elevados. Los procesos erosivos tienden a formar una cobertera de material detrítico (calizas y cuarcitas) y una diferenciación de suelos que, según nuestros datos, ilustra esta secuencia temporal de agradación-erosión para el periodo pleistocénico. En este sentido, los controles que afectan al desarrollo del sistema fluvial de la cuenca y formaciones superficiales o depósitos sedimentarios, son factores relacionados (intrínsecamente) a la cuenca (topografía y dinámica sedimentaria: tipos de sedimentos originados y comportamiento dentro de la dinámica de agradación/disección del sistema) y factores más externos, relacionados con el citado control tectónico, fluctuaciones climáticas y, en un menor grado, eustáticas. Esta interacción de factores es, no obstante compleja. En esta cuenca de Calasparra parece que la actividad tectónica ha sido el principal motor en el desarrollo del medio físico a escala regional a largo plazo; pero el principal factor en los procesos geomórficos de la cuenca han sido las fluctuaciones climáticas acaecidas a corto plazo en el clima regional. Estas son las causantes de la actividad fluvial, procesos de meterorización y formación de suelos. En este sentido es más apropiado o razonable ligar ambos controles (tectónico y climático) a la hora de analizar los procesos de formación de los depósitos cuaternarios (HARVEY, 1987, 1988, 1990, 1996). Se trataría de un proceso en el que las condiciones climáticas (balances pluviométricos) producen rápidas respuestas en el sistema de desarrollo de los abanicos. Un descenso en el índice de activación de la tasa de elevación tectónica, demoraría este desarrollo. ALLEN & DENSMORE (2000) han indicado que una alta frecuencia de cambios climáticos tenderá a imponerse o desdibujar (“overprint”) la identificación de las bajas frecuencias de las variaciones tectónicas en el registro estratigráfico de abanicos aluviales. HARVEY (1987,

70

1988, 1990, 1996) opina que los procesos de gullying en la superficies y de downcutting de los canales incisos se producen sobre depósitos primarios de debris flow y sheetflood. El cambio de agradación activa a los procesos de incisión se debe a una disminución de sedimento originario de la cuenca de drenaje. Este cambio lo establece este autor en relación a los procesos de aridificación desde el Pleistoceno medio. BLAIR & McPHERSON (1994) argumentan que esto se puede deber a un proceso sedimentario intrínseco. La remoción superficial de los procesos primarios mediante intervalos e intensidad de eventos bajos pueden causar este proceso. El contexto de bajo relieve y de tectónica amortiguada de estos abanicos del SE hispano sugiere que los procesos primarios catastróficos son episodios muy incipientes, mientras que los procesos secundarios son los que dominan. En función de estos pedimentos diferenciados en la evolución de la pendiente, de sus tipos de suelos (sedimentología y propiedades físico-químicas y de la propia posición de los artefactos líticos documentados (en sectores no roturados o alterados antrópicamente), se propone la siguiente secuencia temporal: Fase deposicional sintectónica (SILVA et alii., 1992) desarrollada en las pendientes más pronunciadas anexas a los frentes, y de estilo de agradación proximal (offlap) progradante (debris flow). Se trata de un abanico de base de arcillas y gravas y de desarrollo a techo de una potente costra caliza. Corresponde a un suelo petrocálcico. Su edad es Pleistoceno inferior-medio. Fase de amortiguación tectónica y de desarrollo en pendientes moderadas de agradación proximal onlap o retrogradante y de base deposicional tipo debris flow, que pasa a fluvial a techo de la secuencia (sheet flow). Se produce reactivación (backfilling) de los sectores del frente y apicales. Se trata de suelos de limos, arenas y gravas redondeadas (Calciorthids), que se disponen de forma planar y cruzada. Su edad es Pleistoceno medio. Fase post-tectónica en la que se producen disecciones (Fanhead trench) (HARVEY, 1987, 1988, 1990, 1996) de las zonas apicales y distales, en donde se encaja el canal alimentador que induce a una migración de sedimentos hacia el centro de la cuenca. Predominan aquí las agradaciones distales -dominadas por facies fluviales- tipo offlap (distal aggrading fans) (HARVEY, 1990, 1996). Su edad es Pleistoceno medio final-superior. Ligados a las secuencias B y C descritas (tipo C de HARVEY, 1990, 1996), se producen en los puntos de

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

intersección o desconfinamiento del canal una erosión (scour) que tiende a depositar mantos de gravas dentro de una matriz de limos y arenas (tipo lobe sieve). Un evento pluvial activa (sheet flood) este cono deposicional y arrastra en suspensión las partículas de finos que se depositarán en los sectores distales del abanico (lóbulo deposicional activo). La medición del modelo de clasificación (calibre) de la fracción de arena y grava es orientarivo a la hora de determinar en toda la secuencia los tipos de flujos que activaron la sedimentación (IBBEKEN et alii., 1998; BLAIR & McPHERSON, 1999). En la Figura 6 se comparan estos calibres y las desviaciones estándar (N-1) de su modelo de clasificación, estipulados a partir de 45 puntos de medición en campo. Las secuencias ilustran un modelo granodecreciente y de mayor granoclasificación conforme los sistemas progresan en la pendiente. Aspecto que indican el posible cambio de estilo de sedimentación aluvial comentado. Los clastos que permanecen se ven desprovistos de matriz y forman mantos tenues (1-3 filas) y dispersos (BLAIR & McPHERSON, 1994a y b; HARVEY, 1999, 1996). Estos canchales -tipo desert pavement (COOK, 1970; MCFADDEN et alii., 1987; WELL et alii., 1985)- cubren (de forma diferencial) a gran parte de las superficies (pediments) de erosión (Figuras 12, 13 y 14) . ESTRATIGRAFÍA DE LOS ABANICOS ALUVIALES Dentro de los procesos sedimentarios que suceden en abanicos aluviales podemos distinguir entre primarios y secundarios (BLAIR, 1987;BLAIR & McPHERSON, 1994a y b). A continuación presentamos una introducción a estos procesos con el fin de comprender las distintas facies descritas. Los procesos primarios producen acarreo sedimentario desde la cuenca de drenaje al abanico. Consisten en agradaciones y aportes distales. Se producen por flashfloods ocasionales y de corta duración; pueden ser ocasionados por tormentas y tectónica, y tienen un carácter catastrófico. En nuestro contexto geomorfológico han dominado los ocasionados por corrientes fluviales: debris flow, sheet flow. De forma aparente no se aprecian facies ligadas a fenómenos de gravedad. En la actualidad el flujo discurre a través de los canales incisos.

Los procesos secundarios consisten en la remoción y modificación de los sedimentos y depósitos anteriores. Dominan la superficie del abanico. Erosión y degradación son los procesos principales. Excepto por terremotos y overland flow, no se asocian a condiciones catastróficas. En los abanicos objeto de estudio han dominado los procesos de overland flow, meteorización de sedimento y pedogénesis; así como los asociados a la comentada actividad tectónica. En la actualidad prosigue una lenta pedogénesis y una relativa estabilización de los interfluvios. DEBRIS FLOW Los debris flow y depósitos hiperconcentrados se localizan en las partes o segmentos proximales. En la parte media el crecimiento se debe a grain flow de los canales (BRIERLEY et alii., 1993; AMAJOR, 1986). Los procesos de debris flow se deben a dos mecanismos básicos: A) Por un lado a una transformación de un deslizamiento coluvial húmedo en debris flow por la acción del agua y aire a través del jostling. Lo que produce deformación y pérdida de individualidad de las partículas en su desarrollo en la pendiente. Requiere de la presencia de agua en el coluvio y sucede después de fuertes lluvias o deshielos (MATHEWSON et alii., 1990). La fuerza cohesiva se debe al contenido de arcillas y al efecto buoyant que se produce por una alta concentración de granos gruesos. La respuesta diferencial de los boulders a fuerzas dispersivas y buoyant (causadas por diferencias de densidad entre ellos y el resto del material) produce que los clastos se concentren en el techo del frente (FISHER, 1971). El debris flow se mueve de forma laminar y su falta de turbulencia lo hace no muy erosivo, aunque acarree bloques de gran tamaño (RODINE & JOHNSON, 1976). El debris flow puede ser rico o pobre en clastos.Estos dependen del volumen de grava. Son procesos, sin embargo, muy parecidos y de fuerza similar, y dependen de las características de las gravas (Johson, 1984). Así, se denomina como rubbly debris flow a los ricos en clastos y mudflow debris flow a los pobres en gravas. En nuestro contexto alternan ambas facies. La presencia de un canal inciso grande se debe al crecimiento progresivo del abanico a través de la progradación del lóbulo. Estos depósitos se manifiestan de forma cohesiva o sin matriz. El debris no cohesivo es un tipo rico en clastos que se genera en ausencia de arcilla. Esto supone

71

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

una merma en su fuerza cohesiva del fluido. El sedimento se soporta por la acción de fuerzas dispersivas, turbulentas, buoyant y granoestructuradas. Estos son más susceptibles de ocasionar erosión debido a la falta de matriz. Los debris flow más cohesivos alcanzan más longitud en la ladera debido a que las arcillas reducen el stress entre los clastos, impidiendo fricciones (RODINE & JOHSON, 1976). Los debris flow ricos en clastos (cohesivos o no) aparecen en los abanicos como lóbulos o levees, ya sea dentro del canal inciso o en la superficie. Suelen rellenar canales anteriores. Los levees se producen por el desplazamiento lateral del sedimento grueso del frente o cara del flujo (JOHSON, 1984). Estos levees representan ridges paralelos de sedimentos dejados después del que el fluido haya remitido y de que el debris flow se haya ido al frente del lóbulo. El estadio de remite del fluido de descarga suele erosionar y llevarse los sedimentos finos del depositado debris flow (JOHSON & RAHN, 1970). Este proceso se produce por una descarga desde la cuenca de drenaje de agua almacenada por anomALÍAS de la pendiente que inició la actividad del debris flow (MATHEWSON et alii., 1990). Los debris flow pobres en clastos no forman levees y sus lóbulos son más delgados y originan lóbulos que ajustan la topografía preexistente y tienen uperficie plana por falta de clastos. PROCESOS DE FLUIDO-GRAVEDAD Son procesos condicionados por fluidos no newtionanos que carecen de shear streng y tanto sedimento como agua aparecen separados durante el transporte. El mecanismo de soporte del fluido es la turbulencia. El transporte resulta, pues, de la suspensión, salto y rodamiento del sedimento a lo largo de la base del fluido por la transferencia de energía del movimiento del agua a las partículas. La concentración de sedimento en el fluido de agua es menor o igual 20% por volumen, con fluidos de 2047% (hiperconcentrados), que alcanzan valores de shear stress, si bien su soporte sigue siendo la turbulencia. Existen dos tipos de fluidos-gravedad: sheet flood (no canalizados o confinados; fluido en lóbulos) y fluidos canalizados. Ambos se deben a descargas desde la cuenca de drenaje por fuertes lluvias (catastróficos). Según algunas observaciones sobre abanicos activos

72

(BLAIR, 1987), se pueden ocasionar depósitos de sheetfloods de 5 m de boulders y arena estratificada. Forman series alternantes interestratificadas de 5-20 cm de pebble/cobble gravel y arena laminada con grava. La deposición de grava se debe a un wash-out en la fase de construcción de la antiduna. Mientras que la deposición de arena granular se debe a la caída de la carga suspendida después de la destrucción de la antiduna. Este proceso repetitivo de formación y destrucción de la antiduna puede formar más de 15 estratos de arena granular y grava. En la zona distal del abanico se deposita una estratificación planar e arena granular procedente de los estratos de grava. Durante la fase de remite del fluido se produce una incisión de la superficie por un canal de 4-5 m de ancho por 0.4 de profundidad. En los canales incisos los clastos confinados pueden ser erosionados, llevándose la corriente los finos y dejando un nivel plano de cobbles y boulders. PROCESOS SECUNDARIOS Entre estos procesos priman los eventos de agias superficiales (overland flow), lóbulos de tamiz (sieve lobe) y canales distributivos tipo braided. Overland flow es el proceso más ocurrente y activo. Suele remover los limos y arcillas de los depósitos mediante canales incisos y lóbulos deposicionales inactivos; si bien también remueve pebbles y cobbles que distribuye en las zonas distales y marginales (BEAUMONT & OBERLANDER, 1971). Estos fluidos causan rills, gullies de c. 1m de potencia. En el lecho aparecen lag de gravas ocasionados por los lavados de los finos. Estos gullies presentan un modelo radial de distribución desde el ápice o punto de intersección. La acción eólica suele ganar finos que dejan un inamobible desert pavement que proteje a la superficie de la erosión. Sieve lobes son lóbulos que se forman a partir de depósitos de debris flow. Se manifiestan clastosoportados o sin matriz y representan a la parte superficial de lóbulos de debris flow ricos en clastos cuya matriz de finos fue removida por overland secundarios (BLAIR, 1987; NEMEC & POSTMA, 1993). En nuestro contexto, las gravas erosionadas se debieron, pues, formar como debris dentro de un profundo perfil meteorizado bajo un clima más húmedo y fueron desmantelados sobre la roca estructural al ser removida la matriz de finos durante climas más áridos del Neógeno-Cuaternario (p. ej. OBERLANDER, 1972). En la Figura 11 reproducimos

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

un esquema que ilustra los procesos de formación, pedogénesis y de erosión de estos suelos. Los canales distributivos tipo braided se forman por procesos superficiales de incisión durante estadios de remite del fluido o por remoción de los depósitos asociados a los procesos primarios (p. ej. debris flow/ sheetflood). Aquí no se encuentran estructuras de estratifcación tipo planar/cruzado o trough crossbedding. TIPOLOGÍA En función de las características y procesos descritos, los abanicos aluviales se pueden clasificar d ela siguiente manera (BLAIR & McPHERSON, 1994): Tipo I: Debris flow rico/pobre en clastos y cohesivo y con/sin canal activo inciso en el segmento proximal. En áreas desérticas este tipo se produce en áreas ricas enarcillas y clastos metamórficos pelíticos. Debido albajo grado de ocurrencia de estos depósitos, los lóbulos deposicionales (activos o no) sufren procesos secundarios erosivos: Remoción superficial de finos en las partes altas del debris por overland flow, gullies y rills; se dan hummocky mantles si existen boulders Sistema braided. Según la litología presente, meteorización y tendencia a producir arcillas desde la cuenca de drenaje, varían los depósitos Tipo IA: son abanicos cuyas superficies han sufrido pocos procesos secundarios erosivos Tipo IB: han sufrido remociones considerables de los depósitos primarios por series de overland flow ubicados principalmente en los puntos de intersección. Se originan estratigrafías alternantes de debris flow de gruesos con lags de gravas mal clasificadas y con outsized clast, así como de arenas granulares y pebbles interestratificados. Tipo II: Se trata de flujos de fluido de gravedad. Abundan los sheetfloods hiperconcentrados (no cohesivos) y los canales incisos. En áreas desérticas se producen en medios poco arcillosos (p. ej. graníticos) Los procesos secundarios erosivos son similares a los del Tipo I.

Tipo IIA: abanicos no muy afectados por los procesos secundarios erosivos Tipo IIB: muy removidos por los procesos secundarios ESTRATIGRAFÍA En la Figura 7 aparece un esquema estratigráfico de los sistemas superficiales analizados. Los abanicos conservativos o proximales (Sistema A (QF-1); Tipo IB) presentan, en los sectores mejor conservados o expuestos, 2-4 m de espesor. La estratigrafía varía según su localización. De forma que en ocasiones el horizonte argílico (Bt) aparece truncado o erosionado por procesos secundarios, al igual que el horizonte A. Su base es erosiva y disconforme sobre las margas y se compone de segmentos de barras longitudinales de 40-50 cm (debris flow cohesivo), de textura granosostenida (tipo Gms) (MIALL, 1985) y de clastos calizos (subredondeados-subangulares) poco clasificados; coarse (32-64 mm), coarse-fine cobbles (64-128 mm) y escasos coarse cobbles (128-256 mm) (BLAIR & McPHERSON, 1998). En ocasiones las gravas se presentan algo estratificadas, pero sin llegar a estar imbricadas y con intersticios de arena (Gm). Alterne de sistemas de descarga alta y baja y de transporte de carga de fondo y en suspensión o tipo outwash (SMITH, 1974; FRIEND, 1983). En la Lámina 14 se representa un modelo cíclico de las facies de gravas con estratificación cruzada-planar (p. ej. RUST, 1984). En una primera fase las gravas son transportadas sobre la barra, acumulándose de forma lateral en el foreset. Las arenas se transportan en suspensión sobre la barra y se producen vórtices de retroceso en la parte inferior del foreset. Estas arenas terminan infiltrándose entre las gravas. El sedimento transportado en la cara de avalancha (de izquierda a derecha de la imagen de la Lámina 14) se forma entonces por arenas y gravas y dispone un modelo granodecreciente sobre la grava. Las formas menores de las gravas alcanzan la cuesta de la barra y caen en avalancha sobre el foreset como grain flow. Forman entonces un nivel granocreciente de proceso rápido que no posibilita la filtración de arena. Se trata de un paso de régimen alto a bajo en la corriente tractiva (STEEL & THOMPSON, 1983). En los sectores de canales alternan los estilos debris flow y canal fluvial (arenas con estratificación cruzada planar y gravas tipo coarse pebbles: 16-32 mm). Sobre estas gravas se dispone un

73

Figura 7. Estratigrafía y litología de los sistemas aluviales y de la superficie de erosión.

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

Edad relativa

Desarrollo de

Clastos

cobertera Fractura

Forma

Tamaño

Densidad

(d(I))

d (Rc)(2)

Coarse cobbles

60-75 %

(1)

Pleistoceno inferior >100 Ka (Petrocalcids)

elevado

Horizonación del

Estadio de

suelo

carbonatación(3)

Compleja (A-Ckm-Bt)

Ck y Ckm (III-IV)

alta

Subangular y redondeada (128-256 mm)

Pleistoceno medio Medio-superior (Haplocalcids)

media

redondeada

Coarse 40-60 % (32-64 mm)

Simple (Ac-Ck1-Ck2)

Ck (II-III)

Pleistoceno superior (Torriorthent)

media

redondeada

Coarse 30-70 % (32-64 mm)

Simple (Ac-Ck)

Ck (I-II)

escasa

(1): Longitud media axial (BLAIR & McPHERSON, 1999). (2): Índice de cobertera de clastos. Estipulado a partir de mallas de 10x10 m (POESEN et alii., 1998). (3): Según GILE et alii., (1965) y MACHETE (1985) Tabla 7: Comparación de parámetros relativos a las coberteras de clastos entre suelos analizados.

depósito de 1-2 m de limos, arenas y arcillas masivas con inerestratificaciones de pasadas de bandas de gravas tipo coarse pebbles (horizonte argílico Bt y Btk), de matriz de finos muy cementados. Se trata de un sheet flow y de un proceso granodecreciente. Su dirección es N-S y NNE-SSE y los buzamientos son moderados en los sectores proximales (10-15º) y suaves (0-5º) en sus desarrollos medios (morfología tipo staged pediment o encajada) (MABUTT, 1977). A techo se desarrolla una carbonatación que varía entre 0,50-1.50 m (horizonte K-petrocálcico) (Láminas 5 y 6). Se trata de un proceso pdodgénico de acumulaciones superficiales de carbonatos (> 70%) o calcretas (Wrigth & Tucker, 1991: 1). El carbonato puede proceder del polvo atmosférico y de los materiales geológicos de partida. Es difícil diferenciar si el origendel carbonato es pedogénico o se debe a la presencia de los mantos de clastos de calizas y dolomias del sector (p. ej. Reheis et alii., 1992). Los estadios oscilan entre gravas cementadas y pulvurento (base del horizonte) con partículas de carbonato de grano fino (limos y are-

nas) y de estructura hojosa (estadio III-IV), hasta acintado -con placas centimétricas espelotémicas- y masivo (estadio V de MACHETE, 1985; GILE et alii., 1965; REHEIS et alii., 1992). El carbonato se acumula y envuelve primero a la fracción grava (>2 mm) para despues ir recubriendo a la fracción más fina, en este caso a las arenas, limos y arcillas. Se aprecian sectores de brechas y de recementación. La transición entre las características asociadas al estadio III y los estadios IVV (>70% CO3Ca) ha sido indicada como límite en el que se infiere un cambio climático hacia condiciones más áridas (MCFADDEN, 1988). El incremento de CO2 en el aire del suelo produce una reacción en la que el carbonato se se disuelve y circula como catión Ca2+ y HCO3- en el agua acumulada en el suelo. La disolución se ve favorecida por el incremento de agua que se infiltra en el suelo, en tanto ésta no se vea saturada por CO3Ca. La precipitación se produce debido al descenso de la presión de CO2 y un aumento del pH (que pasa a alcalino, >7); asi como por un incremento

75

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Geomorfología

escarpe

superficie de erosión (comienzo suelo de margas) pedimentos

fase de estabilización

Tabernas (ALEXANDER et alii., 1994)

Mula/Molina (WRIGHT, 1996)

Calasparra/Cieza

banda caliza(Mioceno) y terraza (Pleistoceno medio)

terraza (Pleistoceno medio) y conglomerados (Mioceno)

frente de montaña (mesozoico)

erosión

erosión

Sistema A y A-B

estadios A,B

formaciones coluviales 4y5

Glacis B

estadio C y terraza (Pleistoceno superior)

formación coluvial 6 y terraza (Pleistoceno superior)

Glacis B y terraza Pleistoceno superior

Tabla 8: Esquema geomorfológico comparativo indicando la fase inferida de estabilización de algunas superficies y su relación con el sistema de formaciones superficiales cuaternarias de algunas cuencas neógeno-cuaternarias de las Béticas.

de la concentración iónica en la parte donde se alcanza la saturación y se produce la precipitación; la cual se ve indicida por un proceso de evapotranspiración en el régimen de humedad del suelo. El proceso de formación del horizonte K es complejo y aboga, por lo tanto, por la existencia de periodos prolongados de humedad y de aridificación del ambiente. ROYER (1999) ha indicado que estas carbonataciones han debido suceder por debajo de 760 mm y por encima de los 100 mm de precipitación media anual. Presenta esta cementación esqueletos de granos dentro de una masa de calcita micrítica y algo de microesparita (7.5YR-7/4 hasta 10YR-8/3), debida a ciclos de precipitación y evaporación (WRIGTH, 1990; NASH & SMITH, 1998). En en su parte terminal o más superficial se forma una matriz de calcita cementada (c. 5-15 cm), de base espelotémica y con abundante fijación de polvo argílico y que sustenta un mosaico de clastos angulares calizos bien clasificados (@ coarse pebbles) muy pulidos. Parece que se trata de una b-fabric o biogénica (en el sentido de WRIGTH, 1990). Se han documentado calcretas biogénicas en contextos adyacentes (Cieza), conteniendo Microcodium (raíces y fungi) y datadas como holocénicas (KLAPPA, 1991). BLÜMEL (1982) presentó unas cronologías (C14) de estas láminas, comprendidas entre 18.000 y 20.000 BP, obtenidas en calcretas adyacentes (Cancarix). Esta lámina conglomerática parece obedecer a ocasionales disoluciones y reprecipitaciones ocurridas en el techo del horizonte (K), el cual actúa como interfaz impermeable. Sobre estas

76

cementaciones se produce a veces un suelo (10-20 cm) con considerable materia orgánica y muy bioturbado (Horizonte Ah). Este sistema de carbonatación aboga, más bien, por un modelo complejo de episodios de formación de suelo (pedogénesis) al que sigue erosión y neoformación de calcreta biogénica durante ambientes semiáridos (ALONSO-ZARZA et alii., 1998). BLÜMEL (1982) ha indicado que en la formación de algunas calcretas de la región de Murcia ha desempeñado un importante papel el aporte alóctono de polvo rico en carbonato y de arenas eólicas. En el contexto analizado es evidente también el aporte de sedimento por láminas hídricas saturadas con carbonatos procedentes de los lavados de los frentes calizos (v. también BLÜMEL, 1982). El horizonte de finos es un depósito argílico (Bt) muy lavado y con restos de cutanes y revestimientos de carbonatos espesos y continuos de estructura prismática-poliédrica subangular de agregados muy gruesos (3-8 cm). Los cutanes alcanzan incluso los 10 mm de grosor; denotando un índice de adhesión temporal elevado (VINCENT et alii., 1994). Los abanicos del Sistema A-B (QF-2) se componen de mantos difusos tipo sheet flood (Tipo IIB) y disconformes sobre las margas tortonienses. Su espesor es variable (1-4 m). Se componen de una base de segmentos de arenas, limos y arcillas de estructura planar-cruzada (Sp y Sh) de bajo ángulo (5-10º) y de intercalaciones de bandas de gravas bien clasificadas tipo coarse pebbles (16-32 mm), muy redondeados y de

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

matriz de finos (Lámina 4). Entre estos segmentos se intercalan láminas finas (1-2 cm) de carbonataciones hojosas (Horizontes Ck) (estadio II-III de MACHETE, 1985; GILE et alii., 1965). A techo se documenta, en ocasiones, un depósito (c. 0.50-1 m) de gravas del mismo tipo pero muy cementadas y de matriz con fijación de polvo argílico (Ck). Han predominado los procesos de iluviación de carbonatos y arcilla bajo medios húmedos que de forma progresiva han pasado a más áridos (p. ej. Khersat, 2001). Su dirección es NNW-SSE y los buzamientos muy suaves (0-5º). Las superficies de erosión (Sistema B) se componen de limos, arenas y arcillas meteorizadas que se disponen en contacto erosivo sobre los suelos estructurales de margas o pediments (Lámina 1). Estos niveles son centimétricos y proceden de eventos de eluviación de material meteorizado y regulado por láminas hídricas superficiales (Horizonte Ac). A techo presentan el comentado desarrollo de desert pavement de clastos redondeados de cuarcita y caliza-dolomia (Láminas 7 y 8), entre los que alternan brechas fragmentadas de areniscas. Estas gravas contienen restos de barnices biogénicos (líquenes, polvo y microorganismos). Se manifiesta un horizonte (20-40 cm) de finos muy carbonatados (concrecciones, láminas milimétricas hojosas y revestimientos, Horizonte Ck). La base corresponde a margas en bloques carbonatadas (Ck y C2) que, en ocasiones, intercalan algún nivel de arenisca (20-30 cm). En el sitio Gatán 1-4 estos sedimentos

sitios Gatán-1 Gatán-2 Gatán-3 Gatán-4

dispersión (m2)

artefactos (nº)

6.345 5.076 2.896 2.500

62 58 53 97

núcleos (%) 22.58 10.34 11.32 15.46

presentan una dirección (N-S) y buzamiento (10-20º) hacia el nivel de base local. El estado de sus superficies varía según su grado de sequedad o de humedad (WATSON & NASH, 1997). Se produce un ciclo que se desarrolla entre 10 cm de espesor de su superficie (Horizonte Ap-A). El proceso comienza con un modelo tipo acretionary mantle (MCFADDEN et alii., 1987; WELLS et alii., 1985) en el que se producen infiltraciones episódicas de arenas eólicas, limos y carbonatos pulvurentos entre los mantos de gravas. Aspecto que propicia una pedogénesis y espesor de suelo meteorizado. Tras eventos húmedos, los finos se hinchan y tras secarse se forma una superficie rugosa (tipo pop-corns) debido a la expansión de las arcillas tipo montmorillonita e illita. Si el contenido de Na+ intercambiable es alto, el proceso de expansiónconcentración activa más la defloculación y dispersión de los agregados argílicos. Este fenómeno soterra de forma parcial a parte de los clastos (Láminas 9 y 10) y se ihibe en los sectores en los que se manifiesta un incipiente desarrollo de biocostra (líquenes) (CAMPBELL et alii., 1989). Una prolongada sequía hace que estos finos removidos se meteoricen y vuelvan a ser regulados por el viento y otros agentes atmosféricos (p. ej.escarchas). Su apariencia ahora es de grietas de desecación. Entre estos ciclos se intercalan fases en que la superficie se sella con estos finos en suspensión, formando capitas de 1-3 cm (MUALEN et alii., 1990). Se ha indicado que la presencia de una capita de 1-3 mm

lascas (%)

núcleos/lascas

subproductos

77.41 87.93 84.90 82.47

1/3.42 1/8.5 1/7.5 1/5.33

3.77 1.03

IL (%) 16.66 5.88 2.22 13.75

IF (amplio) 39.13 27.45 28.57 23.33

Tabla 9: Características de los conjuntos líticos entre sitios.

sitios

raederas (%)

denticuladosmuescas (%)

útiles nodulares (%)

lascas lretocadas (%)

22.91 13.72 4.44

20.83 13.72 35.55

1.72 -

50 37.25 55.55

útiles cortantes

(%) Gatán-1 Gatán-2 Gatán-3

56.25 72.54 4.44

Tabla 10: intervariabilidad lítica (útiles) entre sitios.

77

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

de arena fina y esmectita no deja infiltrar el agua más de 3 mm (BOWYER-BOWER & BRYAN, 1986). Los datos arqueológicos sugieren que este proceso debió comenzar durante el Pleistoceno superior. DESARROLLO SUPERFICIAL DE MANTOS DE CLASTOS (STONE PAVEMENT) En medios semiáridos y áridos (KUTTIEL et alii., 1998), las concentraciones de derrubio lítico erosionado sobre estas paleosuperficies es variable. Suelen presentar un modelo anisótropo de polígonos irregulares (pebble size), de tamaño y distribución controlada litológicamente (POESEN et alii., 1998), que se desarrollan aleatoriamente (sueltos y discontínuos) en estas superficies no obstruidas (Anhert, 1994; Webster, 1985) y que no suelen evolucionar linealmente con la pendiente (SIMANTON et alii., 1994). Estos mantos reflejan pasados erosivos y stados de estabilización de las pendientes. Las concentraciones de estos clastos en el área estudiada son elevadas (50-70 %). Su origen no se debe a procesos de deflación. Al parecer la acumulación atmosférica de limos y arcillas hace que se produzca una infiltración de estos finos bajo el manto de clastos; formándose un horizonte libre de gravas que tiende a elevar a estos mantos (p. ej. MCFADDEN et alii., 1987; WELLS et alii., 1985; REHEIS et alii., 1992). Los procesos de overland flow aportan también finos (p. ej. SULLIVAN & KOPPI, 1991). Los restos arqueológicos aparecen asociados a estos mantos (Láminas 7, 8, 9 y 10). Los mantos de piedras afectan en el proceso de escorren-

núcleos (%) Gatán-1 Gatán-2 Gatán-3 Gatán-4

discoides

levallois (p)

35.71 16.66 16.66 13.33

7.14 -

tía (p. ej. Abrahams et alii., 1994). El incremento del tamaño de los clastos y del manto protege al suelo contra las gotas de lluvia (que parece ser el principal agente de pérdida de sedimento: ABRAHAM et alii., 1994: Tab. 8.2) e inhibe el sellado de la superficie, reduciendo la infiltración. También incrementa el almacenamiento de agua (depresion storage) que sí produce infiltración. Se produce también agua sedimentada por las piedras (stone flow) que se acumula entre los clastos y satura e incrementa la escorrentía. Todo esto opera de forma simultánea y varía según se encuentren los clastos en la superficie (embutidos o no). Las modificaciones de las superficies por el desarrollo del suelo y formación de diferentes coberteras de pavimentos en medios áridos, pueden contribuir a que sea posible establecer una edad relativa de algunos depósitos sedimentarios (terrazas y abanicos aluviales). Factores relativos al grado de fracturación y angularidad, tamaño, distribución y densidad de los clastos superficiales, junto a la textura sedimentaria de la superficie y distribución de los tipos de horizontes carbonatados en el perfil, pueden permitir que se establezca un criterio relativo de distinción cronológica entre los depósitos citados (AL-FARRAJ & HARVEY, 2000; REHEIS et alii., 1992). Según este enfoque , la mayor o menor antigüedad de estas formaciones guarda una relación proporcional al grado de desarrollo de cobertera lítica superficial. De forma que aquellas terrazas y abanicos que parecen ser más antiguas son las que presentan un mayor desarrollo de estos derrubios de clastos; consistiendo sus características en una fracturación completa y abundancia de pequeños fragmentos angulares de clastos, en una densidad y distribución mederada-alta de

levallois recurrentes

prismáticos-tabulares

35.71 50 66.66 60

21.42 33.33 16.16 26.66

Tabla 11: morfologías finales de núcleos.

lascas (%) Gatán-1 Gatán-2 Gatán-3 Gatán-4

iniciales 43.75 47.05 40 20

Tabla 12: tipos de lascas distinguidas.

78

dorso natural 16.66 21.56 22.22 31.25

ordinarias

desbordantes

levallois

18.75 15.68 26.66 30

4.16 9.80 8.88 5

16.66 5.88 2.22 13.75

Figura 8. Planta de dispersión de restos arqueológicos (Gatán-1).

Figura 9. Propiedades físico-químicas de los suelos correspondientes a los sistemas A-B (AC-CK1-CK2) y B (AC-C1-CK1-C2). A: Fracción sedimentológica 7) de lascas. Ciertamente, esta secuencia ilustra un proceso premeditado y, al mismo tiempo, refuerza la impresión acerca de las opciones y alternativas que estos homínidos pudieron considerar a la hora de producir sus útiles. En este caso, sin que se produjeran más secuencias de reaprovechamiento o reducción de los núcleos, debido, muy probablemente, a la presencia abundante de materia prima in situ.

IMPLICACIONES “ECONÓMICAS” DE LA PRODUCCIÓN DE DETERMINADAS LASCAS La producción de lascas de dorso natural y asimétricas, con reserva de córtex, puede llegar a ser una solución predeterminada, más productiva que una más sofisticada y menos económica preparación levallois (FISH, 1981), llevada a cabo cuando se precisa de un inmediato recurso lítico para desarrollar tareas económicas específicas en el medio (TURQ, 1989; 1992). Recientes estudios sobre grupos musterienses mediterráneos (Pontiniense) (KUHN, 1992, 1995: 91) han distinguido entre dos tipos de lascas probablemente ligadas a actividades de subsistencia: lascas levallois, ligadas a las tareas de foraging u obtención y procesamiento primario de recursos, y, por lo tanto más proclives a ser reducidas mediante retoque, y lascas de dorso natural (más alargadas), extraídas de núcleos prismáticos, empleadas en sitios puntuales de estacionamiento (preparación y consumo de nutrientes). Estudios experimentales (BRADLEY, 1977; GENESTE, 1985: 253) han puesto de manifiesto que los productos levallois suponen entre un 4.5-18 (%) de un total de 102 lascas; por ejemplo, la reducción experimental (BRADLEY, 1977) de 20 tábulas de sílex de 15 cm de diámetro por 4 cm de grosor, tiende a producir un 4.5% de lascas levallois de un total de 102 lascas extraídas, lo que supone 4.6 lascas. Pero, de nuevo, la mayor o menor presencia de materias primas y sus morfologías marcan de alguna forma unas tendencias inmediatas (FISH, 1981) que, sin embargo, pueden variar según el rol que cada preparación de núcleos y

Figura 22: Esquema de reducción de núcleos Levallois recurrentes centrípetos según Boëda, 1994.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

producción de lascas pudieron desempeñar en los esquemas de movilidad y uso del medio. Algunos aspectos (mecánicos) derivados de estas características morfológicas y textura de los tipos de materias primas registradas (grano grueso, intrusiones mineralógicas -microesquistosidades- y densidad del córtex), inciden tanto en la preparación de las superficies de lascado como en las morfologías de las lascas extraídas. En este sentido, se producen múltiples fracturas (derivadas de la escasa invasión del lascado) y partes de los nódulos sin desbastar o preparar; proceso que produce, principalmente en morfologías discoides centrípetas, hinge-fractures (COTTERELL & KAMMINGA, 1987). Pero esta incidencia también se registra en las formas tabulares. En este caso, un escalonamiento progresivo del plano de extracción debido a las fracturas remontantes de escasa invasión o recorrido. Si esta incidencia se produce en una cara del núcleo discoide-levallois, este suele adoptar una morfología final cónica (BOËDA, 1993: 393-94) o bicónica, si esto sucede en ambas caras (de preparación y lascado) del núcleo (discoide). Esta última morfología (discoide) difiere morfológicamente de la denominada superficie levallois, la cual es conceptualizada como una preparación, ligeramente convexa, de una superficie jerarquizada respecto al plano de preparación o plataformas de lascado (BOËDA, 1993: 394; 1995: Fig. 178); aunque la preparación básica (desbastado centrípeto) sea común a ambas formas (Figura 21). Por otra parte, esta preparación, periférica y consiguientes extracciones centrípetas, aunque represente dentro de los esquemas tecnológicos y secuencias o cadenas operativas distinguidas en los contextos líticos del Pleistoceno medio-superior eurasiático, unas formas netas y distinguibles respecto de morfologías más variables (BRADLEY, 1987; CREW, 1977; VAN PEER, 1991, 1992; BIETTI et alii., 1991; BAUMLER, 1988; KUHN, 1995), pueden responder a aspectos contingentes como selección deliberada de morfologías de materias primas (VAN PEER, 1991; KUHN, 1995) o procesos de reducción de núcleos originales que irían adoptando morfologías intermedias según sean explotados sus respectivos volúmenes (BAUMLER, 1988; BIETTI et alii., 1991). Dentro de este marco de variabilidad morfológica es donde situaríamos aquéllas morfologías afines (discoidelevallois). Pero, como comentamos, estas son, a su vez,

96

distinguibles según mayor o menor aprovechamiento de su volumen (Figura 45). Sin embargo, incluso dentro de la preparación superficial del núcleo levallois, se encuentran formas que reflejan un mayor o menor proceso de sofisticación de lascado. Esto sucede, por ejemplo, con las extracciones preferenciales o lineales (BOËDA, 1994: Fig. 176; BRADLEY, 1977), las cuales implican una sola extracción (con posible recurrencia), frente a los métodos, más complejos, recurrentes unipolares y bipolares.

UN EJEMPLO ETNOARQUEOLÓGICO La producción de lascas en bruto debería ser considerada dentro del contexto de la producción de útiles cuidada o económicamente mantenida (BINFORD, 1989). La cuestión es que estas pautas no son, pues, privativas del hombre moderno. Las conductas de algunos cazadores-recolectores actuales no son muy disimilares de las observadas en los grupos de homínidos aquí referidos, aunque algunos de sus objetivos puedan diferir en el ámbito de una organización a más largo plazo. Existen algunos argumentos etnográficos (BINFORD & O´CONELL, 1984; O´CONELL, 1977) que exponen cómo ciertos tipos de materia prima (cuarcitas) no desempeñan un factor condicionante en la decisión de usar diferentes técnicas y diferentes estrategias logísticas para aprovisionar al grupo con útiles. El hecho de utilizar diferentes técnicas puede ser debido a que los diferentes costes percibidos fueron asociados con las diferentes demandas para confeccionar diferentes útiles dentro del sistema. La decisión de transportar lascas preparadas versus núcleos, puede, según este contexto etnográfico (aborígenes australianos), estar relacionada con la demanda diferencial de útiles y el uso (vida potencial) de las lascas preparadas (levallois) versus lascas corrientes, empleadas en el trabajo de madera. En tecnología, pues, como en casi todos los aspectos de los sistemas culturales, se trata con subsistemas internamente diferenciados. En este contexto de útiles cuidados, éstos (cuchillos-hojas levallois) son producidos en la cantera, junto a las lascas corrientes, aunque estas últimas eran extraídas para ser importadas también y usadas a diario en el campamento. La producción de estas lascas corrientes (expeditivas)

Figura 23: Secuencia de reducción de núcleos propuesta para el pontiniense italiano, según Bietti y otros, 1991. 1: Chopping-Tools; 2 y 3: Pseudo prismático unidireccional y unifacial; 4: Pseudo prismático unidireccional bifacial; 5: Pseudo prismático bidireccional; 6: de plataforma cruzada; 7: Discoidal.

Figura 24. Núcleos y lascas documentadas en el sitio de Ca´belvedere, según Paretto y otros, 1998. Se trata de núcleos pseudoprismáticos unidireccionales y unifaciales.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 25.Núcleos y lascas documentadas en el sitio de Ca´belvedere, según Paretto y otros, 1998. Representan un esquema de reducción de núcleos unidireccionales unifaciales.

implica la existencia de estrategias de uso versátil. Debido a que muchas de estas decisiones están condicionadas económicamente, se puede esperar que sus variaciones sucedan dentro de un sistema dependiente del aprovisionamiento espacial dentro de una región. De forma que los cambios apreciados en los sitios o emplazamientos dentro de un sistema en un espacio geográfico puedan ser condicionantes de cambios en las tácticas de un solo sitio arqueológico. Estas son las reflexiones etnográficas que BINFORD y O´CONELL (1984; O´CONELL, 1977) extrajeron de sus observaciones de campo durante una jornada de extracción de materias primas de los grupos Alyawara de la sabana arídica de Australia central. Estos razonamientos, con sus debidas implicaciones etnoarqueológicas, derivan de la observación de pautas ocasionales, pero premeditadas, de preparación de ciertas lascas (levallois) en sitios con abundante materia prima de cuarcita. El objetivo del evento era la preparación o desbastado de los nódulos, con el fin de obtener unas morfologías prismáticas (keel o noised block) de los que se extraí-

98

an, tras una preparación bidireccional de las superficies (volumétricas), una serie de hojas apuntadas. El modelo de negativos dorsales paralelos de estos productos es muy similar al de las denominadas puntas levallois, distinguidas por Bordes en su lista-tipo con los el números 3 y 4 (BORDES, 1961). Estas hojas o, según su denominación etnográfica, cuchillos de hombre, y denominadas leiliria blade (BRÉZILLON, 1977: 268; DORTCH & BORDES, 1977), eran introducidas al campamento. Otros recursos líticos, como el caso de los núcleos más pequeños o más agotados - núcleos denominados horse hoof cores (BRÉZILLON, 1977: 92), procedentes de la técnica conocida como Victoria West (BRÉZILLON, 1977: Fig.6), eran igualmente transportados y llevados al campamento (a medio desbastar) con el fin de servir como reserva lítica para la extracción de lascas corrientes para preferentemente emplearlas en las tareas de preparar maderas. CONCLUSIONES Las principales características geomorfológicas del sector durante el Pleistoceno pueden ser aprecia-

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

das en la Figura 3. Sobre estos depósitos de margas se desarrollarán aportes sedimentarios cuaternarios que configuran -de forma relicta- el actual estado superficial, entre los que se pueden distinguir tres estadios o pedimentos erosionados (ver. Sección 624-641 en Figura 4). Estas formaciones superficiales constituyen el desarrollo de la pendiente, originado desde el Plioceno- Pleistoceno inferior al superior. El control tectónico a que se vio sometida la depresión produjo, durante el Pleistoceno inferior, un levantamiento de los frentes montañosos, debido a la acción de las fallas principales (SocovosCalasparra, NW-SE, y Rbl. Del Moro, EN-SW) y juego de accidentes W-E entre Calasparra y Cieza (BAENA et alii., 1993a). Otras fallas, EN-SW, que habían afectado a los depósitos del Mioceno superior en el frente Puerto-Cabeza del Asno-Picacho (WS-EN), parecen, también reactivarse y producir tasas de elevación local. Esto produjo importantes deformaciones en la disposición y geometría de los depósitos superficiales (glacis), consistentes en series de basculamientos y solapamientos de sus facies sedimentarias que crearon umbrales y facetas erosivas y obturaciones que causaron deflecciones en la red de drenaje (Figuras 10 y 11). Subsecuentes fases de subsidencia regional (Cieza-Jumilla) (KENTER et alii., 1990) de la cuenca produjeron un proceso de incisión erosiva de la red de drenaje con los consiguientes procesos de denudación extensiva de las facies de los depósitos de derivación. Con entrada en una fase de amortiguación tectónica durante el Pleistoceno superior, los procesos de disección extensiva sobre los pedimentos comentados, cambian a una dinámica de incisión lineal sobre los principales ejes o líneas de drenajes ya conectados al nivel de base regional. Yacimientos del tipo aquí confrontado, ubicados en superficie, sobre estas litologías (margas), ofrecen datos transcendentes a la hora de comprender y evaluar los procesos evolutivos de las pendientes erosivas originadas durante el modelado o morfogénesis de los medios. El registro arqueológico es en este caso bastante autoevidente: su asociación al derrubio lítico erosionado (molasas) es un hecho de la estabilización de los pedimentos evaluados. A este respecto podemos establecer las siguientes consideraciones: Los datos tanto geomorfológicos como sedimentoestratigráficos obtenidos en los sitios arqueológicos y

contrastados dentro de los sistemas de las formaciones superficiales cuaternarias del sector, sugieren un proceso evolutivo de morfogénesis estabilizada (pendientes) con la consiguiente reducción de los índices de erosión. Esto implica ambientalmente la superposición de un paleorelieve de superficies relictas amortiguado por la dinámica tectónica y sometido a fuertes contrastes climáticos (humectación-sequedad). Como resultado, se producen superficies estabilizadas (relictas) configuradas por suelos poco evolucionados (arídicos) y compuestos por materiales detríticos heredados. Los restos arqueológicos manifiestan tanto desde el punto de su disposición topográfica como de su composición tecno-cultural unas pautas ocasionales relacionadas con las extracciones y preparación de lascas (levallois) para ser importadas a otros sitios deficitarios de materias primas o para ser transportadas para uso personal. Estos comportamientos manifiestan cierto grado de planificación por parte de los homínidos implicados en un medio arídico. El registro sedimentoestratigráfico no permite datar con precisión los eventos de formación de los restos arqueológicos. Sin embargo, como se desprende de los datos geomorfológicos y pedogenéticos contrastados, estos residuos se debieron depositar una vez comenzado el aludido proceso de estabilización de estas superficies de erosión. Esto supone datar este proceso grosso modo durante el Pleistoceno superior. REFERENCIAS ABRAHAMS, A.D., PARSON, A.J., COOKE, R.V. & REEVES, R.W. (1984). “Stones movement on hillslopes in the Mojave Desert, California. A 16-year record”, Earth Surface Processes and Landforms, 9, 365-370. ABRAHAMS, A.D., HOWARD, A.D. & PARSONS, A.J. (1994). “Rock mantled slopes”. En ABRAHAMS, A.D. & PARSONS, A.J (eds.) Geomorphology of Desert Environments,. Chapman & Hall. London, 173-212 ALCARAZ, F. & RÍOS, S. (1996). Flora de la ribera y zonas húmedas de la Cuenca del río Segura. Universidad de Murcia. Murcia. ALEXANDER, R.W. HARVEY, A.M., CALVO, A., JAMES, P.A. & CERDÁ, A. (1994). “Natural Stabilitation Mechanisms on badlands Slopes: Tabernas, Almeria, Spain”. En MILLINGTON, A.C.

99

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

& PYE, K. (Eds.) Environmental Change in Drylands. Biogeographical and Geomorphological Perspectives, John Wiley & Sons. Chichester, 85-111. AL-FARRAJ, A & HARVEY, A.M. (2000). “Desert pavement characteristics on wadi terrace and alluvial fans surfaces: Wadi Al-Bih, U.A.E. and Oman”, Geomorphology, 35. 3-4, 279-297. ALÍAS, J.L., SÁNCHEZ, G. & FERNÁNDEZ, T. (1982). “Características de los factores edafogenéticos relativos a los suelos de margas miocénicas de la Provincia de Murcia”, Anales de Edafología y Agrobiología, XLI, 475-495. ALÍAS, J.L. (et alii.) (1986a). Mapa de suelos. E. 1: 100.000. Hoja Nº 891.Cieza. Proyecto LUCDEME. ICONA-Universidad de Murcia.Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Madrid. ALÍAS, J.L. (et alii.) (1986b). Mapa de suelos. E. 1: 100.000. Hoja Nº 890. Calasparra. Proyecto LUCDEME. ICONA-Universidad de Murcia.Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Madrid. ALÍAS, J.L., LÓPEZ, F. & MARÍN-SANLEANDRO, P. (1997). “Clay minerals and soil fertility loss on petric calcisol under a semiarid Mediterranean environment”, Soil Technology, 10.1, 9-19. ALONSO-ZARZA, A.M., SILVA, P.G., GOY, J.L. & ZAZO, C. (1998). “Fan-surface dynamics and biogenic calcreta development interactions during ultimate phases of fan evolution in the semiárid SE Spain (Murcia)”, Geomorphology, 24.23, 147-167. ALLEN, P.A. & DENSMORE, A.L. (2000). “Sediment flux from an uplifting fault block”, Basin Research, 12.3-4, 367-380. AMAJOR, L.C. (1986). “Alluvial fan facies in the Miocene-Pliocene coastal plain sands, Niger Delta, Nigeria”, Sedimentary Geology, 49, 1-20. ANHERT, F. (1994). “Modeling the development of non-periglacial sorted nets”. En POESEN, J. & LAVEE, H. (eds.) Rocks Fragments in Soil: Surface Dynamics. Catena, 23, 43-63. BAENA, J. & JERÉZ, L. (1982). Síntesis para un ensayo paleogeográfico entre la Meseta y la Zona Bética s. St. Instituto Tecnológico Geominero de España (ITGM). Colección Informes. Madrid. BAENA, J., BARRANCO, L.M., ZAZO, C, GOY, J.L., SOMOZA, L., BARDAJI, T., SILVA, P.G., ESTÉVEZ, A., SÁNZ, C. & RODRÍGUEZ, T. (1994). Mapa neotectónico, sismotectónico y de activida-

100

des de falla de la Región de Murcia (E:1/200.000 y 1/1.000.000). Instituto tecnológico y Minero de España-Conserjería de Política Territorial y Obras Públicas (Comunidad Autónoma de la Región de Murcia). Murcia. BAENA, J., ÁLVAREZ, F., BARDAJI, T., CALVO, J.P., ELIZAGA, E., GOY, J.L., RODRÍGUEZFERNÁNDEZ, J., SILVA, P., SOMOZA, L. & ZAZO, C. (1993b). Memoria y Mapa Geológico de la Región de Murcia (E. 1: 200.000). Instituto Tecnológico Geominero de España (ITGM). Conserjería de Política Territorial y Obras Públicas de la Comunidad Autónoma de la Región Murcia. Murcia. BARDAJI, T., GOY, J.L., MÖRNER, N.A., ZAZO, C., SILVA, P.G., SOMOZA, L., DABRIO, C.J. & BAENA, J. (1995). “Towards a Plio-Pleistocene chronostratigraphy in Eastern Betic Basins (SE Spain)”, Geodinamica Acta, 8.2, 112-126. BARTON, C.M. (1987). An Analysis of Lithic Variability from the Middle Paleolithic of the Iberian Peninsula. Ph. D. dissertation, University of Arizona. UMI. Ann Arbor. BAUMLER, M. (1988). “Core reduction, flake production and the Middle Paleolithic industry of Zobiste (Yugoeslavia)”. En DIBBLE, H.L. & MONTET-WHITE, A. (eds.) Upper Pleistocene Prehistory of Western Eurasia, University Museum Monography, 54. The University Museum, University of Pennsylvania. Philadelphia, 255-274. BEAUMONT, P. & OBERLANDER, T.M. (1971). “Observation on stream discharge and competence at Mosaic Canyon, Death Valley, California”, Bulletin of the Geological Society of America, 82, 1695-1698. BELLANCA, A., CALVO, J.P., NERI, R & MIRTO, E. (1995).”Lake margen carbonate deposits of Las Minas Basin, Upper Miocene, Southeastern Spain. A sedimentological and geochemical approach to the study of lacustrine and palustrine environments”, Mineralogica et Petrographica Acta, 38, 113-128. BEYRIES, S. & BOËDA, E. (1983). “Étude technologique et traces d´utilisation des “éclats débordants” de Corbehem (Pas-de-Calais)”, Bulletin de la Societé Prehistorique Française.,80 (9), 275-279. BIETTI, A. & GRIMALDI, S. (1990-91). “Patterns of reduction sequences at grotta breuil: statistical analysis and comparations of archaeological vs. experimental data”, Quaternaria Nova, 1, 379-406.

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

BIETTI, A., GRIMALDI, S., MANCINI, V., ROSSETTI, P. & ZANZI, G.L. (1991). “Chàines opératoires et expérimentation: quelques exemples du moustérien de l´Italie centrale”. En 25 Ans d´Etudes Technologiques en Préhistoire: Bilan et Perspectives, Actes des Xie Rencontres Internationales d´Archéologie et d´Histoire d´Antibes. Juan-Les-Pins. Éditions APDCA. Antibes, 109-24. BINFORD, L. & O`CONNELL, A (1984). “An Alyawara day: The stone quarry”, Journal of Anthropological Research, 40, 406-432. BIRKELAND, P.W. (1990). “Soil geomorphic analysis and chronosequences -a selective overview”. En KNUEPFER, P.L.K. & MCFADDEN, L.D. (eds.) Soils and Landscape Evolution. Geomorphology, 3.3-4, 207-224. BLAIR, T.C. (1987). “Sedimentary processes, vertical stratification sequences and geomorphology of the Roaring River alluvial fan, Rocky Mountain National Park, Colorado”, Journal of Sedimentary Petrology, 57, 1-18. BLAIR, T.C. & MCPHERSON, J.G. (1994a). “Alluvial fan processes and forms”. EN ABRAHAMS, A.D. & PARSONS, A.J. (eds.) Geomorphology of Desert Environments, Chapman & Hall. London, 354-402 BLAIR, T.C. & MCPHERSON, J.G. (1994b). “Alluvial fans and their natural distinction from rivers based on morphology, hidraulic processes, sedimentary processes and facies assamblages”, Journal of Sedimentary Research, A64, 450-589. BLAIR, T.C. & MCPHERSON, J.G. (1999). Grain-size and textural classification of coarse sedimentary particles. Journal of Sedimentary Research, Section A: Sedimentary Petrology and Processes, 69.1, 6-19. BLÜMEL, W.D. (1982). “Calcretes in Namibia and SE-Spain. Relations to substratum, soil formation and geomorphic factors”. En YAALON, D.H. (ed.) Aridic Soils and Geomorphic Processes. Proceedings of the International Conference of the International Society of Soil Science. Jerusalem, Israel, 1981. Catena Supplement 1, 67-82 BOËDA, E. (1993). “Le débitage discoïde et le débitage levallois recurrent centripête”, Bulletin de la Societé Préhistorique Française, 90, 392-404. BOËDA, E. (1994). Le concept levallois: variabilité des methodes. Centre de la Recherche Archéologiques, 9. Editions de le Centre de la Recherche Scientifique. París. BORDES, F. (1961). Typologie du Paléolithique

ancian et moyen. Publications de l´Institute de Préhistoire de l´Université de Bourdeaux. Mémoire nº 1-2. Bourdeaux. BOWYER-BOWER, T.A.S. & BRYAN, R.V. (1986). “Rill initiation: concept and experimental evaluation on badland slopes”, Zeitschrift für Geomorphologie, Supplementband, 59, 161-175. BRADLEY, B. (1977). Experimental Lithic Technology with special Reference to the Middle Paleolithic. Ph. D. Dissertation. Cambridge University. cambridge. BRIERLEY, G.J., LIU, K. & CROOK, K.A.W. (1993). “Sedimentology of coarse-grained alluvial fans in the Markham Valley, Papua, New Guinea”, Sedimentary Geology, 86, 297-324. BULL, W.B. (1992). Geomorphic Responses to Climatic Change. Oxford University Press. Oxford. BULL, L.J. & KIRBY, M.J. (1997). “Gully processes and modeling”, Progresse in Physical Geography, 21.3, 354-374. CALVO-CASES, A., HARVEY, A.M., PAYÁSERRANO, J. & ALEXANDER, R.W. (1991). “Response of badlands surfaces in southeast Spain to simulated rainfall”, Cuaternario y Geomorfología, 5, 3-14. CALVO-CASES, A. & HARVEY, A. M. (1996). “Morphology and Development of selected badlands in Southeast Spain: Implications of Climatic Change”, Earth Surface Processes and Landforms, 21, 725-735. CAMPBELL, S.E., SEELER, J.S. & GOLOBIC, S. (1989). “Desert crust formation and soil stabilitation”, Arid Soil Research and Rehabilitation, 3, 217-228. CERDÁ, A. (1997a). “The effect of patchy distribution of Stipa tenacissima L. on runoff and erosion”, Journal of Arid Environments, 36.1, 37-51. CONESA, C. & ALVAREZ, Y. (1996). “Método geométrico aplicado a los canales y estimación de la máxima descarga en la Vega Alta del Segura (España)”, Cadernos Laboratorio Xeoloxico de Laxe, 21, 469-481. COOKE, R.V. (1970). “Stone pavements in deserts”, Annals of the Association of American Geographers, 60, 560-577. COOKE, R.V, WARREN, A. & GOUDIE, A.S. (1993). Desert Geomorphologie. UCL Press, London. CROESE, I. (1983). “Neogene formations and dating of the deformations of the Prebetic Zone, Southeast of Jumilla (Province of Murcia, Spain)”, Estudios Geológicos, 38, 415-455.

101

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

COTTERELL, B. & KAMMINGA, J. (1987). “The formation of flakes”, American Antiquity, 52.4, 675-708. CREW, H. (1975). An Examination of the Variability of the Levallois Method: Its Implications for the Internal and External Relationships of the Levantine Mousterian. Ph. D. dissertation, Southern Methodist University. UMI. Ann Arbor. DABRIO, C.J. (1973). Geología del sector del Alto Segura (Zona Prebética). Tesis Doctoral de la Universidad de Granada. Granada. DABRIO, C.J., ZAZO, C., GOY, J.L., SANTISTEBAN, C., BARDAJI, T. & SOMOZA, L. (1990). “Neogene and Quaternary fan-delta deposits in Southeastern Spain”, Field-Guidebook, II Fan-Delta Workshop, Cuadernos de Geología Ibérica (Madrid, 1991), 15, Murcia, Spain, 327-400. DIBBLE, H.L. (1984). “Interpreting typological variation of Middle Paleolithic scrapers: function, style or sequences of reduction ?”, Journal of Field Archaeology, 11, 431-436. DIBBLE, H.L. (1987). “The interpretation of Middle Paleolithic scraper morphology”, American Antiquity, 52, 109-117. DIBBLE, H.L. & ROLLAND, N. (1992). “On assamblage variability in the Middle Paleolithic of Western Europe: history, perspectives and a new syntesis”. En DIBBLE, H.L. & MELLARS, P. (eds.) The Middle Paleolithic: Adaptation, behaviour and Variability, University Museum Monograph, 72. University of Pennsylvania. Philadelphia, 1-28. DOHRENWEND, J.C. (1994). “Pediments in arid environments”, En ABRAHAMS, A.D. & PARSONS, A.J (eds.) Geomorphology of Desert Environments, Chapman & Hall. London, 321-353. DUPUY, E. & MARÍN, A. (1962). Mapa geológico de España. Hoja nº 890. Calasparra (Albacete-Murcia). Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. ELIZAGA, E. (1990). Análisis de las facies sedimentarias y petrología de los depósitos lacustres de edad Neógeno superior de la Zona Prebética, Albacete, España. Tesis Doctoral de la Universidad Complutense de Madrid. Madrid. FAULKNER, H., SPIVEY, D. & ALEXANDER, R. (2000). “The role the some site geochemical processes in the development and stabilitation of three badlands sites in Almeria, Southern Spain”, Geomorphology, 35. 1-2, 87-99. FAUST, D. (1997). “Quartäre Landschafts entwic-

102

klung im semiariden Sudostspanien (Prov. Murcia) und Auswirkungen auf der Agrarraum”, Die Erde, 128, 51-66). FISH, P.R. (1979). The Interpretative Potential of Mousterian Debitage. Anthropological Research Papers, 16. Arizona State University. FISH, P.R (1981). “Beyonds tools: Middle Paleolithic debitage and cultural inference”, Journal of Archaeolgical Research, 37, 374-386. FISHER, R.V. (1971). “Features of coarse-grained, high-concentration fluids and their deposits”, Journal of Sedimentary Petrology, 41, 916-927. FOUCAULT, A. (1971). Étude géologique des environs des sources du Guadalquivir (Provinces de Jaen et Grenade, Espagne méridional). Thésis de la Faculté des Sciences. París. FRIEND, P.F. (1983). “Towards the field classification of alluvial architechture or sequence”. En COLLINSON, J.D. & LEWIN, J. (eds.) Modern and Ancient Systems,. International Association of Sedimentologist, Special Publications, 6. London, 195-206 GENESTE, J.-M. (1985). Analyse lithique d´industries Moustériennes du Périgord: une approche technologique du comportament des groupes humains au Paléolthique moyen. Thése Doctoral, Université de Bourdeaux I. Bourdeaux. GILE, L.H., PETERSON, F.F. & GROSSMAN, R.B. (1965). “The K horizon: a master soil horizon of carbonate accumulations”, Soil Sciences, 99, 74-82. GILE, L.H. & GROSSMAN, R.B. (1979). The Desert Project Soil Monography. Soil Conservation Service, U.S. Departement of Agriculture. HARDEN, J.W. (1990). “Soil development on stable landforms and implications for landscape studies”. En KNUEPFER, P.L.K. & MCFADDEN, L.D. (eds.) Soils and Landscape Evolution. Geomorphology, 3.3-4, 391-398. HARVEY, A.M. (1987). “Patterns of Quaternary aggradational and dissectional landform development in the Almería region, southeast Spain: A dry-region, tectonically active landscape”, Die Erde, 118, 193-215. HARVEY, A.M. (1988). “Controls of alluvial fans development: The fluvial fans of the Sierra de Carrascoy, Murcia, Spain”. En HARVEY, A.M. & SALA, M. (eds.) Geomorphics Processes in Environmente with Strong Seasonal Contrasts. Vol.II: Geomorphics Systems. Catena Supplement, 13: 123-137. HARVEY, A.M. (1990). “Factors influencing

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

Quaternary alluvials fans development in southeast Spain”. En RACEOCKI, A. & CHURCHE, M. (eds.) Alluvial Fans: A Field Approach,. Wiley and Sons. Chichester, 247-269. HARVEY, A.M. (1996).”The role of alluvial fans in the mountain fluvial systems of southeast Spain: Implications of climatic change”, Earth Surface Proccesses and Landforms, 21, 543-553. HARVEY, A.M. & WELLS, S.G. (1987). “Response of Quaternary fluvial systeme to different epeirogenetic uplift: Aguas and Feos river systemes, Southeast spain”, Geology, 15, 689-693. HARVEY, A.M., MILLER, S.Y. & WELLS, S.G. (1995). “Quaternary soils and river terraces sequences in the Aguas/Feos river systems: Sorbas Basin, Southeast Spain”, En LEWIN, J., MACKLING, M.G. & WOODWARD, J. (eds.) Mediterranean Quaternary River Environment, Balkema, Rotterdam, 263-278. IBBEKEN, H., DETLEF, A., WARNKE & DIEPENBROEK (1998). “Granulometric study of the Hanaupah Fan, Death valley, California”, Earth Surface Processes and Landforms, 23-6, 481-492. IMESON, A.C. & VERSTRATEN, J.M. (1988). “Rill on badlands slopes: A physicochemically controled phenomenon”, Catena Supplement, 12, 139-150. IMESON, A.C., LAVEE, H., CALVO-CASES, A. & CERDÁ, A. (1998). “The erosional response of calcareous soils along a climatological gradient in southeast Spain”, Geomorphology, 24.1, 3-16. JEREZ, L. (1971). “Bosquejo estratigráfico y paleogeográfico de la zona Prebética de la región de Isso-Elche de la Sierra-Moratalla (provincias de Albacete y Murcia)”, Boletín del Instituto Geológico y Minero, 81(2), 117-131. JEREZ, L. (1973). Geología de la zona Prebética en la transversal de Elche de la Sierra y sectores adyacentes. Tesis Doctoral de la Universidad de Granada. Granada. JEREZ, L. (et alii.) (1974a). Memoria y Mapa Geológico de España, E. 1: 50.000, hoja-890 (25-35) Calasparra. Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. JEREZ, L. (et alii.) (1974b). Memoria y Mapa Geológico de España, E. 1: 50.000, hoja-891 (26-35), Cieza. Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. JOHSON, A.M. (1984). “Debris flow”, En BRUNDSEN, D. & PRIOR, D.B. (eds.) Slope Inestability, Wiley & Sons. New York, 257-261. JOHSON, A.M. & RAHN, P.H. (1970).

“Mobilitation of debris flow”, Zeitschrift für Geomorphologie Supplement Band, 9, 168-186 JOHNSON, J. & MORROW, C. (eds.) (1987). The Organization of Core Technology. Westview Press. Boulder, CO. KANTMAN, S. (1976). “Essai d`une méthode d´etude des “denticulées” moustériennes par descrimination des variables morphofunctionnelles”, Quaternaria, 13, 281-94. KELLY, R.C. (1988). “The three sides of a biface”, American Antiquity, 53, 717-734. KENTER, J.A.M., REYMER, J.J.G., VAN DERSTRATEN, H.C. & PEPER, P. (1990). “Facies patterns and subsidence history of the Jumilla-Cieza Region (Southeast Spain)”, Sedimentary Geology, 67.34, 123-142. KHERSAT, S.A. (2001). “Calcic horizons distribution and soil classification in selected soils of north-western Jordan”, Journal of Arid Environments, 47.2, 145-152. KIRBY, M.J. (1993). “Longterm interactions between networks and hillslopes”. En BEREN, K. & KIRBI, M.J. (eds.) Channel Network Hidrology, Wiley & Sons. London, 225-293. KUHN, S.L. (1992b). “Blank form and reduction as determinants of Mousterian scraper morphology”, American Antiquity, 57, 115-128. KUHN, S.L. (1995). Mousterian Lithic Technology. An Ecological Perspective. Princenton University Press. Princenton. KUTTIEL, P., LAVEE, H. & ACKERMANN, C. (1998). “Spatial distribution of soil surface coverage on north and south facing hillslopes along a Mediterranean to an extreme arid climatic gradient”, Geomorphology. 23.2-4, 245-256. LOZANO, F.J., SIERRA, C. & ORTEGA, C. (1996). “Glacis calcisólico y suelos con horizontes cálcicos en el NE de la Provincia de Granada”, Cadernos del Laboratorio Xeologico de Laxe, 21, 763-774. MABUTT, J.A. (1977). Desert landforms. The MIT Press. Cambridge, Mssachusetts. MACFADDEN, L.D., WELLS, S.G. & JERCINOVICH, M.J. (1987). “Influences of eolian and pedogenic processes on the origen and evolution of desert pavements”, Geology, 15, 504-508. MACFADDEN, L.D. (1988). “Climatic influences on rates and processes of soil development in Quaternary deposits of southern California”, Geological Society of American. Special Peper, 216, 153-177.

103

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

MACHETTE, M.N. (1985). “Calcic soils of the south-western United States”, Geological Society of America. Special Papers, 203, 1-21 MACK, G.H., JAMES, W.C. & MAYER, H.C. (1993). “Classifications of paleosols”, Geological Society of American Bulletin, 105: 129-136. MARÍN, P. (1992). Características generales y aspectos mineralógicos de la fertilidad en potasio de los suelos en el sector meridional de la Vega Alta del Segura (Murcia). Tesis Doctoral de la Universidad de Murcia. Murcia. MATHEWSON, C.C., KEATON, J.R. & SANTI, P.M. (1990). “Role of bedrock ground water in the initiation of debris flow and sustained post-flow stream discharge”, Bulletin of the Association of Engineering Geologist, 27, 73-83. MIALL, A.D. (1985). “Architechtural elements analysis: a new method of facies analysis applied to fluvial deposits”, Earth Sciences Review, 22, 261-308. MENGES, C.M. (1990). “Soil and geomorphic evolution of bedrocks facets on a tectonically active mountain front, western Sangre de Cristo Mountains, New Mexico”, Geomorphology, 3, 301-332. MONTENAT, CH. (1973). Les formations néogènes et quaternaires du Levant espagnol (Provinces d´Alicante et Murcia). Thése Sciences de la Université d´Orsay. Orsay. MOSS, J.H. (1977). “The formation of pediments -scarp backwearing or scarp downwasting?”, En DOEHRING, D.O. (ed.) Geomorphology of Arid Regions, State University of New York. Binghamton, 51-78. MUELEN, Y., ASSOULINE, S. & RHODENBOURG, H. (1990). “Rainfall induced soil seal: A critical review of observations and models”, Catena, 17, 185-203. MUSH, D.R. (1982). “The influence of topography on the spatial variability of soils in Mediterranean climates”. En THORN, C.E. (ed.) Space and Time in Geomorphology, Allen & Unwin. London, 269-284. NASH, D.J. & SMITH, R.F. (1998). “Multiple calcreta profiles in the Tabernas Basin, southeast Spain: their origins and geomorphic implications”, Earth Surface Processes and Landforms, 23, 1009-1029. NEMEC, W. & POSTMA, G. (1993). “Quaternary alluvial fans in southeastern Creta: sedimentation processes and geomorphic evolution”, En MARZO, M. & PUIGDEFÉBREGAS, C. (eds.) Alluvial Sedimentation, International Association of Sedimentologist (AIS), Special Publication, 17. Blackwell. Oxford, 235-276.

104

NETTLETON, W. & PETERSON, F. (1983). “Aridisols”, En WILDING, L.P., SMECT, N.E. & HALL, G.F. (eds.) Pedogenesis and Soil Taxonomy. II The Soils Orders, Elsevier, Amsterdam, 165-215. NETTLETON, W. (ed.) (1991). Ocurrences, Characteristics, and Genesis of Carbonate, Gypsium and Silica Accumulations in Soils. SSSA Special Publications, 26. Madison, WI. NETTLETON, W., GAMBLE, E., ALLEN, B., BORST, G. & PETERSON, F. (1989). “Relicts soils of subtropical regions of the Unites States”, En CATT, J. & BRONGER, A. (ed.) Paleopedology: Nature and Aplication of Paleosols. Catena Supplement, 16: 59-93. NETTLETON, W.D., BRUSHER, B.R., BRENHAM, E.C. & ARHENS, R.J. (1998). “A clasification system for buried paleosols”, Quaternary International, 51-52, 175-183. NETTLETON, W.D., OLSON, C.G & WYSOCKI, D.A. (2000) “Paleosol classification: problems and solutions”. En CATT, J.A, KEMP, R., FELIX-HENNINGEN, P. & SCHOLTEN, T. (eds.) Recent and Paleo-pedogenesis as tools for modelling past and future global change. Catena. 41.1-3, 61-92. OBERLANDER, T.M. (1972). “Morphogenesis of granite boulder slopes in the Mojave Desert, California”, Journal of Geology, 80, 1-20. OBERLANDER, T.M. (1974). “Landscape inheritance and the pediment problem in the Mojave Desert of southern California”, American Journal of Science, 274, 849-875. OLSON, C.G. & NETTLETON, W.D. (1998). “Paleosols and the effects of alteration”, Quaternary International, 51-52, 185-194. PARSON, A.J., ABRAHAMS, A.D. & SIMANTON, J.R. (1992). “Microtopography and soil surface materials on semi-aridpiedemonts hillslopes, Southern Arizona”, Journal of Arid Environments, 22, 107-115. PAARZA, N.E.A., LAMAS, F., IRIGARAY, C. & CHACÓN, J. (1998). “Engineering geological characterization of Neogene marls in the Southeastern Granada basin, Spain”, Engineering Geology, 50.1-2, 165-175. PAQUET, J. (1969). Étude géologique de l´Ouest de la province de Murcie, Espagne. Thésis. Mémoires de la Societé géologique de France, Nouvelle séries, t. 48. París. PARETTO, C., AMORE, F.O., ANTONIAZZI, A., ANTONIAZZI, A., BAHAIN, J.J., CATTANI, L.,

YACIMIENTOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE LA CUENCA NEÓGENO-CUATERNARIA DE CALASPARRA-CIEZA. ESTUDIO ARQUEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO

CAVALLIRI, E., ESPOSITO, P., FALGUERES, C., GAGNEPAIN, J., HEDLEY, Y., LAURENT, M., LEBRETON, V., LONGO, L., MILLIKEN, S., MONEGATTI, P., OLLÉ, A., PUGLIESE, N., RENAULT-MISKOVSKY, J., SOZZI, M., UNGARO, S., VANUCCI, S., VESPÉS, J.M., WAGNER, J.L. & YOKAYAMA, Y. (1998). “L´industrie lithique de Ca´Belvedere di Monte Poggiolo: stratigraphie, matiére prémiere, typology, remontages et traces d´utilization”, L´Anthropologie, 102.4, 343-265. PAWLUK, S. (1978). “The Pedogenic profil in the stratigraphic section”. En MAHANEY, W.C. (ed.) Quaternary Soils, 349-361. PHILLIPS, J.D. (1993a). “Progresive and regresive pedogenesis and complex soil evolution”, Quaternary Research 40.2, 169-176. PHILLIPS, J.D (1993b). “Stability implications of the state factor model of soil on a nonlineardynamical system”. Geoderma, 58.1-2, 1-15. PLAKHT, J., PATYK-KARA, N. & GORELIKORA, N. (2000). “Terrace pediments in Makhtesh ramon, Central Negev, Israel”, Earth Surface Processes and Landforms, 25, 29-39. POESEN, J. & INGELMO-SÁNCHEZ, F. (1992). “Runoff and sediment yield from topsoils with different porosity as affected by rock fragment cover an position”, Catena, 19, 451-474. POESEN, J., VAN WESEMAEL, B., BUNTE, K. & SOLE, A. (1998). “Variation of rock fragments cover and size along semiarid hillslope: a case-study from southeast Spain”, Geomorphology, 23.2-4, 323-335. REHEIS, M.C., SOWERS, J.M., TAYLOR, EM., MCFADDEN, L.D. & HARDEN, J.W. (1992). “Morphology and sequences of carbonate soils on the Kyle Canyon fan, Nevada, U.S.A”, Geoderma, 52, 303-342. RETALLACK, G.J. (1994). “The environmental factor approach in the interpretation of paleosols”, En AMUNDSON, R., HARDEN, J. & SINGER, M. (eds.) Factors of Soils Formation: A Fiftieth Anniversary Restrospective, SSSA pecial Publications, 33. Madison, WI, 31-64. RETALLACK, G.J (1998). “Core concepts of paleopedology”, Quaternary International, 51-52, 203-212. RODINE, J.D. & JOHNSON, A.M. (1976). “The ability of debris heavily freighted with coarse clastic materials to flow on gentle slopes”, Sedimentology, 23, 213-234. RODRÍGUEZ, T. (1979). Geología e hidrología del sector Alcaraz-Liétor-Yeste (Albacete). Síntesis geológica de

la Zona Prebética.Tesis Doctoral de la Universidad de Granada. Instituto Geológico y Minero de España. 97. Colección Memorias. Madrid. ROLLAND, N. (1977). “New aspects of Middle Paleolithic variability in Western Europe”, Nature, 266, 251-252. ROYER, D.L. (1999). “Depth to pedogenic carbonate horizon as a paleoprecipitation indicator?”, Geology, 27.12, 1123-1126. RUHE, R.V. (1975). Geomorphology. Geomorphic Proccesses and Surficial Geology. Horghton Mifflin. Boston MA. RUST, B.R. (1984). “Proximal braid plain in the Middle Devonian Malbaie Format of Eastern Gaspe. Quebec, Canada”, Sedimentology, 31.5, 675-695. SÁNCHEZ, J.A. & ARTÉS, F. (1982). Génesis, clasificación y cartografía de los suelos de la Región de Murcia. Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS, CSIC). Murcia. SÁNZ, C. (1990). “Geological evolution of the Betic Cordilleras in the Westerns Mediterranean from the Miocene to the present”, Tectonophysics, 172, 107-119. SCHWERTMANN, U. & CORNELL, R.M. (1991). Iron Oxides in the Laboratory: Preparation and Characterization. VCH. Weinheim. SCHICK, K.D. (1986). Stone Age Sites in the Making. Experiments in the Formations and Transformations of Archaeological Ocurrences. British Archaeolgical Reports, 319. International Series. Oxford. SCHICK, K.D. & TOTH, N. (1993). Making Silent Stones Speaking: Human Evolution and the Dawn of Technology. Weidenfield & Nicholson. London. SELLET, F. (1989). Gisement moustérien de Ramandils (Port-La-Nouvelle, Aude): approche technologique des méthodes de débitage. Memoires de DEA, Institute de Paléontologie Humaine, Museum National d´Histoire Naturel. Aude. SILVA, P.G., HARVEY, A.M., ZAZO, C. & GOY, J.L. (1992). “Geomorphological depositional style and orphogenesis relation of Quaternary alluvial fans in the Guadalentin depresion (Murcia, SE Spain)”, Zeitschrift für Geomorphologie, 36, 325-41. SIMANTON, J.R., RENARD, K.G., CHRISTIANSEN, C.H. & LANE, L.J. (1994). “Spatial distribution of surfaces rocks fragments along catenas in semi-arid Arizona and Nevada, USA”, En POESEN, J. & LAVEE, H. (eds.) Rocks Fragments in Soil: Surface Dynamics. Catena, 23, 29-42.

105

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

SMITH, N.D. (1974). “Sedimentology and bar formation in the Upper Kicking Horse River, a braided outwash stream”, Journal of Geology, 82, 205-224. SOLÉ, A., CALVO-CASES, A., CERDÁ,A., LÁZARO, R., PIRI, R. & BARBERO, J. (1997). “Influences of micro-relief patterns and plant cover on runoff relatated processes in badlands from Tabernas (SE Spain)”, Catena, 31, 28-38. SPIVEY, D.B. (1997). Scale, processes and badland development in Almeria Province, Southeast Spain. Ph. D. Thesis, University of Liverpool, UK. STEEL, R.J. & THOMPSON, D.B. (1983). “Structures and textures in Triassic braided stream conglomerates (“Bunter” Pebbles Beds) in the Sherwood Sandstone Group, North Starfforshire, England”, Sedimentology, 30, 341-367. SULLIVAN, A.P. (ed.) (1998). Surface Archaelogy. New Mexico University Press. Alburquerque. SULLIVAN, L.A. & KOPPI, A.J. (1991). “Morphology and genesis of silt and clay coating in the vesicular layer of a desert loam soil”, Australian Journal of Soil Research, 29, 579-586. SUMNER, G., HOMAR, V. & RAMIS, C. (2001). “Recipitation seasonality in eastern and southern coastal Spain”, International Journal of Climatology, 21.2, 219-247. TIXIER, J., INIZAN, M.L. & ROCHE, H. (1980). Préhistore de la pierre taillé. Vol.1: Terminologie et technologie. Cercle de Recherches et d´Etudes Préhistoriques. Antibes. VAN PEER, P. (1991). “Interassamblage variability and levallois styles. The case of the Northern African Middle Paleolithic”, Journal of Anthropological Archaeology, 10, 107-151. VAN PEER, P. (1992). The Levallois Reduction Strategy. Prehistory Press. Monographs in World Archaeology 13. Madison, Winsconsin. VINCENT, K.R., BULL, W.B. & CHADWICK, O.A. (1994). “Construction of a soil chronosequence usin the thikness of pedogenic carbonate coatings”, Journal of Geological Education, 42, 316-324. WATSON, A. & NASH, D.J. (1997). “Desert crust and varnishes”, En THOMAS, D.S.G. (ed.) Arid Zone Geomorphology: Processes, Forms and Change in Drylands, John Wiley & Sons Ltd. Chichester, 69-107. WELLS, S.G. DOHRENWEND, J.C., MACFADDEN, L.D., TURRIN, B.D. & MAHRER, K.D.

106

(1985). “Late cenozoic landscape evolution of lava flow surfaces of the Cima Volcanic Field, Mojave Desert, California”, Bulletin of the Geological Society of America, 96, 1518-1529. WEBSTER, R. (1985). “Quantitative spatial analysis of soils in the field”, Advances in Soil Sciences, 3, 1-70. WRIGTH, V.P. (1990). “A micromorphological classification of fossil and recent calcic and petrocalcic microestructures”. En DOUGLAS, L.A. (ed.) Soil Micromorphology: A Basic and Applied Science. Development in Soil Science, 19, Elsevier, Amsterdam, 401-407. WRIGTH, V.P. & TUCKER, M.E. (1991). “ Calcretesan introduction”. En WRIGHT, V.P. & TUCKER, M.E. (eds.) Calcretes, International Association of Sedimentologist, Report Series, Vol.2. Blackwell Scientific. Oxford, 1-22. WRIGHT, R.L. (1996). “An evaluation of soil variability over a single bedrock type in part of Southeast Spain”, Catena, 27, 1-24.

Lámina 1. Vista general del yacimiento Gatán 2.

Lámina 2.Panorámica del glacis de la cuenca: 1. Frente de montaña (Sierra del Puerto); 2. Abanico aluvial del pleistoceno inferior; 3. superficies erosionadas (suelos de margas).

Lámina 3. Estratigrafía del suelo de margas del yacimiento Gatán 1. (explicación en el texto).

Lámina 4. Estratigrafía de un suelo perteneciente al abanico del pleistoceno medio, documentado en la rambla del agua amarga.

Lámina 5. Estratigrafía sistema aluvial A. Horizonte de anillas coronado por una carbonatación pedogenética.

Lámina 7. Detalle de las cuarcitas erosionadas en el yacimiento de Almadenes.

Lámina 6. Estratigrafía sistema aluvial A. Conglomerados y a techo carbonatación pedogenética.

Lámina 8. Superficie con cuarcitas erosionadas en el yacimiento Gatán 3.

Lámina 9. Detalle del suelo del yacimiento Gatán 2. y posición de un núcleo (Bg-2-54).

Lámina 11. Raederas confeccionadas sobre lascas Levallois.

Lámina 10. Detalle del suelo del yacimiento Gatán 2 y posición de una lasca Levallois (BG-2-51).

Lámina 12. Núcleos Levallois (Gatán 2).

Lámina 13. Núcleos Levallois (Gatán 3).

Lámina 14. Detalle de la estructura cruzada-planar (Foreset) de gravas y arenas del abanico aluvial sistema A.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 113-140

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE

“EL MOLAR” (ZONAS EXTERNAS DE LAS CORDILLERAS BÉTICAS, ABARÁN, MURCIA). DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS SEDIMENTOLÓGICAS MANUEL LÓPEZ CAMPUZANO Mª JESÚS SÁNCHEZ GONZÁLEZ

Palabras clave: superficies relictas, sedimentología, útiles líticos, Paleolítico Medio, Sureste de España. Resumen: Este artículo presenta datos arqueológicos y sedimentológicos obtenidos en el yacimiento paleolítico de El Molar (Cuenca Alta del Segura, Zona Externa de las Cordilleras Béticas). El registro estratigráfico y pedogenético efectuado sobre el citado sitio arqueológico, permite inferir la evolución y estabilización que durante el Pleistoceno superior alcanzó una superficie de arcillas triásicas sobre la que se depositó la industria lítica perteneciente al Paleolítico Medio. Este depósito sedimentario se corresponde geomorfológicamente con la unidad regional que representa el Glacis B o superficie de erosión. Keywords: relictc surface, sedimentology, stone tools, Middle Paleolithic, Southeastern Spain Summary: This paper presents archaeological and sedimentological data obtained from the Paleolithic place of El Molar (Segura Basin, External Zone of the Cordilleras Béticas). The stratigraphic and pedogenetic record of the archaeological site allows us to infer some features relatives to the evolution and stabilization of its clayed (triassic) geological bedrock surface during late Pleistocene times. Upon this surface appears throughout stone tools technomorphologically belonging to the Middle Paleolithic. This sedimentary deposit appears geomorphologically related to a regional erosional surface or Glacis B.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN Este sitio arqueológico se ubica en un interfluvio de la Rambla del Moro, tibutaria del río Segura (Cuenca Alta del Segura, TM de Abarán). Se inscribe en el sinclinal o depresión de la Hoya del Campo, entre los anticlinales de Ascoy-Benís y La Pila, que configura una de las pequeñas subcuencas orientales de la depresión neógeno-cuaternaria de Calasparra-Cieza. Forma, pues, parte geoestructural del sector Subbético regional, Zonas Externas de las Cordilleras Béticas (JEREZ et alii., 1974a; BAENA & JEREZ, 1982; RODRÍGUEZ, 1987). En la Figura 1 se puede apreciar la situación de esta depresión (Calasparra-Cieza) en el contexto geoestructural y sedimentario de las Cordilleras Béticas (SANZ, 1983). Su posición fisiográfica (base de datos topográfica 1:2000) (Fig. 3) se desarolla a lo largo de una pendiente moderada configurada a partir del acople de un depósito resedimentado sobre una formación o depósito de arenas y gravas tortonienses. Esta pendiente forma un glacis modelado sobre un manto diapírico extrusivo triásico, de arcillas y yesos, posteriormente mecanizadas. Actualmente aparece este manto erosionado y difuso a techo (TRIGUEROS & NAVARRO, 1962a). Sus dimensiones son considerables (ca. 25 km2) (según cartografía E 1: 200.000: BAENA et alii., 1994b) y se extiende sobre parte de un sustrato margocalizo Neocomiense y margas y calizas miocénicas (JEREZ et alii., 1974a). En la Fig. 2 aparece situado el

114

yacimiento arqueológico dentro del contexto geomorfológico del sector. Los restos de cultura material (artefactos líticos) se encontraron diseminados sobre la superficie del comentado depósito sedimentario (Fig. 6). Las Excavaciones y Prospecciones Arqueológicas fueron realizadas a lo largo del cauce de la citada Rambla, desde la confluencia de la tributaria rambla de La Raja hasta la desembocadura de la rambla del Moro en el río Segura. La intervención arqueológica fue intensiva y centrada en establecer las características estratigráficas del manto y suelo sobre los que se formaron los residuos arqueológicos. El área prospectada abarcó ca. 40 km2. Estas actuaciones se realizaron entre los meses de enero-febrero de 1997, con motivo de la afección causada por el trazado de la Autovía MadridCartagena (Tramo Venta del Olivo-Enlace MU-552 (Fig. 4), obras ejecutadas por la empresa FERROVIAL. Las intervenciones arqueológicas fueron realizadas por la Empresa INTECSA (Internacional de Ingeniería y Estudios Técnicos, SA). La relación de estos restos de cultura material paleolítica con este depósito argílico extrusivo, presenta importantes implicaciones sobre los sistemas de registro arqueológico de estos residuos, así como sobre los modelos de actividad tectónica, erosión y posterior estabilización de estas facies sedimentarias asociadas al modelado de las formaciones superficiales de acumulación cuaternarias. En este sentido, los elementos

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE “EL MOLAR”. DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS

arqueológicos actúan como un criterio de datación relativa de estos procesos mencionados. ORIGEN DE LOS MANTOS DE ARCILLAS DIAPIRIZADAS. TECTÓNICA Y SEDIMENTACIÓN Dentro de la depresión neógeno-cuaternaria de Calasparra-Cieza aparecen, en relación tectonosedimentaria y con límites sur que delinean una discontinuidad (CROESE, 1983), otras pequeñas depresiones más septentrionales relacionadas a las dos últimas subcuencas de la red de drenaje citadas. Una de estas pequeñas cuencas es la configurada por la denominada cuenca tipo pull-apart de Abarán (VAN DER STRAATEN, 1990). Estos tipos de cuencas se originan debido a que entre dos fallas, más o menos paralelas y con cierto enfrentamiento, aparecen áreas que por defecto de una curva o un escalón de la traza principal de la falla transcurrente. Se producen depresiones que subsecuentemente reciben importantes acumulaciones de sedimentos erosionados. Estas fallas transcurrentes suelen ser grandes accidentes con salto en dirección y de trazado rectilíneo y plano ver-

SEDIMENTOLÓGICAS.

tical o ligeramente inclinado. Asimismo, estas fallas suelen presentar un sistema de trazado anastomosado o entrelazado. Esto origina la formación de áreas transtensivas, ligadas al control de las fallas de salto dominante y de componente de falla normal, y de sectores transpresivos, en los que al salto en dirección se le une un componente de falla inversa (efecto de convergencia). En las primeras áreas (transtensivas) domina, pues, una tendencia tectónica de extensión y de crecimiento cortical; mientras que en los sectores transpresivos controlados por la acción de fallas inversas, se origina un trend de elevación cortical y una erosión que sedimenta a los sectores transtensivos adyacentes (READING, 1980). Parte de esta sedimentación ha venido configurada por series de abanicos deltáicos, tipo Gilbert, de edad comprendida entre el Sarravaliense final y comienzos del Tortoniense (VAN DER STRAATEN, 1990). En función del dispositivo estructural de esta cuenca, ligada a un juego de fallas transcurrentes que afectan a una cobertera despegada del zócalo, su “nivel de despegue” o su sustrato sedimentario, viene constituido localmente por los materiales triásicos objeto de estudio (VAN DER STRAATEN, 1990).

Figura 1. Situación del área de estudio en el contexto de las Cordilleras Béticas.

115

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

La Rambla del Judío, que diseca los materiales neógenos entre las alineaciones Picacho-El Molar, SW-NE, y S. Larga, y la Rambla del Moro, que discurre entre las alineaciones Ascoy-Benís-Larga, al W, y S. de la Pila al E, disectan actualmente a ambos tipos de facies sedimentarias (Fig. 5); permitiendo que podamos efectuar una aproximación al papel desempeñado por estos materiales en parte del modelado pleistocénico y de la formación de suelos. Estas subcuencas se presentan asociadas a los cabalgamientos de la Sierras Larga, Benís y La Pila y límites del Escabezado, Serral y Buey. Este sistema transorogénico procede de una dinámica comprensiva y de plegamiento que caracterizó a este sector Prebético (Cieza-Jumilla) desde 20 my (KENTER et alii., 1990). La actividad neotectónica se compone aquí de una tendencia NW durante el Plioceno (S. de Enmedio), juego de fallas normales durante el Mioceno superior y la falla de la Rambla del Moro (NNE), que se prolonga desde el diapiro de La Rosa hasta Mula, funcionando como zona de desgarre siniestra que limita los frentes mesozoicos de AscoyLarga-Sopalmo y la Cuenca de Calasparra-Salmerón (Las Minas) (ELIZAGA, 1990). Esta última también relacionada al control tectónico de las fallas del Arroyo de Las Murtas (N30E) y la del Barranco del Cerezo, que ocasionaron el hundimiento de este bloque más septentrional durante el Mioceno inferior (BAENA et alii., 1993a). La emisión de estos materiales arcillo-yesíferos (Keuper) parece haber estado ligada a la actividad tectónica desarrollada en torno al gran accidente de este dominio Prebético/Subbético (Cabalgamiento Subbético) y al juego de fallas subparalelas (W-E) de Calasparra-Cieza (COMBES, 1964; RONDEEL & GAAG, 1986; BAENA et alii., 1993a y 1993b). La asociación de estas emisiones a este accidente se puede apreciar en la Fig. 3 (BAENA et alii., 1993a). En la actualidad, este depósito, muy diseccionado, presenta un modelado relicto cuyas característica morfogenéticas y pedogenéticas forman parte de la evolución de las pendientes desarrolladas desde la vertiente SW de la Sierra de La Pila. Presenta, por lo tanto, una evolución ligada a los procesos temporales de erosión y agradación acaecidos en el sector durante el Plesitoceno. El depósito (ca. 25 km2) (Fig. 2) se distribuye entre la Sierra del Solán (SW), la citada S. de La Pila (E) y la Rambla del Moro y presenta un modelado relacionado con el Glacis B o superficies estructurales

116

erosionadas de margas. De forma que temporalmente quedaría asociado a la formación de los abanicos datados en el Pleistoceno superior (BAENA et alii., 1993b) que constituyen los sectores de interfluvio de los procesos de incisión de la Rambla del Moro. Este aspecto presenta importantes implicaciones tanto relacionadas a pasados procesos geomorfogenéticos como a los modelos de formación de estos tipos de residuos arqueológicos y sus posibles secuencias temporales. RASGOS ESTRUCTURALES DEL ÁREA DE ESTUDIO Este sector se encuadra en una altitud de meridianos de 1º 11´10´´ 9—1º 31´10´´ 8 y una latitud de 38º 10´04´´ –38º 20´04´´ 6. Su enmarque cartográfico corresponde a la Hoja-891 (E.1:50.000) de las series del IGN y IGME (MESEGUER, 1953; JEREZ et alii. 1974a y b). A su vez, la zona se encuentra estructuralmente inscrita en las Zonas Externas de las Cordilleras Béticas. Según las características estratigráficas y tectónicas se distinguien las siguientes unidades (N-S) (JEREZ et alii. 1974a): - Prebético externo (extremo meridional de la Sierra Larga). - Prebético interno (materiales mesozoicos de la Siera de Ascoy). - Prebético meridional (Unidad de la Garapacha). - Subbético externo o Unidad intermedia (extremo noroccidental de la S. del Lugar). - Subbético interno o Unidad de la Sierra del Oro. Intercalados entre estos conjuntos aparecen las formaciones del Terciario autóctono, constituidas por: - Formaciones cenozoicas perorogénicas. - Formaciones neógenas postorogénicas. - Formaciones superficiales cuaternarias. En el Prebético externo se desarrolla un Cretácico inferior, con arenas, areniscas y margas, de influencia fluvial (facies Weald-Utrillas), que en el extremo suroccidental de la Siera Larga aparece como un complejo dolomítico. Los materiales cretácicos del Prebético interno son calizas dolomitizadas (Certácico inferior), y dolomías y calizas blancas, a las que se superponen una formación de margas y margo-calizas del SantonienseMaestrichtiense (Cretácico superior de la vertiente noroccidental de la S. de Ascoy y Benís). En algunos de estos depósitos se han apreciado (AZEMA, 1972 y

Figura 2. Contexto geomorfológico del área de estudio.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

1975) anomalías sedimentarias consistentes en la formación de depósitos margo-calizos con aporte de material pelágico. Una potente franja de materiales cretácicos (SWNE) dispuestos al sur de la Sierra de La Pila, constituyen gran parte del Prebético meridional. Su facies inferior se forma con calizas y margas y areniscas (Unid. Garapacha); mientras que en la superior se distingue nítidamente un Cenomaniense constituido por una formación de margo-calizas y calizas con niveles de sílex negro y conglomerados calizos, tapados por margo-calizas senonienses. Afloran especialmente estos materiales con sílex en el Caserío de la Hortichuela y al W de la S. del Lugar. La serie mesozoica y paleógena caracteriza al Subbético externo. Aflora principalmente a partir de una extensa y potente formación del AlbienseCenomaniense de margas arenosas y areniscas (alrededores de la S. del Oro y NW de Abarán). Pertenece a este dominio una formación de capas rojas, margo-calizas y calizas biomicríticas, que poseen en su parte superior una alternancia de calizas, margas y areniscas silíceas (Flysh) del Senomaniense-Eoceno (parte suroccidental de la S. del Oro, Hoya y S. Roque). El Subbético interno, sector elevado de la Sierra del Oro, se caracteriza regionalmente por una serie triásica de areniscas, ricas en cuarzo (N de Abarán), calizas, dolomías con yesos (Cerro de las Lomas y vertiente meridional del Oro), así como por la presencia de un Keuper entre Cieza y la Sierra de la Espada. Estas series triásicas han sido objeto de atención en relación a sus implicaciones en la evolución del magnetismo básico mesozoico. Han sido datadas (K-Ar) en ca. 200 my (BENSEN & SIMONS, 1982). El Jurásico se manifiesta con un Lías dolomítico de base, con superposición de calizas, a veces, con nódulos de sílex (Malm). Aflora en el Cerro de las Lomas, S. del Oro, Cerro de la Atalaya, Menjú y Umbría, en la margen derecha del río, y en Lomas de Jalmero, cerca de la Rambla del Moro. Pero los posibles elementos erosionados de estas facies serán colmatados por un depósito del Cretácico compuesto por margo-calizas y margas neocomienses (EN de Abarán). Anteriores a la puesta en lugar de las unidades alóctonas, se encuentran las formaciones cenozoicas preorogénicas. Entre éstas se distinguen las del Paleógeno y el Mioceno inferior y medio. Corresponde al Paleógeno un desarrollo de calizas masivas sobre el mesozoico del

118

Prebético interno (Sierras de Ascoy, Benís y de Enmedio). Se aprecia un luteciense con alternancia de calizas arenosas, areniscas y margas arenosas silíceas. A estos materiales se superpone una formación continental rojiza (margas, arenas y gravas silíceas) del Oligoceno. Sobre la formación roja anterior (base discordante del Mioceno inferior), se desarolla un Aquitaniense-Burdigaliense medio (calizas masivas y margo-calizas), estratificado en la vertiente septentrional de la Siera de la Pila. Depósito que corresponde al Mioceno inferior y medio. NEÓGENO Durante el Mioceno tuvo lugar en la zona una importante fase tectónica que originó pliegues y escamas en el Prebético, así como el asentamiento del manto Subbético (CROESE, 1983). Posteriormente se formó una cuenca de sedimentación nerítica, con diferentes depósitos detríticos, que evolucionó en el Mioceno terminal hacia un medio semicontinental. De nuevo, parte de estas sedimentaciones son las que van a caracterizar a las superficies relictas desde el cuaternario. El Tortoniense está ampliamente representado en este Mioceno postorogénico a partir de depósitos en cuya base se aprecian conglomerados poligénicos (cantos cementados por matriz calcárea, frecuentemente arenosa). Quedan distribuidos en la parte occidental de la S. de Ascoy, este de la S. del Solán y entre la pequeña cuenca entre Cieza-Abarán. Los materiales tortonienses más repersentados son margas y margo-calizas (débilmente yesíferas). De forma discordante con los materiales descritos, aparecen en el sector suroriental del área unas margas y margo-calizas (poco yesíferas) pertenecientes al Tortoniense superior. Estos depósitos podrían estar representados sobre el afloramiento testigo (Figs. 6 y 18 ) a partir del cual se desarrolla el pequeño glacis en el que se ubica el yacimiento arqueológico de El Molar. Como más adelante veremos, la erosión de este depósito tortoniense (molasa de gravas calizas, cuarcita y sílex) produjo el actual manto de clastos erosionado en el sector durante el Cuaternario. CUATERNARIO El modelado o formaciones superficiales cuaternarias incluye un sistema de abanicos aluviales y de glacis desarrollados principalmente desde las vertientes o frentes de montaña mesozoicos (Sierras Larga-Benís

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE “EL MOLAR”. DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS

Ascoy y La Pila) (Fig. 2). Son sistemas relictos de acumulación que ilustran las secuencias temporales de los procesos de agradación/disección y algunas anomalías desencadenadas por la actividad neotectónica comentada. En términos generales, se componen de glacis y abanicos aluviales de edad Pleistoceno inferior-superior y superficies de erosión (suelos de margas) (BAENA et alii., 1993a y 1993b) correlacionables morfogenéticamente con los registrados en el sinclinal de Calasparra-Cieza. Su geometría es triangular y su perfil rectilíneo, no apreciándose golfos en sus ápices. El abanico aluvial superior (A) es un depósito encostrado formado por conglomerados/limos y costras calcáreas y se ha datado en el Pleistoceno inferior (BAENA et alii., 1993a y 1993b); mientras que el abanico correspondiente al Pleistoceno medio (A-B) estaría constituido por un depósito erosionado y fuertemente disectado, compuesto por limos y arcillas y abundantes gravas envueltas en láminas carbonatadas. Finalmente, se aprecia un glacis (B) de baja vertiente que correspondería a una superficie estructural relicta erosionada, que actualmente forma una unidad de la pendiente estabilizada con las propiedades pedogenéticas ligadas a los suelos de margas estructurales; es decir, estructuras limo-arcillosas superficiales que pasan a formas características de las margas (bloques angulares masivos y agregados ovoides). Son suelos muy carbonatados (5060 %) y entre los que predominan los minerales residuo de elementos metamórficos (turmalina, circón, granate, andalucita); componiéndose sus arcillas de esmectita e ilita (ALÍAS et alii., 1982: Fig. 1). Asociado a esta última formación, aparecen las arcillas y yesos triásicos que tras algunos procesos erosivos alcanzaron durante el Pleistoceno superior un modelado tipo glacis. Sobre esta superficies relictas y asociados a los mantos de clastos erosionados (molasa de calizas y cuarcitas), aparecen los artefactos líticos distribuidos aleatoriamente en las pendientes de los depósitos argílicos (diapiros) (Figs. 16 y 17). Los suelos han sido clasificados según FAO-ISRICISSS (World Reference Base for Soils Resources.World Soil Resource Report, 84. FAO, Roma, 1998) y el Soil Survey Staff (Soil Taxonomy. A Basic System of Soil classification for making and interpreting Soils Surveys. United States Departament of Agriculture. Washington, DC, 1999). Los suelos asociados al glacis y abanicos de edad Pleistoceno inferior presentan un componente conglomerático con limos y arcillas localmente encostradas,

SEDIMENTOLÓGICAS.

formando suelos denominados petrocálcicos (ALÍAS et alii., 1986b) (Tab. 1. Perfil 891-II) o Lithic Xeric Haplocalcids (USDA, 1999). Los sistemas de glacis y abanicos del Pleistoceno medio se caracterizan por presentar suelos arcillosos con abundantes gravas entre láminas carbonatadas, procedentes de las erosiones sufridas por procesos de levantamiento y posterior encajamiento de la red fluvial por los sistemas del Pleistoceno inferior. Estos suelos se denominan cálcicos (ALÍAS et alii., 1986b) o Calciorthids (USDA, 1999), y han sido analizados en las vertiente W de la S. de Benís (TUDELA et alii., 1982) (Tab. 1. Perfil 891XVI). Por su parte, los suelos de margas o margálicos/ (ALÍAS et alii., 1986b) (Tab. 1. Perfil-891-XI), Lithic Torriorthents (USDA, 1999), corresponderían a las superficies estructurales exhumadas tras procesos erosivos que configuran el glacis de baja vertiente. Por último, aparecen mantos y suelos compuestos de fracción fina, que parecen representar tanto a depósitos fluviales de la rambla del Moro como a sectores distales o playas de abanicos. Se tratan de Fluvisoles calcáricos o Udifluvents (USDA, 1999) y pertenecen al Pleistoceno superiorHoloceno (Tab. 1. Perfil 890-X). Asociado a este último modelado erosivo y actualmente estabilizado, se encuentran las arcillas yesosas triásicas (diapiro). Son suelos denominados gípsicos/calcigypsids (ALÍAS et alii., 1986b) (Tab. 1. Perfil. 891-I) o Calcigypsids (USDA, 1999). Presentan en su superficie abundante cobertera de detritus clástico.. Un esquema o modelo estándar de este manto aparece reproducido –de forma esquemática- en la Figura 7. Similar proceso de formación edáfica parece suceder en la cuenca del río Chícamo (Cuenca de Fortuna) (MARTÍNEZ-MENA et alii., 1996). Estos suelos desarrollados sobre arcillas diapirizadas del Trías han sido objeto de atención en la literatura especializada (e.g.: LÓPEZ et alii., 1999; CERDÁ, 1997); mientras que incluso en latitudes septentrionales peninsulares, con medias de precipitaciones < 650 mm, presentan cierto subdesarrollo pedogenético (LÓPEZ et alii., 1999), en este contexto geomorfológico surestino su desarrollo es aparentemente también escaso, aunque esto no significa que no puedan alcanzar un estatus relicto. De hecho, algunos de estos suelos analizados experimentalmente en Valencia (Anna) (CERDÁ, 1997) ofrecen índices bajos de erosión (13 g m2 h-1) y una capacidad de infiltración considerable (38.63 mmh-1), que potencialmente tendería a incre-

119

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

mentar su integridad estructural. En un sistema de Regosoles Gypsicos apreciado en Cofrentes (Valencia) (BOCHET et alii., 1999), se ha constatado que la integridad estructural de la superficie del suelo depende en buena medida de la interacción existente entre dos subsistemas formados por la vegetación (Matorral Mediterráneo) del medio en cuestión; especialmente entre los arbustos Rosmarinus officinalis y Anthyllis cystoides y la hierba Stipa tenacissima. La yuxtaposición de algunas de las características macromorfológicas y físico-químicas pertenecientes a esta secuencia de suelos (ALÍAS et al., 1986b; TUDELA et alii., 1992) con los datos arqueológicos obtenidos (distribución y posición de la industria lítica en las superficies cuaternarias (El Molar), permite establecer la siguiente correlación geomorfológica (BAENA et alii.,1993a y 1993b) y edafológica (Tab. 1 ). REGISTRO ARQUEOLÓGICO El registro topográfico y planimétrico de este Sector-1 en la pendiente de glacis (Fig. 4), indica, no obstante, una muy baja concentración de artefactos (45/1.600 m2). Estos fueron registrados a partir de la instauración de una cuadrícula UTM. De forma paulatina, la concentración de residuos arqueológicos disminuye cuando se acerca al interfluvio y a los alrededores del área de máxima concentración; concretamente entre los sondeos CD-32 y CR-46 (Fig. 5). Configura, pues, un área de variable densidad arquelógica (ca. 20.000 m2). La base de datos topográfica procede de las series digitalizadas (AUTOCAD) facilitadas por las empresas contratantes (UTE Ferrovial-Hormigones Martínez). DATOS SEDIMENTARIOS Las series sedimento-estratigráficas obtenidas corresponden, en parte, al Perfil geológico establecido de forma transversal a la Rambla del Moro (registro efectuado por Geoestudios SA). Abarca una secuencia estratigráfica de 2.500 m (Fig. 5) que permite estipular la variabilidad de los depósitos a distintas cotas y secuencia, al mismo tiempo que articula en la sección los suelos sobre los que se desarrolla el yacimiento en cuestión. Comienza la serie con un manto de arcillas y yesos (ca. 10 m) (diapiro extrusivo del Trías) directamente

120

depositado sobre un complejo margo-calizo (cretácico), que, a su vez, sirve de soporte litológico a todo el glacis. Sobre el depósito de arcillas y yesos se dispone, en contacto erosivo y muy localizadamente, un variable manto de coluvio (arenas, gravas y limos) (Lám. 15). Éste es arqueológicamente estéril y presenta una cobertura superficial de derrubio erosionado procedente del depósito post-manto tortoniense, registrado estratigráficamente en el Perfil Estructural proyectado en el registro topográfico del yacimiento (Fig. 5). En el talweg de la rambla aparecen depósitos coluviales de barras laterales de gravas y limos y arcillas. Estos materiales (recientes) proceden de los aportes torrenciales característicos de estos cauces efímeros pertenecientes a medios semiáridos. Las características hidrológicas de estos cauces han sido atendidas en varias ocasiones en el contexto de la Cuenca Alta del Segura (VIDALABARCA et alii., 1992; CONESA & ÁLVAREZ, 1996). Este tramo superior o paquete de arcillas y yesos que sirven de soporte litológico al yacimiento objeto de estudio, ha sido, a su vez, registrado estratigráficamente en la Sección-1 (ver posición en Fig. 4 y detalles en las Figs. 6 y 7), con el fin de comprobar la situación estratigráfica de la industria. La serie estratigráfica obtenida es extensible, como comprobamos en la sección, al glacis comentado y, como formación superficial, reproduce un manto común al resto del yacimiento: Nivel-1: Tenue manto, no configurando un nivel, de limo arenoso depositado sobre hondonadas de pendiente y cambios de gradiente. Arqueológicamente estéril. Limo procedente de la erosión hídrica laminar holocénica y más reciente. Nivel-1A: Nivel superficial (superficie actual), con abundante derrubio de molasa erosionada (caliza y cuarcita) y artefactos líticos asociados diferencialmente (Lám. 16 y 17). Nivel-2: Serie masiva de limos arcillosos (1m de potencia), compacta, plástica, con pocas gravillas, de estructura granular fina y tonalidad pardo-rojiza (2.5 YR 4/4), con abundantes gravillas angulosas (2-3 cm 6) en contacto inferior sobre yesos. Escaso contenido de materia organica ( X = 0.61%) y porcentaje medio de carbonatos (30-32.5 %) Arqueológicamente estéril. Horizontes A-Ck Nivel-3: Vetas compactas de yesos (complejo litológico base de la secuencia > 1.50 m).

Tabla 1: Relación de tipos de suelos (facies sedimentológicas y algunas propiedades físico-químicas) y posición de artefactos líticos en una vertiente tipo de la Cuenca de Calasparra-Cieza (Subcuenca de la Rambla Del Moro).

Figura 3. Principales afloramientos de material diapírico triásico (arcillas, yesos y margas) y su relación con fallas (según BAENA et alii, 1993a: Fig. 19).

Figura 4. Contexto topográfico del área arqueológica y situación de las secciones efectuadas.

Lámina 1. Perfil estratigráfico de las arcillas extrusivas (zona erosiva).

Lámina 2. Detalle de industria lítica asociada al manto de clastos.

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE “EL MOLAR”. DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS

El componente granulomético del Nivel-2 (micras 6) indica una clara textura y composición limo-arcillosa (Gráfico 1) (datos según estudio realizado por Geocisa). Esta composición sedimentológica o fracciones granulométricas otorgan al suelo una estructura plástica que tiende a sellar las porosidades superficiales, compactando, junto al considerable porcentaje (Rc:

Gráfico1: Fracción sedimentológica (micras 6) del Nivel 2 arqueológico. Expresado en %

50-70%) de derrubio lítico erosionado, los niveles superiores del suelo. Estos factores actúan como elementos mitigadores de la erosión superficial y pérdida de sedimento, aumentando los coeficientes de escorrentía y reduciendo la erosión hídrica a lavados laminares (POESEN, 1986; POESEN et alii., 1996;

SEDIMENTOLÓGICAS.

POESEN & INGELMO-SÁNCHEZ, 1992). Por otra parte, su relativamente elevado componente de carbonatos (Tab. 3), si bien inhibe la formación de materia orgánica, tiende, por el contrario, a compactar los coloides arcillosos. Efecto que tiende a incrementar la integridad de los agregados. El espectro mineralógico de este sedimento limoarcilloso ofrece una estandarización de sus componentes (Fig. 8). Estos datos fueron obtenidos en el Departamento de Edafología, Química Agrícola y Geología de la facultad de Químicas de la Universidad de Murcia. Su tinte pardo-rojizo (2.5YR4/4) procede de la abundancia de óxidos y oxihidróxidos de baja cristalinidad (>1% peso muestra). Los minerales constituyentes son calcita (55%), cuarzo (16%), dolomita (8%) y filosilicatos (20%), compuestos a su vez por illita (75%) y caolinita (25%), junto a óxido de hierro (goethita). Los difractogramas de polvo y agregado (Fig. 8) son similares y no ofrecen varaciones significativas en la intensidad de reflexiones de carbonatos y cuarzo. La fracción arcilla está compuesta por illita/caolinita con trazas de clorita; mientras que el parámetro cristalino de las micas ofrece un valor bajo (illita: 5Å-10Å=0.40),

Lámina 3. Detalle de industria lítica asociada al manto de clastos.

125

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

procedentes de los relieves calizos-dolomíticos del Prebético adyacente. Un aspecto importante, relativo a la mayor o menor capacidad de resistencia de estos suelos a la meterorización, es el aportado por la presencia sistemática de cuarzo (16%), la cual expone la resistencia de estos niveles carbonatados -por resistencia química- a los procesos de meteorización. Por último, la illita/caolinita tiene el mismo origen detrítico; habiéndose producido la arcilla, muy probablemente, a partir de una neoformación debida a la degradación mineral (illita/clorita). En la Tabla 2 aparecen algunas propiedades físicoquímicas registradas en estos suelos desarrollados sobre arcillas triásicas. Según estos datos edafológicos y los derivados del registro estratigráfico, parece que el manto argílico, una vez erosionado, debió entrar en una fase de estabilización. Esta fase coincide con los momentos de decline de la actividad tectónica y de un progresivo cambio de facies sedimentaria. Este cambio consistió en un paso de un estilo agradacional y erosivo, que afectó extensivamente al glacis, a un proceso de incisión lineal sobre las disecciones previas causadas durante las fases tectónicas y de erosión e incisión que experimentó en sector durante el Pleistoceno inferior y medio. En consecuencia, el aporte sedimentario fue disminuyendo, permaneciendo el depósito expuesto a lavados laterales y erosiones hídricas laminares.

Lámina 4. Detalle del afloramiento tortoniense (PG1) del que deriva la materia prima empleada en el sitio arqueológico.

pero que no denota una degradación edafogenética actual. El contenido en carbonatos presenta, sin embargo, un valor más bajo (35-39%) (Tab. 3) que el visto para los horizonte de los suelos desarrollados sobre margas. La composición mineralógica refleja, pues, un carácter heredado (detrítico) de sus componentes,

horizontes

Ap Ck Cyk C C+R

CULTURA MATERIAL DOCUMENTADA Las materias primas empleadas en este yacimiento proceden de la erosión del depósito tortoniense (gravas y arenas) ya comentado y registrado gráficamente (Fig.

Niveles(1)

cota (cm)

materia orgánica

nitrógeno

carbono

sodio

Coductividad(2)

1A-2 2 2 2 3

0-17 17-42 42-65 65-85 +85

1.32 0.86 0.57 0.77 -

86.1 77.9 61.5 69.7 -

0.77 0.50 0.33 0.45 -

4.5 5 5.7 6.8 -

0.73 0.57 0.83 1.56 -

(1): Según registro arqueológico. (2) Conductividad eléctrica. Base de datos: ALÍAS et alii. 1986 a: perfil 891-IX Tabla 2: Datos físico-químicos de los diferentes horizontes edafogenéticos y su correlación con los niveles arqueológicos documentados.

126

carbonatos

39.1 37.6 36 35 -

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE “EL MOLAR”. DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS

SEDIMENTOLÓGICAS.

morfología (%)

sílex

cuarcitas

calizas

nodular tabular-fragmentada

0 100

65 35

92 8

tipometría (cm) longitud/Mml 6 Anchura/MmA Grosor/MmG

3.20 2.90 3.01

5.32 4.85 4.03

8.63 5.80 5.65

Tabla 3: Características tipomorfológicas de las materias primas (molasa) del sector.

6 y 18). La proporción de minerales seleccionados es de gran importancia para la comprensión de las morfologías finales de núcleos y lascas (Tabla 3). En este sitio arqueológico se utilizó una importante suma de sílex (30.32%), procedente de la misma molasa erosionada. A partir de este mineral se confeccionaron un 20.89% de los núcleos documentados. Este porcentaje corresponde a las morfologías finales que denominamos prismáticos-tabulares o unidireccionales-unifaciales (Fig. 13.A). Como se desprende de su empleo (30.32) y considerable uso en el desbastado de núcleos (20.89), el uso de este mineral (sílex) era muy requerido a pesar de sus reducidas dimensiones y escasa presencia (Tab. 3) en el contenido clástico de la molasa del depósito comentado; lo cual tendrá, como indicamos, importantes resonancias en la morfología final de las lascas y núcleos confeccionados con esta materia prima (Fig. 13 y 14.AB”) y en el conjunto lítico total del sitio arqueológico. Las materias primas del sitio de El Molar derivan de la erosión del tramo superior de un depósito de gravas y margas tortonienses, correspondiente a las últimas disconformidades intratortonienses del sector (JEREZ et alii., 1974a). En las Fig. 6 y Lám. 18 puede ser observada su estratigrafía (PG-1) y posición geomorfológica en la pendiente del glacis configurado a partir de este depósito y el barranco del tributario de la Rambla del Moro. De nuevo aquí los molasa se disponen en la pendiente coluvial y en el pedimento erosionado con desiguales concentraciones (75-85% y 65-75%, respectivamente). Su distribución se asemeja a los modelos de distribución anisótrpo (WEBSTER, 1985). Estos equivalen a concentraciones poligonales en los que los derrubios de molasas redondeadas evolucionan aleatoriamente en superficies sin obstrucción, sueltos y

discontinuos (ANHERT, 1994) (Fig. 12). Se trata de un modelo afín al documentado en pendientes semiáridas en las que los derrubios no evolucionan linealmente con la pendiente y se concentran principalmente en los sectores coluviales más anexos a los escarpes erosionados (ABRAHAMS et alii., 1984; PARSON et alii., 1992; WRIGHT, 1996; KUTTIEL et alii., 1998). Esta dinámica geomorfológica y erosiva, ha sido indicada como un factor interpretativo, junto a otros elementos edafogenéticos, de la estabilización (superficie relicta) de las pendientes (NETTLETON et al., 1989), especialmente en algunas cuencas neógenas-cuaternarias de las Béticas (ALEXANDER et alii., 1994). En el registro estratigráfico documentado en el depósito tortoniense pueden observarse los tenues niveles de cantos de diferentes tipometrías (10 cm y >20 cm), alternando con gravas, arenas cementadas y margas cuarteadas. Estos cantos, según estos valores relativos al promedio de eje axial (d(I)), se encuadrarían entre los denominados coarse cobbles (BLAIR & MCPHERSON, 1999). Sin embargo, estas dimensiones solamente coinciden con las gamas calizas, mientras que los escasos cantos cuarcíticos alcanzan promedios muy inferiores (Tab. 4). La estratificación es horizontal, y, a pesar de su estructura masiva, se expone a erosiones debido a estar recubierto por materiales relativamente blandos y degradables. materias primas

% de empleo

% presencia en el medio

calizas cuarcitas sílex

69.68 30.32

85 12 3

Tabla 4: Frecuencias de empleo de los distintos minerales en la confección de artefactos líticos.

127

Figura 5. Sección geológica del área arqueológica.

Figura 6. Secciones desimentarias.

Figura 7. Esquema del depósito de arcillas extrusivas y relación entre niveles arqueológicos y edafológicos.

Figura 8. Difractograma y composición mineralógica de las arcillas.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

CULTURA MATERIAL: INDUSTRIA LÍTICA El conjunto lítico documentado (n= 122) presenta unos porcentajes correspondientes a una industria compuesta eminentemente por lascas (64.75) (Fig. 13 y 14), frente a muy escasos nódulos trabajados (0.81), y por núcleos (23.77) (Fig. 9) y restos de talla o subproductos (debrís) (10.65). Las morfologías de algunas materias primas (molasa erosionada) interfieren en las morfologías (35 en cuarcitas y 100 en sílex) de los productos finales produciendo una frecuencias oscilantes entre formas tabulares-prismáticas de núcleos (72.41%) (M-69, M78 y M-1E-5) o pseudo-prismáticos, como en otros contextos arqueológicos con materias primas morfológicamente similares han sido denominados (BIETTI et alii., 1995: Fig. 1; KUHN, 1995: Fig. 4.2) y, las más escasas en este sitio, técnicas más sofisticadas o preparadas de lascado como son las extracciones centrípetas de las morfologías nodulares de las materias primas (65%). Estas originan morfologías finales de núcleos discoides o levallois recurrentes centrípetos (20.68) (M3E.30, M-81, M-1D.10 y M-1E.4) (BOËDA, 1988; 1994: Fig. 175) (Fig. 9 ). En las Fig. 13 y 14 se han presentado unos esquemas tecnológicos basados en la evolución de los modelos de los negativos dorsales (de menor a mayor complejidad) de los núcleos (Fig. 13) y lascas documentadas (Fig. 14). La secuencia A de núcleos ilustra el esquema uni y bidireccional sobre una cara del núcleo. La secuencia B representa a aquellos núcleos que han sido preparados a partir de una superficie levallois de extracciones recurrentes centrípetas. Por su parte, la Fase A relativa a las series de lascas, representa, según el modelo direccional de los negativos dorsales, una sucesión desde lascas de dorso natural (M-100) y lascas ordinarias con reserva distal de córtex (M-116) y de esquema de negativos paralelos (M-115, M-1E-1, M101, M-3C-36) y subparalelos (M-2D-22 y M-1E-6). Estas lascas están emparentadas al modelo uni- y bidireccional de extracciones comentado. La fase o secuencia B de lascas, presenta ya unos tipos afines a los métodos levallois. Los tipos B1 son lascas desbordantes y los adscritos al subtipo B2 son lascas levallois de primer orden. Las primeras series tabulares presentan una explotación volumétrica, pero sumamente expeditiva, consistente en el aprovechamiento de las facetas natu-

130

rales del nódulo (o se configuran progresivamente: M78), para preparar idóneos planos de percusión (facetados) que liberan series restringidas de lascas (12), uni y bidireccionalmente (Fig. 13.A). Esta forma de desbastado suele producir abundantes productos corticales (22.78) especialmente lascas de dorso natural (22.78) (FISH, 1981: 389). Una recurrencia sobre estas superficies tabulares-prismáticas (aprovechamiento económico de sus superficies) tiende a producir series de pequeñas extracciones demi-tournantes (REVILLON & TUFFREAU,1994) que originan pequeñas lascas laminares (M-5E.42, M-2E.22, M1D.7-8) (Fig. 14.A-B”). Pero estas lascas han sido incluidas en las frecuencias de productos no cotrticales ordinarios (32.91%), ya que realmente no reflejan una tecnología explícita para la producción de hojas, sino el resultado de los escasos tamaños de los nódulos de sílex muy reducidos (p. ej. Fig. 13.A, M-1D-7). Los planos de preparación de lascado presentan, en términos generales, un cuidadoso facetado (M-78 y M69), que originó un predominio de lascas con talones facetados ( 41.77%) y lisos (34.17%), con escasos corticales (20.25). Estas pautas como veremos en el apartado tecnomorflógico, tendrán unas implicaciones muy importantes en las características tecno-culturales de los conjuntos. A su vez, esta técnica refleja una disyuntiva, relativa a su versión morfológica discoide vs. levallois (BOËDA, 1993; 1994: 266-68). En el caso de El Molar esta diferenciación morfológica consistente en una explotación volumétrica (discoide) y superficial (levallois), es difusa y puede ser explicada en función de las series de reducción de los núcleos e incidencias morfométricas de las materias primas implicadas. Por otra parte, es evidente que la preparación de ambas técnicas de desbastado consite en un debastado periférico centrípeto de una superficie (en principio), de la que se pueden extraer 1 lasca levallois (preferencial) o varias si la superficie permite una recurrencia (M-1E.1, M-68, M-59, M-2C.23), pero también lascas desbordantes (10.12) (tipo-5 de BORDES, 196l) (M-2B.27, M-1E.2, M2C.26, M-118 y M-63); especialmente algunos elementos (M-121, M-1E.2) que reflejan los negativos de una preparación centrípeta (de extracción lineal o preferencial), y de borde asimétrico, facetado, de la preparación periférica de los núcleos. Lo cual ha ocasionado unas morfologías finales derivadas de una

Figura 9. Núcleos (Nivel 1A).

Figura 10. Núcleos y lascas (Nivel 1A). M-78 y M-75 son núcleos bifaciales tipo chopping-tool.

Figura 11. Lascas (Nivel 1A).

Figura 12. Planta (parcial) de dispersión de los restos arqueológicos (Cuadrantes E 1-2 y D 1-2).

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE “EL MOLAR”. DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS

adaptada preparación discoidal (de planos de lascado periféricos) de extracciones centrípetas (79.16%). Estos núcleos discoides presentan unas características tecnomorfológicas que los asemejan a los denominados núcleos levallois recurrentes centrípetos (BOËDA, 1994: 265-68). No obstante, cierta diferenciación -que en nuestro caso podría expresar, más bien, fases o esquemas de reducción (BAUMLER, 1988; BIETTI et alii., 1991)- se establece entre las morfologías que podrían representar una explotación volumétrica. En ésta el volumen del núcleo se concibe como dos superficies asimétricas convexas y secantes, con una preparación de la superficie de lascado que permite obtener productos predeterminados mediante una convexidad periférica (lascas desbordantes o puntas pseudo-levallois : 1.06); aunque ambas superficies (de lascado y la de planos de preparación), a diferencia de la preparación superficial levallois, no se encuentran jerarquizadas y pueden invertir sus roles durante la misma secuencia de desbastado (BOËDA, 1994: Fig.178). Esta diferencia puede apreciarse en algunos núcleos. Pero esto es una cuestión más bien semántica. De forma que los núcleos levallois de extracción lineal o preferencial (2.08%), pueden derivar de núcleos recurrentes centípetos y evolucionar en discoides volumétricos. Otras morfologías finales de núcleos -procedentes del aprovechamiento de materias primas de morfología tabular-, como son los prismáticos-tabulares de extracciones unidireccionales (10.41%), y otras mucho más reducidas formas finales, como globulares o poliédricas (6.25 y 2.08%), son más difíciles de acoplar en una pretendida secuencia de reducción, debido a su menor cuantía en el registro arqueológico y a su características heterométricas. No obstante, las formas globulares y poliédricas parecen derivar de núcleos discoides muy agotados y explotados volumétricamente. Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta que las diferentes morfologías finales de los núcleos pueden ser tanto el resultado de secuencias de reducción (BAUMLER, 1988; BIETTI et alii., 1991; KUHN, 1995) como de una más aleatoria adaptación a las pequeñas dimensiones de las materias primas presentes. De todas formas, su escaso IL (11.39%), puede ser el resultado intermedio-adaptativo a unas determinadas materias primas, pero, como discutiremos, aquí, como en el resto de yacimientos de esta trama geoarqueológica, se debe a que estos productos eran

SEDIMENTOLÓGICAS.

acumulados como potencial lítico para ser transportados o importados a otros sitios. Los valores absolutos tipométricos de lascas y núcleos, reflejan parte de las pautas de acomodación a una materia prima minoritaria (cuarcita: 12%) y de escasas dimensiones (Tab. 5). En cuanto a las frecuencias de útiles se refiere, se aprecia en un sentido convencional del término, un escaso mantenimiento del recurso lítico a través de reducciones por retoque, que hubieran producido más elevadas frecuencias de raederas (DIBBLE, 1984, 1987, ROLLAND, 1977: Tab.2, 1981: Fig.3). Esto se deduce por el elevado número (77.21%) de lascas sin retocar o mínima y marginalmente retocadas (útiles cortantes), frente a modificaciones de los bordes más moderadas, como las intensivas, a partir de denticulaciones-muescas (6.32%) (M-2C.23, M-116, M-118), o más extensivas, mediante reducción continua del borde (IR: 11.39%). Las características globales tecnomorfológicas del conjunto lítico (EBERT, 1979), indican pues unas pautas muy expeditivas, adaptadas a las materias primas, con especial recurrencia al agotamiento de núcleos de sílex, consecuencia de eventos casuales de actividades ligadas a una reposición de recurso lítico de corta duración. La relación planimétrica (planta Nivel-1A, 1 D/E— 2DE: 1.600 m2) establecida entre la molasa erosionada e industria lítica (Fig. 12) y su dispersión, refuerzan esta impresión. El remontaje, en esta misma planta, del núcleo levallois (M-1E.4) con una de sus lascas extraídas (Fig. 10), junto a abundante molasa erosionada y restos de talla, y el índice núcleos/lascas global (1/2.72), reflejan la ocasionalidad del sitio como punto de eminente reposición de recurso lítico. CONCLUSIONES En función de las implicaciones derivadas de la distribución de los residuos arqueológicos en el suelo analizado, y de las propias características sedimentológicas del depósito, podemos establecer las siguientes conclusiones: La posición no interestratificada de los restos arqueológicos, asociados a la cobertera de derrubio lítico erosionado (molasa), nos hace inferir que los episodios de deposición de artefactos líticos sucedieron una vez estabilizada geológicamente la superficie en

135

Figura 13. Esquemas tecnológicos de desbastado y reducción de núcleos. A: pseuso-prismáticos; B: levallois recurrente centrípeto.

Figura 14. Esquema de los tipos de lascas: A: dorso natural; A-B: ordinarias; AB´´: pequeñas lascas ordinarias confeccionadas en sílex; B1: desbordantes; B2: levallois de primer orden.

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE “EL MOLAR”. DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS

cuestión. Esto, a tenor de los datos sobre evolución tectónica y procesos erosivos comentados, pudo haber sucedido, con mayor probabilidad, a partir del Pleistoceno superior. Los datos analíticos parecen también apuntar que tras haber sufrido estos suelos procesos erosivos, entraron progresivamente en una fase de estabilización en estos momentos. A pesar de la variabilidad morfogenética del sector, los modelados (especialmente a partir de pedimentos erosionados y glacis) apreciados afectaron tanto a los depósitos de margas miocénicas como a estos sedimentos de arcillas plásticas extrusivas (triásicas). Esto debió ser el resultado de las actuaciones de alternancias climáticas (humedad/sequedad) dentro de un ambiente generalizado semiárido. Este depósito de arcillas triásicas está, pues, relacionado morfogenéticamente con la superficie de erosión de margas equivalente al Glacis B del sector. Los restos arqueológicos nos informan sobre la presencia de homínidos en estos medios semiáridos durante el Pleistoceno superior. A partir de las características de sus contenidos líticos, podemos inferir unas pautas de adaptación o aplicaciones técnicas variables a unas muy determinadas materias primas -con criterios selectivos- y un uso expeditivo y episódico de su procuración y uso. No obstante, la presencia de núcleos preparados (discoides-levallois) y algunas lascas resultantes de estas técnicas, nos hacen pensar que, probablemente, algunos productos pudieran haber sido procesados para ser objeto de transporte. Esto podría estar estratégicamente relacionado con el hecho que implica que en el sector, como comentamos, la mayoría de los derrubios líticos erosionados -y potencialmente seleccionables- procedieran de las erosiones de componentes eminentemente calizos. AGRADECIMIENTOS Agradezco a la UTE Ferrovial-Hormigones Martínez el habernos facilitado las diferentes topografías digitalizadas de las áreas documentadas. Al Dr. R. Arana (Departamento de Química Agrícola, Edafología y Geología de la Facultad de Químicas, Universidad de Murcia) por haber efectuado el difractograma de las arcillas y estudio mineralógico. Asimismo, a la arqueólogo Mª Jesús Sánchez González por haber participado en los diferentes procesos de excavación al mismo tiempo que componía parte de la

SEDIMENTOLÓGICAS.

documentación gráfica de los mismos, y al topógrafo Jose G. Gómez Carrasco por realizar el registro topográfico de campo. REFERENCIAS ABRAHAMS, A.D., PARSON, A.J., COOKE, R.V. & REEVES, R.W. (1984). “Stones movement on hillslopes in the Mojave Desert, California. A 16-year record”, Earth Surface Processes and Landforms, 9, 365370. ALEXANDER, R.W. HARVEY, A.M., CALVO, A., JAMES, P.A. & CERDÁ, A. (1994). “Natural Stabilitation Mechanisms on badlands Slopes: Tabernas, Almeria, Spain”, En MILLINGTON, A.C. & PYE, K. (Eds.) Environmental Change in Drylands. Biogeographical and Geomorphological Perspectives. John Wiley & Sons. Chichester, 85-111. ALÍAS, J.L., SÁNCHEZ, G. & FERNÁNDEZ, T. (1982). “Características de los factores edafogenéticos relativos a los suelos de margas miocénicas de la Provincia de Murcia”, Anales de Edafología y Agrobiología, XLI, 475-495. ALÍAS, J.L. (et alii.) (1986a). Mapa de suelos. E. 1: 100.000. Hoja Nº 891. Cieza. Proyecto LUCDEME. ICONA-Universidad de Murcia. Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Madrid. ALÍAS, J.L. (et alii.) (1986b). Mapa de suelos. E. 1: 100.000. Hoja Nº 890. Calasparra. Proyecto LUCDEME. ICONA-Universidad de Murcia.Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Madrid. ALMELA, A. & RÍOS, J.M. (1954). “Estudio geológico de la Sierra de Ricote en la región de Mula”, Boletín del Instituto Geológico y Minero, LXVI, 17-83. ANHERT, F. (1994). “Modeling the development of non-periglacial sorted nets”, En POESEN, J. & LAVEE, H. (Eds.) Rocks Fragments in Soil: Surface Dynamics. Catena, 23, 43-63. AZEMA, J. (1972). “Nouvelles donnés sur le Crétace Prébétique entre Cieza et Salinas (Provinces d´Alicante et Murcia, Espagne)”, Bulletin de la Societé Géologique Française, XIV.7, 110-120. AZEMA, J. (1975). “Le Crétace dans le cadre orientale des Zones Externes des Cordilléres Bétiques, II. Le Prébetique et le Subbétique de Cieza et Alicante”, En Trabajos del Congreso y I Reunión del Coloquio de Estratigrafía y Paleogeografía del Cretácico de España,. ENADIMSA, Serie 7, Nº 1, Bellaterra-Tremp, 219-231.

137

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

BAENA, J. & JEREZ, L. (1982). Síntesis para un ensayo paleogeográfico entre la Meseta y la Zona Bética s. St. Instituto Tecnológico Geominero de España (ITGM). Colección Informes. Madrid. BAENA, J., BARRANCO, L.M., ZAZO, C, GOY, J.L., SOMOZA, L., BARDAJÍ, T., SILVA, P.G., ESTÉVEZ, A., SANZ, C. & RODRÍGUEZ, T. (1994a). Mapa neotectónico, sismotectónico y de actividades de falla de la Región de Murcia (E: 1/200.000 y 1/1.000.000). Instituto tecnológico y Minero de España-Consejería de Política Territorial y Obras Públicas (Comunidad Autónoma de la Región de Murcia). Murcia. BAENA, J., ÁLVAREZ, F., BARDAJÍ, T., CALVO, J.P., ELIZAGA, E., GOY, J.L., RODRÍGUEZFERNÁNDEZ, J., SILVA, P., SOMOZA, L. & ZAZO, C. (1994B). Memoria y Mapa Geológico de la Región de Murcia (E. 1: 200.000). Instituto tecnológico y Minero de España-Conserjería de Política Territorial y Obras Públicas (Comunidad Autónoma de la Región de Murcia). Murcia. BARDAJÍ, T., GOY, J.L., MÖRNER, N.A., ZAZO, C., SILVA, P.G., SOMOZA, L., DABRIO, C.J. & BAENA, J. (1995). “Towards a Plio-Pleistocene chronostratigraphy in Eastern Betic Basins (SE Spain)”, Geodinamica Acta, 8.2, 112-126. BAUMLER, M. (1988). “Core reduction, flake production and the Middle Paleolithic industry of Zobiste (Yugoeslavia)”. En DIBBLE, H.L. & MONTET-WHITE, A. (Eds.) Upper Pleistocene Prehistory of Western Eurasia, University Museum Monography, 54. The University Museum, University of Pennsylvania. Philadelphia, 255-274. BENSEN, R.E. & SIMONS, O.J. (1982). “Aspects of middle and late triassic palynology on the Triassic of the Subbbetic Zone in the Province of Murcia (Betic Cordilleras, Southeasterns Spain)”, Proceeding of the Konnlijke Nederlandae van Wetenchappen, Serie B, 85, 29-51. BIETTI, A., GRIMALDI, S., MANCINI, V., ROSSETTI, P. & ZANZI, G.L. (1991). “Chàines opératoires et expérimentation: quelques exemples du moustérien de l´Italie centrale”, En 25 Ans d´Etudes Technologiques en Préhistoire: Bilan et Perspectives, Actes des Xie Rencontres Internationales d´Archéologie et d´Histoire d´Antibes. Juan-Les-Pins. Éditions APDCA. Antibes, 109-24.

138

BOCHET, E., RUBIO, J.L. & POESEN, J. (1999). “Modified topsoil island within patchery Mediterranean vegetation in SE Spain”, Catena. 38, 23-44. BOËDA, E. (1993). “Le débitage discoïde et le débitage levallois recurrent centripête”, Bulletin de la Societé Préhistorique Française, 90, 392-404. BOËDA, E. (1994). Le concept levallois: variabilité des methodes. Centre de la Recherche Archéologiques, 9. Editions de le Centre de la Recherche Scientifique. París. BORDES, F. (1961). Typology du Paléolithique ancien et moyen. Publications de l´Institute de Préhistoire de la Université de Bourdeaux. Mémoire 1. Delmas. Bourdeaux. BOUSQUET, J.C. (1979). “Quaternary strike-slip faults in Southeastern Spain”, Technophysic, 52, 277286. CERDÁ, A. (1997). “Influencia de la litología en los procesos de erosión en badlands. Los casos de Anna (Valencia) y Petrer (Alicante)”, Pirineos. 149.50, 3-20. COMBES, A. (1964). “Présence de masses de matériel triassique englobées dans les marnes miocéniques au sud de la Sierra de Ricote (Province de Murcia, Espagne)”, Bulletin de la Societé Géologique Française. 7.6, 278-281. CONESA, C. & ÁLVAREZ, I. (1996). “Método geométrico aplicado a cauces y la estimación de la máxima descarga de fluido en la Vega Alta del Segura”, Cadernos del Laboratorio Xeoloxico de Laxe, 21, 469481. CROESE, I. (1983). “Neogene formations and dating of the deformations of the Prebetic Zone, Southeast of Jumilla (Province of Murcia, Spain)”, Estudios Geológicos, 38, 415-455. DIBBLE, H.L. (1984). “Interpreting typological variation of Middle Paleolithic scrapers: function, style or sequences of reduction ?”, Journal of Field Archaeology, 11, 431-436. DIBBLE, H.L. 1987: “The interpretation of Middle Paleolithic scraper morphology”, American Antiquity, 52, 109-117. DUPUY, E. & MARÍN, A. (1962). Mapa Geológico Nacional. Hoja Nº 890. Calasparra. Madrid. FALLOT, P. (1944). “Observations sur la tectonique des zones Prébétiques dans la Province de Murcia”. Bulletin de la Societé Géologique de France, XII.5, 1128.

EL YACIMIENTO PALEOLÍTICO DEL PLEISTOCENO SUPERIOR DE “EL MOLAR”. DATOS GEOMORFOLÓGICOS Y CARACTERÍSTICAS

FISH, P.R. (1981). “Beyonds tools: Middle Paleolithic debitage and cultural inference”, Journal of Archaeolgical Research, 37, 374-386. GONZÁLEZ, F.M., GOY, J.L. & ZAZO, C. (1997). “Evolución geomorfológica de la Cuenca de Caravaca (Murcia): el resultado de un cambio en la red de drenaje durante el Pleistoceno Medio”, Geogaceta, 21, 121-124. JEREZ, J.L. (et alii.) (1974a). Mapa Geológico de España. E. 1: 50.000. Hoja Nº 890. Calasparra. Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. JEREZ, J.L. (et alii.) (1974b). Mapa Geológico de España. E. 1: 50.000. Hoja Nº 891. Cieza. Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. JEREZ, L. (1971). “Bosquejo estratigráfico y paleogeográfico de la zona Prebética de la región de Isso-Elche de la Sierra-Moratalla (Provincias de Albacete y Murcia)”, Boletín Geológico y Minero, 81.2, 117-131. KENTER, J.A.M., REYMER, J.J.G., VAN DERSTRATEN, H.C. & PEPER, P. (1990). “Facies patterns and subsidence history of the Jumilla-Cieza Region (Southeastern Spain)”, Sedimentary Geology, 67.3-4, 67-74 KUHN, S.L. (1995). Mousterian Lithic Technology. An Ecological Perspective. Princenton University Press. Princenton. KUTTIEL, P., LAVEE, H. & ACKERMANN, C. (1998). “Spatial distribution of soil surface coverage on north and south facing hillslopes along a Mediterranean to an extreme arid climatic gradient”, Geomorphology. 23.2-4, 245-256. LÓPEZ, A., VALVERDE, & GONZÁLEZ, A. (1999). “Soils developed in diapiric environment in Mediterranean area: Sector North of the Iberian Peninsula”, Communications in Soil Science and Plant Analysis, 30.7-8, 1183-1199. MARTÍNEZ-MENA, M., ALBALADEJO, J. & CASTILLO, V.M. (1998). “Surface runoff generation in a mediterranean semi-arid environment: Chicamo watershed, SE Spain”, Hydrological Processes, 12.5, 741754. MESEGUER, J. (1953). Mapa Geológico Nacional. Hoja Nº 891.Cieza (Murcia). Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. NETTLETON, W., GAMBLE, E., ALLEN, B., BORST, G. & PETERSON, F. (1989). “Relicts soils

SEDIMENTOLÓGICAS.

of subtropical regions of the Unites States”, Catena Supplement, 16, 59-93. PARSON, A.J., ABRAHAMS, A.D. & SIMANTON, J.R. (1992). “Microtopography and soil surface materials on semi-arid piedemonts hillslopes, Southern Arizona”, Journal of Arid Environments, 22, 107-115. POESEN, J., DE FIGUEIRIDO, T. & GOVERS, G. (1996). “Surface roughness evolution of soil containing rock fragments”, Earth Surface Processes and Landforms, 21, 399-412. POESEN, J. (1986). “Surface sealing as influenced by slope angle and position of simulated stones in the top layer of loose sediments”, Earth Surface Processes and Landforms, 11, 1-10. POESEN, J. & INGELMO-SÁNCHEZ, A. (1992). “Runoff and sediment yield from topsoils with different porosity as affected by rocks fragments cover and position”, Catena, 19, 451-474. READING, H.G. (1980). “Characteristics and recognition of strik-slip fault systems”. En BALLANCE, P.F. & READING, H.G. (eds.) Sedimentation in Oblique-Slip Mobile Zones, Blackwell Sciences Publications, 4. Oxford, 7-26.. REVEILLON, S. & TUFFREAU, A. (1994). Les industries laminaires au Paléolithique Moyen. Dossiers de Documentation Archaeologique, 18. París. RODRÍGUEZ, T. (1979). Geología e hidrología del sector Alcaraz-Liétor-Yeste (Albacete). Síntesis geológica de la Zona Prebética. Tesis Doctoral de la Universidad de Granada. Instituto Geológico y Minero de España. 97. Colección Memorias. Madrid ROLLAND, N. (1977). “New aspects of Middle Paleolithic variability in Western Europe”, Nature, 266, 251-252. RONDEEL, H.E. & GAAG, P.V.D. (1986). “A two stage diapiric event in the Eastern Prebetic”, Estudios Geológicos, 42, 117-125. RUHE, R.V. & OLSON, C.G. (1980). “Soil welding”, Soil Science, 130, 122-129. SANZ, C. (1983). La neotectónica de las Cordilleras Béticas. En Comba, J.A. (Coord.) Geología de España: 469-475. Libro Jubilar J.M. Ríos, T.II. Instituto Geológico y Minero de España. Madrid TRIGUEROS, E. & NAVARRO, A. (1962a). Estudio hidrogeológico de la Provincia de Murcia. Término Municipal de Cieza. Instituto Geológico y Minero de España. Madrid.

139

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

TRIGUEROS, E. & NAVARRO, A. (1962b). Estudio hidrogeológico de la Provincia de Murcia. Término Municipal de Abarán. Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. TUDELA, M.L., MARTÍNEZ, J., NAVARRO, F.J. & ALÍAS, J.L. (1992). Relación geomorfologíasuelos en la Sierra de Benís (Murcia). En III Congreso de Geología de España y VIII Latinoamericano, Tomo 2, Salamanca, 101-104. VIDAL-ABARCA, M.R., MONTES, C., SÚAREZ, M.L. & RAMÍREZ-DÍAZ, L. (1992). “An approach to the ecological characterization of arid and semi-arid basins”, Geojournal, 26.3, 335-340. WEBSTER, R. (1985). “Quantitative spatial analysis of soils in the field”, Advances in Soil Sciences, 3, 1-70. WENZENS, G. (1992). “The influence of tectonic and climate on the Villafranchian morphogenesis in semi-arid Southeastern Spain”, Zeitschrift für Geomorphologie. Supplementband, 84, 173-178.

140

VAN DER STRAATEN, H.C. (1990). “Stackend Gilbert-type deltas in the marine pull-apart basin of Abaran, late Sarravallian-Early Tortonian, Southeastern Spain”. En COLLELA, A. & PRIOR, D.B. (eds.) Coarse-Grained Deltas, Blackwell Sciences Publications, 10. Oxford, 190-222. WRIGHT, R.L. (1996). “An evaluation of soil variability over a single bedrock type in part of Southeast Spain”, Catena, 27, 1-24.

ENTREGADO: 1997

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 141-168

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

(1997)

ANNA ALONSO TEJADA ALEXANDRE GRIMAL

Palabras Clave : arte rupestre prehistórico, Arte Levantino, cazadores y recolectores, Arte Esquemático, productores. Resumen: Se recogen las primeras prospecciones en el término de Caravaca de la Cruz en orden al hallazgo de manifestaciones parietales prehistóricas. Se ofrecen, así mismo, los datos preliminares de 6 nuevos conjuntos en Moratalla: Cigarrón, Casas del Charán I y II, Benizar 0 y Rincón de las Cuevas I y II, con Arte Levantino (X-VII Milenio BP), manifestación artístico-creencial de los grupos cazadores y recolectores del sector Este Peninsular, y Arte Esquemático (VII-IV Milenio BP), expresión de los grupos productores. Keyswords: prehistoric rupestrian art, Levantine Art, hunters-gatherers group, Schematic Art, producers group. Summary: In this paper it´s presented the first exploration and studies about prehistoric rupestrian art in the municipality of Caravaca de la Cruz. It´s presented, also, the preliminary results of the news sites in the municipality of Moratalla: Cigarrón, Casas de Charán I and II, Benizar 0 and Rincón de las Cuevas I and II, with a Levantine Art (X-VII Millennium BP), artistic-religious expression of hunters-gatherers group, and Schematic Art (VII-IV Millennium BP) of producers group.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN Las investigaciones que se plantearon para la IV Campaña deben entenderse como una continuación de las actuaciones precendentes, pero con una nueva orientación al desplazar el objetivo principal de estudio hacia el territorio perteneciente administrativamente a Caravaca de la Cruz. Hay que hacer constar que los estudios contaron con los permisos pertinentes y con una subvención parcial por parte de la Dirección General de Cultura, evidenciando, de esta forma, el interés de los mismos. Hemos de expresar nuestro agradecimiento a Francisco Brotóns, director del Museo de Caravaca de la Cruz, por el interés y la disposición que en todo momento nos mostró. La ampliación del área de búsqueda, más allá de los marcos municipales en los que habitualmente veníamos trabajando, la estimábamos sobradamente justificada, pues si atendíamos a factores geográficos –que son los que deben privar en una investigación de estas características- se comprobaba que los territorios propuestos eran, en realidad, la prolongación de aquellos estudiados en Moratalla. En definitiva, lo que se planteaba era evidentemente un ampliación geográfica de los objetivos de prospección, a lo que nos veíamos obligados –o mejor, conducidos- por los propios resultados de las investigaciones llevadas a cabo en las actuaciones precedentes.

142

LAS INVESTIGACIONES CAMPAÑA

EN

1997:

IV

Objetivos Ciertos enclaves del territorio de Caravaca, y por los datos que se disponían, se presentaban potencialmente interesantes para contener muestra de arte rupestre, a pesar de que en aquellos momentos se mostraban con un vacío en este aspecto casi total y absoluto que, desde nuestro criterio, había de ser atribuible a la ausencia de un programa de prospección sistemático en orden al hallazgo de estos Bienes de Interés Cultural. A ello se unían ciertas informaciones verbales sobre la existencia de pinturas en el entorno de Archivel, que al parecer podrían adscribirse al Arte Levantino, en un estado de conservación extremadamente precario. Todo ello, indicaba la conveniencia de un estudio exhaustivo y pormenorizado. El siguiente objetivo se centraba en desarrollar una campaña de prospección en el entorno más inmediato a aquel friso, primero, y en los parajes algo más alejados, después, con el propósito de confirmar o no la existencia de otros conjuntos del mismo horizonte artístico (o de otros). El tercer propósito del proyecto Caravaca 1997 era el de desarrollar una campaña de búsquedas –que necesariamente había de ser en este año de aproximaciónen ciertos entornos previamente seleccionados que reunían condiciones para la existencia de muestras pictóricas.

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

Desarrollo y resultados de la IV Campaña Uno de los datos importantes que centraban nuestro proyecto era la supuesta existencia de un conjunto pictórico en Caravaca. Sin embargo, al intentar obtener algún dato preciso sobre la localización se nos informa que correspondía, en realidad, al término de Moratalla, situándose concretamente en el Barranco de las Buitreras y que recibía el nombre de Abrigo de las Cazuelas. Desestimado necesariamente ese primer objetivo, se dio continuidad a los siguientes realizando incursiones prospectivas en varios enclaves: en el Cerro Gordo, Cerro Trompetero, Canaleja, etc. En todos ellos las cavidades aparecen en zonas muy altas y presentaban una fuerte acción erosiva. Se batieron puntos de los territorios al Oeste de Caravaca, en Puntal de Jaboneros, en el barranco de Bejar, entre otros. Se llevaron a cabo recorridos de reconocimiento en la Rambla de las Buitreras, muy cerca del límite municipal de Moratalla. La razón esencial de visitar este área era que dicha rambla contiene pintura prehistórica en una de sus vertientes y son éstas las más cercanas al territorio caravaqueño. Realizamos, tal como estaba programado, una aproximación a la Sierra de Mojantes que ya sobre el terreno no parecía reunir las condiciones más adecuadas requiriendo además un sobre esfuerzo y una inversión de tiempo excesiva por la falta de accesibilidad a la misma. En posteriores jornadas se optó por llevar a cabo algunas acciones de búsqueda en la Sierra de la Serreta, entre otras, e incluso se desarrolló alguna prospección en la zona de la Encarnación, en la que en una masa rocosa que conformaba un leve resguardo uno de los miembros del equipo (A.G.) advirtió restos de pintura que no configuraban formas reconocibles, y que ofrecieron, no obstante, serias dudas para su inclusión en una cronología prehistórica. En uno de los recorridos de reconocimiento del sector más occidental de Caravaca, cruzamos al término de Moratalla. En entornos de este término se divisaba de forma muy llamativa el Cerro del Cigarrón, con bastantes oquedades alguna de las cuales prospectamos hallando en una de ellas restos inequívocos de pintura rupestre prehistórica, a los cuales nos referiremos en el apartado correspondiente. Cuando se plantea una campaña de prospección para el hallazgo de pintura prehistórica se persigue, obviamente, el descubrimiento de nuevos conjuntos

(1997)

que se constituyen en la máxima recompensa. Sin embargo, para el conocimiento general del fenómeno artístico prehistórico existen otros datos que adquieren una indudable importancia, que carecen del impacto del descubrimiento pero que desde el punto de vista de la investigación han de valorarse cuidadosamente. Nos estamos refiriendo a aquel plan de búsqueda en el que no se obtienen nuevos conjuntos, como ha sido en buena parte el caso de nuestra campaña. El primer aspecto que podemos aportar se refiere a poder adelantar ciertas explicaciones preliminares sobre el vacío en lo que a la presencia de arte rupestre prehistórico en el término de Caravaca de la Cruz se refiere, cuando somos conocedores de que ese territorio no se constituye en los límites geográficos estrictos del Levantino (y, mucho menos, del Esquemático), pues el bastión más meridional lo asume el territorio de Lorca con las estaciones de El Mojao que, dicho sea de paso, se someten plenamente al Estilo Levantino, tanto desde el punto de vista conceptual, como técnico y temático. Los territorios prospectados de Caravaca parecen ofrecer, en esta primera aproximación, diferencias considerables comparados con los enclaves moratallenses por la menor cantidad de abrigos y cavidades, lo que consecuentemente reduce la posibilidad porcentual de hallazgos de pinturas. Por otro lado, una parte muy reseñable de los abrigos que fueron visitados ofrecían soportes con un notorio problema de conservación que volvían a incidir en el hipotético mantenimiento de muestras pictóricas. Esta primera intervención en Caravaca de la Cruz no nos permite, para concluir, descartar la existencia de pinturas prehistóricas en dicho término y sí nos posibilita a partir de ella orientar con más seguridad y un mejor conocimiento de los factores reales futuras campañas de búsqueda con los mismos propósitos. La labor iniciada en orden a crear una cierta sensibilización respecto a la posible presencia de arte en este término, prevemos que a medio o largo plazo dará los resultados que, por ejemplo, seguimos cosechando en los enclaves moratallenses. OTROS RESULTADOS OBTENIDOS EN LA IV CAMPAÑA Antecedentes Con posterioridad a la planificación y obtención de los permisos para la campaña de prospección, obtuvimos

143

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

ciertas noticias respecto a la posible existencia de pinturas rupestres en Moratalla, al parecer inéditas, en enclaves en los que no habíamos llegado a realizar ninguna acción de búsqueda en intervenciones anteriores. Dichas noticias nos llegaron a través de Manfred y Katja Bader. Durante el desarrollo de nuestras investigaciones en Caravaca, las mencionadas personas se ofrecieron amablemente a acompañarnos a los enclaves en los que se encontraban aquellos supuestos nuevos yacimientos pictóricos. Revisando detenidamente las cavidades en cuestión confirmamos que, en efecto, se trataban de pinturas prehistóricas pertenecientes al Horizonte Esquemático y algunos restos de otras que cabía incluir en el Levantino. Los conjuntos fueron designados con el nombre de Abrigo I y II de las Casas de Charán. A lo largo de aquel encuentro fuimos informados también de unas posibles pinturas, algunas advertidas en zonas inusualmente altas. Desplazados a dichos sectores acompañados por nuestros informantes, pudimos valorar la veracidad de las mismas y el interés que éstas mostraban tomando unos datos de carácter preliminar, dado que nos encontrábamos en los días finales de nuestra campaña, sobre las estaciones de Benizar 0 y Rincón de las Cuevas I y II; nombre convencionales con que hemos designado a estos nuevos hallazgos. Debemos expresar nuestro agradecimiento más encarecido a Manfred y Katja Bader por sus informaciones tan valiosas y a Enrique Mellina Sánchez, pedáneo de la población de Benizar, quien amablemente nos facilitó los medios mínimos para cumplir con esta primera fase del trabajo. Hemos de indicar, asimismo, que de dichos hallazgos se presentó, en 1999, una noticia primera en el Congreso Internacional de Arte Rupestre Europea (ALONSO; BADER; GRIMAL, 2001) Datos preliminares sobre los nuevos conjuntos Abrigo del Cigarrón Este hallazgo ha sido, como hemos comentado, el resultado de alguna de las acciones de prospección, pero perteneciente al territorio de Moratalla. Es una cavidad de espléndidas dimensiones que presenta un amplitud de boca de 14 m, una altura no inferior a los 8 m. y una profundidad cercana a los 12m. En el interior de este abrigo aparecen pequeñas concavidades en una de las cuales se conservan algunas

144

muestras pictóricas, debiéndose remarcar que el soporte se presenta notablemente degradado y, como sucede en tantas oportunidades, solo aquel sector en el que éste se conserva muy parcialmente se pueden identificar los restos pictóricos. Lo que apreciamos actualmente –que son restos de posibles motivos más completos- corresponde a dos elementos de recorrido vertical. El mejor conservado, el de la izquierda, apenas presenta 1 cm de anchura y 5 cm de altura; a su derecha, otro mucho más fragmentado, presenta una longitud similar. El recorrido que ambos motivos describen podría sugerir la hipótesis de que se trata de un par de barras y, por tanto, adscribibles a la Pintura Esquemática. No puede descartarse esta propuesta (aunque tampoco puede verificarse con total certeza); si bien no insistiremos en la cuestión pues estimamos que lo verdaderamente relevante de este yacimiento en el hecho de contener pinturas en un punto geográfico ya muy cercano a los territorios de Caravaca de la Cruz (fig. 1, B) Abrigo I de las Casas del Charán Se trata de una cavidad de medianas dimensiones, orientada hacia el Nororeste ,en el que las pinturas se localizan a 1,30 m. del suelo actual. Las únicas áreas (muy limitadas) que conservan un soporte más antiguo acogen unos restos de pintura, de color rojo, que en principio no llegan a configurar una forma reconocible, de manera que no parece oportuno pronunciarse sobre su adscripción a uno u otro horizonte (fig, 1, A). Abrigo II de las Casas del Charán Es una cavidad de mayores dimensiones que la anterior, situada a menos de 100 m hacia el Noreste de aquélla. Acoge un reducido pero muy interesante grupo de motivos, y corrobora de forma definitiva que estos grupitos de cavidades pudieron guardar un número más significativo de motivos del que actualmente se puede verificar. El friso se compone de dos paneles, separados entre sí por más de 2 m, ubicándose las pinturas más bajas entre 1 y 1,10 m respecto a la base del abrigo (fig. 2 y 3). Panel I 1. Restos. Fragmentos de pintura de color rojo concentrados en una pequeña área que sugieren que se trata de un único motivo

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

(1997)

Panel II 3. Caprino (?). Grupo de fragmentos de pintura que por su distribución y recorrido podrían corresponder a una de las cornamentas de un caprino macho y a la cabeza y cuello del mismo. De color rojo intenso coincide con los restos número 1 y con el 4 y el 6, lo que permite emitir la hipótesis de que todos ellos se tratarían de elementos del Arte Levantino. 4. Restos. Muy fragmentados, agrupados en un pequeño sector que corresponden, verosímilmente, a un único motivo. 5. Barras. Grupo de 4 trazos verticales, desigualmente conservados, dispuestos unos inmediatos a los otros en sentido horizontal. De color rojo claro, aunque más desvanecido que el zoomorfo, debe inscribirse en el mismo horizonte artístico que aquél. La barra más completa mide 7 cm de altura. 6. Restos. Muy fragmentados y agrupados en un punto concreto, podrían formar parte de un único motivo. Abrigo 0 de Benizar

Figura 1.- El Cigarrón (B) Casas de Charán I (A) (según Alonso y Grimal).

2. Zoomorfo. A unos pocos centímetros hacia la derecha se identifica un pequeño cuadrúpedo, incompleto en distintos puntos, de color rojo claro muy desvanecido. Está configurado por un trazo central, de grosor uniforme, para diseñar el cuerpo del cual surgen las extremidades ejecutadas mediante trazos de grosores y perfiles un tanto desiguales, siendo alguno de ellos del mismo grosor que el propio cuerpo, lo que es muy habitual en el horizonte al que pertenece este zoomorfo. De la cabeza a penas se conservan unos fragmentos que no permiten identificar la especie –si es que llegó originariamente a reflejarse- lo que es sumamente habitual en este estilo. Tanto por su morfología como por su técnica es incluible en la Pintura Esquemática. La longitud máxima es de 3,8 cm.

Se trata en realidad de un farallón rocoso continuado que supera en el punto cercano a las pinturas los 22 m de longitud y que acoge en algunos puntos pequeñas oquedades y espacios más o menos resguardados, que presenta una profundidad que supera ampliamente los 12 m y una altura total difícil de precisar pero que debe rebasar probablemente los 10 m. La cavidad en cuestión presenta un soporte muy problemático al mostrar un ennegrecimiento notorio que dificulta la identificación de los motivos que en él se conservan, de color negruzco, y encontrarse por añadidura muy fragmentados. Insistiremos, por todo ello, en el carácter preliminar de estos primeros datos del nuevo friso Levantino. 1. Figura humana. Representación humana de la que se advierte la cabeza y parte del inicio del torso. Es de estructura triangular y de notable volumen. Es perceptible el inicio del brazo izquierdo, cuello y parte del torso. 2. Trazos. Trazo de recorrido oblicuo y desigual grosor que se prolonga 18 cm. Inmediato a él, otro doble más corto, de 8 cm, describe una leve curva. 3. Figura humana (?). Restos muy fragmentados de una posible figura humana semejante a la precedente, a juzgar por los restos que se conservan de la cabeza.

145

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 2.- Casas de Charán II, Panel I (según Alonso y Grimal).

4. Figura humana. Con una voluminosa cabeza de estructura triangular semejante, aunque algo peor conservada que la 1, este individuo aparece algo más completo. Se aprecian los brazos, fragmentos del tronco y de una de las piernas que sugiere una orientación hacia la derecha. Hay otros trazos y restos solapados a ella. Abrigo del Rincón de las Cuevas I Se trata en realidad de un sector de una gran pared continuada que conforma en algunos puntos leves protecciones. El resguardo cenital es escaso pues el voladizo se eleva extraordinariamente, de manera que los paneles sufren insistentemente la acción de los agentes meteorológicos. Los motivos que se han conservado, adscribibles al Horizonte Esquemático, se concentran en dos paneles separados entre sí por algo más de 2 m (fig. 4 y 5). Panel I

Figura 3.- Cáprido levantino y barras de las Casas del Charán II (según Alonso y Grimal).

146

La mayor parte de los motivos se hallan a no menos de 4 m. de altura respecto del suelo actual de este gran

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

(1997)

Figura 4.- Abrigo del Rincón de las Cuevas I (según Alonso y Grimal).

Figura 5. Pectiniforme del Rincón de las Cuevas I (según Alonso y Grimal).

farallón, con excepción de una única figura. Digamos que buena parte de los motivos abstractos que configuran este panel I se sitúan unos inmediatos a otros, aunque también se advierten abundantes restos de pigmento en otras áreas aledañas. La fragmentación tan acusada de las pinturas hace que estemos ante elementos incompletos, de ahí que su lectura sea extremadamente complicada y un tanto imprecisa a la hora de proceder a su individualización.

1. Motivo tipo barras entrelazadas. Los motivos que se advierten –iniciando la descripción de izquierda a derecha- parecen corresponder a trazos de tendencia vertical, semejantes a los que denominamos barras, y oblicuos que parecen entrelazarse entre si, al menos algunos de ellos. 2. Elemento abstracto. Inmediatos a aquellos, otro motivo de recorrido vertical finaliza en su parte superior con un engrosamiento claramente incompleto. 3. Motivo cuadrangular. A la derecha del precedente, se ubica un elemento abstracto de estructura cuadrangular, con restos imprecisos en sus proximidades. 4. Restos. Bajo esta primera hilera de motivos, un segundo nivel es ocupado por elementos abstractos tanto del mismo color rojo-castaño que los precedentes como de otros más rojizos. 5. Pectiniforme. Prácticamente bajo el motivo que hemos descrito con el nº 2 pero alejado de él 1,30 m (más próximo, por tanto, a la base de la pared que los anteriores) aparece un nuevo motivo abstracto cromáticamente disonante de sus compañeros al ser de color negro. Se trata de un elemento configurado por un trazo horizontal, de un grosor medio en torno al centí-

147

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

metro, del que surgen hacia el sector inferior otros siete más cortos y de longitud similar entre ellos. Tipológicamente se incluirían claramente en el grupo que en la Pintura Esquemáticas se conocen con el nombre de pectiniformes. La longitud de este motivo es de 10,5 cm. Muy cerca del extremo izquierdo de éste se advierten restos del mismo color, lo que podría indicar que el número de trazos perpendiculares fuera mayor, o bien que pudieran corresponder a otro motivo. Panel II 6. Restos. Restos muy enmascarados por las concreciones y por el polvo depositado en todo este sector. Parecen corresponder a motivos abstractos más fragmentados e incompletos que los del panel anterior. Abrigo del Rincón de las Cuevas II La morfología de esta estación es similar a la anterior, no en vano se ubica a unas docenas de metros en dirección Sur-Suroeste, aunque hay que precisar que la leve concavidad que forma la roca en el punto donde se ubican las pinturas las ofrece una cierta protección aunque resulta del todo insuficiente y los motivos han sufrido importantes y definitivas degradaciones. El friso pintado se ubica a unos 3 m. de altura respecto a una pequeña base que conforma el farallón en este punto y a 4,5 m respecto al suelo principal de aquél. Su orientación es Este. En esta primera aproximación al friso se identifican una decena de elementos correspondientes al Arte Levantino y al Arte Esquemático (fig. 6 y 7 ). 1. Restos. De color rojo y de estructura triangular. 2 y 3. Pareja de zoomorfos. Animales esquemáticos dispuestos en dos niveles, inmediatos uno a otro, y orientados en la misma dirección, hacia la derecha. Del superior se conserva algo más de la mitad del cuerpo y la cola. Del compañero, parte del cuerpo, la cola, las extremidades y el extremo distal de los apéndices auriculares. El color es rojo-castaño y las dimensiones son 6 y 8,4 cm. 4. Arquero. Individuo con arco y flechas que se orienta hacia la derecha. Se halla muy fragmentado por efecto de los desconchados, pese a lo cual se aprecia parte de la cabeza, tocado y/o peinado, parte del torso en su comienzo, y algún trazo de lo que sería la cintu-

148

ra. El brazo izquierdo (según se mira)se dobla hacia la parte inferior sosteniendo el arma; se aprecia la cuerda y la varilla y por lo menos dos saetas. Se conserva un fragmento de una de las piernas. El color de esta figura es el rojo y la altura de los fragmentos se aproxima a los 43,5 cm. 5. Restos. A la derecha del gran arquero aparecen dos trazos de recorrido oblicuo que parecen corresponder a un único motivo. Si así fuese, describirían un recorrido algo ondulante, pudiéndose tratar, en consecuencia, de un serpentiforme simple y perteneciente al Esquemático. 6. Arquero. Orientado hacia la derecha está desigualmente conservado. La cabeza es de estructura triangular. Del tronco se conserva su parte inicial que define una forma triangular y varios fragmentos del sector de la cintura. El brazo izquierdo está completo y se acoda hacia la cintura mientras que el derecho se dobla en sentido contrario. Hay que destacar que a la derecha del brazo apoyado a la cintura se conservan tres flechas dispuestas verticalmente, una al lado de otra, y conservadas parcialmente. Se aprecian fragmentos de las piernas, muy difuminados, y la altura que estimamos se acerca a los 23,4 cm. 7. Mujer. Representación femenina, orientada hacia la derecha, desigualmente conservada. La cabeza es de notable volumen, que posiblemente corresponda a un tocado y/o peinado. Del torso se distinguen varios fragmentos y parte del brazo y antebrazo izquierdo que se acodaría hacia la cintura. La falda , incompleta, llegaría hasta las rodillas –no podemos determinar si sobre o bajo ella- y solo se aprecia la pierna más adelantada que insinúa la indicación del pie. Su color es rojo y su altura estaría en torno a los 31,4 cm. 8. Trazos. En un nivel inferior al gran personaje aparecen varias figuras de pequeño tamaño. La primera corresponde a los restos de un posible arquero que hay que poner en relación con los siguientes pues son del mismo color castaño-oscuro. La longitud conservada es de 6,6 cm. 9. Figura humana. Desplazada hacia la derecha se conservan fragmentos de una representación humana de unos 4 cm de altura conservada. 10. Cuadrúpedo. Mitad posterior del cuerpo y las extremidades - una solo en su extremo distal- de un pequeño animal que marcharía hacia la derecha. La longitud conservada es de 2 cm pero es probable que en origen su tamaño doblase esas dimensiones.

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

(1997)

Figura 6.- Calco preliminar del Rincón de las Cuevas II (según A. Alonso y A. Grimal).

VALORACIÓN DE LAS ESTACIONES CON ARTE LEVANTINO Técnicas pictóricas y gráficas El Arte Levantino (X-VII Milenio BP), como cualquier otra manifestación artística, se somete desde el punto de vista técnico a unas normas y principios que rigen todas sus formas y que son, en suma, los que definen su estilo. Los nuevos hallazgos de Benizar 0 y el Rincón de las Cuevas II se integran perfectamente dentro de las coordenadas habituales que hemos marcado para este horizonte. De esta forma, la imagen de la mujer se incorporaría a ese grupo amplio de motivos realizados mediante una superficie homogénea de color que da como resultado una imagen plana, característica de este arte que desestima el volumen en su concepción plástica. Esta manera de solucionar las figuras la encontramos en los cuadrúpedos de Benizar III, en la la Risca II, en la Cañaíca del Calar y, por supuesto, en el conjunto de la

Fuente del Sabuco I y II, especialmente en el primero (ALONSO; GRIMAL, 1996 b y c). Otra fórmula empleada para el diseño de las imágenes viene representada por el gran cazador en el cual se aprecia el trazo para conseguir el perfil, y este mismo trazo se encuentra en lo que correspondería a parte del brazo y ha servido para completar el interior de las piernas (a juzgar por el fragmento conservado de una de ellas). El uso del trazo fino para siluetar la imagen y para cubrir los interiores es habitual en el Arte Levantino y sumamente característico de los enclaves murcianos. Recordemos el ciervo de Benizar I, cuyo perfil ha sido insistido perseverantemente hasta conseguir una franja ancha que determina muy bien el límite de la figura –que era el objeto principal, pues debía reconocerse sin equívocos- mientras que el interior se soluciona con unos pocos trazos, finos y muy sueltos. Los ejemplos que se pueden incorporar son numerosos; quizás el más espectacular corresponda a las dos mujeres de La Risca I por su aceptable conservación. Por su parte, el arquero número 6 del Rincón de las Cuevas II

149

Figura 7.- Arquero del Rincón de las Cuevas II (según Alonso y Grimal).

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

vendría a representar un proceso intermedio entre las fórmulas propuestas. En una primera aproximación podría pensarse que se trata de una imagen diseñada mediante una distribución homogénea de color, pero si se analiza con más detenimiento se aprecia que son trazos consecutivos los que se han utilizado para su diseño. Y ello es perfectamente verificable porque entre aquellos se advierten pequeños espacios sin pintura. Esta fórmula de disponer trazos inmediatos solapándose o no, es en esencia la utilizada para la mayor parte de figuras levantinas y es la que nos da la clave para entender que es un único tipo de instrumento el que fue utilizado por aquellos artistas, y que nosotros hemos concretado en la pluma de ave. El resultado que ofrecen las barbas de este instrumento es únicamente comparable al pincel más sofisticado, tal como hemos demostrado en varios trabajos y como es bien visible, por ejemplo, en el haz de flechas del mencionado cazador cuyo grosor apenas supera el milímetro. El recurso gráfico de la profundidad (que no el de la perspectiva), tan utilizado por los artistas levantinos, está bien representado en el gran cazador. Consiste, en definitiva, en diferenciar soporte y motivo pintado lográndose un efecto visual por el cual se perciben los elementos situados en distintos planos. Esta solución gráfica se aplicó en la realización del arco que solapaba claramente al cuerpo de su portador, pero también tiene que recurrirse a ella para solucionar la posición del único brazo conservado de la mujer y, probablemente, del arquero próximo. La aplicación de la simplicidad y de la economía de la forma son verificables especialmente en estas imágenes. En el momento que una parte corporal se acentúa respecto de otras –en este caso el tamaño de la cabeza- se están utilizando esos recursos gráficos. En suma, las representaciones humanas de estos nuevos yacimientos siguen fielmente los fundamentos básicos de la expresión levantina. Para concluir estos primeros apuntes sobre los hallazgos de la campaña de 1997, quisiéramos referirnos al cromatismo de los motivos. Como suele suceder comúnmente es el color rojo, con distintas gamas, el utilizado para la mayor parte de figuras; y ello es una tónica generalizada en el territorio moratallense. Por su parte, el color negro, bien representado por los personajes de Benizar O, tiene un papel claramente minoritario, como lo demuestra el hecho de que únicamente lo verificamos en un motivo del panel II de la Risca II y de la pequeña mujer de ese mismo friso; en

(1997)

el caprino de Andragulla I y, finalmente, en la Fuente del Sabuco I (ALONSO; GRIMAL, 1996 b y d). Los elementos iconográficos Las aportaciones que los hallazgos incluidos en esta última campaña ofrecen, en lo que respecta a los animales, son ciertamente reducidas. La mitad posterior de un pequeño animal del Rincón de las Cuevas II no modifican sustancialmente lo que venimos apuntando en anteriores trabajos referidos a la Comunidad murciana y, en concreto, al territorio moratallense. Caprinos y cervinos siguen constituyendo los herbívoros más implantados, y el ejemplo del mencionado friso debe incluirse, con bastante verosimilitud, en uno de ellos. Ello coincide con lo que habíamos comentado para el enclave de Benizar, en cuyos abrigos I y III encontramos varias muestras y, en definitiva, con lo que se verifica en la geografía de este horizonte pictórico (GRIMAL; ALONSO; BADER, 2003). Siguen estando ausentes en Moratalla, los ejemplares de toros y caballos, con excepción del conjunto de la Fuente del Sabuco I; y verdaderamente excepcional hemos de considerar lo que parece, no sin reservas, un jabalí en el abrigo II del anterior yacimiento; lo que por otra parte sucede en una notable área del Arte Levantino. Finalmente, hay que mencionar el supuesto ejemplar de oso de la Cañaica del Calar II, para nosotros cada vez más cuestionable dado que su presencia es prácticamente nula. Como suele ser frecuente, el individuo masculino en su condición de arquero es el elemento iconográfico mejor identificado. En esta primera aproximación al estudio de las formas hemos de aludir necesariamente al venador del Rincón de las Cuevas II, el más completo de todos. Se trata de un personaje adscrito claramente al Concepto A de nuestra clasificación y a la Proporción I, es decir, a aquella en la que cabezatronco es mayor que la que configura caderas-piernas y que es la más implantada en los territorios sureños. Respecto al tratamiento anatómico, se indicó la estructura triangular del torso pero queda más dudosa la indicación de las masas musculares en las pantorrillas que nosotros consideramos –a juzgar por los restosnunca se llegaron a recoger. Pocos datos podemos extraer del gran arquero de aquel conjunto y algo similar sucede con los personajes de Benizar O; parece oportuno esperar a los resultados

151

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

de un estudio más detenido y con medios más adecuados que en esta campaña no hemos podido prever. Un aspecto sobre el que quisiéramos hacer algún comentario es el referido a los parámetros dimensionales de estos personajes masculinos. Como es bien sabido, y nos hemos encargado de insistir, el Arte Levantino es una expresión plástica que utiliza elementos iconográficos de pequeño tamaño, especialmente si lo comparamos, por ejemplo, con el horizonte que le precedió en el tiempo, el Arte Paleolítico. Los artistas se encontraban cómodos –a lo que obviamente no es ajena la propia técnica y el instrumento que utiliza- en el diseño de figuras que oscilaban entre los 4-5 cm y los 15-20 cm, parámetros éstos entre los cuales cabe incluir un porcentaje muy importante del total de motivos conocidos. Incluso en alguna ocasión hemos hablado de la extrema habilidad de aquellos pintores para la realización de figuras que deben calificarse de auténticas miniaturas, cuando tanto individuos como animales (pero especialmente los primeros) alcanzan apenas los 2-3 cm, de los que tenemos excelentes ejemplos desde estaciones de la cuenca del río Taibilla hasta el Maestrazgo, por citar dos puntos notoriamente alejados entre sí, y que no tiene parangón en ninguna de las artes prehistóricas conocidas. Siendo rigurosamente cierto lo que venimos comentando, ya hemos apuntado en otras ocasiones que son posibles matizaciones en lo referente al tamaño de los animales, puesto que cada especie tiene su norma dimensional. Por su parte , las alturas observadas para los individuos masculinos no suelen superar los 35-40 cm, resultando bastante difícil encontrar personajes que superen esas dimensiones. Pero como no es extraño, a toda norma se le pueden oponer algunas excepciones, entre las cuales debe incluirse en personaje del Rincón de las Cuevas II. La presencia de una figura femenina en este enclave es una interesante aportación aunque a decir verdad, tanto en el territorio de Moratalla, como de forma general en el de Nerpio-Moratalla-Letur, su presencia es más que relevante. Recordemos que en el primero se confirmaba la presencia de mujeres en Hornacina de la Pareja y Solana de las Covachas VI. En el segundo, conviene destacar la espléndida dama del barranco Segovia. Por lo que afecta a los entornos murcianos los ejemplos son abundantes: desde la pareja de La Risca I, hasta los tres ejemplos de La Risca II, pasando por otros tantos de la Fuente del Sabuco I e incorporando la dama del

152

Rincón de las Cuevas II. Si aplicamos nuestro análisis morfológico, la mujer del nuevo conjunto corresponde al concepto dominante en todo el Levantino, el A. Es decir, a una disposición erguida formada por tres ejes; el que configura la cabeza-tronco, de tendencia vertical, y los que definen las piernas que, por la parte que deja ver la falda, formarían un ángulo agudo. Respecto a la proporción entre los ejes principales, la figura que tratamos debería incluirse en la Proporción II, en la que el eje cabeza-torso es menor que el que define caderaspiernas, coincidiendo en este aspecto con la mantenida por las féminas de la Fuente del Sabuco I y discrepante con las de La Risca. No se conservan fragmentos suficientes para definir si el tronco reflejó cierto mimetismo de la realidad; y algo similar sucede con la parte visible de una de las piernas, aunque sería bastante probable que se marcasen las pantorrillas pues suele ser un detalle bastante insistido en la imagen femenil sureña. La falda, incompletamente conservada, parece ser del Tipo I o, mejor, a una de las variantes que hemos determinado (Tipo Ia) y que correspondería a una pieza bastante recta que se exvasa ligeramente en su extremo. Se trata de un modelo notoriamente iterado, que hemos verificado en 17 féminas, desde algunas de Cogul hasta el yacimiento jiennense de la Fuente del Segura (definitivamente conocido como Abrigo de las Cañadas), que demuestra una implantación decidida del mismo (ALONSO; GRIMAL, 1994 a, 1995). Las temáticas y las escenas Una fórmula compositiva que venimos verificando en el Horizonte Levantino es aquella que está integrada por varios cazadores o bien por personajes masculinos que se concentran en un punto específico del panel rocoso. Todos se orientan en la misma dirección, mantienen disposiciones y actitudes similares, además de parecidos conceptos morfológicos y no pocos convencionalismos que indican su participación en una misma acción, aunque no acertemos a reconocerla. En ocasiones, estas colectividades –que así las hemos llamado- se integran por un número importante de figuras, pero también pueden estar conformadas por grupos más reducidos, como sucede con la estación de Benizar O, en la que inicialmente contabilizamos 3 personajes, aunque no descartaríamos que hubiese alguno más. Este colectivo cumple con bastante rigor

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

lo que hemos apuntado anteriormente y con probabilidad estamos ante venadores si interpretamos como restos del arma los trazos que se hallan próximos a uno de ellos. Composiciones escénicas similares a la apuntada son frecuentes en todo el territorio levantino, de manera que los ejemplos serían muy numerosos. Citaremos a título orientativo los de la Fuente del Sabuco II, en el Torcal de las Bojadillas I y VII, en el abrigo del Concejal III, en la Fuente de Montañoz; sin olvidarnos de la Fuente del Sabuco I; importante abrigo por muchos aspectos. En el vecino Letur, se dispone también de algún paralelo; en concreto en el Cortijo de Sorbas I y, también, en el abrigo II (ALONSO; GRIMAL, 1996 a y b). Resulta un tanto problemático pronunciarse sobre si los cazadores que se identifican en el Rincón de las Cuevas II corresponden, en efecto, al tema del arquero aislado. El friso se nos presenta incompleto a como debieron conformarlo los artistas que en él dejaron sus muestras. Aún asumiendo un cierto riesgo, hemos de recordar que la presencia de personajes armados con arco, que aparecen en los frisos aparentemente aislados o independientes respecto a los otros motivos, es muy habitual. Los ejemplos que se podrían aportar son muy abundantes: Fuente del Sabuco I, Concejal III, las Cañadas I, Fuente del Sapo, Torcal de las Bojadillas I, IV y VII, Cueva de la Vieja, Cova del Polvorín y Racó d´en Perdigó, entre otros muchos. Un convencionalismo gráfico particular son la situación de las flechas al lado del arquero. Hace algunos años, cuando por primera vez empezamos a considerar esta solución gráfica, decíamos que se trataba de un recurso ciertamente inusual en la geografía más meridional del Levantino. Nos fundamentábamos en el hecho de que entre las docenas de abrigos descubiertos esa fórmula era prácticamente desconocida o, a lo sumo, se identificaban unos pocos y contadísimos ejemplos, especialmente si lo comparábamos con las zonas centrales y aledañas de comarcas como el Maestrazgo (fig. 8 y 9). En el sector más sureño, y en concreto en la cuenca del río Taibilla, eran otros los convencionalismos más habituales para disponer los pertrechos de caza. Uno era aquél en que el cazador sujetaba con una mano el arco y con la compañera una flecha o un grupo de ellas. Otra, consistía en sujetar ambos elementos (o más habitualmente solo el arco) con una única mano. Como un caso verdaderamente inusual consideramos en aquel

(1997)

momento el único individuo humano de la Cañaica del Calar II que presentaba, por añadidura, algunas dificultades en su lectura. En efecto, este mostraba tras su espalda un grupito de flechas pero la mala conservación y el desprendimiento de pintura en este punto no permitía definir con total seguridad si estarían depositadas en ese punto o sujetas con una de las manos. El descubrimiento de La Risca III, durante las actuaciones de 1989 y 1990, añadió un nuevo ejemplo de este tipo de licencia espacial. En el panel II de aquel friso se conservaba un arquero en actitud de disparar su arma y, a su espalda, aparecía un grupito de 4 flechas. Con posterioridad a este hallazgo, y al analizar en profundidad todos los conjuntos del núcleo de Letur, identificamos en el abrigo I del Cortijo de Sorbas un nuevo ejemplo con idéntico número de flechas y disposición de éstas. Estos dos últimos casos revalorizan el ejemplar de la Cañaica del Calar II pero el refrendo total de que este convencionalismo está presente y fue bien conocido en el sector más sureño del Arte Levantino y adquiere, por tanto, una dimensión general, viene demostrado con el espléndido arquero del Rincón de las Cuevas II. Una vez más, la misma disposición y ubicación de las saetas de repuesto que se habían verificado en las otras estaciones, aunque en esta ocasión el personaje no dispara su arma sino que la mantiene en actitud de exhibición de si mismo y de los atributos que le confieren su categoría de cazador. Si iniciamos una breve revisión de las estaciones levantinas en orden al hallazgo de paralelos al convencionalismo que venimos comentando, conviene hacer alusión al grupo 9 de la cavidad II de la Cova Remigia; a los varios detectados en los abrigos V, VII y X del Cingle de la Mola Remigia y en Les Dogues, en el cual contabilizamos hasta 7 casos. También es posible que se traten de flechas las líneas verticales próximas al flechador de Val del Charco del Agua Amarga pues su disposición es idéntica a las mencionadas. Los conjuntos que configuran el Barranco de la Valltorta tampoco son ajenos a este convencionalismo. En la Cova de la Saltadora, un arquero que se enfrenta a un ciervo rampante dispone en su parte derecha de dos grupos de 3 flechas cada uno. Por su parte, en la Cova de Cavalls son tres los ejemplos que se aportan, con una variación sobre las fórmulas que venimos comentando, ya que el grupito de flechas –3 en todos los casos- se colocan frente al tórax y bajo el arma que está siendo utilizada. El conjunto se conserva muy pre-

153

Figura 8.- Flechas al lado del arquero: 1, La Risca III ; 2, Cortijo de Sorbas I; 3 y 4, Cueva de la Vieja (según Alonso y Grimal); 5 y 6, Cingle de la Gasulla (según Ripoll); 7, Benirrama (según Hernández et alii); 8, Cova Saltadora (según Durán y Colomines); 9, Cova de Cavalls (según Obermaier y Wernert) (distintos tamaños).

Figura 9.- Flechas al lado del arquero: 1, Les Dogues (según Porcar); 2 y 3, Serra de la Pietat I (según Viñas); 4, Val del Charco del Agua Amarga (según Beltrán); 5, Arpán L (según Baldellou et alii); 6, Fuente del Sabuco I (según Alonso y Grimal).

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

cariamente y se han perdido algunos fragmentos que, al parecer, los primeros investigadores tuvieron ocasión de constatar. Pero, con todo, son perfectamente perceptibles los detalles a que nos referimos. En la Cova de Mas d´en Josep encontramos un nuevo ejemplo de arquero con las flechas de repuesto al lado y que, según nuestro análisis, ha sido interpretado erróneamente como un recolector (ALONSO; GRIMAL, 2001, 150). El individuo en cuestión se localiza cerca del jabalí y asciende por un trazo pintado que simula el suelo, mientras sujeta con las dos manos al frente un arco de gran tamaño. Otros trebejos de caza son la bolsita que lleva colgada en su espalda y tras ella aparece el haz de flechas. Hay que llamar la atención que cerca de esta composición, pero algo desplazadas, vuelven a aparecer tres nuevas flechas agrupadas. No puede descartarse totalmente que también pertenezcan al arquero –de hecho el de la Saltadora posee dos haces de 3 elementos cada unopero su alejamiento nos hace pensar en la posibilidad de que corresponda a otro individuo, hoy difícil de verificar, aunque los restos que en la zona se concentran pudieran dar crédito a dicha propuesta. Una revisión experta de este interesante conjunto sería muy útil para dilucidar ésta y otras cuestiones que lógicamente no fueron contempladas en el único trabajo que sobre este conjunto se ha realizado; baste observar la interpretación que del individuo comentado hicieron los primeros investigadores. En el sector noreste del Arte Levantino, el convencionalismo a que nos referimos estaba prácticamente concentrado en los abrigos II y V (es posible que también en el I) de la Sierra de la Pietat (Ulldecona). En el primero, el arquero que dispara presenta dos flechas bajo el brazo extendido. En el segundo abrigo, por el contrario, el flechador guarda sus saetas de repuesto en número de 4 o 5 detrás de la espalda. Actualmente esta constatación se ha visto modificada tras el estudio monográfico recientemente publicado de la cova oscense de Arpán, que hace variar aquella constatación inicial al verificarse un arquero disparando su arma mientras a la altura de la espalda se distinguen perfectamente 5 saetas verticales, unas inmediatas a las otras. En el área central del Levantino debe mencionarse la presencia de cuatro arqueros con sus correspondientes flechas de repuesto en la Cueva de la Vieja –probablemente los ejemplos más paradigmáticos por

156

el detalle y conservación de las saetas – situadas ambas parejas casi en cada uno de los extremos del importante friso pintado (ALONSO; GRIMAL, 1999) . No podemos hacer alusión a la presencia de este convencionalismo en los yacimientos valencianos, aunque hay que tener en cuenta que son muchas las estaciones pintadas que carecen de un mínimo estudio monográfico. Ya en tierras alicantinas, la presencia de este convencionalismo empieza a decrecer pues son limitados los yacimientos en que se identifican y, en alguno de ellos, se presentan serias dudas sobre su interpretación. En Benirrama se observan dos individuos que no pueden reconocerse como arqueros pues no se ha conservado ni un fragmento del arma, tras uno de los cuales aparecen tres elementos y delante del compañero otros dos, que han sido identificados como flechas. Ya hemos manifestado ciertas dudas sobre dicha identificación y seguimos creyendo que los datos son muy incompletos, de manera que únicamente con muchas reservas puede aceptarse este caso. En el Barranc de la Palla, sin embargo, no se plantea la más leve duda. Un arquero se halla disparando un arco a un cáprido y ha dejado el grupo de 4 flechas de repuesto (con las emplumaduras bien visibles) a una cierta distancia; ubicación , como podemos comprobar por los casos mencionados, un tanto inhabitual pero que, en cualquier caso, no impone duda alguna sobre la propiedad. Menos explícito resulta ser el ejemplo que aparece en el Barranc de Frainós, pues no queda claro si la flecha se relaciona con el individuo próximo o con los restos (¿antigua figura?) más inmediatos. Todos los ejemplos mencionados, y otros que sin duda podrían aportarse, inciden sobre el carácter generalizado que venimos proponiendo para este recurso escénico. Se halle el haz de flechas delante del arquero o, como suele ser más iterado, detrás de él; encuéntrese el protagonista tensando su arma o simplemente exhibiéndola–como sucede con el personaje del Rincón de las Cuevas II- todos responden a una clara sintonía, a una fórmula unitaria que refuerza también en este peculiar aspecto la especificidad indiscutible del Arte Levantino en toda su extensión geográfica. La ordenación espacial de los motivos estaba perfectamente normalizada.

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

VALORACIÓN DE LAS ESTACIONES CON PINTURA ESQUEMÁTICA Técnicas pictóricas Los motivos pintados correspondientes al Arte Esquemático (VII-V Milenio BP) de los nuevos yacimientos reúnen las condiciones técnicas y morfológicas que caracteriza a este arte. Respecto a la técnica, se tratan de procesos de ejecución rápida –que damos en llamar de tipo gestual- que no muestran preocupación por los acabados de los trazos. Generalmente se deben haber utilizado instrumentos tales como la yema de los dedos, tampones o muñecas, o improvisadas brochas por medio de ramas fibrosas con el extremo más o menos machacado. El motivo del Rincón de las Cuevas I que denominamos pectiniforme se constituye en un buen ejemplo de lo que comentábamos. Se trata de un trazo horizontal, de alrededor de 1 cm de grosor, y varios perpendiculares más cortos. Todos presentan perfiles irregulares e imprecisos, tan constantes, que pueden haberse conseguido con varios instrumentos, desde los dedos impregnados de pintura hasta con las ramas a las que aludíamos. Entender estas opciones como la degeneración de una expresión o una pérdida de recursos artísticos es una consideración totalmente errónea. Los artistas creadores de la Pintura Esquemática tenían muy claro el concepto, la forma y la técnica para lograr la correcta comunicación. En los cuadrúpedos de las Casas de Charán II y del Rincón de las Cuevas II, el proceso de ejecución responde al concepto de la Pintura Esquemática con la salvedad de que el instrumento, muy probablemente una rama con el extremo preparado, es de un grosor menor. Sin embargo, se mantienen las mismas características que proponíamos para el pectiniforme: trazos de perfiles irregulares sin que se advierta la búsqueda de formas miméticas de la realidad. Ese desinterés es, precisamente, el que separa radicalmente a un motivo figurativo del Arte Esquemático, como son los zoomorfos que comentamos, de los cuadrúpedos claramente figurativos del Arte Levantino. Son, en suma, dos puntos de partida (dos concepciones) totalmente distintas. Análisis tipológico

do

La campaña desarrollada durante 1997 ha permitila incorporación de varias estaciones

(1997)

correspondientes al Horizonte Esquemático. Por una parte, deben mencionarse los restos de El Cigarrón y de las Casas de Charán I y, por otra, se cuenta con el de las Casas de Charán II y Rincón de las Cuevas I, exclusivamente con elementos esquemáticos, a los que debe unirse el abrigo II de este último punto en cuyo panel aparecen también motivos levantinos. En definitiva, estos 4 últimos enclaves con pintura esquemática se incorporan a los 6 descubiertos durante las campañas anteriores en esos mismos enclaves, con lo que el territorio de Benizar ha adquirido una importancia muy sólida en el contexto general de la Comunidad de Murcia. Como sucede con buena parte de las estaciones esquemáticas moratallenses –y en realidad se puede hacer extensivo a las de Nerpio y Letur- estos friso están integrados por un número reducido de motivos, en ocasiones tan solo uno o un par de ellos, caso, por ejemplo, de la Cañaica del Calar I y II y Fuente de Serrano I y II, siendo particularmente notorios cuantitativamente los paneles de la Cañaica del Calar III o del abrigo de la Ventana, aunque bien alejados todos ellos de aquellas cavidades con docenas y docenas de motivos que conforman las áreas de Sierra Morena. Desde el punto de vista tipológico, en el núcleo de Benizar se habían identificado los esteliformes o soliformes integrados por 6 radios que surgen de un punto central; algún circuliforme o anillado; elementos en forma de “V”; motivos serpentiformes dobles de recorrido vertical y, finalmente, los puntiformes. Los nuevos conjuntos nos aportan además de elementos abstractos difíciles de clasificar –que también se constataban en los precedentes y que aparecen con mucha frecuencia en este tipo de yacimientos- dos o tres tipologías bien definidas: los zoomorfos, los pectiniformes y las barras. Hemos insistido en diversas oportunidades en el carácter esencialmente abstracto del Arte Esquemático, y ello es perfectamente comprobable cuando se analiza el total de motivos que lo integran. Ahora bien, dentro de este estilo aparece un grupo de formas que por su estructura pueden llegar a identificarse como elementos representativos de la figuración (aunque lo sean muy remotamente); nos referimos a los individuos humanos y animales, esencialmente cuadrúpedos. Los segundos, que son los que trataremos en esta oportunidad, se pueden clasificar en dos grupos: aquellos que ofrecen alguna referencia física, como la cornamenta,

157

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

que posibilita la aproximación a la especie y, un segundo grupo, enormemente amplio y que porcentualmente supera con creces al anterior, cuya especie es imposible definir. La presencia de aquel primer grupo de animales ha provocado no pocas vacilaciones en el momento de su adscripción al Esquemático; no hay que olvidar que a ello ha contribuido de forma definitiva aquellas teorías, construidas a principios del siglo pasado, según las cuales se producía un proceso de evolución de las formas desde la figuración hasta la abstracción. En realidad, esas teorías nunca fueron suficientemente demostradas y partían de supuestos erróneos al considerar la figuración como máxima expresión, y al esquematismo como una expresión degenerada. Superadas actualmente aquellas hipótesis, y en el grado de investigación que nos encontramos, no podemos someter los motivos pintados a un solo análisis (el de la presencia o no de figuración) para determinar si pertenece al Levantino o al Esquemático. Los procesos de ejecución, técnica, conceptos iconográficos, etc, nos parecen determinantes para emitir cualquier juicio en ese sentido y para integrarlos en un estilo artístico específico, partiendo de la base de que cada arte tiene su particular forma de expresión y responde a una forma concreta de pensamiento y de concepción del mundo. Los animales que conforman el bestiario del Arte Levantino se diseñan bajo estructuras específicas, en definitiva bajo un concepto de la imagen particular, con unos convencionalismos muy bien determinados para los detalles físicos, que hemos puesto de relieve en varios trabajos, y que se separan radicalmente de las concepciones de los autores de la Pintura Esquemática. Por ello, no puede aceptarse la clasificación como levantinos para los cuadrúpedos de la Cueva-sima de la Serreta, de las Cuevas de la Peña Rubia y del Abrigo del Pozo, todos en la Comunidad de Murcia, que siguen manteniendo algunos estudiosos, pues se trata en todos los casos de zoomorfos que cumplen todos los principios del Horizonte Esquemático. Las representaciones zoomorfas semejantes a las que se conservan en el Abrigo II de las Casas del Charán y en el I del Rincón de las Cuevas, están presentes en estaciones cercanas. La primera que mencionaremos, corresponde a la que se solapa a la gran mujer de La Risca I y la que se encuentra a la derecha en un sector inferior de ese mismo panel. En la Cañaíca del Calar II, dos cuadrúpedos de especie no determinable se consti-

158

tuyen en los únicos motivos de este horizonte en todo el friso. Por su parte, en la Cañaica del Calar III se reconocen varios ciervos y otros cuadrúpedos de especie no precisable (fig. 10 a 12). El Abrigo del Pozo conserva 5 ejemplares de concepto claramente unitario aunque separados en dos grupos por los detalles: unos, de larga cola, otros, sin ella; mientras que la Cueva-sima de la Serreta acoge no menos de 15 ejemplares de zoomorfos, de facturas evidentemente distintas, pero que comparten una estructura común, al responder a una misma idea morfológica. Particulares resultan los ejemplares de las Cuevas de la Peña Rubia, entre los cuales se reconocen varios ciervos. Especie que está presente en el Abrigo del Buen Aire II, uno de ellos particularmente paradigmático. Finalmente, cabe hacer alusión a los varios ejemplares de Cantos de la Visera II, alguno de los cuales muestran no pocas concomitancias con varios de los recogidos en las figuras que acompañan este texto. De todos los animales de la Comunidad murciana a los que hemos aludido y que presentan alguna referencia figurativa, se comprobará que solo es posible la identificación certera a través de la cornamenta de los cérvidos. Ésta resulta ser tan característica que no admite la más mínima vacilación en su reconocimiento, a pesar de que existen para su diseño distintas fórmulas –nosotros tenemos clasificadas por lo menos 4 o 5- aunque siempre se basan en un trazo más o menos vertical del que surgen perpendiculares otros más pequeños. Esta singularidad, sin embargo, no se constata de una forma tan evidente en las otras representaciones de animales pues las dos protuberancias largas e enhiestas en la cabeza pueden interpretarse como orejas o como cuernos. Suponiendo que fueran las primeras, tampoco se vería resuelto el problema pues si tenemos en cuenta la longitud de la cola podrían tratarse de équidos, cánidos o, incluso, felinos. Lo que parece claro es que en el Arte Esquemático –y siendo coherente con su esencia no figurativa- no resulta necesario el detalle preciso de la indicación de la especie, pues ya debía ser entendida la imagen sin precisiones más específicas. El elemento barra, es decir, los trazos de recorrido vertical que fueron ejecutados con los dedos impregnados de pintura, suele ser uno de los tipos más abundantes y esenciales en este arte. En estos enclaves moratallenses suelen adoptar distintas formulaciones. En primer lugar, cabe destacar la presencia de estos ele-

Figura 10.- Zoomorfos del Arte Esquemático: 1 y 2, La Risca I; 3 y 4, Cañaíca del Calar II; 5 y 6, Cañaica del Calar III; 7 y 8, El Pozo (según A. Alonso) (Distintos tamaños).

Figura 11.- Zoomorfos del Arte Esquemático: 1 y 2, El Pozo; 3, Rincón de las Cuevas, 4 a 8 , Cueva-sima de la Serreta (según A. Alonso) (Distintos tamaños).

Figura 12.- Zoomorfos del Arte Esquemático. 1 a 4, Conjunto de la Peña Rubia (Según A. Beltrán); 5, Buen Aire II; 6 a 8, Cantos de la Visera II (según A. Alonso) (Distintos tamaños).

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

mentos aislados o independientes, como sucede en Andragulla I y II que, en general, mantienen una disposición vertical o ligeramente inclinada respecto a la base del abrigo y que presenta una cierta variedad de longitudes. Otra opción consiste en asociar dos de aquellos motivos, uno inmediato al otro, como sucede en Andragulla I y Fuente de Serrano I. La interrelación entre 3 barras que se disponen más o menos equidistantes entre sí y paralelas están verificadas igualmente en el primero de los yacimientos mencionados, mientras que la fórmula de 4 barras –que es la que hemos reconocido en Casas de Charán II- está bien constatada en el territorio moratallense, en concreto en Andragulla II y en la Muela de Bejar, en este último asociada a un motivo tipo phy (ALONSO; GRIMAL, 1996 d). El número de elementos concretos que pueden identificarse conformando hileras de barras es, después del anterior, muy variado y pueden conformarse por varias decenas de ellos; aunque en el territorio que nos ocupa, no llegan a superar la media docena, como sucede con la Cañaica del Calar III y IV. La última de las tipologías que cabe comentar corresponde a la de los pectiniformes, que está representada en el Rincón de las Cuevas I. En los estudios tradicionales, este tipo de motivos se ha asimilado a la representación de un animal con multiplicidad de extremidades, o de varios animales sintetizados en una única imagen. Desestimados los procesos evolutivos, resulta muy difícil aceptar dicha interpretación , de manera que asumimos la nomenclatura porque ha tomado carta de naturaleza y es útil para entendernos, pero sin otro tipo de implicaciones. La tipología de los pectiniformes representa una novedad en este territorio y es muy infrecuente en los enclaves cercanos. En la cuenca del río Taibilla únicamente se han identificado en el Castillo de Taibona y en el Arroyo de la Fuente de las Zorras, integradas por 6 y 5 trazos, respectivamente, mientras que en las cercanas estaciones de Letur son desconocidas. Digamos, no obstante, que su presencia se ha verificado en no pocos enclaves en los que el Arte Esquemático está bien implantado. Sirvan de referencia el Tajo de las Figuras, la Peña Escrita de Fuencaliente o el abrigo de las Viñas.

162

VALORACIONES FINALES La apuesta que hicimos al centrar esta campaña de 1997 por el territorio de Caravaca de la Cruz encerraba –y nosotros éramos conscientes de ello- una indudable incógnita. Representaba probablemente la campaña en que partíamos casi exclusivamente de supuestos teóricos respecto a la existencia de muestras parietales prehistóricas. De un territorio extraordinariamente amplio no había constancia alguna de yacimientos pintados, ni siquiera alguna referencia confusa de principios de siglo pasado con la que se ha contado en otros términos. Tan solo unos escuetos datos verbales, muy imprecisos, que resultaron, posteriormente, y como hemos explicado, absolutamente inservibles. Pese a todo, la intervención en Caravaca se sustentaba en unos fundamentos que a priori, resultaban notoriamente sólidos. El territorio moratallense se presentaba como un rico mosaico de estaciones prehistóricas, algunas de las cuales se aproximaban geográficamente a los límites territoriales caravaqueños. Por el sector Este, el municipio de Cehegín aportaba varios yacimientos artísticos. Y lo mismo sucedía con los enclaves lorquinos, los últimos en incorporarse al elenco de municipios murcianos con Arte Levantino. De manera que Caravaca aparecía como un enorme espacio vacío pero rodeado de arte por todos sus límites. Para nosotros, aquella laguna artística debía tener una explicación, y cualquiera que fuese ésta adquiría una capital importancia no solo para el propio territorio de Caravaca sino, y muy especialmente, para dar explicación a muchas de las cuestiones que afectan a los enclaves moratallenses y, en general, a todo el sector Oeste de la Comunidad de Murcia. El resultado de la primera actuación en Caravaca nos permite empezar a vislumbrar ciertas explicaciones que obviamente deberán ratificarse (o matizarse) en próximas investigaciones. En primer término, hay que remarcar las diferencias geográficas que se establecen con nuestra área referencial (es decir, Moratalla). En segundo término, ha de hablarse de unas condiciones geológicas algo distintas que inciden de manera bastante importante en la conservación y mantenimiento de los soportes, que están apareciendo mucho más alterados y frágiles de lo que en principio cabría esperar. Estos condicionantes geomorfológicos son factores negativos muy a tener en

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

cuenta en lo que se refiere a la conservación del arte rupestre, pues va a ser mucho más difícil el hallazgo de estas muestras, puesto que verosímilmente un porcentaje alto de aquellas (aceptándose que se hubiesen diseñado) se habrán destruido irremediablemente. Otro factor que actúa en contra, o cuanto menos no resulta favorable para el hallazgo de muestras artísticas, es la nula conciencia que a nivel general se posee de que aquellas puedan existir. Esta vía de conexión entre el investigador y los lugareños, que tan interesantes resultados suele aportar, queda en este caso totalmente desaprovechada . Todo este panorama ¿debe hacernos concluir que ese territorio no merece nuevas actuaciones, nuevos intentos?. La respuesta ha de ser necesariamente negativa. Restan por explorar partes muy importantes de los entornos caravaqueños que pudieran dar las respuestas claves que necesitamos. Hay que tener en consideración que una primera aproximación a unos espacios geográficos desconocidos, raramente ofrecen resultados espectaculares. Por ello, y en lo que a nosotros concierne, vemos con total necesidad la inversión de nuevos esfuerzos. Las labores de estudio llevadas a cabo durante tantos años en Moratalla, han conseguido que seamos capaces de canalizar informaciones de todo tipo referidas al arte rupestre. Esta circunstancia ha hecho que durante nuestra campaña de 1997 fuésemos informados de la existencia de 5 nuevos frisos que se unían al descubierto por nosotros en ese mismo territorio. Varios de estos yacimientos artístico-religiosos son ciertamente modestos, aunque de valor incuestionable, pero alguno de ellos ha resultado particularmente importante porque van a contribuir de manera decisiva a definir la personalidad y la singularidad en varios aspectos del arte de Moratalla y que empezamos a esbozar en nuestras primeras investigaciones. Hoy podemos atrevernos a afirmar que ese sector del Noroeste murciano acoge un Arte Levantino con características esenciales pero a la vez ofrece un cúmulo de convencionalismos muy particulares que lo van a diferenciar y, por tanto, singularizar respecto a las otras comarcas y regiones artísticas. Las investigaciones futuras que asumamos aportaran sin duda algunos datos más concretos. El territorio de Moratalla, en suma, ha adquirido desde aquellos años en que iniciamos los primeros estudios y prospecciones un papel preponderante en toda

(1997)

la Comunidad. Aquellas 4 estaciones de Arte Levantino conocidas antes de 1985 –Cañaica del Calar II, Fuente del Sabuco I, La Risca I y II- se han visto triplicadas en número. Si se compara nuestro mapa (mapa 1) con los que han presentados otros estudiosos (MATEO; SAN NICOLÁS, 1995) se observará que existen ciertas discrepancias respecto a la inclusión o no de ciertas estaciones. En ese sentido, y aunque ya lo hemos tratado en la comunicación que presentamos al XXV Congreso Nacional de Arqueología, celebrado en Cartagena, quizá sea oportuno comentar que desestimamos el Abrigo de Charán al verificar que se trataban de ejecuciones totalmente modernas y, en consecuencia, con nulo interés para la Arqueología. Incluimos el Abrigo de la Fuente , clasificado como perteneciente al Horizonte Esquemático (MATEO, 1997) , en el listado de yacimientos levantinos, pues uno de sus dos motivos corresponde con total certeza a un individuo levantino adornado con un tocado y/o peinado en la cabeza particularmente singular, que establece sus paralelos con personajes de los núcleos de Nerpio, Minateda y del mismo Moratalla (ALONSO ; GRIMAL, 1999). En lo que respecta al inventario de yacimientos pertenecientes al Arte Esquemático, se observarán notables diferencias respecto a otros mapas de distribución que se han ofrecido en algunas publicaciones y que se hace necesario comentar, aunque sea brevemente, al margen de los yacimientos más recientemente incorporados. Por una parte (mapa 2), incluimos un buen número de yacimientos que equivocadamente se habían adscrito al Arte Levantino, como son: la Cueva-sima de la Serreta, el abrigo del Pozo, los de la Peña Rubia y el de la Cueva de la Higuera. Por otra, incorporamos el abrigo II del Molino de Capel pues todo parece indicar que uno de los motivos corresponde a un elemento abstracto, técnica y formalmente adscribible con bastante seguridad al Esquemático. Hemos de rechazar la inclusión de la Cueva de los Cascarones en ese horizonte, pues sus motivos –y tal como hemos podido comprobar in situcarecen de suficientes características para considerarlos como prehistóricos; y mostramos dudas razonables respecto al Abrigo de Hondares, de ahí que hayamos incorporado un prudente interrogante. Finalmente, insistimos una vez más en la inclusión de los motivos de la Cueva del Esquilo entre las acciones plásticas de los grupos productores ,y que pertinazmente se han ignorado durante años (MATEO, 1994, 158.

163

Mapa 1.- Estaciones con Arte Levantino de la Comunidad de Murcia: 1 y 2, Cantos de la Visera I y II (Yecla); 3, Abrigo del Buen Aire I (Jumilla); 4, el Peliciego; 5 y 6 Los Grajos I y III; 7, Cueva de los Pucheros (Cieza); 8, El Milano (Mula); 9 y 10, Benizar I y III ; 11 a 13, La Risca I, II y III; 14, Hornacina de la Fuente del Buitre; 15, Cañaica del Calar II; 16 y 17, Fuente del Sabuco I y II; 18, Molino de Capel II; 19 y 20, Andragulla I y III; 21, Rambla de Lucas (o Abrigo del Molino); 22, Abrigo de la Fuente; 23, Abrigo de Benizar O; 24, Rincón de las Cuevas II (Moratalla); 25, Abrigo de El Mojao (Lorca) (según A. Alonso y A. Grimal, 1997).

Mapa 2.- Estaciones con Pintura Esquemática de la Comunidad de Murcia: 1, Cueva del Mediodía; 2, Cantos de la Visera II (Yecla); 3, Abrigo del Peliciego; 4 y 5, Abrigos del Buen Aire I y II; 6, La Calesica; 7, Canto Blanco (Jumilla); 8 y 9, Los Grajos I y II; 10, Las Enredaderas; 11, Cueva-sima de la Serreta; 12, Los Cuchillos; 13, Los Rumíes; 14, El Laberinto (Cieza); 15, Abrigo del Pozo (Calasparra); 16 a 18, Cueva del Humo, de las Conchas y de las Palomas (Cehegín); 19 y 20, Cejo Cortado; 21, El Milano (Mula); 22 a 27, Benizar II a VII; 28 y 29, Rincón de las Cuevas I y II; 30 y 31, Casas de Charán I y II; 32, El Cigarrón; 33, La Risca I; 34, Cueva del Esquilo; 35, Rambla de Lucas; 36 a 38, Andragulla I, II y III; 39, Muela de Bejar; 40, Pico de la Gorra; 41 a 44, Cañaica del Calar I a IV; 45 y 46, Fuente de Serrano I y II; 47, Abrigo de la Fuente; 48, Abrigo de Hondares; 49 y 50, Zaén I y II; 51 y 52, Abrigos de la Ventana I y II; 53, Molino de Capel II (Moratalla); 54, El Mojao; 55, Los Gavilanes; 56, Los Paradores; 57, Cueva del Tío Labrador (Lorca); 58, Cueva de la Higuera (Cartagena); (según A. Alonso y A. Grimal, 1997).

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

MATEO; SAN NICOLÁS, 1995, 33). Se trata de una alineación de varias docenas de puntos-digitales, además de otros restos menos precisos, tan característicos de la Pintura Esquemática, hechos con los dedos impregnados de pintura, y a los que venimos haciendo referencia hace unos cuantos años (ALONSO; LÓPEZ, 1985, 64-66. ALONSO; GRIMAL, 1989, 459. ALONSO, 1992, 161-162), hasta su estudio definitivo en una de nuestras memorias (ALONSO; GRIMAL, 1996 d ). Cabe recordar, asimismo, que estos motivos prehistóricos comparten el espacio, en cierta forma, con motivos pintados de carácter postmedieval y modernos que han sido oportunamente estudiados (EIROA, 1994), y que, como hemos podido comprobar, tan abundantes son, estos últimos, en otras cavidades próximas. Todas estas modificaciones y los nuevos hallazgos incorporados en los distintos territorios murcianos llevados a cabo por otros colegas, están configurando una interesante dispersión y distribución de los yacimientos con Arte Esquemático que, como se comprueba, hace resaltar de manera notoria el enigmático vacío artístico que supone el espacio territorial de Caravaca de la Cruz, a lo que sin duda trataremos de encontrar alguna respuesta en futuras investigaciones. BIBLIOGRAFÍA ALONSO TEJADA, A. (1980): El conjunto rupestre de Solana de las Covachas. Nerpio (Albacete) , Albacete. 1990): Informe de las investigaciones sobre arte rupestre prehistórico en el término municipal de Moratalla durante la campaña de 1990, 30 pp, fotos, mapas (inédito). (1992 a): “Algunos comentarios sobre las pinturas rupestres de Moratalla”, Ars Praehistorica. VII-VIII (1988-1989). Sabadell (Barcelona), pp 157-165. (1992 b): “Algunes reflexions sobre la cronologia de la pintura rupestre llevantina”, Col.loqui Internacional d´Arqueologia, IX. Puigcerdà-Andorra, pp. 49-51. (1993 a): “La región de Nerpio: un caso particular de Arte Levantino y Arte Esquemático”. Barcelona, pp. 8191. (1993 b): “Estudio en un sector de Moratalla: Investigaciones en el conjunto con pinturas rupestres de La Risca II y prospección de su entorno inmediato”, I Jornadas de Arqueología Regional (1990), Memorias de Arqueología. 4. Murcia, pp. 53-58.

(1997)

(1993 c): La Pintura Rupestre Prehistórica del Río Taibilla. Tesis Doctoral. Universidad de Barcelona. 3 vols (inédita). (1995): “Consideraciones en torno al estudio de la pintura rupestre del Levante”, Congreso Nacional de Arqueología. XXI. Zaragoza , pp 253-261. ALONSO , A. et alii (1987): Abrigo de arte rupestre de “El Milano” (Mula). Murcia. ALONSO, A.; BADER, M. y K.; GRIMAL, A. (1989): “Avance al estudio de las pinturas rupestres del Barranco Segovia (Letur-Albacete)”, Congreso Nacional de Arqueología. XIX. Zaragoza, pp 451-456. (2001): “Arte Levantino y Arte Esquemático en Benizar (Moratalla, Murcia)”, Congreso Internacional de Arte Rupestre Europea. Vigo, CD ROM, 5 pp. ALONSO, A.; GRIMAL, A. (1989 a): “Las pinturas rupestres de la Fuente del Sabuco II (Moratalla, Murcia)”, Empúries. 47. Barcelona, pp 28-33. (1989 b): “Últimos descubrimientos de pinturas rupestres en el Sur de Albacete y Noroeste de Murcia”, Congreso Nacional de Arqueología., XIX. Zaragoza, pp 457-469. (1990), Las pinturas rupestres de la Cueva de la Vieja, Alpera (Albacete). Alpera. (1994): “La mujer en el arte de los cazadores epipaleolíticos”, Gala. 2. Sant Feliu de Codines (Barcelona), pp 11-50. (1995 a): “El Arte Levantino o el ”trasiego” cronológico de un arte prehistórico”, Pyrenae. 25. Barcelona, pp 51-70. (1995 b): “Mujeres en la Prehistoria”, Revista de Arqueología.. 176. Madrid, pp. 8-17. (1996 a): Investigaciones sobre arte rupestre prehistórico en las Sierras Albacetenses: El Cerro Barbatón (Letur). Albacete. (1996 b): El arte rupestre prehistórico de la cuenca del río Taibilla (Albacete y Murcia): Nuevos planteamientos para el estudio del Arte Levantino. Barcelona. (1996 c): “Investigaciones sobre arte rupestre en Moratalla. II Campaña”, II Jornadas de Arqueología Regional (1991), Memorias de Arqueología. 5. Murcia, pp 21-31. (1996 d) : “Santuarios parietales compartidos en la Prehistoria: la Comunidad de Murcia como paradigma”, Anales de Prehistoria y Arqueología. 11-12. Murcia, pp 39-58. (1996): Memoria de las investigaciones sobre arte rupestre prehistórico en el término municipal de

165

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Moratalla (Murcia). Campaña de 1989 y 1990 (incluye el estudio exhaustivo de las estaciones de. La Risca I, II y III, Hornacina de la Fuente del Buitre, Andragulla I, II y III, Cueva del Esquilo y Muela o Molata de Bejar). 152 pp, 88 figs, 6 map, 23 fot (inédita). (1996): Memoria de las investigaciones y prospecciones sobre arte rupestre prehistórico en el término municipal de Moratalla (Murcia). Campaña de 1996 (incluye el estudio exhaustivo de las estaciones de Benizar I a VII; aportaciones al Abrigo de la Fuente y del Charán). 55 pp, 24 figs, 5 map (inédita). (1997): Memoria de las investigaciones y prospecciones sobre arte rupestre en el término municipal de Caravaca de la Cruz (Murcia). Campaña de 1997 (incluye el estudio preliminar de las estaciones de Benizar O, Casas de Charán I y II, Rincón de las Cuevas I y II y el Abrigo del Cigarrón (Moratalla). 47 pp, 17 figs, 5 map, 25 fot (inédita) (1999 a): “El Arte Levantino: una manifestación pictórica del Epipaleolítico peninsular”, Cronología del Arte Levantino. Valencia, pp 43-80. (1999 b): “Consideraciones generales sobre el arte rupestre epipaleolítico de la Comunidad de Murcia”, Congreso Nacional de Arqueología. XXIV, 1. Cartagena, pp. 175-184. (1999 c): Introducción al Arte Levantino a través de una estación singular: la Cueva de la Vieja (Alpera, Albacete). Alpera. (2001 a): “Las artes parietales postpaleolíticas en el sector Este peninsular: estado de la cuestión”, Congreso Internacional de Arte Rupestre Europea. CD ROM. Vigo, 8 pp. (2001 b): “Arte Levantino en Castellón”, Millars. Espai i Història. XXIV. Castellón, pp 111-152. (2003): “Investigaciones sobre arte rupestre en Moratalla: III Campaña”, Memorias de Arqueología. 11. Murcia, pp 67-116. ALONSO, A.; LÓPEZ, J.D. (1985): Informe sobre los yacimientos con arte rupestre prehistórico de la Comunidad Autónoma de la región de Murcia. Barcelona-Murcia. 106 pp, 40 fot , map (inédito). ALONSO, A.: VIÑAS, R. (1977): “Los abrigos con pinturas rupestres de Nerpio-Albacete”, Información Arqueológica. 25. Barcelona, pp 195-206. BERNAL, J.; MATEO, M.A. (1994): “Abrigo de arte rupestre de Charán (Moratalla)”, Programa de la V Jornadas de Arqueología Regional. Murcia, pp 6-7. BERNAL, J.A.; MATEO, M.A.; PÉREZ, C.(1997): “Las pinturas rupestres de los abrigos de la Ventana (Calar

166

de la Santa, Moratalla)”, Programa de las VIII Jornadas de Arqueología Regional. Mula-Murcia, pp 18-20. EIROA , J.J. ( 1994): “El barco de Bagil (una pintura rupestre histórica en Moratalla)”, Anales de Prehistoria y Arqueología. 7 y 8 (1991-1992). Murcia, pp 231-239. GARCÍA DEL TORO, J.R. (1985): “Nuevos abrigos con pinturas rupestres en el Barranco del Buen Aire (Jumilla)”, Anales de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Murcia., 1. Murcia, pp 105-110. GRIMAL, A. (1993): “Consideracions tècniques pictòriques de la pintura postpaleolítica i la seva relació amb la cronologia”, Col.loqui Internacional d´Arqueologia. IX. Puigcerdà-Andorra, pp. 52-54. (1995): “Avance al estudio de las pinturas rupestres de la Cueva de la Cocina y su relación técnica con el Arte Levantino”, Congreso Nacional de Arqueología. XXI, II. Teruel, pp 317-326. (2003): “Estudio técnico de los grabados atribuidos al Arte Levantino: a propósito de las incisiones en el jinete del Cingle de la Gasulla”, I Congrés Internacional de Gravats Rupestres i Murals, Homenatge a Ll. Díez Coronel. I. Lérida, pp 307-314. GRIMAL, A.; ALONSO, A. (2001): “Acerca del estudio del Arte Levantino”, Millars. Espai i Història. XXIV. Castellón, pp 87-110. GRIMAL, A.; ALONSO, A.; BADER, M. y K. (2003): L´art rupestre prehistoric de Rasquera. Iconografia de les cabres en l´Art Llevantí. Rasquera (Tarragona). HERNÁNDEZ CARRIÓN, E. et alii (en prensa): Abrigos del Buen Aire, Jumilla. Serie de B.I.C. de la Comunidad Autónoma. Murcia. HERNÁNDEZ, M. (1986): “Cantos de la Visera y el arte postpaleolítico de la Península Ibérica”, Jornadas de Historia de Yecla, Yecla, pp. 43-49. MARTÍNEZ ANDREU, M. (1985): “La Cueva de la Higuera. Una nueva estación de arte rupestre en la costa de Cartagena”, Revista de Arqueología, 3, Madrid, pp. 61-63. MATEO SAURA, M. (1991): “Las pinturas rupestres esquemáticas del Abrigo de la Fuente, Cañada de la Cruz (Moratalla, Murcia)”, Caesaraugusta. 68. Zaragoza, pp. 229-239. (1994): “Las pinturas rupestres de la Cueva de la Serreta, Cieza (Murcia)”, Archivo de Prehistoria Levantina. XXI. Valencia, pp. 33-46. MATEO, M.A.; BERNAL, J.A.; PÉREZ, C. (1994): “Arte rupestre prehistórico en el Barranco de

PROSPECCIONES Y ESTUDIOS SOBRE ARTE RUPESTRE PREHISTÓRICO EN CARAVACA DE LA CRUZ. IV CAMPAÑA DE INVESTIGACIONES EN LA COMUNIDAD DE MURCIA

Charán (Moratalla, Murcia)”, Revista de Arqueología. 158. Madrid, pp. 6-9. MONTES BERNÁRDEZ, R. (1997): “Falsificaciones de pintura rupestre en Murcia”, Revista de Arqueología. 189. Madrid, pp. 62-63. MONTES, R.; SÁNCHEZ, J.; MARTÍNEZ, P. (1993): “La Cueva de los Pucheros (Cieza) y los cápridos de la región de Murcia”, Memorias de Arqueología. 3. Murcia, pp. 41-51. SALMERÓN, J.; LOMBA, J. (1995): “El arte rupestre postpaleolítico”, Historia de Cieza. F. Chacón Jiménez (direc.). I. Murcia, pp. 91-115.

(1997)

SAN NICOLÁS, M.; ALONSO, A. (1986): “Ritos de enterramiento. El conjunto sepulcral y pictórico de El Milano (Mula)”, Historia de Cartagena. II. Murcia, pp. 201-208. SAN NICOLÁS, M.; LÓPEZ, J.D.; ALONSO, A. (1988): “ Avance al estudio del conjunto con pinturas rupestres del Milano, Mula (Murcia)”, Bajo Aragón Prehistoria. VII-VIII. Zaragoza, pp. 341-346.

167

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 169-182

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DEL ABRIGO DEL MOLINO (MORATALLA, MURCIA) MIGUEL ÁNGEL MATEO SAURA JOSÉ ANTONIO BERNAL MONREAL

Palabras clave: Arte levantino, Abrigo del Molino, Bagil, Moratalla, Murcia. Resumen: El estudio del Abrigo del Molino, en Bagil (Moratalla), ha sacado a la luz un nuevo grupo de pinturas de estilo levantino entre las que destacan dos figuras femeninas, fieles a las características iconográficas que muestran estas representaciones en la zona, y una posible figura de bóvido, la única que hasta el momento documentamos en los conjuntos del Noroeste murciano. Keywords: Levantine art, Abrigo del Molino, Bagil, Moratalla, Murcia. Summary: The study carried out at “El Abrigo del Molino”, in Bagil, Moratalla has come up with a new group of Levantine art. The most notheworthy are two female figures with the same iconographic features as those already found in this area, and presumably bovine figure, the only one so far documented at the Murcia north-west sites.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

ANTECEDENTES Las primeras referencias sobre las pinturas rupestres del Abrigo del Molino en Bagil las tuvimos en 1995 cuando, a raíz de los trabajos de documentación de los Abrigos de Fuensanta descubiertos ese mismo año (MATEO y BERNAL, 2002), nos planteamos la posibilidad de compaginar éstos con la inspección de las numerosas covachas existentes en el área de la Rambla de Lucas. Aunque sabíamos de la presencia en la misma de las pinturas medievales y modernas de las Cuevas del Esquilo (MATEO, 1993a), desconocíamos si la zona había sido ya prospectada con anterioridad. Fruto de la labor de búsqueda fue el hallazgo de varios yacimientos con arte rupestre, entre ellos los Abrigos de las Alubias, con manifestaciones pintadas de cronología no prehistórica, el Abrigo del Molino, del que nos ocupamos en este artículo, con pinturas de estilo levantino, y el Abrigo del Rincón del Gitano, con motivos esquemáticos, todavía inédito. Con posterioridad al inicio de nuestros trabajos de documentación de las pinturas de este Abrigo del Molino, para los cuales se solicitaron los correspondientes permisos a la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia, se publica un trabajo de A. Alonso y A. Grimal en el que se hacen unas breves referencias a supuestos trabajos de prospección realizados en 1990 en la zona de la rambla, cuyos resultados se concretaron en el hallazgo de unos “restos de pintura unos cientos de metros al Norte de la mencionada

170

cavidad (de la Cueva del Esquilo) pero éstos resultaron tan sumamente fragmentados que no fue posible determinar formas concretas aunque sí confirmar que, tras un análisis puntual, deben corresponder a elementos esquemáticos” (ALONSO y GRIMAL, 1996: 25). La edición de esta reseña nos obliga a revisar, con mayor detenimiento si cabe, nuestros hallazgos puesto que ninguno de ellos se corresponde con las escasas referencias que proporcionan estos autores. El único abrigo esquemático que nosotros localizamos fue el del Rincón del Gitano, situado unos 1000 m al norte de las Cuevas del Esquilo pero cuyos motivos muestran un grado de conservación suficientemente bueno como para poder adscribirlos sin duda alguna a la pintura rupestre esquemática y poder hacer de ellos una descripción tipológica clara. Por su parte, el otro abrigo descubierto en la zona, próximo al cauce de la rambla y a unos pocos cientos de metros de las Cuevas del Esquilo es el Abrigo del Molino, con pinturas cuyo estilo levantino tampoco ofrece dudas. En este estado de cosas, la conclusión a la que llegamos entonces es que el abrigo que citan A. Alonso y A. Grimal (1996), al que, de otra parte, no dan nombre, no puede ser otro que éste que nosotros denominamos como Abrigo del Molino, lo que nos lleva a pensar también que adscribieron de forma errónea al estilo esquemático las pinturas claramente levantinas en él contenidas. Asimismo, no llegamos a entender algunas de las deducciones a las que llegan estos autores referentes a la

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DEL ABRIGO DEL MOLINO (MORATALLA, MURCIA)

eventual existencia de más muestras de arte prehistórico en la zona, sobre todo, si como afirman, realizaron previamente trabajos de prospección. Dada la presencia de lo que para ellos son estos restos de pintura esquemática en el Abrigo del Molino, filiación que, como hemos dicho es errónea, llegan a concluir que “parece verosímil sospechar que en todo este barranco existieron muestras de arte parietal, probablemente Esquemático, pero éstas no han podido mantenerse porque el soporte rocoso de los abrigos y paredes mirados muestran graves problemas de conservación por diversas causalidades” (ALONSO y GRIMAL, 1996: 25). El hallazgo del abrigo del Rincón del Gitano, apenas a 500 m al norte del Abrigo del Molino, revela que sí hay más muestras de arte parietal en el curso de la rambla, y a la vez evidencia que estos investigadores, en contra de lo que afirman en su trabajo, o bien no desarrollaron trabajos sistemáticos de prospección en la misma, o bien que estos fueron muy deficientes. CONTEXTO GEOGRÁFICO El Abrigo del Molino se localiza sobre el curso alto de la Rambla de Lucas, próximo al poblado protohistórico del Cerro de las Víboras y de los conjuntos de arte rupestre de cronología histórica de las Cuevas del Esquilo y de los Abrigos de las Alubias (MATEO, 1999), en la parte más septentrional del municipio de Moratalla (figs. 1 y 2). La rambla ha sido desde muy antiguo, incluso lo es hoy día, una ruta de paso de primer orden entre los llanos del Campo de San Juan y los campos de Mazuza y Otos, en contacto ya con La Mancha, tal y como demuestra la propia presencia del poblado protohistórico que, asentado sobre una pequeña elevación del terreno, controla perfectamente el tránsito por la misma. El cantil rocoso en el que se abre el abrigo, perteneciente al dominio tectosedimentario del Prebético interno, está formado por calizas masivas y conglomerados poligénicos del Terciario, con afloramientos de calizas y margas en los sectores más bajos del barranco, los próximos al curso de la rambla. Varias fuentes dispersas por la zona, alguna de ellas situada en el propio farallón rocoso en el que se abre el abrigo, completan la hidrografía de la misma, al margen del cauce estacional que constituye la propia rambla. La vegetación espontánea es escasa, debido a la intensa roturación en terrazas que presenta la parte más

Figura 1. Localización del Abrigo del Molino. (Mapa Topográfico Nacional. Moratalla-889).

baja del terreno para el desarrollo de una agricultura de pequeñas huertas. No obstante, entre las especies silvestres existentes podemos resaltar herbazales como el enebro y el varbasco, y entre las especies de porte arbóreo, el pino laricio. DESCRIPCIÓN DE LAS PINTURAS La covacha, elevada a 1080 m.s.n.m. y con una orientación oeste, presenta unas dimensiones de 30 m de abertura de boca, 4,20 m de profundidad máxima y una altura media de 5,5 m (fig.3; lám. 1).

Lámina 1. Vista general del Abrigo del Molino (Moratalla).

171

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Las pinturas se distribuyen en dos paneles distintos, situados en la parte central del abrigo y a una altura de 1,80 m respecto del suelo del mismo. A pesar de su pésimo estado de conservación, con numerosos desconchados y seria amenaza de desprendimientos en el soporte, entre los motivos que podemos identificar se encuentran dos representaciones humanas y un cuadrúpedo. El panel 1 se sitúa ligeramente desplazado hacia la izquierda respecto del centro del abrigo, pudiendo documentar en él tan sólo restos de pintura pertenecientes a un solo motivo. A pesar de su tamaño (15,5 cm) y su intensa coloración roja, al estar muy afectado por formaciones orgánicas no es posible determinar una tipología clara (fig. 4). Por su parte, el panel 2, alejado apenas 3 m a la derecha del anterior, sí muestra una mayor riqueza compositiva, aunque su pésimo estado de conservación y la situación particular del soporte constituyan una seria amenaza para la supervivencia de las pinturas. Los motivos documentados en este segundo panel son, de izquierda a derecha, los siguientes (fig. 5):

Figura 2. Rambla de Lucas. Distribución de yacimientos.

Figura 3. Planimetría del Abrigo del Molino.

172

Figura 1: Restos de la figura de un cuadrúpedo. Se conservan fragmentos de pintura muy dispersos, pertenecientes al cuerpo, el inicio de los cuartos delanteros y

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DEL ABRIGO DEL MOLINO (MORATALLA, MURCIA)

soporte, muy afectado también por los desconchados. Las pinturas se localizan sobre una delgada plancha de roca caliza que, separada ya de la propia pared de la cueva, está literalmente suspendida en el aire. A la vez, la actividad de formaciones orgánicas y la pérdida de adherencia de la propia pintura al soporte han provocado la descamación de la misma, dando a las representaciones su actual aspecto fragmentado. TEMÁTICA Y SIGNIFICADO

Figura 4. Abrigo del Molino. Dibujo del panel 1.

traseros, y de la cabeza, insinuándose un pequeña cornamenta. La forma de estos restos parecen indicar que podría tratarse de la representación de un bóvido. Dimensiones: mide 12,4 cm de anchura y 5 cm de altura. Color: rojo (201 U). Figura 2: Figura humana femenina. Se aprecia con claridad la cabeza, de aspecto triangular, parte de un brazo, el cuerpo, alargado y estrecho, y puntos aislados de color que deben formar parte de una especie de falda acampanada. Dimensiones: mide 18,3 cm de altura. Color: rojo (201 U). Figura 3: Figura humana femenina. Semejante en la tipología a la anterior, su estado de conservación es más deficiente. Se conserva tan sólo el tronco, restos de la falda, también de forma acampanada, y débiles restos de las piernas. Dimensiones: mide 16 cm de altura. Color: rojo (201 U). Figura 4: Restos de pintura. Dimensiones: mide 3 cm. Color: rojo (201 U). El estado de conservación de las pinturas es muy deficiente, con serias amenazas de desprendimiento en la pared, hasta el punto de que urge la puesta en marcha de algún procedimiento de consolidación del

Sin lugar a dudas, el rasgo más destacado de este conjunto del Abrigo del Molino lo constituye la presencia de las dos figuras femeninas, acentuado ello, aún más si cabe, por el pésimo estado de conservación del resto de motivos y la ausencia de aquellos otros que en su momento pudieron haberse representado y que actualmente, por la descamación del muro soporte, se han perdido. Sobre estos motivos humanos, la forma general que presentan encaja perfectamente en la morfología de la figura humana femenina que vemos en otros conjuntos del núcleo artístico del Alto Segura, entre ellos, los más próximos de La Risca I y II de Moratalla y el Abrigo del Barranco Segovia de Letur. En general, este estereotipo de féminas, con cabeza triangular o piriforme, cuerpo alargado y falda acampanada o triangular lo encontramos ampliamente representado en toda la zona de Moratalla-Nerpio-Letur. En uno de los dibujos que acompañan a este trabajo realizamos una reconstrucción del modelo femenino representado en El Molino a partir de los restos conservados de las dos figuras y lo cotejamos con una de las representaciones de mujer del Abrigo de la Risca II, pudiendo apreciar ese fuerte paralelismo al que hacíamos referencia (fig. 6). La cabeza, globular, con una tendencia triangular más acusada en El Molino, el arranque del brazo, que parece surgir desde la propia cabeza, el cuerpo delgado y exageradamente alargado, la falda triangular y las piernas, de las que en El Molino sólo apreciamos una parte, son los detalles comunes que podemos constatar entre las representaciones de ambos conjuntos. Una vez más se nos plantea desde el punto de vista de la temática la representación de parejas de mujeres, tema que, sin llegar a ser frecuente dentro del arte levantino, sí aparece cada vez más y merced a los últimos descubrimientos, como uno de los temas

173

Figura 5. Abrigo del Molino. Dibujo del panel 2.

Figura 6. A. Reconstrucción del tipo de figura femenina del Abrigo del Molino; B. Figura femenina del Abrigo de la Risca II.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

secundarios más repetidos (MATEO, 2001/02). De entrada, lo que se desprende de su presencia en los paneles pintados es una cierta consideración social de la mujer dentro del grupo, no evaluable, quizás, en toda su extensión. Por los datos etnográficos con que contamos, sabemos que en la mayor parte de las sociedades del nivel de bandas de cazadores-recolectores la mujer desempeña un papel activo en la economía del grupo, encargándose no sólo de las labores de recolección de productos vegetales, frutas, tubérculos o raíces, entre otros, o de la preparación de la comida, sino que participa también en otras actividades esenciales para la supervivencia del grupo, entre ellas, la captura ocasional de pequeños animales, aves o roedores sobre todo, mientras que los hombres se dedican a la cacería de las grandes presas (PALA y LY, 1982; SERVICE, 1973). En general, las tareas desempeñadas por la mujer deben reunir una serie de requisitos esenciales. Entre otros, que sean actividades compatibles con el cuidado de los hijos, que no entrañen peligro con el fin de que puedan llevar consigo a los propios niños, que admitan interrupciones y que no requieran ausencias prolongadas del hogar (LANCASTER, 1983). Al mismo tiempo, la propia maternidad, el cuidado de los niños y su participación muy activa en la socialización de los adolescentes les confiere también mayor peso dentro de la sociedad, hasta el punto de que en algunas de las sociedades calificadas ya de más complejas, de organización tribal, este papel destacado no sólo no se ve mermado, sino que aumenta, llegando a conferirles cierta notoriedad “política” dentro del grupo (SAHLINS, 1972). Por ello, aunque cualquier dato etnográfico haya que manejarlo con suma cautela cuando se trata de extrapolarlo a un contexto distinto, como es en este caso el arte levantino, no parece demasiado aventurado suponer una situación social bastante próxima para la mujer de estos grupos autores del arte, lo que vendría a explicar su presencia entre las representaciones. Distinta es la incógnita que plantea su significación. Tradicionalmente, a estas figuras femeninas se les ha otorgado un carácter simbólico, lo que llevaba a relacionarlas con escenas de danza, a tenor de las actitudes de brazos agitados y cuerpos contorsionados, con escenas domésticas, en las que se marcaría una relación jerárquica entre madre e hija, e, incluso, se las ha propuesto como representaciones de “deas”. Sin embargo, la prudencia y la parquedad de los datos que se pueden

176

deducir de las mismas obligan a no adoptar una postura rígida y sí, en cambio, abierta a interpretaciones variadas. Por nuestra parte y en la línea de no forzar estas interpretaciones, en alguna ocasión nos hemos pronunciado en favor de considerar a estas parejas de mujeres como la representación de un tema que tuvo una intencionalidad que va más allá de lo puramente estético, pero que, al igual que sucede con otros elementos del discurso levantino, difícilmente podremos llegar a conocer. De todas maneras, no somos partidarios de considerarlas como bailarinas, salvo excepciones muy puntuales, en este caso en el conjunto de Los Grajos de Cieza, y tampoco como simples escenas domésticas de madre e hija, puesto que ello supondría aceptar que el arte levantino es un simple anecdotario de acontecimientos más o menos destacados del grupo, sin un fondo trascendente, lo cual no creemos probable. Que se trate de escenas domésticas de madre e hija lo creemos bastante improbable, dado el trasfondo simbólico que proponemos para el arte levantino (MATEO, 2003), mientras que considerarlas como evidencia de danza o baile plantea también algunos problemas ya que la mayor parte de las figuras carecen de los ademanes y el sentido del movimiento propios de tales acciones. Al contrario, muestran actitudes pausadas que, si acaso, reflejan muy poco movimiento, quizás el propio de la acción de caminar, pero poco creíbles como bailes. Entretanto, resulta muy tentador poner en relación estas imágenes femeninas con la vieja idea de la “Diosa Madre”, muy extendida y arraigada en toda la cuenca del Mediterráneo desde tiempos paleolíticos (GÓMEZTABANERA, 1999), que simbolizaría a la propia Tierra y que reúne en torno a sí las ideas de fecundidad de la Naturaleza y la de fertilidad de la mujer. Son muchos los mitos de origen que asocian la tierra con lo femenino y la conciben como madre de todos los seres vivos, porque es el índice elemental de la propia creación, la base original y primigenia de la vida y la fuente constante de lo que surge a continuación (Maclagan, 1994). Su esencia lo incluye todo, la totalidad de los opuestos, entre ellos lo masculino y lo femenino, la creación y la destrucción, manifestándose bajo formas muy variadas y con competencias que superan los viejos estereotipos femeninos de la mera fertilidad, entre ellas la soberanía, la guerra o la caza (HUSAIN, 2001).

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DEL ABRIGO DEL MOLINO (MORATALLA, MURCIA)

De cualquier forma, tanto en el caso de aquellas asociaciones formadas por dos féminas como en aquellas otras en las que la pareja la integran una figura femenina y otra masculina, somos de la opinión de que nos encontramos ante auténticas hierogamias, germen y preludio de las que veremos generalizadas más tarde en contextos neolíticos y en las que los personajes involucrados, por lo común la tríada divina formada por diosa, dios y niño-dios, responderán a un mitologuema concreto y conocido, referente esencialmente al origen del mundo y, con ello, del grupo social, pero estrechamente vinculado al nuevo marco económico de ese grupo, al arraigo a la tierra y a un sistema de relaciones diferente. Si en las sociedades ya productoras la vieja imagen femenina de la Gran Diosa sufre importantes transformaciones, que le llevan sobre todo a la asunción de nuevas atribuciones y poderes, sobre todo el de la fertilidad (LÉVÊQUE, 1997), ya anteriormente, como fuente primordial de fecundidad, la imagen femenina ha debido desempeñar un papel fundamental en el equilibrio del universo, ya que por medio de los rituales de renovación periódica y de su unión con un ser masculino, humano o animal, se produce la renovación cíclica de ese universo. No obstante, sobre las parejas de mujeres sin intervención masculina también resulta interesante apuntar la interpretación de U. Pestalozza (1965) que considera que la representación de dos “diosas” bien puede simbolizar las dos fases vitales del ciclo femenino, el signo de la virginidad y el instinto maternal, entre los cuales se desarrolla toda la vida de la Señora. De otro lado, son muchas las culturas que expresan un ciclo femenino no ya doble, sino triple, a través de su manifestación en las facetas de virgen, madre y vieja (HUSAIN, 2001). Esta concepción permite, además, su relación con otras tríadas cósmicas como las de la continuidad de la existencia (nacimiento, vida y muerte), los tres puntos del tiempo (pasado, presente y futuro) y del espacio (cielo, tierra/mar y mundo subterráneo) o las fases de la luna (nueva, llena y menguante). Por ello, si de una parte le otorgamos un papel destacado en la sociedad autora del arte, en su economía y en su organización social, y de otra, la vinculamos con esas cosmogonías que giran en torno al arquetipo de la deidad Madre, su presencia en los paneles levantinos podría quedar plenamente justificada en sus ámbitos material y espiritual.

RASGOS ETNOGRÁFICOS Dentro de los rasgos etnográficos que muestran estas representaciones de El Molino, hemos de resaltar la presencia del peinado de forma triangular, el cual, sin llegar a ser en modo alguno exclusivo de la zona, sí se nos presenta como uno de los modelos más característicos dentro de la misma. Tomando como referencia la clasificación tipológica efectuada por uno de nosotros hace años, actualizada más recientemente (MATEO, 1993b; 1999), se trata de una cabellera de forma triangular de extremos redondeados, en el que la anchura de la base del triángulo descrito es superior a la altura del mismo (Tipo IV, b). Ampliamente representado en los conjuntos de la comarca, este tipo de peinado lo documentamos en los arqueros e individuos del Rincón de las Cuevas II, la Fuente del Sabuco I, Abrigo de la Risca II y Abrigo del Milano, y en las féminas del Abrigo de la Risca I, todos en el noroeste murciano. A nivel más general, lo observamos también en representaciones del Abrigo del Barranco Bonito, Abrigo del Concejal III, Solana de las Covachas III, V y VI y Abrigos de las Bojadillas, en Nerpio, y Abrigo del Barranco Segovia y Cortijo de Sorbas I, en Letur. Al margen de incorporarse al vasto grupo de motivos humanos que muestran este particular tipo de peinado, estas representaciones del Abrigo del Molino tienen el interés añadido de mostrar uno de los elementos más utilizados y, al tiempo, menos reflejados en las representaciones, quizá con una finalidad también de adorno, como es el que venimos denominando como diademas. Entendida ésta como la cinta que ciñe el pelo a la altura de las sienes al objeto de retener y adornar el peinado, son muy pocas las representaciones en las que pueden visualizarse directamente, aún cuando la amplia gama de peinados, resultado de su uso, indique un alto porcentaje de utilización. En este sentido, en la parte alta del peinado triangular de la fémina número 3 del Abrigo del Molino hay dos trazos que, dado su aspecto flexible y sinuoso, que lo aleja de otros elementos de adorno como pudieran ser las varillas o las plumas, bien podrían ser los extremos de un elemento que actuase como una de estas diademas (lám. 2). Para su elaboración se pudo recurrir al cuero o a un trenzado de fibras vegetales, dadas sus cualidades en cuanto a flexibilidad y ligereza, aunque otros investigadores también han apuntado la posibilidad de que en

177

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 2. Abrigo del Molino. Panel 2. Cuadrúpedo, posible bóvido.

Lámina 3. Abrigo del Molino. Panel 2. Detalle de la cabeza de la figura femenina número 2.

178

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DEL ABRIGO DEL MOLINO (MORATALLA, MURCIA)

ASPECTOS TÉCNICOS

Lámina 4. Abrigo del Molino. Panel 2. Figura femenina número 3.

su elaboración se emplease el metal, algo a nuestro entender improbable dado el nivel tecnológico de las bandas de cazadores-recolectores autoras del arte levantino (MATEO, 1996). Sobre la vestimenta, estas féminas de El Molino no aportan novedades a lo ya conocido. A tenor de los restos de la prenda que percibimos en la figura número 4 se trataría de una falda de formas triangulares, sin que podamos determinar si sus extremos son redondeados o rectos (lám. 3). En cualquier caso, se englobaría en el mismo grupo de aquellas que vemos en los Abrigos de la Risca I y II y Fuente del Sabuco I, en Moratalla, Abrigo del Barranco Segovia, en Letur, y Solana de las Covachas VI y Hornacina de la Pareja, en Nerpio. La representación de bóvido, de formas un tanto desmañadas, es la única que hasta el momento hemos documentado en un yacimiento de Moratalla, si bien otros ejemplos sí están presentes en varios conjuntos del núcleo del Alto Segura, entre otros, en el Abrigo de las Bojadillas I de Nerpio o en la Cueva del Engarbo I de Santiago-Pontones (lám. 4).

La técnica empleada en la realización de todas las figuras del conjunto ha sido la que denominamos comúnmente como tinta plana, combinada con finos trazos para delimitar algunos detalles como son las patas y la cornamenta del animal, o los brazos y piernas, apenas conservadas, de las representaciones humanas. En cambio, no apreciamos en estas figuras un recurso bastante frecuente en otras figuraciones de la zona como es el de recurrir a líneas paralelas de color alternadas con espacios vacíos de pintura para rellenar el espacio interior de las mismas, al modo en que lo observamos en algunas representaciones de La Risca I y en el Barranco Segovia. No obstante, parece que el empleo de este recurso técnico hay que relacionarlo con el tamaño de las figuras ya que en los dos ejemplos mencionados, las figuras que lo muestran superan los 50 cm, mientras que otros motivos más pequeños dentro de esos mismos conjuntos, al igual que en El Molino, no lo reflejan. Todas las figuras se han pintado en un color rojo intenso (Pantone 201 U), aunque se aprecian leves variaciones en el tono debido a la erosión diferencial de la pintura. CONTEXTO CULTURAL Y CRONOLOGÍA Dentro del contexto arqueológico de este Abrigo del Molino, y al margen de los dos conjuntos con manifestaciones pintadas de cronología medieval y moderna que constituyen las Cuevas del Esquilo y los Abrigos de las Alubias, hemos de reseñar la presencia en el entorno inmediato de numerosos abrigos con pinturas de los estilos levantino y esquemático. Entre los primeros podemos reseñar los Abrigos de Fuensanta IIV, Casas de Charán I-II, y, algo más alejados, los Abrigos de Benizar I-VII, Barranco Segovia o Cortijo de Sorbas I-III, mientras que de estilo esquemático, los más cercanos son el abrigo aún inédito del Rincón de Gitano, actualmente en fase de estudio, los Abrigos de Zaén I-II y la Cueva de los Cascarones. Algo más distantes quedan los varios yacimientos esquemáticos del Cerro Barbatón y los ya mencionados de Casas de Charán I-II y Abrigos de Benizar II-VII, en los que hay una estrecha relación entre ambos estilos, levantino y esquemático, al compartir el mismo espacio de representación en alguna de las cavidades.

179

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Por su parte, dentro de la cultura material sobresale la presencia del Cerro de las Víboras, poblado con una ocupación desde el Eneolítico a la Edad del Bronce (EIROA, 1995), y el enterramiento en cueva localizado por nosotros al estudiar los Abrigos de las Alubias y que hemos de adscribir a la etapa eneolítica del poblado. En cualquier caso, para el encuadre cronológico de estas pinturas el contexto arqueológico de la zona no sirve de apoyo por cuanto, si bien es cierto que muy próximos se encuentran tanto el poblado como el enterramiento en cueva, consideramos que ninguno de ellos guarda relación con las propias pinturas, para las que proponemos una cronología más antigua. En otros trabajos hemos defendido la hipótesis de que el arte levantino es la expresión cultural y religiosa de una sociedad del tipo de bandas de cazadores-recolectores, que en ningún momento desarrollan actividad alguna de producción, con lo que su encuadre cultural, más que cronológico, podría arrancar desde el Epipaleolítico, llegando en sus últimas manifestaciones, como un arte propio de grupos retardatarios de cultura, hasta el Neolítico. La filiación levantina de algunos de los motivos figurativos de la Cueva de la Cocina, apuntada ya por L. Pericot (1945) al relacionarlos con la vecina estación del Cinto de la Ventana, y sobre la que han insistido en estos últimos años otros autores sobre la base de los procedimientos técnicos (GRIMAL, 1995), ha permitido llevar hasta fechas epipaleolíticas algunos motivos levantinos, en virtud a la secuencia estratigráfica de la propia cueva, justo en un momento en que la superposición de motivos levantinos sobre figuras del horizonte macroesquemático, de edad neolítica conocida, parecía abocar a lo levantino a una etapa más tardía. Sin embargo, dado el carácter local que por el momento muestra el horizonte macroesquemático, esta superposición de motivos levantinos sobre figuras macroesquemáticas sólo indica que en esta área ambos estilos, o bien convivieron durante un periodo de tiempo determinado o también que el estilo levantino tuvo una pervivencia mayor. Sea como fuere, dada esta relación entre los estilos levantino y macroesquemático, con su cronología, a priori, bien definida, la posible raíz epipaleolítica de algunos de los motivos levantinos de la Cueva de la Cocina y la ausencia en los paneles pintados de actividades que pudiéramos catalogar de producción nos

180

llevan a considerar a los levantinos como grupos humanos no productores de tal forma que debemos aceptarlos como bandas de cazadores-recolectores epipaleolíticos o, también, como grupos de raíz cultural epipaleolítica que se mantienen como grupos retardatarios ajenos a la agricultura y la domesticación durante el Neolítico. Una aculturación más o menos directa de estas bandas de cazadores-recolectores por el contacto con los campesinos y pastores neolíticos bien pudo provocar la asimilación de los nuevos esquemas socioeconómicos y, a la vez, algunos cambios en la esfera de las ideas. Íntimamente ligado al modo de vida que se va transformando, el arte quizá no responda a la nueva situación creada, lo que conduce a su abandono como forma de expresión de unas ideas ahora modificadas. BIBLIOGRAFÍA ALONSO TEJADA, A.; GRIMAL. A. (1996): “Investigaciones sobre arte rupestre en Moratalla. IIª campaña”, Memorias de Arqueología 1990. 5. Murcia, pp. 21-31. EIROA GARCÍA, J.J. (1995): “El Cerro de las Víboras de Bagil. A la búsqueda del origen del Bronce antiguo en Murcia”, Revista de Arqueología. 165. Madrid, pp. 22-31. GÓMEZ-TABANERA, J.M. (1999): “La presunta imagen de la Diosa-Madre en el paleolítico y la invención de los primeros planisferios cosmográficos”, XXIVº Congreso Nacional del Arqueología (Cartagena, 1997). Murcia, pp. 115-122. GRIMAL, A. (1995): “Avance al estudio de las pinturas rupestres de la Cueva de la Cocina y su relación técnica con el arte levantino”, XXI Congreso Nacional de Arqueología (Teruel, 1991). Zaragoza, pp. 317-321. HUSAIN, S. (2001): La Diosa. Taschen GmbH, Colonia. LANCASTER, C.S. (1983): “Mujeres, horticultura y sociedad en el África sub-sahariana”. Cultura y ecología en las sociedades primitivas. Ed. Mitre, Barcelona, pp. 69-110. LÉVÊQUE, P. (1997): Bestias, dioses y hombres. El imaginario de las primeras religiones. Universidad de Huelva, Huelva. MACLAGAN, D. (1994): Mitos de la Creación. La aparición del hombre en el mundo. Ed. Debate, Madrid. MATEO SAURA, M.A. (1993a): “Documentos

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DEL ABRIGO DEL MOLINO (MORATALLA, MURCIA)

para la historia moderna de Moratalla. Las pinturas rupestres de la Cueva del Esquilo”, Antigüedad y Cristianismo. X. Murcia, pp. 593-608. MATEO SAURA, M.A. (1993b): “Rasgos etnográficos del arte rupestre naturalista en Murcia”, Espacio, Tiempo y Forma. I, 6. Madrid, pp. 61-96. MATEO SAURA, M.A. (1996): Las actividades de producción en el arte rupestre levantino”, Revista de Arqueología. 185. Madrid, pp. 6-13. MATEO SAURA, M.A. (1999): Arte rupestre en Murcia. Noroeste y Tierras Altas de Lorca. Editorial KR, Murcia. MATEO SAURA, M.A. (2001/02): “La mujer en la Prehistoria: función social y simbolismo de la mujer en el arte levantino”, Kalathos. 20-21. Teruel, pp. 7-26. MATEO SAURA, M.A. (2003): “Religiosidad prehistórica. Reflexiones sobre la significación del arte rupestre levantino”, Zéphyrus. LVI. Salamanca, pp. 247-268. MATEO SAURA, M.A.; BERNAL MONREAL, J.A. (2002): “Las pinturas rupestres levantinas de los Abrigos de Fuensanta (Moratalla, Murcia)”, Memorias de Arqueología-1995. 10. Murcia, pp. 53-64. PALA, A.O.; LY, M. (1982): La mujer africana en la sociedad precolonial. Ed. Serbal/UNESCO, Barcelona.

PESTALOZZA, U. (1965): L,Eternel féminin dans la religion méditerranénne. Bruselas. PERICOT GARCÍA, L. (1945): “La Cueva de la Cocina (Dos Aguas). Nota preliminar”, Archivo de Prehistoria Levantina. 2. Valencia, pp. 39-71. SAHLINS, M.D. (1972): Las sociedades tribales. Ed. Labor, Barcelona. SERVICE, E.R. (1973): Los cazadores. Ed. Labor, Barcelona.

181

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 183-214

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO

(MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO DE LA NUEVA CARRETERA DE ACCESO A BOLNUEVO ANA Mª MUÑOZ AMILIBIA CONSUELO MARTÍNEZ SÁNCHEZ

Palabras claves: Calcolítico, poblado, protección patrimonio arqueológico, impacto arqueológico, medidas correctoras, obras públicas. Resumen: La intervención arqueológica realizada en la ladera Norte y Noreste del Cabezo del Plomo, queda enmarcada dentro del proyecto de Corrección de Impacto Arqueológico del proyecto de construcción de la nueva carretera de acceso a Bolnuevo. Los trabajos arqueológicos han consistido fundamentalmente en la documentación de la zona del yacimiento afectada por la nueva carretera, para poder determinar con exactitud su potencial arqueológico y las características espaciales y funcionales del área afectada, así como intentar precisar la conexión contextual entre nuestra zona de estudio y otros ámbitos espaciales del asentamiento de los que se conoce con precisión su caracterización cultural y su naturaleza arqueológica estratificada. Keywords: Calcolitic, settlement, protection archaeological heritage, archaeological impact assesment, corrective measures, public works. Summary: Archaeological intervention made in the north and northeast slope of “Cabezo del Plomo”, is placed inside the Correction Archaeological Project of the new access road to Bolnuevo. Arqueological works have consisted in documenting the area of the site affected by the new road, to determine exactly its archaeological potential, spatial and functional characteristics, and to state the contextual connection between the studied area and others in the settlement that is known by its cultural characteristics and its stratified archaeological nature with precision.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN La intervención arqueológica realizada en el Cabezo del Plomo, queda enmarcada dentro del proyecto de Corrección de Impacto Arqueológico del proyecto de construcción de la nueva carretera de acceso a Bolnuevo, cuyas obras han sido proyectadas por la Dirección General de Carreteras de la Consejería de Política Territorial y Obras Públicas de la Comunidad Autónoma de Murcia. Esta actuación viene justificada por la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español y sus desarrollos autonómicos, así como por la legislación específica en materia de Impacto Ambiental. La ley contempla además el concepto de Bien de Interés Cultural, formado por aquellos Bienes Integrantes del Patrimonio Histórico Español que sean de la máxima categoría, los cuales gozan de una singular protección y tutela por ministerio de la Ley 16/1985. Para su declaración se requiere la previa incoación y tramitación del expediente administrativo por el Organismo competente, fase en la que se encuentra el expediente del Cabezo del Plomo. El Cabezo del Plomo está situado en las últimas estribaciones de la Sierra de las Moreras, sobre un cerro de forma alargada y amesetada, con fuerte pendiente hacia la rambla de las Moreras o de Susaña. La posición del poblado, sumamente estratégica, domina por el nortenoreste-este la citada rambla, vía natural de comunicación entre la depresión del Guadalentín y el mar. Por el sur-suroeste se orienta hacia el mar, a la

184

altura de la playa de Bolnuevo, y por el oeste enlaza con la Sierra de las Moreras, quedando separado de ella por un barranco (MUÑOZ AMILIBIA, 1986a:146). La investigación arqueológica de este asentamiento fue iniciada en 1979 por la Cátedra de Arqueología de la Universidad de Murcia, bajo la dirección de la Dra. Ana Mª Muñoz Amilibia (MUÑOZ AMILIBIA, 1982a y b; 1983; 1986a, b y c; 1987 y 1993). La extensión de nuestra área de actuación ha sido de unos 250 m de longitud por unos 25 m de anchura, y viene determinada por la amplitud de la zona del yacimiento afectada por las obras de construcción de la nueva carretera de acceso a Bolnuevo. Las obras presentan una incidencia física directa sobre la ladera norte y nordeste del emplazamiento físico del yacimiento, donde se han documentado numerosas evidencias materiales superficiales, mientras que el asentamiento principal se encuentra en la cima del cerro y en la ladera nordeste, con la ubicación del poblado y de una de las sepulturas de la necrópolis, respectivamente. Por lo tanto, se trata de una actuación preventiva, cuya finalidad prioritaria es anular el grado potencial de destrucción y alteración, que puede acarrear un proyecto de obra como el que nos ocupa, sobre el yacimiento arqueológico del Cabezo del Plomo. De hecho, las obras realizadas para la construcción de la actual carretera de Bolnuevo a Mazarrón, cortaron la ladera sudeste del cerro, separando parte de la necrópolis del poblado, que posteriormente sería destruida

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO (MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

por la explotación de una cantera (MUÑOZ AMILIBIA, 1986:146). Los trabajos arqueológicos han consistido fundamentalmente en la documentación de la zona del yacimiento afectada por la nueva carretera de acceso a Bolnuevo, para poder determinar con exactitud su potencial arqueológico, su naturaleza arqueológica y las características espaciales y funcionales del área afectada, así como intentar precisar la conexión contextual entre nuestra zona de estudio y otros ámbitos espaciales del asentamiento de los que se conocía con precisión su caracterización cultural y su naturaleza arqueológica estratificada. METODOLOGÍA, PLANTEAMIENTO Y DESARROLLO DE LOS TRABAJOS ARQUEOLÓGICOS DE CAMPO El programa de medidas correctoras a desarrollar en la investigación arqueológica implicaba una prospección superficial sistemática de cobertura total de toda la zona afectada, con recogida de material arqueológico atendiendo a la concentración del mismo por unidades de registro, así como la ejecución de unos sondeos estratigráficos con excavaciones superficiales, para evaluar el potencial arqueológico de la zona afectada. Estos trabajos previos fueron proyectados para obtener un conocimiento preliminar del área de estudio y poder plantear con mayor precisión, en el caso de que fueran necesarios, otros trabajos posteriores de carácter sistemático en zonas con contextos arqueológicos estratificados, que implicarían excavaciones sistemáticas en extensión. Previamente al inicio de los trabajos de campo se consultó la documentación topográfica específica sobre el yacimiento arqueológico, realizada en forma analógica, a escala 1:500 y con curvas de nivel cada 50 cm. Esta documentación taquimétrica, fundamental para programar los trabajos de campo y poder referenciar de forma espacial los datos obtenidos, ha sido digitalizada para obtener una mayor operatividad y precisión a la hora de incluir, tanto la documentación obtenida durante los trabajos que nos ocupan, como la que será generada en futuras actuaciones sobre el yacimiento. Por lo tanto, la base topográfica ha sido el marco de referencia de los sondeos, áreas de prospección, perfiles estratigráficos y evidencias materiales registradas en los trabajos de prospección y excavación arqueológica.

Sobre esta documentación topográfica se realizó el planteamiento de los trabajos de campo, y por lo tanto, el sistema de registro arqueológico. Este consistió en la ubicación de dos ejes de coordenadas cartesianas, que son el punto de referencia para la ubicación de una retícula con unidades de registro generales, las cuales fueron subdivididas en unidades de registro menores según las necesidades de los trabajos de campo. Una vez programada la actuación arqueológica se procedió al replanteo sobre el terreno de los puntos referenciales de las unidades de registro mayores, así como otros puntos de control para su enlace con la red geodésica nacional. Estos puntos fueron ubicados fundamentalmente en la zona que iba a ser alterada por las obras de construcción de la nueva carretera, que previamente nos fue marcada sobre el terreno por la Dirección General de Carreteras, mediante la ubicación de unas estacas que marcaban la parte alta de los desmontes previstos. Prospección superficial sistemática El planteamiento previo de una prospección superficial del área de actuación, se realizó para intentar evaluar su potencial arqueológico, atendiendo tanto a las evidencias estructurales, como a las de cultura material de carácter superficial. La prospección superficial sistemática, de cobertura total, fue realizada en las laderas norte y nordeste del yacimiento arqueológico, cubriendo una superficie estimada de unos 400 m de longitud por 100 m de anchura, a ambos lados de la carretera actual, ya que su construcción ya afectó a la configuración topográfica original del cabezo. Por lo tanto, la zona delimitada para su prospección tenía una amplitud mayor que el área directamente afectada por el nuevo proyecto de construcción, debido a que creímos de interés el tener una visión general de toda la ladera para una mejor comprensión de las evidencias superficiales que pudieran detectarse. Una vez realizados los trabajos previos de inspección superficial y con los datos obtenidos, la superficie de actuación quedó reducida a unos 250 m de longitud por unos 25 m de anchura. Esta reducción de la superficie de trabajo se debió a varios motivos, los cuales afectaban de forma diferenciada a cada uno de los sectores que fueron descartados para la realización en ellos de los sondeos estratigráficos.

185

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura. 1. Levantamiento topográfico del Cabezo del Plomo, con el planteamiento de la actuación arqueológica en la ladera Norte-Noreste.

Por un lado, y en la margen derecha de la carretera desde Mazarrón a Bolnuevo, por tratarse de una zona donde la roca natural de base del cabezo afloraba directamente, sin ningún tipo de sedimentación o evidencia arqueológica superficial. Este sector afecta al extremo nordeste de la ladera norte y corresponde a la zona situada entre la sepultura y la ladera norte, realizándose en esta última la mayor parte de los sondeos. Por otro lado, fue descartada toda la margen izquierda de la carretera desde Mazarrón a Bolnuevo, por tratarse de una zona totalmente alterada, en la que la sedimentación procedía de los depósitos de tierra trasladados de la margen derecha de la carretera cuando se realizaron los desmontes para su construcción, siendo redepositados para formar el talud de apoyo en el lado contrario. No obstante, esta zona no se descartó hasta que no fueron realizados los sondeos en la

186

margen derecha de la carretera y comprobada la estratigrafía de los mismos, por si los sedimentos alterados por la construcción de la carretera actual estaban tapando otro depósito sedimentario de interés. Al no documentarse contextos arqueológicos sin alterar en los sondeos, esta zona fue definitivamente descartada. Finalmente, también fue descartado el extremo nordeste del área de prospección, situada también en la margen izquierda de la carretera, al superar la curva que presenta la carretera en esta zona. Este sector de prospección era importante, ya que en su momento la carretera separa la necrópolis, y dos de las sepulturas que quedaron en este sector fueron posteriormente destruidas por una cantera, hoy día convertida en un basurero. Precisamente la acción de la cantera, su uso actual como zona de vertidos, la presencia de la roca de base prácticamente en el resto de la superficie y la

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO (MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

Figura 2. Planteamiento de los trabajos arqueológicos de campo, sectores de prospección sistemática y ubicación de los sondeos estratigráficos.

ausencia de materiales arqueológicos, nos hicieron descartar esta zona para la realización de otros estudios complementarios. Por lo tanto, sobre la superficie seleccionada finalmente que corresponde en parte a la ladera norte, bajo el cantil rocoso donde se encuentra el poblado, se realizó la recogida de material arqueológico superficial, por unidades de registro, para evaluar la concentración del mismo y su significación. Esta evaluación superficial de las evidencias materiales fue posteriormente contrastada con la documentación aportada por los sondeos estratigráficos con excavaciones superficiales. El total de unidades de registro prospectadas es de 26, de las cuales 3 presentaban unas dimensiones de 5 m por 10 m y el resto, hasta un total de 23, presentaban una superficie de 5 m por 20 m. De todas ellas, únicamente no se han documentado evidencias materiales en 4, y por lo tanto en la mayor parte, es decir en 22 sí se han registrado evidencias superficiales, aunque el volumen del mismo en cada una de ellas no es homogéneo.

En este sentido, hemos de señalar que también se pudieron observar en superficie restos de posibles estructuras, que aunque parecían corresponder a pequeñas terrazas modernas para el cultivo, fueron posteriormente estudiadas con el planteamiento sobre las mismas de algunos sondeos, los cuales nos permitieron precisar sus características estructurales y funcionales. Con respecto al material arqueológico documentado durante la prospección sistemática, hemos de señalar que fueron recuperados un numero significativo de evidencias que ascendió a un total de 1102 registros, de los que la mayor parte corresponden a fragmentos de cerámica calcolítica, ya que con 1076 registros suponen el 97,64% del total del material recuperado. El resto de los elementos recuperados alcanzan proporciones muy inferiores y poco significativas, aunque hemos de destacar la presencia de 16 piedras de basalto, generalmente empleadas para la elaboración de instrumentos de producción pulimentados, sin trabajar

187

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

en este caso, que suponen el 1,45% del total de elementos registrados. Otros elementos recuperados han sido 4 fragmentos atípicos de cristal de roca que suponen únicamente el 0,36%, algunos moluscos marinos que con 3 registros (nueve piezas entre completas y fragmentadas) representan el 0,28%; y finalmente, y con tan sólo 1 registro en cada caso, un fragmento de cuarzo lechoso, otro de micaesquisto y un fragmento de cerámica a torno, que representan el 0,09% en cada uno de los tres casos. Los resultados de la prospección, en cuanto al numero de evidencias por unidades de registro, señalan una notable diferenciación entre unos sectores y otros de la ladera Norte. En primer lugar encontramos una concentración de elementos materiales muy significativa, dado el alto número de los mismos, en las unidades de registro 23, con 181 evidencias que suponen el 16,43%; en la 19, con 129 elementos que alcanzan el 11,71%; en la 20, con 125 registros que suponen el 11,34%; y en la 17, con 112 evidencias que corresponden al 10,16%. Por lo tanto, en estas cuatro unidades de registro, de un total de veintiséis, se ha documentado el 49,64% del total del material arqueológico de superficie. En segundo lugar, y con un número de evidencias menor, encontramos la unidad de registro 22, con 80 elementos que suponen el 7,26%; la 16, con 68 evidencias que alcanzan el 6,17%; la 14, con 67 registros que suponen un porcentaje similar, el 6,08%; y finalmente la 18, que con 61 elementos representan el 5,54%. En tercer lugar, y con una densidad media, encontramos las unidades de registro 25, con 49 elementos que suponen el 4,45%; la 15, con 45 evidencias que alcanzan el 4,08%; la 12, con 35 registros que suponen el 3,18%; y la 13, que con 33 elementos apenas suponen el 2,99%. En cuarto lugar, encontramos otro grupo con una densidad escasa de evidencias superficiales, ya que sus porcentajes se distribuyen entre el 2,45% y el 0,91%. Se trata de las unidades de registro 11, con 27 elementos (2,45%); la 9, con 24 evidencias (2,18%); la 10, con 18 registros (1,63%); la 8, con 13 elementos (1,18%); la 24, con 12 evidencias (1,09%); y la 21, con 10 registros (0,91%). Finalmente, encontramos un quinto grupo de unidades de registro donde las evidencias superficiales han sido prácticamente nulas, ya que en ningún caso llegan

188

al 1%. En la 26 tan sólo se localizaron 5 elementos (0,45%), en la 7 también otros 5 registros (0,45%), en la 6 apenas 2 evidencias (0,18%) y en la 5 únicamente 1 elemento (0,09%). Las unidades de registro con mayor numero de evidencias (23, 19, 20, 17, 22, 16, 14, 18, 25, 15, 12, 13 y 11) están situadas en un sector de la ladera norte del cabezo que coincide en la parte superior del mismo con el área espacial ocupada por el poblado, observándose además en este sector del asentamiento una pérdida importante de suelo, aflorando directamente la roca natural de base. Por lo que es bastante probable que el material arqueológico, documentado en la ladera, proceda de las zonas altas del poblado. Por otra parte, las unidades de registro 21, 24 y 26, presentaron una densidad media de evidencias superficiales. Esta zona de la ladera norte corresponde al extremo noroeste del poblado en la cima del cabezo y coincide en parte con el primitivo acceso al asentamiento, observándose una pendiente más suave que en el resto de la ladera norte y una mayor distancia con respecto al poblado, lo que podría explicar la menor densidad de materiales. Finalmente, también se documentaron evidencias superficiales, aunque con una densidad muy escasa, en las unidades de registro 5, 6, 7, 8, 9 y 10; y ninguna evidencia superficial en las unidades de registro 1, 2, 3 y 4. Estos sectores de la ladera norte no coinciden con áreas del poblado en su cima, y por lo tanto el arrastre de materiales ha sido muy escaso o nulo. Sondeos estratigráficos con excavaciones superficiales Los sondeos estratigráficos, con excavaciones superficiales, fueron realizados para obtener un conocimiento preliminar del área afectada por la construcción de la nueva carretera y poder evaluar el potencial arqueológico de la misma. Para la ubicación de los sondeos se plantearon cuatro ejes principales en la ladera norte y nordeste, todos ellos paralelos a la carretera actual, con dirección noroeste-sureste y coincidiendo con el área afectada por las obras previstas para la construcción de la nueva carretera de acceso a Bolnuevo. Aunque la ubicación concreta de los sondeos se ha realizado preferentemente en las zonas afectadas, como ya hemos señalado, también se plantearon otros de forma puntual en zonas que no se iban a ver afectadas.

Figura 3. Secciones estratigráficas de los sondeos 1, 2 y 3.

Figura 4. Secciones estratigráficas de los sondeos 4, 5 y 6

Figura 5. Secciones estratigráficas de los sondeos 7, 10 y 11.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 6. Secciones estratigráficas de los sondeos 8 y 9.

En total se han realizado 23 sondeos, de los cuales 20 presentaban unas dimensiones de 2 m por 1 m, mientras que los 3 restantes se realizaron de 2 m por 2 m, coincidiendo estos últimos con evidencias estructurales superficiales que requerían una mayor amplitud del área de excavación para poder comprobar sus características. En todos ellos se han realizado excavaciones de carácter superficial, ya que únicamente estaba prevista la excavación hasta la localización de los contextos arqueológicos sin alterar, profundizándose hasta la roca de base en aquellos cuya secuencia estratigráfica no mostrara una naturaleza arqueológica contextualizada y estratificada, como ha sido el caso de la totalidad de los sondeos realizados. Los ejes principales han sido denominados del I al IV, comenzado su numeración desde el más próximo a la carretera y aumentado conforme ascendía la ladera.

192

La distancia entre los ejes es de 5 m y el número de sondeos distribuidos en los mismos responde a las necesidades de documentación planteadas por la extensión de la zona afectada. De esta forma, en el Eje I se realizaron 4 sondeos; en el Eje II se plantearon 3 sondeos; en el Eje III se ubicaron 8 sondeos y en el Eje IV también 8 sondeos. En la ladera nordeste se planteó un total de 7 sondeos que afectaban únicamente a los Ejes III y IV, debido a que el resto de los mismos coincidían en su ubicación espacial con zonas donde afloraba directamente la roca natural. Debido a la proximidad de la sepultura, los sondeos se realizaron cada 3 m, obteniéndose un registro estratigráfico exhaustivo de la zona, aunque no se había documentado material arqueológico en superficie.

Figura 7. Secciones estratigráficas de los sondeos 12, 13 y 14.

Figura 8. Secciones estratigráficas de los sondeos 15, 16 y 20.

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO (MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

En la ladera norte, en principio se plantearon los sondeos en el Eje I cada 8 m, pero dados los resultados obtenidos en dos de ellos, decidimos situar el resto cada 18 m, tanto en el Eje I como en el II, III y IV. A su vez, estos ejes principales han originado 13 ejes secundarios perpendiculares a la carretera y orientados noreste-suroeste, presentando en este caso los diferentes sondeos una distancia de cuatro metros, en la mayor parte de ellos, y en otros casos tan sólo tres metros. De esta forma, se han obtenido varias secciones perpendiculares y transversales de las laderas norte y nordeste, lo que nos ha permitido poder correlacionar las características físicas y culturales del registro estratigráfico en diferentes zonas del área de actuación, incluyendo tanto los sectores afectados por las obras, como aquellos que no presentan ningún grado de afección. Se han podido observar notables diferencias, con respecto a la caracterización estratigráfica, entre los sondeos situados en la ladera Nordeste y los ubicados en la ladera Norte, así como una clara diferenciación en cuanto al registro de evidencias materiales. En la ladera Nordeste, los sondeos fueron planteados en la parte más inferior de la misma, en las proximidades de la sepultura megalítica. Por otra parte, hemos de destacar la ausencia total de elementos de cultura material en todos los sondeos practicados en este sector. En el sondeo 1 (Eje III), se alcanzó una profundidad máxima de 24 cm y las unidades sedimentarias documentadas fueron la superficial, III y IV. En el sondeo 2 (Eje III), se alcanzó una profundidad máxima de 28 cm y las unidades sedimentarias documentadas fueron la superficial y la V. En el sondeo 3 (Eje IV), se alcanzó una potencia máxima de 32 cm y las unidades sedimentarias documentadas fueron la superficial y la VI. En el sondeo 4 (Eje IV), se alcanzó una profundidad máxima de 30 cm y las unidades sedimentarias documentadas fueron la superficial y la VI. En el sondeo 5 (Eje IV), se alcanzó una profundidad máxima de 26 cm y las unidades sedimentarias documentadas fueron la superficial y la VI. En el sondeo 6 (Eje IV), se alcanzó una potencia máxima de 36 cm y las unidades sedimentarias documentadas fueron la superficial y la IV. En el sondeo 7 (Eje IV), se alcanzó una potencia máxima de 38 cm y las unidades sedimentarias documentadas fueron la superficial y la IV. El registro estratigráfico se caracteriza por la presencia de una unidad sedimentaria superficial, común a los siete sondeos planteados, y otras de formación natural

denominadas III, IV, V y VI, diferenciadas por sus características físicas, aunque no han sido registradas en todos los sondeos, como ya hemos visto. La unidad sedimentaria superficial corresponde a tierra vegetal, de tonalidad marrón oscuro, textura suelta, matriz de grano medio, con numerosas raíces y piedras de pequeño tamaño. En el sondeo 1 presenta una potencia homogénea de unos 4 cm y una ligera inclinación (E-O), siguiendo la pendiente natural del terreno. En el sondeo 2 tiene una mayor potencia, que oscila entre 16 cm de máxima y 10 cm de mínima, observándose además el afloramiento de la roca natural de base por encima del nivel superficial en el extremo Oeste del sondeo, mientras que en los perfiles Norte y Oeste, por debajo de este nivel aparece la roca caliza natural de base. En el sondeo 3 se pudo observar una potencia semejante (16 cm-10 cm), situándose parte de la superficie de este sondeo en una zona de escorrentía, por lo que en todo el sector Este del mismo no se localiza este nivel superficial, aflorando directamente la unidad sedimentaria VI. En el sondeo 4 es donde presentó la mayor potencia, con 20 cm que se disponen de forma homogénea y con una leve inclinación (E-O). En el sondeo 5 presenta una escasa potencia que oscila entre 10 cm. y en otros sectores apenas 2 cm , con una inclinación moderada (E-O). En el sondeo 6 presenta una potencia homogénea de unos 14 cm y una inclinación moderada (E-O), siguiendo la pendiente natural del terreno. En el sondeo 7 presenta una potencia máxima de unos 14 cm y una potencia mínima de unos 8 cm, con una inclinación moderada (E-O). La unidad sedimentaria III solo ha sido identificada en el sondeo 1, y corresponde a un sedimento de formación natural que únicamente afecta a parte de la superficie del sondeo, quedando reflejado en los perfiles Norte y Oeste. Se trata de un sedimento de tonalidad marrón muy claro, blanquecino, textura compacta y matriz de grano medio, con una ligera inclinación (E-O). Su potencia máxima es de 10 cm y la mínima de 4 cm, observándose su contacto directo con la roca caliza de base. La unidad sedimentaria IV también está formada por un sedimento de origen natural de tonalidad marrón claro amarillento, con fragmentos de roca arenisca disgregada de color amarillo más intenso, textura compacta y matriz de grano grueso. En el sondeo 1 afecta a parte de la superficie del mismo, observándose en los perfiles Este y Sur, con una potencia máxima de

195

Figura 9. Secciones estratigráficas de los sondeos 17, 18 y 19.

Figura 10 Secciones estratigráficas de los sondeos 21, 22 y 23.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

16 cm. y mínima de 6 cm, observándose además su contacto directo con la roca caliza de base y con una leve inclinación (E-O), siguiendo la pendiente natural del terreno. En el sondeo 6 la potencia máxima es de 24 cm y la mínima de 10 cm, observándose también su contacto directo con la roca de base en algunos sectores, al tiempo que presenta una inclinación moderada (E-O). En el sondeo 7 la potencia máxima excavada ha sido de 22 cm, aflorando la roca de base en algún sector donde presenta un carácter más superficial, y con una inclinación moderada (E-O). La unidad sedimentaria V solo fue identificada en el sondeo 2 y también es de formación natural, con una tonalidad marrón claro amarillento, textura compacta y matriz de grano muy fino. Su potencia oscila entre 14 cm de máxima y 2 cm de mínima, con un buzamiento moderado (E-O). Se observa su contacto directo con la roca natural del terreno, ya que aparece sobre ésta en el perfil Sur y por debajo de la misma en el perfil Este, y por lo tanto, parece que este sedimento ha rellenado ciertas irregularidades de la roca. La unidad sedimentaria VI corresponde a un sedimento de formación natural de tonalidad anaranjada, textura muy compacta y matriz de grano medio, con algunas piedras de tamaño mediano cementadas junto al sedimento, y con una inclinación moderada E-O. La potencia máxima excavada ha sido de 12 cm en el sondeo 3, de 10 cm en el sondeo 4 y de 16 cm en el sondeo 5. En este último sondeo, en algunos sectores aparece la roca caliza de base asociada a este nivel. Por lo que respecta a la ladera Norte, la caracterización estratigráfica de los 16 sondeos es más homogénea, ya que todos presentan la misma secuencia sedimentaria, una unidad sedimentaria denominada I cuya formación se debe a un arrastre de ladera provocado por la erosión natural, y otra denominada II, también de formación natural, y en contacto directo con la roca caliza de base. No se han localizado estructuras arqueológicas, únicamente algunas pedrizas para la contención de tierras agrícolas debido a la fuerte pendiente de la ladera, hoy día sin cultivo, y que anteriormente presentaron esporádicos cultivos de secano, con algarrobos y almendros diseminados. En todos los sondeos se identificaron las unidades sedimentarias I y II, aunque la I es la única que ha aportado evidencias de cultura material, aunque fuera de su contexto original, ya que el material arqueológico proviene del poblado, situado en la meseta superior.

198

En el sondeo 8 (Eje III) se alcanzó una profundidad máxima de 54 cm, en el sondeo 9 (Eje III) de 50 cm, en los sondeos 10 y 13 (Eje I) de 48 cm, en el sondeo 11(Eje) de 60 cm y en el sondeo 12 (Eje II) de 46 cm. En los sondeos 14 (Eje III), 22 y 23 (Eje IV) se alcanzó una profundidad máxima de 70 cm, en el sondeo 15 (Eje II) de 66 cm, al igual que en el sondeo 17 y 20 (Eje III) y en el 21 (Eje IV). En el sondeo 16 (Eje I) se alcanzó una profundidad máxima de 56 cm, en el sondeo 18 (Eje II) de 80 cm y en el sondeo 19 (Eje III) de 76 cm. La unidad sedimentaria I corresponde a una formación de ladera, caracterizada por la presencia de niveles de arrastre de la propia vertiente desde cotas más altas, mezclada con tierra vegetal. Presenta una tonalidad marrón oscuro, textura suelta y matriz de grano medio, con numerosas raíces. Lo más destacable de esta unidad sedimentaria es la presencia de una gran acumulación de piedras de diferente tamaño, entre las que encontramos grandes bloques y otras medianas o de pequeño tamaño. Estas piedras forman parte del arrastre natural de la ladera, que presenta una pendiente muy acusada (N-S), con una disposición aleatoria y una fuerte inclinación, la propia de la vertiente. En el sondeo 8 la potencia oscila entre 30 y 24 cm. En el sondeo 9 algunas de las raíces son de gran entidad y corresponden a antiguos cultivos de algarrobo y almendro, hoy desaparecidos, mientras que su potencia oscila entre 30 y 24 cm. En el sondeo 10 presentó una potencia que oscila entre 24 y 14 cm. En el sondeo 11 algunos de estos grandes bloques afloran directamente en superficie, mientras que su potencia oscila entre 48 cm y 24 cm. En el sondeo 12 los bloques de piedras son más numerosos, algunos afloran directamente en superficie y apoyan directamente en el techo de esta unidad, presentando además una potencia considerable que oscila entre 32 y 28 cm. Por el contrario, en el sondeo 13 no se documentaron grandes bloques, localizándose únicamente piedras de mediano y pequeño tamaño, con una potencia que oscila entre 24 y 14 cm, mientras que la roca de base aflora en la mitad Sur del sondeo a menor profundidad. En el sondeo 14 se ha registrado una potencia considerable, con 44 cm que afectan prácticamente a la totalidad de la superficie excavada, ya que la potencia mínima es de 40 cm. En el sondeo 15 las piedras de mediano tamaño parecen formar una pedriza en talud de tendencia

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO (MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

semicircular, construida para retener la tierra de alguno de los árboles plantados que hoy en día no se conservan. También podría tratarse de un arrastre sin más, ya que estas piedras presentan una inclinación muy acusada, incluso las más pequeñas, y pocas de ellas adoptan una posición más menos plana que podría indicar su función de contención. En este sondeo se ha registrado una potencia considerable, con 42 cm de potencia máxima y 20 cm de mínima. En el sondeo 16 algunos de estos grandes bloques afloran directamente en superficie y la presencia de los mismos es menor, aunque existen dos de grandes proporciones (70 cm por 40 cm), mientras que la potencia registrada oscila entre los 38 y los 26 cm. En el sondeo 17, y concretamente en el sector Oeste del mismo, se ha identificado parte de una pedriza en talud de tendencia semicircular, documentada desde la cota superficial del sondeo, y en la que se observan grandes bloques dispuestos en la base y otras de menor entidad que terminan de configurar esta estructura de retención de tierra. Las piedras de menor tamaño forman parte de la unidad sedimentaria I, mientras que las de mayores dimensiones apoyan en la unidad sedimentaria II, por lo que podrían haberse aprovechado la presencia de grandes bloques de arrastre, para sobre ellos colocar otras piedras menores en talud y formar una pequeña estructura de contención de tierras para el cultivo, dada la fuerte pendiente de la ladera. Esta estructura se puede observar en superficie en dirección Oeste, ya fuera del área delimitada para el sondeo 17. En este sondeo se ha registrado una potencia considerable de 40 cm de máxima y 16 cm mínima. En el sondeo 18 presenta una potencia considerable, con 50 cm. En el sondeo 19 aumenta el tamaño y la densidad de las piedras a 50 cm de profundidad y llega a cubrir la totalidad de la superficie del sondeo, observándose esta gran acumulación desde superficie. En este sondeo la unidad sedimentaria I presenta la mayor potencia registrada, ya que alcanza los 68 cm. En el sondeo 20 algunos de estos grandes bloques afloran directamente en superficie y la potencia registrada oscila entre los 48 y los 30 cm. En el sondeo 21 la potencia registrada es bastante homogénea, ya que oscila entre los 42 y los 38 cm. En el sondeo 22 la potencia registrada oscila entre los 50 y los 44 cm. En el sondeo 23 algunos de estos grandes bloques afloran desde la superficie del sondeo y la potencia registrada es considerable, ya que oscila entre los 60 y los 50 cm.

La otra unidad sedimentaria identificada la denominamos II y está formada por un sedimento de formación natural, de tonalidad marrón claro anaranjado, textura compacta y matriz de grano fino, sobre el que descansan los grandes bloques de la unidad sedimentaria I, con algunas piedras de pequeño y mediano tamaño. En el sondeo 8 la potencia máxima excavada ha sido de 20 cm, aflorando en algunos sectores del sondeo la roca caliza de base, que presenta el mismo grado de inclinación que los niveles estratigráficos que descansan sobre la misma. En el sondeo 9 la potencia máxima excavada ha sido de 30 cm, aunque en algunos sectores del sondeo aflora la roca caliza de base a 20 cm de profundidad, la roca natural del terreno adopta el mismo grado de inclinación que los niveles estratigráficos. En el sondeo 10 la potencia máxima es de 28 cm y aparece en contacto directo con la roca caliza de base, sobre ella y entre las irregularidades de la misma. En el sondeo 11 la potencia máxima excavada ha sido de 30 cm. En el sondeo 12 y 13, con una potencia máxima excavada de 24 cm y 26 cm respectivamente, se encuentra en contacto directo con la roca natural de base, que presenta numerosas irregularidades. La potencia máxima excavada en el sondeo 14 ha sido de 22 cm y en el sondeo 15 de 26 cm. En el sondeo 16 en algunos sectores aparece la roca natural de base en contacto directo con esta unidad sedimentaria y la potencia máxima excavada ha sido de 22 cm. En el sondeo 17 la potencia máxima excavada ha sido de 32 cm. En el sondeo 18, en algunos sectores aparece la roca natural de base en contacto directo con esta unidad sedimentaria, cuya potencia máxima excavada ha sido de 22 cm. En el sondeo 20 la potencia máxima excavada ha sido de 32 cm, en el sondeo 21 de 28 cm, en el sondeo 22 de 22 cm y el sondeo 23 de 16 cm. Por otra parte, las evidencias de cultura material han sido localizadas únicamente en la unidad sedimentaria I, pero no en todos los sondeos, ya que de los 16 ubicados en este sector, se han registrado evidencias en 13 de ellos. Por otra parte, tampoco presentó esta unidad sedimentaria I el mismo número de evidencias en todos los sondeos, ya que existe una notable diferenciación numérica entre ellos. En total se han documentado 386 registros de evidencias materiales en los 13 sondeos que aportaron material arqueológico. De ellos, la mayor parte corresponden a elementos cerámicos calcolíticos, ya que con

199

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

317 registros suponen el 82,12% del total de los elementos registrados. Con porcentajes muy inferiores encontramos otros elementos realizados sobre cristal de roca, con 14 registros que suponen el 3,63%, y que corresponden en su mayor parte a fragmentos atípicos y sólo en dos ocasiones a lascas con señales de uso. Los moluscos marinos, fragmentados o completos, con 53 registros suponen el 13,73%. Finalmente, se han localizado 1 fragmento de cerámica a torno y 1 fragmento de micaesquisto plateado, suponiendo en ambos casos y respectivamente el 0,26%. En cuanto a la distribución del material por sondeos, hemos de destacar una mayor concentración en los sondeos 21 y 22, con 65 y 61 registros respectivamente, lo que supone el 16,84% y el 15,80% respectivamente, mientras que el sondeo 23, con 45 registros alcanza el 11,66%. Con porcentajes inferiores y muy similares encontramos los sondeos 14, 19 y 17, ya que con 38 (9,84%), 36 (9,33%) y 35 (9,07%) registros, se sitúan en torno al 9%. Los sondeos 20, 8 y 15 también presentan valores similares, aunque inferiores a los señalados anteriormente, que oscilan entre el 5% y el 7%, pues con 30, 26 y 22 registros suponen el 7,77%, 6,73% y el 5,70% respectivamente. Finalmente, y con valores muy inferiores y poco significativos, encontramos los sondeos 18, 12 y 9, ya que tan sólo se registraron 8, 5 y 4 elementos de cultura material, que apenas alcanzan el 2,07%, el 1,30% y el 1,04% respectivamente. Por otra parte, los sondeos denominados 10, 11 y 13, situados igualmente en la ladera Norte, no aportaron ninguna evidencia arqueológica. Resulta significativa la relación entre el volumen de material arqueológico por sondeos, la ubicación espacial de los mismos en la ladera Norte del cabezo, su disposición con respecto al poblado situado en la cima y el número de materiales superficiales en las diferentes áreas de registro marcadas igualmente en la ladera Norte. Los sondeos que aportaron un mayor numero de evidencias, los denominados 21, 22 y 23, situados todos ellos en el eje IV, están situados en una zona de la ladera Norte donde las evidencias superficiales eran muy abundantes, encontrándose el poblado inmediatamente por encima de este sector. Algo semejante sucede con el resto de los sondeos donde se localizaron evidencias arqueológicas, observándose una progresiva disminución de las mismas conforme los sondeos se situaban hacia el sector Este de

200

la ladera Norte. En este sentido, hemos de señalar que los sondeos que no aportaron evidencias (10, 11 y 13) estaban ubicados en los extremos Este del área de intervención de la ladera Norte. ANÁLISIS DEL MATERIAL ARQUEOLÓGICO Las evidencias materiales documentadas en la ladera Norte del cabezo del Plomo ascienden a un total de 1455 registros, correspondientes tanto a la recogida de material superficial como al aportado por los sondeos estratigráficos. Destaca ampliamente el número de registros que corresponden a material cerámico, ya que con 1393, suponen el 95,74% del total del material registrado. Por el contrario, el resto de las evidencias materiales apenas suponen el 4,26%. Entre ellas destacaremos los instrumentos de producción o la materia prima sin trabajar que pudo ser empleada para la confección de los mismos, aunque solamente representen el 1,99%. El cristal de roca, muy utilizado en el poblado para la realización de instrumentos de industria lítica tallada, presenta un total de 13 registros que apenas suponen el 0,89%, aunque se han contabilizado un total de 17 elementos, de los que quince corresponden a fragmentos atípicos y dos a posibles lascas con señales de uso. Las piedras de basalto, con un total de 16 elementos que apenas suponen el 1,10%, no presentan señales de haber sido trabajadas, pero en algunas sí se han podido observar señales de uso, pudiendo haber sido empleadas como percutores. Los moluscos marinos, muy abundantes en el registro arqueológico del poblado, están representados por 28 elementos que suponen el 1,92%, aunque se han contabilizado un total de 64 piezas completas o fragmentadas y correspondientes mayoritariamente a Monodonta turbinata y en menor proporción a Glycymeris sp., Patella ferruginea y a Thais haemastoma. Estos elementos fueron empleados como alimentos, no observándose en ningún caso señales de trabajo que pudieran indicar su utilización como elementos de adorno. Finalmente, nos encontramos con otros elementos como 2 fragmentos de micaesquisto plateado que suponen el 0,14%, utilizado en el poblado como desgrasante para la elaboración de las pastas cerámicas; 1 fragmento de cuarzo lechoso sin trabajar que supone el 0,07%, y 2 fragmentos de cerámica a torno moderna que suponen el 0,14%.

Figura 11. Material cerámico.

Figura 12. Material cerámico.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Por lo tanto, y exceptuando el material cerámico que alcanza una representatividad importante, el resto de los elementos documentados presentan un escaso número y una baja significación. Por ello, únicamente será analizado el grupo cerámico, del que nos ocuparemos más adelante, presentando la metodología empleada para su estudio, el inventario pormenorizado del mismo y su análisis estadístico. No obstante, el elevado índice de fragmentación y la erosión sufrida por muchos de estos materiales ha limitado el estudio analítico, con lo que esto implica en cuanto a la significación de los resultados obtenidos. El análisis descriptivo del material cerámico tiene como finalidad poder aproximarnos a la manera en que fueron ejecutados los recipientes y al nivel tecnológico desarrollado, así como a la tipología representada y a su posible funcionalidad dentro del conjunto doméstico del poblado. El estudio se ha realizado sobre una muestra formada por 1393 fragmentos de cerámica, que supone el 95,74% del total de las evidencias materiales documentadas, y contempla los rasgos descritos en la metodología empleada para su inventario y clasificación. En el análisis estadístico se aborda el número de casos y el índice de frecuencia que suponen las diferentes variables observadas en cada uno de los campos principales. Tipo 1 Borde 2 Cuello 3 Pared 4 Base 5 Prensión

Casos 39 1 1345 2 6 Morfología

Porcentaje 2,80% 0,07% 96,56% 0,14% 0,43%

Dentro de los rasgos morfológicos observamos un predominio absoluto de los fragmentos que corresponden al cuerpo de las vasijas, mientras que en segundo lugar encontramos los fragmentos que corresponden al borde de los recipientes, pero con una proporción muy inferior Otras variables empleadas en el campo morfología, como los sistemas de prensión y suspensión, las bases o los fragmentos de cuello apenas tienen representación. Tipo

Casos

1 Redondeado 2 Apuntado

6 10

202

Porcentaje 15,39% 25,64%

3 Plano 4 Semiplano 5 Biselado 6 Engrosado

1 2 19 1 Borde

2,56% 5,13% 48,72% 2,56%

Los bordes de las vasijas, estudiados en 39 casos, generalmente presentan labios biselados, mientras que los apuntados y los redondeados alcanzan una representación media. Por el contrario, apenas tienen representación los labios semiplanos y los planos o los engrosados al exterior. Tipo 1 Recto 2 Entrante 3 Saliente

Casos

Porcentaje

2 4 29 Dirección del borde

5,71% 11,43% 82,86%

La dirección del borde únicamente ha podido ser observada en 35 ocasiones y de ellas, en la mayor parte de los casos la orientación es saliente, la cual corresponde a vasijas abiertas. En segundo lugar, encontramos los bordes de dirección entrante, que corresponde a vasijas cerradas, mientras que los bordes cuya orientación es recta tienen una representación aún menor. Finalmente señalar, que en 4 fragmentos la dirección del borde no ha podido ser observada, debido a las escasas dimensiones de los fragmentos, lo que supone el 10,26%, mientras que los porcentajes anteriores corresponden por lo tanto a 35 fragmentos, como ya hemos señalado, que suponen el 89,74%. Por lo que respecta al cuello de las vasijas, únicamente ha podido ser documentado en 1 ocasión (0,07%) y la forma que presenta es cóncava. La base de las vasijas únicamente está representada en 2 ocasiones, lo que supone el 0,14% y en los dos casos la forma de las mismas es plana. Tipo

Casos

Porcentaje

1 Recta 2 Convexa 3 Carenada 4 Cóncava

996 385 1 9 Pared

71,60% 27,68% 0,07% 0,65%

Figura 13. Material cerámico.

Figura 14. Material cerámico.

Figura 15. Material cerámico.

Figura 16. Material cerámico.

Figura 17. Material cerámico.

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO (MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

La forma del cuerpo de las vasijas ha sido observada en 1391 registros (99,86%), es decir, prácticamente en la totalidad del material cerámico identificado. Los perfiles son mayoritariamente rectos. Los convexos también están medianamente representados, mientras que las paredes de perfil cóncavo tienen poca representación, y finalmente, los perfiles carenados, solo presentan un registro. Tipo

Casos

empleado en la fabricación de los recipientes cerámicos. Tipo

Casos

Porcentaje

1 Monocroma 2 Bicroma 3 Nervio cocc.

1134 197 62 Pasta

81,41% 14,14% 4,45%

Porcentaje

1 Mamelón 4 33,34% 2 Asa 1 8,33% 3 Lengüeta 7 58,33% Elementos de prensión y suspensión Los sistemas de prensión y suspensión no son muy numerosos, ya que únicamente se han documentado 12 casos, lo que supone el 0,86% del total del material registrado. En seis ocasiones los elementos de prensión son independientes y en las otras seis ocasiones presentan parte de la pared de la vasija. En cuanto a los tipos representados, predominan las lengüetas, mientras que los mamelones alcanzan un número menor Las asas están muy poco representadas, tan sólo una de forma anular y disposición horizontal. En cuanto a la decoración de las cerámicas, únicamente se ha documentado un fragmento de borde decorado en las proximidades del labio con la técnica de la impresión, lo que supone el 0,07% del total del material cerámico registrado. El tipo de impresión documentado es la ungulación, aunque y debido a las reducidas dimensiones del fragmento y al grado de deterioro, solamente se observa una pequeña ungulación. En cuanto al proceso de fabricación, hemos de señalar que nosotros únicamente partimos de un inventario general descriptivo en el que se recogen diversos aspectos como el tipo de pasta, tipo de desgrasante y tamaño del mismo, el color de la superficie externa e interna, el tipo de cocción, la textura y el tratamiento final o acabado de las superficies externa e interna de los recipientes. No se han realizado análisis físico-químicos de las pastas, los cuales podrían clarificar aspectos fundamentales del proceso de fabricación de la cerámica y la procedencia de las arcillas empleadas como materia prima. Por lo tanto, se trata de una aproximación a las características principales del proceso tecnológico

Las pastas son mayoritariamente monocromas, con un porcentaje muy alto. Con una representación muy inferior, encontramos las pastas bícromas, mientras que las que presentan nervio de cocción tienen una frecuencia bastante menor. Tipo 1 Calizo 2 Micáceo

Tipo

Casos

Porcentaje

2 1391 Tipo de desgrasante

0,14% 99,86%

Casos

2 Muy fino (-1 mm.) 21 3 Fino (1-2 mm.) 174 4 Medio (2-3 mm.) 892 5 Grueso (3-4 mm.) 280 6 Muy Grueso (+4 mm.) 26 Tamaño de desgrasante

Porcentaje 1,51% 12,49% 64,03% 20,10% 1,87%

Dentro de los aspectos relativos a la composición de la pasta, se han analizado el tipo y tamaño de desgrasante. El tipo empleado, prácticamente en la totalidad de las piezas, es el micáceo, mientras que los desgrasantes calizos apenas están representados. En cuanto al tamaño, se ha valorado el mejor representado, destacando ampliamente los desgrasantes de tamaño medio (2-3 mm.), con una proporción inferior encontramos los desgrasantes de tamaño grueso (3-4 mm.) o los de tamaño fino (1-2 mm.). Finalmente, y con una representación muy escasa encontramos los valores extremos representados por los desgrasantes de tamaño muy grueso (+4 mm.) y los muy finos (- 1 mm).

207

Figura 18. Material cerámico.

Figura 19. Material cerámico.

Figura 20. Material cerámico.

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO (MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

Tipo

Casos

Porcentaje Tipo

1 Negro 1 2 Gris oscuro 17 3 Gris claro 14 4 Marrón oscuro 156 5 Marrón claro 169 6 Anaranjado 69 7 Rojizo 967 Color superficie exterior

0,07% 1,22% 1,01% 11,20% 12,13% 4,95% 69,42%

En cuanto al color de las superficies externa e interna, su documentación resulta operativa para establecer grupos de fragmentos que pudieran pertenecer a un mismo recipiente. La superficie externa de los fragmentos cerámicos presenta mayoritariamente tonalidades claras, destacando ampliamente la gama de los rojizos, mientras que alcanzan una representación menor la gama de los marrones claros y la gama de los anaranjados. Las tonalidades oscuras tienen una representación muy inferior, destacando la gama de los marrones oscuros, mientras que la gama de los grises oscuros, la de los grises claros y la gama de los negros apenas se han documentado. Tipo

Casos

1 Negro 3 2 Gris oscuro 31 3 Gris claro 25 4 Marrón oscuro 151 5 Marrón claro 151 6 Anaranjado 71 7 Rojizo 961 Color superficie interior

Porcentaje 0,21% 2,23% 1,79% 10,84% 10,84% 5,10% 68,99%

El color de las superficies internas presenta tonalidades muy parecidas, lo cual podría indicar que las condiciones de cocción han sido bastante homogéneas. Siguen predominando las tonalidades claras, alcanzando la gama de los rojizos la mayor representación, mientras que la gama de los marrones claros y la gama de los anaranjados tienen una frecuencia inferior. Entre las tonalidades oscuras destaca igualmente la gama de los marrones oscuros, con un porcentaje igual a la tonalidad clara. Por el contrario, las tonalidades gris oscuro y las grises claras están poco representadas y la de los negros menos aún.

1 Oxidante 2 Reductora 3 Alternante

Casos

Porcentaje

1076 124 193 Cocción

77,24% 8,90% 13,86%

La aproximación al método empleado en la cocción de las vasijas se ha realizado por la simple observación del color superficial, lo cual ofrece grandes dificultades, debido a los múltiples factores que intervienen además de las condiciones de cocción, como el tipo de arcillas empleadas u otros de tipo funcional o postdeposional. No obstante, pensamos que puede ser interesante con la finalidad de poder establecer diferentes grupos que presenten cierta uniformidad en las condiciones de cocción y que más adelante podrían ser contrastados con estudios analíticos. El tipo de cocción más representado es el fuego oxidante, mientras que con porcentajes inferiores encontramos las cocciones con fuegos alternantes y con fuegos reductores. Tipo 1 Compacta 2 Escamosa 3 Arenosa

Casos 147 1096 150 Textura

Porcentaje 10,55% 78,68% 10,77%

La textura de la pasta cerámica está directamente relacionada con la composición de la misma, con el tipo de arcillas empleadas, los tipos de desgrasantes utilizados, el fuego de cocción y la temperatura alcanzada. Aunque nos movemos con criterios meramente descriptivos, la mayor parte de los fragmentos presentan una textura escamosa, mientras que las texturas arenosas y las compactas tienen una representación muy inferior. El tratamiento final de las superficies cerámicas es un indicador de la calidad de la vasija y del cuidado puesto en su fabricación. No obstante, en el grupo cerámico que estamos analizando, resulta bastante significativo el hecho de que la mitad del material analizado presente su superficie externa e interna erosionada, debido a factores postdeposicionales y al hecho de que todo el material, según nuestra interpretación, proceda del poblado, lo cual ha implicado un arrastre desde su punto de proce-

211

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

dencia y el deterioro consiguiente. Concretamente, los fragmentos que presentan su superficie externa erosionada son 706 (50,68%); y los que presentan erosionada la superficie interna son 714 ( 51,26%). Tipo

Casos

1 Bruñido 2 2 Espatulado 2 3 Alisado muy fino 1 4 Alisado fino 19 5 Alisado medio 235 6 Alisado tosco 355 7 Tosco 65 8 Muy tosco 8 9 Erosionado 706 Acabado exterior

Porcentaje 0,14% 0,14% 0,07% 1,36% 16,87% 25,49% 4,67% 0,58% 50,68%

El resto de los fragmentos presentan en su superficie externa acabados de factura poco cuidada, destacando el alisado tosco o el alisado medio. Con porcentajes inferiores encontramos los acabados toscos y los muy toscos. Los acabados de buena calidad están representados preferentemente por el alisado fino, mientras que el espatulado, el bruñido y el alisado muy fino están muy poco representados.

Promedio Mínimo Máximo

Longitud

Anchura

Grosor

39,5 mm 15 mm 125 mm

30,2 mm. 10 mm. 110 mm.

9,2 mm 4 mm. 25 mm.

En cuanto a las dimensiones de los fragmentos identificados, los valores métricos medios son 39,5 mm de longitud, 30,2 mm de anchura y 9,2 mm de grosor de la pared. Los valores máximos registrados han sido 125 mm de longitud, 110 mm de anchura y 25 mm de grosor de la pared. Los valores mínimos corresponden a 15 mm de longitud, 10 mm de anchura y 4 mm de grosor de la pared. En general, nos encontramos con un material cerámico muy fragmentado, lo que nos ha impedido poder realizar un análisis tipológico y una caracterización tecnomorfométrica detallada. El diámetro de la boca sólo ha podido ser obtenido en 19 ocasiones de los 39 bordes documentados, lo que supone el 48,72%. El diámetro menor identificado mide 52 mm. y el mayor 280 mm, aunque la mayor parte de los recipientes se sitúan entre 100 mm y 190 mm, lo que nos señala la presencia mayoritaria de vasijas de tamaño medio. CONSIDERACIONES FINALES

Tipo

Casos

2 Espatulado 2 3 Alisado muy fino 1 4 Alisado fino 12 5 Alisado medio 227 6 Alisado tosco 365 7 Tosco 69 8 Muy Tosco 3 9 Erosionado 714 Acabado interior

Porcentaje 0,14% 0,07% 0,86% 16,30% 26,20% 4,95% 0,22% 51,26%

En los acabados de las superficies internas encontramos porcentajes similares, destacando igualmente los tratamientos superficiales no demasiado cuidados. El alisado tosco es el mejor representado, seguido del alisado medio. Los acabados toscos también están representados, mientras que los muy toscos tienen una frecuencia menor. Los acabados de buena calidad tienen una representación muy escasa, documentándose los alisados finos, muy finos y los espatulados.

212

La intervención arqueológica realizada en el Cabezo del Plomo, cuyo programa de actuación quedaba recogido en el Proyecto de Corrección de Impacto Arqueológico de la nueva carretera de acceso a Bolnuevo, ha permitido obtener las siguientes conclusiones. La intervención se ha reducido a los sectores de la ladera norte y nordeste afectados por las obras de la nueva carretera, con desmontes importantes en algunos sectores. No obstante, se han realizado algunos trabajos puntuales fuera de las zonas de afección para obtener una visión más completa del área seleccionada para su estudio. El registro estratigráfico documentado es bastante homogéneo, aunque presenta algunos rasgos específicos propios en la ladera nordeste y otros diferenciados en la ladera norte. Se han identificado seis unidades sedimentarias, diferenciado por sus características físicas, culturales, así como por los procesos que han determinado su formación. En la ladera nordeste se ha identificado una primera unidad superficial de escasa potencia, formada por la

ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CABEZO DEL PLOMO (MAZARRÓN), LADERAS NORTE Y NORDESTE. ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

capa de tierra de vegetal y localizada en los siete sondeos realizados en este sector. Inmediatamente debajo se identificaron las unidades sedimentarias III, IV, V y VI, todas ellas de formación natural y que fueron diferenciadas únicamente por sus características físicas, localizándose de forma diferenciadas en cada uno de los sondeos. En este sector de actuación no se localizó ninguna evidencia de cultura material, ni en la prospección superficial, ni en los sondeos estratigráficos. En la ladera Norte se realizaron un total de 16 sondeos, los cuales presentaron una caracterización estratigráfica totalmente homogénea. Únicamente se distinguieron dos unidades sedimentarias, la denominada I que corresponde a un sedimento de arrastre de ladera con grandes bloques de piedra y otras de tamaño mediano, que aportó la totalidad del material arqueológico registrado; y la denominada II, identificada con un sedimento de formación natural que apoya directamente sobre la roca caliza de base del Cabezo. Ambas presentan una inclinación muy pronunciada, la propia de la pendiente de la ladera, al igual que las piedras y bloques dispuestos de forma aleatoria y localizados fundamentalmente en la I. En algunos sectores se pudo observar durante los trabajos de prospección superficial la presencia de alineaciones de piedras, sobre las que se plantearon sondeos de mayores dimensiones para poder comprobar sus características. En algunos casos se trataba simplemente de arrastres de ladera, en otros de pequeñas terrazas o pedrizas, algunas de tendencia semicircular, para el cultivo de almendros y algarrobos, en la actualidad desaparecidos, y en otros casos de pequeñas sendas originadas por el pastoreo. Las evidencias materiales documentadas en la ladera Norte del cabezo del Plomo ascienden a un total de 1455 registros, correspondientes tanto a la recogida de material superficial como al aportado por los sondeos estratigráficos. Destaca ampliamente el número de registros que corresponden a material cerámico, ya que con 1393, suponen el 95,74% del total del material registrado. Predominan los fragmentos pertenecientes a recipientes abiertos, mientras que las vasijas cerradas o de perfil recto tienen una menor representación. Los bordes son mayoritariamente biselados y en menor proporción redondeados o apuntados. En cuanto a los sistemas de prensión y suspensión, destacan las lengüetas y con una representación menor los mamelones y las asas, estas

últimas representadas por un asa anular horizontal. Las pastas son fundamentalmente monocromas, con desgrasantes micáceos de tamaño medio, textura escamosa y tonalidades claras, principalmente rojizas debidas al fuego de cocción oxidante. El tratamiento final de las superficies prácticamente ha desaparecido, ya que la mayor parte de este material se encuentra muy erosionado, observándose superficies muy rugosas y fracturas redondeadas. En los casos que se ha conservado, predominan los acabados alisados medios y alisados toscos. Por el contrario, el resto de las evidencias materiales apenas suponen el 4,26%. Entre ellas destacaremos los instrumentos de producción o la materia prima sin trabajar que pudo ser empleada para la confección de los mismos. El cristal de roca, muy utilizado en el poblado para la realización de instrumentos de industria lítica tallada, está representado por fragmentos atípicos y dos posibles lascas con señales de uso. Las piedras de basalto no presentan señales de haber sido trabajadas, pero en algunas sí se han podido observar señales de uso, pudiendo haber sido empleadas como percutores. Este tipo de materia prima fue utilizado en el poblado para la elaboración de la industria lítica pulimentada, mientras que los fragmentos de micaesquisto documentados eran empleados como desgrasante en la elaboración de las pastas cerámicas. Los moluscos marinos, muy abundantes en el registro arqueológico del poblado, corresponden mayoritariamente a Monodonta turbinata y en menor proporción a Glycimeris sp., a Patella ferruginea y a Thais haemastoma. Estos elementos fueron empleados como alimentos, no observándose en ningún caso señales de trabajo que pudieran indicar su utilización como elementos de adorno. En cuanto a la distribución espacial de los elementos materiales mencionados, hemos de señalar que existe una relación entre el número de evidencias documentadas en superficie por unidades de registro y el número de las mismas registrada en la unidad sedimentaria I de los diferentes sondeos, coincidiendo además con una mayor potencia estratigráfica. Por lo tanto, se ha podido observar una significativa concentración de elementos materiales en el sector de la ladera Norte del Cabezo, que coincide en la meseta superior del mismo con el área espacial ocupada por el poblado, observándose además en este sector del asentamiento una perdida importante de suelo, aflorando directamente la roca natural de base.

213

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

La interpretación del registro arqueológico, aportado por los sondeos en la ladera norte, parece señalar la presencia de un área secundaria del yacimiento, con registros arqueológicos redepositados, procedentes de las zonas altas del poblado y originados por la erosión natural y posiblemente por limpiezas periódicas durante la ocupación del poblado. Aunque no se han documentado áreas primarias, con registros arqueológicos no trasladados y contextualizados, es evidente que la incidencia de las obras afecta al área secundaria documenta y concretamente provocaran la pérdida irremediable de las evidencias materiales que permanecen en el nivel I, ya que únicamente se ha realizado una recogida sistemática de todas las superficiales. Por todo los expuesto, se propusieron una serie de recomendaciones que deberían contemplarse durante la ejecución de las obras para evitar afecciones mayores sobre el yacimiento del Cabezo del Plomo. En primer lugar, que cualquier variación del proyecto actual de ampliación de la carretera de Mazarrón a Bolnuevo entre el P.K. 1740 y el P.K. 2020, sobre el que se ha trabajado para la realización de la actuación arqueológica, implicaría necesariamente la realización de actuaciones arqueológicas complementarias a las ya realizadas. En segundo lugar, la necesidad de articular medidas especiales de protección para la sepultura megalítica, mediante una señalización adecuada, aunque ésta quede fuera del área de afección del proyecto, así como del área inmediata a la misma, donde se han localizado restos superficiales de otra posible sepultura. Por lo tanto, en este sector, situado entre el P.K. 1960 y el P.K. 2020, durante las fases operacionales de construcción se debería de llevar un especial cuidado. También se propuso la realización de un paso o plataforma sobre la parte alta de los desmontes previstos, con el fin de que en el futuro el acceso a la ladera norte del poblado sea factible y puedan realizarse otras investigaciones arqueológicas. Finalmente, la necesidad de realizar una supervisión arqueológica puntual que consistirá en el seguimiento de la obra durante su ejecución entre los PP.KK. 1740 y 2020. BIBLIOGRAFÍA MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª. (1982a): “Poblado eneo-lítico del tipo “Los Millares” en Murcia, España”, Actas del X Congreso de la UICPP. México, págs. 279303.

214

MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª. (1982b): “Poblado eneolítico del tipo “Los Millares” en Murcia”, Programa de Ponencias del XVI Congreso Nacional de Arqueología (Murcia-Cartagena 1982). Murcia, págs. 71-75. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª (1983): “El Cabezo del Plomo de Mazarrón”, en Arqueología 82. Madrid, Ministerio de Cultura, pág. 98. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª. (1986a): “El Eneolítico en el Sureste”, Historia de Cartagena, tomo II. Murcia, Ediciones Mediterráneo, págs. 141-162. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª. (1986b): “Las fortificaciones eneolíticas en la Península Ibérica. El Cabezo del Plomo de Mazarrón (Murcia)”, Temas de Historia Militar (Comunicaciones del I Congreso de Historia Militar), tomo I. Zaragoza, págs. 53-62. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª (1986c): “Sepultura del Cabezo del Plomo (Mazarrón, Murcia)”, Anales de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Murcia, vol. 2. Murcia, págs. 17-28. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª. (1987): “Resumen de los informes de excavaciones arqueológicas realizadas en el yacimiento del poblado y necrópolis del Cabezo del Plomo (Mazarrón)”, Excavaciones y Prospecciones Arqueológicas, Servicio Regional de Patrimonio Histórico. Murcia, págs. 103-104. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª. (1993): “Neolítico final-Calcolítico en el sureste peninsular:El Cabezo del Plomo (Mazarrón-Murcia)”, Espacio, Tiempo y Forma, Serie Y, Prehistoria y Arqueología, t. 6, Revista de la Facultad de Geografía e Historia. Madrid, págs. 133180.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 215-234

EL POBLADO CALCOLÍTICO DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL. EXCAVACIONES URGENTES DURANTE 1997 EN CALLE REYESCALLE CASA NOGUERA FRANCISCO BROTÓNS YAGÜE

Palabras clave: excavación, Casa Noguera, Archivel, calcolítico, cabaña, silo, materiales líticos y cerámicos. Resumen: La excavación de urgencia de calle Reyes-calle Casa Noguera en Archivel, permitió el hallazgo y documentación de una cabaña circular con puerta orientada al sur. En su interior apareció un hogar y un silo acampanado excavado en el subsuelo, que se hallaba colmatado en su totalidad por sucesivas capas de rellenos antrópicos y naturales con materiales líticos y cerámicos. El yacimiento presenta grandes paralelismos con la llamada Cultura de Silos de la Baja Andalucía. Keywords: excavation, Casa Noguera, Archivel, calcolithic, cabin, silo, lithic and ceramic materials. Summary: The emergency excavation of Casa Noguera Reyes-calle in Archivel, permitted the discovery and the documentation of a circular cabin with a door oriented south. The interior was used as a home and a dome shaped grain silo dug out the ground, which had been filled with successive layers of sediment both man made and natural fillings with lithic and ceramic materials. The deposits of the dig indicate a relationship with the named “Silo Culture of lower Andalusia”.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN En los inicios del mes de abril de 1997 recibimos en el Museo Arqueológico Municipal el aviso de D. Juan Sánchez Marín comunicándonos la existencia de rumores en la pedanía caravaqueña de Archivel acerca del posible hallazgo de restos arqueológicos en un solar en construcción. Las pesquisas condujeron a la localización, en una propiedad de D. Bartolomé Robles López, de un silo acampanado que había sido afectado por la excavación de una zanja y de un profundo agujero para la colocación de un poste del tendido eléctrico en el paraje de Casa Noguera, lugar inmerso desde mediados de los años 90 en un proceso de urbanización parcelaria y de construcción y promoción de nuevas viviendas (fig. 1). Los servicios técnicos de la Dirección General de Cultura autorizaron la realización de una pequeña intervención arqueológica con el fin de acotar el área del yacimiento y poder caracterizar cultural y cronológicamente los hallazgos. Estos trabajos fueron llevados a cabo durante la segunda mitad del mes de abril con una absoluta precariedad de medios humanos, ya que tan sólo se pudo contar con el concurso de un peón detraído de otra excavación arqueológica. ARCHIVEL. CARACTERIZACIÓN GEOMORFOLÓGICA La cuenca formada en el término municipal de Caravaca de la Cruz por los ríos Argos y Quípar,

216

afluentes del Segura por su margen izquierda, constituye topográficamente una extensa planicie, con una altitud comprendida entre los 700 y 900 m, que desciende de oeste a este y se halla rodeada al N por las elevadas sierras de Gavilán y Buitre (en torno a 1400 m), al W por las de Mojantes y Serrata (de1600 m y 1200 m respectivamente) y al SE por las sierras de Burete y de las Cabras (cerca de 1200 m.); la planicie queda abierta hacia el S (dirección Lorca), WSW (dirección Huéscar) y NE (dirección Cehegín), siendo atravesada por el camino natural que comunica el Levante y la Andalucía Oriental por el interior (Camino Real de Granada). El paraje de Casa Noguera de Archivel se sitúa en el NW de la cuenca al pie del Cerro de las Fuentes, atalaya natural de 1002 m.s.n.m., ocupando un privilegiado lugar en el punto de partida de un importante valle de reja que permite atravesar las cordilleras Béticas partiendo de los llanos de Archivel hacia la vecina población albaceteña de Nerpio. En el entorno de este lugar hallamos los llamados llanos de Archivel, zona o sector de altiplano entre 800-1000 m que desde el punto de vista litológico constituyen llanuras estructurales tapizadas por materiales del Neógeno, con una cobertura detrítica cuaternaria de carácter discontinuo en la que destacan las calizas lacustres micríticas, bien localizada al E del núcleo de población actual y avanzando por el valle intermontano que sigue hacia el N y que recorre la carretera que se dirige a Nerpio (LÓPEZ, 1991:123); presenta zonas lacustres bien localizadas cuyo relicto hasta hace pocos

EL POBLADO CALCOLÍTICO DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL. EXCAVACIONES URGENTES DURANTE 1997 EN CALLE REYES-CALLE CASA NOGUERA

Figura 1. Plano de situación

años lo constituían los Ojos de Archivel, uno de los principales manantiales de la cuenca del río Argos junto con la fuente de la Muralla. Al SW de Archivel, al S del camino de Archivel a La Puebla de Don Fadrique, aparece una ancha faja de arenas y gravas producto de erosiones y arrastres del cuaternario más antiguo y de los relieves actuales que en su posición más occidental da lugar a suelos conocidos como cambisoles cálcicos que son buenos para el cultivo, si bien no muy ricos en materia orgánica. Al W de Archivel, por encima del mencionado camino a la Puebla de Don Fadrique se observan conos de deyección y derrubios de ladera cuaternarios cubiertos por suelos poco profundos(< 30 cm). El Cerro de las Fuentes está formado por materiales jurásicos que son los que constituyen los relieves más importantes del área, apareciendo en la cumbre calizas con nódulos o lechos de sílex del Dogger y niveles reducidos (1-4 cm) de margas del Lías superior, que aparecen con mayor potencia en puntos muy concretos al pie de la ladera junto a margocalizas del Dogger. El poblamiento en el entorno inmediato de Archivel se remonta al tercer milenio a. C. y tiene continuidad a lo largo de la primera mitad del segundo milenio en un

poblado argárico que se dispone en la cumbre del mencionado Cerro de las Fuentes, donde los indicios de presencia humana hemos de prolongarlos, con breves intervalos temporales de abandono, hasta el siglo IX-X d.C. Los hallazgos en los llanos al pie del cerro también son muy abundantes desde época ibérica, habiendo sido catalogados siete yacimientos y regulada su protección con la denominada “Normativa de protección arqueológica para el entorno del área urbana de Archivel ”. El poblamiento moderno del núcleo actual, así como de los núcleos de Casicas y Noguericas y de otros importantes caseríos diseminados, tiene lugar a partir del siglo XVI. Durante 1821-1823 y 1837-1847 Archivel permaneció segregada de la administración caravaqueña contando con ayuntamiento propio. En la actualidad esta pedanía acoge a 1199 vecinos de los que 1066 habitan en el núcleo principal, 66 en las Casicas, 56 en las Noguericas y 11 en otros caseríos del entorno. LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA El área del poblado calcolítico ha sufrido secularmente las consecuencias de innumerables intervenciones

217

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

antrópicas, especialmente las debidas a labores agrícolas y a la construcción de casas y pequeños caseríos que han alterado, o incluso acabado, con la sucesión estratigráfica originaria. Constituye un hábitat en llano de cabañas dispersas, no fortificado, del Calcolítico precampaniforme, pero que quizá hunde sus orígenes en el Neolítico final, y que ocupa una extensión de unas 4 ha. aproximadamente en el mencionado paraje de Casa Noguera, extendiéndose con toda probabilidad hacia la zona del Barranco de las Casicas. Hasta su localización contábamos con datos antiguos que permitían abrigar esperanzas sobre la existencia de un poblamiento en la zona desde el III milenio a.C.: la aparición de un vaso con decoración simbólica en Las Casicas (SAN NICOLAS, 1984: 4958) –típico de la fase plena o media de la Cultura de Los Millares (2400-2100 a.C.)-, los hallazgos que tuvieron lugar durante la construcción del Canal del Taibilla, hoy conservados en el Museo de Villena (SOLER, 1993: 2123), o los enterramientos colectivos de la cueva de Los Alcores (GARCÍA, 1980: 239-259) y La Represa (SAN NICOLÁS, 1981: 21-50), eran indicadores de ello. Sin embargo, hasta la realización de la intervención que nos ocupa no fue posible el hallazgo de un área de hábitat y su delimitación. Metodología y objetivos de la excavación La falta de recursos impuso una excavación muy reducida que inicialmente se circunscribió a la zona afectada por la zanja y el pozo de cimentación del poste eléctrico (área 1000). Aprovechando la poca potencia que presentaba el depósito de tierra de labor sobre la roca de base, se llevó a cabo una somera limpieza superficial que permitió delimitar un arco de círculo de agujeros de poste excavados en la roca y que nos sirvió para calcular en diámetro aproximado de la estructura de hábitat y trazar los límites del sondeo. De este modo, siguiendo los ejes de los viales de la urbanización, fue planteada una cuadrícula de 8 x 7,5 m que llegó a abarcar completamente la planta de una cabaña circular subyacente. En la numeración de las unidades estratigráficas (UE) el área de actuación fue consignada con unidades de millar, de modo que para cada área existiese un margen de atribución de hasta 999 unidades estratigráficas. Todas las UEs fueron referenciadas en altura (Z) respecto a un punto cero relativo ubicado en el alféizar de una de las ventanas del sótano de un chalet vecino, lo

218

que garantizaba la inamovilidad de la cota cero en una zona en constante transformación. Los objetivos de la intervención se adecuaron bien a los límites temporales y a los recursos materiales y humanos de los que disponíamos: obtención de una secuencia estratigráfica horizontal y vertical que nos permitiera caracterizar funcionalmente el yacimiento en el espacio y en el tiempo, y restitución planimétrica y gráfica de los hallazgos. Resultados del trabajo de campo Toda la superficie del sondeo presentaba una única unidad estratigráfica sobre la roca de base (UE 1000) caracterizada por tratarse de una capa de tierra de labor de escasa potencia, nunca superior a los 0,25 m., bajo la cual comenzó a aparecer un conjunto notable de subestructuras excavadas en la roca que definimos siguiendo un criterio muy flexible1 como agujeros (A), agujeros de poste (AP), fosas (F) y silo (S). El substrato geológico se mostró muy alterado por los arañazos y surcos del arado y no fue posible hallar ninguna secuencia estratigráfica del fondo de cabaña al haber desaparecido los niveles de circulación y suelos, de modo que en el espacio de habitación sólo se pudieron documentar los restos de la actividad humana al abrigo de las subestructuras. La cabaña (figs. 2, 3, 4; lám. 1; cuadro 1): La unidad de habitación, que hemos denominado “cabaña 1”, corresponde a una estructura lígnea de forma circular casi perfecta delimitada en su perímetro por una serie de 39 agujeros de postes conservados (AP 1 a AP 39), apenas espaciados entre sí, pudiéndose estimar el número de los desaparecidos por alteraciones antrópicas entre un mínimo de 12 y un máximo de 16; todos ellos se hallaron colmatados de tierra y, además, los APs 5, 6, 8 y 9 presentaron pequeñas cuñas de piedra. El diámetro exterior del fondo de la cabaña oscilaba entre los 7,40 m medidos en el eje que va del AP 1 al AP 22 y los 7,02 m calculados en el comprendido entre el AP 15 y el AP 33. Todos los agujeros de poste del perímetro tenían forma oval a excepción de los dos agujeros circulares de las jambas de la puerta, que dejaban entre ellos un acceso de 0,80 m abierto hacia el SE. Los agujeros de poste ubicados en la zona con menor

EL POBLADO CALCOLÍTICO DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL. EXCAVACIONES URGENTES DURANTE 1997 EN CALLE REYES-CALLE CASA NOGUERA

Figura 2. Casa Noguera de Archivel. Cabaña 1. Planta general.

erosión antrópica y que estaban comprendidos entre AP 3-AP 19 y AP 30-AP 39, presentaron en superficie valores medios de 0,19 m para el diámetro máximo, 0,10 m para el diámetro mínimo y 0,125 m para la profundidad; si comparamos con los 0,32 m de diámetro y 0,41-0,49 m de profundidad de los agujeros de las jambas es fácil de deducir que el mayor refuerzo estructural correspondió a la zona del acceso, si bien no parece descabellado pensar que esta “monumentalidad” de la puerta tuviera una motivación más ideológica y que respondiera a un simbolismo arquitectural. El espacio interior, de unos 40,7 m2 aproximadamente, se hallaba salpicado de agujeros de diverso tamaño, fosas y un silo. Por lo que respecta a los agujeros, y con las mayores reservas, la totalidad de los que hemos discriminado como de poste pudieran estar en relación con la estructura de sostén de una techumbre cónica. Por las dimensiones que presenta el AP 70, podemos pensar que se trata del orificio que alojó el poste central, quizá sustentado en la base por tres apoyos anclados en los agujeros 54, 71 y 73 ; por otro lado, se aprecia en el interior de la cabaña un arco oval definido por los APs 46, 47, 49, 50, 52, 62, 65 y 67, equidistantes de los perimétricos 1,10-1,25 m., que muy bien pudieron servir para sostén de la armadura

de la techumbre y que, intencionadamente o no, delimitaban dos espacios en la cabaña: una especie de deambulatorio perimétrico y un amplio espacio circular central, sin que por ello debamos pensar en usos diferentes para ambos. Algunos otros agujeros próximos al acceso, de contornos redondeados, pudieron haber correspondido a vasares -quizá los A 42, A 43 y A 44-, ya que tras la limpieza superficial nos pareció reconocer los restos de vasos introducidos en ellos, pero lamentablemente fueron expoliados antes de ser excavados. Por lo que respecta a las fosas, y dejando a un lado las F2, F6 y F5 que tienen un origen reciente, tan sólo contamos con evidencias para caracterizar adecuadamente la F4, de contorno circular y perfil cóncavo, con un diámetro de 0,71/0,69 m y una profundidad máxima de 0,38 m; apareció colmatada por una tierra negra, suelta y homogénea, que contenía abundantes cenizas y carbones de gran tamaño (UE 1233) que delataban su uso como hogar y entre la cual se recuperaron siete fragmentos informes de cerámicas a mano de pasta clara, tres lascas de desbaste y dos fragmentos óseos. La F 1, de funcionalidad imprecisa, que presentó un contorno y perfil irregulares -diámetro entre 0,50 y 0,58 m y profundidad máxima de 0,25 m-, se hallaba rellena de un nivel de abandono de tierra marrón oscura (UE 1223) que proporcionó siete fragmentos de cerámica a mano entre los que cabe destacar los pertenecientes a dos vasos de tendencia hemiesférica con bordes entrantes, con el labio apuntado y ligeramente redondeado respectivamente, de superficies bien alisadas y decoradas ambas a la almagra (aguada); también fue hallada una lámina de borde abatido, una pequeña lasca de desbaste y dos fragmentos de hueso calcinados. El silo (fig. 5; láms. 2 y 3): El silo (S1, UE 1105) apareció en una posición excéntrica en el cuadrante nororiental de la cabaña. La boca, que había sido seccionada por una zanja (F 5), formaba un círculo de 0,44 m de diámetro a partir del cual se abría una cavidad acampanada excavada en la roca que descendía a una profundidad máxima de 1,37 m; la base, ligeramente oval, medía 1,72 m de diámetro mayor y 1,51 m de diámetro menor. El interior estaba relleno por cinco capas de tierra superpuestas cuya deposición se debió al uso secundario del silo como basurero y a su abandono, de modo que la totalidad del material

219

Figura 3. Casa Noguera de Archivel. Cabaña 1. Subestructuras.

Figura 4. Casa Noguera de Archivel. Cabaña 1. Alineaciones de agujeros de poste.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 1. Planta de la “cabaña 1”

arqueológico hallado en su interior parecía tener su origen en niveles de acarreo, alguno de los cuales pudo haberse formado con los restos de la limpieza o sucesivas limpiezas del fondo de la cabaña –en uso o en desuso- y su entorno. Esto no permite garantizar la sincronía constructiva de ambas estructuras. El nivel de abandono que colmataba la boca (UE 1100), cronológicamente el más tardío, constituía una capa de tierra marrón suelta que alcanzaba una potencia de 0,16 m y que, además de escasos fragmentos cerámicos, tan sólo aportó como hallazgo más relevante una punta de flecha metálica con aletas y pedúnculos. Este estrato se superponía a un encachado de piedras medianas y pequeñas (UE 1101), bien trabadas con una tierra arcillosa de color marrón, de 0,21 m de espesor, que sellaba intencionadamente la boca del silo y que proporcionó algunos fragmentos cerámicos entre los que cabe destacar un plato con labio saliente y un cuenco con labio apuntado y superficies decoradas con

222

almagra aguada de idéntica producción a uno de los vasos identificado en la UE 1123. Por debajo aparecía un estrato de tierra marrón oscura (UE 1102), compacto y homogéneo, de potencia variable entre 0,33 y 0,44 m según se midiera en el centro o en los flancos de la cavidad, y que proporcionó un pequeño conjunto de materiales cerámicos a mano muy fragmentados entre los que destacamos dos de recipientes de borde entrante y uno más de un plato o fuente de labio cuadrado, así como diecisiete lascas de desbaste de tamaños muy diversos. Le seguía una capa de tierra suelta de color marrón claro, con abundantes carboncillos, que conservaba ligeramente un cono de deyección (UE 1103) que probaba sin duda el origen antrópico del vertido que da lugar a esta deposición y donde se hallaron materiales cerámicos y líticos en mayor número y diversidad que en las capas ya descritas, destacando la frecuente aparición de vasos cerámicos (cazuelas de perfil hemiesférico, cuencos hondos de bordes rectos y pare-

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 2. Silo. Detalle de los restos de enlucido localizados en la UE 1104.

Figura 5. Silo 1. Sección y planta del fondo.

des casi cilíndricas, cuencos u ollitas de borde entrante, ollas de borde vuelto) y objetos de piedra pulimentada y sílex (azuela, alisador, núcleo prismático, raspador sobre lámina, laminitas retocadas y sin retocar, punta de aletas embrionarias, lascas sin retoque, etc.) que, por su diversidad y estado de conservación, corresponden a utensilios y herramientas de desecho incorporadas a una capa de limpieza. También fueron hallados algunos fragmentos óseos y un sólo resto malacológico representado por una cuenta de cypraea.

224

Lámina 3. Silo. Detalle del fondo con las pellas de barro rojo y el idolillo.

Figura 6. Vasos cerámicos de la UE 1103.

El mismo carácter parece tener el primer estrato vertido sobre el lecho rocoso del silo (UE 1104), tanto por su textura y coloración, como por el conjunto de materiales que proporcionó, si bien con ausencia notable de herramientas líticas: los utensilios cerámicos (ollas, cuencos hemisféricos, vasos con perfil en S, platos de borde saliente y bisel interior) aparecieron entremezclados con gran cantidad de fragmentos laminares de un enlucido muy arcilloso en tonos marrón claro y verde, llamando especialmente nuestra atención la presencia en el fondo del silo de numerosas piedras de tamaño medio, infrecuentes en las otras capas, junto a dos grandes pellas de arcilla naranja y un fragmento de terracota similar a los conocidos como “morillos” o “ídolos de cuerno con pie de asador”. De nuevo los restos óseos, fundamentalmente de microfauna, fueron escasos. Los materiales arqueológicos: Todos los utensilios domésticos y las herramientas fueron localizados en las subestructuras, fundamentalmente en el silo y en las fosas F1 y F4. En general, se trata de un reducido lote de materiales muy fragmentados que no muestran una diferenciación formal significativa entre los hallados en las fosas del fondo de la cabaña y los recuperados en los niveles de acarreo en el interior del silo. Por lo que respecta a la cerámica (figs. 6 y 7), predominan las superficies ligeramente alisadas o toscas y sólo en ocasiones acabadas con un espatulado de calidad; son abundantes las pastas claras, beiges o marrones y grises, a veces con evidencias de una cocción alternante tanto en las superficies como en el núcleo, de fracturas irregulares y poco depuradas con abundantes degrasantes calizos y cuarcíticos de tamaño medio o grande. No suelen presentar decoración, si bien no son infrecuentes las que tienen una o ambas superficies decoradas con una aguada anaranjada; un cuenco aparece decorado con una moldura exterior, mientras que en algunos escasos fragmentos se han constatado improntas de cestería y sólo en uno pintura. Morfológicamente destaca la aparición de cazuelas grandes de perfil hemisférico (fig. 6, nº 1), cuencos hemisféricos (fig. 7, nº 2), cuencos hondos de paredes cilíndricas (fig. 6, nº 5, 6 y 8), ollitas o cuencos de borde vuelto, ollas globulares o de borde vuelto (fig. 7, nº 1), platos de borde saliente y en ocasiones con bisel interior (fig. 7, nº 10) y por último, vasos de perfil en

S (fig. 7, nº 3). Entre los elementos de prensión sólo se documenten lengüetas y mamelones sobre todo en cazuelas, ollas y ollitas en la proximidad del labio. El material lítico, al margen del núcleo prismático (fig. 8, nº 69) y del numeroso conjunto de lascas, corresponde fundamentalmente a una industria laminar, destacando la presencia de un raspador con retoque abrupto, marginal, directo y continuo en los flancos y un frente distal con retoque ligeramente abrupto -quizá por reavivamiento directo y continuo(fig. 8, nº 14), de una laminita con retoque simple, marginal, alternante y continuo (fig. 8, nº 18), de lámina trapecio (fig. 8, nº 13 y 15) , láminas de borde abatido y laminitas sin retoques (fig. 8, nº 16). También apareció un fragmento de una punta de apéndices laterales embrionarios, retoque bifacial simple, alternante y cubriente (fig. 8, nº 20). Por lo que respecta a la piedra pulimentada, se documentó en la UE 1103 una azuela de un sólo bisel labrada en una roca ígnea plutónica todavía no identificada (fig. 9, nº 41). Además de lo reseñado, queremos destacar la aparición en el fondo del silo (UE 1104) de un morillo o ídolo de cuernos con pie de asador (fig. 5; lám. 3), carente de cualquier tipo de decoración, frecuente en contextos calcolíticos sin campaniforme del SW peninsular, que suele aparecer también formando parte del relleno de los silos (FERNÁNDEZ y OLIVA, 1980: 20-44). Por último, llamamos la atención sobre el hallazgo en la boca del silo (UE 1100) de una punta de flecha redondeada con aletas y pedúnculos realizada sobre lámina de cobre (fig. 9, nº 3), para la que encontramos paralelos en los poblados alicantinos de Cabezo Redondo y La Horna en contextos de mediados del II milenio a. C. (HERNÁNDEZ, M.S., 1983: 30 y 34-35; NAVARRO, J.F., 1982: 35; FRANCIA, Mª, 1986: 29-31). Valoraciones La fertilidad de los suelos de la vega del Argos, unida a la riqueza faunística atraída por el complejo lacustre del área endorreica de Archivel, garantizaba una gran potencialidad agropecuaria y silvícola de la zona que propició la instalación del asentamiento humano de Casa Noguera. Por su situación geográfica, abierta por valles intermontanos o fluviales a Andalucía y Levante, ocupó una posición privilegiada que favoreció la llegada de influjos del área andaluza, sin que estemos todavía en condiciones de poder afirmar si se

Figura 7.Vasos cerámicos de la UE 1104.

Figura 8. Material lítico de la UE 1102 (nº3) y 1103 (nº 14, 15, 16, 18, 20 y 69).

EL POBLADO CALCOLÍTICO DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL. EXCAVACIONES URGENTES DURANTE 1997 EN CALLE REYES-CALLE CASA NOGUERA

Figura 9. Piedra pulimentada (UE 1103) y metal (UE 1100).

trató de una implantación ex novo o fue el reflejo de un proceso de aculturación de procedencia meridional sobre poblaciones neolíticas ya arraigadas, cuestión que desde hace años ha venido preocupando a los investigadores (MUÑOZ, 1985: 87-88). El hábitat: El patrón de asentamiento parece corresponder al modelo de un poblado abierto (BERNABEU, GUITART y PASCUAL, 1989: 110), situado sobre una ladera de reducida pendiente y rodeado de una amplia zona lacustre, con cabañas dispersas y sin fortificaciones. Estas cabañas carecen de zócalo pétreo y se presentan exclusivamente lígneas, elaboradas con un esqueleto de postes de madera entrelazados con una malla vegetal flexible que debía cubrirse de barro

para asegurar un mejor aislamiento, y con un tamaño suficiente para alojar grupos familiares. Los recursos del entorno favorecieron el desarrollo de una economía agropecuaria que, sin descartar absolutamente actividades de recolección o caza, obligó al menos a almacenar en silos subterráneos unos stocks alimenticios mínimos, que garantizasen la supervivencia y la siembra, y a preservar los excedentes. En nuestra Región, el poblado de Casa Noguera muestra evidentes parangones con los poblados de Molinos de Papel en Caravaca (PUJANTE, 2001) y el de C/ Floridablanca en Lorca (MARTÍNEZ y PONCE, 1998) y es muy probable que también podamos relacionarlo con poblados en llano de Las Amoladeras en Cabo de Palos (GARCÍA, 1987), El Prado en Jumilla (WALKER y LILLO, 1983) y Rambla de Librilla en Librilla (CANO, 1993) En el estado actual de nuestros conocimientos, y considerando los límites de nuestra intervención y de otras que se sucedieron ese mismo año (GARCÍA y MARTÍNEZ, 1998: 18-19; MARTINEZ y SAN NICOLÁS, 2003:159), muy poco más podríamos afirmar acerca del patrón seguido en el poblado de Casa Noguera; sin embargo es suficiente para hallar referencias próximas en el área andaluza, especialmente en poblados adscritos al llamado “Horizonte de los silos” o “Cultura de los silos” del Neolítico final -con irradiaciones hasta la zona levantina y muy especialmente hacia la provincia de Alicante con el poblado de Les Jovades en Concentaina (BERNABEU, GUITART y PASCUAL, 1989: 112-113)-, y cuyos rasgos definidores parecen configurar en la comarca del NW murciano un horizonte calcolítico o eneolítico, asimilable al Neolítico IIB de los contextos levantinos (BERNABEU y MARTÍ, 1992: 221), que corre paralelo a la fase precampaniforme de Los Millares -representada en nuestro municipio por el poblado de El Estrecho (VERDÚ, 1996: 51-58)- hasta la homogeneización de rasgos culturales que definitivamente se produce con el desarrollo de los grupos metalúrgicos asociados al campaniforme y que terminan por dar paso a la cultura de El Argar (CARRILERO, MARTÍNEZ y MARTÍNEZ, 1982: 204; CASTRO, LULL y MICÓ, 1996: 92-93; LOMBA, 1996: 329331), como recientemente hemos podido constatar en el Cerro de las Fuentes de Archivel. La estructura de habitación: Por lo que respecta a la cabaña individualizada en Casa Noguera, y a pesar de la escasez de datos debida a

229

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

su propia estructura perecedera y a las alteraciones postdeposicionales de origen antrópico, parece que podemos establecer algunos paralelismos surestinos y de la Alta Andalucía, tanto por sus dimensiones como por su armazón exclusivamente lígneo. Por el tamaño puede parangonarse con las cabañas de la fase Ib precampaniforme del Cerro de la Virgen de Orce donde fueron halladas cabañas circulares con un diámetro exterior de hasta 8 m, si bien su estructura se alzaba con paredes de adobe sobre un zócalo de dos o tres hiladas de piedras gruesas (SCHÜLE y PELLICER, M., 1966: 8; KALB, Ph., 1969: 216; SCHÜLE, W., 1980: 57; también muestra concomitancias con la cabaña G, de 6,60 m de diámetro exterior, de la fase II b del Malagón de Cúllar-Baza que presenta en el zócalo de piedra postes de madera incrustados junto a la cara interna, equidistantes 1,80-2,40 m, sirviendo como armazón a paredes de tapial (ARRIBAS et alii, 1978: 81). Igualmente con las cabañas circulares A, B y C de Los Millares, cuyos diámetros oscilan entre los 5,20 y los 7,50 m (ARRIBAS et alii, 1979: 73,76 y 78). La ausencia de zócalos y muros en Casa Noguera emparenta la estructura de nuestra cabaña con las exclusivamente lígneas del primer momento precampaniforme de Almizaraque, donde se construyeron cabañas circulares de estructuras leñosas embutidas directamente en las margas vírgenes del suelo (DELIBES, G. et alii, 1985: 226), si bien en la fase II aparecen cabañas de hasta 6 m de diámetro interior construidas con zócalos, estructura leñosa de postes embutidos en el paramento interior y alzados de barro rojo (DELIBES, G. et alii, 1986: 170-171). Algo semejante ocurre en el poblado de Terrera Ventura, donde en la fase Tabernas I, datada en un Neolítico final pero apuntando hacia un horizonte cultural del Calcolítico inicial, se constata la existencia de fondos de cabaña de planta semicircular y estructura lígnea excavados en la roca natural, apareciendo los zócalos de piedra en cabañas circulares y semicirculares ya en la fase Tabernas II datada entre 2700-2550 a. C.(GUSI, F., 1975: 312). Igualmente podemos hallar algunas similitudes con las grandes cabañas circulares excavadas en el poblado de Marroquíes Bajos en Jaén, caracterizadas por combinar zanjas de cimentación con alineaciones de poste (BURGOS, PÉREZ y LIZCANO, 1998: 407). Por el contrario, no parece que en este marco cronológico tenga cabida el poblado tipo Millares de Les Moreres, donde la cerámica campaniforme se halla en toda su

230

secuencia, pero interesa destacar que allí, excepcionalmente, las cabañas construidas sólo con troncos y paredes de barro suceden a las de zócalos pétreos (GONZÁLEZ y RUIZ, 1991/1992: 18-19). La estructura de almacén: Por lo que respecta al silo acampanado, numerosos yacimientos del Neolítico final y Calcolítico de la Baja y Alta Andalucía, Sureste y Levante, con patrones de asentamiento como el que nos ha ocupado más arriba, muestran en su registro arqueológico la existencia de estructuras subterráneas interpretadas funcionalmente como silos (MARTÍN et alii, 2000; PUJANTE, 2001: 21; 2003: 31; MARTÍNEZ y PONCE, 1998: 22-23; GARCÍA, MARTÍNEZ y PONCE, 2003: 20-21; BERNABEU et alii, 1993: 33), si bien la hipótesis utilitarista como almacén de cereal ha sido cuestionada recientemente (MÁRQUEZ y FERNÁNDEZ, 2002). Con un uso secundario como basureros han sido hallados entre otros en Valencina de la Concepción en Sevilla, el yacimiento onubense de Papa Uvas, en los gaditanos de Pago de Cantarranas-La Viña y El Trobal, en La Minilla de La Rambla en Córdoba, en el granadino del Cerro de San Cristóbal, en el giennense de Higuera de Arjona y en el casco urbano de Lorca, Murcia (ARTEAGA Y CRUZ-AUÑÓN, 1999, 614; MARTIN, 1985: 155; 1986: 210; RUIZ, 1987:96; GONZÁLEZ, 1987: 82; RUIZ, 1990:161; FRESNEDA et alii, 1990: 236; HORNOS, NOCETE y PÉREZ, 1987: 198; PUJANTE , 2003: 31). Es cierto que carecemos de evidencias suficientes para justificar un uso primario como almacén de granos, pero no es menos cierto que su estructura acampanada de boca estrecha y base ancha favorecería el cierre hermético de la cavidad y propiciaría la creación de una atmósfera anaerobia en el silo colmatado de cereal que permitiría mantener al grano libre de los ataques de microorganismos durante un largo periodo de tiempo, tal y como han puesto de manifiesto los experimentos llevados a cabo desde los años 60 por el Council for British Archaeology (BOWEN y WOOD, 1968) y los desarrollados en la Buster Ancient Farm (REYNOLDS, 1979). A este respecto, debemos interpretar las pellas de barro rojizo halladas en el fondo del silo como parte de la arcilla con la que se revocarían las paredes para mantener mejor su estanqueidad, sin que tampoco debamos descartar que su presencia pueda

EL POBLADO CALCOLÍTICO DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL. EXCAVACIONES URGENTES DURANTE 1997 EN CALLE REYES-CALLE CASA NOGUERA

justificarse por la necesidad de reutilizar el silo y garantizar la asepsia del espacio de almacenamiento con un enlucido que aísle los restos de materia orgánica en descomposición procedentes de la carga anterior. Al margen de estas cuestiones, debemos insistir que dejando a un lado su localización espacial, ningún dato nos permite afirmar la coetaneidad del silo con la cabaña. Mucho menos cuando observamos que es relativamente frecuente la existencia en poblados con el mismo patrón de asentamiento de áreas o zonas donde exclusivamente aparecen los silos y no se constata la asociación del espacio de habitación al espacio de almacenamiento. Por ello, es muy posible que cada una de ellas corresponda a fases de ocupación distintas a lo largo del Calcolítico y que sean reflejo de una secuencia estratigráfica horizontal más amplia de lo que nuestra limitada intervención permite averiguar. Los materiales arqueológicos: La carencia de dataciones absolutas en nuestro yacimiento y la inexistencia de una tipología que defina los morfotipos que caracterizan las producciones cerámicas calcolíticas en nuestra Región, dificulta notablemente el análisis del material cerámico y nos obliga a recurrir a las clasificaciones tipológicas de poblados ubicados en regiones vecinas, con el consiguiente grado de imprecisión que ello puede acarrear. Sin poder profundizar en el estudio ergológico de Casa Noguera por lo limitado de nuestra intervención y considerando las dificultades que entraña obtener una secuencia estratigráfica vertical en un yacimiento con estas características, sí conviene apuntar de soslayo algunas cuestiones de interés. En general los materiales cerámicos, líticos y otros, parecen remitir a contextos calcolíticos precampaniformes; no obstante, la presencia de platos de borde saliente biselado como el que aparece en la UE 1104, es considerada como uno de los fósiles directores más válidos para el Cobre Tardío y Final del Sur de la Península, apareciendo en Montefrío (Granada) en niveles de la fase IV datada en las últimas etapas de la Edad del Cobre (1890 + - 35 a.C.) y que se paraleliza al Bronce Antiguo del Sudeste o Argar A, en los que ya no aparecen las grandes fuentes de borde engrosado -que nosotros tampoco hemos documentado en nuestra intervención en Casa Noguera-; algo similar sucede en el Cerro de la Virgen de Orce, donde estos platos aparecen plenamente desarrollados en niveles

campaniformes (ARRIBAS y MOLINA, 1978: 88-89 y 136). Lo mismo podríamos decir de los cuencos hemisféricos, presentes con gran variedad de tamaños en el estrato III de la fase IV de Montefrío, si bien se hallan también en estratos anteriores de un horizonte Calcolítico Antiguo y Pleno pero dominando los tipos que no llegan a la media esfera. Hacia un momento final apuntaría también el hallazgo de la punta de flecha metálica en el estrato que colmató el silo. En Archivel la aparición del horizonte campaniforme está ligada al nacimiento del poblado en altura del Cerro de las Fuentes. En intervenciones de urgencia llevadas a cabo en este yacimiento con posterioridad a la realizada en Casa Noguera, se pudo constatar la existencia de hallazgos cerámicos campaniformes y la presencia de varios punzones, un puñal de lengüeta y una punta Palmela en contextos tempranos de la Edad del Bronce, tal y como se ha observado en las tierras meridionales valencianas. Por ello, moviéndonos en el ámbito de lo hipotético, es probable que el área de Casa Noguera, al pie del Cerro de las Fuentes, pudiera haber sido objeto de un uso esporádico durante esta fase de transición, lo que justificaría la presencia de algunos materiales quizá ligados a la utilización o reutilización de silos y pozos para enterramientos sencillos, dobles o múltiples (MARTÍNEZ y SAN NICOLÁS, 2003: 163-164). BIBLIOGRAFÍA ARRIBAS et alii (1978): “El poblado de la Edad del Cobre de “El Malagón” (Cúllar-Baza, Granada). Campaña de 1975”. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 3. Granada, 67-98. ARRIBAS et alii (1979): “Excavaciones en los Millares (Santa Fe de Mondújar, Almería). Campañas de 1978 y 1979”. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 4. Granada, 61-109. ARTEAGA, O. y CRUZ-AUÑÓN, R. (1999): “Una valoración del Patrimonio Histórico en el Campo de Silos de la Finca El Cuervo-RTVA (Valencina de la Concepción, Sevilla). Excavación de urgencia de 1995”. Anuario Arqueológico de Andalucía 1995, vol. III. Sevilla, 608-616. BERNABEU, J. et alii (1993): “El III milenio a.C. en el País Valenciano. Los poblados de Jovades (Concentaina, Alacant) y Arenal de la Costa (Ontinyent, València)”. Saguntum, 26. Valencia, 9-180.

231

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

BERNABEU, J., GUITART, I. y PASCUAL, J. LL. (1989): “Reflexiones en torno al patrón de asentamiento en el País Valenciano entre el Neolítico y la Edad del Bronce”. Saguntum, 22. Valencia, 99-124. BERNABEU, J., y MARTÍ, B. (1992): “El País Valenciano de la aparición del Neolítico al Horizonte Campaniforme”. Actas del Congreso de Aragón / Litoral Mediterráneo. Intercambios culturales durante la Prehistoria. Homenaje a J. Maluquer de Motes. Zaragoza, 213-234. BOWEN, H. C., y WOOD, P. D. (1968): “Experimental storage of corn underground and its implications for Iron Age settlements”. Bulletin of the Institute for Archaeology, 7, 1-14. BURGOS JUÁREZ, A., PÉREZ BAREAS, C. y LIZCANO PRESTEL, R. (1998): “Actuación arqueológica realizada en la piscina comunitaria de los bloques A1, A2, A3, A6, A7 y A8 del sector UA-23 de Marroquíes Bajos de Jaén”. Anuario Arqueológico de Andalucía 1998, tomo III-1, 402-413. CANO GOMARIZ, M. et alii (1993): “Procesos postdeposicionales en el Valle de Guadalentín: la Rambla de Librilla (Librilla, Murcia)”, E. A., 16/17, 169-179. CARRILERO, M., MARTÍNEZ, G. y MARTÍNEZ, J. (1982): “El yacimiento de Morales (Castro del Río, Cordoba). La Cultura de los Silos en la Andalucía occidental”. Cuadernos de Prehistoria de Granada 7. Granada, 171-205. CASTRO MARTÍNEZ, P.V., LULL, V. y MICÓ, R. (1996): Cronología de la Prehistoria Reciente de la Península Ibérica y Baleares (c. 2800-900 cal ANE). Oxford. DELIBES, G. et alii (1985): “Almizaraque (Cuevas de Almanzora, Almería)”. XVII C.N.A., 221-223. DELIBES, G. et alii (1986): “El poblado de Almizaraque”. Homenaje a Luis Siret (1934-1984). Sevilla, 167-177. FERNÁNDEZ, F. y OLIVA, D. (1980): “Los ídolos calcolíticos del Cerro de la Cabeza (Valencina de la Concepción, Sevilla), M.M. 21, 22-44. FRANCIA GALIANA, Mª. (1986): “Consideraciones sobre el Arte Rupestre Levantino: Las Puntas de Flecha”. El Eneolítico en el País Valenciano. Alicante, 23-33. FRESNEDA PADILLA, E. et alii (1990): “Excavaciones de urgencia en el Cerro de San Cristobal (Ogijares, Granada). Campañas de 1988 y 1989”. Anuario Arqueológico de Andalucía 1989, vol. III. Sevilla, 233-239.

232

GARCÍA BLÁNQUEZ, L.A. y MARTÍNEZ SÁNCHEZ, C. (1998): “Actuación arqueológica en Casa Noguera, Archivel (Caravaca de la Cruz)”. IX Jornadas de Arqueología Regional. Murcia, 18-19. GARCÍA BLÁNQUEZ, L.A., MARTÍNEZ SÁNCHEZ, C. y PONCE GARCÍA, J.(1998): “Excavaciones arqueológicas en la Glorieta de San Vicente (Lorca)”. XIII Jornadas de Patrimonio Histórico y Arqueología Regional. Murcia, 20-21. GARCÍA DEL TORO, J. R. (1980): “Cueva sepulcral eneolítica de Los Alcores, Caravaca de la Cruz (Murcia)”. Anales de la Universidad de Murcia-Filosofía y Letras Vol. XXXVII, N. 1-2 (Curso 1978-79). Murcia, pp. 239-259. GARCÍA DEL TORO, J. R. (1987): “El hábitat Eneolítico de Las Amoladeras (La Manga). Campañas de 1981-1984”. Excavaciones y Prospecciones Arqueológicas, 1. Murcia, 65-92. GONZÁLEZ PRATS, A. y RUIZ SEGURA, E. (1991/1992): “Nuevos datos sobre el poblado calcolítico de Les Moreres, Crevillente (Alicante). Campañas 1988-1993”. Anales de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Murcia, 7-8. Murcia, 17-20. GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, R. (1987): “El yacimiento de El Trobal (Jerez de la Frontera, Cádiz). Nuevas aportaciones a la Cultura de los Silos de la Baja Andalucía”. Anuario Arqueológico de Andalucía 1986, vol. III. Sevilla, 82-88. GUSI, F. (1975): “La aldea eneolítica de Terrera Ventura (Tabernas, Almería). XIII C.N.A., 311-314. HERNÁNDEZ, M.S. (1983): “La metalurgia prehistórica en el Valle Medio del Río Vinalopó (Alicante)”. Lucentum II. Alicante, 17-42. HORNOS, F., NOCETE, F. y PÉREZ, C. (1987): “Actuación arqueológica de urgencia en el yacimiento de los pozos en Higuera de Arjona (Jaén)”. Anuario Arqueológico de Andalucía 1986, vol. III. Sevilla, 198-202. KALB, Ph. (1969): “ El poblado del Cerro de la Virgen de Orce (Granada)”. X C.N.A., 216-225. LOMBA MAURANDI, J. (1996): “El poblamiento del Eneolítico en Murcia: Estado de la cuestión”, Tabona IX, 317-340. LÓPEZ GARCÍA, J. (1991): “Clima, relieve e higrología”. El Cambio Cultural del IV al II milenio a.C. en la Comarca del Noroeste de Murcia, vol I. Madrid. MÁRQUEZ ROMERO, J. E. y FERNÁNDEZ RUIZ (2002): “ Viejos depósitos, nuevas interpretaciones: la estructura nº 2 del yacimiento prehistórico de Los Villares de Algane (Coín , Málaga).

EL POBLADO CALCOLÍTICO DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL. EXCAVACIONES URGENTES DURANTE 1997 EN CALLE REYES-CALLE CASA NOGUERA

MARTÍN DE LA CRUZ, J.C. (1985): Papa Uvas I. Aljaraque, Huelva. Campañas de 1976 a 1979. E.A.E. 136. Madrid. MARTÍN DE LA CRUZ, J.C. (1986): Papa Uvas II. Aljaraque, Huelva. Campañas de 1981 a 1983. E.A.E. 149. Madrid. MARTÍN DE LA CRUZ, J.C. et alii (2000): “Novedades en el conocimiento sobre el Neolítico y Calcolítico en Andalucía: panorámica de una década de investigaciones”. Muitas antas, pouca gente?. Actas do I Colóquio Internacional sobre Megalitismo. Trabalhos de Arqueologia 16. Lisboa, 215-241. MARTINEZ RODRÍGUEZ, A. y PONCE GARCÍA, J. (1998): “Excavaciones arqueológicas de urgencia en la c/ Floridablanca (Lorca): el asentamiento del neolítico final. IX Jornadas de Arqueología Regional. Murcia, 23-24. MARTINEZ SÁNCHEZ, C. y SAN NICOLÁS DEL TORO (2003): “El Neolítico en Murcia. Continuidad y cambio durante el Calcolítico”. Estudios de Arqueología dedicados a la profesora Ana María Muñoz Amilibia. Murcia, 155-173. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª (1985): “El Eneolítico en el Pais Valenciano y Murcia”, Arqueología del País Valenciano: panorama y perspectivas. Anejo de la revista Lucentum. Alicante, pp. 85-99. NAVARRO, J.F. (1982): “Materiales para el estudio de la Edad del Bronce en el Valle Medio del Vinalopó (Alicante)”. Lucentum I. Alicante, 19-70. PUJANTE MARTÍNEZ, A. (2001): “El yacimiento de Los Molinos de Papel, Caravaca de la Cruz”. XII Jornadas de Patrimonio Histórico y Arqueología Regional. Murcia, 21-22. PUJANTE MARTÍNEZ, A. (2003): “Excavación arqueológica en el solar de calle Juan II nº 3 y calle Leones nº 5 (Lorca-Murcia)”. XIV Jornadas de Patrimonio Histórico y Arqueología de la Región de Murcia. Murcia, 30-31. REYNOLDS P. J. (1979): “A general report of Underground Grain Storage Experiments at the Butser Ancient Farm Research Project”. Les Techniques de Conservation des Grains a Long Terme, 1 , Paris, 70-88. RUIZ FERNÁNDEZ, J.A. (1987): “Informe excavaciones de urgencia. Pago de Cantarranas-La Viña. El Puerto de Santa María”. Anuario Arqueológico de Andalucía 1986, vol. III. Sevilla, 95-100. RUIZ LARA, D. (1990): “Excavacion arqueológica de urgencia en la Minilla, La Rambla, Córdoba.

Campaña de 1989”. Anuario Arqueológico de Andalucía 1989, vol. III. Sevilla, 157-163. SAN NICOLÁS DEL TORO, M. (1981): “Un nuevo ídolo del Bronce I procedente de la cueva sepulcral de la Represa, Caravaca (Murcia)”. Argos, 2. Caravaca de la Cruz, pp. 21-50. SAN NICOLÁS DEL TORO, M. (1984): “Un vaso cerámico con motivo solar de Caravaca (Murcia)”. Anales de la Universidad de Murcia-Letras Vol. XLII, N. 3-4 (Curso 1983-84). Murcia, pp. 49-58. SCHÜLE, W. (1980): Orce und Galera: swei Siedlungen aus dem 3 bis 1 Jahrtausend v. Chr. Im Südosten der Iberischen Halbinsel 1: übersicht über die Ausgranbungen 1962-1970. Maguncia. SCHÜLE, W. y PELLICER, M. (1966): El Cerro de la Virgen, Orce (Granada). Excavaciones Arqueológicas en España, 46. Madrid. SOLER, J. M. (1993): “El conjunto lítico de Archivel (Murcia)”, Yakka, 4. Yecla, pp. 21-23. VERDÚ BERMEJO, J.C. (1996): “El poblado de El Estrecho (Caravaca, Murcia). Nuevo asentamiento fortificado del III milenio a.C. en el Sureste de la Península Ibérica”.Actas del XXIII C.N.A., Vol I. Elche, 51-58. WALKER, M. y LILLO CARPIO, P. A. (1983): “Excavaciones arqueológicas en el yacimiento eneolítico de El Prado, Jumilla (Murcia)”. XVI C.N.A., 105-110. NOTAS: Es extremadamente difícil y comprometido tratar de asignar una funcionalidad precisa a cada una de las subestructuras halladas con tan escasos datos de campo. Es muy probable que algunos de los denominados agujeros de poste (AP), especialmente los identificados en el interior de la cabaña, nunca tuvieran esta función, que otros definidos genéricamente como agujeros (A) -, o que el silo (S) no fuera tal depósito de almacenamiento como en ocasiones se ha apuntado. No obstante, esta identificación de las subestructuras facilita la comprensión espacial y ayuda a su identificación en la planimetría.

1

233

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 235-252

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN CASA NOGUERA

(ARCHIVEL, CARAVACA DE LA CRUZ) LUIS A. GARCÍA BLÁNQUEZ CONSUELO MARTÍNEZ SÁNCHEZ

Palabras clave: neolítico final, calcolítico, estructuras excavadas en el subsuelo, silos, inhumación, ofrenda funeraria, romano, villa, enterramiento, Archivel. Resumen: La intervención arqueológica se realizó con motivo de la inminente edificación de algunos solares, situados en zonas inmediatas al emplazamiento arqueológico. En nuestra zona de intervención se documentó un asentamiento que podríamos situar entorno al III milenio, caracterizado por el hallazgo de varias estructuras excavadas en el terreno natural, destinadas probablemente al almacenamiento y conservación de productos vegetales, y reutilizadas en algún caso con fines funerarios. Posteriormente, la zona fue ocupada en época romana, localizándose los vestigios del sector rústico de una villa, que tras su abandono fue ocupada por una necrópolis tardía de inhumación. Keywords: final Neolithic, calcolithic, excavated ground, silos, inhumation, funeral offering, roman, villa, burying, Archivel. Summary: The archaeological intervention took place with the imminent building of some building sites, right next to the zones with the archaeological emplacement. During this study we documented a population that can be placed around the third Millennium. This was characterized by the discovery of various structures excavated in the ground and utilized for storage and conservation of vegetables products and reused in some cases for funerals and burials. Later the area was occupied in Roman times as demonstrated by the remains of a rustic section of a villa, which after being abandoned was used as a late necropolis for inhumation.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN El yacimiento arqueológico denominado Casa Noguera fue descubierto en mayo de 1997, como consecuencia de las obras de urbanización que se estaban acometiendo junto a la hacienda homónima, en la zona periférica del casco urbano de Archivel (Caravaca de la Cruz). El hallazgo fortuito de un silo de época eneolítica, asociado a un fondo de cabaña, cuya excavación estuvo a cargo de Francisco Brotóns Yagüe (1998) arqueólogo del Ayuntamiento de Caravaca- permitió documentar la existencia de este poblado, desconocido hasta esa fecha. Por este motivo, y ante la inminente edificación de algunos solares situados en zonas inmediatas al nuevo emplazamiento arqueológico, la Dirección General de Cultura asumió el estudio y documentación de dos espacios muy próximos, con una superficie conjunta de 500 m2 y un volumen estimado de 160 m3 de excavación. Los primeros trabajos de investigación tuvieron lugar entre los días 1 y 31 de agosto de 1997 (1ª campaña), pero resultaron insuficientes para completar el estudio previsto, por lo que se terminaron con una segunda campaña entre el 3 y el 28 de noviembre del mimo año. Los trabajos realizados han permitido constatar dos momentos de ocupación muy distantes entre sí cronológicamente. La fase más antigua corresponde a un asentamiento que podríamos situar en un momento

236

del III milenio, caracterizado por el hallazgo de varias estructuras excavadas en el terreno natural, con una función doméstica aún por determinar, y reutilizadas en algún caso con fines funerarios. La segunda fase está representada por los vestigios del sector rústico de una villa romana, ocupándose la zona tras su abandono por una necrópolis tardía de inhumación. LOCALIZACIÓN DEL AREA DE ACTUACIÓN Y PLANTEAMIENTO DE LOS TRABAJOS El yacimiento de Casa Noguera ocupa actualmente una zona indeterminada de la parte meridional del propio casco urbano de Archivel. Hasta no hace muchos años fue terreno agrícola de secano, dedicado al cultivo del almendro. Después, tras su abandono hace unos veinticinco años, permaneció en baldío hasta que recientemente se iniciaron las obras de urbanización con el trazado de diversas calles, la edificación de un centro de salud y su ajardinamiento, así como la construcción de viviendas tipo dúplex. Con dichas obras se realizaron movimientos de tierra y explanaciones que han afectado, como veremos más adelante, la conservación del propio yacimiento. Las dos parcelas objetos de nuestro estudio se ubican dentro de un único sector urbano, situado al sur de la carretera de Caravaca, definido por las calles Guzmán el Bueno al norte, la carretera de Caravaca al este, Reyes al sur y Casa Noguera a poniente.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN CASA NOGUERA (ARCHIVEL, CARAVACA DE LA CRUZ)

El solar número 1, de 254 m2 de superficie, está situado al noroeste de la manzana, a la espalda de una fila de cuatro viviendas con fachada a la calle Reyes. El solar número 2, con una extensión parecida, ocupa el flanco meridional de este mismo grupo de casas. Previendo que el yacimiento se extendiera más allá de los indicios superficiales que inicialmente conocíamos, se estableció, a efectos prácticos, un único sistema de referencias espaciales que englobara todo este sector urbano y fuera común a las dos zonas de trabajo objeto de nuestra intervención. Para ello, con origen en el extremo NE de la manzana descrita –en la intersección de la carretera de Caravaca con la calle Reyes- se organizó espacialmente el terreno de Este a Oeste y de Norte a Sur, mediante el sistema clásico de ejes de abcisas y ordenadas (XY), adjudicando valores numéricos al eje X, de orientación Este-Oeste, y alfabéticos al eje Y, de orientación NorteSur. Estos ejes dispuestos ortogonalmente cada 5 m, determinaron unidades mínimas de registro arqueológico en áreas de 25 m2. No obstante, como los dos solares se encuentran separados entre sí, se optó por diferenciarlos para el registro arqueológico, denominándolos Sector 1 y 2, y asignándoles, respectivamente, las unidades de registro estratigráfico 1000 y 2000. El sector 1 comprende las cuadrículas G-5/6/7/8, H-5/6/7/8 y la mitad oriental de I-5/6/7/8. El sector 2 se extiende por L-1/2/3/4/5, M-1/2/3/4/5, N-1/2/3/4/5, Ñ-3/4/5 y O-4/5. INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL SECTOR 1 El sector 1, que formaba parte de una antigua terraza de cultivo con pendiente hacia el NW, en la calle Guzmán el Bueno, es actualmente una zona urbana recientemente explanada. El registro arqueológico nos muestra un nivel superficial conformado por sedimentos recientes, que afectan la totalidad de este sector, formado por residuos de las obras de construcción y tierras removidas por las últimas explanaciones (U.E. 1000). Bajo este nivel superficial, se conserva en algunas zonas el manto de tierra agrícola compactada (U.E. 1001). Esta capa, de un espesor variable, no se distribuye uniformemente. Las últimas remociones mecánicas en G7, mitad sur de G8, H6/7 y tercio sur de H8, han eliminado hasta la roca de base (U.E.

1006) toda la sedimentación arqueológica, salvo en algunos sectores donde se constatan pequeñas manchas residuales. Esta tierra de labor, de color marrón claro, con materiales arqueológicos modernos, de época romana y calcolíticos, hubo de cubrir homogéneamente toda la zona sellando los niveles inferiores, salvo los hoyos de almendro, de forma cuadrada y 1,2 m de lado, realizados en este nivel, que han generado contaminaciones estratigráficas. Casa Noguera presenta dos momentos de ocupación bien definidos, tanto por sus estructuras como por los materiales registrados. La fase más reciente corresponde a un establecimiento de época romana. La fase más antigua responde a un poblado que inicialmente podríamos datar a lo largo del III milenio. Las estructuras arquitectónicas romanas se localizan en dos zonas, sin conexión aparente entre sí, situadas respectivamente en G6 y en G/H8. Ambos conjuntos conservan únicamente la hilada inferior de la cimentación, pues las labores agrícolas de roturación, aterrazamiento, arado y replantaciones sucesivas de arbolado, han arrasado las estructuras y los niveles de ocupación asociados de época romana. La estructura de G6 corresponde a un muro de mampostería hecho con piedra mediana cogida con barro (U.E. 1052). Tiene una anchura media de 55 cm y una longitud conservada de 3,4 m. A este muro se asocia, en su cara norte, un sedimento arenoso marrón claro anaranjado (U.E. 1066) que también aparece, aisladamente, en otros puntos del Sector 1 (en G7 y G8), con restos de empedrado (U.E. 1079/80) formado con ripios y piedra menuda. Entre el ángulo SE de H8 y el ángulo NW de G8, discurre un muro de cierre, con dirección NW-SE, de 11,4 m de longitud y 60 cm de anchura (U.E. 1046). Dicha estructura, fabricada con piedra de mediano tamaño cogida con barro, sólo conserva la primera hilada de la cimentación. En su lado NW, la roca de base se encuentra recortada (U.E. 1070) para insertar y apoyar los cimientos del citado muro. De la cara oeste parten tres muros perpendiculares –de Sur a Norte, UU.EE. 1081, 1082 y 1083), con dirección NE-SW, que definen las habitaciones 1 (sur) y 2 (norte). La habitación 1 presentaba junto al muro de cierre, una banda irregular de 70 cm de anchura de tierra apisonada (U.E. 1086). Sobre los restos de este suelo quedaban algunos elementos de un derrumbe de pie-

237

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

dras y de fragmentos de tégula (U.E. 1086). El resto de la habitación se encuentra alterada por sendos hoyos de almendro y las labores agrícolas. En la habitación 2, la escasa potencia de sedimento agrícola superpuesto a las estructuras y los hoyos del arbolado, ha causado una mayor alteración y destrucción del nivel romano, conservándose el arranque del muro medianero (U.E. 1082) con la habitación 1 y parte del muro de cierre. Del extremo norte del muro de cierre parte un tabique (U.E. 1083) que cierra por este lado la habitación 2, presentando unas características similares a los otros medianeros ya mencionados. Al este del muro de cierre, se han conservado algunos retazos de un nivel arenoso anaranjado con pequeños restos de un encachado de piedra menuda que parece corresponder a un empedrado. En el resto del sector las últimas explanaciones realizadas han afectado el escaso sedimento agrícola llegando a alterar la roca de base poco consistente. Entre los cortes H6 y H7 hay una sepultura de inhumación. La fosa está excavada en la roca de base y tiene forma rectangular, aunque tanto el pie como la cabecera están redondeados (U.E. 1031). Está orientada de este a oeste y conserva unas dimensiones de 68 cm de longitud, 26 cm de anchura y 13 cm de profundidad. Los restos antropológicos pertenecen a un adulto, pero no se encontraban colocados en posición anatómica (U.E. 1031), razón por la cual consideramos que se trata de un enterramiento secundario, en el que se empleó una sepultura, probablemente infantil, como osario. Por otra parte, el registro arqueológico correspondientes a la ocupación prehistórica únicamente se conserva en el interior de tres estructuras excavadas en el terreno natural, independientes dentro del registro estratigráfico, puesto que no existen unidades sedimentarias entre ellas que permitan relacionarlas y definir las características organizativas del asentamiento. La estructura 1 (U.E. 1027, H6) es de planta circular irregular, cuerpo cilíndrico y fondo cóncavo. Sus dimensiones conservadas son: 1,12 m de diámetro y 1 m de profundidad máxima. La estructura 2 (U.E. 1033, G/H6) es de planta circular irregular, cuerpo cilíndrico ligeramente troncocónico y fondo cóncavo. Sus dimensiones conservadas son: 1,60 m de diámetro y 0,80 m de profundidad máxima. La estructura 3 (U.E. 1059, G/H6-G/H7) también es de planta circular irregular, cuerpo cilíndrico y fondo

238

cóncavo. Sus dimensiones conservadas son: 1,08 m de diámetro y 0,24 m de profundidad máxima. INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL SECTOR 2 El sector 2 se encuentra al sur de la manzana descrita, y por el este limita con la calle Reyes, por el sur con la calle Casa Noguera, a poniente con un solar y por el norte con el flanco meridional de las viviendas edificadas. En cuanto a su disposición topográfica, presenta una zona llana más alta que el resto, junto a la calle Reyes, y un suave declive hacia el NW que desciende sin solución de continuidad hasta enlazar con la calle Guzmán el Bueno, situada ya fuera del área de trabajo. Por el Oeste la parcela queda limitada por unas terrazas de cultivo, situadas a menor altura, de la denominada Casa Noguera. Al igual que el sector 1, ha sido objeto de laboreo agrícola intensivo y, recientemente, de obras de urbanización y de construcción. Estas actividades han generado modificaciones de la estratigrafía arqueológica que en algunos casos se aprecian a bastante profundidad. No obstante la sedimentación tiene mayor potencia en una banda de terreno que cruza de Este a Oeste, por su parte central. Los niveles superficiales recientes (U.E. 2000) y el sedimento agrícola (U.E. 2001), cubren en toda su extensión el sector 2. Ambos sedimentos presentan cierta variabilidad en cuanto a su potencia. Al NE y SW de la zona de trabajo, se asientan directamente sobre la roca de base (U.E. 2004), con unos 20 cm de espesor máximo. Bajo los terrenos agrícolas y sólo en una pequeña vaguada central existente, formada por la depresión de la roca de base, la sedimentación ofrece una estratigrafía algo más compleja como consecuencia de la deposición por arrastre de los niveles periféricos, cubriendo los niveles de destrucción y las estructuras de habitación de época romana constatadas en N3/4 y Ñ4, localizadas a cierta profundidad. Las estructuras romanas se concentran en el extremo Oeste y NW de la zona de trabajo (M/N/Ñ4 y M/N3), si bien los materiales cerámicos son evidentes en todo el sector, en todos los niveles, salvo en las estructuras excavadas en el subsuelo de la fase de ocupación precedente. Estructuralmente hemos identificado dos habitaciones (3 y 4), delimitadas por dos tramos de muro de mampostería cogida con barro, respectivamente.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN CASA NOGUERA (ARCHIVEL, CARAVACA DE LA CRUZ)

La habitación 3, está definida sólo por dos muros colocados en ángulo; el primero (U.E. 2016), con dirección E-W, tiene 5,2 m de longitud total y el segundo (U.E. 2017), con orientación N-S, 1,7 m de longitud. Los correspondientes muros paralelos que cerrarían este ámbito no han sido constatados; el más oriental ha desaparecido como consecuencia de las labores agrícolas (el sedimento en esta zona no supera los 20 cm de espesor). En cuanto al más meridional, es probable que se conserve bajo el perfil SW, fuera de la zona de excavación actual. La parte visible del muro norte corresponde a la primera y única hilada conservada de la cimentación, que asienta directamente sobre la roca sin ningún tipo de preparación. El muro oeste conserva dos hiladas visibles del zócalo y otras dos más, debajo, dentro de una fosa de cimentación excavada en la roca de base (U.E. 2125), con sección en “V” y 20 cm de profundidad. El tramo que está en la fosa tiene un aparejo de piedra más pequeña, careada y bien escuadrada, complementado con algún trozo de ímbrice. El suelo de habitación no se conserva. Únicamente se ha documentado los restos de un nivel de barro compacto (U.E. 2109), que interpretamos como el sedimento empleado para regularizar los huecos de la roca de base, sobre el que asentaría, probablemente, un suelo de una naturaleza similar. La posible habitación 4 está situada al norte de la anterior y a una cota inferior, ocupando en parte el fondo de la vaguada que antes mencionábamos. Presenta un corto tramo de muro (U.E. 2131) con dirección E-W, que parte del perfil NW de N4, que posiblemente formaría un espacio cerrado con los restos de otro tramo, de 1,4 m de longitud, perpendicular al muro N de la habitación 3. Carecemos, al igual que en la habitación 3, de suelos o niveles de uso definidos. El espacio configurado por la vaguada y ocupado en época romana pasó por varias fases de uso. Los niveles romanos más profundos se componen de un sedimento arenoso marrón-anaranjado (U.E. 2128), que cubre el fondo de la vaguada desde su flanco Sur hasta el Norte. Sobre éste encontramos restos de un derrumbe, situado junto al perfil W de N4, formado por varios bloques de piedra y algunos trozos de tégula colocados en posición horizontal (U.E. 2103). Este nivel asienta, a su vez, sobre un sedimento más claro, producto de la descomposición de la roca blanda subyacente.

Sobre este nivel romano se edificaron los posibles muros de la habitación 4, de los cuales sólo hemos constatado la parte correspondiente a la cimentación. Cubriendo ambas habitaciones se extiende un sedimento oscuro -también documentado en las zonas con mayor potencia sedimentaria del sector 2- que en principio interpretamos como el nivel de abandono romano. No obstante, este nivel se ha visto muy afectado por las labores agrícolas, encontrando en él materiales romanos y calcolíticos. En Ñ3 se ha documentado un nuevo enterramiento romano, que nos remite a un momento ya identificado en el sector 1 (sepultura 1). La sepultura se encuentra bajo una acumulación importante de piedras con algunas tégulas e ímbrices, que muestran un desplazamiento hacia el Norte. Entre el derrumbe se registraron fragmentos de huesos humanos y de animal, y un cráneo humano aislado con la faz orientada hacia el NW. La sepultura (U.E. 2120), orientada de SW a NE, está constituida estructuralmente por una base plana hecha con tres tégulas alineadas y un tejadillo a doble vertiente, con seis tégulas en total, rematado con lomera de ímbrices. Al pie presenta un trozo de tégula, puesto de lado en posición vertical. En esta misma zona, bajo el tejadillo, un gran ímbrice colocado longitudinalmente cubre desde los pies hasta la base del fémur inclusive. En la cabecera otro ímbrice, puesto transversalmente, suple el tejadillo cubriendo el cráneo. El esqueleto (U.E. 2121) está en posición decúbito supino, con los brazos extendidos a lo largo del cuerpo (falta la extremidad superior izquierda), y presenta un desplazamiento general hacia el NW, en la misma dirección que el derrumbe de la cubierta y que el posible túmulo que lo cubría. En este enterramiento no se han documentado elementos de ajuar. Por lo que respecta a la ocupación prehistórica, en este sector se han documentado un número mayor de estructuras excavadas en el subsuelo (Estructuras 4–11), lo cual nos ha permitido obtener una nueva serie de datos que ofrecen aspectos nuevos para este asentamiento. No obstante, como sucede en el otro sector, aquí tampoco ha sido posible documentar ningún nivel de habitación coetáneo, asociado a estas estructuras excavadas en la roca. La estructura 4 (U.E. 2002, M4) es de planta circular irregular, cuerpo troncocónico-acampanado y fondo plano, mientras que sus dimensiones son 0,58 m

239

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

de diámetro de boca, 1,06 m de diámetro máximo del cuerpo y 1,44 m de profundidad máxima. La estructura 5 (U.E. 2029, M3) es de planta circular irregular, cuerpo cilíndrico irregular con el eje teórico desviado hacia el Sur y fondo cóncavo. Sus dimensiones son 0,95 m de diámetro de boca, 1 m de diámetro máximo del cuerpo y 1,26 m de profundidad máxima. En el interior de esta estructura se observó una potente unidad sedimentaria formada por numerosos fragmentos de adobe, en gran parte quemados, entre los que se ha registrado abundante material arqueológico. Éste está formado por fragmentos de hueso quemado, restos de talla de sílex, diversos fragmentos de cerámica a mano, destacando entre ellos un cuenco de base plana y parte de la pared de un recipiente de barro sin cocer, fragmentos de pesitas de telar con dos perforaciones y un instrumento fabricado en hueso que podemos interpretar como una gubia. Los numerosos fragmentos de adobe ofrecen un interesante conjunto de improntas de elementos vegetales, como troncos de mediano y pequeño tamaño, haces de tallos de anea y otras fibras, cañas, semillas, etc., que reflejan el empleo de este material en la construcción de estructuras que no han sido identificadas. Además, también se han documentado otros fragmentos de barro más depurado, con una cara plana y alisada, que pueden corresponder al revoco interno de alguna estructura. Sobre algunos de estos fragmentos se aprecia también un enlucido de color blanco, de 1 ó 2 mm de espesor, hecho con un barro finísimo. Otro fragmento que podemos destacar es un posible elemento decorativo, formado por una superficie plana con dos molduras o listones escalonados en ángulo recto. La estructura 6 (U.E. 2035, M4/3) se encuentra seccionada por un hoyo cuadrado de almendro (U.E. 2042). Presenta una planta circular, cuerpo troncocónico-acampanado y fondo cóncavo. Sus dimensiones conservadas son: 1,46 m de diámetro boca, 1,65 m de diámetro máximo y 0,87 m de profundidad. Esta estructura fue reutilizada en época romana, ya que los materiales arqueológicos constatados en su interior son exclusivamente romanos. La estructura 7 (U.E. 2046, Ñ3) es de planta circular irregular, troncocónico-acampanado y fondo plano. Sus dimensiones conservadas son: 1,34 m de diámetro de boca, 1,87 m de diámetro máximo del cuerpo y 1,55 m de profundidad máxima.

240

Esta estructura fue reutilizada como sepultura de inhumación individual, tras el abandono de su función original. En ella se realizó un complejo enterramiento, constituido por la inhumación de un individuo, con ofrendas colocadas junto a él, cubierto por un túmulo de piedras sobre el que se dispusieron otras ofrendas funerarias, constituidas por varios animales de distintas especies. El enterramiento se dispone en la parte más oriental de la estructura, en posición decúbito prono y con todos los huesos conectados anatómicamente, con la cabeza hacia el Sur y los pies hacia el Norte. El cráneo, rodeado de algunas piedras pequeñas para evitar su desplazamiento, está vuelto hacia el lado derecho. Los brazos presentan una disposición peculiar, con los codos separados del cuerpo y las manos junto a las respectivas caderas. En la mano izquierda lleva la pata de un animal y en la derecha, otra pata y una escápula, también de animal. Las extremidades inferiores, completamente extendidas, presentan los pies cruzados, con el izquierdo sobre el derecho y, ambos, orientados hacia la derecha. A la izquierda de la inhumación se encontró el cráneo de un jabalí con la parte basal hacia arriba y, junto a él, una pata con dos pezuñas de otro animal pequeño. A la derecha se encuentra una mandíbula, que podría relacionarse con el cráneo colocado a la izquierda. El túmulo cubre tres cuartas partes de la superficie del silo y está realizado a base de piedra menuda (5-15 cm), aunque éstas son de mayor tamaño en la parte izquierda del inhumado y en la zona más alta del túmulo. Esta superestructura de piedra presenta un sedimento de tipo arenoso poco compacto, con algunos fragmentos de cerámica, un fragmento de percutor y el extremo afilado de una azuela. Pensamos que la cubierta se realizó acumulando piedra encima del cadáver, sin ningún otro tipo de preparación. Sobre la cubierta de piedras se han documentado numerosos huesos de animal. La mayor parte de los huesos se encontraban en posición anatómica, correspondiendo a cráneos, extremidades y esqueletos completos imbricados entre sí. Lo más relevante fue la identificación precisamente de dos esqueletos completos, probablemente de cánidos, colocados a la altura del cráneo y de la espalda del inhumado, además de los cuartos traseros, extremidades y cráneos de otras especies (ovejas, cabras y jabalíes).

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN CASA NOGUERA (ARCHIVEL, CARAVACA DE LA CRUZ)

La estructura 8 (U.E. 2048, Ñ3) es de planta circular irregular, cuerpo troncocónico-acampanado y fondo plano. Sus dimensiones conservadas son: 1,44 m de diámetro de boca, 1,95 m de diámetro máximo del cuerpo y 1,36 m de profundidad máxima. Esta estructura se encuentra seccionada en su parte occidental por la número 9. La construcción posterior de la estructura 9, cortó la pared existente entre ambas y excavó parcialmente los sedimentos que rellenaban la 8. En este caso, la estructura también fue reutilizada como enterramiento tras el abandono de su función original. Se trata de una sepultura, en la que se identificaron dos enterramientos, localizados junto a la pared nororiental de la estructura. El enterramiento 1 corresponde a un individuo colocado en posición decúbito lateral derecho, con una postura muy replegada, como refleja la curvatura acentuada de la columna vertebral. El cráneo se encuentra colocado entre piedras y la mandíbula separada del mismo, junto a la región occipital. Faltan ambas extremidades superiores, mientras que las inferiores están completas, salvo los pies, pero muestran una posición anómala, ya que los extremos distales de las tibias y los peronés están junto a la parte proximal del fémur. El enterramiento 2 está situado al NW del enterramiento 1. Se trata de los huesos de las extremidades inferiores, sin los pies, y algunos fragmentos de costillas. Junto a los restos mencionados hay una bolsada areno-arcillosa de color rojo intenso, similar al ocre, que han teñido parcialmente de este color algunos huesos. Ambos enterramientos se realizaron simultáneamente y se depositaron sobre un sedimento arenoso anaranjado, que colmata el silo casi hasta la mitad de su profundidad. Ninguno presenta túmulo o cualquier otra estructura de protección, ni tampoco ajuar funerario. La estructura 9 (U.E. 2050, Ñ3) es de planta circular-ovalada irregular, cuerpo troncocónico-acampanado y fondo plano ligeramente cóncavo. Sus dimensiones conservadas son 1,16 m de diámetro de boca 1,26 m de diámetro máximo del cuerpo y 0,74 m de profundidad máxima. La estructura 10 (U.E. 2026, N1) es de planta circular irregular, cuerpo cilíndrico y fondo plano ligeramente cóncavo. Sus dimensiones conservadas son 1,18 m de diámetro de boca, 1,20 m de diámetro máximo del cuerpo y 0,50 m de profundidad máxima. Esta estructura fue amortizada intencionadamente con

un potente relleno de piedras que llega hasta la superficie. La estructura 11 (U.E. 2118, N1) es de planta circular irregular, cuerpo cilíndrico y fondo plano. Sus dimensiones conservadas son 0,64 m de diámetro boca, 0,64 m de diámetro máximo del cuerpo y 0,40 m de profundidad máxima. LAS EVIDENCIAS DE CULTURA MATERIAL Con relación al registro de materiales romanos, es necesario hacer referencia, de una parte, a la práctica ausencia de niveles estratigráficos sin contaminación de elementos recientes y, de otra, al escaso número de piezas documentadas y a su fragmentación. No obstante, los materiales cerámicos constatados en el suelo de tierra apisonada de la habitación 1 y en el nivel de empedrado, del posible patio –un fragmento decorado de t. s. hispánica, del taller de Andújar, y varios trozos de pared de cerámica pintada de tradición indígena- nos permite inicialmente datar su fundación en la segunda mitad del siglo I d.C. En cuanto a su abandono, no nos es posible establecerlo con fiabilidad pues, como decíamos, el sector se encuentra prácticamente arrasado –únicamente se conserva la primera hilada de la cimentación de las estructuras- por lo que sólo podemos avanzar que se han constatado algunos fragmentos de sigillata africana C y D, localizados en unidades estratigráficas contaminadas como consecuencia de las labores agrícolas (arado, excavación de hoyos de almendro, etc). El Sector 2 ofrece un conjunto cerámico en la U.E. 2018 (nivel de colmatación de la habitación 4) formado, entre otros, por un fragmento de sigillata africana A de tipo indeterminado y un fragmento de base de t. s. africana D tipo H. 58B, que determinaría la posible amortización de estas estructuras en la primera mitad del siglo IV d.C. Por otra parte, las evidencias materiales de la ocupación prehistórica están representadas fundamentalmente por elementos cerámicos, con un alto índice de fragmentación, aunque también se han podido documentar algunos otros fragmentos más o menos completos que permiten una aproximación a las formas representadas. La morfología de estos recipientes señala la presencia de labios apuntados, redondeados o biselados que pueden corresponder a vasijas abiertas, entre ellas una fuente de labio biselado e incipiente carena, y en otras

241

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

ocasiones, a recipientes de perfiles rectos o entrantes de tendencia globular. Los sistemas de prensión o suspensión están representados por lengüetas y mamelones, en ocasiones, dispuestos en serie en la proximidad del borde de la vasija, así como por asitas anulares. En cuanto a la factura de las piezas nos encontramos con pastas monocromas y bícromas, y otras con nervio de cocción. Los desgrasantes son micáceos, calizos o cuarcíticos, de tamaño fino, medio y grueso. Las superficies presentan fundamentalmente acabados alisados, de factura media o tosca y, en ocasiones, otros de mejor calidad como los bruñidos o espatulados, éste último generalmente en la superficie interna de los recipientes. Las vasijas presentan superficies lisas sin ningún tipo de decoración. Únicamente se han documentado algunos fragmentos decorados a la almagra en su superficie externa. Por lo que respecta a los instrumentos de producción, hemos de señalar la presencia de una industria laminar sobre sílex, aunque los elementos documentados son muy escasos. Encontramos alguna lámina con señales de uso y otras con retoque abrupto, directo y marginal, así como algunos restos de talla. También se han registrado algunos fragmentos de molino, de muelas o manos de moler y un fragmento de hacha pulimentada. Finalmente hemos de señalar la presencia de conchas marinas y de numerosos restos de fauna que se encuentran en proceso de estudio. CONSIDERACIONES FINALES Las estructuras arqueológicas y la estratigrafía documentada ponen de manifiesto la existencia de dos momentos de ocupación, bien diferenciados, muy alejados temporalmente entre sí. Además del período de uso reciente como zona agrícola, que podríamos remontar hasta el siglo XVII, según el material cerámico documentado en la tierra de labor, se constata una primera fase de ocupación durante el III milenio y otra posterior de época romana. La primera se caracterizada por un conjunto de once estructuras excavadas en la roca –tres en el sector 1 de excavación y ocho en el sector 2- cuyo registro arqueológico aporta tres enterramientos, además de materiales cerámicos, líticos y óseos, así como un conjunto de adobes con revoques, enlucidos, molduras e improntas de especies vegetales (troncos, cañas y haces

242

de fibras). La posterior ocupación romana de la zona queda configurada por dos conjuntos arquitectónicos, posiblemente de un mismo establecimiento rural fundado en época alto imperial, que tras su abandono, fue ocupado por una necrópolis tardorromana. Los trabajos realizados en el sector 2 han puesto de manifiesto que existen zonas de este yacimiento bien conservadas, gracias a la potente sedimentación documentada en determinados sectores del mismo. En este sentido, los hallazgos efectuados han permitido completar el registro arqueológico del sector 1 y obtener una información más precisa sobre el mismo, planteándose nuevas expectativas de investigación, tanto para la ocupación romana como, y especialmente, para la ocupación de la zona durante el III milenio. Para el primer momento de ocupación sólo se han documentado las estructuras excavadas en la roca, sin otros componentes fuera de ellas, de naturaleza estratigráfica o material, que nos permitan relacionarlas con zonas de habitación o alguna otra área de uso funcional determinado. Por lo tanto, el registro arqueológico únicamente se conserva en el interior de las estructuras excavadas en el terreno natural. Estas estructuras en ocasiones se cortan unas a otras, no existiendo una relación estratigráfica de continuidad en estos casos, por lo que no parecen estar relacionadas y por el contrario sí parece señalar que cuando algunas se abandonaron, otras se construyeron próximas e incluso cortando a las que ya no eran utilizadas. Estas estructuras debieron de ser utilizadas probablemente como silos, destinados al almacenamiento y conservación de productos vegetales, como cereales, forrajes, raíces, etc., aunque no se ha conservado en el registro arqueológico ninguna evidencia directa de estos elementos. Dos de estas estructuras presentan un registro más diagnóstico, debido a la presencia de un contexto arqueológico preciso, desde el punto de vista funcional y cultural. Este es el caso de las estructuras que fueron reutilizada con fines funerarios. Los enterramientos son en un caso de tipo individual y, en el otro, doble. El primero, ubicado en E-7, se caracteriza por la peculiaridad de la estructura del enterramiento conformada por la propia inhumación, el túmulo de piedra que lo protege y las ofrendas funerarias situadas encima del túmulo. El enterramiento en el que se han hallado dos inhumaciones (E-8) corres-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN CASA NOGUERA (ARCHIVEL, CARAVACA DE LA CRUZ)

ponde posiblemente a una inhumación secundaria, pues está integrado por los paquetes óseos de dos individuos, uno casi completo y otro del que sólo se documentaron las extremidades inferiores. Las ofrendas funerarias en ambos enterramientos corresponden a animales de distintas especies. El enterramiento individual en E-7, aporta, entre otros, dos esqueletos completos de cánidos además de cráneos y diversos restos óseos de cabra, oveja y jabalí. La presencia de cánidos podría relacionarse con la importancia que tendría para esta comunidad la caza y la ganadería, como actividades económicas relevantes de subsistencia. La estructura E-5 ha ofrecido un relleno uniforme compuesto fundamentalmente por trozos de adobe, algunos de los cuales están parcialmente quemados, y material cerámico, lítico y óseo, que también muestran partes calcinadas. El conjunto de materiales que componen este relleno y las evidencias de combustión parecen indicar que fue amortizada con residuos provenientes de una estructura de habitación, posiblemente una cabaña, destruida por un incendio. Estas estructuras excavadas en la roca, e inicialmente identificadas como silos de almacenaje, aunque carecemos de evidencias funcionales claras en este sentido, fueron amortizadas de forma voluntaria, y en alguna ocasión de forma accidental, en un momento indeterminado y por motivos que desconocemos, a juzgar por su reutilización como sepulturas de inhumación (7 y 8) y por la presencia en gran parte de ellas (1, 2, 3, 4, 6, 7, 8, 9 y 10) de un relleno superficial de piedra que cubre toda la boca. En líneas generales, creemos que este tipo de asentamientos que suelen presentar una gran extensión, de hecho se han localizado estructuras semejantes en otras zonas del casco urbano de Archivel (BROTÓNS, 1998 y 2003; GARCÍA y MADRID, 2002), podrían deber sus amplias dimensiones a la dinámica ocupacional en términos cronológicos y funcionales. Creemos que se trata de asentamientos que arrancarían de una tradición neolítica vinculada a actividades subsistenciales agropecuarias, y que pervivirían hasta el Calcolítico pleno. Las propias características de las estructuras subterráneas, de formas simples, relativamente fáciles de trazar y de excavar, así como las características de los sedimentos que las colmatan, nos hacen pensar que es bastante probable que el tiempo trascurrido desde el momento de uso hasta su definitiva amortización no

sea muy largo, por lo que la dinámica de la construcción, además de no estar rígidamente preestablecida, sería constante. Existen asentamientos muy similares en otras zonas de nuestra región, como es el caso del casco urbano de Lorca (MARTÍNEZ y PONCE, 1988; GARCÍA, MARTÍNEZ y PONCE, 2002) o el de Caravaca de la Cruz (PUJANTE, 2001), con una cronología global que podríamos situar entre el cuarto y el tercer milenio, perdurando algunos de ellos durante la etapa campaniforme. En cuanto a la ocupación romana, hemos de señalar que las dependencias documentadas, en ambos sectores, corresponden a la pars rustica de una villa de carácter rural, de la cual desconocemos su organización y dimensiones reales, si bien la dispersión de materiales superficiales señalan un desarrollo hacia el sur y el oeste, alrededor de la actual Casa Noguera y las parcelas de cultivo que la rodean. No obstante, nuestra intervención, aunque se ha desarrollado en espacios reducidos y aislados entre sí, nos ha permitido definir en el Sector 1 la presencia de un gran espacio abierto, que interpretamos como un patio –solado con un encachado de piedra menuda tomado en una capa de tierra marrón anaranjada- en torno del cual posiblemente se levantaban diversas estancias, aunque nosotros dentro del área de intervención sólo hemos documentado al oeste, dos habitaciones contiguas (habitaciones 1 y 2) y al este, un murete, posible cierre de otro grupo de cuartos similares, pero de los que no ha quedado vestigio alguno. Las estructuras documentadas en el Sector 2, situado al sureste del primero, indican que esta zona, con la anteriormente descrita, formaba parte del mismo contexto funcional de la villa. En él se han delimitado, también al oeste del área excavada, parte de dos nuevas habitaciones (habitaciones 3 y 4) destruidas hasta sus cimientos, como consecuencia de la superficialidad de sus estructuras. Sólo la habitación 4 conserva un pavimento de tierra compactada (similar al de la habitación 1), sobre el que se acumula un estrato de abandono (siglo IV d.C.), que nos fecha el momento a partir del cual se estableció la necrópolis. La necrópolis tardorromana de Archivel muestra unas características formales y cronológicas similares a otras documentadas en la Región de Murcia1. Las sepulturas 1 y 2 localizadas en ambos sectores, señalan el abandono de este sector de la villa como zona de

243

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

habitación en un momento, que nosotros datamos por los materiales hallados en el nivel de colmatación de la habitación 4, hacia la mitad del siglo IV d.C. Este proceso de cambio de uso de, al menos, una parte de la zona rústica del emplazamiento romano, también fue constatado en otra intervención posterior (GARCÍA y MADRID, 2002) en la cual se documentó un vertedero bajoimperial cuya fecha más reciente queda registrada a comienzos del siglo V d.C. Por tanto, dada la ausencia, en ambos enterramientos, de ajuar y de elementos que nos permitan fecharlos por sí mismos, los registros de abandono obtenidos determinan, como fecha más probable para la formación de la necrópolis tardorromana de Archivel, la segunda mitad del siglo IV o inicios del siglo V d.C. En definitiva podemos establecer dos fases cronológicas en la evolución histórica de la villa romana de Archivel. Probablemente su fundación tuvo su origen en el poblamiento inicial de carácter militar existente en la zona, especialmente en el castellum tardorrepublicano del Cerro de La Fuente (BROTÓNS, 2003). Más tarde, en un breve lapso de tiempo, con la consolidación de la paz en el imperio promovida por Augusto esta población arraigó, estableciéndose en pequeños asentamientos rurales como este de Archivel. Sólo algunos materiales como los fragmentos de vasos pintados de tradición indígena y, en especial, las sigillatas hispánicas procedentes de Andújar –de la segunda mitad del siglo I d.C.hallados en la fábrica del encachado del supuesto patio del Sector 1, nos ofrece la fecha más antigua que podemos relacionar con su probable fundación. Posteriormente no se ha constado en ninguna de las dos áreas excavadas la superposición de niveles, reestructuración de paramentos o reorganización de los espacios, que denoten otras fases intermedias antes de su abandono final –mediados del s. IV-inicios del s. V d.C.- y la posterior reocupación por la necrópolis (Fase II). Aunque sin duda las hubo en tan largo período de tiempo no tenemos constancia mas que de una única fase de ocupación entre su fundación y su abandono (Fase I). A partir de esta fecha, al menos en este sector de la villa, se produjo la implantación de una necrópolis de inhumación. La instalación de este tipo de cementerios en antiguas zonas habitadas, es un fenómeno generalizado en el período tardorromano que ha sido constatado tanto en otras villas de Murcia como la de Villaricos (LECHUGA, 1997) o como en pequeños centros urbanos (RUIZ, 1991). Respecto de su período

244

de vigencia nada podemos determinar en función de nuestro registro arqueológico. Sólo podemos hacer referencia al hallazgo de un vertedero localizado en la propia villa, documentado en otra intervención posterior (GARCÍA y MADRID, 2002), en el cual los materiales nos indican la presencia de un poblamiento residual, cuya zona de habitación queda aún por desvelar, que señalaría a comienzos del siglo VI d.C. el momento final del cementerio BIBLIOGRAFÍA AMANTE SÁNCHEZ, M., GARCÍA BLÁNQUEZ, L.A., (1988): “La necrópolis tardorromana de La Molineta, Puerto de Mazarrón (Murcia). Calle Sta. Teresa nº 36-38” Antigüedad y Cristianismo V. Murcia, p. 449-470. (1993): “La necrópolis tardorromana de La Molineta, Puerto de Mazarrón (Murcia)” Memorias de Arqueología, 4, Murcia, p. 245-260. BROTÓNS YAGÜE, F., (1998): “El poblado calcolítico de la Casa Noguera de Archivel (Caravaca de la Cruz): excavación de urgencia de la cabaña nº 1)”, IX Jornadas de Arqueología Regional, Instituto de Patrimonio Histórico, Murcia, p. 19-20. BROTÓNS YAGÜE, F,. (2003): “Excavaciones arqueológicas en Casa Noguera de Archivel (Caravaca de la Cruz). Solar en calle Virgen de la Esperanza y calle Noguera”, XIV Jornadas de Arqueología Regional, Servicio de Patrimonio Histórico, Murcia, p. 28-30. BROTÓNS YAGÜE, F., MURCIA MUÑOZ, A.J. (2003): “Excavaciones arqueológicas en el castellum tardorrepublicano romano del cerro de las fuentes de Archivel (Caravaca de la Cruz)” XIV Jornadas de Arqueología Regional, Servicio de Patrimonio Histórico, Murcia, p. 51-52. GARCÍA BLÁNQUEZ, L.A., MARÍN TORRECILLAS, V. (1998): El hábitat rupestre reciente de Archivel. (Sin editar): Archivo de la Dirección General de Cultura de Murcia. GARCÍA BLÁNQUEZ, L., MARTÍNEZ SÁNCHEZ, C. y PONCE GARCÍA, J. (2002): “Intervención arqueológica en la Glorieta de San Vicente (Lorca)”, XIII Jornadas de Arqueología Regional, Servicio de Patrimonio Histórico, Murcia, p. 20-21. GARCÍA CANO, C. y MADRID BALANZA, M.J. (2002): “Casa Noguera (Archivel, Caravaca de la Cruz)”, XIII Jornadas de Arqueología Regional, Servicio de Patrimonio Histórico, Murcia, p. 24-25.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN CASA NOGUERA (ARCHIVEL, CARAVACA DE LA CRUZ)

INIESTA SANMARTÍN, A. (1995): “La necrópolis tardorromana de El Pulpillo (Yecla)” Memorias de Arqueología, 3, Murcia, p. 265-292. LECHUGA GALINDO, M., AMANTE SÁNCHEZ, M. (1997): “El yacimiento romano de Los Villaricos (Mula). Campaña de excavaciones de 1991” Memorias de Arqueología, 6, Murcia. p. 217-229 MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A. y PONCE GARCÍA, J. (1998): “Excavaciones arqueológicas de urgencia en la C/ Floridablanca (Lorca): el asentamiento del Neolítico final”, IX Jornadas de Arqueología Regional, Instituto de Patrimonio Histórico, Murcia, del 5 al 8 de Mayo de 1998. PÉREZ BONET, M.A.: (1993): “Calle Fábrica (Puerto de Mazarrón)” Memorias de Arqueología, 4, Murcia. p. 237-243. - (1997): “El vertedero y la necrópolis tardíos de la C/ San Vicente (Puerto de Mazarrón, Murcia)” Memorias de Arqueología, 6, Murcia, p. 241-249. POZO MARTÍNEZ, I. (1993): La necrópolis tardorromana de La Puerta (Moratalla, Murcia). Memoria preliminar” Memorias de Arqueología, 4, Murcia, p. 261-276.

PUJANTE MARTÍNEZ, A. (2001): “El yacimiento de Los Molinos de Papel, Caravaca de la Cruz”, XII Jornadas de Patrimonio Histórico y Arqueología Regional, del 22 al 25 de Mayo del 2001, Murcia. RUIZ VALDERAS, E. (1991): “Núcleo urbano y necrópolis de la C/ Era, en Puerto de Mazarrón” Verdolay nº 3, Murcia, p. 45-58. NOTAS: Entre otras necrópolis ver: La Molineta (AMANTE Y GARCÍA, 1988,1993), calle Era (RUIZ, 1991), calle Fábrica (PÉREZ, 1993), y la calle San Vicente (PÉREZ, 1997) en el Puerto de Mazarrón, La Puerta de Moratalla (POZO, 1993), El Pulpillo en Yecla (INIESTA, 1995), Villaricos de Mula (LECHUGA Y AMANTE, 1997), etc.

1

245

Figura 1. Situación de la excavación arqueológica.

Figura 2. Situación de las estructuras arqueológicas.

Figura 3. Material cerámico.

Figura 4. Material cerámico.

Figura 5. Material cerámico.

Lámina 1. Estructuras excavadas en el terreno natural (Nº 7, 8 y 9).

Lámina 2. Estructuras 8 (Ñ3) reutilizada para realizar dos enterramientos simultáneos.

Lámina 3. Estructura 7 (Ñ3) reutilizada para realizar un enterramiento individual cubierto con un túmulo de piedra.

Lámina 4. Estructura 7 (Ñ3). Enterramiento individual.

Lámina 5. Estructura 7 (Ñ3). Enterramiento individual.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 253-272

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA

(LORCA, MURCIA). 1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO LÍNEA ELÉCTRICA LITORAL-ROCAMORA: TORRE 190 CONSUELO MARTÍNEZ SÁNCHEZ

Palabras clave: Argar, poblado, protección patrimonio arqueológico, impacto arqueológico, medidas correctoras, obras públicas. Resumen: La intervención arqueológica realizada en el Barranco de la Viuda, queda enmarcada dentro del proyecto de Corrección de Impacto Arqueológico de la Torre 190, de la Línea Eléctrica Litoral-Rocamora. En esta primera fase se han realizado unos sondeos estratigráficos, que han permitido delimitar con exactitud la extensión espacial del área afectada y evaluar su potencial arqueológico. Con los resultados obtenidos propusimos la realización de una segunda fase de actuación, que implicaría la realización de excavaciones extensivas en las zonas con contextos arqueológicos estratificados y estructurales, lo cual permitiría la integración científica de la zona alterada con otros sectores del yacimiento sin alterar. Keywords: Argar, village, archaeological heritage protection, archaeological impact, corrective measures, public projects. Summary: The archaeological dig of the “Barranco de la Viuda” was made with in the project of the correction of the Archaeological Impact of the 190th Tower of the Electric Literal-Rocamora Line. In this first phase we have used stratification soundings which have permitted us to trace the exact area affected and evaluate its archaeology potential. With the results obtained we have presented a possible second phase of action which means extensive excavations in the areas of archaeology stratifications and structures which will allow a scientific comparison between zones unaltered and altered by the electrical work.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN La actuación arqueológica desarrollada en el Barranco de la Viuda (Lorca), queda enmarcada dentro del proyecto de Corrección de Impacto Arqueológico de la Torre 190, de la Línea Eléctrica LitoralRocamora, cuyas obras han sido proyectadas y ejecutadas por Red Eléctrica Española. Esta actuación viene justificada por la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español y sus desarrollos autonómicos, así como por la legislación específica en materia de Impacto Ambiental. El Barranco de la Viuda se encuentra en el término municipal de Lorca, a una altitud de 382,30 m.s.n.m. La superficie estimada del asentamiento es de unos 220 m de longitud (dirección N-S) y de unos 100 m de anchura (dirección E-O). El asentamiento presenta restos de estructuras en superficie de los contextos domésticos del poblado y otras perimetrales de carácter defensivo, a pesar de haber sufrido fuertes alteraciones debido a las remociones de clandestinos. El material arqueológico es muy abundante y alcanza una gran dispersión por toda la superficie del asentamiento, observándose principalmente fragmentos cerámicos, algunos de ellos pertenecientes posiblemente a urnas de enterramiento y a otros recipientes domésticos, así como algunos instrumentos de producción, principalmente molinos. Este yacimiento ha sido recogido en diversos estudios sobre el poblamiento argárico en la cuenca del Guadalentín (CUADRADO, 1948; LULL, 1983;

254

AYALA, 1991). Se trata de un tipo de asentamientos que suelen situarse en lugares fáciles de defender, al tiempo que controlan, por su posición estratégica, las principales vías de comunicación de la zona, en este caso una gran parte del valle del Guadalentín y el campo de Lorca hacia el Noroeste. El proyecto de intervención arqueológica contemplaba una primera fase de actuación, cuya finalidad era la documentación de la zona del yacimiento afectada por la implantación de la torre 190, mediante la realización de unos sondeos estratigráficos que han permitido delimitar con exactitud la extensión espacial del área afectada y evaluar su potencial arqueológico, así como definir las áreas primarias del yacimiento, con registros arqueológicos no trasladados, y las secundarias, con registros arqueológicos redepositados. En el área del yacimiento donde se ha realizado la intervención arqueológica se han podido distinguir tres zonas, con características diferenciadas en cuanto a la incidencia de las obras de la torre 190 y al potencial arqueológico conservado. El sector Oeste y Sudoeste presentan un registro arqueológico totalmente alterado por las obras de explanación, con desmontes importantes que han incidido hasta la roca de base. No se han documentado evidencias estructurales y el material arqueológico es muy escaso, habiendo sido trasladado de otras zonas del yacimiento por las obras de explanación. En el sector Norte del área de intervención los daños han sido causados principalmente por la aper-

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

Lámina 1. Vista general del área de intervención arqueológica desde el sudeste, con la ubicación de sondeos estratigráficos y de los apoyos de la torre 190.

tura de un camino y por otras obras de explanación. En este sector del yacimiento se ha documentado un muro perimetral que cierra el poblado por su sector Norte, con otras estructuras adosadas a su cara externa, interpretados como bastiones, que reforzarían a la estructura principal. Por otra parte y tras la limpieza de los perfiles abiertos por la maquinaria se han podido observar la presencia de contextos domésticos adosados a la cara interna de la estructura amurallada, con suelos de ocupación, de los que de momento desconocemos sus características. Estos contextos domésticos también se han visto afectados por las obras de explanación, realizadas junto a la cara interna de la muralla, por lo que parte del contexto arqueológico de esta zona se ha perdido. Por lo que respecta a la zona Noreste, Este y Sur del área de actuación, afectada en menor grado por las obras de la torre 190, la documentación obtenida hasta el momento señala la presencia de contextos domésticos, con estructuras visibles en superficie y con una gran densidad de material arqueológico. En este sector el yacimiento también ha sufrido importantes daños,

pero esta vez directamente relacionados con la erosión natural y con la expoliación de las remociones clandestinas. En este trabajo se recoge la primera fase de actuación, al tiempo que se propuso la realización de una segunda fase para poder realizar la documentación exhaustiva del área afectada del asentamiento arqueológico, así como para precisar su caracterización cultural, su naturaleza arqueológica y las características espaciales y funcionales del mismo en este sector. Estos trabajos permitirían la integración científica de la zona alterada con otros sectores del yacimiento que no se habían visto afectados. METODOLOGÍA, PLANTEAMIENTO Y DESARROLLO DE LOS TRABAJOS DE CAMPO La actuación arqueológica prevista dentro del programa de medidas correctoras implicaba la realización de unos sondeos estratigráficos, para evaluar el potencial arqueológico de la zona afectada, y con los resultados obtenidos proponer una segunda fase de

255

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

actuación que implicaría la realización de excavaciones sistemáticas en las zonas con contextos arqueológicos estratificados y estructurales. Previamente al inicio de los trabajos arqueológicos de campo se realizó un levantamiento topográfico del yacimiento a escala 1:500 (Fig.1), con curvas de nivel cada 50 cm. Sobre este plano se señaló de forma detallada el área afectada por la implantación de la Torre 190, con la ubicación de esta, las explanaciones de acceso realizadas y los taludes originados. Esta base topográfica ha sido el marco de referencia de las planimetrías, secciones, perfiles estratigráficos y evidencias materiales registradas en los trabajos de excavación. Sobre esta documentación taquimétrica se realizó el planteamiento de los trabajos de campo, y por lo tanto, el sistema de registro arqueológico. Este consistió en la ubicación de dos ejes de coordenadas cartesianas, que son el punto de referencia para la ubicación de una retícula con unidades de registro generales de 5 m por 5 m. Estas fueron subdivididas en unidades de registro menores, según las necesidades de los trabajos de campo (Fig. 2). Una vez realizado el levantamiento topográfico se procedió al replanteo sobre el terreno de los puntos referenciales de las unidades de registro mayores, ubicados no sólo en la zona alterada, donde se han realizado fundamentalmente los trabajos, si no también en las áreas inmediatas sin alterar, donde se desarrollaron trabajos puntuales para la correcta comprensión del asentamiento. Antes de plantear los sondeos estratigráficos, y dentro de nuestra zona de intervención, pudimos observar a nivel superficial que la mayor concentración de elementos materiales corresponde a las unidades de registro 10H, 10I, 10J, 11G, 11H, 11I, 11J, 11K, 12G, 12H, 12I, 12J, 12K, 13G, 13H, 13I, 13J y 13K. En esta zona del asentamiento también se identificaron restos de estructuras en superficie, al tiempo que se pudo observar la presencia de numerosas remociones del terreno debidas a las actividades clandestinas. Por lo tanto, nos encontramos en un sector primario, con deposito arqueológico aflorante de los contextos domésticos del poblado. Esta zona del asentamiento no se ha visto afectada por las obras para la implantación de la Torre 190, pero si ha sufrido fuertes alteraciones por las remociones clandestinas, que son las causantes del gran numero de evidencias cerámicas localizadas, las cuales fueron abandonadas tras realizar

256

el expolio. Se trata también de una zona que ha sufrido una gran erosión natural, lo que ha propiciado una perdida importante de suelo y por lo tanto, del registro arqueológico. Por otra parte, las unidades de registro 4E, 9H, 9I, 9K, 10K, 11E, 12E y 13E, presentaron una densidad media de evidencias superficiales. Esta zona también ha sido identificada como sector primario del emplazamiento arqueológico y la presencia de una concentración menor de material arqueológico se debe a la incidencia de las obras de explanación, que afectan a parte de la superficie de 9H, 9I, 11E y 10K , con la consiguiente perdida de parte del registro arqueológico. El resto de las unidades de registro corresponden a sectores de la muralla, como es el caso de 4E y 9K, o a sectores perimetrales del yacimiento en su vertiente Oeste, como es el caso de 12E y 13E. En estas zonas han incidido las remociones clandestinas, especialmente en 9K, y la erosión natural, con la consiguiente perdida de suelo, por lo que también son visibles restos de estructuras en superficie, especialmente en 4E. Finalmente, también se documentaron evidencias superficiales, aunque con una densidad muy escasa, en 4J, 6F, 6I, 6J, 7E, 7F, 7J, 7K, 10F y 13F. Por lo tanto, desde el punto de vista del registro arqueológico y de las incidencias antrópicas sufridas recientemente, nos encontramos con dos grandes sectores. Por un lado con un sector primario del yacimiento que presenta un contexto doméstico y defensivo del poblado (4F, 4G, 5G, 5H, 5Y, 6H, 6Y, 6J, 7J, 7K, 8J y 8K), sobre el que han incidido gravemente las obras de explanación para la implantación de la Torre 190, especialmente en las unidades de registro 5G, 5I, 6H, 6Y , 6J , 7J y 8J. En este sentido, hemos de precisar, que la unidad de registro 6I corresponde en la actualidad a un camino que ha seccionado la muralla en su totalidad, originando un desmonte que llega hasta la roca natural, y por lo tanto, los daños han provocado la perdida total e irreparable del registro arqueológico en este sector. En la mayor parte de las unidades de registro que corresponden a este sector del poblado, se observaron restos de estructuras defensivas en superficie, aunque únicamente se localizó material arqueológico en 6I, 6J, 7J y 7K. Por otra parte, también hemos de precisar que se trata de la zona del yacimiento, investigada por nosotros, que conserva una mayor potencia de sedimentos, debido posiblemente a la presencia de una

Figura. 1. Levantamiento topográfico del Barranco de la Viuda.

Figura 2. Levantamiento topográfico del Barranco de la Viuda, con el sistema de registro arqueológico que fue replanteado sobre el terreno.

Lámina 2. Perfil abierto por la maquinaria para la realización del camino. Unidad de registro 6J. En el perfil se puede observar la muralla perimetral norte del poblado seccionada.

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

estructura perimetral en la vertiente Norte del poblado, de gran entidad, que ha impedido la perdida de suelo por erosión natural. El otro sector del asentamiento corresponde a un área secundaria del yacimiento, con el registro arqueológico totalmente alterado por las obras de explanación de la Torre 190. En este sector, de las 32 unidades de registro que comprende y que suponen unos 800 m2 del total de la superficie donde se realizó la prospección superficial, tan sólo en 6 de ellas se identificaron algunos elementos de cultura material en superficie. Por el contrario, en ninguna de ellas se observaron restos estructurales superficiales. Las evidencia materiales documentadas en este sector del yacimiento provienen de otras zonas del mismo y han sido trasladadas por las obras de explanación, en algunos sectores con desmontes importantes que han supuesto la perdida total del registro arqueológico, llegando incluso hasta la roca natural de base. Estos datos han sido confirmados en los sondeos estratigráficos, realizados prácticamente en su totalidad en este sector del yacimiento. No obstante, pensamos que algunas zonas de este sector se han visto más afectadas por las obras de explanación, concretamente las unidades de registro 5E, 5F, 6G, 7I, 8I y 9J , debido a su situación espacial junto a la muralla perimetral del sector Norte, donde como ya hemos señalado el registro arqueológico se encontraba mejor conservado antes de las obras para la ubicación de la Torre 190.

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

rias, necesarias para la correcta documentación de toda la zona del yacimiento afectada. Para la ubicación de estos sondeos (Fig. 3) se plantearon cinco ejes principales en el sector Norte del yacimiento, coincidiendo con el área afectada por la implantación de la torre y las explanaciones realizada para el camino de acceso. Los cinco ejes principales planteados presentan una orientación NoresteSuroeste. Aunque la ubicación concreta de los sondeos se ha realizado preferentemente en las zonas afectadas por los movimientos de tierra, como ya hemos señalado, también se han planteado otros puntuales en áreas no afectadas. En total se han realizado 23 sondeos de 2 m por 1 m de superficie. En todos ellos se han realizado excavaciones de carácter superficial, ya que únicamente se ha excavado hasta la localización de los niveles arqueológicos contextualizados y sin alterar, profundizándose hasta la roca de base en aquellos cuya secuencia estratigráfica estaba totalmente alterada, como ha sido el caso de la mayor parte de ellos. La denominación de los ejes se ha realizado en función de su ubicación en la red de coordenadas general y el numero de sondeos distribuidos en los mismos res-

Sondeos estratigráficos con excavaciones superficiales Los sondeos estratigráficos con excavaciones superficiales fueron realizados para intentar delimitar la estructura del yacimiento arqueológico (espacios primarios y secundarios), y de esta forma, obtener un conocimiento preliminar del mismo y poder evaluar el potencial arqueológico en los espacios afectados por la implantación de la torre, así como su relación estratigráfica con otros sectores del yacimiento que no habían sufrido daños. Estos trabajos suponen una primera fase con respecto a las posteriores actuaciones sistemáticas. Los resultados obtenidos nos han permitido valorar el potencial histórico patrimonial afectado y proponer las actuaciones arqueológicas sistemáticas complementa-

Figura 3. Sistema de registro arqueológico. Planteamiento de los sondeos estratigráficos y de los sectores con excavaciones extensivas de carácter superficial.

259

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

ponde a las necesidades de documentación planteadas por la extensión de la zona afectada. De esta forma, en el Eje E se realizaron 6 sondeos; en el Eje F se plantearon 9; en el Eje G se ubicaron 4; mientras que en el Eje H, tan sólo 3, y en el Eje I únicamente 1 sondeo. El planteamiento de los sondeos estratigráficos ha permitido la obtención de 5 secciones perpendiculares y de 9 transversales del asentamiento arqueológico en diferentes zonas del mismo. Esto nos ha permitido poder correlacionar las características físicas y culturales del registro estratigráfico y de los contextos arqueológicos en las zonas afectadas, en las parcialmente alteradas y en las zonas intactas. En los ejes principales los sondeos fueron planteados cada tres metros, obteniéndose en el caso del Eje E, con 30 m de longitud, un registro estratigráfico de 12 m de longitud; en el Eje F, con 45 m de longitud, un registro estratigráfico de 18 m; en el Eje G, con 25 m de longitud, un registro estratigráfico de 8 m de longitud; en el Eje H, con 15 m de longitud, un registro estratigráfico de 6 m de longitud; y finalmente, en el Eje I, con 5 m de longitud, un registro estratigráfico de 2 m. Los Ejes E y F son los que han aportado una secuencia más completa, dado el mayor numero de sondeos realizados. Con respecto a la ubicación de los ejes principales sobre las características topográficas del yacimiento, y teniendo en cuenta los daños sufridos, hemos de señalar que cubren la totalidad de la zona afectada por las obras de implantación de la Torre 190. De esta forma, la totalidad de los sondeos distribuidos en el Eje E, se han realizado sobre el extremo Oeste de la zona afectada, donde se observa una explanación con suave pendiente. En los seis sondeos realizados, la profundidad media alanzada oscila entre los 14 y los 40 cm, aunque los valores más frecuentes son 26 cm de profundidad, con un valor extremo en el sondeo 5, donde se alcanzaron 80 cm de potencia. Los sondeos aportaron escaso material arqueológico (Sondeos 1, 2, 3), mientras que en otros no se localizó ninguna evidencia material (Sondeo 4, 5, 6). El material fue localizado en la unidad sedimentaria If (Sondeo 1, 2) y en la (Sondeo 3). El Eje F también corresponde a la zona del yacimiento anteriormente señalada, coincidiendo con el sector central donde se ha realizado el pilotaje de la torre, al tiempo que la mayor parte de los sondeos fueron ubicados en la zona afectada, aunque en este

260

caso, dos de ellos (Sondeo 1 y Sondeo 9) presentan una ubicación que conecta la zona afectada con otra parcialmente alterada. En los nueve sondeos realizados, la profundidad media alcanzada oscila entre los 16 y los 40 cm. Solo tres sondeos aportaron material arqueológico, escaso en el caso de los sondeos 1 y 3, y muy abundante en el caso del sondeo 9, siendo el que mayor numero de evidencias ha aportado. El material fue localizado en las unidades sedimentarias Ib (Sondeo 1), Ia (Sondeo 3), Ic (Sondeo 9) y fundamentalmente en IVb (Sondeo 9). Hemos de destacar la documentación en el sondeo 1 de contextos arqueológicos, con una secuencia estratigráfica y relaciones estructurales, puesto que se registró un nivel de derrumbe próximo a la estructura amurallada del poblado. En el caso del Eje G, todos los sondeos, a excepción del sondeo 6 que conecta también las zonas afectada y parcialmente alteradas, fueron realizados en la zona afectada, en algunos sectores con suave pendiente y otros totalmente plana, debido al camino de acceso. En los cuatro sondeos realizados, la profundidad media alcanzada oscila entre 16 y 48 cm. El material arqueológico únicamente se ha documentado en el Sondeo 2 y corresponde prácticamente en su totalidad a materiales modernos, localizados en la unidad sedimentaria If. El Eje H se localiza en el camino abierto para el acceso de la maquinaria, y en este caso los sondeos cubren la zona afectada (Sondeo 4), la zona de conexión entre esta y la parcialmente alterada (Sondeo 5) y la zona intacta del yacimiento (Sondeo 6), con respecto a las obras de la torre. En los tres sondeos realizados la profundidad media alcanzada oscila entre los 16 y 36 cm. Únicamente se ha registrado material arqueológico muy escaso en el sondeo 5 y en la unidad sedimentaria IId. Por el contrario, en el sondeo 6 se han documentado contextos arqueológicos, con secuencia estratigráfica y relaciones estructurales, ya que se ha localizado parte de una vivienda. Finalmente, el único sondeo del Eje I (Sondeo 6), fue realizado en una zona del yacimiento que no había sufrido alteraciones por las obras de la torre. En este sondeo se alcanzó una profundidad de 44 cm y se registraron abundantes evidencias materiales en la unidad sedimentaria Id.

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

Intervención sistemática en extensión con excavaciones superficiales Los trabajos de excavación sistemática en extensión, previstos para la 2ª Fase de actuación en el Proyecto de Intervención Arqueológica, han sido iniciados en esta 1ª Fase, debido a la documentación obtenida en los sondeos estratigráficos con excavaciones superficiales. Los resultados obtenidos señalan la perdida irreparable de registro arqueológico en las zonas del yacimiento alteradas por las obras de implantación de la Torre 190, en algunos sectores con la perdida total de sedimentos, localizándose la roca de base a escasos centímetros de la superficie. La ausencia de contextos arqueológicos en la mayor parte de la superficie estudiada y la escasez de deposito sedimentario ha permitido aligerar los trabajos relacionados con los sondeos estratigráficos, y por lo tanto, iniciar las excavaciones sistemáticas en algunos sectores del yacimiento, que en todo momento han tenido un carácter superficial. La documentación obtenido por nosotros ha sido muy parcial, ya que estos trabajos solo fueron iniciados, y por lo tanto tienen un carácter preliminar. Las excavaciones sistemáticas únicamente han sido planteadas en las zonas perimetrales al espacio afectado, y concretamente en sectores alterados de forma parcial. Estos trabajos se han centrado fundamentalmente en el sector Norte del área de actuación, que coincide con el extremo Norte del yacimiento, y en menor medida en el sector central Este, que coincide con la zona Noreste del asentamiento. En el sector Norte del área de actuación se plantearon 12 unidades de registro mayores de 5 m por 5 m, denominadas 4F, 4G, 5G, 5H, 5I, 6H, 6I, 6J, 7J, 7K, 8J y 8K. Estas a su vez podían ser subdivididas en 25 unidades de registro menores de 1 m por 1 m, según las necesidades de los trabajos de campo. Durante el proceso de excavación no fue necesario abrir la totalidad de la superficie de cada una de ellas, debido a la perdida total o parcial del registro arqueológico por las obras de implantación de la torre 190. Esto sucedía en seis de ellas (5G, 5Y, 6H, 6I, 6J y 8J), aunque los daños sufridos varían de unas a otras en cuanto a su extensión y gravedad. La zona Norte del área de intervención ha sido la más afectada, fundamentalmente por la realización

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

de un camino de acceso y por las obras de explanación. En este sector del yacimiento, las zonas con un mayor grado de afección coinciden con las unidades de registro 6H y 6I, puesto que en la mayor parte de su superficie el registro arqueológico ha desaparecido, habiendo incidido las obras hasta la roca de base. Los daños también han sido importantes en 5I y 6J, donde se ha incidido también hasta la roca de base, aunque la superficie afectada es menor. Finalmente, en 5G y 8J, el grado de afección ha sido menor, pero también se ha perdido parte del registro arqueológico. En todas las unidades de registro ubicadas en la zona Norte del área de intervención se ha documentado un muro perimetral que cierra el poblado por su sector Norte, con otras estructuras adosadas a su cara externa, interpretados como bastiones que reforzarían a la estructura principal. De momento, la longitud observada durante el proceso de excavación es de 28 m, habiéndose perdido un tramo intermedio de unos 6 m, y su anchura media es de 1,10 m. Por otra parte y tras la limpieza de los perfiles abiertos por la maquinaria en las unidades de registro 5I, 6I y 6J, se han podido observar la presencia de contextos domésticos adosados a la cara interna de la estructura amurallada, con suelos de ocupación, de los que de momento desconocemos sus características, ya que su documentación será abordada durante la segunda fase de actuación. Por lo que respecta a la zona Noreste del área de actuación, afectada en menor grado por las obras de la torre 190, la intervención arqueológica ha sido de menor entidad. La excavación en extensión se planteo a partir del sondeo 10H-5/10 (Sondeo 6 del Eje H) y abarca las unidades de registro 10H-5/10/15 y 10Y-1/2/6/7/11/12. La documentación obtenida hasta el momento señala la presencia de parte de una de las viviendas del poblado. Finalmente, queremos señalar que no entraremos en la descripción pormenorizada de las unidades de registro abiertas para la excavación sistemática en extensión, debido a que todas ellas se encuentran en proceso de excavación. De momento únicamente se ha documentado el nivel de derrumbe de las estructuras, y por lo tanto, su documentación completa será realizada durante la 2ª Fase de Actuación Arqueológica.

261

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

CARACTERIZACIÓN ESTRATIGRÁFICA DE LA ZONA DE INTERVENCIÓN El registro estratigráfico documentado es bastante homogéneo en la mayor parte de los sondeos, situados en el área afectada por la implantación de la Torre 190. Por el contrario, presenta unos rasgos específicos totalmente diferenciados en los sectores del yacimiento que no se han visto afectados por las obras. Esta caracterización estratigráfica del yacimiento arqueológico tiene un carácter preliminar, debido a que las excavaciones realizadas, tanto en los sondeos como en las zonas de excavación en extensión, tienen un carácter superficial. Por lo tanto, y hasta que no se realice la segunda fase de la intervención arqueológica, no podremos precisar la secuencia del registro arqueológico. De momento, se han identificado cinco niveles generales, formados por diferentes unidades sedimentarías identificadas por sus características físicas, culturales, y por los procesos que han determinado su formación. Se ha identificado un nivel I general que corresponde a las diferentes alteraciones que ha sufrido el registro arqueológico, principalmente de carácter antrópico. Dentro de este nivel se han distinguido siete unidades sedimentarias, donde se han podido observar unas características físicas y de formación de los sedimentos bien diferenciadas. La unidad sedimentaria Ia corresponde a un sedimento de tierra vegetal de escasa potencia, documentado únicamente en los sondeos situados junto al pilotaje de la Torre 190. Está formada por un sedimento de tonalidad muy oscura (negro), matriz fina y textura suelta, con una gran concentración de materia orgánica. Creemos que esta unidad sedimentaria es de formación reciente y está directamente relacionada con las obras realizadas para la implantación de la torre. Otra unidad sedimentaria identificada fue la Ib, originada por la incidencia de la maquinaria sobre la roca de base y ha sido documentado en los sondeos situados en el extremo Noroeste de la zona afectada y en el sector central de la misma, sobre el camino que penetra hacia el sector Sur de la zona afectada. Esta formada por un sedimento de tonalidad muy clara (blanco), de textura suelta y matriz gruesa, con numerosos fragmentos de roca, de formación reciente y directamente relacionado con las obras de la torre.

262

La unidad sedimentaria Ic corresponde a un sedimento arqueológico desplazado y alterado por la maquinaría al abrir las explanaciones, documentado únicamente en los sondeos que conectan zonas alteradas con otras que lo están parcialmente. Se trata del sedimento situado en los perfiles abiertos por la maquinaría, desplazado por esta y posteriormente por la erosión natural. Esta formado por un sedimento de diferentes tonalidades oscuras y claras, debido a la mezcla de los diferentes niveles arqueológicos, textura suelta y en ocasiones con piedras de variado tamaño desplazadas de las estructuras arqueológicas a las que pertenecieron. Estas características físicas varían según la situación de estos perfiles abiertos por la maquinaria y su relación con los diferentes sectores del yacimiento que no han sido alterados por la implantación de la torre. Por lo tanto nos encontramos con una unidad sedimentaria de formación reciente, relacionado con las obras de la torre y sobre el que posteriormente incidió la erosión natural. También fue identificada la unidad sedimentaria Id que corresponde a un sedimento arqueológico descontextualizado y totalmente alterado, originado por las numerosas remociones clandestinas que ha sufrido el yacimiento y documentado únicamente en los sondeos situados en zonas no afectadas por las obras de la torre. Está formada por un sedimento de tonalidad clara (marrón-rojizo), con manchas de otras tonalidades oscuras, matriz media y textura suelta, con algunas piedras mediana desplazadas de su lugar de origen. Se trata de una unidad sedimentaria de formación reciente, originado por la destrucción y expoliación de los contextos arqueológicos del yacimiento. Por el contrario, la unidad sedimentaria Ie corresponde a la capa de tierra vegetal original del yacimiento, localizada únicamente en los sectores del mismo que no se han visto alterados por la acción antrópica reciente relacionada con las obras de la torre o con la expoliación de los clandestinos. Presenta una escasa potencia, debido a la fuerte erosión que sufre el yacimiento. Se trata de un sedimento de tonalidad muy oscura (negra), matriz media y textura suelta, con algunas piedras medianas desplazadas. La unidad sedimentaria If corresponde a un sedimento alterado, pero solo en parte, por las obras de construcción de la torre. Esta unidad ha sido localizada preferentemente en los sondeos situado en el sector Norte de la zona alterada, junto a la estructura amura-

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

Figura 4. Perfiles estratigráficos. Eje F, sondeos 1, 2 y 3.

llada que delimita el asentamiento hacia el Norte. Se trata de un sedimento de tonalidad muy oscura (negra), matriz media y textura suelta, aunque su rasgo más diagnostico es la gran densidad de piedras de variado tamaño que forman parte del mismo. De momento, desconocemos sus características específicas y su interpretación, debido a la reducida superficie de excavación, aunque pensamos que puede tratarse de un nivel de derrumbe de estructuras situadas junto a la cara interna de la muralla. Su excavación estaba prevista que se realizara en la segunda fase de actuación. Finalmente, la unidad sedimentaria Ig corresponde a una sedimento trasladado por la maquinaria y redepositado sobre algunos sectores de la estructura amurallada, que delimita al yacimiento por el Norte. Presenta unas características físicas semejantes a If, tonalidad muy oscura (negra) y matriz media, pero en este caso la textura es mucho más suelta, y una gran acumulación de piedras de variado tamaño. También se han localizado numerosos elementos contemporáneos, como plásticos, botellas, botes, etc. Por lo tanto, nos encontramos con una unidad sedimentaria de forma-

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

ción reciente, redepositado por la acción antrópica, y directamente relacionado con las obras de explanación para la ubicación de la Torre 190. Los niveles II y III corresponden a los contextos arqueológicos estratificados, de los que únicamente podemos realizar una aproximación que deberá ser contrastada en futuras intervenciones, debido a que la mayor parte de la información procede de la limpieza de los perfiles abiertos por la maquinaría al seccionar el muro defensivo del poblado. El nivel II ha sido identificado con el contexto arqueológico estratificado y concretamente con el nivel de abandono del poblado. Las unidades sedimentarias identificadas corresponden a los diferentes derrumbes de las estructuras del asentamiento, tanto de las domésticas como de las de carácter defensivo. Por lo tanto, nos encontramos ante un nivel de formación arqueológica, compuesto fundamentalmente por elementos estructurales desplazados, con escasas intrusiones de evidencias materiales del utillaje doméstico, y sobre el que han incidido el paso del tiempo y la erosión natural. De momento se han distinguido cuatro unidades sedimentarias, de los cuales tres corresponden al sector Norte del poblado, donde se ha localizado la estructura amurallada, y una al sector Noreste, donde se han documentado contextos domésticos. La unidad sedimentaria IIa se caracteriza por un sedimento de tierra vegetal de tonalidad oscura (negro), matriz media y textura suelta, con una gran densidad de piedras de variado tamaño y ha sido localizado preferentemente asociado a la cara interna de la muralla. La unidad sedimentaria IIb está formada por un sedimento de tonalidad muy clara (marrón blanquecino), de matriz fina y textura compacta, con una gran densidad de piedras medianas y otras de mayor tamaño, y con intrusiones de arcilla de matriz muy fina y compacta utilizada para trabar los bloques de piedra.. Esta unidad ha sido identificada con el derrumbe de los paramentos externos de la estructura amurallada, depositándose hacia la cara interna de la misma. No obstante, y debido a la pendiente natural del terreno a extramuros del recinto amurallado, la erosión ha facilitado la perdida de está, denominada aquí IIc, conservándose únicamente en algunos sectores. Por el contrario, ha sido localizado en la totalidad de la superficie, no afectada por las obras de la torre 190, asociada a la cara interna de la muralla.

263

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 5. Perfiles estratigráficos. Eje F, sondeos 4, 5 y 6

Figura 6. Perfiles estratigráficos. Eje F, sondeos 7, 8 y 9.

264

La unidad sedimentaria IId está formada por un sedimento de tonalidad clara (marrón claro rojizo), matriz media y textura compacta, con una densidad media de piedras de mediano y pequeño tamaño. Esta unidad ha sido identificada con el derrumbe de los alzados de piedra de las viviendas y de momento únicamente ha sido localizado en el sector Noreste de la zona de actuación, la cual corresponde a los contextos domésticos del poblado. Finalmente, la unidad sedimentaria IIe corresponde a un sedimento de tonalidad clara (marrón claro), de matriz media y textura compacta. Esta unidad ha sido identificada con un posible derrumbe de tapial que presumiblemente formaría parte del alzado de la estructura amurallada y que de momento, únicamente ha sido localizado en algunos sectores, asociados siempre a la cara externa de la muralla. Por lo que respecta al nivel III, hemos de señalar que tampoco ha sido documentado de momento durante el proceso de excavación, pero si tenemos su constatación tras la limpieza de los perfiles abiertos por las maquinas para las obras de la torre 190. Las unidades sedimentarias identificadas también corresponden al contexto arqueológico estratificado, pero en este caso al nivel de uso del poblado. Aunque desconocemos su caracterización física y cultural, si sabemos que está localizado en el sector Norte del yacimiento, a intramuros de la estructura amurallada, con suelos de ocupación asociados posiblemente a viviendas adosadas a la estructura defensiva, incluso con restos de materias vegetales carbonizadas bien conservadas; y en el sector Noreste del mismo, asociado a la estructura de habitación documentada (unidades sedimentarias IIIa, IIIb, IIIc y IIId). Otra unidad sedimentaria, identificada a extramuros del recinto defensivo, ha sido la correspondiente a lo que nosotros consideramos un enlucido o revoque del paramento de piedra externo de la muralla, observándose además la disolución del mismo (unidad sedimentaria IIIe). El nivel IV corresponde al sedimento que apoya directamente sobre la roca natural de base y su formación es de origen natural, aunque en algunos sectores del poblado presenta algunos rasgos de carácter antrópico. En este nivel se han distinguido únicamente cuatro unidades sedimentarias, cuyas características física y de formación no son homogéneas. La unidad sedimentaria IVa ha sido identificada con un sedimento de tonalidad oscura (marrón oscu-

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

cularía el desarrollo estructural del poblado en esta zona. Finalmente, el nivel V ha sido identificado con la roca natural de base, formada por una arenisca margosa amarilla. Concordante con ella existe una fácies detrítica grosera de conglomerados poco maduros y mal cementados por una matriz arcillosa. LA EVIDENCIA MATERIAL

Figura 7. Perfil estratigráfico con la sección de la muralla a escala 1:20. Unidad de registro 6J. Sección abierta por la maquinaría para realizar el camino de acceso para la torre 190.

ro), matriz arcillosa y textura suelta, con detritos medianos redondeados. Esta unidad es de formación natural y ha sido localizado en sectores donde la roca de base aparece alterada y cuarteada, no registrándose en el mismo ninguna evidencia cultural del asentamiento. Por el contrario, la unidad sedimentaria IVb presenta un sedimento de tonalidad clara (marrón claro), matriz arcillosa y textura compacta. Esta unidad ha sido documentada preferentemente en sectores donde la roca de base presentaba ciertas irregularidades de nivelación, registrándose en el algunas evidencias materiales del poblado de origen accidental. Creemos que podría tratarse de un sedimento manipulado para nivelar las irregularidades de la roca de base y a partir del cual se organizaría el asentamiento del poblado. Las unidades sedimentarias IVc, identificada a intramuros de la estructura amurallada, y la IVd, identificada a extramuros, parecen corresponder a un sedimento de tonalidad oscura, matriz arcillosa y textura suelta, con detritos medianos redondeados. Estas unidades formarían el nivel de base sobre el que se arti-

Las evidencias materiales documentadas durante nuestra intervención son muy escasas, ya que ascienden a un total de ciento quince registros. Esto se debe al planteamiento metodológico, con excavaciones que han tenido un carácter superficial, no abordándose en ningún momento la excavación de los contextos arqueológicos estratificados. La mayor parte de las evidencias documentadas corresponden a fragmentos de recipientes cerámicos, con ciento doce registros que suponen el 97,3%. De ellos doce (10,7%) corresponden a cerámicas a torno, de las cuales diez (8,9%) tienen una cronología moderna y dos (1,8%) tienen una adscripción medieval islámica. El resto esta formado por cien fragmentos de vasijas argáricas que suponen el 89,2%. Otros elementos relacionados con los instrumentos de producción tienen una representación muy escasa, ya que con dos elementos solamente suponen el 1,8%. No obstante, a nivel superficial, aunque no documentados durante la excavación, los útiles de molienda directamente relacionados con las actividades económicas y con los procesos de trabajo desarrollados, son muy abundantes, conservándose enteros o fragmentados, realizados sobre diferentes materias primas y algunos de ellos con unas dimensiones considerables. Durante nuestra intervención no se documentó ningún otro tipo de evidencia material, a excepción de un pequeño fragmento de concha, que apenas supone el 0,9% del total del material registrado. Además de la escasez de evidencias, el material cerámico se encuentra muy fragmentado y por lo tanto su estudio analítico se ha visto limitado, con lo que esto implica en cuanto a la significación de los resultados obtenidos. El estudio se ha realizado sobre una muestra formada por tan solo cien registros de material cerámico, abordándose el número de casos y el índice de frecuencia que suponen las diferentes variables observadas en cada uno de los campos principales.

265

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 8. Fragmentos de recipientes cerámicos documentados en el sondeo 3 del eje F y en la unidad de registro 6J.

Dentro de los rasgos morfológicos observamos un predominio absoluto de los fragmentos que corresponden al cuerpo de las vasijas, ya que con noventa y cuatro registros supone el 94% del total analizado, mientras que los fragmentos que corresponden al borde de los recipientes, con tan solo seis registros apenan suponen el 6%. Los bordes de las vasijas presentan generalmente labios redondeados, con cuatro registros (66,7%) y en menor caso apuntados, con dos registros (33,3%). La dirección del borde ha podido ser observada en cinco ocasiones y de ellas, la orientación es exvasada en tres casos (60%) y reentrante en dos casos (40%). La forma del cuerpo de las vasijas presenta perfiles mayoritariamente rectos, con sesenta y uno registros que suponen el 61%, o bien convexos, ya que con treinta y dos registros alcanzan el 32%. Las paredes de

266

perfil cóncavo, representadas en seis ocasiones únicamente suponen el 6% y finalmente, los perfiles carenados, con tan solo un registro, apenas alcanza el 1%. Los sistemas de prensión y suspensión son muy escasos, ya que únicamente se han distinguido dos registros, y en todos los casos el tipo representado son los mamelones. Desconocemos si tienen un carácter ornamental o funcional, puesto que se trata de fragmentos de muy reducido tamaño. En cuanto al proceso de fabricación, hemos de señalar que nosotros únicamente partimos de un inventario general descriptivo en el que se recogen diversos aspectos como el tipo de pasta, tipo de desgrasante y tamaño del mismo, el color de la superficie externa e interna, el tipo de cocción, la textura y el tratamiento final o acabado de las superficies externa e

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

Figura 9. Fragmentos de recipientes cerámicos documentados en las unidades de registro 6H y 10I.

interna de los recipientes. Por lo tanto, se trata de una aproximación a las características principales del proceso tecnológico empleado en la fabricación de los recipientes cerámicos. Las pastas son mayoritariamente monocromas, con setenta y tres registros y alcanzando el 73%. En segundo lugar encontramos las pastas bicromas que con dieciséis registros suponen el 16%, mientras que las pastas con nervio de cocción tienen una representación inferior, ya que con once registros suponen el 11%. Dentro de los aspectos relativos a la composición de la pasta, se han analizado el tipo y tamaño del desgrasante. El tipo de desgrasante empleado es mayoritariamente el cuarcítico, ya que con sesenta y dos registros llega a alcanzar el 62%, mientras que el otro tipo representado, el micáceo con treinta y ocho casos supone el 38%. En cuanto al tamaño, se ha valo-

rado el mejor representado, destacando ampliamente los desgrasantes de tamaño medio (2-3 mm), con setenta registros que suponen el 70%. En una proporción inferior encontramos los desgrasantes de tamaño fino (1-2 mm), con quince registros que suponen el 15%, mientras que los de tamaño grueso (3-4 mm) con trece casos alcanzan el 13%, y finalmente, los de tamaño muy fino (menos de 1 mm), están escasamente representados con tan solo dos registros que apenas suponen el 2%. En cuanto al color de la superficie externa, la mayor parte de los fragmentos cerámicos presenta gamas rojizas, ya que con cincuenta y ocho casos suponen el 58%. Después destaca la gama de los marrones, con tonalidades oscuras en diecinueve registros, lo que supone el 19%, y en el caso de las tonalidades claras con solo seis que suponen el 6%. Otro grupo impor-

267

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

tante es el color negro, con trece registros que suponen el 13%. Una representación menor tiene las tonalidades anaranjadas, con cuatro casos y tan solo el 4%. El color de las superficies internas presenta pocas variaciones con respecto al color de las superficies externas, ya que siguen predominado las mismas gamas. Por lo tanto, siguen predominado la gama de los rojizos con sesenta y un casos y el 61%. La gama de los marrones también está representada, en el caso de las tonalidades oscuras con diecisiete casos que suponen el 17%, mientras que las tonalidades claras, con tan solo seis registros apenas alcanzan el 6%. El color negro sigue teniendo una representación semejante, con diez casos y un 10%, mientras que la tonalidad anaranjada con cinco registros alcanza un 5%. Finalmente, dentro de la gama de los grises solo se ha identificado un fragmento de tonalidad oscura que supone un 1%. La aproximación al método empleado en la cocción de las vasijas se ha realizado por la simple observación del color superficial, lo cual ofrece grandes dificultades, debido a los múltiples factores que intervienen además de las condiciones de cocción, como el tipo de arcillas empleadas u otros de tipo funcional o postdeposicional. No obstante, pensamos que puede ser interesante con la finalidad de establecer diferentes grupos que presenten cierta uniformidad en las condiciones de cocción y que más adelante podrían ser contrastados con otros estudios analíticos. El tipo de cocción más representado es el oxidante, con cincuenta y cuatro registros que suponen el 54%. La cocción alternante alcanza una representación menor con veinticuatro casos y un 24%, mientras que con un porcentaje similar aparece representada la cocción reductora, ya que con veintidós casos suponen el 22%. La textura de la pasta cerámica está directamente relacionada con la composición de la misma, en cuanto al tipo de arcillas empleadas y a los tipos de desgrasantes utilizados, así como con el fuego de cocción y la temperatura alcanzada. Aunque nos movemos con criterios puramente descriptivos, prácticamente la totalidad de los fragmentos analizados presentan una textura compacta, con 99 registros que suponen el 99%. Únicamente se ha identificado en un fragmento una textura escamosa que supone el 1%. El tratamiento final de las superficies cerámicas es un indicador de la calidad de la vasija y del esmero puesto en su fabricación. Los acabados exteriores son mayoritariamente alisados de calidad fina, con cuaren-

268

ta registros que suponen el 40%, y los alisados medios, con treinta y cuatro registros que alcanzan el 34%. Con una representación menor tenemos los acabados bruñidos, con catorce casos que suponen el 14%. Otros acabados de buena calidad están poco representados, como es el caso de los espatulados, con tres casos que suponen el 3%, o los alisados de calidad muy fina, con dos registros que apenas representan el 2%. Los acabados toscos apenas tienen representación, ya que con sólo un registro supone el 1%. Finalmente, tenemos otro grupo de cerámicas en las que no ha podido estudiarse el tratamiento final de la superficie externa, son las erosionadas que con seis registros suponen el 6% del total. El tratamiento de las superficies internas presenta ciertas variaciones con respecto al acabado de las superficies externas, anteriormente descrito. En primer lugar encontramos ahora los acabados alisados de calidad media con treinta y nueve registros que suponen el 39%. En una proporción un poco inferior tenemos ahora los alisados finos, con treinta registros que suponen el 30%. Con representaciones muy inferiores estarían los acabados de muy buena calidad, como es el caso de los bruñidos, con seis casos y un 6%, y los espatulados, con apenas dos casos que suponen el 2%, o los que tienen un tratamiento final con engobe, con un único caso (1%). Los acabados toscos apenas están representados, con tan solo un caso (1%). Finalmente, el grupo de cerámicas con superficies erosionadas en las que no se ha podido determinar el acabado es ahora mayor, ya que con veintiún casos suponen el 21%. La escasez de la muestra cerámica, desde el punto de vista cuantitativo y el que esta aparezca muy fragmentada, ha impedido poder realizar un análisis tipológico y una caracterización tecnomorfométrica detallada del mismo. Por lo tanto, nos limitaremos a señalar que en general los recipientes cerámicos se ajustan a los tipos normalizados de las producciones argáricas, documentándose durante nuestra intervención las formas 2, con dos registros (33,3%), la F-4, con tres registros (50%) y la F-5, con tan solo un registro (16,7%). CONSIDERACIONES FINALES Los trabajos realizados en el Barranco de la Viuda nos ha permitido distinguir tres zonas, con características diferenciadas en cuanto a la incidencia de las obras de la torre 190 y al potencial arqueológico conservado.

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

La primera corresponde al sector Oeste y Sudoeste, donde el grado de afección ha sido muy alto y el registro arqueológico totalmente alterado. La segunda corresponde al sector Norte, donde las obras han incidido gravemente sobre los contextos arqueológicos, habiendo desaparecido la totalidad del registro en algunos sectores. Finalmente, la tercera ha sido identificada en el sector Noreste y Sudeste, donde la incidencia de las obras ha sido menor, y por lo tanto, el registro arqueológico se ha visto afectado parcialmente. El sector Oeste y Sudoeste corresponden a un área secundaria del yacimiento, con el registro arqueológico totalmente alterado por las obras de explanación, con desmontes importantes que han incidido hasta la roca de base. No se han documentado evidencias estructurales y el material arqueológico es muy escaso, habiendo sido trasladado de otras zonas del yacimiento por las obras de explanación. En el sector Norte del área de intervención los daños han sido causados principalmente por la apertura de un camino y por otras obras de explanación. En este sector del yacimiento se ha documentado un muro perimetral que cierra el poblado por su sector Norte,

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

con una longitud observada hasta el momento de 28 m, habiéndose perdido un tramo intermedio de unos 6 m por la apertura del camino, y una anchura media de 1,10 m. Este muro perimetral presenta otras estructuras adosadas a su cara externa, interpretados como bastiones, que reforzarían a la estructura principal, así como un posible enlucido o revoque del paramento de piedra externo de la muralla, observándose además la disolución de parte del mismo. De igual forma, y tras la limpieza de los perfiles abiertos por la maquinaria, se han podido observar la presencia de contextos domésticos adosados a la cara interna de la estructura amurallada, con suelos de ocupación, de los que de momento desconocemos sus características. Estos contextos domésticos también se han visto afectados por las obras de explanación, realizadas junto a la cara interna de la muralla, por lo que gran parte del contexto arqueológico de esta zona se ha perdido. Por lo que respecta a la zona Noreste, Este y Sur del área de actuación, afectada en menor grado por las obras de la torre 190, la documentación obtenida hasta

Lámina 3. Vista general del sector Norte/Noreste del poblado. Muralla perimetral de cierre del poblado, con los derrumbes asociados a la cara interna y parte del alzado conservado en su paramento externo.

269

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 4. Vista general del sector Norte/Noroeste de poblado. Muralla perimetral de cierre del asentamiento, con los derrumbes asociados a su cara interna y externa.

el momento señala la presencia de contextos domésticos, con estructuras visibles en superficie y con una gran densidad de material arqueológico. En este sector el yacimiento también ha sufrido importantes daños, pero esta vez directamente relacionados con la erosión natural y con la expoliación de las remociones clandestinas. Por lo tanto, en el sector Norte y Noreste consideramos que sería necesario realizar una 2ª Fase de actuación con excavaciones sistemáticas en extensión, puesto que se trata de un área primaria del yacimiento que conserva una naturaleza arqueológica estratificada y su contexto, al menos en determinadas zonas, no ha sido alterado, permaneciendo intactas en parte del mismo las relaciones macro y micro espaciales contextuales. De hecho, sabemos por la limpieza de los perfiles que fueron abiertos tras ser seccionada la muralla por las obras de la torre 190, que además de la peculiaridad de su arquitectura defensiva, también existen estructuras de habitación adosadas al recinto amurallado, con suelos de ocupación y con evidencias materiales de gran interés como restos vegetales carbonizados de diferentes tipos.

270

También queremos destacar que el Barranco de la Viuda es uno de los pocos asentamientos argáricos del Sudeste de la península ibérica con un recinto amurallado. De hecho, y exceptuando el Cerro de las Viñas en Murcia (AYALA, 1991) y algunos poblados del interior, como el Cerro de la Encina en Granada o Peñalosa en Jaén, con recintos amurallados, bastiones y torres; la arquitectura defensiva no está generalizada, debido a la localización de los emplazamientos en cerros estratégicos que la harían innecesaria en la mayor parte de los casos (LULL, GONZÁLEZ MARCÉN y RISCH, 1992:155-156). La realización de esta segunda fase de actuación permitirá la documentación exhaustiva del área afectada del asentamiento arqueológico, así como precisar su caracterización cultural, su naturaleza arqueológica y las características espaciales y funcionales del mismo en este sector, al tiempo que permitirá su integración científica con otros sectores del yacimiento que no se han visto afectados. De momento, se han iniciado parte de los trabajos, por lo que sería conveniente continuar en un plazo

INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL BARRANCO DE LA VIUDA (LORCA, MURCIA).

reducido de tiempo, para impedir que los niveles arqueológicos en proceso de excavación se puedan ver afectados por la erosión natural y por la expoliación de los clandestinos, dada la fragilidad de los contextos arqueológicos en proceso de excavación. En este sentido, queremos señalar que una vez concluido los trabajos de campo de la 2ª Fase de actuación, también creemos que se debería elaborar un proyecto de protección de las estructuras del poblado, mediante trabajos de consolidación, restauración y/o cubrición. Las estructuras documentadas presentan una gran entidad desde el punto de vista de la caracterización cultural del yacimiento, pero al mismo tiempo están sujetas por la fragilidad de los restos arqueológicos, a un importante deterioro que se debe evitar mediante actuaciones de protección que preserven su legado cultural, que por otra parte ya ha sufrido daños irreparables.

1ª FASE ESTUDIO DE CORRECCIÓN DE IMPACTO ARQUEOLÓGICO

BIBLIOGRAFÍA AYALA JUAN, Mª M. (1991). El Poblamiento Argárico en Lorca. Estado de la Cuestión. Excmo. Ayuntamiento de Lorca, Real Academia Alfonso X el Sabio y Caja de Ahorros del Mediterráneo. CUADRADO RUIZ, J. (1948). “Algunos yacimientos prehistóricos de la zona Totana-Lorca”. III C.A.S.E. 56-65 pp. Cartagena. LULL, V. (1983). La “cultura” de El Argar. Un modelo para el estudio de las formaciones económicosociales prehistóricas. Akal, Madrid. LULL, V.; GONZÁLEZ MARCÉN, P. y RISCH, R. (1992). Arqueología de Europa, 2250-1200 A.C. Una introducción a la “Edad del Bronce”. Historia Universal 6. Prehistoria. Síntesis, Madrid.

271

ENTREGADO: 1998

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 273-290

EL YACIMIENTO FENICIO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). CAMPAÑA DE 1997 IVÁN NEGUERUELA MARTÍNEZ ANA MOYA CARMEN MARÍN BAÑOS CRISTINA CORREA CIFUENTES Mª ÁNGELES PÉREZ BONET

Palabras clave: Playa de la Isla, barco, fenicio, cerámica, lingotes de plomo. Resumen: La campaña de 1997 se ha centrado en la reprospección de la bahía en la que se hundieron los dos barcos fenicios ya conocidos (un total de 72.000 m), recuperándose gran cantidad de materiales significativos como cerámicas y lingotes de plomo. También se ha procedido al seguimiento de los cambios producidos por la nueva dinámica litoral y el control de las condiciones de conservación del túmulo que protege al Barco-2. Keywords: Playa de la Isla, boat, Phoenician, ceramic, lead ingots. Summary: The campaign for 1997 was centred in a repeat study of the bay in which were found submerged two Phoenician boats. From these, already known about, (a total of 72.000m), have been recovered a large quantity of significant finds such as ceramics and lead ingots. Also we have followed up the changes produced by the new plans for the coast line and the control of the conditions of the conservation of the mound that protects boat 2.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Los objetivos científicos del Proyecto “Nave Fenicia”, tal como se configuró en 1993 mediante el Convenio suscrito entre el Ministerio de Cultura, la Caja de Ahorros del Mediterráneo y este MuseoCentro, se cubrieron en Junio de 1995. Sin embargo, y como suele suceder en los proyectos científicos, la vía de investigación abierta entonces por el Museo-Centro ofrecía posibilidades inéditas que conviene desarrollar en el marco de la política de Investigaciones subacuáticas que esta Institución desarrolla desde 1982. En la profundización de algunas de las líneas de trabajo que entonces abrió la Dirección del Museo-Centro y en la apertura de otras nuevas seguimos trabajando desde entonces aún cuando se trata de tareas carentes de la espectacularidad de los primeros trabajos. La campaña de 1997 se ha centrado, como en años anteriores, en la reprospección de la bahía en la que se hundieron los dos barcos ya conocidos. Para ello, han vuelto a bucearse los mismos 72.000 m como venimos haciéndolo todos los años. A tal efecto se desplazaron hasta la Playa de la Isla todos los equipamientos técnicos pertinentes. Además de los 5 arqueólogos firmantes de este escrito, participaron en los trabajos de esta campaña C. Gómez-Gil (restaurador), J.L Sierra (químico), E. Peñuelas (Patrón de barco), P. Ortiz (fotógrafo), y M. Rodríguez de Viguri (técnico de náutica y buceo). Como hemos apuntado en años anteriores, la dinámica litoral en la zona ha sido fuertemente modificada por la construcción de un puerto deportivo en un área próxima, al oeste, que ha provocado la retirada de la

274

arena de la playa norte de la bahía, la Playa de la Isla, y su deposición en la Playa del Cachero, al este. Este fenómeno, que continúa en la actualidad, produjo en su momento que los barcos fenicios enterrados en el fondo de la bahía y las cerámicas que transportaban comenzaran a descubrirse. Ello tiene un doble efecto: por un lado, ha favorecido la localización de los barcos y el cargamento asociado a ellos. Por otro, ha puesto en grave peligro de deterioro los restos arqueológicos. Este último extremo se produce no sólo por el daño que las corrientes puedan producir en los restos que se descubren, grave si consideramos la poca profundidad a la que se encuentran y lo expuestos que por ello mismo quedan, sino también por que se encuentran en una zona muy frecuentada por bañistas en verano. Como se ve, las circunstancias que rodean el yacimiento subacuático de la Playa de la Isla son muy específicas, y configuran las líneas de actuación fundamentales del Museo y Centro en este campo, en el que es prioritaria la continuación de las campañas anuales de investigación con los siguientes objetivos: 1.-El seguimiento de los cambios producidos por la nueva dinámica litoral impuesta por la construcción del Club Náutico, con la modificación de corrientes que produce en el fondo marino y con las consecuencias que apuntamos más arriba, y el estudio de los mismos. Uno de los principales objetivos científicos que tiene para el Museo-Centro el realizar estas campañas

EL YACIMIENTO FENICIO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). CAMPAÑA DE 1997

anuales de trabajos en la Playa de la Isla, es el hecho de que cuando se tiene la posibilidad de asistir a un cambio estructural de esta envergadura que nos permite seguir ante nuestros ojos cómo se van alterando los parámetros costeros en un yacimiento arqueológico, no debe abandonarse su seguimiento y control bajo ningún concepto. De hecho, es actualmente más importante este estudio que el que se comenta en el punto siguiente relacionado con la recuperación de materiales. El paradigma que se establezca después de varios años de seguimiento será del máximo interés no sólo para los estudios geológicos sino para los de la arqueología marítima en su concepción más ambiciosa. 2.- La recuperación de los objetos desenterrados por el mar desde la finalización de la campaña anterior, con la finalidad de ir acotando cada vez más la realidad arqueológica de la citada bahía. Partimos del principio de que lo recuperado por el Museo-Centro en las campañas de 1993-1995 responde a unas circunstancias completamente aleatorias debido a que se recuperaba tan sólo lo que el mar había depositado en la superficie del lecho marino en aquel momento. En segundo lugar, que esa deposición superficial dependía del estado de las corrientes en un momento determinado, es decir que fragmentos que hoy están desenterrados, están tapados mañana, por lo que los datos recuperados sólo podrán ser fiables en la medida en que la recuperación del material sea más y más exhaustiva. Este aspecto del problema de la Playa de la Isla no es en absoluto menor y tiene que ver con los parámetros de la proyección científica que se le quiera dar a la arqueología subacuática. Si esos parámetros se establecen en la documentación básica de los yacimientos o se establecen en la investigación de los procesos. El primero de los casos recoge estadios que en la arqueología de tierra ya se abandonaron hace una o dos décadas, pero que aún siguen vigentes en parte de los trabajos en agua que se realizan en el Mediterráneo. 3.- El control de las condiciones de conservación del túmulo que protege el Barco-2. SEGUIMIENTO DE LOS CAMBIOS PRODUCIDOS POR LA NUEVA DINÁMICA LITORAL Se ha observado una modificación importante de la bahía en dos aspectos. Por un lado, la configuración del fondo ha variado, y las corrientes han depositado cantidades apreciables de arena en forma de lengua en la

zona media de la bahía, con dirección suroeste-noreste. Este fenómeno, ya apreciable en años anteriores se ha incrementado perceptiblemente. Es una zona arqueológicamente estéril a efectos de prospección. Relacionado con el mismo fenómeno, pero en el nivel de la superficie, en la misma dirección se observa la acumulación cada vez más acusada de arena en la playa este de la bahía, la Playa del Cachero, de forma que la pequeña Isleta que emerge en la bahía frente a ella se encuentra en este momento a punto de unirse con la playa mediante una lengua de arena. LA RECUPERACIÓN DE LOS OBJETOS El procedimiento ha sido el mismo que en campañas anteriores, prospectando mediante buceadores toda la bahía. La localización de cada objeto va seguida de su embolsamiento y su deposición en el sitio donde se ha localizado. A continuación se procede a la toma de los datos de posición de cada uno de ellos, mediante una estación total, que proporciona las coordenadas de localización. Esta posición va acompañada de una identificación numérica para cada objeto, que constituye así su número de inventario de excavación y Museo. Una vez posicionados y recogidos todos los objetos se trasladan al Museo, donde se les somete a los trabajos de laboratorio necesarios. Los datos obtenidos en el posicionamiento, y almacenados en una tarjeta electrónica, son volcados posteriormente al ordenador, donde utilizando el software adecuado se realizan los correspondientes planos de situación y dispersión de cada uno de los objetos, completando cada año el mapa de dispersión de todos los objetos recuperados. A continuación se somete a todos los objetos al tratamiento de limpieza correspondiente y a la desalación y secado controlado posteriores. La última fase del trabajo corresponde a las tareas de inventario y documentación gráfica específica de cada una de las piezas que se han recuperado. Para ello se utiliza el mismo formato con el que se trabaja desde 1993, procesando por ordenador tanto el inventario, que recoge las características específicas de cada pieza, como la documentación gráfica, que se realiza en primera instancia a lápiz para a continuación escanear y procesarlo mediante un programa informático específico. Se han recuperado, en total, 386 piezas: 383 fragmentos de cerámica y tres fragmentos de lingotes de

275

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

plomo. Ello significa que en relación con la campaña de 1996 ha habido un aumento significativo de materiales recuperados, en torno al 200%. Como en años anteriores, la adscripción cultural de la mayoría de los fragmentos recuperados es claramente fenicia. Sobre el total citado de 386 fragmentos, corresponden al mundo fenicio 332, lo que supone un 86 %, quedando un 14 % para otros periodos culturales, incluidos los indefinidos. Dentro de este mundo del material fenicio, es abrumador el predominio de los galbos sobre las formas: 270 fragmentos contra 62. Es decir que un 81% son galbos y sólo un 19% son formas. La tabla de frecuencia de formas no arroja, sin embargo, variaciones significativas en relación con años anteriores, siendo con mucho las ánforas los elementos mejor representados en el total: un 66%. Le siguen los platos con un 13%. Y luego hay un gran salto hasta el resto de las formas: los cuencos, pithoi, tapaderas, ollas, indeterminados y lingotes de plomo, oscilan todas ellas entre el 2 y el 5%. Las formas indeterminadas (fragmentos muy pequeños sobre los que es inseguro pronunciarse por la falta de claridad de los mismos) son 4 piezas, un 6%. Esta distribución es congruente con lo que venimos registrando desde 1993: la abrumadora mayoría de fragmentos de ánforas. Pero esta aseveración necesita de dos aclaraciones correctoras que hemos de tener bien presentes a la hora de jugar con estos datos: En primer lugar, ha de quedar bien entendido que sobre estos porcentajes hemos contabilizado únicamente los fragmentos con formas nítidas y hemos suprimido los galbos, pues si éstos se contabilizasen la proporción se inclinaría mucho más a favor de las ánforas por una razón bien sencilla: al tratarse de piezas muy grandes se fragmentan en muchos más trozos que las piezas pequeñas, de modo que de un ánfora podrían salir 60 pedazos y de un cuenco 3 ó 4. Ello significaría que sobre una deposición original de un cuenco y un ánfora, es decir, 50% de ánforas y 50% de cuencos, la estadística daría una abrumadora mayoría de ánforas al contabilizarse 60 fragmentos de ánforas contra 3 de cuencos. En segundo lugar, que hemos revisado muy cuidadosamente que los diversos fragmentos de ánforas no correspondan a la misma ánfora, en la línea de lo expuesto en el punto anterior. Para ello nos es muy útil el combinar una serie de parámetros que sin ser rigurosamente exactos reducen al mínimo los errores del cómputo estadístico. Esos parámetros son el color y la pasta.

276

EL COLOR, referido a la superficie exterior, superficie interior y estructura de color de la fractura: un sólo color homogéneo, dos colores (uno hacia la superficie exterior y otro hacia la interior), tres colores (lo anterior más un núcleo de color distinto), o pasta de sandwich, a su vez con diversas variantes. LA PASTA, referido a la estructura de la superficie exterior (cantidad y tamaño de los diferentes desgrasantes), aspecto de la superficie (alisada, rugosa...), estructura de la superficie interior (como lo anterior, en la superficie interior) y núcleo de la pasta con los mismos parámetros. Según todo ello, dentro de los 41 fragmentos de ánforas que tienen forma, es decir de ese 66% del total de la cerámica fenicia que hemos citado, 6 son bordes, 17 son carenas, 9 son asas y 9 fondos. Como quiera que las carenas son todas diferentes entre sí y corresponden inequívocamente a ánforas distintas, es el dato que debemos retener. Importancia, por su escasez, tienen los pithoi. En la lámina IX damos las dos piezas aparecidas. Han perdido completamente su posible policromía. La pasta es, en estos dos casos y en todos los demás recuperados desde 1993, de cocción oxidante, y con un acabado poco cuidado si lo comparamos con el buen tratamiento de alisado que han recibido los platos, los cuencos y algunas ánforas. En cuanto a los platos, han aparecido un total de 8 fragmentos, que forman e! 13%, cifra no despreciable. Corresponden a tipos diversos siguiendo las tipologías desarrolladas por Schubart para la costa malacitanogranadina, pero todos ellos encuadrables en la segunda mitad del siglo VII a.C. Previsiblemente el plato no MZ/97/SP-40-54, de la lámina X debe corresponder a un momento posterior, y se enmarcaría en el contexto de algunos materiales tardíos (siglos VI-V) que vienen documentándose en la bahía desde 1993, si bien con unos porcentajes muy escasamente significativos. Lo mismo cabe para los cuencos, de los que, como puede apreciarse en las figuras adjuntas, existen varios tipos: con borde reentrante, con pared carenada o en la conocida forma de “bowl” o cuenco hondo (Fig. XI), o con borde saliente (Fig. XIV), todos ellos adscribibles al contexto cultural que venimos tratando, y con paralelos muy claros en la Península. Mención especial merece el cuenco de la Fig. XIV que presenta junto a uno de sus bordes dos orificios para suspenderlo de pared y además otra serie de per-

EL YACIMIENTO FENICIO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). CAMPAÑA DE 1997

foraciones en paralelo, restos de un concienzudo lañado a que fue sometido. Estos dos factores (los orificios para suspensión y el lañado) pregonan la gran importancia que sus propietarios concedieron a esta pieza de cerámica gris. Por la razones que fuese, se trataba de un objeto de especial relevancia, a pesar de que en la actualidad no conserve ningún resto de policromía. Otra pieza de especial singularidad es la tapadera de la Fig. XV. Hasta ahora no habíamos recuperado ninguna, aunque para varios fragmentos se tenía la sospecha de que quizá pudieran corresponder a tapaderas. Este ejemplar presenta afortunadamente el perfil completo. El pomo para sujeción presenta una pequeña perforación en su centro, donde la pared de barro se hace más delgada, perforación que no parece consciente, sino debido a una rotura. Puede verse bien en este excelente ejemplar cómo sus bordes se confunden muy fácilmente con los de cualquier cuenco. En las Figs. XII y XIII damos diversas formas cerradas, todas ellas en cerámica poco cuidada, no adscribibles a ungüentarios refinados (“bocas de seta” o “vasos trilobulados”), por lo que han de corresponder a ollas o pithoi de diversos tipos.

En la Fig. XVI damos los tres fragmentos de lingotes de plomo aparecidos en esta campaña, que responden a la misma tipología que venimos documentando desde el inicio de los trabajos en la bahía. EL CONTROL DE LAS CONDICIONES DE CONSERVACIÓN DEL TÚMULO QUE PROTEGE EL BARCO-2 Se realiza en múltiples visitas a lo largo del año. El sistema se ha revelado como muy eficaz, y en condiciones normales no ha sido necesario intervenir sobre el túmulo en ningún momento. Sin embargo, las condiciones específicas de este año, que han incrementado el volumen de arena depositado, así como la cantidad de arena del fondo trasladada a otras ubicaciones, ha afectado también al túmulo construido sobre el Barco-2, de forma que se procedió, tras comprobar en una inspección que comenzaba a descarnarse, a volver a depositar arena de cubrición en las zonas donde se precisó.

277

Playa de la Isla, distribución de los hallazgos.

Playa de la Isla. Cerámica recuperada en la campaña de 1997.

Playa de la Isla. Cerámica recuperada en la campaña de 1997.

Playa de la Isla. Cerámica recuperada en la campaña de 1997.

Playa de la Isla. Cerámica recuperada en la campaña de 1997.

Playa de la Isla. Cerámica recuperada en la campaña de 1997.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 291-306

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA, ESPALDA HUERTO RUANO

(LORCA, MURCIA) ANDRÉS MARTÍNEZ RODRÍGUEZ JUANA PONCE GARCÍA

Palabras clave: Lorca, Neolítico, Calcolítico, poblado, silo, Romano, pavimento de cantos. Resumen: La excavación arqueológica de urgencia en el solar de calle Floridablanca ha aportado datos sobre la sucesión poblacional en esta zona de la ciudad de Lorca ubicada en las proximidades del río Guadalentín. Los restos más antiguos constatados pertenecen al Neolítico Final, sobre los que hay un asentamiento calcolítico y un hogar de la Edad del Bronce. La población romanizada se asienta en esta área desde el siglo II a.C. hasta el siglo I d.C. A partir del siglo XII, esta zona será de nuevo ocupada para roturación de las tierras. Keywords: Lorca, Neolothic, Calcolithic, site, subterranean store, roman, pebble flooring. Summary: The urgent archeological excavation in Floridablanca Street has brought the population in this area of Lorca located in the nearness of the river Guadalentin. The oldest verified remains belong to the Final Neolithic period, upon these, there is a calcolithic settlement and a fireplace of Bronze Age. A romanized population settles from the II century B.C. and it last until the I century A.D. From the XII th century, this area will again have a occupation for its cultivation.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN El solar objeto de esta intervención arqueológica se ubica en la Calle Floridablanca, actualmente entre el Huerto Ruano y el ambulatorio Santa Rosa de Lima, dentro del área afectada por la resolución de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia de marzo de 1993, sobre protección de restos arqueológicos en la zona del P.E.R.I. de la Alberca situada al exterior al P.E.P.R.I. del Conjunto Histórico-Artístico de Lorca (fig. 1). La intervención arqueológica de urgencia se efectuó motivada por la construcción de la cimentación de un edificio con doble sótano, donde se iba a retirar el depósito sedimentario por debajo de la superficie hasta una profundidad de seis metros. La realización de la cimentación por tramos condujo a que los trabajos arqueológicos se fueran adaptando a las fases de construcción del nuevo edificio entre el 12 de mayo y el 7 julio de 1997. Los trabajos arqueológicos se ciñeron a la supervisión del desfonde y la excavación de los restos modernos y romanos que se iban a ver afectados por el mismo. Para planificar la excavación en extensión se plantearon los cortes 1 y 2 con el objetivo de obtener la secuencia estratigráfica hasta los 6 m. de profundidad, cota máxima de desfonde, donde se documentaron restos de la ocupación prehistórica de esta área (Edad del Bronce, Calcolítico y Neolítico final). En vista de los resultados obtenidos durante esta intervención arqueológica, la dirección de la obra pro-

292

puso al Servicio de Patrimonio Histórico de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia un cambio en el proyecto inicial de cimentación, elevándolo un metro, para de esta manera evitar la excavación en extensión de todo el solar, preservando los restos arqueológicos bajo la losa de hormigón. De esta forma se conservan para la posteridad pero se priva a la investigación de conocer de forma más amplia los orígenes del importante poblado prehistórico que se desarrolló a partir del Neolítico en Lorca. ESTRUCTURAS DE FINALES DEL SIGLO XIX: JARDINES Y FUENTE DEL PATIO TRASERO DEL HUERTO RUANO El denominado Huerto Ruano (1877-1879) se puede enmarcar dentro del Eclecticismo de finales del siglo XIX y está formado por un edificio de planta cuadrada y exenta con una fachada flanqueada por dos torreones, un jardín con fuente en su parte delantera y un huerto en su parte posterior (PÉREZ ROJAS, 1990: 320 y 325; MUÑOZ CLARES, 1999:252). El solar donde se iba a efectuar la nueva construcción abarcaba el huerto posterior a la casa, delimitado al norte por un muro (U.E. 6003) cuya cimentación de cal y piedra se documentó en el perfil norte. En el centro de este patio se hallaba la parte inferior de una balsa circular de 2,95 m de diámetro interior y 3,30 m de diámetro exterior (lám. 1). La parte inferior está construida con un mortero de cal y piedra y la pared que la

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA

El interior de la balsa apareció relleno de fragmentos cerámicos pertenecientes a diversas formas de maceta de tres tamaños (pequeño, mediano y grande), algunas con pie, pintadas de rojo y cuyos fondos presentaban una perforación. Estas macetas posiblemente adornaran el borde la balsa siguiendo el gusto de la época. Las unidades estratigráficas que corresponden a esta estructura son de la 902 a la 905. FASE MODERNA Las únicas evidencias de esta fase corresponden a una serie de pavimentos documentados en el perfil este, introduciéndose bajo la cimentación de la casa del Huerto Ruano. El más moderno de los pavimentos es de cal y tierra apisonada (U.E. 909) que estaba cubierto por un estrato de tierra gris cenicienta (U.E. 907), y ambos rotos por un basurero (U.E. 908). A unos 20 cm. de profundidad se documentó un nuevo pavimento, esta vez elaborado con yeso (U.E. 911) y cubierto por una capa de derrumbes (U.E. 910). La cronología de estos pavimentos es anterior al siglo XIX y nos permite afirmar la existencia de estructuras que estaban ya amortizadas cuando se construyó el Huerto Ruano y cuyo origen puede remontarse a los siglos XVII y XVIII. Lámina 1. Balsa del huerto posterior de los Ruano, conocida popularmente como Huerto Ruano.

delimita con ladrillos macizos (33 cm por 17 cm por 4 cm) unidos por un mortero semejante, que habían sido en su mayoría partidos para adaptarse a la curvatura de la paredes. El interior de la balsa está recubierto por una capa de mortero de cal hidráulica de color amarillento. En el suelo de la balsa hay una plataforma rectangular (0,60 m por 0,42 m) de 0,17 m de alzado, realizada con cuatro hiladas de ladrillos macizos (30 cm por 15 cm por 4 cm), revocada también con cal hidráulica y orientada noroeste-sureste; esta plataforma se construyó para amortiguar la caída del chorro de agua con la que se llenaba la balsa. Hay que mencionar que las paredes de la balsa conservaban muy poco alzado (18 cm como máximo). El agua para llenar la balsa y regar el huerto podía proceder de la acequia alta de Sutullena que tenía canalizaciones perpendiculares para el riego en la calle Floridablanca y Musso Valiente.

FASE ISLÁMICA Los restos islámicos se documentan en la U.E. 6007, a una profundidad entre -1,70 m y -2,20 m, localizada en el perfil norte del corte 5, y conformada por un estrato limoso marrón oscuro con algunas piedras donde se documentan materiales cerámicos islámicos datados en el siglo XII (como fragmentos de ataifores carenados vidriados con manganeso bajo cubierta de color melado, jarritas/os pintadas con trazos digitales al manganeso y tapaderas planas con borde engrosado), y no se asocian a estructuras conservadas, por lo que pueden relacionarse con el área inmediata a alguna alquería islámica que empleara estas tierras para su roturación. FASE ROMANA Los restos romanos documentados se hallaron en el perfil norte del solar (lám. 4), donde se plantearon los

293

Figura 1.- Emplazamiento del solar.

cortes 3 (8,43 m de longitud por 2,10 m de anchura), 4 (7,40 m de longitud por 2 m de anchura) y 5 (3,10 m de longitud por 1,60 m de anchura) excavando una superficie total de 48 m2. A unos cuatro metros de profundidad desde el P.01 se documentó un muro (UU.EE. 4002, 5006 y 6000) orientado este-oeste (lám. 2), formado por piedras unidas por adobe gris y con una anchura de 0,60 m que conservaba cuatro hiladas de alzado. Este muro se desarrollaba a lo largo de unos 23,40 m, hasta introducirse por ambos extremos en el perfil norte, bajo el actual edificio de Plaza Nueva, sin documentarse ninguna estructura perpendicular al mismo que compartimentara este gran espacio. Los materiales significativos hallados en la fosa de fundación (UU.EE 5002, 5003, 5004) de este muro2 permiten enmarcar el origen de la estructura en torno a la mitad del siglo II a.C. Este muro fue reutilizado y ensanchado en el siglo I d.C. con la anexión de una nueva hilada de piedras, adquiriendo un grosor de 0,90 m (U.E. 5006). En

conexión con el muro se halló un pavimento de cantos (U.E 5009) (lám. 3), sobre el que no se constatan fragmentos de techumbre (tegulae, imbrices) por lo que parece que nos encontramos en un espacio abierto próximo a talleres metalúrgicos y alfareros, dada la presencia de abundantes escorias de fundición y desechos cerámicos. Entre los materiales significativos documentados en el interior de la habitación (UU.EE. 4003 y 5008) destaca un fragmento T.S. Sudgálica Drag. 27 datada en la primera mitad del siglo I d.C., un fragmento de T.S. Itálica Drag. 17, y varios fragmentos de ánforas pertenecientes a los tipos Dressel 14, cuya época de circulación se sitúa en el siglo I d.C., y Haltern 70 datada entre finales del siglo I a.C. y principios del siglo I d.C. (SCIALLANO y SIBELLA, 1991). En el nivel de relleno para la nivelación del terreno (U.E. 4006, 5010) llevada a cabo en el siglo I d.C. como base de preparación para el pavimento de cantos, se documentó abundante cerámica muy fragmentada

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA

con escasas formas, entre las que destacan un fragmento de borde de ánfora Dressel 1A datada entre el tercer cuarto del siglo II a.C. y primer tercio del siglo I a.C., un fondo de un tipo de ánfora cilíndrica de tradición púnica, publicada con distintas denominaciones3 y que no presenta unos orígenes claros, que puede corresponder a producciones del círculo del Estrecho, apareciendo asociadas a unos hornos púnicos en Cádiz (PERDIGONES y MUÑOZ, 1990: 110). Este material anfórico parece estar asociado a una distribución por rutas terrestres, ya que los hallazgos marinos son escasos (GUERRERO y ROLDÁN, 1992 :33). Generalmente la pavimentación conformada con cantos rodados suele encontrarse funcionalmente asociada a espacios abiertos, como patios, calles y zonas anexas a la vivienda. El carácter del sistema empleado para la pavimentación de la calle Floridablanca únicamente permite plantear su relación con un amplio espacio delimitado por un muro de gran grosor que presenta un acceso de unos 4,50 m de longitud, donde el enlosado se realiza con una técnica mixta de cantos rodados y piedras de gran tamaño, adquiriendo en algunos casos más de un metro de longitud. La pavimentación de cantos documentada en calle Floridablanca tiene sus precedentes en los mosaicos de cantos rodados de Cástulo fechados entre los siglos VII-IV a.C. En época romana el pavimento de cantos está constatado en la villa de la Dehesa de la Cocosa (Badajoz) (FERNÁNDEZ, 1982: 218), donde se relaciona con los establos de esta villa. El asentamiento de siglo I d.C. ubicado en calle Floridablanca puede pertenecer a las dependencias de servicios de un establecimiento que surge en una zona poblada tradicionalmente por su situación próxima al valle del Guadalentín. Los datos aportados por otras intervenciones arqueológicas efectuadas en la calle Eugenio Úbeda, 7 (SÁNCHEZ GONZÁLEZ, 1998:45, 12-14 (MARTÍNEZ y PONCE, 1994: 17) , en Carril de Caldereros 1 (MARTÍNEZ RODRÍGUEZ,1997) y 5 (PONCE, 1998), en Carril de Caldereros-Avda. Juan Carlos I, 79 (PÉREZ ASENSIO, 2003), en Alberca V (MARTÍNEZ ALCALDE, 1997) y VI (MARTÍNEZ ALCALDE, 1996) permiten aproximarnos a la gran extensión ocupada por este emplazamiento.

Lámina 2. Corte 5. Muro de cierre de la gran dependencia del siglo I d.C.

Lámina 3. Corte 5. Detalle del pavimento de cantos de la gran dependencia del siglo I d.C.

295

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 4. Corte 6. Perspectiva de un trozo del muro de cierre de la gran dependencia del siglo I d.C. bajo una potente capa de estratos de limos.

Interpretación de los restos romanos excavados en la calle Floridablanca en el contexto de la evolución del establecimiento de Lorca A partir de la primera mitad del siglo II a.C. en un área próxima al cauce del Guadalentín se comprueba la existencia de un trazado urbanístico con las estructuras orientadas según los ejes cardinales y articuladas en torno a largos muros y grandes espacios abiertos. El auge económico alcanzado a lo largo de los siglos II y I a.C. pudo repercutir en una monumentalización urbana. En este período deberíamos incluir la localización de un edificio público en torno a la actual Torre del Espolón, del cual la única evidencia de su existencia es el hallazgo de dos basas fragmentadas de grandes dimensiones4 localizadas en el Cerro del Castillo. Lorca al igual que otros asentamientos urbanos situados en las inmediaciones de la Vía Augusta, alcanzó un gran auge relacionado con la riqueza pro-

296

ducida por el tráfico comercial generado desde la ciudad de Carthago Nova; cuando este núcleo generador de riqueza económica se redujo, el papel de los núcleos beneficiados decreció. Este hecho está constatado en otros puntos cercanos, como el Tossal de Manises, el Tolmo de Minateda y el Monastil de Elda (ABAD y BENDALA, 1997: 16). A partir del siglo I d.C. el núcleo urbano de Lorca comienza a despoblarse vinculándose la población a las villae y otros enclaves distribuidos por las fértiles tierras del valle del Guadalentín, para explotar los auténticos recursos de la comarca, fundamentalmente la agricultura y la ganadería. La zona baja próxima al río no llegó nunca a despoblarse, adquiriendo este enclave la funcionalidad de una mansio vinculada a la Vía Augusta, en torno a la cual se generará un nuevo núcleo poblacional a partir del siglo III d.C. citado en el Itinerario de Antonino con el nombre de Eliocroca.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA

FASE PREHISTÓRICA Los hallazgos prehistóricos que abarcan una secuencia desde la Edad del Bronce hasta el Neolítico Final, se documentaron en los cortes 1 (5 m por 3,20 m) y 2 (4,25 m por 4,25 m) bajo 2,80 m de limos a partir de las estructuras romanas. Esta potente capa de sedimentos estaba formada por seis estratos estériles arqueológicamente (U.E. 1001, 1002, 1004, 1006, 1007 y 1009 ) cuyas potencias van desde capas de entre 2 y 20 cm hasta capas con un mayor grosor que oscilan entre 30 y 60 cm, compuestos por limos de grano muy fino sometidos a procesos de decantación procedentes de las zonas distales del pie de monte o de desbordamiento del río5. Algunas de estas capas de limos en su parte inferior llevan estratos de arenas superpuestas en capas muy finas. Edad del Bronce En el ángulo noreste del corte 1 se hallaron restos de lo que se ha identificado como un hogar (UE 2000), de planta pseudo-oval, que presenta unas dimensiones en su eje este-oeste de 0,95 m y de 1 m en su eje norte-sur, introduciéndose bajo el perfil norte (fig. 3). Este hogar colmatado de cenizas y carbones fue excavado en el terreno unos 20 cm introduciéndose en el nivel calcolítico (U.E. 2001). En su perímetro se observa una alta dispersión de carbones que alcanzaba hasta un metro de distancia (fig. 2). Una muestra de los carbones recogidos en el hogar se envió al laboratorio del Institut Royal du Patrimoine de Bruxelas, que aportó una cronología absoluta de 3370+/-40 BP6 (STRYDONCK et alii, 2001:35). Cubriendo parcialmente el hogar se identificó un estrato muy compacto de color anaranjado (UE. 1010) que quizás pueda relacionarse con la disolución del adobe que componía alguna estructura o pavimento (fig.3). Entre las cenizas y carbones se hallaron adobes endurecidos con improntas vegetales, fragmentos cerámicos pertenecientes a cuencos (formas 1 y 2 según la tipología de Siret) y vasijas de almacenamiento. Entre estos materiales hay que destacar la presencia de alguna escoria de cobre/bronce. Calcolítico La ocupación calcolítica en el corte 1 (lám. 5) bajo el nivel de la Edad del Bronce.

Se han documentado los restos de lo que podría ser un área de uso del poblado con un canal excavado en el terreno de 1,10 m de anchura y orientado de norte a sur. Disponemos de una datación absoluta del nivel de abandono y colmatación de esta canalización (4100 +/35 BP7). Desconocemos la extensión que el área de hábitat ocupó ya que los datos que nos aportó este sondeo son muy limitados. Los materiales hallados permiten conocer la práctica de la metalurgia del cobre y la talla de piedra con el hallazgo de núcleos y lascas de desbaste. Los tipos de cerámica son los característicos de la fase calcolítica, presentando un alto índice de fragmentación,. Las unidades estratigráficas que se diferenciaron de esta fase cultural son los siguientes: U.E. 2001. Estrato de tierra compacta con abundantes gravas (figs. 2 y 3). Entre el material cerámico destacan un fragmento de cerámica decorada con círculos incisos, cuencos con almagra interior, fuentes, vasos de paredes rectas, vasijas de almacenamiento con borde exvasado, cerámicas con fondos planos y un fragmento con cobre adherido, que quizás pudo pertenecer a un crisol. Respecto a la industria lítica hay que mencionar láminas con retoque, puntas de flecha de base cóncava8 y con aletas y pedúnculo. Todos los restos óseos pertenecen a macrofauna, algunos de ellos con señales de los útiles que emplearon para el descuartizamiento del animal. También se documentó una concha marina. UU.EE 2002 y 2008. Amontonamiento de piedras, localizado en la zona norte del corte y asociado a las UUEE. 2003 y 2009. UU.EE 2003. Estrato de tierra compacta marrón donde se documentaron restos cerámicos muy fragmentados que se pueden adscribir a tres grupos: el más abundante está representado por cerámicas de pastas claras con desgrasante grueso, el segundo lo formarían las cerámicas de pastas grises, compactas y desgrasante fino y el tercero es el menos abundante y lo componen las cerámicas negras, pastas escamosas y desgrasantes gruesos. Respecto a las formas casi todas son abiertas (cuencos y fuentes), alguna olla globular y algún vaso de paredes rectas, suspensiones (tetones y lengüetas) y escasos fragmentos con almagra. En cuatro fragmentos se aprecia el sistema de elaboración de estas piezas a base de la unión de rollos de arcilla. La industria lítica tallada está representada por media lámina de sección trapezoidal, un núcleo para

297

Figura 2.- Planimetría corte 1.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA

Figura 3.- Perfil norte del corte 1.

extracción de laminitas y tres lascas. El único resto de industria lítica pulimentada es un gran fragmento de maza. Hay que significar el hallazgo de un lingote de cobre y mineral para la extracción de este mismo material. UU.EE 2009=2011. Estrato de tierra con algunas gravas de textura compacta que presenta gran abundancia de materiales cerámicos no significativos, con un alto índice de fracturación y muy erosionadas (fig.3). Entre el material documentado habría que significar las formas abiertas, algunas de ellas con almagras en el interior, los vasos de paredes rectas con suspensiones (lengüetas y tetones), fragmentos de dos láminas de sílex, una de ellas retocada, una cuarcita recortada con forma oval, una pella de adobe endurecida por el fuego con improntas de aristas de hojas de esparto y el extremo distal de un punzón de hueso. La fauna está escasamente representada (restos óseos de macrofauna y un fragmento de concha marina). UU.EE 2004, 2005 y 2006. Estratos de gravas de textura compacta. Destaca entre el material cerámico los cuencos, las fuentes, algunas de ellas con borde biselados, las ollitas, los fondos de recipientes de gran tamaño (almacenamiento) y los fondos planos. La pre-

sencia de los acabados con almagra se ciñe a los interiores y sólo en algunos casos. Entre los materiales de sílex hay una laminita, un geométrico semicircular y restos de un núcleo. También se documenta una piedra de molino. U.E. 2007. Estrato de tierra verdosa con pintas de carbón que rellena la parte superior de una zanja excavada en los estratos de gravas (UU.EE. 2004, 2005 y 2006) (fig.3). De este nivel disponemos de una datación radiocarbónica sobre carbones que ha aportado una cronología de 4100 +/-35 BP9 (STRYDONCK et alii, 2001:35). En el corte 2 la ocupación posiblemente calcolítica10 se documenta a 5,41 m formada por un estrato arqueológico de tierra compacta marrón-grisáceo con presencia cerámica (U.E 3000). Esta capa cubría un nivel de hábitat formado por tierra compacta de color anaranjada con abundantes piedras pequeñas, gravas y materiales arqueológicos (U.E. 3001) que cubren dos estructuras excavadas en el terreno a modo de silos (UU.EE. 3005 y 3010) de unos 20 cm de profundidad rellenos de tierra marrón grisácea. De estos dos pequeños silos localizados en el ángulo sureste del corte, el que ha ofrecido mayor información por haberse docu-

299

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 5. Corte 1. Perspectiva de los restos prehistóricos bajo una potente capa estratos de limos

mentado completo es el denominado U.E. 3005, de planta circular con 72 cm de diámetro. En sus interior se han documentado fundamentalmente fragmentos cerámicos y restos de sílex (un fragmento de laminita retocada y 7 lascas). FASE NEOLÍTICO FINAL (lám. 6) Los restos de este período cultural se documentaron en el corte 2, a unos 6 m de profundidad cubiertos por distintas capas de tierra limosa (UU.EE. 2093, 2094, 2095, 2096, 2097, 2098) (fig.5), semejantes a los del corte 1. Las estructuras de la fase del Neolítico Final están excavadas en un terreno muy compacto de color amarillento (U.E.3002). Silos Se han hallado dos silos de pequeñas dimensiones y boca circular. SILO 1 (U.E. 3006): con boca de tendencia circular de 72 cm de diámetro, 52 cm de profundidad y paredes rectas, en parte recubiertas por un adobe de color verdoso (fig.4). Este silo situado en la zona occidental del corte, estaba relleno en su parte superior por una tierra marrón grisácea con algunos pequeños carbones, huesos de animal y cerámica, y debajo un estrato de cenizas con huesos de macrofauna, sellado por una capa de piedras medianas y pequeñas. La datación absoluta a partir de carbones de este estrato es de 4620+/-35 BP11 (STRYDONCK et alii, 2001:35). El material cerámico que se hallaba en la capa de cenizas presentaba como característica común signos de haber contenido fuego en el interior. Entre las formas

300

Lámina 6. Corte 2. Perspectiva de las estructuras neolíticas excavadas en el terreno: silos y espacios domésticos

cerámicas están representados mayoritariamente los recipientes para el almacenamiento, uno de estos fragmentos con un asa con forma de lengüeta y otro con la aplicación de un cordón decorado con incisiones oblicuas; fragmentos de cuencos, uno con mamelón en el borde y decoración de almagra al interior y exterior, un fragmento de borde de plato y un fragmento de ollita también decorado con almagra al interior y exterior. El material lítico está formado por varios cantos rodados, uno de ellos con restos de óxido de hierro de color rojo, una piedra de molino que también conserva adheridos restos de óxido de hierro de color rojo (láms. 9 y 10) (fig. 3), y que posiblemente fueron utilizados para triturar almagra; lascas de sílex, media laminita y una punta de flecha también de sílex. Molinos utilizados con esta misma utilidad se han hallado en la Cueva de Chaves (Bastarás, Huesca) (UTRILLA; BALDELLOU, 2001-2002). SILO 2 (U.E. 3008): con boca de tendencia circular de 1 m de diámetro, 70 cm de profundidad y con la pared este recta y la oeste acampanada (fig.4). El silo situado en la zona sureste del corte estaba colmatado con tierra compacta marrón clara, que cubría una capa de cenizas de unos 24 cm con carbones (U.E. 3009) y en el fondo una concentración de pegotes de adobe de color ocre. En las cenizas y a 36 cm de la boca del silo se halló una vasija ovoide (láms. 7 y 8) rellena de tierra que contenía en el fondo una acumulación de carbones con esquirlas de huesos de macrofauna, conchas de malacofauna (caracoles terrestres), dos fragmentos cerámicos, trece lascas de sílex y una laminita de sílex. Otros materiales arqueológicos hallados entre las cenizas son: varios fragmentos de botellas entre las que destaca un fragmento de

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA

Lámina 7. Corte 2. Silo durante el proceso de excavación con vasija ovoide

Lámina 9. Corte 2. Silo con la piedra de molino y su mano, ambas con restos de óxido de hierro de color rojo

Otras estructuras excavadas en el suelo

Lámina 8. Vasija ovoide hallada en el silo

borde exvasado decorado con almagra interior, 18 lascas de sílex 6 de ellas con retoque, varios fragmentos de fauna fundamentalmente de animales grandes y un fragmento de espátula de hueso trabajado. Hay que mencionar el hallazgo de un incisivo con un desgaste formando un surco, que se puede haber producido por el frotamiento reiterativo sobre esta parte de la corona dental.

Se han documentado cuatro estructuras excavadas en el suelo que pudieron ser empleadas como espacios domésticos. - Espacio oval (U.E. 3003) que se introduce en el ángulo noreste del corte 2 relleno de cenizas y adobes quemados. Las medidas que se pudieron tomar son de 1,30 m de anchura en el eje norte-sur, 2,30 m en el eje este-oeste y 18 cm de profundidad. Entre el material cerámico destacan algunos fragmentos de cerámica de formas globulares con mamelones en el tercio superior, fuentes con bordes apuntados y redondeados, un cuello de botella y un fragmento de una posible tapadera de grandes dimensiones. El material lítico está formado por 9 lascas de sílex, 2 laminitas de sílex, 3 fragmentos de núcleos de sílex, 3 fragmentos de piezas de sílex retocadas y varias piedras quemadas, mayoritariamente cantos rodados de pequeño y mediano tamaño. Los escasos restos de fauna (astrágalo, diente,...) pertenecen a animales grandes. - Pequeño espacio oval (U.E. 3004) de 70 cm de anchura en el eje norte-sur y 1,10 m en el eje este-oeste situado en el ángulo noroeste del corte 2 y relleno con cenizas. Entre estas se hallaron dos lascas de sílex, un canto rodado y varios fragmentos de adobe con improntas vegetales. Destaca un adobe rectangular (20 cm por 17 cm) endurecido por el fuego y situado en el centro del espacio (fig. 3). - Espacio irregular (U.E. 3007) que se introduce en el perfil norte. La anchura máxima en el eje este-oeste es de 2,10 m y su profundidad de 22 cm. Entre el relle-

301

Figura 4.- Planimetría del corte 2.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA

Figura 5.- Perfil norte del corte 2.

no de gravas se hallaron varios fragmentos de recipientes cerámicos de gran tamaño con signos de haber contenido fuego en el interior, un fragmento informe de cerámica de muy buena factura con pasta muy compacta y desgrasante muy fino, un núcleo de sílex, una laminita de sílex, seis lascas y ocho fragmentos de huesos de animal. Los restos excavados son característicos de los poblados de la fase del Neolítico IIB (3900/3400- 2500/2400 a.C.) de la clasificación de Joan Bernabeu (PASCUAL, 1984: 73-87) presentando las estructuras exhumadas semejanzas con las halladas en poblados agrícolas valencianos como L,Illa de Bocairent (PASCUAL, 1996:183-189) y Les Jovades de Cocentaina (PASCUAL, 1984: 73-87). CONSIDERACIONES FINALES Las tierras más aptas para la práctica de la agricultura en la comarca de Lorca son las que se encuentran

en las inmediaciones del valle del Guadalentín, río caracterizado por la extraordinaria violencia de sus crecidas, que produjeron grandes inundaciones depositando abundantes sedimentos. Estos depósitos de limos han ido cubriendo y ocultando los sucesivos poblados que se establecieron en las tierras llanas de las inmediaciones del cauce, como se ha podido constatar en diferentes excavaciones del casco urbano (Carril de Caldereros, La Alberca y Floridablanca), donde se documentaron niveles prehistóricos a varios metros de profundidad. La datación absoluta obtenida por el método del carbono-14 de unos carbones extraídos en el silo 1 de esta excavación ha permitido constatar que esta zona de la actual ciudad estuvo poblada hace más de 5.000 años. Esta fecha (3500 a.C. aprox.) hace de la ciudad de Lorca el núcleo habitado más antiguo de la Región de Murcia. Esta zona del subsuelo del casco urbano de Lorca continuó ocupada a lo largo de la Prehistoria

303

BIBLIOGRAFÍA

Lámina 10. Molino y mano de molino con restos con restos de óxido de hierro color rojo.

(Calcolítico y Edad del Bronce), sellándose esta etapa por limos de decantación procedentes de las zonas distales de pie de monte de la ladera de la Sierra del Caño o de desbordamientos del río Guadalentín a mediados del II milenio a.C. El poblamiento de la Edad del Bronce en esta zona de Lorca se caracteriza por un hábitat disperso a modo de granjas o lugares de explotación, cuyas evidencias se han documentado en Alberca VI (MARTÍNEZ ALCALDE, 1997) y Carril de Caldereros, 5. (PONCE, 1998). Este poblamiento disperso situado en las inmediaciones del cauce del Guadalentín estaría vinculado al asentamiento nuclear argárico que ocupa el Cerro del Castillo de Lorca y sus laderas. Sobre estos limos se instaló a partir de la primera mitad del siglo II a.C. un establecimiento romano con las estructuras orientadas según los ejes cardinales y articuladas en torno a largos muros y grandes espacios abiertos, que continuó poblado hasta el siglo I d.C. A este primer siglo de nuestra Era corresponde la amplia dependencia pavimentada con cantos que se introduce bajo el edificio colindante y cuya funcionalidad es difícil de interpretar. Los resultados de la excavación han permitido constatar que esta zona de la ciudad estuvo poblada en la Prehistoria durante un período comprendido entre el Neolítico final y la Edad del Bronce. Tras la conquista romana, estas tierras próximas al cauce del Guadalentín, volvieron a utilizarse para situar un tipo de establecimiento vinculado al eje comercial conformado por la Vía Augusta.

ABAD CASAL, L.; BENDALA GALÁN, M. (1995): Urbanismo y ciudad: de las formaciones ibéricas a la consolidación del modelo urbano. XXIII Congreso Nacional de Arqueología, vol. II, Elche, 11-20. FERNÁNDEZ CASTRO, Mª Cruz (1982): Villas romanas en España. Madrid. GUERRERO AYUSO, V. M. (1986): “Una aportación al estudio de las ánforas púnicas Maña C”, Archaeonautica. Nº 6, 147-186. GUERRERO AYUSO, V. M.; ROLDÁN BERNAL, Blanca (1992): Catálogo de ánforas prerromanas. Cartagena. MARTÍNEZ ALCALDE, M. (1996): “Excavación arqueológica área del P.E.R.I. de La Alberca VI (Lorca)1996”, Memoria preliminar presentada en el Servicio Regional de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Murcia. MARTÍNEZ ALCALDE, M. (1997): “Memoria preliminar de la excavación arqueológica calle Puente de La Alberca, Santo Domingo, Callejón de los Frailes (Lorca) U.A.1 Edificio V”, Memoria preliminar presentada en el Servicio Regional de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Murcia. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A. (1997): “Excavaciones de urgencia en la calle Carril de Caldereros, edificio Plaza Real, nº 1 (Lorca)”. Memorias de Arqueología, nº6. Murcia, 313-326. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana (1999): Evolución del poblamiento desde época ibérica hasta los inicios de la romanización en el casco urbano de Lorca (Murcia). XXVI Congreso Nacional de Arqueología. Vol. 4. Cartagena, 2227-238. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana (1999 bis): Excavaciones arqueológicas de urgencia en la calle Eugenio Ubeda, 12-14 (Lorca, Murcia). Memorias de Arqueología, 8. Murcia, 298-329. MONTERO RUIZ, I.; RUIZ TABOADA, A. (1996): “Cerro Virtud. Indicios de actividad metalúrgica en el Neolítico”, Rev. Arqueología. Nº 178. Madrid, pp. 24-31. MOREL, J.P. (1981): Céramique campanienne: Les formes. École Française de Rome, Roma. MUÑOZ CLARES, M. (1999): “Arte y ciudad”, Lorca Histórica. Historia, Arte y Literatura. Murcia, pp. 177-266.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DE URGENCIA EN UN ENCLAVE ROMANO Y UN ASENTAMIENTO DEL NEOLÍTICO FINAL EN LA CALLE FLORIDABLANCA

MUÑOZ VICENTE, A. (1987): “Las ánforas prerromanas de Cádiz”, Anuarios de Arqueología de Andalucía. Vol. II. Sevilla, 471-478. PASCUAL BENEYTO, J. (1984): “Les Jovades (Cocentaina). Notes per a l,estudi del poblement eneolitic a la conca del Rin d,Alcoi”, El Eneolítico en el País Valenciano. Alicante, pp. 73-87. PASCUAL BENEYTO, J. (1996): “L,Illa (Bocairent). Un yaciment del tercer mileni. Avanç de resultats de l,excavació de 1996”, Recerques del Museu d,Alcoi, 5. Alcoy, pp. 183-189. PASCUAL BENEYTO, J. ; RIBERA, A. (1997): “L,Arenal de la Costa. Un yacimiento del neolítico campaniforme”, Rev. Arqueología. Nº 199. Madrid, pp. 26-31. PERDIGONES MORENO, L.; MUÑOZ VICENTE, A. (1990): “Excavaciones arqueológicas de urgencia en los hornos púnicos de Torre Alta. San Fernando, Cádiz”, Anuario de Arqueología de Andalucía. Vol. III. Sevilla, 106-112. PÉREZ ASENSIO, M. (2003): Memoria preliminar de la excavación de urgencia en la Avenida Juan Carlos I, nº 79 con Carril de Caldereros s/n Lorca. Inédita. PÉREZ ROJAS, F. J. (1990): “Urbanismo y arquitectura en Lorca a finales del XIX”, Lorca. Pasado y Presente. Aportaciones a la Historia de la Región de Murcia. Vol. II. Murcia, pp. 311-332. PONCE GARCÍA, J. (1998): “Excavaciones de urgencia en el enclave romano de Carril de Caldereros, edificio Plaza Real, nº 5 (Lorca, Murcia)”. Memorias de Arqueología, nº7. Murcia, 267-276. RAMÓN, J. (1991): Las ánforas púnicas de Ibiza. Ibiza. SÁNCHEZ GONZÁLEZ, M.J.; MEDINA RUIZ, A.J. (1998): “Actuaciones arqueológicas en el casco urbano de Lorca: Excavación de urgencia en la calle Eugenio Ubeda, nº 7”. Resumen de las IX Jornadas de Arqueología Regional. Murcia, 45. SANMARTÍ, E. (1985): “Las ánforas prerromanas del campamento numantino de Peña Redonda (Garay, Soria)”, Empúries. Nº. 47. Barcelona, 130-161. SCIALLANO, M.; SIBELLA, P. (1991): Amphores. Comment les identifier? Aix-en-Prevence. STRYDONCK, M. V.; LANDRIE, M. ; HENDRIX, V. ; MAES, A. ; KLAAS, B. v.d. ; JONG, A. F. M. de; ALDERLIESTEN, C.; KEPPENS, E. (2001): “Lorca series”. Royal Institute for Cultural Heritage. Radiocarbon Dates XVII. Brussels.

UTRILLA, Pilar; BALDELLOU, Vicente (20012002):”Cantos pintados neolíticos de la Cueva de Chaves (Bastarás, Huesca)”. SALDVIE II, Zaragoza, pp. 45-126. VILASECA DÍAZ, F.; GARRIDO LUQUE, A. (1990): “El dolmen del Cerro de la Cruz Blanca. El Burgo-Málaga”. Anuario de Arqueología de Andalucía. Vol. III. Sevilla, 236-239 NOTAS: El punto 0 se localiza en la tapa de alcantarillado más próxima al solar de la calle Floridablanca (Lorca). 2 Un borde cuenco L.68 en campaniense A media datada entre 170 ±20 y la primera mitad del siglo II a.C. y un fragmento de borde de L.23 en campaniense A antigua cuya producción se fecha entre los últimos años del siglo III a.C. y mediados del siglo II a.C. También se halló un fragmento de cerámica ibérica con decoración estampillada con rosetas de once pétalos y dos proyectiles de honda de plomo. 3 Según Sanmartí la denomina ánfora de campamentos numantinos (Sanmartí 1985), según Muñoz Vicente la clasifica en las ánforas cilíndricas tipo E-2 (Muñoz 1985 ), más tarde con la excavación de los hornos de San Fernando en Cádiz las sistematizan en la forma 4 (Perdigones y Muñoz 1990: 110). 4 La basa de tipo ático hallada en la ladera meridional del Cerro del Castillo presenta un diámetro de un metro y una altura máxima conservada de 0.43 m. Las dimensiones se asemejan a las que presenta el imoscapo de las columnas del Templo de la Encarnación de Caravaca (RAMALLO, 1992: 62). La segunda basa fue hallada reutilizada en un lienzo de la muralla septentrional del Castillo de Lorca durante las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo con motivo de “Lorca, Taller del Tiempo” y dirigidas por D. José Antonio Sánchez Pravia. 5 Agradecemos esta información a D. Joaquín García Mondéjar, Catedrático de Estratigrafía de la Universidad del País Vasco, que actualmente está realizando estudios sobre la litología en Lorca. 6 IRPA-1245: 3370+/-40 BP Calibrated dated: 68.2 % confidence 1740BC (0.10) 1720 BC 1690BC (0.77) 1600 BC 1560BC (0.13) 1530 BC 95.4 % confidence 1740BC (1.00) 1520 BC Calibration program: OxCal References calibration: M. Stuiver, A.Long and R.S. Kra eds. 1993 Radiocarbon 35 7 KIK-977/UtC-7939 Radicarborn Age BP 4100±35 Calibrated dated: 68.2 % confidence 2860BC (0.33) 2810 BC 2700BC (0.67) 2570 BC 95.4 % confidence 2870BC (0.27) 2800 BC 2770BC (0.07) 2720 BC 1

305

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

2700BC (0.60) 2560 BC 2530BC (0.06) 2490 BC 8 Similares a las halladas en el poblado del Cabezo de la Greda (La Parroquia, Lorca) y en el dolmen del Cerro de la Cruz Blanca (El Burgo, Málaga) (VILASECA y GARRIDO, 1990: 236-239) 9 KIK-977/UtC-7939 Radicarborn Age BP 4100±35 Calibrated dated: 68.2 % confidence 2860BC (0.33) 2810 BC 2700BC (0.67) 2570 BC 95.4 % confidence 2870BC (0.27) 2800 BC

306

2770BC (0.07) 2720 BC 2700BC (0.60) 2560 BC 2530BC (0.06) 2490 BC 10 La asignación cultural se ha realizado en base a su ubicación estratigráfica y a su relación con la secuencia extraída en el corte 1. 11 KIK-997/UtC-7938 Radicarborn Age BP 4620±35 Calibrated dated: 68.2 % confidence 3500BC (0.52) 3460 BC 3380BC (0.48) 3340 BC 95.4 % confidence 3510BC (0.95) 3330 BC 3230BC (0.03) 3190 BC

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 307-330

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA) MARÍA JESÚS SÁNCHEZ GONZÁLEZ ANTONIO JAVIER MEDINA RUIZ

Palabras clave: Ibérico, Romano, Tardorromano, Medieval, Inhumación, Ajuar. Resumen: La actuación arqueológica en C/ Eugenio Úbeda 7, ha consistido en la excavación de los perímetros y zanjas de cimentación para la construcción de un nuevo edificio con sótano. La secuencia cultural constatada hasta una profundidad máxima de 4,30 m, corrobora la presencia de un depósito arqueológico perteneciente a época altoimperial e islámica, documentado en anteriores excavaciones realizadas en el entorno próximo. Así mismo se han hallado dos inhumaciones juveniles realizadas en fosa con cubierta de tégula plana, una de las cuales portaba un interesante ajuar, fechado a finales del s. III d. C. Keywords: Iberian culture, Roman, Late Roman, Medieval, Burial, Trousseau. Summary: The archaeological actuation in Eugenio Úbeda 7, has consisted on the excavation of the perimeters and foundation gutters for the construction of a new building with basement. The cultural sequence verified until a maximum depth of 4,30 m, corroborates the presence of an archaeological deposit belonging to the beginnings of imperial Roman and Islamic periods, documented in previous excavations carried out in the next environment. Likewise two juvenile burials carried out in grave have appeared with covered with plane tegula, one of those that carried an interesting trousseau, dated at the end of the s. III d. C.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN La propuesta de intervención arqueológica en el solar nº 7 de la C/ Eugenio Úbeda se realiza a petición del Museo Arqueológico Municipal de Lorca, cuyos técnicos constatan la existencia de depósito arqueológico una vez realizados los primeros desfondes por obra de la empresa constructora Promociones López Gázquez S.L., para la construcción de un nuevo edificio con sótano. El personal técnico de dicho museo documenta, en esta actuación preliminar, un perfil estratigráfico en el desfonde realizado para la ubicación de la zapata de la grúa, donde se evidencian niveles arqueológicos pertenecientes a época moderna y medieval. En otro sector del solar, correspondiente a un desfonde perimetral del mismo, se realiza un sondeo estratigráfico en el que se documenta una estructura muraria adscribible a época romana altoimperial. Estos hallazgos se sumaban a los ya documentados con anterioridad en excavaciones próximas al solar en cuestión (MARTÍNEZ, 1997; MARTÍNEZ y PONCE, 1997; MARTÍNEZ Y PONCE, 1999; PONCE, 1998), cuyos resultados ofrecían una secuencia poblacional desde época ibérica hasta medieval (fig. 1). En base a la documentación arqueológica aportada y tras supervisar el proyecto de construcción del nuevo edificio, así como la disposición y el carácter del depósito sedimentario afectado, se definió el tipo de intervención arqueológica a realizar en el solar, bajo la aprobación conjunta del Servicio de Patrimonio de la Comunidad

308

Autónoma de la Región de Murcia y técnicos del Museo Arqueológico Municipal de Lorca, considerando que dicha actuación podía ser compatible con el ritmo de las labores de cimentación del edificio, sin alterar en gran medida sus plazos de ejecución. Así pues, el planteamiento del desarrollo de los trabajos arqueológicos se basaría en los siguientes criterios de actuación: 1.- Supervisión arqueológica del desfonde a realizar con medios mecánicos, correspondiente al depósito sedimentario existente hasta la cota donde se documentan los restos medievales, -2´80 m con respecto al nivel superficial del solar, situado éste prácticamente a la misma altura que la C/ Eugenio Úbeda. 2.- Excavación con metodología arqueológica desde la cota -2´80 m hasta la base de las cimentaciones proyectadas tanto en los desfondes perimetrales como en las zapatas y correas del interior del solar1. DESARROLLO DE ARQUEOLÓGICA

LA

ACTUACIÓN

Los trabajos arqueológicos fueron desarrollados en dos fases según el orden de actuación. Una primera dirigida a la supervisión con desfonde mecánico del perímetro de cimentación del solar, así como del depósito sedimentario que había quedado en forma de testigo en el resto del mismo, hasta la cota de –2,80 m y posterior excavación manual del sedimento arqueológico perimetral, de unos 30 cm, en relación a la profundidad a alcanzar por la base de dicha cimentación. Una segun-

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

Figura 1: Plano de situación del solar y de las intervenciones arqueológicas en el entorno próximo 1: C/EugenioÚbeda 12-14. 3: Carril de Caldereros edificio Plaza Real nº 5. 4: Carril de Caldereros edificio Plaza Real nº 1. 5: C/ Floridablanca.

da fase, dirigida a la excavación con metodología arqueológica de las cimentaciones interiores, especificadas en el proyecto de construcción (fig. 2, láms. 1 y 2). Primera fase de actuación Dados los condicionantes de ejecución de los desfondes perimetrales, según normas de seguridad, dichos desfondes se realizaron en los lindes situados al norte, sur y oeste, mediante sondeos simultaneados conforme al orden de realización2. Así pues se documentaron los perfiles sedimentológicos correspondientes a un total de 7 sondeos.

Nivel contemporáneo Estrato I: Relleno moderno, correspondiente al escombro generado por el derribo del edificio. Estrato II: Fina capa de tierra láguena sobre un relleno de gravas, perteneciente a la preparación del pavimento del antiguo edificio demolido. Estrato III: Pozo/basurero perteneciente al edificio anterior, de 1,30 m de profundidad constatada. Estrato IV: Tierra arcillosa integrada por escombro (tejas, lechadas de yeso...). Nivel moderno

SONDEO 1 Situado en el perímetro norte, realizado para la ubicación de la grúa, de dimensiones 2,90 x 2,90 x3,50 m de profundidad. La secuencia estratigráfica documentada es la siguiente (fig. 3):

Estrato V: Tierra arcillosa color marrón oscuro muy compactada, de en torno a 1,20 m de espesor. Estrato VI: Similar al estrato anterior, de menor potencia, entre 20 y 30 cm, presenta una coloración no tan oscura, y materia arcillosa de matriz más fina.

309

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 2: Plano del solar con ubicación de las áreas de excavación y restos arqueológicos.

Lámina 1: Vista general del solar con las áreas de excavación.

Estrato VII: Localizado a la cota de –2,00 m, formado por una tierra arcillosa color marrón de textura compactada, aporta materiales cerámicos de adscripción ibérica, romana, islámica y moderna. Espesor de unos 80 cm. Nivel medieval Estrato VIII: Capa arcillosa de unos 10 cm, color marrón clara, de textura compacta, con presencia de

310

Lámina 2: Vista del sector oriental con las áreas de excavación.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

Figura 3: Perfil sur del sondeo 1.

pequeños grumos de arcilla amarillenta, fragmentos de ladrillo y cerámica islámica, algunos pertenecientes a deshechos de fabricación. Estrato IX: Tierra arcillosa marrón con presencia de piedra de tamaño pequeño, de 20 cm de espesor, aporta material cerámico de época emiral y romana. Nivel romano Estrato X: Integrado por los restos de una estructura muraria localizada a la cota de –3,12 m, presenta una fábrica de piedra de tamaño mediano

con dos hiladas de alzado, su orientación sigue la dirección del perfil documentado, prácticamente EO. Estrato XI: Definido por una acumulación de piedra pequeña y mediana y restos de arcilla amarillenta, así como un fragmento de ánfora republicana. Asociado al derrumbe de la estructura identificada en el estrato X. Estrato XII: Tierra limo-arcillosa, de coloración oscura y textura compacta, integrada por pequeños carboncillos, algunos grumos amarillentos y material óseo. Estrato XIII: Correspondiente a restos de una

311

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

estructura de adobes, de dirección N-S, se documenta prácticamente a la misma cota que la estructura identificada en el estrato X. SONDEO 2 Situado en el perímetro este, sector norte, de dimensiones 2,50x1,10 m. Depósito sedimentario constatado desde la cota –3,00 m hasta –4,22 m de profundidad. El registro de las unidades sedimentarias y estructurales ofrece la siguiente secuencia cultural: Nivel romano UE 900: Estructura muraria formada por piedras de gran tamaño y otras más pequeñas en los intersticios, así mismo en su fábrica se observa la utilización de restos de materiales constructivos como fragmentos de tegula y de opus signinum. Presenta una orientación ligeramente NE-E / SW-W, sus dimensiones máximas constatadas son 1,03 m de longitud, 0,38 m de alzado que alcanza dos hiladas, y un grosor de 0,55 m. Se documenta a la cota de -3,12 m (lám. 3). UE 901: Sedimento de composición limo-arcillosa, de coloración marrón oscura y textura muy compacta, se adosa a la UE 900 en su paramento sur, cubre a UE 903. UE 902: Sedimento similar a UE 901. Cubre y se adosa a la UE 900 en su paramento norte. Ha aportado fragmentos de opus signinum, así como restos óseos de ovicrápido y fragmentos cerámicos de diversa cronología, desde el s.I hasta S. III y IV d.C. Documentado entre la cota –3,10 y –3,25 m. UE 903: Sedimento limo-arcilloso de textura compacta y espesor de 10 cm, cubierto por UE 901, integrado por abundante cerámica romana altoimperial. UE 904: Similar a UE 903, cubierto por éste, su cota inferior coincide con el inicio de la primera hilada de piedra de la estructura UE 900. Presenta un espesor de unos 12 cm aproximadamente. UE 905: Sedimento cubierto por UE 902, localizado a partir de la hilada inferior de la estructura UE 900, entre –3,25 y –3,48 m. Se caracteriza por su composición limoarcillosa, color marrón oscuro, de textura compacta. UE 907: Estructura muraria interpretada como cimentación perteneciente a la estructura UE 900. Presenta una fábrica de piedras de gran tamaño superpuestas en dos hiladas, con un alzado total de unos 50 cm, su cota inferior alcanza la cota de –4,00 m (lám. 3).

312

Lámina 3: Corte 5. Detalle del pavimento de cantos de la gran dependencia del siglo I d.C.

Nivel íbero-romano UE 906: Paquete sedimentario de 70 cm de potencia, cortado por la estructura UE 907, cubierto por UE 905. Definido por una textura compacta, de naturaleza limo-arcillosa y coloración oscura. El material arqueológico que aporta es mayoritariamente óseo y cerámico, como son fragmentos pertenecientes a grandes recipientes o a vajilla de mesa de adscripción ibérica. Se documenta a una profundidad entre –3,48 y –4,22. SONDEO 3 Situado en la cimentación perimetral sur, de dimensiones 11,95 x 1,40 x 3m de profundidad. La secuencia estratigráfica constatada es la siguiente (fig. 4):

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

Figura 4: Perfil sur del sondeo 3.

Nivel contemporáneo

Nivel medieval

Estrato Ia: Cimentación de hormigón armado perteneciente al edificio contiguo actual. Estrato Ib: Preparación/relleno para asiento de las zapatas de cimentación del edificio colindante. Estrato II: Sedimento formado por escombro y tierra marrón oscura. Estrato III: Tierra de tonalidad grisácea, textura suelta con abundante escombro.

Estrato VIII/UE 300: Sedimento similar al estrato VII, integrado por abundancia de restos de tejas y materiales cerámicos de época islámica y romana. Ha sido excavado parcialmente.

Nivel moderno Estrato IV: Formado por tierra arcillosa de color marrón oscura mezclada con fragmentos de yeso y cal y piedra. Estrato V: Sedimento de coloración gris claro, de textura suelta y presencia de gravas. Corresponde al momento de abandono de los pavimentos modernos VIa y VIb Estrato VIa: Pavimento de cal de unos 4 cm de grosor, asienta sobre un empedrado de cantos. Es igual al pavimento VIb, con la diferencia de situarse a una cota ligeramente superior, -1,10 m. Estrato VIb: Pavimento de cal de 4 cm de grosor situado a –1,30 m. Estrato VII: Paquete sedimentario caracterizado por su composición homogénea, de color marrón oscuro y textura plástica compactada, con presencia de tejas y cerámica moderna.

SONDEO 4 Situado en el perímetro de cimentación norte, sector este. Dimensiones: 10,65 x 1,40 m. Tras un desfonde previo a nuestra intervención se comenzó la supervisión arqueológica a partir de la cota de –1,00 m, la excavación con método manual en los últimos 30 cm, hasta –3,15 m. La secuencia estratigráfica documentada es la siguiente (fig. 5, lám. 4): Nivel contemporáneo Estrato I: Cimentación de piedra y cal perteneciente al edificio colindante. Nivel moderno Estrato II: Sedimento de color marrón grisáceo muy compactado, de naturaleza arcillosa, integrado por gravas, pequeños cantos y partículas de yeso. Estrato III: Sedimento similar al anterior, con mayor presencia de gravas y piedras de pequeño y

313

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 5: Perfil norte del sondeo 4.

mediano tamaño, restos de carbón vegetal y abundantes fragmentos de teja y cerámica pertenecientes a época medieval y moderna. Nivel medieval Estrato IV/UE 400: Sedimento que presenta una ligera pendiente con dirección W-E, se localiza a la cota de –2,15 y –2,55 m respectivamente. Su composición es de materia arcillosa con coloración oscura, de textura compactada, y con presencia gravas, piedra de pequeño tamaño, restos de carbón vegetal, junto con fragmentos de cerámica almohade y romana. UE 401: Acumulación de piedras de mediano a gran tamaño, sin orientación definida, documentada en torno a la cota de –3,00 m. En los intersticios de las piedras se hallaron fragmentos de cerámica también de época almohade y romana. Parcialmente excavado. Lámina 4: Sondeo 4.

314

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

SONDEO 5 Localizado en el perímetro de cimentación sur, se trata de la continuación del sondeo 3, en el sector Este. Dimensiones de 6,15 x 1,40 x 3 m de profundidad. La secuencia estratigráfica es la siguiente (fig. 6, lám. 5): Nivel contemporáneo Estrato I: Cimentación actual del edificio colindante. Estrato II: Sedimento formado por un relleno de tierra color marrón clara y fragmentos de cal y yeso. Estrato III: Sedimento de coloración marrón oscura y verdosa con abundantes fragmentos de yeso y cal. Nivel moderno Estrato IV: Definido por un paquete de acumulación de escombro formado por piedras, zahorra, fragmentos de yeso, cal y tejas. Estrato V: Restos pertenecientes a una posible estructura asociada a una canalización fabricada con

Lámina 5: Sondeo 5.

tabiques de ladrillo y con base y cubierta del mismo material. Estrato VI: Paquete sedimentario de naturaleza limo-arcillosa, de color marrón oscuro, con presencia de pequeños cantos. Estrato VII: Alineación de cantos de tamaño pequeño y mediano de 8 cm de grosor, presenta una superficie más o menos nivelada, localizado a la cota –2,05 m. Nivel de suelo.

Figura 6: Perfil sur del sondeo 5.

315

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Nivel medieval Estrato VIII/UE 500: Paquete sedimentario de características similares al estrato VI y continuación del estrato VIII/UE 300 del sondeo 3, del que se distingue por la menor presencia de cerámica, representativa de igual modo de las épocas medieval y romana. SONDEO 6 Situado en la esquina SW del perímetro del solar, y por tanto continuación del sondeo 3 por su sector W. Las dimensiones adoptadas son: 7,30 m de largo en el sector S, 4,10 m de longitud al W por 1,40 m de ancho. El depósito sedimentario hasta la cota de –3,15 m ofrece la siguiente secuencia cultural (fig. 7, lám. 6): Nivel contemporáneo Estrato I: Cimentación del edificio colindante. Estrato II: Relleno asociado a la cimentación del edificio colindante. Estrato III: Sedimento arcilloso semicompactado de color marrón, con presencia de pequeños fragmentos de yeso y cal.

Figura 7: Perfil sur del sondeo 6.

316

Lámina 6: Sondeo 6.

Nivel moderno Estrato IV: Sedimento arcilloso color pardo-marrón con abundancia de teja, ladrillo y cantos. Estrato V: Pavimento de cal de 2 cm de grosor, situado a la cota de –1,25 m. Estrato VI: Paquete sedimentario de naturaleza limo-arcillosa, de textura compacta, color marrón oscuro, con presencia de pequeños cantos rodados, algún ladrillo y fragmentos de carbón vegetal. Estrato VII: Sedimento limo-arcilloso, color marrón grisáceo, con abundancia de grava y escasos fragmentos cerámicos de época moderna y medieval.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

Nivel medieval

Nivel moderno

Estrato VIII: Sedimento de características similares al estrato VI, del que se distingue por la ausencia de cantos y presencia de cerámica islámica. Estrato IX: Sedimento de escaso espesor, unos 15 cm, formado por tierra arcillosa color marrón grisácea y abundancia de piedra pequeña, fragmentos de ladrillo y teja. UE 600: Excavado parcialmente de forma manual, a partir de la cota –2,50 m, de características similares al estrato VIII, con presencia de algunos cantos, pequeños carboncillos y cerámica medieval (estampillada y esgrafiada). UE 601: Acumulación de pequeña piedra irregular y de cantos, mezclada con fragmentos de mortero de cal, teja y cerámica medieval. Posible derrumbe asociado a la estructura UE 602. UE 602: Estructura muraria localizada a –2,60 m, presenta fábrica de mampostería mediante piedras de tamaño mediano trabadas con mortero de cal, conserva restos de enlucido en su alzado máximo de 15 cm, se prolonga bajo el perfil de la calle Eugenio Úbeda, sigue una orientación N-S. La anchura constatada es de 60 cm. UE 603: Sedimento arcilloso color marrón grisáceo, con presencia de fragmentos de cal, se adosa a la estructura UE 602. UE 604: Estrato parcialmente excavado, cubierto por UE 601. Presenta coloración marrón grisácea, textura compactada.

Estrato III: Unidad sedimentaria de espesor variable, entre 5 y 35 cm, presenta un ligero buzamiento hacia el Este, se compone mayoritariamente de piedra irregular de tamaño pequeño con presencia de ladrillo. Estrato IV: Paquete sedimentario compactado de naturaleza arcillosa con aporte de gravas, algún canto rodado de tamaño pequeño y restos de carbón vegetal, presenta un cromatismo homogéneo color marrón oscuro y espesor variable, entre 35 y 75 cm, según dirección O-E.

SONDEO 7 Situado en la esquina noroeste del límite del solar, de 7,30 m de longitud y 2m de anchura máxima. El registro estratigráfico constatado es el siguiente (fig. 8): Nivel contemporáneo Estrato Ia: Relleno de piedra grande irregular con hormigón, perteneciente a la cimentación actual de la edificación contigua. Estrato Ib: Zapata de cimentación del edificio. Estrato II: Sedimento arcilloso de cromatismo homogéneo, color marrón claro, presenta abundancia de pequeños cantos y gravas, alcanza 1 m de espesor.

Nivel medieval UE 700: Posible pavimento de mortero de cal de 3 cm de grosor, cubre y amortiza a la estructura UE 705, tan sólo constatado en la esquina conformada por dicha estructura, a la cota de –2,10 m. UE 701: Sedimento arcilloso de coloración oscura gris verdosa, constatado entre pavimentos UE 700 y UE 702, de 25 cm de espesor. UE 702: Pavimento de mortero de cal asociado a la estructura muraria UE 705, la superficie constatada es de 28 cm, a una profundidad de 2,40 m. UE 703: Estrato arcilloso compactado de coloración marrón oscura a grisácea, presenta buzamiento hacia el Este, con concentración en este sector de restos de ladrillo. Entre el material cerámico recuperado destacan los fragmentos con decoración estampillada y esgrafiada. UE 704: Estrato arcilloso color pardo rojizo, documentado en el espacio interior conformado por la estructura 705 y bajo pavimento 702. UE 705: Unidad estructural constatada de forma muy parcial ya que se localiza prácticamente bajo el perfil Norte del límite del solar y la C/ Eugenio Úbeda. Los restos constan de una estructura muraria realizada con tapial de mortero de cal, de planta esquinada, con desarrollo en ángulo recto, conformando un espacio interior pavimentado (UE 702) que se introduce bajo el perfil mencionado. La estructura occidental que delimita dicho espacio lleva una dirección N-S, coincidente con la calle actual, sus dimensiones son 75 cm de alto por 20 cm de grosor máximo constatado. La estructura meridional presenta un ancho total de 20 cm y una altura máxima de 50 cm.

317

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 8: Perfil norte del sondeo 7.

Nivel romano UE 706: Posible estructura formada por dos hiladas superpuestas de piedras de tamaño pequeño, reflejada en el perfil Norte del sondeo, localizada a una profundidad de 2,70 m. Posiblemente relacionada con UE 707. UE 707: Estructura muraria documentada en el perfil sur del sondeo, con orientación E-O, presenta paramento de piedra de tamaño mediano a grande de tendencia poligonal junto con cantos rodados de menor tamaño. Las dimensiones máximas constatadas son 60 cm de longitud por 20 cm de ancho. UE 708: Sedimento arcilloso de tonalidad oscura, color marrón, en el que se integran las unidades estructurales UE 706 y 707. Entre el material cerámico se encuentran representados formas de amplia cronología, como fragmentos de Paredes Finas, T.S.Sudg. (Drag. 18), T.S.Itálica, Africana A (Hayes 14), T.S.C.C., T.S.C.D (Hayes 91, 99), cerámica tosca de cocina y almacenamiento. UE 709: Depósito sedimentario definido mayoritariamente por una acumulación de piedras de tamaño pequeño y mediano, cubierto por UE 708. Entre los

318

restos cerámicos, se han identificado 3 fragmentos T.S.C.C (Hayes 50). UE 710: Sedimento parcialmente excavado, localizado a la cota de 3,30 m, cubierto por UE 709, presenta una coloración marrón clara con ausencia de piedra, aporta cerámica perteneciente a s. I-II d.C. Segunda fase de actuación La excavación sistemática de las cimentaciones interiores del solar se llevó a cabo en un total de 12 zapatas y 37 correas hasta la base proyectada de las mismas. De esta forma se constató una cota diferencial de excavación que alcanzaba entre 0,40 y 0,60 m para las correas, y desde los 0,70 hasta 1´90 m. de profundidad, ésta última concretamente en la zapata donde se ubica el ascensor (fig. 2)3. El nivel medieval constatado en los sondeos perimetrales apenas fue documentado en esta segunda área de actuación, presente tan sólo en depósitos sedimentarios superficiales sin asociación a restos constructivos. En cambio el nivel romano ha ocupado la mayor parte del registro en las unidades objeto de excavación4.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

ZAPATA A Localizada en el sector NE del solar, de planta irregular, adopta unas dimensiones de 1,75 x 2,50 m. La profundidad máxima excavada es de 1,13 m. La secuencia cultural obtenida es la siguiente: UE A01: Estrato correspondiente al inicio de la excavación removido por la pala, constatado a partir de la cota –2,58 (sector N) y –2,16 (sector S y W). Sedimento arcilloso de color marrón, cubre a la estructura UE A02. UE A02: Estructura muraria formada por piedra de tamaño grande en los paramentos y de menor tamaño en los intersticios, posee un grosor de 0,64 m, presenta una dirección prácticamente N-S. Se localiza a una cota superior de -2,75 m, mientras que la cota inferior máxima excavada es de –3,29 m (lám. 7). UE A03: Similar a la UE A01, situada bajo la misma y sobre UE A04. Perteneciente al abandono y/o destrucción de la estructura muraria A02. UE A04: Acumulación de piedra de tamaño medio a grande, constatada al N y W de la estructura muraria. UE A05: Estrato arcilloso de color marrón, documentado al E de la estructura UE A02, a la cota de 2,86 m. Entre el material cerámico recuperado destaca un frag. de borde Campaniense B y un frag. T.S. Sudg. (Drag.27). UE A06: Estrato limo-arcilloso color marrón claro, bajo UE A05, excavado de forma parcial, hasta una profundidad máxima de 3,29 m. Entre el material significativo aportado destacan fragmentos cerámicos pertenecientes a T.S.Sudg. (Drag. 27), T.S.Itálica, Paredes Finas y Africana A. ZAPATA B De dimensiones 1,30 x 1,10 m. La profundidad máxima excavada es de –3,20 m. La secuencia arqueológica obtenida se compone de las siguientes unidades sedimentarias: UE B01: Estrato arcilloso color marrón, similar a A01, cubre a B02. UE B02: Sedimento formado por tierra limo-arcillosa color marrón junto con presencia de piedras de tamaño pequeño. UE B03: Cubierto por B02, presenta características similares al estrato que se le superpone, así como a la UE A06, en el que se registran los mismos tipos cerámicos.

Lámina 7: Zapata A, detalle de la estructura UE A02.

CORREA B1 Dimensiones de 1,70 x 50 x 0,40 m de profundidad. El depósito constatado es el siguiente: UE B1-01: Estrato inicial de excavación, a partir de la cota –2,56 m. Cubre a UE B1-02. UE B1-02: Estructura muraria de dirección prácticamente N-S, realizada con piedra de tamaño mediano a grande y pequeña en el relleno. Posee un grosor de 64 cm, la longitud máxima constatada es de 50 cm. Conserva un alzado de 40 cm. La cota superior es –2,62 m. UE B1-03: Sedimento arcilloso color marrón semicompactado, en el que se integra la UE B1-02. ZAPATA C Sus dimensiones son de 1,30 x 1,35 x 0,90 m de profundidad. Las unidades sedimentarias y estructurales constatadas son: UE C01: Estrato superficial del inicio de la excavación que cubre a la estructura muraria UE C02. Similar

319

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

a UU.EE. A01, B01. Entre el material cerámico significativo destacan los tipos Africana A (Hayes 5, 23). UE C02: Estructura muraria de mampostería, formada por piedra de tamaño mediano a pequeño, con grosor de 0,58 m y dirección E-W, cuya prolongación se ha documentado en las unidades de excavación contiguas –correas C1 y CE, zapata E-, alcanzando así una longitud máxima conservada de 3,30 m. Partiendo de la cota inferior constatada se observa un buzamiento de la misma hacia el W, desde –3,00 (zapata C) hasta –3,30 (zapata E), conservando en este punto hasta 6 hiladas de piedra, con 0,66 m de alzado. UE C03: Estrato limo –arcilloso color marrón documentado a lo largo del alzado de la estructura C02, espesor de unos 40 cm. El material recuperado corresponde en su mayoría a fragmentos de ánfora y cerámica gris de cocina. UE C04: Estrato limo-arcilloso bajo C03, parcialmente excavado hasta la cota de –3,30 m, identificado a partir de la hilada inferior de C02. Aporta fragmentos de cerámica informes pertenecientes a T.S.Sudg., Campaniense B, un frag. de ánfora Hispánica de salazones y cerámica de cocina. ZAPATA D Dimensiones de 1,20 x 1,20 x 0,90 m de profundidad, localizada al SE del solar, no ha aportado restos constructivos. La deposición sedimentaria resultante es la siguiente: UE D01: Estrato limo-arcilloso color marrón, documentado a la cota de –2,30 m, integrado por escasos materiales cerámicos, de adscripción romana, poco significativos y algún fragmento óseo perteneciente a ovicáprido. UE D02: Estrato de similares características a D01, presenta una coloración más clara. UE D03: Paquete limo-arcilloso parcialmente excavado hasta la cota de –3,23 m, apenas se distingue de la UE D02. ZAPATA E Realizada para la ubicación del hueco del ascensor, tiene unas dimensiones de 4,54 x 4,10 x 1,90 de profundidad. Las unidades sedimentarias y estructurales son las siguientes (fig. 9, lám. 8): UE E01: Estrato inicial de excavación documentado a partir de la cota –2,36 m, posee un espesor de

320

unos 40 cm. Los materiales cerámicos recuperados corresponden a los tipos? T.S.Itálica (Ritt. 5), T.S.Sudgálica (Drag. 29, 30, 15/17, 18), T.S.C.C, T.S.C.D (Hayes 59), Africana A (Hayes 197, 9, 23), Paredes Finas (Mayet XXXVIII). Junto a la cerámica romana, se han documentado formas islámicas como ataifores, jarritas con decoración esgrafiada, candil de pie alto, alcadafes y cocina vidriada. UE E02: Identificado como la prolongación de la estructura muraria ya descrita en la zapata C (UE C02). UE E03: Estrato arcilloso de color marrón, cubierto por UE E01, lo integran algunas manchas de ceniza y piedras de tamaño pequeño. Los tipos cerámicos identificados son: T.S.Itálica, T.S.Hispánica (Drag. 15/17), T.S.Sudgálica (Drag. 27). UE E04: Estrato igual a UE E03, individualizado en el sector W de la unidad de excavación. De igual forma que la anterior, presenta un significativo paquete de cerámicas romanas representadas por los tipos: Africana A (Hayes 3, 6b, 9, 23), T.S.Sudg. (Drag. 18, 27), T.S.Itálica (Halt. 10, 15). UE E05: Sedimento limo-arcilloso de color marrón claro, con presencia de gravilla, de unos 25 cm de espesor, localizado en torno a los 2,90 m de profundidad. UE E06: Sedimento similar a E05, cubierto por éste, aunque con mayor presencia de piedra pequeña y mediana. Su espesor varía entre los 20 y 30 cm. Ambos sedimentos aportan escaso material cerámico, entre los que se representan cerámicas comunes, fragmentos de ánforas republicanas y un fragmento de lucerna de disco con motivo de águila con cabeza girada. UE E07: Estrato Limo-arcilloso de tonalidad marrón integrado por restos de carbón vegetal y cantos pequeños. Identificado a partir de la cota inferior de la estructura E02 (-3,30 m). Espesor entre 10 y 26 cm. Presencia de cerámicas ibéricas y republicanas. UE E08: Sedimento limo-arcilloso cubierto por UE E07, similar a éste, aunque de tonalidad más oscura. Espesor entre 10 y 28 cm. UE E09: Sedimento limo-arcilloso color marrón grisáceo, cubierto por UE E08 y cubre a la UE E11. Integrado por restos de carbón vegetal. Espesor entre 14 y 26 cm. UE E10: Sedimento similar a UE E09, cubierto por el mismo, presenta un espesor de entorno a los 20 cm, localizado a partir de la definición de la posible estructura UE E11.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

Figura 9: Perfil este de la zapata E.

UE E12: Sedimento arcilloso color marrón verdoso, cubierto por UE E10. Su cota inferior, parcialmente excavada, se sitúa a – 4,26 m. ZAPATA F

Lámina 8: Zapata E.

UE E11: Acumulación de piedra de tamaño medio a grande, reflejada en el perfil E, ángulo NE de la zapata, localizada a una cota superior de –3,80 m. Su escaso desarrollo en superficie así como la escasez de materiales asociados a las unidades sedimentarias en las que se integra (UE E10, UE 12), impiden precisar con detalle tanto su carácter estructural como cultural.

Dimensiones de 2,80 x 2,80 x 0,90 m de profundidad. No se han registrado restos constructivos, las unidades sedimentarias constatadas son (lám. 9): UE F01: Estrato inicial de excavación, definido desde la cota –2,30 m. Su composición es de naturaleza arcillosa color marrón de tonalidad más bien oscura con presencia de carboncillos. Espesor de unos 24 cm. UE F02: Sedimento limo arcilloso compactado, color marrón. Cubierto por UE F01, su espesor varía entre los 10 y 26 cm. UE F03: Sedimento arcilloso integrado por fragmentos pequeños de cal, carboncillos y cerámica común romana. Cubierto por UE F02, presenta entre 5 y 15 cm de espesor. UE F04: Sedimento con características idénticas a UE F02, con un espesor de unos 24 cm. UE F05: Estrato parcialmente excavado hasta la cota de –3,20 m. Presenta características similares a las

321

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 9: Perfil este de la zapata F.

Lámina 10: Zapata G, estructura UE G03.

unidades sedimentarias registradas en la “zapata E” identificadas como UE E05 y E06. Se define por un sedimento arcilloso semicompactado integrado por gravilla, restos de signinum, cal, teja y cerámica romana. Los formas representadas corresponden a T.S.Sudg. (Drag. 18) y Africana A (Hayes 23).

UE G04: Sedimento arcilloso compactado color marrón claro, definido en el espacio considerado como exterior de la estructura UE G03. Entre el escaso material cerámico recuperado destaca un fragmento de borde con decoración aplicada de T.S.Itálica (Goud. 20). UE G05: Sedimento arcilloso color marrón claro, definido en el espacio interior conformado por la estructura UE G03 y UE G09. El material cerámico aportado pertenece mayoritariamente a vajilla de mesa, con predominio de T.S.Itálica (sobretodo fragmentos de paredes con decoración aplicada y representación de los tipos Halter 10, Drag. 27), así como cerámica de paredes finas y Africana A (Hayes 8). UE G06: Sedimento arcilloso cubierto por UE G05, se trata prácticamente del mismo, con la diferencia de la menor presencia de cerámica. UE G07: Acumulación de piedra localizada al exterior del espacio definido por UE G03, procedente del derrumbe de dicha estructura. Posteriormente, las piedras situadas en el paramento meridional, fueron interpretadas como parte de la posible cimentación de la misma. UE G08: Estrato parcialmente excavado en el que se integra la UE G07, cubierto por UE G04. Destaca la presencia de varios fragmentos de cerámica de barniz negro. UE G09: Estructura de piedra de tamaño mediano, localizada en la esquina NW de la unidad de excavación. Las dimensiones máximas constatadas son de 68 cm de longitud y 20 cm de grosor. Posible relación con el espacio definido por la UE G03, delimitando éste por el N.

ZAPATA G De dimensiones 3,45 x 3,25 x 0,75 m de profundidad excavada. El registro del depósito arqueológico es el siguiente: UE G01: Estrato inicial de excavación, a partir de la cota –2,53 m. Cubre a la estructura muraria UE G03. Sedimento arcilloso marrón claro compactado de espesor variable, entre 15 y 45 cm. UE G02: Unidad artificial de limpieza y definición de la estructura G03. UE G03: Estructura formada por dos muros trabados en ángulo recto que conforman un espacio orientado hacia el NW. Ambos presentan idéntica técnica constructiva mediante piedras de tamaño grande careadas en los paramentos y relleno de piedra pequeña al interior y entre los instersticios. El exterior del tramo esquinado aparece remarcado por una piedra de gran tamaño. El muro oriental, de dirección ligeramente NW-SE, conserva una longitud máxima, al interior, de 1,80 m, posee un grosor de 62 cm, mientras que el perpendicular al mismo es algo mayor, 70 cm, y su longitud constatada es de 1,76 m prolongándose bajo el perfil W. La cota superior a la que se constatan es –2,68 m, la inferior no ha sido documentada, siendo la profundidad máxima excavada –3,25 m (lám. 10).

322

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

ZAPATA H

ZAPATA I

De dimensiones 6,25 x 3,25 x 0,70 m de profundidad. Las unidades sedimentarias y estructurales son las siguientes (lám. ): UE H01: Estrato inicial de excavación, removido por la pala excavadora. UE H02: Sedimento arcilloso color marrón compactado, definido a partir de la cota superior de la estructura UE H03. Las cerámicas representadas corresponden a los tipos: Africana A (Hayes 8, 23), T.S.Sudg. (Drag. 27), y abundantes fragmentos pertenecientes a ánforas. UE H03: Estructura muraria realizada con piedra de tamaño medio a grande en los paramentos y pequeña en el interior y entre los intersticios. Lleva dirección prácticamente N-S, se prolonga hacia el S según ha sido constatada en la correa HI (UE HI02), sector en el que forma esquina con otro muro de dirección E-W, localizado éste en la zapata I (UE I03). La longitud máxima es de 5,30 m y su grosor es de 54 cm. Conserva hasta tres hiladas de alzado, en un total 40 cm. Su cota inferior alcanza –2,98 m (lám. 11). UE H04: Unidad artificial bajo UE H02, se trata del mismo paquete sedimentario aunque con presencia de fragmentos de opus signinum, algún fragmento de ánfora republicana, T.S.Sudg. (Drag. 27), Africana A (Hayes 23). UE H05: Estrato cubierto por H04, de características similares, aunque de tonalidad algo más clara. UE H06: Sedimento limo arcilloso, color marrón claro, integrado por teja, fragmentos de anforiscos y ánfora republicana. Parcialmente excavado, documentado a partir de la cota inferior de la estructura H03.

De planta irregular, sus dimensiones máximas son: 3,85 x 2,70 x 0,90 m de profundidad. En principio su superficie de excavación era menor, y como consecuencia del hallazgo de dos inhumaciones, se amplió el límite oriental ya que una de las cuales se introducía bajo dicho perfil. El depósito arqueológico constatado es el siguiente (lám. 12): UE I01: Estrato inicial de excavación removido por la pala mecánica. UE I02: Sedimento arcilloso color marrón oscuro, constatado a partir de la definición de la estructura UE I03. UE I03: Estructura muraria realizada con piedra careada de tamaño medio a grande y relleno de piedra de menor tamaño. Es perpendicular a la estructura UE H03, documentada en la zapata H, delimitando así un espacio orientado al NW. UE I04: Sedimento cubierto por UE I02, constatado a la altura de la cota inferior de la estructura UE I03, en el que se integran las unidades de enterramiento.

Lámina 11: Zapata H, estructura UE H03.

Lámina 12: Zapata I, enterramiento nº 2 y estructura UE I03.

Enterramiento nº 1 (láms. 13,14 y 15) Localizado en el sector oriental, se trata de una inhumación en fosa de forma aproximadamente rectangular, de 0,60 m de anchura máxima, 1,60 m de longitud y 0,12 m de profundidad. Presenta cubierta de tégulas (0,65 m de largo x 0,46 m de ancho) a doble vertiente formando un recinto de sección triangular de unos 0,40 m de altura. La cota superior de la cubierta

323

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 13: Zapata I, enterramiento nº 1 con la cubierta.

Lámina 14: Zapata I, enterramiento nº 1 , cubierta parcialmente excavada.

Lámina 15: Zapata I, individuo del enterramiento nº 1.

324

se sitúa a –2,79 m, la base de la misma a –3,20 m. El estado de conservación es relativamente bueno, excepto en lo que se refiere a los huesos de los pies y cabeza, lo que impide su completa reconstrucción. Corresponde a una inhumación individual femenina en posición de decúbito supino orientada oeste-este, presenta las piernas cruzadas a la altura de los tobillos, el brazo izquierdo en posición recta hacia los pies y mano cerrada en puño a la altura inferior de la pelvis, el brazo derecho en posición acodada, reposando sobre el vientre, con la mano derecha sobre el cúbito y radio izquierdo. Portaba como ajuar un total de 5 anillos de plata y bronce en la mano, 3 en el dedo corazón y 2 en el anular, dos monedas depositadas en el interior de la misma y una pulsera, todo ello en el brazo izquierdo, además de una lámina de bronce, desplazada post-mortem, posiblemente utilizada como alfiler para la mortaja5.La descripción detallada de cada una de las piezas del ajuar es la siguiente (láms. 16, 17, 18 y 19): - Fragmento de lámina de bronce con un extremo apuntado, hallada junto al brazo izquierdo, a la altura del húmero. Medidas: longitud de 9,4 cm, anchura máxima de 0,5 cm, grosor de 1 mm (Nº Inventario 2553). - Pulsera de bronce realizada en una fina lámina con los extremos superpuestos, se hallaba colocada a la altura del codo. Presentaba un mal estado de conservación, al exhumarla se fraccionó en 7 fragmentos. Medidas: diámetro aproximado de 5,35 cm, anchura máxima de 0,45 cm, grosor máximo de 0,15 cm. - Anillo de plata con un pequeño sello en la parte superior, colocado en el dedo corazón. Medidas: diámetro de 2 cm, anchura máxima de 0,5 cm, grosor de 0,2 cm (Nº Inventario 2554). - Anillo de plata con la parte superior aplanada donde destaca un resalte circular o chatón, a los lados está decorado con incisiones en forma de triángulo, también se hallaba colocado en el dedo corazón. Medidas: 2,1 cm de diámetro, 0,16 cm de anchura máxima, 0,6 cm de grosor (Nº Inventario 2555). - Anillo de bronce con un pequeño resalte o chatón en la parte superior, colocado en el dedo corazón. Medidas: 1,9 cm de diámetro, 0,3 cm de anchura máxima, 0,15 cm de grosor (Nº Inventario 2556). - Anillo de plata fragmentado, no completo. Estaba colocado en el dedo anular. Medidas: diámetro aproximado de 1,93 cm, anchura máxima de 0,2 cm, grosor máximo de 0,13 cm.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

Lámina 16: Ajuar del enterramiento nº 1.

Lámina 19: Monedas del ajuar del enterramiento nº 1.

Leyenda: IMP.CAES.GORDIANVS PIVS AVG Rev.: Júpiter de pie, sosteniendo cetro y rayo. Leyenda: IOVI STATORI Peso: 2,97 gr. Módulo: 22,1 Grosor: 1,75 Dirección cuños: 6 Referencia: RIC, 84

Lámina 17: Detalle de lámina de bronce, ajuar enterramiento nº 1.

- Fragmento de un antoniniano de Claudio II (268270 d.C.) (Nº Inventario 2636): Material: AE Tipo anv: Cabeza hacia la dcha, radiada Leyenda anv: (...)AVDI(...) Tipo rev: Muy deteriorado Leyenda rev: (...) Peso: 1,33 gr. Módulo: 18,3 Grosor: 1,85 Dirección cuños: 0 Enterramiento nº 2 (láms. 20, 21 y 22)

Lámina 18: Detalle de los cinco anillos que portaba el individuo en su mano izquierda.

- Antoniniano de Gordiano Pío (241-243 d.C.) (Nº Inventario 2635): Ceca: Roma Material: VE Anv.: Busto del emperador hacia la dcha, radiado, togado con coraza.

Localizado al oeste del anterior, a escasamente 1 m de distancia. Se trata de una inhumación en fosa de forma aproximadamente rectangular, de 0,70 m de anchura máxima, 1,70 m de longitud y unos 0,15 m de profundidad. Presenta cubierta plana de tégulas ( 0,60 m de largo x 0,48 m de ancho) calzada en su lado meridional por fragmentos también de tégula dispuestos en forma inclinada. La cota máxima superior de la cubierta es de –3,05 m, la inferior máxima de la misma –3,28 m.

325

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 20: Enterramiento nº2 con cubierta plana.

Lámina 21: Enterramiento nº 2 en proceso de excavación.

326

Lámina 22: Individuo del enterramiento nº2.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

Corresponde a una inhumación juvenil en posición de decúbito supino orientada este-oeste, hallada en buen estado de conservación. Las piernas dispuestas en paralelo, brazos acodados con las manos sobre el vientre. El inhumado presentaba un corte que seccionaba la tibia y peroné derechos, a unos 10 cm del inicio del pie. Carecía de ajuar. ZAPATA J De dimensiones máximas 6,30 x 3,35 x 0,70 m de profundidad. Las unidades sedimentarias y estructurales son las siguientes (lám. 23): UE J01: Estrato inicial de excavación removido por la pala excavadora, a partir de la cota –2,43 m. UE J02: Estructura muraria de dirección E-W, realizada con piedras careadas de tamaño mediano a grande y relleno de piedra menor en los intersticios. La longitud máxima constatada es de unos 2 m, posee un grosor de 56 cm. Correspondería al “cierre” norte del espacio conformado por las estructuras constatadas en las zapatas H e I y correa HI (UE H03, I03 y HI02, respectivamente). La cota inferior de dicha estructura alcanza los 2,96 m de profundidad. UE J03: Acumulación de piedra de tamaño medio a grande localizada en la esquina sureste del área de excavación, prácticamente a la misma cota que la estructura UE J02. No ha sido exhumada. UE J04: Sedimento arcilloso compactado de color marrón oscuro, constatado en el sector oeste. El material aportado consta de cerámica islámica (cocina vidriada, ataifor, alcadafe, marmita sin vidriar...) junto con recipientes de almacenamiento, cocina y vajilla de mesa de adscripción romana. Entre las formas representadas destacan Africana A (Hayes 8, 197), T.S.Sudg. (Drag. 30). UE J05: Sedimento arcilloso compactado color marrón documentado en el espacio conformado por las estructuras UE J02 y UE J07, sector NE. Parcialmente excavado. UE J06: Sedimento similar a UE J04, cubierto por el mismo. Parcialmente excavado, hasta la cota de –3,10 m. UE J07: Estructura muraria con orientación N-S, perpendicular a la estructura UE J02. Realizada con la misma técnica, ambas parecen estar trabadas. Presenta un grosor de 50 cm y una longitud máxima excavada de 64 cm.

Lámina 23: Zapata J, estructuras UE J02 y UE J07.

CONSIDERACIONES FINALES La situación del solar excavado en C/ Eugenio Úbeda, en las inmediaciones de la margen derecha del río Guadalentín así como en la zona oriental del piedemonte de la Sierra del Caño, justifica en gran medida el carácter del depósito sedimentario constatado, tal y como se ha evidenciado a lo largo de las excavaciones arqueológicas realizadas hasta el momento. El aprovechamiento de los recursos agropecuarios ofrecidos por los depósitos sedimentarios aportados por las avenidas del río Guadalentín así como su situación estratégica vinculada a la vía natural de comunicación, convierte a este sector en un inmejorable enclave para el asentamiento desde época prehistórica. A pesar de las limitaciones evidentes, motivadas por la exigencia de una intervención arqueológica basada en el registro exclusivo de zanjas de cimentación, la secuencia obtenida del depósito arqueológico existente ha permitido completar la información que hasta este momento se había constatado en las excavaciones arqueológicas realizadas en solares próximos, como en la C/ Eugenio Úbeda 12-14 (MARTÍNEZ y PONCE, 1999), en el solar ocupado actualmente por el edificio Plaza Real nº 1 (MARTÍNEZ, 1997) o también en el nº 5 del mismo edificio (PONCE, 1998). Si bien la cota alcanzada en nuestra intervención no ha llegado a la caracterización de los niveles propiamente iberorromanos e incluso prehistóricos, sí en cambio se han definido los relativos a una 1ª fase altoimperial, con posible continuidad en época tardorromana, a la que se superponen los niveles medievales (emiral y almohade), y modernos.

327

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Fase moderna Las evidencias arqueológicas de los solares arriba mencionados, ponen de manifiesto la ocupación de este sector a lo largo del s. XVII, con “caserones provistos de huertos”. Las unidades estructurales documentadas en el presente trabajo confirman dicha ocupación reflejada tan sólo en una serie de pavimentos de cal (sondeos nº 3 y 6) situados a una profundidad entre 1,10 y 1,35 m con respecto al P. 0. Las cimentaciones de época contemporánea han alterado en gran medida el depósito arqueológico perteneciente a esta fase, sin que quede constancia alguna de las estructuras murarias asociadas a los niveles de suelo documentados. Por otra parte, esta fase se caracteriza por un potente paquete homogéneo de sedimentos de origen aluvial (lám. 24), que altera profundamente los niveles medievales, llegando a alcanzar en algunos casos hasta los 2,90 m de profundidad (estratos III y IV del sondeo 7; estratos V, VI y VII del sondeo 1).

Lámina 24: Detalle del relleno moderno sobre el nivel romano.

aluvial constatados en esta fase. Se caracteriza por la presencia tan sólo de restos materiales como el hallazgo de fragmentos de cerámica de cocina (Estrato IX, sondeo 1), 1 frag. de tapadera con impresiones digitales (UE J06) o frags. informes de cerámica tosca (UE GH02, UE AB01, UE J04).

Fase medieval Fase romana Ha sido constatada de forma fragmentaria tan sólo en los perímetros sur y occidental del solar, a una profundidad mayor que los restos arqueológicos de época romana. Este dato podría indicar una ligera pendiente del terreno hacia el sur y oeste, corroborada por la presencia de las estructuras islámicas documentadas en los solares 12-14 de la C/ Eugenio Úbeda, a una cota aún mayor. Aunque el registro ha sido muy escaso, tanto las características constructivas de los restos estructurales (UE 705 y UE 702 del sondeo 7; UE 602, sondeo 6) así como los materiales arqueológicos asociados a los depósitos sedimentarios definidos, permiten apuntar una fase de ocupación de finales del s. XII - primer tercio s. XIII, correspondiente al establecimiento almohade constatado en este sector, próximo a uno de los caminos de acceso a la madina islámica (MARTÍNEZ y PONCE, 1999). Por otra parte, el depósito arqueológico referente a una posible ocupación en época emiral (s. IX), tal y como se había constatado en el solar próximo de la C/ Eugenio Úbeda, se ha documentado escasamente, probablemente muy alterado por los niveles almohades así como por los paquetes sedimentarios de posible origen

328

Distribuidos de forma igualmente fragmentaria por la superficie del solar se ha documentado la presencia de una serie de muros de mampostería unidos por tierra, algunos de ellos esquinados, que podrían corresponder espacialmente a parte del establecimiento romano constatado en el solar próximo de la C/ Eugenio Úbeda, vinculado posiblemente a la mansio de Eliocroca (MARTÍNEZ y PONCE, 1999). En general la mayor parte del depósito arqueológico se ha constatado entorno a la cota de -2,50 m con respecto al P.0, excepto en el sector noroccidental, concretamente en el sondeo 7, en el que los restos estructurales, UE 706 y UE 707, escasamente documentados a –2,70 m y bajo los perfiles N y S respectivamente, podrían pertenecer a un momento tardío de ocupación fechado entre los s. III-V d.C, según se desprende de los materiales cerámicos pertenecientes al momento de abandono de dichos restos estructurales (UE 708, UE 709). En cuanto al resto de las estructuras murarias, se caracterizan por su orientación hacia los puntos cardinales, presentando diferentes grosores aunque sí la misma técnica constructiva, mediante el empleo por lo

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN CALLE EUGENIO ÚBEDA 7 (LORCA, MURCIA)

general de piedras de tamaño medio a grande en los paramentos y relleno de piedras de menor tamaño, unidas con tierra. No se han constatado suelos constructivos asociados a las mismas, en cambio el registro del depósito sedimentario, perteneciente al posible momento de su fundación, ha aportado material cerámico representativo que permite fechar a tales estructuras en un momento altoimperial (s.I-mediados del s. II d.C.). El hallazgo aislado del enterramiento de dos inhumaciones, en principio simultáneas o inmediatas la una a la otra, viene a indicar una continuidad en la ocupación de este sector hasta finales del s. III d. C. De la planimetría resultante podemos inferir la existencia de los siguientes ámbitos o espacios más o menos definidos de forma parcial (fig. 2): Ámbito 1: conformado por las estructuras UE G03 y UE G09, en el que se conserva el ángulo SE, alcanza una longitud N-S de 1,80 m. Ámbito 2: situado al S del anterior, compartiendo posiblemente muro con el mismo, delimitado al E, S y O por los restos definidos como UE H03, J02 y J07, respectivamente. Las medidas constatadas son de 2,70 m (E-O) y 4,50 m (N-S) . Ámbito 3: situado de nuevo al S del ámbito 2, compartiendo muro UE J02. Delimitado al E por la prolongación de la estructura UE H03 y al S por UE I03. Presenta una longitud N-S de 2,60 m. En el interior del mismo se constató una densa acumulación de piedra (UE J03), procedente del derrumbe de los restos murarios respectivos. Ámbito 4: Definido tan sólo por el ángulo SE conformado por los muros UE J02 y UE J07. Ámbito 5: Situado en el sector NE del solar, definido por la prolongación de las estructuras UE A02 y UE 900.

mentarias, como son los restos de una posible estructura de adobes (estrato XIII, sondeo 1)6, así como la presencia de sedimentos alterados por las fases posteriores que aportan materiales de época republicana e ibérica.

Fase iberorromana

1

La constatación del depósito arqueológico anterior a la fase de ocupación del s. I d. C., ha estado en gran medida condicionada por la profundidad proyectada para las distintas zanjas de cimentación, en la mayor parte de las cuales solamente se ha documentado la cota ligeramente inferior de las estructuras murarias pertenecientes a época altoimperial. El registro arqueológico, por tanto de esta fase, se basa en la existencia de unidades estructurales y sedi-

BIBLIOGRAFÍA MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A. (1990): “Aportaciones a la secuencia histórica de la ciudad de Lorca”, Lorca. Pasado y Presente. Murcia, Vol. I, pp. 7186. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A. (1993): “La madina de Lorca a partir de las últimas intervenciones arqueológicas”, IV CAME. Alicante, tomo II, pp. 177183. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A. (1997): “Excavaciones de urgencia en la calle Carril de Caldereros, edificio Plaza Real nº 1 (Lorca)”, Memorias de Arqueología, 6. Murcia, pp. 313-326. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A.; PONCE GARCÍA, J. (1999): “Excavaciones arqueológicas de urgencia en la calle Eugenio Úbeda, 12-14 (Lorca, Murcia)”, Memorias de Arqueología, 8. Murcia, pp. 297-330. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A.; PONCE GARCÍA, J. (1999): “Evolución del poblamiento desde época ibérica hasta los inicios de la romanización en el casco urbano de Lorca (Murcia)”, XXIV C.N.A., vol. 4. Murcia, pp. 227-238. PONCE GARCÍA, J. (1998): “Excavaciones de urgencia en el enclave romano de Carril de Caldereros, Plaza Real, nº 5 (Lorca, Murcia)”, Memorias de Arqueología, 7. Murcia, pp. 267-276. NOTAS: Tras el hallazgo de restos constructivos en determinados sectores del perímetro de cimentación en torno a los 2,50 m de profundidad con respecto al nivel de la calle, se planteó la supervisión del desfonde mecánico del interior del solar hasta dicha profundidad, a partir de la cual se iniciaría la excavación sistemática en cada una de las zapatas y correas de cimentación. El punto 0 fue definido en una tapa de alcantarillado situada en un tramo de la C/ Eugenio Úbeda lindante con el solar. 2 El desfonde perimetral E no fue supervisado debido a que su realización fue anterior a la actuación por parte de los técnicos del Museo Arqueológico Municipal. La supervisión arqueológica de dichos técnicos, J. Ponce y A. Martínez, consistió en la documentación de los perfiles estratigráficos del desfonde ya realizado para la

329

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

ubicación de la zapata de la grúa, identificado en el posterior registro arqueológico como Sondeo 1, así como la realización de un sondeo, nº 2, con metodología arqueológica, en el sector norte del perímetro ya desfondado. Su excavación se inició a partir de la cota de –3,00 m hasta –4,22 m, depósito al que ya no afectaba la profundidad alcanzada por la cimentación del nuevo edificio. Desde el punto de vista metodológico, el registro de las unidades sedimentarias o estructurales de los sondeos perimetrales, poseen una nomenclatura diferenciada según el método empleado en su identificación: “estrato” referente a la supervisión con medios mecánicos y “UE” en cuanto al registro por medio de excavación con metodología arqueológica. 3 Desde el punto de vista metodológico, las diferentes correas y zapatas de cimentación fueron registradas arqueológicamente como unidades de excavación individualizadas con una nomenclatura alfanumérica reflejada del siguiente modo: las 12 zapatas se identificaron con las letras “A” hasta la “L”; en el caso de las correas intermedias entre zapatas, según su conexión a unas u otras, se tomó como nomenclatura “AB”, “BC”, “EB”, etc.; por último, para las correas proyectadas hacia la cimentación perimetral se adoptó como registro la identificación de “A1”, “B1”, “C1”, etc. 4 En el desarrollo del presente trabajo no se ha reflejado la descripción del registro arqueológico de la totalidad de aquellas unidades de excavación (zapatas y correas de cimentación) cuyos resultados

330

apenas han aportado datos significativos para la interpretación global de los mismos. En cualquier caso, han sido tenidos en cuenta y su consulta puede realizarse en la memoria correspondiente. 5 El ajuar perteneciente al enterramiento nº 1 fue restaurado por la empresa ARCOREST S.A. junto con Juan García Sandoval, excepto uno de los anillos, realizado en bronce, debido a su mal estado de conservación. El estudio de las monedas fue realizado por Manuel Lechuga Galindo. El nº de inventario dado a cada una de las piezas del ajuar corresponde al asignado por el Museo Arqueológico de Lorca. Así mismo el conjunto del ajuar participó en la exposición temporal del Museo Arqueológico Municipal de Lorca bajo el título “Arqueología de la Muerte en Lorca”. 6 Aunque los datos son muy escasos, ya que no se ha recuperado suficiente material significativo en la unidad sedimentaria asociada (estrato XI), tan sólo un fragmento de ánfora republicana, como tampoco, dada la profundidad alcanzada, una información más completa de sus características estructurales, sí podemos apuntar su vinculación a una fase cronológica entre el s. II-I a. C. Para ello nos basamos en los datos aportados por la excavación realizada en Carril de Caldereros, Edificio Plaza Real nº 1, donde se han constatado estructuras de adobe, pertenecientes al establecimiento tardorrepublicano (MARTÍNEZ, 1997).

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 331-354

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997* SEBASTIÁN F. RAMALLO ASENSIO PEDRO A. SAN MARTÍN MORO ELENA RUIZ VALDERAS

Palabras clave: Excavación, teatro romano, Cartagena. Resumen: Se presentan los resultados de la campaña de 1997. Keywords: Excavation, roman theatre, Cartagena. Summary: These are the results about campaign of 1997.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

La campaña de excavaciones en el teatro romano de Cartagena, se ha desarrollado en tres fases distintas en las que se ha actuado sobre otros tantos sectores del edificio. Como en las campañas anteriores, los trabajos han estado condicionados por la disponibilidad de terrenos y por el ritmo de adquisición de las fincas ubicadas dentro del perímetro que ocupa el monumento romano. Se han obtenido los siguientes resultados: EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SOBRE EL SECTOR ORIENTAL DEL GRADERÍO La primera campaña de 1997 se ha realizado entre los días 22 de febrero y 25 de abril del presente año y en ella han participado doce peones y cuatro arqueólogos contratados por la empresa AEPO, adjudicataria de la obra. El proyecto ha sido realizado en el marco del Convenio suscrito por la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, el Excmo. Ayuntamiento de Cartagena y la entidad financiera CajaMurcia y su objetivo ha sido la excavación de la parte inferior del denominado Sector IV, ubicado entre la calle Travesía de Santa María y los límites de la intervención realizada en 1995 sobre el sector oriental de la ima cavea del teatro romano. Concretamente se ha actuado sobre el talud de tierra dejado en la campaña anterior para la contención de las construcciones modernas, que arrancaba de la cota de la propia calle (25,06 m sobre el nivel del mar) y se

332

extendía hasta el límite de la proedria del teatro, situada a una cota de 12,40 sobre el nivel del mar. El importante desnivel existente, así como la considerable profundidad a la que se hallaba el graderío del Teatro motivó que se realizará un perfil de 2 metros junto a la calle Travesía de Santa María dejando un testigo de metro y medio de separación con respecto al citado eje viario para evitar problemas de desprendimientos, antes de proceder a la excavación manual. La nueva fase de excavación ha permitido recuperar una buena parte del graderío oriental del teatro, obteniéndose una mejor perspectiva global tanto del edificio de espectáculos en sí mismo, como del proceso de abandono y las distintas fases de colmatación de sus estructuras. Dentro de estas últimas, la principal novedad ha sido la identificación de ocho habitaciones de carácter doméstico pertenecientes al denominado “Barrio de Pescadores” que se levanta en este sector de la ciudad a partir del siglo XVII y del cual hasta la fecha solamente conocíamos un sector industrial instalado sobre la plataforma de cimentación de la scaenae frons. Sector 7000, Cuadro 7400 El cuadro 7400 está ubicado dentro del Sector IV y se encuentra delimitado hacia el sur por la calle Travesía de Santa María, hacia el oeste por el que en el Plan Director de Actuación hemos denominado como Sector V, hacia el norte por los límites de la excavación realizada en 1995 y por el muro sur del aditus oriental

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

(UE 6032) del Teatro excavado en 1996 y en el este por la calle del Doctor Tapia, ocupando una extensión de 392 m2 (lám.1). La primera actuación dentro de los límites marcados ha consistido en el rebaje mecánico de los escombros y cimentaciones modernas de la viviendas de la acera norte de la Calle Travesía de Santa María, dejando un perfil de tierra de dos metros de profundidad junto a la calle y a continuación un testigo de metro y medio de separación y protección de dicho perfil, a partir de cual se ha iniciado la excavación manual, que ha proporcionado la siguiente secuencia estratigráfica: Fase 19 Tras la retirada de los rellenos constructivos modernos en la zona superior del talud se ha procedido a delimitar y excavar una serie de intrusismos que afectaban a los niveles subyacentes, tales como los restos de dos pozos ciegos con brocal (UE. 7422 y 7442). En la parte media del talud se ha excavado parte de una vivienda construida, probablemente, a principios de siglo XX, aterrazada en esta ladera y con acceso desde

la antigua calle Don Gil (UE.7454; lám. 2), que cortaba parcialmente los estratos de abandono de las habitaciones nº 3 y 4 del “Barrio de Pescadores”, al tiempo que sus pozos ciegos perforaban incluso los niveles del barrio de época bizantina. Fase 16 Se ha ilustrado por primera vez un núcleo de viviendas pertenecientes al que las fuentes documentales denominan “Barrio de Pescadores”. En total se han enumerado y excavado ocho estancias distintas aterrazadas y un estrecho callejón (lám. 3). Presentan una disposición general Este-Oeste, con los accesos situados hacia occidente, orientados hacia las antiguas calles Don Gil y Callejón de Juncos. En general, se trata de estancias estrechas y alargadas, compartimentadas, en algunos casos, en varios ambientes; así por ejemplo, en la habitación nº 6 se hallaba un primer compartimento en donde estaba colocado el soporte para un tinajero (UE. 7551); a continuación un estrecho tabique delimitaba el espacio destinado al hogar (UE. 7449) realizado con dos poyetes de ladrillo y ubicado junto al muro N de la sala, mientras que, finalmente, el fondo

Lámina 1.- Vista general del talud que limitaba la excavación por su flanco oriental comienzo de la campaña de 1997 (neg. 97-1-4).

333

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 2.- Pavimento de losetas cerámicas de la cocina de una vivienda construida a comienzos del s. XX (UE. 7454; neg. 97-1-13).

Lámina 3.- Vista general de las habitaciones del Barrio de Pescadores, situadas sobre el sector oriental del graderío (neg. 97-2-1).

334

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

de la estancia estaba ocupado por una sala destinada, seguramente, a alcoba (UE 7446), con un rebanco adosado al muro N y al que se accedía a través de una puerta de un metro de ancha (lám. 4). La habitación nº 1 presenta un primer departamento pavimentado con ladrillo macizo de 15 x 30 (UE. 7461) que comunicaba con otro ambiente posterior a través de una puerta de un metro de anchura. En cuanto a la habitación nº 4 muestra una escalera (UE. 7481) de acceso a la sala principal, pavimentada de ladrillo macizo, desde donde se inicia otra pequeña escalera que, posiblemente, facilitaba el acceso al altillo de la vivienda (UE 7468). La habitación nº 2 presentaba una puerta, posteriormente cegada, que la ponía en comunicación con la enumerada como habitación nº 3. Este tabique está realizado mediante una técnica mixta en la que alternan dos hiladas de piedra irregular trabadass con argamasa con una hilera de ladrillo macizo. En general, los muros de estas viviendas están construidos con piedra y argamasa de color amarillento, con restos de estucado blanco en los paramentos interiores y pavimentos de ladrillo macizo, tierra apisonada o argamasa blanca.

La orientación de las viviendas nos permite suponer que el entramado callejero conservado hasta los años 80 debía estar fosilizando los viejos callejones y las estrechas y tortuosas calles que articulaban el viejo “Barrio de Pescadores” cuya trama urbana se debió configurar en el siglo XVI; algunas de estas vías, como las de Don Gil, Orcel, Callejón de Los Juncos, etc., aparecen citadas en los Aranceles de Sitio de inicios del siglo XVIII. Este populoso barrio recibía su nombre por vivir allí gran parte de los miembros de la Hermandad o Compañía Mayor de la Pesquera. Existe una referencia sobre este barrio, recogida en la obra de F. Casal, Historia de las Calles de Cartagena, (1930), que se remonta hacia el año 1601, en la que se señala que en la Calle Nueva (Doctor Tapia), que servía de acceso al Barrio de Pescadores, vivía un maestro que también se encargaba de la limpieza del Barrio. Desde el punto de vista arqueológico el momento de construcción de las habitaciones excavadas entre los siglos XVI y XVII, y más concretamente en la primera de las dos centurias, por el hallazgo de una moneda, posiblemente de los Reyes Católicos, entremezclada en el mortero del muro E de la habitación nº 6 (U.E.

Lámina 4.- Pavimento de la habitación 6 del Barrio de Pescadores (UE. 7450; neg.97-1-26).

335

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

7419). El abandono definitivo de todas estas estancias se puede datar con una mayor precisión en la segunda mitad del s. XVIII, gracias a un interesante conjunto de monedas de Felipe V y Carlos III recuperadas en los vertidos que las colmatan. En estos depósitos abundan los restos de pescado (grandes bolsadas de escamas y espinas de pez), junto a otros óseos, escombros y numerosísimos fragmentos de cerámica, tanto de producción local o regional, como la loza popular murciana en azul y policroma con decoraciones vegetales y geométricas y los cuencos con apéndices laterales en vidriado grisáceo, similares a los del alfar de la plaza de San Agustín (Murcia), como importadas, destacando las cerámicas que imitan el veteado del mármol de producción italiana. Por debajo de este potente estrato de colmatación se documentó el nivel de abandono de las habitaciones con los derrumbes de las paredes y del techo desplomados sobre los pavimentos, y una capa de tierra batida con algunos trozos de ladrillo macizo. Fase 14-15 Tras excavar los estratos de preparación del pavimento de la habitación nº 1 del Barrio de Pescadores localizamos los restos de un horno (UE. 7619), con las paredes totalmente calcinadas, recortado en un pavimento de losas cuadradas de arcilla sin cocer. Su interior se hallaba rellenado por cenizas grisáceas de textura limosa. No aportó materiales arqueológicos significativos, por lo que carecemos de elementos precisos de datación, aunque por su posición estratigráfica se puede situar en una fase intermedia entre el abandono de la últimas estructuras islámicas y la construcción del mismo Barrio de Pescadores. Posiblemente hay que relacionar esta estructura con el Arrabal Viejo que se desarrolló durante los ss. XIV y XV fuera del recinto amurallado de la ciudad cristiana. Fase 13 Las estructuras del Barrio de Pescadores cortan y arrasan, prácticamente hasta el nivel de pavimentación, las construcciones de la última fase islámica. En algunos casos incluso hemos podido comprobar como los muros del barrio moderno parten a los muros islámicos, realizados con la característica técnica del tapial calicastrado, tanto en sentido longitudinal como transversal, apoyándose en ellos parcialmente. El mejor

336

ejemplo lo encontramos en el muro que separa las habitaciones 6 y 7 del Barrio de Pescadores (UE 7419) el cual, en la parte correspondiente a la primera de las estancias, está realizado con mampostería de época moderna, mientras que en la otra habitación se ha conservado un tramo del muro islámico calicastrado. Tales muros de tapial corresponden a la última fase constructiva islámica que se dataría dentro del s. XIII. Inmediatamente por debajo de las capas de nivelación del preparado de los pavimentos, en la parte central del sector, localizamos cuatro pequeñas piletas de planta rectangular, de 1,80 m por 0,80 m con una orientación aproximada de norte a sur, que se hallan delimitadas en su cara Este por un muro longitudinal (UE. 7556). Se intuye una disposición de tendencia simétrica, con una pileta central (UE. 7579), dos piletas en paralelo en su lado sur y presumiblemente otras dos en el lado norte, aunque de éstas sólo se conserva la oriental. (UE. 7577; lám. 5). Los muros están realizados con piedras pequeñas y tierra unidas con abundante mortero de cal, que los enluce por el interior y tiene continuidad en el pavimento, con un grosor de unos 4 cm. El preparado del dicho solado estaba realizado con materiales impermeabilizantes como láguena y cal, con una base muy homogénea de escorias empleadas igualmente como aislante. No conocemos con seguridad la funcionalidad exacta de estas piletas, aunque debían estar en relación con algún tipo de instalación industrial, tales como tintorerías o curtidurías, donde estas cubetas eran un componente indispensable. La cronología de este complejo se debe situar entre finales del s. XII e inicios del s. XIII. En cuanto al nivel de abandono, documentado sobre los pavimentos, se caracteriza por estratos muy limosos de color grisáceo, destacando entre el material cerámico recuperado una jarrita con decoración esgrafiada, que aporta una datación de hacia el primer cuarto del s. XIII (UE. 7580, 7583). Bajo estas piletas se han localizado restos muy degradados y arrasados a nivel de pavimentación, de viviendas islámicas amortizadas en el tercer cuarto del s. XII. Destaca entre estas estructuras una sala de planta rectangular abierta, presumiblemente, hacia el oeste, aunque esta parte está peor conservada por el corte del talud; en ella se han documentado tres pavimentos sucesivos de yeso, sobre el último de los cuales se encontraron fragmentos de jarritas de cuerda seca parcial, ataifores y redomas con vedrío melado, jarras

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

Lámina 5.- Piletas islámicas n 1 y 2º (UE. 7585; neg. 97-3-2).

pintadas al manganeso y marmitas de cocina (UE. 7596), asociadas a un pequeño hogar de forma circular excavado en el suelo. A una cota inferior, y relacionado con el segundo pavimento, en la parte central del muro occidental de cierre se ha definido una estructura de unos 50 cm de anchura (UE. 7669), cortada en ambos extremos por intrusismos modernos (UE. 7440 y 7400). Ambas caras están formadas por piedras pequeñas unidas con cal y en su interior se encontró un relleno de tierra mezclada con carbones sobre una capita de yeso. El estado de total arrasamiento dificulta su interpretación, aunque bien podría tratarse de un calentador como los que se sitúan junto a las puertas de las salas en determinadas casas de Murcia, o también de un umbral que señalara el acceso a la sala desde el patio. Relacionado con este segundo pavimento de yeso se encuentra otro pequeño hogar circular situado en la parte norte de la sala. Corresponden, asimismo, a esta fase una serie de estructuras conservadas tan solo a nivel de cimentación, realizadas con piedras trabadas con barro. Por otra parte, los estratos constructivos de este área de viviendas se depositan sobre un potente nivel for-

mado por tierras anaranjadas, limos, grava muy abundante y piedras pequeñas, que delata la existencia de un largo período de abandono de toda esta parte baja del teatro; este nivel debió formarse durante el tiempo que transcurrió entre la destrucción de la ciudad en el primer tercio del s. VII y los inicios del s. XII, momento en que se construyó el arrabal islámico que hemos documentado en el interior del teatro (UE. 7688, 7691). En consecuencia, entre los siglos VIII y XI la población debió permanecer encaramada en lo alto del Cerro del Castillo de la Concepción; de hecho, entre los materiales arqueológicos que conforman este potente nivel de abandono hemos identificado algunos residuales pertenecientes a este larga fase alto-medieval, que debieron caer rodados por la ladera, y que permiten atestiguar la presencia de población en la parte alta del Cerro. Fase 10 Bajo este potente nivel de abandono hemos localizado nuevas habitaciones pertenecientes al Barrio de época bizantina, individualizadas con los números 37,

337

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

38, 39, 40 y 41, al tiempo que se ha completado la excavación de las estancias 17, 20 y 21, parcialmente excavadas en la campaña de 1995 (lám. 6). Estas habitaciones están aterrazadas, adaptándose a la pendiente impuesta por las gradas de la ima cavea del teatro, que, en algunas ocasiones, han sido recortadas para nivelar los suelos. Los nuevos departamentos se articulan a partir de un muro que sigue el trazado de la grada nº12 de la ima cavea formando una línea quebrada (UE. 7708), a partir del cual parten los muros radiales que delimitan estancias de planta trapezoidal y triangular. El sistema constructivo es el habitual en esta fase, con muros de mampostería levantados con piedras medianas unidas con tierra, y con sillares reutilizados –incluso un fuste de travertino rojo en la habitación nº 40 (UE. 7694)- en los ángulos y, sobre todo, en las jambas de las puertas. En algunos departamentos, y especialmente en la habitación nº 20, donde se han recuperado tres ánforas de aceite africano (Keay LXI) junto a una fuente de africana D tipo Hayes 91d (UE. 7723), se ha documentado de nuevo el nivel de destrucción datable hacia finales del primer cuarto del s. VII (lám. 7).

Por debajo de los pavimentos se han excavado los rellenos correspondientes a la fase fundacional de este barrio, que cubrían directamente los restos de una exedra semilircular (con muro, rebanco y enlosado) perteneciente al mercado tardorromano. Fase 8 Corresponde a esta fase un nuevo tramo de la exedra semicircular del mercado arriba mencionado, compuesto por el muro anular de cierre, un rebanco y un enlosado. El muro está realizado con pequeño aparejo de caliza y se encuentra arrasado hasta el nivel del rebanco, que, a su vez, está formado igualmente por sillarejo de arenisca, pero también reutiliza algunos elementos constructivos del teatro, tales como sillares de caliza gris y un fuste de travertino rosado. El enlosado se ha conservado en buen estado de manera que en esta campaña se ha podido unir toda la parte oriental de dicha exedra (lám 8). Sin embargo el muro posterior de la segunda galería apenas se ha conservado, al haber sido muy alterado para la construcción del barrio de época bizantina. Junto al muro de la exedra

Lámina 6.- Vista general de las habitaciones del barrio de época bizantina, nº 17, 20, 39, 40 y 41 (neg. 97-5-7).

338

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

Lámina 7.- Nivel de destrucción de la habitación nº 20 del barrio de época bizantina (neg. 97-5-3).

se ha excavado de nuevo el relleno constructivo del mercado formado por una potente nivelación de color amarillo, con abundante arenisca triturada, que vuelve a ofrecer una datación dentro de la segunda mitad del s.V d.C. Fase 5 Uno de los objetivos de esta campaña ha sido la excavación del sector oriental de la ima cavea del teatro, de la que se han identificado las quince primeras gradas, con un estado de conservación desigual ya que las construcciones de época bizantina han recortado, en parte, algunos sectores las gradas superiores para nivelar los pavimentos, en tanto que las inferiores se hallan menos alteradas y en consecuencia su estado actual es mucho mejor. También hemos recuperado parte de un nuevo peldaño de escalera, que se hallaba situado junto al muro del aditus, desplazado de su ubicación original, posiblemente para ser embutido en el muro de la galería superior que cerraba el mercado tardorromano.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA SOBRE EL SECTOR OCCIDENTAL DEL GRADERÍO Los trabajos arqueológicos de esta segunda etapa de 1997 se han realizado entre los días 27 de Septiembre de 1997 y 23 de Enero de 1998 y en ellos han participado los arqueólogos Carlos García Cano, María José Madrid Balanza, Milagros Vidal Nieto y María Ascensión Andreu Martínez junto a doce peones contratados por la empresa AEPO, adjudicataria de la obra. El proyecto ha sido realizado en el marco del Convenio suscrito por la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, el Excmo. Ayuntamiento de Cartagena y la entidad financiera CajaMurcia y ha tenido como principal objetivo la recuperación del sector occidental del graderío comprendido entre la rampa de acceso a la calle Segundilla y el muro de aterrazamiento norte de la calle Travesía de Santa María. Otro sector de excavación se ha ubicado entre la plataforma inferior situada al pie de este muro y los límites de la excavación realizada en 1995.

339

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 8.- Vista general del proscaeium/hyposcaenium del teatro romano, con las tabernae del mercado/complejo comercial de época tardorromana (neg. 9713-20).

La existencia de un importante desnivel provocado por los anchos muros de aterrazamiento, junto a la considerable profundidad a la que se hallaba el graderío del teatro, motivó que se realizará un talud de 3 m. entre el muro de contención de la segunda rampa de acceso a la calle Segundilla y el muro de contención de la primera rampa. Las intervenciones se han concentrado en el Sector 3000. Sector 3000, Cuadro 3400 Se halla situado sobre la calle de Subida a la Catedral Vieja, limitando hacia el norte por la zona ya excavada del sector 4000 y el muro de contención sur de la calle Subida a la Catedral Vieja, hacia el sur por la rampa de acceso a la calle Segundilla, al este por la calle Travesía de Santa María, a la altura del transformador de Iberdrola, y hacia el oeste por el muro perimetral de la Catedral Vieja. En este sector, uno de los resultados de la excavación más interesantes desde el punto de vista histórico ha sido la documentación de un nuevo nivel de ocupa-

340

ción, hasta ahora inédito, correspondiente a las viviendas de época cristiana de la Villa Vieja. Además, se ha procedido a la recuperación y estudio de una porción de la parte occidental del graderío del teatro. Respecto a este último se ha podido concretar con mayor exactitud el número de gradas de la ima cavea así como de la media y la anchura y disposición de la segunda praecinctio. El estado de conservación es bastante bueno a excepción del extremo más occidental, situado junto a la Catedral, donde el graderío fue rebajado y reutilizado para instalar viviendas bajomedievales. Las fases documentadas en esta nueva excavación han sido las siguientes: Fase 19-18 Aunque la mayor parte del depósito arqueológico ilustrado por este sector arranca del siglo XIV y llega hasta los niveles de abandono del teatro, se han localizado también algunos intrusismos y estructuras modernas. Junto a la Catedral Vieja se ha identificado una fosa de cimentación (U.E. 3422) ligada probable-

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

mente a las obras de reconstrucción de la Catedral Vieja llevadas a cabo por el arquitecto V. Beltrí a comienzos del siglo XX. Por otra parte, los fundamentos del muro de contención (U.E. 3450) de la rampa de acceso a la calle Segundilla penetran hasta los niveles islámicos y, a juzgar por los materiales constructivos empleados en la obra, parece que debieron realizarse hacia los años veinte, coincidiendo con las obras de remodelación del Castillo y Cerro de la Concepción realizadas bajo el mandato del alcalde Torres. De cronología anterior parece ser el muro de contención sur (U.E.: 3403), sobre el que apoya la calle Subida a la Catedral Vieja, que desde la Plaza de la Condesa de Peralta conducía al atrio de la Iglesia mediante una escalinata bastante pronunciada que salvaba el desnivel de más de once metros existente entre ambos puntos. Según F. Casal (1930) este eje viario se realizó a finales del siglo XIX a petición de los ciudadanos y devotos del templo que querían tener un acceso más cómodo a la Iglesia, ya que hasta entonces existía una abrupta vía con una pendiente muy acusada, que el ayuntamiento suavizó con escaleras rebajando previamente el terreno. El citado muro de contención corta de forma vertical todo el depósito arqueológico y se cimienta sobre la segunda praecinctio del graderío del teatro. En los rellenos (U.E.: 3433) de la zanja de cimentación de este muro se han recuperado algunos elementos arquitectónicos de arenisca pertenecientes a la decoración del interior de la Catedral Vieja, concretamente a la fase de remodelación de la misma llevada a cabo por el arquitecto J.B. Antonelli en el siglo XVI. Fase 15 Bajo el pavimento de hormigón, realizado por el Ayuntamiento de Cartagena en 1995, que cubría toda la calle de acceso oriental a la Catedral Vieja, se han atestiguado varias repavimentaciones anteriores que permiten señalar la realización de una terraza en este sector, a modo de atrio, a partir del siglo XVI, momento en el que se llevaron a cabo remodelaciones en el interior de la Iglesia y se abrió probablemente, una nueva puerta en la cabecera de la misma, que comunicaba dicho atrio con la nave sur. Esta nueva terraza se realizó sobre los niveles de abandono de las viviendas del siglo XIV.

Fase 14 Bajo la primitiva pavimentación de esta terraza o atrio se ha localizado una serie de viviendas alineadas pertenecientes a la llamada “Villa Vieja”. Las habitaciones que las conforman, dispuestas escalonadamente de este a oeste, presentan planta rectangular, con muros de tapial y pavimentos de tierra apisonada o con una capa de argamasa fina (lám. 9). El compartimento nº 1, ubicado en la parte más oriental, presenta un solado de argamasa blanca muy fino (U.E. 3481) y comunica a través de una pequeña puerta con la estancia número dos, en la cual se ha localizado un hogar semicircular (U.E. 3478) adosado a la esquina noroccidental. La habitación nº 3, se encuentra a un nivel inferior y la parte sur de sus muros y el pavimento se encuentran excavados en la roca base (U.E. 3511), rebajando el nivel de circulación de la tercera praecinctio y las gradas de la media cavea del teatro. Esta sala comunica a través de una puerta de 90 cm y dos peldaños con la nº 4, situada en la parte más occidental y delante de la fachada de la Catedral Vieja (lám. 10). Dicha estancia se encuentra prácticamente excavada en la roca y utiliza como muro sur el balteus de la summa cavea del teatro. Estas viviendas parece que debían adosarse a la cabecera de la Iglesia, probablemente en un momento en el que no existía ninguna entrada por esta zona al templo. Todas las habitaciones se encuentran colmatadas por unos estratos de tierra marrón oscura con abundante láguena (U.E. 3460, 3447), procedente con seguridad de la techumbre de las estancias; en estos niveles se ha documentado además un interesante conjunto de material cerámico, hasta ahora inédito en la ciudad, compuesto por platos de alerón, escudillas y jarrones de loza azul con temas geométricos, vegetales, heráldicos y zoomorfos, platos de loza dorada así como platos y escudillas en verde y manganeso de Paterna y Manises. Sobre los limos (U.E. 3439) de abandono formados sobre los suelos de las viviendas nº 3 y 4 se ha localizado un grupo de monedas que se puede atribuir a las acuñaciones de Pedro I, datadas a mediados del siglo XIV, cronología bastante afín con el material cerámico. Las habitaciones nº 1 y 2 se superponen a un pavimento de argamasa blanco, localizado en la campaña de noviembre-diciembre de 1996, asociado a un paramento de tapial islámico, que fue amortizado en esta fase urbanística

341

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 9.- Vista de conjunto de las habitaciones 2, 3 y 4 de época bajo-medieval, construidas junto a la facha oriental de la Catedral Vieja, y sobre las gradas de la media cavea del teatro (neg. 97-14-32),

Lámina 10.- Habitación nº 4 del barrio de época bajo-medieval (UE. 3512; neg. 97-14-33).

342

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

Fase 12-13

Fase 10

El citado muro está realizado con la técnica del calicastrado y los mechinales presentan una sección cuadrangular de 10 cm. de lado, apareciendo en intervalos de 60 a 70 cm. dentro de cada caja. El pavimento blanco se ha documentado, hasta la fecha, en una extensión de cinco metros de ancho por doce metros largo, delimitado hacia el norte por el muro de tapial y está realizado con una argamasa de color blanco amarillento de unos 3 cm. de grosor. Sobre el pavimento se localizó un estrato de escoria de hierro que amortizaba dicho nivel a mediados del siglo XIII. Bajo el pavimento de argamasa se han identificado diversos rellenos de nivelación (U.E.: 3541-3543), que permitían aterrazar esta zona de la ciudad, y que contenían un gran volumen de material, caracterizado por la presencia de cerámicas de cocina con vedrío interior y exterior, ataifores de vedrío melado, cuerda seca parcial, tinajas estampilladas y jarras con esgrafiado y candiles de pie alto, de forma que debemos situar cronológicamente estas estructuras en el último periodo de ocupación islámica de la ciudad, concretamente a inicios del siglo XIII. Bajo los estratos de nivelación de la terraza y unos 50 cm por debajo del muro de tapial se han localizado los restos muy arrasados de una casa islámica perteneciente a una fase anterior. De la vivienda se ha podido delimitar la sala sur, de planta rectangular y de unos 6,70 m de longitud por 2,20 m. de anchura, con un vano de comunicación en el muro norte abierto probablemente al patio central (lám. 11). Esta vivienda junto a otras localizadas sobre la ima cavea debían corresponder a un arrabal de la Medina que se extendía por la ladera noroccidental de la colina a mediados del siglo XII. Dicho arrabal parece formarse en un momento de apogeo de la ciudad muy vinculado al florecimiento de la Medina de Mursiya bajo Ibn-Mardanish. En los rellenos constructivos de esta vivienda se ha documentado ataifores con vedrío melado, jarras de cuerda seca parcial, platos de cuerda seca total, ataifores decorados con verde y manganeso y candiles de piquera, todos ellos materiales cerámicos de mediados del siglo XI o inicios del XII.

Bajo los niveles constructivos islámicos se reconoce un estrato de color anaranjado con grava, vetas limosas y abundantes materiales rodados (U. E. 3590), que parece corresponder al intervalo de tiempo que transcurre entre el abandono del barrio de época bizantina, hacia finales del primer cuarto del siglo VII, y el arrabal del siglo XII, de forma los materiales cerámicos más antiguos pertenecen al siglo VII mientras que los últimos, y más modernos, se fechan a inicios del XII. La formación de este estrato se debe sobre todo a aportes de tipo natural más que a un relleno antrópico. Este nivel se deposita sobre las estructuras y los estratos de abandono del citado barrio bizantino, cuyas habitaciones han sido identificadas no sólo sobre la ima cavea y orchestra sino también sobre los aditus, proscaenium, vestíbulo y porticus post scaenam. La nueva campaña ha puesto al descubierto seis nuevas habitaciones, dos de ellas instaladas sobre la media cavea (habitaciones nº 45-46), muy desmanteladas por los niveles islámicos, y otras dos, individualizadas con los números 47 y 49, situadas sobre la segunda praecinctio, que aprovechan como nivel de pavimento (lám. 12). En la parte central de la ima cavea se ha constatado la existencia de otras dos, nº 50 y 51, de la cuales la última se ha excavado sólo parcialmente. La otra, de planta rectangular, destaca por sus dimensiones, con siete metros de largo y cuatro de ancho; en el muro norte (U.E. 3634) se abre un vano de comunicación con la habitación nº 14, dispuesta en un nivel inferior, salvado mediante una pequeña escalera (U.E. 4641). En el ángulo con la habitación nº 36 se ha localizado una nueva basa de mármol blanco, utilizada originalmente en el primer piso de la scaenae frons, que hay que añadir a las doce halladas en las campañas anteriores. El nivel de uso de estas estancias se encuentra muy arrasado por la construcciones islámicas y de época bajo-medieval.. Al norte de esta estancia se ha completado la excavación de las habitaciones nº 12 y 14, parcialmente identificadas en 1995. Sobre el pavimento de la primera (U.E. 4647) se conservaba el nivel de destrucción con ánforas africanas Keay LXI aplastadas contra el suelo, de las cuales una de ellas presentaba aún restos de residuos en su interior. La habitación 14 aparece escalonada para salvar el desnivel existente con la nº 50; empotrada en la parte inferior de esta escalera se instaló una cocina (U.E. 3690).

343

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 11.- Habitaciones de época islámica (fase 12) construidas sobre la cavea.(neg. 97-21-0).

Lámina 12.- Pavimento de la habitación bizantina recortado sobre la praecinctio del teatro y con el balteus al fondo (UE. 3441; neg. 97-16-18).

344

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

Fase 8 Gran parte del muro sur de las habitaciones de la Fase 10, concretamente de las nº 35, 50 y 51, se superpone al muro de cierre de la galería anular (U.E.: 4003) que contornea a la exedra porticada del complejo comercial del siglo V. d. C., construido con peldaños de caliza gris expoliados de las escaleras radiales de la ima cavea y recolocados de forma invertida y contigua. Bajo los niveles constructivos de las viviendas de época bizantina se localiza, en este sector, el relleno constructivo de la galería (U.E. 3678), caracterizado por una tierra de color amarillento con abundante arenisca triturada y escaso material cerámico. Este relleno servía para nivelar la pendiente de la grada en el espacio ocupado por la galería, de unos 2,5 m. de ancha, que se hallaba sobreelevada respecto a la exedra porticada y al cuerpo de tabernae situadas sobre el escenario; a ella se accedía a través de sendas escaleras de ocho peldaños situadas junto a los analemna (lám. 13).

También se ha completado el muro de cierre de la exedra, realizado con sillares pequeños de arenisca formando un opus vittatum (U.E. 4363), al tiempo que en el rebanco que le precede (U.E. 4374) se han localizado, reutilizados, dos nuevos capiteles de mármol blanco procedentes del primer piso de la scaenae frons (lám. 14). Fase 7 El relleno constructivo del edificio tardorromano colmataba los restos de un aljibe de planta oval revestido de argamasa blanca, recortado en parte en la roca base que conforma las gradas inferiores de la ima cavea (U.E. 3688). En su interior se han localizado numerosas tejas procedentes de la cubierta. Su construcción parece estar en relación con un pavimento de argamasa blanco, localizado unos 80 cm por encima del nivel de la orchestra, que anula las gradas de la proedria, previamente expoliadas, e inutiliza y oculta las dos primeras gradas, en un momento en el que los sillares que forraban el graderío ya habían sido sustraídos.

Lámina 13.- Vista general de la galería anular que contorneaba el mercado/complejo comercial de época tardorromana, realizada con peldaños invertidos de la cavea (neg. 97-23-25).

345

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 14.- Detalle de los capiteles corintios de la scaenae frons del teatro reutilizados en en muro semicircular del mercado/complejo comercial de época tardorromana ((UE. 4374; neg. 97-23-8).

Fase 5 Corresponde a la construcción y uso del teatro en época alto-imperial. Los resultados obtenidos en la presente campaña han permitido completar, considerablemente, la imagen del graderío, al tiempo que se han podido precisar con bastante exactitud tanto las técnicas de construcción como la disposición de las gradas y de los pasillos de circulación interior (lám. 15). La ubicación del teatro en la ladera noroeste del Cerro de la Concepción facilitó la construcción de la cavea, de forma que la parte central e inferior aparecen excavadas en la propia roca base mientras los flancos laterales se apoyaban en galerías abovedadas. Se ha calculado un diámetro máximo de 87,60 m. y se articula longitudinalmente en tres sectores o moeniana, divididos a su vez transversalmente por escaleras radiales en cunei, cuatro en la ima y, posiblemente, en la media cavea, y presumiblemente un número mayor, que aún no se ha podido concretar, en la summa.

346

La ima cavea está excavada en su mayor parte en la roca base, regularizada y nivelada en algunas zonas con opus caementicium y revestida por grandes sillares, conservados de forma íntegra en la primera grada y expoliados en el resto. Esta formada por 17 gradas que miden alrededor de 75 cm de fondo por 36 cm de altura, dimensiones similares a las gradas de otros teatros hispanos como los de Acinipo y Sagunto y dentro de las prescripciones marcadas por Vitruvio (Vitruvio, V, VI, 3). Sobre la última grada se sitúa la segunda praecinctio con un desnivel de casi siete metros respecto al primer corredor situado al pie de la ima cavea. El acceso a los asientos se realiza mediante cinco escaleras radiales que dividen el orden en cuatro cunei, que parten de la primera praecinctio a la que se accede directamente desde los itinera. Una de las escaleras se dispone en el eje central del graderío, conservándose hasta la quinta grada, otras dos junto a los paramentos de los aditus, y las dos restantes, de las cuales la más occidental conserva hasta la grada nº 6, entre el eje central y las dos extremas (lám. 16).

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

Lámina 15.- Vista general del sector occidental de la cavea (neg. 97-23-16).

En relación a las scalae de la cavea, se han identificado hasta la fecha unas 19 piezas reutilizadas, como ya hemos señalado, en el muro de cierre de la galería anular que bordea la exedra del complejo comercial del siglo V d.C.; de ellas unas ocho se incrustan en el propio muro de la exedra y cinco piezas mas fueron reutilizadas en los muros del barrio de época bizantina. La mayoría de los peldaños están realizados en un bloque de caliza gris, aunque no faltan los formados con dos bloques, y presentan unas dimensiones medias de 1, 20 m de largo, 0,88 m de ancho y 0,36 m de altura; en la parte central cajeada se tallan dos escalones con una altura de 0,18 m., que corresponden a la mitad de cada grada. La media cavea, que en el parcelario moderno transcurre bajo la actual calle travesía de Santa María y atrio de la Catedral Vieja, aparece igualmente recortada en la roca base, a excepción de los flancos laterales levantados sobre galerías concéntricas, y estaba formada por cuatro gradas sobreelevadas y separadas de la segunda praecinctio por un balteus de un metro de altura, excavado también en la roca. Aparece atravesada por cinco escaleras radiales que determinan cuatro cunei, conti-

nuación de los que compartimentan la ima cavea. Los accesos a este sector de las gradas se realizaba desde el exterior del edificio a través de vomitoria, uno de los cuales se identificó en las excavaciones realizadas bajo el altar mayor de la Catedral Vieja. Arranca de la misma fachada curva y desemboca en el pasillo de circulación entre la media y la summa cavea, con una longitud de 9,60 m y una luz libre entre 1,56 m junto a la fachada y 1,40 m en la salida. El pavimento está realizado con grandes losas de arenisca de una sola pieza en el ancho del vomitorium y presenta una pendiente de 8,80% hacia la cavea. En cuanto a la summa cavea sabemos por la topografía del terreno que la parte central estaría excavada en la roca base, mientras que los laterales se apoyarían en galerías abovedadas, tal y como hemos podido documentar en las excavaciones llevadas a cabo en el interior de la Catedral Vieja, donde se hallaron tres potentes muros curvos realizados en opus caementicium con resaltes para apoyar las bóvedas, que sustentarían las gradas superiores. El paramento exterior de la última galería está formado por un muro de opus caementicium de 0,80 m. de ancho revestido al exterior con sillares de

347

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 16.- Vista general del sector central de la ima cavea (neg. 97-23-12).

arenisca almohadillados formando un cuidado opus quadratum, de unos 0,70 m de anchura. Esta misma fachada se documentó en un sondeo realizado en Noviembre-Diciembre de 1996, bajo el antiguo callejón del Esparto, aunque en este punto sólo se pudo identificar el muro perimetral de sillares de arenisca asentado directamente sobre la roca base, con un desnivel de casi diecisiete metros respecto a la cota de la orchestra. Por otra parte, es interesante reseñar como la fachada del graderío está realizada con el mismo material y técnica que el paramento exterior de la porticus post scaenam, lo que confiere al conjunto del edificio una mayor unidad arquitectónica. De momento, no se ha podido verificar la existencia de una posible porticus in summa gradatione que coronara la cavea, tal y como se atestiguan en otros teatros contemporáneos que siguen los modelos de la propia Roma. En Hispania se ha propuesto la existencia de este pórtico en los teatros de Bilbilis y Segobriga, pero en nuestro caso continúa siendo una hipótesis, a la espera de ser contrastada cuando se proceda a la excavación de la summa cavea. También están por concretar el acceso a esta parte más elevada del graderío, que pro-

348

bablemente se realizaría a través de vanos o arcadas abiertas en la fachada exterior. EXCAVACIÓN DE EXEDRA Y CUERPO DE TABERNAE DEL COMPLEJO COMERCIAL DEL SIGLOV D.C. Los trabajos arqueológicos de esta tercera fase de las excavaciones de 1997 se han realizado entre los días 24 de Noviembre y 18 de Diciembre y en ella han participado diez peones, dos arqueólogos y un dibujante contratados por la empresa ILIDEXA, adjudicataria de la obra. El proyecto ha sido realizado en el marco del Convenio suscrito por la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, el Excmo. Ayuntamiento de Cartagena y la entidad financiera CajaMurcia y se ha centrado en la excavación de las estructuras tardorromanas levantadas sobre la plataforma escénica del teatro romano (Lám. 17), con el fin de estudiar la estructura completa del hyposcaenium – foso situado bajo la tarima de madera del proscaenium -, así como en la zona de la exedra

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

Lámina 17.- Construcción de época tardorromana asentada sobre el basamento del escenario del teatro romano (neg. 97-20-21).

semicircular del mercado tardorromano bajo la cual se han identificado, en su totalidad, las primeras gradas de la ima cavea, se ha completado el recorrido anular del primer pasillo de circulación y se han localizado los peldaños de las cinco escaleras que dividen radialmente el sector inferior del graderío. En conjunto, se ha intervenido sobre los Sectores 1000, 4000 y 5000, establecidos en el proyecto integral de excavación. Sector 4000 Proyectado sobre los restos del teatro corresponde al espacio situado sobre la parte inferior del graderío y a la orchestra. En este sector, los trabajos se han concretado en la excavación de los niveles subyacentes al enlosado que pavimentaba la exedra del complejo comercial del siglo V instalado sobre las ruinas del edi-

ficio de espectáculos. Para ello, y como paso previo antes de levantar las placas conservadas, se ha procedido al dibujo a escala y a su numeración. Bajo las losas se ha localizado el nivel de preparado y nivelación del pavimento, caracterizado por una tierra de color amarillento procedente de las areniscas trituradas con abundante piedra y graba. El material cerámico, aunque escaso, es muy significativo para la datación del edifico ya que viene determinado por la presencia de producciones de mesa africanas de las formas Hayes 61, 67, 76, ánforas orientales Keay LIII y LIV y otras africanas de los tipos Keay XXV y XXXVIB. En general, se trata de materiales que permiten datar la construcción del edifico hacia mediados del siglo V d.C., poco después. Además, en las zapatas de cimentación de esta exedra porticada se habían reutilizado como material de construcción un capitel corintio de mármol blanco del segundo piso de la scaenae frons, otro del primer piso y sendas basas áticas de caliza marmórea y travertino rosa. Estos rellenos constructivos se depositan, a su vez, sobre un estrato de color amarillento que corresponden al abandono del graderío, producido tras el expolio de los sillares de asiento de la cavea. Precisamente, del recubrimiento original de las gradas inferiores se ha conservado sólo, y casi en su totalidad, el primer escalón realizado con sillares de caliza gris, mientras que de la segunda grada queda únicamente la impronta recortada en la roca base, en tanto que la epidermis ha sido expoliada prácticamente en su totalidad hasta el punto que sólo se ha conservado parte de un bloque de arenisca que nos permite hipotetizar para la segunda grada un forro de sillares de este material. Las restantes gradas aparecen despojadas de su recubrimiento original (lám. 18). Sector 1000 y 5000 El sector 1000 se superpone al proscaenium occidental y el 5000 al oriental. En ambos sectores la excavación se ha centrado en el cuerpo de tabernae del complejo comercial del siglo V d.C., con objeto de documentar el foso para la tramoya ubicado bajo el escenario del teatro romano (hyposcaenium), así como los estratos que lo colmataban y los elementos arquitectónicos procedentes del frente escénico desplomados en su interior y que también aparecen reutilizados como bloques en los muros de cimentación de las tabernae.

349

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Concretamente en esta campaña se ha intervenido en los compartimentos 1, 4, 6, 7, 9 y 10, llegando hasta el pavimento del hyposcaenium, recortado en la roca. Con ello se ha completado el estudio de las 15 tabernae que conformaban este frente del edificio tardorromano, algunas de las cuales ya habían sido objeto de excavación en las campañas de 1990, 1996 y en el verano de 1997 (lám. 19). Estas estancias presentan una planta rectangular muy alargada y estrecha, 2,50 m de ancha por 11 m. de larga, y se hallaban pavimentadas con losas de caliza gris, superpuestas a un estrato de preparación de color amarillento procedente de las arenisca trituradas, el cual se asienta, a su vez, sobre unos rellenos de nivelación con tierra marrón oscura que contiene numerosos fragmentos de opus signinum y sillares de arenisca. Bajo ellos se han localizado los niveles de abandono del teatro, caracterizados por una tierra de color marrón rojizo con abundantes fragmentos de tegulae e imbrices, procedentes de la caída del tornavoz, así como clavos de hierro del entarimado de madera del proscaenium y una capa de madera carbonizada que debe correspon-

der a la destrucción de dicha plataforma. Este depósito rellena las estructuras del hyposcaenium hasta el nivel de pavimento. En los estratos que lo conforman se han recuperado numerosas molduras fragmentadas de mármol blanco junto a losetas de mármol numídico –”giallo antico”- y otros de las más variadas procedencias; algunas de estas placas presentan restos epigráficos. En la cimentación del muro occidental de la taberna nº 1 se ha localizado un nuevo capitel de mármol corintio del primer piso de la scaenae frons, que en el cómputo general hace el nº 25, así como la parte inferior de otro situado en el nivel de abandono del teatro que colmata el espacio comprendido en el interior de la taberna nº 7. Cabe destacar entre los hallazgos más significativos de este sector, un sillar de arenisca con moldura en uno de sus bordes y restos de estucado, localizado en el nivel de abandono del foso del hyposcaenium, concretamente en la taberna nº 10, que por su factura y dimensiones parece corresponder al remate superior de la frons pulpiti y en particular a una de las exedras cuadrangulares de los tramos laterales. Constituye una de las piezas

Lámina 18.- En primer término gradas de la proedria despojadas del recubrimiento de mármol, contornadas por la primera precinctio recubierta de placas de caliza (neg. 97-23-33).

350

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

con mucho carbones y abundantes tejas (UE 5651; lám. 20). La parte conservada mide 65 cm. El dios aparece sentado sobre un promontorio rocoso, con el torso desnudo de frente y las piernas hasta las rodillas cubiertas por el manto que envuelve también las nalgas y la parte inferior del tronco. Con la mano derecha sostiene el plektron que descansa sobre el regazo, mientras que con la izquierda debía sustentar la cítara apoyada sobre el costado. Esto último se ha perdido por completo. Sobre los hombros se aprecian trazas de dos rizos acaracolados, que permiten remitir la figura al tipo tradicional de cabello de estas divinidad dividido en largos mechones ondulados que caen desde la nuca. Ha perdido parte de la pierna derecha (desde la rodilla), mientras que de la izquierda, ligeramente separada falta parte del pie. Entre ambas piernas caen parte del manto, cubriendo las ingles mientras que otro extremo cae verticalmente por encima del muslo izquierdo y sobre el terreno. VALORACIÓN FINAL Y PERSPECTIVAS DE ACTUACIÓN

Lámina 19.- Vista general de la fila de tabernae cimentadas en el hyposcaenium y, en parte, sobre la plataforma de opus caementicium de la scaenae frons (neg. 97-20-21).

más completas de esta parte del escenario y permite hipotetizar a partir de ella la restitución en alzado de este cuerpo del edifico teatral, del cual ya habíamos localizado in situ en el verano de 1996 la molduración inferior. También se ha documentado otro capitel corintio de mármol blanco del primer piso de la scaenae frons integrado en la cimentación del muro sur de la taberna nº 9, que en el cómputo general hace el nº 26. No obstante, quizás el hallazgo más sorprendente de esta fase de excavación ha sido el descubrimiento de una pequeña escultura de mármol blanco que representa a Apolo, hallada el 17 de diciembre de 1997, bajo la taberna nº 6, en un estrato de tierra marrón-rojiza

En las memorias anteriores hemos desarrollado ampliamente la interpretación de las fases históricas referidas a los restos islámicos hallados sobre el teatro, pertenecientes a la Madina de Qartayanna al Halfa; asimismo hemos analizado con detalle las instalaciones de época bizantina y el edificio comercial del siglo V d.C., trazando algunos de sus paralelos, y en la última memoria de excavación se desarrollo de una manera global el estudio del Teatro romano. La campaña de 1997 centrada en sus distintas fases sobre los diferentes sectores del teatro romano aportado información inédita sobre las fases históricas mas recientes de la ciudad y su desarrollo urbano, completando una secuencia histórica que se abarca desde época romano-republicana hasta nuestro días. Al mismo tiempo ha permitido definir con bastante precisión la estructura del edificio de espectáculos y concretar sus dimensiones generales. En conjunto, el teatro se puede definir como un edificio bastante canónico dentro de la arquitectura teatral del occidente romano, donde aparecen ya plenamente individualizados todos los compartimentos que le van a diferenciar e individualizar frente a su antecedente griego. Es un espacio cerrado, ordenado y jerarquizado, donde cada estancia presenta una función definida, al servicio de los espectadores o de la representación.

351

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 20.- Escultura de Apolo hallada en un nivel de destrucción que colmata el foso del hyposcaenium (UE. 5651; neg. 97-20-2).

La cavea, de 87,60 m de diámetro y parcialmente excavada en la ladera natural del monte, presenta la característica división horizontal en ima, media y summa cavea. La dos primeros sectores se hallan divididos en cuatro cunei por tres escaleras radiales, mientras que dos escaleras laterales colocadas sobre los analemmae completan el acceso desde la orchestra. La ima cavea consta a su vez de diecisiete gradas excavadas en la roca y revestidas por bloques de piedra. Se ha conservado sólo la primera grada recubierta por grandes bloques de caliza gris, y no podemos de momento determinar si las restantes gradas estarían revestidas por sillares de este mismo material o por piezas de arenisca. Un ancho pasillo recortado en su mayor parte en el terreno del monte separa este sector del graderio de la media cavea, formada a su vez por cuatro gradas de similares características a las inferiores y dividida por tres escaleras en cuatro cunei. Más problemática es la restitución de la summa cavea, donde de momento no podemos determinar con exacta precisión el número de gradas, estimadas, en una aproximación inicial en número de cuatro, y si estas se prolongaban también bajo el pórtico de coronación del edificio o si por el contrario, este último sector del edificio, disponía, como de momento parece más probable, de una plataforma horizontal. Para el acceso a toda esta zona más

352

alta del edificio se ha constatado la existencia ya de un vomitorium en el sector occidental, y hay que intuir como muy probable la existencia de otro dispuesto de forma simétrica en el lado oriental. Por otra parte, cada vez parece más improbable la existencia de una crypta abovedada y transitable bajo la porticus in summa gradatione. Las dos galerías paralelas localizadas en el sector oriental parecen tener una función más tectónica que de circulación y distribución de los espectadores en la summa cavea. La articulación de los accesos desde la parte alta y la existencia de alguna posible vía que cortorneara la fachada exterior del graderío son aún problemas a resolver en la campaña de 1998. Lo mismo se puede señalar de la posible existencia de algún edificio de carácter cultual en el eje axial del monumento y en el extremo superior del graderío, tal y como conocemos en otros teatros contemporáneos. Sin duda la campaña de 1998 debe despejar definitivamente esta incógnita. En otro aspecto, la campaña de 1997 ha permitido aclarar la estructura del proscaenium o pulpitum dotado de un entarimado de madera de pino mediterráneo, sustentado sobre un entramado de vigas que descansaba sobre los muros del hyposcaenium. Este aparece compartimentado en dos canales longitudinales, paralelos y contiguos respectivamente al muro de sillares

INFORME SUCINTO DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DESARROLLADAS EN EL TEATRO DE CARTAGENA DURANTE EL AÑO 1997

que recubre por el interior la plataforma cementicia de la scaenae frons, por una parte, y al frente articulado del frons pulpiti, destinado al albergar el siparium o telón de fondo, el primero, y el aualeum, el segundo. Entre ambos, un espacio central más ancho aparece dividido en sus extremos en dos estancias rectangulares donde se han localizado incluso restos de los mecanismos utilizados para activar la maquinaría utilizada en las representaciones. La scaenae frons se presenta como un frente articulado en tres exedras curvilíneas separadas por tramos rectos donde apoyan cuatro columnas. El teatro de Cartagena contribuye en consecuencia a despejar las dudas sobre la existencia de escenas de estructura compleja en época medio-augustea y refuerza la datación de otros teatros itálicos con escenario de planta similar cuyas cronologías habían sido puestas en duda. En los laterales la fachada escénica de Cartagena aparece cerrada por sendas escaleras cuadrangulares que facilitaban el acceso a los pisos superiores de las basilicae y probablemente también a los compartimentos más elevados del postscaenium. El estado tan arrasado en que se encuentra toda la plataforma escénica hace que de momento, las propuestas que se hacen no sean definitivas y puedan modificarse con el análisis detallado de todos los elementos arquitectónicos que ha proporcionado la excavación. Por otra parte, el hallazgo en el relleno del foso del hyposcaemium de una esculturilla de bulto redondo con la representación de Apolo citaredo completa la rico decoración ornamental atestiguado en las campañas anteriores e incide en el valor símbólico de todo el conjunto. Precisamente la imagen de esta divinidad o alegorías relacionadas con él, son muy frecuentes en los edificios augusteos y julio-claudios, dotadas de un marcado simbolismo, como refleja por ejemplo el conjunto de aras apolíneas del teatro de Arles. Por otra parte, la calidad y cantidad de los elementos arquitectónicos conservados, la entidad y estado de conservación del edificio y la convergencia de todos los criterios epigráficos, estilísticos, arquitectónicos, constructivos y arqueológicos en una datación precisa en la última década del siglo I a.C., convierten al teatro de Cartagena en un caso excepcional y en una referencia indispensable en el análisis de la evolución del tipo arquitectónico en los inicios de la época imperial.

NOTAS: * El presente artículo agrupa, extractados, los tres informes de excavación presentados a la Dirección General de Cultura tras las correspondientes campañas de excavación realizadas en 1997. Se han mantenido los manuscritos originales, si bien posteriores trabajos han permitido matizar, completar e incluso modificar algunas de las conclusiones aquí presentadas. En general, y como síntesis, puede verse ahora el libro de S. F. Ramallo y Elena Ruiz Valderas; El teatro romano de Cartagena, Murcia, 1998, y para la decoración escultórica, la obra de S. F. Ramallo Asensio, El programa ornamental del teatro romano de Cartagena, Murcia, 1999. Los aspectos metodológicos, el resumen de fases identificadas y los códigos de materiales y UU.EE. se pueden consultar en las Memorias de Arqueología correspondientes a los años 1994 y 1995. La valoración e interpretación histórica de los resultados, expuestos aquí de forma sintetizada, se hace en los estudios monográficos que sobre cada una de las fases se están realizando en la actualidad.

353

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 355-374

LOS TRAMOS DE CALZADA DEL PUERTO DE LA LOSILLA

(ULEA, MURCIA): DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA POSIBLE VIA CARTHAGO NOVA-SALTIGI MANUEL LÓPEZ CAMPUZANO

Palabras clave: Vía de comunicación, romano-moderno, topografía, Sureste de España. Resumen: El registro arqueológico efectuado sobre los tramos de calzada ubicados en el Puerto de La Losilla (Murcia, Sureste de España), permite actualmente establecer una relación entre las diferentes documentaciones existentes sobre este tradicional camino. Esta vía, según su recorrido documentado y propuesto para época romana (siglos I-III d.C.) y posterior pervivencia en época medieval y moderna, ha representado un nexo entre el núcleo portuario de Cartagena (Murcia) y el enclave de Chinchilla (Saltigi). Aunque su recorrido intermedio es aún susceptible de matizar, parece, no obstante, fuera de duda de que esta comunicación llegara hasta Alcantarilla (Askaba) y de allí se dirigiera, pasando el Puerto de La Losilla, hacia Cieza, para posteriormente entrar en la Mancha oriental (Hellín, Tobarra). Sin embargo, a pesar de este dilatado itinerario y pervivencia histórica, los tramos documentados no presentan, hasta el momento, restos de pavimentación, sino que connotan una simple adecuación topográfica al terreno. En este último sentido este artículo presenta un registro de parte de una de estas adecuaciones específicas apreciada en el Puerto de La Losilla. Keywords: Road, roman-modern, topographic features, Southeastern Spain. Summary: The archaeological record obtained from the Puerto de La Losilla road stretches (Murcia, Southeastern Spain) allows actually to establish a relationship among the available different documentations about this traditional way. This road after its documented and proposed develop for roman times (Ith-IIIth Century A.D.) and later pervivence during Medieval and Modern times, represents a main communication nexus between the portuary nucleus of Cartagena (Murcia coast) and Chinchilla ( roman Saltigi, Albacete). Although its middle itinirary still is object of precisions, however it seems out of doubt that this develop reached Alcantarilla (medieval Askaba) and from there Cieza through La Losilla mountain pass, to later to direct to Hellín-Tobarra plateau. Striking is, however, that despite of this notable itinerary and long-time pervivence this road does not presents, until now, paved remains. This aspect does to infer that its develop was a specific topographic and physiografic terrain-features adecuation. This paper presents on this matter the archaeological data referred to one of this specific adecuation observed on La Losilla mountain pass.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

PRECEDENTES DE LA ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA El estudio de Impacto Arqueológico (1996) realizado sobre la Autovía de Murcia (Madrid-Cartagena, N-301), Tramo Venta del Olivo-Enlace MU-554, prospectó y delimitó una serie de tramos pertenecientes a un trazado viario, en el paraje de La Cubeta de La Cañada, Puerto de La Losilla (TM Ulea) (Fig. 1). En esos momentos, fueron apreciados 4 tramos (SE-NW) desconectados, pero aparentemente correlativos, cuyas bases o soleras estaban formadas por el propio sustrato edáfico del sector. De forma que las características arqueológicas quedaron rescindidas a una serie de incisiones o molduras (roderas) producidas por las ruedas de los carros. Estas roderas no son uniformes; oscilan entre 18-20 cm y se aprecian unos ejes o anchuras también variables (1.05-1.50 m). Todo el conjunto de tramos observados ascendía a unos 100 m, denominados, según el citado estudio de Impacto (Tab.1 y Fig. 2), de la siguiente forma: Tramos I II III IV

longitud (m) 12 35-40 8 30

kilométricos (PPKK) 25.740 25.790 25.835-25.840 25.880

Tabla 1: Relación de Tramos identificados

356

A efectos de efectuar una documentación arqueológica y topográfica de estos tramos y su entorno, la siguiente Intervención Arqueológica de Urgencia (Nº Expt.: 10/97), efectuada por INTECSA (Internacional de Ingeniería y Estudios Técnicos, SA) y coordinada por el Servicio de Patrimonio Histórico (DGCYT, Comunidad Autónoma de la Región de Murcia), creyó oportuno seguir manteniendo esta nomenclatura (relativa a los respectivos Tramos), con las consiguientes matizaciones y adiciones que expone este estudio. Las características topográficas del sector (base de datos: cartografía digitalizada e: 1: 3.000, eq=1 m; UTE Ferrovial-Hormigones Martínez) pueden ser apreciadas en la Figura 1 (adaptación a 1: 2.500); mientras que una planta de detalle (E. 1: 600) de los diferentes tramos finales documentados puede ser apreciada en la Figura 2. CARACTERÍSTICAS GEOLÓGICAS DEL SECTOR: IMPLICACIONES EN EL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Los datos topográfico y geológicos (Prebético meridional) (RODRÍGUEZ, 1978), los cuales pueden ser consultados en la cartografía del Instituto Geológico y Minero (Hoja-891, 26-35, Cieza, E. 1: 50.000) (JEREZ et alii., 1974) y Mapa Geológico Regional (E. 1: 200.000, BAENA et alii., 1994a), junto a las observaciones geológicas y estratigráficas efectuadas in situ, indican que la base edáfica sobre la que se desarrollaron

Figura 1: Contexto geográfico y topográfico de los tramos viarios afectados por la traza de la Autovía.

Figura 2: Planta general de registro y situación de los tramos viarios.

LOS TRAMOS DE CALZADA DEL PUERTO DE LA LOSILLA (ULEA, MURCIA): DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA POSIBLE VIA CARTHAGO NOVA-SALTIGI

los tramos identificados proceden de una cobertera autóctona, post-manto, perteneciente sensu lato al Tortoniense superior (Mioceno superior). Esta sedimentación está compuesta por un complejo basculado margo-calizo (muy carbonatado) que configura una pequeña depresión (de pendiente diaclasada) (Fig. 1), Cubeta de la Cañada, que constituye el drenaje natural de los relieves calizos (paleógenos) del Alto de Nevela. La actividad tectónica se compone aquí de una falla normal WN-SE, cuyo juego parece haber ocasionado la serie de planos fallados degradados del sector (BAENA et alii., 1994a). Desde el punto de vista edafológico regional ( Hoja891, Cieza, E. 1: 200.000: ALÍAS et alii., 1986), estos suelos sobre los que se desarrollaron las improntas de roderas, pertenecen localmente a los tipos denominados regosoles margálicos/xerosoles cálcicos, con algunas intrusiones de litosuelos. Estos suelos están formados por limos/arcillas y arenas y presentan altos niveles de carbonatación (> 50 %), cuya relación proporcional, tal y como se desprende de los recientes datos obtenidos para estos mismo suelos en otros contextos geográficos (PAARZA et alii., 1998; IMESON et alii., 1998; SOLÉ et alii., 1997), presenta, en sentido ascendente (%), una tendencia a estabilizar sus agregados y compactar las superficies. Las implicaciones de estas características edafogenéticas en la forma (estado de conservación) y uso de estas superficies como pavimentos naturales, son bastante aclaratorias desde el punto de vista de la documentación e interpretación arqueológica. Los constantes procesos alternantes de humectación/desecación sufridos por estas superficies han contribuido aún más a consolidar su estructura sediementológica. Esto ha posibilitado que históricamente estas superficies fueran usadas como lugares de paso. A esto hay que añadir, no obstante, que la selección del sector como lugar de paso es explicable a partir de otras consideraciones. Además de estos factores topográficos (depresión o cubeta) y edáficos (superficies consolidadas), existe otro aspecto que pudo haber influido con cierto peso a la hora de determinar el desarrollo documentado. Éste, creo que tiene que ver con el hecho que implica la topografía y relleno sedimentario del sector. El hecho que supone que la calzada se desarrollara remontando parte del Puerto de La Losilla, según mi punto de vista, se debe a que cualquier intento de salvar este incremento topográfico hubiera pasado por

crear un paso en el sector o postrimerías, más meridional, de la depresión de la Hoya del Campo (sinclinal neógeno entre Benís-Ascoy y La Pila) (JEREZ et alii., 1974), que aparece disectada por la Rbl. del Moro. Esta alternativa hubiera tenido que afrontar el hecho de vadear la Rambla del Salar, ubicada a 6 km N, la cual drena (WN-SE), desde los conos aluviales del piedemonte de La Pila, encajada entre las cotas más bajas (200 m) de la vertiente Norte de la cobertera margocaliza que servía de paso natural a la vía documentada (260 m), y de discurrir por terrenos aluviales/coluviales (cuaternarios) (limos y coluvios calizos: suelos petrocálcicos: ALÍAS et alii., 1986) y principalmente por arcillas triásicas extrusivas (BAENA et alii., 1994a) o calcisoles gypsicos; ambos terrenos poco consolidados. Es cierto que esto es una explicación más empírica que procesual. Sin embargo, es razonable si tenemos en cuenta los datos confrontados. Otro aspecto derivado de estas incidencias sedimento-edafológicas es el referente al relleno natural que actualmente colmata (parcialmente) a los diferentes Tramos documentados en la citada cobertera de la Cubeta. En este sentido, la Figura 10 reproduce 4 perfiles estratigráficos (Secciones 1-4) que ilustran puntualmente el tipo de relleno sedimentario del sector excavado. Acorde a una distinción de unidades estratigráficas (UUEE) distinguidas y generalizadas (extensivamente) en el área prospectada y excavada (HARRIS, 1979), la sucesión de eventos sedimentarios puede ser sumarizada de la siguiente forma: UE-5: Superficie edáfica (margo-caliza) sobre la que inciden (directamente) las roderas. Este sustrato natural presenta una erosión (diferencial) laminar generalizada (escamaciones e henchimientos) en todo el sector Fig. 16-21). Se aprecian pérdidas de masa (grietas y cuarteamientos, siguiendo la estructura laminar sedimentaria de la cobertera) locales ( Tramo-V, Láminas 6, 7, 8 y 9), con especial incidencia en la zona de confluencia del barranco (Tramo-III), donde se ha apreciado una pérdida erosiva de suelo posterior al uso del sector como paso. UE-4: Restos de pavimentación, (empedrados) parcial (Fig. 2) y específica, aplicada a desniveles (Tramo IV) y deterioros (Tramo III y, más dudoso, Tramo I-II); den-

359

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

tro de esta unidad (4) incluimos una especie de canchal de gravas cementadas, de superficie alisada (ver Sección-4), que configura un basal sobre la UE-5. Ofrece incertidumbre sobre si se trata de una pavimentación de nivelación en el sector de confluencia del barranco (Sondeo, Fig. 2 y 3) o, más bien, de una sedimentación natural con síntomas de fuerte carbonatación. UE-3: Depósito coluvial (Fig. 14) de gravas calizas (Paleógeno adyacente) (1 m), en matriz limo-arenosa. Solamente documentado en el Sondeo (Fig. 2-3) efectuado en el punto de confluencia del desagüe del barranco del Alto de Nevela en la Cubeta (sector distal de la barra coluvial), y en el Tramo V, donde alternan con niveles de limos/arenas. Sus límites de interestratificación (bien definidos), formando capas de energía media (3-4 cm centilo), representan eventos erosivos (agradaciones) alternantes entre eventos de inundación de la Cubeta. Su génesis se debe a una relación entre energía/carga y pendiente. Figura 3: Situación planimétrica de las secciones de los tramos.

Figura 4: Sección del Tramo I-II.

360

LOS TRAMOS DE CALZADA DEL PUERTO DE LA LOSILLA (ULEA, MURCIA): DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA POSIBLE VIA CARTHAGO NOVA-SALTIGI

Figura 5: Sección de Tramo III.

UE-2: Depósito de limos/arcillas y arenas, de potencia variable (30-50 cm), de límites bien definidos y estructura poliédrica fina, correspondientes a fases de inundación de la Cubeta (Lámina 9). Estos depósitos (2 eventos simplificados en la citada unidad) se han documentado en todos los puntos más deprimidos, aunque no llegan a colmatar todos los sectores. Por ejemplo, los Tramos I-II y IV no se encontraban tapados totalmente por estos limos.

UE-1: Tenue nivel, de potencia variable (10-30 cm), correspondiente a un horizonte húmico (Ah), conteniendo abundantes restos de materia orgánica y enraizamientos. Se trata de un horizonte húmico en proceso de consolidación tras alcanzar el sector una fase relativamente bioestática. Las implicaciones arqueológicas que podemos entresacar a partir de este proceso de sedimentación, son las siguientes:

Figura 6: Sección del Tramo IV.

361

Figura 7: Sección de los Tramos I-II y V.

Figura 8: Perfiles longitudinales de los Tramos I-II, IV y V.

Figura 9: Perfiles longitudinales de los Tramos I-II, IV y V.

Figura 10: Registro sedimentológico de los tramos.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 11: Itinerario de la Vía Carthagonova-Saltigi (según SILLIÈRES, 1979).

a) El sustrato natural margo-calizo (UE-5) debió históricamente presentar una superficie estabilizada y lo suficientemente consolidada como para ser susceptible de ser usada como paso de carruajes. No obstante las propias erosiones de sus capas obligó a que fueran efectuadas ciertas obras -que más adelante discutiremos- de renivelación de aquellos puntos más deteriorados y de los sometidos a las erosiones coluviales del barranco (Tramos IV y III); ya que, como indican los respectivos perfiles longitudinales obtenidos (Fig. 8 y 9), las pendientes medias son elevadas (4-5º) y se desarrollan según el sustrato natural del terreno. b) Los depósitos naturales registrados (UUEE 3-1) (Lámina 1) representan una serie de eventos de acumulación post-instauración del lugar como paso de carruajes. Claramente se trata de episodios holocénicos muy recientes que coinciden con fases de agradación erosivas, bien documentadas en áreas abarrancadas, de

364

pendiente considerable y con escasa vegetación de la Región de Murcia (p. ej. SALLEH, 1994). Sin embargo, estos depósitos no representan episodios sucedidos post facto, sino que debieron sucederse continuamente en estos tipos de drenajes, por lo que los usuarios de la calzada debieron solventar los problemas derivados de esta incidencia. Sus alternativas, según el registro arqueológico obtenido, debieron estar basadas en limpiezas de los puntos más conflictivos, en las comentadas reparaciones o empedrados de nivelación y, caso más recurrido, en vacilar la dirección de su recorrido. Como así demuestra, por ejemplo, la presencia del nuevo Tramo documentado (V) y ubicado en el contacto (pendiente-vaguada) del complejo Norte. c) Todos los niveles diferenciados son, pues, arqueológicamente estériles; a excepción del empedrado (UE-4) documentado en el Tramo I-II (Fig. 12 y Lámina 4), el cual

LOS TRAMOS DE CALZADA DEL PUERTO DE LA LOSILLA (ULEA, MURCIA): DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA POSIBLE VIA CARTHAGO NOVA-SALTIGI

ofreció, embutido entre su fábrica de aparejo menudo de calizas trabadas con tierra, un fragmento de cerámica (informe) de pastas rojizas y de superficies vidriadas (verde), probablemente perteneciente a producciones de los siglos XVII-XVIII. REGISTRO ARQUEOLÓGICO Dadas las características físicas del sector, la documentación arqueológica contempló el siguiente proceso: Limpieza y acondicionamiento de los distintos Tramos previamente apreciados, y excavación de los depósitos, ya comentados, con el fin de verificar y, en su caso (Tramo V), distinguir los desarrollos planimétricos del conjunto. Levantamiento topográfico (registro digitalizado según base de datos citada) del conjunto arqueológico en el contexto del sector (e. 1: 2.500: Fig.1; y 1: 600: Fig. 2); establecimiento de perfiles longitudinales y pendientes medias (Fig. 8 y 9), secciones transversales Figura 12: Planta de los Tramos I-II y III.

Figura 13: Planta, sección y perfil del Tramo IV.

365

Figura 14: Sistema de pavimentado (siglo XVIII).

Figura 15: Sistema de pavimentado (siglo XIX).

Lámina 1: Depósito fluvial asociado al Tramo IV.

Lámina 2: Detalle del Tramo IV.

Lámina 3: Detalle del Tramo III.

LOS TRAMOS DE CALZADA DEL PUERTO DE LA LOSILLA (ULEA, MURCIA): DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA POSIBLE VIA CARTHAGO NOVA-SALTIGI

(Fig. 4-7) y plantas de detalle (e. 1: 20: Fig. 12; y 1: 100: Fig. 13). Registro de secuencias estratigráficas (Secciones 14: E. 1: 20: Fig. 10). Parte de los resultados de este procedimiento arqueológico han sido ya comentados al describir las características sedimentarias del área excavada. Otras apreciaciones derivadas del registro han sido las siguientes: a) A excepción de en los Tramos IV y III, no se han encontrado restos de posibles pavimentaciones de obra. Los empedrados registrados en los Tramos citados (IV y III) representan soluciones muy parciales, aplicadas a deterioros o erosiones concretas; pero no indican en ningún momento que existiera una previa pavimentación. b) La excavación del Tramo IV -aparente tramo original de entrada al sector documentado- (Láminas 1 y 2)- ha permitido documentar unos 30 m de su recorrido, el cual, como vimos, se veía interrumpido y destruido por la acción del desagüe del barranco. Esta incidencia se continúa (Sondeo) hasta lo que a efectos arqueológicos supondría el comienzo del Tramo III. c) Por su parte, la excavación del Tramo III (Lámina 3) ha permitido reconstruir parte del proceso sucedido una vez producida la pérdida de suelo y subsecuente postsedimentación, así como dos momentos que verifican su uso continuado como paso. En este Tramo, el cual presenta un desarrollo (alternativo) paralelo al Tramo I-II, es donde se ha documentado el empedrado (UE-4: Fig. 4, 12 y 18), comentado. Consiste éste en fragmentos menudos- margo-calizos, trabados con tierra apelmazada. Según la cerámica encontrada en su obra, podría pertenecer a momentos del siglo XVII en adelante. d) La documentación del Tramo II ha posibilitado incrementar cuantitativamente su recorrido y relacionarlo con el Tramo I (Fig. 2). Esto corrobora la alternancia de recorrido con respecto al comentado Tramo III, la cual debió ser anterior al momento de instauración del empedrado, ya que parte de éste también cubría una estrecha banda de este Tramo I-II (Lámina 4). e) La localización y excavación de un nuevo Tramo (V), de 40 m. de desarrollo, en buen estado de conservación (Láminas 7, 8 y 9), no viene más que a verificar la existencia de múltiples opciones de paso recurridas una vez que se hubo salvado el desnivel producido por la desembocadura del barranco. En definitiva, nos encontramos ante un peculiar yacimiento arqueológico cuyos vestigios de cultura

material son los propios suelos naturales. Esto nos debe hacer reflexionar sobre las contingencia que existirían a la hora de localizar y distinguir posibles restos de calzada de las características aquí discutidas. Sin embargo, estas últimas nada tienen que ver con la mayor o menor importancia que estas calzadas desempeñaron históricamente y sobre su funcionalidad. A continuación vamos a intentar establecer una valoración histórica que estos restos de calzada representan en lo que, muy probablemente, fue su itinerario comarcal. DISCUSIÓN: VALORACIÓN HISTÓRICOARQUEOLÓGICA DEL CONJUNTO Como hemos venido adelantando, cualquier inferencia cronológica sobre este yacimiento sería provisional. Si bien los datos arqueológicos pueden indicar un uso aún vigente durante los siglos XVIIXVIII (empedrados) y épocas anteriores, como se deduce de la previa existencia de las roderas subyacentes. Sin embargo, no podemos precisar su uso más antiguo. Todo lo que a lo sumo podemos concluir es que se trata de un paso tradicional muy transitado históricamente. Siguiendo un orden histórico (cronológico y documentativo), podemos retrotraer la existencia más antigua de este itinerarario hasta época clásica (s. I-III d.C.). Aunque la presencia de importantes oppida íbero-romanos relacionados con este mismo trazado (p. ej. Cabezo del Agua Salada, Alcantarilla; Cabezo del Tío Pío, Archena; Bolvax, Cieza; y Tolmo de Minateda, Hellín), nos hace pensar que su uso más primitivo hay que relacionarlo con etapas históricas previas (ss. IV-III a. C.). Algunos especialistas (SILLIÈRES, 1982) opinan que la vía Carthago Nova-Saltigi pasaría por este paraje del Puerto de La Losilla. Su ruta (Fig. 11) partiría del mencionado núcleo portuario y atravesaría el Campo de Cartagena, para acceder, una vez pasado el Puerto de La Cadena, al núcleo de Alcantarilla -la Askaba medieval (POCKLINGTON, 1990)-; y de allí, pasando por Lorquí y Archena, remontar el Puerto de La Losilla y dirigirse hacia Cieza-Tobarra y Chinchilla (Saltigi); prolongándose hacia Segóbriga (Cuenca) y Complutum (Alcalá de Henares, Madrid). Este desarrollo ha sido realizado a partir de diversos documentos y restos arqueológicos. Éste será discutible por parte de los especialistas, pero a priori parece bas-

369

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 4: Detalle del Tramo I-II.

Lámina 5: Tramos I-II y restos de empedrado a la izquierda.

370

Lámina 6: Tramo V.

LOS TRAMOS DE CALZADA DEL PUERTO DE LA LOSILLA (ULEA, MURCIA): DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA POSIBLE VIA CARTHAGO NOVA-SALTIGI

tante razonable. Existen al respecto algunas evidencias arqueológicas, tales como la presencia de elementos epigráficos (milliaria: Cieza, Torre de Ochea, Los Hitos y Pozo Cañada); restos de tramos de calzada (Tolmo de Minateda-Venta del Vidrio y Venta de PatagordaChinchilla); así como la mencionada ubicación de importantes yacimientos ibero-romanos asociados al trazado. Estos son los datos arqueológicos más relevantes para su reconstrucción; mientras que otras fuentes proceden de la descripción medieval del itinerario (AlUdhri, s. XI). La lectura e intepretación de los mencionados milliaria no deja de ser controvertida (SILLIÈRES, 1979). Este autor se basa - aunque se trate de un mismo milliario (SILLIÈRES, 1982)- en los hallados en el Puerto de La Losilla (Uléa) (CIL II, 4945-4947: Lozano (1794-96, 1800) y Cornide (Noticia...) y los documentados en Cieza (Atlante Español, 1728; SALMERÓN, 1777; y Museo Arqueológico de Murcia). Según su lectura, se puede establecer un momento de implantación de la vía en época Alto Imperial (Tiberio, 14-37 d.C.), con fases de posibles reinstauraciones (¿reparaciones?) en época de Trajano (año 33 d.C.) y de Maximino el Tracio (235-38 d.C.). Durante la Alta Edad Media debió seguir utilizándose este mismo itinerario. Al-Udri (s. XI), en sus Fragmentos Geográficos-históricos (A. Al-Ahwani (ed.) Instituto de Estudios Islámicos, Madrid, 1965), al hablar de las principales vías peninsulares alude a este trazado, el cual viene a coincidir con el del Itinerario de Antonino: La primera etapa del itinerario de Cartagena a Toledo es el que conduce de Cartagena Murcia, a algunas 30 millas de distancia; hasta Mulina (Molina del Segura) hay 8 millas; hasta Siyasa (Cieza) 25 millas; hasta la ciudad de Iyyuh (Hellín), 30 millas; hasta Tubarra (Tobarra) 10 millas; hasta Sintyala (Chinchilla) 35 millas.. (pp.3 ss.). Su tránsito durante etapas medievales posteriores también debió ser notorio, ya que en época moderna (siglo XVIII) aún se seguía utilizando. Por ejemplo, Villuga, en su Repertorio de todos los Caminos de España (MOLINA & SELVA, 1989), menciona este camino, Murcia-Toledo, cuyo trayecto meridional incluía los núcleos de Lorquí y Cieza a través del Puerto de La Losilla. En esta época, la denominación de estas vías era la de caminos de ruedas, uno de los cuales alude al que

une Cartagena y Albacete (1760) (v. HERNÁNDEZ, 1989). Un dato etnográfico muy significativo es el relativo a los tipos de documentación que ilustran las formas tradicionales de pavimentación de algunos de estos caminos de ruedas de la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX (v. documentación gráfica en ESTRELLA, 1989: 347-49). Algunos de estos caminos eran pavimentados siguiendos fases más o menos complejas. Se confeccionaban cajas, capas y drenajes (ej.: según BARRA: Fig.23). A partir de una capa de piedras de base se superponía de forma consecutiva otra de gravas y un empedrado final; y otros en que las gravas, empedrados y tierra se “encofraban” entre unos estribos de mampostería (Fig. 24). Sin embargo, otros se confeccionaban siguiendo procesos mucho más simples. Por ejemplo, según algunas de las pavimentaciones documentadas (p. ej.: MADRAZO, 1984; RECUERO, 1988; HERNÁNDEZ, 1989), algunos de los sistemas de realización de estos pavimentos consistían en una previa confección de una caja (30-50 cm) que se rellenaba con piedras (empedrados), y que finalmente se recubría con un machacado de piedras menudas y un recebo de tierra como aglutinante. Este procedimiento es lo que se denominaba el sistema Trésaguet (Fig. 24). Otras pavimentaciones, aún más simples, no parecieron contar con una previa caja, sino que se realizaron con una cubrición abombada, mediante gravas y tierra, sobre el firme prexistente (ej.: según MAC ADAM: Fig. 24) Este simple y tradicional sistema parece que fue el empleado en los empedrados registrados arqueológicamente en los tramos vistos (UE-4). Éstos, según la cerámica encontrada en uno de ellos, parecen coincidir con esta fase de uso de la vía (siglo XVIII). Como puede ser apreciado en las Figs. 12 y 18, estos empedrados consistían en rellenos de piedras -menudas y angulares- de litología margo-caliza, y de ejes máximos no superiores a los 30 cm; el relleno alcanza unos 3040 cm de espesor. Este empedrado era acoplados a la caja natural erosionada; quedando trabado y recubierto de tierra apelmazada. Tanto los materiales empleados como su simple técnica de pavimentación, no expresan más que un uso de sistemas inmediatos y eventuales; semejantes, sin embargo, a los anteriormente descritos. La diferencia, no obstante, que apreciamos estriba en el hecho, ya comentado, de que estos cubrimientos no se han documentado de forma

371

Lámina 7: Detalle del Tramo V.

Lámina 9: Detalle del médano del Tramo V y sedimentos asociados.

Lámina 8: Tramo V (general).

LOS TRAMOS DE CALZADA DEL PUERTO DE LA LOSILLA (ULEA, MURCIA): DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA POSIBLE VIA CARTHAGO NOVA-SALTIGI

extensiva en el conjunto de Tramos registrados. Aspecto -si bien aparente- que nos hace pensar que la calzada, al menos en este sector documentado, difícilmente podría proceder de un momento de implantación originario de esta época moderna. En estos momentos (política y administrativamente) se estaban imponiendo nuevas exigencias en la programación de las infraestructuras viarias (HERNÁNDEZ, 1989). Una de ellas era la de establecer una buena comunicación entre la ciudad portuaria de Cartagena y las comarcas del interior. En este sentido, creemos que este constatado uso moderno no es más que un testimonio residual y eventual de una funcionalidad mucho más antigua. Para concluir, por nuestra parte simplemente hemos querido ceñirnos al hecho que supone la evidencia arqueológica, que ha sido contrastada en el ámbito histórico-arqueológico global. Los debates o matices sobre las posibles alternativas de su itinerario y evolución histórica de su trazado, son cuestiones que preferimos dejarlas en manos de los especialistas. Esperamos que estos datos puedan ayudar a clarificar algunos de estos últimos aspectos. AGRADECIMIENTOS Agradezco a la UTE Ferrovial-Hormigones Martínez el habernos facilitado las diferentes topografías digitalizadas de las áreas documentadas. Asimismo, a la arqueóloga Mª Jesús Sánchez por haber participado en los diferentes procesos de excavación al mismo tiempo que componía parte de la documentación gráfica de los mismos, y al topógrafo José G. Gómez por realizar el registro topográfico de campo.

REFERENCIAS ALIAS, J.L. (et alii.) (1986). Mapa de Suelos. E. 1: 200.000, Hoja-891, Cieza. ICONA-Universidad de Murcia (Departamento de Química Agrícola, Geología y Edafología). Ministerio de Agricultura, Alimentación y Pesca. Madrid. BAENA, J., ÁLVAREZ, F., BARDAJÍ, T., CALVO, J.P., ELIZAGA, E., GOY, J.L., RODRÍGUEZFERNÁNDEZ, J., SILVA, P., SOMOZA, L. & ZAZO, C. (1994). Memoria y Mapa Geológico de la Región de Murcia (E. 1: 200.000). Instituto tecnológico y Minero de España-Consejería de Política Territorial y Obras Públicas (Comunidad Autónoma de la Región de Murcia). Murcia.

BAENA, J., ÁLVAREZ, F., BARDAJI, T., CALVO, J.P., ELIZAGA, E., GOY, J.L., RODRÍGUEZFERNÁNDEZ, J., SILVA, P., SOMOZA, L. & ZAZO, C. (1994b). Memoria y Mapa Geológico de la Región de Murcia (E. 1: 200.000). Instituto tecnológico y Minero de España-Consejería de Política Territorial y Obras Públicas (Comunidad Autónoma de la Región de Murcia). Murcia. ESTRELLA, E. (1989), “El arte de hacer caminos”. En Caminos de la Región de Murcia. Murcia, 237-279. HERNÁNDEZ, J. (1989), Las realizaciones camineras en Murcia durante el reinado de Carlos III. Finalidad político-administrativa. En Caminos de la Región de Murcia: 381-400. Murcia. IMESON, A.C., LAVEE, H., CALVO-CASES, A. & CERDÁ, A. (1998). “The erosional response of calcareous soils along a climatological gradient in Southeast Spain”, Geomorphology, 24.1, 3-16. JEREZ, L. (et alii.). Memoria y Hoja geológica Nº 891 (Cieza). Mapa geológico de España E. 1: 50.000). Instituto Geológico y Minero de España. Madrid. MADRAZO, S. (1984). El sistema de transporte en España, 1750-1850. Vol. I. Madrid. MOLINA, A.L. & SELVA, A. (1989). “Los caminos murcianos en los siglos XIII-XVI”. En Caminos de la Región de Murcia,. Murcia,169-178. PAARZA, N.E., LAMAS, F., IRIGARAY, C. & CHACÓN, J. (1998). “Engineering geological characterization of neogene marls in the Southeastern Granada Basin, Spain”. Engineering Geology, 50.1-2, 165-175. POCKLINGTON, R. (1990). Estudios toponímicos en torno a los orígenes de Murcia. Academia Alfonso X El Sabio. Murcia. RECUERO, A. (1988). “De la herradura a la rueda”, Revista del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, 365, 66-86. RODRÍGUEZ, T. (1979). Geología e hidrología del sector Alcaráz-Lietor-Yeste (Albacete). Síntesis geológica de la Zona Prebética. Tesis Doctoral de la Universidad de Granada. Instituto Geológico y Minero de España, 97. Colección Memorias. Madrid. SALLEH, K.O. (1994). “Colluvium thickness and its relationships to vegetation cover density and slope gradient: an observation for part of Murcia province, SE Spain”,. Geografía Física e Dinámica Quaternaria, 17.2, 187-195. SILLIÈRES, P. (1979). “Trois nouveaux milliaires du Sud de l´Espagne”. En XV Congreso Nacional de Arqueología. Lugo, 1076-81.

373

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

SILLIÈRES, P. (1982). “Une grand route romaine menant á Carthagène: la voie Saltigi-Carthago Nova”. Madrider Mitteilungen, 23, 247-57.

374

SOLÉ, A., CALVO-CASES, A., CERDÁ, A., LÁZARO, R., PIRI, R. & BARBERO, J. (1997). “Influences of micro-relief patterns and plant cover on runoff related processes in badlands from Tabernas (SE Spain)”, Catena, 31, 28-38.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 375-386

LA VILLA RURAL ROMANA DE “SAN ESTEBAN DE MENDIGO”

(SIERRA DE LOS VILLARES, MURCIA) MANUEL LÓPEZ CAMPUZANO* Mª JESÚS SÁNCHEZ GONZÁLEZ * Intecsa-Inarsa, S.A.

Palabras clave: villa rural romana, comunicaciones, toponimia, Sureste de España. Resumen: La villa romana de San Esteban de Mendigo se ubica en el piedemonte meridional de la Sierra de Los Villares (Murcia, Sureste de España). Los datos arqueológicos obtenidos a partir del proceso de excavación y prospección arqueológica del yacimiento, ofrecen una primera visión (parcial) de lo que debió ser un gran complejo rural, muy probablemente, dilatado en el tiempo (s. I-IV d.C.). Su situación con respecto a dos importantes pasos naturales que atraviesan el frente de montaña de falla prelitoral (Carrascoy-Villares: Puerto de La Cadena y Puerto del Garruchal), hace que el asentamiento presente una comunicación directa con la Vega de Murcia-Campo de Cartagena. Algunos datos toponímicos del sector (siglos XIII-XV), hacen inferir la presencia de un núcleo poblacional, muy probablemente de origen latino. Especialmente la presencia del topónimo Bíllora-Víllora, el cual podría tener su origen en la pervivencia de estos asentamientos durante la Antigüedad Tardía. Keywords: rural roman villa, communications, toponimic, Southeastern Spain. Summary: The roman villa of San Esteban de Mendigo is ubicated on the Sierra de los Villares meridional foothill (Murcia, Southeastern Spain). The archaeological data obtained from its excavation and prospection processes allow us to stablish a first approximation about some architectonical remains of a rural settlement dilated on the time (Ith to IVth Century A.D.). Its topographic situation did able the site were communicated with the Murcia Bassin and Cartagena Field through the mountain front faulted main natural pass (CarrascoyVillares front: Cadena-Garruchal mountain pass). Some toponimic documentation of the area (XIIIth to XVth Century) witness the old presence of a poblational nucleus probably of latin origin. Medieval relict names as Bíllora-Víllora may result from the pervivence of this kind of roman settlement (villa) here discussed during the Late Antiquity.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

PRECEDENTES DE LA ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA La documentación arqueológica del yacimiento denominado Villa romana de San Esteban de Mendigo (TM de Murcia) fue debida a la necesidad de realizar una primera delimitación de parte del enclave arqueológico directamente afectado por el Proyecto de Desdoblamiento de la carretera C-3319 Puerto de La Cadena-San Javier (Actuación Arqueológica de Urgencia (1997)/Servicio de Patrimonio Histórico, DGDCYT, CARM). Esta incidencia puede ser apreciada en la Figura 2, donde aparece representada el área excavada en su contexto topográfico (base de datos: Hoja 4 (17) E. 1: 2.000 Desdoblamiento C-3319 Pto. de La Cadena-Balsicas, CPTYOP, DGC). La Intervención Arqueológica fue realizada por la Empresa INTECSA (Internacional de Ingeniería y Estudios Técnicos, SA). El yacimiento se sitúa en la zona distal (cota 228) del piedemonte (meridional) originado a partir de la Sierra de Los Villares, anexo a la Cañada de Torremolina (caserío de Los Villares) (Fig. 1). La zona excavada se encuentra en un sector roturado compuesto por limos/arenas, los cuales colmatan (1 m) a los restos arqueológicos documentados. En los sectores menos alterados se aprecian depósitos de margas y limos rojizos que coronan el glacis desarrollado en este sector de la alineación o frente de montaña perteneciente a la Sierra de Carrascoy (SILVA et alii., 1992);

376

relacionados con los depósitos de abanicos aluviales (Pleistoceno superior) del sistema de La Murta (Fig. 2) (SOMOZA et alii., 1989: Fig. 2). Estos quedan difuminados en los sectores distales de la pendiente, entre la sedimentación de la Unidad fluvial del Guadalentín (SILVA, 1994); la cual forma el relleno superior de la cuenca cuaternaria del Campo de Catagena-Mar Menor (Béticas orientales, Zonas Internas) (BARDAJI et alii., 1995). Desde el punto de vista viario, el yacimiento se encuentra situado entre el Puerto del Garruchal (camino de Tiñosa -Vega de Murcia- Campo de Cartagena) y el Puerto de La Cadena (Cartagena-Murcia, N-301), así como de la mencionada carretera a San Javier (C3319). En el paso del Puerto de La Cadena es donde se ha situado la denominada vía romana Carthago-NovaSaltigi (SILLIÈRES, 1982). REGISTRO ARQUEOLÓGICO De acuerdo con las necesidades derivadas de la documentación (delimitación) de la zona arqueológica afectada por el citado trazado (C-3319), se dispuso (Fig. 3) una serie de sondeos (S 1-25) estratigráficos (1x2m) (ubicación topográfica UTM: Internacional de Ingeniería y estudios Técnicos SA) que cubrieron un área lineal de 200 m, comprendida entre los PPKK 2.320-2.550, y otros (S 26-29) perpendiculares a ésta, con el fin de delimitar el yacimiento en el sector SE. En total se realizaron 45 sondeos, de una potencia media

LA VILLA RURAL ROMANA DE “SAN ESTEBAN DE MENDIGO” (SIERRA DE LOS VILLARES, MURCIA)

de 1.35 m (intervalo: 0.80-1.73), ya que a partir de los S 16-18 (PPKK 2.418-2.430) se amplió un área de excavación (112 m2) correspondiente al área de acumulación de restos arqueológicos documentados (Fig. 3 y 4 ). No obstante, es necesario aclarar que las prospecciones efectuadas en el área arqueológica dejan entrever que el complejo arquitectónico se extendió al sector Norte. En el sector SE (S 26-29 y superficie) no se encontraron restos arqueológicos. En superficie se localizaron en este sector Norte numerosos restos arquitectónicos (tegulae, ladrillos de termae, fragmentos de mortero de signia, etc.). Asimismo, en los sectores más septentrionales, correspondientes ya a zonas abancaladas en pendiente (Fig. 3), aparecen en superficie bloques de caliza, escuadrados, cuyas hiladas inferiores parecen estar colocadas in situ, constituyendo, probablemente, un parapeto o caballón situado en el sector de drenaje natural de la pendiente. Todo el proceso de excavación, incluido tanto en los sondeos como en la ampliación indicada, ha permitido que a efectos de unificación estratigráfica del área sean distinguidas 3 Unidades Estratigráficas (1-3: Fig. 6-9 ), de carácter sedimentario, correspondientes a eventos deposicionales modernos o de colmatación del área con fines agrícolas. Estas unidades estratigráficas, las cuales, como indicamos, son extensibles a toda el área sondeada, colmatan a todas las estructuras arqueológicas documentadas, a partir de la siguiente secuencia (ver Sección-1 en Fig. 9 ): UE-3: depósito de limos/arenas (50 cm), sin gravas, pero carbonatado, conteniendo algún fragmento de cerámica romana/moderna y de ladrillos/tegulae (muy rodados), el cual interfacia (UE-4) directamente sobre los lienzos de muro de época romana. UE-2: nivel de tierra grisácea (30-40 cm) arenosa con algo de gravas, con materia orgánica, piedras y fragmentos de cultura material similar a la anterior unidad descrita, la cual presenta un límite bien definido respecto a la UE-3. UE-1: nivel superior (30-40 cm) de tierra marróngrisácea, de características y contenidos muy similares a la UE anterior, pero con límite peor definido. Las características sedimento-estratigráficas de estas unidades señalan la sucesión de depósitos de abancalamiento moderno (UUEE. 2-1) sobre un previo depósito acumulativo de origen natural (aluvial). Este último determina la previa existencia de un nivel original (prior a los abancalamientos) de acumulación de

fragmentos de cultura material (tegulae y ladrillos y desmoronamiento muro N habitación 5) (UE-7, Lámina 12) pertenecientes a momentos de desmantelamiento de la villa (medievales/modernos). Las unidades estratigráficas pertenecientes específicamente a restos arqueológicos (UUEE. 5-9), corresponden, muy probablemente, a un sector o ala cierre (SE) de lo que podría haber sido un conjunto arquitectónico formado en torno a un patio central; a partir del cual se dispondrían una serie de habitáculos que configurarían una villa denominada de bloque simple (GEORGES, 1979). Esto es deducible de la disposición planimétrica documentada (Fig. 4 y 5 ), en la que se aprecia un lienzo de muro, de aparejo de piedra trabado con cal (UE-5) (NW-SE), a partir del cual se instauran una serie de habitaciones cuadrangulares (H 1-4), de dimensiones variables, con un posible pasillo, y comunicadas entre sí. Hay que destacar dentro de esta disposición la presencia de un cubiculum (C-1, UE-9) circular, con restos de un delgado pavimento cerámico, el cual queda adosado a la Habitación 1 (Lám. 11). Lamentablemente, el estado de conservación de casi todas las estructuras, rebajado a niveles de lechadas y primeras hiladas de cimentación, no permiten establecer posibles criterios funcionales. No obstante, en la Habitación 2 se ha documentado lo que parece ser un pequeño hogar (UE-6), con restos de cenizas, carbones y de fragmentos óseos muy astillados, demarcados por lajas calizas (Fig. 5 y Lám. 13 ). Otra cuestión aún por resolver es la relativa a la cronología de este conjunto documentado. Como comentamos anteriormente, las secuencias de formación del depósito excavado sugieren que, previo a su consolidación definitiva, debieron producirse diferentes eventos de desmantelamiento (desfondes) de los restos arqueológicos hasta sus niveles de cimentación; lo cual ha impedido la conservación tanto de niveles de ocupación como de series acumulativas residuales pertenecientes al periodo dilatado de ocupación de la villa (siglos I-IV d.C.). La cultura material documentada en estos niveles de abancalamiento (1-3) es muy escasa y apenas contiene fragmentos cerámicos de época romana. Las cerámicas recogidas en superficie han sido también muy escasas; aunque aparecen algunos tipos cerámicos que nos hacen inferir la pervivencia del asentamiento desde época altoimperial hasta el siglo IV.

377

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Obviamente, esto no nos informa sobre sus características arquitectónicas y ocupación del sector. Las formas sudgálicas Dragendorff 27, 18 y 37 documentadas, pertenecen al taller de la Graufesenque y son datables entre Claudio-Nerón (40-70) y Vespasiano-Domiciano (68-95) (VERNHET, 1975, 1976, 1986; HOFFMAN, 1965, 1986); mientras que las cerámicas africanas, African Red Slip Ware (HAYES, 1972), presentan barnices A1, Hayes-3A/Salomonson A1, Hayes-6A/Salomonson A9 y Hayes-14A, datables entre el 100-160 (HAYES, 1972; SALOMONSON, 1968; C1, Hayes-50A/Salomonson C1, comunes en época severa y posterior (200-2409 (SALOMONSON, 1970-73); y D2, Hayes-61A y 67, afines a época valentiniana (365-395) (NEURU, 1980). IMPLICACIÓN DE LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS EN LA TOPONIMIA DEL SECTOR La villa, parcialmente documentada (100 m2), ocupa, no obstante, una superficie (estimada) mucho mayor (Fig. 3 ), la cual, según la distribución de restos superficiales, parece extenderse hacia el norte del sector; no descartándose que existan estructuras diseminadas y asociadas al complejo documentado. Ubicado en la parte superior de este glacis o piedemonte y a 2 km (N) de la villa, se encuentra hoy en día un caserío conocido como Los Villares. En principio parece que este topónimo deriva del mismo nombre de la sierra, llegando a ser una prestación nominal relativamente reciente. Sin embargo, si relacionamos los vestigios toponímicos más antiguos del área, podemos apreciar cómo, incluso, el nombre de la sierra debe proceder de previos núcleos poblacionales. Lo importante, como a continuación veremos, en esta relación toponímica es que casi todos los nombre originales del sector parecen proceder del mozárabe. Los nombres que aluden a accidentes geográficos y pasos naturales, como es el caso del anexo Puerto del Garruchal (5 Km) y la Sierra de Columbares (5 Km), tienen un origen mozárabe y castellano. Si bien el nombre de El Garruchal, puerto entre el camino de Tiñosa-Campo de Cartagena, presenta un topónimo de probable origen latino (carice), sin embargo parece, más bien, que se deba a una adquisición posterior a la Reconquista (POCKLINGTON, 1990: 80); mientras que el de Columbares (HERNÁNDEZ, 1977-78: 81;

378

POCKLINGTON, 1990: 72) sí parece proceder del mozárabe. Sin embargo, en el siglo XV aparece el Carrechal, el cual se ubica entre el camino de Víllora e del dicho Carrechal (Actas Capitulares del Concejo de Murcia (AC), 6-V-1475). Este topónimo, Víllora (POCKLINGTON, 1990: 109), alude ya a un caserío ubicado en la Sierra de los Villares y anexo al anterior camino citado (Tiñosa-Campo de Cartagena por el Garruchal). Este caserío aparece en el siglo XIII, Libro del Repartimiento, 1266-73 (TORRES, 1971), aludiendo tanto al paraje geográfico, Sierra de Víllola (p. 248), como a núcleos poblacionales: Bíllora (p. 7, 147-49), y Alcaría de Bíllola (p. 2). Su posible origen latino (VILLOLA: “la pequeña granja”) parece posteriormente derivar en un desarrollo fonético (POCKLINGTON, 1990: 109) que pasaría por una denominación mozárabe, Villola, árabe, Billula, para definitivamente terminar con la denominación castellana de Víllora, tal y como aparece en textos del siglo XIV- XV (AC, 23-X-1379; 5-IX-1475). Los topónimos actuales más cercanos al sitio aludido, serían el mencionado caserío de Los Villares y el de El Caracolero (4-2 km); mientras que la villa documentada estaría ubicada a unos 5 km de distancia, en una finca que actualmente se denomina catrastalmente con el nombre de “Pozojaca”. Parece, por lo tanto, razonable relacionar o retrotraer la existencia de este topónimo (Víllola) a la existencia de tipos de asentamientos como el descrito arqueológicamente. Ésta es la documentación toponímica relativa al sector meridional de las S. de Los Villares-Columbares. Pero en la vertiente (N) que se desarrolla hacia la Vega de Murcia, la cual, como vimos, quedaba unida por el camino del Puerto del Garruchal, existen, también, vestigios toponímicos y arqueológicos relativos a un origen poblacional mozárabe. Así, por ejemplo, la misma rambla que drena a esta vertiente desde el Puerto del Garruchal, Tortoxa o Tortox, parece tener este origen fonético (POCKLINGTON, 1990: 104); mientras que el nombre de Tiñosa (POCKLINGTON, 1990: 99) hace referencia ya a un núcleo poblacional relacionado con un tradicional heredamiento o sistema de regadío. Esta originaria población, Tiñosa y Beniaján, se ubica en el tramo medio de un abanico aluvial sobre el que se encaja la terraza baja del Segura. Aspecto que supuso que estas tierras no pudieran ser regadas a par-

LA VILLA RURAL ROMANA DE “SAN ESTEBAN DE MENDIGO” (SIERRA DE LOS VILLARES, MURCIA)

tir de las tradicionales redes de acequias, incluso por la ramificación (Alquibla Madre) que, desde Aljucer, partía de la Acequia Mayor (Alquibla) para irrigar las zonas de laderas de mayor cota. La solución a esta anomalía topográfica pasó por la preservación de un sistema de regadío consistente en la manipulación de las aguas de avenida drenadas desde la Rambla de Tortoxa. Este sistema estaba basado arquitectónicamente en la construcción de una presa, La Poza del Azud, que conducía las aguas de avenida hacia una acequia principal que, a su vez, mediante partidores y boqueras, subconducía las aguas a diferentes canalizaciones ramificadas. En el siglo XIII (Libro del Repartimiento: TORRES, 1971) figura esta población constituyendo un heredamiento considerable que se regaba a partir de este sistema (alffayt): Tinyosa con la sierra son mille CCXC taffullas, que se rieguen d´alffayt (p. 157). La relación de estos núcleos poblacionales y sus sistemas de regadío con los restos arqueológicos documentados en este área, debe ser apreciada en función de la persistencia de la toponimia. Ésta alude de forma especial a la existencia de pequeñas villae. La propia ubicación topográfica de estos enclaves y sus, muy probablemente, emparentados sistemas de regadío, son otros argumentos de cambio y continuidad histórica. De igual forma como sucede en otros medios geográficos semiáridos, el riego a partir de las aguas de avenida en estas laderas (ver descripción etnográfica en MORALES, 1968-69), ha supuesto históricamente una forma de adaptación reglamentada. Núcleos poblacionales coetáneos a los de la villa romana aquí documentada, debieron practicar este sistema de regadío (inpluvium, aquam pluviam), manipulado a partir de pequeñas presas (aggere), como respuesta tecnológica a las características climáticas, y selección topográfica, de los medios semiáridos: Quom sit regio aridissima, nihil magis in quarella habent quam siquis inibuerint aquam pluviam in suo influere: nam et aggeres faciunt, et excipiunt et continent eam, ut ibi potius consumatur aquam effluat “Como es un país muy árido la mayor fuente de conflicto es cuando alguno retiene el agua para hacerla discurrir para su propio bien: pues hacen parapetos (aggeres), la reciben y la retienen para que se filtre (en sus campos) más bien que discurra”

(Ageni Urbici, De Controversiis agrorum, 63, en BLUME et alii., 1848). La cuestión es que estos litigios derivado de la utilización de estos sistemas de regadío, también fueron contemplados en legislaciones posteriores (siglos VI y siguientes) (v. Lex Visigothorum VIII, 4.31: De furantibus exdecurribus alienis), testimoniando la persistencia de estas tradicionales prácticas hasta etapas alto-medievales. AGRADECIMIENTOS Agradecemos a la empresa Ferrovial el habernos facilitado la topografía digitalizada utilizada en los trabajos de campo y en la redacción de esta Memoria. REFERENCIAS BARDAJÍ, T., GOY, J.L., MÖRNER, N-A, ZAZO, C., SILVA, P.G., SOMOZA, L., DABRIO, C.J. & BAENA, J. (1995): “Towards a Plio-Pleistocene chronostratigraphy in Eastern Betic Basins (SE Spain)”. Geodinamica Acta. 8.2, 112-126. BÉMONT, C. & JACOB, J.P. (eds.): La Terre Sigillée gallo-romaine. Lieux de production du Haut Empire: implantations, produits, relations. Documents d, Archéologie Française, 6. París. GEORGES, J.G. (1979): Les villes hispano-romaines. París. HAYES, J.W. (1972): Late Roman Pottery. London. HERNÁNDEZ, C. (1977-78): “El mozárabe, catalano-aragonés, valenciano y murciano reflejado en la toponimia murciana”, Anales de la Universidad de Murcia. XXXVI, 59-150. HOFFMAN, B. (1965): “Essai de datation de la céramique sigillée de Banassac”, RCRF, Acta VII, 3965. HOFFMAN, B. (1986): “Banassac”. En BÉMONT, C. & JACOB, J.P. (eds.): La Terre Sigillée gallo-romaine. Lieux de production du Haut Empire: implantations, produits, relations. Documents d, Archéologie Française, 6. París, 103-110 MORALES, A. (1968-69): “El riego con aguas de avenida en las laderas subáridas”, Papeles del Departamento de Geografía, 1, Murcia, 167-183. NEURU, L. (1980): “Late roman pottery: a Fifth century deposit from Carthage”, Antiquitées Africaines, 16, 195-209.

379

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

POCKLINGTON, R. (1990): Estudios toponímicos en torno a los orígenes de Murcia. Academia Alfonso X El Sabio. Murcia. SALOMONSON, J.W. (1968): “Etudes sur la céramique romaune d´Afrique. Sigillée Claire et céramique commune de Henchir el Ouiba (Raqqada) en Tunesie centrale”, BA. Besch., XLIII, 80-145. SALOMONSON, J.W. (1970-73): “La céramique”. En MAHJOUBI, A., SALOMONSON, J.W. & ENNABLI, A. (Eds.) La Nécropole romaine de Raqqada,. Institute National d`Archeologie d´Art. Collection Notes et Documents VIII, 1-2, fasc. 2. Tunis, 25-81 . SILLIÈRES, P. (1982): “Une grand route romaine menant á Carthagéne: la voie Saltigi-Carthago Nova”, Madrider Mitteilungen, 23, 247-257. SILVA, P.G. (1994): Evolución geodinámica de la Depresión del Guadalentín (Murcia) desde el Mioceno superior hasta la actualidad: Neotectónica y Geomorfología. Tesis Doctoral de la Universidad Complutense de Madrid. Madrid.

380

SILVA, P.G., HARVEY, A.M., ZAZO, C. & GOY, J.L. (1992): “Geomorphological depositional style and morphometrics relation of Quaternary alluvial fans in the Guadalentin Depresion (Murcia, SE Spain)”, Zeitschrift für Geomorphologie, 36.3, 335-41. SOMOZA, L., GOY, J.L. & ZAZO, C. (1989): “Estudio morfológico de secuencias de abanicos fluviales cuaternarios (Alicante-Murcia, España)”, Cuaternario y Geomorfología, 8, 73-82. TORRES, J. (1971): Repartimiento de la Huerta y Campo de Murcia en el siglo XIII. Murcia. VERNHET, A. (1975): Notes sur la terre Sigillée de la Graufesenque. Millau. VERNHET, A (1976): “Création flavianne de six services de vaiselle á le Graufesenque”, Figlina, 15, 1517. VERNHET, A (1986): “Centre de production de Millau. Atélier de la Graufesenque”. En BÉMONT, C. & JACOB, P.J. (eds.): La Terre Sigillée gallo-romaine. Lieux de production du Haut Empire: implantations, produits, relations.. Documents d, Archéologie Française, 6. París, 96-113.

Figura 1. Situación geográfica del yacimiento (E.1: 25000 I.G.N.).

Figura 2. Contexto geomorfológico del área arqueológica. Situación de las facies aluviales (según SOMOZA, 1989).

Figura 3. Contexto topográfico del sector intervenido. Localización de los ejes y sondeos. Afección por la traza de la autovía.

Figura 4. Croquis de situación de los sondeos y estructuras arqueológicas asociadas. Sección A-B.

Figura 5. Planta de las estructuras de la villa (ala SE) y proyección del relleno sedimentario.

Figura 6. Registro sedimentario (Sondeos 8, 15 y 20).

Figura 7. Registro sedimentario (Sondeos 17 y 18).

Figura 8. Sección A-B.

Lámina 1. Muro de cierre sur. Al fondo del hogar.

Lámina 3. Nivel de acumulación de tegulae.

Lámina 2. Restos de cimentación de la Habitación 1.

Lámina 4. Detalle del hogar de la Habitación 2 (ver situación en la Figura 5).

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 387-396

INFORME DE LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL YACIMIENTO DE BEGASTRI (CEHEGÍN, MURCIA). CAMPAÑA DE

1997 ANTONINO GONZÁLEZ BLANCO FRANCISCO FERNÁNDEZ MATALLANA

Palabras clave: Excavación, Begastri, edificio, calle, estructuras, silo, cerámica romana Resumen: Durante la campaña de 1997 continuaron los trabajos de estudio del gran edificio aparecido en años anteriores para tratar de identificar su estructura y función. Se descubrieron nuevas estructuras al norte de este edificio, así como restos de una calle y de un gran silo situado en ambientes domésticos de las viviendas de la última fase de la ciudad. Keywords: Excavation, Begastri, building, street, structures, silo, roman pottery. Summary: The study of the large building, that appeared in previous years, was continued during the campaign of 1997. The objetive was to identify its structure and function. New structures were discovered to the north of the building as well as parts of the street and a large underground store situated in the domestic environment of houses built in the last phase of the city.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

PRELIMINARES: DOLOGÍA

OBJETIVOS

Y

METO-

El yacimiento de Begastri1, situado en el denominado “Cabezo Roenas”, se encuentra en la margen derecha del río Quípar, a unos 2,5 Km del municipio de Cehegín, con el se comunica por el camino rural que conduce a la pedanía del Escobar y por el trazado de la antigua vía ferroviaria que unía Murcia con Caravaca (punto kilométrico 70,2). Las coordenadas UTM son 30SXH077165. En la presente campaña fue nuestra intención continuar con la labor ya iniciada en la campaña de 1991 y continuada en 1992,2 1994 y 1996,3 en las cuales aparecieron restos de muros de notable entidad que podrían pertenecer a un edificio de grandes dimensiones situado en la parte alta del cerro. Nuestro propósito fue centrar nuestra atención en la zona norte del área excavada y, así, actuamos sobre las áreas N-37, N-38, N-39, N-40, M-39 y M-404. Por lo que a metodología se refiere, hemos seguido empleando el mismo sistema que en las campañas anteriores, es decir, el de open areas desarrollado durante la década de los setenta en Gran Bretaña, más conocido como el método Matrix Harris.5 La flexibilidad de este método, que es otra de sus virtudes, nos ha permitido elaborar un conjunto normalizado de fichas propio, susceptibles de ser tratadas informáticamente y que recogen los datos referentes a la estratigrafía de la intervención, cubierta fotográfica e inventario de los materiales.

388

La ficha de campo empleada por nosotros se articula en 24 casillas que incluyen tres tipos de datos: 1. De identidad: Comprende el nombre del yacimiento completo y abreviado, localidad donde se encuentra y el término municipal al que pertenece. 2. Técnicos: Recogen el número de unidad estratigráfica y su relación con la anterior y posterior, cuadrícula, sector, definición de unidad estratigráfica, fiabilidad de la misma, datación, descripción, secuencia física, secuencia temporal, interpretación y criterios de datación. 3. Complementarios: Incluyen el archivo gráfico, observaciones, espacio para un croquis, firma de quien elabora la ficha y firma de quien la revisa. Las fichas de inventario recogen los datos de identidad del yacimiento, corte y unidad estratigráfica, a continuación de los cuales y en las columnas siguientes se consignan los datos de cada elemento inventariado. El siglado del material sigue el sistema de recogida de datos en campo. Así las siglas BEG/ corresponden a la nomenclatura del yacimiento; las siguientes el orden N-37/ o M-40/, indican las áreas sobre las que se ha intervenido, posteriormente se inserta una cifra de 5 dígitos en la que las decenas de millar se reservan para el sector del yacimiento en el que se desarrollan los trabajos: en este caso, el 1 corresponde a la parte alta del cerro; la unidad de millar y la centena se reservan para las posibles habitaciones o compartimentos que se puedan individualizar; las decenas y las unidades se reservan para los estratos y estructuras.6 Tras esta cifra y

INFORME DE LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL YACIMIENTO DE BEGASTRI (CEHEGÍN, MURCIA). CAMPAÑA DE

separándolo por una barra se coloca el número de orden correlativo que corresponde a cada pieza. De esta manera, las siglas BEG/N-37/10000/1 corresponde a una pieza encontrada en el superficial general del sector 1, área N-37. La inclusión de UU.EE. negativas se debe a un criterio empleado por algunos investigadores7 y que nosotros hemos creído conveniente adoptar para Begastri, mediante el cual se individualizan intrusiones y facies culturales ajenas a la cultura predominante del yacimiento, una vez que éste está amortizado. PROCESO DE EXCAVACIÓN El punto de partida era la hipótesis de trabajo de una interpretación del edificio aludido como un edificio noble, posible palacio, convento o iglesia y como no era claro por el estado de conservación de los restos obtenidos, nos propusimos intentar completarlo en superficie. Desconocíamos toda la parte norte y por tanto el cerramiento de la edificación por este lado y por ello en nuestra intención estaba el tratar de definirlo por este lado. Esperábamos que los eventuales muros que podrían aparecer nos ayudarían a entender mejor la planta de la ciudad. Por otra parte el casón que ocupaba el centro del cerro, impedía los trabajos, pero en principio nos negábamos a eliminarlo y esperábamos obtener información suficiente excavando los alrededores, cosa que no fue así como veremos. La excavación de las áreas N-37, N-38, N-39, N40, M-39 y M-40 nos ha proporcionado las siguientes unidades estratigráficas: U.E. 10.000: Cubre toda la zona excavada correspondiéndose con el nivel superficial y está formada por tierra de color marrón grisácea que contiene abundantes raíces y chinarro. Como material más significativo nos encontramos con fragmentos de cerámica ibérica (un fondo plano), T.S.G. (forma Drag. 27 y una pared decorada con motivos vegetales), T.S.H. (forma Drag. 27), cerámica pintada de tradición ibérica y producciones africanas en sus variantes A (formas Hayes 3b, 87a, 105, 16, 14a), C (varios fragmentos de pared), D (Hayes 104 y varios fragmentos de pared) y de Cocina (Hayes 23b). Encontramos, además, fragmentos de cerámica común romana (formas Vegas 21, 22, 22.1, 20.3, 4, 1A y 1, entre otros), cerámica gris romana (formas Vegas 1 y 4, entre otros), ánforas (Dressel 20),

1997

cerámica tardía realizada tanto a torno como a mano (jarras, cuencos, cazuelas, marmitas -forma Gutiérrez M6, entre otras-), cerámica vidriada (candil de la forma Gutiérrez V33.2.1) y gran cantidad de fragmentos de vidrio y de huesos de animal. Excavación del área N-37 Además del Superficial General, nos encontramos con las unidades estratigráficas que describimos a continuación: U.E. 100.003: Elemento Interfacial Vertical situado en el área N-37. Fosa de forma circular, posiblemente para plantar un árbol, con unos 0,70 m. de diámetro, situada en el ángulo sureste de la cuadrícula y que corta al empedrado 100.009. No se ha excavado. U.E. 100.004: Relleno de la fosa anterior compuesto por tierra de color marrón oscuro con algunas piedras de tamaño medio y pequeño. Cota superior de +2,04 m. Sin excavar. U.E. 100.005: Elemento Interfacial Vertical que se encuentra en el área N-37. Fosa circular para plantar un árbol situada en el centro de la sección oriental del área y que tiene unos 0,70 m. de diámetro aproximadamente. No se ha excavado. U.E. 100.006: Relleno de la fosa anterior compuesto por tierra de color marrón oscuro y con algo de chinarro con un tronco de árbol en el centro. Cota superior de +2,02 m. Sin excavar. U.E. 100.007: Elemento Interfacial Vertical situado en el área N-37. Fosa con forma circular situada en el perfil norte, a 1,20 m. del ángulo noreste del área y con un diámetro aproximado de 0,90 m. No se ha excavado. U.E. 100.008: Relleno de la fosa anterior compuesto, en su mayoría, por piedras de mediano tamaño. Cubierto por el superficial general, no se ha excavado. La cota superior es de + 2,04 m. U.E. 100.009: Posible suelo empedrado compuesto por chinarros y cantos rodados de pequeño tamaño que aparece en el sector oriental del área N-37, cubierto por el superficial general y al que rompe las últimas tres fosas mencionadas (UU.EE. 100.003, 100.005 y 100.007). Esta unidad la encontramos a una cota de +2,08 m. Excavación del área N-38 Además del Superficial General nos encontramos con las siguientes UU.EE.:

389

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

U.E. 10043: También comenzó a excavarse en la campaña de 1996 y la encontramos, además de la N37, en las áreas N-38 y N-39 y que la constituye una tierra de color anaranjado con algunas piedras donde encontramos fragmentos de T.S.G, T.S.H. (formas Drag. 18 y 33), cerámica de paredes finas (“cáscara de huevo”) y varios no significativos de producciones africanas en su variante A (Hayes 50), C y D, cerámica común romana, cerámica tardía tanto a mano como a torno, un pivote de ánfora, borde de botella de vidrio y varios fragmentos de hueso de animal. U.E. 10017: Esta unidad la encontramos en las dos campañas anteriores y se trata de un nivel de derrumbe procedente de la destrucción del edificio en estudio y que aquí la encontramos en el área N-38 aunque de una forma casi testimonial con unas cotas que oscilan entre +2,84 m. como máxima y +2,31m. como mínima. Está compuesta por piedras de mediano tamaño, no muy abundantes ya, revueltas con tierra amarronada apareciendo bastante material, entre el que destacamos un borde de cerámica de engobe negro o Campaniense (forma 8/2566a), un fondo de un cuenco en T.S.H., africana A (forma Hayes 105), una pared de cerámica pintada de tradición ibérica, cerámica común romana, cerámica gris romana, cerámica tardía, tanto a mano como a torno y gran cantidad de fragmentos de vidrio (cuencos muy abiertos, pie de copa y paredes) y de huesos de animal. Este derrumbe se encuentra bajo el superficial general (U.E. 10000) y cubre a la unidad que describimos a continuación. U.E. 10034: Unidad que, como la anterior, comenzó a excavarse en la campaña anterior y que continúa en las áreas N-38 y N-39. Es un estrato compuesto por tierra blanquecina con piedrecitas que se encuentra bajo las UU.EE. 10000 y 10017. En estas áreas aparece material como algunas paredes de cerámica pintada de tradición ibérica, cerámica común romana (formas Vegas 1, 1a, 7 -mortero-, entre otros), cerámica gris romana (formas Vegas 1.6 y 5), cerámica tardía realizada a mano (marmitas y cazuelas entre otros), fragmentos de vidrio (vaso y cuenco) y una gran cantidad de huesos de animales. U.E. 10.086: Muro situado en N-38 con dirección aproximada E-O, compuesto por piedras de tamaño mediano y grande que se encuentran trabadas con tierra. Posee un ancho de 60 cm. Se extiende 1,90 m desde el perfil E. hacia el interior y su cota máxima es

390

de +1,98m.; a partir de aquí el muro desaparece observando en el perfil oeste la fosa de fundación (U.E. 10099). U.E. 10088: Elemento Interfacial Vertical en el área N-38. Fosa con forma circular realizada para plantar un árbol situada en el ángulo sudoeste del área. U.E. 10089: Relleno de la fosa anterior compuesto por tierra ligeramente suelta de color negruzco y que no ha aportado ningún tipo de material arqueológico. Cota superior de +1,83 m. U.E. 10099: Fosa de fundación del muro 10086 que encontramos a lo largo de las áreas N-38/39 con dirección E-O. U.E. 100012: Tierra de color beige-anaranjado, arcillosa, muy dura y compacta que aparece entre el ángulo Se encuentra entre los límites del área N-39 y el ángulo SO del área N-38. No es uniforme y no ha proporcionado ningún tipo de material. Se encuentra cubierta por las UU.EE. 10043 y 10088. Excavación del área N-39 Aparecen las UU.EE. 10.000, 10.017, 10.034 y 10.043 que han sido descritas para las áreas anteriores y nos encontramos también con las siguientes: U.E. 10092: Elemento Interfacial Vertical en el área N-39. Fosa con forma oval, con dirección SO-NE, y se encuentra situada en el ángulo sudoeste del área bajo el superficial general. U.E. 10093: Relleno de la fosa anterior compuesto por tierra muy suelta de color negruzco y con gran número de piedras de tamaño medio. Como material significativo nos encontramos con fragmentos de cerámica común romana (formas Vegas 16, 1, 4, entre otros), cerámica gris romana (fragmentos de jarra) , algunas paredes de vidrio y gran cantidad de huesos de animal. La cota superior es de +1,94 m. U.E. 10094: Elemento Interfacial Vertical en el área N-39. Fosa con forma circular situada en el ángulo NE del área y que contiene una gran piedra en el centro y que tiene un diámetro de 1,40 m. Aproximadamente. Está cubierta por el derrumbe 10017 y corta a las UU.EE. 10034 y 10043. U.E. 10095: Relleno de la fosa anterior compuesto por tierra de color marrón oscuro con gran cantidad de piedras de todos los tamaños. Cubierto por el derrumbe 10017 y con una cota superior de +1,94 m., ofrece fragmentos de cerámica común romana (forma Vegas 1

Lámina 1: Plano de Begastri antes de comenzar la campaña de 1997.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

entre otros), cerámica tardía (marmitas e ímbrices) y varios fragmentos de huesos de animales. U.E. 100.001: Elemento Interfacial Vertical que abarca las áreas N-39/40. Fosa de grandes dimensiones que rompe a los pavimentos 10096 y 100013. U.E. 100.002: Relleno de la fosa anterior compuesto por piedras de gran tamaño que ocupan la totalidad de la fosa y cuya cota superior es de +1,71 m. Entre el material hemos podido rescatar un fragmento de T.S.G. (forma Drag. 18), cerámica común romana (Vegas 1 entre otros), cerámica tardía realizada, sobre todo, a mano (marmitas, jarras, cuencos, etc.), vidrio (forma Isings 106), gran cantidad de fragmentos de tégulas e ímbrices y huesos de animales. U.E. 100.10: Elemento Interfacial Vertical que se encuentra entre las áreas N-39 y N-40. Fosa de grandes dimensiones que se corresponde con un silo que rompe, al igual que la fosa 100001, al pavimento 10096. Cota superior de +1,90 m. y cota inferior de +0,24 m. U.E. 100011: Relleno de la fosa anterior compuesto, en su mayoría, por piedras de gran tamaño y por tierra muy fina y suelta. Entre las piedras han apareci-

392

do lo que podría ser un capitel bizantino muy mal conservado. El poco material cerámico se corresponde con fragmentos de tejas (la mayoría de pasta amarilla y desgrasante muy grande y de color negro) y cerámica tardía realizada a mano (marmitas, jarras, tinaja, etc.), así como algunos fragmentos de pared de producciones africanas tanto en su variante A, como D. U.E. 100.014: Pavimento compuesto por tierra apisonada en muy mal estado que se encuentra entre el ángulo NE de la cuadrícula N-39 y el ángulo SE de M39, a una cota de +1,87 m. Es similar a las UU.EE. 10087, 10096 y 100013. Excavación del área N-40 Nos encontramos con las UU.EE. que se describen a continuación: U.E. -10000: Aparece en las áreas N-40 y M-40 y está compuesto por tierra de color negruzca, revuelta, suelta y con abundantes piedras y cubierta vegetal. El material es abundante con fragmentos en T.S.G. (formas Drag. 18/31 y Drag. 27), producciones africanas,

INFORME DE LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL YACIMIENTO DE BEGASTRI (CEHEGÍN, MURCIA). CAMPAÑA DE

tanto en su variante C (forma Hayes 17) como de cocina (Ostia I, 263), cerámica gris romana (forma Vegas 21.1, entre otros), cerámica común romana (mortero, jarra y cuenco), cerámica tardía tanto realizada a mano como a torno (jarras, marmitas), cerámica medieval (un pivote de un anforisco) y unos cuantos fragmentos de huesos de animales. U.E. 10082: Muro con dirección N-S, de 65 cm. de ancho que aparece a unos 70 cm. del lado sur del área y que presenta un alzado máximo de unos 0,50 m. Comienza con una gran piedra de arenisca dispuesta con orientación E-O (cota +2,70 m.) y, a partir de esta piedra, el muro se prolonga hasta el perfil norte (cota máxima de +2,54 m.). Está compuesto por piedra de tamaño medio y grande trabadas con tierra encontrándose fragmentos de tejas en algunos intersticios de las piedras. Se encuentra cubierto por el superficial general y se le adosan dos derrumbes (UU.EE. 10083 y 10084) y dos pavimentos (UU.EE. 10087 y 10096). U.E. 10083: Derrumbe situado al este del muro anterior al cual pertenece y que podría prolongarse hasta la cuadrícula N-39. Se encuentra cubierto por el superficial general y su cota máxima es de +2,53 m. Como materiales más significativos nos encontramos un borde de vaso y un fragmento de pared de cerámica pintada de tradición ibérica, fragmentos de olla y de marmitas de cerámica tardía realizada a mano, cerámica común romana (fondo de dolea, arranque de asa de ánfora) y varios fragmentos de vidrio (borde de cuenco abierto) y de huesos de animal. U.E. 10084: Similar al anterior y situado al oeste del muro adentrándose en el perfil del área N-40 y cuya cota máxima es de +2,53 m. Como material más significativo aparece un borde de una forma Hayes 6 en T.S.A. del tipo A, una pared de T.S.G., un borde de T.S. Paleocristiana (forma Rig. 3a), así como fragmentos cerámicos de tradición ibérica, común y gris romanas, gran cantidad de cerámica tardía realizada a mano (olla, tapadera y, sobre todo, una marmita de la forma Gut. M4.1.2), 2 fragmentos de hierro y gran cantidad de fragmentos de vidrio (bordes de cuencos muy abiertos, un fondo engrosado en el centro y otro de un ungüentario) y de huesos de animales. U.E. 10085: Interfacie de Estrato Horizontal. Ruptura del muro (U.E. 10082) en donde han aparecido varios fragmentos de una forma Drag. 27 en T.S.G. que nos ofrece el perfil completo a una cota de +2,51 m. U.E. 10087: Pavimento en muy mal estado, com-

1997

puesto por tierra apisonada que se encuentra en el lado oeste del muro 10082 y bajo el derrumbe 10084 a una cota de +2,21 m. Es similar a las UU.EE. 10096, 100013 y 100014. U.E. 10090: Bolsada de ceniza que aparece en el área N-40, al oeste del muro 10082. La ceniza aparece mezclada con algunos fragmentos de teja y con piedras de pequeño tamaño. Tiene una longitud de 1,10 m. y una profundidad aproximada de 18 cm. y se encuentra cubierta por el derrumbe 10084. U.E. 10096: Pavimento compuesto por tierra apisonada, similar a las UU.EE. 10087, 100013 y 100014, situado en el lado E. del muro 10082. Se encuentra muy deteriorado y aparece en el extremo sur del muro a una cota de +2,00 m. U.E. 10097: Estrato de tierra muy dura de color naranja situado bajo el pavimento 10087 que podría corresponderse con el preparado de éste. U.E. 10098: Tierra de color beige, granulosa, situada al oeste del muro 10082 y bajo el pavimento 10087, su preparado (10097) y la bolsada de ceniza (10090). No está excavada. U.E. 100013: Pavimento compuesto por tierra apisonada en muy mal estada, similar a las UU.EE. 10087, 10096 y 100014, a una cota de +1,83 m. Excavación del área M-40 A excepción del Superficial General y de la U.E. 10000, solo nos encontramos con la unidad estratigráfica que describimos a continuación: U.E. 10091: Muro con dirección E-O que aparece perpendicular al muro 10082, cubierto por el superficial general y compuesto por piedras de tamaño medio y grande trabadas con tierra. Podría conformar una habitación junto al muro 10082 y el pavimento 10096. Aún no se ha completado su excavación pero sabemos que el ancho es similar a la U.E. 10082 (65 cm) y la cota superior en el ángulo que forma con este muro es de +1,88 m. Matrix Harris Las unidades estratigráficas procedentes del proceso de excavación de las áreas anteriormente citadas nos ofrecen la siguiente Matrix Harris:

393

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 2: La zona excavada en detalle.

PROBLEMAS DE INTERPRETACIÓN Lo que esperábamos encontrar Excavar en la cumbre del cabezo, que al comienzo de las excavaciones estaba plantada con árboles de hasta tres metros de altura es siempre una aventura. Cada árbol tenía en torno a su pie una fosa para echarles unos cántaros de agua y posibilitar así su desarrollo –esto en un suelo de piedras y cal consecuencia de la desintegración de las construcciones era indispensable- A priori no se podía esperar hallar nada con forma. Pero tras la experiencia de las excavaciones de años anteriores en las que había aparecido una parte notable de la planta de un gran edificio, ahora esperábamos que por este lado encontraríamos o bien los muros paralelos que cerraran el edificio por esta parte norte, o al menos restos de tales muros, porque de lo que no se puede dudar es de que tales muros existieron.

podemos permitirnos el lujo de destruir el menor resto conservado y excavamos casi con pinceles, barriendo el terreno con pinceles. Transcribo las líneas siguientes del diario de excavaciones: “Día 23 de septiembre. En la cuadrícula N/39 se trabaja bajando el nivel con cuidado. Por la mañana no se ve nada de particular, pero por la tarde comienza a aparecer la hilera del muro8 que en las campañas anteriores habíamos sospechado que existía por algunos indicios pero que desaparecía en sus estratos superiores al quitar el superficial. Con la aparición de este muro las cosas se van concretando en estos cuadros. No se si se aclaran pero sí puedo decir que se concretan. Se abren muchas posibilidades. Puede tratarse de que una calle pasa entre ambos muros. Puede tratarse de un rincón dentro del gran edificio. Creemos que todo llegará a aclararse si no antes, al menos cuando abramos la cuadrícula Ñ/40”.9 Lo hallado

El modo de trabajar De acuerdo con la situación que acabamos de exponer el modo de trabajar es casi de orfebres. No

394

No se puede decir que los hallazgos contradijeran la imagen alcanzada y esperada, pero tampoco se puede decir que tras de los trabajos quedáramos satisfechos. Hay

INFORME DE LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL YACIMIENTO DE BEGASTRI (CEHEGÍN, MURCIA). CAMPAÑA DE

indicios suficientes para admitir la existencia de una calle, la del centro del yacimiento que sigue la dirección este/oeste que cerraba el edificio ya vislumbrado por este lado. Incluso en el ángulo que une las cuadrículas N/37 y Ñ/38 es prácticamente seguro que tal muro es visible, aunque con alteraciones y arreglos posteriores. En la cuadrícula N/38 ha salido la UE 10.086 que es el muro que debía aparecer no ya como perteneciente al edificio esperado sino justamente como parte del edificio enfrentado y definidor de la calle de la que estamos hablando. En la cuadrícula N/40 otro muro, esta vez en dirección este/oeste, es decir transversal a la dirección de la calle y a los dos muros de los que hemos hablado y que justamente se terminaba en el punto donde debía terminarse si allí hay una calle. Nuestra Interpretación La única interpretación posible es la que esperábamos y la que estamos haciendo. En efecto hemos hallado la segunda calle longitudinal de la ciudad en la última de sus fases de vida urbanística. El resto de la excavación continuamos “barriendo” el yacimiento para detectar nuevos elementos que continuasen aclarando el tema de la planta de la ciudad en estas cuadrículas. Limpiamos la gran fosa de las cuadrículas N/39-N/40, esperando poder hallar algún indicio para una más precisa interpretación tanto de la cronología como de la función de la misma. La definimos como “silo” sin mayores precisiones, porque nada más pudimos averiguar. Y respecto al muro transversal de la cuadrícula N/40 resulta del mayor interés porque ciertamente terminaba haciendo esquina con la calle recién intuida e interpretada, que hallaba en tal muro una espléndida confirmación, pero no pudimos definir con más precisión la estructura a la que tal muro perteneció porque, lo más probable es que su entidad esté justamente en la parte oeste del mismo que constituye un nivel un metros más alto en la actual configuración del cabezo y de momento ese nivel no lo vamos a poder excavar en la presente campaña. LA PLANTA DE LA CIUDAD Si al comienzo de la excavación se nos hubiera dicho que íbamos a hallar la planta de la ciudad toda-

1997

vía recuperable al menos en forma no nos lo hubiéramos creído, pero esa es la dulce realidad. La parte menos dulce es la calidad de los restos conservados y recuperados. Si nos los forzamos y los recomponemos el visitante profano no va a entender nada y menos aún cuando pasen unos pocos años tras de los que la erosión eólico y de las lluvias acabará borrando lo que actualmente es claramente visible. De todas maneras algo que comienza a manifestarse con luz de alborada es que la Begastri visigoda es una ciudad de tipología medieval. Las numerosas ciudades situadas sobre cerros de planta ovalada con tres calles longitudinales y otras más pequeñas transversales son bien conocidas (La Guardia en Álava, Briones en La Rioja, Viana en Navarra, Orvieto en Italia etc.). Tras de esta campaña se nos han abierto horizontes nuevos y sumamente luminosos: la historia de Begastri va a ser recuperada en medida no imaginada, pero la excavación resulta un tormento por la precisión y cuidado exquisito requerido para no perder un ápice de la información conservada. NOTAS: La bibliografía existente sobre Begastri hasta 1994 la encontramos en : GONZÁLEZ BLANCO, A.: “Begastri. Presentación de la Segunda Edición”, Antigüedad y Cristianismo, I, 1984 (2ª edic. 1994), pp. 9-19. Posteriormente aparecen: YELO TEMPLADO, A.: “Begastri en los falsos cronicones”, Alquipir, 5, 1995, pp. 151157; GONZÁLEZ BLANCO, A.: “Begastri (Cehegín)”, VI Jornadas de Arqueología Regional, Murcia del 24 al 27 de Abril de 1995 (en prensa); PEÑALVER AROCA, F. y FERNÁNDEZ MATALLANA, F.: “Excavación de urgencia en Begastri (Cuesta del Río). Diciembre-1995”, Alquipir, 6, 1996, pp. 103-108; GONZÁLEZ BLANCO, A.: “Begastri, ciudad visigoda”, Alquipir, 6, 1996, pp. 115-125. 2 GONZÁLEZ BLANCO, A.; AMANTE SÁNCHEZ, M. y MARTÍNEZ VILLA, Mª.A.: “Begastri: Comienza a aparecer la ciudad visigoda (campañas de 1991 y 1992)”, Alquipir, nº3, 1993, pp. 11-27. 3 Los informes de estas dos campañas se encuentran depositados en la Dirección General de Patrimonio Histórico. Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia y sus resultados han sido expuestos en las Jornadas de Arqueología Regional celebradas en los años 1995 y 1997 respectivamente a cuya publicación ( en prensa) nos remitimos para cualquier consulta. 4 En este trabajo, financiado por la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y con el apoyo del Exmo. Ayuntamiento de Cehegín, participó un equipo compuesto por licenciados y estudiantes de Arqueología e Historia Antigua pertenecientes en su mayoría a la Universidad de Murcia y a los cuales queremos agradecer su colaboración y esfuer1

395

zo. Aunque sólo sea en nota queremos que consten los nombres de todos los componentes del equipo excavador: Además de los firmantes de esta comunicación colaboraron trabajando Patricia SERRANO MAYORAL, Rosario GUILLAMON CAMPUZANO, Eva MARTI COVES, María SANCHO ROBLES, José Alberto TERCERO GARCÍA, Mª Soledad CRESPO ROS, Francisco RAMOS MARTÍNEZ, Marisa ALMÉCIJA ALEGRÍA, Lourdes ANDUGAR MARTÍNEZ, Benjamín RUBIO EGEA, Ana GÓMEZ BUITRAGO, Andrés SERRANO DEL TORO, Juan Miguel PAJUELO SÁEZ, Francisco José MONTES RAMÍREZ , Práxedes MUÑOZ SÁNCHEZ, Mª Cruz HERNÁNDEZ MARTÍNEZ, Javier DATO PÉREZ, Francisco PEÑALVER AROCA y Mª Pilar GONZÁLEZ-BLANCO GARCÍA. 5 Definición que utiliza Michael B. Schiffer en el Prefacio de la obra de HARRIS, E.C.: Principios de Estratigrafía Arqueológica, 1991 (2ª edic. en castellano), p. 3. A partir del trabajo de Harris se produjo un importante cambio dentro de la concepción y de los planteamientos metodológicos de la arqueología tradicional, originando una extensa literatura entre los investigadores tanto europeos como americanos, que ha contribuido decisivamente a difundir y popularizar este método, cada vez más empleado entre la generalidad de los arqueólogos, no solo los dedicados al mundo clásico sino a cualquier periodo histórico o prehistórico. Entre estos autores destacan: SCHOFIELD, J.: Site Manual I: The written record, Londres, 1980; PRAETZELLIS, M.A.; PRAETZELLIS, M.R. y BROWN III, M.R.: Historical Archeology at the Golden Eagle Site, Anthropological Studies Center, Sonoma, State Univ., 1980; CARANDINI, A.: Storia dalla terra. Manualle dello scavo archeologico, Bari, 1981; MANACORDA, D.: “Introduzione” a HARRIS, E.C.: Op. Cit., Roma, 1983; CHAPELOT, J.: “Avant-propos a Archéologie et project urbain”, en Monuments Historiques, nº 136, París, 1985, pp. 2-8; WIGEN, R.J. y STUCKI, B.R.: “Taphonomy and stratigraphy in the interpretation of economic patterns at the Hocko River rocks-helter”, en Research in Economic Anthropology, Supplement, 3, Prehistoric Economies of the Pacific Northwest Coast, Ed. B. L. Isaac, 1988, pp. 87-146; BUXÓ, R.; CASTANYER, P. et allii: Harris Matrix. Sistemes de Registre en Arqueologia, Lleida, 1992.

6 En esta campaña nos hemos visto obligados a añadir un dígito más a esta cifra ya que la cantidad de estratos y estructuras aparecidas durante las anteriores campañas han sobrepasado el límite de cien Unidades Estratigráficas (U.E.) que teníamos con los cinco dígitos. Así, a partir de esta campaña, esta numeración se correspondería de la siguiente manera: la centena de millar correspondería al sector en que nos encontramos; las decenas y unidades de millar para las posibles habitaciones y los tres últimos dígitos (centena, decena y unidad) para los estratos y estructuras que aparezcan. 7 BATS, M.; CHAZELLES, C.A.; FICHES, J.L. y POUPET, P.: Fouille Programmée a Lattes (Hèrault), Lattes, 1984. 8 En el estudio de las UUEE le hemos dado el nº 10.017 y no nos hemos atrevido a llamarla “muro”, pero aquí nos referimos a ella. De hecho en el diario del día 24 escribimos: “En la cuadrícula Ñ/37 se ha continuado bajando el nivel y tratando de precisar los dos muros que allí aparecen. El otro muro más meridional no se confirma que continuara como ayer supusimos. La hilera de piedras que ayer nos hizo penar que pertenecería a este mismo muro, hoy al limpiarlo mejor se ha visto que es de otro cuerpo ya sea de otro muro o del empedrado que estaba o debió estar al sur del muro” 9 El segundo muro al que aquí se hace alusión es la UE 10.086 que había aparecido nada mas quitar el estrato superficial ya el día 18 de septiembre jueves.

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 397-408

LA NECRÓPOLIS TARDOANTIGUA DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL (CARAVACA DE LA CRUZ, MURCIA) FRANCISCO BROTÓNS YAGÜE

Palabras clave: excavación, Casa Noguera-Archivel, necrópolis, época tardoantigua. Resumen: Se presentan los resultados de la excavación en el paraje de Casa Noguera (Archivel, Caravaca de la Cruz) donde aparecieron restos de varias tumbas pertenecientes a un cementerio romano. Las sepulturas han sido adscritas, según el tipo de enterramiento y los materiales asociados, a un momento tardoantiguo. Keywords: excavation, Casa Noguera-Archivel, necropolis, late antiquity. Summary: Here are the results of the excavation in the area of casa Noguera (Archivel, Caravaca de la Cruz) where parts of various tombs belonging to a Roman cemetery were found. The sepulchres have been described according to the type of burial and the materials found at a time of late antiquity.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN Los trabajos de supervisión arqueológica que llevamos a cabo en un solar de la calle Gran Vía de Archivel, en el paraje conocido como Casa Noguera, junto al Centro Social (Fig. 1), nos permitió identificar durante la excavación mecánica de las zanjas y zapatas de cimentación los restos de dieciséis tumbas, dispuestas en batería y orientadas en su mayoría de Este a Oeste, pertenecientes a una necrópolis tardoantigua (Fig. 2). La existencia de esta área cementerial estaba en la memoria de los vecinos más ancianos de Archivel, ya que fue parcialmente destruida en 1931 a causa del desmonte y la cortadura que, con motivo de la construcción de la carretera Local de Barranda a El Sabinar, se realizaron en la loma que se extiende desde la Iglesia de Santa Bárbara hasta la Casa Noguera (MELGARES, 1974: 51 y 73). Considerando los resultados de la supervisión, y de acuerdo con los servicios técnicos de la Dirección General de Cultura, se decidió la realización de una reducida excavación arqueológica que permitiera documentar y caracterizar mejor la necrópolis, al tiempo que se acordó con el promotor que las cimentaciones no descendieran por debajo de la cota superior de los hallazgos, lo que garantizaba la preservación futura de la mayoría de los restos.

398

LOS TRABAJOS DE EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA Las tareas de excavación arqueológica en el solar, al que llamamos arbitrariamente área 2000, se desarrollaron entre el 23 y el 27 de junio de 1997 y en ellas participaron dos peones de la empresa constructora, corriendo los gastos a cargo de la Dirección General de Cultura. Atendiendo al estado de conservación y a la singularidad tipológica de las sepulturas individualizadas, se procedió a la realización de dos sondeos estratigráficos dentro de los límites físicos del solar. El primero de ellos, denominado sondeo 2100, de 4,5 x 4 m, fue llevado acabo en la esquina septentrional y estuvo motivado por la presunción de la existencia de al menos una tumba que no se hubiera visto afectada en absoluto por la excavación de las zanjas, que con una profundidad de 0,70 m alteraban con frecuencia el depósito arqueológico; la ubicación del segundo, el sondeo 2200, respondió a una mera cuestión tipológica y, obviando cualquier alteración antrópica, se dispuso sobre lo que restaba de la única sepultura cuya cubrición parecía diferir de las demás, planteándose un pequeño cuadro de 1,50 x 1,60 m junto al medianil del sureste (Fig. 2). Todas las cotas altimétricas fueron tomadas con respecto a un punto cero relativo ubicado en el Centro Social de Archivel.

LA NECRÓPOLIS TARDOANTIGUA DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL (CARAVACA DE LA CRUZ, MURCIA)

Figura 1. Plano de situación.

El sondeo 2100: Excavación de la sepultura nº 1. Valoraciones.

Figura 2. Plano parcial del solar, con ubicación de las zanjas de cimentación y señalización de las tumbas halladas durante la supervisión arqueológica.

La excavación del sondeo 2100 hasta la aparición de la roca de base permitió la delimitación parcial en planta de cuatro fosas entre las que se pudieron reconocer dos sepulcros de tégulas de sección cuadrangular y otra más con cubierta de teja plana, y dos sepulturas completas, individualizándose como sospechábamos una tumba sin alteraciones antrópicas postdeposicionales (sepultura 1) -especialmente las provocadas por las zanjas de cimentación- que venía a añadirse a las localizadas con anterioridad durante los trabajos de supervisión (Fig. 3). El estrato más superficial (UE 2101), una capa arcillosa de tierra de labor con una potencia variable entre 0,10 y 0,30 m que se disponía sin solución de continuidad por toda la superficie del solar, cubría en algunas zonas un nivel oscuro de distribución irregular con trazas de pedogénesis, que contenía escasos fragmentos muy rodados de cerámicas a mano (UE 2102), o bien se disponía directamente sobre la roca de base formada por arenas de limos y gravas cementadas.

399

Figura 3: Sondeo estratigráfico 2100.

LA NECRÓPOLIS TARDOANTIGUA DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL (CARAVACA DE LA CRUZ, MURCIA)

A partir de aquí, la excavación arqueológica sólo afectó, por las razones ya expuestas, a la sepultura 1 (Fig. 4). La fosa (UE 2103), orientada de oeste a este, tenía unas dimensiones de 2,06 m de longitud por 0,65 m de anchura máxima y una profundidad variable entre los 0,71 m del extremo oeste y los 0,56 m del este; en planta mostraba forma de oval, en tanto que en sección aparecía como una fosa simple excavada en la roca, con las paredes desnudas, rectas o ligeramente cóncavas, y el fondo plano. Este tipo de fosas, que por su forma en planta es denominada “de bañera” (CARMONA, 1997: 425), está construida a partir de un rectángulo o un trapecio invertido con sus lados menores redondeados y aparecen en nuestra Región en las necrópolis tardorromanas de la Molineta de Mazarrón (GARCÍA y AMANTE, 1993: 248; PÉREZ, 1997:247) y El Pulpillo de Yecla (INIESTA, 1992-93: 30; 1995: 273). En el interior del sepulcro se presentaba en primer lugar un relleno natural de arena suelta y potencia muy variable (UE 2104) que contenía algunos restos de piedras, tejas y argamasa; se superponía a una capa de tégulas, completas o fragmentadas, que se formó a consecuencia del hundimiento de la cubierta superior de la tumba (UE 2105), con toda probabilidad un tejadillo a dos aguas construido con cuatro tejas planas en cada vertiente colocadas sobre su lado largo y trabadas con argamasa a los bordes de la fosa, donde se apreciaban con claridad los restos del aglutinante (lám. 1). En la Región de Murcia, esta cubierta sólo se ha documentado hasta ahora en la necrópolis de San Antón en Cartagena, si bien sobre sepulcros de tégulas de sección cuadrangular (SANMARTÍN y PALOL, 1972: 451). En Andalucía aparece en un pequeño porcentaje de necrópolis -todas en la provincia de Sevillay no perdura más allá del siglo IV (CARMONA, 1997: 430). En la zona del Levante, aparece en contextos de mediados del siglo III y siglo IV en el cementerio de una gran villa en Alfaz del Pí (GUTIÉRREZ, 1988: 332), y en la primera necrópolis de l`Almoina en Valencia, datada desde mediado el siglo V y en el siglo VI, es el tipo de cubrición característico junto al de tégulas planas (ALBIACH et alii, 2000: 70). Por último, en Tarragona, en los niveles inferiores y medios de la necrópolis paleocristiana aparecían sobretodo sepulcros de tégulas a dos vertientes a los que se les ha supuesto una cronología entre la mitad del siglo IV y la mitad del siglo V; también aparecían en la necrópolis

Lámina 1: Sepultura 1. Cubierta de tejadillo a dos aguas hundida en la fosa (UE 2105).

Lámina 2: Sepultura 1. Tégulas dispuestas sobre el cadáver. Cuenco cerámico como ajuar ritual (UE 2107).

401

Figura 4: Sepultura 1. Sección longitudinal y plantas.

LA NECRÓPOLIS TARDOANTIGUA DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL (CARAVACA DE LA CRUZ, MURCIA)

de Pere Martell desde fines del siglo III y siglo IV (DEL AMO, 1979: 138 y 263). Por debajo de esta capa de tégulas aparecía un estrato de arena muy suelta dispuesto longitudinalmente en plano inclinado (UE 2106) que presentaba mayor potencia de oeste a este debido a que las filtraciones de arena y agua en el interior de la tumba se produjeron sobre todo desde el extremo occidental; en esta unidad estratigráfica, en el tercio oriental de la fosa, fue localizado un cuenco semiesférico de cerámica común a torno con la boca orientada hacia la pared norte que sin duda formaba parte del depósito ritual (Fig. 6, lám. 2). La presencia de ajuar en las tumbas se documenta escasamente en nuestra región (RAMALLO, 1986: 148); sin embargo, salvo en la necrópolis de San Antón, en el resto de las necrópolis tardoantiguas, en porcentajes muy variables de unas a otras, no están ausentes las fosas que contienen objetos de adorno personal y elementos del vestido. Más escasos son los depósitos rituales, que sólo se constatan en la tumba 25 de Los Belones, donde apareció una jarrita con la boca orientada hacia el E (ANTOLINOS y VICENTE, 2000: 330), y en tres sepulturas de la necrópolis del Pulpillo en Yecla, datada en el siglo IV, que proporcionan el hallazgo de tres cuencos completos: en la sepultura B, junto al lado izquierdo de la cabeza del cadáver, apareció un bol de cerámica común que tiene características formales similares al nuestro y en la sepultura A, excavada como la anterior en 1972, fue hallado junto al cráneo otro cuenco integro de cerámica común que imita la forma Drag. 37 de TSHT, a cuya producción y forma se atribuye el tercer cuenco aparecido en la fosa nº 5 junto a los pies del cadáver durante los trabajos de excavación de 1985 (INIESTA, 1995, 281-284). Los objetos cerámicos o vítreos como ungüentarios, jarritas o cuencos pueden relacionarse con la antigua costumbre romana de verter bálsamos y perfumes sobre las cenizas o sobre el cadáver, o con la práctica de las ofrendas alimentarias y libaciones (PRIEUR, 1986: 28-33), si bien en los cementerios tardíos se piensa que su presencia, asimilable a la vajilla litúrgica de bronce empleada en el sacramento del bautismo, pudo adquirir un significado de tránsito y purificador acorde con las nuevas creencias que, además, explicaría la falta de signos y símbolos cristianos en una etapa tan avanzada (CARMONA, 1996: 187; 1997: 432). La retirada de la unidad estratigráfica 2106 dejó a la vista una alineación de tres tégulas (UE 2107) que esta-

ban dispuestas con su lado más largo perpendicular al eje mayor de la fosa y que cubrían parcialmente la inhumación dejando al descubierto el cráneo, la cintura escapular y los pies (lám. 2). Casi a la misma cota que estas tejas planas, pero formando parte de los limos de la unidad estratigráfica 2108 que englobaban la totalidad del paquete óseo, fueron encontrados cuatro clavos de hierro en la cabecera y tres en los pies, presentando unas longitudes de los vástagos entre 9,6 y 5 cm, con secciones cuadradas o romboidales, y unas dimensiones de las cabezas de 3 x 1,7 cm aproximadamente. Estos hallazgos podrían relacionarse, más que con la existencia de un ataúd de madera, con el uso de parihuelas, lo que explicaría mucho mejor la presencia de tres tégulas bien alineadas y enrasadas sobre el esqueleto óseo; no obstante, cabe la posibilidad que esta cubierta cerámica fuera debida al acondicionamiento del sepulcro, ya desde la primera inhumación, como una tumba bísoma vertical que finalmente no llegó a albergar otro cadáver. Tumbas múltiples bísomas, e incluso trísomas, se documentan en nuestra Región en la necrópolis de la calle Era (RUIZ, 1991: 51) y, todavía inéditas, en la necrópolis de la calle Santa Teresa y San Isidro del Puerto de Mazarrón, así como en el cementerio de la calle Granero de Lorca (MARTÍNEZ y PONCE, 2002, 375). El estado general de los restos óseos era bastante deficiente encontrándose pulverizados casi en su totalidad el paquete costal, las vértebras, el sacro y el coxis. El esqueleto, de ca. 1,52 m de longitud, reposaba sobre el lecho de la fosa en posición decúbito supino, con el cráneo en la parte occidental y los pies en la oriental. El cráneo y el axis estaban desplazados –esta vértebra apareció junto a las manos- quizá por causa de las filtraciones de agua de lluvia que pudieron encharcar esporádicamente la tumba; las manos aparecían colocadas sobre la cintura pélvica sin que llegasen a estar entrelazadas o superpuestas y las piernas se disponían juntas con los pies unidos por sus talones (lám. 3). El ritual de inhumación y la posición del cadáver es la habitual en los enterramientos de necrópolis tardías por lo que no insistiremos aquí sobre esta cuestión, y lo mismo podemos afirmar respecto a la orientación de las fosas, muy especialmente de las que albergaban individuos adultos. El sondeo 2200: La Sepultura nº 2. Valoraciones. El sondeo 2200 quedó constreñido a los límites de una sepultura caracterizada por una cubierta de lajas de

403

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Lámina 4: Sepultura 2. Cubierta de lajas (UE 2203).

Lámina 3: Sepultura 1. Cadáver en decúbito supino.

piedra caliza, la única de este tipo localizada durante la supervisión arqueológica de la excavación mecánica de las zanjas de cimentación . Dada su singularidad pasamos por alto que tan sólo se conservase poco más de la mitad de la tumba y que hubiese sido seccionada por la edificación aneja cuando el yacimiento de Casa Noguera de Archivel todavía no se hallaba catalogado y carecía de la adecuada protección. La fosa en cuestión fue considerada a efectos de su excavación arqueológica como la sepultura nº 2 (Fig. 5). Una capa de tierra arcillosa de labor de unos 0,15 m de potencia (UE 2201) -de idénticas características a la UE 2101- se disponía directamente sobre la roca madre, que fue tallada para abrir la fosa de la sepultura que nos ocupa (UE 2205). Orientada también de este a oeste, debió tener en planta una forma rectangular, sin que podamos descartar tampoco una forma poligonal. En sección presentaba una línea de fosa quebrada ya que los 0,80 m de anchura iniciales quedaban reducidos a 0,41 m al formar más abajo, a 0,47 m de profundidad, un escalón o grada para permitir el apoyo de una cubierta de grandes lajas de piedra caliza sin escuadrar que se dispusieron en seco y se calzaron con

404

piedras de menor tamaño (UE 1203) (lám. 4); a partir de aquí se abría el loculus mortuorio propiamente dicho, que alcazaba una profundidad de 0,67 m, divergiendo las paredes hacia el lecho donde presentaba una anchura en torno a los 0,53 m (lám. 5). Fosas excavadas en el substrato geológico, con graderío y cerradas por lajas tan sólo se documentan en nuestra región en la necrópolis lorquina de Torralba (RODRÍGUEZ y MATILLA, 1988, 537) y en un conjunto de sepulturas inéditas halladas en los últimos tiempos en Águilas1. Sin embargo, cubiertas planas de lajas sobre los bordes de la fosa aparecen en las tumbas 14 y 31 de la necrópolis de La Molineta del Puerto de

Lámina 5: Sepultura 2. Fosa con graderío (UE 2205) y depósito óseo (UE 2204).

Figura 5: Sepultura 2. Sección transversal y plantas.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Figura 6: Cuenco de cerámica común procedente de la sepultura 1.

Mazarrón (AMANTE y GARCÍA, 1988: 455; GARCÍA y AMANTE, 1993: 251), en la tumba 16 de la necrópolis de la calle Molinos en Águilas (HERNÁNDEZ, 1999: 179), en la sepultura 8 de la calle Granero de Lorca (MARTÍNEZ y PONCE, 2002: 372), sobre las quince cistas de piedra de la necrópolis de La Puerta en Moratalla (POZO, 1993:263-270), en las tumbas del Cerro de La Almagra (GONZÁLEZ, FERNÁNDEZ y CRESPO, 1999, 240) y en la sepultura C de El Pulpillo de Yecla (INIESTA, 1995: 284). Fuera de nuestra región, documentamos la fosa simple con graderío y cubierta de lajas en la necrópolis albaceteña de El Pelao en Jorquera, que ha sido datada en función del ajuar cerámico de la sepultura 5 en torno al siglo VII (RICO y SERNA, 1996: 352-355), así como en la necrópolis catalana de Les Goges (Sant Juliá de Ramis), datada entre los siglos VII y IX (AGUSTÍ et alii, 2000: 53-54); quizás el precedente se haya de buscar en las en las profundas fosas con cubierta de tégulas a doble vertiente y grada a media altura para su apoyo de la necrópolis de San Fructuoso en Tarragona (SERRA, 1944:181-182). En las provincias andaluzas el tipo de cubierta de lajas es el más extendido, afectando al 42,8 % de las fosas y proporcionando uno de los rasgos más definitorios de las necrópolis tardías (CARMONA, 1997: 428). También

406

hallamos estas cubiertas sobre fosa simple y sobre cista de lajas en las necrópolis alicantinas de Vistalegre en Aspe, que se data en los inicios del siglo VII (ROSELLÓ, 1987, 373) y en Camino del Monastil, El Monastil y Cerro de las Sepulturas en Elda, fechado el primero en la segunda mitad del siglo VI y los otros dos en el contexto de los siglos V-VII (SEGURA y TORDERA, 1999: 531-535); igualmente, aparece sirviendo de cubierta a sepulcros de lajas en la necrópolis de Les Jovades en contextos datados en los siglos V y VI, y en la de Gaià de Pego, fechada en el siglo VII, sobre fosas rectangulares revestidas de piedra seca (GUTIÉRREZ, 1988: 332-333). El primer relleno de la sepultura 2, de 0,40 m de potencia (UE 2202), estaba formado por una tierra arenosa de color marrón y debía tener su origen en un vertido intencionado con el que sellar la fosa y ocultar la cubierta. El loculus debió acoger las inhumaciones exclusivamente, sin embargo las filtraciones de agua y arena dieron lugar con el tiempo a la formación de un estrato limoso y muy suelto que alcanzó una potencia de 0,47 m, dejando una pequeña cámara de aire hasta la cubierta de lajas. Finalmente, sobre el lecho rocoso hallamos restos de un esqueleto dispuesto en decúbito supino, ligeramente desarticulado, con la cabeza en el lado oeste, y al que faltaban la mayoría de los huesos de extremidades infe-

LA NECRÓPOLIS TARDOANTIGUA DE CASA NOGUERA DE ARCHIVEL (CARAVACA DE LA CRUZ, MURCIA)

riores que debieron ser expoliados durante la construcción una casa en el solar anejo. Algunos huesos de las extremidades superior e inferior (cúbito, fémur), que quizá debieron pertenecer a una primera inhumación, aparecían arrinconados en la parte superior derecha (lám. 5). La reutilización de los sepulcros es una circunstancia bastante frecuente en los cementerios tardíos, y bien documentada en la geografía peninsular, que confirma el carácter familiar de los enterramientos múltiples (CARMONA, 1996:187). Baste señalar que en las necrópolis murcianas, además de los sepulcros múltiples bísomos y trísomos de las necrópolis de las calles Eras, Santa Teresa y San Isidro del Puerto de Mazarrón y de la calle Granero de Lorca que mencionamos más arriba, hay que añadir reutilizaciones con amontonamientos de huesos en la cabecera de las tumbas 5 y 6 de la necrópolis de La Molineta (AMANTE y GARCÍA, 1988: 459-462; GARCÍA y AMANTE, 1993: 252), en las sepulturas 8 y 10 de la calle Molino de Águilas (HERNÁNDEZ, 1999: 179) y en la tumba 6 de la necrópolis de La Puerta de Moratalla (POZO, 1993: 266). CONCLUSIONES Los enterramientos documentados en el solar de calle Gran vía de Archivel no pueden considerarse todavía suficientemente relevantes desde el punto de vista cuantitativo para tratar de llevar a cabo un análisis espacial, morfológico y cronológico definitivo en lo que respecta a esta necrópolis y a las sepulturas. Faltan datos de campo para establecer límites precisos, densidades de ocupación, distribución por edades y sexo, superposiciones, etc. y, además, la ausencia de ajuares que, por otro lado es lo habitual en las necrópolis tardías, dificulta notablemente la respuesta a algunos de estos interrogantes. Por todo ello, y a tenor de la parquedad de los hallazgos, resulta complicado y comprometido tratar de inferir el intervalo cronológico en el que se puede encuadrar la necrópolis; establecer el límite más alto no es todavía posible, en tanto que para el más bajo, como hemos visto en las valoraciones, ha de remitirse a paralelismos con otras necrópolis que nos llevarían hasta la segunda mitad del siglo VI o inicios del VII. Si vinculamos el espacio de cementerio con la existencia de un hábitat rural en Casa Noguera fechado desde época altoimperial, podríamos relacionar las tumbas más tar-

días con la fase de ocupación tardoantigua, a la que por el momento se atribuye un basurero que perdura hasta los primeros decenios del siglo V y algunos fragmentos cerámicos descontextualizados que prolongarían la ocupación hasta los inicios del siglo VI (GARCÍA y MADRID, 2003: 25). BIBLIOGRAFÍA AGUSTÍ, B. et alii (2000): “Pluralidad cultural a través del mundo funerario en los obispados de Empúries y Girona (siglos V-VIII d. C.)”. V Reunión de Arqueología Cristiana Hispánica. Monografies de la Secció HistòricoArqueològica, VII. Barcelona, pp. 47-62. ALBIACH, R. et alii (2000): “Las últimas excavaciones (1992-1998) del solar de l,Almoina: nuevos datos de la zona episcopal de Valentia”. V Reunión de Arqueología Cristiana Hispánica. Monografies de la Secció Històrico-Arqueològica, VII. Barcelona, pp. 63-86. AMANTE SÁNCHEZ, M. y GARCÍA BLÁNQUEZ, J.A. (1988): “La necrópolis tardorromana de la Molineta. Puerto de Mazarrón (Murcia). Calle Sta. Teresa, núms. 36-38”. Arte y poblamiento en el SE. Peninsular. Antig. crist. (Murcia) V. Murcia, pp. 449469. ANTOLINOS MARÍN, J.A. y VICENTE SÁNCHEZ, J.J. (2000): “La necrópolis tardoantigua de El Corralón (Los Belones, Cartagena)”. V Reunión de Arqueología Cristiana Hispánica. Monografies de la Secció Històrico-Arqueològica, VII. Barcelona, pp. 323-332. CARMONA BERENGUER, S. (1996): “Manifestaciones rituales en las necrópolis rurales tardoantiguas y de época visigoda en Andalucía”. Anales de Arqueología Cordobesa 7. Córdoba, pp. 181-208. CARMONA BERENGUER, S. (1997): “Las necrópolis tardorromanas y de época visigoda en Andalucía en el ámbito rural”. Congreso Internacional La Hispania de Teodosio, Vol. 2, pp. 425-434. DEL AMO, Mª D. (1979): Estudio crítico de la necrópolis paleocristiana de Tarragona. Institut d,Estudis Tarraconenses Ramon Berenguer IV, Tarragona. GARCÍA BLÁNQUEZ, J.A. y AMANTE SÁNCHEZ, M. (1993): “La necrópolis de la Molineta. Puerto de Mazarrón, Murcia”. Memorias de Arqueología 4. Murcia, pp. 245-260. GARCÍA CANO, C. y MADRID BALANZA, Mª J. (2002): “Casa Noguera (Archivel, Caravaca de la

407

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Cruz)”, XIII Jornadas de Patrimonio Histórico y Arqueología Regional. Murcia, pp.25-25. GONZALEZ FERNÁNDEZ, R., FERNÁNDEZ MATALLANA, F. y CRESPO ROS, Mª S. (1999): Novedades en el yacimiento de La Almagra (Mula, Murcia). XXIV Congreso Nacional de Arqueología, Vol. 4. Murcia, pp. 239-244. GUTIÉRREZ LLORET, S. (1988): “El poblamiento tardorromano en Alicante a través de los testimonios materiales: Estado de la cuestión y perspectivas”. Arte y poblamiento en el SE. Peninsular. Antig. Crist. (Murcia) V. Murcia, pp. 323-337. HERNÁNDEZ GARCÍA, J. de D. (1999): “La necrópolis tardorromana de la calle Molino 5”. Mirando al Mar, Águilas, pp. 175-186. INIESTA SANMARTÍN, A. (1992-93): “Estudio preliminar del conjunto arqueológico de El Pulpillo. Yecla (Murcia)”. YAKKA 4. Yecla, pp. 25-34. INIESTA SANMARTÍN, A. (1995): “La necrópolis tardorromana de El Pulpillo”. Memorias de Arqueología 3. Murcia, pp. 266-292. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A. y MATILLA SÉIQUER, G. (1988): “Poblamiento tardío en Torralba, Lorca”. Arte y poblamiento en el SE. Peninsular. Antig. crist. (Murcia) V. Murcia, pp. 503-541. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A. y PONCE GARCÍA, J. (2002): “Una necrópolis tardoantigua en la calle Granero, nº 1 bis (Lorca, Murcia)”. Memorias de Arqueología 11. Murcia, pp. 369-378. MEGARES GUERRERO, J.A. (1974): Carta Arqueológica del término municipal de Caravaca. Tesis de licenciatura inédita. Universidad de Murcia. PÉREZ BONET, Mª A. (1997): “El vertedero y la necrópolis tardíos de la c/. San Vicente (Puerto de Mazarrón, Murcia)”. Memorias de Arqueología 6. Murcia, pp. 242-249. POZO MARTÍNEZ, I. (1993): “La necrópolis tardorromana de “La Puerta” (Moratalla, Murcia). Memoria preliminar”. Memorias de Arqueología 4. Murcia, pp. 261-275.

408

PRIEUR, J. (1986): La mort dans l,antiquité romaine. Ouest-France. RAMALLO ASENSIO, S.F. (1986): “Aspectos arqueológicos y artísticos de la Alta Edada Media”. Historia de Cartagena, vol. V. Murcia, pp. 123-160. RICO SÁNCHEZ, M.T. y SERNA LÓPEZ, J.L. (1996): “La necrópolis visigoda de “El Pelao” (Jorquera, Albacete). Actas del XXIII Congreso Nacional de Arqueología, Vol. II. Elche, 351-364. ROSELLÓ CREMADES, N. (1987): “Necrópolis altomedieval de Vistalegre (Aspe, Alicante)”. II Congreso de Arqueología Medieval Española, Vol. II. Madrid, pp. 373-379. RUIZ VALDERAS, E. (1991): “Núcleo urbano y necrópolis de la calle Era, en el Puerto de Mazarrón”. Verdolay 3. Murcia, pp 45-58. SANMARTÍN MORO, P. y PALOL, P. de, (1972): “Necrópolis paleocristiana de Cartagena”. Actas del VIII Congreso Internacional de Arqueología Cristiana, pp. 447-458. SEGURA HERRERO, G. y TORDERA GUARINOS, F. (1999): “La Antigüedad Tardía en la Cuenca del Río Vinalopó (Alicante): El panorama funerario de los siglos V-VII”. XXIV Congreso Nacional de Arqueología, Vol. 4. Murcia, pp. 531-542. SERRA VILARÓ, J. (1944): “Sepulcros y ataúdes de la necrópolis de San Fructuoso (Tarragona)”, Ampurias VI. Barcelona, pp 179-207. NOTAS: Comunicación personal del arqueólogo municipal de Águilas, Juan de Dios Hernández, a quien agradecemos su información.

1

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 409-426

YACIMIENTO DEL CERRO DE LA ALMAGRA (MULA, MURCIA). CAMPAÑA DE 1997 RAFAEL GONZÁLEZ FERNÁNDEZ FRANCISCO FERNÁNDEZ MATALLANA Mª SOLEDAD CRESPO ROS

Palabras clave: Cerro de La Almagra, cemetery, Pacto de Teodomiro. Resumen: A lo largo de la primera campaña de excavación arqueológica sistemática en este yacimiento nos hemos centrado en varias zonas principales, primeramente en una de las necrópolis conocidas situadas intramuros; también se ha actuado en la parte central del yacimiento que se hallaba en muy mal estado debido tanto a las acciones clandestinas como por el trabajo de la maquinaria de la cantera que funcionó en la zona hace varias décadas, y por último, hemos comenzado la excavación de la muralla que recorre todo el lado norte del yacimiento. Keywords: Cerro of the Almagra, cemetery, wall, Teodomiro Pact. Summary: The first campaign of systematic archaeological excavation in this site has been centered in several main areas: in one of the known cementeries located within the city, in the central part of the site that was in very bad state because of the hard action of the illegal actions as for the work of the machinery of the quarry that worked several decades ago in the area, and lastly, the excavation of the wall the whole north side.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

El yacimiento del Cerro de La Almagra se encuentra en la margen izquierda del río Mula, a la altura de la pedanía de los Baños siguiendo la carretera comarcal 415 y a un 6 Km de la ciudad de Mula. El Cerro se eleva con una altitud media de 276 mts. sobre el nivel del mar con una superficie delimitada de 64.236 m2 y un perímetro de 1.259 mts. Las coordenadas UTM son 30SX6734107 (véase Fig. 1). En este primer trabajo de excavación que se realizaba en el Cerro de La Almagra, contamos con la ayuda de los jóvenes participantes en el Campo de Trabajo que se desarrolló en la ciudad de Mula entre el 15 de julio y el 15 de agosto en dos turnos de 15 días cada uno y con un total de 60 jóvenes provenientes de toda la geografía española. Asimismo, hemos contado con la inestimable ayuda de un pequeño grupo de estudiantes y licenciados de Historia Antigua y Arqueología de la Universidad de Murcia. A todos ellos queremos agradecer su colaboración y esfuerzo. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA Los objetivos iniciales en esta primera campaña se centraron en tres puntos muy concretos: El primero se encuentra en la zona centro, coincidente con una de las tres necrópolis que conocemos, situada intramuros, que se encontraba parcialmente destruida por la intervención de la maquinaria de la cantera que funcionó aquí hace unos 30 años y por la

410

acción de los excavadores clandestinos que han dañado de forma importante esta zona. Esta zona se encuentra enmarcada dentro de una extensa zona en la cual se ha intervenido en las áreas 70/34, 71/34, 71/35 y parte de la 72/34 y 72/35.1 La segunda zona se encuentra prácticamente en el centro del yacimiento, encuadrada en el área 73/38 y la sección norte del área 73/37, lugar donde existía un agujero de importantes dimensiones realizado por clandestinos y que mostraba dos muros perpendiculares entre sí. La última zona trabajada se encuentra situada en el ángulo NE del yacimiento, es decir, en el lugar donde se encuentra la muralla exterior seccionada por el camino de acceso que abrieron para las labores de la cantera. Esta zona se encuentra situada entre las áreas 75/45, 75/46, 76/45 y 76/46 (véase Fig. 2). Por lo que a metodología se refiere, hemos empleado el sistema de open areas desarrollado durante la década de los setenta en Gran Bretaña, más conocido como el método Matrix Harris.2 La flexibilidad de este método, que es otra de sus virtudes, nos ha permitido elaborar un conjunto normalizado de fichas propio, susceptibles de ser tratadas informáticamente y que recogen los datos referentes a la estratigrafía de la intervención, cubierta fotográfica e inventario de los materiales. La ficha de campo empleada por nosotros se articula en 24 casillas que incluyen tres tipos de datos:

YACIMIENTO DEL CERRO DE LA ALMAGRA (MULA, MURCIA). CAMPAÑA DE 1997

1. De identidad: Comprende el nombre del yacimiento completo y abreviado, localidad donde se encuentra y el término municipal al que pertenece. 2. Técnicos: Recogen el número de unidad estratigráfica y su relación con la anterior y posterior, cuadrícula, sector, definición de unidad estratigráfica, fiabilidad de la misma, datación, descripción, secuencia física, secuencia temporal, interpretación y criterios de datación. 3. Complementarios: Incluyen el archivo gráfico, observaciones, espacio para un croquis, firma de quien elabora la ficha y firma de quien la revisa. Las fichas de inventario recogen los datos de identidad del yacimiento, corte y unidad estratigráfica, a continuación de los cuales y en las columnas siguientes se consignan los datos de cada elemento inventariado. El siglado del material sigue el sistema de recogida de datos en campo. Así las siglas ALM/ corresponden a la nomenclatura del yacimiento; las siguientes el orden 71/35 ó 73/38, indican las áreas sobre las que se ha intervenido, posteriormente se inserta una cifra que se corresponde con el número de la unidad estratigráfica (U.E.) al que pertenece. Tras esta cifra y separándolo por una barra se coloca el número de orden correlativo que corresponde a cada pieza. De esta manera, las siglas ALM/71-34/1/1 indican la primera pieza inventariada hallada en el superficial (UE 1) del área 71-34. PROCESO DE EXCAVACIÓN Excavación en las áreas 70 /34, 71/34, 71/35, 72/34 y 72/35. U.E. 1: Nivel correspondiente al Superficial General compuesto por tierra marrón, revuelta con piedras de tamaño pequeño y medio y poco compactada. Ofrece una potencia muy escasa pues en algunos puntos aparece el nivel de derrumbe (u.e. 2). El material que nos ofrece está compuesto por unos pocos fragmentos de asa de cerámica común romana, un borde de ánfora tipo Keay LVII B y gran cantidad de cerámica tardía, la mayoría realizada a mano, entre la que destacan fragmentos de fondo plano de cazuelas, una olla con perfil completo del tipo GUTIERREZ M6 y marmitas de las formas GUT. M2.1.2, GUT. M4.1 (decorada con asa de lengüeta) y GUT. M4.1.2 (perfil completo); además, han aparecido varios fragmentos de vidrio tardío (2 bordes de cuenco) y gran cantidad de huesos de animal.

U.E. 2: Derrumbe de piedras situado bajo el nivel superficial que constituye una elevación del terreno con un ligero escalón de piedras que aflora al exterior. Está compuesto por piedras de tamaño medio, tégulas, ímbrices, manchas de argamasa y de ceniza con pequeños fragmentos de madera quemada. Abarca la mitad norte del área 71/34, el lado este del área 70/34 y sur del la 71/35. Las cotas máximas oscilan entre los 278,30 mts. al E. del área 70/34, 277,96 mts. en el límite sur de esta u.e. Como material cerámico más destacado aparece un fragmento de pared decorada en T.S.H., fragmentos no significativos de cerámica común romana, una olla de forma globular con perfil completo de época emiral, un borde de ánfora tipo DRESSEL 1C y un importante número de fragmentos de cerámica tardía realizada a torno (ollas de la forma GUT. T6 y T6.2) y a mano entre la que destaca un plato o tabaq casi completo, una jarra de almacenaje con el perfil completo decorada con algunas pequeñas pinceladas en diagonal de color ocre, así como fragmentos de marmita (forma GUT. M2.1), orza (forma GUT. M6.2), cazuelas (forma GUT. M8.1.3) y grandes recipientes de función variada (forma GUT. M29.1). Por otro lado, encontramos varios fragmentos de vidrio entre los que destaca un borde exvasado de un vaso y fondo de un ungüentario. U.E. 3: Nivel con una superficie calcárea e irregular, de color blanquecino, que pertenece al nivel superior de la piedra natural del cerro. En algunas zonas aparece recortado por la fosa de fundación de algunos muros y al sur del área 71/34 y en la 71/33 desaparece por la acción de las máquinas excavadoras. U.E. 7: Muro con dirección N-S compuesto por piedras de tamaño medio/grande con forma irregular trabadas con tierra, con una anchura que oscila entre los 0,58 y 0,60 mts. y con una cota máxima de 278,08 m. Conserva unas dimensiones de 1,85 mts. de longitud y un alzado máximo de 0,40 mts. aproximadamente. En su cara oriental conserva un enlucido de cal de buena calidad pero muy deteriorado (u.e. 19) y a su cara occidental se le adosa un pavimento de opus signinum (u.e 10). U.E 8: Tierra cenizosa de color gris muy oscuro, mezclada con pequeños fragmentos de madera carbonizada. Esta tierra aflora en forma de pequeñas manchas entre las piedras del derrumbe (u.e. 2) y se va agrandando a medida que se baja en profundidad. Contiene algunos fragmentos cerámicos (un asa de una

411

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

jarra de cerámica común y varias paredes de cerámica tardía y de tejas) que no parecen estar asociados a las cenizas de forma específica puesto que no están quemados. U.E. 9: Igual a la U.E. 3 aunque un poco menos compactada y bajo una capa de ceniza (u.e. 8) de escasa potencia. U.E. 10: Pavimento de opus signinum adosado a la pared oeste del muro (u.e. 7) a una cota que oscila entre + 277,68 y + 277,65 mts. Aparece bajo una fina capa de ceniza y se encuentra roto por un agujero realizado por excavadores clandestinos. U.E 12: (Tumba nº 1) Tumba vacía que apareció en el límite oeste del área 71/43 con dirección E-O y una longitud de 1,07 mts. y una anchura que varía entre los 0,50 y 0,55 mts. Esta unidad la hemos dividido en varias sub-unidades que forman parte de la tumba: U.E. 12.1: Dos grandes lajas de piedra que cubrían la tumba cuyas dimensiones son de 0,70 y 0,37 mts. cada una y con un grosor que oscila entre los 0,10 y 0,16 mts. Las cotas superiores de estas dos lajas son de +277,71 y +277,77 mts. respectivamente. En la cabecera y a los pies de esta tumba encontramos dos amontonamientos irregulares de piedras de tamaño pequeño cuyas cotas son de +277,65 y +277,83 mts respectivamente. U.E. 12.2: Otras dos lajas más delgadas situadas debajo de las anteriores y del mismo material. U.E. 12.3: Una fina capa compuesta por tierra, piedras de pequeño tamaño, fragmentos de tejas, un hueso, caracoles y cal. U.E. 12.4: Una gruesa capa de cal muy dura, de unos 0,45 mts. de espesor, que comienza a una cota de +277,38 mts. Esta gruesa capa de cal ocupa el lugar que debería ocupar el muerto. U.E. 14: Tierra de color anaranjado, clara, de aspecto fino y arcilloso, poco compactada que aparece en las dos áreas y presenta en el área 70/34 una cota máxima de +277,86 mts. y mínima de +277,53 mts. Nivel muy fértil en el que ha aparecido gran cantidad de material entre el cual destaca un fondo plano de un vaso cerrado de cerámica medieval, fragmentos de jarras y de un vaso cerrado de cerámica común romana, un borde de un ánfora de la forma KEAY LXII y cerámica tardía de las formas GUT. M8.1.4 (cazuela con perfil completo), GUT. M3 (marmita pequeña) y fragmentos de cuencos, ollas y jarras. Además, se exhumaron algunos clavos de hierro, una placa pequeña de bronce, un frag-

412

mento de mármol blanco y fragmentos de vidrio entre los que destaca el borde y la pared de un vaso. U.E. 15: Elemento Interfacial Vertical situado entre el área 71/34 y el sur de la 71/35 que rompe a la u.e 3 y en el que se construye el muro 51. Esta unidad se encuentra rellena por la u.e. 15.1. U.E. 15.1: Relleno de la “fosa” anterior situado a una cota máxima de +277,57 mts. y compuesto por tierra de color amarillento y suelta. El material exhumado en esta unidad consta de un fragmento de un cuenco de cerámica Campaniense, un borde de un cuenco abierto de vidrio y un fragmento de sílex. U.E. 19: Enlucido de color blanco-grisáceo, de buena calidad aunque muy deteriorado que se encuentra en la cara oriental del muro U.E. 7. U.E. 21: (Tumba nº 4) Tumba con dirección NOSE situada en el centro del lado norte del área 71/34 que se encuentra excavada en la roca y que hemos encontrado totalmente vacía. El interior se encontraba cubierto por las siguientes uu.ee.: U.E. 21.1: Relleno de tierra suelta y revuelta con algunos caracoles, carbón y algunas paredes de cerámica tardía y de tejas. U.E. 21.2: Nivel de cal compactada, similar a la tumba nº 1 (u.e. 12) que comienza a una cota de +277,54 mts. U.E. 23: (Tumba nº 3) Tumba de pequeñas dimensiones con orientación E-O aunque con ligera inclinación SO-NE, excavada en la roca, en el ángulo SE del área 71/34. Cubierta por tres pequeñas lajas rectangulares situadas a una cota de +277,70 mts., tiene unas dimensiones de 0,76 mts. de largo y 0,26 mts. de ancho en la cabecera que se encuentra orientada al oeste y 0,24 mts en los pies. El fondo de la tumba se encuentra a una cota de +277,32 mts. Presenta las siguientes unidades de relleno: U.E. 23.1: Relleno de tierra muy suelta con pequeños caracolillos y algunas raíces. U.E. 23.2: Restos de un niño muy joven en muy mal estado de conservación, especialmente el cráneo y la pelvis. El muerto se encuentra boca arriba en posición decúbito supino con los brazos a los lados del cuerpo y las manos sobre el pubis. U.E. 23.3: Capa de cal muy dura situada bajo el cadáver con un espesor máximo de unos 2 cm. situada a una cota de 277,32 m. U.E 29: Muro con dirección N-S situado en el cuadrante NE del área 71/34 formando por piedras de

YACIMIENTO DEL CERRO DE LA ALMAGRA (MULA, MURCIA). CAMPAÑA DE 1997

tamaño grande y medio trabadas con tierra con una anchura máxima de 0,65 mts., un alzado máximo de 0,34 mts. y longitud incierta puesto que aún no hemos encontrado el extremo norte. Forma un ángulo recto hacia el este con el muro 31 (parte de la Habitación 1) y hacia el oeste con el 30. Este muro presentaba en su origen un vano en su parte central que posteriormente fue cegado (u.e. 63) y que se encuentra delimitado por dos lajas verticales. Sus cotas máximas oscilan entre los +278,13 mts. en el extremo sur y los +278,03 mts. en la parte norte exhumada. U.E. 30: Muro con dirección E-O que aparece en el área 71/34 formando una esquina en ángulo recto con el de la U.E. 29. Es la prolongación hacia el oeste del muro 31 aunque parece que su construcción es posterior. Presenta una anchura de unos 0,60 mts. U.E. 31: Muro con dirección E-O que aparece en las áreas 71/34 y la sección oeste de la 72/34 y es de idénticas características que el descrito en la U.E. 29 con el cual forma parte de la Habitación 1. Tiene un alzado de unos 0,45 mts. aproximadamente, un ancho que oscila entre los 0,60 y 0,65 mts. y la longitud la desconocemos puesto que su extremo este se prolonga en el perfil de la sección del área 72/34. Su cota máxima es de +278,28 mts. U.E. 32: Interfacie de Estrato Horizontal compuesto por el fondo de un recipiente de almacenaje situado sobre el muro 29 a una cota de +278,13 mts., en el ángulo SO de la Habitación 1 que conforma este muro junto al 31 y bajo el derrumbe (u.e. 2). U.E. 34: Revoco de cal de buena calidad que se encuentra enluciendo la cara interior de la Habitación 1 en los muros 29 (cara este) y 31 (cara norte) conservándose incluso en la esquina de ambos muros. U.E. 35: Nivel de ceniza de color gris oscuro mezclada con algún trozo de madera quemada en el interior de la Habitación 1 (áreas 71/34 y 72/34). Es especialmente denso en el ángulo SO de la habitación. El material aportado por esta unidad es predominantemente de cerámica de cocina y almacenaje realizada a mano (forma GUT. M10.3, algún borde de cuenco o cazuela y fragmentos de recipientes de almacenaje), un portavelas completo, un total de 11 clavos y, lo más sorprendente, un oinochoe ibérico decorado con motivos vegetales y un carnesier datado en la segunda mitad del s. II a.C. U.E. 36: Estrato similar a las uu.ee. 3 y 9 que aparece en toda la mitad norte del área 71/34 al exterior

de la Habitación 1 y al sur del muro 31 en el área 72/34. U.E. 42: Tierra de color marrón oscuro, de aspecto granuloso y suelta que aparece en el interior de la Habitación 1. Se encuentra cubierta por el derrumbe (u.e. 2) y cubre al nivel de cenizas descrito anteriormente (u.e. 35). Estrato muy rico en cuanto a material asociado; encontramos, sobre todo, cerámica tardía realizada a mano tanto de cocina (cazuelas tipo GUT. M8.3.1 y GUT. M8.1.3, olla tipo GUT. M6.5, borde de jarra trilobulada y distintos fragmentos de fondos de cazuela y marmitas) como de almacenaje (pared de tinaja de la forma GUT M10.1 y distintos fragmentos de jarras de almacenaje); también nos proporciona un fondo de un arcaduz y el pivote de un ánfora y de un anforisco. Destacar, por encima de todos estos materiales, el hallazgo de 5 dirhems de plata situados en la interfacie entre esta unidad y el nivel de ceniza (u.e. 35). U.E. 44: Fosa de fundación del muro 31 que se encuentra excavada en la u.e. 36 en el lado este del área 71/34 y el lado oeste de la 72/34. Se encuentra rellena por la u.e. 45 y por el muro 31. U.E. 45: Relleno de la fosa anterior. Tierra que rellena el espacio restante entre la construcción del muro 31 y el límite de la fosa de fundación. U.E. 46: Tierra de color marrón, de aspecto granuloso y compactada, muy parecida a la u.e. 42 (aunque ésta es un poco más oscura) pero situada al sur de la Habitación 1. El material asociado es muy escaso (unos bordes de olla tanto de cerámica común romana como de cerámica tardía y un borde de mamita realizada a mano) y mezclado con el material de la terrera grande situada sobre el perfil sur. U.E. 47: Suelo de tierra apisonada situado en el centro del lado este del área 71/34 bajo un tambor de columna de forma circular con orientación N-S situada a una cota de +277,63 mts. y cubierto por la u.e. 14. Sin material asociado. U.E. 48: Tierra de color naranja-amarillento, suelta y de aspecto fino y arcilloso situada en el lado este del interior de la Habitación 1 bajo la u.e. 35. Se encuentra a una cota inferior a la del suelo de la habitación (u.e. 61) y cubierta por la u.e. 35. Sin excavar. U.E. 51: Muro con dirección N-S, paralelo al muro 29, que aparece en el centro del lado norte del área 71/34 metiéndose en el perfil a una cota de +277,23 mts., cubierto por el derrumbe de piedras (u.e. 2). Está

413

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

compuesto por piedras de tamaño medio trabadas con tierra, teniendo en su extremo sur, como límite del muro, dos piedras de mayor tamaño que las restantes situadas a una cota de +278,01 mts. U.E. 52: Pequeño agujero circular excavado en la roca situado en el lado este de la tumba nº 4 (u.e. 21) que se encuentra relleno por la tierra anaranjada (u.e. 14) y sin material asociado. La cota del fondo es de +277,60 mts. U.E. 60: (Tumba nº 2) Tumba situada en el ángulo SE del área 71/34 paralela y con la misma orientación a la tumba nº 3 (u.e. 23). Es una tumba un poco más grande que la anterior, cubierta por la u.e. 14. Se encuentra excavada en la roca y cubierta por 4 lajas de piedra de las cuales falta una situadas a una cota de 277,80 m. Al igual que las tumbas anteriores, la hemos dividido en sub-unidades estratigráficas: U.E. 60.1: Lajas de piedra de tamaño casi cuadrangular que en número de tres (en su origen eran cuatro) cubrían la tumba. Se encuentran a una cota de +277,80 mts. U.E. 60.2: Relleno de tierra muy fina, casi arenosa y sin material asociado. U.E. 60.3: Cadáver de un joven situado boca arriba, en posición decúbito supino, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo y las manos situadas sobre la zona pélvica. No contiene ajuar alguno, únicamente destacar que bajo el cuerpo, en su lado izquierdo a la altura del pecho, se encontraba un clavo en muy mal estado de conservación que podría haber servido para sujetar la mortaja. U.E. 61: Pavimento situado al sur del interior de la Habitación 1, próximo a la cara norte del muro 31. Es de color gris oscuro y está realizado a base de argamasa apisonada. Se conserva en unas reducidas dimensiones (0,20 x 0,20 mts.) y en mal estado. Lo encontramos a una cota de +277,83 mts. U.E. 62: Muro con dirección E-O realizado con piedras de tamaño medio trabadas con tierra cubierto por el derrumbe (u.e. 2). Es paralelo al muro 31 y perpendicular al 29 al cual está adosado aunque está realizado con posterioridad como lo demuestra el revoco del muro 29 que aparece entre éste y el muro 62. Presenta un ancho de unos 0,60 mts. y la cota máxima es de +278,46 mts. U.E. 63: Puerta cegada que se encuentra en el centro del muro 29 con las mismas características que éste, salvo que aparece delimitada por dos grandes piedras

414

dispuestas verticalmente (cota máxima de +278,17 mts.) rellenas por aparejo mediano (u.e. 63.1) y cubierto por el derrumbe (u.e. 2). U.E. 64: Interfacie de Estrato Horizontal formado por un fragmento de borde de vidrio (forma Isings 116a) que se encuentra sobre un pavimento (u.e. 65) y cubierto por la u.e. 8 (ceniza). Situado a una cota de +277,86 mts. U.E. 65: Pavimento compuesto de argamasa apisonada, de color gris oscuro y con unas dimensiones aproximadas de 0,10 x 0,30 mts a una cota de +277,72 mts. Situado en el borde SO del área 71/35, es un pavimento de similares características a la u.e. 61 que se encuentra situado en el interior de la Habitación 1. Se encuentra cubierto por la Interfacie anterior y por una gruesa capa de ceniza de unos 6 cm. de espesor (u.e. 8). U.E. 66: Muro con dirección E-O, cubierto por el derrumbe (u.e. 2) perpendicular al muro 29 con el cual hace un ángulo recto y que, unido al muro 31, conforman la Habitación 1 en su origen. Este muro está compuesto de piedras de tamaño medio trabadas con tierra, con restos de adobe y con un ancho de 0,60 mts. Es paralelo al muro 62, con similar factura, aunque no son contemporáneos, del cual está separado por un hueco de unos 25 cm. relleno de tierra y chinarrillo (u.e. 67). La pared sur se encuentra enlucida con un revoco idéntico al aparecido en los muros 29 y 31. Presenta, al igual que el muro 62, un ancho de unos 0,60 mts. y la cota máxima en el extremo oeste es de 278,31 mts., mientras que en el ángulo E exhumado es de +277,96 mts. U.E. 67: Tierra de color marrón claro, suelta, revuelta con chinarrillo y algunos caracolillos que se encuentra separando los muros 62 y 66. U.E. 68: Derrumbe de piedras de tamaño medio con algunas pequeñas manchas de ceniza y pequeños carboncillos. Es igual a la u.e. 2 pero situado al norte de la Habitación 1 en el área 72/35. Se encuentra cubierto por el superficial general (u.e. 1) y cubre parcialmente a las uu.ee. 73 y 77. U.E. 69: Muro con dirección E-O, perpendicular al muro 51 con el cual forma un ángulo recto organizando un ambiente abierto al sur con el que está relacionado el pavimento 65. Está compuesto por piedras de tamaño medio y pequeño trabadas con tierra y con resto de adobe. En su cara norte se apoyan dos pequeños derrumbes de forma circular (uu.ee. 70 y 71). Las cotas se encuentran a +277,97 mts. en el extremo este y a +277,91 mts. en el extremo oeste.

YACIMIENTO DEL CERRO DE LA ALMAGRA (MULA, MURCIA). CAMPAÑA DE 1997

U.E. 70: Amontonamiento de piedras de tamaño medio, cubierto por el superficial general, situado en el centro de la cara sur del área 71/35. Es de forma circular y presenta pequeñas manchas de ceniza y algún pequeño trozo de madera quemada. Como material asociado encontramos un fondo de ungüentario de vidrio de color verde-azulado y algunos fragmentos no significativos de cerámica tardía. U.E. 71: Amontonamiento de piedras similar al de la unidad anterior, situado en el ángulo SO del área 71/35 y mezclado con algunas diminutas manchas de ceniza que se van haciendo más abundantes a medida que bajamos en profundidad (u.e. 74). U.E. 72: Interfacie de Estrato Horizontal compuesto por un fragmento de vidrio situado sobre el muro 69 y cubierto por el superficial (u.e. 1). U.E 73: Tierra de color anaranjada, clara, de aspecto fino y arcilloso que aparece en las áreas 72/35 y 71/35. Cubierta por el superficial y similar a la u.e. 14, entra en contacto con las uu.ee 69, 70 y 71 pero sin cubrirlas. En este nivel encontramos un borde y un pivote de ánfora (formas Keay LXII y Keay LXI ó LXII), fragmentos de cerámica tardía a mano (formas GUT. M2.1.1, varios fragmentos de la GUT. M6 y una pared de tinaja de la forma GUT. M10.1), un fragmento informe de hierro y varios fragmentos de huesos de animales. U.E. 74: Nivel de ceniza situado bajo la u.e. 71 y adosado al muro u.e. 69 en su cara norte. La mezcla entre esta ceniza y las piedras de la u.e. 71 rellenan en su totalidad la fosa 75. Material muy escaso y nada significativo (varias paredes de cerámica tardía y un fragmento de hierro). U.E. 75: Fosa de reducidas dimensiones y forma circular pegada a la cara norte de la u.e. 69 (muro) que se encuentra rellena por la u.e. 74 y cubierta por la u.e. 71. U.E. 76: Tierra de color naranja cubierta por el derrumbe (u.e. 68) en le área 71/35. Es de iguales características que la u.e. 73 pero el color es de un naranja más intenso. El material es pobre y escaso (4 paredes de cerámica tardía). U.E. 77: Nivel de tierra muy dura y compacta, en el área 72/35, situada al norte de la Habitación 1, bajo el derrumbe, con unas dimensiones aún por determinar. U.E. 78: Derrumbe de piedras de tamaño mediogrande que ocupa la zona central del área 71/35. Es de similares características a la u.e. 2.

Proceso de excavación de las áreas 73/38 y la sección norte de la 73/37. La excavación de estas áreas situadas en la zona centro del yacimiento han proporcionado la exhumación de las siguientes Unidades Estratigráficas con su correspondiente material asociado: U.E 1: Idénticas características que el superficial general de las áreas anteriormente descritas. Proporcionó gran cantidad de material de cerámica tardía realizada a mano (2 tapaderas de la forma GUT. M30.1.1, ollas de la forma GUT. M6, M6.1, M6.2 y M6.5, gran cantidad de marmitas -un borde de la forma GUT. M4-, cazuelas -una de ellas de la forma GUT. M8.1.3-, un fondo de la forma GUT. M27.2 y gran cantidad de asas de jarras y de recipientes de almacenaje), cerámica tardía realizada a torno rápido (forma GUT. T6), algunos fragmentos no significativos de cerámica común romana, 1 mortero de piedra, posiblemente arenisca, con pico vertedor, 1 fragmento de TSH (forma Ritt. 5 ¿?), algunos fragmentos de enlucido donde parece identificarse restos de pintura y gran cantidad de huesos de animales. U.E. 4: Tierra de color grisáceo, suelta y blanda que se encuentra bajo el Superficial en una pequeña franja situada en el cuadrante SO del área 73/38 y que presenta un espesor variable entre los 5 y 10 cm a una cota máxima de +279,22 mts. El escaso material que aporta está compuesto de algunos fragmentos de jarra de cerámica común romana, otros de cuenco y marmita de cerámica tardía realizada a mano y un fragmento de hierro. U.E. 5: Nivel de tierra de color marrón oscuro con algunos fragmentos de argamasa y chinarrillo que aparece bajo la unidad anterior y bajo el superficial en el resto del área. Con espesor variable según las zonas, aparece a unas cotas máximas de +279,20 mts. en el centro del área y de +279,12 mts al Este. El material asociado es de cerámica tardía realizada a mano (fragmentos de ollas y marmitas y un fondo de la forma GUT. M27.4.3) y varios huesos de animales. U.E. 6: Nivel de tierra naranja, compacta y dureza de grado medio mezclada con chinarrillo localizado en el cuadrante SO del área prolongándose hacia el oeste de modo que abarca toda la zona comprendida entre los muros 50 y 54. Aparece cubierto por el superficial y tiene un espesor que oscila entre los 10 y 15 cm. Como material más significativo, encontramos un frag-

415

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

mento de la forma GUT. M18.1 realizado a torno lento, algunos bordes de olla en cerámica tardía realizada a mano, fragmentos de jarra de cerámica común romana y 12 fragmentos de hueso de animal. U.E. 11: Mancha de ceniza blanda y suelta, de escasa potencia que se localiza en la mitad sur del área 73/38. Cubierta por la u.e 5, tiene unas dimensiones de 0,65 x 0,68 mts y un espesor de unos 0,30 mts. Cota máxima de +279,06 mts y mínima de +278,84 mts. Escaso material asociado como algunos fragmentos de marmita de cerámica tardía a mano, fragmentos de pared de cerámica común romana y varios fragmentos de huesos de animales. U.E. 13: Posible suelo realizado con tierra de color marrón claro apisonada situado al NE del área 72/38, al este del muro 16. Presenta sus restos más visibles en el ángulo formado por la unión entre los muros 16 y 25. Aparece a una cota de +278,89 mts y se puede igualar a los distintos suelos que van apareciendo en esta área (uu.ee. 55, 57 y 59), lo único que las diferencia son los distintos grados de conservación. U.E. 16: Muro con dirección aproximada N-S que aparece en el cuadrante SE del área 73/38 y está compuesto por piedras de tamaño medio trabadas con tierra apareciendo también algunos pequeños nódulos de cal. Presenta un ancho de 0,70 mts. y las cotas máximas son de 279,06 mts al norte y +279,09 mts al sur. Forma un ángulo recto con el muro 25 al este y otro con el muro 22 al oeste donde forman, junto con los muros 50 y 54, una habitación que aun está por delimitar. Se encuentra cubierto por la u.e. 24 (interfacie) y por la u.e. 5. U.E. 17: Derrumbe de piedras de pequeño y mediano tamaño situado entre los muros 16 y 25, en el ángulo NE del área 73/38. Similar a la u.e. 58. U.E. 18: Nivel de tierra naranja y compactada que se localiza junto a la cara E del muro 16, cubierto por la u.e. 5 y adosado a la u.e. 16. Es similar a las uu.ee. 6 y 28. Sin material asociado. U.E. 22: Muro con dirección NE-SO, perpendicular al muro 16 y de menor anchura que éste, que aparece al sur del área 73/38 y que se encuentra formado por piedras de mediano tamaño trabadas con tierra. La cota máxima es de 279,20 mts. U.E. 24: Interfacie de Estrato Horizontal compuesto por un pendiente de bronce con forma de aro con uno de sus extremos terminados en punta y que ha aparecido sobre la u.e. 16 (muro) a una cota de 278,88 mts.

416

U.E 25: Muro con dirección NE-SO (igual a la u.e. 22), cubierto por la u.e. 5, perpendicular al muro 16 con el cual forma un ángulo recto, y que se incrusta en el perfil E del área 73/38. Se encuentra formado por piedras de tamaño medio trabadas con tierra cuya cota máxima es de 279,09 mts. U.E. 26: Interfacie de Estrato Horizontal situada bajo la u.e. 5 y sobre la u.e 28 en el lado este de la excavación de los clandestinos. El material que aporta está compuesto de cerámica tardía a mano (fragmentos de marmitas, cazuelas, cuencos, tapaderas y de recipientes de almacenaje -forma GUT. M10.1) y de huesos de animales. U.E. 27: Interfacie de Estrato Horizontal cubierto por la u.e. 5 y formado por 14 fragmentos de un recipiente de almacenaje realizado con cerámica tardía a mano que aparece sobre el extremo oeste del muro 22. U.E. 28: Nivel de tierra anaranjada, suelta, con chinarrillo y algunos pequeños fragmentos de estuco y argamasa que aparece al oeste de la u.e. 16 (muro). Esta unidad es similar a las uu.ee. 6 y 18. Sin material asociado. U.E. 43: Derrumbe de piedras de tamaño medio y grande, algunas de ellas rústicamente trabajadas, situado al oeste del muro 50 y cubierto por la u.e. 6 en el área 73/38. Proporciona numerosos fragmentos de cerámica tardía a mano (varios fragmentos de marmitas -forma GUT. M2- y un fondo de la forma GUT. M29), varios fragmentos de jarra de cerámica común y numerosos huesos de animales. Cota máxima de +279,23 mts. y mínima de +278,94 mts. U.E. 49: Muro con dirección E/NE - S/SO, situado en al sur del área 73/38, en el límite con la 73/37. Compuesto por piedras de tamaño medio trabadas con tierra, está unido en su extremo SO con el muro 50 con el cual forma un ángulo recto. En su extremo E se mete debajo del muro 22 que tiene la misma dirección. Presenta una cota de 279,24 mts en su extremo oeste y de 279,02 mts al este, ya debajo del muro 22. U.E. 50: Muro con dirección N-S situado en el cuadrante SO del área 73/38 compuesto por piedras de tamaño medio trabadas con tierra y con una anchura de 0,70 mts. Forma un ángulo recto con el muro 54 al norte y con el 49 al sur organizando junto al muro 16 y parte del 22 una habitación aún por delimitar. La cota máxima al norte es de 279,18 mts y de 279,13 mts al sur.

YACIMIENTO DEL CERRO DE LA ALMAGRA (MULA, MURCIA). CAMPAÑA DE 1997

U.E. 53: Derrumbe de piedras procedente de los muros 22 y 49 que se encuentra al sur de éstos, en el norte del área 73/37. Situado sobre la u.e. 57 (suelo) y bajo el superficial general, tiene una cota máxima de 279,08 mts. y mínima de 278,89 mts. Sin material asociado. U.E. 54: Muro situado en el centro del área 73/38, con dirección E-O y compuesto por piedras de tamaño medio trabadas con tierra. Las cotas son de 279,19 mts en su lado oeste y de 279,18 mts. en su extremo este. U.E. 55: Suelo situado en el cuadrante NO del área 73/37, justo en el vértice del ángulo formado por los muros 49 y 50, cubierto por el superficial general. Está formado por tierra apisonada de color blanquecino y se conservan dos pequeños fragmentos situados a una cota de 279,12 mts. Igual a las uu.ee. 13, 57 y 59. U.E. 56: Pequeña bolsada de ceniza localizada en el perfil sur de la sección abierta del área 73/37. Cota máxima de 279,14 mts. y mínima de 278,92 mts. Cubierta por el superficial general y sin material asociado. U.E. 57: Posible suelo compuesto por tierra apelmazada de color marrón-anaranjado situado junto al muro 22, al norte del área 73/34, bajo la u.e. 53. Parece extenderse bajo las uu.ee. 55 y 57 a una cota de 279,10 mts en su zona más alta y de 278,76 en la más baja. Igual a las uu.ee. 13, 55 y 59. U.E. 58: Pequeño derrumbe de piedras de pequeño y mediano tamaño que se localiza a lo largo del perfil E del área 73/38 a partir de la cara N del muro 25. Este derrumbe se encuentra a una cota máxima de 279,09 mts. y mínima de 278,88 mts., sobre el suelo u.e. 13. U.E. 59: Posible suelo realizado con tierra apisonada y mortero poco preparado y de color anaranjado, situado al E del área 73/37 y al S. del muro 25. Parece que está superpuesto a la probable prolongación del muro 16, en el área 73/37. Aparece a una cota de 279,05 mts. Igual a las uu.ee. 13, 55 y 57. Proceso de excavación en la zona de la muralla (áreas 75/45, 75/46, 76/45 y 76/46). Esta zona, además del superficial general (u.e. 1) donde aparece la totalidad del material exhumado en esta campaña (varios fragmentos de producciones africanas de la variante A -forma Hayes 23- y C -forma Hayes 99-, fragmentos de cerámica tardía realizada a mano como ollas, tapaderas -forma GUT. M30.1.1-,

de recipientes de almacenaje y un pivote de anforisco), aparecen las siguientes unidades estratigráficas: U.E. 20: Gran derrumbe de la muralla adosado a la cara interior de ésta, compuesta de piedras de tamaño grande y medio que forman un gran talud a lo largo de toda la muralla. U.E. 33: Nivel de ceniza situado bajo el derrumbe de la muralla (u.e. 20) de unos 14 cm de espesor, mezclada con algunos fragmentos pequeños de madera quemada, que probablemente pertenezca al nivel de destrucción del yacimiento, igual que las uu.ee. 8 y 35. U.E. 37: Paramento interior de la muralla, al cual está adosado la u.e. 20 (derrumbe). Está compuesto por un aparejo de piedras grandes trabadas con cal. U.E. 38: Relleno de la muralla, entre el paramento interior (u.e. 37) y el primer paramento exterior (u.e. 39), compuesto por cascotes, piedra mediana y tierra. U.E. 39: Primer paramento exterior de la muralla compuesto por aparejo grande y mediano trabado con cal. Posiblemente se encuentre enlucido pero aún no hay evidencias claras. U.E. 40: Segundo paramento exterior de la muralla formado por aparejo grande trabado con cal que aparece bien conservado y enlucido con cal. U.E. 41: Derrumbe exterior de la muralla compuesto por tierra marrón muy dura, compacta y fina. Este derrumbe forma un talud más prolongado que el derrumbe interior (u.e. 20) y es de destacar la ausencia de material y de piedras procedente de la muralla, lo cual nos induce a pensar que la muralla se derrumbó hacia el interior. RESULTADOS PROVISIONALES DE LOS TRABAJOS Por lo que respecta a la primera zona de actuación (áreas 70/34, 71/34, 71/35, 72/34 y 72/35) podemos comprobar que nos encontramos ante restos de varias estructuras aún por definir junto a las cuales comienza a aparecer una serie de tumbas (4 en total aunque 2 de ellas aparecen vacías) que confirman la presencia de una necrópolis intramuros (véase Fig. 3). En cuanto a las estructuras se refiere, nos encontramos ante un edificio rectangular (Lám. 1), conformado por los muros 31, 63 y 66, con unas dimensiones de 8,6 x 4 m. Construido con muros de piedra irregular de tamaño medio trabados con tierra, tiene un ancho que oscila entre los 0,60 y 0,65 m; estos muros se

417

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

encuentran enlucidos en su cara interior por un revoco realizado con cal (u.e. 34) tal y como se muestra en la Lám. 2.

Lámina 3: Vano de acceso tapado (u.e. 63).

Lámina 1: Proceso de excavación del edificio principal.

Lámina 4: Pavimento en el interior del edificio.

Lámina 2: Parte del enlucido interior del Edificio.

Este edificio se reorganizaría posteriormente en un momento aún por determinar añadiéndole un muro interior (u.e. 62) adosado al muro norte y con sus mismas características y cegando el vano de acceso (u.e. 63) con material similar al utilizado en la construcción del muro (Lám. 3). A este momento pertenecería el pequeño fragmento de pavimento (u.e. 61) realizado con un mortero de cal de mala calidad. (Lám. 4) A los pies de este edificio encontramos parte de otra estructura formada por los muros 51 y 69 con las mismas características constructivas que los arriba indicados y al cual se relacionan dos pequeños fragmentos de pavimento (u.e. 65) con los mismos rasgos que el pavimento hallado en interior del edificio (u.e. 61). En esta zona ha aparecido también un fragmento de fuste de columna realizado en piedra de almagra. Al

418

sur de estas dos estructuras y situado en el centro del área 71/34, aparece un pequeño fragmento de muro (u.e. 7) de 1,85 m de longitud, enlucido por ambas caras y al cual se le adosa en su lado oeste un pavimento de opus signinum (u.e. 10) de muy buena calidad. (Lám. 5)

Lámina 5: Estructuras en el área 71/34.

YACIMIENTO DEL CERRO DE LA ALMAGRA (MULA, MURCIA). CAMPAÑA DE 1997

Por último hay que mencionar el hallazgo de 4 tumbas aunque dos de ellas se encontraban completamente vacías (las nº 1 y 4 que se corresponden con las uu.ee. 12 y 21). De las otras diremos que se trata de dos tumbas de pequeñas dimensiones situadas una junto a otra con orientación E-O excavadas en la roca y cubierta con lajas de piedra aunque en la nº 3 únicamente conserva una de ellas (Lám. 6). En ambas aparecieron los restos en muy mal estado de conservación de dos niños de corta edad situados en posición decúbito supino con los brazos estirados a lo largo del cuerpo y las manos sobre el pubis (Lám. 7).

Lámina 6: Tumbas nº 2 y nº 3.

Lámina 8: Clavo en el interior de la Tumba 2

Por lo que respecta a los trabajos realizados en el área 73/38 y sección norte de la 73/37 (Fig. 4), se decidió esta zona debido a la aparición de restos murarios provocada por la acción de las actividades clandestinas que, por otro lado, han sido muy frecuentes en toda la zona. En esta área hemos documentado la aparición de una estructura cuadrangular de 3,9 x 4,2 m conformada por los muros 16, 54, 50 y 49/22 a la cual se le adosa otro muro (u.e. 25) que podría indicar la presencia de otra habitación adosada a su cara este. A estas estructuras se le asocian varios fragmentos de suelo de muy mala calidad realizado con tierra apisonada y mortero de cal poco preparado que aparecen tanto al interior (u.e. 59) como al exterior (u.e. 55) de dicha estructura (ver Lám. 9).

Aunque no ha aparecido ajuar, sí hay que mencionar el hallazgo de un clavo de hierro situado bajo el cadáver en la Tumba nº 2 , lo cual no lleva a pensar que pudiera ser utilizado para sujetar el lienzo utilizado como mortaja (Lám. 8).

Lámina 9: Proceso de excavación de las áreas 73/38 y 73/37.

Lámina 7: Interior de la Tumba 2 (u.e. 60.3)

Debido a la acción de los excavadores furtivos, la zona ha aparecido lo suficientemente removida como para poder excavar niveles fértiles completamente sellados que puedan proporcionarnos una cronología fiable tanto del momento de ocupación como de los niveles de amortización de la estructura; no obstante, entre los materiales exhumados en la zona nos encontramos con

419

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

formas cerámicas tardías, en su mayoría común y de cocina, donde predominan las de factura manual (tapaderas -forma de Gutiérrez M30.1.1-, ollas –formas Gut. M6.1, M6.2, M6.5-, marmitas –distintas variantes de la forma Gut. M4-, cazuelas – presencia de la forma Gut. M8.1.3-, recipientes de almacenaje donde destacan varios fondos de la forma Gut. M27.2 y M27.4.3 y paredes de la forma Gut. M10.1 y un borde de jarra realizada a torno lento de la forma Gut. M18.1) sobre las realizadas a torno (ollas y marmitas donde predominan las formas Gutiérrez T6 en sus distintas variantes) a lo que hay que añadir un pequeño fragmento de la forma Ritt. 5 realizado en Terra Sigillata Hispánica. Todo esto nos proporciona una cronología para esta zona que oscila entre los ss. VII y IX d.C.,3 si bien alguna de estas formas podría retrasar su cronología a contextos de los ss. V-VI d.C.4 Por último, cabe señalar los trabajos realizados en la zona de la muralla (Fig. 5). En un primer momento, hemos centrados nuestros esfuerzos en la limpieza del perfil resultante de la rotura de la muralla para hacer el camino de acceso al Cerro para los trabajos de la cantera que funcionó en la zona hace tiempo. Esta limpieza del perfil nos ha permitido distinguir un gran derrumbe interior (u.e. 20) formado por piedras de gran tamaño bajo el cual se ha documentado un importante nivel de ceniza de unos 14 cm de espesor que podría pertenecer a los niveles de destrucción de la ciudad de forma similar a las uu.ee. 8 y 35 documentadas tanto en el interior como el exterior del Edificio descrito anteriormente en las áreas 71/35, 72/35, 71/34 y 72/34 (Lám. 10).

Esta muralla tiene un paramento interior realizado con un aparejo de piedras irregulares de tamaño grande trabadas con cal al cual se le adosa el derrumbe arriba indicado. En el exterior aparece un primer paramento con las mismas características que el interior y un segundo paramento de igual factura que aparece bien conservado y enlucido con cal. Después de la excavación de parte del derrumbe exterior (tierra marrón muy dura, compacta y fina) aparece el primer torreón de la muralla con forma cuadrangular que sobresale 3,55 m hacia el exterior; sin embargo, aún desconocemos las dimensiones exactas (Láms.11 y 12).

Lámina 11: Paramento exterior, enlucido de cal y arranque de torreón de la muralla.

Lámina 12: Parte del 1er torreón de la muralla.

Lámina 10: Sección y derrumbe interior de la muralla.

420

YACIMIENTO DEL CERRO DE LA ALMAGRA (MULA, MURCIA). CAMPAÑA DE 1997

BIBLIOGRAFÍA: CONDE GUERRI, E., “Un fragmento de sarcófago paleocristiano, con iconografía petrina, encontrado en La Almagra”, La Tradición en la Antigüedad Tardía, Antig. y Crist., XIV, Murcia, 1997, pp. 643-657. GONZÁLEZ CASTAÑO, J. y GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, R., Aproximación a la Historia de los Baños de Mula, Mula, 1996, p. 16. GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, R. y FERNÁNDEZ MATALLANA, F., “Prospección y Trabajos Arqueológicos en el yacimiento del Cerro de La Almagra (Mula, Murcia), Memorias de Arqueología, 12, (en prensa). GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, R. y FERNÁNDEZ MATALLANA, F., “El Cerro de La Almagra: Mula, ciudad del Pacto de Teodomiro”, Actas del I Congreso Internacional “Ciudades Vivas, Ciudades del Pasado”, Mérida, del 30 de enero al 1 de febrero de 1997, Mérida, 1997, pp. 33-36. GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, R., RICO SÁNCHEZ, Mª .T., FERNÁNDEZ MATALLANA, F., CRESPO ROS, Mª. S. y AMANTE SÁNCHEZ, M., “Placas de cinturón y jarro votivo visigodo del Cerro de La Almagra (Mula, Murcia)”, Sidonio Apolinar, Humanista de la Antigüedad Tardía: Su correspondencia, Antig. y Crist., XI, Murcia, 1994, pp. 295-305. GUTIÉRREZ LLORET, S.: “La cerámica tosca a mano de los niveles tardíos de Begastri (siglos VI-VIII): Avance preliminar”, Antigüedada y Cristianismo I, 1984 (2ª edic. 1994), pp. 145-154. GUTIÉRREZ LLORET, S., La Cora de Tudmir de la Antigüedad Tardía al Mundo Islámico. Poblamiento y Cultura Material, Madrid-Alicante, 1996. LÁIZ REVERTE, Mª. D. y RUIZ VALDERAS, E., “Cerámicas de cocina de los siglos V-VII en Cartagena (c/ Orcel-D. Gil)”, Antigüedad y Cristianismo, V, Murcia, 1988, pp. 265-302. MATILLA SÉIQUER, G. y PELEGRÍN GARCÍA, I., “El Cerro de La Almagra y Villaricos. Sobre poblamiento urbano y su entorno en los siglos de la Antigüedad Tardía”, Antigüedad y Cristianismo, II: Del Conventus Carthaginiensis a la Chora de Tudmir, Murica, 1985, pp. 281-302. SALMERÓN JUAN, J. y JIMÉNEZ LLORENTE, S., “Una gran marmita a torno decorada con tetones de cronología tardorromana en la Fuente de las

Pulguinas de Cieza (Murcia)”, Antigüedad y Cristianismo, V, Murcia, 1988, p. 629. NOTAS: Uno de los problemas planteados por la metodología arqueológica de prospección y excavación que se iba a utilizar era encontrar un sistema de numeración de cuadrículas que abarcara la mayor extensión de terreno, dada la condición de localizar y catalogar los hallazgos con referencia a todo el ámbito de influencia de La Almagra. Así, se estableció un sistema absoluto basado en la proyección cartográfica U.T.M., y se replantearon las cuadrículas según estos ejes. La amplitud de cada celda o cuadrícula fue de 10x10 m, coincidiendo siempre las coordenadas x e y de sus esquinas con pares enteros. Las celdas se identifican por dos números, que representan la antepenúltima y penúltima cifra (centenas y decenas) de las abcisas y ordenadas de sus esquinas inferiores izquierdas. A su vez, una matriz cuadrada de cien por cien celdas conforma un sector de 1 Km de lado, cuya numeración también corresponde otorgarla a dichas esquinas, según la cifra de millar de sus coordenadas, y éstos al mismo tiempo se integran en áreas de 10 Km. de lado, con igual correspondencia. Todas estas divisiones (cuadrícula, sector, área) pertenecen a la zona U.T.M. definida por el cuadrado de 100 Km denominado 30S-XH. 2 Definición que utiliza Michael B. Schiffer en el Prefacio de la obra de HARRIS, E.C.: Principios de Estratigrafía Arqueológica, 1991 (2ª edic. en castellano), p. 3. A partir del trabajo de Harris se produjo un importante cambio dentro de la concepción y de los planteamientos metodológicos de la arqueología tradicional, originando una extensa literatura entre los investigadores tanto europeos como americanos, que ha contribuido decisivamente a difundir y popularizar este método, cada vez más empleado entre la generalidad de los arqueólogos, no solo los dedicados al mundo clásico sino a cualquier periodo histórico o prehistórico. Entre estos autores destacan: SCHOFIELD, J.: Site Manual I: The written record, Londres, 1980; PRAETZELLIS, M.A.; PRAETZELLIS, M.R. y BROWN III, M.R.: Historical Archeology at the Golden Eagle Site, Anthropological Studies Center, Sonoma, State Univ., 1980; CARANDINI, A.: Storia dalla terra. Manualle dello scavo archeologico, Bari, 1981; MANACORDA, D.: “Introduzione” a HARRIS, E.C.: Op. Cit., Roma, 1983; CHAPELOT, J.: “Avant-propos a Archéologie et project urbain”, en Monuments Historiques, nº 136, París, 1985, pp. 2-8; WIGEN, R.J. y STUCKI, B.R.: “Taphonomy and stratigraphy in the interpretation of economic patterns at the Hocko River rocks-helter”, en Research in Economic Anthropology, Supplement, 3, Prehistoric Economies of the Pacific Northwest Coast, Ed. B. L. Isaac, 1988, pp. 87-146; BUXÓ, R.; CASTANYER, P. et allii: Harris Matrix. Sistemes de Registre en Arqueologia, Lleida, 1992. 3 La forma M30.1.1 alcanza su floruit desde mediados del siglo VII hasta mediados del s. VIII con paralelos próximos en el yacimiento de Begastri; para las formas M6.1, M6.2 y M6.5 se propone una fecha entre los siglos VII al IX con una mayor presencia en el siglo VIII especialmente para la forma M6.1. Las primeras variantes de la forma M4 tienen su auge en la 2ª mitad del siglo VIII y continúa hasta la centuria siguiente; las cazuelas de la forma M27.2 también nos aproxima a contextos de los ss. VII y VIII.(GUTIÉRREZ 1

421

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

LLORET, S., La Cora de Tudmir de la Antigüedad Tardía al Mundo Islámico. Poblamiento y Cultura Material, 1996, pp. 73-97). 4 Las cazuelas de la forma Gut. M8.1.3 se encuentran bien fechados en Cartagena desde la primera mitad del siglo VI hasta mediados del siglo VII (LAÍZ REVERTE, Mª. D. y RUIZ VALDERAS, E., “Cerámicas de cocina de los siglos V-VII en Cartagena (c/ Orcel-D. Gil)”, Antigüedad y Cristianismo, V, Murcia, 1988, pp. 265-302). Por otro lado, los recipientes de almacenaje de la forma Gut. M10.1 están bien documentados en contextos de la segunda mitad del siglo VII, hay varios ejemplos próximos que pueden bajar

Figura 1: Situación del yacimiento en la Región de Murcia.

422

esta fecha hasta finales del siglo V; uno de estos es la aparición de un fragmento similar en el yacimiento de la Fuente de las Pulguinas en Cieza en contextos de principios del siglo V (SALMERÓN JUAN, J. y JIMÉNEZ LLORENTE, S., “Una gran marmita a torno decorada con tetones de cronología tardorromana en la Fuente de las Pulguinas de Cieza (Murcia)”, Antigüedad y Cristianismo, V, Murcia, 1988, p. 629) y en la villa de Villaricos en Mula, muy próxima a nuestro yacimiento, también fechado en torno al siglo V (GUTIÉRREZ LLORET. S. Op. Cit. 1996, p. 87).

Figura 2: Situación de las áreas de excavación dentro del yacimiento.

Figura 3: Planta de la excavación de la zona de la necrópolis intramuros.

Figura 4: Planta de la excavación de las áreas 73/38 y 73/37.

Figura 5: Planta de la excavación de la muralla.

ENTREGADO: 1998

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 427-434

PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL ENTORNO DE LA BASÍLICA DE ALGEZARES (MURCIA).

CAMPAÑA DE 1997

MARINA GARCÍA VIDAL

Palabras clave: prospección, basílica, tégula, ladrillo, baptisterio. Resumen: Se presenta aquí el trabajo de prospección arqueológica en el entorno de la Basílica de Algezares realizado en 1997. De sus resultados debemos destacar el visible deterioro que el yacimiento ha sufrido. También hemos de señalar la posibilidad de que existan restos que estén en relación con la basílica en la zona norte, hacia la carretera. Keywords: prospecting, basilica, tile, brick, baptistery. Summary: This is a study of the 1997 archaeological dig in the area of Algezares. From its results can be seen the visible deterioration that these archaeological remains have suffered. It can be noted that some remains exist to the north of the basilica towards the road.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN La Basílica Paleocristiana de Algezares, declarada Monumento Histórico – Artístico por Real Decreto 761 / 1979, de 16 de Marzo (B.O.E. de 12 de Abril de 1979), ha sido uno de los monumentos arqueológicos del Sureste peninsular que mayor interés ha despertado entre la ciencia, nacional y extranjera, ocupada de este período de transición a la época bizantina. Excavada por Cayetano de Mergelina, publica los primeros resultados en 1940. Posteriormente ha sido estudiada por Schlunk (1945), Palol (1967), Fontaine (1978), Schlunk y Haustchild (1978), Mergelina Cano-Manuel y Sánchez Rojas (1982) y LLobregat (1985). En 1991 Ramallo ha constatado la pérdida de alguno de los restos arquitectónicos observados por Mergelina y ha estudiado los materiales de época romana depositados en el Museo Arqueológico. Durante el año 1996-97 hemos estado estudiando el material decorativo procedente de la Basílica y depositado en el Museo. Ante los resultados obtenidos, creímos conveniente solicitar a la Dirección General de Cultura Permiso de prospección para intentar delimitar este asentamiento, puesto que la iglesia no puede ser un edificio aislado fuera de un contexto humano concreto. La Basílica está ubicada en la vertiente norte de la Sierra de Carrascoy, al pie de las estribaciones noroccidentales de la Cresta del Gallo, mirando hacia la vega de Murcia en una planicie conocida como el Llano del Olivar (pedanía de Algezares).

428

El espacio vallado que protege los restos de la Basílica está situado entre dos ramblas, la rambla del Rincón y la rambla de los Conejos. Desde el cercado hacia el Norte hay aproximadamente unos 150 metros hasta llegar a la carretera que une Algezares con Los Garres. Es éste un espacio aterrazado y todavía cultivado con olivos. Hacia el SE el terreno se hace muy escarpado. En cualquier caso, existe una urbanización de dúplex aquí que ha arrasado cualquier vestigio que pudiera existir. Así pues, decidimos que la zona a prospectar sería toda la que rodea el cercado de la Basílica, tanto hacia la sierra, como hacia la carretera. La rambla del Rincón, hoy basurero y vertedero de escombros de las obras próximas, nos limitaba el espacio por el oeste, ya que prácticamente se halla a la puerta del vallado. Por el Este se extiende otra zona de olivos de propiedad particular y también vallada, que se hace muy pronto escarpada. TRABAJO DE CAMPO Dado que el espacio a prospectar no era muy grande, el equipo de trabajo fue sólo de tres personas: Marina García Vidal, Carmen Martínez Salvador y Javier Cascales, que realizó las fotografías. Se llevó a cabo una prospección sistemática del terreno, distinguiendo cuatro zonas diferentes, a cada una de las cuales se le asignó una letra: A : Zona situada hacia la Sierra, al S. de la Basílica. B : Zona situada al Este de la Basílica.

PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL ENTORNO DE LA BASÍLICA DE ALGEZARES (MURCIA). CAMPAÑA DE

1997

C : Zona situada al N, hacia la carretera. D : Zona del cercado, donde se hallan los restos de la Basílica. Fueron necesarios cuatro días para prospectar todo el terreno y realizar las oportunas mediciones y fotografías. Los datos recogidos se anotaron en un cuaderno para elaborar posteriormente esta memoria.

de olivos. Hacia la sierra, el terreno se hace escarpado y aflora la roca madre. La búsqueda fue infructuosa, no hallándose ni un solo fragmento cerámico, ni retos de ningún tipo de estructuras.

Zona A

Es la zona aterrazada, situada hacia la carretera. En total hay siete terrazas, no muy elevadas y es el espacio donde más restos hallamos. En la última terraza, al lado de la carretera aparecen gran cantidad de piedras sueltas, posiblemente pertenecientes a la Basílica y arrastradas hasta aquí, bien por haber rodado, bien para reutilizarlas en construcciones posteriores. En estas terrazas se encontraron muchos fragmentos de tégulas romanas (sólo se recogieron dos de ellas) y abundante cerámica de tipología islámica. En la tercera terraza encontramos restos de dos muros. El muro nº 3 tiene 2,05 m de largo. Son piedras grandes y pequeñas mezcladas. El muro nº 4 tiene un largo de 1,20 m. Formado por piedras grandes de aproximadamente 0,50 m. Lleva la misma dirección que el muro nº 3 y aparecen restos de huesos muy próximos a él. En la quinta terraza aparece el muro nº 5, formado por piedras grandes. La mayor de las piedras tiene una pequeña escotadura, que de momento no podemos interpretar. Tiene un largo de 1,70 m. Lleva la misma dirección que el resto de los muros vistos hasta ahora. En la séptima terraza, la última pegada a la carretera, encontramos el muro nº 6. Tiene un largo de 0,90 m y un ancho de 0,35 m. Hay algún ladrillo asociado, pero podría no estar in situ. Hay un gran agujero junto al muro que nos demuestra que recientemente ha sido excavado por furtivos. La dirección de este muro es ligeramente distinta a todos los demás ( S-N ).

Entre las ramblas y hacia la Sierra se localizó un muro, el muro nº 1, que quizá se construyera para contener la rambla. Tiene una longitud aproximada de 14,20 m y una anchura de 0,90 m. Hacia el interior está construido con piedras grandes irregulares, sin trabajar, trabadas con tierra y trozos pequeños de piedra. La altura al interior de este muro es de 0,35 m y las piedras que lo componen miden entre 0,50 y 0,60 m. Hacia el exterior, dando a la rambla, el muro está construido con piedras más pequeñas, de unos 0,20 m por 0,80 m, algunas de ellas trabajadas. La altura exterior es de 0,40 a 0,50 m. Las piedras están trabadas con tierra y piedrecitas. El muro está en talud. Provisionalmente, y debido a su orientación paralela a la rambla, podemos interpretarlo como un muro de contención de la rambla, podría ser medieval o moderno. Junto al cercado de la Basílica y también en esta misma zona se encontró otro muro, el muro nº 2, tiene una longitud aproximada de 3,50 m y una altura de 0,50 m. La anchura es imposible de determinar, pues sobre el muro hay un basurero. El exterior del muro no es reconocible. Hacia el interior está constituido por piedras grandes de aproximadamente 0,40 – 0,45 m, trabadas con tierra y piedrecitas. Este muro es muy similar al muro nº 1 y lleva aproximadamente la misma dirección que él (SENW). Podríamos también interpretarlo como contención de una pequeña rambla que en este punto entra en el cercado y continúa hasta la cabecera de la Basílica. En esta zona encontramos varios fragmentos de cerámica, que creemos modernos, muy agrupados. Nada más, digno de señalar, podemos añadir. Zona B Situada al Este de la Basílica y rodeada por un cercado. La parte más próxima a la carretera está plantada

Zona C

Zona D Esta zona corresponde a la zona protegida por la valla. Ha sido recientemente limpiada, observándose mucho mejor las estructuras conservadas. En esta zona, a los pies de la Basílica, en la zona que Mergelina identifica con el nártex se han hallado abundantes fragmentos cerámicos, muy machacados, posiblemente de época islámica.

429

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

Es de destacar la abundancia de ladrillos que hemos encontrado, tanto dentro del cercado, como en las terrazas inferiores. Formando parte de la piscina del baptisterio también hemos hallado ladrillos, de color anaranjado de 0,29 m de grosor (1 pie por ? pie romano aproximadamente). Junto a los ladrillos, también encontramos tégulas, también en los escalones de la piscina se encuentran ladrillos. CONCLUSIONES De la prospección realizada podemos deducir que la zona de las terrazas, la Zona C, potencialmente puede contener restos que estén en relación con la Basílica. Sería recomendable realizar una limpieza sistemática de las zonas donde aparecen restos de muros y quizá realizar algún sondeo estratigráfico. Convendría poder adscribir culturalmente los restos encontrados y descartar, si procede, que tienen relación con construcciones actuales. Hay que destacar, por otra parte, el deterioro que paulatinamente ha ido sufriendo el yacimiento, desapareciendo parte de las estructuras que Mergelina describió en 1940. Por ello volvemos a recomendar a la Administración Autonómica algo que ya hizo Sebastián Ramallo en 1986 : limpieza exterior del entorno y acceso al yacimiento, retirando las escombreras modernas; prohibición de vertido de nuevos escombros y consolidación urgente de los restos conservados.

430

BIBLIOGRAFÍA MERGELINA, C.,“La iglesia bizantina de Algezares“ A.E.A. 40, 1940. pp. 5-32. SCHLUNK, H., “ Relaciones entre la Península Ibérica y Bizancio durante la época visigoda “. A.E.A. 60, 1945. pp. 177-204. PALOL, P., Arqueología cristiana de la España romana. Valladolid, 1967. pp. 84-87. FONTAINE, J., El Prerrománico, 1978. pp. 86-87. SCHLUNK, H y HAUSTCHILD, TH., Hispania Antiqua, Mainz, 1978. pp. 51-56. MERGELINA CANO–MANUEL, V., y SÁNCHEZ ROJAS, M.C., “Los monumentos paleocristianos de Murcia“. Ponencias al XVI C.N.A: Murcia, 1982. pp. 61-69 LLOBREGAT, E., “Las épocas paleocristianas y visigoda. Arqueología del país valenciano: panorama y perspectivas. Anejo de la revista Lucentum, Alicante 1985. p. 392. RAMALLO, S., “Informe preliminar de los trabajos realizados en la Basílica paleocristiana de Algezares (Murcia)”. Memorias de Arqueología 2, Murcia, 1991. pp. 297-307.

MURO 1. Exterior e Interior

MURO 2

MURO 3

MURO 4

MURO 5

MURO 6

ENTREGADO: 2004

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12 • 1997 • 435-450

EL CEMENTERIO MEDIEVAL ISLÁMICO DE ÁGUILAS. EXCAVACIÓN DE URGENCIA EN CALLE SAN JUAN,

1. MEMORIA PRELIMINAR

JUAN DE DIOS HERNÁNDEZ GARCÍA

Palabras clave: maqbara, medieval, islámico, madina, hisn, romano, tardorrepublicano, alto-imperial, tardorromano. Resumen: En esta intervención de urgencia se han constatado, sobre niveles de ocupación de época romana, seis enterramientos de una maqbara de época medieval – islámica, que debemos de poner en conexión con la existencia de un hisn en la cumbre del cerro del Castillo de San Juan y que según las fuentes históricas y los restos materiales de una intervención en el cerro, hemos de situar cronológicamente entre el siglo XI y la 1ª mitad del siglo XIII d.C. Mots clés: maqbara, medieval-islamique, madina, hisn, romain, tardo-républicain, hautimperial, tardo-romain. Résumé: Dans ces fouilles d´urgence on a constaté, sur les niveaux d´occupation d´époque romaine, six sépultures d´une maqbara d´époque médiévale-islamique, que nous devons rapprocher avec l´existence d´un hisn sur le promomptoire du château de San Juan et que, selon des sources historiques et les ruines matérielles d´une prospection sur le terrain, nous avons situées chronologiquement entre le XI siècle et la première moitié du XII siècle après J.C.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

INTRODUCCIÓN. RESTOS DE ÉPOCA ROMANA1 Al margen de la documentación del cementerio islámico, en esta parcela se ha registrado una interesante secuencia de ocupación de época romana. El solar está ubicado en una zona privilegiada, istmo que separa el monte del Castillo del centro del núcleo urbano, por ello hallamos aquí una amplia secuencia estratigráfica, llegando a identificar hasta cuatro niveles arqueológicos que cronológicamente abarcan desde el siglo II a.C. a los siglos V / VI d.C. Estamos ante el primer sector que se urbanizó en época romana, a partir del cual comenzó a desarrollarse el asentamiento, y el último que se abandonó (Fig. 1). La lectura de los niveles arqueológicos documentados asociados a restos constructivos, exceptuando el nivel I (moderno) y el nivel II (medieval-islámico), es la siguiente: Nivel III.- A este nivel pertenecen dos grandes estancias situadas en el sector sur de la parcela. La Habitación 2, situada al oeste, se encuentra completamente abierta hacia el norte, observándose en el paramento interno del muro perimetral oeste restos de un revoco de cal, que conecta con un suelo también de cal (Fig. 2). En la Habitación 1 - este -, se aprecian dos niveles de pavimentación que corresponden a dos fases constructivas diferentes. La primera, de carácter doméstico, con dos habitáculos separados por un estrecho muro, y otra fase posterior, en la que se construye en el interior

436

del espacio, ya como dependencia única, una pileta destinada a la elaboración de salazones y/o derivados. El tanque tiene fábrica de mampostería trabada con mortero de cal. Su planta es de tendencia rectangular de 1,70 x 1,20 m y posee los paramentos internos revestidos con diversas capas de mortero hidráulico. Este nivel está asociado a materiales fechados entre los siglos III y IV d.C. La producción de salazones es una constante en el enclave en época bajo-imperial. Resulta sintomático el hecho de que en varias intervenciones se han hallado varios cetaria dispersos, dentro de las propias zonas de hábitat (c/ Conde Aranda, 4) o, como en este caso, en lugares aledaños a las mismas. Las cronologías son tempranas, sobre el siglo III d.C., con abandonos en el siglo IV d.C. Si a esto unimos el hallazgo de un gran conjunto industrial destinado a estos fines en la Bahía de Poniente (confluencia del Paseo de la Constitución y c/ Cassola), de disposición clásica, que recuerda a varios conjuntos de los grandes núcleos salazoneros de la costa de la Bética y de la Tingitana, fechado a partir de mediados del siglo IV d.C, parece apuntar hacia una producción que inicialmente puede ser familiar y destinada a un mercado local, para posteriormente llegar a una producción de mayores volúmenes destinada principalmente a la exportación, al menos de carácter comarcal o regional. Este nivel es rico en material mueble de carácter industrial y personal, destacando además de las propias cerámicas, útiles de hueso (agujas) y metal (anzuelos, lanzaderas, llaves, cuchillos, pinzas, adornos, etc).

Figura 1. Planimetría general del solar. Niveles romanos.

Figura 2. Planta del nivel III. Pequeña fábrica de salazones.

EL CEMENTERIO MEDIEVAL ISLÁMICO DE ÁGUILAS. EXCAVACIÓN DE URGENCIA EN CALLE SAN JUAN,

Nivel IV.- Está documentado muy parcialmente, conservándose tres tramos estructurales que no parecen definir, en principio, estancias claras (Fig. 3). Al sur se atisban restos de una habitación con pavimentación de cal y una pequeña estructura de piedras, base de un poste. Estas estructuras se instalan sobre los niveles de abandono de los restos constructivos subyacentes del nivel V. Están asociadas a un potente estrato arcilloso anaranjado del siglo II d.C. Asociados a este estrato recuperamos abundantes restos materiales (clavos, agujas, etc). La producción cerámica de importación está representada en su mayor volumen por cerámicas africanas (TSCA) y sigillatas gálicas. Entre estas últimas destaca un fragmento decorado de la forma Dragendorf 37, con dos metopas o registros en la que se conjuga una representación erótica con una escena de la leyenda de la fundación de Roma, el amamantamiento de los gemelos Rómulo y Remo por la loba.

1. MEMORIA PRELIMINAR

Nivel V.- Es el nivel mejor documentado y más completo de la excavación (Fig. 4). Aparece parcialmente una construcción doméstica - domus -, con vano de entrada con corredor - posible fauces -, situado al norte y delimitado por dos grandes piedras a modo de guardacantones. Tiene 3 m de anchura y está pavimentado con cal. El corredor da acceso a un gran espacio que casi con toda seguridad estaba abierto, el cual distribuye una serie de dependencias a ambos lados. Al sector oeste corresponden tres habitaciones, documentadas parcialmente, que no conservan niveles de pavimentación claros. Es interesante la exhumación de un vano, entre los espacios 2 y 3, que presentaba un arco de medio punto construido con adobes, que se desplomó hacia el sur. De igual modo, los alzados de la estructura que cierra este sector por el oeste, dando al patio o gran espacio central, que se derrumbó hacia el exterior, constatándose tramos del alzado de adobes de más de 1 m de altura. Las estructuras, de 0,60 m de

Figura 3. Planta del nivel IV. Construcciones domésticas.

439

Figura 4. Planta del nivel V. Construcciones domésticas.

EL CEMENTERIO MEDIEVAL ISLÁMICO DE ÁGUILAS. EXCAVACIÓN DE URGENCIA EN CALLE SAN JUAN,

anchura, están fabricadas con varias hiladas de piedra trabadas con barro. Al oeste de las dependencias alineadas, se aprecian parcialmente otras dos, una de ellas, abierta totalmente al espacio central. El sector oeste está ocupado por la pieza más noble del conjunto, construida con base de cimentación y zócalo pétreos y alzados de tapial. El muro este aparece desplomado en la dirección del tapial antes descrito. En el paramento interno sur se conservan, aunque en mal estado, restos de un revoco de cal con pintura mural, cuya composición conservada consta de dobles filetes en rojo que posiblemente separen plafones de 0,80 m de anchura. Los materiales recogidos datan este nivel en el siglo I d.C., con un período de utilización relativamente corto. Posiblemente se deba a un abandono brusco provocado por la caída de varios elementos constructivos, por causas que desconocemos, como parecen reflejar los alzados desplomados sobre los que se instala el nivel IV de ocupación. Entre los variados hallazgos materiales registrados en los estratos asociados a este momento, destaca un fragmento de disco u oscillum cerámico, decorado en relieve, donde aparece la representación de Leda y el cisne. Nivel VI.- En el sector sur de la parcela, una vez subsanados parcialmente los problemas provocados por una rotura en la red de agua potable, que mantenía inundado el depósito arqueológico en estas cotas de profundidad, logramos documentar una construcción con cuatro estancias definidas parcialmente. Del mismo modo, al norte se exhumó una estructura del mismo momento (Fig. 5). Las construcciones poseen fábrica de mampostería trabada con barro, a base de piedras de arenisca, bastante regulares y colocadas verticalmente, apreciándose, sobre todo en la Habitación 1, los paramentos bien encarados. En esta misma pieza aparecieron una serie de ánforas itálicas, Dressel 1 A, que nos permiten identificar el espacio como un pequeño almacén. Este pequeño conjunto se abre al oeste y al norte por sendos vanos de entrada. Los materiales asociados a este nivel ofrecen una cronología de los siglos II y I a.C. Estamos posiblemente en el núcleo primigenio de ocupación romana que, como vemos, se remonta a época tardorrepublicana. Recapitulando, resulta interesante la superposición de niveles arqueológicos con distintas construcciones (Fig. 6). Destaca el nivel V, fechado en la etapa augus-

1. MEMORIA PRELIMINAR

tea que coincide con la potenciación urbana de este asentamiento, el abandono brusco de este sector y la inmediata construcción del nivel IV, ya en el siglo II d.C., que respeta aproximadamente la orientación del trazado urbanístico inicial. Puede existir una calle en el sector norte de la parcela. El cambio del trazado urbanístico se produce en época Bajo-imperial. LA MAQBARA MEDIEVAL - ISLÁMICA (Fig. 7, Lám. 1 y 2) Tras el abandono del enclave romano de Águilas, en torno al primer tercio del siglo VI d.C. se va a producir un “vacío poblacional” que se prolongará durante varios siglos. En época medieval islámica este sector del casco urbano es utilizado como área cementerial o maqbara. En el sector sur de la parcela hemos localizado seis enterramientos que tipológicamente presentan cierta variedad. Tumba 1.- Enterramiento en fosa de planta ligeramente oval. El cadáver está situado en posición decúbito lateral derecho con las piernas separadas y semiflexionadas. Las extremidades superiores se encuentran separadas del cuerpo, el brazo izquierdo algo desplazado y las manos juntas. Tiene los pies ligeramente sobrealzados, descansando sobre un pequeño murete romano que está rematado con pequeñas losas de mármol. Las dimensiones de la fosa son de unos 0,80 m de anchura y 2,10 m de longitud. El cadáver tiene una altura aproximada de 1,65 m. Tiene los pies orientados al noreste, cabeza al suroeste y el rostro hacia el sureste. Exceptuando los pies y las manos recuperamos el enterramiento completo para su posterior tratamiento y posible exposición (Lám. 1). Tumba 2.- Enterramiento en fosa con cubierta pétrea que aparece adosada a la pileta de salazones del nivel III de ocupación. Está ubicada 1,10 m al noroeste de la tumba 1 y su orientación es suroeste - noreste. Estamos ante una sepultura en fosa con cubierta pétrea, formada con losas más o menos horizontales. Su longitud es de 1,80 m y su anchura máxima al oeste de 0,90 m, al este la anchura es de 0,30 m. Los dos extremos están ocupados por dos grandes lajas de esquisto. El resto de la cubierta se compone de piedras más pequeñas, más o menos planas, de distinta naturaleza. Bajo la cubierta, protegiendo aproximadamente la mitad superior del enterramiento, se conserva una potente capa de cal de irregular espesor, el cual oscila entre 0,01 y 0,02

441

Figura 5. Planta del nivel VI. Posible zona de almacenaje.

EL CEMENTERIO MEDIEVAL ISLÁMICO DE ÁGUILAS. EXCAVACIÓN DE URGENCIA EN CALLE SAN JUAN,

1. MEMORIA PRELIMINAR

Figura 6. Secuencia estratigráfica reflejada en el perfil este.

m. El mal estado de conservación de los restos óseos, unido al hecho del especial tratamiento de su cubrición, invita a pensar en una muerte producida por algún tipo de enfermedad contagiosa o epidemia. La posición es decúbito lateral derecho. Tiene las extremidades abdominales rectas, ligeramente entrecruzadas; las extremidades torácicas están rectas pegadas al cuerpo con las manos juntas sobre la zona pélvica. La fosa es rectangular-oval. El cadáver, que tiene una altura de 1,55 m, está orientado con los pies al noreste, cabeza al suroeste y rostro hacia el sureste (Lám. 1 y 3). Tumba 3.- Enterramiento en fosa rectangular con 0,45 m de anchura y 1,90 m de longitud. Está conectada con la fosa del enterramiento 4 situada al este. La tumba se adosa prácticamente a la estructura de cierre romana (Habitación 2, Nivel III). El cadáver se encuentra en posición decúbito lateral derecho con la cabeza orientada al suroeste y el rostro hacia el sureste. Conserva solamente, en las extremidades abdominales, el fémur de la pierna derecha. La zona torácica aparece seccionada, lo que parece indicar que la alteración del

cadáver se produce al instalar el enterramiento 4, posterior a éste y que también afectaría a las extremidades inferiores. Debido a la alteración producida por la sepultura posterior, esta tumba se señaliza con una estructura tumular de piedras, más o menos rectangular de 0,60 por 0,90 m y una altura de 0,35 m, que no llega a cubrir la cabeza (Lám. 4 y 5). El cadáver posee una longitud de 1,15 m (cabezafémur derecho). La posición de la extremidad superior derecha hace suponer que tenía los brazos pegados al cuerpo. En el relleno de la fosa se encontró una pieza semiesférica de hueso, posiblemente un complemento perteneciente al sudario con el que sería envuelto, y que por otro lado, es el único elemento material que se puede asociar al cementerio. Tumba 4.- Está situada al este del enterramiento 3, siendo posterior a éste. La fosa, de tendencia rectangular con 0,35 m de anchura visible, se encuentra alterada al norte por una cimentación moderna. La longitud del difunto es de 1,70 m aproximadamente. Su posición es decúbito lateral derecho, con la cabeza al oeste ya que

443

Figura 7. Planta del nivel II. Maqbara medieval.

Lámina 1. Tumbas 1 y 2 realizadas entre las ruinas romanas del nivel III.

Lámina 2. Sector oeste del cementerio. Tumbas, 3, 4, 5, y 6, esta última infantil.

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA 12

parece estar producida por un traumatismo. Su orientación es: cabeza al suroeste, pies al noreste y el rostro hacia el sur-sureste. La tumba está señalizada por una serie de mampuestos clavados, formando una especie de tejadillo a un agua, entre los que se encuentran varios fragmentos de mortero hidráulico de época romana reutilizados. La alteración visible en el cadáver puede ser producto de la cubierta ya que aparecen justamente sobre el propio esqueleto (Lám. 4, 5 y 6) Tumba 6.- Enterramiento en fosa simple. Se trata de un individuo infantil lactante, colocado en posición decúbito lateral derecho, orientado con la cabeza hacia el suroeste, pies al noreste y rostro hacia el sureste. Tiene las piernas rectas y los brazos pegados al cuerpo (Lám. 5). VALORACIÓN

Lámina 3. Cubierta de la tumba 2.

fue ligeramente desplazada al instalar una cimentación moderna; los pies los tiene al noreste. Las extremidades torácicas aparecen junto al cuerpo, con las manos sobre la zona pélvica. El sacro aparece girado por la alteración producida por una cimentación moderna, así también, la región torácica forma un paquete compacto. La mandíbula aparece aplastada y la extremidad inferior derecha, sin alterar, indica cierta flexión de las piernas (Lám. 5). Tumba 5.- Enterramiento en fosa rectangular de 1,90 m de longitud con los lados menores ligeramente curvos. Se trata de un adulto, posiblemente de sexo femenino. Se muestra con las extremidades torácicas pegadas al cuerpo y las manos sobre la zona pélvica, la izquierda aparece extendida. El sacro está ligeramente desplazado, la zona torácica y extremidades superiores conforman un paquete de huesos. Las piernas rectas y extendidas con los pies cruzados y algo sobrealzados con respecto a las piernas. La falta de una pieza dental

446

Las inhumaciones constatadas en esta excavación ponen de manifiesto la existencia en esta zona de un cementerio o maqbara de época medieval islámica. Los enterramientos, practicados sobre las ruinas del asentamiento romano poseen una serie de características comunes: - Las inhumaciones se practican en fosas estrechas, excavadas en la tierra, de planta más o menos rectangular y rellenas con tierra que contiene materiales romanos. - Todos los cadáveres, enterrados posiblemente envueltos en un sudario, se depositan en posición decúbito lateral derecho. - La orientación es una constante: los pies orientados al noreste, la cabeza al suroeste y el rostro o mirada hacia el sureste o sur/sureste. - Ninguna de las tumbas posee tipo alguno de material asociado al cadáver, salvo la nº 3, en la que se puede identificar un complemento del sudario que envolvía al difunto. La extensión del cementerio es hasta el momento una incógnita, ya que los primeros hallazgos de este tipo son los registrados en esta excavación. Conjeturalmente podemos considerar que estamos seguramente en el límite norte de la misma, como indica el dato de que los enterramientos se concentran en el sector sur de es