Memorias de Arqueología de la Región de Murcia [10]

Citation preview

Memorias de

Arqueología

Colección Memorias de Arqueología © de esta edición: Comunidad Autónoma de Murcia Consejería de Educación y Cultura Dirección General de Cultura Coeditan: Servicio de Patrimonio Histórico C/. Calderón de la Barca, 14, 2.º, 30001 - Murcia Telf.: 968 27 97 27 Editora Regional de Murcia Biblioteca Regional Avda. Juan Carlos I. 30008 - Murcia Telf.: 968 28 02 46 Coordinación: Manuel Lechuga Galindo María Belén Sánchez González Primera Edición: 2002 Imprime: Imprenta Regional de Murcia C/. Pinatar, 6 (Polígono Cánovas) 30010 - Murcia Impreso en España / Printed in Spain

1995

Memorias de

Arqueología

Séptimas Jornadas de Arqueología Regional 14-17 Mayo 1996

ÍNDICE

La Sima de las Palomas del Cabezo Gordo, en Dolores de Pacheco, de Torre Pacheco. Campaña de 1995 Michael J. Walker, F.S.A., Josep Gibert I Clols . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .11 La Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar, en la Encarnación de Caravaca de la Cruz: Campaña de 1995 Michael J. Walker, F.S.A., Abel Gómez Domínguez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .21 Los abrigos del Cabezo Negro. Lorca (Murcia). Campañas de 1994 y 1995 y addenda campaña 1996 Ricardo Montes Bernárdez, Tomás Rodríguez Estrella . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .29 Las pinturas rupestres levantinas de los abrigos de Fuensanta (Moratalla, Murcia) Miguel Ángel Mateo Saura, José Antonio Bernal Monreal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .53 Informe sobre la intervención arqueológica realizada en el poblado calcolítico de “El Estrecho” (Caravaca), en noviembre de 1995. Juan Carlos Verdú Bermejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .65 El poblado argárico de El Portillo (Sierra de La Puerta, Cehegín, Murcia) Joaquín Lomba Maurandi, Francisco Peñalver Aroca, Francisco Fernández Matallana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .73 Excavación arqueológica de urgencia en el subsuelo de la antigua iglesia del Convento de las Madres Mercedarias, (C/. Zapatería - C/. Cava, Lorca) Andrés Martínez Rodríguez, Juana Ponce García . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .89 Primera intervención en el solar de calle Los Tintes, esquina con la Plaza de Juan Moreno (Lorca) María Belén Sánchez González . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .139 Segunda intervención arqueológica en la Plaza de Juan Moreno, n.º 8, confluencia con calle Los Tintes, Lorca Andrés Martínez Rodríguez, Juana Ponce García . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .149 Excavaciones arqueológicas subacuáticas realizadas por el Centro Nacional de Investigaciones Arqueológicas Submarinas en el yacimiento de la Playa de la Isla (Mazarrón). Memoria de la campaña de 1995 Iván Negueruela Martínez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .161 El poblado ibérico de la Loma del Escorial, Los Nietos (Cartagena). Informe preliminar de las campañas de 1992 a 1995 Carlos García Cano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .181 V Campaña de excavaciones en el santuario ibérico de La Luz (Murcia) Pedro A. Lillo Carpio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .201 La Fuente de la Pinilla (La Pinilla, Fuente Álamo). II Campaña de Excavaciones (1994-95) Miguel Martín Camino, Blanca Roldán Bernal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .213

Excavación de urgencia en el conjunto arqueológico de Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla-Murcia) 1995 José Miguel García Cano, Emiliano Hernández Carrión, Virginia Page del Pozo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .221 Baños romanos de Fortuna (Murcia). Campaña de 1995 Antonino González Blanco, Rafael González Fernández, Francisco Fernández Matallana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .227 Últimas lecturas en la Cueva Negra (mayo de 1995) Marcos Mayer Olivé, Isabel Velázquez Soriano, Rafael González Fernández, Antonino González Blanco . . . . . . . . . . . . .241 Intervención arqueológica en el cerro del Molinete (Cartagena). Años 1995-1996. Valoración histórica del yacimiento Blanca Roldán Bernal, Luis de Miguel Santed . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .247 Excavaciones arqueológicas en el teatro romano de Cartagena. Campaña de 1995 Sebastián F. Ramallo Asensio, Pedro A. San Martín Moro, Elena Ruiz Valderas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .295 Intervención arqueológica en el proceso de rehabilitación del Real Hospital de Marina en Cartagena. M.ª del Carmen Berrocal Caparrós . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .335 “El Casón de Jumilla”: líneas de estudio para un proyecto integral de investigación histórico-arqueológica de un mausoleo tardorromano José Miguel Noguera Celdrán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .367 Intervención de urgencia en la Cuesta del Río (inmediaciones de Begastri, Cehegín) Francisco Peñalver Aroca, Francisco Fernández Matallana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .413 Vidrios procedentes de la excavación de urgencia de Begastri (Cuesta del Río). Diciembre-95 Francisco Fernández Matallana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .421 Excavaciones arqueológicas en Águilas (1995) Juan de Dios Hernández García . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .429 Acondicionamiento de diversos senderos naturales en Águilas Juan de Dios Hernández García . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .439 Memoria de la VI y VII campañas de excavaciones arqueológicas en el cerro del castillo del Yecla (1995 y 1996) Liborio Ruiz Molina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .459 Actuaciones arqueológicas en Barrio Medieval de Cuatro Cantones (Cehegín) Salvador Martínez Sánchez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .471 La “Puerta de Caravaca” de la Villa Medieval de Cehegín. Actuaciones de limpieza y consolidación Salvador Martínez Sánchez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .479 Casas y tiendas en la Murcia andalusí. Excavación en el solar municipal de Plaza de Belluga Pedro Jiménez Castillo, Julio Navarro Palazón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .489

Sistemas hidráulicos y transformaciones urbanas en el sector oriental de Mursiya. Informe preliminar de la intervención realizada en la Plaza de Las Balsas, n.º 15 Alfonso Robles Fernández, Elvira Navarro Santa-Cruz, María Martínez Alcalde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .533 Intervención arqueológica en calle Marengo, n.º 8 de Murcia. Informe arqueológico preliminar (actuación de campo) José Domingo López Martínez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .553 Excavaciones arqueológicas en el ala Sur del convento de Agustinas Descalzas (Murcia) Inmaculada Ruiz Parra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .557 Casas y cementerios islámicos en Murcia. El solar n.º 1-3 de la Plaza de Santa Eulalia Mariano Bernabé Guillamón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .573 Entre defensas, edificios religiosos y cementerios. Actuación arqueológica en el entorno de la capilla de San José, Iglesia de Santa Eulalia (Murcia) José A. Sánchez Pravia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .595 Excavación arqueológica de C/. Ceferino, n.º 4-8 (Murcia) Francisco Muñoz Martínez, Trinidad Castaño Blázquez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .625 Los acueductos de las acequias Alquibla, El Turbedal y la Dava (Alcantarilla): datos arqueológicos sobre la evolución del sistema de regadío rural de la huerta de Murcia durante la Alta y Baja Edad Media Manuel López Campuzano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .635 Arquitectura defensiva: delimitación de entornos y documentación histórica de 20 torres y castillos José A. Manzano Martínez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .657 Prospección arqueológica del trazado de la línea de Efluentes al mar, recorrido terrestre de Cartagena, Murcia Pilar Arias Cabezudo, Nuria Gil Guzmán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .749 Prospección en el área oriental de Cartagena y Cabezo Gallufo (Cartagena). Octubre de 1995 M.ª Ángeles Pérez Bonet, Miguel Martín Camino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .753 Extracción de los pavimentos romanos de Los Ruices (El Algar, Cartagena) Blanca Roldán Bernal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .765

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO, EN DOLORES DE PACHECO DE TORRE PACHECO: CAMPAÑA DE 1995

Michael J. Walker, F.S.A. Josep Gibert I Clols

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996 REVISADO: 2001

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO, EN DOLORES DE PACHECO DE TORRE PACHECO: CAMPA ÑA DE 1995

MICHAEL J. WALKER, F.S.A. 1 , JOSEP GIBERT I CLOLS 2 1

Área de Antropología Física, Departamento de Biología Animal, Facultad de Biología, Universidad de Murcia,30100 Murcia 2

Institut Paleontològic “Dr.M. Crusafont” de la Excmª. Diputació de Barcelona, Carrer de l’Escola Industrial 23, 08201 Sabadell, Barcelona

Keywords: Homínidos de Neanderthal y pre-Neanderthal; Paleolítico Medio; Pleistoceno Medio y Superior. Resumen: Se comentan los trabajos en el yacimiento efectuados en 1995 con el descubrimiento de restos del Hombre de Neanderthal (Homo sapiens neanderthalensis) y pre-Neanderthal (Homo heidelber

gensis cf. steinheimensis), de la fauna extinta, y restos paleolíticos del Paleolítico Medio.

La campaña de 1995 ocupaba veinte días del 26 de junio al 13 de julio. La excavación de la breccia fosilífera en la Sima de las Palomas comenzó en 1994 después de que la tamización en 1992 y 1993 de las escombreras mineras al lado del lugar puso de relieve la presencia de valiosas piezas tanto de homínidos, como de utensilios del Paleolítico Medio y elementos de la fauna extinta del Pleistoceno Medio reciente y Superior inicial, cuya cronología fue reafirmada por tres fechas obtenidas por la metodología geofísica de la resonancia del “spin” (o rotación) de electrones. Desde la torre de andamiaje -elevada en la sima en 1994 gracias a la colaboración de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y el Proyecto I+D PB92-0971 de la Dirección General de Investigación Científica y Tecnológica del Ministerio de Educación y Ciencia- en 1995 se inició la excavación de la extensión del corte superior de la columna de breccia (adosada contra la pared posterior de la sima) sobre un área de 1,0 metro en dirección Norte por 1,2 metros de anchura

Este-Oeste, para poder acercarse, así, al borde exterior de la visera. Es importante indicar que en esta zona de la extensión el sedimento ocupaba todo el espacio casi hasta el techo rocoso que se separaba de él por apenas 15 cm. La reducción tuvo que efectuarse por el trabajo manual de un excavador de pie en la zona pequeña excavada en 1994 conformada por un nicho erosivo en la columna de breccia fosilífera que nos había brindado la oportunidad de iniciar la excavación metódica del corte superior de manera amena para evitar daños inoportunos a un depósito con características estratigráficas desconocidas al comienzo de la campaña en dicho año. Por otra parte, la dificultad que suponía el relleno total de la zona de la extensión que hubo que reducir en 1995 imposibilitó la reducción de la parte superior de la extensión en niveles muy finos sino en una capa de unos 25 cm. a la que se designaba como el IA para evitar confusión con la clasificación de los niveles inferiores a los que se aplicará la enumeración correspondiente a aquellos excavados en 1994.

12

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO, EN DOLORES DE PACHECO DE TORRE PACHECO: CAMPAÑA DE 1995

1 = sectores bajo excavación metódica 2 = pared de la cueva a nivel de la gelería principal (MC) 3 = sima hacia arriba, respecto a 2 4 = sima hacia abajo, recpecto a 2 5 = torre de andamiaje 6 = estalagmita 7 = breccia fosilífera MC = galería principal A = acceso superior de la sima B = acceso medio de la sima con obras de minería EL = túnel horizontal, o galería minera, de acceso de la ladera UC = corte superior LC = corte inferior TS = sima terminal Los desniveles se indican en metros por números.

La Sima de las Palomas del Cabezo Gordo. Plano.

13

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

La Sima de las Palomas del Cabezo Gordo: Restos del Hombre de Neanderthal y pre-Neanderthal (Homo sapiens neanderthalensis; Homo heidelbergensis cf. steinheimensis), 1991 a 1995 Sigla CG-1

Edad Adulto

Descubrimiento 1991

Procedencia breccia superior

CG-2 CG-3 CG-4 CG-5 CG-6

Clasificación mandíbula unida a las maxilas cuerpo mandibular dchº fragtº occipital fragtº parietal fragtº parietal cuerpo mandibular izqdº

Adulto Adulto Adulto Adulto Adulto

1995 1992 1992 1992 1993

CG-7 CG-8 CG-9 CG-10 CG-11

cuerpo mandibular axis axis hueso wormiano escama temporal izqdª

Niño Adulto Juvenil Adulto Adulto jóven

1993 1993 1993 1993 1993

CG-12 CG-13 CG-14

Adulto Adulto Adulto

1994 1995 1994

Adulto

1993

Adulto Adulto Infantil o fetal ¿adulto?

1992 1994 1994 1994

CG-32 CG-35

fragtº temporal izqdº fragtº parietal fragtº frontal izqdº , torus supraorbitario y trigono fragtº frontal dchº, torus supraorbitario fragtº frontal fgtº peroné Cúbito fragtº metacarpiano III dchº fragtº húmero izqdº fragtº epitroclear húmero izqdº canino supr dchº insivo infr izqdº lat falange distal mano molar supr canino supr izqdº incisivo supr central dchº molar infr temporáneo izqdº incisivo supr central izqdº canino infr ¿dchº? canino supr temporáneo dchº germen dentario molar infr dchº

ladera, escombrera minera ladera, escombrera minera ladera, escombrera minera ladera, escombrera minera talud, entre pie de columna de breccia y entrada galería minera galería minera ladera, escombrera minera ladera, escombrera minera galería minera minera talud al pie de columna de breccia ladera, escombrera minera ladera, escombrera minera ladera, escombrera minera

CG-76 CG-77 CG-78 CG-77 CG-80 CG-81

CG-15 CG-16 CG-17 CG-18 CG-19 CG-20 CG-21

1994 1994

ladera, escombrera minera

Adulto Niño

1994 1994 1995 1995 1995 1995 1995

breccia superior, capa (2d) breccia superior, capa (2d) breccia superior, capa (2g) breccia superior, capa (Ia) breccia superior, capa (Ia) ladera, escombrera minera breccia superior, capa (2f)

Juvenil/adolescente

1995

breccia superior, capa (2k)

Adulto Niño

1995 1995

breccia superior, capa (2f) breccia superior, capa (2i)

Infantil Adulto

1995 1995

breccia superior, capa (2f) breccia superior, capa (2h)

canino temporáneo canino supr izqdº

Niño Adulto

1995 1995

Adulto Infantil Niño Niño

1995 1995 1995 1995 1995 1995 1995

breccia superior, capa (2i) breccia superior, capa (2i) breccia superior, capa (2i)

CG-85

raíz de diente anterior fragtº maxila izqdª fragtº proxl húmero cuerpo vertebral ¿torácica? fragtº ¿pélvico? fragtº diafisario ¿peroné? fragtº arco neural vertebral cabeza humeral

ladera, escombrera minera breccia superior, capa (Ia) ext N breccia superior, capa (2i) ladera, escombrera minera breccia superior, capa (2i) breccia superior, capa (2i)

Niño

1995

CG-86

fragtº púbico sinfisario

Adulto/adolescente

1995

CG-87

corona molar permanente

Niño

1995

breccia superior, capa (Ia) ext N breccia superior, capa (Ia) ext N breccia superior, capa (Ia) ext N

CG-22 CG-23 CG-24 CG-25 CG-26 CG-27 CG-28 CG-29 CG-30 CG-31

CG-82 CG-83 CG-84

14

talud al pie de columna de breccia ladera, escombrera minera ladera, escombrera minera breccia superior, capa (2b) base de columna de breccia

Adulto Adulto

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO, EN DOLORES DE PACHECO DE TORRE PACHECO: CAMPAÑA DE 1995

1 = sectores bajo excavación metódica 2 = reja de protección 3 = escaleras metálicas 4 = capas de encostramiento 5 = breccia fosilífera 6 = lentes de tierra quemada 7 = estalagmita 8 = sin excavar 9 = torre de andamiaje MC = galería principal A = acceso superior a la sima ML = túnel horizontal, o galería minera, de acceso de la ladera UC = corte superior TS = sima terminal x, y, z = puntos de referencia para la planimetría 1,2 3 = muestras de aragonita enviadas para determinación geocronológica por la metodología geofísica del torio-uranio

La Sima de las Palomas del Cabezo Gordo. Alzado

15

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

CG-2: Hemimandíbula humana, con fuertes señales de haber sido afectado por fuego, de forma humana arcaica pre-Neanderthal, quizás del Homo heidelbergensis cf. steinheimensis, encontrado en la escombrera minera de la ladera.

CG-24: Falange terminal humana, excavada en la capa (2g) del corte superior en 1995

CG-80: Fragmento proximal de húmero de niño, excavado en la capa (2i) del corte superior en 1995.

16

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO, EN DOLORES DE PACHECO DE TORRE PACHECO: CAMPAÑA DE 1995

La zona de extensión bajo la visera del corte superior de la columna de breccia fosilífera antes y después de la campaña de 1995 -esta zona fue reducida manualmente desde el nicho erosivo en la columna donde se había excavado en 1994-. La tierra fue bajada en cubos por una tirolina y llevado a lavar sobre tamices geológicas en la dependencias de la empresa marmolista del Cabezo Gordo S.A.

17

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Así pues, los trabajos de excavación en 1995 se dirigieron mayormente a la extensión septentrional del corte superior, con respecto al área excavada en 1994, y debido tanto a la mayor extensión de superficie aquí, como la aproximación del relleno al techo rocoso, la excavación empezó a profundizar en el relleno sedimentológico de la capa (Ia), aunque el proceso de la excavación manual fue dificultado por la restricción incómoda del lugar de trabajo. Al final de la campaña aún quedaba una parte sin excavar del nivel (Ia) en dicha extensión. Fueron encontrados restos humanos de gran interés paleoantropológico, entre los que destacan un fragmento de cabeza quemada de húmero infantil e importantes piezas dentarias. También se profundizó en la parte meridional del corte superior donde se había rebajado hasta la capa (2e) en 1994. En 1995 fueron excavadas aquí las capas arbitrarias (2f), (2g), (2h), (2i), (2j) y (2k) de 50 mm de espesor cada una. La base de la capa (2k) se definía en -3,225 metros bajo la marca de referencia en la reja superior. Las capas ofrecieron abundantes restos óseos macro- y microfaunísticos (incluso de tortuga) y gasterópodos, a menudo con señales de fuego. En 1995 la excavación llegó al nivel (2k) para evitar que el sondeo en el recodo avanzara a un nivel tan profundo que dificultaría el trabajo futuro del desmonte del perfil Norte, con el objeto de ampliar el corte mediante extensión bajo la visera hacia el Norte, donde el relleno subía detrás del borde exterior de ésta para rellenar la cavidad detrás, hasta casi tocar el techo rocoso. Fueron excavados en la capa (2f) un molar temporáneo inferior izquierdo humano y un canino inferior izquierdo, en la capa (2g) una falange distal humana (de un dígito entre II y V), y en la capa (2h) un primer o segundo molar inferior izquierdo humano. La capa (2i) aportó un canino temporáneo superior, un fragmento proximal de húmero de niño, un fragmento diafisario (quizás de peroné), un cuerpo de vértebra inmadura (probablemente torácica), un fragmento posiblemente pélvico y una raíz quemada quizás de canino superior. En la capa (2j) fue encontrada parte del arco neural de una vértebra posiblemente humano y en la (2k) un incisivo central superior izquierdo permanente de adolescente (de raíz abierta). Las capas aportaron considerable material paleolítico musteriense del Paleolítico Medio y restos faunísticos. Además de seguir con la excavación de las escombreras mineras colgadas en la ladera –que aportaron hallazgos importantísimos, entre lo que destaca una hemimandíbula quemada de homínido arcaico, tal vez pre-Neanderthal

18

(Homo heidelbergensis cf. steinheimensis), se inició una excavación de 2 metros x 1 metro en el piso de la galería principal al pie de la sima, en el nicho rocoso situado en el ángulo Sureste de ésta. Se designó este sector el corte inferior para separarlo del corte superior en la boca de la sima. El interés en este sector inferior se radicaba en la preocupación científica por los sedimentos, inferiores e invisibles, bajo la columna visible de breccia y muy en particular, bajo las lentes de tierra quemada que hacen acto de presencia en la parte inferior visible de dicha columna, que podrían ser la fuente de algunos restos de homínidos muy arcaicos, de tipo pre-Neanderthal, que fueron hallados durante los trabajos de nivelación del talud adosado al pie de la mencionada columna en campañas anteriores. En 1994 una prospección del nicho rocoso donde se abrió el corte inferior dio a conocer la presencia de tierra arenosa pegada a la pared y se preguntaba si aquélla fuese un vestigio del relleno del Pleistoceno. Al final de la campaña de 1995, el corte inferior alcanzaba un metro de profundidad en los escombros y tierra removida por la actividad minera, sin lograr sedimentos del Pleistoceno. Fue asignado el número de (1001) a esta capa de remoción reciente, que fue reducida en 1995 por 20 niveles de 5 cm, enumerados del (1001a) al (1001t). Se apreciaron diversas lentes de tierra de color negro, indudablemente producidas por hogares mineros, y fue excavado un cartucho de rifle de la marca “Winchester” a -0,60 m de profundidad. Sin embargo, no fue encontrado ningún nivel de la breccia del Pleistoceno. Al tratarse de escombros y remoción moderna, la tamización fue realizada en seco y se consideraba innecesario guardar los restos microfaunísticos que pudieron ser modernos en la mayoría. Los muy escasos restos de fauna mayor fueron guardados por si acaso indicaran especies extintas cuyos restos hubiesen sido removidos por la minería. La presencia de una gran masa rocosa en el extremo Sureste del corte inferior suscitaba una posibilidad de la desembocadura baja ella de una galería natural rellenada de sedimento, que tal vez en el Pleistoceno ofreciese un acceso inferior a la sala principal desde el exterior. La excavación en esta zona se propuso para campañas futuras. Conviene observar, que la metódica excavación científica apenas ha comenzado y que la mayoría de los hallazgos todavía proceden del material de procedencia incierta que fue arrojado por los mineros que invadieron la cueva al final del siglo XIX y que hemos recuperado por la tamización de

LA SIMA DE LAS PALOMAS DEL CABEZO GORDO, EN DOLORES DE PACHECO DE TORRE PACHECO: CAMPAÑA DE 1995

las escombreras de ellos. Por consiguiente, los hallazgos excavados en el corte superior son todavía mucho menos que los restos abundantes procedentes de las escombreras de la ladera del Cabezo Gordo bajo la boca superior de la Sima de las Palomas. Aunque todos indican un periodo muy antiguo, del Pleistoceno Superior antiguo o Medio reciente, la ausencia de procedencia estratigráfica conocida de la mayoría de los restos del Paleolítico Medio y paleontológicos recuperados hasta ahora desaconseja su presentación como si de un conjunto homogéneo en el tiempo y espacio se tratase, por impresionantes que sean muchos componentes, tanto líticos como paleontológicos. El equipo fue alojado en el Centro Cívico de Dolores de Pacheco que había sido adecuado para nosotros por la muy agradecida colaboración del Excmo. Ayto. de Torre Pacheco

y la alcaldía pedánea de Dolores de Pacheco, que también pusieron a nuestra disposición el Polideportivo con duchas y piscina frente al Centro donde hubo servicio del comedor. En el equipo participaron alumnos y licenciados de las universidades de Murcia, Barcelona, Autónoma de Barcelona, Granada, Santiago de Compostela, del País Vasco, California en Los Ángeles, Southampton, Nottingham y Oxford, además de socios de la Coordinadora para la Defensa del Cabezo Gordo y de la organización no gubernamental (ONG) internacional, el Earthwatch Institute con sede en Boston de los EE.UU. La campaña fue organizada bajo el lema de la “Escuela de Campo de la Paleoantropología y Prehistoria del Cuaternario de la Región de Murcia”, cuyos alumnos recibían charlas sobre dicha temática y asistieron a excursiones a otras estaciones o museos de relevancia.

19

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL RÍO QUÍPAR, EN LA ENCARNACIÓN DE CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1995

Michael J. Walker, F.S.A. Abel Gómez Domínguez

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996 REVISADO: 2001

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL R ÍO QUÍPAR, EN LA ENCARNACI ÓN DE CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1995 MICHAEL J. WALKER, F.S.A 1 ., ABEL GÓMEZ DOMÍNGUEZ Área de Antropología Física, Departamento de Biología Animal, Facultad de Biología, Universidad de Murcia, 30100 Murcia

Palabras clave: Hombre de Neanderthal; Paleolítico Medio; Megaceros Resumen: Se comentan los trabajos en el yacimiento efectuados en 1995 con el descubrimiento de restos del Hombre de Neanderthal (Homo sapiens neanderthalensis), de la fauna extinta –especialmente el cérvido gigante Megaceros-, y restos paleolíticos del Paleolítico Medio.

La excavación de 1995 tuvo como objeto principal la profundización del sector Noreste bajo la visera, donde había antes tres enormes rocas, desprendidas de la visera en época antigua, que fueron finalmente reducidas durante la campaña de 1991 cuando se inició, a continuación, la excavación del pedimento de sedimentos amarillos que ofrecía sustento a dos de las rocas que lo habían protegido de la erosión causada por el ganado y la acción antrópica detrás de ellas dentro del abrigo. El color amarillo separaba nítidamente los sedimentos intactos del Pleistoceno de la tierra suelta de color gris que los recubría en diversos sectores, producida por efectos antrópicos y del ganado en época moderna. La excavación del pedimento en 1991 y 1992 puso de relieve la presencia de la industria del Paleolítico Medio en estos sedimentos –que son los más elevados de todos los sedimentos del Pleistoceno en la cueva– similar a aquélla excavada en nuestra excavación profunda en el interior del abrigo.

22

En 1993 y 1994, se continuó la labor de la excavación del sector Noreste bajo la visera, con importantes hallazgos correspondientes a restos mandibulares de elefántido y rinocerótido y gran parte de un cráneo de rinocerótido –del rinoceronte de la estepa, Stephanorhinus hemitoechus- en contacto con elementos paleolíticos y un diente canino superior izquierdo adulto del Hombre de Neanderthal (CN-2: C3e(2c)H0001). En una situación próxima, además, fue excavada la diáfisis de un cúbito derecho del Hombre de Neanderthal (CN-3: C3f(2c)H0001). La meta en 1995 fue la de conseguir la unión entre la excavación en dicho sector -un área de 4x5 metros dividida en las cuadrículas métricas B3a, B3b, B3c, B4a, C2c, C3a, C3b, C3c, C4a, C2f, C3d, C3e, C3f, C4d, C2i, C3g, C3h, C3i y C4g- con el sector interior de 3x2 metros correspondiente a las cuadrículas C2a, C2b, C2d, C2e, C2g y C2h-. El objetivo fue la facilitación del acceso al sector interior, de la iluminación de éste, la excavación en futuras campañas de una zona

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL RÍO QUÍPAR, EN LA ENCARNACIÓN DE CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1995

Perfiles sinópticos: E-W (dirección x-x´ en el plano horizontal). S-N (dirección y-y´ en el plano) Capas litoestratigráficas (se omiten aquí los distintos niveles designados en cada capa por el proceso de excavación): 1 = tierra suelta grisácea de remoción reciente 2 = capa litoestratigráfica 2 de tierra amarillenta con loess, arena y piedras angulosas, encima de un nivel de erosión de la capa 3 3 = capa litoestratigráfica 3 de tierra amarillenta con loess, arena y piedras angulosas, encima de una costra, fina y discontinua, de carbonato de calcio y piedras angulosas; con niveles de erosión quizás debido a agua recogida detrás de un enorme bloque caído del techo, reducido parcialmente por agua filtrada del techo después 4 = capa litoestratigráfica 4 de tierra amarilenta-verdosa M = astas de Megaceros (campaña de 1995) A = gran bloque caído de la visera, empotrado en niveles superiores de la capa 2 Z = “zulo” excavado en o después de la Guerra Civil 1981 = perfiles de la prospección arqueológica en 1981 S = silos recientes P = pedimentos de sedimento del Pleistoceno bajo los bloques caídos de la visera (reducidos en 1991)

23

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

continua de 7 metros de longitud, desde el interior al exterior, y la comparación y contrastación de aspectos estratigráficos y la distribución de los restos. En 1995 la raíz quemada de una pieza dentaria adulta uniradical, probablemente de homínido, fue excavada en la cuadrícula C4g en la capa horizontal (2c); esta pieza ha sido enumerada provisionalmente CN-7, (C4g(2c)H0001). También en 1995 se profundizó en el sector interior, con el hallazgo espectacular de parte del hueso frontal con las cornamentas proximales de un cérvido gigantesco del género extinto Megaceros que apareció en los niveles (3k) y (3l) de las cuadrículas C2b y C2e. El fósil fue consolidado con “Paraloid” y “Valzapón” antes de ser levantado. Luego fue restaurado por el licenciado en Biología D. José Luis Santamaría, del Ayto. de Orce (Granada). La opinión paleontológica más extendida en España es que Megaceros se extinguió en la Península algo después del último periodo interglacial, cuya duración fue entre hace 128.000 y 118.000 años. Por otra parte, hay datos que implican su perduración en Francia hasta hace tan sólo 40.000 años. Además de seguir excavando meticulosamente, con paletín, el área extensa de la excavación arqueológica que en 1995 se extendía desde la parte interior hasta la visera del abrigo, también en esta campaña se redujo la considerable acumulación moderna de tierra grisácea suelta y piedras. Esta tierra probablemente procede de la excavación en la cueva, en época de la Guerra Civil e inmediatamente después, de varios silos, pozos y un “zulo”, rellenando éstos además de haber sido amontonada encima de la superficie del sedimento del Pleistoceno en el sector interior, cerca de la pared posterior del abrigo. La tamización de esta tierra aportó restos valiosos, entre los que destacan dos piezas dentarias neandertalenses, otras de oso y rinoceronte, y diversas piezas paleolíticas de interés. El arduo trabajo de limpieza permitió, además, contrastar la secuencia estratigráfica expuesta en las paredes del “zulo” profundo, cerca del sector interno de la excavación arqueológica. Dicha labor nos brindó una visión mucho más completa para analizar los distintos procesos responsables de la sedimentación en la cueva. Ya en 1991 un diente incisivo adulto del homínido neandertalense (Homo sapiens neanderthalensis) fue hallado en la zona posterior del abrigo en la tierra suelta superficial de color gris (CN-1: B1i(1)H0001). En 1995 el levantamiento del resto de esta tierra suelta gris que quedaba en el abrigo proporcionó dos piezas dentarias del homínido neanderta-

24

lense. Una se encontró durante la tamización de tierra gris suelta procedente de la cuadrícula mayor C1. Se trata de un premolar anterior izquierdo mandibular adulto (CN-5: C1(12a)H0001). La otra fue encontrada en la tierra superficial de la cuadrícula métrica B2f: se trata de un incisivo lateral izquierdo maxilar adulto (CN-6: B2f(1-2a)H0001), cuyo aspecto lingual ofrece la corona en típica forma neandertalense “de pala”, con atrición considerable del esmalte e –igual al canino CN-2- exposición del canal puloposo y deposición de dentina secundaria como respuesta a la lesión. Las dimensiones odontométricas y la atrición coronaria son típicas de las piezas neandertalenses, especialmente las elevadas dimensiones cervicales bucolinguales. CN-5 Premolar anterior izquierdo mandibular permanente Altura incisoapical 22,9 mm Dimensión mesiodistal de la corona 6,2 mm Dimensión bucolingual de la corona 7,6 mm Altura bucal de la corona 10,4 mm Altura bucal de la raíz 14,6 mm Dimensión mesiodistal cervical 5,5 mm Dimensión bucolingual cervical 7,0 mm Dimensión mesiodistal máxima de la raíz 5,0 mm Dimensión bucolingual máxima de la raíz 6,9 mm CN-6 Incisivo lateral izquierdo maxilar permanente Altura incisoapical 25,2 mm Dimensión mesiodistal de la corona 7,6 mm Dimensión bucolingual de la corona 9,6 mm Altura bucal de la corona 9,6 mm Altura bucal de la raíz 7,9 mm Dimensión mesiodistal cervical 5,8 mm Dimensión bucolingual cervical 7,8 mm Dimensión mesiodistal máxima de la raíz 5,3 mm Dimensión bucolingual máxima de la raíz 8,7 mm La cronología precisa de los niveles del Pleistoceno sigue siendo una incógnita. La excavación de 1995 proporcionó algunos fragmentos de sílex quemado que fueron enviados a la Universidad de Oxford con el objetivo de ser sometidos a la metodología geocronológica de la termoluminescencia por el famoso “Research Laboratory for Art and Archaeology” del Departamento de Física, que desgraciadamente, los declaró insuficientes para permitir el empleo de dicha técnica.

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL RÍO QUÍPAR, EN LA ENCARNACIÓN DE CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1995

a = plano horizontal de la cueva con indicación de la zona bajo excavación (1)y de bloques caídos de la visera (reducidos en 1991) Z = “zulo” excavado en o después de la Guerra Civil 1981 = cortes de la prospección arqueológica en 1981 S = silos recientes ◊ = dientes del Hombre de Neanderthal hallados en tierra superficial de remoción reciente en 1991 y 1995 M = astas de Megaceros (campaña de 1995) b = cuadriculación de la cueva c = zona excavada de la parte superior de la capa litoestratigráfica 2 Campañas de 1993 y 1994: ◊ = canino CN-2 y cúbito CN-3 del Hombre de Neanderthal; • = mandíbulas de elefante y rinoceronte y cráneo de este d = zona excavada de la parte inferior de la capa litoestratigráfica 2 e = zona excavada de la capa litoestratigráfica 3; • = Megaceros (campaña de 1995) d = zona excavada de la capa litoestratigráfica 4

Como en años anteriores, todo el sedimento procedente de la cuadrícula C2a fue lavado por tamices de malla decreciente de 8, 6 y 2 mm, con la retención para el análisis posterior de la gravilla separada así de los materiales óseos y arqueológicos. La presencia en 1995 de la reconocida especialista en la paleontología avina del Cuaternario, Anne Eastham, permitió la clasificación de casi mil elementos óseos de la fauna avina así recogidos mediante dicha técnica a lo largo de los seis años de nuestros trabajos en la cueva.

La fauna de la Cueva Negra incluye elefántido, rinoceronte, hiena, oso, uro, bisonte, caballo silvestre, cabra hispánica, Megaceros, ciervo común, gamo, lince, zorro, castor, liebre y tortuga. Desde 1990 han sido clasificados en nuestro laboratorio unos 4.520 huesos de mamíferos, 960 de aves y 650 de tortuga y otros reptiles (las cifras para astillas óseas inclasificables son 5.450, 1.325 y 750, respectivamente). La industria musteriense del paleolítico medio recogida desde 1990 consiste en 250 piezas clasificables y 2.600 esquirlas o fragmentos inclasificables. La materia prima es sílex

25

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Incisivo lateral izquierdo maxilar permanente del Hombre de Neanderthal. Arriba: caras bucal y lingual. Abajo: vista interproximal (bucolingual)

26

(generalmente de baja calidad), caliza silícea metamorfoseada y dolomía de origen jurásico, y algunas piezas de cuarcita. Mayormente, la materia prima parece proceder de un pequeño afloramiento de conglomerado, localizado en 1991 a 800 metros al Noreste de la cueva. El afloramiento contiene cantos cementados que fueron depositados en una playa fósil del Mioceno Superior, probablemente en la fase del tortoniense, que luego fue expuesta por la erosión de un barranco durante el Cuaternario reciente. El afloramiento ofrece un impresionante acantilado donde el barranco comienza. En 1995 fue localizado el perfil de la parte posterior de dicha playa fósil, en otro barranco detrás del citado afloramiento, que permite observar claramente la presencia de bloques angulosos de consideración, que fueron desprendidos por la erosión de un antiguo acantilado, conformado por caliza del Jurásico que fue la fuente de los cantos lavados por las olas del “Mar de Tethys” del Mioceno Superior e incorporados en la playa que corresponde al conglomerado actual. El conglomerado ofrece fósiles de moluscos grandes, especialmente de pectínidos y ostrácidos. La clasificación e investigación traceológica de la industria están en proceso de elaboración por el licenciado en Geografía y Historia, Isaac Serrano Izquierdo, Becario desde 1995 por la Dirección General de Investigación Científica y Técnica adscrito al Proyecto (PB92-0971) dirigido por M. J. Walker de la DGICYT del Ministerio de Educación y Ciencia para la investigación de los yacimientos con restos del Hombre de Neanderthal y del Paleolítico Medio de la Cueva

LA CUEVA NEGRA DEL ESTRECHO DEL RÍO QUÍPAR, EN LA ENCARNACIÓN DE CARAVACA DE LA CRUZ: CAMPAÑA DE 1995

Premolar anterior izquierdo mandibular permanente del Hombre de Neanderthal. Izquierda: cara lingual. Derecha: vista interproximal (bucolingual).

Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar. Excavación arqueológica en 1995. El lavado del sedimento excavado se efectúa en la explanada de la entrada de la cueva sobre tamices geologógicas por agua bombeada desde el Río Quípar a un depósito del que la distribuye mangueras a cuatro conjuntos de tres tamices de malla reducida (de 8, 6 y 2 mm) colgados de trípodes. La excavación procede tanto bajo la visera en la parte superior de la capa litoestratigráfica 2 en el que penetraba un silo reciente cuya base se puede ver, como más adentro en la parte inferior dicha capa y en la 3 sobre la que se puede ver un cubo con tierra situado en el lugar donde fue excavado el fósil del extinto ciervo gigante del Megaceros que se ve en detalle.

27

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Negra del Estrecho del Río Quípar en La Encarnación de Caravaca de la Cruz y la Sima de las Palomas del Cabezo Gordo en Dolores de Pacheco de Torre Pacheco. Se agradecen el permiso del Delegado Provincial del

28

Ministerio de Educación y Ciencia para el disfrute de las instalaciones residenciales del Colegio Público de Educación Especial “Ascruz” y la amable colaboración del Director de dicho Centro. Esta colaboración facilitó la realización de la tercera edición de la “Escuela de Campo `Cueva Negra de la Encarnación´ de la Prehistoria y Paleoantropología del Cuaternario de la Región de Murcia, Caravaca de la Cruz, 1995”, con la asistencia de 25 alumnos y licenciados de las universidades de Murcia, Alicante, Barcelona, Complutense de Madrid, León, Castilla-La Mancha (Toledo), Southampton, Oxford, Londres, Bolonia, Gotinga y California (Los Ángeles). Colaboraron con la campaña diversos socios de la organización no gubernamental (ONG) internacional que es el Earthwatch Institute, con sede en Boston de los EE.UU., cuyo esfuerzo físico fue de gran utilidad para el desarrollo de los trabajos de campo.

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Ricardo Montes Bernárdez Tomás Rodríguez Estrella

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPA ÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPA ÑA 1996)

RICARDO MONTES BERNÁRDEZ, TOMÁS RODRÍGUEZ ESTRELLA

Palabras clave: Musteriense, clima cálido. Resumen: A lo largo de tres campañas se ha investigado este yacimiento musteriense expoliado parcialmente años atrás. La zona es rica en afloraciones de sílex. Nos inclinamos a pensar que todo el paquete estratigráfico corresponde a una ocupación. Los restos óseos se circunscriben sólo al género Equus.

SITUACIÓN

Ubicados en el término municipal de Lorca se encuentran en la ladera Sur del Cabezo Negro, hoja 952 (Vélez Blanco) del mapa topográfico del ejército, a unos 680 m.s.n.m. latitud 37º 47’ 40” y longitud 1º 52’ 23”. Se accede a ellos tomando la carretera de Lorca a Caravaca. En el Km 15 es necesario tomar el desvío hacia Zarcilla de Ramos y tras recorrer 8,3 Km, vírese a la izquierda por el camino indicado como “La Casica”. A 5 Km de camino sin asfaltar se alza el pie del citado cabezo por su vertiente Sur. INTRODUCCIÓN

Sin lugar a dudas, el ámbito geográfico del Cabezo Negro se está convirtiendo, arqueológicamente hablando, en uno de los núcleos de hábitat prehistórico de Murcia que más sorpresas está aportando en cuanto a descubrimientos se refiere.

30

Existen referencias en sus laderas de industria lítica achelense, un interesante poblado eneolítico (El Capitán), 12 tumbas megalíticas, afloraciones de sílex, enterramientos argáricos, etc. La existencia de dos abrigos con industria lítica musteriense nos fue dada a conocer por Andrés Martínez, director del Museo Arqueológico de Lorca, al recepcionar diversas bolsas de material arqueológico entregadas por Juan Gabarrón, procedentes de intervenciones clandestinas. Esto supone que la industria entregada es fruto de una selección y se desconoce su adscripción y situación estratigráfica. Del citado material se han hecho tres apartados según su procedencia: Arrastres, Abrigo Grande y Abrigo Pequeño. Arrastres: Repartidos en diversas bolsas, de estos materiales hay que destacar los restos óseos y diversas hojitas postpaleolíticas así como industria lítica musteriense en sílex con 2 núcleos levallois, un pequeño percutor y diversas lascas. Los útiles se distribuyen así:

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Figura 1. Mapa de situación de los abrigos del Cabezo Negro, Lorca.

31

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lasca levallois Raedera doble recta Raedera transversal recta Raedera simple convexa Raedera simple recta Cuchillo de dorso

1 1 1 3 1 1

Algunas lascas simples, fragmentos informes y un núcleo levallois completan el material depositado en el museo. En líneas generales se aprecian abundantes talones diedros y facetados. Otra característica industrial es el escaso espesor de los útiles. INFORME GEOLÓGICO

Abrigo pequeño 21 útiles Lasca levallois Punta musteriense Raedera simple recta Raedera simple convexa Raedera doble rectilínea Raedera convergente rectilínea Raedera trasversal recta Raedera de retoque alterno Raspador típico Cuchillo de dorso Escotadura Denticulado

1 1 1 4 1 1 1 1 2 2 1 4

Todos realizados en sílex. A ellos hay que añadir un pico triédrico, en cuarcita, fracturado por esquistosidad. Las lascas se distribuyen del siguiente modo: Lascas simples Semidescortezado Reflejadas

94 5 3

Junto a ellas hay un núcleo tipo piramidal, un fragmento de hoja, así como abundantes fragmentos y restos de talla. Abrigo Grande: 27 útiles Lascas levallois Lasca levallois retocada Punta musteriense Raedera simple recta Raedera simple convexa Raedera doble rectilínea Raedera doble recto-convexa Raedera convergente recto-cóncava Raedera doble biconvexa Raedera transversal Raedera transversal convexa Raspador típico Cuchillo de dorso Cuchillo de dorso típico

32

Con objeto de conocer la procedencia de la materia prima (sílex, fundamentalmente) de las piezas líticas, así como el paleohábitat del hombre primitivo, se ha realizado este estudio geológico, habiéndose prestado mayor atención a aquellos fenómenos recientes que pudieran guardar una relación con los estadios del pleistoceno correspondientes al asentamiento humano. Se ha levantado una cartografía de detalle (figura nº 4), a escala 1:18.000, del Cerro Negro y sus alrededores (unos 3 km2), así como realizado un corte geológico de dicho cerro. En los dos yacimientos que se han estudiado (“Abrigo pequeño” y “Abrigo grande”) se han analizado los condicionamientos geológicos y levantado el perfil estratigráfico en uno de ellos (“Abrigo grande”), pues en el otro no ha sido posible, ya que los pastores han sacado fuera del mismo los materiales, y ahora aparecen tamizados en un montón alóctono y desordenado. La distancia entre yacimientos es 32 m y ambos se encuentran ubicados en la falda meridional del Cerro Negro (próximo a su cima), correspondiendo el “Abrigo pequeño” al yacimiento más oriental de los dos y el “Abrigo grande” al más occidental. GEOLOGÍA GENERAL DEL CERRO NEGRO Y SUS ALREDEDORES

2 1 1 5 5 2 1 1 1 3 1 2 1 1

El Cerro Negro y sus alrededores pertenecen geológicamente a la Zona Subbética y más concretamente al dominio paleogeográfico del Subbético Externo. ESTRATIGRAFÍA

Están representados materiales del Cretácico inferior, Cretácico superior, Eoceno, Oligoceno, Mioceno, Plioceno y Cuaternario (fig. nº 4). A continuación se describen las principales características estratigráficas de los tramos que se han distinguido: Aptiense-Albiense Aflora inmediatamente al Sur del Cerro Negro, en el núcleo de un anticlinal. Se trata de margas verdes oscuras y

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Figura 2. Restos líticos existentes en el Museo Arqueológico de Lorca pertenecientes al Abrigo Pequeño.

33

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 3. Restos líticos existentes en el Museo Arqueológico de Lorca, pertenecientes al Abrigo Grande.

margocalizas con abundantes nódulos de pirita y presencia de cuarzo, especialmente en el techo del tramo (Albiense). Se han encontrado abundantes fósiles pelágicos, tales como Hedbergellas, Ticinellas y Rotalíporas. No se ha podido evaluar su potencia, pues no aflora el muro de esta formación. Cenomaniense-Turoniense Sobre el tramo anterior, fundamentalmente margoso, reposan unas calizas margosas blanco-grisáceas con sílex interestratificado de color negro o rojizo. La fauna también es pelágica a base de Rotalíporas, Hedbergellas y Praeglobotruncanas. Su espesor es inferior a 100 m Senoniense-Paleoceno Está constituido por margas y margocalizas blancas y

34

rosadas (“capas rojas”), finamente estratificadas, con abundante fauna pelágica de Globotruncanas y Globorotalias. Tiene una potencia superior a los 150 m y el afloramiento rodea al cerro. Eoceno inferior-medio Viene definido por unas arcillas verdes y margocalizas claras en el techo (bancos de 10 a 25 cm de espesor). Contiene fauna pelágica a base de Globorotalias y Globigerinapsis. Su espesor es de unos 50 m Eoceno superior-Aquitaniense Constituye el cerro propiamente dicho, pues aflora en las cotas más elevadas. En la base de este tramo es donde se localizan los yacimientos y hacia abajo, topográficamente,

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

existe un desnivel de 80 m en 100 m de planta. Presenta tres tramos que son de abajo a arriba: - Biomicritas pararrecifales, en bancos potentes, con abundante fauna de Algas (Melobesias), Briozoos, Espongiarios, Ortophragminas, Operculinas, etc. - Calizas recristalizadas, algo dolomitizadas, con niveles de sílex de color oscuro. - Alternancia de margas con algunos niveles de calizas. Se ha encontrado fauna de Globigerinas, Cibícides y Nodosarias; este nivel tiene una escasa representación en el Cerro Negro, ya que está parcialmente erosionado. En conjunto, los tres niveles se aproximan a los 100 m de espesor. Plioceno Aflora al Oeste del Cerro Negro y está constituido por limos y arcillas y en menor proporción conglomerados y calizas lacustres con Gasterópodos. Cuaternario Al Suroeste del cerro está representado por los aluviales del Río Turrilla y Rambla de Periago, y viene constituido por gravas, arenas, limos y arcillas. Al Este, el Cuaternario aflorante es un eluvial que se nutre de los niveles arcillosos del Cretácico. Por último, en el Sur, existe un piedemonte de cantos calizos angulosos (tal vez de edad Plio-Cuaternario) procedentes del Eoceno superior-Aquitaniense (en el Norte del cerro también está representado, pero con menor superficie). En todos los casos, los afloramientos cuaternarios presentan escasa potencia. TECTÓNICA

El Cerro Negro estructuralmente viene definido por un sinclinal de dirección casi O-E, con núcleo en Terciario, seguido hacia el Sur por un anticlinal de la misma dirección, con núcleo en Cretácico (fig. nº 4). El sinclinal esta afectado por fallas de cizalla de dirección N 60 E y N 110 E y normales de dirección casi O-E. Las primeras delimitan el cerro por el Este, las segundas, por el Oeste y las terceras por el Sur; estas últimas ponen en contacto directo las calizas del Eoceno superior-Aquitaniense con las margocalizas del Senoniense-Paleoceno, haciendo desaparecer las arcillas verdes del Eoceno inferior-medio, y una de ellas es la que condiciona el “Abrigo grande”, al presentar la falla una vergencia hacia el interior del cerro.

Menos frecuentes son las fracturas que presentan una dirección próxima a N-S (de N 20 O a N 20 E) y que han condicionado el “Abrigo pequeño”. GEOLOGÍA DE DETALLE DE LOS YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS:

Yacimiento del “Abrigo Grande”

El abrigo viene condicionado, como se ha dicho, por una falla normal que pone lateralmente en contacto las margocalizas del Senoniense-Paleoceno con las calizas del Eoceno superior-Aquitaniense; estas últimas se han podido ver que buzan entre 30 y 35 º hacia el Norte, a pesar de que el tramo basal está constituido por bancos potentes que enmascaran los planos de estratificación. Dicha característica de masividad ha contribuido, precisamente, a que la roca carbonatada haya sido mas protegida de la erosión que si se hubiese tratado de bancos más delgados y por eso sólo se ha conseguido que los agentes atmosféricos meteoricen suavemente el plano de falla (sin ser destruida la pared subvertical) y den lugar al abrigo arqueológico. En efecto, si el plano de falla tiene un buzamiento de 65º hacia el Norte, el abrigo propiamente dicho tiene sólo 45º en esa misma dirección, apartándose de la vertical 6,5 m (esa es la anchura del abrigo) en una altura de 8 m (ver fig. nº 5). Del yacimiento arqueológico se ha podido levantar un perfil estratigráfico, aprovechando una zanja que fue realizada por los excavadores furtivos. En la pared meridional de la misma se observan, de techo a base, los siguientes tramos litológicos: Estrato I. De 0,00 a 0,10 m Caliche con cierto bandeado, compuesto por cantos planares de naturaleza caliza. Estrato II. De 0,10 a 0,43 m. Arenas algo compactadas (casi areniscas), de color claro por el alto contenido en carbonato cálcico, con cantos calizos del Eoceno superior Aquitaniense de tamaño muy pequeño (menos de 5 mm de diámetro) y bastante homogéneos, aunque con aristas angulosas. Existen intercalaciones de fragmentos de carbón de 5 a 10 mm que presentan una disposición aislada y anárquica, a excepción de un pequeño nivel discontinuo negro de 1 cm, situado entre 0,10 y 0,20 m Estrato III. De 0,43 a 0,48 m. Litología muy similar a la del tramo anterior, pero con granos finos (milimétricos) y abundantes de materia orgánica, que le imprimen al tramo un color negruzco. También existen abundantes fragmentos de carbón, pero aquí de menor tamaño que en el tramo 2 (1-2 mm). Estrato IV. De 0,48 a 0,53 m. Características muy similares a las del tramo II. Predomina el color claro.

35

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 4. Mapa geológico del Cerro Negro y sus alrededores y corte general del mismo.

Tramo V. De 0,53 a 063 m. Características muy similares a las del tramo III. Predomina el color oscuro. Tramo VI. De 0,63 a 0,70 m. Características muy similares a las del tramo II, predominando el color claro. Tramo VII. De 0,70 a 0,88 m. Características muy similares a las del tramo III. Sin embargo, en la base existe un nivel negro que es continuo y que se adapta a una superficie alabeada, de

36

tal forma que, en relación con los estratos de este tramo VII, en ocasiones forma un ángulo de 20º. Esto se debe a que el muro de dicho tramo coincide con una superficie de erosión, como vendrá confirmado por las características del tramo VIII. Tramo VIII. Material de relleno suelto (a diferencia de los tramos superiores que presentan un cierto grado de compactación, debido al pisado de sus habitantes), perteneciente ya

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Figura 5 a): Perfil estructural y estratigráfico del yacimiento “Abrigo Grande”.

Figura 5 b): Esquema tectónico del yacimiento “Abrigo pequeño”.

37

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 6. Abrigo pequeño, Cabezo Negro, Lorca.

al pie de monte. Los cantos presentan dimensiones mayores (5-10 cm de longitud), son muy angulosos y están englobados en una matriz arcillosa oscura, a diferencia de los estratos arqueológicos que es carbonatada. En su parte superior los cantos son de calcarenitas grises de grano grueso, pertenecientes al Eoceno superior-Aquitaniense; sin embargo, en la parte inferior, los cantos son de calizas micríticas claras tableadas (estratos de 10 a 25 cm) de grano fino, pertenecientes al Senoniense-Paleoceno, que se encontraría inmediatamente debajo del pie de monte. Estas características litológicas, unidas a la de su esterilidad en cuanto a piezas líticas, contribuyen a deducir que los estratos II a VII (ambos incluidos) pertenecen al yacimiento arqueológico, mientras que el tramo VIII es estéril. Yacimiento del “Abrigo Pequeño”

A 32 m al Este del yacimiento denominado “Abrigo grande” se encuentra el “Abrigo pequeño” que constituye una verdadera cueva ya que se adentra en el interior del cerro al menos 10 m.

38

La entrada es de forma triangular, debido a la intersección de dos fracturas de dirección N 20 E y N 20 O (fig. nº 5). Tras penetrar 5,5 m desde la boca, la gruta se dirige hacia el N 20 E, adaptándose a una falla de esa dirección, y a 3,5 m del punto de intersección entre las dos fallas de la entrada arranca una pequeña y angosta abertura que se dirige hacia el N 20 O, adaptándose también a una fractura de esta dirección. La sima tiene unos 10 m de altura desde el piso de la cueva y se va estrechando hacia el techo. El suelo está descarnado por acciones antrópicas y los materiales del yacimiento han sido expulsados fuera del recinto y amontonados, una vez tamizados, en la ladera del cerro; ésta es la razón por la que no se ha podido levantar el perfil estratigráfico de este yacimiento. No obstante se puede decir que el “cascajo” está constituido por cantos de pequeño tamaño (2 a 3 cm) y naturaleza caliza, pertenecientes al Eoceno superior-Aquitaniense, y a pesar del alto grado de expolio, son todavía abundantes los restos líticos, generalmente constituidos por sílex negro, procedente de la cima del cerro (más concretamente del tramo intermedio del

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Figura 7. Abrigo pequeño, Cabezo Negro, Lorca.

Eoceno superior-Aquitaniense), o bien sílex negro y rojo, proveniente de los niveles carbonatados del CenomanienseTuroniense, aflorantes en zonas topográficamente mas bajas. ACTUACIONES ARQUEOLÓGICAS

Durante las campañas de 1994 y 1995 se realizaron las siguientes actuaciones: 1.- Estudio y dibujo del material arqueológico depositado en el Museo Arqueológico de Lorca. 2.- Topografía de los dos abrigos. 3.- Cuadriculación del Abrigo Grande. 4.- Estudio geológico. 5.- Limpieza de terreras. 6.- Limpieza y dibujo del corte estratigráfico dejado por actuaciones clandestinas. 7.- Toma de muestras para estudio polínico. 8.- Recogida de muestras de carbón para posible datación. 9.- Toma de muestras óseas.

10- Estudio del material arqueológico recuperado en las terreras, limpieza de corte y catas. 11- Excavación de las cuadrículas: A-4, B-3, B-4 y C-3. Comprobado que el denominado Abrigo Pequeño fue destruido en su totalidad por actuaciones clandestinas, hemos centrado la investigación en el Abrigo Grande, situado al Oeste del primero, ya que pese a haber sufrido una destrucción de unos 14 m 2 , aún conserva suficiente extensión como para realizar diversas campañas de excavación. La actuación clandestina en este abrigo con depósito arqueológico consistió en una trinchera abierta en el centro del yacimiento que toma forma de T en el interior. ESTUDIO DEL MATERIAL LÍTICO

Toda la materia prima utilizada ha sido sílex, abundante y con numerosas afloraciones en el mismo cerro en el que están ubicados los yacimientos arqueológicos.

39

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 8. Abrigo grande, Cabezo Negro, Lorca.

1. LASCAS Estrato II

TIPOS N.º DE LASCAS PIEZAS Simples 124 Reflejadas 23 Semidescortezado 18 Descortezado 4 Gajo de naranja 4 Apuntadas 3

Estrato III

TALONES

N.º PIEZAS Lisos 68 Diedros 42 Suprimidos 42 Puntiformes 13 Cortical 5 Facetado 4

NÚMERO TOTAL PIEZAS = 173 El peso total de las lascas aparecidas en este estrato es de 1.095 g, que aportan 750,5 cm de filo, siendo la media de filo por lasca de 4,2 cm. Por cada kilogramo de materia prima se contabilizan 685 cm de filo.

40

TIPOS N.º DE LASCAS PIEZAS Simples 43 Reflejadas 4 Semidescortezado 6 Descortezado 2 Gajo de naranja 1 Apuntadas 5

TALONES

N.º PIEZAS Lisos 31 Diedros 10 Suprimidos 10 Puntiformes 4 Cortical 4 Facetado 2

NÚMERO TOTAL PIEZAS = 61 El peso total de este conjunto de lascas es de 520 g, que aportan 273,1 cm de filo, siendo la media de filo por lasca de 4,4 cm. Por cada kilogramo de materia prima se contabilizan 525 cm de filo.

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Figura 9. Abrigo grande, Cabezo Negro, Lorca.

Estrato IV

TIPOS N.º DE LASCAS PIEZAS Simples 33 Reflejadas 4 Semidescortezado 4 Puntiformes 4 Gajo de naranja 2 Apuntadas 2

Estrato V

TALONES

N.º PIEZAS Lisos 20 Diedros 9 Suprimidos 10 Cortical

3

NÚMERO TOTAL PIEZAS = 45 En este IV estrato el peso total es de 300 g que aportan 205,2 cm de filo, siendo la media del mismo por lasca de 4,5 cm. Cada kilo de materia prima ha arrojado un resultado de 684 cm de filo.

TIPOS N.º DE LASCAS PIEZAS Simples 37 Reflejadas 7 Semidescortezado 5 Descortezado 1 Gajo de naranja 2 Apuntadas 4

TALONES

N.º PIEZAS Lisos 21 Diedros 12 Suprimidos 9 Puntiformes 3 Facetados 3

NÚMERO TOTAL PIEZAS = 56 El peso total es de 505 g que aportan 259 cm de filo, siendo la media por lasca de 4,6 cm de filo. Por cada kilogramo de materia prima se contabilizan 512,8 cm de filo.

41

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 10. Industria lítica del Estrato II.

Estrato VI

TIPOS N.º DE LASCAS PIEZAS Simples 37 Reflejadas 4 Semidescortezado 3 Gajo de naranja 1 Apuntadas 2 Facetado 4

42

TALONES

N.º PIEZAS Lisos 21 Diedros 7 Suprimidos 7 Puntiformes 7 Cortical 1

NÚMERO TOTAL PIEZAS = 47 El peso total es de 377 g que aportan 190,8 cm de filo, siendo la media por lasca de 4 cm de filo. Por cada kilogramo de materia prima se contabilizan 506,1 cm de filo.

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Figura 11. Industria lítica perteneciente a los estratos III, IV y V.

43

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 12. Industria lítica perteneciente a los Estratos VI y VII.

44

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

Vista del entorno de la Cueva del Cabezo Negro, Lorca.

Estrato VII

TIPOS N.º DE LASCAS PIEZAS Simples 55 Reflejadas 9 Semidescortezado 12 Gajo de naranja 1 Apuntadas 4 Facetado 3

TABLAS COMPARATIVAS DE PORCENTAJES POR ESTRATOS. LASCAS Y SUS TALONES

TALONES

N.º PIEZAS Lisos 38 Diedros 15 Suprimidos 17 Puntiformes 6 Cortical 3

NÚMERO TOTAL PIEZAS = 82 El peso total de las lascas en este estrato es de 590 g que aportan 308,3 cm de filo, siendo la media por lasca de 3,7 cm de filo. Por cada kilogramo de materia prima se contabilizan 522,5cm de filo.

TIPOS LASCAS Simples Reflejadas Semidescortezado Descortezado Gajo de naranja Apuntadas TALONES Lisos Diedros Suprimidos Puntiformes Cortical Facetado Convexo Cóncavo

II 70,4% 13,0% 10,28% 2,2% 2,2% 1,7%

III IV V 70,4% 73,3% 66% 6,5% 8,8% 12,5% 9,8% 8,8% 8,9% 3,2% - 1,7% 1,6% 4,4% 3,5% 8,1% 4,4% 7,1%

VI 78,7% 8,5% 6,5% 2,1% 4,2%

VII 67% 10,9% 14,6% 1,2% 4,8%

II 38,6% 23,8% 23,8% 7,3% 2,8% 2,2% 1,1% 0,5%

III IV V 50,8% 44,4% 51,7% 16,3% 20,0% 21,4% 16,3% 22,2% 16,0% 6,5% 8,8% 5,3% 6,5% 6,6% 3,2% - 5,3% -

VI 44,6% 14,8% 14,8% 14,8% 2,1% 8,5% -

VII 46,3% 18,2% 20,7% 7,3% 3,6% 3,6% -

45

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Abrigos del Cabezo Negro.

Como puede apreciarse, la industria lítica no retocada presenta características similares en los seis estratos en los que se ha estructurado la potencia estratigráfica del yacimiento. Entre las lascas predominan las simples, reflejadas y de semidescortezado, siendo poco significativa la presencia de otros tipos. Por lo que a talones se refiere, destacan cuantitativamente los lisos, diedros y suprimidos, quedando muy en segundo plano por su presencia numérica los puntiformes, mientas que los demás tipos resultan escasos con la única excepción hecha del "repunte" de los facetados en los estratos V y VI.

Los núcleos, de tamaño más bien pequeño, son escasos debido a las numerosas afloraciones de sílex existentes en el entorno del yacimiento. 3. OTROS RESTOS LÍTICOS

TIPOS DE RESTOS Fragmentos Restos de talla

II 471 931

III 187 421

IV 157 283

V 159 251

VI 150 313

VII 229 358

4. UTILES 2. NÚCLEOS TIPOS Globular Discoidal Informe Levallois de lascas TOTAL

46

II 2 3

III 1 -

IV 1 1 1

V 1 -

VI -

VII 2 -

TOTAL 1 7 4

5

1

1 4

1

1 1

3 5

5 17

En sentido estricto del término, sólo han aparecido hasta el momento 81 útiles distribuidos a lo largo de los seis estratos, en las cuadrículas de 1 m2 estudiadas. Su distribución y tipos (según la lista tipo de Bordes), por estratos, es la siguiente: Estrato II

Ha proporcionado, hasta el momento:

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

* 5 lascas levallois; 2 de talón facetado, 2 diedros y 1 liso. * 1 punta levallois de talón diedro. * 1 punta musteriense fracturada de la que, por consiguiente, no conocemos el talón. El retoque empleado es directo, oblicuo, marginal y escamoso. * 9 raederas: 1 recta (fragmento) de talón liso, con retoque directo, abrupto, marginal abrupto. 1 raedera recta de talón suprimido, retoque inverso, oblicuo, marginal, escamoso. 1 raedera recta (fragmento) de retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso, escaleriforme. 1 raedera convexa de talón facetado y retoque: directo, oblicuo, invasor y escamoso. 1 raedera convexa de talón suprimido, retoque directo, oblicuo, marginal, abrupto. 1 raedera ladeada de talón suprimido y retoque directo, marginal, oblicuo, escamoso. 1 raedera ladeada, de talón diedro y retoque directo, oblicuo, marginal escamoso. 2 raederas transversales rectas. Talón liso y retoque directo, oblicuo, marginal. * 2 raspadores: 1 raspador ungiforme de talón suprimido y retoque directo, abrupto, invasor y paralelo. Y 1 raspador de talón liso y retoque directo, abrupto, marginal. * 5 cuchillos: 3 de dorso con talones diedros, suprimidos y corticales. Y 2 cuchillos de dorso natural con talones lisos y diedros. * 4 denticulados: 1 denticulado de talón diedro y retoque alternante, oblicuo, invasor abrupto. 1 denticulado de talón liso con retoque alternante, abrupto, invasor, abrupto. 1 denticulado de talón diedro y retoque directo, abrupto, invasor, abrupto. 1 denticulado de talón diedro y retoque directo, oblicuo, invasor, abrupto. Estrato III

* 2 raederas: 1 simple recta. Talón roto (fragmento sobre lasca de descortezado). Retoque directo, oblicuo, marginal, escamoso. 1 raedera simple recta. Talón liso. Sobre lasca reflejada. Retoque directo, rasante, invasor, escamoso escaleriforme. * 1 perforador típico, de talón suprimido. * 3 cuchillos: 2 de dorso típicos, con talón diedro y suprimido. 1 cuchillo de dorso natural. Talón diedro. * 2 escotaduras: 1 de talón liso y retoque directo, rasante y marginal. 1 escotadura transversal, de talón liso. * 1 denticulado, de talón liso y retoque: directo, abrupto, invasor, abrupto. * 1 cepillo de talón suprimido y retoque directo, abrupto, cubriente.

Vista parcial de la excavación.

Estrato IV

* 1 punta pseudolevallois de talón liso. * 3 raederas: 1 simple recta de talón liso y retoque: directo, oblicuo, marginal. 1 raedera doble recta, de talón liso sobre lasca reflejada. Retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso-escaleriforme. 1 raedera de dorso adelgazado (fragmento) con talón roto. Retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso. * 3 cuchillos de dorso natural, uno de ellos sobre lasca reflejada. Los talones son: 1 suprimido y 2 diedros. * 2 denticulados: 1 de talón suprimido. Retoque directo, abrupto, invasor. 1 denticulado (fragmento) de talón roto y retoque: alternante, oblicuo, invasor. * 1 muesca en extremo sobre lasca reflejada, de talón liso. Estrato V

* 2 lascas levallois: 1 de talón facetado y 1 lasca atípica, de talón liso. * 3 raederas: 1 simple recta, de talón facetado y retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso, escaleriforme. 1 raedera

47

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Estratigrafía de la toma de muestras polínicas.

convexa, de talón suprimido y retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso escaleriforme. 1 raedera doble recto-cóncava, de talón liso y retoque directo, oblicuo, marginal, escamoso. * 1 cuchillo de dorso natural (fragmento), de talón roto. * 1 cepillo de talón suprimido y retoque directo, abrupto, cubriente paralelo. Estrato VI

* 1 punta musteriense de talón suprimido, retoque: directo, oblicuo, invasor y escamoso. * 6 raederas: 1 simple recta (fragmento) de talón suprimido y retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso escaleriforme. 1 raedera simple recta (fragmento) de talón cortical y retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso. 1 raedera simple convexa, de talón liso y retoque: directo, oblicuo, invasor, escamoso escaleriforme. 1 raedera doble recta de talón suprimido y retoque directo, rasante, marginal, escamoso. 1 raedera transversal recta, con talón diedro. Retoque: directo, oblicuo, invasor abrupto.

48

* 1 raedera transversal recta sobre lasca reflejada. Talón facetado y retoque: directo, oblicuo, invasor, escamoso. * 1 perforador de talón diedro. * 1 cuchillo de dorso natural y talón suprimido. * 1 denticulado de talón diedro y retoque alternante, oblicuo, invasor. * 2 cepillos: 1 cepillo de talón liso y retoque directo, abrupto, cubriente, paralelo. 1 cepillo de talón suprimido y retoque: directo, abrupto, invasor, paralelo. Estrato VII

* 2 lascas levallois típicas de talón facetado. * 2 raederas simples rectas de talón liso y retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso escaleriforme. * 10 raederas: 2 raederas simples rectas sobre lasca reflejada. Talones liso y suprimido. Retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso. 1 raedera simple recta de talón liso y retoque directo, oblicuo, invasor, abrupto. 1 raedera convexa con talón suprimido y retoque: directo, oblicuo, invasor, paralelo. 1 raedera simple convexa, don talón suprimido

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

y retoque: directo, oblicuo, invasor, escamoso escaleriforme. 1 raedera simple cóncava (fragmento) y retoque: directo, oblicuo, invasor, paralelo. 1 raedera doble recta, de talón suprimido. Retoque: directo, oblicuo, invasor, escamoso. 1 raedera doble recto-convexa, de talón suprimido y retoque: directo, oblicuo, invasor, escamoso escaleriforme. 2 raederas transversales rectas, de talón facetado. Retoque oblicuo, invasor, escamoso escaleriforme. * 2 cuchillos de dorso natural: ambos son fragmentos; uno de talón roto y el otro diedro. * 1 denticulado (fragmento), de talón facetado y retoque directo, abrupto, invasor. La siguiente tabla permite apreciar, en su conjunto, los tipos de talones de los útiles existentes: TIPO II Liso 6 Diedro 8 Facetado 3 Suprimido (roto) 7 Cortical 1 TOTAL ... 25

III 4 2 4 10

IV 4 2 4 10

V 2 1 3 7

VI 2 3 1 5 1 12

VII 4 1 5 7 17

TOTAL 22 16 11 30 2 81

CENTIMETROS DE FILO OBTENIDO EN LASCAS Y UTILES ESTRATOS LASCAS UTILES

II 4,2 4,9

III 4,4 3

IV 4,5 3,6

V 4,6 5,3

VI 4 3,9

VII 3,7 4,5

En la industria estudiada hay que destacar la presencia de técnica levallois, la abundancia de raederas y la existencia considerable de cuchillos de dorso y denticulados-escotaduras. La muestra se completa con algunos raspadores-cepillos, perforadores y alguna punta musteriense. En líneas generales se da una cierta uniformidad en la técnica de talla, tamaño de la industria y tipos de retoques, entre los que hemos de resaltar, por su abundancia, los escamosos y escamosos escaleriformes. Pese a la diferenciación tradicional, hecha a priori, de seis estratos, nos inclinamos a pensar que el paquete estratigráfico de 70 cm corresponde a una época y dedicación única y concreta; de hecho, incluso las levísimas diferencias de los estratos, desde la perspectiva geológica, apuntan en tal dirección apoyando esta hipótesis. Por estos motivos, ofrecemos a continuación el estudio de los útiles de todo el yacimiento de forma conjunta.

RELACIÓN DE ÚTILES DEL CABEZO NEGRO. (Campañas 1994/95)

TIPOS Lasca levallois típica Lasca levallois atípica Punta levallois Punta pseudolevallois Punta musteriense Raedera simple recta Raedera simple convexa Raedera simple cóncava Raedera doble recta Raedera doble recto-convexa Raedera recto-cóncava Raedera ladeada Raedera transversal recta Raedera de dorso adelgazado Raspador típico Perforador Cuchillo de dorso típico Cuchillo de dorso natural Escotadura Denticulado Muesca en extremo Cepillo TOTAL

NÚM. PIEZAS 8 1 1 1 2 12 6 1 3 1 1 2 6 1 2 2 5 10 2 9 1 4 81

Por grupos, representan el siguiente porcentaje del total: A. Levallois: el 12,3% B. Musteriense: el 46,9% C. Paleol. Superior: el 11,1% D. Varios: el 32% Por útiles, destaca el índice de raederas (I.R.) que se eleva al 40% del total de la muestra. Respecto al índice levallois (ILt.) Representa el 12,3% y el de cuchillos de dorso es idéntico. Los talones predominantes son los lisos, diedros, suprimidos y facetados, en tanto que los retoques más abundantes son los escamosos y escamosos-escaleriformes. Nos encontramos por tanto ante una industria musteriense, rica en raederas, con presencia estimable de levallois, inexistencia de hojas y escasas puntas.

49

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

La relación peso-filo de la industria lítica es la siguiente:

TOTAL PIEZAS PESO FILO MEDIA FILO/ POR PIEZA

LASCAS SIN RETOCAR 464 3.397 g. 1.986,9 cm 4,28 cm

LASCAS RETOCADAS (UTILES) 81 1.005 g. 352,3 cm 4,34 cm

La relación peso/filo/útil en este yacimiento, en relación a otros estudiados, queda como sigue: YACIMIENTO La Fuente (Hellín) C. de los Aviones (Cartagena) C. Perneras (Lorca) Cabezo Negro(Lorca)

ESTADIO Pal. Inferior Musteriense Musteriense Musteriense

PESO 1 Kg 1 Kg 1 Kg 1 Kg

FILO 45 cm 188 cm 319 cm 350 cm

Si consideramos el mejor aprovechamiento de la materia prima como dato a favor de una evolución de la técnica, el yacimiento estudiado aquí es el más reciente de los investigados en Murcia hasta el momento. RESTOS ANTROPOLÓGICOS

Han sido estudiados por Mariona Porti Durán. La muestra es realmente escasa: * 3 dientes de Equus sp; * 2 molares de Equus caballus; * 1 fragmento de epistropheus de pequeño rumiante; * 1 fragmento de epífisis proximal de primera falange de Equus sp., parcialmente quemada. Todos los restos se hallaron en la cuadrícula A-4. RESTOS POLÍNICOS

Se tomaron catorce muestras, encargándose el estudio a José S. Carrión. También se recogieron muestras de pequeños restos de carbón para realizar su analítica. Ambos estudios se encuentran actualmente en fase de desarrollo. CONSIDERACIONES GEOLÓGICO-ARQUEOLÓGICAS

A la vista de todo lo descrito en este informe, se pueden extraer las siguientes conclusiones, referentes al paleohábitat del hombre paleolítico del Cerro Negro y su industria lítica: 1ª) Los abrigos están asentados bajo bancos potentes calizos del Eoceno superior-Aquitaniense, que enmascaran los planos de estratificación; esta característica de masividad ha contribuido a que la roca carbonatada haya sido más pro-

50

tegida de la erosión que si se hubiese tratado de bancos más delgados. 2ª) Tanto el "Abrigo pequeño" como el "Abrigo grande" han sido condicionados por factores tectónicos, concretamente el primero por una falla normal O-E de vergencia N (hacia el interior del cerro), y el segundo por una serie de fracturas cuyas direcciones están comprendidas entre N 20 O y N 20 E. 3ª) El sílex procede del tramo intermedio del Eoceno superior-Aquitaniense, que aflora en la cima del cerro, o bien del Cenomaniense-Turoniense, situado en zonas topográficamente más bajas; según tenga una u otra procedencia, el color de las piezas líticas será negro, o rojo y negro, respectivamente. 5ª) Del levantamiento estratigráfico de detalle realizado en el yacimiento "Abrigo grande," se deduce que el clima reinante, si bien fue predominantemente cálido y seco (por la frecuente presencia de niveles de caliche en la serie), sufrió fluctuaciones en su régimen, de ahí que se dé una alternancia entre tramos claros carbonatados y otros más oscuros por la presencia de materia orgánica. La existencia de un tramo exclusivamente de caliche (el nº 4), podría explicar el final de la morada en este lugar, porque la aridez hubiese cobrado un valor extremo, y la emigración a otro más húmedo. 6ª) La escasez de núcleos en el yacimiento se debe a la abundancia de afloraciones de sílex en el entorno cercano, lo que hacía innecesario el transporte de materia prima para su posterior desbastado. 7ª) Analizado el cuadro de la relación peso-filo entre útiles y lascas sin retocar. La diferencia es inexistente asombrando incluso la cercanía en cuanto al filo medio aportado por cada uno de los grupos, 4,28 y 4,34, respectivamente, con una diferencia de sólo 0,06 cm. 8ª) Otra característica técnica a destacar es la relativa abundancia de lascas reflejadas, así como los talones rotos o suprimidos, si bien, por debajo de los lisos y diedros. 9ª) Sólo se dan 22 tipos de útiles, cifra y selección idéntica a la estudiada en los diversos yacimientos musterienses de la costa de Murcia: Perneras, Palomarico, Peñica o Aviones, entre otros. Destaca el índice de raederas y la presencia de técnica levallois y los retoques escamosos y escamososescaleriformes. 10ª) Tras el estudio en conjunto de los diversos estratos diferenciados en la excavación nos inclinamos a pensar que los 70 cm de potencia estratigráfica responden a un tipo de hábitat realizado en un solo momento cronológico.

LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA). CAMPAÑAS DE 1994, 1995 (ADDENDA: CAMPAÑA 1996)

11ª) Los restos óseos son escasos y parece que todos pertenecen a un mismo individuo.

CUADRÍCULA C-4

El material lítico aparecido en esta cuadrícula es el siguiente:

BIBLIOGRAFÍA MONTES BERNARDEZ, R. (1989): El Paleolítico Medio en la costa de Murcia. Tesis doctoral. Univ. de Murcia. Microfilmada. 12 págs. y 2 fichas. (1989): "La grotte de Los Aviones, Cartagena (Espagne)". Bull. Societé Préhistorique Française. Tomo 86, nº 2. Paris. pp. 40-44. (1991): "Excavaciones arqueológicas en el yacimiento paleolítico de Cueva Perneras. Memoria de las campañas cuarta y quinta". Memorias de Arqueología nº 2. Editora Regional de Murcia, pp. 11-33. (1991): "La Cueva de Los Aviones. Un yacimiento del Paleolítico medio (Cartagena, España)". Memorias de Arqueología nº 2. Editora Regional de Murcia. pp. 35-58. (1994): "El paleolítico medio en Murcia". En La Prehistoria. Historia de la Región de Murcia I. Ed. J.J. Eiroa. Universidad de Murcia, pp. 39-65.

. . . . .

ADDENDA: LOS ABRIGOS DEL CABEZO NEGRO, LORCA (MURCIA).

.

"CAMPAÑA DE 1996"

Durante el mes de septiembre de 1996 se realizó la tercera campaña de excavaciones en el "Cabezo Negro", centrándonos en las cuadrículas D-4, D-3 y C-4 del plano de situación del yacimiento. Pese a que continuamos excavando por los estratos detallados en las dos campañas anteriores, seguimos apoyando la idea de que todo el paquete estratigráfico pertenece a un sólo momento cronológico. Se recogieron numerosas muestras de carbón a fin de realizar una posible datación, así como pequeños restos de Equus sp. La industria lítica en sílex aportada por esta tercera campaña ha sido la siguiente: Restos de talla Fragmentos Lascas Simples Reflejada Semidescortezado Gajo de naranja Apuntadas

2.092 1.629 341 248 25 30 15 23

. . . . . .

CUADRICULA D-3

Núcleos Núcleo discoidal Núcleo de lascas levallois

. .

Talones: Lisos Diedros Rotos-suprimidos Puntiformes Cortical Facetado Cóncavo

.

170 48 88 16 10 8 1

Núcleos: 4 Piramidal: 1 Discoidal: 1 Globular: 1 Levallois de lascas: 1 Útiles: 13 Cuchillo de dorso natural, talón liso. Punta levallois, talón diedro Lasca levallois de talón diedro Raedera recta, retoque directo, oblicuo, marginal, talón suprimido. Denticulado sobre lasca reflejada, de retoque invasor, abrupto, talón suprimido. Punta musteriense de retoque directo, oblicuo, escamoso y talón diedro. Raspador con retoque directo, invasor, cubriente y talón cortical. Denticulado. Retoque directo, oblicuo, marginal. Talón cortical y bulbo suprimido. Lasca levallois. Talón diedro. Raedera doble recto-cóncava con retoque directo, oblicuo, marginal. Talón diedro. Raedera simple-recta de retoque directo, escamoso-escaleriforme. Talón suprimido. Lasca levallois. Talón diedro. Lasca pseudolevallois (atípica). Talón liso.

.

. .

3 1 2

Útiles: 16 Lasca levallois con talón suprimido. Raedera transversal convexa de retoque directo, oblicuo, escamoso-escaleriforme y talón suprimido. Raedera transversal convexa de retoque: directo, oblicuo y marginal. Talón suprimido. La base de la pieza . presenta retoques invasores que adelgazan la lasca con dos escotaduras. Fragmento de raedera doble recta con retoques oblicuo y abrupto, marginal. Talón roto. Lasca pseudolevallois. Talón diedro.

51

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

. . . . . . . . . . .

Cuchillo de dorso natural. Talón roto. Cuchillo de dorso natural. Talón puntiforme. Raedera simple recta. Retoque directo, oblicuo y escamoso. Talón liso. Raedera simple recta, retoque directo oblicuo, escamosoescaleriforme. Talón suprimido. Denticulado sobre lasca reflejada de descortezado. Retoque alternante, abrupto, marginal. Talón suprimido. Cuchillo de dorso típico. Talón liso. Lasca pseudolevallois. Cuchillo de dorso natural. Talón liso. Lasca levallois, talón facetado. Lasca levallois, talón diedro. Denticulado de retoque directo, abrupto y marginal. Talón liso.

. . . . .

52

. . . . . . .

CUADRÍCULA D-4

Núcleos Núcleo globular Núcleo discoidal

. . .

2 1 1

Útiles: 24 Denticulado sobre lasca apuntada de base gruesa. Retoque abrupto, invasor y con talón cortical. Lasca levallois de talón facetado. Raedera doble recta con retoque: oblicuo, marginal escamoso. Talón suprimido. Raedera recta sobre lasca de gajo de naranja. Retoque directo, marginal escamoso. Talón facetado. Denticulado de retoque alternante, invasor, abrupto y talón liso.

. . . . . . . . .

Lasca levallois de talón suprimido. Lasca levallois con talón suprimido. Raedera simple recta de retoque directo, oblicuo, marginal escamoso. Talón puntiforme. Raedera simple recta con retoque directo, oblicuo, marginal y talón suprimido. Punta levallois con talón facetado. Escotadura sobre lasca de gajo de naranja. Retoque abrupto e invasor. Talón liso. Raedera transversal con retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso. Talón liso. Raspador con retoque directo, invasor y talón puntiforme. Raedera transversal sobre lasca levallois. Retoque directo, oblicuo, marginal. Talón diedro. Raedera simple recta con retoque directo, oblicuo, invasor, escamoso. Talón suprimido. Fragmento de Cuchillo de dorso típico. Talón liso. Denticulado. Retoque directo, abrupto, marginal. Talón suprimido. Denticulado. Retoque alterno, abrupto y marginal. Talón suprimido. Lasca levallois de talón facetado. Cuchillo de dorso natural. Talón cortical. Cuchillo de dorso natural. Talón suprimido. Raedera transversal recta con retoque directo y marginal. Talón suprimido. Cuchillo de dorso natural con talón liso. Raedera simple recta. Retoque directo, abrupto y escamoso. Talón liso.

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DE LOS ABRIGOS DE FUENSANTA (MORATALLA, MURCIA)

Miguel Ángel Mateo Saura José Antonio Bernal Monreal

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DE LOS ABRIGOS DE FUENSANTA (MORATALLA, MURCIA) MIGUEL ÁNGEL MATEO SAURA, JOSÉ ANTONIO BERNAL MONREAL

Keywords: Rock-art, Levantine-style, The ‘Fuensanta’ shelters, Moratalla.

Palabras clave: Arte rupestre, Estilo levantino, Abrigos de Fuensanta, Moratalla.

Sumary: This article deals with the research made on the levantinestyle paintings in the ‘Fuensanta’ Shelters. These paintings, discovered in the expedition of 1995, are located in the most northern part of Moratalla, next to ‘La Molata de Fuensanta’, and set in area rich in prehistoric cave expressions. Some of these paintings, distribuited in four different shelters, represent human beings such as hunters; homewer, only one zoomorphic figure can be spoken of with documentary evidence: a goat which shows marked naturalism despite its poor state of preservation. These paintings in the ‘Fuensanta’ shelters show the common features of the levantine-style paintings in the area, with strong naturalism in the representation of animal and certain stylizing in the human figure.

Resumen: Presentamos en este artículo el estudio realizado sobre las pinturas de estilo levantino de los Abrigos de Fuensanta. Este conjunto, descubierto en la campaña de prospección de 1995, se localiza en la parte más septentrional de Moratalla, próximo a la Molata de Fuensanta y en una zona rica en manifestaciones rupestres prehistóricas. Entre las representaciones, distribuidas en cuatro abrigos distintos, encontramos varias representaciones humanas, de arqueros, mientras que tan sólo documentamos una figura zoomorfa de cáprido, que a pesar de su deficiente estado de conservación muestra un marcado naturalismo. Estas pinturas de los Abrigos de Fuensanta presentan las características comunes al resto de conjuntos levantinos de la comarca, con un acusado naturalismo en la representación de los animales y cierta estilización en las figuras humanas.

ANTECEDENTES

jos de prospección y, sobre todo, los límites del área prospectada. Por otro lado, muy cerca de esta zona pero dentro ya de la provincia de Albacete, son numerosos los conjuntos prehistóricos conocidos, entre los que sobresalen por su contenido el Abrigo del Barranco Segovia o los Abrigos del Cortijo de Sorbas dentro del estilo levantino y la Tenada de Cueva Moreno o Abrigos de las Covachicas dentro del estilo esquemático. Esta relativa abundancia en el territorio circundante obligaba en cierto modo a desarrollar trabajos de prospección en el área murciana. Después de inspeccionar varios covachos, alguno de ellos de notables proporciones y de características físicas a priori

Los trabajos de prospección de arte rupestre desarrollados en 1995 se han centrado en la parte más septentrional de Moratalla, en torno a la Rambla de Lucas y otros cursos menores de agua tributarios de ésta. Desde los primeros años de la década de los ochenta nos eran conocidas las pinturas históricas de las Cuevas del Esquilo, a la vez que sabíamos del desarrollo de labores de prospección en la zona, en las que se había descubierto una cavidad pintada en el paraje de la Fuente del Buitre (Alonso, 1993). No obstante, desconocíamos la entidad de esos traba-

54

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DE LOS ABRIGOS DE FUENSANTA (MORATALLA, MURCIA).

Figura 1: Situación de los Abrigos de Fuensanta (I.G.N. Hoja 889. Escala 1:50.000).

buenas, localizamos un farallón rocoso a unos 1.000 m al Norte de la llamada Molata de Fuensanta, en el que se abren varios covachos de los que cuatro contienen manifestaciones pintadas de estilo levantino. Tras una primera inspección de las pictografías nos percatamos de que las contenidas en el tercer covacho pudieran corresponderse con las publicadas por A. Alonso (1993) como Hornacina de la Fuente del Buitre, extremo que com-

probamos más tarde al revisar el material gráfico publicado de los conjuntos de la zona. No obstante, dado que las referencias sobre estas pinturas eran muy vagas y, sobre todo, dada la ausencia de referencias a las otras cavidades pintadas, decidimos abordar el estudio global del yacimiento, para lo cual se solicitaron los correspondientes permisos a la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia. Asimismo, un

55

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 2. Vista general de los Abrigos de Fuensanta.

avance a su estudio definitivo fue presentado en las VII Jornadas de Arqueología Regional (Mateo y Bernal, 1996). De cualquier modo, sirva este caso para reflexionar sobre la necesidad de cuidar los sistemas de prospección empleados, y extremar la honestidad y profesionalidad en aras de un mejor trabajo, máxime cuando esté subvencionado con dinero público, lo cual lo hace incompatible con la publicación de resultados mediocres y parciales. De acuerdo con las directrices seguidas en anteriores hallazgos, en los que adoptábamos el topónimo del lugar para designar los conjuntos descubiertos, denominamos a éste como Abrigos de Fuensanta, dada su proximidad al cerro y cortijada de dicho nombre. SITUACIÓN

Los abrigos de Fuensanta se localizan en las estribaciones más orientales de la Sierra de Zacatín, muy cerca del límite provincial con Albacete. El barranco al que se abren los abrigos, perteneciente al dominio tectosedimentario del Prebético Interno, muestra un

56

predominio de materiales terciarios, con presencia de calizas masivas y margas, que conforman un relieve de suaves pendientes, sólo salpicado por algunos cantiles de roca caliza. Por la parte más baja discurre un curso estacional de agua, tributario de la Rambla de Lucas, completándose la hidrografía de la zona con varias fuentes. La vegetación espontánea dominante es de monte bajo, con especies como los herbazales y los tomillares, habiendo una destacada masa arbórea, de pino carrasco, en la parte más baja del relieve, en torno al curso de agua. DESCRIPCIÓN DE LAS PINTURAS

Las pinturas se distribuyen en cuatro cavidades diferentes, dos exentas y otras dos integradas en un frente calizo de más de 40 m de longitud en el que se abren otras covachas vacías de representaciones pintadas. A efectos de descripción, el abrigo I es el situado más al Norte. El abrigo I, con una orientación Este y a una altitud de 1.325 m.s.n.m., presenta unas dimensiones de 8,25 m de luz de boca, 4,50 m de profundidad máxima y 3 m de altura.

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DE LOS ABRIGOS DE FUENSANTA (MORATALLA, MURCIA).

Las pinturas se localizan en una pequeña oquedad situada en la parte derecha, dentro del propio abrigo, a una altura del suelo de 20-40 cm. De derecha a izquierda, los motivos pintados son: 1. Restos de pintura en forma de trazo horizontal. Mide 2,6 cm. Color rojo (Pantone 202 U). 2. Restos de pintura en forma de dos trazos verticales. Miden 6,8 cm. Color rojo (Pantone 202 U). 3. Figura de arquero. Pintado sólo hasta la cintura, muestra una cabeza redonda y un cuerpo de aspecto filiforme. La mano derecha está levantada mientras que con la izquierda y a la altura de la cintura sostiene lo que parece ser un arco, en una posición que no es de disparo. Mide 3,9 cm. Color rojo (Pantone 188 U). 4. Trazos verticales. Miden 11 cm. Color rojo, Pantone 202 U. 5. Restos en forma de gran mancha de color. Color rojo, Pantone 180 U. El estado de conservación de las figuras es deficiente. Las descamaciones de pintura han afectado a la mayor parte de los motivos, mientras que sobre la figura de arquero (núm. 3), por el contrario, hay que reseñar la acción de una colada hídrica que ha creado una fina capa blanquecina que la cubre por completo. El Abrigo II se aleja apenas una veintena de metros al Sur del anterior, mostrando una orientación Sur-Sureste y una altitud de 1.340 m.s.n.m. Se trata de una pequeña concavidad de 2,03 m de abertura de boca, 1,90 m de profundidad y 1,35 m de altura. Las pinturas se sitúan en la parte derecha y al fondo de la covacha. Los motivos documentados son: Figura humana. Mide 5,9 cm. Color rojo (Pantone 180 U). Figura humana. Mide 7,1 cm. Color rojo (Pantone 180 U). Restos de pintura en forma de trazo horizontal. Mide 6,3 cm. Color rojo (Pantone 174 U). Sobre el estado general de conservación de las pinturas hemos de reseñar que pequeñas descamaciones han afectado a todas las figuras, con mayor incidencia en la núm. 3. El abrigo III, inscrito en un farallón rocoso de notables proporciones, es en realidad una pequeña oquedad de la pared que, elevada unos dos metros por encima del suelo y con una orientación Noreste, tiene una anchura máxima de 2,05 m, una profundidad de 0,80 m y una altura de 1,10 m. Las pinturas ocupan una posición central dentro de la hornacina, distinguiéndose, de derecha a izquierda, los siguientes motivos:

Figura 3: Abrigo de Fuensanta I. Planimetría general.

1. Representación de cáprido. Mide 10,7 cm. Color rojo (Pantone 201 U). 2. Representación humana. Mide 7 cm. Color rojo (Pantone 201 U). La proliferación de formaciones orgánicas de cianofíceas epilíticas, así como numerosos desconchados en el soporte, ha deteriorado en gran manera a las pinturas, que presentan un aspecto muy fragmentado. El abrigo IV, situado una decena de metros a la derecha del anterior, presenta también una orientación Noreste y tiene unas dimensiones de 12,5 m de abertura de boca, 6,90 m de profundidad y 6,80 m de altura. Las pictografías se localizan en la parte derecha y central del abrigo. De derecha a izquierda, los motivos son: 1. Restos de pintura. Color rojo ( Pantone 202 U). 2. Restos de una posible representación humana de arquero. Mide 8,6 cm. Color rojo (Pantone 180 U). 3. Trazos verticales, posible figura humana. Mide 8,4 cm. Color rojo (Pantone 180 U).

57

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 4: Abrigo de Fuensanta I. Motivos núms. 1 y 2.

Figura 5: Abrigo de Fuensanta I. Motivos núms. 3 y 4.

4. Restos de una figura de arquero. Mide 11 cm. Color rojo (Pantone 180 U). 5. Restos de pintura. La pérdida de adherencia de la pintura al soporte ha provocado su descamación y, con ello, el deterioro acusado de los motivos que integran el panel pintado, de los que apenas quedan pequeños trazos. COMENTARIO

El descubrimiento de este conjunto viene a completar el panorama artístico de una zona ya de por sí rica en testimo-

58

nios de arte rupestre postpaleolítico. Tomando como referencia a estos Abrigos de Fuensanta, por el Oeste encontramos los conjuntos del Cortijo de Sorbas, Barranco Segovia, Fuente del Sauco, Tenada de Cueva Moreno y Abrigos de las Covachicas, todos ellos en Letur (Albacete), mientras que por el Este se localiza el Abrigo del Molino en Bagil, y algo más alejada la Cueva de los Cascarones. De esta forma, marcando un área cuyo radio no va más allá de 3-4 km, tenemos hasta siete conjuntos de arte prehistórico, tanto de estilo levantino como esquemático, junto a otros con pictografías de edad histórica, caso de las Cuevas del Esquilo. Atendiendo únicamente a los conjuntos de estilo naturalista levantino de la zona, la tipología y las características morfológicas de los motivos pintados aproximan mucho a estos Abrigos de Fuensanta con el resto de yacimientos de la comarca. Por lo que respecta a la figura humana, y al margen de que aceptemos como tales a los motivos parcialmente conservados en el abrigo IV, los otros humanos pintados nos muestran un morfotipo ampliamente representado en otros conjuntos, caracterizado por la linealidad de sus formas, con cuerpos carentes de volumen, aunque sí se procura mantener cierto equilibrio en las proporciones anatómicas. En ocasiones, se resaltan otros detalles de tipo etnográfico como las armas o el adorno. No obstante, sobre el tratamiento estético de las figuras antropomorfas advertimos notables diferencias ya se trate de figuras masculinas o femeninas. Mientras que en la representación humana masculina se recurre a la linealidad, tal y como observamos en éstos Abrigos de Fuensanta, cuando son mujeres se aprecia un mayor cuidado de las formas, con

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DE LOS ABRIGOS DE FUENSANTA (MORATALLA, MURCIA).

Figura 6: Abrigo de Fuensanta I. Arquero.

cuerpos dotados de más volumen, y con detalles como la vestimenta o los peinados, al margen del excepcional tamaño que alcanzan algunas de estas representaciones, por ejemplo, en los Abrigos de la Risca o los Abrigos del Barranco Segovia. Baste confrontar las figuras masculinas y femeninas presentes en conjuntos como la Fuente de Sabuco o la Solana de las Covachas para percibir este distinto tratamiento estético. Un mayor naturalismo se observa, en cambio, en la única representación zoomorfa del conjunto. Aun a pesar del grave estado de deterioro que muestra la figura de cáprido del abrigo III, en ella se puede apreciar un notable gusto por el detalle, manteniendo un correcto tratamiento de las proporciones entre las distintas parte del cuerpo. Esta figura presenta el mismo naturalismo que podemos encontrar en otras representaciones animales de la zona, como los cérvidos de Cañaica del Calar o Molino de Capel, y que viene a contrastar con otras figuraciones más toscas en sus formas, como las que hallamos, por ejemplo, en Fuente del Sabuco. Sí hemos de destacar el hecho de que el esquema de representación escogido por el pintor de estos Abrigos de Fuensanta

haya sido el de una perspectiva frontal, cuando mayoritariamente las figuras humanas se representan desde una perspectiva lateral, exclusiva cuando hacemos referencia las representaciones zoomorfas. De las cuatro representaciones humanas claramente identificables en el conjunto, tres muestran esa visión frontal y tan sólo una presenta una disposición lateral, quizá obligada por su inclusión en una posible escena de caza y no tratarse, como en los otros casos, de figuras exentas. Por otra parte, destaca también el hecho de que las tres figuras humanas representadas en una perspectiva frontal se han pintado parcialmente, tan sólo hasta la cintura. Sin ser algo generalizado en los conjuntos de la zona, sí conocíamos el caso de una figura arquero pintada también sin las extremidades inferiores en el abrigo I de Fuente de Sabuco I, figura que guarda un notable paralelismo en las formas con la figura de arquero núm. 3 del abrigo I de Fuensanta, si bien en aquélla hay un mayor gusto por el detalle, plasmado en un mejor tratamiento de los volúmenes y en rasgos etnográficos como el penacho de plumas que adornan su cabeza (Mateo y San Nicolás, 1995).

59

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 8: Abrigo de Fuensanta II. Motivos núms. 1 y 2.

Figura 7: Abrigo de Fuensanta II. Planimetría general.

Acerca del contenido temático del conjunto, la falta de definición de la mayor parte de las figuras supone una considerable limitación. En el abrigo I, muy próximos a la figura del arquero hay restos de pintura en forma de trazos, pero no tienen la suficiente entidad como para aclararnos si formaban parte de alguna composición, o si desde un principio, éste se representó aislado y sin relación con los otros motivos del friso. De otra parte, la representación aislada de figuras humanas, de arqueros sobre todo, o formando parejas, sin que parezcan desarrollar una actividad concreta la vemos en otros conjuntos de la zona. Así, en el panel 1 del abrigo II de La Risca vemos una pareja de arqueros, mientras que en el panel

60

3 de este mismo covacho son varios los arqueros que se agrupan bien en parejas o en tríos. En la Fuente del Sabuco I de agrupan en tríos. Por su parte, individuos aislados los documentamos en la propia Fuente del Sabuco I y en el Abrigo de la Risca I, siendo en ambos casos representaciones de arqueros, en el último caso en actitud clara de disparo. Tan sólo la identificación en el abrigo III de la figura humana junto a la del cáprido nos lleva a pensar en una posible escena de caza, aunque del supuesto cazador no se conserva el arco. Sin embargo, y a falta de ese detalle, la actitud de esta figura, dirigiéndose hacía adelante, y su posición en el soporte, a unos 30 cm del animal y debajo de un saliente de la roca, nos llevan a proponerla, no sin reservas, como tal escena de caza. Incluso podríamos pensar en que el pintor ha dado un papel activo en la composición a ese saliente de la roca al pintar debajo el cazador, que lo aprovecharía para parapetarse detrás y poder atacar por sorpresa al animal situado más arriba. En cualquier caso, la asociación entre figuras humanas y de animales sin que haya una expresión clara de labores cinegéticas las vemos en otros conjuntos, sobresaliendo la asociación de siete cuadrúpedos, cérvidos y cápridos, con varios humanos en el panel 2 del abrigo II de La Risca y la de otros animales y humanos en la Fuente del Sabuco I. No obstante, aunque esta actividad no quede reflejada de una manera explícita, la vinculación de estas composiciones con la actividad cinegética parece más clara.

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DE LOS ABRIGOS DE FUENSANTA (MORATALLA, MURCIA).

Figura 9: Abrigo de Fuensanta II. Figuras humanas.

De aceptarse el carácter venatorio de esta composición de Fuensanta III, estaríamos ante una cacería individual en la que un único cazador intenta capturar un animal sin la intervención de más cazadores. Es más que probable que estas composiciones de caza individual, más numerosas que las grandes cacerías colectivas, sean el reflejo de unas estrategias de planificación de la propia actividad de la caza por parte de los grupos de cazadores-recolectores levantinos tendentes al mantenimiento de una depredación selectiva y previsora, de tal manera que en ningún momento una matanza indiscriminada de animales o una recolección abusiva pongan en peligro la propia subsistencia. Más bien, por el contrario, parece probable suponer la existencia de una organización cuidadosa de las diversas estrategias de subsistencia con el propósito de seleccionar las más adecuadas en cada momento. Las necesidades alimentarias del grupo, la abundancia (estacional) de recursos, la cantidad de alimento proporcionado por cada especie animal o los movimientos migratorios de los animales son factores que pudieron incidir en esas estrategias de predación a seguir. Una composición de caza muy próxima en la forma a

esta de Fuensanta III la vemos en los Abrigos del Molino de Capel, en donde otro cazador se vale de los salientes del soporte y de un posible elemento vegetal pintado, para acercarse a un animal, en este caso un ciervo (Mateo, 1993). Todo ello nos habla de un papel destacado del soporte en las composiciones naturalistas levantinas, siendo éste un aspecto al que todavía no se le ha prestado toda la atención que merece pero que vemos presente en otros conjuntos de la zona. Así, en el Abrigo de las Bojadillas IV el pintor levantino aprovecha un saliente del soporte para situar ahí a un arquero (¿cazador?) que otea a los animales pintados en un plano inferior (Santos y Zornoza, 1975). Mientras, en el Abrigo Sautuola o del Molino de las Fuentes I, en la escena bélica que preside el conjunto, se ha utilizado una colada estalagmítica para separar unos pocos individuos de uno de los bandos inmerso en la lucha (García Guinea, 1962). Otras veces, el soporte no actúa directamente como un elemento compositivo pero sí contribuye a realzar la figura en él representada. Sucede, por ejemplo, con el cáprido del Abrigo de Andragulla V pintado sobre un saliente de la pared a modo de cornisa.

61

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 10. Abrigo de Fuensanta II. Motivo núm. 3.

BIBLIOGRAFÍA ALONSO TEJADA, A. (1993): “Estudios en un sector de Moratalla: investigaciones en el conjunto con pinturas rupestres de la Risca I y prospecciones en el entorno inmediato”, Memorias de Arqueología-89, 4, Murcia, págs. 53-59. GARCÍA GUINEA, M.A. (1962): “Los recientes descubrimientos de pinturas rupestres levantinas en Nerpio (Albacete)”, Las Ciencias, XXVII, 6, Madrid, págs. 458-469. MATEO SAURA, M.A. (1993): “Las pinturas rupestres del Molino de Capel (Moratalla, Murcia)”, Revista de Arqueología, 151, Madrid, págs. 8-11. MATEO SAURA, M.A. y SAN NICOLÁS DEL TORO, M. (1995): “Abrigos de arte rupestre de la Fuente del Sabuco (Moratalla)”, Bienes de Interés Cultural en Murcia, 2, Murcia. MATEO SAURA, M.A. y BERNAL MONREAL, J.A. (1996): “Abrigos de arte rupestre de Fuensanta (Moratalla)”, Programa de las VII Jornadas de Arqueología Regional, Murcia, págs.12-14. SANTOS GALLEGO, S. de los, y ZORNOZA SÁNCHEZ, B. (1975): “Nuevas aportaciones al estudio de la pintura rupestre levantina en la zona de Nerpio (Albacete)”, XIII Congreso Nacional de Arqueología, Zaragoza, págs. 203-218.

62

Figura 11. Abrigo de Fuensanta III. Planimetría general.

LAS PINTURAS RUPESTRES LEVANTINAS DE LOS ABRIGOS DE FUENSANTA (MORATALLA, MURCIA).

Figura 12. Panel pintado del abrigo III de Fuensanta.

Figura 13. Abrigo de Fuensanta III. Cáprido.

63

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 14. Abrigo de Fuensanta IV. Planimetría general.

Figura 15. Abrigo de Fuensanta IV. Motivos núms. 2 a 4.

64

INFORME SOBRE LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL POBLADO CALCOLÍTICO DE “EL ESTRECHO” (CARAVACA), EN NOVIEMBRE DE 1995

Juan Carlos Verdú Bermejo

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996

INFORME SOBRE LA INTERVENCI ÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL POBLADO CALCOL ÍTICO DE “EL ESTRECHO ” (CARAVACA), EN NOVIEMBRE DE 1995

JUAN CARLOS VERDÚ BERMEJO

Palabras clave: Excavación, poblado, prehistoria, calcolítico, cerámica, hueso. Resumen: Durante los trabajos de excavación en el poblado calcolítico de El Estrecho, han aparecido numerosos restos, entre ellos el paramento interno de la Muralla, una estructura mural adosada al mismo y restos de un suelo de ocupación. Entre los materiales recuperados

destacan dos fragmentos de escoria de cobre, cerámica a mano decorada, una punta de flecha romboidal y restos óseos de ovicápridos, cerdo y caballo.

Cuando en 1993 se localizó el yacimiento de “El Estrecho”, en el transcurso de una prospección arqueológica que perseguía el estudio del poblamiento prehistórico en la cuenca alta del Río Quípar, se constató la fuerte erosión a la que se halla sometido este asentamiento. Principalmente son dos los procesos erosivos que intervienen: la arrollada difusa (aporte de agua de lluvia sobre la superficie no saturada hídricamente y que actúa por medio de hilos de agua numerosos e inestables) y la crioclastia o gelifracción (ruptura de las rocas como consecuencia de la congelación y el deshielo del agua acogida en las fisuras superficiales existentes en ellas). Además de estos procesos erosivos, el matorral que crece en el asentamiento y que está compuesto fundamentalmente de romero (Rosmarinus officinalis) se establece de forma óptima entre las piedras del muro de cierre del poblado y de otras estructuras que aún permanecen in situ, lugares en donde encuentra la humedad necesaria para su crecimiento. Sus poderosas raíces van separando progresiva-

mente las piedras, disgregándolas y fomentando la actuación de los procesos erosivos. La erosión se hace más patente en las zonas inclinadas del asentamiento y en los taludes de las ocho catas ilegales que se han realizado en el mismo, esparciendo el sedimento arqueológico por la ladera oeste, muy inclinada, y agrandando la superficie de de los hoyos practicados sin control. Estos hechos nos indujeron a solicitar en septiembre de 1995 un permiso a la Dirección General de Cultura para paliar los efectos negativos que la erosión estaba produciendo en las catas ilegales y, a la vez, poner de manifiesto algunas evidencias arqueológicas que apoyasen o no algunas hipótesis que habían surgido a partir de la prospección de 1993-1994. Nuestro propósito era la actuación arqueológica en todas las catas ilegales pero el cambio brusco del tiempo atmosférico cuando se actuaba en la cata nº 2 impidió la culminación del proyecto y sólo se pudo actuar en

66

INFORME SOBRE LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL POBLADO CALCOLÍTICO DE “EL ESTRECHO” (CARAVACA), EN NOVIEMBRE DE 1995

Figura 1. Planta “C2”.

ésta. Los costes de la presente excavación y de la prospección previa fueron sufragados en su totalidad por el autor. Para adecuar el trabajo arqueológico a la forma irregular de la intervención clandestina nº 2 se procedió, en primer lugar, al trazado de un eje de coordenadas para, a partir del cual, poder cuadricular el yacimiento y situar a C-2 en esta retícula. La cata ilegal se insertó en una cuadrícula (C-2) de 3 x 2 m. con una superficie inicial excavable de 3 m2. Posteriormente y conforme avanzaba la excavación esta superficie se amplió 3 m2 por el lado Sur. También se amplió hacia el oeste 1 m2 para documentar el alzado del paramento interno de la muralla. En general, la cuadrícula C-2 quedó formada por 7 subcuadrículas de 1m2 cada una. Se estableció un punto 0, próximo a C-2, a partir de otro punto situado fuera del yacimiento a 8,29 m. por encima. La excavación puso de manifiesto 7 unidades de estratificación: -U.E. 200. Corresponde al paramento interno de la muralla, formado por hiladas de piedras de mediano y gran

tamaño dispuestas a hueso y sin carear. Tiene un alzado visible de 60 cm. -U.E. 201. Corresponde al estrato sedimentario más superficial. Está compuesto de tierra suelta de color marrón oscuro, con abundante materia orgánica (raíces, excrementos de ratón y larvas de insectos) y piedras dispuestas anárquicamente que provienen de la erosión de la muralla. Abarca la totalidad de la cuadrícula. -U.E. 202. Es de color gris y más compacta. Apenas tiene piedras. Presente en toda la cuadrícula. -U.E. 203. Tierra amarillenta, cementada. Contenía numerosos nódulos de barro endurecidos al fuego. Presente en toda la cuadrícula. -U.E. 204. Tierra marrón grisácea con numerosas piedras de tamaño pequeño. Presente en toda la cuadrícula excepto en la subcuadrícula 7. -U.E. 205. Tierra de color marrón rojizo, sin piedras y con los materiales arqueológicos dispuestos horizontalmente. Se interpreta como restos de un suelo. Adosada a la U.E. 206. Presente en las subcuadrículas 5 y 7.

67

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 2. Perfil N C2.

Vista del corte estratigráfico desde el ángulo SE. Obsérvense el alzado de la muralla, al NW; la U.E. 206, adosada a la anterior y una oquedad en la roca de base que no aportó nada significativo.

68

INFORME SOBRE LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL POBLADO CALCOLÍTICO DE “EL ESTRECHO” (CARAVACA), EN NOVIEMBRE DE 1995

-U.E. 206. Estructura de piedras adosada al paramento interno de la muralla. Está formada por dos hiladas de mampuestos: la primera de mediano tamaño y la segunda, más profunda, de gran tamaño. Presente en las subcuadrículas 5 y 7. Se interpreta, bien como un zócalo interno de la muralla, bien como parte de una construcción independiente no relacionada con la fortificación y por el momento sin significación para nosotros. -U.E. 207. Tierra marrón con numerosas piedras de tamaño pequeño. Tiene aproximadamente 7 cm. de espesor y abarca la totalidad de C-2. Inmediatamente por encima de la roca de base. Está muy cementado, presentando minúsculos fragmentos de carbón. Escaso material arqueológico.

Fragmento de olla globular decorada con impresiones de punzón. Nivel I.

De lo visto, deducimos que hay dos niveles en esta parte del yacimiento: Nivel II. Está integrado por las unidades de estratificación 201 y 202. Es un nivel de formación reciente donde los materiales aparecen revueltos y con disposición anárquica. El cambio de coloración se debe a la evolución natural del suelo. Nivel I. Compuesto por las demás unidades de estratificación excepto 200 y 206. Es un nivel de formación antigua

Fragmento de alabarda sobre núcleo prismático para hojas agotado, punta romboidal y fragmento de lámina. Nivel I.

69

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Escorias de cobre. Nivel II.

con materiales muy fragmentados y rodados. Sólo el sedimento rojizo que forma la U.E. 205 y U.E. 207 parecen estar inalteradas. En la U.E. 205 los materiales arqueológicos, de tamaño mayor, están dispuestos horizontalmente. Creemos, por lo visto anteriormente, que inmediatamente después del abandono del yacimiento comienza un proceso erosivo fuerte, favorecido por la inclinación, que llega hasta la actualidad y que tiene bastante que ver con la posición anárquica y el rodamiento que presenta la mayor parte de los materiales. No se ha observado durante la excavación ningún estrato que interrumpa la sucesión normal de unidades de estratificación por lo que consideramos que el asentamiento de “El Estrecho”, al menos en esta zona, es unifásico. Los materiales que se han exhumado (en proceso de estudio) forman un conjunto homogéneo, sin que se aprecien diferencias significativas entre el Nivel I y el Nivel II, que ratifican nuestra consideración de un sólo momento de ocupación. Se trata de fragmentos de cerámica en los que abundan las aguadas y los engobes de almagra y los ele-

70

mentos de aprehensión dispuestos cerca del borde. Tenemos un fragmento de borde y pared de una olla globular con cuello decorada con impresiones de punzón formando un motivo barroco, ampliamente representado en el Neolítico de las cuevas andaluz, proveniente del Nivel I. En sílex es igualmente significativo un fragmento de alabarda realizada sobre un núcleo prismático para la extracción de hojas, una punta de flecha romboidal y fragmentos de láminas y pequeñas lasquitas. Se han recuperado piezas dentarias de caballo, cerdo y ovicápridos. También se encontraron algunos nódulos de barro endurecidos al fuego y fragmentos de roca de los empleados para la elaboración de desgrasantes cerámicos (quizás cuarzomonzonita). Pero quizás el hallazgo más significativo hayan sido dos fragmentos de escoria de cobre, encontrados en el sedimento revuelto, que prueban el conocimiento de la metalurgia por parte de los habitantes de “El Estrecho” y que se relacionan con los fragmentos negruzcos de barro que aparecieron durante la prospección y que ahora reinterpretamos como pertenecientes a hornos.

INFORME SOBRE LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN EL POBLADO CALCOLÍTICO DE “EL ESTRECHO” (CARAVACA), EN NOVIEMBRE DE 1995

Corte estratigráfico cubierto y repoblado con Stipa tenacissima.

Una vez concluida la excavación se dispuso una lámina de plástico en los perfiles y suelo del área de actuación, rellenándolo posteriormente con piedras y tierra. Seguidamente se repobló la superficie con esparto (Stipa tenacíssima) para evitar la erosión. La intervención arqueológica de 1995 ha aportado nuevos datos que añadir a los recogidos durante la prospección de 1993-1994. Ha sido importante el hallazgo de dos fragmentos de escoria de cobre en el sedimento revuelto de C-2. Es la prueba más clara de la adscripción del poblado al Calcolítico, cuestión que ya se apuntaba en el estudio preliminar que se realizó a partir de la prospección. Podemos afirmar que se trata de un asentamiento típicamente calcolítico en el ámbito del Sureste peninsular si atendemos a su ubicación en un espolón amesetado entre la confluencia de dos ramblas, a su defensa o protección mediante un gran muro de cierre y al conocimiento de la metalurgia por parte de sus moradores, quedando emparentado con otros yacimientos del III milenio a.J.C. fortificados y sin fortificar, como Bagil,

el Cerro de la Virgen de Orce, El Malagón, Los Millares, El Prado, etc. También los materiales recuperados ratifican esta consideración; abundan los recipientes abiertos decorados con engobes y aguadas de almagra, hay puntas de flecha de tipo romboidal y de pedúnculo y aletas incipientes, útiles líticos realizados sobre láminas de sílex, el extremo distal de una alabarda de sílex, algún microlito geométrico, fragmentos de pared de horno de fundición, etc. Son igualmente significativas las piezas dentarias de ovicápridos, caballo y cerdo. La falta de materiales asociados al fenómeno campaniforme como cerámica, puntas de flecha de cobre, botones de hueso con perforación en “V”, brazales de arquero, etc. y la presencia de fragmentos de recipientes decorados con incisiones e impresiones de punzón e industria microlítica nos lleva a considerar a “El Estrecho” como un asentamiento calcolítico precampaniforme con tradiciones neolíticas que podría haber tenido su máximo desarrollo hacia mediados del III milenio a.J.C.

71

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

Joaquín Lomba Maurandi Francisco Peñalver Aroca Francisco Fernández Matallana

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1995 REVISADO: 2001

EL POBLADO ARG ÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

JOAQUÍN LOMBA MAURANDI 1 , FRANCISCO PEÑALVER AROCA 2 , FRANCISCO FERNÁNDEZ MATALLANA

Palabras clave: argar, edad del bronce, cista, sca, cazoletas, Noroeste . Resumen: La existencia de una cista expoliada en el asentamiento argárico de El Portillo (Cehegín, Murcia) motivó una intervención de salvamento de los restos de la misma y un análisis interpretativo de la ubicación espacial del yacimiento, tanto con respecto a su entorno inmediato (S.C.A.) como en relación a la disposición urbanística en

terrazas de los vestigios arquitectónicos. El estudio pone en relación el yacimiento con el valle del Argos, con recursos de tipo ganadero, con la proximidad a yacimientos de mayor entidad como la Morra de la Cerámica (Cehegín) y con la posición periférica de la zona con respecto al área argárica.

I. INTRODUCCIÓN. UBICACIÓN Y ENTORNO

II. EL POBLADO

El poblado argárico de El Portillo se localiza en la vertiente SE de la Sierra de la Puerta, en un espolón rocoso junto a una profunda hendidura natural que comunica lateralmente los valles del Benamor y del Argos a una cota de 630 m s.n.m. Estas dos cuencas fluviales, al NW y al SE del yacimiento, respectivamente, constituyen la práctica totalidad de la enorme área de visibilidad del yacimiento. Desde el punto de vista geológico, el yacimiento se encuentra sobre un amplio buzamiento de calizas marmóreas, que separa las dos cuencas fluviales ya mencionadas y los términos municipales de Cehegín y Moratalla. Estas calizas sufren en todo el frente de la sierra la acción de numerosas canteras que, en el caso que nos ocupa, quedan a escasos metros del asentamiento prehistórico.

El hábitat se localiza en una fuerte pendiente, en el tercio superior del cerro y totalmente orientado hacia el río Argos, observándose en superficie numerosos restos de estructuras de piedra, correspondientes a viviendas y posiblemente a aterrazamientos para la instalación de las mismas. También son muy abundantes los fragmentos de cerámica argárica, molinos barquiformes y dioritas para la confección de mazas y de industria lítica pulimentada; la industria lítica tallada, tanto en sílex como en cuarcita, está escasamente representada. A esta abundancia de material superficial han contribuido principalmente dos factores: la elevada pendiente del terreno y la acción de furtivos, que han abierto dos toperas importantes en la parte superior del yacimiento y una tercera

74

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

El Portillo y su área de captación de 1 hora. La estrella señala el poblado calcolítico de Virgen de la Peña, y el círculo negro, el argárico de Morra de la Cerámica.

75

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Croquis del asentamiento con especificación del número de terrazas (I-VIII), sectores (A y B), cazoletas (1-3) y estructuras observables en superficie. En la parte inferior, cuadrícula diseñada en torno a la cista.

en la parte inferior, que es la razón principal de este estudio. También es interesante la documentación de varios fragmentos de vasijas-horno, cuya funcionalidad se deduce de los anormales grosores de pared y de la fuerte alteración térmica sufrida por las piezas. Hay que llamar la atención, además, sobre la presencia de una cazoleta de considerables dimensiones en la superficie superior de una gran piedra caliza, en el extremo SE del poblado. Se trata de un rehundimiento alargado, de 1.06 m de longitud por 45.3 m de anchura y una profundidad de 0.13 m, con el fondo totalmente liso y compuesto por dos planos indiferenciables a simple vista: uno totalmente horizontal, en el extremo SE de la cazoleta, y otro ligeramente inclinado, que sigue al anterior en el extremo NW y que conecta con una especie de surco vertedor o de desagüe. III. LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA: EXCAVACIÓN DE LA CISTA

En una visita al lugar, con motivo de unas prospecciones para la apertura de una cantera en las proximidades3, se

76

localizaron en superficie los restos de una cista argárica, violada por la acción de los furtivos, en el centro de una amplia topera. A raíz del hallazgo se pensó en trasladar dicha cista al Museo Arqueológico de Cehegín para su exposición permanente en las salas de Prehistoria, y se solicitó el correspondiente permiso a la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia. Concedido el mismo, se iniciaron los trabajos en noviembre de 1995 diseñando una cuadrícula de 2 x 2 m, de orientación N-S, intentando abarcar la mayor parte del agujero de los furtivos y dejando la estructura funeraria en el centro del área de excavación. Se trata de una cista de grandes dimensiones (1 m de longitud, 0.8 m de anchura y 0.5 m de profundidad), con orientación N-S, formada por cuatro lajas laterales y dos de base (una sobre la otra) a las que habría que sumar las de la cubierta, que en número de tres a cuatro fragmentos se localizaron en las inmediaciones del enterramiento. La excavación se realizó siguiendo el sistema de registro Harris, debido a que estábamos ante una actuación muy

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

Fases de excavación de la cista.

77

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

VI. “HARRIS MATRIZ” DE LA ACTUACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PORTILLO

1000 1100 1110 1300 1301

1220f

1302 1200 1310 1210

1211

1220a-d

1311 1320

1321

1231a-d

1322

1332

1220e

1330 1331

1340 1350

78

1230

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

puntual que debía intentar recoger el máximo de información estratigráfica y deposicional del lugar, ya que era la única intervención arqueológica controlada que se efectuaba en el paraje. Al inicio de los trabajos se documentaron, en el sector NW de la cuadrícula, restos de un suelo que debió cubrir totalmente el enterramiento y que fue desmantelado por los furtivos (UE-1100). Bajo este suelo apareció, en el sector W de la cuadrícula y por tanto al W de la cista, una masa de piedras de derrumbe (UE-1110) que apoyaban claramente sobre un suelo que cubría un fragmento de la cubierta de la cista, conservado in situ (UE-1300). Parece que hay que interpretar este suelo como el contemporáneo al enterramiento, y por tanto éste no pertenece al último momento de ocupación del lugar. Levantado el derrumbe y los escasos restos del mencionado suelo se observó otro (UE-1310), mucho mejor conservado y compactado, claramente recortado alrededor de la cista para la colocación de una masa arcillosa amarilla (UE1230) que, junto con varias piedras, constituía el refuerzo externo de la tumba. La asociación entre esa masa arcillosa y la cista se ve avalada, además, por la presencia de la misma en las esquinas inferiores internas de la cista (UE-1231a, 1231b, 1231c, 1231d), no tanto por deslizamiento de la masa como por una intencionalidad de completar las juntas interiores del enterramiento. Así, el suelo recortado pertenece al momento de ocupación inmediatamente anterior al de las gentes que realizaron el enterramiento. En el sector NW de la cuadrícula aparece una interrupción de este suelo, pero en este caso es más o menos circular y no está rellena con un tipo especial de tierra; en su base apareció una piedra plana. La única interpretación de este hueco es que sirviera para el apoyo de una vasija de grandes dimensiones, posiblemente una forma 4 ó 5 (UE-1302). El interior de la cista se presumía desde el principio que estaba totalmente expoliada; no obstante, al exterior de la tumba se habían recogido numerosos restos humanos, muy fragmentados. La sorpresa llegó cuando, al quitar una potencia de 0.4 m de depósito suelto del interior de la tumba (UE1200), empezaron a aparecer varios huesos largos en posición anatómica y en una tierra mucho más compacta que la inmediatamente superior; a éstos se sumaron restos de pelvis, vértebras, fragmentos de costillas, y numerosos huesos de pies y manos (UE-1210). Entre estos restos, cerca de las vértebras, apareció un pequeño fragmento de bronce, de sección circular, que podría corresponder tanto a un punzón.

En la esquina NW de la cista, en el interior, se observó durante la excavación una ausencia total de restos óseos así como una mayor profundización de las tareas de los furtivos; es posible, dadas las dimensiones de la cista, que en ese lugar se depositara una vasija como parte del ajuar, quizás una forma 5 (entre los huesos, y en el nivel intacto, apareció un fragmento de borde de una tulipa de excelente factura) (UE-1221). A partir de los restos humanos in situ se puede deducir que el cadáver se encontraba en posición fetal, con los pies hacia el N y mirando hacia el W. Del cráneo sólo aparecieron un fragmento de mandíbula y varios de la bóveda craneal, amén de numerosas piezas dentarias. Una vez finalizada la excavación, se procedió a desmontar la cista y al traslado de las lajas al Museo Arqueológico de Cehegín; de la masa arcillosa amarilla que envolvía a la estructura funeraria se recogieron asimismo muestras para evaluar la composición de la misma. IV. “HARRIS MATRIX” RESULTADO DE LA EXCAVACIÓN

Desde el punto de vista de las Unidades Estratigráficas, hay que diferenciar aquellas documentadas en planta, parcial o totalmente, de aquellas que sólo se han podido constatar en los perfiles, concretamente en el perfil W, que es el de más potencia y el más completo de los cuatro lados de la cuadrícula. Las primeras parten de la UE-1000 (superficial) en adelante, mientras que las segundas que además aparecen sobre ese superficial consecuencia del expolio presentan una denominación numérica inferior a 1.000, decreciente conforme la cota es menor. Durante el proceso de excavación se han distinguido las siguientes Unidades Estratigráficas: UE-1000Nivel superficial. Ocupa toda la superficie de la cuadrícula, y se define con los materiales recogidos de superficie antes de la intervención arqueológica. Por tanto, debido al expolio de la tumba, recoge materiales del último momento de ocupación del poblado así como de los momentos inmediatamente anteriores, aquellos alterados durante el expolio para el acceso al contenido de la cista. Algún hueso humano fragmentado y cerámica de superficie. UE-1100: Revuelto. Bajo la UE-1000. Ocupa también toda la cuadrícula y contiene todos los materiales recogidos durante la limpieza del cuadro, pero que a diferencia de la UE-1000 ha supuesto remoción de tierra (careado de piedras, nivelación de superficies, etc). Aparecen fragmentos óseos

79

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

procedentes del interior de la tumba, mezclados con cerámicas de los niveles superiores. UE-1110: Derrumbe localizado en el sector W de la cuadrícula. Se observa perfectamente en el perfil W y ha sido perforado por los clandestinos. Piedras de 15 a 25 cm, amontonadas unas sobre otras hasta en tres capas, sumando una potencia en el mencionado perfil de 20 cm. UE-1200: Interior revuelto de la cista. Su perímetro está definido por las lajas del enterramiento. Tierra fina muy suelta, con algún pequeño fragmento de osamenta humana. Color marrón muy claro. UE-1210: Interior intacto de la cista. Bajo la UE-1200 y sobre la laja de base de la cista (UE-1220e). Tierra compacta del mismo color que la anterior y muy seca, con numerosos huesos humanos en posición anatómica, incrustados en el nivel y nunca apoyando sobre la laja inferior de la cista. También se localiza un pequeño fragmento de bronce, a la altura de los brazos del individuo. UE-1220a: Laja N de la cista. Sobre la UE-1220e. UE-1220b: Laja S de la cista. Sobre la UE-1220e. UE-1220c: Laja E de la cista. Sobre la UE-1220e. UE-1220dLaja W de la cista. Sobre la UE-1220e. UE-1220e: Laja de base de la cista. Bajo las UE-1220a, 1220b, 1220c y 1220d. UE-1220f: Laja de cierre de la cista. Desplazada de su lugar original durante el expolio y fragmentada en diversos trozos, sólo se conserva en posición un pequeño fragmento sobre el tramo S de la laja W (UE-1220d). UE-1221: Hueco circular de unos 25 cm de diámetro, en la esquina NW del interior de la cista, que perfora la UE1210. Se puede interpretar también como un rehundimiento o penetración de la UE-1200 en 1210. Sin embargo, su silueta apunta a la probabilidad de que en ese lugar se ubicara una vasija cerámica como parte del ajuar de la tumba. Por su sección cóncava podríamos pensar, con las reservas a que obliga el estado de conservación del hallazgo, a una forma 5 (tulipa) o 6 (lenticular). UE-1230: Masa de color amarillo, arcillosa, de grano muy fino y de gran dureza, muy compactada, que rodea a la cista en sus cuatro lados y también en su base. En su interior y también incrustadas en superficie aparecen numerosas piedras, colocadas preferentemente en sentido vertical y paralelo a las lajas de la cista, de tamaños muy variables entre 15 y 40 cm. En planta se observa una concentración de las piedras de mayor porte en el lateral W de la cista (30 a 40 cm), seguidas en tamaño por las del lateral E y S (20 a 30 cm) y el

80

N (10 a 15 cm, mucho más numerosas que en el resto del perímetro de la tumba). En cuanto al contenido de esta masa amarilla, es estéril si exceptuamos cuatro huesos de animal, localizados en el sector SW de dicha mancha, en la zona más baja de la misma pero claramente embutidos en la misma. UE-1231a: Masa amarilla de idénticas características a la UE-1230, situada en la esquina NW interna de la cista, a modo de cierre y unión de lajas. UE-1231b: Masa amarilla de idénticas características a la UE-1230, situada en la esquina NE interna de la cista, a modo de cierre y unión de lajas. UE-1231c: Masa amarilla de idénticas características a la UE-1230, situada en la esquina SW interna de la cista, a modo de cierre y unión de lajas. UE-1231d: Masa amarilla de idénticas características a la UE-1230, situada en la esquina SE interna de la cista, a modo de cierre y unión de lajas. UE-1300: Interfacies. Suelo de habitación sobre las cubierta de la cista. Color gris con carboncillos y manchas amarillentas y blancas, se sitúa inmediatamente sobre un fragmento de laja de cierre conservada in situ sobre la laja W (UE1220f). Sobre este suelo aparece un nivel de derrumbe, posiblemente de un muro (UE-1110). Debe tratarse del suelo contemporáneo al momento de confección del enterramiento. UE-1301: Potencia del suelo anterior, de 1 a 3 cm de espesor, con algún fragmento de cerámica argárica. Sólo se conserva bajo el derrumbe (UE-1110) y sobre la laja W (UE1220f). UE-1302: Área de tierra muy suelta, en el extremo NW de la cuadrícula, que perfora a UE-1300 y UE-1301; en la parte inferior de dicho agujero se localizan dos piedras planas, un sobre otra, por lo que se podría interpretar como un apoyo de vasija (forma 4 ó 5). UE-1310: Interfacies. Primer suelo de habitación perforado por el agujero en el que se instaló todo el sistema de enterramiento (masa de arcilla amarilla con piedras, y cista). Se encuentra bajo el suelo anterior (UE-1300), a la misma cota que los cantos superiores de las lajas verticales (UE1220a-d); por tanto, la laja de cierre (UE-1220f) corta también a este suelo y es cubierta por el suelo siguiente (UE-1300). Más compacto que el anterior, presenta la misma alternancia de manchas difusas blanquecinas y amarillentas, con algún carboncillo aislado. Cerámica argárica y restos de fauna sobre el suelo y también incrustado en el mismo. UE-1311: Potencia del suelo anterior, de 3 a 5 cm de espesor. Cerámica argárica y fauna incrustada.

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

Vista de la cista tras la limpieza superficial del sector.

UE-1320: Interfacies. Segundo suelo de habitación perforado por el agujero en el que se instaló todo el sistema de enterramiento (masa de arcilla amarilla con piedras, y cista). Se encuentra bajo el suelo anterior (UE-1310 y 1311) y presenta similares características. Cerámica argárica y fauna sobre el suelo. UE-1321: Potencia del suelo anterior, de unos 5 cm de espesor medio. Cerámica argárica incrustada. UE-1322: Mancha gris clara (componente de cenizas), de grano muy fino y ligeramente compactada, al W de la cista. En planta se sitúa en todo el sector W adyacente a la cista, entre ésta y el perfil W de la cuadrícula, prolongándose hacia el N hasta el límite de la excavación. Se localiza debajo de las piedras que aparecen en el sector NW (derrumbe, UE-1110). Mucha cerámica argárica y fauna. UE-1330: Interfacies. Tercer suelo de habitación perforado por el agujero en el que se instaló todo el sistema de enterramiento (masa de arcilla amarilla con piedras, y cista). Aumenta la presencia de manchas de cenizas y carboncillos. Este suelo se encuentra 5-7 cm sobre la cota de la superficie

externa de la laja de base de la cista (1220e) y es el último de los alterados por la construcción de la tumba. UE-1331: Potencia del suelo anterior, de 7 cm de espesor medio. Cerámica argárica y fauna. UE-1332: Acumulación de piedras de dirección N-S, en el sector E de la cuadrícula, adyacente al límite de la masa amarilla de consolidación de la cista (UE-1230), compuesto por dos hiladas. Constituye un posible muro de vivienda de 35 a 40 cm de grosor, paralelo al lado largo de la cista. Debido a la inclinación del terreno, dicho muro aparece en los perfiles N y S de la cuadrícula prácticamente en superficie. Apoya en el cuarto suelo (UE-1340) y es paralelo a los suelos 2º y 3º (UE-1320 y UE-1330). V. ESTUDIO DEL MATERIAL

A partir de la observación de los inventarios se puede decir que el registro material está dominado por la fuerte presencia de cerámica (134 fragmentos), seguida de los restos óseos humanos, fauna, industria lítica tallada (3 elemen-

81

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Vista de la cista antes de iniciar su desmantelamiento. Obsérvese el sistema de sujeción de las lajas con mampostería.

tos), ídolos (1 elemento), molinos (1 fragmento), piedra quemada (1 fragmento) y metal (1 elemento). VI.1. Cerámica

Toda la cerámica recuperada se adscribe a las pautas características de la cerámica argárica, pudiendo diferenciarse 107 fragmentos no significativos (paredes o galbos) y 20 fragmentos significativos: 15 bordes lisos, 1 borde decorado, 2 carenas, 1 mamelón, 1 lengüeta y 1 fondo. Estos últimos delatan la existencia de las siguientes formas cerámicas (Tipología de Siret): tres cuencos F1 y dos F2, tres cazuelas F3, cinco vasijas de almacenaje F4, siete tupipas F5 y dos fuentes. Si atendemos a la distribución del material por U.E., la escasa muestra cerámica (téngase en cuenta la reducida área de excavación) no ofrece diferencias significativas en su conjunto, tal como se podía esperar de un grupo de materiales como el argárico, caracterizado en general por su homogeneidad formal. Sí que hay que llamar la atención sobre la presencia de algunos elementos diferenciadores, como la presencia de dos fuentes abiertas cuya morfología responde

82

más a formas calcolíticas que a la tipología argárica clásica, así como una olla globular con el borde ligeramente exvasado, que al igual que el labio decorado de otra pieza puede remitir a contextos manchegos. En cuanto al grado de fragmentación del material, hay que llamar la atención sobre el predominio de fragmentos pequeños y con líneas de fractura antiguas. Este dato está en concordancia con el hecho de tratarse de un área de hábitat de dilatado uso, en la que las vasijas originales se fracturaron en un primer momento para entrar a formar parte inmediatamente del depósito arqueológico in situ, en continuo uso como sucesivos suelos de ocupación; de ahí la elevada fragmentación y también la dispersión del material (hay pocos fragmentos de la misma pieza). VI.2. Fauna

La fauna está representada por varios fragmentos de hueso de ovicáprido y bóvido. El cálculo de NMI no tiene sentido en una muestra tan pequeña, afectada además por una intensa labor de expolio que ha provocado alteraciones

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

de U.E. y posiblemente de las cantidades iniciales presentes en el depósito arqueológico. VI.3. Industria lítica

Está representada por varios fragmentos de cuarcita tallada (3), lascas de primera y segunda extracción, muy acordes con una cronología antigua dentro de la Edad del Bronce. VI. 4. Metal

La única pieza de metal recuperada consiste en un pequeño fragmento de bronce, de sección circular, de 12 mm de longitud y 4 mm de grosor máximo, aparecido inmediatamente sobre el paquete de huesos intacto localizado en el fondo de la cista, entre el conjunto de vértebras torácicas en posición anatómica y el húmero, cúbito y radio derechos (brazo flexionado y pegado al tórax). Aunque en un principio se confundió con un remache de un elemento metálico mayor, una vez limpiado se observa perfectamente que se trata de un pequeño punzón de bronce. Actualmente se está realizando un análisis completo de la pieza con vistas a obtener información tanto de la composición del posible remache como de la técnica de fabricación del mismo. VI.5. Otros

Hay que llamar la atención sobre la aparición de un ídolo tipo Camarillas, trilobulado, en contextos de la Edad del Bronce, pero en cualquier caso no perteneciente al ajuar funerario de la cista. VI. RESTOS HUMANOS

El estudio de los restos humanos está actualmente en curso. No obstante, conviene indicar que la tumba estaba profundamente expoliada en el momento en que iniciamos la intervención. A pesar de esta circunstancia, los clandestinos no realizaron un vaciado completo de la cista, y fruto de ello ha sido la localización en su interior no sólo del fragmento metálico ya aludido, sino también de parte del esqueleto allí enterrado, sin duda un adulto corpulento. VII. VALORACIÓN GLOBAL DEL ASENTAMIENTO Y CONCLUSIONES

El área de hábitat que constituye el centro de este estudio se sitúa a una cota de 630 m. s.n.m., sobre una empinada pendiente que corona la sierra, aprovechando el escaso

suelo que retiene los estratos inclinados de caliza. El rasgo más característico del yacimiento es su pronunciada inclinación, delimitada en tres de sus lados por escarpes verticales (NW, SW y SE), y en el cuarto flanco (NE) por un relieve muy abrupto difícil de superar. A este aspecto hay que sumar una elevada visibilidad y también un alto dominio físico del entorno inmediato, pues a su alrededor se sitúan áreas llanas o semi-llanas. Si nos ciñéramos a lo dicho hasta ahora, estaríamos ante un poblado argárico estratégico, de los llamados en altura, cuya relación altimétrica y visual con el hinterland inmediato apuntaría a una función primordial de defensa del entorno de subsistencia y de control de paso, tanto del valle del Argos al del Benamor -a través del barranco que tenemos al pie del yacimiento- como, sobre todo, del tránsito longitudinal a lo largo de la cuenca del Argos, vía natural de paso y comunicación entre el valle del Segura, a la altura de Calasparra, y las tierras altas del Noroeste murciano. Sin embargo, el análisis detallado del yacimiento de El Portillo permite poner en entredicho, o al menos matizar de manera importante, esas afirmaciones. En un estudio específicamente dedicado a la cuestión (Lomba, 1999) se ha realizado un pormenorizado análisis del yacimiento, atendiendo a parámetros como la pendiente del asentamiento y superficie real útil; el sistema de estructuración interna del hábitat; la evaluación del potencial económico del territorio inmediato; y la calibración del impacto del asentamiento con respecto a su hinterland y viceversa, en función del potencial real del yacimiento4. Resultado de ese estudio es la delimitación exacta del yacimiento que, en contra de lo que podría parecer en un primer momento, no se trata de un poblado de gran tamaño, pues se restringe a 640 m2, organizados además con un sistema de terrazas que articula las unidades de habitación, y que incluye además un sector en el que aflora la roca base y en el cual debemos presuponer una ausencia de estructuras. Queda claro, por tanto, que no se trata de un asentamiento importante, como podría parecer a tenor de su emplazamiento dominante y destacado, sino más bien de un área de hábitat relativamente reducida, en la que los diferentes espacios de habitación se arracimaron sobre la parte superior de un espolón rocoso, ocupando con eficacia todos y cada uno de los huecos susceptibles de edificación. Otro elemento que debe considerarse al acometer la evaluación de la superficie total del yacimiento hace referencia a su desarrollo diacrónico; dicho de otro modo, es importante

83

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

saber si esos 640 m2 estuvieron urbanizados en algún momento de forma sincrónica, o si reflejan el fenómeno postdeposicional de la acumulación de diferentes fases de ampliación y/o reestructuración del espacio. El detalle de esta evolución es difícil de documentar a partir de evidencias superficiales, pero la dispersión del registro arqueológico parece indicar que en algún momento, probablemente avanzado dentro de la historia del lugar, esos 640 m2 fueron ocupados de manera sincrónica. Este sería el tamaño máximo alcanzado por el asentamiento y, por tanto, también el punto más próximo a la capacidad crítica de explotación del territorio inmediato y de aprovechamiento de la situación geoestratégica del lugar, con las tecnologías disponibles en la época. Aunque más adelante entraremos en detalle en esta cuestión, hay que destacar que, de cualquier modo, la fuerte pendiente del terreno y su perfecta delimitación a través de áreas que excluían la posibilidad de ampliar el área de hábitat (afloramientos masivos de caliza y escarpes) fueron elementos cruciales en el desarrollo y progresión del asentamiento que, para adaptarse a ambas circunstancias, tuvo que articularse sobre un sistema de terrazas que, por definición, reduce aún más el espacio útil disponible. Las estructuras y restos de depósito se distribuyen a lo largo y ancho de una superficie muy inclinada, que se modifica mediante la construcción de aterrazamientos: en superficie documentamos, sobre todo, muros que siguen más o menos las curvas de nivel, correspondientes a un sistema de terrazas en el que se pueden distinguir, a veces, entre muros de contención y paramentos de viviendas propiamente dichos. Exceptuando un gran muro que podría estar indicándonos el límite primigenio del asentamiento, el resto de terrazas sigue una tónica similar, con anchuras que rondan los 2 m., desarrollos continuos, y desniveles similares. La enorme similitud de todas esas estructuras empuja a pensar en una misma funcionalidad o, al menos, en una misma tradición constructiva, que se llevó a cabo con piedra local, muchas veces procedente de los mismos estratos calizos que coronan las cotas superiores del cerro y de un collado próximo que enlaza el mismo con el resto de la Sierra de la Puerta. La presencia de la secuencia estratigráfica derivada de la excavación y salvamento de la cista en un sector tan periférico del yacimiento, desde el punto de vista espacial, hace pensar que cuando se inicia la ocupación de esa zona el resto del área identificada como de hábitat ya está en uso. A tenor de estos datos, parece probable que en una primera

84

fase, desde luego anterior a la primera ocupación (Fase D u otras anteriores no documentadas, el asentamiento se restringiese al espacio situado entre la cresta superior caliza y el gran muro; en una segunda fase general, el hábitat se ampliaría hasta los escarpes meridionales del cerro, un obstáculo natural que hace innecesaria la elevación de defensas o delimitaciones artificiales. Para explicar correctamente la funcionalidad del asentamiento hay que atender, además, a la presencia de diversos receptáculos para recogida de agua de lluvia, excavados en los afloramientos de roca caliza, y cuya ubicación tiene una clara interpretación espacial5, al seguir una pauta claramente “extramuros”. La distribución de las terrazas -y hay pocas posibilidades reales de que pudieran haberse dispuesto de otro modoparece marcar, como factor principal, la estructuración del espacio, un espacio bastante reducido que no permite muchas opciones constructivas (grandes diferencias en los modelos y tamaños de las unidades domésticas, delimitación normativizada de áreas funcionales, etc). La fuerte pendiente obligaría a la existencia de algún que otro paso que salvara las distancias entre las distintas terrazas, lo cual reduce el espacio disponible para la ubicación de unidades domésticas. Parece probable que esa zona de acceso a los distintos pisos constructivos fuera el sector occidental del asentamiento. Esa misma pendiente elevada que obligó a un aterrazamiento sistemático y a la multiplicación de espacios con uso exclusivo de tránsito, debió limitar de tal modo el espacio libre para usos domésticos que la hipotética ampliación del espacio, que marca la posibilidad de dos grandes fases, no significa necesariamente un crecimiento demográfico del núcleo o un incremento del número de unidades familiares, sino que pudo ser también una respuesta a la reestructuración interna del asentamiento, pareja a la posible mayor complejidad de la comunidad que lo habitó. El estudio detallado del yacimiento, a nivel de superficie, nos muestra un área de habitación más bien reducida y, sin embargo, ubicada en una posición sumamente estratégica, con una amplia visibilidad y un hipotético control del territorio. Sin embargo, la escasa entidad del asentamiento pone en tela de juicio la primera impresión de que se podría tratar de un poblado estratégico de control de paso, o de frontera como la entienden Castro y González (1989: 9)-, etc, con toda su parafernalia de defensas, murallas, etc. La estructuración interna del hábitat no permite -por el sistema de terrazas, la elevada pendiente y la poca superficie

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

Interior de la cista, con restos humanos abandonados por los clandestinos.

útil- una articulación compleja del mismo en función de diferencias de poder adquisitivo, peso social o económico, etc; más bien estamos ante un sistema urbanístico interdependiente, en el que áreas de habitación y funcionales se imbrican con sectores con servidumbre de paso, como único modo colonizar el cerro de forma permanente. La delimitación externa del asentamiento, con un muro de poca entidad y, quizás en una segunda fase, el uso total de los escarpes rocosos, señalan hacia un lugar defendido, pero no orientado ni a la defensa propia ni a la de su posible territorio de influencia, aspiración a la que no se podría optar dado su pequeño tamaño y, por ende, baja población. La presencia de receptáculos excavados en la roca, para captación de agua a pequeña escala, con una ubicación claramente deslindada del desarrollo estrictamente habitacional, parece hacer referencia a una actividad de acceso/uso común, supradoméstico, como puede ser la ganadería. El SCA del sector septentrional no parece apto para el cultivo, por sus problemas de drenaje, pero sí que es óptimo

para pastos estivales, con la ventaja añadida del inmejorable control visual y próximo que se ejerce desde el asentamiento. Con respecto al SCA meridional, donde el agua no está tan directamente disponible en el entorno inmediato -el río Argos está relativamente alejado del yacimiento- pero sí que hay áreas llanas de pasto bajo, aparecen de nuevo los receptáculos excavados en la roca, en este caso en un lugar prominente y a salvo, ideal para el pastoreo y, más concretamente, para una cómoda y eficaz vigilancia del ganado. Es esta serie de argumentos la que nos permite plantear la hipótesis de que estemos en El Portillo no ante un poblado estratégico, desde el punto de vista político, como podría parecer en un principio, sino ante un asentamiento probablemente orientado hacia los recursos ganaderos, estando plenamente garantizados los pastos estivales, en el área de captación septentrional, e invernales, en la meridional. Téngase en cuenta la especificidad de la ganadería como elemento de riqueza, con sus peculiaridades como son su movilidad, la necesidad de grandes inversiones, etc. (Cámara y Lizcano, 1996: 314). A este peso específico que posee la

85

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

potencialidad ganadera del lugar habría que añadir, en cualquier caso, las facilidades de comunicación e interrelación que ofrece el asentamiento por su ubicación en primera línea de una vía de paso principal como es la cuenca del Argos. Parece que una orientación tan clara desde la perspectiva económica no puede, ni debe, ser explicación suficiente –aunque sí necesaria– para justificar la existencia misma del asentamiento. Su emplazamiento en una vía de comunicación justifica en buena medida esa más que probable orientación básica ganadera, pues garantiza una relación relativamente fluida con su entorno, a nivel macro, con otros poblados de mayor o menor envergadura pero, sobre todo, que ofrecieran productos que El Portillo, por los datos comentados, no podía conseguir de manera autónoma; el yacimiento argárico más próximo al que nos ocupa es el Morro de la Cerámica, sito fuera del área de captación de El Portillo y muy próximo a la localidad de Cehegín (López, 1991: 370-372). Dicho de otra forma, admitir todos estos argumentos implica necesariamente asumir que en la zona debía existir un poder político de mayor envergadura, que permitiera esa especialización por parte de un asentamiento ubicado en un lugar tan estratégico y expuesto, algo que la mayoría de autores ya admiten para la Edad del Bronce del Sureste peninsular. La idea de Lull (1983: 448 y ss.) de que la explicación del modelo argárico de ocupación del territorio se basa en la complementariedad económica de los diferentes hábitats da pleno significado a yacimientos como el que nos ocupa, entendiendo estas relaciones dentro del marco de un modelo paraestatal también defendido por éste y otros investigadores (Chapman et al., 1987: 18). A partir de los resultado de la excavación podemos decir que en el yacimiento de El Portillo se localiza un típico poblado argárico en altura, con un amplio dominio visual de los valles del Argos y del Benamor, si bien la orientación del hábitat es hacia el primero de dichos valles. Por su ubicación, parece que estamos ante un asentamiento que aprovecha su situación estratégica en una vía de comunicación, función que sin duda compaginaría con la explotación agropecuaria del entorno, concretamente de las tierras inmediatas al río Argos, para explotación agrícola) y de las laderas de la Sierra del Portillo para la explotación ganadera. La intervención arqueológica vino motivada por el expolio de una cista de considerables dimensiones, situada en la zona de cota más baja del yacimiento pero desde luego en el interior del poblado; a este expolio hay que sumar la presen-

86

cia de dos grandes toperas a cotas más elevadas, que no han sido objeto de intervención controlada alguna. A raíz de la excavación efectuada, que se centró en la mencionada cista y en el entorno inmediato (cuadrícula de 2 x 2 m), se ha documentado una sucesión de suelos de ocupación y derrumbes de muros de piedra, además de la presencia de la tumba, que hablan de una ocupación prolongada y aparentemente continuada, al menos de esta área del poblado. En total se han definido cuatro suelos de ocupación y dos niveles de derrumbes, distribuidos verticalmente en 0.80 m de potencia estratigráfica; de los suelos de habitación, tres de ellos están perforados por la fosa en la que se instala la cista, mientras el cuarto la cubre y desde luego corresponde al momento de construcción de la misma; es probable que existiera un suelo posterior a aquel que cubre a la cista, pero la labor de los furtivos impide que se realicen más precisiones al respecto. La cista, de grandes dimensiones, contenía en el momento de la excavación restos in situ de la osamenta del individuo allí inhumado, huellas de la existencia de un gran vaso cerámico (Siret-5 o Siret-6), extraído por los furtivos, y un pequeño punzón de bronce. De la estructura funeraria hay que destacar, además de sus grandes dimensiones, la importante labor de preparación que conllevó su realización. Aparte de la realización de un agujero considerable, que perforó tres niveles de suelo anteriores y sus correspondientes rellenos hasta una profundidad de 70 cm, una vez colocadas las lajas inferior y laterales se dotó a la estructura de una serie de apoyos pétreos, muy bien colocados, inmersos en una gran masa de tierra amarilla arcillosa, muy compacta, que cubría todo el perímetro externo de la cista desde su base hasta su cota más alta. En cuanto a la cronología del enterramiento, la asociación de la cista al último momento de ocupación del poblado (sobre el suelo que cubre la cubierta de la cista aparece un nivel de derrumbe que corresponde a muros asociados a dicho suelo) es un hecho destacable ya que constituye un ejemplo más de la presencia de esta modalidad de enterramiento (en cista) en un momento no-antiguo de la Cultura del Argar. La ausencia de ajuar, excepción hecha del punzón de bronce, impide precisar la cronología concreta del enterramiento en cuestión. El hecho de que las formas cerámicas recuperadas en los diferentes suelos de ocupación ofrezcan ya las características típicas de la cerámica argárica, y que este tipicidad se mantenga en toda la secuencia vertical del

EL POBLADO ARGÁRICO DE EL PORTILLO (SIERRA DE LA PUERTA, CEHEGÍN, MURCIA)

área excavada, es argumento suficiente para pensar no sólo en una vida dilatada del poblado, sino también para hablar de un Argar en plenitud para el poblado, que a juzgar por los materiales del suelo inferior y otros superficiales y de los alrededores de las toperas podría entroncar con un momento de tránsito entre el Calcolítico Final y el horizonte argárico. La ubicación y características concretas del asentamiento apuntan en esa misma dirección interpretativa. Por otro lado, hay que insistir en la presencia de la cazoleta descrita con detalle en el texto, cuya tecnología de fabricación entronca directamente con el mundo de petroglifos de la Murcia septentrional y del mundo albaceteño y que remite, al menos formalmente, a ese mismo mundo de la Edad del Bronce relacionado con la explotación ganadera. Todos los materiales procedentes de la excavación, así como algunos de superficie de las inmediaciones del área de excavación, se encuentran depositados en el Museo Arqueológico de Cehegín. Las lajas de la cista se encuentran también en dicho Museo, preparadas para la reconstrucción de la tumba y su exposición permanente al público. NOTAS 1

Área de Prehistoria de la Universidad de Murcia. Museo Arqueológico Municipal de Cehegín (Murcia). 3 Cantera Delia, prospección efectuada por María Cano Gomaríz y Joaquín Lomba Maurandi, en compañía de Francisco Peñalver Aroca, en noviembre de 1995. 4 Para un análisis más detallado de este tipo de perspectivas de investigación, ver Risch y Ruiz (1994: 80-81). 5 Para una información detallada, Lomba (1999). 2

BIBLIOGRAFÍA BURILLO MOZOTA, F. (1996): “Prospección arqueológica y Geoarqueología”, Arqueología Espacial, 15, Teruel, pp. 67-81. CÁMARA SERRANO, J.A.; LIZCANO PRESTEL, R. (1996): “Ritual y sedentarización en el yacimiento del Polideportivo de Martos (Jaén)”, Rubricatum, 1, pp. 313-322. CASTRO MARTÍNEZ, P.V. Y GONZÁLEZ MARCÉN, P. (1989): “El concepto de frontera: implicaciones teóricas de la noción de territorio político”, Arqueología Espacial, 13, Teruel, pp. 7-18. CHAPMAN, R.; LULL, V.; PICAZO, M.; SANAHUJA, M.E. (1987): Proyecto Gatas. Sociedad y economía en el Sudeste de España c. 2500-800 a.n.e., British Archaeological Reports, 348, Oxford University Press. LOMBA MAURANDI, J. (1999): “El Portillo: estructuración urbanística y territorio en un asentamiento argárico del Noroeste (Cehegín, Murcia)”, en A.L. Molina et al., La recuperación de los núcleos urbanos y su entorno. Aportaciones para su estudio histórico-geográfico, Universidad de Murcia, pp. 67-80. LÓPEZ, P. (Ed.) (1991): El cambio cultural del IV al II milenios a.C. en la Comarca del Noroeste de Murcia, Vol. I, C.S.I.C., Madrid. LULL SANTIAGO, V. (1983): La “cultura” de El Argar. Un modelo para el estudio de las formaciones económico-sociales prehistóricas, Barcelona. MIRANDA, J.M.; MESEGUER, J.S.; RAMÍREZ, A. (1986): “Bases para el estudio de las relaciones entre el medio geográfico y los asentamientos humanos”, Arqueología Espacial, 7, Teruel, pp. 199-212. RISCH, R.; RUIZ PARRA, M. (1994): “Distribución y control territorial en el Sudeste de la Península Ibérica durante el tercer y segundo milenios a.n.e.”, Verdolay, 6, Murcia, pp. 77-87. RUIZ ZAPATERO, G.; FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, V.M. (1993): “Prospección de superficie, técnicas de muestreo y recogida de la información”, Inventarios y cartas Arqueológicas, Soria, 1991, Valladolid, pp. 87-98.

87

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS (C/ ZAPATERÍA – C/ CAVA, LORCA)

Andrés Martínez Rodríguez Juana Ponce García

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 2001

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS (C/ ZAPATERÍA – C/ CAVA, LORCA)

ANDRÉS MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, JUANA PONCE GARCÍA Museo Arqueológico Municipal de Lorca

Palabras claves: Lorca, Calcolítico, Argar, Islámico, Medieval, muralla, poblado, enterramiento, cista, urna, ajuar, antropología. Resumen: La excavación arqueológica de urgencia en el solar del Convento de Madres Mercedarias, ha permitido documentar la importante secuencia histórica depositada en el subsuelo de la ciudad de Lorca desde el III milenio a.C. hasta el siglo XVIII.

I. INTRODUCCIÓN

Las excavaciones de urgencia en el solar de la antigua iglesia del Convento de Madre de Dios de la Consolación, regentado por las Madres Mercedarias, se desarrollaron entre mediados de septiembre de 1994 y abril de 1995, dada la necesidad de documentar el tramo de la muralla islámica que quedaba incluida dentro de dicho solar y los restos de las sucesivas culturas que se asentaron desde la Prehistoria hasta la actualidad en esta zona de las laderas de la Sierra del Caño. En junio del mismo año se realizó una pequeña intervención motivada por nuevos hallazgos al realizar la cimentación del nuevo edificio. El proyecto de nuevas construcciones en el patio del Colegio de las Madres Mercedarias en la calle Cava, generó la necesidad de practicar un sondeo en esta zona que permitió documentar que los restos del poblamiento prehistórico ubicado en la ladera meridional se

90

extendían perfectamente conservados bajo unos sótanos modernos soterrados al construir el patio del mencionado Colegio. La excavación arqueológica se planteó siguiendo la normativa propuesta en el P.E.P.R.I. del Conjunto Histórico de la Ciudad, donde se recoge para esta zona de la ciudad la presencia del trazado de la muralla medieval, los importantes hallazgos arqueológicos fortuitos constatados desde hace más de cien años (CÁNOVAS 1886: 223-232)1 y las diferentes intervenciones de urgencia efectuadas desde 1986 en las inmediaciones de la calle Zapatería2 (fig. 1). La excavación arqueológica llevada a cabo con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Lorca3 y de la Comunidad Autónoma de Murcia4, es actualmente la más destacada para el conocimiento de la secuencia prehistórica e histórica conservada bajo el subsuelo de Lorca. La excavación arqueológica en este sector de la ciudad ha permitido documentar una importante secuencia estratigráfica de una parte del

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 1. Plano de Lorca con los diferentes puntos donde se han producido hallazgos de enterramientos argáricos.

poblado argárico (II milenio a.C.) ubicado en las laderas de la Sierra del Caño, donde se han documentado un total de 20 enterramientos, así como, niveles de transición entre el Calcolítico a la cultura Argárica, con unos estratos donde aparecen representados elementos que caracterizan el horizonte campaniforme (finales del III milenio a.C.). En el transcurso de esta intervención se practicó un sondeo en el patio del Colegio de las Madres Mercedarias ubicado en la calle Cava, donde se pudo documentar restos del poblado prehistórico. Los resultados de la intervención mencionada en el patio de las Madres Mercedarias, se confirmaron en julio de 1995 con una nueva intervención de urgencia en la Plaza de Juan Moreno, nº 8 (calle de los Tintes confluencia con las Escalinatas del Porche de San Antonio), donde se documentaron dos sepulturas argáricas y niveles del asentamiento calcolítico que se extendía por toda la ladera del Cerro del Castillo, desde la iglesia de San Juan hasta La Alberca.

Estas excavaciones en casco urbano han permitido confirmar las grandes dimensiones del yacimiento calcolítico, la continuidad de este extenso poblado en época argárica e ibérica, así como diferentes fases de la Lorca medieval. El yacimiento arqueológico depositado bajo el casco urbano de Lorca, está aportando una serie de documentación que permite confirmar que estamos ante el poblado de larga continuidad más importante de la Región de Murcia, con unos orígenes constatados que ahondan en el III milenio a.C. Algunos de los materiales extraídos durante estas excavaciones, restaurados y catalogados (urnas de enterramiento y sus ajuares) formaron parte de la exposición “El mundo funerario de la Cultura del Argar en Lorca”, inaugurada en febrero de 1996 en el Museo Arqueológico de Lorca, mientras que un importante conjunto de piezas argáricas procedentes de esta excavación forman parte actualmente de la

91

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

exposición temporal “Y acumularon tesoros...Mil años de historia en nuestras tierras”, patrocinada por la Caja de Ahorros del Mediterráneo y que ha estado itinerante por varias ciudades del Levante penínsular. II. METODOLOGÍA

Una vez derribada la iglesia y unas estructuras anexas pertenecientes al Colegio de las Madres Mercedarias, el solar objeto de la excavación arqueológica, quedaba delimitado por la muralla medieval al Sur, la calle Zapatería al Norte, los restos de la iglesia del convento al Oeste y una vivienda particular al Este. La superficie total del solar de 276 m2 quedó reducida a 124 m2, después de eliminar la zona exterior a la muralla medieval y de respetar las necesarias distancias de seguridad a las estructuras colindantes. Se ha utilizado el método de excavación en extensión, sectorizando el espacio a excavar con una retícula de 18 cuadrículas de 3 metros por 3 metros sin testigos. El punto cero se estableció sobre una tapa de alcantarillado muy próxima al solar ubicada la calle Zapatería. Las unidades estratigráficas se registran en un tipo de ficha diseñada para las intervenciones arqueológicas del casco urbano de Lorca. El proceso de excavación de los enterramientos argáricos se reflejó en una ficha complementaria a las de registro estratigráfico. Se ha muestreado la tierra de las diferentes unidades estratigráficas prehistóricas para su flotación y posterior estudio palinológico, que permita una aproximación a la flora y medio de la Prehistoria lorquina. La maquinaria utilizada para realizar la flotación de los sedimentos5 fue instalada en el patio del Museo Arqueológico Municipal de Lorca, extrayendo las muestras que servirán para su futuro análisis y permitan disponer de evidencias para establecer el consumo, producción y/o intercambio de alimentos. En cuanto al sistema de recogida de muestras se ha seguido el criterio de guardar la quinta parte del sedimento excavado, mientras que en contextos bien definidos (funerarios, almacenamiento, hogares, etc.), se ha flotado todo el sedimento. III. FASES CULTURALES DOCUMENTADAS Y RESTOS ARQUEOLÓGICOS ASOCIADOS

Antes de comenzar a excavar se procedió al descombrado y limpieza de las estructuras visibles. El resultado fue

92

la constatación de estructuras subterráneas pertenecientes a la Iglesia del Convento y a unas viviendas adyacentes englobadas en el Colegio de las Madres Mercedarias. Fray Pedro Morote (1741: 296) y Francisco Cánovas Cobeño (1890: 276) recogen que San Vicente Ferrer durante la estancia en Lorca en 1411, se hospedó en una casa inmediata a la muralla, que junto a otras casas adjuntas eran propiedad del arcipreste Montesinos del Puerto. El santo valenciano profetizó que aquella casa sería casa de oración en otro tiempo, vaticinio que se cumplió en el testamento del arcipreste que dispuso que esas casas y sus bienes se empleasen en hacer un convento de religiosas bajo la advocación de Ntra. Sra. de Consolación. El Papa León X, por su bula de 1515 autorizó esta fundación (MOROTE, 1741: 296; CÁNOVAS, 1890: 276), siendo la primera abadesa Teresa Fernández del Puerto, hermana del arcipreste. Una descripción que alude al momento de la fundación, dice que tenía una humilde campana, refectorio, huerto y almacén. De esta primera fundación no se ha documentado nada durante la intervención arqueológica. III.1. CRIPTA DE LA IGLESIA DEL CONVENTO DE NTRA. SRA. DE CONSOLACIÓN (1689)

Los restos más antiguos vinculados a un edificio religioso hallados en la excavación pertenecen a una pequeña cripta localizada en los cortes 1 y 2 coetánea a la portada de la iglesia de 1689. La cripta, cuyas unidades estratigráficas son 516, 563, 564 y 566, estaba formada por una habitación pseudorectangular (3.60 metros de longitud conservada y una anchura de 2.10 metros) que no mantenía el cierre Norte al estar alterado por una zanja. Presentaba un banco (0.50 metros de ancho) adosado a su perímetro y su entrada situada en el lado este fue cegada en el momento de su amortización. Debió estar decorada ya que los estucos encontrados en su interior presentaban restos de pintura ocre con motivos en negro. Sobre el pavimento de la cripta se hallaron huesos humanos revueltos, algunos de individuos infantiles, todos ellos cubiertos con capas de cal. Posteriormente esta dependencia se rellena con escombros que también contienen huesos humanos. Estos restos óseos estaban acompañados de distintos objetos de carácter religioso pertenecientes a la segunda mitad del siglo XVII: Cuentas de distintos rosarios: 14 cuentas de madera torneada, 48 cuentas bicónicas de madera, 7 pequeñas cuenta circulares de madera, cuentas de hueso, varias cuentas de azabache talladas de diversas formas y ocho cuentas negras de vidrio.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Cinco cruces de Caravaca de plata sobredorada, una de ellas con la representación de las llagas en el reverso (lám. 1.1) y otra engarzada. Un medallón de plata sobredorada con la imagen de la Purísima con área y destello (lám. 1.2). Cuatro medallas de plata sobredorada:

(UE. 626) que es anterior a la construcción de la cripta, ya que se documentó bajo el pavimento de la misma. En su interior junto a los huesos humanos se halló un alfiler de bronce, aljezones y piedras. Posiblemente se trate de un osario realizado para introducir huesos de la primitiva iglesia destruida por un terremoto en 1674 antes de realizar la nueva cripta.

Medalla 1:

III.3. POZO CIEGO ABIERTO EN LA MURALLA ISLÁMICA EN EL

Anverso: Imprimación de las llagas de San Francisco. Reverso: San Carlos Borromeo. Medalla 2:

Anverso: Cruz con ángeles adoradores. Reverso: Imagen mariana con niño. Medalla 3:

Anverso: Imagen de la Purísima. Reverso: Dos ángeles adorantes ante custodia con la inscripción SIA.LAV.IL.SS.S. Medalla 4:

Anverso: Purísima (lám 3.2). Reverso: Ángeles adorantes de la custodia con inscripción de ROMA (lám 2.2) Otros objetos hallados en el interior de la cripta son varios alfileres de bronce para sujetar el velo, dos alfileres de plata uno de ellos torneado, suelas de calzado, un anillo de bronce, dos anillos de vidrio con un pequeño sello, un colgante de bronce y una moneda de 2 maravedíes6 de Felipe III acuñada en Segovia. III. 2. OSARIOS

Se han documentado tres osarios, uno de forma circular (1.30 metros de diámetro), otro ovalado (1 metro en su diámetro mayor por 0.64 metros en su parte menor), y un tercero (1.16 metros en su diámetro mayor por 1.00 metros en su parte menor), rellenando una atarjea de principios del siglo XIII, después de romper parte de la cubierta construida con grandes piedras. El depósito excavado en el interior de la canalización estaba formado por numerosos huesos humanos desarticulados, suelas de calzado, restos de tejido y alfileres de bronce mezclados con cal. Estos osarios se localizaban en el mismo sector que la cripta de la iglesia de 1698 y pudieron ser abiertos en el momento en que se rellena la cripta de 1698, salvo el osario

PRIMER CUARTO DEL SIGLO XVIII

En el corte 11 se localizó parte de un pozo ciego con planta de tendencia rectangular (1.90 metros de longitud por 1.50 metros de anchura), identificado con las unidades estratigráficas 535 y 569. Para su construcción se había vaciado una parte del relleno interior de la muralla adosando un muro de piedras pequeñas unidas con yeso al interior del forro de la muralla y cerrando con otro pequeño muro de las mismas características, roto por la cimentación de la iglesia de 1755. El pozo se había rellenado con una tierra suelta de coloración amarillenta con abundantes cenizas, carbones, huesos de animales, restos de cal, cáscaras de huevo, aljezones, y cerámica en la que abundan jarras de picos, ollas de distintos tamaños con el interior vidriado (fig. 2.1), escudillas7, bacines8 (fig. 2.3), cuencos, platos, cántaros, macetas, un mortero9 (fig. 2.2) y juguetes de cerámica con forma de caballitos, recipientes de vidrio y una moneda de 4 maravedíes de Felipe V fechada en 1720. Entre el material cerámico destaca un plato de loza vidriado en blanco con decoración vegetal en verde y ocre localizada en la visera y un pajarito en el fondo. Este plato puede tratarse de los primeros modelos de platos llegados a Lorca o ya modelados por alfareros locales, en donde se inspiró posteriormente la loza popular lorquina que se sigue reproduciendo en la actualidad con gran aceptación. Este pozo ciego debió pertenecer a una casa adosada por el este a la iglesia de 1689. III. 4. IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS (1755)

Concedida la licencia para la construcción de esta iglesia el 8 de junio de 1752, se comienza a derribar la antigua capilla de las monjas de la Consolación o Monjas de Arriba a principios de agosto de este mismo año. Un mes después se inicia la construcción de la nueva iglesia bajo la dirección de Pedro García Campoy, trabajos que finalizaron a mediados de 1755. Las características del nuevo edificio eran las

93

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 1. Cruz de Caravaca con la representación de las llagas en el reverso; medallón de plaza sobredorada con la imagen de la Purísima con área y destello.

Lámina 2. San Venancio, reverso de medalla 3 de la tumba de sor Pamela; reverso de la medalla 4 ángeles adorantes de la custodia con inscripción de ROMA; Grupo ante la Puerta Santa. Año de Jubileo. Reverso medalla 1 de la tumba de sor Pamela.

94

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Lámina 3. Cabeza decapitada de San Anastasio. Leyenda: CAPUT ANASTASII PE. MO. Anverso medalla 3 de la tumba de Sor Pamela; anverso de la medalla 4 con la representación de la Purísima; bustos de San Pedro y San pablo. Anverso medalla 1 de la tumba de Sor Pamela.

siguientes: planta con una sola nave, pequeño crucero cubierto con hermosa cúpula ovalada con ocho ventanas también ovales, altar mayor algo pronunciado para acoger el retablo y a los pies y en el lado del altar mayor los coros alto y bajo de las monjas. La iglesia se bendijo el 1 de enero de 1756 (ESPÍN, 1986: 253-254). Durante la excavación se ha documentado parte de la cimentación y la cripta de esta iglesia. El muro Sur de la iglesia apoyaba su cimentación directamente sobre la muralla islámica, que fue en parte destruida para sustituir las capas de cal y tierra del relleno de la muralla por un mortero de cal con grandes piedras extraídas de las canteras de Murviedro, de esta forma se enmascaró el lienzo murado de encofrado almohade y taponó e inutilizó la atarjea islámica bloqueando la salida de aguas, circunstancia que pudo afectar poco a poco a las estructuras de la iglesia del siglo XVIII y ser uno de los motivos desencadenantes del deterioro del edificio. El muro perimetral Norte dispuesto paralelo a la calle Zapatería, no se ha podido constatar debido a que fue eliminado en labores mecánicas de desfonde y pilotaje anteriores a la intervención arqueológica, aunque por referencias orales se ha podido saber que habían empleado la misma técnica constructiva que los otros dos muros hallados. La documentación del muro que conforma el lado corto de cierre por el Este de la planta rectangular de la iglesia, nos sirvió para establecer las medidas de su cimentación, cuya longitud era de 21.50 metros y su anchura de 8.90 metros. La impronta de tres pilastras cuadradas de 1.30 metros de lado

se localizó sobre el muro perimetral sur separadas entre sí por unos 3 metros aproximadamente. El único sector conservado de esta capilla se localiza en la zona oriental del solar, donde se abre la entrada con una portada orientada al Norte y atribuida a Lorenzo de Mora de 168710, y dos pilastras en el interior decoradas con dorados. III.4.1. CRIPTA DE LA IGLESIA DE 1755

La iglesia del siglo XVIII dispuso una pequeña cripta en el subsuelo que aprovechaba como pared el forro interior de la muralla islámica. Esta cripta tenía una planta rectangular con un sistema de cubierta abovedado, pavimento de ladrillo macizo y dos nichos paralelos dispuestos sobre el muro este. En el paramento Sur se abría una pequeña capilla realizada en el interior de la muralla medieval, rompiendo parte del forro interior y del relleno. En el yeso que enlucía la bóveda se documentó un grafito en carboncillo con la fecha de “1756”, que posiblemente se relacione con el año en que se finalizaron las obras de la cripta. Los nichos habían sido saqueados posiblemente durante el derribo de esta iglesia iniciado el 15 de octubre de 1967. El nicho 1 aún conservaba parte de su cerramiento, realizado con piedras unidas por cal y el yeso de revestimiento donde aparecía escrita con carboncillo la leyenda: “Sor Pamela en su /.../ 8 de junio de 1805”. La leyenda incompleta nos impide saber si el 8 de junio fue la fecha del entierro de esta hermana o bien si hace alusión a otro hecho, como el traslado del cadáver o el aniversario de la muerte. Junto a los restos óseos se documentó

95

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

un alfiler de plata sobredorada para sujetar el velo y tres medallas con restos adheridos del tejido de la túnica con las siguientes representaciones: Medalla 1: Procedente de Roma.

Anverso: Bustos de San Pedro y San Pablo. Leyenda: SS.PTR.ET PAUL-ANNO JUVILEIS (lám 3.3). Reverso: Grupo ante la Puerta Santa. Año de Jubileo (lám. 2.3). Medalla 2:

Anverso: Santo obispo a la izquierda con tiara en el suelo. Reverso: Cruz de Malta con inscripción. Medalla 3:

Figura 2. Olla de borde vuelto con el interior vidriado, mortero y bacín.

96

Anverso: Cabeza decapitada de San Anastasio. Leyenda: CAPUT ANASTASII PE. MO (lám. 3.1). Reverso: San Venancio (lám. 2.1). El segundo nicho de esta cripta estaba alterado por uno de los pilotajes de cimentación efectuados previamente al inicio de la excavación arqueológica. Al eliminar el pavimento de la cripta, realizado con losas cerámicas macizas (22 cm. por 16 cm.) se localizó la fosa de un enterramiento que contenía los restos de un adulto dispuesto decúbito supino con los brazos flexionados y las manos unidas a la altura del pecho. Posiblemente se trate de un personaje (religioso?) enterrado en el momento de la fundación de esta iglesia. El interior de la cripta fue amortizado con escombros del edificio demolido en 1967 para construir una nueva iglesia de hormigón. Entre los elementos que colmataban la cripta se localizaron fragmentos de yeserías con motivos vegetales pintados en rojo y azul pertenecientes a la decoración de la cripta o de la iglesia rococó. No se conserva el acceso a la cripta, aunque es posible que pudiera situarse paralelo a los nichos o en la zona Norte, alterada por la zanja y el pilotaje efectuado antes de dar comienzo la intervención arqueológica. El desfonde realizado para la construcción de esta cripta y su situación en el centro del solar condicionaron la intervención arqueológica, ya que nos encontramos con dos sectores aislados situados en las zonas oriental y occidental del solar, hasta que la excavación permitió llegar por debajo de la cota del pavimento de la cripta. Esta circunstancia ha supuesto una importante pérdida de información para las fases culturales posteriores al calcolítico.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

III.5. TORRE MEDIEVAL (SIGLOS XIV-XV) (fig. 3 y lám. 4)

La muralla tardoalmohade tras varios años de utilización fortificando la ciudad fronteriza, tuvo que ser reconstruida en varios de sus tramos como queda constancia en las fuentes documentales y las intervenciones arqueológicas efectuadas (Porche de San Antonio y Antiguo Colegio de la Purísima). A partir de finales del siglo XIII la Corona concede sucesivas mercedes para el reparo y mantenimiento del Castillo, torres y muros de la villa de Lorca (JIMÉNEZ 1994: 44). En este contexto se deben enmarcar los restos excavados pertenecientes al tramo oriental de la muralla en este solar, que consistieron en rehacer el forro interior con yeso y piedras durante la segunda mitad del siglo XIII, pasando la muralla constatada en este sector tras la reparación a tener una anchura de 2.80 metros. Este tramo de muralla une con un torreón construido entre los siglos XIV-XV y localizado en el sector noroccidental del solar (fig. 3). El torreón consiste en una estructura de planta rectangular de 5.30 metros de longitud por 3.60 metros de anchura y una altura máxima conservada de aproximadamente 10 metros. En la actualidad las caras Este y parte de la Sur permanecen exentas y forma parte del perímetro del patio de una vivienda de la calle Cava. La cara Oeste fue reaprovechada junto con la cara externa de la muralla para apoyar unas bóvedas sujetas con grandes arcos de ladrillo edificadas en el siglo XVIII entre la iglesia y el convento. El torreón se encuentra macizado con una argamasa de mortero de cal y piedras de gran tamaño. Conviene señalar que a finales de los años 70 del siglo XX se consolidó este torreón construyendo un muro de hormigón que forra su cara externa impidiendo ver la fábrica exterior. Hay que destacar que esta torre no guarda la misma orientación que la muralla tardoalmohade, y el sistema constructivo es diferente a otros torreones tardoalmohades de mayor entidad del trazado de la muralla (Colegio de la Purisima, calle Cava 35). La existencia del arranque de un pequeño portillo situado en la esquina Sureste parece sugerir que esta torre se construyó para eliminar una entrada secundaria de la ciudad y reforzar la muralla, cuando aún Lorca seguía siendo la frontera oriental con el Reino Nazarí. Respecto a estructuras de este mismo momento, sólo se ha documentado la cimentación de un muro (UE. 815) de piedras con dirección Norte-Sur en la zona oriental del solar. Este muro se adosa a la muralla y debió formar parte de las vivien-

das que se instalaron aprovechando la muralla como cimentación del muro meridional de la casa. Quizás habría que relacionarlo con alguna de las casas cercanas a la zona donde se hospedó San Vicente Ferrer cuando predicó en Lorca. III.6. ARQUITECTURA Y URBANISMO DE ÉPOCA ALMOHADE

Los almorávides cayeron en 1147 bajo los ejércitos almohades, grupo político-religioso llegado del Norte de África. La entrada de los almohades en Sharq Al-Andalus se retrasaría hasta la muerte, en 1172, de Ibn Mardanis, conocido también como el rey Lobo de Murcia, Lorca se adhiere al régimen almohade en estas fechas. Cuando la madîna de Lorca quedó bajo la órbita almohade su configuración era la “clásica” de al-Andalus, una alcazaba fortificada en la parte más alta asentada directamente sobre la roca, al pie la madîna amurallada ateniendonos a la mención de al-Idrîsî, dispuesta en las laderas adyacentes que caen al Guadalentín y en el extrarradio los arrabales alguno fortificado como también cita al-Idrîsî, las zonas artesanales y los cementerios. Del urbanismo islámico durante este período conocemos solamente algunos datos. La ciudad se configura con una importante muralla donde se abren varias puertas y portillos y delimitando un espacio intramuros menor que el de etapas precedentes, se construyen grandes muros de aterrazamiento dispuestos en las curvas de nivel de la ladera y paralelos a la muralla, se dispuso de sistemas de alcantarillado bajo las calles con una red de atarjeas, algunas de las más importantes iban a morir a la muralla por donde evacuaban las aguas sucias (Colegio de la Purísima, Mercedarias), se configuraron nuevos barrios residenciales (Plaza del Cardenal Belluga) así como arrabales extramuros (Plaza del Caño), y se disponen de nuevos espacios en el extrarradio para los cementerios y alfares. Aún así, se desconoce casi toda la trama urbana, debido a que se han realizado pocas excavaciones arqueológicas y en las que se han efectuado los niveles islámicos han desaparecido al construir las nuevas cimentaciones con cimbra entre los siglos XVII-XIX o bien solamente se han conservado las estructuras subterráneas (canalizaciones, pozos ciegos, silos y algunas cimentaciones). La única estructura bien conservada ha sido la muralla, reutilizada después de perder su funcionalidad defensiva como cimentación de todos las edificaciones construidas en lado meridional de las calles Pozos, Zapatería, Abad de los Arcos, etc.

97

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 3. Plano con los dos lienzos de muralla y el torreón cristiano entre ambos.

98

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

III.6.I. LA MURALLA (fig. 3 y lám. 4)

Fue a lo largo del primer tercio del siglo XIII cuando se realizaron unas fuertes murallas que nacen en los extremos de la alcazaba y se conservan en la actualidad enmascaradas entre la trama urbana. Las estructuras más significativas de este período (11701244), documentadas en la excavación, han sido un tramo de la cimentación de la muralla tardoalmohade y un portillo de acceso a la ciudad abierto en ella. Cuando se planifica construir el recinto defensivo de Lorca se buscan preferentemente lugares donde la topografía del terreno facilite la labor de defensa. Los tramos que parten del cerro donde se asienta la alcazaba bajan perpendiculares a las curvas de nivel, llegando a un punto donde cogen las curvas de nivel con pendiente más acusada para aprovechar donde la naturaleza les proporciona de por sí una zona de difícil acceso. El tramo excavado en el subsuelo de la iglesia de las Madres Mercedarias se encuentra sobre la curva de nivel donde se edifica el largo tramo meridional de la muralla. La fosa de fundación de la muralla excavada es muy irregular, en algunas zonas apenas se separa del lienzo interior unos 0.40 metros, mientras que en otras, como por ejemplo en la parte donde enlaza con una canalización o atarjea se ensancha hasta adquirir 1.50 metros de anchura. La muralla se construye adaptándose a la topografía de la ladera, aprovechando las zonas con mayores desniveles. En este solar se ha comprobado que en primer lugar se construye el forro exterior de la muralla, rellenando el espacio entre éste y la pared de la fosa con capas de cal y tierra hasta llegar a la cota deseada para iniciar la construcción del forro interior. A partir de aquí se levanta la cimentación rellenando el espacio entre el forro exterior e interior con lechadas alternas de cal y tierra compactada. El tramo conservado11 pertenece a la cimentación de la muralla y presenta en su cara interna una longitud de 10.60 metros y una altura máxima de 2.50 metros (fig.4). La totalidad de la cimentación estaba formada en altura por tres hiladas de cajones, el último de los cuales apoya sobre capas alternantes de cal y tierra que formarían la cimentación más profunda, de la cual se desconoce su cota más baja debido a los imperativos de seguridad impuestos durante el proceso de excavación. El mortero del forro exterior tiene una anchura de 0.64 metros y el forro interior alcanza los 0.60 metros como máximo. La cara interior de la cimentación presenta tres tapias

en vertical que tienen una altura entre 0.80 metros y 0.88 metros, siendo esta una constante documentada en varios sectores de la muralla de la ciudad de Murcia (MANZANO 1990: 304-305). Cada tapia conserva la impronta de cuatro tablones12 y se construye sin mechinales debido a que la fosa se va colmatando a medida que se van construyendo las tapias, y aún no necesitan sistemas de andamiaje para elevarla. Otro lienzo de muralla se conserva en el ángulo Sudeste del solar, del que pudimos documentar únicamente un tramo de 1.50 metros de longitud que conserva el arranque de un portillo y que fue inutilizado con la construcción de la torre anteriormente mencionada. También se podían observar en la cara interna los huecos que habían sostenido la estructura de una escalera que descendía hasta un pavimento de losas macizas adosado a la muralla. En el sector oriental de la excavación la muralla está configurada por un forro exterior de encofrado, parte del relleno y un forro interior de yeso y piedra, de una reforma posterior (segunda mitad del siglo XIII). El grosor de este sector de la muralla tras la reparación queda en 2.80 metros. Coetáneos a la construcción de la muralla también se han documentado diferentes tramos de alcantarillado, que se unían en una canalización mayor construida para evacuar las aguas fuera de la ciudad atravesando la muralla. III.6.2. SISTEMA DE ALCANTARILLADO

El sistema de alcantarillado de la madîna almohade, como es usual, estaba por debajo de las cotas de cimentación de las edificaciones y calles adaptándose a la topografía en pendiente de la ladera que facilitaba la evacuación de las aguas sucias. En el corte 3 y 4 se localiza una atarjea mayor coetánea con la muralla (L. máxima conservada 3.10 metros; A. 0.42 metros; P. 1.12 metros). Esta canalización estaba conformada por dos muros paralelos de encofrado que parten de la cimentación del forro interior de la muralla y que van a unirse con otros muros más pequeños construidos con piedras y ladrillos macizos unidos con un mortero de cal, cambiando en este punto la atarjea ligeramente de orientación. Esta atarjea estaba cubierta con piedras de gran tamaño desbastadas hasta dejarlas más o menos planas. A esta atarjea se le une por el Oeste otra canalización de menores dimensiones y parcialmente rota por la cripta del siglo XVII. Parece ser que este sistema de evacuación de aguas turbias y sucias a través de la muralla se inutilizó con la cons-

99

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Cara interna de la cimentación de la muralla tardoalmohade.

Figura 4. Alzado de la cara interna de la cimentación del tramo de muralla excavado formada en altura por tres hiladas de cajones.

100

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Lámina 4. Vista aérea de la excavación con estructuras de diferentes épocas. En primer término la muralla islámica y el torreón medieval cristiano.

trucción de la iglesia del siglo XVIII, cuya cimentación Sur corta la atarjea y la inutiliza. Entre los escasos materiales que se han documentado asociados a la construcción de la atarjea se encontró un fragmento de jarrita esgrafiada, un fragmento de candil de cazoleta y un fragmento de jofaina o ataifor vidriado en verde.

con el cuerpo estampillado13 y la boca esgrafiada (fig. 6), su reposadero14 (fig. 7), un ataifor vidriado en verde, media jofaina vidriada en melado y manganeso (fig. 8), dos candiles de pie alto vidriados en verde, un botón de cerámica con dos perforaciones15 (fig. 9.2), una marmita cerrada con dos asas y vidriada al interior, un jarrito de factura fina y una jarrita esgrafiada16(fig. 9.1).

III.6.3. SILO (fig. 14) III.7. RESTOS DE ÉPOCA CALIFAL

No se ha localizado el nivel del suelo almohade que se encontraba a una cota más alta y que despareció con los desfondes para las construcciones posteriores. Sin embargo entre los cortes 16 y 17 se documentó un silo, con las paredes revestidas de yeso y amortizado posteriormente al ser colmatado con aljezones procedentes del derribo de alguna vivienda islámica. Entre estos se localizó un fragmento de pared enlucida que conservaba signos pintados con carboncillo que pudo tener un carácter apotropáico relacionado con la protección contra los malos espíritus. En el fondo se amontonaban los fragmentos de una tinaja (fig. 5, lám. 5)

En su mayor parte han desaparecido por construcciones posteriores y los escasos restos constatados se concentran en el sector oriental. En la parte Este del solar se documenta la cimentación de dos muros perpendiculares realizados con piedra, que delimitarían un sector de una habitación de época califal (cortes 16 y 17). Junto a uno de los muros se localizó un pozo ciego de planta oval delimitado con piedras unidas con yeso y colmatado con carbones, cenizas, huesos de animal y abundantes fragmentos de cerámica del siglo X.

101

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 5. Tinaja con el cuerpo estampillado y la boca esgrafiada.

102

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Lámina 5. Tinaja decorada con las técnicas del estampillado y esgrafiado.

103

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 6. Decoración de la banda esgrafiada del cuello de la tinaja.

En el ángulo Noreste del corte 16 se documentó otro pozo ciego (UE. 977) que alteraba en parte la fosa del enterramiento argárico número 18 (UE. 973). En los cortes 10-11 se observó otra cimentación de este período de gran grosor, construida con piedras que tenía una dirección Norte-sur y estaba rota por la zanja que había cerca de la calle realizada sin autorización en los días previos al inicio de la excavación y por la fosa de la muralla islámica. Otro pozo ciego se localiza en el corte 13 (U.E. 905) con niveles de carbones y cenizas, huesos de animal quemados y cerámica de los siglos IX-X. Un cuarto pozo ciego (U.E. 624) se localizó entre los cortes 15 y 17 con las mismas características que los anteriores, sólo se pudo excavar parcialmente ya que se extendía bajo la cimentación de la iglesia del siglo XVIII y bajo los restos del pavimento del portillo. Entre los materiales se constató un fragmento de recipiente con restos de vedrío, marmitas, abundantes fragmentos de tanhures, jarros17(fig. 10.1) y jarras decoradas fundamentalmente con trazos digitales a la almagra18 (fig. 11.1).

104

III.8. RESTOS IBÉRICOS Y ROMANOS

En los niveles superficiales o alterados del solar ha sido frecuente el hallazgo de cerámica ibérica descontextualizada, que refleja un momento de ocupación de esta zona durante los siglos IV al II a.C., profundamente alterado con las construcciones posteriores, y del cual no han quedado evidencias estructurales salvo en la zona occidental del solar donde se constató la cimentación de un tramo de muro de piedras con dirección Este-Oeste, alterado parcialmente por la fosa de cimentación de la muralla islámica y cortado en uno de sus extremos por una atarjea almohade y en el otro por la cripta de 1756. En estos mismos niveles superficiales y en algún estrato de época califal aparecen algunos fragmentos de terra sigillata, fundamentalmente africana D. III.9. BRONCE TARDÍO

Unicamente se han documentado niveles de este período en los sectores oriental y occidental de la excavación. En el

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 7. Reposadero.

105

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 8. Jofaina vidriada en melado y manganeso.

Figura 9. Jarrita esgrafiada; botón de cerámica con dos perforaciones.

sector oriental se han constatado restos muy mal conservados de un muro construido con piedras y tierra alterado en época islámica (siglo X) y alguna pesa de telar. En el sector occidental bajo la cripta del siglo XVII aparece un muro (fig. 12) de gran grosor paralelo a la muralla islámica. Este muro roto por la atarjea almohade y seccionado por el Este por la cripta del siglo XVIII, posiblemente continuaría hacia la zona oriental del solar funcionando como un

potente muro de aterrazamiento como se ha documentado en los yacimientos de Gatas y Fuente Álamo o como un amurallamiento del poblado en el Bronce Tardío, construido aprovechando las características topográficas de esta zona. En el siglo XIII se situó en el mismo lugar y con semejante orientación la muralla islámica que fortificaba la ciudad. Este recio muro de 1.36 metros de grosor que conserva 3.50 metros de longitud y un alzado de 0.80 metros con tres

106

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

o cuatro hiladas de piedras (fig.13) se adosó a un muro anterior de 1.10 metros de anchura, configurando en este sector una recia estructura de aproximadamente 2.30 metros de grosor. A tenor de los datos aportados por la excavación interpretamos este grueso muro como una posible muralla cuyo trazado se orienta Este-Oeste y dispuesta en la zona que la topografía favorece construir un recinto defensivo del que únicamente se conserva este lienzo de 3.50 metros de longitud en el sector occidental del solar. La cara exterior de la muralla está formada por grandes piedras que conservaban restos de enlucido rojo, la interior por piedras de tamaño medio y entre ambas, una serie de ripios perfectamente trabados. III.10. BRONCE MEDIO

La excavación arqueológica ha permitido documentar una importante secuencia estratigráfica de un sector del poblado argárico, se ha podido apreciar la evolución de algunos espacios de habitación, así como los diferentes tipos de enterramiento empleados a lo largo de varios siglos de ocupación. La secuencia cultural de época argárica, al igual que sucede para las anteriores fases culturales, únicamente se ha podido documentar en los sectores oriental y occidental del espacio excavado donde no había desaparecido el depósito arqueológico con el desfonde efectuado para la construcción de la cripta de la iglesia de 1755. En el desnivel topográfico y paralelo a la muralla islámica se ubicó durante un momento no muy claro, a tenor de los escasos datos aportados por la excavación arqueológica, un recio muro (U.E. 867) de delimitación que pudo tener la función de amurallamiento o aterrazamiento de esta parte del poblado. Este muro presenta un grosor de más de un metro. Si relacionamos este lienzo con el hallado en el sector occidental, datado en el Bronce Tardío, tendríamos un recinto amurallado por una gran estructura orientada Sureste-Noroeste posiblemente dispuesta en su origen en una zona con un marcado desnivel. III.10.1. SECTOR ORIENTAL

Primera fase del bronce medio.

Figura 10. Jarro califal (U.E. 624); jarrito califal hallado junto a la cimentación de un grueso (cortes 10-11).

Intramuros y paralelo a la muralla islámica se ha documentado un muro (U.E. 866) que delimita un amplio espacio orientado Noroeste-Sureste, este muro de 8 metros de longitud y 0.90 metros de anchura, está construido con una cimentación formada por piedras medianas, sobre la que se

107

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 11. Fragmento de jarra (U.E. 624); fragmento de tinaja con decoración estampillada hallada en el nivel superficial.

108

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 12. Muralla del Bronce Tardío, enterramiento argárico 2 y muralla tardoalmohade.

levanta una primera hilada formada por piedras grandes y dos hiladas más construidas con piedras medianas. Hacia el interior y adosado a este muro se construye el enterramiento 12 en cista de mampostería. En el sector más oriental de la excavación se ha documentado el denominado ámbito 3 delimitado por dos muros que conforman una habitación de tendencia cuadrada o rectangular. El muro orientado Norte-Sur (U.E. 932) de 1.20 metros de anchura conserva una hilada de alzado construida

con piedras de tamaño mediano y grande perfectamente encaradas y unidas por tierra y adobe, al que se adosa un rebanco o poyo de piedra con dos agujeros de poste a ambos lados, sobre el rebanco se hallaron dos molinos barquiformes. Este muro forma ángulo con un muro o tabique (U.E. 915) construido en piedra con una anchura de 0.34 metros orientado Este-Oeste (fig. 14). El interior del ámbito 3 está pavimentado (U.E. 869) con una tierra compactada que aparece rota por la fosa del enterramiento 11 en cista. Junto al

109

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 13. Perfil Oeste de los cortes 1 y 2.

rebanco se halló una tinaja dispuesta verticalmente a la que le falta el fondo, que pudo ser utilizada para el almacenamiento de algún liquido ya que las paredes al interior están recubiertas por una concreción calcárea y el fondo que está roto aparece recubierto por una capa de tierra laguena sobre la que se dispone otra capa de adobe de 6 cm. de grosor. Segunda fase del bronce medio

Una vez amortizado el ámbito 3 se construye una nueva habitación a la que hemos denominado ámbito 2 (fig. 17). De esta habitación de tendencia rectangular o cuadrangular se ha documentado el sector Suroeste delimitado por dos muros (U.E. 843 y 831) construidos con piedra unida con adobe anaranjado cuya cimentación apoya en los muros del ámbito 3. El muro orientado Norte-Sur (U.E. 831) (fig. 16) con una anchura de 0.48 metros y seis hiladas de piedra presenta tres agujeros de poste con madera carbonizada y un alzado de adobe que aparece caído en el interior de la habi-

110

tación, entre este adobe endurecido por el fuego y con una potencia de entre 20 y 30 cm. se conservaban abundantes fragmentos de tablas, troncos de madera carbonizada (fig. 17) y una semilla carbonizada de cebada vestida (ver apéncice I). Al retirar el derrumbe se documentaron fragmentos de estera de esparto carbonizada y un fragmento de vasijahorno depositados sobre un suelo de tierra limosa apisonada de color amarillento. Del interior de esta habitación proceden todas las semillas halladas en las fosas de los enterramientos 4 y 18 ya que rompieron estos derrumbes para realizar la fosa y luego echaron dentro la tierra removida. De uno de los troncos carbonizados (UE. 828) hallados entre los derrumbes se extrajo una muestra para carbono 14 que se envió para su datación al IRPA xix, cuyos resultados dieron una fecha calibrada entre el 2048 y el 1925 a.C. (VAN STRYDONCK et alii ,1998:27). Esta datación no permite fechar el momento del derrumbe ya que el carbón procede del tronco de un árbol que suele tener una vida larga y que

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 14. Perfil Este de los cortes 16 y 17.

pudo ser reutilizado en varias ocasiones hasta que quedó inutilizado después del incendio. El muro orientado Norte-Sur (U.E. 831) une con otro muro orientado Este-Oeste (U.E. 843) de 0.42 metros cuyo alzado de adobe aparecía caídos hacia el exterior del ámbito 2 siguiendo la dirección de la pendiente. Los enterramientos 3, 4, 6, 7, 18, 19 y 20 (fig. 17) se realizan rompiendo los derrumbes de esta habitación destruida por un incendio fortuito o intencionado. Al Oeste del ámbito 2 y sobre el enterramiento en cista de mampostería 12 se construye una estructura circular de piedra que conserva un alzado de adobe (U.E. 845) muy compactado de color anaranjado, en el interior del círculo y debajo de un pavimento muy compacto de color anaranjado y azulado, se hallan varios fragmentos de cerámica (U.E. 930), algunos más completos (forma 5 grande y cuenco). En las inmediaciones de la estructura de adobe sale un conjunto de quince láminas de sílex y un denticulado y una gran concentación de cenizas y carbones. La estructura semicircular construida con adobe muy compactado y piedras no se sabe interpretar con certeza pero pudo estar relacionada con el almacenamiento. Esta construcción fue rota por el muro transversal de la cimentación de la iglesia de 1755 (fig. 17).

Tercera fase del bronce medio

Una vez abandonado este sector tras el incendio se practican varios enterramientos excavando las fosas en los derrumbes del ámbito 2. Todas las tumbas se practican en urnas (enterramientos 5, 6, 7, 10 y 19) o dobles urnas (enterramientos 3, 4 y 18), salvo el 20 que se realizó en una fosa. El enterramiento 5 se introduce dentro de una estructura de adobe circular amortizada (fig. 17) y la fosa del enterramiento 6 se realiza perforando el pavimento del ámbito 2. El enterramiento 1 se realiza en las inmediaciones del 5 pero tiempo después (fig. 17). Cuarta fase del bronce medio

Sobre los túmulos de los enterramientos de la fase anterior se levantó una nueva habitación que hemos denominado ámbito 1, de la que únicamente se ha podido constatar un muro de 0.30 metros orientado Este-Oeste al que se adosa un pavimento de tierra apisonada (U.E. 827). Para realizar este pavimento se rompe la parte superior de la fosa del enterramiento 4. Otros enterramientos del sector oriental.

Debido a las obras de cimentación previas a la excavación arqueológica se destruyeron parcialmente los enterramiento 8

111

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 15. Perfil Norte del corte 1.

en urna y 9 en cista, que han quedado aislados de la secuencia estratigráfica de este sector. III.10.2. SECTOR OCCIDENTAL

Debido a que el solar guarda pendiente hacia el Oeste las diferentes remociones en el sector occidental del solar han eliminado o alterado la secuencia estratigráfica de cronología argárica. Resulta complejo relacionar las estructuras de ambos sectores, sería conveniente disponer de dataciones absolutas que facilitaran la cronología relativa aportada por los artefactos. Al retirar la cripta de la iglesia del siglo XVII aparece un recio muro de 1.36 metros de grosor que conserva 3.50

112

metros de longitud y un alzado de 0.80 metros con tres o cuatro hiladas, este muro se adosó a un muro anterior de 1.10 metros configurando una recia estructura de aproximadamente 2.30 metros de grosor. Interpretamos este recio muro como una posible muralla del Bronce Tardío (fig. 12) con dirección Este-Oeste dispuesta en la zona que la topografía favorece construir un recinto defensivo del que únicamente se conserva un lienzo de 3.50 metros de longitud. En este mismo lugar y con semejante orientación se dispone a finales del siglo XII la muralla de la ciudad. De una fase precedente se documentó el ángulo de una dependencia argárica formada por el muro (U.E. 920) al que se le adosa otro muro (U.E. 935) con dirección Norte-Sur y anchura de 0.68 metros y una longitud de 2.40 metros que

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 16. Perfil Norte del corte 16.

conserva un alzado con tres hiladas de piedras y en su interior conserva dos agujeros de poste, uno de ellos en el ángulo entre ambos muros. Este muro está roto por la fosa del enterramiento 2. Asociado a esta dependencia se documentó un posible pavimento (U.E.718) adosado al muro (U.E.920) donde hay un hogar (U.E.939) roto por la fosa del enterramiento 15 (U.E.938). Se halló un pavimento rojo (U.E.714) que pudo estar asociado con posterioridad al muro (U.E. 920) y que cubre la fosa de la urna del enterramiento 2 (U.E. 717) y la fosa con doble urna del enterramiento 17 (U.E. 961). Para practicar la fosa del enterramiento 14 se rompe el pavimento rojo.

III.10.3. ENTERRAMIENTOS ARGÁRICOS

Durante el proceso de excavación se hallaron un total de 20 sepulturas argáricas: dos cistas de lajas, una cista de mampostería, dos fosas, diez urnas y cinco urnas afrontadas. Las urnas de los enterramientos 15 y 16 fueron trasladadas al laboratorio del Museo Arqueológico de Lorca para proceder a su excavación con mayor comodidad. Nos parece interesante explicar el proceso que se sigue para facilitar su traslado al Museo: una vez que se ha delimitado la fosa de enterramiento, se excava y se deja exenta la urna, para pasar posteriormente a cubrirla con una capa de la tierra cribada y mojada para que se

113

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 17. Planimetría de los cortes 10, 13, 16 y 17.

adhiera a la superficie exterior de la vasija y actúe como una película protectora entre la cerámica y el vendaje de gasas y escayola que se aplicará posteriormente para consolidarla. Cuando la urna es de grandes dimensiones es necesario extraerla con algún medio mecánico (grúa, polea, pala,...). Agradecemos a D. Robert Chapman y D. Vicente Lull, la inclusión de las dataciones absolutas de los enterramientos dobles (4, 11, 14 y 17) de la excavación de Madres Mercedarias en el programa de dataciones emprendido por la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Reeding y el AMS de Oxford. Estas dataciones pasarán a publicarse en la revista ARCHAEOMETRY. El enterramiento 11 en cista con dos individuos, muestra una cronología más elevada para el enterramiento de la mujer que para la inhumación del hombre, que supera el centenar de años. El estudio antropológico ha sido realizado por las antropólogas Dª Jane Buikstra (Universidad de Nuevo México) y Dª Cristina Rihuete (Universidad Autónoma de Barcelona). El número de individuos identificados en los 19 enterramien-

114

tos que conservaban restos óseos se reduce a 24: 1 neonato, 4 bebes, 3 niños, 9 mujeres, 4 hombres y 3 adultos indeterminados. El enterramiento 1 no conservaba los restos humanos al desaparecer la urna contenedor. Enterramiento 1

Este enterramiento se localizó incompleto ya que estaba seccionado por la cimentación del muro oriental de la iglesia del siglo XVIII, que ocasionó la pérdida de la urna que albergaba el cadáver, únicamente se hallaron fragmentos del borde de esta urna contenedor incrustados en la argamasa de la cimentación mencionada y la urna empleada como tapadera. TIPO: Enterramiento en urnas afrontadas (forma 4). LOCALIZACIÓN: Corte: 13 U.E.: 541, 551. MEDIDAS: D.m.: D.mín.: H.m.con. : FOSA: A.m.con. (NE-SW): 0.86 metros. P.m.con.: 0.35 metros. ORIENTACIÓN: La boca de la urna tapadera está orientada al Sureste.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Lámina 6. Enterramiento 4. Urnas dispuestas casi verticalmente.

DESCRIPCIÓN: La urnas afrontadas se introdujeron posiblemente de forma horizontal en una fosa. De este enterramiento sólo se documentó la urna que servía de tapadera, ya que unos trabajos de cimentación en el siglo XVIII habían desplazado y alterado la urna de enterramiento. Parte de la urna empleada como contenedor funerario se localizó formando parte del muro de cimentación mencionado, pero sin restos humanos en el entorno. La urna tapadera estaba rellenada por sedimentos que se fueron filtrando y piedras posiblemente caídas del túmulo. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Desconocida. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Desconocido. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Aunque no se pueden considerar como ajuar, en las inmediaciones de la urna tapadera había un molino y en la fosa del enterramiento salieron varios fragmentos de un cuenco con el borde reentrante. OBSERVACIONES: No se lograron recuperar los restos óseos del enterramiento, por lo que no se ha podido efectuar una aproximación paleoantropológica. BIBLIOGRAFÍA: Inédito

Enterramiento 2 (fig. 12)

Este enterramiento se localizó imcompleto al ser seccionado por la fosa de fundación de la muralla islámica, afectando a la fosa, túmulo y cerramiento de la boca de la urna. TIPO: Enterramiento en urna (forma 4 ). LOCALIZACIÓN: Corte: 2 - U.E.: 717 MEDIDAS: D.: no se conserva H.m.con.: 0.56 metros. FOSA: A.m.con.(n-s): 0.45 metros A.(e-w): 0.60 metros P.m.: 0.40 metros. ORIENTACIÓN: Este-Oeste con la boca de la urna al Este. DESCRIPCIÓN: Enterramiento individual de un hombre de más de 40 años conservado parcialmente. La parte superior de la urna se rompió al disponer un pavimento de adobe anaranjado sobre ella en época argárica. Posteriormente al construir la fosa de cimentación de la muralla tardoalmohade se destruyó parte de la fosa de la sepultura, del túmulo y la boca de la urna. La urna se había inmovilizado mediante una serie de piedras a modo de cuñas dispuestas en sus laterales y estaba orientada Este-Oeste con el fondo al Oeste.

115

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 7. Enterramiento 5 con los huesos de una mujer en posición fetal.

Los huesos humanos fueron alterados parcialmente en el momento de la construcción de la fosa de fundación de la muralla, parece que únicamente estaba en su sitio el cráneo. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Los huesos de un hombre adulto20 de más de 40 años se hallaron movidos, únicamente estaba en su sitio la cabeza orientada mirando al Sur y situada al fondo de la urna. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Junto al cráneo se hallaron dos espirales de plata situadas sobre los laterales de la mandíbula. Un puñal de tres remaches se halló sobre algunas vértebras situadas en las inmediaciones de la boca rota de la urna y una tibia de ovicáprido revuelta con los restos óseos humanos. Entre la tierra había un fragmento de cuenco bruñido. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Mano de molino. OBSERVACIONES: Durante el proceso de excavación de este enterramiento se pudo comprobar que fue hallado por los obreros que construían la fosa de la muralla, rompiendo parcialmente la urna y sacando parte de los huesos, es probable que cuando se dieran cuenta que contenía huesos

116

humanos los volvieran a introducir en la vasija, de ahí que solo el cráneo estuviera in situ. Decidieron respetar la sepultura estrechando en este punto la fosa. BIBLIOGRAFÍA: MARTÍNEZ y PONCE, 2000: 422-423 Enterramiento 3. (figs. 17 y 18)

TIPO: Enterramiento en urnas afrontadas (forma 4 ). LOCALIZACIÓN: Corte: 16 U.E.: 825 MEDIDAS URNA CONTENEDOR: D.m.: 0.67 metros H.m.: 0.85 metros. MEDIDAS URNA TAPADERA: D.m.: 0.53 metros, H.m.: 0.56 metros. FOSA: L.m.: 2.30 metros, A.m.: 1.80metros, P.m.: 1.14 metros. ORIENTACIÓN: Norte-Sur, con la boca de la urna contenedor al nor-noreste. DESCRIPCIÓN: La fosa se había rellenado con piedras medianas que protegían y cubrían totalmente ambas urnas (forma 4), estas piedras ocupaban toda la extensión de la fosa de enterramiento, con muy poca tierra entre ellas. For-

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

mando parte de este túmulo pétreo se halló una mano de molino pegada a la pared de la urna grande. La urna pequeña que actuaba de tapadera (fig 18.2) se introduce 34 cm. dentro de la urna grande que contenía al inhumado (fig 18.1). Este enterramiento no estaba totalmente rellenado de tierra, sino que la mayor parte de ambas urnas estaba hueca. La escasa tierra que rellenaba el interior se había depositado en capas finas y compactas con abundantes semillas carbonizadas. Al ir retirando la primera capa de tierra aparece el borde de una ollita que apoya su boca sobre la rodilla izquierda del inhumado y el fondo sobre el extremo de una mano de molino. Debajo de la ollita y junto al hombro derecho había un cuenco. Las dos piernas están sobre la mano de molino que se extiende desde debajo de las rodillas hasta los pies. Al retirar el cráneo se halló la impronta de una cuerda trenzada de esparto carbonizado y debajo de la mandíbula fibras de esparto y semillas carbonizadas. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Los restos óseos pertenecen a una mujer entre 40 y 50 años21 colocada en posición fetal, de cúbito lateral izquierdo con la mano derecha debajo de la cabeza, parece que una de las costillas del costado izquierdo se le fracturó en vida y osificó. Al realizar el estudio antropológico se documentó la presencia de algunos huesos de otro cadáver. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: En el interior de la urna de enterramiento se localizó una ollita (forma 4) (fig. 18.5) (H. 17 cm. y D. 10.4 cm.) , un cuenco (fig. 18.3) y una mano de molino (fig. 18.4). Bajo el molino se localizaron los restos óseos de la extremidad de un ovicáprido joven. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Mano de molino puesta intencionalmente sobre la pared de la urna. DATACIÓN: Ollas de la forma 4 aparecen como parte del ajuar en las tumbas 23B y 29 de Gatas (BUIKSTRA et alii 1990: 268-269) fechadas circa 1500 a.C. (CASTRO et alii e.p.) y en la tumba 68 de Fuente Alamo adscrita al Argar B (SCHUBART 1986: 233). OBSERVACIONES: Todos los enterramientos femeninos en urna doble excavados en Lorca se han hallado en la calle Zapatería (CÁNOVAS 1886: 223-232; MARTÍNEZ, 1995: 73-76 1995). BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 62-63). Enterramiento 4 (fig. 17 y lám. 6)

TIPO: Enterramiento en urnas afrontadas (forma 4). LOCALIZACIÓN: Corte: 16, U.E.: 826 y 839.

Lámina 8. Ajuar exterior del enterramiento 9.

MEDIDAS URNA CONTENEDOR: D.m.: 0.48 metros, H.m.: 0.64 metros. MEDIDAS URNA TAPADERA: D.m.: 0.42 metros, H.m.: 0.455 metros. FOSA: L.m. (E-W): 1.60 metros, A.m. (N-S) se introduce perfil N.: 0.70 metros, P.m.: 0.75 metros. ORIENTACIÓN: Norte-Sur, colocadas casi en vertical. DESCRIPCIÓN: Antes de colocar las urnas en la fosa se dispuso un lecho con fragmentos de otra urna, otros fragmentos de la misma urna se dispusieron cubriendo las dos urnas de este enterramiento. Posiblemente estos fragmentos cerámicos sean parte de la urna que contenía el primer enterramiento o de la tapadera y que fragmentada después de abrirla se introdujo en la fosa cuando se depositó el último enterramiento. Las dos urnas se disponían boca con boca,

117

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 9. Entereramiento 11. Restos óseos de un hombre en posición fetal.

encajando perfectamente, la unión de ambas fue sellada con adobe. Presentaba un túmulo de piedras muy bien elaborado. Las urnas tenían restos quemados en el interior que evidencian un posible ritual antes de ser utilizadas como contenedor funerario o bien que fueron reutilizadas. La tierra del interior de la urna contiene 28 semillas carbonizadas de cebada vestida y 2 de trigo desnudo (ver apéncice I). En el interior se documentó un enterramiento doble y restos de un tercer individuo. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Los restos de un hombre de más de 50 años en posición fetal, con la cabeza mirando al Sur, los restos de una mujer entre 40 y 5022 años totalmente desarticulados. Para la introducción del segundo cadáver, se extrae el primero, se coloca el segundo y en los espacios que quedan se introducen los huesos del primero. Los huesos de un tercer individuo adulto corresponden a las extemeidades inferiores. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: En el interior únicamente se documentó una espátula de hueso, un fragmento de concha de bígaro, la extremidad de un ovicáprido y una escápula de lepórido.

118

AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Una forma 5. En la fosa del enterramiento se localizó un fragmento de molino, una pesa de telar circular, dos hachas de piedra pulimentada y un fragmento de yunque de piedra pulimentada, semejante a los constatados en el interior del enterramiento 3 de Los Cipreses (Lorca). DATACIÓN: La datación de los dos individuos completos esta en proceso de realización por el Laboratorio de acelerador carbono 14 de la Universidad de Oxford (AMS de Oxford). Del individuo 1 se remitieron cinco fragmentos de huesos del pie y huesos largos y para la la datación del individuo 2 se remitieron cuatro fragmentos de huesos largos. OBSERVACIONES: Las dimensiones de la fosa no se han podido saber con exactitud ya que se las urnas quedan pegadas al perfil Norte cerca del ángulo Noreste. BIBLIOGRAFÍA: Inédito. Enterramiento 5 (fig. 17 y lám. 7)

TIPO: Enterramiento en urna (forma 4). La tapadera formada por fragmentos de otra forma 4 y una forma 5.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

LOCALIZACIÓN: Corte:10-13 U.E.: 838, 840. MEDIDAS URNA CONTENEDOR: D.m.: 0.56 metros; H.m.: 0.53 metros. FOSA: L.m. (N-S): 1.44 metros A.m. (E-W): 1.38 metros P.m.: 0.50 metros. ORIENTACIÓN: Este-Oeste, con la boca al Este. DESCRIPCIÓN: Enterramiento de una mujer de más de 45 años23 cuyo cadáver fue dispuesto en el interior de la urna en posición fetal, quedando parte de los huesos de la cadera y de las piernas fuera y tapados con grandes fragmentos cerámicos pertenecientes a dos vasijas (formas 4 y 5). La fosa se practicó en el interior de una estructura circular de adobe anaranjado muy compactado, donde se depositó la urna inmovilizada con piedras a modo de cuñas en su parte inferior, se cubrió con grandes fragmentos de cerámicas y se rellenó la fosa con tierra colocando en la parte superior abundantes piedras. Sobre la fosa se colocaron dos agrupamientos de piedras a modo de señalización. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Enterramiento individual dispuesto en posición flexionada de cúbito lateral izquierdo, con la cabeza al oeste mirando al Este. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: En el interior únicamente se documentó una taba y un fragmento de adobe que parece representar un torso humano al que faltan la cabeza y las extremidades. DATACIÓN: Corresponde a un momento avanzado del segundo milenio a.C. OBSERVACIONES: La urna presentaba su interior con huellas de haber estado sometida al fuego, estas señales no se reflejaban al exterior. Es posible que este hecho está relacionado con algún aspecto del ritual previo a ser utilizada como contenedor mortuorio. BIBLIOGRAFÍA: Inédito. Enterramiento 6 (fig. 17 y lám. 19.2)

TIPO: Enterramiento en urna (forma 2). LOCALIZACIÓN: Corte: 17 U.E.: 844, 851. MEDIDAS: D.m.: 0.24 metros; H.m.: 0.25 metros. FOSA: L.m. (n-s): 0.62 metros A.(e-w): 0.55 metros; P.m.: 0.30 metros. ORIENTACIÓN: Este-Oeste, con la boca al Oeste. DESCRIPCIÓN: El enterramiento se realiza perforando el suelo de una habitación (ámbito 2), rompiendo el pavimento de adobe para efectuar la fosa. La urna de enterramiento (forma 2B3y) presenta 4 tetones cerca del borde (fig. 19.2). El conjunto de la urna y su ajuar exterior estaban cubiertos

con fragmentos de una vasija carenada (forma 5). Otros fragmentos de la misma cerámica se localizaron sirviendo de lecho a la urna de enterramiento. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Los restos óseos de los dos inhumados en este contenedor pertenecen a un neonato y a un bebe entre 3.5 y 5 meses24 colocado en posición fetal. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: No presentaba. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Al Norte de la urna se localizó un pequeño recipiente (forma 2), con la base ligeramente plana y dos tetones situados cerca del borde con perforación vertical (fig. 19.2). DATACIÓN: Los enterramientos 20 y 22 de Gatas utilizan la misma forma de urna, adscrita a la fase IV de Gatas (17501550 a.C.) (BUIKSTRA et alii 1990: 148). OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 56-57). Enterramiento 7 (fig. 17)

El sepultura estaba parcialmente destruida por la construcción de un silo de principios del siglo XIII. TIPO: Enterramiento en urna (forma 4). LOCALIZACIÓN: Corte: 17 U.E.: 863 MEDIDAS: D.m.: 0.214 metros; D.mín.:; H.m.: 0.74 metros. FOSA: L.m. (n-s): 1.10 metros A.(e-w): P.m.: ORIENTACIÓN: Noreste-Suroeste con la boca al Noreste. DESCRIPCIÓN: Urna parcialmente destruida que conservaba parte del fondo y del lateral donde se localizaron huesos de un individuo adulto. El enterramiento estaba cubierto un túmulo de piedras también parcialmente destruido por la construcción de un silo de principios del siglo XIII. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: En el interior se hallaban algunos de los restos óseos de una mujer adulta25. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: No presentaba. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Una forma 5 y parte de un cuenco con tetones en el borde. DATACIÓN: OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: Inédito. Enterramiento 8

Enterramiento alterado en su mayor parte por el muro de cimentación de la iglesia del siglo XVIII, por un pilotaje y la zanja de cimentación. TIPO: Enterramiento en urna (forma 4). LOCALIZACIÓN: Corte:13; U.E.: 881.

119

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

MEDIDAS: D.m.: D.mín.: H.m.: FOSA: L.m. (n-s): A.(e-w): P.m.: ORIENTACIÓN: Este-Oeste, con la boca al Este. DESCRIPCIÓN: Está alterado en su mayor parte por una zanja de cimentación. La fosa del enterramiento se practicó posiblemente en las inmediaciones de un hogar depositando la urna sobre una capa de adobe azul verdoso, se encajan piedras en su base y en los laterales a modo de cuñas para asegurar la inmovilidad de la vasija y se cubrió con cenizas. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: En el interior se hallaban algunos de los huesos de un niño que parecen indicar que el cadáver fue dispuesto en posición fetal. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Forma 8. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: No presentaba, aunque hay que tener en cuenta que pudo ser destruido al practicar la zanja que había alterado el enterramiento por el Norte. DATACIÓN: OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: Inédito. Enterramiento 9 (lám. 8)

Enterramiento incompleto alterado por tres pilotajes de cimentación. TIPO: Enterramiento en cista. MATERIAL CONSTRUCTIVO: Lajas de yeso trabajadas que tienen un grosor que oscila entre los 4 cm. y los 9 cm. Laja Norte:; Laja Suroeste: Anch: 0.44 metros Gr. 4 cm. Laja Sureste: Gr. 4 cm. Laja Oeste. LOCALIZACIÓN: Corte 7-10, U.E.:882 MEDIDAS INT. CISTA: L.m.: 0.62 metros A.m.: 0.44 metros P.m.: 0.38 metros. FOSA: L.m.: A.m.: 1.20 m. (E-W) P.m.: ORIENTACIÓN: Lados cortos orientados Noreste-Suroeste. DESCRIPCIÓN: Los restos de esta cista se localizaron entre tres pilotajes de cimentación y una zanja que habían alterado su contenido casi en su totalidad. Sólo se ha conservado intacta la esquina Suroeste de la cista. Aparecen fragmentos de cuatro de las seis lajas que conformarían el enterramiento, donde se aprecían los trabajos de cantería y las ranuras para encajar unas en otras. Entre las paredes de la fosa y las lajas de la cista se disponen una serie de piedras. El ajuar se localizaba en el exterior, lateral Suroeste cubierto totalmente con adobe anaranjado, había servido también para inmovilizar las lajas de la cista.

120

SISTEMA CONSTRUCTIVO: La cista estarís formada por seis lajas de yeso , de las que únicamente se conserva parte de 4 y la tapadera completa, todas están talladas apreciándose en su superficie marcas del instrumento con el que las trabajaron. La laja de la cubierta que tiene unas medidas de 0.76 metros de anchura, 0.92 metros de longitud y 9 cm. de grosor, apareció en el estrato de revuelto que había dejado la pala al realizar la zanja al Norte del solar para la cimentación. Esta laja presenta en su cara interna unos surcos incisos que delimitan un rectángulo de 0.62 metros por 0.44 metros y servirían para encajar sobre las lajas laterales. La laja sudoeste presenta una entalladura o rebaje en donde encaja el lateral de la laja Sudeste. Hasta el momento todas los enterramientos en cista hallados en la ciudad de Lorca están realizados con lajas de yeso (ESCOBAR 1919: 16; MARTÍNEZ, 1995). El empleo de este tipo de roca debe estar relacionado con la proximidad a los afloramientos de yeso de la ladera Norte del cerro del Castillo, La Quinquilla, La Serrata y en las estribaciones meridionales de la sierra de Tercia. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: No se puede precisar ya que los pocos huesos hallados estaban movidos por la maquinaria. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Se desconoce. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: El ajuar se localizaba en el exterior y cubierto totalmente con adobe anaranjado, que había servido también para encajar la cista. El ajuar estaba compuesto por un cuenco, una forma 5 y la extremidad de un ovicáprido inmaduro (lám. 8). DATACIÓN: RITUAL: BIBLIOGRAFÍA: Inédito. OBSERVACIONES: Enterramiento 10 (fig. 19.1)

El enterramiento se hallaba cortado por el silo tardoalmohade. TIPO: Enterramiento en urna (forma 3). LOCALIZACIÓN: Corte: 18 U.E.: 887 MEDIDAS: D.m.: 0.214 m. D.mín.: H.m.: 0.258 m. FOSA: L.m. (n-s): A.(e-w): P.m.: ORIENTACIÓN: Este-Oeste, con la boca al Este. DESCRIPCIÓN: El enterramiento está practicado en una urna ovoide (tipo 3B) dispuesta inclinada y rodeada de piedras, una de estas piedras era un molino completo. El borde de la urna está decorado con impresiones digitales.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 18. Enterramiento 3; urna contenedor; urna tapadera; ajuar interior, cuenco; ajuar interior, piedra de molino; ajuar interior, olla; enterramiento 3.

121

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: En el interior se hallaban los restos óseos de un bebe menor de 2.5 meses26, flexionado y apoyado sobre su lado izquierdo, con la cabeza al Norte, mirando al este. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: No presentaba. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Se desconoce por las características del hallazgo. DATACIÓN: El borde de la urna está decorado con digitaciones (fig. 19.1). Este tipo de decoración aparece en cerámicas halladas en contextos domésticos de las casas A y Z de El Rincón de Almendricos (AYALA 1991: 86, 87 y 90), y en la urna de la tumba 24 de Gatas (BUIKSTRA et alii 1990: 264) fechada circa 1800 a.C. (CASTRO et alii e.p.). OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 57-58) Enterramiento 11 (fig. 20 y lám. 9)

TIPO: Enterramiento en cista. MATERIAL CONSTRUCTIVO: Lajas de yeso con un grosor que oscila entre los 6-12 cm.; Laja Norte: Anch: 45 cm. Gr. 6/12 cm.; Laja Sur: Anch: 34 cm. Gr. 6 cm.; Laja Este: Anch: 83 cm. Gr. 9 cm.; Laja Oeste: Anch: 90 cm. Gr. 11 cm. LOCALIZACIÓN: Corte 16. U.E.: 914, 918. MEDIDAS INT. CISTA: L.m.: 0.76 m. A.m.: 0.40 m. P.m.: 0.50 m. FOSA L.m.: 1.20 m. (E-W) A.m.: 1.80 m. (N-S) P.m.: 1.04 m. ORIENTACIÓN: Lados cortos orientados Noreste-Suroeste. DESCRIPCIÓN: El enterramiento estaba totalmente colmatado por finas capas de limos. Una vez retirados pocos centímetros del depósito interior comenzaron a hallarse los restos de una mujer entre 28 y 35 años27, que había sido introducida flexionada sobre su costado derecho con los pies al Sur. Los huesos estaban artículados excepto los brazos y la cabeza. El cráneo colocado al Oeste de la cista mirando hacia arriba y la mandíbula desplazada debajo del fémur derecho. Al retirar los huesos de este muerto, se hallaron los restos totalmente artículados de un hombre entre 30 y 35 años28, introducido en posición fetal, apoyado sobre su lado izquierdo, con la cabeza al Oeste mirando hacia abajo, los brazos flexionados con las manos juntas delante de la cara y los pies al Noreste. Cerca del ajuar exterior se localizaron varias falanges humanas que corresponden a la mujer29. Posiblemente quedaran fuera de la cista en el momento en que fue necesario sacar al primer muerto para introducir al segundo individuo. Los huesos extraidos se vuelven a meter encima del nuevo

122

cadáver, acoplando el cráneo, la mandíbula y los huesos de los brazos donde queda espacio. SISTEMA CONSTRUCTIVO: La cista está formada por seis lajas de yeso talladas en cuya superficie se aprecian las marcas del instrumento de trabajo del cantero. La laja Oeste presenta una entalladura o rebaje donde encaja la laja Sur. La laja superior o tapadera estaba apoyada sobre unas piedrasy adobe colocados sobre las lajas laterales, con la intención de ampliar el espacio interior de la misma al tener que albergar dos cadáveres. Para sellar esta nueva unión entre la tapadera y las lajas laterales se utilizaron piedras unidas con un adobe muy compacto. Entre estas piedras y las que rodean el enterramiento se han localizado dos molinos completos, uno de ellos tapando el ajuar exterior, una mano de molino y una pequeña hacha pulimentada. La laja lateral situada al Noreste se encuentra apoyada sobre una piedras que forman con la laja de base el lecho de la cista. Hasta el momento todas los enterramientos en cista hallados en la ciudad de Lorca están realizados con lajas de yeso (ESCOBAR 1919: 16; MARTÍNEZ e.p.). El empleo de este tipo de roca debe estar relacionado con la proximidad a los afloramientos de yeso de la ladera norte del cerro del Castillo, La Quinquilla, La Serrata y en las estribaciones meridionales de la sierra de Tercia. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: El hombre en posición fetal y la mujer con los huesos articulados excepto los brazos y la cabeza. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Un punzón con restos de madera conservada por la mineralización de los óxidos de cobre (fig. 20.2), fragmentos de hueso trabajado y un fragmento de brazalete. El punzón acompañaba al enterramiento femenino. Una tibia de ovicáprido fue localizada junto a las caderas de la mujer y una taba del mismo tipo de animal cerca de la columna del hombre. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Al Sur de la cista se localizó una olla (forma 2) (H. 15.5 cm. y D. 13.5 cm. ) con diez tetones próximos al borde (fig. 20.1), tapada con un molino. En su interior conservaba restos de posible materia orgánica. DATACIÓN: Para la datación de los dos individuos se seleccionaron 8 fragmentos de costillas del individuo 1 y 6 fragmentos de costillas del individuo 2. La datación fue realizada por el Laboratorio de acelerador carbono 14 de la Universidad de Oxford (AMS de Oxford). Los resultados fueron los siguientes: Muestra Oxa7671.......3435 +- 35 BP. Calibrada: 1726±48 a.C.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 19. Enterramientos 6, 10, 15 y 16; enterramiento 10; enterramiento 6 con el vaso que llevaba como ajuar; enterramiento 15; enterramiento 16.

123

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Enterramiento 12 (fig. 21)

Figura 20. Enterramiento 11; olla; punzón.

Muestra Oxa7672.3510 +- 40 BP. Calibrada 1831±56 a.C. RITUAL: BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 38-41). OBSERVACIONES: Los huesos seleccionados para la datación fueron: individuo 1, ocho fragmentos de costillas individuo 2, seis fragmentos de costillas

124

La cista de mampostería se construye en el interior de una estructura de tendencia semicircular adosada a un muro. En una fase posterior cuando la cista se había colmatado con piedras en el tercio inferior y tierra en el resto, se reutiliza la parte superior de la estructura de tendencia semicircular como cimentación de una construcción con alzado de adobe. En el interior de esta estructura se ha constatado abundante material cerámico y huesos de fauna, pudiendo interpretarse como una dependencia para el almacenamiento. TIPO: Enterramiento en cista de mampostería. MATERIAL CONSTRUCTIVO: Piedras medianas de distintos tipos. LOCALIZACIÓN: Corte 13. U.E.: 930, MEDIDAS INT. CISTA: L.m.: 1.40 m. A.m.: 0.96 m. P.m.: 1.15 m. FOSA: L.m.: A.m.: P.m.: ORIENTACIÓN: Lados cortos orientados Noreste-Suroeste. DESCRIPCIÓN: Al ir retirando la tierra que colmataba el enterramiento se fue delimitando el alzado de los muretes de mampostería, algunas de cuyas piedras habían caído en el interior y bajo las que se encontraban los restos del cadáver. El habitáculo empleado conserva más de un metro de alzado en el lado Suroeste, sin embargo al Noreste tiene seccionado la mayor parte del alzado por un pozo ciego de época califal. Los muros de mampostería presentan la primera y segunda hiladas formada por grandes piedras, mientras que de la tercera a la octava son piedras medianas con pequeñas en los intersticios. Sobre los huesos se apreció una capa muy fina de ocre rojizo. Los restos de madera bajo el cráneo hacen pensar que se colocó algún elemento de este material bajo la cabeza. Al levantar los restos óseos se comprobó que el ocre rojizo se extendía también bajo los huesos. Se han documentado restos óseos pintados de ocre en la sepultura 9 del Cerro del Culantrillo, en San Antón de Orihuela y en El Argar. Esta evidencia documentada por Siret en El Argar la atribuye a la impregnación de los huesos por el contacto con las telas pintadas con cinabrio (AYALA 1991:130). SISTEMA CONSTRUCTIVO: La cista de mampostería es de planta pseudorectángular, delimitada por cuatro muretes realizados con piedras medianas en la base y de menor tamaño en el alzado. El sistema de cubierta no se ha podido constatar.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 21. Enterramiento 12; forma 5; cuenco, forma; puñal de 3 remaches; dos aros de plata; punzón.

125

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: El cadáver estaba depositado de cúbito supino con los brazos flexionados y las manos sobre la pelvis; las piernas también flexionadas, aparecen en posición muy forzada con las plantas de los pies enfrentadas próximas al coxis. La cabeza está orientada al noreste y mirando hacia arriba. En el brazo derecho a la altura del codo se localizó un puñal y un punzón de cobre. A la izquierda y derecha del cráneo se hallaron dos aretes de plata. Los restos óseos pertenecen posiblemente a una mujer adulta30. Estos resultados vienen confirmados por el ajuar metálico (punzón) que normalmente se documenta en sepulturas femeninas. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Al Sur del inhumado, próximo a la cadera izquierda se localizó una forma 5 con carena media (fig. 21.1) (H. 0.24 metros y D. 0.24 metros) rodeada de piedras para mantenerla en pie y debajo de la carena un cuenco (forma 1), (H. 5.3 cm. y D. 11.4 cm.), (AA.VV., 2001: 271) (fig. 21.2). La extremidad de un animal grande (posiblemente bóvido), se había depositado apoyada en la base de la tulipa. Junto al brazo derecho se había colocado un puñal de cobre arsenical31 con tres remaches y un punzón de cobre de sección cuadrada. El puñal conserva restos de madera (fig. 21.3) y una marca muy acentuada que posiblemente indique hasta donde llegaba el enmangue. El punzón elaborado con cobre arsenical32 también conserva restos de madera en uno de sus extremos (fig. 21.5). Los dos aretes de plata (fig. 21.4) presentan un excelente estado de conservación. DATACIÓN: Este enterramiento se adscribe al nivel más antiguo de la fase argárica documentada en las excavaciones de la iglesia de Madres Mercedarias. Una tulipa semejante se constató en el ajuar de la tumba 54 de Fuente Álamo que se remonta a las fases más antiguas del Argar A (circa 2000 a.C.) (SCHUBART 1986: 230 y 237). RITUAL: BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 44-47). OBSERVACIONES: Enterramiento 13

El enterramiento practicado en fosa estaba parcialmente destruido por la cimentación para realizar el muro Norte de la nueva edificación. TIPO: Enterramiento en fosa. LOCALIZACIÓN: Corte: 13 U.E.: 944 FOSA L.m. (n-s): A.(e-w): P.m.: 0.19 metros.

126

ORIENTACIÓN: Noroeste-Sureste. DESCRIPCIÓN: La parte superior del enterramiento destruida por la cimentación, únicamente se conservan una serie de piedras que rodean la zona de los pies y parte del cuerpo dispuesto en posición fetal que descansa sobre una cubierta de adobe compactado. La cota inferior de la fosa esta a –3.82 metros. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Posición flexionada de cúbito lateral izquierdo con las manos situadas entre las piernas. No se conservaba la parte superior del cuerpo. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: No se ha constatado por el carácter del hallazgo. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Se desconoce por las características del hallazgo. DATACIÓN: OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: Inédito Enterramiento 14 (fig. 22)

TIPO: Enterramiento en urnas afrontadas (formas 4) LOCALIZACIÓN: Corte: 1/2 U.E.: 942 y 956 MEDIDAS URNA CONTENEDOR: D.m.: 0.494 m. H.m.: No se ha podido establecer al estar las cerámicas sin restaurar. MEDIDAS URNA TAPADERA: D.m.: 0.412 m. H.m.: No se ha podido establecer al estar las cerámicas sin restaurar. FOSA L.m. (N-S): 1.80 metros A.m. (E-W): 1.10 metros P.m.: 1.10 metros. ORIENTACIÓN: Noreste-Suroeste, con la boca de la urna que contenía a los inhumados al Suroeste. DESCRIPCIÓN: La urna que contiene los cadáveres, se localiza bajo un muro con dirección Suroeste-Noreste. Entre la tierra que rellenaba la fosa se hallaron 4 semillas carbonizadas de cebada vestida (ver apéndice I). Antes de disponer las dos urnas (formas 4) se realizó un lecho con grandes fragmentos de cerámica que pertenecían a otra forma 4, estos fragmentos posiblemente fueran parte de la urna que albergaba al primer enterramiento y que se reaprovechó posteriormente bajo las urnas afrontadas. Una vez dispuestos los contenedores para depósitar el segundo cadáver y volver a introducir los restos del primero, se colocaron varias piedras grandes rodeando las urnas. El interior de ambas estaba totalmente colmatado de tierra. Los primeros huesos que comenzaron a aparece no presentaban a simple vista ninguna disposición, la mandíbula estaba desplazada respecto al cráneo, también las vértebras se localizaron sueltas y desarticuladas. Se halló una ollita (forma 4) en la parte superior junto al

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Figura 22. Enterramiento 14; forma 5; olla; cuenco decorado; punzón; puñal con dos remaches.

127

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

peroné desplazado del hombre. Tres fragmentos de un punzón de cobre se localizaron bajo la cabeza de la mujer. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Los restos óseos pertenecían a un hombre entre 35 y 45 años que fue desplazado para dejar lugar al cadáver de una mujer entre 40 y 50 años33, flexionada de cúbito lateral derecho, con la cabeza al Noroeste mirando al Sur. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: En la urna contenedor se documentó una olla (forma 4) (fig. 22.2) (H. 12.8 cm. y D. 10.8 cm.), un cuchillo de cobre con dos remaches (fig. 22.5) con restos de la madera del enmangue, tres fragmentos de un punzón de cobre de sección circular (fig. 22.4) y una bolita de cobre (fig. 22.6). AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Sobre las piedras que rodeaban la urna tapadera se dispuso el ajuar exterior formado por una cerámica carenada (forma 5) (H. 23.6 cm. y D. 19-5 cm.) (fig.22.1) que contenía dentro un cuenco fragmentado (forma 2) decorado en la cara interna con una flor de cuatro pétalos (fig. 22.3) que parten de un círculo central (AA.VV.: 2001: 270). Este motivo se ha conseguido efectuando el espatulado en sentido contrario al del interior del cuenco. La decoración de esta cerámica es semejante a la que presentan copas de los poblados de Zapata, Ifre y el Argar (SIRET, 1890: 129-130, 179, 230 lám. XXVI). Una copa del yacimiento de Ciavieja (El Ejido, Almería) tiene una decoración interior formada por un circulo central del que parten ocho radios (SUÁREZ et alii 1985: 19 fig. 10.6). En Fuente Álamo aparece un cuenco con decoración bruñida perteneciente a la sepultura 80 en covacha con dos esqueletos en posición fetal, el cuenco pertenece al hombre, enterramiento más tardío decoración bruñida aparece un puñal de dos remaches de un tipo semejante (SCHUBART et alii, 1985: 309-310). DATACIÓN: Para la datación de los dos individuos se seleccionaron un fragmento de tibia del individuo 1 y un fragmento de fémur y dos fragmentos de peroné del individuo 2. La datación está en proceso de realización por el Laboratorio de acelerador carbono 14 de la Universidad de Oxford (AMS de Oxford). OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 63-67). Enterramiento 15 (fig. 19.3)

TIPO: Enterramiento en urna (forma 2 con tetones cerca del borde). LOCALIZACIÓN: Corte: 2 U.E.: 938.

128

MEDIDAS: D.m.: 0.19 m. D.mín.: H.m.: 0.204 m. FOSA L.m. (n-s): 0.80 metros A.(e-w): 0.64 metros P.m.: 0.65 metros. ORIENTACIÓN: Este-Oeste, con la boca al Oeste. DESCRIPCIÓN: La urna (forma 2B3y) se hallaba en posición inclinada con la parte superior aplastada por la presión del terreno. El fondo de la urna descansaba sobre un fragmento de cerámica que presenta en el interior las señales del fuego que marcó un óvalo sobre este fragmento. Una vez excavada la urna se comprobó que el fondo también había estado sometido al fuego, presentando en su interior restos de materia orgánica. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: La urna contenía los restos óseos de un bebe entre 2.5 y 5.5. meses34, flexionado y apoyado sobre su lado derecho, con la cabeza al Oeste, mirando al Noreste y los pies al Este. La fosa de este enterramiento rompe un pavimento con cenizas de una dependencia ya amortizada. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: No presentaba. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: No presentaba. DATACIÓN OBSERVACIONES: Las señales de haber estado en contacto con el fuego tanto en la superficie interior de la urna como en el fragmento de pared donde descansaba pueden estar relacionadas con el ritual funerario. BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 58-59). Enterramiento 16 (fig. 19. 4)

TIPO: Enterramiento en urna (forma 5) LOCALIZACIÓN: Corte: 2/5 U.E.: 963. MEDIDAS URNA: D.m.: 0.32 m. D.mín.: H.m.: 0.337 m. FOSA: L.m. (n-s): 0.90 metros A.(e-w): 0.60 metros P.m.: 0.70 metros. ORIENTACIÓN: La urna estaba dispuesta verticalmente. DESCRIPCIÓN: La fosa de forma circular se abre junto a un muro y rompe niveles calcolíticos. Un molino colocado verticalmente y una piedra se sitúan en los extremos Este y Oeste de la fosa a modo de señalización. La urna es una vasija con carena media (fig. 19.4). En la tierra que había colmatado el enterramiento se localizaron huesos de microfauna (posibles roedores), 3 semillas carbonizadas de cebada vestida, 1 de trigo desnudo y 1 de pistacea lentiscus (ver apéndice I), fragmentos de caracolas, dos fragmentos de sílex, uno de ellos retocado y una escoria de cobre. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: En el interior se hallaban los restos óseos de un bebe entre 7.5 y 10 meses35, flexionado y apoyado sobre su costado derecho, con la cabeza tocando las rodillas y mirando hacia abajo.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

AJUAR FUNERARIO INTERIOR: No presentaba. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: No presentaba. DATACIÓN: La urna es semejante a la forma carenada que formaba parte del ajuar del enterramiento 12 de Madres Mercedarias. Este tipo de tulipas está constatado en las fases más antiguas del poblado de Fuente Álamo (Almería) (SCHUBART 1986: 230 y 237). OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 59-60). Enterramiento 17

Enterramiento doble muy deteriorado por efectos de un pilotaje de cimentación y la abundante humedad que se concentraba en esta zona del solar. TIPO: Enterramiento en urnas afrontadas (dos formas 4). LOCALIZACIÓN: Corte: 2 U.E.: 961, 962. MEDIDAS URNA CONTENEDOR: D.m.: H.m.: No se ha podido establecer al estar las cerámicas sin restaurar. MEDIDAS URNA TAPADERA: D.m.: H.m.: No se ha podido establecer al estar las cerámicas sin restaurar. FOSA: L.m. conservada (N-S): 1.20 metros A.m. (E-W): 1 metro; P.m. documentada: 1.10 metros. ORIENTACIÓN: Noroeste-Sureste, con la boca de la urna que contenía a los inhumados al Suroeste. DESCRIPCIÓN: Las urnas están rodeadas de piedras y entre ellas se localiza un fragmento de molino. La urna que servía de tapadera estaba totalmente perdida por un pilotaje de cimentación. La urna funeraria contenía un enterramiento con dos individuos, una posible mujer muerta entre los 20 y 24 y un niño36. Entre la tierra que rellenaba la urna aparecían pigmentos rojos. El puñal apoyado sobre las vértebras del enterramiento 2, sobre este cráneo se conservaba un fragmento de posible cuero cabelludo y restos de madera. Una cuenta de madera pegada a una vértebra. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Cabeza de uno de los inhumados se encontraba al fondo de la urna y el cuerpo flexionado con orientación Noreste-Suroeste mirando al este. Los huesos del otro cadáver estaban desarticulados e introducidos en la parte que dejo libre el inhumado completo. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Cuentas de collar de hueso, piedra y pasta vítrea. Colgante de yeso cristalizado. Fragmento de madera. Hacha plana37 de bronce y puñal de cobre arsenical38. Vaso carenado roto en el borde (forma 8), el fragmento que le faltaba se localizó en otra zona pró-

xima, esto induce a pensar si este vaso formaría parte del primer enterramiento que al desplazarlo para incluir el segundo se rompiera accidentalmente el vaso, en su interior y entre la tierra parecía contener materia orgánica. Huesos de animal: taba. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: No presentaba ajuar en la zona excavada, pero hay que reseñar que entorno de la urna tapadera estaba destruido por un pilotaje de cimentación. DATACIÓN: Para la datación de los dos individuos se seleccionaron 1 fragmento de húmero del individuo 1 (más viejo) y un fragmento de húmero del individuo 2 (más joven). La datación esta en proceso de realización por el Laboratorio de acelerador carbono 14 de la Universidad de Oxford (AMS de Oxford). OBSERVACIONES: La urna contenedor apareció muy fragmentada mientras la urna tapadera había sido destruida casi en su totalidad por un pozo de cimentación. BIBLIOGRAFÍA: Inédito. Enterramiento 18

Este enterramiento se localizó en el perfil norte introduciéndose bajo la calle Zapatería, en la zona inmediata al ángulo noreste del solar, cuando se efectuaban las obras de supervisión parejas al proceso de cimentación de la nueva construcción, una vez que se había finalizado la excavación arqueológica en extensión. Las dos urnas que fueron empleadas como contenedores funerarios del enterramiento 18 y varias piezas más procedentes de la excavación en el subsuelo de la iglesia de las Madres Mercedarias, han participado en la exposición Y acumularon tesoros... Mil años de historia en nuestras tierras, (AA.VV. 2001) organizada por la Caja de Ahorros del Mediterráneo y que se ha mostrado en varias ciudades del Levante español (Castellón, Valencia, Alicante, Murcia y Lorca). TIPO: Enterramiento en urnas afrontadas (dos formas 4 ). LOCALIZACIÓN: Corte: 16 U.E.: 973, 974. MEDIDAS URNA CONTENEDOR: D.m.: 0.503 metros; H.m.: 0.654 metros. MEDIDAS URNA TAPADERA: D.m.: 0.457 metros; H.m.: 0.587 metros. FOSA: L.m. conservada (N-S): No se puede precisar se mete en el perfil norte A.m. (E-W): 1.75 metros; P.m. documentada: 1.20 metros. ORIENTACIÓN: Noroeste-Sureste, con la boca de la urna que contenía a los inhumados al Sureste.

129

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

DESCRIPCIÓN: Las urnas estaban inmovilizadas por una serie de piedras que se introducen a modo de cuñas; ambas urnas rodeadas de piedras. La urna que servía de tapadera había sido dañada por los trabajos de cimentación y estaba dispuesta a más altura que la otra urna, encajando perfectamente dentro del contenedor funerario. Al retirar la tierra del interior se pudieron observar tres estratos de deposición, en el inferior se documentan semillas carbonizadas de distintos tamaños y carboncillos, que se han filtrado procedentes del relleno de la fosa. En la tierra que colmata la fosa se localizaron 29 semillas carbonizadas de cebada vestida (ver apéndice I). Las urnas descansan sobre una superficie compactada de color gris verdoso. La urna funeraria contenía el enterramiento de dos individuos inmaduros. Uno dispuesto en posición flexionada de cúbito lateral izquierdo con la cabeza hacia el fondo de la urna, del otro se conservaban escasos huesos. El cadáver completo llevaba a ambos lados del cráneo unas espirales de plata de las que colgaban otros aros también de plata. Durante el proceso de excavación se pudo observar que algunas vértebras estaban desplazadas, posiblemente este hecho este relacionado con el momento de la introducción forzada del muerto en la urna. Sobre las costillas del lado derecho descansaba el borde de una pequeña forma 5 completa. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Posición flexionada de cúbito lateral izquierdo con la cabeza hacia el fondo de la urna y los brazos flexionados con la manos bajo la mandíbula. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Espirales de plata de las que cuelgan aros de menos tamaño igualmente de plata y una forma 5. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: Una forma 5 (D. 17 cm.) y un fragmento de cuenco. DATACIÓN: OBSERVACIONES: La urna funeraria fue trasportada al Museo Arqueológico de Lorca debidamente consolidada para su excavación en el laboratorio39. La urna contenedor presentaba en el interior señales de haber estado en contacto con el fuego, estas evidencias no se reflejan en la superficie exterior. La urna tapadera no presentaba señales de haber contenido fuego, hay que señalar que la mitad de esta cerámica no se conserva. Posible relación con un ritual previo a la introducción del cadáver. BIBLIOGRAFÍA: AA.VV. 2001: 276.

130

Enterramiento 19

Este enterramiento se localizó incompleto en el perfil Norte introduciéndose bajo la calle Zapatería, al Oeste del enterramiento 18 y parcialmente destruido por un pilotaje de cimentación. TIPO: Enterramiento en urna (forma 5 ). LOCALIZACIÓN: Corte: 16 U.E.: 975,978. MEDIDAS URNA: D.m.: 0.26 metros. D.mín.: H.m.: no se ha podido establecer al estar las cerámica sin restaurar. FOSA L.m. (n-s): No se puede precisar se mete en el perfil Norte bajo la calle Zapatería A.(e-w): No se puede precisar se mete en el perfil Norte. P.m.: 1.10 metros. ORIENTACIÓN: N-NW/S-SE. DESCRIPCIÓN: El enterramiento se practica en la misma fosa que el enterramiento 18. Sirve de contenedor una urna cerámica (forma 5) colocada sobre un lecho de piedras que sirven de cuñas y con algunas piedras medianas rodeando la boca. En el interior se documentaron los restos de un niño muy alterados por el cemento del pilotaje de cimentación y una escoria de metal que lleva 0.008 de estaño40. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Indeterminada. AJUAR FUNERARIO INTERIOR: No presentaba. AJUAR FUNERARIO EXTERIOR: No presentaba. DATACIÓN: OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: Inédito. Enterramiento 20

Enterramiento en fosa parcialmente destruido por la cimentación para realizar el muro norte de la nueva edificación. TIPO: Enterramiento en fosa. LOCALIZACIÓN: Corte: 16 U.E.: 976 FOSA L.m. (n-s): no se puede precisar ya que estaba parcialmente destruida A.(ew): 0.25 metros; P.m. conservada: 0.25 metros. ORIENTACIÓN: Noroeste-Sureste. DESCRIPCIÓN: Enterramiento posiblemente de una mujer adulta41 dispuesta con la cabeza al Sur y los pies al Norte. Los restos conservados son parte del cráneo, cúbito, radio y mano izquierdos, los demás han desaparecido por las obras de cimentación. Se localizó una forma 5 que tenía una piedra plana de tapadera, estaba depositada sobre la palma de la mano izquierda. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Se desconoce realmente aunque a través de los huesos conservados in situ la mujer

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Vista aérea del sector oriental de la excavación. al fondo a la derecha se observa la laja que servía de tapadera al enterramiento argárico n.º 1, parcialmente cubierta por un muro. A la izquierda una estructura circular de adobe argárica (U.E. 845) alternada por un pozo califal (U.E. 905).

estaría dispuesta con la cabeza al Sur y los pies al Norte. La mano izquierda flexionada a la altura de la cabeza. AJUAR FUNERARIO: Se localizó una forma 5 que tenía una piedra plana de tapadera, estaba depositada sobre la palma de la mano izquierda. DATACIÓN: OBSERVACIONES: BIBLIOGRAFÍA: Inédito. III. 11. CALCOLÍTICO

Los niveles más antiguos documentados pertenecen a la fase calcolítica del poblado prehistórico de Lorca. Estos niveles se encontraban alterados en algunas zonas por intrusiones posteriores, en concreto tumbas argáricas y la fosa de cimentación de la muralla. Destaca el hallazgo de un hogar en el que se observaba una acumulación de cantos rodados termoalterados, todos con un tamaño similar, que podían haber sido empleados para calentar líquidos. En las inmediaciones había un pequeño murete de tendencia semicircular

que pudo emplearse como parapeto para evitar las corrientes de aire en las inmediaciones del hogar. Junto al hogar se localizaron abundantes semillas carbonizadas y carbones, que se extendían en una zona con planta oval. Una muestra de las semillas citadas se utilizó para su datación absoluta, aportando una cronología de 2283 a.C. cal.42 También se realizó el estudio paleoetnobotánico por Dª. Mª Luisa Precioso Arévalo (Apéndice I) de las semillas relacionadas con el hogar (UE. 969) que ha evidenciado la presencia de las siguientes especies: gramíneas (404 semillas de cebada vestida, 19 de cebada desnuda, 143 trigo desnudo), 1 guisante, 23 judías, 1 guindo y 7 Pistacia lentiscus L. Asociado al nivel del hogar se documentaron algunas piezas del horizonte campaniforme: una punta palmela de cobre y un botón de hueso con perforación en V. Se pudo extraer la columna estratigráfica que quedaba reflejada en el perfil del foso de la muralla que aportó una importante secuencia estratigráfica de la fase calcolítica.

131

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

APÉNDICE I: ESTUDIO PALEOETNOBOTÁNICO

El estudio paleoetnobotánico ha sido realizado por Dª. Mª Luisa Precioso Arévalo y se ha llevado a cabo sobre los restos vegetales encontrados en el yacimiento arqueológico de Madres Mercedarias en el termino municipal de Lorca (Murcia). Metodología: recogida y tratamiento de las muestras

El cereal fue recogido en su totalidad, con la excepción de las muestras retiradas para realizar las dataciones absolutas. En el laboratorio, se cribó el material usando una torre de cribas de 1,5 mm. 1 mm. y 0,5 mm. como resultado aparecieron una serie de semillas prácticamente limpias de cebadas las cuales se recogieron en su totalidad y se llevo a cabo un recuento de las mismas así como se procedió a la medición de los diferentes parámetros: longitud, anchura y espesor. Para la determinación taxonómica y estudio analítico se usaron una lupa binocular Olympus (10 - 40 X), la colección de semillas y frutos referencia del Laboratorio de Etnobotánica y diversos atlas especializados en la descripción y análisis de semillas y frutos (Villarias, 1979; Berggren, 1983; Montégut, 1982). Estudio analítico y morfométrico de los restos.

Presentamos los resultados del análisis morfométrico de los restos carpológicos identificados, incluyendo diversos taxones de cereales y de plantas silvestres. LAS PLANTAS CULTIVADAS

Gramineae (Poeceae)

Hordeum vulgare. L. (cebada vestida). La cebada es uno de los principales cereales cultivados en el área mediterránea y una de las de las cosechas fundadoras del Viejo Mundo. En el Neolítico en la producción de alimentos, es la compañera universal del trigo, pero en comparación, considerado de inferior calidad. Acepta climas más secos y tierras más pobres y algo salinas. Por estas características ha sido el principal grano producido en numerosas áreas y un importante elemento de la dieta humana. Es el principal cereal usado para la fermentación de la cerveza en el Viejo Mundo, y su cosecha el más importante complemento de las dietas de los animales domésticos. Morfológicamente existen dos tipos de granos, ambos son dorsálmente aplanados, de sección angulosa pero

132

unos son simétricos, aquellos que corresponde a espiguillas centrales y otros, sin embargo, no presentan esta simetría y se corresponden a las espiguillas laterales (Dopazo, 1996).

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

• Hordeum coeleste Kborg ex. Kunth. ( Cebada desnuda). = H.vulgare var. coeleste L. –H. vulgare var. nudum: (Renfrew1973; Buxó, 1990), nombre incorrecto. Morfológicamente presenta una forma parecida a H. vulgare pero con cariópside más corta y redondeada. Aparece cultivada o subespontánea. Pueden utilizarse como comestibles y en algunos casos como medicina o uso artesanal.

• Triticum aestivum /durum, (trigo desnudo). Económicamente es uno de los trigos más importantes, procede de la hibridación del trigo doméstico Triticum turgidum y de la especie silvestre Aegilops squarrosa originaria del Norte de Irán, que genera asimismo dos tipos: la escanda mayor y el trigo compacto. Morfológicamente agrupamos aquí los trigos desnudos, tanto los trigos tetraploides (Triticum durum Desf. y Triticum turgidum (L.) Thell.) como los trigos hexaploides (Triticum aestivum (L.) Thell. y Triticum compactum Host.). La razón de agrupar los trigos desnudos se debe a la imposibilidad de determinar con precisión la especie sobre la base de la morfología de los granos, ya que se carece de espigas completas o de fragmentos de tamaño considerable Aparece cultivado o subespontáneo. Su uso principal es el alimentario. Desde el punto de vista ecológico, el trigo duro (Triticum durum, T. turgidum) está mejor adaptado a las condiciones climáticas mediterráneas que el trigo común (T. aestivum, T. compactum), más frecuente en las regiones templada El tiempo de siembra de los trigos desnudos habitualmente es el invierno, aunque en el Mediterráneo occidental sea propicio también las siembras en primavera.

Leguminoseae

Pisum sativum L. (Guisante). Morfológicamente posee una semilla redondeada o esférica, de un tamaño variable, y un hilo oval corto. Su hábitat: planta anual que crece en zonas templadas, con una pluviometría moderada de 300-400 mm anuales, y terrenos silíceo-arenosos.

Vicia faba L.(judia) Morfológicamente semilla grande, redondo-elíptica y cilíndrica. El hilo es grande, lanceolado en la parte lateral, de más de 3 mm. en la extremidad. Los ejemplares de tamaño pequeño (oscilan entre los 6 y los 13 mm.) se asocian al haba panosa (Vicia faba var. minor). Hábitat: Carácter euromediterráneo, prefiere la luz y no crece en los inviernos demasiado fríos.

133

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ROSACEAE

ABREVIATURAS:

Prunus cerasus (Guindo). Morfológicamente forma de corazón con un ápice destacado, presenta endocarpos redondeados. Hábitat: Crece en zonas húmedas y de suelos fértiles y frescos. Paralelos: Las muestras conocidas de Prunus avium /Prunus cerasus son de la primera edad del Hierro, sin embargo, aparecen aquí en el yacimiento argárico de Madres Mercedarias:

A.: Anchura A.M.L.: Archivo Municipal de Lorca. B.M.B.: Biblioteca Murciana de Bolsillo. C.A.A.M.: Caja de Ahorros de Alicante y Murcia. D.: Diámetro D.B.: Diámetro de la boca L.: Longitud H.: Altura P.: Profundidad BIBLIOGRAFÍA

Anacardaceas

Pistacia lentiscus L. Morfológicamente las semillas son planas y asimétricas, con un contorno más o menos lenticular. La presencia de Pistacea lentiscus puede apuntar la presencia de bosquetes y matorrales densos (maquias, garrigas, espinales...) perennifolios-esclerofilos, indiferentes a la naturaleza química del sustrato. Pueden representar la etapa madura de series de vegetación climatófilas mediterráneas en territorios de ombroclimas semiáridos, en los pisos bioclimáticos termo y mesomediterráneos. Aunque también aparece en áreas más lluviosas. (Rivas Martínez, 1975).

134

AA.VV. (2001): Catálogo de la exposición Y acumularon tesoros... Mil años de historia en nuestras tierras. Alicante. ALFARO GINER, Carmen (1984): Tejido y cestería en la península ibérica. Historia de su técnica e industrias desde la prehistoria hasta la romanización. Biblioteca Praehistorica Hispana, Vol XXI. Madrid. AYALA JUAN, Mª Manuela (1977-78): “Un yacimiento argárico de llanura: La Alcanara”. Anales de la Universidad de Murcia Filosofía y Letras. Vol XXXVI, nº 1-2. Murcia, pp. 3-10. AYALA JUAN, Mª Manuela (1979-80): “La cultura del Argar en la provincia de Murcia”. Anales de la Universidad de Murcia Filosofía y Letras, Vol. XXXVIII, nº 4. Murcia, pp. 147-193. AYALA JUAN, Mª Manuela (1986): “El poblamiento argárico”. Historia de Cartagena, T.II. Murcia, pp. 253-316. AYALA JUAN, Mª Manuela (1990): “La colección Cánovas Cobeño del Museo de Murcia”. Verdolay, nº 2. Murcia, pp. 33-38. AYALA JUAN, Mª Manuela (1991): El poblamiento argárico en Lorca. Estado de la cuestión. Murcia. AYALA JUAN, Mª Manuela; TUDELA SERRANO, Mª Luz (1993): “La espada del poblado argárico de La Cabeza Gorda o Cabezo de la Cruz. Totana (Murcia)”. Verdolay, nº 5. Murcia, pp. 17-23. AYALA JUAN, Mª Manuela; MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana; SAN NICOLÁS DEL TORO, Miguel (1994): Primera arquitectura en piedra: El megalitismo. Lorca. BUIKSTRA, J.; CASTRO MARTÍNEZ, P.V.; CHAPMAN, R.W; GALE, N.; GONZÁLEZ MARCEN, P.; GRANT, A.; JONES, M.; LULL, V.; PICAZO, M.; RISCH, R.; SANAHUJA YLL, E.; STOS-GALE, Z. (1989): “Proyecto Gatas, II Fase: Informe preliminar del estudio de los materiales” Anuario Arqueológico de Andalucía 89 II. Sevilla, pp. 214-218. BUIKSTRA, J.; CASTRO MARTÍNEZ, P.V.; CHAPMAN, R.W; GONZÁLEZ MARCÉN, P.; HOSHOWER,L.M.; LULL, V.; PICAZO, M.; RISCH, R.; SANAHUJA YLL, E. (1990): “La necrópolis de Gatas” Anuario Arqueológico de Andalucía. 90 II. Sevilla, pp. 261-276 CÁNOVAS COBEÑO, F. (1886): “Lo Prehistórico en Lorca”. Lorca Literaria, pp. 208-249. CÁNOVAS COBEÑO, F. (1890): Historia de la Ciudad de Lorca. Lorca. CASTRO MARTÍNEZ, Pedro V.; CHAPMAN, R.W; GONZALEZ MARCÉN, Paloma; LULL SANTIAGO, Vicente; PICAZO, M.; RICH, R.; SANAHUJA YLL, M.E. (1987): “Proyecto Gatas (Turre, Almería). Tercera Campaña 1987”. Anuario Arqueológico de Andalucía 87. II. Sevilla pp. 225-231. CASTRO MARTÍNEZ, P.V.; CHAPMAN, R.W; GONZÁLEZ MARCÉN, P.; LULL, V.; PICAZO, M.; RISCH, R.; SANAHUJA YLL, E. (1989): “Informe preliminar de la tercera campaña de excavaciones en el yacimiento de

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

Gatas (Turre-Almería). Septiembre 1989” Anuario Arqueológico de Andalucía 89 II. Sevilla, pp. 219-226. CASTRO MARTÍNEZ, Pedro V.; LULL SANTIAGO, Vicente; MICO PÉREZ, Rafael; RIHUETE HERRADA, Cristina (1995): “La Prehistoria reciente en el Sudeste de la Península Ibérica. Dimensión socio-económica de las prácticas funerarias”. Arqueoloxía da Morte na Península Ibérica desde as Orixes ata o Medievo. Xinzo de Limia, pp. 127-167. CASTRO MARTÍNEZ, Pedro V.; GONZÁLEZ MARCÉN, Paloma; LULL SANTIAGO, Vicente (e.p.): “Cronología y tiempo de los grupos arqueológicos en el Sudeste de la Península Ibérica”. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada 1992. CASTRO MARTÍNEZ, Pedro V.; CHAPMAN, Robert W.; COLOMER, Eulalia; GILI, Sylvia; GONZÁLEZ MARCÉN, Paloma; LULL, Vicente; MICO, Rafael; MONTÓN, Sandra; RIHUETE, Cristina; RISCH, Roberto; RUIZ PARRA, Matilde; SANAHUJA, Mª Encarna; TENAS, Monserrat; VAN STRYDONCK, Mark (e.p.): “La serie radiocarbónica de Gatas (Turre, Almería). Diacronía y fasificación del depósito arqueológico”. Anuario Arqueológico de Andalucía 92. CONTRERAS CORTÉS, Francisco; NOCETE CALVO, Francisco; SÁNCHEZ RUIZ, Marcelino (1985): “Análisis histórico de las comunidades de la Edad del Bronce de la depresión Linares-Bailén y estribaciones meridionales de Sierra Morena. Sondeo estratigráfico en el Cerro de Plaza de Armas de Sevilleja (Espeluy, Jaén), 1985”. Anuario Arqueológico de Andalucía 85. II. Sevilla, pp. 141-149. CONTRERAS, Francisco; NOCETE, Francisco; SÁNCHEZ RUIZ, Marcelino (1986): “Primera campaña de excavaciones en el yacimiento de la Edad del Bronce de Peñalosa (Baños de la Encina, Jaén)”. Anuario Arqueológico de Andalucía 86. II. Sevilla, pp. 342-352. CONTRERAS, Francisco; NOCETE, Francisco; SÁNCHEZ RUIZ, Marcelino (1987): “Segunda campaña de excavaciones en el yacimiento de la Edad del Bronce de Peñalosa (Baños de la Encina, Jaén)”. Anuario Arqueológico de Andalucía 87. II. Sevilla, pp. 253-261. CONTRERAS, F.; NOCETE, F.; SÁNCHEZ RUIZ, M.; LIZCANO, R.; PÉREZ, C.; CASAS, C; MOYA, S.; CÁMARA, J.A. (1989): “Tercera campaña de excavaciones en el yacimiento de la Edad del Bronce de Peñalosa (Baños de la Encina, Jaén)”. Anuario Arqueológico de Andalucía 89. II. Sevilla, pp. 227-236. CUADRADO DÍAZ, Juan (1948): “Algunos yacimientos prehistóricos de la zona Totana-Lorca”. III Congreso de Arqueología del Sureste Español. Cartagena, pp. 56-65. EIROA GARCÍA, Jorge J. (1990a): “Nuevos materiales de Murviedro (Lorca, Murcia)” Verdolay. Murcia, nº II, pp. 27-31. EIROA GARCÍA, Jorge J. (1990b): “Poblado eneolítico de La Salud y de Cueva Sagrada (Lorca, Murcia)” Homenaje a D. Jerónimo Molina. Murcia, pp. 39-50. EIROA GARCÍA, Jorge J.; MARTINEZ RODRIGUEZ, Andrés (1992-93): “Puñales argáricos del Museo de Lorca (Murcia)” Tabona. Islas Canarias, nº VIII, t. II, pp. 435-446. ESCOBAR, F. (1919): Nuestros Aborígenes. Lorca. ESPIN RAEL, Joaquín (1986): Artistas y artífices levantinos. Academia Alfonso X El Sabio, B.M.B. nº 7. Murcia. GONZÁLEZ MARCÉN, Paloma; LULL, Vicente; RISCH, Robert (1992): Arqueología de Europa 2250-1200 A.C. Una introducción a la “Edad del Bronce”. Madrid. GONZÁLEZ SIMANCAS, Manuel (1905-1907): Catálogo Monumental de España. Provincia de Murcia. Madrid. GUTIERREZ LLORET, Sonia (1996): La Cora de Tudmir. De la Antigüedad Tardía al Mundo Islámico. Alicante-Madrid. HERNÁNDEZ PÉREZ, Mauro S. (1990): “Un enterramiento argárico en

Alicante”. Homenaje a Jerónimo Molina. Murcia, pp. 87-94. HORNOS MATA, Francisca; SALVATIERRA CUENCA, Vicente; CHOCLÁN SABINA, Concepción (1986): “Actividad de limpieza, consolidación y sondeos estratigráficos en la explanada frente al castillo de Sabiote. Jaén”. Anuario Arqueológico de Andalucía 86. III. Sevilla, pp. 210-215. IDÁÑEZ SÁNCHEZ, José Félix (1985): “Yacimiento eneolítico de Murviedro (Lorca)”. Rev. de Arqueología, 53. Madrid. pp. 60-61. IDÁÑEZ SÁNCHEZ, José Félix (1987): “Informe excavación de urgencia realizada en la necrópolis eneolítica de Murviedro”. Excavaciones y Prospecciones arqueológicas. Dirección General de Cultura. Murcia, pp. 93-102. JIMÉNEZ ALCÁZAR, Juan Francisco (1994): Lorca: ciudad y término (ss. XIII-XIV). Lorca. LULL, Vicente (1983): La “cultura” de El Argar. Un modelo para el estudio de las formaciones económico-sociales prehistóricas. Madrid. LULL, Vicente; ESTÉVEZ, Jordi (1986): “Propuesta metodológica para el estudio de las necrópolis argáricas”. Homenaje a Luis Siret (19341984). Sevilla, pp. 441-452. LULL, Vicente; PICAZO, Marina (1989): “Arqueología de la muerte y estructura social”. AEspA, 62. Madrid, pp. 5-20. MANZANO MARTÍNEZ, José (1990): “Intervención arqueológica de urgencia en la muralla islámica de Murcia (c/. Cánovas del Castillo)”, Memorias de Arqueología 4, Murcia, pp. 301-318. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés (1988): Colección Arqueológica del Centro Fondo Cultural Espín. CAM Cultural. Lorca. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés (1990): “ Aportaciones a la secuencia histórica de la Ciudad de Lorca”. Lorca. Pasado y Presente. Aportaciones a la Historia de la Región de Murcia. Lorca, pp. 71-86. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés (1995): “I Fase de excavaciones en el nº 11 de la calle Zapatería, nº11 (Lorca)”. Memorias de Arqueología 3. Murcia, pp. 63-80. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés (1999): Desde nuestros lejanos antepasados hasta la época moderna, Lorca Histórica. Murcia. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; ROLDÁN ROMERO, Ascensión; ALCÁNTARA LÓPEZ, Francisca (1995): “II Fase de excavaciones en el nº 11 de la calle Zapatería, nº 11 (Lorca)”. Memorias de Arqueología 3. Murcia, pp. 81-88. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana (2000): “Evolución de la ciudad medieval de Lorca y su relación con el territorio circundante”. Ciudad y territorio en al-Andalus, 2. Granada, 398-435. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana (e.p.): “Excavaciones arqueológicas en el Colegio de la Purísima (c/ Abad de los Arcos y c/ Cava, Lorca)”. Memorias de Arqueología. Murcia. MARTINEZ RODRIGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana (e.p.): “Excavaciones arqueológicas en calle Zapatería, nº 9 (Lorca)”. Memorias de Arqueología. Murcia. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana, AYALA JUAN. Mª. Manuela (1996): Las prácticas funerarias de la cultura argárica en Lorca, Murcia. Lorca. MARTÍNEZ SÁNCHEZ, Consuelo; RAMOS MILLÁN, Antonio (1995): “Loma del Tío Ginés o Barranco de las Cuevas (Puerto Lumbreras)”. VI Jornadas de Arqueología Regional. Murcia, pp. 14-15. MARTINEZ SANTA-OLALLA, Julio; SÁEZ MARTÍN, Bernardo; POSAC MON, Carlos F.; SOPRANIS SALTO, Jose Antonio; VAL CATURLA, Eduardo del (1947): Excavaciones en la ciudad del Bronce Mediterráneo II, de la Bastida de Totana (Murcia). Informes y Memorias, nº 16. Madrid. MATILLA SEIQUER, Gonzalo (1992): Alfarería popular en la antigua

135

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Arrixaca de Murcia. Los hallazgos de la plaza de San Agustín (s. XVXVII). Murcia. MENCIÓN SASTRE, José (1908): “Estaciones prehistóricas de la ciudad y región de Lorca”. Boletín de la Real Academia de Historia, nº 52, pp. 483-487. MOLINA GONZÁLEZ, Fernando (1983): Historia de Granada. De las primeras culturas al Islam. T. I. Granada. MOLINA LÓPEZ, Emilio; ÁLVAREZ MORALES, Camilo (1991): “Transformaciones del paisaje agrario en época histórica: estudio de las fuentes documentales. III. 1. Las fuentes árabes”, El cambio cultural del IV al II milenios a.C. en la comarca Noroeste de Murcia. Madrid, pp. 281-289. NAVARRO PALAZÓN, Julio (1986): La cerámica islámica en Murcia. Murcia, vol. I. PÉREZ SÁNCHEZ, Alfonso E. (1982): “Presencia de Lorca en el Arte Español”, II Ciclo de Temas Lorquinos. C.A.A.M. Lorca, pp. 127-158. PONCE GARCÍA, Juana (e.p.): “Excavaciones de urgencia en el solar de la calle Rubira (Lorca, Murcia)”. Memorias de Arqueología, nº 7. Murcia. SAN NICOLÁS DEL TORO, Miguel (1994): “El megalitismo en Murcia. Una aproximación al tema”. Verdolay 6. Murcia, pp. 39-52. SCHUBART, Hermanfrid; ARTEAGA, Oswaldo; PINGEL, Volker (1985): “Fuente Álamo (Almería). Informe preliminar sobre la excavación de 1985 en el poblado de la Edad del Bronce”. Anuario Arqueológico de Andalucía 85. II. Sevilla, pp 305-312. SCHUBART, Hermanfrid (1986): “Consideraciones sobre el Bronce del Sureste Penínsular”. Historia de Cartagena, T. II. Murcia, pp. 221-250. SCHUBART, Hermandfrid; ARTEAGA, Oswaldo; PINGEL, Volker (1985): “Fuente Álamo (Almería): Informe preliminar sobre la excavación de 1985 en el poblado de la Edad del Bronce”. Anuario Arqueológico de Andalucía 85 II, Sevilla. pp. 305-312. SCHUBART, Hermanfrid; ARTEAGA, Oswaldo; PINGEL, Volker (1988): “Fuente Alamo. Informe preliminar sobre la excavación realizada en 1988 en el poblado de la Edad del Bronce”. Anuario Arqueológico de Andalucía 88. II. Sevilla, pp 171-178. SIRET, Enrique y Luis (1890): Las primeras edades del metal en el Sudeste de España. Barcelona. SIRET, Luis (1913): Questions de Chronologie e d’Ethnographie Ibériques. Paraes. SUÁREZ, Angela; CARRILERO, Manuel; GARCÍA, José Luis; BRAVO, Adelaida (1985): “Memoria de la excavación de urgencia realizada en el yacimiento de Ciavieja (El Ejido, Almería), 1985”. Anuario Arqueológico de Andalucía 85 III. Sevilla, pp. 14-21. ZAFRA DE LA TORRE, Narciso; PÉREZ BAREAS, Cristóbal (1990): “Excavaciones arqueológicas en el Cerro del Alcázar de Baeza. Campaña 1990. Informe preliminar”. Anuario Arqueológico de Andalucía 90. III. Sevilla, pp. 294-303. VAN STRYDONCK, M.; LANDRIE, M.; HENDRIX, V.; VAN DER BORG, K.; DE JONG, A.F.M.; ALDERIESTEN, C.; KEPPENS, E. (1998): Royal Institute for Cultural Heritage. Radiocarbon Dates XVI. Brussels. NOTAS 1. El más representativo de estos hallazgos antiguos fue una sepultura encontrada por unos obreros al abrir los cimientos para una escuela en la calle Zapatería (Lorca). 2. La importacia arqueológica de la zona donde está enclavado el solar de la antigua iglesia de Madres Mercedarias venía avalado por las siguientes intervenciones arqueológicas: Calle Zapatería, nº 11 donde se documentaron 9 enterramientos argáricos, dos en cista, tres en urna y cuatro en doble urna (MARTÍNEZ, 1995:

136

63-80) y estructuras de poblado (MARTÍNEZ et alii, 1995: 81-88). Colegio de la Purísima (c/ Abad de los Arcos) donde se localiza un importante deposito estratigráfico con diferentes niveles de ocupación que abarcaba desde el Calcolítico hasta época moderna, destacando las estructuras la muralla medieval (MARTÍNEZ; PONCE, e.p.). Calle Zapatería, nº 9 donde se documenta un perfil de más de cuatro metros de altura con una secuencia estratigráfica desde el II milenio a.C. hasta el s. XIV (MARTÍNEZ; PONCE, e.p.). 3. Los trabajos fueron dirigidos por los arqueólogos del Museo Arqueológico de Lorca que contaron con mano de obra procedente de la Escuela Taller de la Ciudad y tres operarios contratados para estos trabajos. 4. El dibujo de campo estuvo a cargo de D. Francisco José Montes Ramírez, Dª. Ana Pujante Martínez y Dª. Belén Sánchez González. La clasificación e inventario de los materiales ha sido realizado por Dª. Ana Pujante Martínez. En la fase final de excavaciones se dispuso de cinco obreros de la empresa “Salvaorete”. Manifestamos nuestro agradecimiento a la profesora de la Universidad de Murcia Dª Mª Manuela Ayala Juan, a D. Enrique Pérez Richard, Licenciado en Historia Antigua y Arqueología, a los estudiantes D. Fernando Gandía Herrero y Dª. Ginesa Martínez Del Vas (Universidad de Murcia) y Dª. Daniela Manke de Castillo (Universidad de Heidelberg) y a D. Juan Antonio Lorente Hernández, por su estimable colaboración en los trabajos de excavación. 5. Manifestamos nuestro agradecimiento a D. Vicente Lull, Catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, por habernos prestado la maquinaria para la flotación de sedimentos empleada en las excavaciones arqueológicas de Gatas (Turre, Almería). 6 Anverso: En la parte central castillo de tres torres; exergo decorado con la inscripción PHILIPUS III. Reverso: León rampante mirando a la izquierda; exergo decorado con la inscripción HISPANIORUM REX 1603. 7 La escudilla es una forma muy característica del siglo XVIII, que pervive bastante tiempo después. El ejemplar localizado en el pozo ciego, con el número de inventario 2435, corresponde al tipo XXIII de Matilla (1992: 67-68). 8 El bacín identificado con el número de inventario 2436, está sistematizado como el tipo XIII de Matilla (1992: 79-80) y aparece en el horno 2 de la Plaza de San Agustín en Murcia fechado en el primer cuarto del siglo XVIII. 9 Corresponde al tipo XXXIII de Matilla (1991?: 76) y un ejemplar similar se localizó en el horno 2 de la Plaza de San Agustín en Murcia fechado en el primer cuarto del siglo XVIII. 10 Al exterior conserva la sencilla portada labrada en piedra de la iglesia del siglo XVII, muy austera con un arco de medio punto flanqueado por dos pilastras coronadas por un dintel sobre el que descansa una hornacina cubierta en su interior por una venera y al exterior por un guardapolvo. La hornacina flanqueada por dos pináculos guarda la imagen de una Virgen con Niño. 11 El lienzo de muralla objeto de estudio se localiza en los cortes 1, 6, 9 y 12. 12. Las medidas de los tres cajones superpuestos son las siguientes: cajón 1 (L. 2.32 m.; A. 0.60 aprox.; H. 0.88 m.) con las improntas de cuatro tablas que tienen una anchura que oscila de 22 cm. a 18 cm. y con la misma longitud que el cajón. Cajón 2 (L. 2.34 m.; A. 0.60 aprox.; H. 0.80 m.) con las improntas de cuatro tablas una anchura de arriba abajo de 24 cm., 12 cm., coincidiendo las dos inferiores con 22 cm. y una longitud igual al cajón. Cajón 3 (L. 1.38 m.; A. 0.60 aprox.; H. 0.84 m.) con las improntas de cuatro tablas una anchura de arriba abajo de 20 cm., 18 cm., 20 cm. y 24 cm. de anchura y una longitud igual al cajón.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA DE URGENCIA EN EL SUBSUELO DE LA ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS - LORCA

13

Número de Inv. 2406. El cuerpo de la tinaja aparece decorado con varias bandas de estampillado: La identificada en la lámina con el número 5 corresponde a una trenza que servían para separar registros, la banda 8 presenta un motivo de epigrafía cúfica sobre fondo vegetal, posiblemente al-mulk li-lläh: el imperio de Dios. La banda 10 es doble formada por estrellas de 8 puntas entrelazadas con motivos vegetales en el centro. La decoración esgrafiada del cuello es similar a la que decora una tinaja hallada en una casa del arrabal de Lorca (MARTÍNEZ y PONCE: 1997, 375, fig. 11) y a un fragmento del cuello de una tinaja hallado en el casco urbano de Murcia (NAVARRO, 1986:220, nº 472) 14 Este reposadero, al que se ha asignado el número de inventario 2407, es similar a otro localizado en la Plaza del Cardenal Belluga en Lorca (NAVARRO, 1986: 115, Nº 247) y actualmente conservado en el Museo Arqueológico Provincial de Murcia. 15 Este botón está realizado sobre un fragmento de pared de una jarra. Ejemplares similares tanto en morfología como en tamaño se han localizado en la Plaza del Cardenal Belluga de Lorca (NAVARRO, 1986: nº 243 y 244). Actualmente esta pieza está inventariada en el Museo Arqueológico Municipal de Lorca con el número 2422. 16 Presenta una decoración esgrafiada en tres registros reticulados sobre manganeso. No conserva las asas. Tiene asignado el número de inventario 2558. 17 Inventariado con el número 2438. Corresponde a la forma T.20.5 de Gutiérrez (1996:115) con una cronología de mediados del siglo IX a mediados del siglo X. Esta pieza presenta filetes paralelos en el cuerpo y cuello pintados en óxido de hierro, y la impronta en la parte inferior de un atifle. Piezas similares se han localizado en la Rábita de Guardamar (Alicante), en el alfar de San Nicolás (Murcia), Peña María (LorcaMurcia), Albacete, Cabecico de las Peñas, Fortuna y Murcia. 18 De una de las jarras ( inventariada con el número 2439) se conserva la mitad superior y presenta decoración pintada con trazos digitales en grupos de tres, verticales en la panza, horizontales en el cuello, parte superior de las asas y en el labio una banda pintada. Corresponde a la forma T11.1 de Gutiérrez (1996) que alcanza una pervivencia hasta el siglo X. Ejemplares similares se han localizado en el Castillo de Callosa del Segura (Alicante) y en el Cabezo del Moro. También se ha documentado en el Cabecico de las Peñas (NAVARRO, 1986: 26). Actualmente esta pieza está inventariada en el Museo Arqueológico Municipal de Lorca con el número 2439. 19 Royal Institute for Cultural Heritage, Bruselas.

20

Datos extraidos del informe preliminar realizado por las antropólogas J. E. Buikstra (Universidad de Nuevo México y C. Rihuete (Universidad Autónoma de Barcelona). 21 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 22 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 23 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 24 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 25 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 26 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citadoanteriormente op. cit. nota 20. 27 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 28 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 29 Confirmado tras el estudio antropológico efectuado por J. E. Buikstra y C. Rihuete op. cit. nota 20. 30 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 31 Agradecemos a D. Juan L. Montero Fenollós la análitica de las piezas metálicas que se incluyen de la excavación de Madres Mercedarias realizada en los Servicios-Técnicos de la Universidad de Barcelona con el método análitico : IPC (Inductively Coupled Plasma) . El puñal del enterramiento 12 presenta un 94.72 % de cobre, 5.05% de arsénico y tan solo un 0.004% de estaño. 32 El metal del punzón está compuesto por 97.25 % de cobre, 2.55 % de arsénico y tan solo un 0.004% de estaño (analítica de Juan L. Montero Fenollós). 33 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 34 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 35 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 36 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 37 El metal del hacha está compuesto por 91.12 % de cobre, 0..30 % de arsénico y 8.28 % de estaño (analítica de Juan L. Montero Fenollós). 38 El metal del puñal está compuesto por 97.58 % de cobre, 1.95 % de arsénico y tan solo un 0.005% de estaño (analítica de Juan L. Montero Fenollós). 39 Colaboraron en el proceso de excavación de esta urna los alumnos de la Universidad de Murcia: Dª. María Chavet Lozoya, Dª. Ginesa Martínez del Vas y D. Fernando Gandía Herrero. 40 Analítica efectuada por D. Juan L. Montero Fenollós. 41 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 20. 42 La datación fue realizada por el Royal Institute for Cultural Heritage de Bruxelas, muestra IRPA-1210: Radicarborn Age BP 3835±30 (MARTÍNEZ, 1999:30; VAN STRYDONCK et alii, 1998: 28).

137

PRIMERA INTERVENCIÓN EN EL SOLAR DE CALLE LOS TINTES, ESQUINA CON LA PLAZA DE JUAN MORENO (LORCA)

María Belén Sánchez González

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1995 REVISADO: 2001

PRIMERA INTERVENCI ÓN EN EL SOLAR DE CALLE LOS TINTES, ESQUINA CON LA PLAZA DE JUAN MORENO (LORCA)

MARIA BELÉN SÁNCHEZ GONZÁLEZ

Palabras clave: Lorca, excavación, sondeo, cerámica, vertedero, muro, época tardorromana y tardoantigua. Resumen: En la primera fase de las excavaciones en el solar de la plaza de Juan Moreno se realizó un sondeo donde se encontraron los restos de varias fosas utilizadas como vertederos con restos de material orgá-

nico, mineral y cerámicas de los siglos V al VII d.C. También se hallaron parte de un muro de un edificio de la misma época y un gran depósito sedimentario de limos y arenas fluviales.

LA EXCAVACIÓN

estratigráfica de los restos estudiados en ambas intervenciones está condicionada por la topografía del solar, ubicados en parte de una ladera que fue nivelada en épocas recientes. Esta primera intervención se llevó a cabo después que el constructor practicara con medios mecánicos una fosa cuadrangular de 2,50 m de lado por 3,25 m de profundidad en la zona SE del solar (foto 1). En los perfiles resultantes se apreciaban lo que podían ser restos de estructuras murarias además de abundantes fragmentos de cerámica. Por esta razón, se planteó un sondeo arqueológico en la zona SW, de 2 x 2 m de lado, a tan sólo 30 cm de distancia respecto del primero2. En este sondeo, a muy poca profundidad respecto a los niveles de cimentación de la antigua casa de los ss. XIX-XX demolida con objeto de la excavación, aparecieron los restos de un vertedero o fosa (fosa 1) documentada parcialmente en una esquina de la cuadrícula (ángulo SW)3. Muy cerca de

El solar nº 8 de la plaza de Juan Moreno se sitúa frente a la explanada donde se encuentra el Museo Arqueológico Municipal de Lorca, haciendo esquina con las escalinatas del Porche de San Antonio. La primera intervención arqueológica, realizada en marzo-abril de 1995, consistió en un sondeo de cuatro metros cuadrados excavados hasta una profundidad de -3,25 m respecto al actual nivel de la calle. Estos trabajos permitieron documentar una zona de vertederos o basureros de época tardoantigua, así como parte de un muro de un edificio de la misma época y un gran paquete sedimentario de arenas y limos alternantes procedentes de aportes del cercano lecho fluvial. Finalizados estos trabajos, en los meses de verano del mismo año, se procedió a la segunda fase de excavaciones para estudiar los hallazgos aparecidos en el resto del solar1. La especial disposición

140

PRIMERA INTERVENCIÓN EN EL SOLAR DE CALLE LOS TINTES, ESQUINA CON PLAZA DE JUAN MORENO (LORCA)

Foto 1. Vista del sondeo practicado por el constructor, una vez limpio y perfilado.

este vertedero aparecieron los restos de otra fosa (la fosa 2) más pequeña e invadida en su desarrollo por la fundación de la primera o fosa 14. La dinámica de relleno de ambas fosas parece ser la misma: el conjunto se estructuraba basándose en superposiciones de tierras de diferente composición formando un gran depósito de texturas alternantes con extensión horizontal variable y gran variedad cromática. Formando el lecho de ambas fosas había un gran paquete de cenizas y carbones, a partir de aquí se sumaban depósitos de tierra compactados de tonos naranjas, verdes y grises, alternando con capas de cenizas hasta la colmatación de toda la fosa (ver láminas 1 y 2)5. En el caso de la fosa 1, el aspecto en su sección es de una figura troncocónica con mayor extensión en su zona superior, mientras que la fosa 2 tiene forma de cubeta algo más regular con la parte superior “estrangulada” por la fosa 1 (foto 2). El origen de estas fosas, que posteriormente fueron usadas como vertederos, parece haber estado relacionado con alguna actividad asociada a fuegos. En la zona más profunda

de la fosa 2 aparecían restos de una franja de arcilla parcialmente cocida, además de otra capa compactada de longitud vertical en la pared de la cubeta, perfectamente diferenciable. Ahora bien, resulta imposible ante la escasez de datos establecer con precisión la naturaleza de dicha actividad, aunque la abundancia de restos de plomo y azufre en polvo nos hace suponer que se trataba de alguna fase en el proceso de copelación. Muy cerca de las fosas, a una cota de – 0,77 m, aparecieron los restos de un muro de mampostería de escasa altura, apenas una hilada de cantos de tamaño mediano (10-20 cm) rudimentariamente trabados, dispuestos en línea recta orientada NE-SW (sin llegar a los perfiles Sur y Oeste), con una longitud máxima excavada en el sondeo de 95 cm de largo y 55 cm de ancho máximo. Esta estructura conservaba restos de un finísimo enlucido de arcilla roja en uno de sus frentes (foto 3). Bajo este muro no se conservaron más estructuras, documentándose hasta una profundidad de –3,25 m (cota final de los trabajos) una sucesión estratigráfica levemente

141

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Foto 2. Sondeo arqueológico, vista de la esquina SW, con el desarrollo de las fosas vertederos.

inclinada donde se alternaban deposiciones fluviales de arenas y limos, ambos mezclados con cantos rodados. En estos niveles de arrastre aparecieron numerosos fragmentos cerámicos de filiación ibero-romana como cerámica a torno pintada, barniz negro del tipo Campaniense A y de talleres locales, ánfora ibérica, barniz rojo ibérico, imitaciones locales de cerámicas de importación y producciones grises finas. Se recogieron también de época prehistórica, hechas a mano y de cocciones reductoras y alternantes, con tratamientos bruñidos, adscritas a momentos argáricos y calcolíticos (destaca un fragmento con decoración impresa con matriz dentada)6. LA CERÁMICA DE LOS VERTEDEROS

La mayoría de los materiales contenidos en ambas fosas son piezas relacionadas con el ámbito doméstico de la cocina y la preparación de alimentos, clasificándose dentro de las producciones regionales hechas a mano y torno lento, con desgrasantes gruesos, factura tosca y superficies ahuma-

142

das al exterior. También hay muestras del repertorio común de servicio de mesa como jarras con decoración a peine y formas abiertas con bordes en ala. Por último, destacan 3 fragmentos de pared de vajilla fina en Terra Sigillata Clara D, imposibles de adscribir a tipología alguna dada su fragmentariedad. Brevemente las descripciones de las piezas más significativas son: - Nº 211-51: Lámina 3, nº 1. Perfil completo de cazuela baja de fondo plano ligeramente engrosado exterior, con pared recta de corto desarrollo y labio plano. Torno lento/mano, cocción oxidante, ahumada parcialmente al exterior, superficie interior naranja. Pasta rojiza. Desgrasante grueso y muy grueso de esquistos y cuarzos. Factura tosca, textura desgranable. Diám. boca: 49 cm. Tipo: GUTIÉRREZ, serie M8.3; LAIZ Y RUIZ, forma 12.2; similar a RAMALLO y otros, fase 10.3-1 nº 218; REYNOLDS grupo 7 nº 2. - Nº 211-58: Lámina 3, nº 2. Perfil completo de cazuela baja de fondo plano (“pie marcado”), pared oblicua abierta de corto desarrollo y labio plano. Torno lento/mano, cocción oxidante, ahumada al exterior, superficie interior beige. Pasta rojiza. Desgrasante grueso y muy grueso, de esquistos y cuarzos. Factura tosca, textura desgranable. Diám. boca: 48 cm. Tipo: GUTIÉRREZ, serie M8.1; LAIZ y RUIZ, forma 12.2; similar a RAMALLO y otros, fase 10.3-1 nº 218; REYNOLDS grupo 7 nº 2. - Nº 211-62: Lámina 3, nº 3. Perfil completo de cazuela alta de fondo plano, con pared oblicua abierta de largo desarrollo, borde plano-redondeado. Posee un aplique horizontal o lengüeta al exterior. Torno lento/mano, cocción oxidante, ahumada al exterior, superficie interior rojiza. Pasta rojiza. Desgrasante grueso de esquistos y cuarzos. Factura tosca, textura desgranable. Diám. boca: 22´6 cm. Tipo: GUTIÉRREZ, serie M2 (parece que no tuvo apéndice vertedor en el borde); LAIZ y RUIZ forma 13; RAMALLO y otros, fase 10.3-1 nº 228; REYNOLDS, Grupo 7 nº 6. - Nº 212-56: Lámina 4, nº 1. Borde olla o marmita, de tendencia vertical y labio plano. Torno lento/mano, cocción oxidante, ahumada al exterior, superficie interior marrón clara. Pasta rojiza. Desgrasante grueso de esquistos y cuarzos. Factura tosca, textura desgranable. Diám. boca: 19 cm. Posible Tipo: GUTIÉRREZ, serie M1/M2; LAIZ y RUIZ, forma 13; REYNOLDS, Grupo 7 nº 6. - Nº 212-36: Lámina 4, nº 2. Fondo plano con arranque de pared de tendencia ligeramente entrante. Torno lento/mano, cocción oxidante, superficie ahumada al exterior, rojiza al interior. Pasta rojiza. Desgrasante grueso de esquistos y cuarzos. Factura tosca, textura desgranable. Diám. fondo: 16´6

PRIMERA INTERVENCIÓN EN EL SOLAR DE CALLE LOS TINTES, ESQUINA CON PLAZA DE JUAN MORENO (LORCA)

Foto 3. Muro de mampostería. En primer término el sondeo arquelógico, al fondo la fosa del constructor.

cm. Posible Tipo: GUTIÉRREZ, serie M2; LAIZ y RUIZ, forma 13; REYNOLDS, grupo 7 nº 6. - Nº 212-54: Lámina 4, nº 3. Fragmento de pared, con aplique rectangular-horizontal al exterior. Factura a mano, cocción oxidante, superficies interior y exterior marrón clara. Pasta rojiza. Desgrasante grueso de esquistos y cuarzos. Factura tosca, textura desgranable. Parece una forma de almacenamiento similar a GUTIÉRREZ M10.1, frecuente también en ámbitos rurales tardíos del área lorquina. - Nº 212-71: Lámina 4, nº 4. Conjunto de borde exvasado con labio redondeado, asa arriñonada, y frags. de pared de jarra. Lleva decoración a peine en grupos de bandas al exterior. Torno rápido, cocción oxidante, superficies interior y exterior beige. Pasta beige. Desgrasante fino y muy fino. Factura fina, textura compacta. No ha podido determinar el diámetro por la escasa superficie conservada del borde. Los paralelos más cercanos a estos materiales cerámicos los encontramos en la ciudad de Cartagena, con cronologías que van desde el siglo V hasta el VII (sobre todo la fase 10.31 del teatro, hasta el 625 dC.). Asimismo, GUTIÉRREZ LLO-

RET prolonga el perfil de algunas de las formas idénticas a las aquí expuestas, hasta el siglo VIII, y REYNOLDS, sitúa estas producciones en los siglos VI y VII. Dado que aquí aparecen asociados con Sigillata Clara D, pensamos que los vertederos no superarían los inicios del siglo VII. CONCLUSIONES

La ubicación y dimensiones de este sondeo ha condicionado la interpretación de sus resultados, de manera que aunque la superficie del solar en cuestión actualmente es llana, parece que esta disposición es fruto de desmontes y colmataciones acaecidos desde época moderna, presentando el área una pendiente pronunciada hasta épocas recientes. Así lo prueban los trabajos de la segunda fase efectuados en el resto del solar, donde aparecieron restos ibéricos y de época argárica a cotas casi superficiales. En relación con nuestro sondeo, los hallazgos de dicha cronología aparecen en las cotas más profundas (-3,25 m) y se reducen sólo a restos cerámicos. Por tanto proponemos que el solar -sobre todo el

143

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 1. Perfil Sur.

Lámina 2. Perfil Oeste.

área del sondeo- se ubica en una zona de mediana-baja altura expuesta desde antiguo a las avenidas fluviales, como así lo atestigua la gran estratigrafía alternante de limos y arenas. Este paquete sedimentario recogía además las cerámicas de los arrastres desde cotas superiores donde el poblamiento ibérico romano y prehistórico está constatado7. En época tardorromana y tardoantigua este espacio pudo tener relación con trabajos metalúrgicos y alfareros, asocia-

dos a un edificio (del que no sabemos tamaño ni configuración al encontrar sólo un tramo de un modesto muro de mampostería) y a una fosas que convirtieron poco después la zona en área de vertederos o de deshecho de residuos de toda clase. Este mismo ambiente se constató también muy cercano a nuestro solar, concretamente en el solar conocido como La Alberca se hallaron unas estructuras de época tardorro-

144

PRIMERA INTERVENCIÓN EN EL SOLAR DE CALLE LOS TINTES, ESQUINA CON PLAZA DE JUAN MORENO (LORCA)

Lámina 3.

145

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 4.

146

PRIMERA INTERVENCIÓN EN EL SOLAR DE CALLE LOS TINTES, ESQUINA CON PLAZA DE JUAN MORENO (LORCA)

mana: un muro de poca entidad y unos vertederos, ambos también puestos en relación con “ámbitos” artesanales o industriales. Como en el caso que nos ocupa, esta hipótesis viene apoyada por la textura y coloración de los sedimentos asociados así como el hallazgo de restos de escorias metálicas8. Se configura por tanto como un espacio muy similar, lo que nos da idea de lo extensa que podría ser la zona destinada a esos usos. Por último, la excavación de otro vertedero tardorromano en la ladera Norte del Cerro del Castillo con materiales que van desde la segunda mitad del s. IV hasta el siglo VI d. C, nos aporta más noticias acerca del poblamiento tardío establecido cerca del río9. Los autores piensan que poblamiento romano y tardorromano en la ciudad de Lorca estaría situado en dos áreas: en la superficie amesetada del Castillo y en la zona baja10. Así pues, en esta zona baja y según los indicios arqueológicos, parece que el hábitat de tradición tardorromana continuaría en época tardoantigua y, teniendo en cuenta la tradicional ubicación de los vertederos a extramuros del recinto de la ciudad debido a su morfología y uso, se puede intuir la proximidad de los límites del urbanismo en la Eliocroca visigoda y por tanto considerar que el lugar donde se emplaza este solar forma parte de una zona marginal en esta época. NOTAS 1

Los resultados de la segunda intervención se presentan en este mismo número de las Memorias de Arqueología, a cargo de Andrés Martínez y Juana Ponce. 2 Ambos sondeos se situaban por tanto muy cerca de la línea de fachada con la calle Juan Moreno. Tras la limpieza de los perfiles del sondeo mecánico previo, aparecieron los restos de intrusiones modernas en forma de cimentaciones y pozos negros, así como fragmentos de cerámica romana y prehistórica, todo ello dentro de niveles con distinta composición edafológica. 3 Esta fosa estaba afectada en su zona superior por los niveles de construcción modernos de la vivienda, su cota más superficial era de –0,60 cm mientras que la más profunda era de –2 m aprox. 4 Esta segunda fosa apareció a una cota de –1,18 m y se desarrolló hasta –2,10 m; apenas tenía dimensiones en planta ya que quedaba embutida en el perfil Sur. 5 La descripción física de las unidades que aparecieron en forma descendente en la fosa 1 fue: A/200: Tierra marrón oscura, textura semicompacta, porosa, restos de carbones. A/201: 1ª Banda de cenizas semicircular, buza hacia arriba. Muchos carbones vegetales. A/202: Sedimento marrón oscuro, muy poroso. Contiene grava y gravilla. A/203: 2ª Banda de cenizas, muy oscuras, de forma semicircular que buza hacia arriba.

A/204: Tierra marrón de tono medio, porosa, contiene abundantes raíces y carbones vegetales. Piedras grandes a modo de escombro. A/205: 3ª Banda de cenizas, gran espesor, compacta buzando hacia arriba. A/206: Tierra marrón grisácea de textura compacta. Carbones vegetales. A/207: Banda estrecha de carbones, textura semicompacta. A/208: Gran paquete se sedimento marrón oscuro-verdoso, textura semicompacta. Presencia de muchos carbones y piedras de gran tamaño. A/209: Banda de cenizas y carbones vegetales, de contornos sinuosos. Grosor fino y Textura compacta. A/210: Sedimento de tierra marrón verdosa, muy porosa con grumos de mineral color naranja intenso. A/211: 1ª Banda de sedimento amarillo verdoso intenso, con textura semicompacta. Buza hacia arriba. A/212: Tierra marrón grisácea con carbones gruesos y raíces. Textura porosa. Piedras grandes. A/213: 2ª Banda de sedimento amarillo verdoso intenso. Textura más compacta. A/214: Banda ancha de cenizas, semicompactas, que buza hacia arriba. El relleno de la fosa 2, según orden descendente fue: A/300: Tierra marrón oscura-cenicienta, textura semicompacta con abundantes carbones vegetales. A/301: Tierra marrón parda, uniforme, textura porosa, restos de carbones vegetales y carbonatos cálcicos. A/302: Tierra marrón oscura-cenicienta de textura más porosa, desarrollo vertical por la pared de la fosa. A/303: Lecho de cenizas con piedras medianas y pequeñas. A/304: Franja compacta arcillosa de color anaranjado intenso, piedras medianas y pequeñas. A/305: Lecho de cenizas de pequeño grosor. 6 El inventario de los mismos se encuentra depositado en el Museo Arqueológico Municipal de Lorca. 7 Hay noticias del poblamiento ibero-romano según las excavaciones del Museo de Lorca en las calles Eugenio Úbeda y Carril de Caldereros, “un importante núcleo de población iberorromana en esta zona del actual casco urbano de Lorca, que se extiende por los actuales edificios Goya, Puerta Nueva, Lizcano y Ciudad del Sol,... que permite confirmar la existencia de un importante poblado en esta zona próxima a la vega del Guadalentín, que se desarrolló desde época ibérica hasta el siglo IV d.C., posiblemente adquiriendo una categoría superior a la de un mero establecimiento rural” (MARTÍNEZ, A., 1995 p. 208). 8 La directora, María Martínez, excavó en varias fases esta amplia zona conocida como La Alberca, documentando niveles con poblamiento argárico, protohistórico, ibero-romano, romano y almohade. Fue en el año 98 cuando exhumó los restos “una estructura muy arrasada asociada a material romano correspondiente a los ss. IV-V d.C. vinculada a posibles ámbitos artesanales o industriales o en relación a zonas de vertederos de este tipo de instalaciones” (MARTÍNEZ ALCALDE, M., 1999, p. 36). 9 Esta excavación fue realizada por los técnicos del Museo de Lorca y los resultados aparecen publicados en MARTÍNEZ RODRÍGUEZ A., y PONCE GARCIA, J., 2000, pp. 352-358. 10 MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A., 1995 p. 221: “la población situada en altura, convivió durante los siglos III y IV d.C. con el importante núcleo poblacional que se había configurado en una amplia zona próxima al río”.

147

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

BIBLIOGRAFÍA GUTIÉRREZ LLORET, S., 1986: “Cerámicas comunes altomedievales: contribución al estudio del tránsito de la antigüedad al mundo paleoislámico en las comarcas meridionales del país valenciano”. Lucentum V, pp. 147-167. GUTIÉRREZ LLORET, S., 1988: “El poblamiento tardorromano en Alicante a través de los testimonios materiales: estado de la cuestión y perspectivas” en Antig. crist. V. Murcia, pp. 323-339. GUTIÉRREZ LLORET, S., 1991: “Panes, hogazas y fogones portátiles. Dos formas cerámicas destinadas a la cocción del pan en Al-Andalus: el hornillo (tannûr) y el plato (tâbaq)”, Lvcentvm, IX-X (1990-91), pp. 161-175. GUTIÉRREZ LLORET, S., 1993: “La cerámica paleondalusí del Sureste peninsular (Tudmir): producción y distribución (siglos VII al X). La cerámica altomedieval en el Sur de Al-Andalus, Universidad de Granada, pp. 37-67. GUTIÉRREZ LLORET, S., 1994: “La cerámica tosca a mano de los niveles tardíos de Begastri (siglos VI-VIII): avance preliminar” en Antig. crist. I, 2ª ed. Murcia, pp. 145-154. GUTIÉRREZ LLORET, S., 1997: La Cora de Tudmîr de la Antigüedad Tardía al Mundo Islámico. Poblamiento y Cultura Material. Casa de Velásquez, 57. 1997. LAIZ REVERTE, M.D. y RUIZ VALDERAS, E., 1988: “Cerámicas de cocina de los siglos V-VII en Cartagena (C/ Orcel-D. Gil)” en Antig. crist. V. Murcia, pp. 265-305. LAIZ REVERTE, M.D. y BERROCAL CAPARRÓS, Mª. C., 1991: “Un vertedero tardío en C/ Duque, 33” en Antig. crist. VIII. Murcia, pp. 321-340. MARÍN BAÑOS, C., 1996: “Informe de la excavación del solar de la C/

148

Cuatro Santos Nº 17 (Cartagena)”, Memorias de Arqueología 1990, vol. 5, pp. 263-276. MARTÍNEZ ALCALDE, M., 1999, “ Bloques VII y VIII PERI de La Alberca (Lorca), X Jornadas de Arqueología Regional, pp- 35-36. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, A., 1995: “El poblamiento rural romano en Lorca” en Poblamiento rural romano en el Sureste de Hispania. Murcia, pp. 203-225. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ A., y PONCE GARCÍA, J., 1999: “Excavaciones arqueológicas de urgencia en la calle Eugenio Úbeda, 12-14 (Lorca, Murcia)”, Memorias de Arqueología 1993, vol. 8, pp. 297-330. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ A., y PONCE GARCÍA, J., 2000: “Excavación arqueológica de urgencia en la ladera Norte del Cerro del Castillo de Lorca (Murcia)”, Memorias de Arqueología 1994, vol. 9, pp. 352-358. RAMALLO ASENSIO, S., RUIZ VALDERAS, E., y BERROCAL CAPARROS, Mª C., 1996, “Contextos cerámicos de los siglos V-VII en Cartagena”, Archivo español de Arqueología, 69, pp. 135-190. REYNOLDS, P., 1985: “Cerámica tardorromana modelada a mano de carácter local, regional y de importación en la provincia de Alicante”, Lucentum IV, pp. 245-268. ROLDÁN BERNAL, B., LÓPEZ CAMPUZANO, M. y VIDAL NIETO, M., 1991: “Contribución a la historia económica de Cartagho-Nova durante los siglos V y VI d.C.: el vertedero urbano de la calle Palas” en Antig. crist. VIII. Murcia, pp. 305-319. ROLDÁN BERNAL, B., MARTÍN CAMINO, M., LÓPEZ CAMPUZANO, M. Y VIDAL NIETO, M., 1996: “Informe arqueológico sobre la excavación de urgencia de la calle Palas, Nº 8 (Cartagena, 1990). Un vertedero urbano durante la antigüedad tardía”, Memorias de Arqueología 1990, vol. 5, pp. 239-248.

SEGUNDA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN LA PLAZA DE JUAN MORENO, Nº 8, CONFLUENCIA CON CALLE LOS TINTES, LORCA

Andrés Martínez Rodríguez Juana Ponce García

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 2001

SEGUNDA INTERVENCI ÓN ARQUEOLÓGICA EN LA PLAZA DE JUAN MORENO, Nº 8, CONFLUENCIA CON CALLE LOS TINTES, LORCA

ANDRÉS MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, JUANA PONCE GARCÍA

Palabras claves: Lorca, excavación, poblado, enterramiento, urna, fosa, antropología, calcolítico, argárico, ibérico, tarodoantiguo, islámico. Resumen: La segunda intervención arqueológica en el solar de la Plaza de Juan Moreno, nº 8, ha permitido documentar una pequeña zona del yacimiento de larga continuidad conservada en el subsuelo de la ciudad de Lorca. Se hallaron varios pozos islámicos de los periodos emiral y califal que rompen estructuras del poblado ibérico (siglos IV-II

a.C.); bajo estos restos se constataron dos enterramientos argáricos y parte de una habitación del mismo periodo, que se superponen y alteran restos de la ocupación calcolítica con evidencias de la metalurgia del cobre.

I. INTRODUCCIÓN

de 1995 en la zona del solar nº 8 de la Plaza de Juan Moreno en su confluencia con la calle Escalinatas (fig. 1).

La primera intervención en el solar ubicado en la confluencia de las calles Cava, Escalinatas y Juan Moreno llevada a cabo en marzo de 1995 bajo la dirección de Dª. Belén Sánchez González en la parte Noreste del solar consistió en la excavación de dos cortes estratigráficos donde se constató la topografía original de la zona desarrollada en pendiente y colmatada por rellenos y deposición de limos aportados por las avenidas fluviales donde se habían practicado dos pozos para verter desechos durante los siglos V-VII d.C. Debido a un cambio en el proyecto de cimentación de la vivienda se efectuaron nuevos desfondes sin la autorización preceptiva, por lo que se tuvo que efectuar una nueva intervención arqueológica dirigida por D. Andrés Martínez Rodríguez y Dª. Juana Ponce García, durante todo el mes de julio

150

II. METODOLOGÍA

La metodología aplicada estuvo condicionada desde el principio por las características que presentaba el solar en el momento de la intervención. Cuando pudimos acceder a la zona a excavar, comprobamos que se habían practicado remociones de tierra fundamentalmente en la parte que limitaba con las calles Cava y Escalinatas y se habían hecho los muros de contención perimetrales paralelos a ambas calles y al edificio colindante (lám. 1), para lo cual habían retirado parte del depósito arqueológico y dejado en el centro del solar una superficie irregular y aplanada de forma artificial. Se trazaron dos ejes de coordenadas para establecer cuatro

SEGUNDA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN LA PLAZA DE JUAN MORENO, N.º 8, CONFLUENCIA CON CALLE LOS TINTES, LORCA

Figura 1. Ubicación del solar.

sectores (numerados del 1 al 4) que abarcaban toda la superficie en la que aún se podía intervenir y se comenzó la excavación arqueológica en extensión. El inventario de los materiales arqueológicos procedentes de las unidades estratigráficas prehistóricas fue realizado por Dª. Belén Sánchez González. El inventario ha manifestado que el mayor porcentaje de material cerámico prehistórico hallado durante la excavación es de la fase calcolítica con un total de 2.731 fragmentos, mientras que los fragmentos del Bronce Medio suman 330. III. PROCESO DE EXCAVACIÓN Y FASES CULTURALES DOCUMENTADAS

Al retirar la tierra superficial que quedaba en los sectores 1 y 2, se pudo comprobar que al aplanar el terreno para la nueva construcción habían cortado el depósito arqueológico que iba adaptándose a la pendiente, dejando los estratos que se superponían de las distintas fases culturales seccionados en horizontal unos junto a los otros.

En la zona más al Nordeste del área excavada quedaban restos de uno de los muros (U.E. 301) de la cimentación del edificio del siglo XIX-XX que había sido derribado para efectuar la nueva construcción. III. 1. Fase islámica

Los únicos restos de época islámica documentados corresponden con seis pozos cuyos hoyos rompieron niveles de época ibérica (siglos V-II a.C.) y prehistóricos (argáricos y calcolíticos). Estos pozos (lám. 2) situados en la periferia de la madîna pudieron realizarse para conseguir tierra, siendo luego rellenados con escombros, basuras o desechos. La mayoría son de cronología califal y los materiales que aparecen en su interior son semejantes a los exhumados en la excavación del horno de la calle Rojo (MARTÍNEZ, 1990 y 1996). Pozos de cronología emiral

Pozo localizado en el sector 1 B (U.E. 305) con tendencia circular y un diámetro máximo de 1.20 metros. Aparece

151

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

y paredes de tinaja, uno de estos fragmentos conserva el arranque de un asa de sección ovalada. Pozos de cronología califal

Figura 2. Orcita califal procedente del pozo.

relleno de tierra suelta marrón oscura con abundantes cenizas, carbones, huesos quemados y fragmentos cerámicos. Entre el material cerámico destacan las siguientes formas: marmita con fondo plano, cuerpo troncocónico invertido y borde recto, marmita con borde reentrante y mamelones, tapadera plana sin decoración, tannur con cordón en relieve decorado con digitaciones junto al borde, jarrito/a (un fragmento de pared decorada con cuatro bandas horizontales pintadas a la almagra y un borde también pintado a la almagra) y tinaja. Pozo localizado en el sector 1 A (U.E. 314) con tendencia circular y diámetro superior a 1.10 metros. Aparece relleno con tierra compacta verdosa con abundantes pintas de cal, piedras pequeñas, fragmentos de elementos constructivos (teja curva y tegula con trazos digitales), fragmentos de un pequeño objeto de bronce que recuerda en la forma a un dedal y varios fragmentos cerámicos. Entre el material cerámico destacan las siguientes formas: marmita globular con borde vuelto hacia fuera y pitorro vertedor, cazuela con grueso borde biselado interior, fondos planos de jarrito/a, algún fondo plano de tinaja

152

Pozo localizado en el sector 3 A (U.E. 307) con forma de tendencia circular y diámetro que supera los 1.50 metros. Aparece relleno de tierra suelta marrón oscura con escasos fragmentos cerámicos (jarrito/a, jarro/a). Pozo localizado en el sector 3 A (U.E. 315) con forma de tendencia circular y un diámetro máximo de 1.30 metros. Aparece relleno de tierra muy compacta de color verdoso con pintas de cal, carbones, piedras pequeñas, fragmentos de hierro muy oxidado (clavos), fragmentos de objetos de bronce o cobre, una bola de azurita y fragmentos cerámicos. Entre el material cerámico destacan las siguientes formas: marmita con fondo plano, cuerpo troncocónico invertido, borde recto y mamelones y jarrito/a globular con cuello corto y borde ligeramente reentrante. Pozo localizado en el sector 3 A (U.E. 317) de tendencia circular con un diámetro máximo de 0.90 metros, relleno de tierra marrón oscura con piedras, un fragmento de ladrillo y fragmentos cerámicos fundamentalmente de jarro/a y jarrito/a. Pozo localizado en el sector 2 B (U.E. 334) de tendencia circular con un diámetro máximo de 1.70 metros, relleno de tierra suelta marrón oscura con cenizas, carbones, escorias de hierro y abundantes fragmentos cerámicos. Entre el material cerámico destacan las siguientes formas: marmita de fondo plano y pequeño mamelón con impresión digital, tapaderas decoradas con digitaciones en el borde y medias cañas impresas, tannur con ventana semicircular y refuerzos horizontales y diagonales, ambos con digitaciones, candiles de piquera corta y cazoleta con un listel o resalte, jarra, jarrito/a con decoración de bandas pintadas con almagra y olla u orcita1 de boca amplia con borde exvasado, base plana y cuerpo de tendencia ovoide con dos asas de cinta en su parte media. Esta pieza esta inclinada hacia un lado y presenta en la base improntas de la superficie vegetal donde se depositó aún fresca después de su modelado con torno lento (fig. 2) Se ha documentado parte de otro pozo de difícil adscripción localizado entre los sectores 1 A y 4 (U.E. 319) y del que únicamente se conserva una pequeña porción de tendencia circular con una anchura de 0.56 metros y una potencia de 0.26 metros. Estaba relleno por una tierra compacta de color rojizo con escasos fragmentos de cerámica indeterminada.

SEGUNDA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN LA PLAZA DE JUAN MORENO, N.º 8, CONFLUENCIA CON CALLE LOS TINTES, LORCA

Figura 3. Planta de la fosa del enterramiento 2.

III.2. Fase ibérica

En la excavación se hallaron escasos restos de la segunda mitad del siglo II a.C. (U.E. 302, 316, 328, 308, 333, 343, 309, 335 y 346) en el extremo noreste (sectores 1 y 2) de la zona excavada, debido a que en la mayor parte del solar este nivel había desaparecido al aplanar el terreno para iniciar la cimentación. La única estructura documentada de este periodo es parte de un derrumbe de adobe anaranjado (U.E. 309) con algunas piedras, que se extendía con dirección Norte-Sur unos 5 metros y conservaba una anchura de 1.70 metros y 0.40 metros de grosor; entre el adobe disuelto se distinguían algunos ladrillos de adobe, quemados y muy fragmentados, que presentaban unas medidas de 0.22 metros de anchura por 0.30 metros de longitud y 0.12 metros de grosor. Entre los materiales más significativos asociados a los derrumbes de adobe se hallaron varios fragmentos de ánforas itálicas Dressel 1 A, ánforas de campos numantinos, cerámica de paredes finas y cerámica campaniense A en las formas Lamboglia 36 (150-125 a.C.) y Lamboglia 68 (segundo y tercer cuarto del siglo II a.C.). También aparecen en los estratos del

siglos II a.C. algunos fragmentos de cerámica ática como intrusiones2 procedentes de los estratos inferiores. Bajo la fase tardorrepublicana se documentó un nivel ibérico de la primera mitad del siglo IV a.C. (U.E. 341 y 342) depositado sobre un estrato de cenizas (U.E. 336) de 2 cm. de grosor con trozos de cañizo carbonizado dispuesto adaptándose a la pendiente del terreno. La cerámica más significativa asociada a este posible basurero o vertedero con cenizas es un borde de kylix Cástulo cup. de los inicios del siglo IV a.C. Esta forma de cerámica ática aparece documentada en Lorca en los niveles ibéricos de la excavación del sótano del Colegio de la Purísima y entre la tierra que rellenaba la tumba V de la necrópoils ibérica de la calle Rubira, 12, de Lorca (PONCE, 1997:358). III.3. Fase argárica

Los restos argáricos se han constató en los sectores 1, 3 y 4. La única estructura procedente de una unidad de habitación es parte de un muro (U.E. 310) orientado nordestesudoeste con tendencia semicircular de 0.90 metros de

153

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 4. Perfil Suroeste del sector 1 A, donde se distingue la fosa del enterramiento 2.

anchura, que conserva tres hiladas de piedras grandes en los laterales y ripios en su interior unidos por tierra muy compacta. Adosado a la cara interna del muro se conserva un rebanco (1.40 metros por 0.70 metros). Entre la tierra del muro aparece un trocito de piedra con restos de fundición de cobre y los restos de una mandíbula infantil entre la tierra que se adosa al muro por el exterior. La cimentación de este muro rompe un estrato calcolítico (U.E. 322) de tierra marrón que en su parte inferior lleva adobes anaranjados. Asociado al exterior del muro hay un derrumbe de adobe (U.E. 324) en el que apareció un fragmento de brazal de arquero, un punzón completo de hueso, un cuerno trabajado, una escoria de metal de cobre y dos o tres gotitas unidas de cobre, posibles restos de la fundición de cobre. Este derrumbe de adobe se superpone a un estrato de tierra (U.E. 323) también relacionado con el muro (U.E. 310), donde aparecen representados: cuencos (formas 1 y 2), tulipas (forma 5), copas (forma 7), algunos fragmentos de cerámicas con “arcillas amarillas” decoradas con almagras procedentes de intrusiones de la fase calcolítica y un pequeño fragmento de piedra con derrame de fundición. LOS ENTERRAMIENTOS

Se han documentado dos tipos de enterramiento: en fosa y en urna (lám. 3). Los hoyos realizados para practicar estos enterramientos rompieron los niveles de la ocupación calcolítica. Enterramiento 1 (láms. 4 y 5). TIPO: Enterramiento en urna (forma 3).

154

LOCALIZACIÓN: Sector 1, área A U.E.: 337, 339, 340, 350. MEDIDAS URNA: D. m.: 0.49 metros, D. min.: 0.42 metros H.: 049 metros. FOSA: A. Norte-Sur: 1.06 metros; A. Este-Oeste: 1 metro; P.m.: 0.45 metros. ORIENTACIÓN: La boca de la urna al Noroeste. DESCRIPCIÓN: Se practicó una fosa irregular donde se dispuso la urna de enterramiento, se rellenó toda la fosa con piedras medianas y grandes bien encajadas para sujetar la urna, entre las piedras aparece reutilizado un fragmento de mano de molino y sobre estas se echó tierra con cerámicas mezcladas argáricas y calcolíticas, y un resto de fundición. En el fondo de la fosa se ha halló la extremidad de un ovicáprido inmaduro. La urna estaba inclinada con la boca más alta que el fondo, en el interior se hallaron los restos óseos de un niño con edad comprendida entre 4 y 7 años3, dispuesto en posición fetal decúbito lateral derecho con las piernas muy flexionadas (lám. 4). Entre la tierra que rellena la urna se ha encontrado una pequeña escoria de cobre, 46 semillas completas y 4 fragmentos de semilla, todos carbonizados. Una estas semillas corresponde con la especie vitis vinicola, ocho son hordeum celeste y 11 de triticum Destum4. Sobre la tierra que cubría la fosa se había dispuesto un amontonamiento de piedras de tamaño pequeño y mediano empleadas para señalizar la sepultura. Al sur de la fosa del enterramiento se halló otra pequeña fosa que contenía los huesos de la extremidad de un ovicáprido. DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Los restos óseos pertenecen a un niño en posición fetal, de cúbito lateral derecho mirando al Sur. OBSERVACIONES: La extremidad del ovicáprido que

SEGUNDA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN LA PLAZA DE JUAN MORENO, N.º 8, CONFLUENCIA CON CALLE LOS TINTES, LORCA

Lámina 1. En solar durante el proceso de excavación condicionado por las obras de cimentación previas.

aparece en la pequeña fosa junto al enterramiento puede estar relacionada con el ritual funerario que acompañó este enterramiento. BIBLIOGRAFÍA: Inédito Enterramiento 2 (figs. 3-4 y lám. 5). TIPO: Enterramiento doble en fosa. LOCALIZACIÓN: Sectores 1A y 4 U.E.: 344,358. FOSA: L.m. (NE-SW): 1.80 metros; A.m.(NW-SE): 0.80 metros P.m.: 0.65 metros. ORIENTACIÓN: Las cabezas de ambos inhumados dispuestas al Suroeste y los pies al Nordeste. DESCRIPCIÓN: Una vez practicada la fosa de tendencia rectangular se introdujo el cadáver flexionado de una mujer de 35 a 40 años5, apoyado sobre su costado izquierdo y mirando al noroeste. Un punzón de cobre de sección cuadrada se hallaba próximo a la mandíbula y restos de madera bajo la tibia izquierda. Este enterramiento aparece delimitado por unas piedras de tamaño mediano. El único testimonio conservado de la cubierta de este primer enterramiento

son varias piedras del relleno de la parte noroeste de la fosa, alguna de las cuales sirvieron para la señalización de la sepultura. Posteriormente se realiza una segunda inhumación, para lo cual se vació la mayor parte de la fosa, mueven los huesos del tercio superior de la mujer y depositan encima el cadáver de un hombre de 35 a 45 años de edad6, flexionado sobre su costado izquierdo y mirando al noroeste. El cráneo del hombre presenta un trazo rojo pintado con pincel. La fosa se rellenó de piedras (fig. 3) y en su tercio superior con adobe (fig. 4). DISPOSICIÓN DEL CADÁVER: Ambos cadáveres aparecen flexionados y apoyados sobre su costado izquierdo y mirando al Noroeste (lám. 5). AJUAR FUNERARIO INTERIOR: Un punzón7 de cobre arsenical8 de sección cuadrangular se localizó próximo a la mandíbula de la mujer y parte de la extremidad de un bóvido junto a sus pies. DATACIÓN: La datación de los dos individuos se ha realizado por el Laboratorio de acelerador carbono 14 de la Uni-

155

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 2. Sectores 1 y 2 con algunos de los pozos islámicos excavados.

versidad de Oxford (AMS de Oxford)9. El hombre (OxA–7667) ha aportado una datación absoluta de 1907+- 52 cal ANE y la mujer (OxA-7668) ha aportado una datación absoluta de 2069+- 59 cal ANE. OBSERVACIONES: Restos humanos pintados de ocre han aparecido en la sepultura 9 del Cerro del Culantrillo (GARCÍA, 1963: 75), en San Antón de Orihuela (FURGUS, 1906: 24), en la sepultura 12 de Madres Mercedarias (Lorca), en El Argar, en El Oficio y en Fuente Álamo (SIRET 1890: 198). Siret lo atribuye a la impregnación de los huesos por las telas pintadas con cinabrio, destaca el cráneo 356 de El Argar con una banda roja en la frente. BIBLIOGRAFÍA: (MARTÍNEZ, PONCE y AYALA, 1996: 29-30). Enterramiento 3

Los restos de la mandíbula de un niño entre 3 y 5 años se hallaron entre la tierra adosada al muro argárico (U.E. 310). Este resto humano debió pertenecer a un enterramiento realizado en esta zona del poblado y que fue alterado o destruido con motivo de alguna remoción del terreno efectuada

156

con posterioridad a la construcción de la habitación a la que corresponde el muro referido anteriormente. III.4. Fase calcolítica.

En el sector 1 A y en la zona Norte del sector 3 habían desaparecido los niveles argáricos e ibéricos durante el desfonde del solar, quedando en superficie los restos calcolíticos. De este periodo solo se pudo constatar parte de dos unidades de habitación, en una de las cuales se conservaba la mitad de un hogar de adobe endurecido por el fuego y en la otra un hogar u horno con escorias del proceso metalúrgico del cobre distribuidas en su entorno. En el sector 1 debajo de los restos de la estructura calcolítica más reciente se comenzaron a exhumar los restos de un muro perteneciente a otra estructura calcolítica más antigua. Este espacio no se pudo excavar en su totalidad debido a la norma seguida desde el Instituto de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Murcia para las excavaciones de urgencia, que imponen la excavación hasta la cota que se va a destruir por la cimentación de la nueva construcción.

SEGUNDA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN LA PLAZA DE JUAN MORENO, N.º 8, CONFLUENCIA CON CALLE LOS TINTES, LORCA

Lámina 3. Confluencia de los cuatro sectores. En el sector 1 A la fosa del enterramiento 1 y parte de la fosa rellena de piedras del enterramiento 2.

Respecto a la industria lítica de esta época, resulta curioso que la única armadura de flecha10 con aletas y pedúnculo se encontró en un estrato alterado. Sector 1 (fig. 4 y láms. 2-3). En el sector 1 se halló parte de un muro (U.E. 326) orientado Noreste-Suroeste de 0.70 metros de grosor que se curva hacia el Norte y parte de un murete (U.E. 313) muy destruido de aproximadamente 0.50 metros. Entre ambas estructuras queda un espacio de 0.90 metros que puede ser el vano que permitía el acceso a la habitación. En el interior de esta se conservaban los restos de un pavimento (U.E. 347, 352) de tierra endurecida cubierto por tierra (U.E.329) que contenía 46 semillas de cereal carbonizadas (posiblemente trigo o cebada), un hacha de piedra pulimentada11 con patina de uso en el extremo distal, algunas escorias de fundición, un pequeño fragmento de cobre y abundantes fragmentos de cerámica donde destacan las “arcillas amarillas” con almagras claras y espesas y un fragmento de cerámica campaniforme. Junto al perfil Norte había una concentración de

adobe quemado (304) con piedras que cubría parte de un hogar u horno de tendencia circular rodeado de piedras medianas y relleno en el fondo de tierra oscura con abundantes carbones (U.E. 332) y cerámica. Entre el adobe y la tierra con carbones que rellena el hogar hay una capa de gravilla y arena (U.E. 331). La cerámica procedente del interior del hogar u horno (U.E. 332) está elaborada mayoritariamente con “arcillas amarillas” decoradas frecuentemente con almagra, en unos casos espesa y en otros clara. Las formas representadas son: cuencos con borde reentrante o recto, platos, ollas y grandes recipientes para el almacenamiento. Hay algunos fragmentos que llevan la superficie interior quemada y pudieron pertenecer a hornillos. También hay algunos fragmentos de cerámicas (olla de borde exvasado, vasito) modeladas con arcillas rojizas. Cerca del murete (U.E.313) se conserva una tierra marrón clara compacta que lleva restos de fundición, pequeñas bolitas, un goterón informe de cobre y escorias de fundición de cobre.

157

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 4. La urna del enterramiento 1 contenía los restos óseos de un niño dispuesto en posición fetal.

Las evidencias de fundición de cobre en varias unidades asociadas a esta habitación parece indicar que fue un espacio dedicado al proceso de la metalurgia del cobre. Al retirar la tierra (U.E. 356) que había bajo el pavimento comienza a documentarse un nuevo muro orientado noreste-suroeste de 0.70 metros de grosor perteneciente a una fase calcolítica más antigua (fig. 4).

documentaron abundantes fragmentos de tapial. En todas las unidades estratigráficas (U.E. 322, 325, 345, 354, 355) la cerámica mayoritaria esta elaborada con “arcillas amarillas” con almagra, algunas de estas almagras, tanto claras como espesas están bruñidas. Entre el derrumbe se halló un fragmento de hacha de piedra pulimentada. III.4.1. Material cerámico calcolítico

Sector 4

Los restos calcolíticos se localizaron en la zona Norte del sector 4 y pertenecen a una unidad de habitación. Al retirar la tierra (U.E. 322) y los derrumbes de adobe (U.E.325) se documentó una capa de cenizas (U.E. 355) depositadas sobre un pavimento (U.E. 354) formado por una disolución de adobe apisonado y un hogar (U.E. 345) de adobe endurecido por el contacto con el fuego en cuyo interior se constataron cuatro bolitas de escoria de cobre y un fragmento de cerámica de pasta parda decorada con una retícula diagonal limitada por cuatro impresiones semicirculares. Alrededor del fogón y sobre el pavimento se

158

Cerámica campaniforme. Los escasos fragmentos de cerámica campaniforme hallados12 en la excavación están elaborados con pastas grises y asociados a la fase calcolítica más reciente (U.E. 303 y 329) o como intrusiones en fases más modernas (U.E. 300, 335 y 344). Se halló un fragmento de cerámica muy interesante (TE303-30) por su decoración formada por la incrustación de pasta blanca, posiblemente yeso, en toda la superficie conservada de la cerámica. Cerámicas de “arcillas amarillas”. Este tipo de cerámica que hemos denominado de “arci-

SEGUNDA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN LA PLAZA DE JUAN MORENO, N.º 8, CONFLUENCIA CON CALLE LOS TINTES, LORCA

llas amarillas” por sus tonos amarillentos y beige, aparece frecuentemente con tratamientos de almagras. De los 1.100 fragmentos de cerámica de este tipo se han diferenciado 160 bordes, 919 paredes, 5 carenas y 16 bases. Algún fragmento de pared aparece recortado a modo de “ficha”. Las formas empleadas en las cerámicas decoradas con almagras claras o espesas13 son: Vaso que puede tener desde un tamaño pequeño (vasito) a vasos mayores con las paredes altas y rectas o carenado. Algunos vasos presentan factura fina. Cuenco. Desde pequeños recipientes hasta cuencos mayores que pueden presentar el borde exvasado o reentrante. Algunos cuencos presentan factura fina. Ollas con el borde generalmente exvasado. Plato o fuente con borde recto o vuelto y labio biselado al interior. Grandes vasijas de almacenamiento de las que suelen aparecer fragmentos de pared informe y cuellos de formas tipo “botella”. IV. INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS

La excavación arqueológica en el nº 8 de la Plaza de Juan Moreno ha permitido constatar algunos aspectos de las distintas ocupaciones más o menos continuadas que se producen desde la prehistoria hasta época islámica, en esta parte baja de la ladera de la Sierra del Caño próxima al cauce del río Guadalentín. Los resultados obtenidos en la excavación estuvieron condicionados por los trabajos de desfonde y aplanamiento previos a los inicios de la excavación, durante los cuales habían eliminado la casi totalidad del depósito arqueológico de los periodos ibérico (siglo IV a.C.) y tardorrepublicano (siglo II a.C.), quedando los restos argáricos bastante alterados y los de época calcolítica en superficie. El espacio excavado estuvo vinculado al poblado calcolítico que se desarrollo durante la segunda mitad del III milenio en esta ladera de la Sierra del Caño que se extiende desde la iglesia de San Juan hasta el lugar excavado. Las estructuras exhumadas están asociados a dos momentos de época calcolítica. Del último momento se han constatado restos de dos unidades de habitación donde aparecen evidencias de hogares u hornos posiblemente vinculados con el proceso metalúrgico del cobre y asociados a cerámicas campaniformes. Bajo una de estas dependencias se hallaron restos de otra estructura perteneciente a una fase calcolítica más antigua.

Lámina 5. Restos óseos del enterramiento 2 practicado en una fosa que contenía los restos de una mujer y un hombre.

El contexto material aportado en los estratos calcolíticos más recientes de esta excavación, es semejante al aportado en la fase calcolítica documentada en las excavaciones de la Iglesia de Madres Mercedarias y de la calle Cava, 35, cuyas dataciones absolutas son del 2283 a.C. cal. y del 2281 a.C. cal. respectivamente. A tenor de estos datos podemos apuntar una cronología entorno al 2300 a.C. para los restos calcolíticos más recientes excavados en la Plaza de Juan Moreno. Sobre los restos calcolíticos y alterándolos parcialmente, se hallaron estructuras pertenecientes a una vivienda argárica y dos enterramientos también argáricos (urna y fosa), uno de los cuales ha aportado dos dataciones absolutas, la más antigua nos lleva al 2069+ - 59 cal ANE., fecha en la que el poblado argárico ocupaba una gran extensión que ocupaba desde el Cerro del Castillo hasta por lo menos este espacio excavado próximo al curso del río. Los datos para saber si esta zona siguió poblada a lo largo del segundo milenio a.C. y la primera mitad del primer milenio a.C. no se han conservado, bien por que hallan

159

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

desaparecido por el desfonde previo o bien por que esta zona no estuvo poblada durante estos siglos. Es de resaltar que el espacio excavado se encuentra a unos 75 metros del lugar donde fue hallado un horno cerámico del siglo VI a.C. durante las excavaciones arqueológicas en la Alberca V. Es posible que esta zona quedara en la periferia del poblado y que durante los siglos previos a la conformación de la cultura ibérica estuviera dedicada a actividades artesanales. Los restos del siglo IV a.C. hallados en el solar no permiten saber con exactitud a que estuvo dedicado este espacio durante época ibérica. La presencia de cerámicas áticas de muy buena factura, permite aportar algún dato más sobre la entidad del poblado ibérico de Lorca, su estratégico lugar controlando las vías de paso y por lo tanto el comercio, y sobre la capacidad adquisitiva de algunos de los pobladores. Las escasas evidencias halladas durante la excavación del siglo II a.C. podemos relacionarlas con la revitalización que sufre este espacio a lo largo de este siglo, la población se amplia hacía el cauce del río como lo han constatado las excavaciones arqueológicas efectuadas en La Alberca (fases V y VI) (MARTÍNEZ ALCALDE, 1997 y 1998). A partir del siglo IV d.C., como se pudo documentar en la primera intervención arqueológica en el nº 8 de la Plaza de Juan Moreno, este espacio quedó en desuso convirtiéndose en lugar de vertederos, hecho que se alargó hasta el siglo X como lo testimonia el hallazgo de varios pozos para desechos de los siglos IX-X durante la excavación. ABREVIATURAS:

A. : D. : G. : H. : L. : m. : min.: P.:

anchura. diámetro. grosor. altura. longitud máximo minimo profundidad

BIBLIOGRAFÍA: GUTIÉRREZ LLORET, (Sonia) 1996): La Cora de Tudmir. De la Antigüedad Tardía al mundo islámico. Madrid. MARTÍNEZ ALCALDE, María (1997): “P.E.R.I. de La Alberca. Edificio “Alberca V” (Lorca), resumen de las VIII Jornadas de Arqueología Regional. Murcia, pp. 38-39. MARTÍNEZ ALCALDE, María (1998): “Excavación de urgencia en el

160

solar Alberca VI (Lorca)”, resumen de las IX Jornadas de Arqueología Regional. Murcia, pp. 30-31. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés (1990): “El horno califal de la calle Rojo, Lorca”, Verdolay, 5. Murcia, pp. 143-155. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés (1996): “Excavaciones de urgencia en la calle Rojo, 2, Lorca”, Memorias de Arqueología, 5. Murcia, pp. 629-656. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés; PONCE GARCÍA, Juana, AYALA JUAN. Mª. Manuela (1996): Las prácticas funerarias de la cultura argárica en Lorca, Murcia. Lorca. MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, Andrés (1999): Desde nuestros lejanos antepasados hasta la época moderna, Lorca Histórica. Murcia. PONCE GARCÍA, Juana (1997): “Excavaciones en el cementerio islámico y necrópolis ibérica de la calle Rubira, nº 12 (Lorca, Murcia)”, Memorias de Arqueología, 6. Murcia, pp. 328-362.

NOTAS 1 Pieza inventariada en Museo Arqueológico de Lorca con el número 2429, sus medidas son: H. 13.3 cm., D. 9 cm. y D. base 8.2 cm./ 7.8 cm. 2 En la U.E. 302 se halló un fragmento de crátera de figuras negras con el inicio de una banda donde apoya la escena; en la U.E. 309 un borde de kylix Cástulo cup., y en la U.E. 333 algún fragmento de pared de cerámica ática. 3 Datos extraidos del informe preliminar realizado por las antropólogas J. E. Buikstra (Universidad de Nuevo Mexico y C. Rihuete (Universidad Autónoma de Barcelona). 4 Mostrar nuestro agradecimiento a Dª Mª Luisa Precioso Arevalo que ha realizado la analítica de estas semillas. 5 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 3. 6 J. E. Buikstra y C. Rihuete, informe citado anteriormente op. cit. nota 3. 7 Inventariado en Museo Arqueológico de Lorca con el número 2328, sus medidas son: L. 7 cm., G. 0.3 cm. y peso 1.95 gramos. 8 Agradecemos a D. Juan L. Montero Fenollós, las análiticas de las piezas metálicas que se incluyen realizada en los Servicios-Técnicos de la Universidad de Barcelona con el método análitico: IPC (Inductively Coupled Plasma) . El punzón del enterramiento 2 presenta un 97.14 % de cobre, 2.76 % de arsénico y tan solo un 0.03% de estaño. 9 Agradecemos a D. Robert Chapman y D. Vicente Lull, la inclusión de las dataciones absolutas de este enterramiento doble en el programa de dataciones emprendido por la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Reeding y el AMS de Oxford. Estas dataciones pasarán a publicarse en la revista ARCHAEOMETRY. 10Armadura de flecha con aletas y pedúnculo en sílex beige y gris claro (eje mayor 2.3 cm.; eje menor 1.4 cm. (U.E. 320). 11 Medidas: Ancho medio 5.5 cm. y L. 12.98 cm. 12TE-300-1 fragmento de vaso campaniforme decorado con bandas paralelas; TE-329-132 fragmento de pared con banda con líneas incisas; TE-335-1 fragmento de carena con decoración reticulada en registro vertical y banda con decoración en forma de espiga, conserva restos de pasta blanca incrustada en los motivos decorativos; TE-344-60: fragmento informe con dos bandas anchas reticuladas. 13 Almagra clara: aguada de almagra que deja entrever el tono de la arcilla y desgrasantes de la misma. Almagra espesa: baño más fuerte, apenas deja ver la arcilla. Es espesa aunque se desprenda con facilidad.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

Iván Negueruela Martínez

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995 IVÁN NEGUERUELA MARTÍNEZ

Palabras clave: Mazarrón, Playa de la Isla, excavaciones subacuáticas, barco fenicio, cerámica. Resumen: Se presenta la memoria con los resultados de la campaña de 1995 donde el objetivo prioritario fue la excavación del Barco 1, su extracción y posterior traslado hacia el Museo. Allí los trabajos conti-

nuaron con el tratamiento físico-químico de los restos y demás tareas de documentación arqueológica. También se realizaron algunas jornadas de reprospección de las áreas tratadas en la campaña anterior.

MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

Estas incidencias han originado fuertes disfunciones en la planificación original de los trabajos prevista para 1995.

La campaña de este año se ha dividido exactamente en dos semestres: de enero a junio se han realizdo las tareas de agua en Mazarrón, según el detalle que más abajo se expone. De julio a diciembre las tareas se han desarrollado en el C.N.I.A.S. El último día de junio se terminaban los contratos concedidos por el Ministerio de Cultura para cuatro arqueólogos, un fotógrafo y un dibujante. Otros cuatro contratos prometidos por el Ministerio se demoraron, por razones burocráticas, mucho más de lo previsto, y finalmente hubieron de reducirse a dos. El equipo de trabajo desplazado en Mazarrón recibió una visita oficial de la Inspección Provincial de Trabajo el día 26 de junio, a punto de terminar los trabajos de agua, visita que levantó Acta de Infracción, y la correspondiente reclamación previa a la Vía Judicial. Todo lo cual está actualmente en trámite ante la Magistratura Provincial.

162

1. ENERO - JUNIO DE 1995

La planificación inicial consistía en acometer la excavación y molde del B-1 a partir de los primeros días de febrero. Al no haberse tenido respuesta a la solicitud de ampliación de subvención que habíamos solicitado a la Caja de Ahorros del Mediterráneo, con el consiguiente quebranto económico, así como por la mala climatología, dicha intervención de la Bahía para recuperar los materiales que el oleaje había desenterrado desde junio del año anterior. En esta situación nos mantuvimos hasta finales de marzo en que se acometió la excavación del B-1. A su vez, entre marzo y junio, fueron muchos los días en los que el estado del mar desaconsejó el trabajo directo sobre el barco. Con todo, dicha excavación se realizó entre las fechas indicadas y

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

Planos de situación del yacimiento.

el mes de junio. Los últimos días de junio se invirtieron en los trabajos de moldeo, extracción y traslado de los restos del barco hasta los laboratorios del Museo y Centro Nacional donde se encuentran desde entonces. Todo ello explica el que haya sido imposible realizar las tareas que el director del proyecto había propuesto en la solicitud presentada en diciembre de 1994; a saber: todo lo concerniente a la excavación y molde del barco 2 y su zona perimetral, así como la excavación de la zona perimetral del barco 1 no han podido ser realizados. De las tareas entonces propuestas a esa Dirección General han sido realizadas las referentes a la reprospección y a la excavación, molde y traslado del barco 1. A principios de la primavera, invitados por el CNIAS, efectuaron una visita de trabajo al yacimiento los doctores Crumlim-Pedersen y Pomey de Roskilde y Marsella respectivamente. El Director General de Cultura, Sr. Margalef, efectuó dos visitas a la excavación. Y los miembros del Servicio de Patrimonio de la misma Dirección General efectuaron otra visita para observar “in situ” el desarrollo de las investi-

gaciones. En el mes de febrero, la Consejera de Cultura, doña Elena Quiñones y el Director del C.N.I.A.S., cursaron visita a la Sede Central de la UNESCO en París, para presentar los principales resultados. 1.1. REPROSPECCIÓN DE LA BAHÍA

Dado que ha estaba realizada la topografía de la prospección desde la campaña anterior, este año nos limitamos a la identificación, posicionamiento y extracción de los objetos, agilizándose mucho los trabajos al pasar directamente los datos a enmarcarse en la retícula existente. Se adjunta el inventario de los materiales extraídos, entre los que destacan, por su novedad en nuestra tabla de formas, dos fragmentos de lucerna. 1.2. EXCAVACIÓN DEL B-1

La metodología de excavación había sido diseñada en los últimos meses de 1994; básicamente ha consistido en exca-

163

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Plano detalle del yacimiento.

var por pequeñas Unidades de Intervención, según una retícula modular de 70 x 70 cm. Cada Unidad era tratada como un todo: excavación, fotografía, moldes de extracción de materiales sueltos y dibujo. A cada Unidad le correspondían sus cajas de inventario, clichés fotográficos, etc. La numeración de las cuadrículas de esta retícula se hizo tomando la quilla como eje, básicamente N →S, y numerando las cuadrículas impares hacia el Este de la quilla y las pares hacie su Oete. Al mismo tiempo cada hilada de cuadrículas en el sentido N →S correspondía a una decena. Por otra parte, y en estrecha conexión con esta retícula de Unidades de Intervención, se había diseñado una gran “caja fuerte” metálica cuya finalidad era triple: 1) evitar la

164

acción de los depredadores clandestinos; 2) evitar la acción del oleaje sobre los restos de la nave y 3) servir de marcosoporte a la citada retícula de excavación. La citada “caja fuerte” se puede abrir y cerrar a voluntad mediante ventanas de 1 x 1 m. Una pasarela que también había sido inicialmente diseñada para evitar el contacto de los buceadores con el barco, se reveló finalmente como innecesaria, al servir, la misma “caja fuerte”, para las funciones que estaban destinadas a aquélla. La excavación del barco ha revelado las incidencias negativas que ya preveíamos, principalmente el hecho de que el estar tan en superficie, carecía de un estrato de cubrición de suficiente espesor. En gran parte de lo excavado ya se había

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

Proyecto nave fenicia. Mazarrón, vista en planta, restos del barco 1, noviembre 1995.

165

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Cerámica fenicia, tabla de formas, aproximación provisional: Formas abiertas (1-13), formas cerradas (14-22).

166

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

intervenido en 1991, y carecía de dichos estratos de cubrición. Lo no excavado entonces tan solo en algunas partes ha dado un leve estrato de posidonea sobre otro muy fino de arena, y ambos cubriendo la madera. Todo ello significa que lo hallado, lo ha sido sin garantía absoluta de deposición arqueológica primaria: restos sueltos de abarrote, algún galbo cerámico, restos de cuerdas y ¿dos semillas?. La evidencia más clara, y desde luego la más intacta, parece ser unos haces de abarrote cosidos con fibra vegetal y dispuestos paralelamente uno junto a otro. En cuanto a los restos de cuerdas, se han documentado fuera del barco aunque inmediatos a él. El lecho sobre el que descansa el barco está formado por sucesivos niveles de posidonea y arena con una disposición básicamente horizontal. El dibujo de todos los elementos constructivos aquí citados ha podido ser realizado a escala 1:1, gracias a la aportación que amablemente nos hizo el Dr. Crumlim-Pedersen en relación a los sistemas que éllos utilizan y que consiste, en síntesis, en calcar directamente el barco sobre una plancha de material plástico transparente que se adapta bien a la superficie y curvatura del barco entre cuadernas y es suficientemente rígido para evitar deformaciones inconvenientes. Por otro lado, se ha realizado un fotomosaico en diapositiva/color y papel B/N, así como detalles de numerosos aspectos constructivos. Igualmente se ha filmado en vídeo Hi8, tanto el proceso de excavación como el casco de la nave.

siendo la distancia máxima en la manga de 1,30 m. en dirección E-W, y la máxima en dirección S-N de 2.00 m. El sistema de unión de las tracas entre sí, por su parte, añade, al ya citado, un sistema de estanqueidad relativamente sofisticado consistente en biselar los cantos de las tracas, coserlos entre sí (previa la perforación de finísimos agujeros) y en el hueco que dejan dos biseles yuxtapuestos, atar, mediante el cosido, un cabo de estopa, cuya evidente función es la de calafatear el barco. En tres de las hiladas del barco, la 3, la 4 y la 6, y posiblemente la 8, éstas están formadas por trozos de tracas unidos entre sí mediante un corte fuertemente oblicuo y, a su vez, con el mismo sistema de unión que el que hay entre cada hilada de tracas. Estas uniones se realizan, como en épocas posteriores, en las partes de casco que se curvan fuertemente para “buscar” la roda y el codaste. La hilada número 8 es notoriamente más ancha y gruesa, y además pertenece, con toda seguridad, a una reutilización de un navío anterior, por los numerosos restos de mortajas y pasadores que conserva sin relación con las tracas y cuadernas adyacentes. Las cuadernas son de sección circular-oblonga. Van cosidas al casco con posterioridad a la construcción de éste, mediante cuerdas de fibra vegetal, y adaptándose a la curvatura original del mismo. Por el interior y el exterior el barco iba protegido con una sustancia, previsiblemente resina. 1.4. PREPARACIÓN DE PECIO PARA LA EXTRACCIÓN

1.3. BREVE DESCRIPCIÓN DEL BARCO

Como puede verse en el dibujo adjunto, se conservan del barco la quilla, virtualmente completa, de 3.98 m. de longitud x 17 cm. de ancho máximo y 10 cm. de altura. Presenta un fuerte éntaseis en su parte central, estrechándose hacia los bordes. En su extremo Norte presenta un original sistema de unión con el codaste o roda, completamente diferente de los conocidos en época posterior como “rayo de Júpiter”. En su parte central, y por la cara superior, seis mortajas que previsiblemente servirían para la fijación de elementos verticales. Y adosado a ella por el Oeste y hacia el Norte un conjunto de hasta nueve hiladas de tracas y los restos de cuatro cuadernas cilíndricas. Todo el sistema de ensanblaje de las tracas entre sí, y de éstas con la quilla, responde al conocido como mortaja-lengüeta y pasador: a ambos lados de la quilla se conservan aún numerosas mortajas, en algunos casos restos de las lengüetas y la práctica totalidad de los pasadores. Las tracas unidas cubren un área aproximada de 1.80 m2,

El pecio presentaba numerosas piezas sueltas pequeñas, que se debían extraer independientemente del resto del barco, no sólo porque interfieren y dificultan el proceso de extracción, sino porque debido al continuo movimiento y manipulación de las mismas, se deteriorarían rápidamente. Entre estas piezas se encuentran las cuadernas, parcialmente fracturadas; la novena traca; tres pequeños fragmentos de la octava traca; un fragmento de la segunda y tercera traca; y la parte Norte de la séptima traca, fracturada en varios trozos y desunida del resto. Las cuadernas se extrajeron individualmente, introduciéndolas en sendos soportes rígidos de PVC construido a tal efecto para evitar su movilidad y permitir su segura extracción y traslado al laboratorio. La novena traca, desunida de las demás y fracturada en dos pequeños trozos, se separó del casco y se realizó una cama de silicona para su extracción. El resto de materiales, más pequeños y por tanto más fácilmente manipulables, se extrajeron por introducción en cajas de plástico con lecho de

167

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

168

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

169

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

arena y enterrándolas posteriormente con arena para evitar su movilidad y rotura. Los materiales así recuperados se trasladaron a los laboratorios del CNIAS, donde se introdujeron en una cámara frigorífica a fin de evitar su deshidratación y el desarrollo de microorganismos. 1.5. REALIZACIÓN DEL MOLDE Y EXTRACCIÓN

Una vez excavado el barco y exento de estas pequeñas piezas se acometió la realización del molde, no sólo para poder realizar réplicas idénticas al pecio original, sino también que sirviera de soporte que facilitase la extracción del pecio. En un principio se planteó extraer los restos del barco en una sola pieza; sin embargo, estudiando el caso se observó una fractura en la segunda traca que recorría ésta longitudinalmente de un extremo a otro, dividiendo el barco en dos partes. Ello se aprovechó para plantear la extracción de la nave en dos bloque: por un lado la quilla, unida a las dos primeras tracas; y por otro, el resto de tracas. Toda la operación que aquí se describe fue ejecutada, principalmente, por dos restauradores y un químico. El molde se realizó mediante aplicación de una capa de silicona, mezclada con un agente tixotrópico para facilitar su manipulación y aplicación sobre la superficie de la madera; así mismo, se utilizó una concentración de catalizador que permitiera que el emplaste fraguara en 24 horas. La silicona se aplicó por partes regulares cubriendo la extensión del barco, dejando libre la zona de rotura de la segunda traca para poder posteriormente separar ambas partes. Al tener una densidad próxima a la del agua marina, se depositaron sobre la silicona aplicada sacos de arena para hacer de lastre y obtener así una mejor impronta de la madera. Los laterales del área aplicada se impregnaron con grasa de litio para facilitar el posterior desmoldeo. La silicona se aplicó abrazando la estructura del barco en sus laterales con el fin de evitar su movimiento o desprendimiento del molde. Una vez fijada la silicona en toda la superficie del barco, se aplicó una capa de poliéster con una carga de sílice para facilitar su manipulación bajo el agua. Esta capa, que se depositó sobre la silicona abrazando también el barco por sus laterales, sirve como cama rígida que impide la flexión de la silicona para la reconstrucción del molde y para la extracción. También al igual que la silicona, se aplicó hasta las proximidades de la fractura de la segunda traca. Una vez acabada esta fase, se procedió a la separación de lo dos blo-

170

ques, impregnando las áreas no cubiertas con el mismo método y los mismos materiales. Con el fin de no extraer los dos grandes bloques del agua y dejarlos suspendidos en el aire, se diseñaron y construyeron dos tanques a medida de acero inoxidable para albergar las maderas y para proceder a su posterior tratamiento, y se sumergieron próximas al pecio. Se introdujeron las dos partes del barco en los tanques, se izaron con globos hasta la superficie del mar y se transportaron por arrastre con zodiac entre dos aguas hasta el Puerto deportivo de Mazarrón, donde se izaron a tierra mediante una grúa y se instalaron en sendos camiones para su transporte a los laboratorios del C.N.I.A.S. 2. JULIO - DICIEMBRE DE 1995

Entre julio y diciembre se ha contado con la contratación, por parte del Ministerio de Cultura, de un químico y una arqueóloga de tierra. 2.1. TRATAMIENTO DE LOS RESTOS DEL BARCO EN EL MUSEO

Desde el 30 de junio de 1995, fecha en que se realizó el traslado descrito de los restos del barco desde su lecho de la Bahía hasta los laboratorios del Museo y CNIAS., se inició el proceso de tratamiento de las maderas, que habrá de durar aún varios años. En los meses comprendidos entre julio y diciembre de 1995 las medidas adoptadas han sido las siguientes: • Seguimiento periódico de la conductividad y del pH del agua de desalación, con el fin de determinar la velocidad del proceso y cambiar la disolución cuando ésta se encuentre en equilibrio con la madera. Prácticamente, las tracas ya están desaladas y estabilizadas, la quilla aún sigue desalando. • Adición de sales de amonio cuaternarias como medida profiláctica a fin de evitar el crecimiento microbiano. • Diseño y construcción de un sistema de filtración y tratamiento término de la disolución de impregnación con ceras de polietilenglicol para la consolidación de la madera. 2.2. TRATAMIENTO DE LOS RESTOS CERÁMICOS

Durante este semestre se ha continuado con las labores de recomposición de partes y documentación, así como con el tratamiento de desalación, limpieza y conservación de las cerámicas, que deberá continuarse, cuando menos, durante todo el año 1996.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

171

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

172

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

173

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

174

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

175

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

176

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

177

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

178

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBACUÁTICAS REALIZADAS POR EL CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS SUBMARINAS EN EL YACIMIENTO DE LA PLAYA DE LA ISLA (MAZARRÓN). MEMORIA DE LA CAMPAÑA DE 1995

179

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

180

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

Carlos García Cano

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1995 REVISADO: 2001

EL POBLADO IB ÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

CARLOS GARCÍA CANO

Palabras clave: Poblado, ibérico, hornos, metalurgia, murallas.

Resumen: Las campañas de excavación efectuadas entre los años 1992 y 1995 en el poblado ibérico de La Loma del Escorial se centraron en dos sectores perimetrales del mismo, en donde se documentaron dos grandes baluartes, de unos nueve metros de longitud, que flanqueaban uno de los accesos orientales al poblado durante su última fase de existencia, cuyo final relacionamos con la conquista de Cartagena por Escipión durante la Segunda Guerra Púnica. En el exterior de la muralla, y

también en el sector III, situado al Sudoeste del poblado, se han localizado numerosos hornos que contenían escorias y cenizas en su interior, que evidencian la importancia de la actividad metalúrgica del poblado a lo largo de su existencia, pero particularmente durante el período de dominio púnico del Sudeste. Junto a estos hornos se ha localizado otro de grandes dimensiones cuya funcionalidad aún no hemos determinado con precisión.

INTRODUCCIÓN

más oriental del yacimiento y la hemos denominado Sector II2. Tiene forma rectangular, 45 por 55 m aproximadamente, y una superficie de 2.215 m2. Al Norte, limita con la Unidad de Actuación nº 8, que la separa de la línea de la playa; al Este esta parcela constituye el límite de la Unidad de Actuación, a pocos metros del curso actual de la rambla Carrasquilla; al Sur, linda con una manzana edificable de la proyectada urbanización “Villas Elena”, parcialmente dentro del área del yacimiento; al Oeste, está delimitada por la calle Salmonete, al otro lado de la cual se encuentra el Sector I del yacimiento (solar adosado al bloque amarillo), donde se centraron las intervenciones de 1990 y 19913. La segunda zona verde, que denominamos Sector III, está situada en el ángulo Sudoeste del yacimiento y tiene forma casi cuadrada con una superficie aproximada de 600 m2. En este sector únicamente hemos intervenido en la campaña de 1993 documentándose una serie de estructuras excavadas en el terreno natural que relacionamos con procesos de transformación metalúrgica.

Las campañas de excavación efectuadas entre los años 1992 y 1995 en el poblado ibérico de La Loma del Escorial se centraron en las dos zonas verdes de la Unidad de Actuación nº 6/1 de Los Nietos. La finalidad de las mismas era tratar de delimitar y definir la extensión y la entidad del yacimiento en estos sectores perimetrales del poblado ibérico, pues se trataba del único espacio que quedaba libre de construcciones en el planeamiento urbanístico proyectado en 1987 por el Ayuntamiento de Cartagena1. Por este motivo, ante la importancia de los resultados de las campañas desarrolladas en los años anteriores, la Dirección General de Cultura emitió una Resolución de 8 de mayo de 1991, por la que se ordenaba la realización de excavaciones arqueológicas en las citadas zonas verdes de la urbanización con antelación a cualquier tipo de intervención urbanística. La zona verde de mayor tamaño está situada en la parte

182

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

Figura 1: Sector II. Planta de los dos torreones.

CAMPAÑA DE 1992

Los objetivos iniciales de esta primera campaña eran obtener un registro estratigráfico vertical del yacimiento en esta parcela lo más completa posible y establecer una valoración sobre la extensión de los restos en la misma4. En este sentido durante el examen previo a la intervención apreciamos la existencia de un notable desnivel del terreno natural en esta zona, colmatado en gran parte por vertidos recientes que lo ocultan casi en su totalidad. Este desnivel, apreciable también en otros sectores del yacimiento, especialmente en calle de La Marina y en las bajantes hacia la playa, parecía denunciar la existencia de estructuras soterradas que podrían estar señalando los límites de un hipotético recinto defensivo. Por ello, planteamos un amplio cuadro de excavación de 6 m de Norte a Sur por 8 m de Este a Oeste situado en el límite occidental del sector II, centrado en el mencionado desnivel, y alineado en la prolongación del eje Este-Oeste de las actuaciones realizadas en campañas anteriores en el sector I, tratando de aproximarnos al máximo con el fin de poder relacionar mejor los resultados de ambas intervenciones. Posteriormente realizamos una ampliación hacia el Norte, de 6,60 m por 4 m de anchura. Estratigrafía

En el depósito arqueológico se pudo identificar con claridad dos de las tres fases atestiguadas en las intervenciones anteriores. Así, tras levantar los vertidos y las tierras de labor removidas (UE 7000 y 7001) se documenta un estrato arcilloso de color rojizo, muy uniforme que se extiende por todo el cuadro (UE 7002) y que definimos como una colada de adobes, con algunas pequeñas agrupaciones de piedras, que

sella todo este sector del yacimiento. Entre los materiales más significativos hay que destacar un borde de plato de pescado de cerámica pseudocampaniense ibicenca y algunos fragmentos de campaniense A. Pensamos que la formación de este estrato responde a un largo periodo de tiempo transcurrido después del abandono efectivo del yacimiento. Este estrato se encontraba depositado directamente sobre la cimentación de la muralla (UE 7003), con grandes bloques de piedra formando ambos paramentos, con predominio de dolomías grises (presentes en el Monte Roca, junto a la necrópolis) y un relleno interior muy irregular realizado con piedra caliza y tierra. Más propiamente se trata de una torre, de la que en esta campaña se excavó una longitud de 6,10 m, separada de otra torre localizada en la ampliación norte quedando un pasillo de cerca de cuatro metros entre ambas que parecen configurar una de las puertas de acceso al poblado. Relacionamos esta estructura con la fase I definida en el interior del poblado, cuyo final debe coincidir con la instalación de los romanos en Cartagena durante los acontecimientos de la II Guerra Púnica, que conllevó, a nuestro juicio, la demolición de las murallas y el siguiente abandono del poblado5. Esta construcción se superpone a una acumulación de piedras gruesas y medianas, irregularmente alineadas, que posiblemente corresponden a un derrumbe o una posible estructura mal definida correspondiente a una fase anterior (UE 7004, 7011, 7009). Entre los materiales que se relacionan con esta estructura hay que destacar fragmentos de cerámicas áticas de barniz negro (skyphos y un asa de kylix) cerámica ibérica pintada y de cocina, que nos permiten relacionar estos niveles con la fase II muy bien definida en las campañas de 1990 y 19916. Asociado a estos niveles se identificó un pavimento de tierra compacta de color rojizo (UE

183

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 2: Sector II. Planta general del Cuadro 4; Horno 1, pequeños hornos (nº2-5) y ángulo del torreón 7003

184

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

7010), que cubría a otro pavimento inferior de color grisáceo, muy fino, muy semejante a los documentados en el interior de las estancias del sector I (UE 7013). Finalmente reseñar que debajo de este segundo pavimento se localizó el terreno natural no alterado por el hombre formado por arcillas rojizas, muy duras y compactas. Únicamente se documentaron sendas fosas, irregulares de tendencia ovalada que perforaban el depósito arqueológico desde la fase II y se encajaban en la roca base, que contenía escasos fragmentos cerámicos, moluscos y huesos de animales (UE. 7014 y 7016). Relación de Unidades Estratigráficas

U.E. 7000: Escombrera moderna. Está formada por una potente capa de tierra revuelta con gran cantidad de escombros muy recientes: ladrillos, yesos, terrazos, cemento, etc. Su espesor medio oscila entre los 40 y los 70 cm. Ausencia de material arqueológico. U.E. 7001: Tierra de labor. Está cubierta por la anterior. Se trata de una espesa capa de tierra de color marrón claro, con escasa piedras y poco material arqueológico, principalmente paredes de ánforas. También aparecen cerámicas vidriadas, cristales de botellas y plásticos. Alcanza mayor profundidad en la parte Este, unos 50 cm, mientras hacia el Oeste sólo tiene unos 20 cm. U.E. 7002: Estrato arqueológico. Capa de tierra de color rojizo, muy arcillosa, probablemente de disolución de adobes descompuestos del nivel I. Contiene abundantes derrumbes de piedras de diverso tamaño, medianas y gruesas, formando varias agrupaciones, especialmente en la parte occidental del cuadro. Fiabilidad estratigráfica buena. Datación a principios o mediados del s. II a.C. U.E. 7003: Cimentación de la torre meridional de la muralla que corre en dirección Norte-Sur y delimita la extensión del poblado por el Este. Su cara externa está situada a un metro y medio del perfil Oeste del cuadro. Está construida con grandes bloques de piedra bien alineados y bien emparejados formando las dos caras externas, en tanto el interior está rellenado por piedras medianas y pequeñas de manera caótica. Tiene varias rupturas tanto en la cara externa como en la interna. Sólo conserva una hilada de alzado, salvo en ocasiones que conserva dos, con una altura que oscila entorno a los 40 cm, que corresponde al nivel de cimentación. U.E. 7004: Estrato exterior muralla 7003. Está formado por tierra bastante suelta y heterogénea. El color dominante

es el marrón claro, con fragmentos rojizos más consistentes, y grisáceos más sueltos, bolsadas de arena y abundantes fragmentos de adobes anaranjados. Comienza a delimitarse en el momento en que la muralla queda colgada, por tanto estratigráficamente es anterior. Cubre al derrumbe U.E.7009. U.E.7005: Relleno de una fractura de la muralla. Está formado por una espesa disolución de adobe anaranjado, en el que hallamos un pie de plato ibérico. Es semejante al 7002. U.E. 7006: Estrato arqueológico exterior muralla. Definido debajo del anterior, se caracteriza por el color más grisáceo y una mayor presencia de cantos rodados y piedrecitas. Esencialmente es igual al anterior. Destaca un fragmento de borde de un bol púnico de carena alta. U.E. 7007: Estrato arqueológico exterior muralla. Se distingue de los anteriores por una textura más suelta y la coloración marrón claro, menos matizado de gris. Coincide con la cota en que aparece una hilada de piedras planas, muy gruesas, bien dispuesta, correspondientes a la U.E. 7009, en la cual se apoya. Contenía cerámica ibérica, ánforas ibéricas, y algunos fragmentos de ánfora ibicenca. Se trata de una colmatación posterior al derrumbe 7009. U.E. 7008: Estrato arqueológico. Está cubierto por la U.E. 7002, y cortado por la muralla 7003. Se define por el color marrón claro, consistente pero blando. Contiene numerosas piedras sueltas. Parece corresponder al nivel de circulación anterior a la colada de adobes 7002. Contiene un fragmento de ánfora ibicenca, otro de barniz rojo ibérico, así como cerámica ibérica común. U.E. 7009: Derrumbe de piedras gruesas y medianas, irregularmente alineadas de manera aproximadamente paralela a la muralla 7003. Estaba cubierto por las Unidades 7004 y 7006. Entre las piedras había una tierra más compactada y arcillosa. U.E. 7010: Se trata de una capa de tierra compacta, de color rojizo, fuertemente horizontalizada, con un leve buzamiento hacia el Este. Posible pavimento relacionado con el derrumbe 7009. Tiene varios rotos. Su espesor es de ocho centímetros. U.E. 7011: Igual a 7004, correspondiente a la zona de la puerta. U.E. 7012: Capa de color gris claro, compacta, pero menos dura que 7010. Escaso material arqueológico, sólo tiene unos seis centímetros de espesor, igualmente horizontalizado. Puede tratarse de alguna capa de preparado de pavimentación 7010.

185

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 3: Sector I y II. Planta general de las estructuras de la Fase I del poblado.

U.E. 7013: Nuevo pavimento de color gris, muy duro, horizontalizado y escasa potencia. U.E. 7014: Fosa de forma ovalada dispuesta de Este a Oeste que recorta todos los estratos desde el 7010, y excava en el 7015 sin llegar a atravesarlo. Su fondo es muy irregular. Desconocemos su función. Contenía escasos fragmentos de cerámica, de huesos de animales y de moluscos. U.E. 7015: Arcilla natural. Se caracteriza por un color rojizo intenso, muy arcilloso, duro y compacto. Proporcionó escasísimo material, en la zona de contacto con la unidad anterior (7013). Sólo rebajamos unos 10 cm en general, pero estaba recortado por una fosa (U.E. 7014) cuyo fondo a más de 50 cm de profundidad no terminaba de cortar a esta unidad (esto es a 50 cm. sobre la cota actual del mar). U.E. 7016: Fosa de características similares a la UE 7014, delimitada en el perfil N, y rellenada por limos. Carece de material arqueológico. Entre los resultados de esta campaña debemos destacar en primer lugar la identificación de un tramo de la muralla que defendía este sector oriental del poblado. Más concreta-

186

mente, se han localizado parte de dos torreones que presumiblemente flanqueaban una de las puertas de acceso al poblado. Estratigráficamente esta construcción se puede relacionar con las construcciones correspondientes a la fase I del poblado, el más reciente, que significa el último momento de esplendor del mismo. Tal como suponíamos, la muralla se ciñe al extremo occidental de la parcela, quedando en el sector extramuros algunas evidencias de actividad en este periodo. Otro aspecto importante es la existencia de una fase anterior a la construcción de la muralla, sobre las que en parte se apoya, y que podemos situar a lo largo del s. IV a.C. en función del contexto cerámico asociado, en el que destacan algunas cerámicas áticas de barniz negro y cerámicas ibéricas. Estas construcciones aparecen muy derruidas y en su estado actual resulta imposible caracterizarlas, ni siquiera afirmar si se trata de estructuras habitacionales o artesanales. Resulta muy interesante la existencia de dos pavimentos consecutivos que pueden estar indicando la existencia de subfases. Su presencia en esta zona prueba que la construc-

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

ción de la muralla, a lo largo del s. III a.C., parece que supuso la reducción del tamaño del poblado. Debajo de estos pavimentos se localizaron las arcillas naturales, no registrándose los niveles correspondientes a la fase III, lo que sería indicativo de que las dimensiones del poblado en su período más antiguo eran menores.7 CAMPAÑA DE 1993

La tercera campaña regular de excavaciones en el poblado de la Loma del Escorial (Los Nietos), se centró en las dos zonas verdes del proyecto de urbanización que hemos denominado respectivamente Sector II y Sector III. El objetivo primordial era, como ya hemos indicado, prospectar estas zonas verdes con el fin de determinar su interés arqueológico, a la hora de una posible remodelación de toda la zona de actuación urbanística que afecta de lleno al yacimiento8. SECTOR II

En este sector la campaña se planteó como continuación de la intervención de 1992, con lo que los objetivos esenciales eran, por un lado documentar en extensión la muralla, y realizar nuevos sondeos verticales para registrar de manera más precisa las estructuras pertenecientes a la Fase II, apenas vislumbradas en la campaña anterior. Para ello planteamos dos nuevos cuadros en este sector, que denominamos respectivamente cuadro 2 y cuadro 3. El primero de ellos es una prolongación del cuadro 1 en su lado sur; tiene forma rectangular, mide 10 m. de Norte a Sur, por 3 m. de Este a Oeste. Posteriormente abrimos dos ampliaciones; la primera de 2 x 2 m. en el extremo Norte del cuadro, hacia el Oeste, a fin de delimitar mejor las estructuras de la muralla; la otra en el extremo contrario, y dirigida hacia el Este, para realizar un nuevo sondeo vertical en el exterior de la muralla. El cuadro 3 fue planteado en el límite Sudoeste de este sector, y su objetivo era documentar potenciales estructuras relacionadas con el recinto amurallado; mide 8,50 m. de Norte a Sur, por 2,5 m. de Este a Oeste, con una ampliación en el extremo meridional, de 3 m. de anchura por 4,5 m. de longitud. Cuadro 2

En primer lugar, tal como estaba previsto en el planteamiento de la excavación, en este cuadro 2 nos apareció la

Lámina 1: Vista general de la muralla; en primer término el torreón septentrional.

prolongación del tramo de muralla descubierto en la campaña de 1992. Mantiene los mismos caracteres constructivos definidos en aquella ocasión: grandes bloques de dolomías grises conformando ambas caras, muy bien alineadas, y un relleno desordenado de piedras de menores dimensiones en el interior, en general calizas blancas muy abundantes en el entorno del poblado. La anchura sigue oscilando entre 1,10 y 1,20 m.; del alzado sólo se conserva la primera hilada, en ocasiones restos de la siguiente, igual como se había constatado anteriormente; en cambio en su trazado longitudinal se aprecia un cambio de dirección a los dos metros de la prolongación. Efectivamente, en este punto se señala claramente una esquina en ángulo recto, a partir de la cual la muralla toma dirección Oeste, adentrándose hacia el poblado. Así pues, lo que suponíamos muralla, se comprobó que en realidad era un gran torreón defensivo dispuesto a la derecha de la puerta definida en la campaña de 1992. De

187

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 2: Torreón meridional (UE 7003).

este torreón sobresaliente de la línea de la muralla tenemos su longitud (9 m.), pero desconocemos su anchura real (hemos constatado 2, 80 m.) pues queda por debajo de la actual calle Salmonete. Los restos del torreón estaban cubiertos por el estrato 7020, equivalente al 7002 de la campaña de 1992, que interpretamos como una colada de arcillas posterior al abandono del poblado y que debemos fechar entre finales del s. III y los primeros años del s. II a.C. Además, al igual que sucedía en el cuadro 1 de este sector, la torre se cimienta sobre un gran pedregal que suponemos que corresponde a construcciones demolidas de la fase anterior. Lo más destacable en este sondeo es la localización de un gran horno (U.E. 7033), que parece evidenciar la existencia de un “barrio artesanal” en esta área del yacimiento. El horno se encuentra excavado en el terreno recortando los depósitos estratigráficos pertenecientes a la Fase II (U.E. 7025, 7029 y 7043) así como al muro U.E. 7024, cuyas pie-

188

dras están muy alteradas por la acción del fuego. Tiene forma circular, un poco ovalada, con un diámetro máximo de 2,80 m. Se encuentra en la parte central del Cuadro 2. Un tercio del mismo aproximadamente queda fuera del área excavada, junto al Este9. El borde está delimitado por adobe rojo muy recocido. A 25 cm. del borde hay una pequeña repisa, también de adobe, de color amarillento, de aspecto arenoso. Varias piedras contornean el perímetro en su interior. La pared interna está recubierta por una capa blanca, de tres centímetros de espesor; en esta capa se observan improntas regulares de formas angulosas, como esquinas de bloques. Debajo de la capa blanca, hay una capa cristalizada, formando gránulos gruesos. Posiblemente una arcilla vitrificada que recubría la pared interna del horno. A continuación, a 50 cm. de profundidad, hay otra repisa formada por piedras bien encaradas, delimitando el perímetro del horno. Desde esta repisa la pared del horno cae casi completamente vertical, recortando las arcillas naturales que se encuentran recocidas. El fondo es prácticamente plano, aunque sólo se ha documentado en un espacio muy pequeño. Colmatando el horno hemos distinguido seis unidades estratigráficas que podemos agrupar en unidades caídas después de inutilizado el horno y otros correspondientes a su última carga. Esencialmente son, de arriba abajo una gruesa capa de limos, concentrada en la parte central del horno (U.E.7028); debajo aparece una potente capa de tierra marrón claro (U.E.7032) que contiene gran cantidad de piedras gruesas, cuyo tamaño es muy regular, en muchas ocasiones se observa que estaban alteradas por la acción continuada del fuego; entre estas piedras nos sido posible apreciar numerosas cuñas de adobe de 20 cm. de longitud. Quizá las piedras formaban parte de la cubierta del horno, ligadas entre sí mediante estas cuñas. En este estrato localizamos dos fragmentos de borde de ánforas púnico-ebusitanas forma PE 16 de J. Ramón, datables en la segunda mitad del s. III a.C. Debajo de este estrato distinguimos varias capas pertenecientes a la última carga del horno; en primer lugar una capa blanca, compacta, de 40 cm. de espesor, formada por bloques endurecidos que se deshacen casi por completo al picar, que denominamos (U.E. 7044). Presenta una gran inclinación desde la segunda repisa hacia el centro, en donde se horizontaliza. A continuación documentamos una fina capa cenizosa de color gris verdoso, de 15 cm de espe-

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

Lámina 3: Torreón 7003 superpuesto a niveles de la Fase II del poblado.

sor (U.E. 7045), que finalmente cubría a otra capa más gruesa compuesta de color negro por abundante carbón vegetal (numerosos troncos en buen estado de conservación)10. Perteneciente a la Fase II del poblado se registró un muro situado al Este del torreón (U.E 7024); se encuentra en la parte central del cuadro 2, con dirección Norte-Sur. En su extremo Norte ha sido totalmente cortado por el horno (7033); en el otro extremo de éste se localiza un gran pedregal que en parte se queda debajo del torreón (7003). Está formado por sucesivas hiladas de piedras calizas unidas con barro, parcialmente basculado hacia el Oeste. Se conservan cuatro metros de longitud, por unos setenta centímetros de anchura, y un alzado de setenta centímetros (cuatro hiladas). Se le asocia un pavimento, de color gris, endurecido, documentado solamente en su cara Oeste (U.E. 7029). Este cubría, o mejor nivelaba, a un gran bloque de color rojo con gránulos blancos de caliza, posiblemente el sustrato rocoso, que parece estar recortado hacia el Este (U.E. 7043).

Relación de Unidades Estratigráficas

U.E. 7020: Estrato arqueológico. Equivale al estrato 7002 del cuadro 1 (campaña de 1992). Se caracteriza por su textura compacta, arcillosa, de color rojizo, con un notable buzamiento en dirección Oeste-Este. Aparece sobre los restos de la muralla, por lo que mantenemos su interpretación como una colada de adobes en disolución procedente del interior del poblado. Por tanto este estrato nos sirve para datar un momento en el que la muralla ya ha sido desmantelada, esto es en los primeros años del s. II a.C. U.E. 7021: Estrato arqueológico. Tierra de color marrón claro, con algunas bolsadas grises. Textura casi arenosa, poco compactada. Contiene numerosas piedras, amontonadas de manera irregular, procedentes del relleno alzado de la muralla. Se delimita inmediatamente debajo del estrato anterior; nos marca el momento del desmantelamiento de la muralla, también en estos primeros años del s. II a.C. U.E.7022: Bolsada de cenizas localizada junto al perfil Oeste de la ampliación. Corta al estrato 7021, por tanto es posterior.

189

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 4: Detalle del alzado de muro de la Fase en el interior del torreón 7003.

U.E. 7023: Estrato arqueológico. Se distingue por su color marrón claro y una textura muy suelta. Se dispone al Oeste del muro 7024, que queda a una cota inferior que la muralla, y por tanto perteneciente a una fase anterior. Colmata la parte superior de este muro, por tanto es posterior a su inutilización. Puede señalar el periodo de tránsito de la Fase II a la Fase I, o en todo caso el inicio de la Fase I. U.E. 7024: Muro que se delimita en la parte central del cuadro 2, con dirección Norte-Sur. Está formado por sucesivas hiladas de piedras calizas unidas con barro. Se encuentra parcialmente basculado hacia el Oeste. Se conservan tres metros de longitud, por unos cuarenta centímetros de anchura, y un alzado de setenta centímetros (cuatro hiladas). Hacia el Norte está cortado por el horno 1, correspondiente a la Fase I. U.E. 7025: Estrato arqueológico. Se delimita en la parte sur del cuadro 2, al Este del muro 7024, al cual colmata por esta parte. Señala por tanto un periodo en el que esta estructura ha sido inutilizada. Equivale a la unidad 7027, localizada al Oeste de dicho muro.

190

U.E.7026: Unidad localizada en el ángulo Sur-Este de la ampliación del cuadro 2. Tiene forma redondeada; se caracteriza por tierra gris oscuro y negro, de textura arenosa, muy suelta; contenía numerosas piedras. Aparece cubierto por el anterior. U.E. 7027: Estrato arqueológico que se generaliza debajo de la U.E. 7025, al Este del muro 7024. Se trata de una disolución de adobes de color rojizo, compacta. Señala el abandono de la estructura 7024. Está cortada por la U.E. 7026. U.E. 7028: Estrato limoso, concentrado en la parte central Este del cuadro 2, cubriendo los estratos que colmataron el horno 1, con la mayor concentración en el centro del mismo. Es prácticamente estéril. Estaba cubierto por la U.E. 7021; rellena al muro 7024; cubre al U.E. 7032, primer estrato del interior del horno (7033). U.E. 7029: Pavimento correspondiente al muro 7024. Color gris claro, muy compacto. Se delimitó por el lado Oeste de dicho muro, extendiéndose por debajo del perfil Oeste del cuadro 2. Sobre el pavimento se encontraba una capa cenizosa de color gris claro, extremadamente suelta.

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

Esta unidad está recortada por el horno 1. Cubre a una potente capa roja con gránulos de caliza, completamente estéril, posible sustrato rocoso (U.E. 7043). U.E.7030: Presenta características técnicas semejantes a la unidad 7027, a una cota inferior. Decidimos diferenciarla por precaución, pues su coloración es más amarronada. Está cortada por la U.E. 7026. U.E. 7031: Unidad cubierta por la anterior (7030), y también cortada por 7026. Se caracteriza por la coloración más rojiza, y en especial por la presencia de abundantes fragmentos de adobes en proceso de descomposición. U.E. 7032: Primer estrato de la colmatación del horno (7033). Estaba cubierto por la U.E. 7028. Se caracteriza por color marrón oscuro, que incluye numerosas piedras de tamaño grueso y abundantes adobes rojos muy quemados. Escaso material cerámico. U.E. 7033: Horno 1. Tiene forma circular, un poco ovalada, con un diámetro máximo de 2,5 m. Se localizó en la parte central del Cuadro 2. Un tercio del mismo aproximadamente queda fuera del área excavada. Recorta al muro 7024, cuyas piedras han sido afectadas por la acción del calor; a las U.E. 7025, 7029 y 7043. U.E.7034: Equivale al 7020, en la ampliación al Oeste de la muralla. U.E. 7035: Estrato situado al Oeste de la muralla, por tanto intramuros. Es de color marrón claro, compacto. Apenas ha sido excavado. U.E. 7036: Equivale al 7028; limoso en la parte central del horno. U.E. 7038: Igual al 7032. U.E. 7039: Estrato de color marrón oscuro, suelto que se delimita debajo de la unidad 7031, en la ampliación Este del cuadro 2 U.E. 7040: Estrato similar al anterior que también estaba cubierto por la unidad 7031. Se diferencia del anterior por una mayor consistencia. U.E. 7041: Estrato marrón oscuro, arcilloso que se generaliza por debajo de los dos anteriores. U.E. 7042: Limpieza de piedras del Noreste de la ampliación, perteneciente a la unidad 7041. U.E. 7043: Sustrato rocoso estéril; se trata de una capa de color rojo intenso, muy dura y compacta, de aspecto granuloso, con gránulos de caliza. Se localiza al Oeste del muro 7024, por debajo de su pavimento (7029); hacia el Este del citado muro desaparece. Tampoco fue localizado en el sondeo del año 1992.

U.E. 7044: Estrato del interior del horno 7033. Está formado por bloques de color blanco, muy compactos y porosos, que se deshacen al picar. Estaba cubierto por la unidad 7032=7038. Se delimita a partir de la segunda repisa, con un notable buzamiento hacia el centro del horno. Tiene unos 40 cm. de espesor. U.E. 7045: Capa de color gris verdoso, muy fino, posiblemente cenizas; contaba con unos 15 cm. de espesor, tiende a horizontalizarse por debajo de la unidad 7044. U.E. 7046: Capa de color negro profundo; estaba cubierta por la unidad 7045; está compuesta por abundantes troncos de carbón vegetal, muy gruesos y completos. Cuadro 3

En la ampliación del Cuadro 3 de este mismo Sector localizamos un gran pedregal con dirección Norte-Sur que denominamos U.E. 7051, cuya ubicación siguiendo la línea del hipotético trazado de la muralla y cuyas características constructivas, a base de dolomías grises y calizas autóctonas, permiten suponer que se trata de la continuación de la muralla en esta parte a pesar de la gran indefinición de la misma. Esta estructura presenta caracteres similares a los localizados por P. San Martín en el Sector V del yacimiento11. Debemos también destacar que el tramo descubierto en este cuadro presenta una dirección perfectamente perpendicular a la exhumada en 1962, por lo que podemos suponer que nos encontramos en las proximidades del ángulo Sur-Este del poblado en esta fase. Relación de Unidades Estratigráficas

U.E. 7050: Estrato arqueológico fértil. Se caracteriza por el color rojizo, textura compacta, arcillosa. Se trata de espesa capa de disolución de adobe equivalente a las detectadas en los cuadros 1 y 2 (U.E. 7002 y 7020 respectivamente); estaba cubierto por una capa de tierra potente que incluye numerosos materiales recientes y antiguos más escasos. Presenta un buzamiento en dirección Oeste-Este. Cubre a los derrumbes de la muralla, por lo que debió formarse en una época posterior al abandono de la muralla. U.E. 7051: Empedrado formado por dolomías grises muy fracturadas, de pequeño tamaño, y calizas blancas, materiales con los que se levantaron las murallas del poblado. Tiene orientación Norte-Sur. No presenta caras bien definidas. Posiblemente se trata de los restos muy arrasados de la muralla. Se encontraba cubierto directamente por la unidad

191

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

7000 (tierra de labor moderna general a todo este sector); es anterior a las U.E. 7050. U.E. 7052: Estrato arqueológico. Estaba cubierta por la unidad 7050; presenta una coloración más amarronada que ésta, así como piedras caídas de mayor tamaño. Se observan algunas bolsadas limosas y de color gris; también hemos observado un bloque recortado de color rojizo, con gránulos blancos, quizás procedente de la roca de base. U.E. 7053: Equivale al 7050.

denominamos 8018. En su interior localizamos pequeños fragmentos correspondientes a una tobera de cerámica, circunstancia que se repite en los fosos 8011 y 8020. Otro rasgo común a todos estos fosos es la frecuencia en casi todos ellos, así como en los estratos que los cubrían, de escorias de fundición, de color marrón claro, de pequeño tamaño y formas caprichosas. Estas escorias junto con la aparición de varios fragmentos de toberas obligan a suponer una actividad metalúrgica para estas instalaciones, cuyo funcionamiento deconocemos por el momento.

SECTOR III

Relación de Unidades Estratigráficas

Denominamos Sector III a la menor de las zonas verdes de la UA nº 6 de Los Nietos, cedidas al Ayuntamiento por la empresa promotora. Se encuentra en el extremo Sur-Oeste del yacimiento; tiene forma casi cuadrada, con una superficie de unos 600 m2. Hemos realizado un sondeo (Cuadro 1) en el ángulo Noreste de este sector, que es el más próximo a la zona de poblado que conocíamos, donde era más probable que aparecieran restos constructivos aunque las cotas superficiales nos inducían a sospechar que este sector se encontraba extramuros del poblado. Este cuadro mide seis metros de Norte a Sur, por ocho de Este a Oeste; posteriormente decidimos reducir el área de excavación al sector Norte de este cuadro, con una superficie de tres por cuatro metros. Únicamente se han detectado una serie de fosos realizados muy próximos unos de otros, llegando en ocasiones a cortarse entre sí. Todos ellos están excavados en las arcillas estériles (U.E. 8004, 8007 y 8023); sólo tres han sido excavados por completo, sus dimensiones oscilan entre un metro y un metro y medio de longitud, por cincuenta a setenta centímetros de anchura. Están orientados en dirección Norte-Sur, aproximadamente; su profundidad alcanza entre sesenta y ochenta centímetros. Todos ellos estaban colmatados por tierra de color grisácea, de textura arcillosa al principio, y más suelta en las capas inferiores; contenían pequeños fragmentos de cerámica, entre ellos destaca un fragmento de borde de un kalathos de cerámica ibérica. Solamente el foso 8013 contenía un relleno diferente; contaba con una primera capa gris arcillosa, semejante a las documentadas en los restantes fosos (8012); debajo de esta se generalizaba una capita de adobe rojo, de un centímetro de espesor, pero que no ocupaba toda la superficie (8012 bis). Finalmente debajo de esta capa continuaba la tierra de color gris, más suelta que 8012 que

192

U.E. 8000: Potente capa de tierra de color marrón claro, compacta y dureza heterogénea, pues varía según las zonas del cuadro. Aparecen materiales cerámicos muy modernos, y algunos antiguos muy rodados. También hay plásticos y metales muy recientes. La interpretamos como la tierra de labor en explotación hasta hace pocos años; equivale por tanto a la U.E. 7001 del sector II. U.E. 8001: Potente capa de tierra; color rojizo anaranjado, compacta, blanda, muy arcillosa. Presenta escaso material cerámico, casi todo muy reciente; también localizamos un fragmento de silex melado retocado. El estrato está muy horizontalizado. Pensamos que debe tratarse de otra capa removida o acarreada en tiempos recientes U.E. 8002: Estrato arqueológico muy heterogéneo, con cenizas grises, arenas, grava, formando bolsadas irregulares y entremezcladas. Muy suelta. Aparece escaso material arqueológico; destaca un borde de kalathos ibérico y fragmento de opus signinum. Estaba cubierto por la unidad 8001; puede tratarse, quizá, de un vertedero de época republicana. U.E. 8003: Estrato de color marrón claro, con numerosas bolsadas grisáceas y marrones; textura arcillosa. Presenta escaso material arqueológico. Estaba cubierto por la unidad 8002. U.E. 8004: Estrato arqueológico homogéneo que se generaliza en el cuadro por debajo de la unidad anterior 8003. Se caracteriza por la textura muy fina, limosa, blanda, de color marrón claro. No aportó materiales. U.E. 8005: Relleno del foso 8006, localizado en la parte centro Sur del cuadro. Se caracteriza por el color gris oscuro; en la parte superior es muy arcilloso, con un color gris verdoso; contenía escasos fragmentos de cerámica muy pequeños. U.E. 8006: Foso de forma ovalada, orientado de Norte a Sur, que se delimita en la parte central del cuadro, próximo

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

Lámina 5: Vista general del Cuadro 4 del Sector II.

al perfil Sur. Mide un metro de longitud por sesenta centímetros de ancho. Corta a las unidades 8004 y 8007; está rellenado por la unidad 8005. U.E. 8007: Estrato compuesto por arcillas muy finas de color naranja muy pálido; compacta, de textur limosa. Se extiende por debajo de la unidad 8004. No ofrece materiales. Posiblemente se trata tanto ésta como la 8004, de depósitos naturales no removidos por el hombre, los cuales han sido recortados por los fosos 8006, 8009, 8011, 8013, 8015, 8017 y 8020. U.E. 8008: Relleno del foso 8009, localizado en el ángulo Sur-Este del cuadro. Se caracteriza por el color gris oscuro; en la parte superior es muy arcilloso, con un color gris verdoso; contenía escasos fragmentos de cerámica muy pequeños. No fue terminado de vaciar. U.E. 8009: Foso de forma semicircular que se delimita en el ángulo Sur-Este del cuadro, proximo al perfil Sur. Corta a las unidades 8004 y 8007; está rellenado por la unidad 8008. U.E. 8010: Relleno del foso 8011, localizado junto al ángulo Noroeste del cuadro. Se caracteriza por el color gris

oscuro; contenía escasos fragmentos de cerámica muy pequeños. U.E. 8011: Foso de forma semicircular, ovalada que se delimita junto al perfil Oeste en el ángulo Sur-Este del cuadro. Corta a las unidades 8004 y 8007; está rellenado por la unidad 8010. U.E. 8012: Primera capa de relleno del foso 8013, localizado en la parte central del cuadro. Se caracteriza por el color gris oscuro; contenía escasos fragmentos de cerámica muy pequeños. U.E. 8012 bis: Capita de adobe rojo endurecido que se extiende hrizontalmente por la mayor parte delinterior del foso 8013; aparece cubierto por la unidd 8012; cubre a la unidad 8018. U.E. 8013: Foso de forma ovalada que se delimita en la parte central del cuadro, próximo al perfil Sur; al Este del foso 8006. Corta a las unidades 8004 y 8007; está rellenado por las unidades 8012, 8012 bis y 8018. U.E. 8014: Relleno del foso 8015, localizado junto al ángulo Noreste del cuadro. Se caracteriza por el color gris

193

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 6: Detalle del horno 1 en proceso de excavación; en el interior se aprecia la sección del depósito de la última carga.

oscuro; contenía escasos fragmentos de cerámica muy pequeños. U.E. 8015: Foso de forma semicircular, ovalada delimitado en el ángulo Noreste del cuadro, quedando parcialmente debajo de los perfiles Este y Sur. Corta a las unidades 8004 y 8007; está rellenado por la unidad 8014. Por la parte Oeste se une con otro foso, sin que podamos establecer con claridad los límites entre uno y otro, ni cual es anterior. Los excavamos juntos. U.E. 8016: Relleno del foso 8017, localizado junto al perfil Norte del cuadro. Se caracteriza por el color gris oscuro; contenía escasos fragmentos de cerámica muy pequeños. U.E. 8017: Foso de forma semicircular, se localiza junto al perfil Norte, unido por su cara Oeste al foso 8011. Corta a las unidades 8004 y 8007; está rellenado por la unidad 8016. U.E. 8018: Segunda capa de tierra grisácea, suelta que colmataba el foso 8013; estaba cubierta por una capita de adobe rojizo. Presentaba algunos fragmentos de cerámicas uy pequeños; destaca un fragmento de posible tobera de cerámica. U.E. 8019: Relleno del foso 8020, localizado junto al ángulo

194

Noroeste del cuadro. Se caracteriza por el color gris oscuro; contenía escasos fragmentos de cerámica muy pequeños. U.E. 8020: Foso de forma ovalada que se delimita en la parte central del cuadro, próximo al perfil Norte. Corta a las unidades 8004 y 8007; está rellenado por la unidad 8019 y 8021. En su interior se localizaron escasos fragmentos cerámicos, entre ellos varios fragmentos correspondientes a una posible tobera. U.E. 8021: Segunda capa del relleno que colmataba al foso 8020; se caracteriza por el color más anaranjado y textura más suelta que la capa anterior (8019). U.E. 8022: Capa arenosa detectada al perforar el fondo del foso 8013; continuaba esta capa hasta alcanzar la cota del nivel del mar. U.E. 8023: Estrato de arcillas naturales, que dejamos sin excavar; se extiende por debajo de la U.E.8007. CAMPAÑA DE 1995

Esta campaña se centró por completo en el Sector II del yacimiento, es decir en la más oriental de las dos zonas ver-

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

des previstas en la urbanización. Los objetivos que nos planteábamos al inicio de la misma eran finalizar la documentación del gran horno registrado en la campaña anterior, su planta, funcionamiento y posibles instalaciones secundarias, y por otra realizar una ampliación en extensión que nos permitiera completar la planta del torreón septentrional del cual sólo conocíamos el ángulo más meridional localizado en la campaña de 1992. Para ello planteamos tres cuadros de excavación, numerados con el 4, 5 y 6, continuación de los realizados en 1992 y 1993. Los tres se yuxtaponen a los cuadros abiertos en las campañas anteriores, y se ciñen lo máximo posible (nº 4 y 5) al perfil de la calle Salmonete por el Oeste.

localizados en los alrededores del horno 1; se caracterizan por su forma ovalada, de tendencia circular, con las paredes ennegrecidas y endurecidas, colmatados por gravas uy tierra cenizosa. Hay que destacar la localización de fragmentos de tobera cilíndrica en el interior de algunos de ellos, y restos de escorias similares a las localizadas en el sector III en la campaña de 1993. Dado el abundante número localizado en tan estrecho margen de terreno, la proximidad entre ellos, y que algunos se recorten entre sí, parece indicar que su periodo de actividad debía de corta duración, y, según se desprende de su posición estratigráfica, relacionados con la fase I del poblado. Relación de Unidades Estratigráficas

Cuadro 4

Tiene una extensión de siete metros de Norte a Sur por cinco de Este a Oeste; se trata del terreno que quedó sin excavar entre los cuadros 1 y 2 planteados en 1992 y 1993 respectivamente. El objetivo primordial de este cuadro era completar la excavación del gran horno localizado el año anterior en el cuadro 2 y las posibles instalaciones subsidiarias. En la excavación de este cuadro se documentó de nuevo el estrato de disolución arcillosa de color rojizo, que se extiende por todo este sector del yacimiento y ya localizado en todas las intervenciones anteriores; a continuación pudimos continuar excavando la colmatación del horno 1, observándose la misma secuencia estratigráfica que en la campaña de 1993; en primer lugar una capa de limos (UE 7063) depositados después del abandono del horno, una potente capa de tierra de color marrón claro con piedras gruesas, procedentes del derrumbe de la parte superior de la pared del horno, y finalmente una capa de cal que cubre al lecho formado por carbones y cenizas depositadas sobre el fondo. Respecto a la estructura del horno, se localizaron sendas aberturas en la parte superior de la pared que identificamos como toberas en donde, mediante fuelles se insuflaría aire en el interior de la cámara para elevar la temperatura. En cambio no se pudo localizar ninguna salida en el nivel inferior, recortado íntegramente en las arcillas naturales. Esta cuestión, junto al excesivo diámetro de la cámara, hace que nos replanteemos su función como horno de fusión de minerales, como habíamos supuesto en un principio. En cambio, pensamos que sí debieron tener una función relacionada con la metalurgia los cinco pequeños hornos

UE 7001: Potente capa de tierra de color amarronado con escaso número de piedras y material arqueológico poco frecuente junto al que también se registran cerámicas y vidrios modernos. UE 7060: Estrato de color rojizo, arcilloso, con piedrecitas en su composición que le dan un aspecto poroso; contiene numerosas piedras calizas procedentes de diversas estructuras. Es un estrato general a todo este sector del yacimiento, y se puede identificar con las UE 7002, 7020, 7102 y 7050. UE 7061: Compactación de adobe muy duro, orientada de Norte a Sur, próximo al ángulo noreste del cuadro. UE 7062: Fosa rellena de tierra de color gris muy suelta, con cenizas. UE 7063: Acumulación de limos amarillentos en el interior del horno 1; lo interpretamos con una deposición natural posterior a la colmatación del horno. UE 7064: Estrato amarillento, de textura limosa, poco compacto. UE 7065: Estrato gris que se generaliza por debajo del anterior en el que se recortan los hornos 2-6 UE 7066: Derrumbe de piedras gruesas en la parte central del cuadro pertenecientes a la primera capa de la colmatación del horno 1, procedentes de la estructura UE 7071. UE 7067: Potente relleno de tierra de color marrón rojizo en la que se insertan numerosas piedras de grueso tamaño. Es la unidad que colmata el horno 1. UE 7068: Estrato de color naranja con abundantes piedras de mediano y pequeño tamaño que se delimita al Sur del horno 1, y que está recortado por éste. UE 7069: Igual al anterior. UE 7070: Tierra con abundante grava que colmata al horno 2, en el ángulo Sudeste del cuadro.

195

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

UE 7071: Bloque de cal coronado por una hilada de piedras; la cara se presenta muy endurecida; estará relacionado con alguna cavidad abierta en la cámara del horno 1. UE 7072: Bloque de cal dispuesto sobre una capa de cal. UE 7073: Bloque de cal similar al anterior situado junto al perfil Sur del cuadro. UE 7074: Estrato de tierra de color gris limoso en el que se encuentran excavados los hornos 2, 3, 4 y 5. Es igual a UE 7065. UE 7075: Horno 2; está realizado mediante una fosa de forma circular, situado próximo al perfil Sur del cuadro; las paredes están ennegrecidas. La colmatación está compuesta por grava y tierra de color marrón claro y algunas piedras. UE 7076: Horno 3, de características similares al anterior; está localizado junto al perfil este del cuadro. Está colmatado por una capa de gravas debajo de la que se delimitó otra capa de limos con piedras. Esta fosa está recortada por UE 7079 en su lado Oeste. UE 7077: Oquedad de ventilación abierto en la parte superior del horno 1, en su cara Noreste; presenta la cara oriental recubierta con pequeñas piedras perpendiculares al horno. En su colmatación apareció un fragmento de plato de pescado de campaniense A. UE 7078: Estrato rojizo cubierto por la UE 7064, recortado por el horno 1. UE 7079: Fosa que recorta al horno 3 (UE 7076). UE 7080: Horno 4, de planta circular, localizado al Oeste del horno 2 (UE 7075). UE 7081: Colmatación del horno 4. UE 7082: Horno 5, fosa circular, localizada junto al perfil Sur del cuadro. UE 7083: Colmatación del horno 5.

ceas; textura arcillosa; es posterior al derrumbe al torreón. UE 7104: Tierra de color rojo oscuro, granulosa y porosa, con pequeños puntos de cal. UE 7105: Disolución de adobes muy compactada, en la que se apoya, en parte la cimentación del torreón. UE 7106: Estrato de color marrón oscuro, con fragmentos de adobe muy arcilloso y restos de enlucido blanco, correspondiente al derrumbe del alzado del 7107. UE 7107: Muro de piedras calizas, con dirección EsteOeste; la hilada superior está formada por piedras de tamaño mediano, en tanto las inferiores disponen de piedras medianas y pequeñas. Conserva en parte el enlucido en cal blanca. UE 7108: Estrato de color anaranjado, localizado debajo de la UE 7106; contiene restos de enlucido de color blanco y rojo. UE 7109: Disolución de adobes al Norte del muro UE 7107. UE 7110: Colmatación limosa de una fosa localizada en el perfil Oeste del cuadro. UE 7111: Relleno de la fosa UE 7112, con tierra de color marrón claro con algunas piedras caídas procedentes de la cimentación de la muralla. UE 7112: Fosa de expolio de los paramentos del torreón; tiene forma oval, mide 2,15 m de longitud por 0,96 m de anchura. UE 7113: Estrato de color marrón claro localizado debajo de la disolución de adobes UE 7109. UE 7114: Muro de aparejo irregular, formado por piedras medianas trabadas con tierra; tiene dirección Este-Oeste, y en parte se le apoya el paramento del torreón. UE 7115: Pavimento de tierra batida con tierra violácea (láguena) y yeso.

Cuadro 5

Cuadro 6

Este cuadro fue planteado sobre el torreón meridional, para tratar de verificar la deposición estratigráfica en el interior del mismo, y sus relaciones con las estructuras de la fase anterior. Enlaza con el cuadro 1 excavado durante la campaña de 1992.

Este cuadro fue planteado a continuación de la ampliación Norte realizada en la campaña de 1992. Mide 7 m de longitud y 4 m de anchura, y la finalidad del mismo era completar la forma y las dimensiones del torreón septentrional. Relación de Unidades Estratigráficas

Relación de Unidades Estratigráficas

UE 7101: Tierra de labor, igual a 7001. UE 7102: Disolución arcillosa de color rojizo, con algunas piedras, que sella el abandono del yacimiento. Es igual a 7002, 7020, y 7060. UE 7103: Estrato limoso con pequeñas bolsadas grisá-

196

UE 7201: Tierra de labor. UE 7202: Disolución de adobe, arcilloso de color rojizo, que cubre los restos del torreón, así como el espacio situado al interior y al exterior del mismo. UE 7203: Torreón septentrional; mide 9 m de longitud por 1,2 m de anchura. Los paramentos exteriores han sido

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

Lámina 7: Detalle de una oquedad de aireación.

expoliados, quedando visible únicamente el relleno irregular realizado con piedras de diverso tamaño y tierra. UE 7204: Derrumbe localizado en el exterior del torreón. UE 7205: Estrato de color gris oscuro localizado debajo del derrumbe anterior, en el que detuvimos la excavación. VALORACIÓN FINAL

Las tres campañas de excavación desarrolladas en estos últimos años en el poblado ibérico de La Loma del Escorial, han sido trascendentales para una mejor comprensión del yacimiento, su extensión y su evolución, así como para localizar una serie de estructuras metalúrgicas que sin duda debieron caracterizar al poblado desde sus orígenes, pero muy especialmente durante su fase final. En primer lugar hay que destacar la localización de la muralla en el Sector II del yacimiento, en el extremo oriental del poblado. Desgraciadamente se encuentra muy próxima al perfil de la calle Salmonete, lo que ha limitado los trabajos de excavación, y tan sólo se conserva la última hilada, correspondiente a la

cimentación. Sin embargo es suficiente para interpretar que estaba formada por dos grandes baluartes, de unos nueve metros de longitud y al menos dos de anchura, que probablemente flanqueaban uno de los accesos al poblado por esta área. Estos restos debemos ponerlos en relación con los restos excavados por San Martín en 1962, en el sector meridional del yacimiento (Sector V), que a pesar de encontrarse igualmente muy arrasados, permite apreciar la existencia de un baluarte de planta cuadrangular que enlaza con un muro longitudinal, posiblemente el lienzo de la muralla propiamente dicha12. La relación de ambos sectores permite aproximarnos al área ocupada por el recinto fortificado, que puede rastrearse mediante las curvas de nivel, con una superficie cercana a la hectárea y media. Por otra parte llama la atención apreciar que ambos tramos ofrecen una disposición perpendicular determinando, por tanto, un recinto de tendencia cuadrangular. Esta regularidad, y este esquema defensivo mediante grandes baluartes adelantados a la línea de la muralla, denotan el conocimiento de técnicas defensivas avanzadas, inspiradas en

197

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 8: Horno nº 2.

modelos del Mediterráneo central y oriental13. En cuanto a la datación de la muralla, apenas disponemos de datos que permitan precisar el momento de la construcción. Únicamente sabemos que se apoya sobre estructuras y depósitos cuyo abandono debemos datar hacia mediados del s. IV a.C. que, de momento, se convierte en un terminus post quem excesivamente amplio. Mejor datada tenemos su amortización, pues los restos de los dos baluartes se encontraban cubiertos por una disolución arcillosa de color rojizo (UE 7002, 7020), depositada por consiguiente después del abandono y expolio de los mismos, que contenía un contexto cerámico datable hacia finales del s. III a.C. o inicios del s. II a.C. En suma, esta muralla corresponde a la Fase I definida en el interior del poblado en nuestra primera intervención, y que grosso modo se extiende a lo largo de todo el s. III a.C. Lo que sí podríamos afirmar con mayor seguridad es que se desmantela como consecuencia de la conquista de Cartagena por parte de los romanos durante los acontecimientos de la Segunda Guerra Púnica. Otro aspecto de gran interés ha sido la localización de un importante complejo industrial situado extra muros, tanto en la

198

parte oriental (sector II) como en la suroccidental (sector III). Se trata de una numerosa serie de pequeños hornos excavados en el terreno, de forma ovalada y de aproximadamente un metro de longitud en cuyo interior se localizaron cenizas, fragmentos de toberas y escorias que revelan la existencia de una importante actividad minero-metalúrgica en el poblado, a nuestro entender desde el inicio mismo del poblado, pero muy especialmente durante el s. III a.C. El gran horno hallado junto al baluarte meridional, si descartamos su función como horno de fusión de minerales, quizá hay que relacionarlo con una actividad colateral. En cualquier caso su amortización es pareja a la del resto de la Fase I del yacimiento, en la transición entre los s. III y el II a.C. NOTAS 1

Se han efectuado tres campañas anuales subvencionadas por la Dirección General de Cultura, con un mes de duración cada una de ellas, realizadas en septiembre de 1992 y 1993 y diciembre de 1995. Dichos terrenos pertenecen al Ayuntamiento de Cartagena a título de cesión efectuada por Ana María Madrid Celdrán, formalizada el 21 de febrero de 1990, del cual obtuvimos permiso para realizar nuestros trabajos con fecha de 5 de junio de 1991.

EL POBLADO IBÉRICO DE LA LOMA DEL ESCORIAL, LOS NIETOS (CARTAGENA). INFORME PRELIMINAR DE LAS CAMPAÑAS DE 1992 A 1995

2

Las tres intervenciones realizadas en estos años se han ocupado de este sector, el cuadro 1 en 1992, los cuadros 2 y 3 en 1993 y los cuadros 4 y 5, que se yuxtaponen a los anteriores, en 1995. 3 García Cano, C.: “Informe sobre el poblado ibérico de Los Nietos (Cartagena)”, Memorias de Arqueología 5, 1996, pp. 127-140; García Cano, C.: “Memoria preliminar de la campaña de excavaciones de 1991 en el poblado ibérico de Los Nietos (Cartagena)”, Memorias de Arqueología 6, pp. 137-148. 4 El equipo estuvo formado por trece licenciados en Hª Antigua y Arqueología y dos alumnos de la Escuela Taller de Mula: E. Ruiz, J.A. Lorenzo Alcolea, I. Navarro, B. Sánchez, N. González, J.G. Rosique, P. Fructuoso, A. Rubio, B. Martínez, E. Cifuentes, J. García Sandoval y F. Monreal. J.A. Lorenzo, realizó el estudio arqueomalacológico de las campañas de 1990 y 1991. 5 García Cano, C. y Ruiz Valderas, E.: “El poblado ibérico de Los Nietos (Cartagena) durante el s. III a.C.”, Anales de Prehistoria y Arqueología 11-12, 1995-96, p. 129-149. 6 García Cano y García Cano, J.M.: “Cerámica ática del poblado ibérico de La Loma del Escorial (Los Nietos, Cartagena)” AEspA 65, Madrid 1992, pp. 3-32; García Cano, C.: “Informe sobre el poblado ibérico de Los Nietos (Cartagena)”, Memorias de Arqueología 5, 1996, pp. 127-140. 7 García Cano, C.: “Informe sobre el poblado ibérico de Los Nietos (Cartagena)”, Memorias de Arqueología 5, 1996, pp. 127-140. 8 Los trabajos se desarrollaron entre el 14 de septiembre y el 3 de octubre de 1993, con un equipo compuesto por catorce licenciados en Historia Antigua y Arqueología de las Universidades de Murcia, Autónoma de Madrid, Perugia y de Heidelberg, más seis estudiantes de la Universidad de Murcia. 9 La excavación del horno fue completada en la campaña de 1995. 10 En un principio, a pesar de las excesivas dimensiones de la cámara, pensábamos que debía tratarse de un gran horno de fusión de minerales. Sin embargo, los resultados de las primeras analíticas de las mues-

tras que considerábamos escorias han revelado que en realidad se trata de calizas fuertemente recalentadas; por ello esta interpretación inicial debe ser desestimada de momento. 11 Información oral de P. San Martín durante una visita al yacimiento en el transcurso de esta campaña. Aprovechamos esta ocasión para agradecer a P. San Martín su amabilidad por facilitarnos todo tipo de detalles sobre la intervención realizada por él en 1962, así como por proporcionarnos la planimetría de la misma. 12 San Martín, P.: “Primer informe sobre la excavación de La Loma del Escorial (Los Nietos, Cartagena)”, Noticiario Arqueológico Hispánico 6, Madrid 1964, p. 157-161, fig.2. 13 García Cano, C. y Ruiz Valderas, E.: “El poblado ibérico de Los Nietos (Cartagena) durante el s. III a.C.”, Anales de Prehistoria y Arqueología 11-12, 1995-96, p. 131 BIBLIOGRAFÍA DIEHL, E., SCHUBART, H., SAN MARTÍN, P.: Los Nietos. Ein Händelplatz des 5 bis 3 Jahrhunderts an der Spanischen Levanteküste”, M.M. 3, 1962, 45-84. GARCÍA CANO, C. Y GARCÍA CANO, J.M.: 1992; “Cerámica ática del poblado ibérico de La Loma del Escorial (Los Nietos, Cartagena)”, A.E.A. 65, Madrid 1992, 3-32. GARCÍA CANO, C.: 1996; “Informe sobre el poblado ibérico de La Loma del Escorial, Los Nietos, (Cartagena)”, Memorias de Arqueología nº 5, Murcia 1996, 127-140. RUIZ VALDERAS, E.: 1995; “Poblamiento rural romano en el área oriental de Carthago Nova”, en Poblamiento rural romano en el Sureste de Hispania, Murcia 1995; 153-182. SAN MARTÍN, P.: 1964; “Primer informe sobre la excavación de La Loma del Escorial, Los Nietos (Cartagena)”, N.A.H. 6, Madrid 1964; 157-161.

199

V CAMPAÑA DE EXCAVACIONES EN EL SANTUARIO IBERICO DE LA LUZ (MURCIA)

Pedro A. Lillo Carpio

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996

V CAMPA ÑA DE EXCAVACIONES EN EL SANTUARIO IBERICO DE LA LUZ (MURCIA)

PEDRO A. LILLO CARPIO Universidad de Murcia

Palabras clave: Santuario, ibérico, templo, ritos, cerámica. Resumen: Se presentan los resultados de la campaña de 1995, donde se puso al descubierto en la parte más elevada del Santuario, la cimentación en mortero de cal de un templo y se detectó la presencia de dos deambulatorios concéntricos de acceso al mismo por su parte occidental y por la terraza meridional. En la parte oriental, la posterior del templo,

se halló una curva kárstica desmantelada en su techumbre, que induce a pensar en posibles ritos en torno a Hécate. Según los restos materiales se trataría de lo que pudo ser un templo in antis que coronó el Santuario de La Luz entre finales del s. II y s. I a.C., momento este último en que debió ser destruido intencionadamente hasta sus cimientos.

I. PROPÓSITO

la cumbre, a lo largo de la ladera, a lo largo de toda la pendiente escalonada.

La IV Campaña (1994) se había llevado a cabo en la ladera meridional de la colina más elevada del yacimiento. Los materiales obtenidos, la secuencia arqueológica de los mismos y la facies arqueológica nos confirmó entonces que nos hallábamos ante la caída por la pendiente de dicha ladera de todo un conjunto de restos de la estructura de un templo. Restos de grandes placas de opus signinum de fina factura y cuidadoso acabado, ladrillos triangulares con sectores de círculo, fragmentos arquitectónicos de calcarenita, piedras escuadradas y fragmentos de estuco y restos de argamasa de distintos tipos y calidades parecían confirmar el hecho de que la parte superior del cerro sería el lugar ocupado en el siglo II a.C. por una estructura templaria. Nuestro proyecto, pues, se centró en llevar a cabo la V campaña planteando una serie de cuadrículas que cubriesen parte de la cumbre y otra que completase la secuencia desde

202

II. LA EXCAVACIÓN

La campaña de septiembre de 1995 se planteó con la actuación de 24 alumnos sobre 10 cortes de 4x3 m, consecutivos y estratégicamente dispuestos, lo que supone una extensión de 120 m2 de excavación. En la mayor parte de los casos estos cortes fueron excavados de forma sucesiva, de modo que los perfiles estratigráficos pudieron ser constatados y dibujados antes de iniciar la excavación del corte anexo. En otros casos se planteó la presencia de testigos. Los cortes A, B, C, E, F, G, H, I y J-95 cubrieron la parte que consideramos podía ocupar la zona principal del posible templo, lo que ocuparía la terraza meridional del mismo y, al Este, parte del frente y gradas de acceso; por el Este, lo que podía ser la parte posterior del templo, con una

V CAMPAÑA DE EXCAVACIONES EN EL SANTUARIO IBÉRICO DE LA LUZ (MURCIA)

Figura 1. La Luz. Perfil actual Norte-Sur a la altura del templo con las terrazas y torre puestas al descubierto hasta el momento. En la cima, la cimentación del templo y reconstrucción del frente.

pequeña explanada, fue objeto también de nuestra atención y aquí se plantearon los cortes I y J. Quedaba así cubierta la cumbre con la intención de abarcar al máximo nuestro conocimiento del área en función también de nuestras limitadas posibilidades. III. LA SECUENCIA ESTRATIGRÁFICA

Hemos comentado que el yacimiento de La Luz en general ha sufrido un alto grado de alteración a causa de sucesivas y antiguas excavaciones y rebuscas. En la parte superior, como en la ladera meridional hallamos un potente estrato que cae sobre las estructuras de la ladera procedente de arriba, del desmantelamiento del templo, de lo que pudo contener y hasta del opus signunum de sus pavimentos interiores y exteriores, de los zócalos de su terraza y de los escalones de mampostería estucada. Ese caótico estrato parece que fue escrupulosamente sometido a rebusca; aún, así, en él hemos hallado todos los fragmentos de antefijas, de ímbrices, de tégulas, ladrillos de columna y fragmentos

arquitectónicos además de algún que otro objeto metálico, como clavos de hierro y sobre todo trozos de bronce, especialmente fragmentos en placa de grandes estatuas huecas a cera perdida que despiertan aún más si cabe la singularidad del yacimiento. Así, pues, nos hallamos con un contexto que, grosso modo, responde al hecho de arrojar pendiente abajo todo el derrumbe generado con la destrucción de la techumbre, demolición de los muros, quema de las puertas -posiblemente también la del maderamen de la cubierta- y el sistemático levantamiento de los pavimentos de opus signunum del interior del templo y de la explanada así como el que cubría también la terraza inferior. Todo ello generó un grueso estrato que, como es lógico, tiene en su parte inferior la mayor proporción de tégulas, antefijas e ímbrices así como de tierra arcillosa y ripio mediano, procedentes de los muros principales del edificio y del muro interior que cerraba la cella. Es el nivel en que se hallaban los restos de las dos estatuas de calcarenita representando varones ibéricos -uno togado y otro con lóriga y faldellín- y los clavos procedentes

203

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 2. Templo de La Luz. Planta del templo tras su excavado. Sobre la roca caliza de base aparece punteado, el cimiento de mortero rosáceo de cal y pizarra con ripio. Se observan los grandes sillares de caliza negra en las esquinas. Sobre dicha estructura hemos sobrepuesto la posible planta del templo in antis, con las columnas de ladrillos en forma de sector circular en la portada. La disposición del vano intermedio de acceso a la calle es aleatoria, así como la puerta.

posiblemente de la armadura de la puerta de la cella. Un considerable número de ladrillos en forma de sectores de círculo -al menos una veintena-, procedentes de las dos grandes columnas de la fachada, cubren este contexto. Sobre el antedicho conjunto nos hallamos con los restos de la demolición del zócalo y parte de la subestructura del templo, grandes bloques de piedra careada, y a veces escuadrada, de dimensiones mayores, entre 50 y 100 Kg de peso. A ellos se suman las grandes placas de opus signinum a las que ya hemos hecho referencia y que son de dos tipos: - Una menor proporción de este tipo de pavimento es de inspiración itálica, de árido más fino, cuidado y con mayor proporción de los colores rojo y rosa, de piedra y cerámico; es, posiblemente, el conjunto de restos de pavimento procedente del interior del templo, más antiguo y más cuidado que el resto. - Un tipo distinto corresponde al mayor volumen de restos de pavimento, un opus signinum más grueso, con rudus regular de gran tamaño y superficie muy regular con mortero

204

fino y blanco pero con gruesos fragmentos de caliza grisnegra. Parece corresponder este tipo de pavimento al área que rodeaba al templo y la terraza meridional inferior con torre. Este gran derrumbe parece tener un origen intencionado y determinado. En un momento preciso el templo, construido en el tránsito de los ss. III al II a.C., se derriba. Los golpes de pico que se observan en las facturas del opus signinum no parecen dejar lugar a dudas. Además, en esa tarea destructiva, se echan los escombros monte abajo de modo que la plataforma superior queda materialmente arrasada. De lo que era el templo sólo queda la parte inferior y más sólida, el grueso cimiento de más de un metro de anchura que forma un rectángulo en la parte más alta. Es de un mortero consistente de cal y pizarra violácea del lugar que ofrece a la vista un característico tono rosáceo. En el centro de este cimiento aflora la roca caliza grisnegra del sustrato y en ella se observa una roza horizontal que posiblemente marca la línea de contacto del mortero del

V CAMPAÑA DE EXCAVACIONES EN EL SANTUARIO IBÉRICO DE LA LUZ (MURCIA)

Figura 3. Alzado de la fachada del templo in antis de La Luz (Murcia) basado en la cimentación conservada y los restos de las gradas de acceso, ladrillos de las columnas, molduras decoradas en calcarenita, ímbrices, tégulas y antefijas.

205

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

pavimento que aquí, como en todos los lugares del suelo del área del templo, fue arrancado sistemáticamente. IV. LAS REBUSCAS Y EXCAVACIONES POSTERIORES

Es evidente que este sector debió despertar a lo largo de los 22 siglos que separan su final como santuario ibérico hasta nuestros días la curiosidad o la codicia de sus visitantes. Hemos hallado testimonio de ello. En primer lugar la destrucción y arrasamiento, a primera vista incomprensible, debe tener como fundamento la relación y consiguientes desavenencias entre la población ibérica y los recién llegados romanos. El templo parece ser erigido en el momento inmediato a la llegada de ellos tras el 209 a.C., hacia el 200 a.C. A mediados del siglo II a.C. pudo tener su fisonomía definitiva: templo in antis con llamativas antefijas de palmeta con rostros que evocan las divinidades eleusinas, sus dos grandes columnas de ladrillo estucado al frente, sus estatuas, su sancta sanctorum y en torno al edificio las terrazas, sus contrafuertes, los caminos deambulatorios para las procesiones, con sus entalladuras y sus escaleras y todo un entorno, sobre todo a poniente, que armonizaba lo nuevo y lo viejo, el templo y el antiguo témenos con las aras de cremación del contexto cultual del santuario ibérico que sobrevive desde el siglo VI hasta esa época sin solución de continuidad. Alguien y por algún motivo, en la segunda mitad del siglo II arruina el templo, lo desmonta y arrasa hasta sus cimientos y lo echa montaña abajo. Pues bien, no conformes con eso, levantan todo el terreno dentro del perímetro del templo y también en toda la plataforma que lo sustenta. Excavan sistemáticamente hasta la roca caliza y en cada uno de los huecos del lapiaz que en ella había creado otrora la acción química del agua. Así, pues, hallamos que había habido una ávida y exhaustiva rebusca, indudablemente para hallar los depósitos de ofrendas y favisas del templo. Una segunda rebusca la detectamos por la presencia en áreas removidas de antiguo con restos de cerámica islámica correspondiente a la segunda mitad del siglo XII y tránsito al XIII. Restos de jarritas, jofainas, de un candil vidriado y diversos recipientes de pasta clara con esgrafiado sobre manganeso y cántaras con la mano de fátima trazada con manganesado ofrecen la cronología de estas rebuscas a las que tan dadas fueron las gentes de Al Andalus en la busca de tesoros según nos cuentan las crónicas.

206

Materiales cerámicos del s. XV nos indican otra fase en la que se practican en este lugar tareas de remoción de tierras y rebuscas en la zona, posiblemente a partir del hallazgo de alguno de los exvotos de bronce ibéricos y quizás solamente por el valor metálico de los mismos. De los ss. XVII-XVIII hallamos restos de estructuras de yeso y cañas de poca entidad; posiblemente de una capillita a modo de pequeña barraca con alguna bancada de yeso que posteriormente queda soterrada en nuevas excavaciones en la parte meridional del templo. De nuevo hallamos restos aquí de cuencos, botijo, cántaros para agua, de jarras de picos en pasta blanca y de platos vidriados. Puede que estas calicatas estén relacionadas con las investigaciones históricas del último tercio del siglo XVIII y vinculadas al Convento de Franciscanos y los Hermanos de La Luz. A la primera época de esta fase parecen responder los restos esqueléticos hallados en el interior del perímetro del templo, inhumados bajo una capa de cal viva y cuyo estudio osteológico y patológico está aún en proceso. Posiblemente se trate de un religioso y la presencia de cal viva precintando la inhumación hace pensar en que pueda ser una víctima de las epidemias de la época. Hasta mediados de nuestro siglo XX no parece haber en la zona alteraciones sensibles y la pendiente meridional queda cubierta en esta fase por un plantío de chumberas que evita la excavación del sector. Arriba, en los años 50-60 se acondiciona el sector en torno a una cruz que se asienta sobre el paramento S.E. del templo y se colocan unos bancos de tablones acondicionando la zona a modo de cenador. Una fina capa de áridos fue echada para dar consistencia a la tierra batida y evitar el embarramiento. V. LOS MATERIALES

Pese a las alteraciones provocadas por las intensas rebuscas ya señaladas los materiales hallados son de mejor interés si bien la reconstrucción del proceso es muy compleja. En cuanto a los restos arquitectónicos hallamos parte de los componentes que ya hemos reseñado en la pendiente. Así, nos aparecen fragmentos de tégula, ímbrice y sectores de columnas, fragmentos de antefija, de opus signinum de los distintos pavimentos, un escalón de morteros con estuco blanco perfectamente pulido y enlucidos de cal en blanco y en rojo así como restos de mamposterías de cal y canto. De especial interés son los fragmentos de sillares finamente tallados en calcarenita amarillenta. Algunos de

V CAMPAÑA DE EXCAVACIONES EN EL SANTUARIO IBÉRICO DE LA LUZ (MURCIA)

Figura 4. Templo de La Luz. Alzado Este-Oeste del templo sobre la cimentación exhumada en la campaña 1995 y basados en los restos de las gradas de acceso, ladrillos de las columnas, molduras de celcarenita labrada, ímbrices, tégulas y antefijas, así como el tamaño y estructura del mampuesto de cal y canto y el opus signinum del pavimento.

ellos pertenecen a baquetones y molduras con decoraciones con ovas y lancetas de inspiración jonia, con lazos y sogueados y con volutas fitomorfas. Su fragmentación y dispersión no nos permite de momento la posibilidad de ubicar y reconstruir estas piezas. Provisionalmente podemos intuir que parte de esa decoración debió corresponder a las jambas y dintel de la portada de la cella, en el interior del templo. La parte superior de una columnita con capitel jonio y algunas teselas abren nuevas perspectivas en cuanto a la ornamentación. Consideramos que gran parte de los materiales fruto de la destrucción del templo debieron recogerse de allí, unos por su preciosismo o rareza como curiosidad pero la mayoría como simples materiales de construcción como las piedras de calcarenita perfectamente escuadradas, ladrillos en sector circular y tégulas, materiales todos ellos de alta calidad para épocas de escasez. La precaria economía del Eremitorio de La Luz bien pudo tener una pequeña cantera de materiales aquí aunque aún no hemos podido constatarlo. Las cerámicas, pese a la alterada estratigrafía del conjunto, presentan un índice considerable de barniz negro,

especialmente cuencos y platos pequeños de libación; junto a ellos aparecen imitaciones en cerámica local ibérica de buena factura, fragmentos de vasos de cerámica calena y de megara, así como fragmentos de ungüentarios de procedencia también greco-itálica. En cuanto a recipientes grandes hallamos fragmentos anfóricos poco abundantes, entre ellos piezas masaliotas, grecoitálicas y Dressel 1. Es significativa la presencia de fragmentos de dos grandes dolia que podrían corresponder a los depósitos del templo. VI. EL PENETRAL CAVUM

El planteamiento de la excavación de 1995 fue trazado de modo que se pudiese estudiar la parte axial del templo en su zona oriental, la posterior si nos atenemos a los patrones convencionales grecoitálicos. Así, pues, dispusimos dos cortes sucesivos (H-I) siguiendo el eje longitudinal del templo y en la citada dirección Este, dejando un espacio de 4 m entre los cortes y la estructura del templo. Aquí, una pequeña explanada de tierra llamativamente blanca y compacta hacia pensar en un sector de interés.

207

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 5. La Luz. Esquema general del Santuario desde el Suroeste con indicación en la colina de las zonas sin depósito de tierras.

La excavación de este sector se presentó, como en otras zonas, muy alterado por sucesivas calicatas y, pronto, por la presencia de grandes piedras calizas del lugar cuyo peso superaba los doscientos kilos. La profundización hizo aflorar piedras de mayor tamaño aún, de varias toneladas, imposibles de retirar por nuestros medios. Se procedió, pues, a la excavación y limpieza en los sectores donde era posible y en los que se hallaron restos cerámicos de distintas épocas, desde el siglo VI al II a.C. De la parte más profunda de estos depósitos de relleno procede un curioso fragmento cerámico pintado. Formó parte de un recipiente grande y globular, posiblemente de tipo ánfora o hídrya. La pasta, de textura similar a la de las ánforas grecoitálicas del contexto, es de buena cocción, con degrasante fino y pasta de color rosa claro; tiene un fino engobe de color blanco amarillento. La decoración está aplicada con pincel en color rojo vinoso oscuro y el trazo es de una soltura y maestría excepcionales. La porción conservada representa el rostro de un joven mirando a la izquierda, al parecer tocado con un casco del que asoma un flequillo

208

sobre la parte posterior de la ceja y pintado a base de cuatro trazos crecientes. Frente al rostro aparece una línea ondulada irregular que, por lo fragmentario y escaso de la representación, resulta ininteligible. En la parte superior, tangencial al casco, una serie de líneas paralelas y siguiendo la línea del torno, en el mismo color, cierran la escena y, aún, por arriba se puede observar una pequeña porción de otro motivo que podría corresponder a una serie decorativa geométrica. El fragmento resulta en principio exótico y descontextualizado. Su sorprendente afinidad con piezas cerámicas pintadas muy antiguas (siglo VI a.C.) en el área griega de la fachada minorasiática y de las islas del Egeo nos hace ser prudentes a este respecto. Por otra parte, hemos de pensar que nos hallamos ante una porción de un vaso de excepcional factura; el trazo, el singular tratamiento del perfil y del ojo nos remite a un pintor de primera línea. Por motivos sobre todo de orden técnico –el levantamiento de las grandes piedras– la excavación quedó aquí reducida a una primera fase que proseguiremos cuando nos sea posible en próximas campañas.

V CAMPAÑA DE EXCAVACIONES EN EL SANTUARIO IBÉRICO DE LA LUZ (MURCIA)

Figura 6. Templo de La Luz. Planta y perfil generales del Cerro del Salent con el área general del templo. Podemos observar la sima y los distintos dromos en torno al edificio principal.

Consultas realizadas nos han confirmado que esta especie de fosa rellena de piedras es, en realidad la parte superior de una cueva kárstica que, fisurada en su techumbre, se ha hundido. La presencia de coladas estalactíticas corrobora el proceso consiguiente y nos abre nuevas perspectivas en cuanto al significado y cultos en el santuario. Eramos conscientes de hallarnos ante los restos de un santuario con culto a Las Diosas, como familiarmente advocaban los griegos a Deméter y a su hija Perséfone, cuya liturgia se ve representada de una forma tan clara en el Santuario con los sacrificios de lechones, las astas de ciervos, los colmillos de jabalí, los restos de pebeteros con cabeza femenina y tantos otros símbolos. Aquí, habríamos de añadir además el penetral cavum, la boca del infierno, la cueva donde la Inferna Dea tiene su guarida estacional; es la cueva de la que Avieno refiere su existencia en muchos puntos del litoral de Iberia en su Ora Marítima, indefectiblemente vinculada a Las Diosas, a Perséfone y también a su infernal hermana Hécate. Tenemos, pues, un elemento más la caverna del templo, elemento típico e imprescindible en los grandes

templos vinculados al culto de la diosa de la fecundidad, la fertilidad y el más allá, al culto de los Misterios Eleusinos cuyo reflejo vemos claramente en los vestigios conservados en este Santuario. VII. LOS ACCESOS Y CAMINOS EN TORNO AL TEMPLO

Hemos podido observar la cimentación sobre la que se asentaba un templo con eje Este-Oeste y con su fachada a oeste, abocada al área del Santuario, al frente de la gran explanada, hoy presidida por las ruinas del gran edificio de Educación y Descanso, construido en los años sesenta y, más allá, en línea, el pequeño cerro occidental. Hacia el Oeste-Suroeste, el Llano del Olivar, el área de los altares de sacrificio y libación de primera y plena épocas ibéricas. Las estructuras del entorno del templo se distribuyen en función de la orografía sobre la que se asientan. El sector septentrional es abrupto, con grandes rocas en la cima, a modo de cresta que prosigue hacia el Este con una leve pen-

209

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 7. Templo de La Luz. Fragmento de antefija casi completa. Recuadro inferior enmarcado por anchos surcos verticales que tienen el hueco correspondiente al ímbrice. Banda superior con cuatro glóbulos o botones hemiesféricos. Arriba, palmeta de 9 pétalos en cuyo centro aparece un rostro femenino alado, con melena ondulada corta, que hace unas ondas simétricas sobre la frente con un copete central. Las 7 palmetas superiores llevan acanaladura central.

Figura 8. Templo de La Luz. Lateral de la antefija de la figura 7, en la que se puede observar el grosor del ímbrice, que debía sobremontarse al ímbrice convencional del ajuste entre tégulas, y el estribo que refuerza la parte superior de la palmeta uniéndola al lomo de la parte tubular de la antefija.

diente rocosa que se prolonga un centenar de metros. Las vertientes meridional y occidental son, en cambio, suaves y con una inclinación de menos de 15°. En el sector oriental en la parte posterior del templo y unos cinco metros más al Este de la caverna a la que hemos hecho referencia, aparece un grueso muro ciclópeo que cierra la plataforma por este sector. La vertiente meridional está también dispuesta en escalones o terrazas. La superior, sobre la que se asienta el templo y, a unos dos metros, otra plataforma inferior de mortero señala un pavimento sobre la roca de base. Dos metros más abajo nos hallamos sobre una amplia terraza de cinco metros de ancho con un contrafuerte a modo de torre circular adosada. Posiblemente, el abancalamiento inferior fechado en el siglo XVIII, oculte la tercera terraza del templo.

Otra particularidad que hallamos en el entorno monumental es la presencia de dromos de acceso a la plataforma superior desde la vertiente meridional con orientación suroeste y como deambulatorios concéntricos circunvalando el sector occidental desde la segunda terraza y accediendo por el lateral norte a través de un empinado acceso que termina en unos peldaños de argamasa. Este camino sagrado tiene tramos en los que ha sido tallado en la roca de base y en el sector noroeste atraviesa una gran entalladura en la roca antes de remontar la pendiente de acceso al templo. Un segundo dromo, más corto y concéntrico, arranca de la terraza superior y conecta con el anterior en los escalones de argamasa, en la parte alta del sector norte. Aún hay otro camino deambulatorio más, prolongación del más largo en la parte Norte, y que, partiendo de la entalladura en la roca sigue toda esa vertiente y la remonta tras

210

V CAMPAÑA DE EXCAVACIONES EN EL SANTUARIO IBÉRICO DE LA LUZ (MURCIA)

Figura 9. Templo de La Luz. Fragmentos de antefija que casi completan el frente de la misma, de barro con degrasante pizarroso. Recuadro inferior en cuya parte central ocupa el hueco semicircular del ímbrice. Encima, banda estrecha con cuatro botones o glóbulos hemiesféricos y sobre ella, rostro femenino con manto o melena corta y el cuello cortado por la garganta. Sobre la frente, dos glóbulos a modo de cuernecillos y otro elemento globular mayor sobre la cabeza. A los lados, posibles alas. Todo sobre palmeta de 9 pétalos, de las alas, 6 cóncavas y la principal engrosada.

rebasar la altura de la caverna sagrada, accediendo a la terraza superior por su muro oriental. De indudable carácter ritual cosmogónico, estos dromos tienen en su recorrido pequeños entalles laterales a modo de bebederos o reservorios de agua, posiblemente relacionados con ritos procesionales. Su carácter sagrado parece indudable. VIII. REFLEXIONES SOBRE LAS ESTRUCTURAS

Los procesos de excavación en los distintos cortes llevados a cabo en la colina que corona el templo nos han proporcionado distintas estratigrafías, todas ellas arqueológicamente fértiles. Así, pues, no hemos hallado en ningún sector de la cumbre ni de la ladera con estratos que tuviesen un

Figura 10. Templo de La Luz. Fragmento de antefija de barro cocido color gamuza. Sobre parte del recuadro inferior aparece una serie horizontal de cinco botones hemiesféricos. Encima, palmeta de 9 hojas, la superior, perdida, mucho más larga que el resto. En el semióvalo central, el rostro femenino cortado por la garganta, con manto o melena corta, tres botones sobre la frente y prolongación de la parte superior sobre la palmeta central. Alrededor, detalles a modo de llamas. Podría representar a D. infernal: Demeter Hecate.

depósito sedimentario sobre la roca de base anterior a la ocupación de este área por el edificio y sus estructuras accesorias; es decir, no hallamos estratos naturales. Todo esto nos delata el hecho de que el monte estaba totalmente demudado en esta zona, con la roca de base aflorando en toda su superficie y sin depósito sedimentario alguno de importancia. Lo podemos comprender perfectamente al observar que así esta en el sector oriental del yacimiento. Las terrazas, los gruesos depósitos escalonados, el contenido de las estructuras verticales y los taludes de materiales sedimentarios de las pendientes son alóctonos. En su momento, un continuo acarreo de tierras de la parte baja y una racional y estructurada deposición de las mismas fue proporcionando las superficies horizontales necesarias para dar un sentido ortogonal a un espacio orográficamente muy

211

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

irregular en origen. Este sentido de planificación es eminentemente helenístico ya que la organización estructural se hizo sin duda alguna con un planteamiento de planos y volúmenes totalmente contextual y unitario de este conjunto sacro. De un abigarrado medio rocoso, caótico e irregular se obtuvo una estructura de volúmenes con planos horizontales y verticales y líneas rectas o suavemente sinuosas. Además, todos los muros principales, del templo, de las terrazas y de las gradas, excavados hasta el momento están asentados directamente en la roca de base. IX. CONSIDERACIONES

Parece evidente que nos hallamos ante la estructura de un templo que preside un área de santuario y que se ubica en el punto sagrado o bet-el (la casa de la divinidad) de épocas anteriores que constaría tan sólo de un altar y algunas piedras y que en época tardía es edificado a la manera clásica. Un templo que sirve además de último capítulo, de epílogo, a la persistente presencia de un centro de devoción

212

ibérico de clara vinculación con las religiones mediterráneas, que da muestras fiables de su existencia y de sus contactos culturales con la Hélade en época tan temprana como es el tránsito de los siglos VI al V a.C. Se detecta en su fase plena un culto a las divinidades femeninas asimiladas a Deméter, Perséfone y Hécate, de tipo curótrofo, nutricio, de la fertilidad, de la fecundidad, del hieros-gamos nupcial y de la antesforia, pero también del más allá, del mundo tanatológico, al que hay que dedicar los rituales de la paraspondeia. Los datos arqueológicos y su reconstrucción nos aproximan de modo concluyente al patrón que marcan los misterios de Eleusis y su dispersión por todo el Mediterráneo Occidental, a los ritos de la katarsis, de la sistasis, de la telete y que van a culminar en la exaltación apoteósica de la eppoteia. Los restos de las antefijas que hallamos en el templo, con sus sintomáticas representaciones femeninas nos evocan a Perséfone y a Hécate y nos aproximan al ambiente de los mystes en este lugar sagrado en el momento de su epílogo.

LA FUENTE DE LA PINILLA (LA PINILLA, FUENTE ÁLAMO). II CAMPAÑA DE EXCAVACIONES (1994-95)

Miguel Martín Camino Blanca Roldán Bernal

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 2001

LA FUENTE DE LA PINILLA (LA PINILLA, FUENTE ÁLAMO). II CAMPA ÑA DE EXCAVACIONES (1994-95)

MIGUEL MARTÍN CAMINO, BLANCA ROLDÁN BERNAL

Palabras clave: Fuente de la Pinilla, excavación, estructuras, épocas púnica y romana. Resumen: Continuación de las campañas realizada en 1991 y 1992, en este establecimiento cuya primera fase de ocupación de contextualizar a fines del siglo III a.C. y que presenta varias fases de ocupación poste-

riores. Su existencia parece estar estrechamente vinculada a las vías de comunicación entre la zona del campo de Cartagena con el área de Mazarrón y Valle del Guadalentín.

INTRODUCCIÓN

Igualmente, como en las campañas precedentes en determinadas fases de la campaña se ha continuado con la limpieza de las estructuras que se aprecian en superficie y que nos van permitiendo obtener una visión de conjunto del yacimiento. De hecho, y como ya se ha dejado constancia en los informes precedentes, la limpieza de matorrales existente en la zona nos permite una visión bastante aproximada de la extensión del yacimiento al quedar gran parte de la parte superior de las estructuras al descubierto en superficie, lo cual también nos permitió establecer unos primeros criterios metodológicos en el trabajo a desarrollar en el yacimiento.

La III campaña de Excavaciones se desarrolló durante los días 7 al 23 de julio de 1995, colaborando en los mismos los licenciados en Historia Antigua y Arqueología: Marina Gamboa, Mª Ángeles Pérez Bonet, así como una serie de estudiantes, contando además con el apoyo de dos obreros contratados con cargo a la subvención recibida para acometer estos trabajos. Durante esta última campaña los trabajos han estado centrados fundamentalmente, en la continuación de la investigación arqueológica de determinadas estructuras de la zona NE. del yacimiento, prosiguiendo la excavación de algunos de los espacios comenzados a estudiar durante las pasadas campañas1: habitaciones 1100, 1200-2200 y la habitación 2500. Y también, se ha iniciado la excavación de nuevos sectores del yacimiento: cuatro áreas que respectivamente denominamos UE 0100, la 2500, la UE 4000 y la UE 5100.

214

SECTOR 0100

Corresponde a un cuadro de 10 por 10 metros de lado y que se situaría al Norte del muro que cierra el conjunto de las estructuras del yacimiento por la parte Norte. La finalidad inicial de realizar un sondeo en esta zona, la justificaríamos

LA FUENTE DE LA PINILLA (LA PINILLA, FUENTE ÁLAMO). II CAMPAÑA DE EXCAVACIONES (1994-95)

Figura 1. Excavación en el sector 0100 del yacimiento.

en comprobar la salida de una canalización presente en esta zona y comprobar la cimentación del muro exterior que longitudinalmente y en sentido Este-Oeste cierra el conjunto de estructuras yacimiento. Aparentemente no se percibe la presencia de estructuras en esta parte del yacimiento y únicamente llegamos a documentar la canalización cubierta con una serie de lajas de piedra que atraviesa el muro en dirección Sur-Norte y que después de recorrer aproximadamente metro y medio se pierde definitivamente. Ello nos induciría a juzgar que nos encontraríamos en una zona externa del conjunto de las estructuras. La estratigrafía en esta zona sería la siguiente: - UE 0105 (0101 de otras campañas). Que corresponde al nivel superficial - UE 0106, nivel con las mismas características que el nivel anterior aunque algo más compacto. - UE 0107. Estrato de tierra anaranjada. En cuanto al material cerámico la secuencia estratigráfica no constituye una referencia autorizada para fijar un proceso cronológico, ya que junto a un porcentaje abrumador de

materiales de cronología antigua, de finales del siglo III a.C. o incluso de inicios del siglo II a.C.: un borde de campaniense A L. 33, así como abundante material anfórico de origen púnico sobre todo del área gaditana, encontramos también en la UE 0107 material más moderno como una lucerna de disco altoimperial, con la representación de un cérvido y en el fondo externo un sello con el nombre de LVCCEI. SECTOR 1100

Se termina de excavar este espacio, y del que quedaba una zona todavía sin excavar después de los trabajos de las campañas anteriores, y que consiste en el rebaje de un perfil o testigo que se había dejado en la habitación 1100, con el objeto de ir obteniendo una sección Norte-Sur en esta parte del yacimiento. Así se excavan en este testigo el estrato superficial o UE 1105, y el nivel siguiente UE 1106, también se termina de excavar la canalización que aparece por esta zona del yacimiento y el material se diferencia como UE 1110.

215

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 2. Sector 2500. Estrato superficial UE 2505.

SECTOR 1200-2200

Con esta denominación y siguiendo el procedimiento habitual que desde la primera campaña venimos utilizando para nuestro yacimiento planteamos un nuevo corte de 3 x 5 metros que al Suroeste de la habitación 1100. Tras rebajar el nivel superficial o UE 1205-2205, nos encontramos con un derrumbe de piedras, que tras ser documentado se excava como la siguiente UE 1206-2206, una tierra de color beige claro que conforme se va rebajando adquiere mayor consistencia, en algunas zonas también encontramos algunas piedras de un derrumbe y lo diferenciamos como UE 1207-2207. SECTOR 2500

Al Este del yacimiento, en una zona donde todavía se observan restos de algunos de los agujeros realizados en el curso de actuaciones clandestinas, se plantea un nuevo sondeo, con unas dimensiones de 3 x 5 metros. En la zona excavada de este sector hasta el momento no tenemos localizadas

216

ningún tipo de estructura, únicamente bajo el nivel superficial UE 2505, se documenta una fase de derrumbe que corresponde a la UE 2506, el nivel siguiente corresponde al nivel de tierra anaranjada muy compacta, UE 2507, que podríamos considerar como el terreno natural de base, sobre el que se asienta el yacimiento, ya que a partir de cierto momento deja de aparecer material y el terreno va adquiriendo mayor solidez. El material de las UE 2506 y 2507, incluso el de la UE 2505, presentan una evidente homogeneidad cronológica dentro de la fase cultural correspondiente a finales del siglo III a. J.C., y donde junto a algunas producciones propias del mundo ibérico, encontramos materiales de importación del área itálica, producciones de barniz negro Campaniense A, y materiales púnicos de origen propiamente norteafricano además de elementos característicos de otras áreas púnicas peninsulares, como Gades o Ebusus. (Lám. I y II). SECTOR 3000

En esta zona que correspondería a lo que denominamos habitación 3000, únicamente se ha continuado a tratar de

LA FUENTE DE LA PINILLA (LA PINILLA, FUENTE ÁLAMO). II CAMPAÑA DE EXCAVACIONES (1994-95)

Lámina I.

217

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina II.

218

LA FUENTE DE LA PINILLA (LA PINILLA, FUENTE ÁLAMO). II CAMPAÑA DE EXCAVACIONES (1994-95)

definir este espacio, excavando en extensión el estrato superficial o UE 3005. SECTOR 4000

Dentro de este sector a partir de los primeros trabajos de limpieza general realizados en el yacimiento comenzamos a diferenciar un espacio que diferenciamos como habitación 4100. Durante una fase avanzada de esta tercera campaña, se comenzó a excavar este recinto. Después de quitar la tierra que aparece revuelta producto de las actuaciones clandestinas, se excavaron el nivel superficial o UE 4105, donde encontramos todavía un contexto material bastante diversificado con materiales de época púnica: ánforas centro mediterráneas T-5.231 y cerámica púnica de cocina, también producciones itálicas de barniz negro Campaniense A, junto con materiales más modernos como producciones de sigillata gálica o Africana A de los siglos I-II d.C. Por debajo de este nivel superficial, diferenciamos la UE 4106, de tierra similar al nivel anterior pero con mayor cohesión, y donde el material arqueológico aunque todavía ofrece una contexto poco definido, cronológicamente puede enmarcarse entre fines del siglo III a.C. y siglo II a.C. Finalmente, durante estos trabajos ha podido diferenciarse un nuevo estrato, excavado todavía parcialmente, de tierra también compacta aunque de color beige claro, donde hasta el momento sólo hemos encontrado un fragmento

cerámico, de pared, y que tal vez podamos atribuir posiblemente a producciones del área turdetana (Nº inv. 4107/1). Resulta interesante destacar cómo dentro de este espacio hemos podido constatar la presencia de un hogar de planta circular y donde observamos restos de adobe que tal vez forman parte de la estructura de este mismo hogar. SECTOR 5000

En este sector empieza a definirse un nuevo espacio que a partir de esta campaña decidimos diferenciar como habitación 5100. Únicamente se llegaron a excavar el nivel superficial UE 5105, y también algo del nivel siguiente, de tierra algo más clara, UE 5106, sólo en la parte correspondiente a la zona oriental de esta nueva habitación. Aunque a partir del nivel 5106 se observa un derrumbe de piedra este nuevo espacio no ha quedado sin embargo bien definido todavía ya que no se ha podido determinar el cierre occidental de esta naciente estructura. NOTAS 1 MARTÍN CAMINO, M. y ROLDÁN BERNAL, B. (1997): “La Fuente de la Pinilla (Fuente Álamo, Murcia). I Campaña de Excavaciones. Año 1991”. Memorias de Arqueología. Terceras Jornadas de Arqueología Regional, 4-8 de mayo de 1992. Murcia, pp. 157-166; IBÍD. (1998): “La Fuente de la Pinilla (La Pinilla, Fuente Álamo, Murcia). II Campaña de Excavaciones. Año 1992. Memorias de Arqueología. Cuartas Jornadas de Arqueología Regional, 15-18 de junio de 1993. Murcia, pp. 181-188.

219

EXCAVACIÓN DE URGENCIA EN EL CONJUNTO ARQUEOLÓGICO DE COIMBRA DEL BARRANCO ANCHO (JUMILLA-MURCIA) 1995

José Miguel García Cano Emiliano Hernández Carrión Virginia Page del Pozo

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 2001

EXCAVACI ÓN DE URGENCIA EN EL CONJUNTO ARQUEOL ÓGICO DE COIMBRA DEL BARRANCO ANCHO (JUMILLA-MURCIA) 1995

JOSÉ MIGUEL GARCÍA CANO, EMILIANO HERNÁNDEZ CARRIÓN, VIRGINIA PAGE DEL POZO

Palabras clave: Coimbra del Barranco Ancho. Ibérico. Necrópolis. Excavación Clandestina. Resumen: Se explica de una manera sucinta, los pormenores del saqueo producido por excavadores clandestinos en el poblado ibérico de Coimbra del Barranco Ancho. Y una actuación también de urgencia en una sepultura semiarrasada por la erosión pluvial.

Abstrac: It explain of a short way, the theft produced for clandestine “excavadores” in the village of Coimbra del Barranco Ancho. And an urgency action in a devastating burial caused by erosion of the rain.

INTRODUCCIÓN

Salvo los dos últimos, el resto presentan una interrelación, no solo cultural, sino de tiempo y espacio, que el día que se puedan estudiar todos y cada uno de ellos, aportarán suficiente información y conocimientos para explicar los cambios sociales y de asentamiento ocurridos entre el Bronce Final y el Hierro I, amén de la formación del mundo ibérico, cuyas fases más antiguas faltan por estudiar en ente Conjunto. Una sucinta mirada a la historia de la investigación de este Conjunto, hace inexplicable que no se hayan continuado las excavaciones sistemáticas en tres de estos yacimientos. El yacimiento de Coimbra del Barranco Ancho es citado por Juan Lozano Santa en su Historia de Jumilla de 1800. Con posterioridad, Jerónimo Molina García inicia excavaciones en el Poblado y en la Necrópolis de la Senda, entre los años 1955 y 56, este último año, los moradores del vecino convento franciscano de Santa Ana, excavan una de las sepulturas del Collado y Pinar de Santa Ana. Molina Gar-

En los últimos años y a la vista de los nuevos hallazgos e investigaciones que se vienen produciendo en los yacimientos arqueológicos de Coimbra del Barranco Ancho, Santuario de Coimbra y Collado y Pinar de Santa Ana, el equipo de investigación ha estudiado la idoneidad de denominar a todos los yacimientos arqueológicos localizados en el entorno del conocido Pico del Maestre, en la Sierra de Santa Ana, como “Conjunto Arqueológico de Coimbra del Barranco Ancho”, en el que se integran los siguientes yacimientos: Poblado de Coimbra del Barranco Ancho, Necrópolis del Poblado, Necrópolis de la Senda, Necrópolis del Barranco, Santuario de Coimbra (todos ellos de época ibérica) Collado y Pinar de Santa Ana, Pico del Maestre (ambos del Bronce Final) Cerro de Santa Ana la Vieja (Bronce Pleno) y Collado Norte de Santa Ana (Epipaleolítico).

222

EXCAVACIÓN DE URGENCIA EN EL CONJUNTO ARQUEOLÓGICO DE COIMBRA DEL BARRANCHO ANCHO (JUMILLA-MURCIA) 1995

Foto 1. Poblado de Coimbra del Barranco Ancho, vista general de la zona antes de la excavación.

cía efectuó a su vez varias excavaciones en esta necrópolis. En 1977 el equipo de investigación del Departamento de Arqueología de la Universidad de Murcia, dirigidos por la Dra. Ana María Muñoz Amilibia, retomó las excavaciones sistemáticas, los tres primeros años en el Poblado y con posterioridad se alternaban entre el Poblado y la Necrópolis del Poblado. Entre los 1985 – 87 Virginia Page del Pozo reinicia las excavaciones en la Necrópolis de la Senda. En 1985, 1990 y 1993 se desarrollan sendas campañas en el Collado y Pinar de Santa Ana y por último en el Santuario de Coimbra, conocido y documentado desde 1978, el año 1993 se localiza y excava un fondo de favissa o agujero de ofrendas, con aporte de abundante y rico material. EXCAVACIÓN

Desde que se suspendieron las excavaciones sistemáticas, el año 1986, en el Poblado y la Necrópolis del Poblado, se venían detectando, en estas dos zonas, algunas remociones de tierra, provocadas por clandestinos que utilizaban

detectores de metales, alguna vez llegaron a saquear una sepultura completa, incluso, por parte de la Dirección del Museo Municipal “Jerónimo Molina”, se había interpuesto varias denuncia por estas remociones de tierra y continuas visitas de clandestinos, que a su vez eran denunciados, a la Dirección del Museo, por los propios vecinos del Conjunto Arqueológico. Por otro lado, veníamos observando el deterioro que la erosión pluvial provocaba en los restos más septentrionales de la Necrópolis del Poblado, que había dejado al descubierto varios encachados de sepulturas, arrasando incluso alguna de ellas, lo que había provocado el arrastre de diverso material por la ladera Norte del yacimiento. A principios de 1995 se produjo un tremendo saqueo, sin precedentes en la historia del Yacimiento: En el sector central del Poblado, en el lado suroriental, que da vistas al Barranco Ancho (el que da nombre el Conjunto) los excavadores clandestinos vaciaron completamente cuatro habitaciones que corresponden a una misma casa, removiendo una ingente cantidad de tierra y dejando en la terrera abun-

223

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Foto 2. Poblado de Coimbra del Barranco Ancho, vista de una de las habitaciones durante el proceso de excavación.

dante material cerámico, lo que nos indica que solamente buscaban metal, y que por los restos hallados en la terrera, debieron encontrar plomo. Este expolio tuvo una gran repercusión en la prensa regional e incluso, provocó una moción en el Pleno del Ayuntamiento para evitar que continuaran los saqueos en el yacimiento. Solicitado el correspondiente permiso de excavación, los esfuerzos se centraron en cribar la tierra removida por los clandestinos y en recuperar la cuantiosa cerámica abandonada en superficie, de la que se llenaron 11 sacos de los de 50 kg. de azúcar. Tras estos trabajos se procedió a la delimitación y limpieza de las habitaciones, pero la brutal actuación de los excavadores clandestinos, impidió que se pudiese documentar el ambiente o uso de cada una de ellas, con el agravante de tener todo el material arqueológico fuera de las mismas y mezclado por doquier. Las habitaciones eran todas de forma rectangular, adosadas entre sí, es decir unidas las cuatro por un vértice común. De dimensiones entre los algo más de 3 m. de la cara más larga, la orientada E – O y los 2 m. de las

224

caras cortas. Los muros eran de piedra hasta una altura entre 1,5 m. y casi 2 m. y a partir de aquí se levantan las paredes a base de adobes de gran tamaño, que la acción de los clandestinos machacaron. De las habitaciones solamente es destacable la documentación de un banco corrido en una de ellas, a base de adobes y enlucido. Otro muy parecido se tiene documentado en la Habitación I, localizada junto a la Muralla del sector N. También se hallaron abundantes restos de revoque de color amarillento, con el que estaban cubiertas las paredes; lo que de nuevo nos lleva a la citada Habitación I, donde también se encontró el mismo tipo de revoque cubriendo las paredes de algunas de sus habitaciones. Ya hemos apuntado la imposibilidad de conocer los ambientes de las habitaciones, pero a la luz del material cerámico recuperado, una de ellas estaba dedicada, indudablemente a almacén, pues entre el material recuperado, todavía en estudio, dada su abundancia, hay ocho ánforas de gran tamaño, varios vasos globulares también de grandes proporciones, uno de ellos con una interesante decoración a base de granadas o cápsulas de adormidera, pintadas en rojo, esta decoración presenta la misma forma, color y tamaño que el ánfora hallada en la Habitación H y que se fecha en el siglo IV a.C. También son abundantes las vasijas de cocina, de forma globular, de pasta y cocción tosca, con desgrasante semigrueso de cuarzo, algunas de ellas presentan acanaladuras en el hombro, bordes cuadrados y redondos los menos. Estas vasijas presentan una gran variedad de coloración, que va desde el negro, al anaranjado y el rojo. De esta misma pasta se ha documentado un posible plato o tapadera muy plana. Este tipo de vajilla es frecuente en Coimbra del Barranco Ancho. A pesar de la abundancia de este tipo de material no se han documentado restos de hogar o cenizas que indiquen su posible existencia. Terminadas las labores de cribado de tierra y documentación de las habitaciones, se procedió a su posterior tapado y simulación, con la misma tierra de la excavación. URGENCIA EN LA NECRÓPOLIS DEL POBLADO

Como ya hemos indicado más arriba, la erosión estaba dejando al descubierto algunas sepulturas, precisamente en un área en la que hasta la fecha no teníamos constatada su existencia, provocando incluso la destrucción de algunas de ellas y dejando los materiales al descubierto en la zona de

EXCAVACIÓN DE URGENCIA EN EL CONJUNTO ARQUEOLÓGICO DE COIMBRA DEL BARRANCHO ANCHO (JUMILLA-MURCIA) 1995

Foto 3. Necrópolis, vista detalle de una de las sepulturas.

escorrentía de las aguas. Nos referimos a la vertiente NO, es decir la que da acceso al yacimiento, que por presentar el terreno un mayor grado de inclinación que el resto del área de la necrópolis, se suponía que no era apto para la ubicación de enterramientos. La proximidad de una de estas sepulturas semiarrasadas a la senda por la que se accede a la Necrópolis del Poblado y al Poblado de Coimbra, y dado el gran número de visitantes que por los acontecimientos anteriores se estaban produciendo, nos llevó a proceder a la excavación de una de las sepulturas más visibles para el visitante, cuyo encachado había desaparecido totalmente y parte de los materiales asomaban con nitidez a la vista de todos. Una vez procedimos a la excavación, pudimos comprobar que estaba más arrasada de los que en un principio aparentaba, pues del nicho, solamente quedaban unos centímetros de la cara Sur y algo en los lados E y O, mientras que la cara Norte había desaparecido en su totalidad y con ella gran parte del ajuar.

La sepultura era de un guerrero de cuya panoplia se conservaba la falcata entera (curvada en forma de U) grandes partes de la manilla del escudo, adheridas a la falcata, así como largos fragmentos del soliferrum, igualmente adheridos a la masa de hierros anteriores. Dado el mal estado de conservación del armamento se procedió a su consolidación, momentánea, sobre el terreno, para poder proceder a su levantamiento. Del material cerámico solamente se recuperó un fragmento de patera de barniz negro (forma 21) de reducidas dimensiones. Sin que la sepultura aportara más información. En el entorno de esta sepultura y en la misma zona de escorrentía, se recogieron varios fragmentos de un vaso griego que resultaron pertenecer a un pelike de figuras rojas, y que procedían de una sepultura, sin localizar, pero ubicada en la parte superior a la excavada. La cuadrícula de excavación, correspondiente a esta sepultura, se volvió a tapar y a disimular, para evitar llamar la atención de curiosos, sobre la remoción de tierras y creación de perfiles en el terreno.

225

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Foto 4. Necrópolis, detalle del momento de consolidación del ajuar funerario.

BIBLIOGRAFÍA GARCÍA CANO, J. M. 1991 (a “Informe sobre la V Campaña de excavaciones de la necrópolis ibérica de “El Poblado” de Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla). Marzo-Abril de 1985”. Murcia. Memorias de Arqueología Nº 2, 1985 - 1986. (págs. 149 - 164). 1991 (b “Informe preliminar de la VI Campaña de excavaciones arqueológicas realizadas en la necrópolis de “El Poblado” de Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla). Septiembre de 1986”. Murcia. Memorias de Arqueología Nº 2, 1985 - 1986. (págs. 165 - 168). 1992 "Las necrópolis ibéricas en Murcia". Congreso de Arqueología Ibérica: Las necrópolis. Madrid, pp. 313 - 347. 1996 "Los kalathoi de cuello estrangulado de las necrópolis ibéricas de Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla - Murcia)" Córdoba. Anales de Arqueología Cordobesa, nº 7. Área de Arqueología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba. pp. 33 - 43. 1997 “Las Necrópolis ibéricas de Coimbra del Barranco Ancho (JumillaMurcia). I Las excavaciones y estudio analítico de los materiales”. Murcia. Universidad de Murcia. 1999 “Las Necrópolis ibéricas de Coimbra del Barranco Ancho (JumillaMurcia). II Análisis de los enterramientos, catálogo de materiales y apéndices antropológico, arqueozoológico y paleobotánico”. Murcia. Universidad de Murcia. GARCÍA CANO, J. M., HERNÁNDEZ CARRIÓN, E., INIESTA SANMARTÍN, A. y PAGE DEL POZO, V. (1993) " Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla, Murcia) Actuaciones de urgencia en 1993". Memorias de Arqueología Nº 8, Ed. 1999 (pp. 201 - 224). GARCÍA CANO, J. M., INIESTA SANMARTÍN, A.y PAGE DEL POZO, V. 1992 “El Santuario ibérico de Coimbra del Barranco Ancho (JumillaMurcia)”. Murcia. Anales de Prehistoria y Arqueología Nº 7 - 8, 1991, 1992 (págs. 75 - 82). GARCÍA CANO, J. M., INIESTA SANMARTÍN, A., MOLINA GARCÍA, J. y PAGE DEL POZO, V. 1987 “Vasitos de madera de la necrópolis de la necrópolis ibérica de El Poblado de Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla- Murcia)”. XVII Congreso Nacional de Arqueología. Zaragoza. (pp. 669 - 680). GARCÍA CANO, J. M., INIESTA SANMARTÍN, A, PAGE DEL POZO, V. y MUÑOZ AMILIBIA, A. M. 1987 “Memoria de los trabajos realizados durante 1984 en Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla, Murcia)” Murcia. Memorias y prospecciones arqueológicas (pp. 177 - 189). GARCÍA CANO, J. M. y PAGE DEL POZO, V. 1988 “La cerámica ática

226

de figuras rojas de la necrópolis de la Senda. Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla)”. Murcia. Anales de Prehistoria y Arqueología Nº 4, (pp. 125- 135). HERNÁNDEZ CARRIÓN, E. 1990 “La necrópolis del Collado y Pinar de Santa Ana. Jumilla”. Murcia. Homenaje a Jerónimo Molina. Academia Alfonso X El Sabio. pp. 99 - 102. HERNÁNDEZ CARRIÓN, E. Ed. 1991 “Collado y Pinar de Santa Ana. (Jumilla - Murcia). Campaña de 1985”. Murcia. Memorias de Arqueología Nº 2, 1985 - 1986. pp. 169 - 174. INIESTA SANMARTÍN, A. 1986 “Excavaciones en el poblado ibérico de Coimbra del Barranco Acho. Campaña de septiembre de 1985” Murcia. Memorias de Arqueología Nº 2. Edición 1991 (págs. 131 - 148). INIESTA SANMARTÍN, A., PAGE DEL POZO, V. y GARCÍA CANO, J.M. “Excavaciones en Coimbra del Barranco Ancho. Sepultura 70 de la Necrópolis del Poblado”. Murcia. Consejería de Cultura y Educación, 1987. IZQUIERDO PERAILE, M. I. 1997 “Granadas y adormideras en la cultura ibérica y el contexto del mediterráneo antiguo” Pyrenae nº 28 (pp. 65 – 98). PAGE DEL POZO, V. y GARCÍA CANO, J. M. 1995 "Informe sobre la III Campaña de excavaciones en la Necrópolis de la Senda (Coimbra del Barranco Ancho, Jumilla)". Murcia. Memorias de Arqueología Nº 3, Consejería de Cultura y Educación. Edición de 1985. pp. 127 - 138. PAGE DEL POZO, V. y RUIZ SANZ, Mª. J. 1991“Informe de la primera campaña de excavaciones en la necrópolis de la senda de Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla, Murcia). Septiembre 1985”. Murcia. Memorias de Arqueología Nº 2, Consejería de Cultura y Educación. Edición 1991 (págs. 175 - 180). PAGE DEL POZO, V. y RUIZ SANZ, Mª. J. 1991 “Informe de la segunda campaña de excavaciones en la necrópolis de la senda de Coimbra del Barranco Ancho (Jumilla, Murcia). Septiembre 1986”. Murcia. Memorias de Arqueología Nº 2, 1985 - 1986. Edición 1991 (págs. 181 - 190). PAGE DEL POZO, V., GARCÍA CANO, J.M., INIESTA SANMARTÍN, A. y RUIZ SANZ, Mª. J. “10 años de excavaciones en Coimbra del Barranco Ancho. Jumilla”. Murcia. Consejería de Cultura, Educación y Turismo, 1987.

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPAÑA DE 1995

Antonino González Blanco Rafael González Fernández Francisco Fernández Matallana

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPA ÑA DE 1995

ANTONINO GONZÁLEZ BLANCO, RAFAEL GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, FRANCISCO FERNÁNDEZ MATALLANA

Palabras clave: Excavación, Fortuna, baño romano, edificio, cerámica. Resumen: Durante esta campaña se ha conseguido descubrir la planta de un edificio del primer balneario romano ya conocido en parte por campañas anteriores. Entre el material recuperado destaca una joya en la que está representada la erección de un trofeo.

I. EL YACIMIENTO DE LOS BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA: LOCALIZACIÓN Y ENTORNO

El yacimiento se encuentra ubicado en el paraje conocido como “Los Baños Moros”, en la margen izquierda de la carretera que une Fortuna con los Baños actuales, frente a la segunda entrada a éstos, a 38o 12’ 36’’ de latitud Norte y 2o 34’ 20’’ de longitud Este según el meridiano de Madrid (hoja 832 Fortuna 1/50.000 del I.G.N.), a unos 280 m. de altitud sobre el nivel del mar y a 2.650 m. aproximadamente en línea recta desde la Cueva Negra. Se extiende a lo largo de una serie de terrazas de abancalamiento que parten de la orilla misma de la carretera con un desnivel medio entre cada una de ellas de 1 m. Próximos al yacimiento hay documentados una serie de centros de interés arqueológico que nos demuestran que esta zona ha estado ocupada desde la Prehistoria.1 El Cabezo de

228

la Mesa2 (Caprés), a 5 Km. de Fortuna por carretera, entre la Sierra del Corque y la de Baños, a 38o 13’ 45’’ de latitud Norte y 2o 33’ 22’’ de longitud Este (meridiano de Madrid) donde han aparecido fragmentos de cuencos bruñidos o espatulados hechos a mano pero sin una cronología clara, aunque, según Crespo García3, nos encontramos con un yacimiento de la edad del Bronce. En La Loma (Caprés) situada a 38o 13’ 36’’ de latitud Norte y 2o 33’ 30’’ de longitud, Este (meridiano de Madrid) encontramos una inscripción tallada en la roca pero sin una interpretación clara y sin materiales arqueológicos significativos. “ La Casa Roja”, a 260 m al E. de los Baños de Fortuna y a 38o 12’ 20’’ de latitud Norte y 2o 34’ 55’’ de longitud Este según el meridiano de Madrid, presenta fragmentos de cerámica aretina (formas Goud. 28 y Goud. 27) y de T.S.H. ofreciéndonos una cronología que oscila desde finales del s. I a.C. y todo el s. I d.C. “El Castillejo de los Baños” (Los Baños),4a unos 500 m. aproximadamente al Oeste de los

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPAÑA DE 1995

Planimetría.

actuales Baños de Fortuna y a 38o 12’ 46’’ de latitud Norte y a 2o 34’ 08’’ de longitud Oeste (meridiano de Madrid), aporta materiales de la Edad del Bronce, ibéricos (tales como cerámica de decoración geométrica, con pintura blanca, urnas de orejetas, toneles, soportes, decantadores y urnas de baquetón con incisiones),5y, sobre todo, cerámica de barniz negro con una gran variedad de formas (platos de las formas Lamb. 21 y 22, páteras de las formas Lamb. 24 y 21/25, un kántaros de la forma Lamb. 40, un fragmento de plato de peces, un fondo de crátera y un fragmento de pared de figuras rojas);6 por lo que respecta a la cerámica campaniense no hay uniformidad de criterios por cuanto algunos autores7 sí han constatado la aparición de fragmentos de este tipo cerámico mientras que, para otros,8 no han aparecido; por último, mencionar el abundante número de objetos de metal como falcatas, cuchillos, puntas de lanza y fíbulas9 entre otros. Según esto, hay un

momento de ocupación durante la Edad del Bronce y otro en época ibérica durante los siglos V y IV a.C. que se prolongarían probablemente hasta los primeros siglos de la ocupación romana.10 “El Castillico de las Peñas”, a 4 Km. al Noroeste de Fortuna y a 38o 12’ 30’’ de latitud Norte y 2o 31’ 10’’ de longitud Este, “junto al paso obligado para unir las tierras de Fortuna con las del altiplano Jumilla-Yecla, por lo que su situación es totalmente estratégica”.11 Entre el material aparecido nos encontramos bastante cerámica ibérica,12 destacando un tonel;13 cerámica de barniz negro y de figuras rojas14y vasijas de plomo.15 Nos encontramos, por tanto, una cronología que abarca desde época eneolítica, argárica e ibérica16 y, a partir de aquí, la zona se abandona hasta la dominación árabe.17 “La Fuente”, cuyas coordenadas son 38o 11’ 16’’ de latitud Norte y 2o 33’ 18’’ de longitud Este, se encuentra a unos 700 m. al Norte de Fortuna y nos proporciona materiales, tales

229

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

como varios fragmentos de T.S.G. y de A1 (Hayes 23), que nos pueden situar el yacimiento dentro de una cronología de época altoimperial. La “Torre Vieja”, situada a 1’6 Km. al Sur de fortuna y cuyas coordenadas son 38o 10’ 30’’ de latitud Norte y 2o 34’ 10’’ de longitud Este, aporta únicamente materiales de época medieval de los siglos XII-XIII. II. ANTECEDENTES

El yacimiento de los Baños Romanos de Fortuna tiene una superficie aproximada de 1.904 m2 . En esta zona nos encontramos con dos depósitos para almacenar agua construidos en opus caementicium y recubiertos en su interior en opus signinum rojo con unas dimensiones de 5x3 y 5x4 m.; estos depósitos han sido reutilizados para riego en época moderna como lo demuestra el enlucido de cemento que hay en sus paredes interiores y los orificios realizados en la base de éstas. La existencia en el yacimiento de instalaciones termales antiguas queda constatada documentalmente en la obra de Agustín Lacort, publicada a finales del siglo XIX,18 en la que el autor describe una serie de construcciones visibles en su tiempo que él atribuye a época islámica, si bien también apunta la posible existencia de un templo romano anterior, en base a una serie de hallazgos de monedas y esculturas recuperadas en las excavaciones que por aquel entonces realizó Amós Calderón Martínez, médico-director del balneario. A los restos arquitectónicos y muebles mencionados por Lacort (hoy desaparecidos), se han añadido a lo largo del tiempo una serie de hallazgos casuales, tanto cerámicos (formas Ritt. 8, Drag. 27, Drag. 18 y Drag. 37 de T.S.G.; forma Drag. 27 de T.S.H.; forma Hayes 2 producida en A1, etc.) como numismáticos, destacando un conjunto de denarios19 encontrado hacia los años cincuenta, encuadrables entre el último cuarto del siglo II y primera mitad del siglo Ia.C. Teniendo en cuenta esto y, considerando los Baños como un interesante nexo de unión con la Cueva Negra, en la que se viene trabajando desde marzo de 1981, el Área de Historia Antigua de la Universidad de Murcia decidió en 1990 llevar a cabo excavaciones arqueológicas dirigidas por el Catedrático Dr. González Blanco y financiadas por la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

de este modo, comprobar la hipótesis lanzada en la campaña realizada en abril de 1993 por la que habría un gran patio central, alrededor del cual se articularían todas las habitaciones. Para ello centramos, en una primera fase, nuestro trabajo en las áreas D10, D11, D12, D13, E10, E11, E12, E13, F12 y F13 (en D12, E13 y F13 ya se comenzó a trabajar en la campaña realizada en abril de 1993). Posteriormente nos ocupamos de las áreas E14, F14, G12, G13, G14, H12, H13 y H14. IV. PROCESO DE EXCAVACIÓN

Como primer paso procedimos a replantear las cuadrículas ya existentes enmarcadas dentro del eje de coordenadas ya establecido desde la primera campaña de excavación, con dirección Norte-Sur / Este-Oeste que las retícula en áreas de 4 x 4. Al eje norte-sur se le asignaron letras de la A en adelante y al Este-Oeste números desde el 1 hasta “n”. El punto cero ideal se situó sobre la pared Noreste del depósito pequeño. En las cuatro campañas realizadas hasta el momento (1990, 1991, 1992 y 1993) se ha trabajado en las áreas D12, E10, E13, E14, F10, F11, F13, F14, G6, G10, G11, G12, G14, H9, H11, H12, H13 e I12 y en los depósitos ya mencionados. IV. 1. EXCAVACIÓN DE LAS ÁREAS D12, D13, E13 Y F13 (DIAGRAMA 1)

En la campaña realizada en abril de 1993 se actuó sobre las áreas D12, E13 y F13, levantando el superficial general (U.E. 1000) en todas las áreas, así como la U.E. 1054 en D12 y las UU.EE. 1000A, 1051 y 1052 en E13. También apareció la U.E. 1053 (muro) que se encuentra en todas estas áreas.20 En el mes de septiembre de 1995 se decidió excavar el área D13 apareciendo una secuencia estratigráfica similar a la encontrada en las áreas anteriormente citadas.

III. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA

Nuestro principal objetivo en esta campaña será el de intentar exhumar la totalidad de la estructura del edificio y,

230

Diagrama 1.

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPAÑA DE 1995

IV.2. Excavación de las áreas D10 y E10 (DIAGRAMA 2)

La excavación de este área proporcionó las siguientes UU.EE.: U.E. 1000: Es el superficial general correspondiente a la tierra de labor de color marróm, muy suelta y con gran cantidad de raíces presentando una fuerte inclinación Norte-Sur. Además de un importante número de fragmentos de cerámica común y gris romana, encontramos como material más significativo tres fragmentos de T.S.G. (destaca una forma Drag. 18) y dos de producción en A1 (una forma Hayes 8 y un fragmento de pared). Cubre a las UU.EE. 1066, 1068, 1069, 1072 y 1079. U.E. 1066: Tierra de color amarillento con abundantes raíces y chinarros cubierta por el superficial general (U.E. 1000) y que aparece adosada al muro 1072. Con una potencia máxima de 0’24 m. presenta unas cotas desde el punto cero ideal de +0’43 m. y +0’12 m. Como material cerámico significativo encontramos dos fragmentos de pared de producción en A1, otro fragmento de cerámica pintada de tradición ibérica y de PP. Finas. Además, nos proporcionó un clavo de hierro y un filamento del mismo material. U.E. 1067: Mancha de ceniza de 1’30 x 1’08 m. situada en el ángulo noroeste de la cuadrícula, adosada al muro 1072 y cubierta por la U.E. 1066. Con un ligero buzamiento OesteEste, presenta una potencia máxima de 0’15 m. y sus cotas desde el punto cero ideal son de -0’22 m. y de -0’37 m. Entre el poco material rescatado encontramos dos fragmentos de pared de T.S.G. y otros dos de lucerna (una forma Amante II M). U.E. 1068: Nivel de tierra amarillenta que aparece en el sector oriental del área y que tiene dirección Norte-Sur. Cubierta por la U.E. 1000, no nos proporcionó ningún tipo de material. U.E. 1069: Tierra amarilla muy compacta que encontramos en el cuadrante Noreste del área y que tampoco aporta ningún tipo de material. Está cubierta por las UU.EE. 1000 y 1066 y rota por la fosa 1078. Las cotas desde el punto cero ideal son de -0’40 m. y de -0’56 m. U.E. 1070: Tierra de color marrón oscuro con chinarro cubierta por la U.E. 1069 y que es cortada por la fosa 1078. Con una potencia máxima de 0’43 m. presenta como único material una fíbula tipo Auccisa completa. Cota desde el punto cero ideal de -0’57 m. U.E. 1072: Muro compuesto por piedras irregulares de tamaño medio y grande trabadas con tierra. Tiene dirección Noreste-Suroeste. Debido al estado de deterioro, presenta únicamente el nivel de fundación y una longitud de 1’50 m. aproximadamente. Está cubierto por el superficial general y posiblemente sea la continuación del muro 1064 de la Habitación

5. La cota máxima desde el punto cero ideal es de -0’004 m. U.E. 1078: Elemento Interfacial Vertical. Fosa con dirección Este-Oeste y con un ancho de 0’60 m. realizada en los años 80 para alojar una tubería moderna de PVC. Está cubierta por el superficial general y corta a las UU.EE. 1066, 1069, 1070 y 1071. La cota del fondo tomada desde el punto cero ideal es de -0’74 m. U.E. 1079: Relleno de la fosa 1078 compuesto por tierra marrón claro, muy removida y mezclada, cubierta por el superficial general. No hay cerámica. U.E. 1080: Tubería de conducción de agua que está aún en uso, instalada en los años 80. Se encuentra a una cota desde el punto cero ideal de -0’79 m. Teniendo en cuenta esta relación de UU.EE., el diagrama estatigráfico de esta área quedaría como sigue:

Diagrama 2.

IV. 3. Excavación de la Habitación 5 (áreas D11 y D12) (DIAGRAMA 3)

Esta habitación se encuentra en el ángulo Suroeste del edificio y tiene unas dimensiones de 3’18 x 3’44 m. Enmarcada entre los muros paralelos 1053 y 1063 con dirección Noroeste-Sureste y 1062 y 1064 (perpendiculares a los anteriores) con dirección Noreste-Suroeste. La excavación de estas áreas facilitó las siguientes UU.EE.: U.E. 1000: Tierra superficial de labor con una fuerte inclinación Oeste-Este, de color marrón, suelta y con abundantes raíces. Se extiende por todo el yacimiento y su potencia oscila entre los 0’30 y los 0’16 m. Cubre a la U.E. 1053 (muro) en todas las áreas, a la U.E. 1054 en D12 y a la U.E. 1055 en D11. El material más significativo aportado por esta unidad en ambas áreas está formado por TSG (fragmentos de las formas Drag. 18, Drag. 19 y Haltern 14, así como varios fragmentos de pared informes), A1 (formas Hayes 23, 8 y 9A) y un fragmento de cerámica de Paredes Finas. Además, aparece gran número de cerámica común y cerámica gris romana.

231

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

U.E. 1053: Este muro fue exhumado en la campaña anterior y en esta área se prolonga en dirección Sureste pero en un estado de conservación muy malo. Encontramos sólo parte de la línea de fundación del muro con piedras de tamaño mediano trabadas con tierra. Tiene dirección Noroeste-Sureste y conserva una longitud total de unos 10 m. aproximadamente y una anchura máxima de 58 cm. Es paralelo a los muro 1064 y 1022 que ocupa las áreas H13, H12, G11, G12, F10. F11 y E10. Las cotas de la parte más alta de este muro oscilan entre los +0’70 m. al Noroeste y los +0’22 m. en el extremo Sureste. U.E. 1055: Tierra de color marrón oscuro, muy húmeda, que aparece en el área D11 y que se corresponde con la U.E. 1054 pero en el interior de la Habitación 5. Se encuentra bajo la U.E. 1000 y cubre al muro 1053 con su Elemento Interfacial Horizontal (U.E. 1056) en esta área. Dentro del material nos encontramos cerámica de T.S.G. (formas Drag. 27 y Drag. 24/25) y de A1 (formas Hayes 23 y Hayes 8/9) como elementos más significativos. U.E. 1056: Elemento Interfacial Horizontal. Momento de la ruptura del muro 1053, apareciendo un fragmento de pared de T.S.G., parte del margo y la piquera de una lucerna (tipo Amante 2L) y una pared de cerámica de Paredes Finas. U.E. 1057: Elemento Interfacial Horizontal. Ruptura del muro 1063. Nos ha proporcionado un borde de A1 (forma Hayes 8A). U.E. 1058: Elemento Interfacial Horizontal. Momento de la ruptura del muro 1064, el cual nos ofrece un fragmento de pared de T.S.G. y un fragmento de un kalathos de cerámica pintada de tradición ibérica, como material más significativo; así como varios fragmentos de cerámica común romana. U.E. 1062: Muro con piedras de tamaño medio trabadas con tierra marrón oscuro. Tiene dirección Suroeste-Noreste y conserva una longitud de unos 3’30 m. aproximadamente y una anchura máxima de unos 51 cm Perpendicular a la U.E. anterior, presenta en su extremo Noreste una altura máxima de unos 28 cm. aproximadamente mientras que, en el opuesto, debido a su pésimo estado de conservación, encontramos únicamente la primera línea de fundación, lo cual motiva que no podamos observar si se encuentra trabado o adosado al muro 1053, aunque es muy probable que sea la primera opción. Las cotas desde el punto cero ideal son +0’12 en el extremo Noreste, mientras que en el SO es de +0’30 m. Se encuentra cubierto por la U.E. 1000 (superficial). U.E. 1063: Muro de las mismas características que la U.E. anterior, con dirección Noroeste-Sureste. Abarca, con una longitud aproximada de 6 m. y un ancho de 0’53 m., las

232

áreas D11, E11 y E12. Su mal estado de conservación hace que el muro no sea continuo y desaparezca en algunas zonas de estas áreas, por lo que hay un tramo, dentro de esos 6 m., de unos 2’60 m. en el que está totalmente destruido. Presenta un alzado máximo de unos 21 cm. y sus cotas desde el punto cero ideal son de -0’01 en el extremo Sureste y de +0’18 en el Noroeste. Perpendicular a los muros 1062 y 1064 y paralelo al 1053, se encuentra cubierto por las UU.EE. 1000 y 1055. U.E. 1064: Muro paralelo a 1062 y de las mismas características. Tiene dirección Suroeste-Noreste, abarcando las áreas D11 y D10 con una longitud aproximada de 3’10 m. (solo se conservan 2 m.) y 0’50 m. de ancho, con 24 cm de alzado. Se encuentra cubierto por las UU.EE. 1000 y 1055. Las cotas desde el punto cero ideal son de -0’04 m. en su extremo Noreste y de +0’07 m. en el vértice Suroeste. Todas estas UU.EE. proporcionadas por la Habitación 5 (áreas D11 y D12) aparecen en el DIAGRAMA 3.

Diagrama 3.

IV.4. Excavación de la Habitación 6 (áreas D12, E12, E13, F12) (DIAGRAMA 4)

Situada al Noroeste de la Habitación 5, tiene unas dimensiones aproximadas de 4’60 x 3’50 m. Se encuentra enmarcada por los muros 1053 y 1063 con dirección NoroesteSureste y, perpendiculares a éstos, se encuentran el 1062 y el 1065 con dirección Noreste-Suroeste. Su excavación proporcionó, además de las UU.EE. 1053, 1062 y 1063 ya descritas anteriormente, las siguientes unidades: U.E. 1000: Es el superficial general descrito anteriormente proporcionando el gran cantidad de cerámica común y gris romana, apareciendo como único material significativo un fragmento de T.S.G. (forma Drag. 18/31). U.E. 1059: Tierra de color marrón, húmeda, con raíces y algo de chinarro. Se encuentra en el lado E. del muro 1053 (interior de la habitación 6) bajo la U.E. 1000 (superficial general) y es igual a las UU.EE. 1054 y 1055 pero en el inte-

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPAÑA DE 1995

rior de esta habitación. Por lo que respecta a material cerámico nos encontramos con numerosos fragmentos de TSG (formas Drag. 17, Drag. 18, Drag. 29 y Drag. 37), un fragmento de pared de cerámica ática y varios fragmentos de una jarra de cerámica pintada de tradición ibérica decorada con bandas horizontales, un fragmento de Paredes Finas, ánforas, cerámica común y gris romana. Aparte de estos materiales, aparecieron tres fragmentos de pared de vidrio (de color azulado, amarillo y verdoso respectivamente) y un objeto redondo, achatado en su base, de pasta vítrea de color azul oscuro. U.E. 1060: Tierra de color marrón claro, compacta, dura y sin raíces que aparece en el lado Oeste del muro 1063, en el ángulo sureste de la habitación. Cotas desde el punto cero ideal de +0’15 m. y +0’06 m. Por lo que a material cerámico se refiere, sólo hallamos unos fragmentos de pared de grandes vasos de cerámica común romana. U.E. 1065: Muro Norte de la Habitación 6, con dirección Noreste-Suroeste, perpendicular y trabado al 1053. Está compuesto por piedras de tamaño medio unidas con tierra y guijarros. Presenta un vano de 1 m. que comunica las habitaciones 6 y 7; el lienzo Oeste del muro tiene una longitud aproximada de 1 m., mientras que el del lado Oeste tiene unos 2’10 m., presentando en su extremo este unas piedras planas de forma cuadrangular de mayor tamaño que las demás, ligeramente desplazadas de la dirección del muro. El conjunto (lienzo Oeste, vano de entrada y lienzo Oeste) tiene unas dimensiones aproximadas de 4’20 m. Presenta, además, un ancho de 0’53 m. Como alzado máximo tiene unos 0’24 m. en el extremo Oeste, mientras que en el Este tiene unos 0’18 m. Cotas desde el punto cero ideal de +0’61 m. y +0’31 m. Según estas UU.EE. nos encontramos la secuencia de la Habitación 6 en el DIAGRAMA 4.

Diagrama 4.

IV.5. Excavación de la Habitación 7 (áreas E12, E13, F12 y F13) (DIAGRAMA 5)

Situada al Noroeste de la Habitación 6, con la cual comparte los muros 1053 (muro de cierre del lado oeste) y 1065, por el cual se comunican ambas habitaciones, es una habitación de pequeño tamaño con unas dimensiones aproximadas de 2x4 m. Está formada por los muros 1053, 1065 (ya vistos anteriormente) y 1077, que es un muro con dirección NoresteSuroeste compuesto por piedras irregulares de tamaño medio trabadas con tierra y guijarros. Presenta una factura muy parecida a la del muro 1065 (muro Sur de esta habitación) y, al igual que éste, tiene en su extremo Noreste una piedra de forma rectangular de grandes dimensiones que podría formar parte de la puerta que comunicaría esta habitación con la nº 8. Tiene una longitud de unos 3’25 m. y un ancho de 0’50 m., mientras que el alzado máximo es de unos 30 cm. aproximadamente. Cotas desde el punto cero ideal de +0’80 m. en su extremo Suroeste y +0’50 m. en su extremo Noreste. La excavación de esta habitación nos proporcionó, además de la U.E. 1054 (descrita anteriormente) que también aparece en este área bajo el superficial general y cubriendo los muros anteriormente citados, las siguientes UU.EE.: U.E. 1000: Es el superficial general formado por tierra de labor de color marrón, muy suelta y con abundantes raíces. En todo el área F12 encontramos gran cantidad de material como T.S.G. (formas Drag. 27 y 37 ), T.S.H. (forma Drag. 24/25), T.S.I. (forma Ritt. 5), A1 (formas Hayes 9 y 3A), varios fragmentos de lucerna, un fragmento de pared de PP. Finas y dos fragmentos de pared decorada de cerámica pintada de tradición ibérica. Asimismo, aparece un buen número de cerámica común y gris romana. U.E. 1073: Tierra de color anaranjado, muy suelta y con bastante chinarro. Se encuentra cubierta por la U.E. 1054 y se encuentra adosada al muro 1065 y cubre a la U.E. 1074. El material exhumado se reduce a dos fragmentos de T.S.G. (entre los que destaca una forma Drag. 37) y varios fragmentos de cerámica común y gris romana. Potencia máxima de 0’10 m. y mínima de 0’06 m. Cotas desde el punto cero ideal de +0’62 m. y +0’49 m. U.E. 1074: Interfacie de estrato horizontal formada por tierra muy compacta de color anaranjado. La potencia máxima es de 0’03 m. y la mínima de 0’02. Se encuentra cubierto por la U.E. 1073 y cubre a la 1075. El material aportado consiste en un asa de ánfora, un fondo de dolio, un borde de cerámica gris romana, dos bordes de cerámica común y un clavo de hierro.

233

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

U.E. 1075: Estrato de tierra de color amarillento, dura y compacta, sin chinarro ni raíces. Se encuentra cubierto por la unidad anterior y cubre a la U.E. 1081. Tiene una potencia máxima de 0’13 m. y mínima de 0’05 m. Como material cerámico más significativo aparece un vaso cerrado de cerámica pintada de tradición ibérica, una pared de PP. Finas y dos fragmentos de T.S.G. entre los que destaca una forma Drag. 24/25. U.E. 1081: Tierra de color gris oscuro con algunas puntas de ceniza. Se encuentra adosada al muro 1065 y se extiende, fuera de la habitación, por el área F12 con dirección noreste. Tiene una potencia máxima de 0’28 m. y mínima de 0’10 m. Aparece cubierto por la U.E. 1075 y cubre a la 1081. Este estrato facilitó gran cantidad de material cerámico significativo como varios fragmentos de T.S.G. (formas Drag. 24/25 y Drag. 18, así como un fragmento de pared y un fondo no identificados), dos fragmentos de borde y de fondo de PP. Finas, un fragmento de pared decorada de cerámica pintada de tradición ibérica y un fragmento de pared de Rojo Pompeyano; además, aparecen un buen número de fragmentos de cerámica común y gris romana. U.E. 1098: Posible pavimento de la habitación compuesto por tierra apisonada y chinarro pequeño con algunas puntas de carbón. Cotas desde el punto cero ideal de +026 m. y +0’27 m. El diagrama estratigráfico correspondiente a la Habitación 7 es el DIAGRAMA 5.

Diagrama 5.

234

IV.6. Excavación de la Habitación 8 (áreas F12, F13, F14 y G13) (DIAGRAMA 6)

Con unas dimensiones aproximadas de 4x5 m. es la de mayor tamaño. Situada al Noroeste de la Habitación 7, la componen los muros paralelos 1038 (exhumado en la campaña de 1992)21 y 1088 con dirección Noroeste-Sureste y, perpendiculares a éstos, las UU.EE. 1077 (visto anteriormente) y 1089 con dirección Noreste-Suroeste. El trabajo realizado en esta Habitación nos proporcionó las siguientes UU.EE.: U.E. 1000: Tierra correspondiente al superficial general que pertenece a la tierra de labor de color marrón, muy suelta y con abundantes raíces. Encontramos como material significativo varios fragmentos de T.S.G. (formas Drag. 18 y Drag. 15/17) y un fragmento de pared de T.S.I. U.E. 1001: Tierra amarillenta compacta cubierta por el superficial general ( U.E. 1000). Aparece tanto el F13 como en G13. Cubre a las UU.EE. 1077, 1082, 1083, 1084, 1085, 1086, 1088, 1089 y 1097. Potencia máxima de 0’53 m. y mínima de 0’21 m. Su excavación aportó cerámica de los tipos T.S.G. (forma Drag. 18, dos fondos no identificados y una pared), tres fragmentos de lucerna, dos de cerámica pintada de tradición ibérica, un fragmento de fondo de cerámica Rojo Pompeyano, otro de A1 (forma Ostia III) y un buen número de fragmentos PP. Finas (forma Atlante 1/432, cáscara de huevo y dos bordes no identificados). También apareció cerámica común y gris romana. U.E. 1088: Muro con dirección Noroeste-Sureste que forma la pared oriental de la habitación y que está compuesto por piedras irregulares de tamaño grande y mediano trabadas con tierra; tiene un alzado máximo de 40 cm. y un ancho de 0’58 m. En su extremo Sureste aparece lo que pudiera haber sido una pequeña canalización de apenas 1’5 m. de longitud y 0’5 m. (U.E. 1086) y donde resulta curioso observar cómo se une al muro, lo cual nos hace pensar que sea posterior a éste. El conjunto de estas dos unidades nos da una longitud total de 5’5 m. y la cota desde el punto cero ideal es de +0’56 m. en su extremo noroeste y de +0’55 m. en su extremo sureste (extremo de la “canalización”), con una cota intermedia de +0’53 m. U.E. 1086: Posible canalización con dirección NoroesteSureste compuesta por dos hiladas de piedras irregulares organizadas verticalmente (UU.EE. 1082 y 1083) cuya tierra de relleno (U.E. 1085) no nos ha proporcionado ningún tipo de material. La fosa de construcción de esta canalización (U.E. 1084) parece que rompe al muro 1088, por lo que, de confirmarse este hecho, sería posterior a éste.

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPAÑA DE 1995

U.E. 1089: Muro perpendicular al 1088, con dirección Noreste-Suroeste, compuesto por piedras irregulares de tamaño medio. Conformaría la pared Norte de la habitación. En su extremo oriental tiene un gran sillar de forma rectangular con un agujero en uno de sus extremos, lo cual nos hace pensar en una entrada que comunicaría a las habitaciones 8 y 9a (es muy parecida a la descrita en la U.E. 1077). Hay otro sillar similar distante de éste 1’20 m. que comunicaría la habitación 8 con la 9b. Conserva una longitud aproximada de 3’55 m., un ancho máximo de 0’65 m. en su parte central y un alzado máximo de 0’18 m. Las cotas desde el punto cero ideal son de +0’65 m. en su parte Noreste y de +0’40 m. en su extremo Suroeste. U.E. 1094: Elemento Interfacial Vertical. Fosa realizada en la mitad Este de la habitación 8 con forma cuadrada y con unas dimensiones de 1 x 0’80 m. Corta a las UU.EE. 1001 y 1097. Probablemente sea un agujero de plantación. U.E. 1095: Relleno de la fosa 1094 formado por tierra de color marrón oscuro con mucho chinarro y raíces. Aunque no se ha excavado por completo, nos proporcionó dos fragmentos de T.S.G. de la forma Drag. 15/17, un fragmento de lucerna y dos fragmentos de vidrio, uno de ello puede ser el fondo de una copa. U.E. 1097: Tierra beige-amarillenta, muy dura y compacta, situada bajo la U.E. 1001. Está cortada por la fosa 1094 y no se ha terminado de excavar. La cota desde el punto cero ideal es de +0’47 m. No ha aparecido ningún tipo de material. Por tanto, y teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, la secuencia estratigráfica que nos aparece es la del DIAGRAMA 6.

Diagrama 6.

IV.7. Excavación de la Habitación 9 (áreas G13 y G14) (DIAGRAMA 7)

Se encuentra al Noroeste de la habitación anterior y está dividida por el muro 1090, por lo que hemos pasado a llamarlas Habitación 9a (situada en la parte más oriental) y Habitación 9b (emplazada en el sector occidental). La delimita los muros paralelos 1089 (visto anteriormente) y 1044 (=1091) con dirección Noreste-Suroeste, mientras que de los muros que debían recorrer la habitación en dirección Noroeste-Sureste no queda nada, solamente la U.E. 1090 que es el muro que divide la habitación en los sectores a y b. U.E. 1000: Corresponde al superficial general compuesto por tierra de labor de color marrón, suelta y con raíces. Encontramos, además de fragmentos de cerámica común y gris romana, dos fragmentos de T.S.G. (formas Ritt. 8 y Drag. 29), cuatro fragmentos de lucerna y un fragmento de cerámica pintada de tradición ibérica. U.E. 1001: Tierra amarilla compacta cubierta por el superficial general (U.E. 1000). Hallamos, además de algunos fragmentos de cerámica común y gris romana, un fragmento de T.S.H. (forma Drag. 33), tres fragmentos de pared de cerámica de PP. Finas y dos fragmentos de pared cerámica pintada de tradición ibérica. Cubre a la U.E. 1087 que no se excavó en esta zona puesto que esta unidad ya es estéril. U.E. 1090: Muro con dirección Noroeste-Sureste, adosado a los muros 1089 y 1044 (=1091) y cubierto por la U.E. 1001. Está compuesto por piedras de pequeño tamaño trabadas con tierra. Con una longitud de 1’83 m. y un ancho de unos 0’40 m. aproximadamente, separa la habitación 9a de la 9b. Tiene un alzado máximo de 0’35 m. y la cota desde el punto cero ideal es de +0’69 m. La secuencia estratigráfica de esta excavación quedaría como aparece en el DIAGRAMA 7.

Diagrama 7.

235

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

IV.8. Excavación de las áreas H12, H13 y H14 (DIAGRAMA 8 Y 9)

En las dos primera áreas se procedió, más que a una excavación, a la limpieza de la zona que ya había comenzado a excavarse en las campañas anteriores. Se actuó sobre los muros que hemos denominado U.E. 1092 ( = 1043) y U.E. 1100 y el derrumbe de piedras situado en el lado Norte de la unidad anterior y que hemos denominado U.E. 1093 ( = 1042). U.E. 1092: Muro compuesto de piedras irregulares de pequeño tamaño con dirección Noreste-Suroeste. Está cubierto por las UU.EE. 1053, 1022 (muro) y 1093. Tiene una longitud de 4’10 m. y un ancho de 0’53 m. Las cotas desde el punto cero ideal son de +0’21 m. en su extremo Noreste y de +0’10 m. en su extremo suroeste, con una cota intermedia de +0’07 m. Nos encontramos, muy probablemente, ante un muro perteneciente a una estructura anterior ya que se encuentra en una cota muy inferior al resto de los muros y, por otro lado, aparece claramente bajo el muro 1022. U.E. 1093: Derrumbe de piedras de todos los tamaños que se prolonga con dirección Noreste-Suroeste de forma casi rectangular cubriendo en parte al muro 1092 y al 1100. La mayor parte de estas piedras provienen del derrumbamiento del muro 1044. Tiene una longitud de 3’90 m. y un ancho de 1’60 m. y las cotas desde el punto cero ideal son de +0’47 m. la máxima, mientras que la mínima es de +0’13 m. U.E. 1100: Muro trabado al 1093 y perpendicular a éste, compuesto también por piedras irregulares de pequeño tamaño y que tiene dirección Noroeste-Sureste. Se encuentra bajo la U.E. 1093 y su cota desde el punto cero ideal es de +0’19 m. Presenta actualmente, en espera de su total descubrimiento, una longitud de 0’80 m. y un ancho de 0’50 m. Teniendo en cuenta estas unidades y las excavadas en campañas anteriores en las áreas H12 y H13, nos encontramos ante el siguiente diagrama estratigráfico:

Diagrama 8.

236

Por lo que respecta al área H14, encontramos solamente dos UU.EE. : U.E. 1000: Correspondiente al superficial general, es una tierra de color marrón, muy suelta y con raíces y chinarros, utilizada para las labores agrícolas. Tiene un ligero buzamiento con dirección oeste-este y el único material aportado es un asa de ánfora (forma Dressel 2-4), tres fragmentos de cerámica común romana y uno de cerámica gris romana. U.E. 1087: Estrato compuesto por cantos rodados de tamaño medio y pequeño que aparece al Norte del edificio, ya en el exterior de éste. También aparece en el ángulo Suroeste de la Habitación 8 y en las Habitaciones 9a y 9b; si a esto le añadimos que no ha aparecido cerámica, llegamos a pensar que se trata ya de terreno virgen. Esta unidad tiene un ligero buzamiento con dirección Noreste-Suroeste. Las cotas desde el punto cero ideal son de +0’67 m. al norte y de +064 m. al Sur. El paupérrimo diagrama estratigráfico de H14 quedaría así:

Diagrama 9.

IV.9. Excavación del área E-14 (DIAGRAMA 10)

Al igual que ocurre con F14, este área fue excavada en su sector este en la campaña de 1992, exhumando únicamente la U.E. 1000. En esta campaña se completó el trabajo en esta unidad apareciendo, además, las siguientes UU.EE.: U.E. 1000: Como en las anteriores áreas, es el superficial general compuesto por tierra de labor de color marrón, muy suelta y con raíces. Con inclinación Oeste-Este, ha aportado gran número de materia cerámico entre el que destacan varios fragmentos de T.S.G. (formas Drag. 18, Drag. 17B, Drag. 24/25 y Drag. 27), siete fragmentos de lucerna, dos de PP. Finas, uno de ánfora (forma Dressel 2-4), otro de cerámica pintada de tradición ibérica y un fondo de plato de Rojo Pompeyano. U.E. 1052: Tierra marrón-negruzca, muy suelta que aparece también en E13 y se prolonga hacia el Oeste. Tiene una potencia máxima en esta zona de 0’26 m. y mínima de 0’15 m. Está cubierto por el superficial general y cubre a la U.E. 1096. Con un importante número de material cerámico, destacan fragmentos de T.S.G. (formas Ritt. 1, dos Drag. 15/17, dos Drag. 27, Drag. 24/25 y un fondo sin identificar), A1

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPAÑA DE 1995

(forma Hayes 27.9), varios fragmentos de lucerna entre los que destaca una forma Amante II P, un fondo y una pared de PP. Finas, ánforas (formas Oberaden 80 y Dressel 2-4) y un borde de vidrio romano. A todo esto hay que añadir una gran cantidad de fragmentos de cerámica común y gris romana. U.E. 1096: Tierra gris-negruzca que aparece en el ángulo sureste del área adosada al muro 1038 y que podría ser la prolongación de la U.E. 1054 que aparece en las áreas D13 y E13. Cota desde el punto cero ideal de +0’66 m. Además de una importante cantidad de cerámica común y gris romana, también aparece una forma Drag. 18 de T.S.G., cerámica T.S.I. (formas Goud. 19 y Ritt. 5E), un fragmento de lucera y dos de PP. Finas. U.E. 1099: Elemento Interfacial Horizontal. Marcas del arado con dirección noreste-suroeste. Aparece a una cota tomada desde el punto cero ideal de +0’61 m. Estar UU.EE. nos dan el siguiente diagrma estratigráfico:

Diagrama 10.

V. A MODO DE CONCLUSION

El resultado final de esta campaña ha sido la exhumación completa de la estructura de un edificio rectangular de unas dimensiones aproximadas de 19 x 16 m., con un total de 11 habitaciones articuladas en torno a un posible patio central también de forma rectangular de 16 x 4’5 m. aproximadamente. La funcionalidad de este edificio, como ya se ha apuntado en los informes de anteriores campañas, podría ser la de servir de alojamiento a las personas que disfrutaran de los baños en época romana. Estas estructuras podrían haber formado parte de un primer establecimiento termal anterior a la construcción del gran complejo que presumiblemente debió erigirse bajo las actuales naves de almacenamiento situadas en el emplazamiento de los baños del s. XIX (unos 100 m. al Norte del lugar donde se encuentra nuestro edificio) y que describe el por entonces médico-director del balneario Dr. D. Agustín Lacort.22

Tabla1. Fases de ocupación del edificio.

No obstante, la verificación de las palabras del Dr. Lacort solamente se podrá efectuar mediante futuras actuaciones arqueológicas que pondrían de manifiesto tanto la autenticidad de sus palabras como la relación existente entre este conjunto y el que es actualmente objeto de nuestro estudio. Por lo que respecta a la cronología resultante de la estratigrafía obtenida durante la excavación de las áreas señaladas en el apartado anterior, se establecen por el momento IV fases de ocupación del yacimiento, susceptibles, lógicamente, de una posible modificación si posteriores actuaciones arqueológicas lo demostraran. La presente campaña no ha hecho más que confirmar estas fases cronológicas apuntadas en el informe de la campaña de 199323y que son las siguientes: (VER TABLA 1) FASE I: Pertenece al período de reutilización de los depósitos 1 y 2 excavados en 1990. Según el material proporcionado por las UU.EE. excavadas, esta fase abarcaría el final del s. XIX y primera mitad del s. XX. FASE II: Correspondería al abandono de las estructuras romanas. Tanto en los materiales aparecidos en la campaña de abril de 1993 como en los rescatados en las UU.EE. 1056, 1057 (habitación 5), 1059 (habitación 6), 1073, 1075, 1081 (habitación 7), 1001, 1095 (habitación 8) y 1001 (habitaciones 9 a y b) de la presente campaña compuestas por T.S.G de las formas Ritt. 1, Drag. 17, Drag. 18, Drag. 24/25, Drag. 27, Drag. 29 y Drag. 37 (decoradas las dos últimas); PP. Finas de la forma Atlante 1/432; producciones en A1 de las formas Ostia III, Hayes 23, Hayes 8/9, Hayes 8A y Hayes 27; lucernas de las formas Amante II L y algunos fragmentos de cerá-

237

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

mica Rojo Pompeyano; nos podemos centrar dentro de un marco cronológico situado entre finales de la dinastía JulioClaudia y principios de los Flavios.24 FASE III: Corresponde al momento en que las habitaciones 1 y 2 son remodeladas, transformando la puerta de comunicación de ambas habitaciones en hogar. La cronología de esta fase se sitúa en torno a la primera mitad del s. I d.C. FASE IV: Constituida por las UU.EE. que forman las habitaciones 1, 2, 3, 4a, 4b, 5, 6, 7, 8, 9a y 9b y los depósitos 1 y 2. El momento de construcción de estas estructuras aún no está claro. No obstante, en función de que la fase anterior marca un límite temporal hacia arriba de la primera mitad del s. I d.C. y, teniendo en cuenta que el material más antiguo proporcionado por el nivel superficial general (U.E. 1000) del yacimiento está formado por T.S.I. de las formas Goudineau 38, 31 y 17B (halladas en anteriores campañas) fechadas en época augustea (GOUDINEAU, Ch.: 1968; pp. 291, 301 y 305-306). En esta campaña hemos hallada en este mismo nivel dos fragmentos de T.S.I. de las formas Goudineau 19 y Ritt. 5E también fechables en época augustea. Por lo tanto, podríamos situar el inicio de esta fase en un momento impreciso del reinado de Augusto. Por último, señalar la incógnita que suponen los muros 1043 (=1092) y 1100 situados en las áreas H12 y H13 puesto que se encuentran cubiertos por algunas de las estructuras del edificio (muros 1022 y 1088). Si, además, añadimos que presentan una factura totalmente distinta a la del resto de los muros del edificio y que se encuentran a una cota mucho más baja que los demás, podemos llegar a la conclusión de que posiblemente nos encontremos ante algún tipo de estructura anterior a nuestro edificio. No obstante, estas conclusiones solo deben ser corroboradas mediante futuras campañas arqueológicas que podrían aportarnos datos más precisos acerca del momento de construcción del edificio y si hay estructuras anteriores a éste. NOTAS 1

MATILLA SEIQUER, G. y PELEGRIN GARCIA, I., “Contexto arqueológico de la Cueva Negra de Fortuna”, La Cueva Negra de Fortuna (Muria) y sus Tituli Picti. Un santuario de época romana. Antigüedad y Cristianismo IV, Murcia, 1987, pp. 109-132. 2 JORGE ARAGONESES, M., “Museo Arqueológico de Murcia”, Guía de los Museos de España IV, Madrid, 1956, p. 34; FERNANDEZ AVILES, A., “Museo Arqueológico de Murcia”, Memorias de los Museos Arqueológicos Provinciales, Madrid, 1940, p. 73; ID.; “Fortuna (Murcia). Caprés”, Noticiario Arqueológico Hispánico II, Madrid, 1953. 3 CRESPO GARCIA, J., “El Cabezo de la Mesa. Poblado de la Edad del

238

Bronce en Caprés”, III Congreso Arqueológico del Sureste, Murcia-Cartagena, 1947, pp. 48-51. 4 SERRANO VAREZ, D., “Materiales del Castillico de los Baños de Fortuna (Murcia)”, XVI C.N.A., pp. 669-677; JORGE ARAGONESES, M.: Op. Cit. 5 LILLO CARPIO, P., El poblamiento ibérico en Murcia, Univ. de Murcia-Acad. Alfonso X el Sabio, Murcia, 1981. 6 GARCIA CANO, J.M., Cerámicas griegas de la Región de Murcia, Murcia, 1982, pp. 115-122; TRIAS, G., Cerámicas griegas de la Península Ibérica, Valencia, 1967; SERRANO VAREZ, D., Op. Cit., p. 674. 7 LILLO CARPIO, P., Op. Cit., p. 411; TRIAS, G., Op. Cit., p. 410; DIEHL, E. et alii, “Los Nietos, ein Handelsplatz des 5 bis 3 Jahrhunderts an der Spanischen Levanteküste”, M.M. 3, 1962, Heidelberg, 1964, pp. 45-85. 8 MATILLA SEIQUER, G. y PELEGRIN GARCIA, I., Op. Cit., p. 117. 9 INIESTA SANMARTIN, A., Las fíbulas de la Región de Murcia, Murcia, 1983, p. 175. 10 MATILLA SEIQUER, G. y PELEGRIN GARCIA, I., Op. Cit., p. 117. 11 MATILLA SEIQUER, G. y PELEGRIN GARCIA, I., Op. Cit., p. 118-119. 12 CRESPO GARCIA, J., “Estación ibérica del Castillo de las Peñas (Fortuna, Murcia)”, Crónica del IV C.A.S.E., Elche, 1948, pp. 238-243. 13 LILLO CARPIO, P., “Cantimploras y toneles de cerámica ibérica en el área murciana”, Rev. Murcia, Julio-Diciembre, 1979, nº 16; pp. 26-29; FERNANDEZ AVILES, A., “Tonel ibérico del Castillico de las Peñas, Fortuna (Murcia)”, A.E.A. XV, 1942, pp. 173-174; FLETCHER VALLS, D., “Toneles cerámicos ibéricos.” A.P.L. VI, Valencia, 1957, pp. 115-116, 138-139 y 145-147. 14 GARCIA CANO, J.M., Op. Cit.; TRIAS, G., Op. Cit. 15 CRESPO GARCIA, J., Op. Cit.; ALBERT BERENGUER, I., “Objetos de bronce anterromanos e hispanorromanos del Museo de Murcia”, M.M.A.P., 1942, p. 155; JORGE ARAGONESES, M., Op. Cit. 16 MATILLA SEIQUER, G. y PELEGRIN GARCIA, I., Op. Cit., p. 119. 17 LILLO CARPIO, P., “Acerca de unos materiales árabes procedentes del Castillico de las Peñas, Fortuna (Murcia)”, Miscelánea Medieval Murciana, Dep. de Historia Medieval, Univ. de Murcia, 1980, pp. 275-284. 18 LACORT, A., Estudio monográfico razonado del agua minero-medicinal de Fortuna, 1ª edición. Barcelona, 1886. 19 AMANTE SANCHEZ, M. y LECHUGA GALINDO, M., “Un nuevo hallazgo de denarios romano republicanos en la Provincia de Murcia”, NUMISMA, año XXXII, nos 177-179, julio-diciembre, 1982, Madrid, 1982, pp. 9-20. 20 Informe de la Campaña de Abril de 1993. Dirección Regional de Patrimonio. Consejería de Cultura, Educación y Turismo. Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. 21 Ver informe de la Campaña de 1992 en la Dirección Regional de Patrimonio. Consejería de Cultura, Educación y Turismo. Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. 22 LACORT, A, Op. Cit., pp. 20-21. 23 Informe de la campaña de abril de 1993. Dirección Regional de Patrimonio. Consejería de Cultura, Educación y Turismo. Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. 24 La forma Ritt. 1 es típicamente itálica, siendo adoptada por los primeros talleres gálicos. El inicio de la producción se puede situar en torno a los años 5/15 d.C. (BELTRAN LLORIS, A.: 1990; p. 90), llegando hasta finales de los Julio-Claudios (OSWALD, F.-PRICE, T.D.: 1994; p. 119). La forma Drag. 17 imita, junto a otras formas como la Ritt. 1 (anteriormente citada), Drag. 24/25 y Drag. 27, los productos de la TSI, desde sus comienzos hasta los años 5/15 d.C. (BELTRAN LLORIS, A.: 1990; p. 90). Esta forma inicialmente es de fondo plano pero, conforme se le hace más cóncavo, deriva a la forma 15/17. (HOFFMAN, B.: 1986; p. 56) La forma Drag. 18 tiene una difusión muy amplia, presentando un

BAÑOS ROMANOS DE FORTUNA (MURCIA). CAMPAÑA DE 1995

flourit bajo el reinado de Claudio, adoptando la forma intermedia 18/31 en época de Domiciano-Trajano (OSWALD, F. - PRICE, T.D.: 1984; p. 120-121.). La forma Drag. 24/25 se inspira en la forma itálica Goudineau 38 desapareciendo en época flavia (HOFFMAN, B.: 1986; p. 59). Sin embargo, en Conimbriga la encontramos en contextos Claudio-Trajano (CONIMBRIGA: 1975; p. 92). Los ejemplares reproducidos por Oswald y Price están adscritos a contextos de época de Claudio (OSWALD, F. - PRICE, T.D.: 1984; p. 112). La forma Drag. 29 desaparece para Hoffman a principios de la época flavia (HOFFMAN, B.: 1986; p. 63). En Conimbriga la encontramos entre los años 50 y 75 (CONIMBRIGA: 1975; p. 73) mientras que Oswald y Price la recogen en contextos tiberio-claudianos y flavios (OSWALD, F. - PRICE, T.D.: 1984; p. 40-47.). La forma Drag. 37 deriva de la forma 29 y se caracteriza por la decoración en dos zonas separadas por la línea de la carena. Comienza su decadencia en el último decenio del s. I d.C. (80-120 d.C.), disminu-

yendo la calidad (BELTRAN. A.: 1990; pp. 89-90.). El vaso de paredes finas Atlante 1/432, Ricci no se aventura a dar ninguna cronología al respecto y nos dice que es una producción local dentro de la Península Ibérica. (RICCI, A.: 1985; p. 277). Sin embargo, hay que tener en cuenta que los vasos de paredes finas inician su desaparición en el área circunmediterránea a comienzos del s. II d.C.(BELTRAN LLORIS, A.: 1990; p. 170.). Por lo que respecta a las producciones en A1 nos encontramos con la forma Ostia III, emparentada con la forma Lamb. 6, con una cronología de finales del s. I d.C. y principios del II d.C. (CARANDINI, A.: 1981; p. 29.). La forma Hayes 23 presenta en su variante A una cronología de la primera mitad del s. II d.C. Por lo que respecta a la forma Hayes 8A muestra una amplia cronología que oscila entre los años 80/90 hasta el 160 d.C. (HAYES, J.W.: 1972; pp. 35 y 48). La lucerna de la forma Amante II L presenta una cronología que abarca todo el s. I d.C. en las tres variantes que tiene este tipo (AMANTE, M.: 1993; p. 81).

239

ÚLTIMAS LECTURAS EN LA CUEVA NEGRA (MAYO DE 1995)

Marcos Mayer Olivé Isabel Velázquez Soriano Rafael González Fernández Antonino González Blanco

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996

ÚLTIMAS LECTURAS EN LA CUEVA NEGRA (MAYO DE 1995)

MARCOS MAYER OIIVÉ, ISABEL VELÁZQUEZ SORIANO, RAFAEL GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, ANTONINO GONZÁLEZ BLANCO

Palabras clave: Fortuna, Cueva Negra, inscripción, rito. Resumen: Durante esta campaña se han leído completas dos inscripciones antes parcialmente sólo conocidas, de las que por primera vez habla de la mitología antigua de la Cueva Negra. Además se ha descubierto otra inscripción de la que sólo hemos podido leer los catorce primeros versos.

Dentro del proyecto de investigación, que tiene como objeto el desciframiento del misterio de la Cueva Negra, además de las excavaciones en el Balneario de Fortuna, cuya existencia y entidad es clave en todo este problema, hemos seguido con las campañas de lectura epigráfica en las inscripciones de la pared de la Cueva Negra. En el mes de mayo de 1995 el Excmo. Ayuntamiento de Fortuna nos preparó los andamios con los que poder acercarnos a los TITVLI PICTI y allí pasamos cuatro días encaramados intentando captar con más precisión las letras que poco a poco se van recuperando.

podido captar, lentamente se van descubiendo nuevos caracteres y se va captando mejor el contenido del poema. Convencidos de que toda la pared ha estado escrita y tras haber descubierto manchas de pintura y algunas letras sin sentido en la zona de la pared que media entre lo que hasta ahora veníamos designando como panel II y panel III, nos propusimos en la presente campaña el tratar de captar el sentido de los textos de ese trozo de pared. Sería largo el enumerar los avatares de los trabajos y avances en la lectura epigráfica y por ello creemos preferible limitarnos a dar a conocer los elementos más significativos logrados en la presente campaña.

II. LA ZONA DE ATENCIÓN

III. LA BÚSQUEDA DE UNA MAYOR DEFINICIÓN DEL CAMPO

I. UNA NUEVA CAMPAÑA DE LECTURAS

EPIGRÁFICO

La metodología que venimos desarrollando en un problema antes no planteado, es la que la experiencia nos va aconsejando y en los años transcurridos hemos podido constatar que cuando se vuelve sobre un panel de letras cuyo sentido no habíamos

242

Con el fin de poder referirnos con más precisión a los distintos textos de la pared de la Cueva procedimos a trazar, imaginativamente una cuadrícula que abarcara al menos toda la

ÚLTIMAS LECTURAS EN LA CUEVA NEGRA (MAYO DE 1995)

Fig. 1. Trazado ideal de la cuadrícula sobre la zona estudiada, que comprende el espacio que quedaba vacío entre el paño más rentable de las lecturas epigráficas primeras y las grandes inscripciones en las que se citaba la Eneida de la manera más clara.

parte central de la misma, en la que está contenida la mayor parte de las inscripciones descubiertas hasta ahora. Siendo esa parte del lienzo mural sesiblemente plano, procuramos mediar cuadrículas de un metro de lado y señalamos con débiles puntos de yeso blanco los ángulos de esa cuadrícula, de forma que en adelante podamos hablar de cada inscripción no sólo mediante una numeración, sino también describiendo de algún modo su localización en la Cueva. Presentamos la cuadrícula de lo que sería la zona central del trabajo de la presente campaña (Fig. 1)1. IV. LA INSCRIPCIÓN NÚMERO 24 (CUADRÍCULAS A4-A5)

Algunas letras de este texto ya habían sido leídas y bien interpretadas en campañas anteriores. Pero los calcos anteriores, algunos ya publicados, dejan ver que no podíamos captar el sentido. En la presente campaña hemos conseguido leer lo que acredita el calco que ofrecemos (Fig. 2) y del que damos la transcripción inteligible en la Fig. 3.

El interés del texto no puede ser mayor. Por una parte tenemos el primer texto hasta ahora recuperado, en el que se nos habla de la mitología que rodeaba el uso de la cueva como lugar sagrado y como lugar mántico. QVA RVPE SERPENS HABITAVIT Al igual que en Delfos, también aquí el carácter mántico del lugar se debe a que fue en remotos tiempos lugar de habitación de una serpiente mítica. Pero, además, es un lugar que complementa el balneario. Aquí vienen las personas sanas y gozan. Y aquí ha surgido una confraternidad de miembros que dan gloria a los dioses mediante el culto literario. HOC SANI VENIVNT GAVDENT ET SAEPE RECEDVNT GAVDIAT QVI FECIT GAVDIANT NOSTRIQUE SODALES HELICONI

243

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 2: Calco ligeramente esquemático de las dos inscripciones superpuestas cuyas lecturas ofrecemos en las dos figuras siguientes y de las que hablamos en este trabajo.

Nada se dice del papel de la Cueva dentro de los procesos de curación. No se nos informa aquí de si se practicaba en este lugar algún tipo de INCVBATIO o algún otro tipo de rito medicinal, pero se dice con toda claridad que aquí se daba culto de alabanza a los dioses.

experimentan los adoradores de la cueva. Aun sin captar con precisión el significado de los versos, está claro que estamos ante un caso en el que se da el sentimiento numinoso del que en su día hablara R. Otto. 2 VI. UN NUEVO POEMA DE, AL MENOS, CATORCE VERSOS

V. LA INSCRIPCIÓN N.º 26 (CUADRÍCULAS A4-A5)

Como se puede comprobar en la fig. 2 la inscripción a que ahora hacemos referencia tiene las mismas señales de identificación que la anterior. Y es que ambas están superpuestas. Se distinguen claramente por el trazo de las letras. En esta segunda es mucho más fino que en la anterior. No la hemos reproducido íntegramente en los calcos porque no resulta fácil calcarla en el mismo plano que la más relevante, pero también ésta se lee completa, aunque nuestra lectura de la misma tenga necesidad de ser revisada de nuevo, ya que el sentido no es claro. El texto está reproducido en la fig. 4. En estos versos se habla de turbaciones en el espíritu que

244

En la parte superior de las dos inscripciones superpuestas (cuadrícula B4), conseguimos detectar y leer los comienzos de catorce líneas que necesariamente han de ser los comienzos de otros tantos versos y que por la colocación deben pertenecer a un mismo poema. No podemos aún adelantar el contenido del mismo ni siquiera a título de hipótesis. La pregunta que se plantea es cómo es posible que en esta ocasión hayamos podido detectar esos versos y nunca antes lo habíamos visto. La respuesta hay que buscarla seguramente en la posición de los andamios. Depende de la altura que alcancen y de la cercanía a la pared para que podamos estar mejor o peor situados para leer y dada la

ÚLTIMAS LECTURAS EN LA CUEVA NEGRA (MAYO DE 1995)

Fig. 3: Transcripción de la inscripción n.º 24 (cuadrículas A4-A5).

Fig. 4: Transcripción de la inscripción n.º 26 (cuadrículas A4-A5).

malísima calidad de la conservación de los textos el ver algo es, en ocasiones, puramente coyuntural. La misma pregunta puede plantearse en relación con la continuidad de los versos. Si las letras están ahí y hemos podido detectar los comienzos ¿por qué no hemos podido completar la lectura de ninguno de ellos? ¿Y por qué creemos que en ocasiones posteriores seremos capaces de poderlos leer? Aquí sí que las experiencias anteriores nos permiten ser optimistas. La limpieza de la pared y el mojarla con un pincel para conseguir el

contraste de las letras produce un efecto “despertador” de las letras. Sabemos por experiencia que textos que primero no se veían, tras la limpieza de la pared acaban por aparecer. El único riesgo están en la eventual destrucción de la pared por efecto de la erosión, pero ese problema está planteado en toda la pared de la cueva desde que existen las pinturas. La piedra es muy porosa y cuando llueve, el agua cae por toda la superficie del lienzo pétreo como si de un río se tratara. Y las letras siguen allí y poco a poco van siendo leídas.

245

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 5: Calco de los 14 comienzos de los renglones descubiertos de la nueva inscripción.

VII. CONCLUSIÓN

NOTAS

Nos hemos contentado aquí con una “noticia” del trabajo realizado en las jornadas de la campaña de mayo de 1995. Esperamos publicar en 1996 una nueva edición del volumen de la Cueva Negra totalmente revisado y con un número de inscripciones notablemente superior al de la edición de 1987. Como en este libro se realizará un estudio pormenorizado de los textos y de sus problemas, baste aquí con la noticia de los avances en el estudio del conjunto epigráfico más peculiar de toda la epigrafía latina.

1. A raíz de las posibilidades que en su día se ofrecieron para la arqueología de los trabajos de ortofotografía, pensamos que sería un objetivo importante y sumamente útil para los estudios de la Cueva Negra un levantamiento topográfico de todo el frente de la cueva por los procedimientos aludidos. Lo propusimos, pero hasta ahora no ha sido posible. Lo que hemos hecho este año ha sido un intento de suplencia casera de algo que en su día habrá que intentar. 2. R. Otto, Lo Santo.

246

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Blanca Roldán Bernal Luis de Miquel Santed

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 2001

INTERVENCI ÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACI ÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

BLANCA ROLDÁN BERNAL, LUIS DE MIQUEL SANTED

Palabras clave: Cartagena, Cerro del Molinete, prospección, excavación, épocas púnica, romana, medieval y moderna. Resumen: Se presentan los resultados de un proyecto que ha combinado una prospección superficial basada en el reconocimiento visual del terreno y la detección de evidencias emergentes, con prospecciones con geo-radar y mediciones de resistividad del terreno y finalmente la ejecución de catas arqueológicas. Todo ello parte del establecimiento de una red de coordenadas espaciales en todo el área comprendida en el PERI, mediante el oportuno levantamiento topográfico, que a su vez

determinaron las unidades de control en las que quedaron insertadas las catas practicadas. Dejando al margen las estructuras ya conocidas en la zona alta del cerro (templo tardo-republicano, construcción hidráulica romana y muralla de Felipe II) y las estructuras de tipo residencial o industrial constatadas en otras áreas del cerro, lo más destacable son los hallazgos en la vertiente meridional.

INTRODUCCIÓN

La ejecución del Proyecto, titulado “Prospección, Topografía y Catas Arqueológicas en el área del P.E.R.I. del Molinete de Cartagena (Murcia)”, fue adjudicado a la empresa ARQUEONOVA S.R.C. en febrero de 1995, bajo la dirección técnica de los arqueólogos Dª Blanca Roldán Bernal y D Luis E. de Miquel Santed, iniciándose los trabajos al mes siguiente.

En el marco del Proyecto Especial de Reforma Inferior del área del Molinete en Cartagena, abordada por el Ayuntamiento de esta ciudad y la Sociedad Estatal de Promoción y Equipamiento del Suelo (SEPES), se vio como un paso previo imprescindible la elaboración de un estudio de las posibilidades y limitaciones arqueológicas a la urbanización de la zona, trabajo que fue encargado a los técnicos D. Ángel Iniesta Sanmartín, D. Miguel Martín Camino, D. Miguel Martínez Andréu y D. Pedro San Martín Moro y aprobado por los Servicios Técnicos del Museo Arqueológico Municipal de Cartagena y Centro Regional de Arqueología de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia en abril de 1994.

248

CAPÍTULO I: MARCO GEOGRÁFICO

Con el nombre del Molinete se conoce popularmente la colina, hasta no hace muchos años ocupada en su cima y laderas altas por un barrio de casas pobres y miserables, que sirve de cierre físico al “casco antiguo” de la ciudad de Cartagena por el Norte y lo separa del Ensanche moderno, anegado en la Antigüedad por una albufera costera (“almarjal”).

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

FOTO 1. Vista general del Cerro del Molinete desde el Castillo de la Concepción.

Dada la gran amplitud y diversidad del espacio incluido en el P.E.R.I., ya en la primera fase de prospección diferenciamos 9 sectores por niveles y vertientes (Fig. 1 a y 1 b), siguiendo en líneas generales la zonificación propuesta en el Proyecto y la Topografía y Prospección previa (ver Memoria de Prospección DE MIQUEL-ROLDAN 1995). En la posterior fase de excavación, las catas se situaron casi exclusivamente en las laderas inferiores de la loma (fuera del vallado del Parque de los años setenta), sin embargo a efectos de introducción describiremos tanto los sectores definidos en alto como las vertientes fuertemente colmatadas. SECTOR 1. PARQUE ARQUEOLÓGICO; CIMA Y VERTIENTE NORTE 1.1 TERRAZA SUPERIOR SEPTENTRIONAL

Consiste en un largo espigón que constituye la cima de la colina y que se extiende, con escasa anchura, de Este aOeste del monte y que se halla cortado al NE, por la construcción de un gran tramo amurallado del siglo XVI. La terraza queda limitada al Este por un espigón rocoso, sobre los escalonamientos recortados antiguos, aprovechado convenientemente por las construcciones militares modernas. Ello determina la inexistencia de acceso fácil por este extremo del monte (calle de los Ciegos) y que la comunicación más amplia con esta zona alta de la colina sea la procedente del NW por la Subida de Vista Bella y las calles de Almela, o por las callejas de Jesús y María al Sur (Fig. 2).

El centro de esta área quedaba ocupada por una explanada, en torno al molino, denominada como plaza de la Tronera, cima y centro del barrio moderno. 1.2 TERRAZA SUPERIOR MERIDIONAL

La plataforma superior (antigua plaza de la Tronera y acera meridional de la calle de los Ciegos) queda cortada al SE por una falla en la roca, aprovechada para adosar las casas modernas, que se apoyan sobre la propia roca de base e, incluso, recortándose en la misma. Esta construcción abre ya por su parte inferior a la calle de Jesús y María y San Cristóbal del Molino (sector 1.4), incluso en alguna se conserva una escalera tallada en la roca para el acceso interno entre ambas terrazas o pisos de su vivienda. La subida de San Cristóbal del Molino marca la existencia de una pequeña terraza intermedia donde sólo se vislumbran restos de muros adosados a la falla del monte. También se detecta la conexión con las escalinatas de la sinuosa calle de los Gatos, que asciende por la vertiente meridional de la colina, apoyando los peldaños sobre la roca de base. 1.3 TERRAZA SUROESTE - “CASTELLUM AQUAE”

Se trata de una zona amesetada, de forma semicircular, bastante amplia, en la ladera Oeste del cerro. Se forma, a partir de grandes rellenos, en torno a la plaza del Molino-Ermita de San Cristóbal, en el que confluían modernamente el callejón escalonado de la Cruz (que ascendía desde el extremo SW

249

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

de la colina), la calle Almela (que subía por poniente desde la calle de la Doncella), la calle Principal del Molino por el este (sector 1.1) y la subida de la calle Borreguero al Sur. 1.4 TERRAZA SUPERIOR MERIDIONAL

En la parte oriental de la colina, este sector se corresponde con el aterrazamiento artificial, con recortes de monte y rellenos, de la antigua calle de Jesús y María, sobre la ladera meridional. A poniente la calle se cortaba por los inmuebles, a mayor cota, que bordeaban el antiguo molino-ermita de San Cristóbal. 1.5 TERRAZA EXTERIOR SEPTENTRIONAL

Este espacio consiste en una plataforma artificial situada al pie de la muralla del siglo XVI hasta el límite del vallado del Parque Arqueológico de los años setenta. Tanto la muralla como las edificaciones que a ella se adosaban se apoyan directamente sobre la roca de base del monte. A su pie diferenciamos dos zonas. La oriental, constituida por una manzana de casas ya demolidas, adosadas a la muralla y asentadas sobre la roca, cuyas fachadas abrían a la calle de San Esteban y de las que sólo restan una terraza terraplenada artificialmente con los rellenos de las demoliciones de los años setenta. Al occidente la topografía es más compleja con un aterrazamiento del monte en dos niveles, separados por la calle Vistabella. Las casas del nivel superior se adosaban asimismo a la muralla y recortaban la base del monte. La manzana de casas inferior, queda colmatada por la terraza artificial antes descrita sobre la calle de San Esteban. SECTOR 2. PARQUE ARQUEOLÓGICO. VERTIENTE SUD-MERIDIONAL

La vertiente SE de la colina, dentro de la zona vallada del Parque Arqueológico, forma un gran circo desde la plataforma superior (sector 1) hasta el nivel de la calle de la Aurora (sector 3). Se distinguen tres niveles o terrazas en esta zona, aunque en buena parte de ella, la línea de falla queda oculta bajo las grandísimas terreras de escombros, de las viviendas modernas demolidas en los años 70, constituyendo un inmenso cono de deposición de rellenos modernos. 2.1 TERRAZA INFERIOR

La terraza inferior (subsector 2.1), corresponde a las calles Paraíso y Aurora, y se sitúa entre la cota 10.50 y 11 m sobre el nivel del mar.

250

2.2 TERRAZA MEDIA

La terraza media (15 m sobre el nivel del mar) aparece totalmente ocupada por casas recortadas en la roca del monte, que mantienen todavía restos de su alzado (algunos muros de arenisca y suelos de ladrillo macizo) y escombros no recogidos que, junto con la abundante vegetación, enmascaran los vestigios de la ocupación de época antigua en la misma. 2.3 TERRAZA SUPERIOR (“CIRCO”)

Finalmente, la terraza superior, arranca en la esquina SW. de la comunicación con el callejón de la Cruz, que dobla por ese espigón de la colina (sector 9). Es una terraza muy estrecha sobre la cota 17.50 m. sobre el nivel del mar, que se abre posteriormente en una gran plataforma semicircular (circo), formada por rellenos desde época antigua y aterrazamientos y terreras modernas, adonde acceden las calles radiales que desde la calle Aurora ascendían por la ladera meridional a lo alto de la colina. El “circo” se ha conformado a partir de unos muros de piedra trabada con argamasa, en zig-zag y escalonados, que servían de contención de la terraza superior del monte (sector 1) y de fondo de las casas allí construidas. En el proceso de demolición de estas edificaciones no se eliminaron las capas de relleno y escombros de los mismos, sino que, por el contrario, se han acumulado más todavía por las caídas desde la parte alta, formando un enorme cono de deyección. SECTOR 3. AÉREA PERIMETRAL MERIDIONAL

Esta zona, fuera del recinto de demoliciones de los años 70 y del vallado consiguiente, pero muy degradada urbanística y socialmente en los últimos tiempos, es una de la que presenta mayores posibilidades arqueológicas. Su localización en el área central de la ciudad, lindando incluso parte de ella con la propia área foral de la ciudad romana, hace de esta zona especialmente propicia para la localización de restos arqueológicos monumentales. La existencia de una terraza a la altura de la calle Aurora ha determinado la colmatación del nivel inferior de la ladera SE del monte con todo el material de arrastre de las zonas altas de la colina. Esto ha provocado que las estructuras antiguas quedaran profundamente soterradas en esta zona inferior y se pueden haber conservado con bastante integridad. Además esta zona fue re-urbanizada en el siglo XVII con viviendas apenas cimentadas, por lo que estas construccio-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

nes modernas han afectado en escasa medida los niveles subyacentes. Solamente los pozos y cisternas se documentan como elementos intrusivos en los niveles antiguos. Actualmente este sector ha quedado como una gran zona abierta con un considerable desnivel, pero cuya colmatación oculta los posibles aterrazamientos antiguos y las hipotéticas fallas o recortes de la roca de monte para asentar dichos niveles. Sólo aparecen esporádicamente sillares en superficie, que pueden ser restos de las aceras y adoquinados del barrio moderno, pero también indicios de construcciones subterráneas. No obstante se intuyen desniveles significativos en las aceras meridionales de las calles Aurora (especialmente en la escalinata de conexión con calle Ignacio García) y Sambazart, que puede corresponder a aterrazamientos colmatados. En otros casos, se han producido abancalamientos artificiales, de gran potencia, para edificar construcciones modernas que enmascaran totalmente las terrazas primitivas (entre las C/ Ignacio García y Adarve, cerca de ocho metros de desnivel). SECTOR 4. AÉREA PERIMETRAL ESTE; CALLES ADARVE-CUESTA DEL MAESTRO FRANCÉS

En toda la vertiente NE. del Molinete no se ha podido realizar todavía ninguna investigación arqueológica, por no haberse dado en los últimos años nuevas construcciones. Debido a ello, difícilmente podemos valorar el grado de conservación de los restos subterráneos, ya que la potencia de las colmataciones y rellenos no nos permite detectar en la prospección superficial restos cerámicos o estructurales antiguos. La prospección ha localizado únicamente en la parte alta de la Cuesta del Maestro Francés, un afloramiento de la roca base de la colina que se refleja en un recorte de monte. SECTOR 5. ÁREA PERIMETRAL NORESTE; CALLE PÓLVORA

Para este pequeño sector vale, sustancialmente, lo expresado para el sector 4. Únicamente podemos añadir la detección de un fuerte recorte moderno (siglo XX) del monte sobre la calle San Vicente, producto de la construcción de unas salas de cine en este lugar. La subida a la calle de la Pólvora muestra indicios de relleno moderno al Este del trazado de esta vía, pero también el afloramiento de la roca de monte en superficie, especialmente en su acera occidental.

SECTOR 6. AÉREA PERIMETRAL NOROESTE; CALLE SAN FERNANDO

Las referencias arqueológicas que disponemos de hallazgos romanos en esta vertiente del monte es muy limitada. Algunas excavaciones señalan restos de alcantarillados romanos profundamente soterrados (unos tres metros) bajo el nivel actual de la calle, pero no hay noticias de estructuras en alzado. La prospección se ve muy limitada en esta zona por la existencia todavía de buen número de edificaciones en pie y por la colmatación antrópica (basuras) de sus moradores actuales. El importante desnivel que se detecta entre la calle de San Esteban y la de San Fernando puede haber determinado una nivelación con recorte de monte para adosar viviendas en su parte inferior, pero también produciría un importante fenómeno de sedimentación natural por erosión de las laderas superiores. En general, los planos conservados de época moderna (siglos XVI-XIX) señalan la ausencia de construcciones en esta zona y una fuerte pendiente. SECTOR 7. LADERA OCCIDENTAL

Las prospecciones en esta zona han venido a confirmar lo señalado en la parte occidental del sector 1. Se trata de una zona de la colina muy escarpada, donde se ha producido un gran arrasamiento de los niveles antiguos y donde la construcción de casas modernas se han efectuado recortando las propias estructuras de la vivienda sobre y en la roca (paredes y suelos). Ello determina que por toda esta zona de la colina apenas se localicen rellenos sedimentológicos antiguos. Actualmente son visibles tres grandes terrazas. La superior corresponde a la antigua calle Almela, la intermedia a la calle Doncella y la inferior al callejón de Catalanes. La comunicación entre las tres terrazas se hacía por una calle radial escalonada, denominada precisamente calle de las Escaleras, de las que restan escasos vestigios de algunos de sus peldaños. La demolición de las edificaciones deja al descubierto en amplias superficies la roca de base del monte al que se adosaban. Asimismo son numerosos los muros modernos y las terreras de las demoliciones recientes. SECTOR 8. AÉREA PERIMETRAL W; MORERÍAS

La ladera occidental de la colina, urbanizada en los siglos XVI-XVII como el barrio-arrabal de la Morería, se halla ocupado todavía por un buen número de inmuebles en pie o en ruinas. En otros casos son solares con restos de las demoli-

251

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 1 a: Plano con la zonificación del Cerro en sectores.

ciones o con potentes rellenos de nivelación de las construcciones más recientes. Las investigaciones en la zona señalan potentes capas de sedimentación arcillosa natural, poca entidad de las construcciones modernas superpuestas y notable profundidad del afloramiento del manto freático. Solamente podemos documentar el afloramiento de la roca de base en las casas orientales de la calle Morería Alta (recortadas sobre la propia base pétrea), desnivel que sirve precisamente de límite con el sector 7. En varios puntos se constata la presencia de túneles y galerías que se adentran en la montaña, otros son simples alacenas y ampliaciones de las casas adosadas. Algunas de las galerías más largas han sido exploradas y corresponden a refugios bien documentados, de la primera mitad de la pasada centuria. SECTOR 9. AÉREA PERIMETRAL SW; PUERTAS DE MURCIA

Ya desde lo alto de esta vertiente se observa los rasgos fundamentales de la misma: el monte presenta una topo-

252

grafía abrupta y su escarpe produce la inaccesibilidad del mismo. Por ello, se aprovechó para ubicar viviendas adosadas, cuando no recortadas, en la roca de base y cuyo nivel de pavimentación es asimismo el propio lecho pétreo nivelado. En el barrio decimonónico, este extremo SW era uno de los accesos principales a la parte alta de la colina. Desde la calle Puertas de Murcia serpenteaba la estrecha calle escalonada de la Cruz, evitando las vertientes más escarpadas y bifurcándose por una parte hacia la plaza de la Aurora y por otra enlazaba directamente con el Molino-Ermita de San Cristóbal. Flanqueando esta calle, de la cual todavía podemos detectar algunos de sus tramos escalonados, y el callejón que comunica su parte baja con Puertas de Murcia, se situaban una serie de casas perfectamente adaptadas a la siempre complicada orografía de esta zona de la colina. El límite SE de esta zona corre por la calle Paraíso, que concluía en unas escalinatas. Justo en el inicio de este acceso, fuera del vallado de protección, queda un solar con bastantes escombros donde también se detectan restos de

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Fig. 1 b: Cuadro con la zonificación de los sectores.

253

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

bocas de galerías subterráneas, abovedada con ladrillos macizos modernos. Otros rasgos destacados son el afloramiento inmediato de la roca de base, la subida del manto freático a los dos metros de profundidad y el arrasamiento derivado de la cimentación de estructuras modernas sobre la roca del monte.

cuales se remitieron sus correspondientes informes y memorias. Por ello, aunque hagamos mención de todo el proceso arqueológico, únicamente nos centraremos en la metodología seguida para la realización de la campaña de excavación de 1995 propiamente dicha, así como la consiguiente ampliación de la misma, que es el objeto fundamental de la presente memoria.

CAPÍTULO II: METODOLOGÍA

II.1.- Prospección Superficial: En el proyecto aprobado se contemplaba, como primera fase de actuación, la realización de una Prospección Sistemática de los 56.300 m2 del área, comprendiendo tanto a la zona interior del vallado como a la exterior. Dicho trabajo fue ejecutado por nuestra empresa, y contando con un equipo de trabajo de un técnico arqueólogo director y dos arqueólogos ayudantes, durante los días 8 al 15 de marzo de 1995, habiéndose presentado a continuación la Memoria de resultados1 (DE MIQUEL/ROLDAN 1995).

Para el desarrollo de nuestros trabajos hemos seguido las directrices marcadas en el “Proyecto de Actuaciones Arqueológicas para el P.E.R.I. del Molinete”, firmado por los Servicios Técnicos del Museo Arqueológico Municipal de Cartagena y del Centro Regional de Arqueología de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia. En éste, se especificaban claramente los objetivos, el planteamiento y la situación de los 24 sondeos previstos en un primer momento. I. OBJETIVOS

La información arqueológica que se tenía del Cerro del Molinete, antes de comenzar estos trabajos arqueológicos, era escasa y fragmentaria, por lo que eran insuficiente para acometer con las debidas garantías cualquier proyecto de nuevo planeamiento urbanístico o P.E.R.I., que se pudiera compaginar con la realidad arqueológica de la zona, por lo que era necesario la realización de un plan de Prospecciones y Excavaciones en el Cerro. Los sondeos, por tanto, tenían como finalidad el completar la información aportada por las prospecciones mediante geo-radar y resistividad eléctrica, contratadas con anterioridad, con el fin de delimitar las zonas afectadas por restos arqueológicos y, por otro lado, documentar la cota donde aparecían dichos restos, precisar la topografía original del monte y la secuencia estratigráfica de colmatación antrópica y sedimentación natural, y hacer una valoración más exhaustiva de la entidad y grado de conservación de los restos arqueológicos y arquitectónicos en ellas conservados, y que debían por tanto ser preservados en las remociones urbanísticas a realizar en la zona. II. FASES DE ACTUACIÓN Y METODOLOGÍA

En conjunto todo el trabajo arqueológico realizado en el Cerro del Molinete ha comprendido una serie de fases, de las

254

II.2.- Replanteamiento topográfico y de la retícula de Unidades de Control estratigráfico: Consistió en el establecimiento de una red de coordenadas cartesianas en el área comprendida en el P.E.R.I. del Molinete (sobre una nueva planimetría “in situ”), al objeto de determinar las unidades de control y su numeración. Para comenzar los trabajos topográficos se partió de los dos grandes ejes existentes de un anterior reticulado efectuado para las excavaciones arqueológicas que dirigió el arquitecto D. Pedro A. Sanmartín Moro, a comienzos de los años 70. A partir de estos ejes, se volvió a reticular toda la superficie del Cerro (interior y exterior del vallado). Sobre el plano las retículas eran de 10 x 10 metros subdividibles hasta cuadros de 1 metro de lado. Sin embargo, sobre el terreno, se señalaron los puntos de retícula cada 30 metros, para lo que se clavaron puntas de hierro cogidas posteriormente con cemento. Sobre ellos, se pudo coordinar, sobre la topografía actual, los resultados de la prospección superficial y los registros arqueológicos documentados con anterioridad al proyecto. Es decir, se situaron sobre el plano de Molinete todos los restos arqueológicos, muebles e inmuebles, registrados durante la prospección de 1995 y los que se conocían de anteriores excavaciones, para lo cual contamos con los dibujos de campo de las excavaciones de D. Pedro Sanmartín Moro, cedidos por él amablemente, así como también con los dibujos de campo, realizados durante unas labores de limpieza del Cerro en el

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

año 1993, donde se documentaron unos depósitos de agua de época romana, cedidos por D. Miguel Martín Camino, arqueólogo municipal. Igualmente insertamos otros planos con estructuras y construcciones -Templo de época republicana situado en la cima del Cerro- recogidos de publicaciones ya existentes. Toda esta información se insertó en la topografía general de la colina informatizada que se nos facilitó, trabajando para ello con el programa Autocad 3.2. y se entregó junto a la Memoria de prospección la documentación gráfica de esta nueva topografía arqueológica de la colina en papel y en soporte magnético. II.3.- Limpieza de la terraza del Sector 7: En esta primera fase se incluyó asimismo la limpieza de las terrazas de las antiguas calles de Doncellas y Catalanes, en la vertiente Oeste de la colina, para eliminar los importantes vertidos de escombros procedentes de los derribos de las casas ruinosas, que se efectuaron en los años 60-70 y enmascaraban sensiblemente el terreno original. Abarcó una extensión aproximada de unos 800 m2. Los trabajos tuvieron lugar durante los días 19 al 21 de Marzo de 1995, principalmente por medios mecánicos -pala excavadora de pequeño tamaño- y el transporte de tierras (unos 320 m2) mediante camiones a un vertedero, sin que se obtuviera información arqueológica de interés, como consta en el informe que se elaboró inmediatamente. II.4.- Sondeos arqueológicos (Fig. 3) PROYECTO INICIAL (del sondeo 1 al 27): Seguidamente se procedió a una campaña de excavaciones de dos meses de duración (marzo-mayo 1995) con la apertura de una serie de sondeos previamente programados en las diferentes vertientes de la colina, En un principio, el proyecto consideraba la apertura de 24 sondeos de 5 x 5 metros, situados en las distintas laderas del Cerro del Molinete, abarcando inclusive la partes más bajas de las mismas (según consta en el plano 3). Por lo tanto prácticamente la totalidad de la superficie comprendida en el interior de la zona vallada quedaba fuera de nuestras actuaciones. Con anterioridad al comienzo de los trabajos y de acuerdo con el equipo redactor del Proyecto, estos sondeos fueron ampliados a 27, debido a condicionantes del propio terreno ya que se pretendió, en la mayoría de los casos, llevarlos a lugares de mayor interés, haciéndolos coincidir con

los puntos donde las prospecciones de geo-radar habían detectado anomalías. También debieron en algunos casos readaptar sus dimensiones, con lo que en definitiva supuso un total de 632 m2 de superficie total excavada y un volumen de tierra removida de unos 1020 m2, y algunos de ellos, quedaron finalmente situados en el interior del recinto vallado (sondeos 4, 13, 24 y 26). AMPLIACIÓN DE LOS SONDEOS (del 28 al 38; Fig. 3): Una vez concluidos los 27 sondeos arqueológicos programados en el proyecto inicial, pudimos comprobar la existencia de una zona dentro del aérea del P.E.R.I. con una problemática arqueológica especial: la vertiente meridional inferior de la colina, entre las calles de Balcones Azules y Aurora y entre Adarve y Honda (sector 3). Por ello, propusimos, de acuerdo con la Dirección Técnica del Proyecto, la realización de una serie de nuevas catas arqueológicas complementarias para confirmar la continuidad de estas construcciones por todo el sector, completar nuestra documentación acerca de su planta y grado de conservación, para, de alguna forma, poder integrarlas en el planeamiento urbanístico del área, y confirmar o corregir las primeras hipótesis acerca de su interpretación como edificios públicos (templo capitolino y palestra de las termas) del espacio foral de la ciudad de Carthago-Nova. Los trabajos arqueológicos de campo, se desarrollaron durante los meses de junio y agosto de 1995, habiéndose excavado una extensión total de 250 m2, distribuidas en once nuevas catas de dimensiones variables. La propuesta planteaba una ampliación del sondeo más significativo, el número 5 donde descubrimos el inicio de una escalinata de acceso romana, tanto a occidente (sondeo 28) como a oriente (sondeo 29-35), con unas dimensiones de 6 m de longitud Este-Oeste por tan sólo 4 m de anchura Norte-Sur. Una vez delimitado el frente de la plataforma-podium, la ampliación contemplaba la documentación del espacio anterior, hacia el Sur, hasta conectar con la inicial cata 7. Para ello, planteamos abrir una gran cata-zanja, de 12 m. en sentido Norte-Sur, por 3 m de anchura (sondeo 30-31). Otra línea de ampliación era la apertura de hasta tres catas en los solares de la acera septentrional de la calle Sambazart. El sondeo 36 se planteó como una cata de 4 por 4 m (aunque al final se amplió hasta 6 por 4 m.), coincidente con el límite occidental de la escalinata y del edificio monumental romano. Con este sondeo estratigráfico se pretendía

255

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 2: Callejero con las antiguas calles del Cerro del Molinete.

documentar la parte alta del podium, hasta ahora desconocida, conocer el revestimiento lateral del mismo e indagar en sus rellenos exteriores, procurando obtener documentación de las construcciones que se abrirían al Oeste de aquél. Un segundo sondeo (cata 37) se situó en el centro de la plataforma superior, al Este del anterior, con el fin de detectar los vestigios de los puntos de apoyo de la construcción templaria propiamente dicha. Finalmente se proyectó una cata (Nº 38) en la zona noriental del sector 3 (en el solar confluencia de las calles Cuesta del Maestro Francés y Adarve) con el fin de documentar la conservación de la plataforma romana en el otro extremo, el posible afloramiento de la roca de base y los rellenos que se le superponen en dicho lugar. Reservamos asimismo un sondeo en la zona suroccidental del sector, en las cercanías de la antigua calle de la Falsacapa (cata 33). Se trata de la reapertura y ampliación de la cata 1, con el fin de documentar la continuidad del espacio columnado en ella detectado y confirmar su interpretación inicial como palestra de las cercanas termas romanas, excavadas en 1983.

256

II.4.1.- Excavación por medios mecánicos: Previamente a la excavación manual -realizada con metodología arqueológica convencional de extracción por niveles naturales-, tuvo lugar la fase de limpieza superficial, mediante pala retroexcavadora. Consistió en la excavación de los estratos superficiales de relleno con la supervisión de un técnico arqueólogo. La excavación por medios mecánicos no fue realizada en todos los sondeos; solamente en los que se apreciaba que los rellenos podían ser de considerable potencia (para ver el grado de intervención concreto en cada corte remitimos a los apartados específicos del capítulo III). Con estos trabajos se acortó bastante el tiempo de ejecución del proyecto, puesto que, en algunas zonas como en la ladera meridional -fase de ampliación-, los rellenos eran considerables, permaneciendo los propios materiales del derribo de las viviendas modernas todavía en el lugar. II.4.2. Excavación manual con metodología arqueológica: II.4.2.1.- Planteamiento de los sondeos Todas las catas excavadas en esta actuación arqueológica

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

se plantearon a partir del nuevo reticulado topográfico. Debido a los condicionantes descritos anteriormente (apartado II.4), las dimensiones de los sondeos variaron, quedando del siguiente modo: - 5 x 6 m. : sondeo 1 - 5 x 5 ms.: s. 2, 4, 6, 10-11, 15, 18, 26-27 - 3 x 5 m.: sondeos 3, 16, 22-23 - 4 x 3 m.: sondeo 5 - 3 x 3 m.: sondeos 7, 20-21 - 5 x 8 m.: sondeo 8 - 3 x 9 m.: sondeo 9 - 6 x 6 m.: sondeos 12. 28 - 6 x 2 m.: sondeo 12 - 10 x 3 m.: sondeos 13, 24 - 2.35 x 3.35 m.: sondeo 14 - 3 x 6 m.: sondeos 17, 37 - 12 x 2.5 m.: sondeo 19 - 2 x 10 m.: sondeo 25 - 4 x 6 m.: sondeos 29, 31-32, 34-35 - 12 x 3 m.: sondeo 30 - 5 x 4 m.: sondeo 33 - 4 x 4 m.: sondeo 36, 38 II.4.2.2.- Elaboración de las Fichas de Registro. Durante el proceso de excavación se ha utilizado una ficha de registro de Unidades Estratigráficas (U.E.) basada fundamentalmente en el modelo Harris adaptado, en parte, a las características de nuestra excavación. La ficha consta de una serie de apartados: -un encabezamiento donde aparece el nombre del yacimiento, año y número de la campaña de excavación, zona y sector, Nº de la U.E., cotas de aparición de la misma, datación provisional, elementos de datación y fiabilidad del estrato. -descripción de la U.E.; en este apartado se describe la U.E. y se define su posición estratigráfica. -interpretación. Comentarios. -documentación. Se hace referencia al Archivo fotográfico, Archivo planimétrico, etc. El archivo fotográfico se ordena del siguiente modo: año de excavación, Nº de carrete y Nº de negativo. En cuanto a las diapositivas, una vez ordenadas por temas, es decir si son tomas generales, si pertenecen a una misma cata etc., se estructuran con el año de excavación y Nº correlativo. En cuanto al archivo gráfico, todos los dibujos de campo: perfiles, secciones, plantas etc. se guardaban en fundas de plástico individuales por sondeo numerados de forma correlativa.

-croquis. Aparece al final de la ficha, donde se refleja la posición de la U.E. II.4.2.3.- Informatización de datos. A.- TEXTOS Tanto el texto de la Memoria como sus anexos se presentan en papel y en soporte magnético.En el caso del texto principal de la Memoria, consiste en un documento único redactado bajo el entorno del programa WORDPERFECT 5.2 bajo WINDOWS 3.11 y recibe la denominación convencional de: MOLINETE. 95 En cuando a los anexos siguen la misma tónica a excepción del listado del Preinventario de materiales arqueológicos recuperados. Este consiste en un fichero-base de datos elaborada sobre el programa DBASE +++, que se incluyó en un disquete informático con la denominación de: INVENTAR. M95 Otros documentos insertados en los anexos son: Informe limpieza ladera occidental: LIMPIEZ. M95 Relación fichas de Unidades Estratigráficas: UE. M95 Relación del material fotográfico: FOTOGRAF. M95 B.- DOCUMENTACIÓN GRÁFICA Como indicamos previamente, en la Memoria entregada al final de la campaña la ubicación de las catas se plasma en su inserción como una capa más en la Topografía General del P.E.R.I. suministrada en el Proyecto, elaborada a partir del programa Autocad 2.1 y comprimida con el programa compresor ARJ. Por su parte las catas se presentan asimismo con sus estructuras exhumadas digitalizadas por escaneado de las plantas arqueológicas en ficheros gráficos *.PIF En cuanto a la presentación en papel, junto con las láminas habituales de plantas y perfiles y alzados seleccionados, se ha elaborado un dossier resumen informatizado que incluye los siguientes elementos a todo color: -planta general del P.E.R.I. del Molinete, con indicación de todas las catas. -planta del sondeo con diferenciación cronológica por fase de las estructuras exhumadas. -leyenda interpretativa. -fotografía escaneada de un aspecto de la excavación del sondeo. -breve texto resumen del sondeo. II.4.2.4.- Criterios de conservación Una vez alcanzados los objetivos previstos: cota de apa-

257

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

rición de los restos arqueológicos, importancia o entidad de los mismos, datación etc., siguiendo unos criterios de conservación y preservación de las estructuras antiguas y sobre todo de otros elementos arqueológicos más vulnerables como estucos aparecidos “in situ”, pavimentos, etc. se procedía, siempre de acuerdo con los Redactores del Proyecto, a dar por finalizada la excavación arqueológica, aun cuando el espacio previsto en cada sondeo permitiera la continuidad de los trabajos. Por tanto, se evitaba en lo posible la excavación en extensión por los motivos de seguridad de los propios restos, anteriormente expuestos. II.4.3 Reposición de tierras Consistió en la cubrición, mediante pala excavadora, de los sondeos arqueológicos. Los situados en la ampliación, excepto el 38 que no dio resultados positivos, se dejaron al descubierto, a petición de la Sociedad contratante, S.E.P.E.S., y de acuerdo con los redactores del Proyecto, con vistas a una posible integración futura en los planes urbanísticos de la zona. Los restantes sondeos, previamente se cubrieron con plásticos y cinta de obra de color rojo y blanco con la finalidad de que si se vuelven a descubrir posibilite una rápida visualización de la cota alcanzada por nosotros. Posteriormente se cubrieron con la misma tierra extraída durante la excavación, para lo que se procuró echar en primer lugar la arena más fina sin piedras, para no dañar los restos arqueológicos. II.5.- Consolidación, restauración y extracción de elementos muebles durante el proceso de excavación Debido a nuestra constante y justificada preocupación por la conservación de las estructuras y elementos excavados, procuramos, en todo momento y ante la más mínima duda sobre la preservación de los restos descubiertos, acometer tareas de consolidación, de forma inmediata e “in situ” durante el mismo proceso de excavación, cuando las circunstancias lo requerían. Así, durante el transcurso de nuestros trabajos aparecieron elementos, sobre todo de tipo mueble, altamente deleznables para lo cual tuvimos que contar con el apoyo de restauradores de Bienes Culturales que consolidaron y, en algún caso, extrajeron estos materiales. Entre estos trabajos cabrían citar los siguientes2: la extracción y acondicionamiento de un elemento arquitectónico: una cornisa de mortero cálcico aparecido en el sondeo 29.

258

igualmente, también durante los trabajos de excavación arqueológica, se procedió a la consolidación de un peldaño de caliza de la escalinata occidental (cata 28). la recuperación y acondicionamiento de una plancha de plomo perforada (rejilla que posiblemente hacía las funciones de un sumidero) de época romana localizada en la cata 36. la extracción de un fragmento de estuco pintado policromo, procedentes de los rellenos de la cata 36, y su posterior consolidación en el Museo Arqueológico Municipal de Cartagena, entre otros. También, y una vez finalizada la excavación de cada sondeo, se procedió a cubrir los restos arqueológicos más significativos y sobre todo los menos sólidos con un “geotextil”. Cabría citar los muros con estuco en la pared “in situ” del sondeo 1 o el mosaico “opus tesselatum” de la cata 4, entre otros. En cualquier caso, como ya indicamos, en todos los sondeos se cubrieron las estructuras con unos plásticos y con cinta de obra, para que, si exhumasen de nuevo en el futuro, se pueda alcanzar sin problemas la cota en la que paralizamos nuestra excavación CAPÍTULO III: CONCLUSIONES POR SECTORES Y SONDEOS

VERTIENTE MERIDIONAL (sondeos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 10 y 28-38) Como ya indicábamos en el apartado I ésta era el sector a priori con mayores expectativas arqueológicas. Buena prueba de todo ello la tenemos en los cercanos descubrimientos arqueológicos precedentes, como las termas halladas en 1981 en el solar Nº 10 de la c/ Honda y la calzada localizada en 1975 en la Plaza de los Tres Reyes. Al Este del conjunto termal descrito, después de los derribos de las construcciones modernas, se ha configurado un espacio de unos 12.000 m2 entre las calles Honda y Adarve, como una gran zona abierta con un considerable desnivel. En esta prometedora zona se plantearon las catas número 1 a la 10, a excepción de la 9, que queda en la esquina SE, y se agrupa con la vertiente oriental. Los hallazgos de la totalidad de estos sondeos deben calificarse, sin lugar a dudas, como espectaculares, tanto por el grado de conservación de los restos como por la significación histórico-arqueológica y monumental de los mismos (templos, termas, calzadas, etc.). Tanto es así que se solicitó, por parte de la dirección del Proyecto la ampliación de los sondeos en esta zona con 11 nuevas catas (numeras del 28 al 38) para completar nuestros

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Fig. 3: Plano de los sondeos arqueológicos.

conocimientos y asegurar la interpretación de los restos monumentales exhumados ya en la primera fase. La profundidad de los niveles romanos es muy variable pues, aunque la mayoría de las catas han empezado a proporcionar restos de estructuras romanas a pocos centímetros del nivel actual de superficie (sondeo 3-4), hasta 1 metro de profundidad (sondeo 2, 5, 6 y 10 y 28-35 de la ampliación), los niveles de base de las construcciones romanas pueden hallarse a cotas entre 4.50 y 3 m., conservándose alzados de más de 2.50 metros de altura o alcanzar casi la superficie (escalinata sondeo 5 y podium en los sondeos 36 y 37), algunos de los cuales incluso conservan bastante de su estucado policromo original (sondeo 1-33 y 10). Los hallazgos más superficiales se corresponden con el nivel de la terraza, correspondiente a las calles Paraíso y Aurora (subsector 2.1), y se sitúa entre la cota 10.50 y 11 m. sobre el nivel del mar. Ello se debe a los trabajos de aterrazamiento artificial de esta zona de la ladera de la colina, producido por el paso de los camiones y maquinaria para los derribos de los años setenta, por lo que se presentan asociados

materiales antiguos con otros más recientes y las viviendas decimonónicas con las estructuras romanas subyacentes; únicamente donde la acción de las excavadoras ha cortado las viviendas modernas han podido dejar al descubierto rellenos antiguos inalterados. Por otra parte, hemos podido constatar elementos de sustentación poco frecuentes en la arquitectura romana de nuestra ciudad, como las columnillas construidas a base de ladrillos triangulares de “cuarto de columna”, con unos alzados perfectamente conservados hasta 1.20 m. de altura (sondeo 6 y 10). Innumerables son los restos de estucos, mármoles de revestimiento y enlosados, restos de escultura, inscripciones y relieves, que nos muestran a las claras su pertenencia a conjuntos públicos de tipo monumental (sondeo 5 y 28-36). Así es que en nuestros sondeos hemos podido localizar algunos edificios muy representativos. El sondeo 1, con su posterior ampliación 33 (Fig. 4 a y 4 b y foto 4), han proporcionado los restos de un potente edificio de época altoimperial romana, con muros de gran porte

259

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

FOTO 2. Labores de limpieza en la terraza occidental del Cerro del Molinete.

y dos columnas La modulación clásica que parece entreverse entre sus elementos y el ambiente del relleno que lo recubre, nos hace suponer la pertenencia de este espacio a un área termal (relacionable quizás con las cercanas termas de la calle Honda). En ese caso, podríamos identificar el área excavada con un extremo de un espacio abierto (palestra) del conjunto balneal. En total, contamos con vestigios de cinco muros en alzados y 2 columnas con los fustes conservados “in situ”. Estas estructuras delimitan una gran estancia columnada y, en el extremo Este de la cata de ampliación, se adivina un nuevo espacio del que solamente se ha podido excavar un metro de anchura. Lo más destacado de estos muros es su alzado máximo visible de 1.50 m., que unido a otro 1.50 m. que puede calcularse por el alzado de la columna 3331, supondría un alzado total de unos 3 metros de altura y significaría prácticamente disponer de toda la planta baja hasta el nivel de techo de la estancia. El límite occidental de la gran estancia columnada está formado por un muro, de casi 2 m. de alzado, localizado

260

justo en el perfil Oeste de la cata, con un vano que se abre al noroeste. Un segundo muro, perpendicular al anterior, apareció al NW del corte; similar constructivamente al muro 130, conservaba un alzado de 1.80 m., completamente enlucido en toda su altura. Su extremo meridional contaba con piezas de una pilastra tallada, de muy buena calidad, reutilizada, adosada al muro. En la zona oriental, se descubrió, en esta misma ampliación, otros tres muros de opus incertum, que marcan el limite Este de la gran estancia columnada. El primero viene desde el perfil NE y atraviesa la cata en dirección SW, entroncando con el segundo, que procede del perfil Sur, en ángulo recto (esquinas arrasada por el pozo moderno 3322), y constituyéndose así en el extremo oriental de la gran habitación. El último muro, caracterizado por su forro de ladrillos hemipedalis, forma la esquina SE de la gran habitación columnada y se pierde bajo el perfil sur dirigiéndose NESW a encontrarse perpendicularmente con el muro occidental 130. De esta forma, se nos dibuja un espacio cuadrangular, con pasillo de comunicación Oeste-Este, al Norte del sondeo (entre los muros 3327 y 134) y vano al exterior por el Oeste junto al muro 130. En el espacio interno de estos muros, se situarían una serie de columnas, colocadas equidistantes a 1.20 m. (4 pies romanos) entre sí. De ellas se localizaron “in situ” dos de ellas; las que ocuparían los vértices noroeste (U.E 131) y sureste (U.E 3331) del patio columnado. En ambos casos, las columnas se mantenían, sorprendentemente, en pie pese al paso de los siglos y al proceso de relleno sufrido. El peso de la tierra solamente había conseguido inclinar los fustes (de 1.20 m. de altura por 45 cm. de diámetro) pero sus basas áticas seguían “in situ”, sobre el pavimento de la estancia. Este suelo consistía en una capa de argamasa bastante mediocre (U.E. 133), que se extendía regularmente por todo el espacio. Seguramente no se trata más que la capa de preparación de la pavimentación original de losetas de mármol, expoliadas en el momento de abandono del edificio. Sin embargo, no pudimos localizar ningún fragmento marmóreo colocado, ni huellas en la argamasa. Respecto a la habitación oriental, descubierta no más de un metro de anchura, se sitúa al sur del pasillo de comunicación. El alzado conservado de sus muros de cierre al norte y oeste es tan importante (un metro visible más 1.70 m. estimado sobre el nivel de pavimento romano) que

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

FOTO 3. Tareas de restauración en la escalinata occidental del podium romano.

incluso su parte superior parece pertenecer ya al techado de la planta baja o caementicium de sustentación de un piso superior. En la cata 2 (Fig. 5 y foto 5) se descubrió parte de una gran cisterna romana, cuya cubierta (desplomada) se localiza a 1.60 m. de profundidad y cuya base no ha podido ser excavada por el peligro que presentaba. Se trata de una construcción de gran envergadura, evidente interés histórico y monumental (construcción abovedada de opus caementicium de piedra perfectamente trabada con argamasa) y que podrá ser recuperada, con el correspondiente tratamiento de restauración, si se practica una actuación en extensión en la zona. Sobre la cubierta detectamos indicios de una pavimentación superior. Se conserva su mitad septentrional y el arranque de la meridional, y su pared de cierre a occidente, por lo que podrá con un estudio detallado descubrir su funcionamiento hidrológico a partir de su excavación. La excavación del sondeo 3 (Fig. 6 y foto 6) ha permitido documentar la secuencia de ocupación completa de esta ladera de la colina en época antigua. Hay una primera habi-

tación en época republicana, que se amplía a una construcción mucho más potente en el altoimperio (quizás relacionada con las termas vecinas de la terraza inferior) y una reutilización residual en la época tardorromana. El nivel de ocupación altoimperial ha descubierto tramos de tres muros de unos 55 cm. de espesor que se construyen con piedras más regulares trabadas con argamasa, formando un opus caementicium muy compacto, con alzados conservados de hasta 1.50 m. La esquina de ambos muros de tan buena factura esta constituido por un gran sillar escuadrado de caliza, apoyado sobre un basamento cuadrangular. Ambos muros delimitan una estancia, cuyas dimensiones totales no han podido ser desentrañadas por las limitaciones en extensión de la cata, y un segundo espacio al Este de la misma, del que únicamente contamos con otro sillar de caliza vertical similar al de la esquina, que parece el arranque de un nuevo muro, que se mete en el perfil en la esquina SE, conservado en una altura de 1.20 m. Entre dicha esquina escuadrada y el sillar de arranque de este nuevo muro quedaría un vano de unos dos metros.

261

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 4 a: Planta sondeo 1.

Fig. 4 b: Sección sondeo 1.

Además contamos con restos de la pavimentación de esta estancia Este. Pudimos localizar por toda esta zona del sondeo, una fina capa de arenisca disgregada que interpretamos como capa de preparación para el enlosado de suelo. Aparece únicamente roto en la zona del vano, quizás por el expolio de la piedra de umbral que ocuparía este punto. Con posterioridad al mundo clásico, no tenemos testimonio del uso de esta parte de la ciudad hasta la formación de la calle Paraíso, en sus servicios más modernos. Aunque el área excavada ha sido muy limitada y las remociones pueden haber arrasados significativos capítulos de la vida en época moderna de la zona, parece significativo la ausencia

262

de estructuras de los siglos XVI-XIX d.C. y el afloramiento de las estructuras romanas en superficie. La cata 4 (Fig. 7 y foto 7), como la 3, se situó en la terraza superior de la zona (calle Aurora) y en ella se descubrieron los restos de una construcción, al parecer perteneciente a una vivienda romana de bastante calidad, con tres estancias diferenciadas, aunque todavía no podamos reconocer su funcionalidad. En todo caso, la habitación 1 con un pavimento musivario formaría parte sin duda de la zona residencial de la vivienda. Asimismo documentamos dos fases de pavimentación: una primera con un opus signinum común a las estancias 1 y 2, que podríamos datarlos a finales de la República o en el período augusteo y una re-pavimentación superior con un mosaico opus tesellatum que debe pertenecer ya al período imperial romano. Solamente la excavación total de las estancias (incluyendo la zona central de la habitación 1 donde se ubicaría el emblema musivario), y la documentación de secuencias estratigráficas menos alteradas, podrán completar nuestro conocimiento acerca de esta construcción y una datación más ajustada. Sin embargo, y con diferencia, el área con hallazgos más espectaculares en toda esta zona es la comprendida entre las calles del Adarve y de Ignacio García. En la misma se abrieron primeramente dos catas (número 5 y 7), para completarse en la fase de ampliación con otros diez sondeos (para su explicación ver la introducción y el capítulo de metodología). A partir de todas estas catas se ha podido delimitar varias construcciones de época romana: primeramente destaca el gran edificio, erigido a partir de un escalonamiento monumental de la ladera sureste de la colina del Molinete, que parece pertenecer al Templo Capitolino de la ciudad (A). Además tenemos restos de otro gran edificio público al occidente de aquel (B). A. TEMPLO CAPITOLINO (Fig. 8 a) Gracias a los restos aportados por los últimos sondeos de la campaña de 1995, disponemos ya de un primer bosquejo de este edificio monumental, compuesto por una gran plataforma-témenos inferior, a la que abrían una serie de aedicula romanas, flanqueadas por dos escalinatas monumentales de acceso a la plataforma superior o podium. I. PLATAFORMA-TEMENOS INFERIOR Delante del gran edificio sobre podium y las aediculae, se abre un gran espacio abierto, como una de plataforma, con una serie de pavimentaciones superpuestas.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Seguramente tendría originariamente un acabado superficial enlosado con plaquetas de mármol de colores (de las que aparecieron muchas en los rellenos), pero no se ha podido localizar ninguna “in situ”, ni detectarse huellas de su colocación en el preparado inferior. Únicamente hemos podido documentar los preparados de arenisca descompuesta compactada con argamasa, de unos 3 cm. de espesor, sobre unos rellenos de preparación (sondeos 7 y 30), que serían contemporáneos a la reordenación urbanística de la ciudad julio-claudia (sondeos 28-31 y 34-35), pero posterior a la construcción de la plataformapodium, por cuanto el témenos inferior cubre los dos peldaños inferiores de la escalinata occidental). Sobre este suelo se reconocen las huellas de argamasa (sondeo 31) y sillares, incrustado en ella (sondeos 7 y 30). Cuando levantamos el suelo del témenos, bajo su relleno de nivelación, se descubre un preparado escalonado (3 peldaños) de caementicium, sobre el que se situarían las losas de peldaños y una acera casi completamente expoliadas (sondeo 30), y el enlosado de una calzada inferior, continuación de la documentada en el sondeo 8, que cruzaría toda la ladera meridional de la colina en sentido Este-Oeste. Esta calzada, de grandes losas pulimentadas de caliza gris (sondeo 30; foto 8)), se extendería desde la acera escalonada descrita al Sur y limitando directamente al Norte con el rellano inferior de las escalinatas laterales (sondeos 5 y 28), con una anchura de 2.40 m. Su datación en época tardorrepublicana, está basada sustancialmente en los materiales cerámicos de relleno que la colmatan bajo el pavimento imperial inferior del témenos. En época julio-claudia, esta calzada se abandonó, quedando amortizada, para la ubicación de la gran plataforma. El cimiento para estos suelos y calzadas, es un basamento construido a base de hiladas de grandes sillares de arenisca, separados por unas zanjas-pasillos, de 1.20 m. de anchura, rellenas con lajas de pizarra triturada y tierra pardusca (sondeos 7 y 30), para ahorrar en materiales de talla sin perder la consistencia del témenos. II. ESCALINATAS OCCIDENTAL Y ORIENTAL (Fig. 8 y foto 9) Los sondeos 5/28 y 35 aportaron la localización de las dos escalinatas que flanqueaban el gran frente monumental del podium-plataforma y cerraban el conjunto. La escalinata occidental es la mejor conservada (Fig. 8 b), y donde se pudo calcular con exactitud sus dimensiones

FOTO 4. Sondeo 1. Columna romana.

(sondeos 5 y 28). Está formada por 12 peldaños de grandes losas de caliza grisácea tallada y pulida perfectamente para encajar sus piezas sobre una base, también escalonada de opus caementicium, con una longitud de 3.70 m. En ellas se detectan oquedades con restos de hierro, seguramente para la instalación de una barandilla o rejería metálica. En cambio, la escalinata oriental (sondeo 35) se hallaba en peor estado. El antae este había desaparecido hasta su nivel de cimentación y de la escalera se conservaba únicamente el preparado en opus caementicium con huellas de 5 líneas de escalones y solamente las losas del peldaño inferior, con una altura media de 30 cm. y una anchura de otros 30 cm, que debieron ser arrancados como fruto del expolio cometido en época moderna. Las escalinatas estaban delimitadas por dos antae, en forma de gruesos muros-plataforma de un 1.50 m. de espesor, construidos a partir del forro exterior de grandes sillares de caliza y arenisca, además de un cuerpo interior escalonado de caementicium para ahorrar material. El sillar terminal del muro, que sirve de jamba a la escalinata, es siempre

263

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 5: Planta sondeo 2.

de caliza y presenta unos tallados para el giro del gozne (de 7 cm. de diámetro) y movimiento de una gran verja que cerraría (al menos en una primera fase) el acceso a la misma (sondeos 28 y 35). El antae Oeste de la escalinata occidental ha sido el que nos ha aportado una mayor información acerca de estos elementos constructivos. Se trata de un forro de grandes sillares almohadi-

264

llados de arenisca, de unos 70 cm. de grosor, perfectamente trabados entre sí (recurriéndose en varios puntos al engatillado de los mismos), conservados a diferentes niveles, hasta 3 hiladas, con un alzado máximo conservado de 1.70 m. (sondeo 36). El interior de este podium se construye con un conglomerado de mortero romano (opus caementicium), conservado hasta 1.80 m. de altura, a escasos centímetros bajo el

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

nivel actual de superficie del solar y apoyándoseles los suelos de las viviendas más recientes directamente sobre ellos. Este lateral de la plataforma presenta una peculiar planta, donde el trazado rectilíneo procedente del Sur (sondeo 28), experimenta un retranqueo en el centro de la cata 36. Seguramente el acceso cotidiano por estas escalinatas hacia la plataforma superior quedaría restringido a los sacerdotes y personal de servicio, que emplearían unas puertas laterales en la barandilla, dejando el centro de la escalinata bloqueada. Solamente en las grandes festividades y rituales propios del templo se podría retirar dicha barandilla para posibilitar el acceso multitudinario por dicho lugar. III. TABERNAE (Fig. 8 a y foto 10) El espacio entre las dos escalinatas monumentales II-III, queda ocupado por cinco tiendas romanas, semejantes en dimensiones (2.40 m. de longitud por una anchura de 2.60/2.80 m.) y construcción, separadas por cuatro muros-antae, y cuyo fondo es el propio frente del podium, de caementicium con forro de opus cuadratum de arenisca, de la plataforma superior. No las excavamos hasta su nivel de pavimentación, como medida preventiva para asegurar la perfecta conservación del forro del podium inmediato (sondeo 32-34). Estos muros-antae intermedios de las tabernae son estructuras en alzado, sin vanos, de 1.50 m. de anchura, conservados hasta 2.40 m. de altura. Se construyen con sillares rectangulares de arenisca, de aproximadamente un metro de longitud por 45 ó 60 cm. de anchura, dispuestos en la dirección Norte-Sur del muro. Sin embargo, la terminación de los antae es la excepción, pues su basamento es de piedra caliza y el sillar de arenisca superior es transversal a los demás, en dirección este-oeste. En la taberna II (sondeo 29) se observa un trabajo de talla semicircular, de 70 cm. de diámetro, en las esquinas próximas al muro de podium, quizás para adosarles unas columnas decorativas o de apoyo a un altillo de almacenamiento de la tienda, cuerpo alto que se sustentaría también en vigas de madera cuyas huellas de entronque se detectan por varios puntos del lienzo del podium. Algunas de estas medianeras están muy arrasadas, como el antae de las taberna IV-V (sondeo 34), del cual sólo se ha conservado su hilada inferior de sillares de caliza y la huella sobre el muro de podium de su entronque. Las tabernae estaban pavimentadas con lechadas de argamasa de cal. En algún caso (taberna V) son dos suelos superpuestos, siempre dentro del período altoimperial

FOTO 5. Sondeo 2. Cisterna romana.

romano (sondeo 34). Pueden estar asociadas a unas estructuras cuadrangulares de pileta-hogar, de escaso alzado, de arenisca y argamasa, pegado a las medianeras y en el eje de la entrada a la tabernae II y IV (sondeos 29 y 34). Las entradas a las tabernae muestran umbrales (sondeos 29, 34 y 35) de argamasa o sillares de arenisca de escasa altura; conservan huellas del gozne para el giro y apertura de una puerta-verja (taberna V).

265

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 6: Planta sondeo 3.

IV. PLATAFORMA-PODIUM DEL TEMPLO. Es todavía escasa la documentación de la plataforma superior. Solamente se excavó en dos sondeos obteniéndose en ellos resultados poco significativos. El sondeo 37 (Fig. 9), en el centro del área de esta plataforma, y la cata 38, en su extremo nororiental, demostraron su arrasamiento superficial por construcciones modernas, y la única pervivencia de sus rellenos y preparados de base para las pavimentaciones altoimperiales. Consisten en una capa amarillenta de arenisca disgregada y mezclada con cal para dar un suelo apisonado firme

266

de unos 30 cm. de espesor, que cubre un gran relleno de nivelación artificial. La secuencia, de tierra de aportes y piedras de grandes dimensiones, refleja claramente el proceso de creación de un nivel superior para la plataforma monumental en el siglo I d.C., a partir de restos de la propia roca de monte de la parte alta del Molinete (pizarras arcillosas) disgregada y con una capa superior compactada de arenisca triturada y cal. Además, en el sondeo 38 (Fig. 10), se detectaron vestigios de un cimiento de piedras irregulares trabadas con argamasa, de forma rectangular, que se hallaba colmatado en el

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

preparado-relleno de la plataforma romana. En el estado actual de las excavaciones, y debido al reducido espacio excavado, no podemos aventurar todavía si se tratan de los cimientos de alguna de las construcciones que se asentarían sobre la plataforma o parte de edificaciones precedentes englobadas posteriormente en la plataforma. Si es interesante destacar la documentación de vestigios de otro nivel de ocupación anterior consistente sobretodo en un suelo compactado de arenisca disgregada similar al superior, que se interpreta como la pavimentación original, datable (por paralelismo con la secuencia estratigráfica y cronológica en el témenos inferior al pie de las escalinatas) en el momento tardorrepublicano (fundación de la colina C.V.I.N.K.), amortizada con la reorganización urbanística de mediados del siglo I d.C. La formación de esta plataforma original se efectuó a su vez a partir de la amortización de las estructuras recortadas en la ladera de la colina preexistentes (¿púnicas?) con el relleno del podium con los propios restos del derrumbe de las mismas y con material aportado ex-profeso para lograr un relleno, que supone elevar el nivel de pavimentación inferior en cerca de 3 m. Bajo todos estos derrumbes se descubren los restos del edificio primitivo asentado sobre esta zona de la ladera meridional de la colina del Molinete. Se trata de un edificio de grandes proporciones, del cual se conservan restos de un muro de casi tres metros de alzado intacto, en opus africanum con sillares verticales que alcanzan hasta 1.30 m. de altura intercalados por sillarejo irregular, que cruza el centro de la cata en sentido Este-Oeste, delimitando dos espacios o estancias. Al Norte, el muro (con restos de enlucidos) se asocia a un suelo de arenisca compactada de escasos centímetros de espesor, que se apoya sobre un cimiento de nivelación de piedras de mediano tamaño, de 0.90 m. de potencia, que coincide con la base del propio muro. De esta forma, la estancia Norte queda a un nivel superior a la meridional, que describiremos a continuación, cimentándose su suelo sobre la roca de monte y sirviendo el muro de aterrazamiento al nivel superior, mediante el recorte escalonado de la ladera de la colina. En cambio, la estancia Sur se halla a un nivel de suelo inferior, con un alzado máximo de muro conservado de 2.90 m.. Su pavimentación, bajo una capa de destrucción o abandono con cenizas de casi 30 cm. de potencia, consiste en un empedrado de piedras irregulares de tamaño medio.

FOTO 6. Sondeo 3. Estructuras romanas.

También reconocimos bajo el suelo púnico, los restos de un alcantarillado-bajante, en sentido Norte-Sur, construida por una caja de sillarejo y cubierta de lajas de piedra planas de unos 0.78 por 0.38 cm. de grosor, delimitando una conducción cuadrangular de unos 20 cm. de lado por 34 cm. de altura con una pendiente acusada, en sentido Norte-Sur. Su fondo presenta un revestimiento impermeabilizante de mortero de argamasa.

267

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

FOTO 7. Sondeo 4. Mosaico romano “opus tessellatum”.

B. EDIFICIO OPUS MIXTO (Fig. 11 y Foto 11) Al Oeste, de toda la construcción monumental descrita, documentamos un nuevo edificio en el extremo occidental de las catas 28 y 36. Se trata principalmente de un muro continuo, de 0.50 m. de espesor, que cruza ambos sondeos en dirección NE-SW. Está construido con un aparejo de evidente calidad, formado por grandes sillares rectangulares escuadrados puestos

268

en pie a espacios variables, marcando lienzos elaborados bien con sillares medianos de caliza gris en opus cuadratum, bastante bien tallados y trabados con cal (sondeo 36), o bien por un relleno intermedio de sillarejo pequeño irregular, pero bien trabado con argamasa compacta (sondeo 28). Este muro-fachada conserva hasta 1.80 m. de alzado máximo, casi hasta el nivel de superficie actual del solar (coincidente con la antigua C/ Sambazart). Al mismo, se le adosa a occidente otro perpendicular en el centro del sondeo 36. Este muro perpendicular viene a definir varias estancias paralelas, posiblemente escalonadas, resolviendo así el problema de la construcción del edificio salvando la fuerte pendiente del monte en este punto. Ambas paredes se presentan revestidas con un estucado, al menos, en su caras internas (Norte y Oeste). También es visible un tramo de su suelo inferior en opus signinum en el sondeo 28. Todo ello parece dibujar una estructura de grandes dimensiones pero de utilidad desconocida. El espacio excavado es todavía limitado para poder reconstruir estos singulares elementos constructivos del extremo occidental del área de actuación arqueológica. Entre el podium del templo (A) y este segundo edificio occidental (B), se define un estrecho espacio longitudinal, en forma de pasillo o calleja, arrasado por el expolio de una tubería de plomo de conducción de agua potable, que discurría bajo su pavimentación, en el momento de abandono de los edificios. De ella no nos resta más que un suelo-bajante inclinado de opus signinum, de unos 20 a 35 cm. de anchura, y el preparado de opus caementicium que cubre el espacio restante hasta el lateral del podium. El centro de este preparado de argamasa romana aparece recortado para la instalación de la conducción de agua potable o canaleta cuadrangular de unos 40-50 cm. por 20-25 cm. de profundidad, que, al menos en su último momento, sería transportada por el interior de una tubería de plomo, de sección almendrada, de la que se conserva un tramo de 20 cm. de longitud justo en el perfil Norte del sondeo 36. El espacio excavado es aún muy limitado para aventurar una interpretación concreta para este estrecho pasillo. En todo caso, a un uso como acceso entre los dos niveles de aterrazamiento del monte se contrapone su papel de calleja para recogida de aguas de las vertientes de los edificios colindantes. Ello explicaría tanto el hallazgo, en los rellenos superiores, de la rejilla de plomo o sumidero, como los res-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Fig. 7: Planta sondeo 4.

269

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA



N

Fig. 8 a: Planta general área frontal Podium: escalinatas W y E y cinco estancias intermedias.

Fig. 8 b: Estratigrafía sobre escalinata Occidental.

tos de arenilla, caracoles y concreciones calizas (producidas por el continuado paso del agua por el canal) abundantes en el relleno limoso de la canaleta. Aunque esta canalización de aguas y los edificios romanos descritos coexisten entre el siglo I d.C. y el siglo III d.C.,

270

tienen indicios que indican una mayor antigüedad en la construcción del podium-plataforma oriental (U.E. 36153617). Ello se basa en que el preparado de mortero que configura el pavimento intermedio y la canaleta, que parece con-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

FOTO 8. Sondeo 30. Calzada romana frente escalinata occidental del podium.

temporáneo por su parte al muro occidental y a la bajante de aguas, cubre parte del almohadillado de los sillares inferiores del forro de podium 3615, con lo que éstos, al menos en origen, debían contar con un nivel de suelo inferior al ahora detectado, y donde debimos detener nuestra excavación. Esto se reafirma si observamos como los muros de fachada de ambos edificios no son exactamente paralelos sino que muestran una ligera convergencia de Sur a Norte, lo que significaría su pertenencia a dos momentos y trazados urbanísticos diferenciados. Esta cronología, anterior de la plataforma monumental y su reutilización, con nuevas pavimentaciones, en el Alto Imperio (siglo I d.C.), se corresponde perfectamente con los dos momentos de pavimentación que documentamos asimismo en la escalinata de los sondeos 28 y 5,; este hecho sugiere una cronología tardorrepublicana (fundación cesariana de la colonia C.V.I.N.K.) como momento de construcción primigenia del podium oriental. No podemos asegurar, todavía, si estos elementos forman parte de los sistemas hidráulicos de aprovechamiento hídrico

normales de la ciudad o si corresponden a un nuevo ítem del conjunto arquitectónico monumental, flanqueando la escalinata y la plataforma monumentalizada con este canal artificial de agua. Lo único que podemos precisar es la construcción de la canaleta en un momento posterior al escalinata-antae. El sondeo número 6 (Fig. 12 y Foto 12) ha permitido documentar como en un punto bajo de la ladera meridional de la colina del Molinete, por debajo de las construcciones modernas, a unos 70 cm., empiezan a aparecer los rellenos del hiatus de abandono post-romano y la destrucción de unas construcciones monumentales. A partir de 1.70 m. empiezan a parecer las estructuras romanas con alzados conservados entre 1.50 y 2 m. Se trataría originariamente de un porticado abierto, sustentado sobre columnas de ladrillos revestidas con estucado, datable en el siglo I d.C., apoyado sobre basamentos de arenisca. La pavimentación de este momento consiste en una fina capa de tierra de arenisca amarillenta descompuesta y apisonada y cal, como argamasa de preparación que descansa sobre un lecho de piedras de tamaño medio.

271

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 9: Sección sondeo 37.

Posteriormente se cerrará el espacio, con muros, al Sur y Este, creando una estancia cuadrangular y, al Oeste, con un tabique irregular abierto por un vano de acceso a la misma altura. El sondeo 10 (Fig. 13 a y Foto 13) ha proporcionado, bajo las casas modernas y contemporánea, los rellenos de hiatus y las estructuras de época romano imperial, pertenecientes quizás a la misma construcción que la cata 6. Se trata de dos muros de escaso grosor (habitaciones de servicio) pero donde se engloban también columnillas decorativas de ladrillos de “cuarto de columna”, que delimitan una estancia pavimentada. Estos muros y pavimentos amortizan unas construcciones anteriores (posiblemente del siglo I a.C.), de las que hemos podido reconocer unos basamentos de un porticado, del que se conserva una basa caliza reaprovechada, y restos volteados de losas de una calzada que cruzaría al SE de la cata. Finalmente, encontramos a un nivel inferior otras estructuras de gran potencia, colmatadas ya en el siglo II a.C.(ver estratigrafía en Fig. 13 b). Consisten en un muro de piedras bien trabadas que se ve muy parcialmente en el perfil oeste del sondeo y, sobre todo, dos muros escuadrados de grandes sillares de arenisca, con un alzado conservado de casi dos metros (Fig. 13 c), asociados a un pavimento de encachado de piedra donde se vislumbra una cisterna subterránea. La presencia de la cisterna (para rituales de agua), precedida por dos “chimeneas” o “altares de fuego” rústicos a

272

ambos extremos y el hallazgo de abundantes vasitos votivos de factura presumiblemente púnicos, nos sugiere la existencia de un lugar sagrado (santuario) y nos remite a la arquitectura sacra púnica, extremo que sólo podrá ser confirmado con una ampliación de las excavaciones. En cuanto al extremo Noreste de esta vertiente del Molinete es muy poco conocida (lugar donde no se había realizado ninguna investigación arqueológica). Nosotros tampoco hemos podido aportar gran cosa, por estar todavía cubierta por edificaciones del barrio decimonónico y no contar con solares útiles para los sondeos. Solamente podemos indicar, como señalábamos en la Memoria de la prospección, un afloramiento de la roca base de la colina que se refleja en un recorte de monte en la parte alta de la Cuesta del Maestro Francés, y un desnivel significativo en el centro de la calle Adarve, relacionado con el descrito en la calle Sambazart. La única cata efectuada en la calle Adarve fue el sondeo 8, (Fig. 14 y foto 14) que ha mostrado, bajo la casa contemporánea y el baluarte del Adarve del siglo XVI, restos de dos edificios que flanquean una zona exterior (calzada romana). Al Norte hemos localizado dos muros macizos de una posible tabernae romana, con un alzado máximo conservado de un metro de altura, que se abren a la calle, por medio de un umbral-vano de grandes dimensiones. En el interior de la construcción se adosa otra pared medianera de piedra trabada con argamasa, de similar espesor, con restos de enlucidos. Viene, con la anterior, a delimitar una habitación, muy arrasada por un vertedero tardío. Al exterior ( o zona SW) de la construcción-tabernae, se descubre, los sillares pulimentados de granito de la acera de una calle, a modo de escalón elevado sobre las losas de la calzada, y el enlosado propiamente dicho de esta calle romana, de 2.70 m. de anchura, de grandes lajas de caliza gris pulimentada, que ocuparía justamente la esquina NE del Foro. La propia configuración de éste, con unos edificios públicos monumentales viene a estrangular la salida de la calle y reducirla a un carácter secundario en el urbanismo altoimperial de la ciudad. Por el centro de la misma discurría subterránea una cloaca de grandes dimensiones, parcialmente rellenada y con algunas lazas de cubierta hundidas, y desde la acera septentrional (taberna) localizamos asimismo una bajante de alcantarillado. Finalmente, en el límite meridional del sondeo aparece otro edificio de grandes dimensiones, pero muy deteriorado.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

FOTO 9. Escalinata occidental romana y tabernae I y II.

De él únicamente hemos podido identificar, por quedar muy en el límite del sondeo, restos del muro de fachada, construido a base de grandes sillares escuadrados de arenisca. Entre este muro de fachada y la calzada ya delimitada nos resta un espacio escalonado, muy arrasado y expoliado en el momento de su abandono, que parece un porticado escalonado, donde incluso se entreve las huellas de un pedestal-soporte de apoyo para una de sus columnas, en el centro de la cata. La inexistencia de estructuras modernas que alcancen las profundas cotas (entre 3 y 4 m.) de las construcciones romanas anteriormente descritas, parecen asegurar un grado de conservación y una continuidad en los hallazgos excepcional. VERTIENTE ORIENTAL (sondeos 9, 11, 12 y 25) En su mayoría, esta vertiente coincide con la calle de la Pólvora y los solares de las edificaciones que lo flanqueaban, dado que más al Este se detecta un fuerte recorte moderno (siglo XX) del monte sobre la calle San Vicente, producto de

la construcción de unas salas de cine en este lugar, que arrasó cualquier nivel antiguo (actual Cine Máiquez). Esta calle, que unía el centro de la ciudad (Cuesta del Maestro Francés) con el límite septentrional del casco antiguo (calle de San Fernando), fue uno de los ejes de comunicación importantes de la ciudad en siglos anteriores. La subida a la calle de la Pólvora muestra indicios de relleno moderno al este del trazado de esta vía, pero también el afloramiento de la roca de monte en superficie, especialmente en su acera occidental. Esto es lo que se vino a comprobar en los sondeos 9, 11-12 y 25. La cata 9 abierta a su pie, en de la Cuesta del Maestro Francés sólo ha permitido documentar el nivel de la vivienda contemporánea y como ésta, con sus instalaciones subterráneas de servicio, se construyen y recortan sobre la propia roca de monte, por lo que arrasaron sin remedio los niveles antiguos. En la parte alta de la calle de la Pólvora se plantearon catas tanto en el solar que ocupa su esquina SE. (sondeo 25) como en el del extremo NE. (sondeo 11), señalando ambos un gran relleno entre 4 y 6 metros de potencia.

273

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

FOTO 10. Sondeo 29. Fragmento de escultura romana encontrada en tabernae I.

En el primer caso (sondeo 25), al fondo de estos rellenos restaba sólo finas capas de arcilla sobre la roca de monte, y algunas lechadas de cal (suelos) y alzados poco potentes de los muros derruidos, seguramente de viviendas particulares de época romano imperial. Más interesantes son los recortes de monte cuadrangulares que se localizan esporádicamente, bajo el nivel romano imperial anterior, y que pueden remitirse a época romano republicana e incluso púnica. En cambio, en los sondeos 11 y 12 , debimos desistir de alcanzar la roca de base, a pesar de empezar a localizar, a una profunda cota de 6 metros, estratos con materiales de época romano republicana (con interesantes materiales anfóricos con marcas y sellos) sobretodo por indicación de la dirección técnica del Proyecto. Esta decisión fue debida a la alta peligrosidad que suponía el seguir bajando a esa profundidad, en sondeos de tan reducidas dimensiones, que incluso nos vimos obligados a ir ampliando sucesivamente sus límites conforme aumentaba su profundidad. Ello parece indicar que nos hallamos en una zona donde se

274

produjo, al menos desde el siglo I a.C. un gigantesco proceso de relleno y aterrazamiento artificial, quizás en un intento de ampliar el espacio útil de la colina, pero en el cual no nos queda bien constatados la existencia de estructuras de habitación contemporáneos a dichos rellenos, puesto que como hemos indicado tuvimos que suspender la excavación en estos puntos. Esta ausencia de elementos monumentales de interés, solamente podrá ser confirmada con la realización de sondeos geológicos, para determinar la secuencia concreta, y sólo a la luz de los mismos efectuar alguna nueva cata de comprobación estratigráfica con procedimientos arqueológicos convencionales o la excavación en extensión, con medios mecánicos, de toda esta área NE. de la colina hasta alcanzar la roca de base. VERTIENTE SEPTENTRIONAL (sondeos 13, 14 y 15) En esta zona se incluye el espacio, muy escarpado, comprendido entre una terraza inferior (calle de San Fernando) y otra superior (Calle de San Esteban). La inferior no ha podido apenas ser abordada en nuestro estudio, puesto que se halla

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Fig. 11: Alzado muro romano de aparejo opus mixto.

todavía ocupada por edificaciones decimonónicas y recientes y se corresponde con una vía en uso comercial que queda fuera del P.E.R.I. y por tanto no se planteaba ningún sondeo (aunque catas recientes señalan restos de alcantarillados romanos soterrados unos tres metros bajo el nivel actual de la calle). Por tanto, las catas se situaron en la terraza de la antigua calle de San Esteban (sondeo 13) y en los callejones de acceso (cata 14 en el callejón de San Esteban y sondeo 15 en la calle Tahona). El importante desnivel que se detecta entre las dos terrazas y la ausencia de construcciones en esta zona que señalan los planos conservados de época moderna (siglos XVI-XIX) parece sugerir una vertiente acantilada y rocosa, donde podrían haber recortes de monte, aprovechados para adosar las viviendas del nivel inferior, pero también un importante fenómeno de sedimentación natural por erosión de las laderas superiores. El sondeo 13 descubrió un tramo de un gran canal de sección en V para la recogida y conducción del agua (de lluvias o procedente del exterior de la península de CarthagoNova por un acueducto) a los barrios inferiores de la ciudad. La aparición de unos restos inferiores, por debajo de los rellenos sobre lo que se apoya el suelo de argamasa romano, viene a plantear nuevamente la posibilidad de existencia de niveles púnicos o republicanos antiguos en esta zona de la colina, hipótesis que únicamente podrá comprobarse con una excavación en extensión de este punto. El sondeo 14, en el callejón de San Esteban sólo detectó los niveles de pavimentación y conducciones bajo dicha calle y rellenos arcillosos precedentes (sin estructuras) sobre la roca de monte, sin que, en las reducidas dimensiones de la cata, podamos señalar claramente un nivel romano. Finalmente, el sondeo 15 ha proporcionado una completísima secuencia estratigráfica de la ocupación de época anti-

gua y moderna. Bajo los restos de viviendas recientes (fase I del siglo XIX y fase II del siglo XVIII), quedan restos de la muralla que pasaría por esta zona en el siglo XVII, contemporánea del momento de formación del barrio de la Morería. De época romana, pudimos reconocer restos de una construcción, que incluía muros de poco alzado preservado, fragmentos de suelos de opus signinum y una gran conducción central, con cubierta de sumidero parcialmente conservada y bajantes para la caída de aguas en su interior, a una cota de 4 metros por debajo del nivel actual del solar. Este nivel parece abandonarse hacia el cambio de Era, quizás en el transcurso del gran proyecto de remodelación urbanística de la ciudad que se emprende en dichos momentos. VERTIENTE OCCIDENTAL (sondeos 16, 17, 18, 19, 20, 21, 26 y 27) La ladera occidental de la colina, urbanizada en su parte baja los siglos XVI-XVII como el barrio-arrabal de la Morería, y las terrazas superiores ya en el siglo pasado, presenta, a semejanza de la septentrional, una vertiente muy escarpada, donde se ha producido un gran arrasamiento de los niveles antiguos y donde la construcción de casas modernas se ha efectuado recortando las propias estructuras de la vivienda sobre y en la roca (paredes y suelos). Ello determina que por toda esta zona de la colina apenas se localicen rellenos sedimentológicos antiguos, por lo que las posibilidades de hallazgos arqueológicos son muy limitadas. Los sondeos previstos se ubicaron por una parte, en las tres terrazas superiores, y por otra en las dos grandes calles de la parte baja. La zona superior de la vertiente, en contacto con la zona de cima de la colina, se corresponde con la antigua calle Almela. En su extremo NW situamos la cata 26, la que proporcionó mayores restos de época antigua.

275

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

FOTO 11. Sondeo 36. Pasillo entre edificio opus mixto y muro lateral occidental del podium.

Se trata de un recorte de la roca de monte en forma de nicho u hornacina abandonada ya en época republicana romana. Sin embargo, sería necesario la excavación en extensión de todo el espigón para poder comprender el sentido constructivo de estos recortes y si corresponden a estructuras simples de habitación, o si pueden ser identificados con otros tipos de construcciones de uso industrial, público o cultual. En cambio, los sondeos situados en las terrazas intermedias (la cata 21 en la calle Doncella y la 20 en el callejón de Catalanes) apenas produjeron resultados de interés arqueológico. La demolición de las edificaciones del barrio decimonónico supuso tal arrasamiento de estas terrazas, de casas adosadas a la roca del monte, que actualmente han dejado prácticamente al descubierto amplias superficies de la roca de base, con algunos recortes (sondeo 21) y piletas (sondeo 20). Un cambio en las secuencias estratigráficas se observa en la zona baja del sector. Los sondeos correspondientes a la calle de la Morería Alta muestran junto a los afloramientos en superficie de la roca de base (sondeo 27), otros interesantes

276

recortes de monte y potentes capas de sedimentación arcillosa natural (sondeo 19). La terraza inferior (Morería baja) proporciona secuencias más complejas. La cata 16 coincidió con una pileta antigua a cielo abierto, tallada 1.50 m. en la propia roca de base del monte, rellenada y re-utilizada en época moderna. No podemos determinar la data de su construcción, aunque su abandono y colmatación debe llevarse al siglo II d.C. Por el contrario, los sondeos 17 y 18 no alcanzaron el nivel rocoso de base, dado que el nivel freático aparecía a los 3.50 m. de profundidad bajo los niveles de ocupación modernos (casa y restos de construcciones defensivas -sondeo 17-) e inmediatamente por debajo del nivel de pavimentación romana altoimperial. Destaca el sondeo 18 que ha proporcionado restos de un edificio construido con muros de buen porte y alzado conservado significativamente, y restos de una pileta asociada a los mismos, pero con suelos de cal y argamasa humildes. En general se observa en ambas terrazas inferiores (Morería Alta y Baja) una mayor potencia de relleno a occidente y una conservación media de los restos estructurales

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Fig. 12: Planta sondeo 6.

de época romana, pero sin ser grandes conjuntos monumentales como ocurría en la vertiente meridional. El análisis de los contextos arqueológicos de esta zona baja de la vertiente de la colina nos sugiere una funcionalidad industrial, relacionada quizás con instalaciones hidráulicas de recogida de los caudales de la parte superior de la colina para una ignorada industria de transformación.

VERTIENTE SUDOCCIDENTAL (sondeos 22, 23 y 24) Finalmente hemos diferenciado la vertiente-espolón sudoccidental, que cubre los accesos desde la calle Puertas de Murcia y la calle Paraíso. Se trata, con diferencia, de la ladera más accidentada del monte. Presenta todavía hoy una topografía abrupta que impide su acceso. Por ello, se aprovechó para ubicar en su parte baja viviendas adosadas-recor-

277

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

FOTO 12. Sondeo 6. Estructuras romanas.

tadas en la roca de base y cuyos niveles de suelo son asimismo el propio lecho pétreo. Esto explica que el sondeo 24 planteado en la parte alta (cerca ya del Molino de San Cristóbal), sólo sirvió para detectar, sobre la abrupta pendiente de la colina, algunos pequeños rellenos de colmatación que ocultan los recortes artificiales que aterrazan levemente tan violenta caída. Los materiales de estos rellenos, aunque presentan muestras de época antigua, son revueltos muy recientes. El único acceso en el barrio decimonónico, por este extremo SW. a la parte alta de la colina discurría desde la calle Puertas de Murcia, serpenteando por la estrecha calle escalonada de la Cruz, evitando las vertientes más escarpadas y bifurcándose por una parte hacia la plaza de la Aurora y por otra enlazaba directamente con el Molino-Ermita de San Cristóbal. En un solar de este acceso situamos la cata 23, que proporcionó bajo la vivienda moderna, el hallazgo de unos interesantes silos con relleno de época romano republicana. El área excavada es muy limitada para aventurar suposiciones acerca del carácter o envergadura de los mismos,

278

pero no podemos sustraernos a la idea de relacionar estos descubrimientos con las cercana línea de muelles del puerto en época romana. Por ello, podríamos hallarnos ante unas instalaciones rudimentarias, talladas en la propia roca de la ladera baja de la colina, que sirvieran de silos o apoyos para el transporte y organización de los cargamentos que se descargaban en los muelles de dicho puerto. Su colmatación con rellenos de época romano republicana, concuerda con el período de apogeo comercial de las instalaciones portuarias de Carthago-Nova desde el período púnico y hasta el último siglo antes de nuestra Era. Además es significativo también la constatación de numeroso material anfórico con sellos de una época romana republicana. El límite SE. de esta zona corre por la calle Paraíso, que concluía en unas escalinatas. Justo en el inicio de este acceso, fuera del vallado de protección antiguo, situamos la última cata (sondeo 22) que nos documentó cómo, bajo la casa contemporánea, se halla ya la roca de base, sin ningún depósito arqueológico de época antigua. Esta ausencia de estructuras y rellenos anteriores, tanto de época moderna (siglos XVI-XIX) como de época antigua, puede deberse

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

sobretodo no tanto a la falta de ocupación humana en este punto de la ciudad, sino como al desmonte y arrasamiento de dichas fases en las obras de edificación más recientes. Todo ello señala que gran parte del barrio moderno se ha construido recortando las capas pizarrosas del monte, arrasando los posibles restos antiguos, que cuando afloran es a escasa profundidad del nivel actual. VALORACIÓN HISTÓRICA

A. ÉPOCA ANTIGUA A.1 PRERROMANO Las primeras referencias históricas acerca del cerro del Molinete se remontan al siglo II a.C. El historiador grecolatino Polibio la incluye en una descripción detallada que hace de Carthago-Nova, ciudad que conoció personalmente a mediados de dicha centuria, con motivo de la narración de la conquista de la base púnica de Quart-Hadast por parte de Publio Cornelio Scipio (Historia Universal lib. 10 9,8 a 12,1). “el centro de la ciudad está en hondo. Por el lado del Mediodía tiene una entrada llana viniendo del mar, pero por las partes restantes está rodeada de colinas, dos altas y escabrosas y las otras tres mucho más bajas, aunque están llenas de cavernas y malos pasos. De éstas, la mayor está al Oriente, se extiende hasta el mar y sobre ella se ve el templo de Esculapio (actual cerro de la Concepción). Hacia el Occidente3 le corresponde otra de igual situación sobre él que está fundado un magnífico palacio; obra, según dicen de Asdrúbal, cuando afectaba la monarquía”. Dada la estratégica situación de este promontorio, dominando el puerto antiguo y la vertiente noroeste de la ciudad es muy verosímil la existencia en lo alto algún tipo de reducto defensivo prerromano y de la acrópolis púnica. De momento, las indagaciones arqueológicas efectuadas no han conseguido detectar restos del palacio cartaginés (Arx Asdrubalis en el texto polibiano). En cambio, si se ha documentado la cimentación o el podio de un posible templo en la parte alta del cerro. Este templo, que no figura en la descripción del historiador republicano, se erigiría con posterioridad al año 133 a.C. (data considerada de la estancia de Polibio en la ciudad). Por los restos arquitectónicos constatados durante las labores de excavación llevadas a cabo en los años 1977-78, a pesar de que no fue posible establecer una seriación estratigráfica precisa, se puede intuir la existencia de una fase de ocupación bárcida, por los materiales extraídos (con gran

abundancia de vajillas ibéricas; ver ROS 1989) asociados a estructuras prerromanas. Este asentamiento, repetidamente señalado en las fuentes escritas, representa uno de los puntos urbanos más antiguos en la ciudad de Cartagena, aunque también es probable la preexistencia de un poblado indígena, tempranamente aculturizado por los contactos intensos con los grandes colonizadores mediterráneos. En cambio, en nuestros sondeos si hemos podido documentar indicios muy precisos de una ocupación prerromana de la colina. Se trata especialmente de las estructuras de un hipotético santuario de época púnica en el sondeo 10, formado por dos grandes muros, construidos con sillares de arenisca, que delimitan la esquina suroriental de una gran construcción que conserva con una altura máxima de 1.90 m, y un tercer muro de sillarejo de piedra de buena factura, que aparece en el perfil occidental. La pavimentación correspondiente a este nivel inferior consiste en un encachado de piedras que cubre la boca de una gran cisterna que viene a ocupar toda esta esquina con el ángulo interno “matado”, y se puede relacionar con una conducción en el interior del muro de grandes sillares de arenisca, que puede tener la función de fuente hídrica o canalización para el abastecimiento de la misma. Delante de esta cisterna, detectamos dos grandes rellenos de piedras de tamaño medio trabadas con argamasa, formando “montañas” o “conos”, que alcanzan casi los dos metros de altura. Este último cuenta en su centro con una especie de chimenea formada por ladrillos anulares semicirculares (del que sólo hemos podido constatar medio círculo en este corte ya que la otra mitad se mete debajo del perfil norte del sondeo), con su cara interna quemada y que presenta restos de abundantes cenizas. La presencia de la cisterna (para ritos de agua), precedida por dos “chimeneas” o “altares de fuego” rústicos a ambos extremos y el hallazgo de vasitos votivos púnicos, nos sugiere la existencia de un lugar sagrado (santuario) y nos remite a la arquitectura sacra púnica, extremo a confirmar con la ampliación de las excavaciones. Los rellenos de colmatación de estas estructuras consisten en un potente estrato pardo oscuro, con abundante chinarro, de algo más de un metro de espesor, con gran cantidad de materiales que señalan unas fechas homogéneas del siglo II a.C. Por debajo de Este, podemos distinguir una capa oscura con abundantes restos de pizarra descompuesta y cenizas, que se torna un verdadero estrato de abandonoincendio al Oeste.

279

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 13 a: Planta sondeo 10.

El otro gran descubrimiento, presumiblemente de época púnica se localizó en la cata 37, también en esta ladera meridional. Se trata de los restos derrumbados y englobados en el interior del podium romano, de un edificio de grandes proporciones, del cual se conserva un tramo de muro en “opus africanum” de casi tres metros de alzado intacto, que

280

se construye como muro de aterrazamiento del monte recortado en terrazas escalonadas. Delimita este muro dos estancias paralelas escalonadas, con suelos de arenisca compactados y empedrados de piedras irregulares, bajo los rellenos de arcillas, derrumbes y abandono.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

También reconocimos bajo el suelo púnico, los restos de un alcantarillado-bajante, en sentido Norte-Sur, construida por una caja de sillarejo y cubierta de lajas de piedra planas con una pendiente acusada. Su fondo presenta un revestimiento impermeabilizante de mortero hidráulico a base de argamasa muy compacta. Otros restos, menos monumentales e interpretables, de dicha época afloran por las demás vertientes. En la vertiente oriental (sondeo 25) una habitación formada por dos muretes, delimitando una esquina, y un pavimento de argamasa y arenisca disgregado. Los materiales recuperados en su relleno nos remiten a un momento inicial de la ocupación de la colina. En el espigón noroccidental (sondeo 26) detectamos un curioso recorte artificial en forma de dos nichos u hornacinas, abandonada ya en época republicana romana. Sin que podamos comprender el sentido constructivo de estos recortes de la roca de monte y si corresponden a estructuras simples de habitación (cosa que no parece probable ante la ausencia de restos de habitad y niveles de abandono de los mismos), o si pueden ser identificados con otros tipos de construcciones de uso industrial, público o cultual. También documentamos, en la fase de prospección previa a los sondeos, estructuras de época cartaginesa que se localizan en sucesivas terrazas de la ladera baja meridional del Molinete. Consisten en muros de tipo “opus africanum”, consistentes en pilares verticales de arenisca dispuestos a intervalos regulares y en los espacios que quedan entre ellos piedra más pequeña. Sobre uno de ellos, concretamente el que se sitúa en la línea de fachada antigua de la C/ de la Aurora, se ha conservado superpuesto a él, la construcción de otras edificaciones de época moderna, que por el tipo de aparejo podría fecharse en el siglo XVII. A.2 ROMANO REPUBLICANO En cualquier caso, la mayoría de los restos arquitectónicos y materiales antiguos que se conservan en ruinas por el cerro del Molinete pertenecen ya a la órbita del mundo romano. Aunque no disponemos todavía de suficiente información para aventurar los rasgos de su urbanización, sí podemos asegurar que en la fase republicana y augustea la colina se hallaba ya densamente poblada, aparte de los edificios públicos, con gran cantidad de viviendas particulares y almacenes que alcanzarían casi hasta las orillas de la laguna por la vertiente noroccidental y enlazarían con el área foral, al Sur. Como estructuras de este momento más antiguo en la urbanística romana de la ciudad podemos señalar el muro en

FOTO 13. Sondeo 10. Muro púnico bajo nivel romano.

opus africanum, con sillares de arenisca tallada en la propia roca de base, muy arrasado que aparece como cimentación de un muro altoimperial en el sondeo 3. Dado que no es normal utilizar este aparejo como basamento de muros de opus caementicium parece aceptable suponer que los restos de un muro anterior fue reutilizado para apoyar la construcción de época imperial. Además el estrato negruzco que rellena la roca de base a esa altura, y sobre la que se asienta el preparado de suelo imperial, ha proporcionado unos materiales cerámicos y numismáticos que permiten retrotraernos al período republicano. En cambio, en la ladera occidental contamos de este momento inicial con los restos de unas instalaciones rudimentarias, en forma de cuatro recortes circulares u ovalados, tallados en la propia roca de la ladera baja de la colina alisada, que sirvieran de silos o apoyos para el transporte y organización de los cargamentos que se descargaban en los muelles de dicho puerto (sondeo 23). Dada su tipología y sus interesantes rellenos sellados, donde se han recuperado gran cantidad de vajillas cerámicas

281

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

de época romano republicana, no podemos sustraernos a la sugerencia de relacionar estos descubrimientos con las cercana línea de muelles del puerto y relacionarlos con el periodo de apogeo comercial de las instalaciones portuarias de Carthago-Nova desde el período púnico y durante los dos últimos siglos antes de nuestra Era. Contemporáneo sería el porticado que parece configurar los dos basamentos-plintos de columnata (incluyendo una basa toscana de caliza gris), separados 6 pies romanos entre si, que se reconocieron en el sondeo 10, reutilizados en los muros altoimperiales (divergiendo levemente de él los 15º de variación que se observa entre los trazados urbanísticos republicanos y la remodelación augustea). Esta construcción señalaría una alineación que vendría a coincidir con el tramo de calzada localizado en 1986 en la calle de San Francisco. Además, en el área de la esquina suroriental del sondeo 10, localizamos, bajo el suelo de opus signinum altoimperial, grandes losas de pavimentación, caídas y revueltas. Posiblemente en esta zona o por sus inmediaciones transcurriera una calzada, relacionada con los restos de porticado documentados, amortizada a inicios de nuestra Era y totalmente destruida por las remociones de la construcción del edificio altoimperial. También bajo el témenos altoimperial pudimos detectar indicios de construcciones republicanas romanas, en forma de una capa de nivelación bajo dicho pavimento, una calzada (continuación del tramo del sondeo 8) por ella colmatado y la acera escalonada al Sur de dicha calzada (sondeo 30). En la zona noroccidental de la colina se detecta por su parte un gran proceso de relleno, con ingente terraplenado de su abrupta vertiente, quizás para ganar en superficie (sondeo 11-12) y crear una plataforma artificial de tierra y cerámicas, sin que sepamos con que finalidad. Estos rellenos parecen denotar en sus capas inferiores una mayor antigüedad y pertenecer incluso a la época romano republicana, pero aislada de contextos estructurales y de habitación. En el centro de la calle de San Esteban se documentó, sobre la roca de base del monte, un pequeño basamento de piedras, bien trabadas con argamasa (sondeo 13) sellada por los rellenos romanos. Por su potencia, no parece un muro sino un basamento o boca de alguna construcción tallada en la propia roca de base (¿cisterna antigua?). La abundancia de restos cerámicos republicanos romanos en estos rellenos inferiores, recuerda mucho los resultados de las antiguas excavaciones en la cima de la colina (especialmente en los sondeos más occidentales, los más

282

cercanos precisamente a la cata ahora analizada) donde los niveles republicanos eran predominantes frente a otros momentos de la ocupación antigua de la colina. Del momento intermedio augusteo, solamente hemos podido individualizar con seguridad la existencia de unas construcciones en la ladera septentrional: una canalización de aguas con bajantes de caementicium y sumideros, amortizados hacia el cambio de Era, asociado a un muro y de pavimentos de opus signinum (sondeo 15). A.3 ROMANO ALTOIMPERIAL De época altoimperial, momento de apogeo urbanístico de la ciudad, las excavaciones efectuadas hasta el momento, han proporcionado algunas importantes novedades arquitectónicas. En primer lugar debemos diferenciar los hallazgos según las zonas o vertientes. Así, mientras la ladera meridional era un aérea esencialmente monumental y pública, en la septentrional y occidental daba paso a instalaciones industriales y de conducción y aprovisionamiento de agua. Los elementos más significativos de la vertiente meridional, descrito detalladamente en el análisis del aérea 3 , son los siguientes: -espacio-palestra del aérea termal (sondeos 1-33). Estas estructuras delimitan una gran estancia columnada, un pasillo al NE. y, por el extremo este, se adivina un nuevo espacio del que solamente se ha podido excavar un metro de anchura. -cisterna (sondeo 2) -estructuras (sondeo 3) -casa con mosaicos (sondeo 4), de opus tesellatum blanco con una cenefa o franja con dibujo de dos líneas de teselas de color negro, que servía de marco a la composición -porticado (sondeo 6) -estancia (esquina SW) con columnillas de ladrillo englobadas en muros-tabiques y boca de fuente en suelo (sondeo 10). -calzada flanqueada por construcciones comerciales (sondeo 8) -tabernae en el frente del podium (sondeos 5, 29, 32 y 34-35), con sus umbrales -construcción al Oeste del podium capitolino (sondeos 28 y 36), con varias estancias paralelas, posiblemente escalonadas, resolviendo así el problema de la construcción del edificio salvando la fuerte pendiente del monte en este punto. -callejón/canal intermedio (sondeos 28 y 36). Su uso como acceso entre los dos niveles de aterrazamiento del

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Fig. 13 b: Estratigrafía perfil Norte sondeo 10.

monte se completa con un papel de calleja para recogida de aguas de las vertientes de los edificios colindantes. Ello explicaría tanto el hallazgo en los rellenos superiores de la rejilla de plomo o sumidero, como los restos de arenilla, caracoles y concreciones calizas (producidas por el continuado paso del agua por el canal) abundantes en el relleno negruzco limoso de la canaleta. De todos ellos, lo más destacado es la documentación de un monumental podium-plataforma, de más de dos metros de alzado, con dos escalinatas en sus extremos (sondeos 5 y

28-38), que nos permite reconstruir el acceso a un edificio monumental, posible Capitolio de la ciudad de CarthagoNova, desde época tardorrepublicana. Desde el eje central de este conjunto se articula y modula no sólo todo el edificio o conjunto religioso sino que también se sitúa el centro del Foro de la ciudad, con lo que podríamos definitivamente confirmar las dimensiones del aérea foral, de unos 120 por 100 metros de longitud. No podemos responder todavía al interrogante de si se trata de una construcción monumental, sobre una gran plata-

283

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Fig. 13 c: Posible muro púnico U.E. 1034.

forma, adoptando bien la forma de un único templo sobre podium, con tres capilla interiores, o bien tres templos simétricos, abiertos al Foro: el central dedicado a Júpiter y flanqueado por otros dos similares, dedicados a Juno y Minerva. A su pie se abre un gran espacio abierto o plataforma anterior al podium y escalinatas del Capitolio, que podría interpretarse como un área sagrada (témenos) del conjunto religioso o con el propio enlosado del área foral (sondeos 5, 7 y 28-35), con huellas de instalación de aras (sondeo 7 y 30-31). En cambio, en las laderas septentrional y occidental los hallazgos son mucho más reducidos. En general se limitan a potentes rellenos de colmatación y algún sillar escuadrado de revuelto (sondeo 12) entre derrumbes de piedras y pizarras. Cuando aparecen asociados a estructuras se tratan de curiosas instalaciones que interpretamos como canalizaciones para recogida de aguas (pavimento de argamasa con una curiosa pendiente abombada en el sondeo 13, canal con sección en V), o depósitos cuadrangulares (sondeos 16 y 19) o circulares (sondeos 20-21) tallados en la roca (entre 1 y 1.50 m. de profundidad) para el almacenamiento del mismo.

284

En otros casos parecen instalaciones industriales con muros de buen aparejo pero con suelos mediocres de argamasa y asociados a piletas (sondeo 18), u otros inidentificables (sondeo 17). La colmatación de las estructuras romanas, por debajo del estrato arcilloso de hiatus que describiremos a continuación, son de forma generalizada unas capas de colmatación arcillosa anaranjada con abundantes restos de elementos de construcción y enlucidos revueltos, que pueden interpretarse como restos de los derrumbamientos y destrucciones de las construcciones romanas imperiales de la zona tras su abandono (sondeos 1-3, 6, 8, 10, 12-13, 15, 17-18, 27-30, 32-33, 35-36). Bajo ella, y ya directamente sobre los preparados de pavimentos y enlosados expoliados, tenemos unas finas capas de color pardo oscuro, con numerosos indicios de elementos orgánicos (cenizas y huesos). Parece clara su definición como el nivel de abandono de las construcciones romanas imperiales que tendría lugar a inicios del siglo III d.C. (sondeos 1, 3, 7-8, 15-16, 18, 28-30, 32-35). Las pavimentaciones de construcciones son escasas pero

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

muy variadas, ya que documentamos desde los suelos-preparados simples en argamasa (sondeo 1, 16, 18, 29) y tierraarenisca apisonada (sondeo 3, 6-7, 28-32), hasta pavimentos en opus signinum (sondeo 10, 15) y mosaicos tesellatum (sondeo 4) y los enlosados pétreos del aérea monumental (sondeos 5 y 28-35). En cuanto a calzadas públicas, sólo contamos con los tramos localizados (de un mismo eje) en los sondeos 8 y 30. B. MUNDO TARDORROMANO De época tardía, bizantina y visigoda, aunque también se ha podido detectar restos materiales, no contamos todavía con la suficiente documentación como para poder valorar la inclusión de la colina en el recinto de la ciudad tardorromana. En nuestros sondeos, indicios de este período final del mundo clásico sólo aparecen muy esporádicamente y, en general, no van asociados a estructuras, sino que aparecen casi siempre de forma aislada o en contextos como simples fosas y vertederos de desechos (sondeo 1 y 28-29, 32-33). La mejor excepción la encontramos en unas estructuras (muros) de piedra irregulares trabadas con tierra, de escaso alzado, exhumadas en el sondeo 3. Se hallaban muy deteriorados, pues en algunos casos afloraban en superficie, y en otros eran simples reutilizaciones que se apoyaban sobre los muros romanos de época altoimperial. Entre ambos lienzos de muros nos queda un espacio sin construcciones, y que parece delimitar un vano de comunicación entre las pequeñas estancias que estas construcciones dibujan. En el sondeo 6 se reconoció una reutilización del porticado altoimperial, en un cerramiento con muros de piedra trabada firmemente con argamasa e indicios de revestimientos de enlucido en sus caras exteriores, que ha permitido documentar un alzado de unos 90 cm. En esta segunda fase de la ocupación romana de la zona, el espacio abierto del porticado parece haberse cerrado en un momento posterior, al menos por dos de sus lados (meridional y oriental), creando una estancia cuadrangular. A occidente otro murete, de peor aparejo que los anteriores tabica asimismo este lado, aunque conservando un pequeño vano que delimita el acceso a la estancia. En el sondeo 7 aparece sobre el basamento del témenos julio-claudio restos de un muro formado por sillares escuadrados de gran tamaño, en caliza gris, y un gran umbral rectangular en piedra caliza rojiza, con la impronta de su jamba y tallado un quicio en su extremo para el giro de los goznes de la puerta que en dicho lugar se ubicaría, que interpretamos como una tienda o habitación construida sobre la plata-

forma romana en un momento de abandono del uso cultual de la zona, a partir del siglo III d.C. Otros hallazgos son un muro atribuible a este período detectado en el sondeo 33 o los tres ladrillos planos alineados, formando una especie de suelo (sondeo 1), sobre los rellenos de la destrucción de las estructuras romanas anteriores. Sin embargo, el mejor ejemplo de vertedero tardío se localizó en el sondeo 8, con una zona de ocupación relativamente residual, que reaprovechaba las estructuras romanas altoimperiales y completaban con muretes endebles de piedras trabadas con tierra (derrumbado). Asociado aparecían unos pavimentos de argamasa sobre una preparación de tierra apelmazada y compacta, con piedras menudas y argamasa, claramente situados sobre las capas de abandono y destrucción de las construcciones altorromanas. Los rellenos asociados a este nivel lo conformaba una capa de tierra rojiza con restos de cenizas y carbones, de gran riqueza en materiales arqueológicos romanos revueltos (especialmente son destacaban restos de losetas de mármol). En el sondeo 30 se detecta una pavimentación superior de arenisca apisonada que nos marcaba la última fase de ocupación romana de la zona y se correspondía con un momento posterior al siglo III d.C. En la vertiente septentrional pudimos detectar niveles de esta época en dos sondeos. En la cata 15, bajo las capas de arcillas y derrumbes de relleno de hiatus, se documentó una pileta colmatada con tierra de color pardo que por sus materiales la remitimos a esta época y sobretodo por superponerse a una canalización de agua augustea, y en el sondeo 17 (C/ Morería Baja) un tramo de alcantarillado formado por lajas romanas reutilizadas, asociado a un suelo de tierra apisonada. A occidente hay incluso restos de una fosa de enterramiento tardía sobre ladrillos y restos de muros que alteran las construcciones romanas de la zona (sondeo 18). C. HIATUS MEDIEVAL La débil población de época musulmana de la ciudad, concentrada fundamentalmente en las inmediaciones del Cerro de la Concepción nos proporciona una escasa representación material de cerámica hispano-musulmana; en todo caso, es posible que se formara un pequeño barrio de casas de una sola planta escalonadas en las laderas norte y oeste, las más resguardadas visualmente ante el peligro que suponía en dicha época las correrías de piratas por nuestras costas; de todo ello se conserva un recuerdo en los topónimos de calles como Morería Alta y Baja.

285

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

relleno natural de nivelación para asentar dichas estructuras modernas (sondeos 19-21). Solamente en puntos muy aislados pudimos reconocer algún relleno de época musulmana (sondeo 11) y siempre aislados de estructuras asociadas a algún tipo de hábitat.

FOTO 14. Sondeo 8. Calzada romana y muro de tabernae romana.

Arqueológicamente, este momento de no-ocupación de gran parte de la colina, entre las fases ocupacionales romanas y tardorromanas y los barrios de época moderna, se refleja por unos grandes rellenos arcillosos rojizos que vienen, en la mayoría de los casos, a sellar la secuencia estratigráfica (excepto por pozos y cisternas). Se trata de unas capas de tierra de gran potencia que se forman como estratos de aluvión o colmatación natural, dando buzamientos en zonas de acusado declive de la ladera de la colina (sondeos 1, 5) y tendiendo a la horizontalidad en el resto (sondeos 2-3, 6-8, 10-18, 20, 28, 30-33, 34, 36). También se detectan esporádicamente capas de láguena (pizarra) de unos 10 centímetros de espesor, estéril (sondeo 1 y 33). Son restos de la propia roca de monte disgregada y caída desde la parte alta de la colina. A veces se constata que dicha capa arcillosa de hiatus debió ser más potente en su formación, pero al construirse las viviendas y calles de época moderna y contemporáneos recortando el monte se arrasó gran parte de este depósito, restando solamente en aquellas oquedades donde sirvió de

286

D. ÉPOCA MODERNA Con la reconquista cristiana, la zona recobró su vida y pujanza, convirtiéndose en el barrio morisco de la ciudad. En el siglo XVI se levantaron en su cima varios molinos de viento, que terminaron dando nombre a todo el cerro a la vez que comienza la repoblación de sus laderas y cumbre. En principio se construyen casas en su ladera meridional, al amparo de la llamada “muralla del Deán” que corría por la cima del monte y después la unía con el castillo. A raíz de la construcción a mediados de dicho siglo del convento de San Francisco a su pie, las zonas bajas se urbanizan rápidamente por nuevos moradores, que también acceden a sus laderas hasta completar toda la loma, de pendientes muy suavizadas. A final de la centuria (censo de 1595) era ya un barrio densamente poblado (unas 66 familias, con sus criados, esclavos y forasteros) y con fuerte personalidad (uno de los tres sectores en que se dividía la población) Para englobar a toda esa población, Felipe II ordenó al Gobernador General de Levante, Vespasiano de Gonzaga, la erección de unas nuevas y más amplias murallas. Aunque desconocemos con seguridad el trazado de estas fortificaciones, llevadas a cabo por el ingeniero Antonelli en 1570, incluía toda la colina, sabemos que contaba con baluartes en la Morería y la Serreta, y que unía asimismo con el castillo de la Concepción. Sin embargo, como medida de precaución se mantuvo el lienzo defensivo antiguo en la cumbre del promontorio. Reflejo documentado de estas obras, es el potente relleno de grandes bloques de piedra, ladrillo macizo y argamasa, que aparece en el sondeo 8, anterior claramente a la casa decimonónica que la colmata, pero que tiene una fortaleza grandísima, pues su cimentación alcanza los 3.10 m. de profundidad. Dada su envergadura, podríamos relacionarlo con las estructuras defensivas del fortín de Adarve. También en el sondeo 25 se detecta un muro o cimentación construido con piedra trabadas con cal de unos 60 cm. de espesor y con un alzado conservado de un metro, alineado con el tramo de muralla que defendía esta zona de la colina, viniendo desde la calle del Adarve, y alguna nivelación con piedras quizás relacionada con dichas obras.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

Fig. 14: Planta sondeo 8.

287

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

El sondeo donde esta fase quedó mejor reflejada en cuanto a estructuras residenciales fue el 34, quizás por que la amortización-colmatación posterior la salvaguardó en parte y porque las viviendas de la fase I aprovecharon sus muros ya enterrados como cimientos para sus nuevos alzados. Se reutiliza, como muro de cierre septentrional, el potente muro de caementicium, forrado por sillares de arenisca, del podium de la plataforma romana. Ello determinó que el inmueble no tuviera acceso directo a la calle Sambazart (al menos a nivel de planta baja) y que se reforzará el sentido de aterrazamiento escalonado de esta zona de la vertiente meridional de la colina. Las medianeras internas consisten en muretes de sillarejo y piedra arenisca (reaprovechando incluso algunos restos de peldaños y sillares de las obras romanas precedentes); su zanja de fundación apareció cortada por un pozo del siglo XVIII. Al Sur, cierra este espacio otro muro de sillarejo de piedra caliza seca. Seguramente este muro se construyó aprovechando los materiales de una correa de cimentación (sillares de arenisca y mármoles de la destrucción del edificio romano) preexistente en el lugar. El espacio delimitado por todas estas estructuras en alzado aparecía ocupado, cuando no había sino arrasado por remociones posteriores, por suelos de tierra apisonada, y bajo él se reconoce un estrato de relleno de nivelación de tierra de revuelto, cubriendo ya los rellenos de hiatus y abandono de las construcciones romanas. En el saldo negativo de estas grandes actuaciones evergéticas, debemos señalar la destrucción de importantes restos monumentales de la Antigüedad en el transcurso de las obras por necesidades constructivas o como canteras para erigir los nuevos tramos amurallados. Además Vespasiano de Gonzaga, muy amante del arte antiguo, tomó para sí lo más espectacular de las obras suntuarias recuperadas en el transcurso de las labores y finalmente los transportó a sus posesiones familiares en Italia, expolio del que Cartagena no ha podido resarcirse ante la perdida total de referencias a dichas obras. E. SIGLO XVII La centuria siguiente, XVII, solamente merece mención, en cuanto a la urbanización del Molinete, por la construcción en sus inmediaciones de unos almacenes de pólvora (que darán nombre a una de las principales calles de acceso a la cumbre de la colina), que suministraban a las instalaciones militares de la plaza fuerte. Por otro lado, parece que la

288

población del barrio se mantiene estable, con las oscilaciones producto de los vaivenes demográficos generales de la ciudad (fases de expansión y crisis) y la incidencia de las epidemias de mediados de centuria. La composición social de la población en ese momento señala una tendencia a ocupar las zonas más favorables del barrio por parte de la clase social elevada. Arqueológicamente hemos podido documentar muros de piedra trabadas en seco y muretes de ladrillos planos, asociados a suelos de argamasa y vetas de preparación de láguena (sondeo 12 y 15, 19), anteriores al siglo XVIII, que podemos situar en este momento urbanizador, muy relacionado con dicho almacén de suministros militares. El relleno de nivelación de este momento es un revuelto como los más recientes pero en tonalidades pardo-rojizas más arcillosas, anunciando ya el relleno de hiatus (sondeo 12, 15, 17, 32), con fosas sépticas talladas en la propia tierra (sondeo 15 y 32). El hallazgo más significativo fue, sin duda, el gran lienzo de sillares de arenisca de más de 2 m. de altura, sobre un rebanco de piedras y cal, que cruzaba en el sondeo 15. Por la gran fortaleza de esta construcción planteamos su identificación con el tramo de muralla que en el siglo XVII bajaba por las cercanías de la calle Tahona, como indican diferentes planos de la época (poco precisos). Aunque no se tratara de la propia línea muraria, que no dispondría en un aparejo muy superior a Este, si parecen construcciones relacionadas con aquéllas. Otras estructuras de entidad, aunque de más difícil adscripción a estructuras defensivas son los dos muros perpendiculares de sillarejo exhumados en el sondeo 17. En la ladera meridional localizamos bajo el empedrado, una huella de zanja o remoción moderna precedente, que puede corresponderse con un momento inicial de la ocupación moderna de esta vertiente de la colina del Molinete, en un momento anterior a la creación de la vía pública empedrada de la Falsacapa del siglo XIX. F. SIGLO XVIII Hasta mediados del siglo XVIII, en plena expansión urbana y demográfica de Cartagena, no se “conquista” la cumbre del Molinete y su ladera Norte, ante la necesidad de grandes movimientos de tierras que conlleva. Asimismo corresponde a este proceso de urbanización la costumbre de poner estampas de santos en las calles, que determinará buena parte de los nombres de ellas, como San Esteban o San Pedro.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

La calle de San Esteban, al parecer, no se urbanizó hasta bien entrado el siglo XVIII, aunque un poco anterior es la edificación del depósito de la Pólvora en sus inmediaciones, como nos lo documenta el sondeo 12, con muros de sillarejo de piedra en seco y muretes de ladrillos enlucidos y pavimentos de argamasa con preparados de láguena o enlosados de ladrillos planos unidos por argamasa. La destrucción de estas construcciones queda bien reflejado en las capas con materiales constructivos (ladrillos, argamasa, etc.) derrumbados y algunas bolsadas gris-verdosas de vertedero, bajo las construcciones de las viviendas decimonónicas en los sondeos 12 y 15. Es significativo el hallazgo, en este relleno, de un ladrillo con el sello imperial borbónico y que nos remite al siglo XVIII y a obras públicas como la Fabrica de la Pólvora. En cambio, en la Morería y la calle Tahona el proceso urbanizador es importante, amortizando incluso tramos de la muralla de las centurias precedentes. Así, en la calle Tahona (sondeo 15) pudimos identificar cuatro estancias (comunicadas entre si por vanos) de una vivienda de esta centuria. En dicha cata se documentaron muros medianeros de sillares de arenisca y sillarejo revestido de argamasa, sobre rebancos de piedra y cal, junto con tabiques de ladrillo, y pavimentos de losetas de 20 cm. de lado. Asimismo tenemos restos de un pozo ciego al que confluían dos canalizaciones de losas y cubierta de ladrillos o lajas de pizarra y tuberías cerámicas de bajantes. En el espigón noroccidental de la terraza alta de la colina (sondeo 26), se identifico una vivienda de cierta categoría, bajo los derrumbes y construcciones decimonónicas, de la que hemos podido reconocer parcialmente hasta 5 habitaciones, a partir de un gran muro medianera, e interiormente compartimentado por una serie de muretes y tabiques de ladrillos (dejando vanos de comunicación). Además contamos con restos del pavimentado con losetas finas y preparaciones de argamasa de las habitaciones. Asimismo documentamos el límite septentrional de la vivienda, muy deteriorado por las demoliciones recientes. En las terrazas altas de la vertiente occidental, se formaron las calles de la Doncella y Catalanes, por nivelación con piedras y tierra de relleno sobre un recorte antiguo del monte, que remarcaba el buzamiento general E-W del esta ladera, entre la fachada de las casas adosadas al monte, al Este, y las recortadas al Oeste desde la terraza inferior (sondeos 20-21), sobre grandes muros de contención (sondeo 21). Se documentó incluso restos de una antigua pavimentación de la calle de la Doncella a base de grandes cantos rodados.

En la vertiente meridional, por el contrario, el agobio y falta de espacio urbano se empieza a sentir en esas fechas, y ello impulsa la construcción de nuevos edificios para las clases más acomodadas en torno a la plaza de la Aurora, y en las subidas, para moradores más humildes. La instalación de viviendas más modestas, algunas adosadas y reutilizando las antiguas murallas, dio a la zona otro aire, y para finales de la centuria se documenta ya la existencia de mancebías en el barrio, aunque de siempre había sido zona propicia para ello. En nuestras excavaciones de esta ladera esta fase se documentó frecuentemente en rellenos (sondeos 8, 11, 30, 34) y restos de estructuras localizados por debajo de las calzadas y casas del barrio decimonónico, coincidiendo o no sus trazados. El principal problema para la reconstrucción de las viviendas de este período de ocupación se desprende a que sus trazados se corresponden, en lo sustancial, con la posterior edificación decimonónica, por lo que sus estructuras en alzado, cuando no se reaprovecharon quedaron prácticamente arrasados por las nuevas, cuando no destruidas por el propio asedio cantonal (sondeos 30-32). Así el muro-medianera de sillares de arenisca del sondeo 10 parece provenir de esta fase, aunque entonces sin enlucir. Lo mejor conservado son, sin duda, las conducciones subterráneas de drenaje y evacuación de residuos de las casas, organizadas igualmente en canalizaciones principales y otras secundarias perpendiculares (sondeo 10), que se dirigían hacia las calles (donde se ubican los alcantarillados principales del barrio) o hacia pozos ciegos internos de las viviendas (sondeo 32). Las estructuras conservadas se reducen a restos de muros, de piedra irregular y trabados con barro, se pueden identificar en varios casos con restos de las casas del primer momento de ocupación de esta ladera en época moderna por su aparejo y profundidad respecto a la superficie y a las construcciones posteriores, y la reutilización de estructuras romanas preexistentes como cimientos (sondeo 28-29, 32, 34-35). Sin embargo, sus dataciones no suelen quedar confirmadas estratigráficamente, dado que sus rellenos suelen ser revueltos muy afectados por remociones más recientes (sondeo 1, 10, 12, 15, 17, 26-29, 32). Esporádicamente localizamos alguna fina veta cenicienta, con restos de carbones, que pueden ser indicios de incendios de las construcciones endebles de esta fase (sondeo 8). Destacaremos entre todos estos elementos el pavimento de bolos del sondeo 32, y por su conservación la estancia

289

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

que parecía dibujarse en el sondeo 29, con vano al Oeste, sobre rellenos de nivelación de tierra y piedras y reutilizando muros romanos subyacentes como cimientos. También hay restos de pozos ciegos circulares (sondeos 1, 30 y 32, 34) atribuibles a este período, por su profundidad y aparición bajo calzadas recientes que nos remiten por tanto su pertenencia a un momento anterior a la conversión de dicha zona en vía pública empedrada (sondeo 1). G. SIGLO XIX. GUERRAS CANTONALES. SIGLO XX. BARRIO CONTEMPORÁNEO Durante el siglo XIX, superada la crisis de la primera década, la ciudad se construyó totalmente de espaldas a la colina, quedando el antiguo barrio del Molinete encerrado y ocupado por un sector de población marginado, aunque entonces sea cuando alcance su máximo esplendor como barrio “alegre” de la ciudad. Al mismo tiempo que sus calles se convierten en ruidoso escenario de altercados, con gran variedad de “tabernas, cafetines y burdeles acogedores de la soldadesca y marinería”, se observa la decadencia urbanística del entorno, cuyo esquema de calles estrechas, empinadas y tortuosas se adapta muy mal a la evolución urbana de la ciudad moderna. Desde este momento el desprestigio y degradación de su tejido urbano y social, ha ido produciendo el paulatino abandono de la población, existiendo en la actualidad escasos vestigios de lo que en su día fue. El reflejo arqueológico del período más reciente consiste en la capa de abandono post-deposicional, formada en el corto período de tiempo entre los derribos de las últimas décadas y el momento de nuestra intervención, conformada por un fino estrato de tierra y polvo que nos aparece en casi todos los sondeos abiertos, cubriendo las estructuras, rellenos y restos de escombros más superficiales. En otros casos, bajo él, localizamos rellenos, de hasta 1 metro, formado por los restos de basuras y escombros (maderas, ropas, etc.) sepultados pero deficientemente extraídos cuando se produjo la demolición de las viviendas existentes en este lugar (sondeos 2, 4, 6, 10, 12-13, 15-17, 22, 25-29, 32-38). La única estructura superviviente del período desde las demoliciones del barrio, es el vallado de cerramiento de la zona visible en el sondeo 13. Consistía en una verja metálica, desaparecida en el tramo afectado por nuestra cata pero conservada en otros paneles vecinos, sobre un basamento de ladrillo y hormigón. Se construyó en 1980 como

290

protección del área de demoliciones excavada recientemente, pero se ha visto expoliada y desmontada en los últimos años. La construcción de esta valla supuso la extracción en este punto de todos los estratos de tierra y arrasamiento de las estructuras existentes, dado que buscó la roca de base para asentarse. Incluso pudimos detectar fosa de expolio muy recientes de los restos romanos soterrados, como las dos fosas de expolio sobre el mosaico romano del sondeo 4, las zapatas y correas de hormigón de una obra urbanística ilegal en el sondeo 18, la gran fosa de expolio para extraer las losas de la escalinata oriental del podium romano (sondeo 35) o la zanja en la calle Sambazart (sondeo 36). Se documentan algunos restos de las calles del barrio decimonónico y de la presente centuria, con los característicos empedrados de adoquines de su calzada, como son los casos de la calle Falsacapa (sondeo 1-33) y Sambazart (sondeos 5, 28-29, 32 y 34-36), y las confluencia de la calle del Pocico con esta última (sondeo 28) y con el callejón del Pozo (sondeos 7 y 30-31), en la ladera meridional de la colina, o sin empedrado como la calle Paraíso (sondeo 3). Para la vertiente septentrional solamente pudimos reconocer una conducción subterránea longitudinal en el centro de la calle de San Esteban para el drenaje y recogida de residuos, con una serie de arquetas regulares, a modo de pequeños pozos-ciegos (sondeo 13) y el muy reciente suelo a base de losetas sobre preparado de hormigón, con jardineras, del callejón escalonado de San Esteban (sondeo 14). En el extremo noroccidental pudimos reconocer (sondeo 26) el trazado de una calle de subida a al cima del Molinete, que desde la terraza de la calle Doncella, bordeaba dicho extremo y ascendía gracias a unas escalinatas hasta entroncar con la bajada de la calle Almela (terraza superior occidental) y el extremo de la calle de Vistabella, formando una pequeña placeta. De esta escalinata únicamente se han podido recuperar media docena de escalones de grandes peldaños de caliza gris bien pulidos, revueltos en los rellenos de derribos, solamente uno que podría estar todavía in situ indicando aún el giro de la subida escalonada. En las terrazas occidentales confirmamos la formación de las calles de la Doncella y Catalanes a inicios del siglo XIX (sondeos 20-21) a partir de la nivelación con rellenos de la abrupta vertiente de la colina, previamente recortada artificialmente. Por ello apenas quedan restos del enlosado y substrucciones (sondeo 21) más recientes de las mismas, al aflorar de nuevo la roca de base tras las demoliciones.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

La propia calle de la Morería Alta es fruto de este fenómeno y en ella actualmente aflora en superficie la roca de base alisada (sondeos 19 y 27). En otros casos (sondeo 24) sólo pudimos localizar sobre la abrupta pendiente de la colina, algunos pequeños rellenos de colmatación que ocultan unos recortes artificiales para aterrazar levemente la violenta caída. Hay que señalar que esta zona del monte se mantuvo hasta el barrio más reciente como una zona escarpada, no construida (“despeñaperros”) ni ocupada efectivamente por el hombre, que no encontró manera de adecuarlo a sus necesidades de espacio firme. En algunos casos, incluso pudimos reconocer restos de las substrucciones y conducciones de servicio bajo dichas vías, como tuberías de hierro para la distribución del agua potable o gas (sondeos 1, 7, 14, 28, 33, 36) y tubos de cerámica y fibrocemento para la evacuación de desechos y alcantarillado (sondeos 1, 3, 7, 14, 19, 21, 33, 36), pertenecientes todos ellos a las remociones (zanjas) más modernas en dichas calles, con sus correspondientes entronques y tapones. En varios casos estas zanjas para la ubicación de conducciones aparecen forradas por una caja de piedras sueltas, para la protección de las tuberías (sondeos 1, 3, 13, 21, 33), incluso alguna tallada en la propia roca de base (sondeo 13 y 27). También hay restos de un depósito rectangular de hormigón encofrado en el centro de la calle del Pocico (sondeo 28), con forma de depósito-cisterna con una válvula de riego metálica central, que puede ser una toma de agua en la calle o parte de las instalaciones de distribución del gas, con una cubierta de cemento con una boca circular central, tapada por un sillar de tabaire. Otros hallazgos son pozos-arquetas circulares u ovalados para desechos (pozos-ciegos) en las calles y aceras (sondeo 13-14 y 27), construidas toscamente con piedra trabada con tierra, y algunos abovedados, o tallado en la roca del monte. Más numerosos son los indicios de casas y construcciones de la fase más reciente del barrio. En general siguen el esquema habitual de las viviendas de la época de un largo y estrecho pasillo de entrada y comunicación lateral A partir de este pasillo se abrirían las habitaciones de la casa de planta baja y una escalera al fondo permitiría acceder a los pisos superiores. Sin embargo, escasos son los ejemplos donde se halla podido reconocer o adivinar parcialmente la planta de la construcción que se ubicaría en el lugar. -en el sondeo 1-33 se reconocen restos de fachadas de las viviendas de la calle Falsacapa en su trazado decimonónico.

-en el sondeo 2 se detectaron restos estructurales de la vivienda que ocupo el solar en los últimos siglos, de la que pudimos reconocer dos paredes: la que haría de límite Norte a la construcción y fachada a la calle Aurora, a la vez que muro de contención de la terraza superior y otro pequeño murete, que seguramente fuera una medianera interna del edificio. -en el sondeo 5 tocamos la casa que ocupaba la manzana delimitada por las calles Sambazart al Norte, calle del Pocico al Oeste y callejón del Pocico al Sur. De la vivienda propiamente dicha pudimos diferenciar restos del muro de fachada septentrional (que haría al mismo tiempo de muro de contención de su terraza) y dos medianeras en dirección nortesur y este-oeste respectivamente. -en el sondeo 7 dimos con los cimientos de fachada en arenisca de las casas en las aceras Este y Oeste de la calle del Pozo. -en el sondeo 8 se distinguieron restos de cimentaciones pertenecientes a tres habitaciones paralelas y un estrecho pasillo distribuidor, pero sin poder precisar su pertenencia a una o varias casas. -en el sondeo 9 se documentó una casa de la calle Subida del Maestro Francés, reflejada en dos niveles de pavimentación de losetas, posiblemente de la misma vivienda, con habitaciones a varios niveles) y varias paredes-muretes de ladrillo plano. -en el sondeo 10 pudimos reconocer cinco estancias de una casa, comunicados con vanos escalonados, donde se diferenciaban un pasillo-distribuidor central, un gran patiococina (chapada con azulejos) y otras habitaciones a sus lados. -en el sondeo 11, dos habitaciones longitudinales paralelas, aparentemente perteneciente a una misma vivienda (pero con alcantarillados diferenciados). -en el sondeo 12 se localiza una casa con sótano (relleno de escombros), con dos habitaciones, separados por murete de sillarejo, y una medianera de grandes sillares escuadrados de arenisca con una casa inmediata entre la calle de San Esteban y el callejón de la Pólvora. -en el sondeo 15 dimos con una vivienda de la que reconocimos al menos cinco estancias (entre ellas una cocina y un cuarto de aseo ligeramente elevados) y un pasillo distribuidor intermedio. -en el sondeo 16 localizamos un pasillo estrecho, que desde la puerta de la casa comunicaría con las distintas habitaciones de la vivienda y el acceso en escalera a los pisos

291

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

superiores, esquema longitudinal típico de las construcciones decimonónicas. -en el sondeo 22 se pudo documentar parcialmente tres habitaciones de la casa decimonónica, separadas por un gran muro medianera central, en dirección NE-SW, compuesto por ladrillos macizos, trabados con yeso y enlucido en su cara meridional, y comunicados por vanos-umbrales a este y oeste. Sus pavimentos de cemento se apoyan sobre la roca de base del monte nivelada cuando no tallada para albergar semi-sótanos. -en el sondeo 23 se conservaba en superficie a nivel de pavimentos la casa que ocupaba el inmueble en su fase final de ocupación, datable quizás entre los siglos XVIII y XIX. Parece una construcción pequeña pero de aceptable calidad (si tenemos en cuenta el empleo de sillares de piedra caliza de cierta envergadura en el zócalo de fachada oeste) con varias remodelaciones internas, que afectan a varios tabiques y, sobre todo, a las pavimentaciones de las 4 habitaciones identificadas en el espacio del sondeo. Por ello, la mayoría de los suelos documentados no deben remontarse mucho más de mediados de la presente centuria. El interior de la casa se estructura a base de un pasillo meridional estrecho y alargado, de comunicación y acceso a las plantas superiores, y una serie de habitaciones paralelas entre este y el muro de fachada Norte, antes descrito. -en el sondeo 26 documentamos parcialmente una casa que dominaba el extremo noroccidental de la colina, construida sobre un espigón que forma el monte en este punto, formando una plataforma artificial de materiales constructivos de relleno. El proceso de remoción de tierras provocado por las demoliciones fue tan brutal en este punto que de dicha vivienda sólo se nos conservó algún resto aislado de su enlosado en el perfil oeste. -en el sondeo 28 se documentaron las construcciones que hacían esquinas de la calle Pocico con Sambazart. De ellas se conservaban los muros-fachadas en sillarejo trabado con argamasa y tabiques interiores de ladrillo (sobre cimientos anteriores), delimitando estrechos pasillos distribuidores a las distintas estancias. -en el sondeo 29 se sitúa la vivienda de la acera sur de la calle Sambazart, con restos del muro de fachada y de medianeras internas, en sillarejo irregular, delimitando una estancia con vano de comunicación al sur y pavimentación a base de ladrillos. -en el sondeo 30 el muro de fachada y una medianera de sillarejo que delimita dos casas en la acera este de la calle del Pocico.

292

-en el sondeo 31 un patio o zona de servicio (cocinas) de una casa con el muro de fachada a la calle del Pozo, enlosados y pozo ciego. -en los sondeos 32 y 34, tres habitaciones paralelas separadas por medianeras de ladrillo, que vienen a apoyarse en un muro continuo, la fachada Norte de las casas que linda con la calle Sambazart al Norte, y que reutilizan el podium romano subyacente como cimiento y muro de contención de la terraza. -en el sondeo 33 el muro de fachada y hasta tres habitaciones (entrada y zona de servicios) del antiguo Café-Bar “Trianon” (el más famoso de los cafetines del barrio desde finales del siglo pasado), en la acera oriental de la calle Falsacapa. -en el sondeo 35 se identificó un edificio con una gran sala con pilares intermedios, muro de fachada continuo al norte, medianeras internas, algún posible vano y sótano de encofrado de cemento. -en el sondeo 36 restos de dos casas de la acera septentrional de la calle Sambazart, con muro de fachada de sillares de areniscas y zapatas y medianeras de sillarejo apoyadas sobre el podium y muros romanos, y parte de una pequeña pileta de su aérea de servicio. -en el sondeo 38 se documentaron 3 habitaciones paralelas (alguna de ella cocina o aseos chapados con azulejos) del inmueble que ocupaba la esquina de las calles Cuesta del Maestro Francés y Adarve, con muretes de sillarejo y ladrillos y suelos de terrazo y gres, con varias repavimentaciones. En cuanto a las estructuras en alzado, en la mayoría de los casos no se conservan más que restos de las cimentaciones (de hormigón en los sondeos 15 y 18) de sus muros arrasados en los procesos de derribo. También se localizan frecuentemente pequeños alzados de muros y medianeras internas, en piedra y ladrillo (sondeos 1-2, 5, 9-10, 12, 15-17, 22-23, 25, 27-31, 32, 3438), incluso con grandes sillares escuadrados de arenisca (sondeos 10, 12, 15, 18, 30 y 36) y calizas (sondeo 23), a veces con enlucido externos de yeso de hasta 6 capas (sondeo 10, 18 y 34) y parte de los enlosados de algunas habitaciones. Algunos muros sirven de pared-muro de contención (como en el sondeo 9 en la esquina NE. de la colina, con más de dos metros y medio de altura conservada sobre la propia roca de monte). Algunos de estos muros parecen haber sido construido en varios momentos y que ha sufrido reutilizaciones y reparaciones frecuentes (sondeo 23). Como pavimentaciones reconocemos tanto los simples suelos de cemento, con sustentación de gravilla (sondeos 2, 8, 10, 12, 15, 22 y 30-31, 35), como los enlosados de losetas y

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL CERRO DEL MOLINETE (CARTAGENA). AÑOS 1995-1996. VALORACIÓN HISTÓRICA DEL YACIMIENTO

terrazo (sondeos 4, 8-10,12, 15, 17, 23, 31, 33, 37-38) y ladrillos (sondeo 7, 17, 29, 31-32 y 38) y argamasa (sondeo 13). Por debajo del nivel de pavimentación detectamos asimismo tramos de algunas pequeñas atarjeas de eliminación de residuos y aguas (sondeos 2, 4, 8-10, 13, 17-18, 23, 29-31), construidas en canalillo o bovedilla y forradas con ladrillos planos en su interior y con piedras y argamasa exteriormente. Incluso pudimos reconocer en algún caso aliviaderos de aguas desde cisternas (sondeos 2, 8) hacia las cloacas internas de las casas. En algunos casos se pudo reconocer incluso redes complejas con conducción principal (tubo fibrocemento) y otras secundarias en la evacuación de residuos domésticos (sondeo 9-11, 13, 15, 17, 25, 30, 33, 36-38). Un caso especial es la gran cloaca tallada en la roca de base que cruza la cata 9. Se trata de una obra tan costosa que no debe ser atribuible únicamente al drenaje de esta casa sino perteneciente seguramente a las líneas generales de evacuación de la zona. En cuanto a su cronología, levanta sospechas por su magnitud de obra que puede retrotraerse a momentos más antiguos. En todo caso, la colmatación que ahora muestra es claramente contemporánea y no hay indicios que se remonten más allá del siglo pasado. Más numerosos son los restos de pozos ciegos y cisternas de las viviendas de este período, algunos lindando ya con las aceras de calles, por excavarse en los rellenos inferiores (sondeos 1 y 7, 28). Por su uso debemos diferenciar las fosas de desechos o pozos sépticos de las cisternas para la recogida y almacenamiento de agua. Los pozos ciegos suelen ser construcciones (fosas) circulares o de planta ovalada revestidas con ladrillos macizos (sondeo 1 y 33), normalmente forrada por ladrillos macizos o piedras, excavada verticalmente (sondeo 7-8) o con sillarejo tosco (sondeo 20, 28, 30-31, 33). El más significativo fue sin duda el ubicado en el sondeo 15, por reconocerse en él varias fases y reutilizaciones (con reparaciones de cemento y hormigón) y perdidas por filtraciones de su relleno. En otros casos son simples fosas excavadas en las tierras y rellenas con materiales de desecho (sondeo 6, 16, 19), fácilmente confundible con simples filtraciones de residuos en los rellenos de revuelto moderno (sondeo 7). A veces se reaprovechan cisternas y depósitos romanos, total o parcialmente, para instalar estas fosas sépticas simples sobre los recortes artificiales de la roca de base (sondeos 16, 19-21). Incluso se da (sondeo 20) que las dimensiones del pozo que necesitaban los habitantes de época más reciente

sean más limitadas que los antiguos, y se opte por no ocupar todo el recorte sino solamente aprovechar su escalón meridional para construir la fosa a partir de un murete curvado, de piedra y ladrillos; a él se le adosa un forro de piedras en seco que sirven simplemente para cubrir la curva del recorte del monte al Sur. Las cisternas consisten en construcciones de planta más rectangular, de piedras irregulares trabada con argamasa y revestida interiormente, con una cubierta abovedada de ladrillos macizos, con un fondo pavimentado con ladrillos y yeso impermeabilizante (sondeos 1-2, 4, 8, 17, 25 y 35). El más completo es la cisterna doble, reutilizada en su ultimo período como pozo-ciego de la entrada del Café-Bar Trianón (sondeo 33). En varios casos vemos como cisternas de agua son reutilizadas en la fase final del uso del edificio en meras fosas sépticas (sondeo 35). Todos estos elementos estructurales y cimentaciones aparecen apoyados, cuando no cortando, un potente estrato de rellenos modernos, en tonos pardo-negruzcos con abundantes elementos constructivos, que viene a nivelar el terreno para levantar dichas construcciones y las pavimentaciones de la calzada, generalizado en casi todos los cortes (sondeos 1-3, 5, 7-8, 10, 12, 14-18, 20, 25-38). BIBLIOGRAFÍA BAQUERO ALMANSA, A., Rebuscos y documentos sobre la historia de Cartagena, Cehegín, Mula y Murcia, Murcia, 1902. BELTRÁN MARTÍNEZ, A., “El plano arqueológico de Cartagena”, Archivo Español de Arqueología Nº XXV (1952) pp. 47-82. CASAL MARTÍNEZ, F., Historia de las calles de Cartagena, Cartagena, 1930. LÓPEZ PAREDES, M., Historias del Molinete de Cartagena, Cartagena, 1986. FERNÁNDEZ-VILLAMARZO CÁNOVAS, M., Estudios Gráfico-Históricos de Cartagena desde los tiempos prehistóricos hasta la expulsión de los árabes, Cartagena, 1907. MARTÍN CAMINO, M., ANDREU MARTÍNEZ , M.A., ORTIZ MARTÍNEZ, D. Y MARÍN BAÑO, C., “Informe de las excavaciones arqueológicas de urgencia en el casco urbano de Cartagena durante 1989”. Memorias de Arqueología 4. Murcia, 1993, pp.109-121. MARTÍN CAMINO M., ROLDÁN BERNAL, B. Y PÉREZ BONET, M.A., “Ingeniería hidráulica y recursos hídricos en Cartago Nova”, Actas del XXIII Congreso Nacional de Arqueología, Elche, 1995, pp. 89-96. MOLINA VIDAL, J., La dinámica comercial romana entre Italia e Hispania Citerior. Univ. de Alicante, 1997. NOGUERA CELDRÁN, J.M., ROLDÁN BERNAL, B., DE MIQUEL SANTED, L., GONZÁLEZ BLANCO, A., “El Molinete (Cartagena), un proyecto en perspectiva”, XII Jornadas de Patrimonio Histórico y Arqueología Regional, Murcia, 2001, pp. 44-45 ORTÍZ MARTÍNEZ, D., “El Cerro del Molinete: Un polémico yacimiento

293

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

arqueológico cartagenero”. Estratega vs General Nº 3, Cartagena 2000 pp. 11-34. RAMALLO ASENSIO, S. Y RUIZ VALDERAS, E., “Un edículo republicano dedicado a Atargatis en Carthago Nova”, Archivo Español de Arqueología Nº 67 (1994) pp.79-102. ROLDÁN BERNAL, B Y DE MIQUEL SANTED, L., “Excavaciones en el Cerro del Molinete”, Revista de Arqueología Nº 184, 1996, pp.56-57 ROLDÁN BERNAL, B. Y DE MIQUEL SANTED, L., “Excavación arqueológica en el área monumental Sureste del Cerro del Molinete (Cartagena)”, X Jornadas Regionales de Arqueología, Murcia 1999 pp. 26-27 ROLDÁN BERNAL, B. Y DE MIQUEL SANTED, L., “El Templo capitolino en el área del Foro de Carthago Nova, de la ladera meridional del Cerro del Molinete”, XXIV Congreso Nacional de Arqueología (Cartagena 1997), e.p. ROLDÁN BERNAL, B., “La Acrópolis de Cartagena “Ars Asdrubalis”. Investigaciones arqueológicas en el Cerro del Molinete (Cartagena)”, Revista Marte y Minerva Nº 5 (1998), Cartagena, pp. 26-29. ROLDÁN BERNAL, B., “Últimos hallazgos arqueológicos en la Acrópolis de Cartagena. Año 1998, en el área monumental SE del Cerro del Molinete: Templo Capitolino”, Rev. Baal-Hamon, Nº 5 (Sep. 1999), pp.19-23

294

RUBIO PAREDES, J.M., JOSÉ VARGAS PONCE, Descripción de Cartagena, Murcia 1978. SAN MARTÍN MORO, P., “Noticiario arqueológico”, Mastia Nº 2 (EneroMarzo 1973) SAN MARTÍN MORO, P., “Notas informativas”, Mastia Nº 4-5 (JulioDiciembre 1973) pp. 53-56 NOTAS 1 para la METODOLOGIA utilizada y otros aspectos, remitimos a la Memoria de la Prospección, -Museo Arqueológico Municipal de Cartagena-Servicio Regional de Patrimonio de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia. 2 en la Memoria de 1995 (DE MIQUEL-ROLDAN 1996) se incluyen Anexos con los informes técnicos específicos de dichas actuaciones de consolidación y restauración. 3 En realidad el noroeste. Polibio yerra en su relato al situar todos los puntos de la ciudad en relación con el cerro de la Concepción y el puerto y al confundir los puntos cardinales, ya que en invierno el sol sale en la bahía por el este y no por el sureste.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Sebastián F. Ramallo Asensio Pedro A. San Martín Moro Elena Ruiz Valderas

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996 REVISADO: 2001

EXCAVACIONES ARQUEOL ÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995 SEBASTIÁN F. RAMALLO ASENSIO*, PEDRO A. SAN MARTÍN MORO**, ELENA RUIZ VALDERAS* * Universidad de Murcia. ** Arquitecto. Director del Museo Arqueológico Municipal de Cartagena

Palabras clave: Cartagena, excavación, teatro romano, casa islámica, barrio bizantino. Resumen: Durante esta campaña, se ha procedido a la excavación de una vivienda de época islámica cuyas dependendencias estaban superpuestas a estructuras del barrio de época bizantina. Asimismo se ha con-

tinuado excavando sectores del teatro romano, entre ellos gran parte de la exedra porticada situada sobre la ima cavea inferior y parte de la orchestra, así como de otras áreas interesantes para el estudio del teatro.

INTRODUCCIÓN

construcción del Centro Regional de Artesanía cuya ubicación estaba allí proyectada. La entidad de los restos e importancia del monumento obligaron a desplazar el edificio previsto a otro lugar de la ciudad y a planificar la recuperación total del teatro. A partir de este momento los trabajos de campo se han realizado de forma desigual, han sufrido avatares de diversa índole y en muchos casos han estado condicionados por la disponibilidad de terreno para excavar. Los restos del edificio romano se ubican en la ladera noroccidental del Cerro de la Concepción, precisamente en una zona donde los hallazgos arqueológicos se han sucedido con una cierta regularidad desde comienzos del presente siglo. Al mismo tiempo, ocupan parte del subsuelo de la Catedral Vieja construida en su primera fase en el siglo XIV y transformada posteriormente con la adición de nuevas capillas y la remoción de los espacios preexistentes durante los siglos XVI y XVIII. Desde finales del siglo XIX todo este sector urbano se fue poblando con viviendas de reducidas dimensiones lo que provocó una intensa parcelación del

Las excavaciones arqueológicas realizadas por la Empresa AEPO S.A. en el teatro romano de Cartagena se han llevado a cabo entre los días 24 de febrero y 12 de mayo de 1995. Se enmarcan dentro del Convenio de Colaboración suscrito, para la recuperación del teatro romano, por el Ministerio de Cultura, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y el Excmo. Ayuntamiento de Cartagena. El equipo técnico ha estado formado por el Ingeniero Alexei Tarazov, como jefe de obra, y las arqueólogas, Mª. José Madrid, Eulalia Sintas y Milagros Vidal. La tramitación administrativa y el seguimiento por parte del Ministerio de Cultura ha sido realizado por D. Enrique de Álvaro. ANTECEDENTES Y ESTADO ACTUAL DE LA INVESTIGACIÓN

El teatro romano de Cartagena se descubre en 1988 al realizar los trabajos de excavación arqueológica previos a la

296

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina I.

suelo que se refleja desde el punto de vista arqueológico en la gran cantidad de cimentaciones modernas, aljibes y pozos ciegos que han penetrado, y parcialmente destruido, parte de la sedimentación estratigráfica antigua. Las campañas realizadas hasta 1994 habían puesto al descubierto la mitad occidental de la plataforma de cimentación de la escena constituida por un paramento de opus caementicium de entre 3,5 y 4,5 m. de profundidad, revestido en su cara anterior por un forro de grandes sillares de arenisca, reforzado en los puntos de mayor resistencia por sillares de caliza, y la parte correspondiente al pulpitum/hyposcaenium situado frente a esta plataforma. También se abordó en la última campaña la excavación del sector occidental de la ima cavea, localizándose las primeras once gradas y el inicio de la proedria que delimita a su vez el espacio de la orchestra. A estas estructuras habría que añadir en el sector occidental la excavación del aditus que se hallaba en gran parte bajo las escalinatas modernas de acceso a la Catedral Vieja. A él abren dos entradas que corresponden respectivamente a la puerta de comunicación o acceso al parascaenium y a

otra posible aula o basilica situada junto a aquél. También se intuye junto al aditus una posible entrada hacia la caja de escalera de acceso al tribunal situado sobre este aditus. Por otra parte, y sobre el teatro se habían podido individualizar, a lo largo de las campañas precedentes, una serie de estructuras que, individualizadas desde el punto de vista arqueológico por primera vez en el casco urbano, corresponden a distintas fases de la historia de la ciudad. Fundamentalmente estas etapas históricas son, desde la más moderna a la más antigua, las siguientes: - construcciones de época contemporánea. Corresponden a los restos de cimentación del abigarrado barrio construido a finales del siglo XIX y comienzos del XX que se reflejan además, desde el punto de vista arqueológico, por numerosos pozos ciegos, aljibes, canalizaciones y basureros, que se diseminan esencialmente por toda el área 1. También en esta fase hay que incluir los añadidos y modificaciones de la Catedral Vieja que afectan sobre todo a la sacristía y dependencias anexas situada sobre el aditus occidental y la construcción por Víctor Beltrí de una nueva fachada en el

297

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina II.

Lámina III.

lado oriental. Una cripta u osario situado junto a esta cabecera ha destruido casi por completo las bóvedas que sustentaban las gradas superiores de la summa cavea. - construcciones de época moderna. Dentro de la Catedral, esta fase se refleja en la profunda restauración que en el siglo XVI realiza el arquitecto Juan Bautista Antonelli, y en la remodelación durante los siglos XVII y XVIII de las capillas del Cristo Moreno y de los Cuatro Santos, situadas en la nave lateral Sur. Sobre la plataforma de la scaenae frons se han identificado y excavado los restos de una instalación de carácter industrial compuesta por un horno circular de gran diámetro rodeado por pequeñas piletas de planta rectangular. - construcciones de época medieval cristiana. Parecen corresponder a este período la cimentación de un ancho paramento que contornea el espacio excavado por el Sur, en línea con la calle Travesía de Santa María, y que enlazaba con la Catedral Vieja, delimitando el perímetro habitado de la ciudad cristiana. - construcciones de época medieval islámica. Documentadas en una serie de estructuras de habitación situadas fundamentalmente sobre la ima cavea, forman parte de la Madina islámica que según las fuentes árabes funcionaba como el puerto de Murcia durante los siglos XII y al menos parte del XIII. Se asocian también a esta fase numerosos basureros y pequeños hornos de carácter doméstico. Los restos excavados sobre el teatro sirven a su vez para justificar el cementerio islámico atestiguado en diversas intervenciones en el entorno de las calles Jara y Cuatro Santos. Al mismo tiempo, junto a la cara Norte del paramento de la scaenae frons, se documentó un potente basurero con cerámicas características de los siglos XI al XIII.

- bajo estas construcciones se documenta un largo periodo de abandono que abarca desde la segunda mitad del siglo VII a inicios del siglo X. No se constatan estructuras ni cerámicas propias de estos siglos. - construcciones de época bizantina. Abarca desde mediados del siglo VI a la tercera década del siglo VII. Se caracteriza por la edificación de un barrio urbano adaptado a la topografía irregular determinada por las estructuras preexistentes, con estancias de planta rectangular o trapezoidal construidas con muros de pequeño aparejo trabado con barro, calles estrechas y espacios interiores abiertos. Se ha podido determinar con precisión la fase de destrucción, documentada por el ajuar doméstico aplastado sobre el pavimento de las distintas habitaciones, que parece coincidir con el texto de San Isidoro donde se describe el arrasamiento de la ciudad a manos de los visigodos. - construcciones de época tardo-romana. Es una de las más brillantes desde el punto de vista edilicio, y representa la transformación radical del viejo edificio de espectáculos en otro edificio público de carácter comercial. Este proceso se produce en la segunda mitad del siglo V. - construcción del teatro. Realizada a finales del siglo I a.C. Muestra un edificio de gran envergadura y monumentalidad caracterizado por elementos arquitectónicos de mármol blanco importado. Los hallazgos epigráficos sugieren la participación directa de miembros de la familia imperial en la erección del edificio. Este se puede restituir, de momento, con una cavea de c. 87 m. de diámetro dividida respectivamente en ima y media cavea, con cuatro cunei en cada uno de estos sectores y en la summa cavea con siete cunei. Para la scaenae frons se puede sugerir una fachada con dos pisos y una altura de algo más de 16 m. a los que habría que aña-

298

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina IV.

dir los más de 3 m. correspondientes al tornavoz que harían enrasar con la porticus in summa cavea que se propone coronaría el edificio en su parte superior. - construcciones de época republicana. Durante este período este sector aparece ocupado por viviendas privadas, a las que se podrían asociar los pavimentos de opus signinum conservados en una cripta bajo la Catedral Vieja. METODOLOGÍA Y OBJETIVOS

La intervención de 1995 se ha centrado en el Área 1 del yacimiento arqueológico, que engloba la zona baja del Teatro romano. Al Norte está delimitada por la plataforma de cimentación de la scaenae frons, al Oeste por la Plaza de Condesa Peralta y muro perimetral de la Catedral Vieja, al Este por la Calle Doctor Tapia y al Sur por la Calle Concepción y Calle Travesía de Santa María. Dentro de dicha área se ha planteado una excavación en área abierta en dos grandes sectores y en un cuadro situado en la subida de la Catedral Vieja. El Cuadro 4500 tiene unas dimensiones de 22 metros por 14 metros y se engloba dentro del sector 4000, localizado sobre la ima cavea. En el sector 5000, que se sitúa entre la plataforma escénica y el muro Sur del aditus oriental, se han individualizado los cuadros 5100, con unas dimensiones de 21 metros por 8 metros, y el 5200, situado sobre la antigua calle Don Gil, con unas dimensiones de 6 metros por 10 metros. En el Sector 1000 se abordó la demolición y excavación de la calle Subida a la Catedral Vieja, planteando el cuadro de excavación 1500, de 11 por 4 metros, que corresponde a la zona S7 marcada en los planos del proyecto de excavación.

Lámina V.

El cuadro 4500 corresponde a los sectores S1 y S2 marcados en el plano del proyecto de excavación de 1995. El Cuadro 5100 al S3 y S4 y el cuadro 5200 al S7. Los objetivos marcados para dicho proyecto han sido llevados a cabo, con excepción del sector S5, por razones técnicas que ya fueron planteadas al inicio de las obras. Para dicha excavación se ha aplicado una ficha de Registro de Unidades estratigráficas estructurada en cinco partes, que toma como base los principios de Barker y Harris, ajustados a la realidad de nuestra excavación arqueológica. (Ver. Memorias de Arqueología, 1994, p. 274). 1.- Primero una cabecera donde se hacen constar los parámetros siguientes: - municipio (15=Cartagena) - excavación arqueológica en (teatro romano) - año en el que se realiza la intervención área dentro del yacimiento - área - sector - cuadro

299

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina VI.

- número de U.E, que a su vez traduce con el primer dígito el sector de actuación y los tres restantes destinados al cómputo de la Unidades de Excavación. La numeración dentro de cada sector es correlativa e incluye las unidades positivas, negativas y estructurales. En esta cabecera también se especifica la fase a la que corresponde la U.E. y el tipo de U.E., para lo cual hemos realizado un listado codificado con las distintas fases y tipos de U.E. que se adjunta al final de este apartado. 2.- La segunda parte de la ficha está destinada a la descripción de la U.E. y su posición estratigráfica. En ella se describe: - color, textura y composición del estrato, o bien si se trata de una estructura la forma y factura de dicha unidad. - cotas superiores e inferiores de la unidad; de esta forma queda definido su espesor y su acotación dentro del yacimiento. Este apartado se completa con el croquis a escala 1:100 en el reverso de la ficha, donde se sitúa fielmente la posición en planta de la U.E. - secuencia física y temporal de dicha unidad y sus posibles relaciones indirectas con otras unidades dentro del yacimiento. 3.- En este apartado tercero se realiza una interpretación descriptiva de la unidad de excavación, caracterizando la naturaleza del estrato y fase cronológica a la que pertenece. 4.- Esta parte de la ficha incluye la siguiente información: - criterios de datación utilizados, con un pequeño apartado donde se especifica los materiales arqueológicos más significativos que aparecen en cada unidad. - posición estratigráfica o constructiva de la Unidad - contenidos cerámicos y de otros materiales arqueológicos, para lo que se ha realizado una codificación de los materiales, que adjuntamos al final del capítulo.

300

- datación definitiva (ANT. A... POST A...). Este apartado se completa cuando se termina el estudio total del material arqueológico 5.- En la última parte de la ficha se recogen los siguientes datos: - archivo fotográfico - archivo planimétrico - fecha en la que se ha excavado la U.E. - persona que ha realizado la ficha y aquella que la ha revisado. Termina la ficha con un pequeño apartado para observaciones. El archivo fotográfico está estructurado sobre los siguientes parámetros: año de intervención con dos dígitos, nº de carrete correlativo y número de negativo. Las diapositivas se organizan con el año de intervención, en primer lugar, y un número correlativo del uno al infinito. DESCRIPCIÓN DE LAS ESTRUCTURAS DESCUBIERTAS Y ANÁLISIS DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO

Fundamentalmente, esta campaña nos ha permitido corroborar la secuencia histórica y cronológica determinada en las campañas precedentes, así como confirmar varias de las hipótesis establecidas con anterioridad. Al mismo tiempo, la planificación de los trabajos en extensión nos ha proporcionado una visión global y mucho más amplia de las estructuras arquitectónicas de cada una de las fases documentadas. De esta forma, en la descripción de los resultados de la excavación seguimos la estructuración por fases determinada en los trabajos anteriores, consolidada con los mas recientes y que hemos resumido en el capítulo de antecedentes. SECTOR 4000, CUADRO 4500:

Cuadro de excavación delimitado al Sur por el posible paramento de la muralla cristiana que contiene y contornea, a su vez, la calle Travesía de Santa María; al Sureste por el talud de tierra dejado para contener la calle Concepción, al Oeste por el cuadro 4100 excavado en 1994 y al Sur por el sector 5000, delimitado a su vez por el muro meridional del aditus. Las dimensiones aproximadas de este cuadro, de forma irregular, es de 22 por 14 metros. La secuencia estratigráfica, interpretada en el contexto de la periodización global del yacimiento, ha sido la siguiente.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina VII.

Fases 18-19 (siglos XIX-XX) Con anterioridad al inicio de la excavación manual se planteó un rebaje de unos 80 cm. de espesor con medios mecánicos con el fin de retirar los restos de las cimentaciones, escombros, rellenos y pavimentaciones modernas que aún se conservaban de los derribos realizados en esta zona. - La U.E.: 4500: Corresponde a la limpieza manual del área de excavación tras este primer rebaje mecánico (Lam. I) con el fin de nivelar el terreno y eliminar los posibles intrusismos aún existentes. Bajo esta primera unidad estratigráfica se delimitaron restos de canalizaciones y alcantarillado del barrio demolido, que eran especialmente abundantes bajo lo que fue la antigua calle Don Gil. En la parte central de esta calle se identificó una tubería cerámica de alcantarillado con pendiente Sur- Norte (U.E.: 4530) que recogía las aguas residuales de los edificios colindantes. También se pudieron delimitar varios intrusismos modernos entre los que destacaba un gran aljibe (U.E.: 4509) de casi tres metros de diámetro cuya obra de mortero hidráulico había perforado en esta zona la secuencia estratigráfica al

menos hasta los niveles del mercado tardorromano. Al Este del aljibe se localizó una fosa aséptica (U.E.: 4516) de forma cuadrada de 2,5 metros de profundidad (Lám. III), y restos de cimientos modernos 4518 y 4517 (Lám. II). También hubo que levantar manualmente restos de zapatas modernas que profundizaban hasta las estructuras medievales como las registradas como U.Es.: 4504 y 4514. Se localizaron al mismo tiempo varios pozos modernos de forma oval o circular excavados en las estratigrafías subyacentes (U.Es.: 4603, 4525, 4513, 4581), testimonio claro de la intensa parcelación del espacio urbano. Fases 15-17 (siglos XVI-XVIII). Las evidencias estratigráficas de estos siglos como ya hemos ido matizando a partir de las excavaciones precedentes son casi inexistentes en este cuadro aunque podemos atribuir a este período un pozo con brocal (U.E.: 4562) localizado sobre la sala 2 de la casa islámica (Lám. VI), y un muro que cimienta sobre la sala oriental de la misma casa (U.E.: 4554). Estos restos, aunque escasos, documentan la existencia del llamado Arrabal Viejo o Barrio de pescadores,

301

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina VIII.

que según las fuentes escritas se desarrollaba en la zona baja de la Villa Vieja, a partir del siglo XVI. Fase 14 (Bajo-medieval: siglos XIV-XV) La fase bajomedieval tampoco ha dejado huella dentro de los límites del área de excavación descubierta. Lo que refuerza nuestra hipótesis inicial sobre el perímetro de la ciudad cristiana asentada en la parte superior del Cerro de la Concepción, y cuyo límite se hallaría al Sur del sector 4000, aproximadamente en línea con la actual calle Travesía de Santa María. En los documentos y cartografías del siglo XVI existen claras referencias a la ubicación de la llamada Villa Vieja, sector de la ciudad situado entre el Castillo y la Catedral. Fases islámicas 12-13 (siglos X-XIII) En esta campaña de excavación se ha podido determinar, por primera vez en la ciudad, la estructura de una típica casa islámica (Lám. VII). Dicha vivienda se asienta en la zona norte del cuadro 4500 y afecta parte del cuadro 5100. La casa ocupa una extensión de unos 90 m2. y corresponde al tipo de vivienda con patio central, alrededor del

302

cual se organizan las salas principales y el resto de dependencias. La zona mejor conservada de la casa corresponde a la sala oriental caracterizada por su planta rectangular muy alargada y estrecha de 7x2 metros (muros UU.EE.: 4559, 4556, 4558 y 5118); de esta sala se accede a través de un umbral de 1 m., flanqueado por dos pequeños pilares de yeso que marcan el arranque del arco de entrada, al patio (Lám. VIII), el cual presenta un arriate central bordeado por un estrecho andén de 50 cm. de ancho (U.E.: 5125) (Lám. IX), conservado en las zonas sur y este del patio. En la parte central se conservaban aún los restos de la canalización del arriate (U.E.: 4570) (Lám. X). Desde este patio se accedía con seguridad a la Sala Sur, de unas dimensiones de 5,50x1,50 m. y a la sala Norte o sala principal de la casa, la cual aparece casi totalmente arrasada por los aterrazamientos y viviendas del siglo XIX y XX. En la zona Sur del cuadro 4500 se conservan también los restos de otra vivienda islámica, parcialmente identificada en la campaña de 1994, a la cual debía accederse por una calle

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina IX.

Lámina X.

de trazado irregular que remontaba el desnivel de la topografía preexistente generada por el teatro y las construcciones posteriores. Bajo esta calle discurren dos canalizaciones, de las cuales una estaba realizada con piedra y argamasa y la segunda canalizada simplemente con lajas de piedra (UU.EE.: 4612, 4614). Las muros de estas habitaciones están realizados con piedras irregulares trabadas con barro y conservan una altura de 0,50/0,60 m. La comunicación entre las distintas estancias estaba marcada en planta por umbrales de yeso. Además, los muros de la vivienda mejor conservada presentan en su interior un grueso enlucido de yeso similar al de los pavimentos conservados. Los niveles de abandono de las viviendas presentan un importante lote de cerámicas islámicas, especialmente vajilla de mesa: ataifor y jofainas con vedrío verde y manganeso, jarras decoradas a cuerda seca parcial y pintadas, y vasijas de almacenamiento. Son muy escasos los fragmentos de cerámicas esgrafiadas y estampilladas por lo que el abandono del barrio puede datar de inicios o primer cuarto del siglo XIII. A esta misma fase urbanística corresponden varios pozos y basureros localizados probablemente cerca de los patios y de las calles. La mayoría presentan forma circular y se caracterizan por un relleno de tierra marrón oscura con restos de argamasa, cenizas, huesos y material cerámico muy fragmentado (pozos UU.EE.: 4546, 4615, 4635). En esta fase también podemos situar un gran relleno islámico localizado sobre la orchestra del teatro colmatando una gran fosa o basurero, situada al noroeste del cuadro 4500. El relleno se distingue por una tierra con restos de carbones y cenizas y abundante material cerámico (U.E.: 4634) característico fundamentalmente del siglo XII.

Bajo la sala oriental de la casa islámica se localizó un horno (U.E.: 4584) de 70 cm. de diámetro, excavado en el estrato subyacente (Lám. XII), que presenta el fondo y las paredes recubiertas de arcilla rojiza endurecida. Este horno y el localizado al Oeste U.E.: 4608 están en relación con diversos hornos de carácter doméstico o artesanal identificados en la campaña de 1994. En general, todo este barrio islámico se construye sobre un depósito de arenas de arraste muy lavadas (UU.EE.: 4523, 4574) así como sobre unos estratos de relleno con abundante piedra menuda (U.E.: 4573). El material cerámico asociado data de los siglos XI y XII, aunque también presenta algunos materiales residuales del siglo X. No presenta estructuras arquitectónicas. Fase 10 (Barrio de época bizantina) Bajo los estratos arriba mencionados encontramos directamente los niveles de abandono con abundantes derrumbes procedentes de los muros parcialmente derruidos de las habitaciones bizantinas. Se constata un hiatus de mas de dos siglos entre el hábitat islámico y las citadas viviendas de época bizantina. Este abandono se refleja desde el punto de vista estratigráfico en una potente capa de sedimentación natural compuesta por limos muy lavados con un contenido escaso de material cerámico. Este nivel, como ya hemos reseñado más arriba, aparece parcialmente perforado por pozos y basureros de distintas épocas. Desde el punto de vista urbanístico, este barrio de época bizantina (c. mediados del siglo VI hasta finales del primer cuarto del siglo VII), como ya hemos señalado en memorias anteriores, se organiza de forma radial sobre la ima cavea del teatro formando habitaciones de planta cuadrangular, trapezoidal o incluso triangular. En la parte más alta del cua-

303

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XI.

Lámina XII.

dro excavado, que proyectada sobre los restos del teatro corresponde a la ima cavea, las habitaciones se articulan en parte fosilizando la forma semicircular del graderío. Hacia el Norte, en el espacio en origen ocupado por los aditus/itinera del edificio escénico las distintas estancias adoptan un trazado más regular, utilizando determinados muros exteriores de las viviendas como paramento para aterrazar y superar los desniveles provocados por las construcciones precedentes, determinando a su vez las calles de comunicación entre ambos sectores (Lám. XXXIV). Pasamos a continuación a describir las distintas viviendas y habitaciones identificadas: Habitación 12 De planta sensiblemente trapezoidal, se ha reconocido en unas dimensiones máximas de 3x4 m., con un rebanco (U.E.: 4639) de piedra adosado al muro Oeste (U.E.: 4626). Junto a este rebanco, y posiblemente caído del mismo, se halló un ánfora de producción africana de la forma Keay LXI (Lám. XIV), procedente del estrato de destrucción (U.E.: 4638). En el muro Este, y junto al perfil Sur, se conserva el umbral de acceso y comunicación con la estancia 14. Habitación 13 Situada delante de la habitación 12, presenta igualmente una planta de forma trapezoidal con unas dimensiones de 4,50x2,70 m. El acceso a la habitación en el momento de su destrucción debió realizarse a través de un vano en el muro Norte (U.E.: 4708). De este momento se localizó sobre el suelo de la habitación un ánfora de producción africana Keay XXXII y cerámica tosca local (U.E.: 4642). En el ángulo Suroeste de la habitación se encontró un pequeño fuste de columna reutilizado probablemente como base de un molino de piedra (Lám. XVI).

Bajo el nivel de destrucción y su pavimento, localizamos el suelo de tierra apisonada perteneciente a la fase inicial de la habitación; en esta fase la habitación 13 comunicaba por un vano abierto en el muro occidental (U.E.: 4627) con la habitación 15. El acceso estaba realizado con un umbral de piedra gris y unas jambas de arenisca. También se observó que el muro oriental de la habitación (U.E.: 4607) había sido recrecido con una ligera desviación sobre el muro inicial de la misma habitación (U.E.: 4712). Habitación 14 Situada junto al perfil Sur del Cuadro 4500, es de planta trapezoidal y presenta unas dimensiones máximas de 4,50x2,50 m. Se comunica al Este con la habitación 12 a través de un umbral de sillares de arenisca flanqueado por una jamba de caliza gris, abierto en el muro medianero que separa ambas habitaciones (U.E.: 4626) (Lám. XVIII). Al Oeste enlaza también con la habitación 9, excavada en 1994, y hacia el Sur, adosado al muro oeste (U.E.: 4319), se dispone un rebanco realizado con sillares de arenisca y caliza, donde aparece reutilizada una pieza agallonada de mármol blanco (U.E.: 4641) (Lám. XIX). A esta habitación se accede por la habitación 15 separada por un pequeño murete (U.E.: 4624) que se adosa al muro oriental (U.E.: 4626). En el nivel de destrucción (U.E.: 4640) depositado sobre el suelo de la estancia se ha identificado un anforita de salazones de producción africana, una olla de cerámica tosca local y un molino circular de piedra (Lám. XVII). Habitación 15 Situada al Norte de la habitación 14, tiene forma trapezoidal y unas dimensiones de 5,30 por 2,70 metros; hacia el Oeste comunica directamente, en forma de “L” , con la habitación 8, excavada en 1994. La habitación conserva un

304

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XIII.

Lámina XIV.

pequeño rebanco (U.E.: 4709) adosado al muro oriental (U.E.: 4627), mientras que el ingreso se realiza por un umbral de caliza gris flanqueado por una jamba de arenisca y otra de caliza, emplazado en el muro Norte (U.E.: 4707). En el nivel de destrucción de la estancia (U.E.: 4643) se ha localizado un ánfora de producción africana Keay LXI (Lám. XX). Bajo el suelo de la habitación aparece una canalización que recorre la misma con dirección y pendiente Sur-Norte y conduce sus aguas al exterior de la habitación bajo el umbral de ingreso (Lám. XXI). Dicha conducción se halla realizada con piedras careadas y cubierta por losas de caliza gris (U.E.: 4705) (Lám. XXII). En esta habitación también se ha documentado un suelo de tierra apisonada correspondiente a la fase inicial de la misma (Lám. XXXIII), momento en el que la habitación 15 comunicaba con la habitación 13 a través de un umbral situado en el muro oriental flanqueado por sillares de arenisca (U.E.: 4627). Es probable que este grupo de habitaciones en su fase inicial formara parte de una vivienda cuyo ingreso principal debía realizarse por el umbral situado en el muro Norte y al que se podía acceder desde la parte baja del barrio subiendo la calle acodada (espacio 5) localizada en la excavación de 1994. El umbral daba paso a un patio o espacio abierto en forma de “L” al cual abrían el resto de las habitaciones: la habitación 9 a la derecha, las habitaciones 12 y 14 al fondo, y a la izquierda la habitación 13. Habitación 16 La habitación 16 se encuentra situada al Este de la habitación 13, junto al perfil oriental. Tiene forma rectángular con unas dimensiones aproximadas de 6,50x2,50 metros; su nivel de destrucción se encuentra bastante arrasado por una

fosa aséptica moderna (U:E.: 4516) que ha desmantelado parte de sus estructuras. Bajo el nivel de destrucción localizamos los muros y pavimentos de la fase inicial. Al Oeste, el muro medianero con la habitación 13 (U.E.: 4712) recrecido en la fase final (U.E.: 4607) y al que se le adosa un murete divisorio (U:E.: 4670) que separa las habitaciones 16.1 y 16.2, y que fue suprimido en la fase siguiente. Al Este se identificó la pared de cierre de la habitación (U.E.: 4671) cortado en parte por la estructura de la fosa aséptica moderna. Este muro debía separar la estancia 16 de la habitación 18 (Lám. XXXV). En esta fase podemos intuir una vivienda cuyo ingreso se realiza por el Norte dando paso a dos habitaciones contiguas, denominadas 16.1 y 16.2, y la habitación 18 situada a la derecha. Habitación 17 De forma acodada tiene unas dimensiones máximas de 7x1,50 metros. El acceso se sitúa al Oeste, dando paso a un estrecho pasillo que conduce probablemente a la zona central de la vivienda. En este pasillo se ha localizado el ajuar que estaba en uso en el momento de destrucción de la casa (U.E.: 4651) compuesto por un ánfora de producción oriental Keay LIII, un ánfora africana Keay LXI, un gran mortero de cerámica común y una olla de cerámica tosca local (Lám. XXIV-XXV). La habitación ha mantenido la misma estructura que en su fase inicial, documentada bajo el nivel de destrucción. Habitación 18 Tiene forma trapezoidal y unas dimensiones máximas de 2,70x2,50 metros. Sus niveles arqueológicos se encuentran completamente desmantelados por la fosa aséptica moderna (U.E.:. 4516). Como hemos comentado anterior-

305

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XV.

mente podría formar parte de una vivienda relacionada con la habitación 16. Habitación 19 De forma trapezoidal, casi triangular, presenta unas dimensiones máximas de 8x3,50 metros. El ingreso principal se sitúa en la zona Oeste dando acceso a la estancia que hemos designado como habitación 20, situada al fondo de dicho espacio (Lám. XXVI). La amplia abertura señalada hacia el Oeste, la propia forma de la estancia y el hecho de que bajo el pavimento discurran dos canalizaciones, una de éllas paralela y a poca distancia del muro Norte (U.E.: 5173) y la otra perpendicular al muro Sur (U.E.: 4599), que a su vez desemboca en un pozo ciego (U.E.: 4690) situado casi a la entrada de este espacio, nos hace interpretar este compartimento como un patio abierto desde el que se accedería a las viviendas situadas al Este y Norte de dicho espacio. Entre el material cerámico más significativo correspondiente al nivel de destrucción asociado a las estructuras de la última fase, destaca un ánfora de producción africana Keay XXXII. El mencionado pozo ciego que se hallaba bajo el pavimento,

306

de forma circular, estaba realizado con un brocal de piedras encaradas y algunos elementos arquitectónicos reutilizados procedentes del teatro romano. Tiene un diámetro de 80 cm. y se ha excavado en una profundidad máxima de 1,30 m. (Lám. XXVII) Habitación 20 Situada al este de la habitación 19 junto al perfil oriental del cuadro 4500, tan sólo se ha iniciado su excavación, quedando su secuencia estratigráfica en el inicio del nivel de abandono. El ingreso a esta habitación se realizaría desde el Oeste ya que en el muro occidental (U.E.: 4598) se han localizado los restos de una jamba de caliza gris junto al umbral. Técnicas edilicias y propuestas cronológicas Desde el punto de vista arquitectónico y edilicio hay que señalar las siguientes particularidades: - Los muros de estas habitaciones se levantan con un aparejo de piedra mediana y pequeña trabada con barro mientras que en los cimientos y esquinas se utilizan, a fin de obtener una mayor resistencia, piedras de mayor tamaño o grandes sillares procedentes del teatro romano. El diseño

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XVI.

constructivo está basado en la configuración de grandes muros maestros, en su mayoría radiales al arco de la cavea, a los que se adosan o traban los muros que compartimentan las habitaciones (Lám. XXXII-XXXIV). - El nivel de destrucción hallado en la mayoría de las habitaciones se caracteriza por un potente estrato de disoluciones de adobe, procedente del alzado de las paredes, entremezcladas con finas capas de disoluciones de esquistos, utilizados como aislantes en las cubiertas de las habitaciones, y abundante carbón vegetal. Este nivel cubría los ajuares domésticos de cada habitación, que aparecían aplastados sobre los suelos. - Bajo estos pavimentos contemporáneos al momento de destrucción, aparecen los distintos suelos relacionados con el nivel de fundación del barrio bizantino, tal y como hemos ido señalando en cada habitación. La cronología de los materiales procedentes de los estratos fundacionales marcan un contexto fechable a mediados o tercer cuarto del siglo VI, que viene definido por una relativa abundancia de platos y cuencos en T.S. Africana Clara D, Hayes 99C, 104 B-C junto a ánforas

orientales Keay LIIIA, anforillas de salazones africanas Keay XXVG y cerámicas toscas de cocina de producción local. Fase 9 (Tardo-antigua, primera mitad del siglo VI) Como ya hemos señalado en memorias precedentes, bajo las estructuras del barrio bizantino se localiza un nivel constructivo muy arrasado por las edificaciones posteriores. En el cuadro de excavación 4500 su presencia se ha detectado concretamente bajo la habitación 17, donde se localizó un muro de piedra unida con barro (U.E.: 4683), de 60 cm. de ancho y c. 1 m. de longitud, asociado a un pavimento de tierra apisonada (U.E.: 4682) (Lám. XXXVII). También debemos vincular a esta fase un pozo ciego con brocal situado bajo la habitación 18 que corta parte del suelo de la exedra del mercado (Lám. XXXIX). De manera global pertenece también a este momento un estrato de relleno (U.Es.: 4700, 4721, 4722) sobre el que se levantan los muros de esta fase, caracterizado por una tierra marrón grisácea con abundantes capas de cenizas y carbones así como material cerámico fragmentado. En cualquier caso, y con la información disponible, no se pueden definir con

307

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XVII.

Lámina XVIII.

precisión las características y función de este espacio urbano durante este periodo. Fase 8 (Tardorromana, siglo V) Las construcciones y rellenos de la fase anterior se asientan directamente sobre los estratos de abandono y las estructuras del complejo comercial. De este gran edifico público se ha puesto al descubierto en la presente campaña gran parte de la exedra porticada, situada sobre las gradas inferiores de la ima cavea y parte de la orchestra del teatro romano. La exedra tiene un diámetro de 28 metros y aparece contorneada por un muro circular de opus vittatum adaptado al arco de la cavea (U.E.: 4733) y realizado con pequeños bloques de arenisca amarilla; a este muro se adosa un rebanco de unos 60 cm. de ancho que reutiliza, como en muchos otros sectores del edificio, numerosos elementos del edifico escénico (U.E.: 4731) (Lám. XLVIII). Destacan en especial cuatro capiteles corintios de mármol blanco y varios fustes de columna en travertino rosa (Lám. XLIX-L). Adosado al rebanco se extiende de forma circular el pavimento de dicha exedra realizado con losas de caliza gris de unos tres metros de ancho. En el perímetro del pavimento anular se ha localizado en la presente campaña un muro de pequeños bloques de arenisca que podría cerrar el pórtico de la exedra (U.E: 4755) (Lám. LI). La exedra abre a una gran plaza circular pavimentada con tierra apisonada de color amarillento, que comunica directamente con el cuerpo Norte del edificio, en cuyo interior se sitúan las tabernae. Por esta plaza y a través de una escalera de ocho peldaños se accede también a una galería superior de forma anular situada en la parte trasera de la exedra y contorneada, en su muro exterior, por piezas reutilizadas de las scalae del teatro.

Las estructuras del complejo comercial presentan un estrato de abandono caracterizado por tierras de color marrón claro algo amarillenta con abundantes restos de argamasa, gravilla y piedra menuda. Esta colmatación se produce cuando el edificio está en cierta manera expoliado, de forma que parte de su pavimentación aparece demantelada, en un momento preciso entre finales del siglo V e inicios del siglo VI (Lám. XXXVIII). Los materiales más significativos corresponden a las formas de africanas Hayes 99B, 104 A, 93, 61, 91 B y a las ánforas orientales Keay LIII, que marcan un momento de inicios del siglo VI para la amortización del edificio. Fase 5. Teatro romano (fines del siglo I a.C.- inicios del siglo I d.C). Los límites entre el cuadro 4500 y el 5100 vienen determinados por el muro sur del aditus oriental localizado en esta campaña junto al perfil este, en los límites de ambos cuadros. El paramento corresponde al muro Sur del aditus oriental del Teatro, paramento que forra la cimentación de la cavea. Como en el aditus occidental, está construido en la parte descubierta con grandes sillares escuadrados de caliza gris, mientras que se ha utilizado arenisca amarillenta para el espacio interior abovedado situado bajo el tribunal (Lám. LIII). Se han identificado cinco gradas recortadas en la roca base de 80 cm. de ancho y 40 cm. de altura.

308

SECTOR 5000, CUADRO 5100 y 5200

El cuadro de excavación 5100 se halla delimitado hacia el Sur por el Cuadro 4500, utilizando como límite real el muro meridional del aditus oriental del Teatro, hacia el Oeste por

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XIX.

el Sector 1000, en parte excavado en las campañas de 19891990, y al Norte por los límites de la excavación de 1993-94, mientras que al Este es la prolongación de la Calle Orcel la que delimita el espacio. Las dimensiones aproximadas de este cuadro de forma irregular es de 21x8 metros. El cuadro 5200 abarca un área de 6x10 metros de largo y se emplaza sobre la antigua calle Don Gil, que a su vez se ubicaba sobre la plataforma escénica del teatro. La secuencia estratigráfica en estos cuadros de excavación es la siguiente: Fases 18-19 (siglos XIX-XX) Al inicio de los trabajos de excavación, y al igual que en el cuadro 4500, se planteó un rebaje de unos 80 cm. de espesor con medios mecánicos al objeto de eliminar los restos de las cimentaciones y escombros de las casas derribadas con anterioridad así como las pavimentaciones de las calles modernas. - La U.E: 5100: Corresponde a la limpieza manual del área de excavación tras el rebaje mecánico mencionado. Bajo esta primera unidad estratigráfica se delimitaron varios intrusismos modernos pudiendo destacar un profundo aljibe

realizado con mortero hidráulico (U.E.: 5009), algunos pozos ciegos con brocal de piedra (UU.EE.: 5107, 5178, 5193) (Lám. IV), otros realizados en fosa circular (UU.EE.: 5111, 5188, 5208) (Lám. V) y restos de cimentaciones modernas (UU.EE: 5104, 5108, 5214). También se eliminaron las tuberías de cerámica del alcantarillado localizadas bajo la antigua calle Don Gil. Fases 15-17 (siglos XVI-XVIII) Como hemos señalado en la secuencia estratigráfica del Cuadro 4500, las evidencias de esta fase son muy escasas. Podemos atribuir a este periodo los restos de un muro de piedra unido con barro que se apoya en los niveles de ocupación bizantina (U.E.: 5203) y que podría pertenecer al llamado en la documentación moderna “Barrio de los Pescadores”. Fase 14 (Bajo-medieval siglos XIV-XV) Esta fase bajomedieval tampoco ha dejado huella dentro de los cuadros 5100 y 5200, lo que parece demostrar, como ya hemos señalado más arriba, que nos encontramos fuera del perímetro fortificado de la ciudad cristiana.

309

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XX.

Lámina XXI.

Fases 12-13 (Islámicas: siglos X-XIII) En este sector de la excavación las estructuras del barrio islámico se encuentran casi arrasadas por las construcciones de los siglos XIX y XX, aunque si se ha podido documentar un buen número de pozos ciegos y basureros de este periodo. La mayoría presentan una forma circular realizados en fosa y se caracterizan por un relleno de tierra marrón oscura con restos de argamasa, cenizas, huesos y material cerámico muy fragmentado (UU.EE.: 5116, 5147, 5159, 5169, 5172, 5184, 5200, 5205). Destaca especialmente una gran fosa de forma oval, de 1,5 metros de ancha por 3,00 metros de larga, que penetra hasta los niveles tardorromanos; en la parte central de la misma se encontró un gran fragmento de opus caementicium probablemente procedente de alguna bóveda del teatro (U.E.: 5161). También se ha documentado un nivel con hornos excavados en fosa y con las paredes y fondo recubiertos de arcilla rojiza (UU.EE.: 5149, 5151, 5167) cuyo interior aparece colmatado con cenizas. En dos de estos hornos se ha localizado un pequeño depósito, próximo al mismo, donde aparecen enterrados los carbones vegetales de mayor tamaño (UU.EE.: 5153, 5157) (Lám. XIII). Fase 10 (Barrio de época bizantina) El barrio bizantino se adapta como hemos reseñado anteriormente al gran cuerpo constructivo del teatro, remodelado posteriormente como mercado, de manera que las habitaciones de esta fase adoptan en este sector de la excavación, una forma rectangular y se presentan casi alineadas repecto a las estructuras del pulpitum y aditus. El tránsito de los itinera y orchestra al graderío se realiza con profundas cimentaciones que aterrazan los espacios hacia la cavea (Lám. XXXIIXXXIV).

En este sector se han individualizado las siguientes habitaciones: Habitación 21 Situada en el interior del iter oriental, presenta una planta de forma rectangular con unas dimensiones de 7x3 m. En el muro oriental (U.E.: 5130) se abre un vano de comunicación con la habitación contigua, instalada también en el interior del aditus. Hacia el Norte comunica en forma de “L” con la habitación 23 y hacia el Oeste probablemente conectaba con la habitación 19. En el nivel de destrucción se ha localizado sobre el suelo un ánfora africana Keay LXI y cerámica tosca local (U.E.: 5144) (Lám. XXVIII) característica del primer cuarto del siglo VII. Habitación 22 De planta rectangular, con unas dimensiones de 6,20x 3,10 m, discurre paralela al cierre oriental del complejo comercial, paramento que a su vez ciega las puertas de comunicación del parascenium con el pulpitum y es reutilizado igualmente en esta fase. La habitación comunica al Oeste con la estancia 23 a través de un vano abierto en el muro occidental (U.E.:5141) cuya puerta se presenta flanqueada por un sillar de caliza gris y un fuste de travertino. En este mismo muro están reutilizados dos fustes de travertino rosa, empleados como pilares donde van a trabar otros muros. En su nivel de destrucción se ha localizado un ánfora de producción africana y una olla de cocina tosca local (U.E.: 5139). Habitación 23 De forma cuadrangular presenta unas dimensiones aproximadas de 4x4 m. y comunica frontalmente con la habitación 21 y con las habitaciones 22 y 25 en los laterales. El acceso a la habitación 22 se realiza a través de un umbral

310

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

abierto en el muro oriental (U.E.: 5141) flanqueado por un pilar de caliza gris, a un lado, y por un fuste de travertino rosa, al otro, mientras que a la habitación 25 se penetra por un vano abierto en el muro occidental (U.E.: 5034), delimitado por un pilar de arenisca y otro de caliza. Este compartimento podría corresponder a un patio o espacio abierto unido directamente con las habitaciones mencionadas. Entre el material más significativo procedente del estrato de destrucción (U.E.: 5145) destaca un ánfora de producción oriental y otra de producción africana, así como una olla de cocina tosca local. Habitación 24 De planta trapezoidal presenta unas dimensiones de 4,5x 2,5 m. y se asocia a las estancias 25 a 27, con las que parece constituir una única unidad de habitación. Presenta, asimismo, el nivel de destrucción (U.E.: 5300) (Lám. XXX) reseñado en las otras habitaciones y entre el material cerámico más significativo sobresalen un plato de africana D, Hayes 105, característico de la primera mitad del siglo VII, y ánforas africanas de los tipos Keay LXI y Keay XXXII. Habitación 25 Parcialmente excavada en campañas anteriores, presenta unas dimensiones totales de 5x3,30 m.. El material cerámico ofrece los mismos contextos que en las habitaciones ya reseñadas. Habitaciones 26 y 27 Tienen una forma trapezoidal y presentan unas dimensiones de 5,40x3,60 m. Se encuentran separadas por un tabique de 60 cm. de grosor, adosado al muro oriental (U.E.: 5174) (Lám. XXXI). Las estructuras arquitectónicas de estas dos estancias se hallaban muy deterioradas por las cimentaciones de la calle D. Gil, aunque se conservaban las primeras hiladas del alzado de los muros y parte del material arquitectónico, reutilizado, empleado en su construcción. Destaca entre este, parte de una basa de tipo compuesto o doble ática, de mármol blanco, con dos toros que encuadran dos escocias separadas entre sí por una moldura semicircular y dos listeles. Intercalados entre los paños de mampostería de estos muros se hallaron también fragmentos de fuste de travertino rosáceo. Habitación 28 Excavada en parte en 1986, se hallaba además parcialmente destruida por la intromisión de un pozo moderno. Se halla instalada sobre la taberna nº 2 del mercado, y marca la expansión más septentrional de este barrio hacia la zona de la escena.

Lámina XXII.

Lámina XXIII.

Fase 9 (Tardo-antigua: primera mitad del siglo VI) Esta fase, situada entre el barrio de época bizantina, y la construcción del gran complejo comercial de la segunda mitad del siglo V, se ha detectado, de forma muy difusa, en los restos de una habitación identificada bajo la habitación 26-27, formada por un muro de 60 cm. de ancho y 2,60 m. de longitud, con dirección Este-Oeste (U.E.: 5313) asociado a un contexto material y estratigráfico de la primera mitad del siglo

311

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XXIV.

VI. En este muro se recuperó también un fragmento de basa de tipo compuesto o doble ática similar al descrito más arriba. También se han localizado restos de esta fase en el interior del aditus oriental y bajo la habitación bizantina 21, concretamente un muro de cinco metros de largo por 60 cm. de ancho, en dirección Norte-Sur (U.E.: 5265), al que se le adosa un muro que conserva 1,40 metros de largo, en dirección Este-Oeste (U.E.: 5287), determinando espacios cuadrangulares (Lám. XXXVI). Las estructuras de esta fase aunque muy desmanteladas mantienen unas direcciones similares a las del edificio comercial sobre el que se instalan, lo que, a modo de hipótesis, nos podría indicar, una posible reutilización de las estructuras del mercado. Fase 8 (Tardorromana siglo V d.C.) En este sector de la excavación se encuentra ubicado el cuerpo Norte del edificio comercial que abarca una extensión de 43,60 metros de largo, cuyo interior aparece dividido por 15 compartimentos de planta rectangular, muy alargados y estrechos, con unas dimensiones de unos 11 m. de larga por 2,50 m. de ancha. En el eje central de este cuerpo y embutidos en los muros de las distintas tabernae encontramos alineados fustes de columna de travertino rosa (Lám. XLV), que en algún caso son reemplazados por pilares de arenisca, y que podrían señalar una división interna de ambiente o también, en otros casos, la comunicación interna entre las tabernae o incluso podrían indicar una disposición a dos aguas de la cubierta del edificio (Lám. XL). Las tabernae aparecen pavimentadas con losas reutilizadas de caliza gris, y están comunicadas con la plaza central a través de grandes umbrales de caliza grisácea de 1,60 m. de ancho, flanqueados generalmente por grandes sillares de caliza gris o de arenisca. Abren alternativamente y en un

312

Lámina XXV.

ritmo constante hacia el Norte (dos compartimentos) y hacia el Sur (un compartimento). Paralelo y junto al muro discurre una canalización continua cubierta con losas en las que se perforan de forma regular sumideros semicirculares labrados sobre la misma piedra, que tienen como función tanto la recogida de aguas de la cubierta como el propio drenaje del edificio (Lám. XLI-XLV). Dicha canalización contornea un profundo pozo situado junto a las tabernae 4 y 5, por donde circulan las cloacas del mercado. Al mismo tiempo bajo alguna de las tabernae discurre también un complejo sistema de drenaje cuya forma exacta no hemos podido precisar al no haber sido levantados aún los pavimentos de la mayor parte de las estancias (Lám. XLVII). Este cuerpo del edificio comercial se instala sobre lo que fue el espacio del pulpitum y la plataforma escénica del teatro romano. De esta forma, y para salvar el foso del hyposcaenium se realizan profundas cimentaciones donde se reutilizan numerosos elementos arquitectónicos procedentes de la fachada de la scaenae frons. La profundidad y potencia de estas cimentaciones y la situación de los pilares en el eje central de las tabernae, podrían indicar la existencia de un piso superior en la mitad sur del edificio, el cual podría

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

comunicar a través de unos cuerpos cuadrangulares situados junto a los adiusi con la galería circular instalada detrás de la exedra. Posiblemente estos cuerpos cuadrangulares albergarían sendas cajas de escalera. Desde el punto de vista edilicio, los aparejos de los muros de estas tabernae están realizados con paños de sillarejo regular, imitando una especie de opus vittatum, alternado con pilares verticales de arenisca, solución empleada, aunque con un aparejo más descuidado, en yacimientos tardo-romanos próximos como el Tolmo de Minateda. La unión por el lado Sur de los muros de los distintos compartimentos con el muro de cierre de las tabernae se realiza mediante la superposición de sillares de caliza grisácea, algunos de los cuales presentan molduras, que podrían corresponder a elementos del zócalo de la scaenae frons; dichos sillares están colocados a soga y tizón, lo que le confiere una mayor consistencia a la obra, que por otra parte presenta una gran unidad y diseño constructivo. Para el acceso a este complejo edificio se reutilizan los itinera del teatro, situados al Este y al Oeste, sobreelevando el nivel de circulación hasta la cota de la calle que separa los dos sectores de la construcción, exedra y tabernae. Esta fosilización de los viejos ingresos romanos se aprecia claramente en las reparaciones realizadas sobre el paramento original, en los que se utiliza básicamente la arenisca como material constructivo (Lám. LI-LII). Por el contrario, se ciegan las grandes puertas de acceso al proscaenium que son completamente inutilizadas en el complejo comercial (fig. 1). Cerrando el cuerpo de tabernae por ambos extremos se colocan dos cuerpos cuadrangulares que podrían albergar, como ya hemos señalado más arriba, sendas cajas de escalera (Lám. XLIV-XLV). Desde el punto de vista cronológico, los materiales cerámicos hallados en los estratos de nivelación sobre los que se asienta el edificio corresponden a sigillatas africanas Hayes 61, 63, 91A, ollas de cocina africana tipo Vila Romà 5.40, ánforas de producción oriental Keay LIII y LIV, y en general, otros materiales característicos de contextos de la primera mitad del siglo V. En este sentido, la forma Hayes 61, una de las más extendidas en yacimientos de los siglos IV y V, es fechada por Hayes entre el 325-400/420, para la variante A y entre el 400450 para la variante B. La forma Hayes 63 se documenta en Conimbriga en un contexto de finales del siglo IV mientras que en Carthago aparece en niveles fechados entre el 400 y el 439. Por último, la forma 91A inicia su producción, según Hayes a mediados del siglo V, aunque Lamboglia la situó aún

Lámina XXVI.

Lámina XXVII.

Lámina XXVIII.

313

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XXIX.

en contextos del siglo IV. En Carthago aparece documentada en niveles del primer cuarto del siglo V mientras que en Ostia se fecha entre finales del siglo IV y mediados del siglo V. Todo estos datos, junto a algunos hallazgos numismáticos, nos llevan a proponer una fecha para la construcción de este complejo de hacia mediados del siglo V. En cuanto a nivel de abandono del edificio, como ya se ha señalado más arriba, se habría producido a inicios del siglo VI. Fase 5 (Teatro romano: fines del siglo I a.C.-inicios del siglo I d.C.) Junto a las gradas de la ima cavea señaladas más arriba, destaca la excavación del aditus oriental de acceso a la orchestra y a las gradas de la proedria, y sobre todo la identificación y recuperación en todo su alzado de una pequeña puerta lateral situada en la versura oriental, que da acceso a un espacio rectangular que podría haber alojado la caja de escalera de acceso a la tribuna (Lám. LV). Dicha puerta de 1 m. de anchura se halla flanqueada por jambas de caliza gris y rematada en un arco de medio punto.

314

La excavación de esta puerta nos ha permitido también interpretar los restos de características y dimensiones similares, aunque mucho más arrasados, excavados en la campaña anterior, y clarificar el problema de los accesos desde las construcciones laterales hacia la escena. En consecuencia, se puede hipotetizar un frente estructurado con una gran puerta central de 4 m. de anchura, con un arco sostenido por gruesos pilares y otras dos puertas laterales de menores dimensiones (Lám. LIV). Como hallazgo más significativo hay que destacar los restos de una inscripción conmemorativa, recuperada en una gran fosa de expolio (U.E.: 5301), situada junto al aditus oriental. El epígrafe, partido en múltiple trozos, es prácticamente idéntico al descubierto en 1990 junto al aditus occidental. El texto, a falta de la primera letra, se puede restituir [-] Caesari.Augusti.f.divi.nepoti. De nuevo, al igual que sucedía en la inscripción de 1990, la perdida del fragmento inicial con el praenomen, aunque no descartamos su aparición en futuras campañas, nos hace plantear distintas propuestas de identificación del personaje allí representado. En principio,

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XXX.

Lámina XXXI.

hemos restituido Gaio en la inscripción del aditus occidental, al relacionarla con una de las arae halladas en el relleno del foso del hyposcaenium, aunque ni en aquella, ni en esta, se puede descartar una restitución con Lucio, hermano de Gaio, o incluso también que cada una de las inscripciones estuviera dedicada a uno de los dos hermanos.

una serie de escalones que hicieron más fácil y cómoda la subida Fase 5 (Teatro romano: fines del siglo I a.C. - inicios del siglo I d.C.) De esta fase se han recuperado parte de dos gradas excavadas en la roca base pertenecientes a la zona superior de la ima cavea; el resto de gradas aparecen arrasadas por los distintos intrusismos modernos aparecidos bajo el pavimento de la subida a la Catedral Vieja (Lám LVII).

SECTOR 1000, CUADRO 1500

Cuadro de excavación situado en las escaleras de Subida a la Catedral Vieja, delimitado al Norte por el muro Sur del aditus occidental, al Oeste por el paramento de contención de la Catedral Vieja y al Este por el Sector de excavación 4000. Las dimensiones aproximadas de este cuadro son de 11x4 m y corresponde a la zona S7 señalada en los planos del proyecto de excavación. Fases documentadas: Fase 19 (siglo XX) En este cuadro de excavación los trabajos se centraron, en primer lugar, en la demolición manual del pavimento y escaleras de subida a la Catedral Vieja, inmediatamente debajo de los cuales se delimitaron los distintos intrusismos correspondientes a la red de alcantarillado y red eléctrica recientes. En la lámina LVI podemos observar la estructura de una cloaca que ha desmantelado parte de las gradas de la ima cavea. La Subida a la Iglesia nace en la Plaza de la Condesa Peralta y subiendo treinta y seis escalones, sale al atrio de la Catedral Antigua. Hasta el último tercio del siglo pasado, esta calle era una abrupta cuesta de difícil subida y peligroso tránsito y ante las quejas de los vecinos y devotos del templo, el Ayuntamiento suavizó la pendiente construyendo

INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

En primer lugar hay que insistir de nuevo, como ya se ha reseñado en las memorias anteriores, en el gran interés que para la comprensión de la evolución urbana e histórica de la ciudad de Cartagena, tienen las excavaciones realizadas en el teatro romano, en cuanto a que proporcionan una compleja secuencia cultural de más de veinte siglos y sirven para documentar, por primera vez, y con el testimonio evidente y tangible del documento arqueológico, fases de su historia desconocidas hasta ahora. Barrio medieval cristiano

La incorporación de Cartagena a la Corona de Castilla se realizó según los Anales Toledanos en 1245. En estos primeros años tras la conquista y al menos hasta 1275, la ciudad fue favorecida por una política real que tenía como objetivo reforzar su emplazamiento como base militar y terrestre. Los objetivos prioritarios de Alfonso X, como señala el profesor Torres Fontes1, iban encaminados a restaurar la Sede episcopal Cartaginense y fortalecer las defensas de la ciudad con una guarnición real, pero a partir de 1275 por diversas cir-

315

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XXXII.

cunstancias de índole socio-políticas y económicas junto al traslado a Murcia de la Sede episcopal, la ciudad se sumió en una profunda crisis con muy pocos momentos de florecimiento hasta el fin de la Edad Media. Destruida casi totalmente la documentación medieval de Cartagena, resulta en cierta manera difícil, como ha señalado A. Grandal2, reconstruir el aspecto y topografía de la ciudad en este período. Para ello es necesario retomar los datos de documentos posteriores y de los vestigios arqueológicos cada vez más abundantes sobre el tema. Se sabe por los censos que la ciudad en 1381 albergaba a unos 800 habitantes. Esta población se concentraba en lo que en los documentos del siglo XVI se llama La Villa Vieja, de manera que la ciudad de Cartagena en estas fechas se reducía al espacio comprendido entre el Castillo y la Iglesia, protegida por una muralla que englobaría el mencionado Castillo, el caserío y la Iglesia, la cual se configura dentro de la fortificación como un gran baluarte de forma cuadrangular. El muelle debía estar al pie del cerro fortificado entre la Iglesia y la Fuente Vieja, quizás reutilizando parte de las

316

estructuras del antiguo puerto romano. Esta Villa amurallada debió contar pronto con un arrabal, citado en los documentos del siglo XVI con el nombre de Arrabal Viejo que se desarrollaba entre la Puerta de la Villa y la calle Nueva. De manera que la Cartagena bajomedieval aparecía con una disposición muy característica: situada en un cerro coronado por un castillo que dominaba la entrada la puerto natural y que ocultaba y protegía en su ladera interior el caserío rodeado de murallas (fig. 1). Qartayanna al Halfa

La destrucción de la ciudad hacia finales del primer cuarto del siglo VII reseñada por San Isidoro3 y confirmada por el testimonio arqueológico abre un período oscuro en la historia de la ciudad caracterizado por la ausencia de fuentes escritas y, al menos en lo excavado hasta ahora, arqueológicas. No aparece reflejada en los concilios de Toledo celebrados entre el 633 (IV Concilio) y el 693 (XVI Concilio), –salvo en el XI celebrado en el 675 suscrito por Egila, diácono de Mumulo–, donde, por el contrario, suscriben los obispos, o sus diáconos, de Begastri,

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XXXIII.

de la sede Elotana, Elche, Urci, Denia, Baza y Játiva, poblaciones integradas en la vieja provincia carthaginiense. No se incluye tampoco Cartagena entre las ciudades que suscriben el Pacto de Teodomiro (abril de 713), y que son: Orihuela, Mula, Lorca, Balantala (?), Alicante, Iyyuh (Tolmo de Minateda, Hellín) y Elche4. En consecuencia, tras la invasión islámica, y hasta bien entrado el siglo X, la descripciones, alusiones o, simplemente, referencias, a la ciudad son prácticamente inexistentes. Se han querido relacionar con ella, algunos episodios de la historia de estos siglos donde, de forma vaga, se mencionan “los puertos de la región o provincia de Tudmir”, englobando entre ellos el de Cartagena. Por otra parte, la escasa información existente para toda la época islámica, corresponde a textos de geógrafos e itinerarios terrestres o marítimos que contribuyen en muy poco a profundizar en los aspectos relativos al urbanismo y fisonomía de la ciudad y en general a su proyección e importancia entre las ciudades del levante peninsular. En este contexto, y sobre todo a partir del siglo X se incide sobre todo en el carácter marítimo de la ciudad y se comienza a destacar

las cualidades de su puerto. El geógrafo oriental Ibn Hawqal, que visitó al-Andalus a mediados del siglo X, destaca a Cartagena entre las ciudades marítimas del Levante del Mediterráneo occidental, junto a al-Yazira (Algeciras), Valencia y Almería5. Sin embargo, las referencias más amplias y explícitas corresponden al siglo XII, momento también en que la arqueología parece mostrar un mayor vigor urbano. Para al-Idrisi Cartagena es el fondeadero obligado de la ciudad de Murcia. Es una ciudad antigua que data de tiempos remotos. Su puerto sirve de refugio para los navíos grandes y pequeños, es [una ciudad] atractiva y llena de recursos6. Pocos años antes, Al Udri la contempla también como uno de los núcleos estratégicos en el trazado viario que atraviesa las tierras del Levante peninsular7. De Cartagena parte la vía, heredera de la vieja calzada romana, que enlaza con Toledo a través de la ciudades de Murcia, Mulina (Molina), Siyasa (Cieza), Iyyuh (Tolmo de Minateda), Tubarra (Tobarra), Santayiyala (Chinchilla), Qasr al-Atiyya, etc. Paralelamente, la realidad arqueológica, en lo que conocemos hasta ahora, es muy similar a lo que traducen las

317

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XXXIV.

fuentes escritas. Desconocemos materiales y estructuras arquitectónicas características de los siglos VIII y IX8. Si existió algún tipo de hábitat, tal vez una pequeña aldea, debió restringirse al sector más elevado del Cerro de la Concepción, donde se conservan aún restos visibles de un torreón y donde han sido hallados, fuera de contexto, materiales cerámicos característicos de los siglos X al XIII. Durante este período, y sobre todo en los dos últimos siglos, los restos materiales son más abundantes y demuestran, con claridad, un resurgir urbano, que en gran medida coincide, con la promoción y revitalización de los principales enclaves costeros. La ciudad en este período se configura y desarrolla en torno al Cerro de la Concepción y, sobre todo, en su ladera noroccidental, ya que hacia el Sur, las aguas del Mediterráneo baten las empinadas laderas del monte (fig. 2). De momento, el ancho paramento de la escena del teatro, que impone por su volumen un profundo desnivel, parece marcar el límite de la madina, ya que en el espacio situado más

318

al Norte, que corresponde al entorno de las calles Soledad/Nueva, Cuatro Santos y Jara, se han hallado restos de un cementerio islámico de los siglos XII-XIII caracterizado por las típicas deposiciones con los individuos en posición decúbito lateral derecho y orientación Este-Oeste, con la cabeza mirando al Este. También junto al citado paramento de la escena, se halla un potente basurero con abundantes cerámicas de los siglos XII y XIII. En cualquier caso, es aún muy poco lo que podemos avanzar sobre el tejido urbano de la ciudad islámica, aunque, a grandes rasgos, debió seguir el patrón de otras ciudades islámicas del entorno, como las de Siyasa y Calasparra. En esta dirección, se orientan los restos identificados hasta ahora, donde las viviendas se adaptan a la topografía irregular y donde de momento no se ha observado la preeminencia de determinadas calles sobre otras. En cualquier caso, habrá que esperar a las nuevas excavaciones para poder precisar más este aspecto. Mejor conocido, comienza a ser, en cambio, el aspecto de las viviendas privadas. Como hemos señalado anterior-

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XXXV.

Lámina XXXVIII.

Lámina XXXVI.

Lámina XXXIX

Lámina XXXVII.

mente, en esta última excavación hemos podido documentar por primera vez en la ciudad una arquitectura doméstica de época islámica. Si bien en los últimos años el conocimiento de este tipo de arquitectura ha experimentado un gran desarrollo en la Región de Murcia, sobre todo a partir de los trabajos realizados en Medina Siyasa (Cieza)9, en la Villa Vieja de Calasparra y fundamentalmente en la propia ciudad de Murcia, de Cartagena apenas disponíamos de una documentación arqueológica. Los datos obtenidos en todas estas excavaciones permiten contemplar la casa islámica como directa heredera de la tradicional casa mediterránea de patio central cuyos modelos más sofisticados se desarrollaron en época helenística y romana. Este modelo heredado será adaptado a las necesidades y mentalidad de la cultura árabe10. Nuestra vivienda asentada dentro del perímetro del antiguo teatro romano responde al esquema clásico de la casa andalusí cuyos paralelos más próximos encontramos en la

319

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XL.

ciudad de Murcia; casas con arriate central y estrechos andenes se han excavado en el Garage Villar, C/ Pinares, Frenería11, San Nicolás y Raimundo de los Reyes12 y también en el caserío de Medina Siyasa, paralelos que sirven en cierta manera para restituir su posible planta13. En líneas generales, la casa andalusí, a la que podemos adscribir plenamente nuestro ejemplar, es de planta rectangular estructurada sobre un eje Norte-Sur, con la entrada en el extremo opuesto, que da paso al zaguán acodado que conduce al patio; éste suele tener una planta rectangular y alrededor del mismo se articulan las distintas habitaciones. En el fondo del patio se sitúa la sala Norte, que es la estancia principal y más amplia de la casa y donde se recibe a las visitas y se reúne la familia; puede estar precedida de un pórtico o galería donde se concentra la decoración arquitectónica. En ambos extremos de la sala se sitúan las alcobas separadas por dos atajos del resto de la habitación. El resto de las habitaciones tienen un carácter secundario y sus funciones pueden ser diversas; alcobas, despensas etc. La cocina suele constar de un hogar excavado en el suelo y alacenas de obra. Casi todas las casas urbanas cuentan con letrinas situadas en habitaciones próximas a la calle y comunicadas por una atarjea con el colector general instalado en la calle, que conduce las aguas sucias a un pozo ciego. Barrio de época bizantina

Históricamente, y según las fuentes escritas, la llegada de los bizantinos a suelo peninsular habría sido el resultado de un pacto de colaboración militar entre el monarca Atanagildo y el emperador Justiniano para derrotar a Agila. Sin embargo, tras este aparente pacto de colaboración militar por el que el rey visigodo otorgaba al emperador de Bizan-

320

Lámina XLI.

cio territorios, probablemente aquellos donde su presencia era menor y la pervivencia de la sociedad y organización heredada del mundo tardo-romano mayor, se ocultaba un intento de recuperación por parte del poder imperial del control del Mediterráneo, de ahí también la conquista de territorios costeros del Norte de Africa y Sicilia llevada a cabo por Justiniano. Dentro de esta política, hay que considerar una ocupación de la ciudad de carácter eminentemente militar durante el período que transcurre entre mediados del siglo VI y el primer cuarto del siglo VII, lo que llevaría aparejada la construcción o reconstrucción de fortificaciones para acentuar su carácter de plaza fuerte. Una intervención de este tipo aparece recordada en una famosa lápida hallada en 1698 en el Convento de la Merced, donde se recuerda como el patricio Comenciolo, enviado por Mauricio a combatir a los enemigos bárbaros, “construyó” (o reconstruyó) hacia el 589 parte de la muralla de la ciudad14. La mención a estas muralla nos remite a una cuestión ya planteada por diversos autores sobre la naturaleza de estas construcciones defensivas, si

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XLII.

Lámina XLIII.

Lámina XLIV.

pertenecen a unas murallas de nueva construcción, si se trata de una restauración de las viejas murallas romanas o tardoromanas, o si quizás, como sabemos que sucede en muchas ciudades del Norte de África, se cerca con murallas un pequeño fortín. En el estado actual de la investigación debemos descartar como paramentos originarios de época bizantina los lienzos hallados en la calle Soledad15 que corresponden al cierre de la porticus post scaenam del teatro romano. Asimismo, hemos planteado en otros trabajos el posible aprovechamiento de las estructuras del teatro de Cartagena como fortín de la ciudadela bizantina, atendiendo a las características de las fortificaciones bizantinas del Norte de Africa, donde se reaprovecha el gran núcleo constructivo de los antiguos edificios públicos para acoger dichas fortificaciones, tal como sucede en Madauras, donde el fortín aprovecha la fachada anterior del teatro, en Sufetula donde se fortifica el viejo foro, en Mactaris con las Termas y en Timgad con el anfiteatro. Por el momento, no hemos hallados en las recientes excavaciones estos restos defensivos aunque si podemos apreciar dentro de la ciudad una reducción del perímetro urbano, centrado ahora en la ladera Noroccidental del Cerro de la Concepción, que englobaría el barrio bizantino instalado sobre el antiguo pultipum, orchestra, itinera e ima cavea del Teatro y probablemente otras construcciones aún por determinar. Fuera de los límites de este recinto, tan sólo se han constatado una serie de basureros y pozos ciegos distribuidos en la parte baja de la ciudad Los más significativos y mejor documentados corresponden a solares de la calle del Duque 33, Jara 12, Jara 21-23, Palas 8, Caballero 2-8 y Cuatro Santos 17, cuyo contenido cerámico nos remite a una cronología precisa de fines del siglo VI e inicios del siglo VII d.C. Otro sector que presenta una ocupación tardía está situado en la ladera Suroeste del cerro del Molinete y queda atestiguada por la presencia de materiales cerámicos de este período, aunque por el momento no pueden adscribirse unas estructuras arquitectónicas precisas. En cuanto a las áreas de enterramiento se observa una clara continuidad respecto al siglo precedente, de manera que continuará en uso la necrópolis de San Antón que será abandonada definitivamente a inicios del siglo VII d.C. En este barrio bizantino, como hemos señalado anteriormente, se ha localizado el nivel de destrucción de la ciudad a manos de los visigodos, que según los escritos de San Isidoro (Etym. XV, 1,67) habría sido una devastación total.

321

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XLV.

Desde el punto de vista de la cultura material, no están atestiguadas la mayor parte de las producciones “toscas” identificadas en yacimientos del entorno como Begastri, Cerro de la Almagra o el Tolmo de Minateda, ciudades que parecen conocer un período de apogeo a lo largo del siglo VII, como parecen reflejar su presencia en el Pacto de Tudmir citado más arriba. La ciudad tardo-romana

La nueva situación administrativa de la ciudad, convertida en capital de una de las siete provincias establecidas por Diocleciano, tuvo sin duda una cierta repercusión en la recuperación de la vida urbana y de la economía de la ciudad, que inicia su recuperación, tras un período de profunda crisis iniciado en ya en el siglo II y agudizado en el III, como parece indicar la escasez de producciones de africana C, propias de esta fase. Sin embargo, el perímetro de la ciudad es considerablemente más reducido respecto a la ciudad alto-imperial cuando abarcaba la totalidad del espacio comprendido entre

322

los cinco cerros. Ahora los hallazgos de habitación se concentran en el sector más occidental encuadrado entre los Cerros del Molinete y de la Concepción. Paralelamente se aprecia también el abandono de espacios y edificios públicos como los hallados en la calle Caballero y Plaza de San Francisco. La ciudad se orienta hacia la línea costera y hacia el puerto lo que, de nuevo y como había sido característico de época tardo-republicana, le confiere un marcado carácter mercantil. El puerto, se convierte otra vez en uno de los grandes ejes de penetración de las producciones norte-africanas y orientales, y se atestigua de nuevo un intenso tráfico comercial con el mundo sirio-palestino. Para atender toda esta demanda, y esta nueva situación socio-económica, la fisonomía de la ciudad se transforma, erigiendo nuevos edificios de marcado carácter comercial y almacenamiento. En este proceso de cambio, hay que señalar la construcción o “reconstrucción” de un nuevo establecimiento termal, situado en torno a las modernas calle Honda y Plaza de los Tres Reyes y sobre todo, la transformación de un espacio público con un marcado carácter simbólico en la

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XLVI.

ciudad alto-imperial, cual es el teatro, en un mercado o gran complejo de carácter comercial situado junto a las instalaciones portuarias. Desde el punto de vista planimétrico, este edificio, que, como ya hemos insistido más arriba, reaprovecha las estructuras de la escena, orchestra e ima cavea del teatro, muestra un gran paralelismo con el complejo comercial de Roma por excelencia, que son los Mercados de Trajano. Aquí, parte de la construcción corresponde a una exedra semicircular que servía para sistematizar y regularizar el profundo corte dado a la pendiente del Quirinal, así como de punto de enlace entre la plaza forense y las múltiples estancias rectangulares. Por otra parte, la forma estrecha y alargada de los distintos compartimentos, recuerda también la sistematización interna de los horrea o almacenes que fueron muy frecuentes sobre todo en las ciudades portuarias. Múltiples paralelismos, se pueden hallar en los grandes horrea de Ostia, en los horrea Epagathiana de esta misma ciudad, y sobre todo en Roma en los horrea Lolliana, bien conocidos por la Forma Urbis.

En cuanto a la exedra es también característica de algunos mercados norteafricanos de los siglos II y III, de los cuales los más significativos pueden ser los de Dougga, el mercado de Sertius en Timgad y el de Bulla Regia, entre otros. Aunque quizás el ejemplo más próximo en cuanto a planimetría y cronología lo tenemos en la calle Paladio de la ciudad romana de Esciptópolis. Se trata en este caso de una calle comercial porticada presidida por una gran exedra porticada donde se instalan pequeñas tiendas ricamente ornamentadas. Teatro romano

La construcción del Teatro se inserta dentro de la ciudad en un nuevo proceso urbanístico con una clara tendencia a la monumentalización de sus edificios públicos. Este proceso parece inducido por Augusto y ejecutado a través de los miembros de la familia imperial, gobernadores provinciales y élite local, como parece demostrar los hallazgos epigráficos, siguiendo un proceso similar al que se ha podido constatar en otras ciudades del Imperio16 .

323

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina XLVII.

Este proceso de transformación urbana implica una reordenación del entramado viario, con la consiguiente reestructuración de las áreas con viviendas privadas y los espacios públicos. En este entramado urbano el foro se instala en la parte baja de la ciudad entre la actual plaza de San Francisco y la falda meridional del Cerro del Molinete con una orientación que parece coincidir con los ejes de simetría del Teatro, lo que nos remite de nuevo a la inserción de todo el conjunto dentro de una trama urbana regular fruto del nuevo proyecto urbanístico. De esta manera, la orientación N.O.-SE del eje de simetría del Teatro es casi paralela a la del eje menor del anfiteatro y perpendicular a su vez al decumanus máximo. Por el contrario el anfiteatro se sitúa en la periferia de la ciudad, alejado del foro, pero próximo a la entrada de la ciudad, posiblemente buscando facilitar el acceso a los forasteros que en su mayoría preferían los espectáculos de anfiteatro que las representaciones teatrales, de más reducida aceptación. En cuanto al propio edificio escénico la presente campaña ha permitido precisar ciertas hipótesis de trabajo y matizar otras nuevas. Como hemos señalado anteriormente el teatro

324

romano de Cartagena posee un diámetro de cavea de unos 87,90 metros, dimensiones muy similares a las de Mérida y Sagunto. Gran parte de su ima y media cavea se asienta directamente sobre la roca base, mientras que la summa cavea se levanta sobre galerías concéntricas abovedadas. En cuanto a la orchestra tiene unas dimensiones de 22,90 m. sin incluir la proedria, medida que es a su vez la mitad de la longitud de la escena, 45,80 m., tal y como recomienda Vitrubio. En cuanto a la restitución en alzado de la escena, realizado a partir de los elementos arquitectónicos recuperados en la excavación, sería de 16 metros de altura con dos órdenes superpuestos; en la presente campaña se han localizado cuatro nuevos capiteles perteneciente al primer piso, de manera que en el cómputo general se han recuperado hasta el momento 17 capiteles de los 32 calculados para el primer orden de la fachada escénica. Quizás los aportes más interesantes de la última campaña están centrados en la comunicación de las parasceniae con el pulpitum. En estos cierres laterales, y tal como hemos podido interpretar este año, se abren tres puertas; una central y de gran tamaño, de unos cuatro metros de anchura,

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina XLVIII.

Lámina XLIX.

flanqueada por jambas de sillares de caliza superpuestos y por la que se accede directamente al pulpitum, y otras de menor tamaño, 1,25 de anchura, a ambos lado de la central. La puerta lateral más próxima al aditus parece que comunicaba, a través de una caja de escalera, con la tribuna situada sobre el propio aditus. Nos queda perfilar, para la siguiente actuación, la función de la otra puerta lateral.

das por las cimentaciones y pozos modernos, los restos de habitación de época bizantina conservan en distintos puntos notables alzados. Por otra parte, en la parte central que corresponde a la orchestra, se ha constatado la existencia de un basurero de los siglos XII e inicios del XIII, de gran potencia, y características similares al registrado junto al paramento de la escena. Se puede intuir un deterioro considerable en las estructuras del teatro romano situadas entre el ángulo Noreste de la Catedral Vieja y la zona excavada en el solar de la Condesa de Peralta y aledaños. Quizás sea debido a que en esta zona parte del graderío estuviera construido sobre galerías artificiales de mampostería, en lugar de tallado sobre la roca base, como se ha podido ver en otros sectores de la excavación. Desde el punto de vista arquitectónico y edilicio, destaca la magnitud y calidad del complejo comercial del siglo V, mercado o almacenes, que presenta una gran singularidad y que se convierte a su vez en el primer edificio público y de carácter comercial de esta cronología que tenemos documentado en la Península Ibérica.

VALORACIÓN FINAL

A modo de resumen y conclusión, la actuación arqueológica realizada se ha centrado fundamentalmente en la excavación y recuperación de los niveles y estructuras pertenecientes a las fases posteriores a la amortización del teatro romano. Se ha constatado ya de forma definitiva la existencia de un enorme depósito arqueológico con estructuras sobre los restos del teatro que oscila entre los cuatro y seis metros de potencia. En cuanto al estado de conservación de los restos, salvo las estructuras de época islámica que aparecen muy altera-

325

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina L.

Lámina LI.

326

Lo mismo puede decirse del barrio bizantino, que representa la documentación, por primera vez y en toda la Península Ibérica, de restos arquitectónicos de carácter doméstico. En cuanto a los contextos materiales, la excavación ha proporcionado una clara seriación de las cerámicas tardías (ss. V-VII), con representación de los tipos más característicos de las producciones africanas de clara D, asociados a ánforas orientales y de producción africana junto a cerámicas comunes importadas y de producción local. Todo ello, nos va a permitir establecer unos contextos materiales con diferencias de muy pocos años que pueden servir de marco-guía para futuras intervenciones, no sólo en la propia ciudad de Cartagena sino incluso para otros yacimientos del levante y mediodía peninsular. La aparición de la inscripción del aditus oriental permite insistir de nuevo en el importante papel jugado por los miembros de la familia imperial en el proceso de monumentalización de la ciudad llevado a cabo entre finales del siglo I a.C. y los inicios del siglo I d.C. Todo ello, nos hace de nuevo insistir en la importancia de la excavación arqueológica en este sector, no sólo como procedimiento para la recuperación de un edificio singular de la ciudad romana, sino también, y lo que es más importante, para la comprensión global de todo el desarrollo histórico de la vieja CARTHAGO NOVA y de la moderna CARTAGENA.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

Lámina LII.

Lámina LV.

Lámina LIII.

Lámina LIV.

Lámina LVI.

327

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ANEXO I: RELACIÓN DE UNIDADES ESTRATIGRÁFICAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS DEL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA.

Intervención de 1995. Área 1. Sector: 4000. Cuadro: 4500. 4500: Limpieza superficial, tras la retirada de escombros. Fase 19 4501: Canalización moderna metida en el perfil S. Fase 19. 4502: Zanja de la canalización 4501. Fase 19. 4503: Relleno de la zanja 4502. Fase 19. 4504: Cimentación de edificio moderno descubierto por la pala. Fase 19. 4505: Canalización moderna al N. del muro 4156. Fase 19. 4506: Arqueta moderna. Fase 19. 4507: Zanja de la canalización 4505. Fase 19. 4508: Relleno de la zanja 4507. Fase 19. 4509: Estructura ovalada de aljibe moderno. Fase 19. 4510: Relleno del algibe moderno 4509. Fase 19. 4511: Muro sur de la habitación islámica nº 2. Fase 13. 4512: Derrumbe moderno junto al perfil Este. Fase 19. 4513: Relleno de la fosa 4554 junto al perfil E. Fase 13-17. 4514: Cimentación con argamasa. Fase 15-19. 4515: Relleno moderno de una fosa aséptica. Fase 19. 4516: Estructura de la fosa aséptica 4515. Fase 19. 4517: Muro moderno junto al perfil Este, dirección E-W. Fase 19. 4518: Muro moderno junto al perfil Este, dirección N-S. Fase 19. 4519: Abandono de la habitación islámica junto al perfil Sur. Fase 13. 4520: Hábitat de la habitación islámica junto al perfil Sur. Fase 13. 4521: Relleno junto al perfil sur. Fase 18. 4522: Muro de edificación moderna junto al perfil sur. Fase 19. 4523: Nivel de arenas bajo estructuras islámicas. Fase 13. 4524: Hábitat exterior del muro islámico 4156. Fase 13. 4525: Pozo ciego de época moderna. Fase 18. 4526: Relleno del pozo ciego 4525. Fase 18. 4527: Hábitat exterior del muro islámico 4156. Fase 13. 4528: Hogar dentro de la habitación islámica junto al perfil S. Fase 13. 4529: Canalización moderna con dirección N-S. Fase 19. 4530: Zanja de la canalización 4529. Fase 19. 4531: Relleno de la zanja 4530. Fase 19. 4532: Rellenos de época moderna. Fase 18. 4533: Muro islámico muy deteriorado en el sector central. Fase 13. 4534: Muro de edificación moderna. Fase 19. 4535: Estructura con piedras de un hogar islámico junto al muro 4534. Fase 13. 4536: Relleno del hogar islámico 4535. Fase 13. 4537: Relleno bajo hábitat de hab. islámica junto al perfil S. Fase 13. 4538: Limpieza de la U.E. 4163, contaminada en 1994. Fase 13. 4539: Relleno bajo hábitat de hab. islámica junto al perfil S. Fase 13. 4540: Relleno constructivo bajo la habitación islámica. Fase 13. 4541: Relleno anterior a la habitación islámica. Fase 13. 4542: Muro de la habitación islámica junto al perfil S. Fase 13. 4543: Relleno bajo hábitat de la hab. islámica junto al perfil S. Fase 13. 4544: Derrumbe interior de la hab. islámica junto al perfil S. Fase 13. 4545: Relleno bajo hábitat de la hab. islámica junto al perfil S. Fase 13. 4546: Pozo islámico. Fase 13. 4547: Relleno del pozo 4546. Fase 13. 4548: Derrumbe interior de la hab. islámica junto al perfil S. Fase 13.

328

4549: Pozo ciego moderno. Fase 19. 4550: Relleno del pozo ciego 4549. Fase 19. 4551: Relleno de la fosa 4553. Fase 19. 4552: Relleno moderno de un basurero junto a la fosa aséptica. Fase 19. 4553: Fosa para la construcción de la fosa aséptica. Fase 19. 4554: Fosa junto al perfil Este del relleno 4513. Fase 13-17. 4555: Relleno de la habitación islámica nº 1, en su zona S. Fase 13. 4556: Muro Este de la habitación islámica nº 1, igual al 5119. Fase 13. 4557: Muro que tabica la habitación islámica nº 1. Fase 13-17. 4558: Muro Oeste de la habitación islámica nº 1, igual al 5110. Fase 13. 4559: Muro Sur de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 4560: Fosa de la cimentación 4514 entre la hab. nº 1 y 2. Fase 15-19. 4561: Relleno del pozo moderno 4562. Fase 17. 4562: Pozo moderno con brocal, corta a la habitación islámica nº 2. Fase 17. 4563: Segundo relleno del pozo moderno 4561. Fase 17. 4564: Relleno de la habitación islámica nº 2. Fase 13. 4565: Muro Norte de la habitación islámica nº 2. Fase 13. 4566: Relleno exterior de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 4567: Pavimento al exterior de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 4568: Derrumbe del muro islámico 4559. Fase 13. 4569: Pavimento de la habitación islámica nº 2. Fase 13. 4570: Canalización en la habitación islámica nº 3. Fase 13. 4571: Relleno de la canalización islámica 4570. Fase 13. 4572: Pavimento de la canalización islámica 4570. Fase 13. 4573: Relleno constructivo con piedras junto al perfil Este. Fase 13-12. 4574: Relleno constructivo de arena junto al perfil Este. Fase 13-12. 4575: Muro Este de la habitación islámica nº 4. Fase 13. 4576: Relleno de la fosa 4578. Fase 13. 4577: Relleno de la fosa 4579. Fase 13. 4578: Fosa del relleno 4576 al N. de la hab. islámica nº 1. Fase 13. 4579: Fosa del relleno 4577 al S. de la hab. islámica nº 1. Fase 13. 4580: Relleno del basurero moderno 4581. Fase 18. 4581: Fosa del basurero 4580 junto a la fosa aséptica. Fase 18. 4582: Preparación del pavimento de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 4583: Relleno del horno 4583. Fase 12-13. 4584: Fosa del horno 4583 bajo la habitación islámica nº 1. Fase 12-13. 4585: Preparación del pavimento bajo hab. islámica 3. Fase 13. 4586: Relleno del pozo islámico 4587. Fase 12-13. 4587: Pozo con brocal, relleno por 4586. Fase 12-13. 4589: Cimentación moderna vinculada al aljibe 4509. Fase 19. 4590: Relleno sobre la habitación bizantina nº 20. Fase 12-10. 4591: Relleno de la fosa islámica 4593. Fase 13. 4592: Abandono bizantino sobre las habit. 10 a la 19. Fase 10. 4593: Fosa islámica del relleno 4591 junto al perfil E. Fase 13. 4594: Momento de destrucción de la hab. bizantina nº 16. Fase 10 4595: Relleno del basurero islámico 4596. Fase 13. 4596: Fosa del relleno islámico 4595, en el lado N. del 4516. Fase 13. 4597: Muro Norte de la hab. bizantina nº 20. Fase 10. 4598: Muro Oeste de la hab. bizantina nº 20. Fase 10. 4599: Muro Sur de la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4600: Abandono sobre la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4601: Rellenos de época islámica. Basurero. Fase 13. 4602: Bolsada junto al perfil sur. Fase 13. 4603: Pozo ciego moderno junto al aljibe 4509. Fase 19. 4604: Relleno del pozo ciego 4603. Fase 19. 4605: Rellenos sobre abandono de la hab. bizantina 16. Fase 10-11. 4606: Muro E. de la habitación bizantina nº 13. Fase 10. 4607: Muro E. de la habitación bizantina nº 12. Fase 10.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

4608: Hogar islámico junto al perfil Oeste. Fase 13. 4609: Relleno del hogar 4608. Fase 13. 4610: Rellenos de época islámica junto al perfil Oeste. Fase 13. 4611: Hogar islámico junto al perfil Oeste. Fase 13. 4612: Canalización islámica junto al perfil Oeste. Fase 13. 4613: Relleno de la canalización 4612. Fase 13. 4614: Canalización islámica junto al perfil Oeste. Fase 13. 4615: Pozo islámico junto al perfil Oeste. Fase 13. 4616: Nivel de arenas sobre estructuras bizantinas. Fase 10. 4617: Derrumbe de los muros de los niveles bizantinos. Fase 10. 4618: Preparación de pavimento junto al perfil Oeste. Fase 13. 4619: Pozo sobre la preparación de pavimento 4618. Fase 13-15. 4620: Pozo islámico junto al perfil Sur. Fase 13. 4621: Relleno del pozo 4620. Fase 13. 4622: Pozo islámico entre los perfiles Sur y Este. Fase 13. 4623: Relleno del pozo 4622. Fase 13. 4624: Muro medianero entre las hab. bizantinas nº 14-15. Fase 10. 4625: Muro medianero entre las hab. bizantinas nº 12-13. Fase 10. 4626: Muro medianero entre las hab. bizantinas nº 12-14. Fase 10. 4627: Muro medianero entre las hab. bizantinas nº 13-15. Fase 10. 4628: Rebanco en el interior de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4629: Abandono y colmatación de la hab. bizantina nº 14. Fase 10. 4630: Abandono y colmatación de la hab. bizantina nº 12. Fase 10. 4631: Abandono y colmatación de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4632: Abandono y colmatación de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4633: Bolsada junto al perfil Sur. Fase 13. 4634: Basurero de época islámica junto al perfil W. Fase 13. 4635: Pozo islámico junto al perfil Oeste. Fase 13. 4636: Relleno del pozo 4635. Fase 13. 4637: Relleno del pozo 4615. Fase 13. 4638: Nivel de destrucción de la hab. bizantina nº 12. Fase 10. 4639: Rebanco en el interior de la hab. bizantina nº 12. Fase 10. 4640: Nivel de destrucción de la hab. bizantina nº 14. Fase 10. 4641: Rebanco en el interior de la hab. bizantina nº 14. Fase 10. 4642: Nivel de destrucción de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4643: Nivel de destrucción en su zona W. de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4644: Rellenos de época islámica en la fosa de la Orchestra. Fase 13. 4645: Hábitat de la habitación bizantina nº 13. Fase 10. 4646: Hábitat de la habitación bizantina nº 14. Fase 10. 4647: Hábitat de la habitación bizantina nº 12. Fase 10. 4648: Nivel de destrucción en su zona E. de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4649: Relleno en el exterior de las hab. bizantinas nº 13-15. Fase 10. 4650: Preparación del suelo 4645 de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4651: Nivel de destrucción de la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4652: Primer habitat de la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4653: Muro Sur de la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4654: Muro Oeste de la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4655: Muro Norte de la hab. bizantina nº 18. Fase 10. 4656: Muro Oeste de la hab. bizantina nº 18. Fase 10. 4657: Abandono bajo 4594 en la hab. bizantina nº 16. Fase 10. 4658: Muro Sur de la hab. bizantina nº 16. Fase 10. 4659: Rebanco de la habitación bizantina nº 16. Fase 10. 4660: Primer habitat de la hab. bizantina nº 16. Fase 10. 4661: Nivel de abandono en la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4662: Relleno de la fosa islámica 4663. Fase 12-13. 4663: Fosa del relleno islámico 4662 sobre la hab. bizantina nº 19. Fase 12-13. 4664: Primer habitat de la hab. bizantina nº 19. Fase 10.

4665: Preparación de pavimento de la hab. bizantina nº 16. Fase 10. 4666: Relleno bajo el 1º habitat de la hab. bizantina nº 16. Fase 10. 4667: Habitat fundacional de la hab. bizantina nº 16.1. Fase 10. 4668: Relleno de la fosa bizantina 4669. Fase 10. 4669: Fosa del relleno 4668 en la hab. bizantina nº 16.2. Fase 10. 4670: Muro Norte de la hab. bizantina nº 16.1. Fase 10 - Fundacional. 4671: Muro Este de la hab. bizantina nº 16.1. Fase 10 - Fundacional. 4672: Habitat fundacional de la hab. bizantina nº 16.2. Fase 10. 4673: Relleno de la fosa bizantina 4674. Fase 10. 4674: Pozo con brocal, bajo hab. bizantina nº 16. Fase 10. 4675: Preparación de pavimento 4652 de la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4676: Relleno bajo el 1º habitat de la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4677: Segundo habitat, fundacional, en la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4678: Relleno de la fosa de expolio, igual al 5301. Fase 10. 4679: Segundo habitat de la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4680: Preparación de pavimento 4677 de la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4681: Relleno bajo el habitat 4677 en la hab. bizantina nº 17. Fase 10. 4682: Suelo relacionado con una habitación tardía bajo hab. 17. Fase 9 4683: Muro de una habitación bajo la hab. 17. Fase 9. 4684: Preparación de pavimento 4682, bajo hab. 17. Fase 9. 4685: Relleno bajo el habitat 4682 en la hab. bizantina nº 17. Fase 9. 4686: Segundo relleno bajo 4685. Fase 9. 4687: Preparación de pavimento 4679 de la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4688: Relleno bizantino bajo 4679 en la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4689: Relleno del pozo bizantino 4690. Fase 10. 4690: Pozo con brocal bajo la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4691: Fosa realizada para la construcción del pozo 4690. Fase 10. 4692: Relleno de la canalización en la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4693: Estructura de la canalización 4692 apoyada en el muro 4599. Fase 10. 4694: Relleno de la fosa 4695 junto al muro 4599. Fase 10. 4695: Fosa del relleno 4694 en la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4696: Relleno de la canalización en la hab. bizantina nº 19. Fase 10. 4697: Estructura de la canalización 4696 apoyada en el muro 5173. Fase 10. 4698: Bolsada de tierra contenida en el 4688. Fase 10. 4699: Relleno de la fosa 4751 sobre el enlosado de la exedra. Fase 9. 4700: Relleno sobre el nivel de abandono del mercado. Fase 9. 4701: Abandono sobre el 2º hábitat de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4702: Segundo hábitat de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4703: Relleno al exterior de las hab. bizantinas nº 13 y 15. Fase 10. 4704: Preparación del suelo 4643 de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4705: Canalización en el interior de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4706: Relleno de la canalización bizantina 4705. Fase 10. 4707: Fosa de la canalización bizantina 4705. Fase 10. 4708: Muro de cierre de las hab. bizantinas nº 13 y 15. Fase 10. 4709: Rebanco en el interior de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4710: Segundo hábitat de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4711: Pavimento de grandes losas en la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4712: Muro E. de cierre de la hab. bizantina nº 13. Fase 10-fundacional. 4713: Segundo relleno de la canalización bizantina 4705. Fase 10. 4714: Tercer relleno de la canalización bizantina 4705. Fase 10. 4715: Rebanco en el interior de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4716: Muro que tapia el acceso entre las hab. bizantinas nº 13 y 15. Fase 10. 4717: Abandono sobre el 2º suelo de la hab. bizantina nº 15. Fase 10. 4718: Preparación del 2º suelo de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4719: Tercer hábitat de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4720: Preparación del 3º hábitat de la hab. bizantina nº 13. Fase 10. 4721: Rellenos de colmatación sobre el abandono del mercado. Fase 9. 4722: Rellenos de colmatación sobre el abandono del mercado. Fase 9. 4723: Nivel de abandono del mercado. Fase 8.

329

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

4724: Preparación del enlosado de la exedra del mercado. Fase 8. 4725: Preparación 2º hábitat de la hab. bizantina nº 16.1. Fase 10-Fundacional. 4726: Tercer hábitat de la hab. bizantina nº 16.1. Fase 10-Fundacional. 4727: Preparación 3º hábitat de la hab. bizantina nº 16.1. Fase 10-Fundacional. 4728: Rellenos sobre el abandono del Mercado. Fase 9. 4729: Nivel de abandono del Mercado. Fase 8. 4730: Relleno sobre el abandono del Mercado. Fase 9. 4731: Rebanco exterior de la Exedra del Mercado. Fase 8. 4732: Muro perimetral de la exedra del Mercado. Fase 8. 4733: Preparación 3º hábitat de la hab. bizantina nº 16.2. Fase 10-Fundacional. 4734: Rellenos sobre el abandono del Mercado. Fase 9. 4735: Rellenos sobre el abandono del Mercado. Fase 9. 4736: Muro norte de la hab. bizantina nº 16.2. Fase 10. 4737: Nivel de abandono del Mercado. Fase 8. 4738: Derrumbe del muro bizantino 4708. Fase 10. 4739: Rellenos posteriores a la destrucción de las hab. bizantinas. Fase 10. 4740: Rellenos sobre el abandono del Mercado. Fase 9. 4741: Restos de construcción de la fase tardoantigua. Fase 9. 4751: Fosa del relleno 4699 sobre el enlosado de la exedra. Fase 9. 4752: Relleno de la fosa 4753, junto al muro 4731. Fase 9. 4753: Fosa del relleno 4752 que rompe el pavimento de la exedra. Fase 9. 4754: Abandono sobre el pavimento de la exedra, al E. del muro 4755. Fase 8. 4755: Muro de cierre del pórtico de la exedra. Fase 8. 4756: Nivel de colmatación sobre el abandono del mercado. Fase 8. 4757: Nivel de colmatación sobre el abandono del mercado. Fase 8. 4758: Nivel de abandono del mercado. Fase 8. 4759: Relleno del pozo 4760, bajo la fosa aséptica. Fase 9. 4760: Pozo con brocal, relleno 4759. Rompe el suelo de la exedra. Fase 9. 4761: Fosa realizada para la construcción del pozo 4760. Fase 9. 4762: Enlosado del pórtico de la exedra del mercado. Fase 8. 4763: Relleno de la fosa 4764. Fase 9-10. 4764: Fosa del relleno 4763, junto al aljibe 4509. Fase 9-10. 4765: Relleno de la fosa 4766 junto al enlosado de la exedra. Fase 9-10. 4766: Fosa del relleno 4765. Fase 9-10. 4767: Relleno de la fosa 4768. Fase 9-10. 4768: Fosa del relleno 4767 al Oeste del muro 4755. Fase 9-10. 4769: Relleno de la fosa 4770 junto al enlosado de la exedra. Fase 9-10. 4770: Fosa del relleno 4769. Fase 9-10. 4771: Ima Cavea del teatro. Zona Oriental.

Intervención de 1995. Área 1. Sector: 5000. Cuadro: 5100. 5100: Limpieza superficial, tras la retirada de escombros. Fase 19. 5101: Relleno moderno de un horno. Fase 18. 5102: Bolsada de color verdoso en 5112. Fase 10? 5103: Muro posterior a la fase islámica. Fase 14-19. 5104: Muro moderno de piedra y enlucido de yeso. Fase 19. 5105: Muro moderno recrecido con ladrillos. Fase 19. 5106: Relleno de escombro del pozo moderno 5107. Fase 19. 5107: Pozo con brocal, relleno 5106. Fase 19. 5108: Zapata de cimentación moderna. Fase 19. 5109: Aljibe moderno, relleno 5128. Fase 19.

330

5110: Muro W. de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 5111: Fosa-basurero moderno del relleno 5113. Fase 18. 5112: Primer nivel de abandono de la fase bizantina, algo alterado. Fase 10. 5113: Relleno de la fosa moderna 5111. Fase 18. 5114: Posible horno en el perfil N-E de la excavación. Fase 18. 5115: Relleno de la fosa 5116. Fase 13. 5116: Fosa islámica, relleno 5115. Fase 13. 5117: Relleno de la hab. islámica nº 1 en su mitad N. Fase 13. 5118: Muro N. de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 5119: Muro E. de la hab. islámica nº 1. Igual 4556. Fase 13. 5120: Nivel de abandono de la habitación islámica nº 3. Fase 13. 5121: Umbral de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 5122: Rebanco en la hab. islámica nº 3. Fase 13. 5123: Deposición sobre el pavimento de la hab. islámica nº 3. Fase 13. 5124: Pavimento de la habitación islámica nº 1. Fase 13. 5125: Pavimento del rebanco de la hab. islámica nº 3. Fase 13. 5126: Abandono de época bizantina al E. del muro 5130. Fase 10. 5127: Pavimento de la habitación islámica nº 3. Fase 13. 5128: Relleno del aljibe moderno 5109. Fase 19. 5129: Nivel de colmatación, con derrumbes de los muros bizantinos. Fase 10. 5130: Muro E. de la habitación bizantina nº 21. Fase 10. 5131: Nivel de abandono de la habitación bizantina nº 22. Fase 10. 5133: Derrumbe en el interior de la hab. 22. Fase 10. 5134: Relleno moderno. Fase 19. 5135: Fosa oval del relleno 5108. Fase 18-19. 5136: Fosa para la construcción del pozo 5107. Fase 19. 5137: Relleno de un pozo moderno. Fase 17-19 5138: Suelo de la habitación bizantina 22. Fase 10. 5139: Nivel de destrucción de la habitación bizantina 22. Fase 10. 5140: Muro S. de la habitación 22. Fase 10. 5141: Muro W. de la habitación bizantina 22. Fase 10. 5142: Jamba N. de una puerta monumental del teatro. Fase 5. 5143: Jamba S. de la puerta monumental del Teatro. Fase 5. 5144: Nivel de abandono de la habitación bizantina 21. Fase 10. 5145: Nivel de destrucción de la habitación bizantina 23. Fase 10. 5146: Relleno de una fosa medieval 5147. Fase 12-13. 5147: Fosa medieval de 80 cms. de diámetro. Fase 12-13. 5148: Relleno de un horno islámico. Fase 12-13. 5149: Horno circular de época islámica. Fase 12-13. 5150: Relleno de un horno islámico, cortado por 5161. Fase 12-13. 5151: Horno islámico cortado por 5161. Fase 12-13. 5152: Relleno de un hogar islámico. Fase 12-13. 5153: Fosa de un hogar islámico. Fase 12-13. 5154: Derrumbe de estructuras bizantinas al N. de la hab. 20. Fase 10 5155: Preparación del pavimento islámico 5127. Fase 13. 5156: Relleno de un hogar islámico. Fase 12-13. 5157: Fosa de un hogar islámico, junto a 5151. Fase 12-13. 5158: Relleno de la fosa islámica, 5159. Fase 12-13. 5159: Fosa oval islámica, junto a 5154. Fase 12-13. 5160: Relleno del pozo islámico 5161. Fase 12-13. 5161: Pozo islámico, rellena por 5160, en la hab. 24. Fase 12-13. 5162: Muro N. de la habitación bizantina 24. Fase 10. 5164: Muro N. de la habitación bizantina 23. Fase 10. 5165: Fosa para la construcción del aljibe moderno 5109. Fase 19. 5166: Relleno de un horno islámico, cortado por 5151. Fase 12-13. 5167: Horno islámico, relleno por 5166. Fase 12-13. 5168: Relleno del pozo islámico 5169. Fase 12-13. 5169: Fosa islámica sobre la habitación bizantina 23. Fase 12-13.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

5170: Relleno de una fosa islámica 5172. Fase 10. 5171: Muro W. de la habitación bizantina 28. Fase 10. 5172: Fosa islámica, relleno 5170. Fase 12-13. 5173: Muro E. de la habitación bizantina 24 y 26. Fase 10. 5174: Muro S. de la habitación 24. Fase 10 5175: Suelo de la habitación bizantina 23. Fase 10. 5176: Suelo de la habitación bizantina 21. Fase 10. 5177: Relleno del pozo moderno 5179. Fase 18-19. 5178: Pozo moderno con brocal, relleno 5179. Fase 18-19. 5179: Fosa para la construcción del pozo con brocal 5178. Fase 18-19. 5180: Nivel de abandono de la habitación bizantina 24. Fase 10. 5181: Muro S. del Aditus Máximo Oriental. Fase 5. 5182: Relleno de una fosa de expolio. Igual a 5301. Fase 10. 5183: Relleno de la fosa islámica 5184. Fase 12-13. 5184: Fosa circular islámica, en la habitación bizantina 26. Fase 12-13. 5185: Relleno de una fosa islámica. Igual a 5160. Fase 12-13. 5186: Fosa islámica en la habitación bizantina 24. Igual a 5161. Fase 12-13. 5187: Relleno del pozo moderno 5188. Fase 18-19. 5188: Pozo moderno, en la habitación bizantina 26/27. Fase 18-19. 5189: Nivel de destrucción de la habitación bizantina 24. Fase 10. 5190: Nivel de abandono de la habitación bizantina 26. Fase 10. 5191: Bolsada en 5190. Fase 10. 5192: Relleno del pozo moderno 5194. Fase 19. 5193: Brocal del pozo moderno 5194, al S. de 5197. Fase 19. 5194: Fosa de construcción del pozo moderno 5193. Fase 19. 5195: Relleno islámico sobre los niveles bizantinos, al W. de 5196. Fase 13. 5196: Muro W. de las habitaciones bizantinas 26 y 27. 5197: Muro N. de la habitación bizantina 27. Fase 10. 5198: Muro de una habitación islámica. Se apoya en 5197. Fase 12-13. 5199: Relleno de la fosa islámica 5200. Fase 13. 5200: Fosa circular en el perfil W. Fase 13. 5201: Nivel de destrucción de la habitación bizantina 27. Fase 10 5202: Suelo de la habitación bizantina 27. Fase 10. 5203: Nivel de destrucción de la habitación bizantina 26. Fase 10. 5204: Relleno de la fosa islámica 5205. Fase 13. 5205: Fosa circular al W. de 5196. Fase 13. 5206: Nivel de destrucción de la habitación bizantina 24. Fase 10. 5207: Relleno del pozo moderno 5208. Fase 18-19. 5208: Pozo moderno, al N de 5197. Fase 18-19. 5209: Abandono bizantino bajo 5195, al W. de 5196. Fase 10. 5210: Pavimento bizantino al W. de 5196 y de 5216. Fase 10. 5211: Relleno islámico al N. de 5197. Fase 12. 5212: Relleno islámico entre 5220 y 5216. Fase 12. 5213: Relleno de la zapata de cimentación 5214. Fase 18-19. 5214: Estructura de una zapata de cimentación. Fase 10. 5215: Suelo de la habitación bizantina 24. Fase 10. 5216: Muro bizantino al N. de la habitación 27. Fase 10. 5217: Zapata de cimentación. Fase 18-19. 5218: Relleno del pozo islámico 5219. Fase 12-13. 5219: Pozo islámico al N. del 5216. Fase 12-13. 5220: Muro al N. de la habitación 27. Fase 9-10. 5221: Muro Oeste de la taberna nº 6 ( medianero entre la 6 y 7 ). Fase 8. 5222: Relleno de fosa moderna sobre taberna nº 6. Fase 18-19. 5223: Fosa del relleno 5222. Fase 18-19. 5224: Abandono bizantino sobre la taberna nº 5. Fase 10. 5225: Relleno de pozo moderno sobre la taberna nº 5. Fase 19. 5226: Fosa del relleno 5225. Fase 19. 5227: Relleno de fosa islámica al Oeste del muro 5216. Fase 12-13. 5228: Fosa del relleno 5227. Fase 12-13.

5229: Abandono sobre el enlosado de la taberna nº 6 del mercado. Fase 8. 5230: Muro moderno apoyado sobre la plataforma escénica. Fase 19. 5231: Destrucción sobre el enlosado de la tab. nº 6 del mercado. Fase 8. 5232: Enlosado de la tab. nº 6 del mercado. Fase 8. 5233: Abandono sobre el enlosado de la tab. nº 7 del mercado. Fase 8. 5234: Relleno prebizantino al exterior de la hab. nº 27. Fase 9. 5235: Habitat bizantino de arenisca. Fase 10. 5236: Bolsada de cenizas que se entrega al relleno 5234. Fase 9. 5237: Abandono sobre el enlosado de la tab. nº 5 del mercado. Fase 8. 5238: Muro Oeste de la tab. nº 5 ( medianero entre la nº 5 y 6 ). Fase 8. 5239: Destrucción sobre el enlosado de la tab. nº 5 del mercado. Fase 8. 5240: Enlosado de la tab. nº 5 del mercado. Fase 8. 5241: Relleno de una fosa en la tab. nº 6. Fase 9. 5242: Fosa del relleno 5241. Fase 9. 5243: Cierre de un vano de comunicación entre la tab. nº 5 y 6. Fase 8. 5244: Destrucción sobre el enlosado de la tab. nº 7. Fase 8. 5245: Enlosado de la tab. nº 7 del mercado. Fase 8. 5246: Atarjea en el interior de la tab. nº 5 del mercado. Fase 8. 5247: Pozo de la red hidráulica del mercado. Excavación 1986. Fase 8. 5248: Atarjea bajo la taberna nº 5. Fase 8. 5249: Reparación del muro S. del Aditus Oriental. Fase 8. 5250: Muro de cierre del mercado en su lado E. Tabica puerta central. Fase 8. 5251: Preparación del pavimento de la habitación bizantina 22. Fase 10. 5252: Nivel de abandono del mercado, en la habitación de la torre. Fase 8. 5253: Relleno del pozo bizantino 5254. Fase 10. 5254: Pozo oval bizantino, bajo habitación 22. Fase 10. 5255: Nivel de destrucción del mercado, en la habitación de la torre. Fase 8. 5256: Relleno de cenizas de la fosa 5257. Fase 8. 5257: Fosa cuadrangular, junto a 5143, en el interior de la torre. Fase 8. 5258: Suelo amarillo de la habitación de la torre. Fase 8. 5259: Muro E. de la habitación de la torre. Tapia la puerta lateral. Fase 8. 5260: Pequeño murete, a nivel del suelo de la habitación de la torre. Fase 8. 5261: Muro W. de la habitación de la torre. Fase 8. 5262: Pozo moderno en la taberna 1, relleno por 5137. Fase 19. 5263: Prep. pavimento de la hab. bizantina nº 21. Fase 10. 5264: Muro Sur de la habitación de la torre del mercado. Fase 8. 5265: Muro N-S., cerraría una habitación de la fase 9. Igual a 5292. Fase 9 5266: Nivel de abandono del mercado en el interior del Aditus E. Fase 8. 5267: Nivel de abandono del mecado en el Aditus Oriental. Fase 8-9. 5268: Nivel de hábitat, al exterior de la habitación nº 20. Fase 10. 5269: Nivel de prep. del hábitat 5268. Fase 10 5270: Nivel de preparación del hábitat de la habitación 23. Fase 10. 5271: Nivel de relleno bajo la habitación bizantina 23. Fase 9. 5272: Nivel de abandono de la taberna 3. Fase 8. 5273: Nivel de destrucción de la taberna 3. Fase 8. 5274: Relleno bajo la habitación 23. Fase 9. 5275: Relleno de una bolsada bajo la habitación bizantina 23. Fase 8-9. 5276: Fosa de la bolsada 5275. Fase 8-9. 5277: Nivel de abandono de la taberna 2. Fase 8. 5281: Muro de cierre de la fase del mercado en el Aditus Oriental. Fase 8. 5282: Relleno que corta la U.E. 5267, en el int. del Aditus Oriental. Fase 9-10. 5283: Relleno al N. de la habitación 20 y S. del Aditus Oriental. Fase 8-10. 5284: Relleno al N. de la habitación nº 20. Fase 9. 5285: Relleno al N. de la habitación biz. 20. Fase 9. 5286: Suelo de acceso al mercado en el Aditus Maximo Oriental. Fase 8.

331

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

5287: Muro N. de una habitación en el interior del Aditus Oriental. Fase 9. 5288: Relleno entre los muros 5281-5281. Fase 8. 5289: Muro N. del Aditus Maximo. Oriental. Fase 5. 5290: Relleno al exterior de las tabernae y bajo la habitación biz. 23. Fase 8. 5291: Nivel de destrucción, al exterior de las tabernae. Fase 8. 5292: Muro N-S. de una habitación tardía. Fase 9. 5293: Suelo amarillo, al exterior de las tabernae. Fase 8. 5300: Nivel de destrucción de la habitación 24. Igual a 5189 y 5206. Fase 10. 5301: Relleno de la fosa 5302. Fase 10-11. 5302: Fosa de expolio. Fase 10-11. 5303: Suelo de la habitación bizantina 24. Fase 10. 5304: Preparación del suelo de la habitación bizantina 24. Fase 10. 5305: Relleno relacionado con la prep. del pavimento de la habitación 24. Fase 10. 5306: Relleno bajo la habitación 24. Fase 9-10. 5307: Relleno del pozo bizantino 5308, bajo la hab. 24. Fase 10. 5308: Pozo oval bizantino, bajo la hab. 24. Fase 10. 5309: Posible brocal de un pozo, bajo la hab. 24 y cortado por 5161. Fase 10-9. 5310: Suelo de la habitación bizantina 26. Fase 10. 5311: Preparación del pavimento de la habitación 26. Fase 10. 5312: Nivel de destrucción bajo la habitación 26. Fase 8-9. 5313: Muro E-W., bajo la habitación 26. Fase 9. 5314: Relleno bajo las habitaciones 26-27. Fase 9. 5315: Muro N. de la habitación 26 y S. de la 27. Fase 10. 5316: Preparación del pavimento de la habitación 27. Fase 10. 5317: Relleno bajo la habitación 27. Fase 9. 5318: Suelo bajo la habitación 27. Fase 9. 5319: Relleno del pozo 5320. Fase 10. 5320: Pozo redondo bizantino, bajo la hab. 27. Fase 10. 5321: Nivel de destrucción de la hab. 27. Fase 9. 5322: Muro tardío bajo la habitación 27. Fase 9. 5330: Preparación del pavimento 5210 al W. de las hab. 26/27. Fase 10. 5331: Relleno bajo 5330 al W. de las hab. 26/27. Fase 10. 5332: Relleno de una hab. al W. de las hab. 26/27. Fase 10. 5333: Bolsada en la U.E. 5334, al exterior de las tabernae. Fase 8/9. 5334: Nivel de abandono del mercado al exterior de las taberane. Fase 8. 5340: Bolsada del estrato 5341, bajo la habitación 24. Fase 9. 5341: Relleno cubierto por 5306, bajo la habitación 24. Fase 9. 5342: Nivel de abandono del mercado, bajo la hab. 24, al ext. tabernae. Fase 8. 5343: Nivel de destrucción, bajo la hab. 24, al exterior de las tabernae. Fase 8. 5350: Relleno de la fosa islámica 5351, al S. de la taberna 7. Fase 12-13. 5351: Fosa oval, al S. de la taberna 7. Fase 12-13. NOTAS 1 Torres Fontes, J. y Molina Molina, A.L., El Sureste hispánico en la Baja Edad Media. Incorporación de Cartagena a la corona de Castilla, Hª de Cartagena, VI, 1986, pp. 19-171. 2 Grandal López, A., El plano de Cartagena al final de la Edad Media, Hª de Cartagena, VI, 1986, pp. 303-305. 3 Afri sub Hannibale maritima Hispaniae occupantes, Carthaginem Spartariam construxerunt, quae mox a Romanis capta et colonia facta, nomen etiam provinciae dedit. Nunc autem a Gothis subversa atque in desolationem redacta est.

332

(Isid., Etym, XV, I, 67-68) 4 El tratado, estudiado minuciosamente, entre otros por E. Molina, Hª de Cartagena, vol. V, pp. 222 y ss.), señala lo siguiente, según la transcripción del citado autor: “En el nombre de Dios, Clemente y Misericordioso. Este es el escrito que ‘Abd al-’Aziz b. Musà b. Nusayr dirige a Teodomiro b. Gandaris, en virtud del cual queda convenido el estado paz (sulh) bajo promesa y juramento ante Dios, su profeta y enviado, de que obtendrá la protección (dimma) de Dios -alabado y ensalzado sea- y la protección de su Profeta Muhammad Dios lo bendiga y salve: - Que a él nadie se le impondrá ni a cualquiera de los suyos se le despojará de nada que posean con maldad; - que no se les reducirá a esclavitud; - que no serán separados de sus mujeres ni de sus hijos, y se respetarán sus vidas. - y no se quemarán sus iglesias ni tampoco se les prohibirá el culto de su religión. - Se les concederá la paz mediante la entrega de siete ciudades, a saber: Orihuela, Mula, Lorca, Balantala (?), Alicante, Iyyuh, y Elche, en tanto no se quebrante ni se viole lo acordado. - Todo aquel que tenga conocimiento de este Tratado deberá cumplirlo pues su validez requiere un previo conocimiento, sin ocultarnos cualquier noticia que sepa. Sobre Teodomiro y los suyos pesará un impuesto de capitación que deberá pagar si su condición es libre: un dinar, cuatro almudíes de trigo, cuatro almudíes de cebada, cuatro qist de vinagre, dos de miel y uno de aceite. Todo esclavo deberá pagar la mitad de todo esto”. 5 Molina, E., Aproximación al estudio de la Cartagena islámica, Hª de Cartagena, vol. V, 1986, p. 303. Este mismo autor recoge también otra referencia más imprecisa de al-Razi (autor de la primera mitad del siglo X), donde Cartagena es mencionada como una de las madinas del distrito de Tudmir, junto a Lorca, Murcia, Orihuela, Alicante, Denia y Chinchilla (Ibidem, p. 302). 6 En términos parecidos describen también la ciudad los geógrafos posteriores al-Himyari y al-Umari, Molina, op. cit. p. 304. El geógrafo Muhammad b. Ibrahim al-Watwat describe Cartagena como “una antigua ciudad situada en el Mediterráneo en la que aún subsisten huellas y vestigios de su pasado. Posee una vega (al-Fundun) repleta de aldeas, con una extensión de seis por dos jornadas de marcha a lo largo y ancho”. 7 Carmona González, A., Las vías murcianas de comunicación en época árabe, In: Los caminos de la Región de Murcia, Murcia, 1989, pp. 153166, especialmente 156 y ss. 8 No hemos localizado, hasta ahora, las cerámicas tan características de estos contextos, en parte herederas de las producciones finales de época tardo-romana, que han sido recientemente definidas por S. Gutiérrez, Vid. Cerámica común paleoandalusí del sur de Alicante (siglos VII-X), Alicante, 1988. 9 Navarro Palazón, J., Arquitectura y artesanía en la costa de Tudmir. Hª de Cartagena, V, 1986. pp. 413-488. 10 En general, como resumen claro del tema, vid. López, J.D., Aproximación a la arquitectura doméstica en la Región de Murcia, Guía Islámica de la Región de Murcia, Murcia, 1990, pp. 67-78. 11 Fernández González, F. y López Martínez, J.D., Restos de viviendas islámicas en la calle Frenería de Murcia, Memorias de Arqueología, IV, 1989, pp. 341-350. 12 Vid. de forma global, Bernabé Guillamón, M. et alii, Arquitectura doméstica islámica en la ciudad de Murcia, In: Murcia musulmana, Ayuntamiento de Murcia, 1989, pp. 233-251.

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL TEATRO ROMANO DE CARTAGENA. CAMPAÑA DE 1995

13

Véase también, López, J.M., Aproximación a la arquitectura doméstica en la Región de Murcia Guía islámica de la Región de Murcia, 1990, pp. 68-78. 14 El texto original es el siguiente: + QVISQVIS ARDVA TVRRIVM MIRARIS CVLMINA VESTIBVLVMQVE VRBIS DVPLICI PORTA FIRMATVM DEXTRA LEVAQVE BINOS PORTICOS ARCOS QVIBVS SVPERVM PONITVR CAMERA CVRVA CONVEXAQVE COMENCIOLVS SIC HAEC IVSSIT PATRICIVS MISSVS A MAVRICIO AVG CONTRA HOSTES BARBARO MAGNVS VIRTVTE MAGISTER MIL SPANIAE SIC SEMPER HISPANIA TALI RECTORE LAETETVR DVM POLI ROTANTVR DVMQUE SOL CIRCVIT ORBEM ANN VIII AVG IND VIII.

Traducción: Quien quiera que seas, admirarás las partes altas de las torres y el vestíbulo de la ciudad afirmados sobre una doble puerta; a la derecha e izquierda lleva dos pórticos con doble arco a los que se superpone una cámara curva convexa. El patricio Comenciolo mandó hacer esto enviado por Mauricio Augusto contra el enemigo bárbaro. Grande por su virtud, maestro de la milicia hispánica, así siempre Hispania se alegrará por tal rector mientras los polos giren y el Sol circunde el orbe. Año VIII de Augusto. Indicción VIII. 15 Martínez Andreu, M., “La muralla bizantina de Carthago Nova”, AntCrist., II, 1985, pp. 129-145. 16 Véase a este respecto los distintos trabajos y las conclusiones del Congreso Stadtbild und Ideologie, celebrado en Madrid en 1987 y publicado en München en 1990.

333

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA

M.ª del Carmen Berrocal Caparrós

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996 REVISADO: 2001

INTERVENCI ÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACI ÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA

M.ª DEL CARMEN BERROCAL CAPARRÓS

Palabras clave: Real Hospital, rehabilitación, documentación arqueológica, sondeos geotécnicos, siglo XVIII, nivelaciones romanas, vertederos, filitas. Resumen: La riqueza arqueológica del paraje de Antiguones en el entorno al anfiteatro romano determinó que desde la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia se plantease la necesidad de intervenir arqueológicamente en la fase inicial del proyecto de Rehabilitación y Restauración del desafectado Real Hospital de Marina. De este modo surge el proyecto de excavación y documentación históricoarqueológica en el Real Hospital de Marina en Cartagena que ha aportado una importante aproximación a la paleotopografía de la zona al tiempo que muestra una completa secuencia arqueológica que abarca

desde las pavimentaciones e infraestructuras originales del edificio del siglo XVIII hasta los niveles romanos altoimperiales y republicanos, pasando por la amortización de un cementerio del siglo XVII. Las fases de cronología romana muestran una clara diversidad en cuanto a la datación y las estructuras documentadas, mientras que en el s. II a.C. la zona se utiliza como vertedero, colmatando el barrio artesanal documentado en las excavaciones de la Plaza del Hospital, en el siglo I d.C. se construye un acceso en rampa desde la parte interior de la ciudad hasta una posible instalación portuaria sita en las inmediaciones.

1. INTRODUCCIÓN

El edificio en cuestión se localiza dentro del declarado Conjunto Histórico- Artístico del Casco Antiguo de la Ciudad de Cartagena y se encuentra afectado por el Plan General de Ordenación Urbana de Cartagena (P.G.O.U.). La Dirección General de Cultura debido al excepcional interés arqueológico de la zona en cuestión a la importancia histórica y monumental de los edificios, había propuesto (en virtud de la ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español) determinadas recomendaciones de orden arqueológico al objeto de incorporar las medidas que garantizasen la protección y la investigación arqueológica en el ámbito del Real Hospital de Marina y el Cuartel de Antiguones dentro del marco de la Modificación 33 del P.G.O.U.-Adecuación de Instalaciones Militares- y del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) C A - 4, en el que se proyectaba la creación del Campus Universitario de la ciudad de Cartagena.

El Proyecto de Rehabilitación y Restauración del desafectado Real Hospital de Marina tenía inicialmente por objetivo dotar a la Universidad de Murcia de un edificio administrativo para las Escuelas Politécnicas con sede en Cartagena, lo que posteriormente se ha convertido en sede de la Universidad Politécnica de Cartagena. El edificio se encuentra situado en el extremo SE de casco antiguo de la Ciudad de Cartagena, en la vaguada entre los cerros del Castillo de la Concepción y Despeñaperros (Lám. 1). El solar está delimitado por la Muralla del Mar y Paseo de Alfonso XII al Sur, la cuesta del Batel al Este, al Norte por el Cuartel de Antiguones, explanada trasera del Hospital y finalmente al Oeste por la Plaza de Toros y el cortado de la calle Gisbert.

336

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

En consecuencia, el organismo competente en materia de Patrimonio Histórico determinó la necesidad de documentar con metodología arqueológica el subsuelo del Hospital de Marina, considerando el interés histórico que representa la zona en el área de actuación del proyecto que nos ocupa dentro del conjunto monumental del Casco Histórico de Cartagena. De este modo el desarrollo de las obras de ejecución del Proyecto de Rehabilitación y Restauración del Real Hospital de Marina trajeron consigo la realización del Proyecto de excavación y documentación histórico arqueológica en el

Real Hospital de Marina en Cartagena, promovido por ArqueoTec, C.B., bajo la dirección técnica de la arqueóloga que suscribe la presente memoria Mª del Carmen Berrocal Caparrós, auxiliada por el equipo de arqueólogos formado por Carlos García Cano y Mª Ascensión Andréu Martínez, con los dibujantes Ginés García Olmos y Milagros Vidal Nieto. La intervención arqueológica considerada en el marco del Proyecto de Rehabilitación, obedecía al interés histórico y arqueológico que representa este espacio y eran objetivos de este proyecto las evidencias arqueológicas existentes en

Lámina 1. Localización del Real Hospital de Marina Cartagena. Plano de la Plaza de Cartagena, de Manuel Zappino de Estebe, año 1784.

337

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

el subsuelo del área que ocupa el Hospital de la Marina de Cartagena, pertenecientes, en especial, a la ciudad romana de Carthago Nova y a los periodos culturales precedentes. Con la finalidad de investigarlos, documentarlos y preservarlos antes de la futura actuación en el edificio y en otros tratamientos urbanísticos de la zona. 2. HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN: LA DOCUMENTACIÓN PREVIA. ANTECEDENTES

2.1. Documentación geológica

Por encargo de la Universidad de Murcia, el Instituto técnico de Materiales y Construcciones (INTEMAC), ha realizado un reconocimiento y estudio geotécnico en el edificio del Hospital de Marina de Cartagena con objeto de determinar los datos geotécnicos necesarios para el Proyecto de Rehabilitación. Los distintos aspectos que se contemplan es dicho estudio son la naturaleza y disposición estratigráfica del subsuelo, situación de los niveles freáticos, resistencia y deformabilidad del terreno, agresividad química de suelos y aguas freáticas a hormigones, existencia y posible disposición de galerías y antiguas construcciones subterráneas, la tipología, composición y dimensiones de las cimentaciones actuales del edificio, así como las condiciones para la ejecución de las nuevas cimentaciones previstas. 2.1.1. Metodología

La metodología que se empleó se basaba en el reconocimiento directo del terreno mediante sondeos mecánicos de extracción continua de testigo, toma de muestras, ejecución de ensayos de penetración, pruebas de penetración dinámica, reconocimiento geofísico mediante perfiles continuos con la técnica de geo-radar, reconocimiento directo de la cimentación mediante inspección ocular de calicatas y análisis de los resultados obtenidos y estudio de soluciones y parámetros de cálculo. En cuanto a los sondeos mecánicos y pruebas de penetración dinámica se realizaron diez sondeos mecánicos rotativos con una profundidad de 13 m. y cinco pruebas de penetración dinámica tipo DPSH. El reconocimiento de la cimentación del edificio se ha realizado mediante nueve calicatas excavadas manualmente, adosadas a los muros de carga exterior e interior. Como método para el reconocimiento geofísico se eligió el Radar de Subsuelo (GRP) realizando once perfiles continuos de alta resolución.

338

2.1.2. Deposiciones estratigráficas

En los reconocimientos realizados se detectan en primer lugar una capa de materiales de rellenos antrópicos, cuya composición y espesores son muy variables dentro del área ocupada por el edificio con un máximo de 9 m. en la esquina SE del mismo. En una gran parte de la superficie ocupada por el edificio, el terreno tuvo que ser desmontado, como lo indican los taludes recubiertos con muros que limitan el foso que rodea el edificio en las fachadas Norte y Oeste, en toda esta amplia zona el espesor de rellenos es lógicamente nulo. El sustrato rocoso corresponde a una formación metamórfica de filitas con intercalaciones de areniscas. Estas rocas se encuentran en muchas zonas fuertemente fracturadas, dando lugar a la existencia de brechas, encontrándose en ocasiones meteorizadas con zonas de oxidación. Las filitas presentan colores violáceos o grises y esquistosidad muy marcada, con buzamientos comprendidos entre 50º y 70º. 2.1.2. Propiedades geotécnicas del terreno

Los rellenos antrópicos detectados son suelos heterogéneos y poco compactos, generalmente están constituidos por arcillas arenosas o arcillas limosas con gravas. Los suelos cuaternarios están representados por arcillas algo arenosas con gravas y gravillas angulosas, de colores marrones y rojizos, muy carbonatadas y en ocasiones fuertemente cementados por carbonatos, dando lugar a conglomerados. El sustrato rocoso está formado por rocas metamórficas, fundamentalmente filitas de colores grises y violáceos, detectándose en algunos sondeos niveles de areniscas. Estas rocas están muy fragmentadas en algunos emplazamientos, dando lugar a brechas. También presentan diques de cuarzo. Las filitas en los primeros tramos se encuentran meteorizadas. 2.2. Documentación arqueológica

El ámbito de la actuación de este proyecto posee una gran riqueza arqueológica, documentada desde el siglo XVI por numerosas referencias escritas y gráficas , que nos remiten no sólo al Anfiteatro debajo del actual coso taurino, sino a otras edificaciones romanas y pre-romanas que en parte han sido documentadas recientemente tras varias campañas de excavación en la explanada trasera del Hospital de Marina.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Lámina 2. Real Hospital de Marina 1995. Fase I. Situación sondeos arqueológicos.

2.2.1. El anfiteatro romano

Son numerosas las noticias que sobre el Anfiteatro romano han aportado viajeros, eruditos y funcionarios que el siglo XVI y sobre todo en el XVIII visitaban Cartagena, en estas referencias describen el Anfiteatro e incluso lo dibujan aportando interesantes datos que complementan en gran medida los limitados hallazgos procedentes de las excavaciones. Las excavaciones sistemáticas en este gran edificio público romano se inician en el año 1967 continuándose con intermitencias hasta 1992, siempre dentro de las limitaciones que la propiedad privada del terreno imponía y por sobre todo por la existencia superpuesta de la Plaza de Toros. Las intervenciones arqueológicas han delimitado un edificio monumental de planta compleja, totalmente definida, que conserva completa una subestructura de muros radiales y una superestructura de grada excavada en la roca en el sector SW y en construida sobre bóvedas en el SE. Está construido fundamentalmente en opus caementicicum, revestido habitualmente por opus vittatum y en ocasiones por opus cuadratum en parte de la fachada, la galería periférica y zonas de las entradas del eje mayor. El anfiteatro de planta elíptica cuenta con unas medidas

máximas exteriores de 96,60x77,80 m. y unas dimensiones de la arena de 55,50x37,00 m., por lo tanto con un aforo capaz de acoger entre 10.000 y 11.000 espectadores de acuerdo con los datos provisionales de los que hasta ahora disponemos. Según las técnicas constructivas utilizadas (opus vittatum, ausencia de fossa bestiaria, presencia de galería periférica y fachada abierta, etc..) y los datos estratigráficos obtenidos de las excavaciones este edificio público se fecha en el tercer cuarto del siglo I d.C. correspondiendo a la fase V del yacimiento. Por otra parte, la existencia de estructuras de adobe debajo del Anfiteatro construido en una fecha muy cercana al año 70 d.C., nos parecen indicar la presencia de un posible anfiteatro más antiguo, o mejor, un momento anterior al mismo anfiteatro que respondiese a un concepto más humilde y práctico de este tipo de monumentos quizás en relación con el estacionamiento estable de tropas en Carthago Nova o un primer espacio para espectáculos en época augustea como ocurre con otros lugares. No nos extenderemos más en este tema dado que el Anfiteatro romano es un edificio ampliamente documentado y sus conclusiones han sido publicadas (PÉREZ BALLESTER, SAN MARTíN MORO Y BERROCAL CAPARRÓS, 1995 ).

339

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 3.

2.2.2. Explanada del Hospital de Marina

La Plaza del Hospital de Marina es un gran espacio rectangular de unos 2.500 m2 , sensiblemente horizontalizado que se formó con aportes antrópicos de tierras de varias épocas que colmataron una zona de vaguada existente entre las laderas del Cerro de la Concepción y el promontorio de Despeñaperros. Esta explanada se encuentra delimitada por la Plaza de Toros, el Real Hospital de Marina y el Cuartel de Antiguones por el SW, SE y NE, respectivamente, y por el lateral NW con el extremo de las calles del Ángel y del Alto. Las excavaciones sistemáticas en la explanada se realizan desde el año 1990, a tenor de los resultados obtenidos por las prospecciones geofísicas realizadas en 1989 en la Plaza del Hospital a cargo del equipo del Instituto de Geología del C.S.I.C. que indicaban la presencia de construcciones no definidas en el subsuelo de la plaza (PÉREZ BALLESTER Y BERROCAL CAPARRÓS, 1997). Además de las campañas ordinarias de 1990 y 1992, se realizaron dos campañas (90/91 y 91/92 ) de urgencia con intervención proyectos de INEM - Corporaciones locales, el estudio cronoestratigráfico de estas intervenciones ha docu-

340

mentado la presencia de seis fases arqueológicas en la explanada que se pueden extender a todo el yacimiento incluido el Anfiteatro: - Fase I : Corresponde a la fase más antigua de construcción y ocupación de las habitaciones pertenecientes a los muros documentados en los cortes G-12 y H-12, si bien se hace necesaria una excavación más amplia para confirmar esta ocupación tan temprana de la ladera NE del cerro de la Concepción hacia el mar. Cronología 2ª mitad del s. III a.C. - Fase II a: A este momento pertenecen las distintas estructuras con disposición ortogonal, posibles calles y terrazas documentadas en los cortes F-8, F-9, F-10, F-11, F-12 y G-12, muy arrasadas por su situación en cotas altas de la explanada. Cronología 1ª mitad del s. II a.C. - Fase II b: Es el momento al que pertenecen los materiales que cubren y colmatan las estructuras anteriormente mencionadas, corresponden a una sucesión estratos formados por adobes endurecidos. Cronología 2ª mitad del s. II a.C. - Fase III y IV: Estos niveles están compuestos por rellenos horizontalizados de tierras grisáceas con carbones, localizados por encima de los anteriores y que sólo contienen materiales de época republicana. El terminus ante quem para la formación de esos rellenos estaría en el 2º o 3º cuarto del siglo I a.C. diferenciándose de los anteriores por la presencia de campaniense A de formas y decoraciones más tardías, porcentajes notables de campanienses beoides, presencia de Dr. 1B y C junto a las mayoritarias Dr. 1A. Algunas UE tienen piezas claramente augusteas, como sigillatas aretinas y ánforas Dr. 2-4 lo que podría confirmar la formación de aplanamientos en todo el área en esta época. Cronología siglo I a.C. - Fase V: Corresponde a un fuerte paquete de estratos claramente horizontalizados que cubren todo el área excavada, se trata de rellenos procedentes de la amortización de un área urbana como así lo indican los numerosos fragmentos de estucos policromos, enlucidos, molduras, fragmentos de opus signinum, etc.... Las cerámicas se caracterizan junto a una débil representación de materiales republicanos por la abundancia de sigillatas sudgállicas, presencia de ánforas Dr. 2-4 y Haltern 70, paredes finas de época altoimperial (especialmente Mayet XXXIV de cáscara de huevo). Cronología años 60-70 d.C. - Fase VI: Por encima de los niveles anteriores hasta la superficie, se documentas unas características capas compac-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

tadas y muy endurecidas, con carácter de escombrera y pavimentación con materiales que nos remiten a los siglos XVII y XVIII cuando se configura la plaza al construirse el Hospital Real y el Cuartel de Antiguones. 2.2.3. Cuartel de Antiguones

El Cuartel de Infantería de Antiguones, obra del arquitecto militar Mateo Vodopich fue construido entre 1783-1796 en la ladera del cerro de Despeñaperros en las inmediaciones del Real Hospital y delimitando la Plaza del Hospital anteriormente citada. Si bien en su solar nunca se habían hecho excavaciones arqueológicas, las detalladas planimetrías del siglo XVIII, sobre todo las relacionadas con las grandes obras de infraestructura y defensa llevadas a cabo en época de Carlos III en la Ciudad, aportan un importante cúmulo de datos anteriores a estas construcciones que modificarán totalmente la fisonomía de Cartagena. Sobre la situación previa de la ladera de Despeñaperros y del solar donde se construyó posteriormente el Cuartel de Antiguones existe u n plano muy definitorio al respecto –puesto que es anterior a la construcción del Cuartel– el realizado por el arquitecto Sebastián de Feringán que informa al Marqués de la Ensenada en abril de 1751 del estado de las obras para construir el Arsenal de Marina en el Puerto de Cartagena (GIL OLCINA Y MARZAL, 1993, 212-213). En dicho plano se detalla especialmente la topografía del área que nos ocupa, delimitando claramente el “ Coliseo de los Romanos” y la planta del Real Hospital, en el mismo se observa con claridad la existencia de un promontorio rocoso entre Despeñaperros y el Hospital militar, promontorio que posteriormente no se verá reflejado puesto que sobre él se construirá el cuartel, tal y como se observa en el plano de 1788 del ingeniero Badarán (SOLER CANTO, 1993, 195). En el plano de Badarán, se encuentra dibujado de un modo muy sencillo la muralla del siglo XVIII y en su interior el Hospital y el Cuartel (en estos momentos en fase de construcción), indicando debajo del cuartel en trazo discontinuo las curvas de nivel del promontorio visto en el plano de Feringán, al Norte del cual se encuentra con la misma grafía el cerro de Despeñaperros, por lo que no hay duda en cuanto a su naturaleza. De este modo, a través de las representaciones de los arquitectos del siglo XVIII, se observa con claridad que el Cuartel de Antiguones se construyó en un terreno muy acci-

dentado, concretamente sobre un promontorio situado al Sur de Despeñaperros y al Norte del Real Hospital. Otra información más detallada aporta el Plano de la Plaza de Cartagena, su Arsenal, Puerto y Baterías que lo defienden de 1763 (BONET CORREA, 1991, plano 71) donde se observa junto al Hospital recién construido, una figura ovalada correspondiente al Anfiteatro, asimismo se aprecia una “ huella ” rectangular junto al hospital, donde posteriormente se ubicará el Cuartel. El mismo caso se observa en otro Plano de la Ciudad y Cercanías de 1786 (BONET CORREA, 1991, plano 71) donde se ven una serie de “ manchas oscuras” claramente definidas de planta rectangular y circular. La especificación y concreción de estos restos debajo del Cuartel es muy dudosa, no obstante podrían estar relacionados con los “...grandíssimos fragmentos de edificios...” que cita Cascales (consultar el apartado 3, sobre la documentación histórica), a lo que habría que añadir como posible dato de interés las noticias insertas en el proyecto de construcción del Cuartel, de los distintos hundimientos de la estructura del edificio que implicaría algún tipo de asiento sobre edificaciones previas 2.2.4. Vertiente Norte de los cerros Concepción-Despeñaperros

Otra zona a considerar por la inmediatez con el área del Hospital de Marina es la que denominamos ladera Norte que corresponde a la pendiente Norte de la elevación natural que uniría los cerros de la Concepción con Despeñaperros que abarcaría las actuales calles de Marango, Montanaro, Ángel, Alto y Don Matías. En este sector tan sólo se disponía de una escueta noticia sobre una intervención realizada en los años 70 por D. Pedro San Martín Moro, en el número 10 de la calle del Ángel, donde aparecieron restos de enlosados de una posible calzada. Según algunos estudios (BERROCAL Y DE MIQUEL, 1990-1991) dicha vía sería un cardo perpendicular al decumano máximo y comunicaría el valle central de la península de Carthago-Nova con una de las puertas principales del Anfiteatro, siguiendo un trazado muy semejante a las calles actuales antes citadas, incluyendo zonas de viviendas en sus laterales. Por otra parte estas calles terminarían muy probablemente en el límite del recinto urbano en época romana –que coincide sensiblemente con el trazado del siglo XVI según la cartografía– por lo que presuponemos la existencia de un

341

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

tramo amurallado de época romana y otro del siglo XVI, entre el promontorio de la Linterna y el Cerro de Despeñaperros. 2.2.5. Muralla de Carlos III

Otro elemento a tener en consideración en cuanto a documentación significativa a nivel arqueológico en este sector, es el que afecta a la muralla del mar construida según proyecto de Martín Zermeño y dirigida por Mateo de Vodopich entre 1766 y 1775. Son de destacar las noticias que aporta la investigación realizada por González Simancas en 1925 (GONZÁLEZ SIMANCAS, 1929) en el cimiento del baluarte de la muralla de Carlos III, correspondiente al ángulo SE del Real Hospital, en este punto encuentra “ enormes bloques de fuerte caliza, no todos de igual tamaño y en los que a pesar de la labor hecha por los canteros del siglo XVIII para acomodarlos como sillares en la moderna construcción, quedaba en ellos el mismo rudo y desigual almohadillado que caracteriza la tosca labra de estereotomía que tienen muchas de las grandes piedras empleadas en ciertos muros de Sagunto que por su situación e igualdad de caracteres con las fortificaciones púnicas de Eryx habíamos supuesto que pudiera ser obra de los conquistadores cartagineses”. 2.3. Documentación histórica

La zona de la intervención arqueológica se localiza en el área conocida como Antiguones, entre los cerros del Castillo de la Concepción y de Despeñaperros, zona de pronunciada pendiente hacia la línea costera donde la antigua documentación ha hecho referencia desde el siglo XVI de numerosos hallazgos de antiguas edificaciones. En 1584, Fray Gerónimo Hurtado (VINCENT Y PORTILLO, 1889, 305-324) escribe en su descripción de Cartagena: “a la parte de lebante, junto al seno del puerto, detrás del castillo, parece aber sido muy grande población, porque allí se muestran muchas ruinas de edificios y muelle para el puerto; llaman esto los moradores oy los Antiguones. Los años pasados de 76 y 77 que su magestat mandó a Bespasiano de Gonzaga y a Juan Bautista Antonelli fortificar esta cibdad, ubo opiniones que se fortificase y cercaso por lo antiguo, metiendo en la cerca los cinco montes que solía tener,...... Allaronse, cuando se azia esta fortificación muchas minas de edificios antiguos y muchos entierros y piedras con epitaphios y títulos que se be ser de romanos, y aún dicen que algunos tesoros de moneda de plata y oro de aquel tiempo de romanos”

342

Otro escritor de finales del siglo XVI, Francisco de Cascales (CASCALES, 1953) también se refiere a esta zona describiendo lo siguiente: “ A la falda del castillo sobre la parte de levante, hay grandísimos fragmentos de edificios, donde estaba la Chancillería o Convento Jurídico de Cartagena en un famosos Coliseo, no de menos grandeza que el romano. De aquí los vecinos, sin orden, han sacado lindas piedras, figuras, antiguallas y columnas, y sobre quatro destas está fundada la Iglesia matriz desta ciudad, que admira su grandor y altura, siendo piedras vivas de una pieza cada qual. Hasta en nuestro tiempo se llevó de aquí Vespasiano Gonzaga bellísimas imágenes de piedra para honrar con el desacho desta ciudad su principado. Y aquellos pedazos por allí derramados llaman ahora Antiguones”. Posteriormente otros personajes como Fulgencio Cerezuela, Nicolás Montanaro, Ascensio de Morales, Francisco Pérez Bayer y José Vargas Ponce, en la segunda mitad del siglo XVIIII realizaron en sus trabajos literarios abundantes referencias a esta área denominado de Antiguones (RUBIO PAREDES, 1977 Y 1983) pero fundamentalmente por motivo del anfiteatro romano sin hacer otros comentarios sobre hallazgos o edificaciones antiguos. El volumen más importante de documentación sobre el Hospital de Marina corresponde al siglo XVIII, cuando en el solar que nos ocupa se construye el Real Hospital de Marina 1 los consecutivos informes de realización del mismo2 y la abundante cartografía militar3 del siglo XVII y primera mitad del XVIIII, nos proporcionan una interesante aproximación a la zona de intervención arqueológica. En cuanto a los antecedentes, la hospitalización naval en Cartagena se limitaba en el siglo XVI a un hospitalillo municipal –El Hospital de Santa Ana– en el que se acogían a un tiempo los pobres de la ciudad y a las gentes de la Armada Real. Hasta 1621 no se construye el Hospital Real de Galeras, en terrenos de la actual Plaza Castellini, para la cura de heridos y enfermos de las galeras y de la armada Todas estas instalaciones eran pequeñas y pobres en cuanto a recursos por ello el 27 de septiembre 1749, ante las necesidades sanitarias tras las importantes reformas portuarias y militares de Cartagena, se aprueba por el rey el proyecto para la construcción de un gran hospital militar, con capacidad para 3.000 camas y localizado extramuros, en zona despoblada y en la parte baja del paraje conocido como Antiguones. Las obras comienzan a mediados del año 17514, dirigidas por el Ingeniero militar D. Sebastián Feringán Cortés que eje-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

cutó su construcción, pero que falleció el 20 de mayo de 1762 siete días antes de la inauguración oficial por lo cual figura en el acta como Ingeniero Director de la obra D. Mateo Wodopich, supervisado por el Jefe de la Escuadra D. Jorge Juan y el Intendente General D. Juan Domingo de Medina. En primer lugar para formar la explanada en que se había de asentar el edificio se tuvo que realizar un dique de tierra (atajadizo) para impedir que el agua del mar inundara las obras, al mismo tiempo que procedieron a desmontar y recortar la ladera del monte, fortificar para contener taludes, colmatar y terraplenar desniveles, teniendo finalmente que enrasar y nivelar el terreno, todo ello con mano de obra esclava procedentes de los depósitos de esclavos moros y forzados del Arsenal. Para contener la cortadura del monte e impedir aludes de tierras se tuvo que erigir un muro de 12 m. de alto formando un ángulo en el Noroeste de la edificación y separada 8 m. de ésta, por lo que el edificio principal quedó cercado por sus fachadas N y W por un profundo foso que forma un circuito de circunvalación de la edificación. A lo largo de todo este foso y debajo del gran edificio, además de firmes cimientos se encuentran sumideros y atarjeas escalonados a lo largo de su recorrido, así como una galería abovedada de 2 m. de altura para recoger las aguas residuales del hospital, cuyo piso y canal se encuentran en declive, que no permite estancamiento por la rampa descendente hasta su desembocadura en el mar (SOLER CANTÓ, 1993, 23-25). Estos trabajos iniciales tuvieron que ser muy laboriosos y según Soler Cantó: “toda esta ladera y la costa en que se unía con el mar estaba llena de monumentos antiguos, edificios públicos de épocas romana y bizantina, entre ellos el circo, el teatro, la Audiencia o Convento jurídico y de los que se podían ver columnas rotas, mosaicos y muros derruidos........con un tan amplio movimiento de tierras se destruyeron y se soterraron muchos monumentos arqueológicos, sobre todo de época romana que mostraban su fastuosa traza en aquellos lugares” 5 (SOLER CANTÓ, 1993, 22-23). El día 27 de mayo de 1762, se bendice en una misa la capilla del nuevo Real Hospital de Antiguones con el título de la Santísima Trinidad y la Sagrada Familia, ese mismo día se trajeron todos los enfermos que estaban en el Hospital de Galeras y al día siguiente los enfermos del Cuartel de Presidiarios, inaugurándose el hospital para sus menesteres. Desde su inicio de funcionamiento, el uso y la propiedad del edificio ha sido siempre motivo de litigio entre los ramos de Guerra y Marina, utilizándose el primer cuerpo como

Lámina 4.

Hospital y el segundo como Cuartel de Infantería de Marina y Regimientos de Artillería, esta situación se mantuvo hasta el año 1967, en que se unificó y toda la edificación pasó a ser hospitalaria. Utilizándose como tal hasta el día 13 de febrero de 1984, fecha en que se inauguraron las instalaciones del nuevo Hospital Naval del Mediterráneo en la carretera de Tentegorra.

343

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 5. Real Hospital de Marina, 1995. Fase I, situación sondeos geotécnicos.

3. DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO ARQUEOLÓGICO

El proyecto arqueológico, siguiendo las recomendaciones de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia, se articula en cuatro fases de actuación que pretenden de un modo escalonado y adecuado al ritmo de las obras de ejecución, cumplir los objetivos históricoarqueológicos que motivaron la presente intervención. 3.1. Fase I. Catas arqueológicas manuales y sondeos geotécnicos

La primera de estas fases corresponde a la realización de una serie de trabajos con el objetivo de evaluar el potencial arqueológico del área de la intervención y delimitar los sectores del edificio que carecen de interés arqueológico para proceder a su desfonde (cota de -1,5 m.) y su definitiva liberación de cara a actuaciones posteriores. En esta intervención inicial era prioritaria la documentación y el análisis de la secuencia estratigráfica en todo el subsuelo del Hospital, para ello se proponía simultanear dos métodos diferentes y complementarios, como es el del

344

rebaje manual con metodología arqueológica en 9 sondeos (posteriormente se realizaron hasta un total de 11) rectangulares distribuidos simétricamente por toda la superficie interior del Hospital y la realización de 4 sondeos geotécnicos en el sector SE que según el informe geológico de la empresa INTEMAC, era el área de mayor potencial estratigráfico. El tiempo estimado para la Fase I era tan sólo de cinco días hábiles al cabo de los cuales se entregó un detallado Informe Técnico Arqueológico Preliminar. 3.2. Fase II. Supervisión de desfondes y excavaciones por medios mecánicos

La segunda de estas fases corresponde a la supervisión y control directo por parte de personal cualificado, de los movimientos de tierra en el interior del edificio, realizándose un registro selectivo de materiales arqueológicos y la correspondiente documentación fotográfica. Su desarrollo será simultáneo con la ejecución de la Fase III. La realización de esta fase no se llegó a ejecutar debido a la suspensión del proyecto de remodelación inicial que proponía el desfonde mecánico del interior del edificio hasta una cota de

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

1,5 m. para la nueva cimentación de zapata corrida. Posteriormente una vez ejecutado el proyecto definitivo al parecer no se consideró necesario el seguimiento arqueológico, aunque se vaciaron varios metros los grandes patios centrales. 3.3. Fase III. Excavación y documentación arqueológica en extensión

Sólo en el caso que los resultados obtenidos en las fases precedentes indicaran la existencia de evidencias de interés arqueológico se realizarían excavaciones en extensión con el fin de conseguir la documentación histórica necesaria, según las directrices que estableció la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia. Para el desarrollo de esta fase se tuvieron que tener muy en cuenta las dificultades y los riesgos técnicos que entrañaba realizar excavaciones arqueológicas y vaciados en el interior de un edificio en curso de rehabilitación, del que conocíamos que se asentaba en rellenos que llegaban a alcanzar los 9 m. de profundidad. Debido a estos inconvenientes en un principio se propuso llevar a cabo dichos sondeos en zonas próximas al edificio pero situadas en el exterior del mismo, si bien los satisfactorios resultados arqueológicos de la primera fase aconsejaron realizar los sondeos en el interior evaluando siempre que nunca supusiese un peligro para la integridad estructural del edificio. La actuación se planteaba limitada dentro de las áreas de mayor interés según pudimos delimitar en las fases anteriores, con un volumen de excavación previsto sobre los 300 m2, todo ello sin interferir con el desarrollo proceso de remodelación. El tiempo previsto para la ejecución de los trabajos de campo se estimaron en 20 días hábiles y un mes para la entrega del Informe Técnico Arqueológico de esta Fase III. 4. DESARROLLO DE LA FASE I : CATAS ARQUEOLÓGICAS MANUALES Y SONDEOS GEOTÉCNICOS

Los trabajos de esta primera fase se iniciaron el día 30 de octubre y se concluyeron el día 6 de noviembre, en total cinco días hábiles para esta inicial actuación arqueológica. 4. A. Sondeos manuales

4. A. 1. Metodología El planteamiento previo estimaba 9 catas manuales, distribuidas simétricamente en los ejes del Hospital con unas dimensiones de 2x1,5 m. y una profundidad máxima de 1,5 m. que supone el total del desfonde general que se iba a reali-

zar en todo el edificio. Sin embargo, dadas las características de los sondeos A y J con estructuras del siglo XVIII en superficie que ocupaban todo el corte, optamos por abrir en las cercanías de estos últimos, otros dos sondeos más que completarían los anteriores, por lo que el total de catas realizadas en esta primera fase fue de 11 (lám. 2). La nomenclatura de las catas se hizo alfabética, desde la letra “A” hasta la “K”, para evitar la confusión con la denominación numérica aplicada a la secuencia estratigráfica. Técnicamente se siguió la estratigrafía natural, aplicando el método Harris. La numeración de las distintas unidades estratigráficas, se realiza según las cifras previamente reservadas para cada sondeo, indicadas en la siguiente relación junto a su ubicación: Sondeo A, interior del Hospital, ángulo NW del edificio, sala exterior.- UES. nº 100-150. Sondeo B, interior del Hospital, ángulo NW del edificio, sala interior.- UES nº 151-200. Sondeo C, interior del Hospital, zona central, ala W.UES.- nº 201-225. Sondeo D, interior del Hospital, ángulo SW del edificio.UES.- nº 226-250. Sondeo E, interior del Hospital, centro del ala N del edificio.- UES.- nº 251-300. Sondeo F, interior del Hospital, ala central del edificio.UES.- nº 301-350. Sondeo G, interior del Hospital, centro del ala S del edificio.- UES.- nº 351-400. Sondeo H, interior del Hospital, extremo del ángulo NE del edificio.- UES.- nº 401-450. Sondeo I , interior del Hospital, centro del ala E del edificio.- UES.- nº 451-500. Sondeo J, interior del Hospital, ángulo SE del edificio.UES.- nº 501-549. Sondeo K, interior del Hospital, extremo S del ala E del edificio.- UES.- nº 550-600. La toma de cotas se hizo desde un punto de referencia al que se le adjudicó el valor 100, localizado en el ángulo SW sobre el pavimento de losas de mármol de época moderna , dicho punto había sido relacionado con otro punto situado en un clavo en la pared sur del edificio, estando a su vez relacionado con las cotas reales sobre el nivel del mar. Inicialmente, dada la resistencia de las soleras de hormigón y los encachados de las pavimentaciones contemporáneas, optamos por excavar por medios mecánicos los primeros niveles que fueron retirados por una pala retroexcavadora,

345

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

desplazando los escombros a una cierta distancia de los cortes, para proceder a continuación al rebaje manual propio de los trabajos arqueológicos. La delicada y compleja situación en la que se encontraba el edificio, abandonado durante los últimos años, unido a las multiplicidad de labores propias de una obra de recuperación de tal envergadura, hicieron que tuviesen especial relevancia los distintos aspectos relacionados con la seguridad en la excavación, especialmente el uso obligatorio de casco protector. 4. A. 4. Valoración arqueológica de la fase I La dispersión de las catas manuales nos ha permitido tener una visión de conjunto de la estratigrafía sobre la que se asienta el Hospital de Marina. En primer lugar en todos los cortes, salvo F, G y H, se repite la misma secuencia en los niveles superficiales ya que directamente debajo de la pavimentación contemporánea –con su correspondiente solera de hormigón y encachado de piedras– se documenta la pavimentación originaria del siglo XVIII. La pavimentación inicial del Hospital de Marina estaba realizada en losetas cerámicas de 15x27x3 cm. trabadas con argamasa de cal y colocadas en forma de espina de pez, produciendo un simétrico zig-zag, salvo en el corte E, dónde se documenta una pavimentación de losetas (enteras y medias) colocadas en paralelo que hemos interpretado como una reparación posterior para tapar una fosa cuadrada (UE. 264) rellena de escombros y de funcionalidad desconocida. Debajo del pavimento cerámico original se observa una nivelación previa, de tierra batida color anaranjado de apenas 4 cm. de potencia, que en el corte E se sustituye por arenisca disgregada. En los cortes A, B, C y D (Lám. 3) debajo de esta nivelación del XVIII, se documentan otras nivelaciones de poca potencia, consistentes en tierra suelta mezclada con esquirlas de filitas violáceas y argamasa de cal, estos estratos se apoyan directamente sobre el terreno natural recortado para la construcción del Hospital, por lo que se interpretaron como el nivel de obra, antes y durante la construcción del edificio y su correspondiente pavimentación. Además del pavimento original, hemos documentado una serie de infraestructuras originarias del edificio del siglo XVIII, de este modo en el corte A, hemos constatado una conducción realizada en ladrillos macizos colocados a sardinel, junto a una atarjea de ladrillo macizo que en su interior tiene cuatro grandes bocas de tuberías de hierro.

346

También correspondientes al siglo XVIII son varias conducciones y atarjeas que se documentan en los cortes H, J y K: La conducción del corte H está recortada en la roca, tiene paredes de ladrillo macizo y cubrición de grandes bloques de arenisca. Tipológicamente diferentes son las atarjeas del corte K, realizadas en ladrillo macizo trabado con cal, presentan enlucido el interior y están cubiertas por ladrillo y piedras trabadas con mortero de cal. Todas ellas forman un conjunto de conducciones cuya finalidad parece ser la canalización de aguas de lluvia provenientes del tejado a doble vertiente que se recogen a través de un sistema de canalones y conducciones verticales, todas ellas ubicadas en cada uno de los espacios entre ventanas, cada una de las atarjeas parte de un pilar del muro y a su vez desembocan en otro sistema de atarjeas que conduce directamente a los grandes aljibes en el centro de los patios. Esta complicada red de canalizaciones, se puede observar en el corte K donde se unen dos de ellas desembocando en una tercera que se encuentra en el perfil Oeste. También en la cata J se ha documentado una estructura cubierta con bóveda de medio cañón realizada en ladrillo macizo trabado con cal, en perfecto estado de conservación, se trata un pasaje subterráneo bastante nivelado –perteneciente al momento de construcción del edificio– al que se accede por dos escaleras laterales próximas pero actualmente no visibles. Aparentemente no tiene alguna relación con los refugios subterráneos de la guerra Civil que se encuentran a una cota de 7,50 m. de profundidad por debajo del ángulo SE exterior del edificio. Por lo general las estructuras del siglo XVIII se han documentado en todos los cortes que hemos abierto, localizándose directamente sobre el terreno natural de esquistos o filitas en los sondeos A, B, C, D y H, en las catas E y F ocurre una situación semejante aunque la roca aparece a una cota más profunda por lo que el Hospital se asienta sobre terrenos naturales bien compactados, como gravas, arcillas y muy posiblemente roca disgregada. Los cortes I y K (Lám. 4) son los que han aportado más información arqueológica de época antigua, concretamente en el corte K hasta cota de -1,50 m. se documentaron una serie de rellenos o vertidos marrones/grisáceos, con bolsadas grises oscuras con carbones y restos de adobes disgregados, estos niveles de colmatación han aportado gran cantidad de fragmentos cerámicos siendo de destacar la calidad y variedad de las cerámicas de barniz negro con producciones de Cales, Campaniense A, Beoides, etc..., así como la ánforas itálicas, del tipo Campamentos Numantinos y de procedencia púnica.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Lámina 6. Hospital de Marina, fase 1. Sondeos geotécnicos. Noviembre 1995.

347

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 7. Real Hospital de Marina, 1995. Fase III, situación sectores excavación.

El análisis de las cerámicas nos remite un periodo que oscila entre mediados del siglo II a.C. y tercer cuarto del mismo siglo, que corresponde a la Fase 2b documentada en el Anfiteatro, sector NE, sector SE - Plaza del Hospital, aquilatada en torno a los años 130 / 125 a.C. Esta cata I tiene ausencia de estructuras y una manifiesta unidad en los niveles de colmatación. Por el contrario el sondeo K presenta a tan sólo 1,20 m. de la superficie un posible nivel de pavimentación muy endurecido, de tierra batida, con esquirlas de filitas violáceas y restos de adobe (UE. 575), cubierto por niveles de colmatación iguales a los anteriormente descritos en el corte I. Apenas 14 cm. debajo de esta supuesta pavimentación se documenta otra de idénticas características, el estrato entre ambas (UE. 576) ha aportado cerámicas significativas (Campaniense A Lamb. 27 y 33 b, Campaniense B de Cales, cerámica de cocina y ánforas itálicas, cerámica ibérica tipo Ros IV ) datadas el trece cuarto del siglo II a.C., como vemos prácticamente contemporáneas de los niveles de relleno superiores. En un primer momento dada la angostura de los cortes excavados, interpretamos esta sucesión de pavimentaciones muy endurecidas como niveles de vivienda y habitación similares a los niveles superiores de la Muralla Púnica según información oral de sus excavadores.

348

Sin embargo y tal como veremos en las valoraciones de la fase III estas nivelaciones no correspondían a pavimentos sino a una serie de compactaciones intencionadas para facilitar el paso entre la zona costera y el interior de la zona de Antiguones, asimismo la cronología también fue modificada sensiblemente por elementos arqueológicos que aportó la excavación en extensión. 4. B. Fase I: sondeos geológicos

4. B. 1. Planteamiento metodológico Tal como hemos referido en el apartado 2.1, ante el inicio del Proyecto de Rehabilitación del Real Hospital de Marina, en julio del año 1994, la Universidad de Murcia, encargó al Instituto Técnico de Materiales y Construcciones (INTEMAC) la realización de un estudio geotécnico del edificio en cuestión. Este estudio tenía por objeto determinar unos parámetros determinados para la planificación de futura cimentación del edificio a rehabilitar, como la resistencia del terreno, el nivel freático, la composición de la cimentación actual del edificio, etc... En los reconocimientos realizados por INTEMAC se detectan en primer lugar una capa de materiales de rellenos antrópicos cuya composición y espesores son muy varia-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

bles, siendo el espesor máximo en la esquina SE del edificio con 9 m. Ante esta documentación que hacía referencia a “ rellenos antrópicos” de considerable potencia, optamos en esta primera fase de la intervención arqueológica por realizar un estudio similar para analizar la naturaleza de estos rellenos. Para ello planteamos cuatro sondeos mecánicos rotativos con extracción continua de testigo distribuidos simétricamente en el ángulo SE del edificio (Lám. 5) coincidiendo con la mayor acumulación de rellenos antrópicos según el estudio geotécnico. Los sondeos se realizaron con tubo simple, mediante rotación en seco en los tramos de rellenos, aplicándose agua en tramos de pavimentos muy endurecidos o en roca, con diámetros entre 13 y 15 cm. Las maniobras fueron de muy corta longitud, concretamente cada 60 cm. se extraía un testigo que se colocaba de inmediato en cajas plastificadas adecuadas a esta actividad, que eran rotuladas y sigladas convenientemente con la situación del sondeo y la cota de extracción. Lográndose de este modo un testigo continuo que ha permitido una correcta identificación estratigráfica. La profundidad alcanzada ha estado comprendida entre 7,88 m. del sondeo nº 2 hasta 10,80 m. del sondeo nº 1. Una vez que fueron completadas las extracciones, se procedió a la descripción arqueológica de la estratigrafía y procedimos a la interpretación de los rellenos por paquetes de estratos que denominamos niveles, en los cuales especificamos cada una de las sedimentaciones individualmente como unidades estratigráficas que se numeran consecutivamente dentro de cada nivel. A continuación se realizó el dibujo detallado de las columnas y a la fotografía de los testigos que posteriormente fueron minuciosamente excavados en laboratorio para la documentación de todos los datos posibles. La información recogida se ha sistematizado en unas fichas de referencia, adecuadas a este tipo de sondeos, donde junto a las cotas, composición, textura, color, indicación del material arqueológico, interpretación y cronología de cada unos de los estratos del sondeo, se indica la fiabilidad de la muestra interpretada según sea muestreo compacto en tubo o disgregado. 4. B. 2. Interpretación arqueológica (lám. 6) El estudio detenido de la estratigrafía de los sondeos ha concretado bastante la información arqueológica, no sólo

Lámina 8. Real Hospital de Marina. 1995, Fase III. Sector 1.000. Perfil Sur.

por el aporte cerámico sino por la morfología y granulometría de la sedimentación. En líneas generales los sondeos 1 y 2 realizados en el interior del edificio (ángulo SE) han presentado grandes similitudes: correspondiendo los niveles I y II de ambos sondeos a dos pavimentaciones; la contemporánea con solera de hormigón incluida (nivel I), y la pavimentación de losas cerámicas del siglo XVIII, a una cota entre 35 y 40 cm., con su correspondiente nivelación inferior de tierra batida (nivel II). También el nivel III de estos dos primeros sondeos, presentan una clara semejanza, se trata de rellenos de tierras más o menor compactas, con coloraciones marrones grisáceas con grandes vetas muy oscuras y bolsadas anaranjadas de adobes disgregados que aportan numerosos fragmentos cerámicos siendo significativos las cerámicas de barniz negro. Sin embargo, si estos rellenos continúan sucediéndose en el sondeo 1, en el sondeo 2, se observan unos niveles más compactos a la cota de 1,20 (UE. 10) y 1,30 (UE. 11) que parecen pavimentos de tierra apisonada, fuertemente compactada con filitas violáceas y restos de adobes. Debajo de este nivel de ocupación siguen sucediéndose rellenos con mayor cantidad de adobes y estucos (UE. 14) hasta llegar a las unidades 16 y el 18, con una cota entre 2,00 y 2,40 m. donde se observa una nivelación de esquistos y filitas estériles, que podríamos interpretar probablemente como la nivelación inicial de la fase de los pavimentos. Debajo de estos dos estratos estériles, comienzan a sucederse en el sondeo 2, nuevos rellenos que aportan material cerámico y sobre todo una mayor cantidad de restos constructivos como argamasa, enlucidos, adobes, opus signinum, etc.., hasta llegar a documentar otro pavimento a una cota de 5,20 m. (UE. 28), realizado en argamasa amarillenta muy deleznable, similar a los documentados en los niveles inferiores de Plaza Hospital. Esta pavimentación cuenta con un

349

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

rudus (UE. 29), directamente colocado sobre el nivel V (a partir de 5,48 m.) que corresponde a los niveles naturales de sedimentación, con la alternancia de arcillas y esquistos hasta llegar a 7,85 m. Esta secuencia completa no se observa en el sondeo 1, si bien en los inicios de la muestra –como hemos indicado anteriormente– son semejantes los niveles, en los rellenos del nivel III no hemos observado con claridad las pavimentaciones de tierra compactada, si bien hay estratos bastante endurecidos que habría que documentar más ampliamente. Lo que sí observamos, son los mismos tipos de rellenos con materiales constructivos hasta llegar a la cota de 4,50, m. a partir de la cual se suceden varios estratos con abundantes carbones (UE. 26, 27, 28) que se terminan en la UE. 29 (cota 4,82 m.) con una capa de 2 cm. integrada únicamente por carbones que a su vez está situada sobre los niveles naturales de sedimentación (nivel IV). Creemos que este nivel de carbones pertenece a la mismo momento histórico que el pavimento de la UE. 28 del sondeo 2, documentando de este modo un segundo nivel de ocupación –cronológicamente anterior– localizado directamente sobre el terreno natural a una cota que oscila entre 4,82 y 5,20 m. por debajo del punto superficial. Si el resultado en estos dos sondeos 1 y 2 ha sido semejante, algo parecido ocurre con los sondeos 3 y 4 (localizados en el exterior del edificio) en ambos se observan unos primeros niveles (I y II en el sondeo 3 y I en el sondeo 4) de relleno y estériles, principalmente compuestos de arenisca disgregada y filitas violáceas que parecen nivelar el terreno para la edificación del Real Hospital en el siglo XVIII. Estos rellenos difieren en cuanto a potencia, siendo de 3,86 m. en el sondeo 3 y de 2,03 m. en el sondeo 2, hecho que interpretamos por la irregular topografía de área en cuestión que parece buzar considerablemente hacia el Este, de ahí que la nivelación implicara mayor relleno en esa zona, que corresponde al sondeo 3. Debajo de estos niveles de relleno estériles se documentan otros niveles de relleno con restos de materiales constructivos (argamasa, adobes, enlucidos, etc..) y con un gran aporte cerámico, siendo de destacar los fragmentos de cerámica de barniz negro y un asa de ánfora itálica. Estos rellenos continúan sin interrupción hasta el nivel IV de ambos sondeos, a una cota sensiblemente semejante 8,85 y 8,87 m. respectivamente, donde documentamos el terreno natural con las usuales alternancias de pizarras, esquistos y arcillas de intenso color rojizo/anaranjado. Hemos de comen-

350

tar la presencia de algunas cerámicas en este nivel natural, las cuales consideramos como arrastres del tubo extractor y por lo tanto injerencias en estos niveles estériles. Por otra parte creemos oportuno reseñar en el sondeo 3, la UE. 24 bis, que corresponde a una cota 7,36-7,50 m. donde se han documentado dos piedras calizas trabadas con argamasa de cal que podrían interpretarse como parte de una construcción in situ , probablemente relacionada con un refugio que discurre por el subsuelo del Hospital hasta la parte inferior de la Muralla de Carlos III. Puede sorprender el hecho de la gran diferencia secuencial entre los distintos sondeos, puesto que se han realizado en un área no muy extensa (en ningún caso más de 31 m. de distancia entre los sondeos más alejados 1 y 3), aunque si tenemos en cuenta la irregular topografía originaria del terreno es lógica la presencia ante estos bruscos desniveles naturales de cotas y fases de relleno completamente distintas. 4.C. Conclusiones fase I

En esta primera fase distribuida por todo el subsuelo del Hospital en la que las catas manuales han sido completadas por los sondeos geotécnicos, se consiguió una aproximación a la topografía original del terreno y un conocimiento somero de las labores de desmonte y explanamiento que tuvieron que realizar los arquitectos militares para la construcción del Real Hospital de Marina. Sobre la topografía original, parece que existía un promontorio rocoso que era continuación del basamento de filitas en el que se construyó el pabellón de autopsias, al respecto se observa con claridad que se desmontaron las filitas y esquistos naturales en el ángulo NO del edificio, hasta una cota de -8 m. o algo mayor, como parece indicar la subida del Dr. Fleming y la parte posterior en el ángulo NE del Hospital. Este promontorio tendría una pendiente más o menor abrupta hacia la mitad Sur del edificio como parece confirmarlo, la cata G en el centro del ala Sur, con unos importantes rellenos estériles (documentados hasta -1,70 m.) que alternan de un modo desordenado bolsadas de filitas violáceas, esquistos rojizos, arcillas y tierras marrones con cerámicas. De la disposición y textura de estos estratos deducimos que fueron vertidos intencionadamente para nivelar el solar de la edificación y tan sólo pretendían rellenar una vaguada o hundimiento natural que existía en este lugar.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Lámina 9. Real Hospital de Marina. 1995. Fase III. Sector 2.000. Perfil Oeste.

Lámina 10. Real Hospital de Marina. 1995. Fase III. Sector 3.000. Perfil Oeste.

La pendiente continuaba hacia el ángulo SE del Hospital, donde los sondeos han dado niveles de roca de alrededor de 8,85 m., sin embargo este área fue colmatada desde antiguo por rellenos romanos que tenían una cota muy elevada, por lo que en el momento de construcción del Hospital no tuvieron que desmontar estos estratos, sino tan sólo cubrirlos tal como se observa en su posición in situ directamente debajo del pavimento del siglo XVIII. Además de la pendiente Norte-Sur, los sondeos geotécnicos han confirmado una pendiente Oeste-Este, muy pronunciada, como parece deducirse que en apenas 12 m. de diferencia entre sondeo 2 y 3, hay una diferencia de cota de 3,50 m. del terreno natural entre uno y otro. Precisamente creemos que por este desnivel natural , documentamos a cotas muy elevadas (-1,20 m.) niveles de relleno romanos en el sondeo 2, mientras que en el sondeo 3, los niveles de relleno documentados son del siglo XVIII y

están a una cota de 3,86 m. por debajo de la superficie actual. Todo ello nos llevaría a considerar una vaguada dirección Norte-Sureste, desde la plaza del Hospital hasta la fachada Este del mismo, probablemente hacia algún tipo de instalación portuaria en las inmediaciones de la cuesta del Batel. Esta vaguada o torrentera parece confirmarse si tenemos en cuenta que la cimentación del muro exterior de este lateral del Hospital tiene forma de talud en la parte externa y sin embargo está cortada “a zanja” en su parte interna, con lo cual los arquitectos del siglo XVIII, para salvar el desnivel preexistente, tuvieron que explanar el ángulo SE interior del edificio y rellenar el ángulo SE exterior del mismo. Así pues, tan sólo se documentan niveles arqueológicos anteriores al siglo XVIII, en el ángulo SE del interior del Hospital de Marina, estando el resto de la edificación con los niveles del XVIII directamente sobre la roca.

351

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 11. Real Hospital de Marina. 1995. Fase III. Sector 3.000. Planta Atarjea 3037.

En esta primera fase se ha documentado arqueológicamente lo que ya que conocíamos con anterioridad por la detallada planimetría del siglo XVIII, sobre todo los planos del estado de las obras del Arsenal del Marina en el Puerto de Cartagena, siendo de destacar al respecto el plano realizado por Sebastián Feringán arquitecto encargado de las obras que es enviado al Marqués de la Ensenada el 6 de abril de 1751 para comunicarle el estado de las obras en ese momento. Por otro lado hemos constatado la pavimentación original y parte de la infraestructura del edificio del siglo XVIII, datos completamente desconocidos hasta ahora y que se corresponden con la fase 6 del área del Anfiteatro. Por otra parte el hallazgo de niveles antiguos in situ, en una zona que se consideraba completamente arrasada, ha supuesto un nuevo planteamiento del desarrollo urbano de época antigua del área. Las dos fases claramente documentadas de rellenos datadas a mediados del siglo II a.C. y probablemente en el último tercio del siglo III a.C. coinciden en parte con las fases indi-

352

cadas en el área del Anfiteatro, pero con la salvedad de que en la Plaza del Hospital no se había documentado con tanta claridad, el caso del sondeo 2 con una posible la fase de hábitat con el terminus ante quem del 135/125 a.C. de la fase 2b. Por otra parte habrá que replantearse una continuación del trazado urbano excavado de la Plaza del Hospital, asentamiento que se repite en época prerromana y republicana probablemente propiciado por la proximidad un pequeño puertecillo en la ensenada de Santa Lucía en las inmediaciones de la Cuesta del Batel. Esta instalación portuaria, apenas esbozada hasta ahora, cobra visos de certeza si tenemos en cuenta estos últimos hallazgos de hábitat y el abundantísimo material de importación que se documenta en los niveles de relleno. Para concluir diremos que los resultados de esta primera fase de sólo cinco días sobrepasaron las expectativas que de ella se tenían a nivel histórico-arqueológico y han confirmado la ausencia de niveles arqueológicos romanos en la zonas W, N y mitad del ala S del Hospital del Marina, que-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

dando como zona idónea arqueológica para el desarrollo de la segunda fase el ala E y el ángulo SE de la edificación. 5. FASE III: EXCAVACIÓN EN EXTENSIÓN

Tras la intervención inicial y demostrada la existencia de evidencias de interés arqueológico en el subsuelo de ala E y S del edificio, se inicia la Fase III6 en la que se plantea “ la excavación en extensión y la documentación arqueológica”. La Fase III se comenzó el día 13 de noviembre del año 1995 , terminándose el día 13 de diciembre del mismo año siendo en total de 20 días hábiles en los que se extrajo manualmente un volumen de tierras de unos 320 m3. 5. A. Intervención arqueológica

5. A. 1. Planteamiento metodológico Tras la realización de la Fase I, el planteamiento previo de la Fase III estimaba cinco catas localizadas en el ala Este y ángulo SE del Hospital (Lám. 7), con unas dimensiones de 10x3 m. y una profundidad máxima de 2 m. que suponía inicialmente un movimiento de tierras de 300 m3. Sin embargo dadas las características del sondeo 1000, con la aparición del sustrato de la costra calcárea a escasa profundidad, optamos por abrir un sexto corte en el ala Sur del Hospital. Las catas debían de ubicarse según directrices del Servicio de Arqueología de la Comunidad Autónoma, en el centro de la nave exterior, a una distancia mínima de 1,75 de los muros laterales y separadas entre ellas por una distancia de seguridad mínima que actuase a modo de tirante entre el muro piñón central y el muro exterior de la fachada. La nomenclatura de los cortes ha sido numérica, adjudicando de Norte a Sur, la denominación 1000, 2000, 3000, 4000, 4500 , 5000 y 6000, para facilitar la ulterior designación a las unidades estratigráficas que se realizará correlativamente por unidades partiendo de la designación de cada cuadro. Técnicamente se ha seguido la estratigrafía natural, aplicando en el proceso de excavación el método Harris, en el que hemos hecho especial hincapié en la aplicación del concepto de las interfacies como unidades de estratificación horizontal (HARRIS, 1991,85-103). Designamos como unidad interfacial horizontal a la superficie de las nivelaciones intencionadas que hemos documentado en los cortes 3000, 4000, 5000 y 6000. Estas unidades tienen las mismas relaciones estratigráficas que los depósitos inferiores y se registran mediante una serie de

cotas que se traducen en superficies concretas, por lo que hemos tendido a registrarla como unidades de estratificación separada dada la intencionalidad observada en las mismas. La toma de cotas de la excavación se ha realizado desde un punto denominado “100”, localizado en el ángulo SE del edificio concretamente sobre el pavimento de losas de terrazo, dicho punto ha sido relacionado con otro situado en un clavo de acero en la explanada Este del edificio, encontrándose a una cota absoluta de 14,568 m. sobre el nivel del mar, según mediciones del Servicio de Topografía del Ayuntamiento de Cartagena7. Inicialmente, dada la resistencia de las soleras de hormigón armado de las pavimentaciones contemporáneas, optamos por excavar por medios mecánicos el primer nivel de pavimento que fue retirado cuidadosamente por una pala retroexcavadora, teniendo especial cuidado en conservar in situ el pavimento cerámico del siglo XVIII. Posteriormente se desplazaron los escombros a una cierta distancia de los cortes para proceder a continuación al rebaje manual propio de los trabajos arqueológico. Al igual que ocurría en la Fase I, la delicada situación en la que se encuentra el edificio del Hospital, abandonado durante los últimos años, unido a las multiplicidad de labores propias de una obra de recuperación de tal envergadura, ha hecho que tengan destacada relevancia los distintos aspectos relacionados con la seguridad de la excavación en la evitación de accidentes. Al respecto hemos tenido especial cuidado en controlar ciertos aspectos8 siempre de acuerdo con la dirección de la obra como son evitar la ejecución de trabajos de desescombro en los pisos superiores, el paso de maquinaria pesada por las inmediaciones de los cortes, procurar la distancia máxima entre las terreras y el lugar de trabajo, la señalización de los cuadros con bandas y mallas plásticas o simplemente plantear como obligatorio el uso del casco protector. 5. B. Secuencia histórico-arqueológica

Esta excavación realizada en extensión ha completado y rectificado parte de la información excesivamente puntual que obtuvimos en la primera fase, de este modo se han documentado las siguientes fases de ocupación: FASE 1. Construcción del Real Hospital de Marina en la segunda mitad del siglo XVIII. De este momento se han documentado amplias zonas con los pavimentos cerámicos originales íntegros de esta edificación dieciochesca, así como una amplia red de conduc-

353

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ciones que canalizan las aguas recogidas desde el tejado a doble vertiente hasta dos grandes aljibes cruciformes que se localizan en el subsuelo de los dos patios. Al igual que indicábamos en el informe de la fase I, directamente debajo de las pavimentaciones modernas y contemporáneas, con sus correspondientes soleras de hormigón y encachado de piedras, se ha documentado bajo una gruesa capa de cal 9 la pavimentación originaria del siglo XVIII. Esta pavimentación inicial del Hospital de Marina está realizada en losetas cerámicas de 15x27x3 cm. de arcilla poco depurada y mal cocida10. Se asientan sobre un lecho de tierra batida de color anaranjado11 y están junteadas ligeramente con argamasa de cal. Al excavar en extensión hemos podido documentar la forma de construcción de este pavimento que se realiza en grandes bandas independientes y paralelas a los muros, concretamente dos por nave en las cuales se van colocando las losas en forma de espina de pez hasta el extremo de la banda en la que se introducen medias losas, remarcando una especie de junta de dilatación corrida. La colocación del suelo implicaba en la totalidad de los casos nivelaciones previas, consistentes en tierra suelta mezclada con esquirlas de filitas violáceas y argamasa de cal, estos estratos se apoyan directamente sobre el terreno natural recortado para la construcción del Hospital como en el sector 1000 (Lám. 8) o en explanaciones de los niveles anteriores en el resto de los casos. Además del pavimento original, hemos documentado gran cantidad de conducciones y atarjeas de varias épocas que se agrupan y superponen en los corte 4000 y 5000. Algunas de ellas, realizadas en ladrillo macizo trabado con cal, son originarias del siglo XVIII, mientras que varias de ellas están construidas en ladrillo hueco y cemento lo que nos remite a una cronología muy posterior. La finalidad de todas ellas parece ser la recogida de aguas de lluvia provenientes del gran tejado a doble vertiente. Las aguas iban convergiendo mediante un sistema de canalones horizontales en los aleros del tejado hacia unas conducciones verticales que recorrían toda la fachada y estaban ubicadas en cada uno de los espacios murarios entre ventanas. Estas canalizaciones verticales desembocaban en una red de atarjeas sitas en el subsuelo que arrancaban de la base del tramo de muro situado entre las ventanas y que se dirigía a su vez en un segundo sistema de atarjeas que conducían a otros colectores que desembocaban directamente en los grandes aljibes del cen-

354

Lámina 12. Real Hospital de Marina. 1995. Fase III. Sector 5.000. Perfil Este.

tro de los patios. En el corte 4000 se ha documentado la unión de dos de estas atarjeas que arrancando desde la base del muro desembocaban en una tercera perteneciente al segundo sistema que se encontraba en el perfil W de este corte. FASE 2. Área cementerial del siglo XVII El segundo momento de ocupación corresponde al área cementerial del siglo XVII, del que tan sólo hemos hallado –en el sector 2000– tres inhumaciones individuales de individuos adultos, sin una orientación claramente definida, aproximadamente NE-SO. Los cadáveres se localizaron depositados en una sencilla fosa excavada en el terreno arcilloso que se adapta a la forma del cuerpo siendo más estrecha por la zona de los pies. Los difuntos están colocado decúbito supino y presentan variación en cuanto a la posición de las manos que bien descansan en los laterales del cuerpo o se cruzan sobre el pecho, documentando un caso intermedio con una mano sobre la pelvis y la otra paralela al cuerpo. Carecen de ajuar y tampoco aparecen restos de vestiduras, aunque en la segunda inhumación el individuo enterrado muestra un anillo de hierro en su mano derecha. El área de enterramiento sería más amplia como lo ha confirmado el osario correspondiente a la unidad estratigráfica 2013/2017, en la que se documentan restos óseos que no presentan conexión anatómica, destacando varios cráneos y abundantes tibias, todo ello mezclado con gran cantidad de cerámicas romanas republicanas.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Lámina 13. Real Hospital de Marina. 1995. Fase III. Sector 6.000. Perfil Sur.

La interpretación que hemos dado a la presencia de este cúmulo de huesos, se ha realizado en base a criterios estratigráficos, ya que la fiabilidad del depósito es excelente. En el perfil W del corte 2000 (Lám. 9) , se observa con claridad la existencia de la fosa de la tercera inhumación (UE. 2009) que rompe niveles de relleno anteriores y a su vez está cubierta por la unidad 2013 del osario mezclado con cerámica romana, localizándose esta bolsada directamente debajo del pavimento del siglo XVIII. De todo ello inferimos que en el momento de construcción del Hospital se tuvo que nivelar parte del terreno donde se ubicaba el cementerio –probablemente en una ladera– para ello desmontaron algún sector y arrastraron tanto los huesos allí depositados como los fragmentos cerámicos preexistentes en el subsuelo, produciendo un depósito con ambos en la parte más meridional del corte 2000. Cronológicamente datamos estos enterramientos en torno a las grandes epidemias de enfermedades contagiosas, sobre todo la peste y las fiebres tercianas, que asolaron con especial intensidad a la Cartagena12 barroca, tenemos noticias de que durante la epidemia del año 1648 se estableció una gran fosa común en las proximidades en el área de Antiguones (TORRES SÁNCHEZ, 1986,70 y sig.) Antiguones13 que llegó a contener unas 6.000 inhumaciones, por lo que no resulta extraño la presencia de enterramientos inhumaciones en el área que nos ocupa. Desconocemos su extensión si bien hay abundantes restos óseos

humanos rellenando las estructuras del anfiteatro, en la mitad S de la plaza del Hospital, siendo los que ahora hemos descubierto los más meridionales con la salvedad de que en gran parte tuvieron que ser arrasados para la construcción del Hospital, conservándose tan sólo en lugares –como el sector 2000– donde se ubicaban en lugares más bajos de la ladera. FASE 3. El tercer momento de ocupación corresponde a la constatación de una serie de compactaciones sucesivas y claramente intencionadas. Estas nivelaciones tienen un grosor entre 10 y 20 cm., presentan una superficie endurecida y alisada que se documenta fácilmente durante el proceso de excavación. Su composición interior es heterogénea y por lo general de textura muy suelta, conformada a base de aportes de tierras de coloraciones variadas, ya sean grisáceas con carbones, adobes anaranjados más o menos disgregados, tierras marrones sueltas, bolsadas de filitas violáceas machacadas, materiales constructivos (pavimentos, enlucidos..), etc. Han sido documentadas en todos los cortes excepto en los más elevados en la ladera (sector 1000 y 2000) en los que inferimos que están arrasadas por el proceso de nivelación de la construcción del Hospital. Se han podido documentar hasta 16 compactaciones consecutivas y superpuestas en el corte 5000, desconocemos cuantas habría originalmente ya que también aparecieron en gran número en el corte Roca junto al Anfiteatro14.

355

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 1. Vista general del área de excavación. Ala Este del Hospital.

Algunas de estas compactaciones son continuas a lo largo de todo el corte siempre que éste no presente un desnivel fuerte, por el contrario en lugares de acusada pendiente, surgen estas compactaciones con muy poca potencia, aumentando de grosor hacia el S (donde cae la pendiente) a modo de abanico como ocurre en el sector 3000 (Lám. 10). Todas ellas presentan una acusada pendiente dirección Norte-Sur sobre todo en los cortes 3000 y 4000, sin embargo tiende a nivelarse en el corte 5000 (Lám. 12), y de nuevo adquiere un suave desnivel dirección Este-Oeste en el 6000 (Lám. 13). Este cambio de inclinación en los estratos, junto a la ausencia de estas nivelaciones en el ángulo SE exterior del edificio (según el sondeo geotécnico 3) y en la fachada W del patio 2 (según sondeo para estudio de la cimentación), nos podrían indicar una finalidad específica de estas compactaciones, como podría ser la adecuación del acceso desde una posible estructura portuaria sita junto al Baluarte SE de la Muralla, hasta el interior de la ciudad de Cartagonova. Este paso se realizaría a través de una gran rampa for-

356

mada a base de las nivelaciones que discurriría por una vaguada entre las últimas estribaciones al Este del cerro del Castillo de la Concepción y las del SW del cerro de Despeñaperros. Estas nivelaciones aportan abundante cerámica de mediados y tercer cuarto del siglo II d.C., mezcladas esporádicamente con escasos fragmentos de Terra Sigillata Aretina, Gálica15 y un fragmento de T.S. marmorata, que nos remiten a una cronología de mediados del siglo I d.C., entre finales de los Julio Claudios/época Flavia. Correspondiendo principalmente a la fase 5 del Anfiteatro, de niveles de aplanamiento documentadas en el Anfiteatro y en la Plaza del Hospital con terminus ante quem del 60/70 d.C. Esta datación nos parece absolutamente precisa, no pudiendo pertenecer a vertidos del siglo XVIII si tenemos en cuenta que las compactaciones están cortadas por la nivelación del pavimento del Hospital en el siglo XVIII, por lo que son anteriores a la construcción del mismo. Si se plantease algún tipo de duda al respecto, podríamos aducir que los rellenos constructivos del siglo XVIII se presentan amonto-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Figura 2. Colrte 2.000, perfil W-S.

nados de un modo desordenado y corresponden principalmente a materiales procedentes en gran parte de los desmontes16, principalmente láguenas, esquistos y materiales de la costra calcárea. FASE 4. Momento de ocupación intermedio entre las nivelaciones y el vertedero republicano. En el corte 3000, se ha podido documentar una atarjea realizada en piedra mediana en seco (UE. 3037), cubierta por piedras más planas y con una profundidad de 16 - 19 cm (Lám. 11). Atraviesa el corte dirección W-E con una suave pendiente de 5 cm. en esa misma dirección. Estaba colmatada de tierra arenosa de grano pequeño y textura suelta que no ha aportado cerámica significativa. La conducción a una cota de 12,218 m. sobre el nivel del mar, cubre el vertedero de la fase siguiente y a su vez es cubierta por las nivelaciones de la fase anterior, por lo que corresponde a un momento de ocupación intermedio entre las fases 3 y 5. No podemos precisar cronológicamente la construcción de la canalización debido a la escasez de estratos de relleno asociados o vinculados con misma.

FASE 5. Vertedero de mediados del siglo II a.C. El vertedero está claramente separado de las nivelaciones por una capa de tierra rojiza dura UE. 3022, uniforme en todo el corte 3000 (cf. lám. 10). Está compuesto por una serie de capas superpuestas de tierras grisáceas, con tonalidades más o menos verdosas, con mayor o menor cantidad de carbones y por lo general de textura muy suelta que presentan sin excepción un buzamiento natural de Norte a Sur (UUEE. 3026, 3027, 3028, 3040, 3029, 3042, 3043, 3044, 3045 y 3046). Estos estratos de gran potencia, aportan cantidades ingentes de fragmentos de materiales cerámicos entre los que destacan la abundancia de ánforas de procedencia itálica (tipo Dressel I) y de influencia púnica (diversos tipos Mañá), sin olvidar el considerable número de cerámicas de Barniz Negro en todas sus producciones, cerámicas itálicas de cocina, paredes finas, ibérica pintada, ungüentarios, etc... asimismo son de destacar los restos malacológicos de los niveles inferiores. El estudio ceramológico nos remite a una cronología de mediados del siglo II a.C, por supuesto sin una sola injeren-

357

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 3. Corte 3.000, pavimento s. XVIII:

cia posterior (como ocurría con las nivelaciones de la fase 3) según el Dr. J. Pérez Ballester se podría precisar para esta fase 2b de colmatación de la fase 2a, el dato de un terminus ante quem del 130/125 a.C. FASE 6. Fase de hábitat y su abandono, correspondiente a la primera mitad del siglo II a.C. Corresponde a los estratos de colmatación de estructuras anteriores, esta fase no se ha podido excavar por el peligro que entrañaba vaciar el interior del edificio a cotas mayores de 3,50 m., aunque ha sido documentado su inicio ya que en la presente excavación llegamos hasta el último estrato del vertedero (fase 5) y al primero de las colmataciones (fase 6). En base a los paralelos con las excavaciones en el sector SE del Anfiteatro y con las de la plaza del Hospital, deducimos que es muy probable que debajo de estos estratos de relleno no rebajados, existan estructuras anteriores correspondientes a la fase 2a del Anfiteatro. Esta cuestión parece corroborada por la documentación de un posible pavimento de argamasa en la columna del sondeo geotécnico 2 (cf. fase I) localizado a una profundi-

358

dad de 5,35 m. respecto al enlosado contemporáneo del Hospital de Marina (9.218 m. sobre el nivel del mar), muy por debajo del punto en el que hemos de abandonar la presente intervención. FASE 7. Restos de pequeños depósitos datables a finales del siglo III a.C. Sobre una nivelación de filitas en posición derivada documentamos un estrato (UE. 2018) que aporta materiales de finales del siglo III a.C. - principios del siglo II a.C., esta fase sólo ha sido documentada en el sector 2000 donde aflora el sustrato natural. Esta elevada cota de las filitas violáceas se debe al hecho de que al encontrarse en la parte media de la ladera fue mayor el volumen de tierras que fueron rebajadas en el siglo XVIII, lo que nos ha permitido documentar los estratos cronológicamente más antiguos correspondientes a esta fase 7 prácticamente debajo de los niveles constructivos del Real Hospital. Destacan un fragmento de una cabeza femenina perteneciente a un pebetero con representación de una Coré, tipo A que muestra restos de policromía en el tocado con la utiliza-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Figura 4. Corte 3.000, detalle del pavimento s. XVIII (U.E. 3006).

ción de al menos tres colores azul claro, negro y ocre, con una datación de mediados del siglo III - inicios del II a.C. (MUÑOZ AMILIBIA, A. M.ª, 1963 / RUIZ DE ARBULO, J. 1994). En este depósito se documentó otro fragmento de terracota representando una cabeza de bóvido, de factura de gran calidad, realizada a molde y que presenta también restos de policromía en rojo claro, parece algún tipo de exvoto con el que podríamos plantear relaciones –al igual que la pieza anterior– con las terracotas de la Magna Grecia y del Mediterráneo Oriental. 5. C. Conclusiones fase III

En esta fase de excavación en extensión, centrada en la nave Este y en el ángulo SE del Real Hospital de Marina se ha conseguido un mayor conocimiento patrimonial en una tripe vertiente: Por un lado la referida al propio edificio del siglo XVIII, documentando en la medida de lo posible sus métodos constructivos y materiales utilizados, por otro lado se ha realizado una aproximación a la topografía original del terreno, ampliando los conocimientos que se tenían a través

del análisis de los rellenos, las labores de desmonte y los explanamientos que tuvieron que realizar los arquitectos militares para la construcción del Hospital de Marina. Y finalmente, en tercer lugar esta fase III ha aportado unos importantes datos arqueológicos que han completado el panorama de la ocupación de este área desde épocas antiguas. Arqueológicamente toma visos de certeza la hipótesis que planteábamos en la fase I, sobre la existencia de algún tipo de instalación portuaria en las proximidades del entrante del Batel, sobre todo tras el análisis detallado de la documentación emitida a partir del siglo XVI, especialmente la referida a la planimetría sobre el estado de los terrenos y el proceso de las obras en el momento de la construcción del Hospital en el siglo XVIII. Todos los datos indican que cuando se inician las obras el día 1 de julio de 1749 en el paraje conocido como Antiguones nos encontramos en una zona despoblada, en la que existen importantes restos arqueológicos visibles mencionados por los distintos autores, extramuros de la ciudad moderna.

359

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 5. Pebetero ibérico representando una cabeza femenina (U.E. 2018).

En 1584, Fray Jerónimo Hurtado al respecto escribe “.. a la parte de lebante de la ciudad, junto al seno del puerto, detrás del castillo parece aber sido muy grande población en tiempo pasado, por allí se muestran muchas ruinas de edificios y muelle para el puerto; llaman esto los moradores oy los Antiguones...”. Otro escritor de finales del siglo XVI, Francisco Cascales indica “A la falda del Castillo sobre la parte de levante, hay grandísimos fragmentos de edificios, donde estaba la Chancillería o Convento Jurídico de Cartagena en un famoso Coliseo, no de menos grandeza que el romano. De aquí los vecinos, sin orden, han sacado lindas piedras, figuras, antiguallas y columnas, y sobre quatro destas está fundada la Iglesia matriz desta ciudad, que admira su grandor y altura, siendo piedras vivas de una pieza cada qual. Hasta en nuestro tiempo se llevó de aquí Vespasiano de Gonzaga bellísimas imágenes de piedra para honrar con el desecho desta ciudad su principado. Y aquellos pedazos por allí derramados llaman ahora Antiguones”.

360

Posteriormente otros eruditos y viajeros hacen referencia a la zona en cuestión, pero centrándose exclusivamente en la figura del anfiteatro romano. Otra noticia que nos parece especialmente relevante es la aportada por González Simancas en 1925-27 sobre una actuación en el cimiento del baluarte de la muralla de Carlos III en el ángulo SE del Hospital, encontrando en este lugar “enormes bloques de fuerte caliza, no todos de igual tamaño, y en los que, a pesar de la labores hecha por los canteros del siglo XVIII para acomodarlos como sillares en la moderna construcción, quedaba en ellos el mismo rudo y desigual almohadillado que caracteriza la tosca labra de esterotomía que tienen muchas de las grandes piedras empleadas en ciertos muros de Sagunto que por su situación e igualdad de caracteres con las fortificaciones púnicas de Eryx habíamos supuestos que pudieran ser obra de los conquistadores cartagineses..”. Todos estos datos nos llevan a plantearnos las siguientes reflexiones:

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Figura 6. Exvoto de terracota representando la cabeza de un bóvido (U.E. 2018).

–En primer lugar, como ha indicado en diversas ocasiones D. José Mª Rubio Paredes, todos estos escritores antiguos entienden por Antiguones la zona alta y despoblada del collado entre los cerros de la Concepción y Despeñaperros, sin delimitación precisa por ninguno de sus lados. Por lo que sin duda nos encontrarnos en las estribaciones más meridionales de Antiguones, es decir en una zona con restos arqueológicos evidentes y al parecer superficiales. –En segundo lugar, observamos que hay una referencia a la existencia de un muelle, no de una playa o varadero como la del Batel o Santa Lucía, esta noticia convenientemente relacionada con los enormes bloques de caliza bajo el baluarte SE17 y teniendo en cuenta la línea costera antigua18 que discurría entre la fachada Sur del Hospital y la muralla del siglo XVIII, nos hacen plantearnos la existencia de una instalación portuaria, precisamente debajo de este baluarte19. El estudio de las cotas respecto al nivel del mar nos indican un desnivel de 5,698 m. de altura en un tramo de unos 5 metros lineales desde los rellenos el sondeo geotécnico nº 420 hasta la antigua línea costera debajo de la muralla y del

baluarte. Para subsanar esta considerable pendiente y acceder a las embarcaciones, la instalación portuaria tendría que disponer o bien de una rampa muy inclinada –poco práctica para la descarga de mercancías–o de una zona acantilada de atraque para los navíos –mucho más funcional– donde hubiese un cantil de sillares de caliza gris, tal y como lo documentó en el año 1925 González Simancas. El acceso hacia este lugar es otro de los rasgos que hemos analizado dada la accidentada topografía del área en cuestión, tradicionalmente han existido dos caminos o sendas que comunicaban el arrabal de Santa Lucía con el interior de la ciudad: Por la zona Este, concretamente por el istmo, a través de la Ermita de San José y por el SE, mediante una senda costera a través del paraje de la Gomera pasando por Antiguones. Este último camino nos interesa especialmente ya que, según analizamos en la fase I, los sondeos nos mostraban la presencia de una vaguada 21 dirección Norte-Sureste, que atravesaba en diagonal la plaza del Hospital dirigiéndose por la fachada Este del mismo hacia el ángulo SE, muy probablemente se aprovecharía este acceso natural para el tránsito

361

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 7. Grafito sobre cerámica campaniense. A: A. Amati, A.L. (U.E. 6016).

aunque suponemos que el paso no se realizaría por el fondo de la torrentera sino que se aprovecharía algún aterrazamiento lateral de la misma. Llegado a este punto del argumento, es donde enlazamos con la interpretación sobre las sucesivas compactaciones halladas en la presente campaña de excavación, éstas según nuestra hipótesis, compondrían o adecuarían el acceso para el tránsito de mercancías desde el interior de la ciudad de Cartago-Nova a través de la Plaza del Hospital hasta la instalación portuaria del SE del Hospital de Marina. Conformarían según los pocos datos que disponemos una especie de avenida o calle, bien compactada como hemos visto y de pendiente manifiesta pero suavizada en ciertos. Esta obra de considerable envergadura tiene necesariamente que vincularse con dos periodos: la reorganización urbana de época augustea22 con la construcción del Teatro y el Foro, y con la remodelación del Anfiteatro en época Flavia. Por otra parte debajo de estos niveles hay que replantearse una continuación del trazado urbano del barrio del siglo II a.C.

362

documentado debajo de la Plaza del Hospital, siempre en relación con la instalación portuaria. Asimismo, y para terminar estas conclusiones de la Fase III, hemos podido documentar la secuencia geológica completa en los sectores 1000 y 2000, en los que sobre un sustrato de filitas violáceas en posición primaria se han producido formaciones carbonatadas a las que se superponen arcillas y otros materiales carbonatados todavía no compactados que sirven de base a los cimientos del edificio del siglo XVIII. 6. CONCLUSIONES GENERALES SOBRE LA INTERVENCIÓN

Estas intervenciones arqueológicas de urgencia en proyectos de rehabilitación de edificios históricos ponen de manifiesto una serie de consideraciones tener en cuenta: Una intervención de estas características sólo es factible con un estudio previo y una planificación detallada de la zona a intervenir, en nuestro caso concreto se elaboró por parte de los técnicos arqueólogos un proyecto con todo tipo de especifica-

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

Figura 8. Grafito sobre cerámica de cocina itálica.

ciones donde partiendo de los antecedentes se marcaban los objetivos generales y específicos a cumplir, especificándose pautas temporales e incluso reseñando los posibles imprevistos. Por otro lado la rapidez de la excavación (realizada en 25 días para los dos fases), el considerable volumen de tierra extraída y sobre todo la consecución de los objetivos propuestos a nivel científico y técnico, demuestran que es factible una arqueología de urgencias metodológicamente irreprochable y de poca duración, sin que esto suponga una precipitación de la misma. Asimismo es de destacar la estrecha colaboración entre la dirección de las excavaciones y la Jefe de obras de Entrecanales y Tavora, lo que ha permitido una adecuación total entre ambas actividades, sin interferencias en las excavaciones arqueológicas y evitando los posibles peligros inherentes de este tipo de rehabilitaciones. En el plano de la investigación histórica son de resaltar las óptimos resultados obtenidos que completan la documentación que disponemos de la zona de Antiguones. El descubrimiento de la ocupación en romana del

aterrazamiento lateral de una rambla u hondonada preexistente entre el Cuartel de Antiguones y ala Este del Real Hospital de Marina, nos muestra un sector urbano en plena actividad desde finales del siglo III a.C. hasta época imperial, confirmándose las mismas fases históricas que en el yacimiento del Anfiteatro y la explanada de la plaza del Hospital. Otro dato a tener en cuenta es la existencia de esa gran avenida N-S que exigió una gran obra de compactación que llega hasta los 9 m. de potencia, sin duda estamos ante un área comercial relevante en época altoimperial que contaba con un puerto de atraque en las proximidades del baluarte SE de la muralla de Carlos III y un acceso de envergadura acondicionado para el traslado de las mercancías desde el lugar de desembarco hasta el interior de Carthago-Nova. NOTAS 1

La documentación original sobre la construcción del Real Hospital de Marina de Cartagena está todavía inédita y falta de una versión crítica, el autor cartagenero D. José Mª Rubio Paredes la ha recopilado en el

363

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

capítulo inicial de una monografía sobre el Hospital que se encuentra en estos momentos en fase de redacción. Gracias a la amabilidad de este autor hemos podido consultar el capítulo sobre del Proyecto y ejecución de la obra del Real Hospital de Antiguones de Cartagena , partes del mismo con permiso del Sr. Rubio han sido incluidas en la presente memoria. Tan sólo hay publicado un libro sobre este tema, es la obra de D. Juan Soler Cantó, titulada: El Hospital Militar de Marina de Cartagena, Biblioteca Cartagenera de Bolsillo, nº 4. Cartagena 1993, dicha publicación abarca de un modo somero diversos aspectos de esta edificación, aunque consideramos que el autor hace una remembranza con carácter más bien sentimental que histórico dado que el Soler fue Director Médico de dicha institución hospitalaria. 2 El primer informe en el que hace referencia del nuevo Hospital de Marina está fechado el 17-8-1751, los siguientes informes datados puntualmente en el 8-8-1752, 16-1-1753, 1-4-1753, 19-6-1753, 17-7-1753, 151-1755, etc... hacen referencia a las obras realizadas y al estado de las mismas, ilustrados con la planimetría correspondiente. 3 D. José Mª Rubio ha recogido exhaustivamente todas las planimetrías del puerto de Cartagena, siendo las más significativas las de BALFAGÓN (1667), POSSI (1670), GAINZA ALLAFOR (1670), MAUREL (1678), VILLER LANGOT (1716), los proyectos de construcción de la base naval de REZ (1728 y 1731), BADAMES VILLA (1737), PANÓN (1739 y 1741), ZAPPINO ESTEVE (1784) y sobre todo los planos del proyecto del Hospital de FERINGÁN (1746, 1749 y 1751) donde se dibuja el terreno antes de la construcción del edificio. 4 Esta datación nos parece la más correcta , según Rubio Paredes, en base al segundo informe de S. Feringán al Ministro, fechado el 17-81751, se desconoce la base documental de la fecha propuesta por CLAVIJO Y CLAVIJO, del 1 de Julio de 1749. 5 Desconocemos la base documental o el origen de estas afirmaciones, consultado el propio autor no recuerda ningún dato al respecto. 6 Como ya indicamos la Fase II corresponde a la supervisión de desfondes y excavaciones por medios mecánicos que no se llevó a cabo. 7 Agradecemos al respecto la amabilidad del topógrafo municipal, D. Andrés Buyo. 8 Siempre en coordinación con la Jefe de Obra de la Empresa Dña. Mª del Carmen Domínguez Mata. 9 Esta capa de cal corresponda a la nivelación de una pavimentación posterior al siglo XVIII y anterior a las contemporáneas (remoción s. XIX), puesto que hemos documentado en su superficie huellas de losas de 20x20 cm. 10 Probablemente se trate de las conocidas como “ losas de tejar”, cocidas simplemente al sol y muy utilizadas en las partes menos nobles de los grandes palacios y construcciones públicas de siglos anteriores. 11 Este estrato se asienta directamente sobre el terreno, está perfectamente nivelado y cuenta con un grosor medio entre 4 y 6 cm. 12 Al respecto consultar la abundante bibliografía de Rafael Torres Sánchez de la Universidad de Navarra. 13 Corresponde aproximadamente al centro de la explanada entre el Hospital de Marina, cuartel de Antiguones y la Plaza de Toros. 14 Excavado en 1974 por D. José Pérez Ballester, Universidad de Valencia. 15 Formas Drag. 27, Drag. 18/31, Drag. 15/17 y Ritt. 9, esta última puntualiza la fecha entre el 15 - 70 d.C. 16 Este extremo ha sido documentado en el corte G de la Fase I, en el sondeo geotécnico 3 y en el sondeo de comprobación de la cimentación en el patio 2. 17 No consideramos que tales sillares correspondan a la muralla púnica como indica González Simancas, para ello aducimos dos motivos: el primero que los verdaderos restos de muralla púnica sitos en la Mila-

364

grosa son en arenisca amarillenta y adobe, en ningún caso de caliza gris. Y en segundo lugar, la muralla de época antigua (romana y prerromana) según hipótesis nuestra no discurría bajo la del siglo XVIII, sino que lo hacía siguiendo el trazado de la muralla del siglo XVI, es decir cerrando las calles del Alto, del Ángel, Montanaro desde el cerro de Despeñaperros hasta promontorio de la Linterna. 18 La línea costera viene muy bien indicada en la planimetría sobre el estado de las obras del Arsenal de Cartagena de Sebastián Feringán Cortés, fechado el 16.1.1753. 19 Curiosamente el baluarte tiene una forma muy irregular, casi trapezoidal,... ¿ se debe al ajuste del cimiento del mismo a una construcción portuaria preexistente? 21 El sondeo geotécnico 4 está localizado 4 m. al Sur del ángulo SE exterior del Hospital su columna estratigráfica indica que es estéril a partir de 8,87 m. 22 Esta vaguada o torrentera parecía confirmarse si tenemos en cuanta que la cimentación del muro exterior de este lateral del Hospital tiene forma de talud en la parte externa y sin embargo está cortada en vertical “a zanja” en su parte interna, de este modo los arquitectos del siglo XVIII sustentaban el muro para salvar el desnivel preexistente. 23 Como aproximación al tema el artículo de Berrocal Caparrós MC. y Miquel Santed L.E. (1991-92). El urbanismo romano de Carthago-nova: ejes viarios. Anales de Prehistoria y Arqueología, 7-8. P. 189-197. BIBLIOGRAFÍA BERROCAL CAPARRÓS, MC. (inédito). Memoria del estudio histórico arqueológico del Real Hospital de Marina de Cartagena. Servicio de Patrimonio de la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma de Murcia. Septiembre de 1996. BERROCAL CAPARRÓS, MC. Y de MIQUEL SANTED, L. E., 1991-1992. El urbanismo romano de Cartago-Nova: ejes viarios, Anales de Prehistoria y Arqueología , nº 7-8. Universidad de Murcia. P. 189-199. BONET CORREA, A.,1991. Plano de la Plaza de Cartagena, su Arsenal, Puerto y Baterías que lo defienden del año 1.763. Cartografía Militar de Plazas fuertes y Ciudades Españolas del siglo XVII. PL. 71. CASCALES, F., 1598. Discurso de la ciudad de Cartagena dirigido a la misma y compuesto por F. Cascales. Valencia, capítulo 4, 6-7. GIL OLCINA, A. Y MARZAL, A., 1993. Cartagena 1755. Según las Respuestas Generales del Catastro de Ensenada. Centro de Gestión Catastral y Cooperación Tributaria. Ediciones Tabapress. Madrid. GONZALEZ SIMANCAS, M., 1929. Excavaciones en Cartagena. Memoria de los trabajos practicados en 1925 y 1927. Junta superior de Excavaciones y Antigüedades. nº 4 de 1928. nº General 102. Madrid. 1929. HARRIS E., 1991, Principios de estratigrafía arqueológica, Editorial Crítica. Barcelona. 1991, páginas 85-103. MUÑOZ AMILIBIA, A. Mª, 1963. Pebeteros ibéricos en forma de cabeza femenina. Publicaciones eventuales, nº 5. Barcelona. PÉREZ BALLESTER, J., 1987. Anfiteatro de Cartagena, campaña de 1983, Excavaciones y Prospecciones Arqueológicas. Murcia. P. 283 y sig. PÉREZ BALLESTER, J.; BERROCAL CAPARRÓS, Mª C., 1995. Prospecciones geofísicas en el Anfiteatro de Cartagena y en la Plaza del Hospital y la campaña de excavaciones de 1990, Segundas Jornadas de Arqueología Regional. 4-7 junio de 1991. Memorias de Arqueología nº 5. Editora Regional de Murcia. P. 188-202. PÉREZ BALLESTER, J., Y SAN MARTÍN MORO, P. A., BERROCAL CAPARROS, Mª C., 1995. El Anfiteatro romano de Cartagena (1967-1992). Coloquio Internacional. El Anfiteatro en la Hispania Romana, Mérida 1992. P. 91-118.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PROCESO DE REHABILITACIÓN DEL REAL HOSPITAL DE MARINA EN CARTAGENA.

RUBIO PAREDES, J. Mª, 1977. Tres dibujos inéditos del anfiteatro romano de Cartagena , Revista Murcia, nº 12. RUBIO PAREDES, J. Mª, 1983. Historia de la arqueología Cartagenera, I y II, XVI Congreso Nacional de Arqueología (Murcia). Zaragoza. P. 881-890. RUIZ DE ARBULO, J. , 1994, Los cernos figurados con cabeza de Coré. Nuevas propuestas en torno a su denominación, función y origen. Saguntum, 27. Pp.155-171.

SOLER CANTÓ, J., 1993. El Hospital Militar de Marina de Cartagena. Biblioteca Cartagenera de Bolsillo nº 4. Cartagena. TORRES SÁNCHEZ, R., 1986. Las epidemias en la evolución de la población de Cartagena durante la época de los Austrias (siglos XVI XVII).”, Historia de Cartagena, vol VII. 1986. P. 70 y sig. VINCENT Y PORTILLO, G., 1889. Biblioteca Histórica de Cartagena. Madrid. P. 305-324. Incluye la Descripción de Cartagena de Gerónimo Hurtado (1852).

365

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICOARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

José Miguel Noguera Celdrán

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

ENTREGADO: 1996 REVISADO: 2001

“EL CASÓN DE JUMILLA ”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACI ÓN HISTÓRICOARQUEOL ÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

JOSE MIGUEL NOGUERA CELDRÁN Área de Arqueología de la Universidad de Murcia

Palabras clave: Jumilla, ‘Casón’, complejo arqueológico ‘Casón-Pedregal’, arquitectura funeraria tardorromana, cella bicora, poblamiento rural, arqueología de la arquitectura, cartografía arquitectónica, arqueometría de materiales constructivos. Resumen: En la presente Memoria se exponen las líneas de investigación y objetivos básicos del Proyecto “El mausoleo tardorromano de Jumilla (‘Casón’). Excavación arqueológica, análisis y cartografías arquitectónicos, arqueometría de materiales constructivos y estudio histórico–arqueológico”. Asimismo se exponen los objetivos y resultados de la campaña de 1995 centrada, de una parte, en la contextualización

geográfica y arqueológica del mausoleo, su estudio historiográfico y la planificación de las futuras intervenciones de campo en razón del análisis previo de las alteraciones en la estratificación, y de otro, en las actuaciones de salvamento acometidas tras las lluvias torrenciales que afectaron el sepulcro en el verano de dicho año.

I. INTRODUCCIÓN

hasta los años 1956–57 (lám. 1) (uide infra capítulo VII.2.). Al quedar inserto desde fechas recientes en pleno casco urbano como consecuencia de la expansión urbanística de la localidad hacia el S, iniciada en los años 60, tanto el vigente PGOU como el nuevo –que aún está en fase de redacción– contemplan la inserción del monumento en una amplia plaza de planta triangular, abierta a las avdas. del Casón y de Ntra. Sra. de la Asunción, en cuyo vértice occidental quedará exento (fig. 1). Asimismo, su entorno de protección, fijado de modo provisional por la Consejería de Cultura y Educación (BORM, nº 37, de 17 de febrero de 1995), fue decretado definitivamente en 1996 por Orden resolutoria de la Consejería de Política Territorial y Obras Públicas de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (BORM, nº 21, de 26 de enero de 1996) (fig. 2). Sin

Con el topónimo “Casón”1 se designa un pequeño edificio sepulcral tardorromano que, hace tan sólo unas décadas, quedaba a las afueras de Jumilla, en concreto en un antiguo paraje llamado Tras el Huertecico emplazado en el piedemonte de la ladera SE del Cerro del Castillo y a tan sólo 1’6 m de la vía férrea del ya desaparecido F.E.V.E. Cieza–Villena (antiguas líneas de ferrocarril VAY y JC)2, cuyo trazado aprovecha la moderna Avda. del Casón en cuya margen meridional está ubicado actualmente. El mausoleo fue declarado Monumento histórico–artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional (en la actualidad BIC) por Decreto de 4 de junio de 19313, aunque no se procedió a su protección con un vallado de mampostería y enrejado

368

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Figura 1. Plan General de Ordenación Urbana vigente de Jumilla. Proyecto de inserción del mausoleo en el vértice NO de una plaza abierta a las actuales avenidas de Ntra. Sra. de la asunción y del Casón.

embargo, no se ha diseñado todavía un plan de restauración y conservación del edificio4, fuertemente dañado (en especial en su sector NO) por los avatares sufridos con el devenir de los siglos y por las vibraciones que desde inicios de nuestra centuria (ca. 1921) y durante más de 40 años recibió de los trenes que circulaban junto a él. Más recientemente, le han afectado las virulentas avenidas de aguas que, procedentes de la ladera meridional del Cerro, acaecieron durante todo el año 1995 (y, en especial, en el mes de julio) como consecuencia de la prolongación hacia el S y hasta el propio edificio de la calle Isaac Peral, la cual fue realizada en 1994 sin una correcta planificación urbanística, discurriendo su trazado perpendicular a la pendiente del piedemonte, razón por la cual conectaba con la calle de la Amargura que recoge parte de las aguas de lluvia del referido Cerro (fig. 3). La singularidad del mausoleo de Jumilla y la escasez de estudios de que ha sido objeto (uide infra capítulo V) nos llevó a plantear en 1994 ante la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, un

Proyecto de Investigación que, bajo el título de “El mausoleo tardorromano de Jumilla (‘Casón’). Excavación arqueológica, análisis y cartografías arquitectónicos, arqueometría de materiales constructivos y estudio histórico– arqueológico”, abordase no sólo su excavación arqueológica sino también su análisis arquitectónico integral, dado el excepcional estado de conservación en que se ha preservado el edificio hasta la actualidad, pues restan gran parte de sus alzados originarios, a excepción de algunas zonas rehechas como las jambas de la fachada principal, el tercio inferior del lienzo de la posterior, los ladrillos de los arcos de acceso al mausoleo y sus absidiolos laterales y la práctica totalidad de los revocos y revestimientos originarios de las paredes y de la cubierta del absidiolo meridional. De igual modo, se planteaba la necesidad de determinar en lo posible el contexto histórico–arqueológico a que adscribir el edificio sepulcral; sin duda, ha de tratarse de un asentamiento de índole rural que, hasta fechas recientes –y aún en la actualidad–, se ha caracterizado por un elevado grado de indefinición en lo concerniente tanto a las estructuras y edi-

369

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 2. Entorno de protección del mausoleo establecido en 1996 por Orden resolutoria de la Consejería de Política Territorial y Obras Públicas de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

ficios que lo configuraban, como a las distintas fases de su desarrollo vital y la cronología asignable a cada una de éstas. En efecto, son muchos los restos y materiales arqueológicos que, diseminados por toda el área donde se ubica el mausoleo y sus inmediaciones, se han exhumado accidentalmente en distintas épocas5, en particular en la última centuria, si bien el hecho de que se trate siempre de hallazgos fortuitos y de restos descontextualizados desde un punto de vista arqueológico, ha dificultado considerablemente su interpretación y su inserción en el marco de un conjunto unitario6. Últimamente, las excavaciones arqueológicas sistemáticas que hemos acometido en 1999 y 2000 en el solar de referencia catastral 5792201 –emplazado en el ángulo SE de la confluencia de las avdas. de Ntra. Sra. de la Asunción y de la Libertad y ubicado tan sólo a 30 m al E del mausoleo– han posibilitado, de un lado, la identificación incompleta de la pars urbana del referido asentamiento rural (en concreto parte de un balneum), y de otro, concretar la caracterización histórico–cronológica del mausoleo que, al carecer de secuencia estratigráfica asociada al mismo (uide infra capí-

370

tulo VII.1.), tan sólo puede estudiarse desde un punto de vista formal y estilístico–tipológico. En la presente memoria esbozamos en líneas generales los objetivos fundamentales del Proyecto de Investigación planteado a la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y presentamos la memoria de las actuaciones específicas sobre el mausoleo desarrolladas en el transcurso de la I Campaña que, acometida en el verano–otoño de 1995, fue autorizada y dotada de una subvención económica de 300.000 ptas. por la antedicha Dirección General con fecha 25 de mayo de 1995 (Ref. IB/am, N/expte. 550/95)7. Dichas labores consistieron básicamente en la contextualización global del mausoleo previa al inicio de las excavaciones de los depósitos arqueológicos sensu stricto –tanto en su área perimetral como en el interior–, del análisis de la estratificación construida del edificio y de la elaboración de su cartografía. De esta forma, analizamos el marco geográfico en que se encuadra el asentamiento rural a que cabe adscribir el sepulcro; su contexto arqueológico–topográfico en el seno del que hemos defi-

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Figura 3. Plano del casco urbano de Jumilla con indicación de la ubicación actual del mausoleo (*).

nido como “Complejo arqueológico Casón–Pedregal” (uide infra capítulo IV), con identificación de las principales unidades topográficas relacionadas con dicho asentamiento u otros adyacentes y el bosquejo de la problemática que plantean dichas unidades, en particular en lo referente a la funcionalidad de espacios y su sistematización cronológica; el análisis historiográfico del monumento, incidiendo en las intervenciones antiguas en el edificio y las hipótesis que diversos autores han planteado con relación a la interpreta-

ción del mismo; y las alteraciones que, a partir de la información documental disponible en la actualidad y de un primer análisis de visu8, podemos concretar que se han producido, en particular en el transcurso del s. XX, en la estratificación, no sólo del depósito arqueológico horizontal asociado al mausoleo, sino de sus fábricas y revestimientos; determinaciones todas ellas de la máxima importancia para una correcta planificación de las futuras campañas de excavación.

371

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 4. Emplazamiento del Altiplano Jumilla–Jumilla en el contexto del Sureste de la península Ibérica. Red de comunicación principal y secundaria de época romana (según Muñoz Tomás, en: Poblamiento rural romano en el Sureste de Hispania, 1995, fig. 1).

II. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA GENERALES DEL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

El objetivo fundamental del Proyecto “El mausoleo tardorromano de Jumilla (‘Casón’). Excavación arqueológica, análisis y cartografías arquitectónicos, arqueometría de materiales constructivos y estudio histórico–arqueológico” es el estudio integral del edificio sepulcral en sus múltiples vertientes: documental, arqueológico–estratigráfica, cartográfica, arqueométrica e histórica. De esta forma, a más de la excavación total de los depósitos terrosos que en la actualidad se entregan al mausoleo y de la excavación de los rellenos modernos que colmatan, tanto las tres fosas de inhumación de su interior, como sus absidiolos, y al objeto de completar de la forma más rigurosa posible el análisis de la construcción, se abordarán varias líneas de trabajo cuya metodología básica es la siguiente. Se acometerá el análisis

372

de la estratificación construida del mausoleo, al objeto de identificar sus diversas fases de construcción y reparación, y el estudio arqueométrico de los distintos tipos de piedras, morteros y estucos empleados en la construcción originaria y las posteriores reparaciones. Todo ello, unido al análisis exhaustivo del contexto histórico–topográfico en que se inserta, facilitará su interpretación histórico–arqueológica, permitiendo establecer la morfología del edificio original y sus sucesivas restauraciones y posibilitará abordar y con mayor rigor el estudio tanto de su tipología arquitectónica como de su problemática adscripción cultural. Asimismo, el examen de la estratificación vertical del edificio y los análisis químicos y mineralógicos realizados sobre los materiales utilizados en el edificio original y sus restauraciones permitirán obtener datos fundamentales orientados a la restauración integral del edificio. El primer objetivo del proyecto es la excavación del depósito arquelógico perimetral y adyacente al mausoleo, al fin de constatar la realidad de su secuencia estratigráfica; asimismo se prevé la reexcavación de las tres tumbas de inhumación del interior al objeto de tratar de recuperar la mayor cantidad de información arqueológica posible; no obstante, partimos de la base de que el entorno más inmediato del sepulcro se ha visto afectado por múltiples remociones y que el interior ya fue excavado –como mínimo– por C. de Mergelina en los años 20 o 30 del s. XX. Al respecto, los estudios previos concernientes al análisis de las alteraciones de la estratificación horizontal y vertical son básicos para un correcto planteamiento de los trabajos de excavación (uide infra capítulo VII). En segundo término, realizaremos el registro estratigráfico de la totalidad del mausoleo con el fin de profundizar en los procesos de construcción, remoción y transformación que se han ido “estratificando” en su estructura edilicia. También se acometerá el análisis estratigráfico de los restos de acabados y revestimientos que constituyeron la “epidermis”, tanto de la fachada exterior del edificio, como de las tres tumbas de inhumación existentes en el interior del edificio9. Toda esta “estratificación” está “construida”, pero responde a los mismos parámetros que la formación de las estratificaciones arqueológicas horizontales, razón por la cual pueden identificarse Unidades Estratigráficas que, reflejadas en un diagrama estratigráfico (matrix), nos permitirán conocer mejor, entre otros datos de interés, sus distintas fases constructivas y la cronología relativa de cada una de ellas10.

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Figura 5. Llanura de Jumilla. Cartografía General de España. Mapa General. Serie L. E. 1:50.000. Jumilla (26–34 [869]).

En tercer lugar, una vez excavado por completo tanto su interior como su exterior, se procederá a la realización de la cartografía (restitución geométrico–dimensional) completa del mausoleo con el fin de representarlo verídicamente; mediante fotogrametría terrestre, los correspondientes apoyos métricos y topográficos tomados in situ y diseño asistido por ordenador se elaborarán las plantas general y de cubiertas del monumento; los alzados interiores y exteriores de todos los paños murarios, incluyendo el desarrollo de los tramos curvos de los absidiolos a fin de conocer su verdadera magnitud11. Del mismo modo, se obtendrán varias secciones constructivas y croquis con representación de la microestratigrafía constructiva de las fosas de enterramiento, al objeto de conocer mejor las técnicas de preparación y los elementos necesarios para la posterior consolidación y restauración de dichas partes. Los datos obtenidos permitirán elaborar una propuesta de restitución hipotética del edificio en su

estado originario, con indicación en las correspondientes cartografías de las distintas UU.EE identificadas y las actividades y grupos de actividades en que pueden agruparse. Asimismo, a partir de la documentación cartográfica, se tratará de establecer una clasificación del tipo de aparejo con que fueron construidas las distintas partes del edificio y sus restauraciones12. Por último, y como complemento fundamental de este estudio, se analizarán los distintos tipos de materiales naturales, argamasas, ladrillos y estucos y sus pigmentaciones empleados en las distintas fases identificables en la construcción, así como la composición de los mismos. A tal objeto se efectuarán muestreos sistemáticos en cortes seriados desde los cimientos al techo del edificio13. La intervención arqueológica de campo y el resto de estudios propuestos están íntimamente ligados a la reurbanización del entorno inmediato del mausoleo y su restauración

373

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 6. Complejo arqueológico “Casón–Pedregal”, con indicación de los principales hallazgos en la zona (A. Martínez).

integral. El proyecto de sistematización de la zona contemplará la inserción del edificio en el extremo occidental de una amplia plaza abierta por sus lindes septentrional y oriental a las avenidas del Casón y de Ntra. Sra. de la Asunción, respectivamente. En diciembre de 2000 ha concluido la primera fase de puesta en valor del mausoleo por parte de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, la cual ha consistido en la construcción de la antedicha plaza en el entorno más inmediato del sepulcro, con los consiguientes sistemas de evacuación de aguas, la regularización de los desniveles entre la actual cota de circulación de la Avda. del Casón y la originaria del edificio, tareas de ajardinamiento y la construcción de los sistemas de acceso al monumento desde la referida avda.14; la fase final del proceso será la definitiva restauración integral del monumento para la cual los resultados de la arqueometría permiten recomendar el empleo exclusivo de rocas de las elevaciones cercanas a Jumilla (Sierras del Carche, del Molar, de Enmedio, de las Cabras y del Buey), mucho más compactas y resistentes a la alteración. Asimismo, los morteros a utilizar deberán estar fabricados según las técnicas constructivas características de época tardorromana. II.1. La I Campaña (1995): objetivos y metodología

Los objetivos y actuaciones planteados para la primera campaña de actuaciones arqueológicas en el mausoleo funerario, realizada en 1995, así como la metodología empleada a tal efecto, pueden compilarse en siete puntos básicos; a saber:

374

1º) Análisis historiográfico y documental del mausoleo. A tal objeto, se realizó la revisión de la totalidad de estudios que, o bien dedicados al mismo o bien de forma tangencial, abordan algunas de sus distintas problemáticas. Asimismo, se compiló la totalidad de información documental referente al sepulcro y, en particular, a las distintas actuaciones emprendidas por las administraciones competentes para garantizar su conservación; en la actualidad, dicha documentación se encuentra depositada en el Archivo Central de la Secretaría de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Madrid), el Archivo Municipal de Jumilla, el Archivo del Servicio Regional de Arqueología de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (Murcia) y el Archivo particular de J. Molina García (Familia Molina García) (Jumilla). 2º) Contextualización geográfica del mausoleo y del asentamiento rural a que cabe adscribirlo (“Complejo arqueológico Casón–Pedregal”). 3º) Contextualización topográfica del mausoleo y del “Complejo arqueológico Casón–Pedregal” en que se integra. Para la ubicación precisa del mausoleo y de las unidades topográficas más significativas de este complejo, se recurrirá al manejo de la cartografía digitalizada del Servicio de Cartografía de la Consejería de Política Territorial y Obras Públicas de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (plano 1:500). 4º) A partir del estudio historiográfico y documental, analizar las alteraciones experimentadas, en especial en el devenir del s. XX, en la estratificación, tanto de la fábrica y reves-

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Figura 7. Instalaciones balnearias documentadas en el solar de referencia catastral 5792201, sito en la confluencia de las avenidas de Ntra. Sra. de la Asunción y de la Libertad de Jumilla (complejo arqueológico “Casón–Pedregal”). Fase II. Campaña de 1999. Planimetría (dibujo: J. A. Ramírez Águila).

timientos del mausoleo, como del depósito arqueológico asociado al mismo. 5º) Limpieza y acondicionamiento del mausoleo y su entorno inmediato delimitado por la cerca de protección construida en 1956–1957, al objeto de facilitar el planteamiento de la excavación en el interior del edificio y su área perimetral; para ello, se procedió a la limpieza exhaustiva (vegetación, basuras...) tanto del interior como del entorno del sepulcro y, en particular, de las dos catas arqueológicas realizadas en septiembre de 1992 por B. Muñoz Tomás, que aún permanecían sin cubrir15. 6º) Regularización y perfilamiento del gran socavón y destrozos acaecidos bajo el umbral de la moderna puerta de acceso al mausoleo, ocasionados por las torrenciales lluvias del mes de julio de 1995, así como baldeo y criba de la tierra suelta;. Todo ello ha permitido la obtención de datos interesantes con relación a la estructura arquitectónica del edificio y sus posteriores remodelaciones (especialmente intensas en la fachada principal y en el testero), ya detectadas por González Simancas (1905–07) y por C. de Merge-

lina (1943) y confirmadas ahora desde un punto de vista arqueológico. 7º) Obtención de nuevas medidas y puntos de referencia del edificio (red básica) que posibiliten la elaboración de su cartografía (planimetría, altimetrías y secciones de los alzados), para lo cual se recurrió a medios topográficos y fotogramétricos terrestres. Por medio de fotogrametría terrestre, se inició la ejecución de la planta de cubiertas y de parte de los alzados interiores. III. EL CONTEXTO GEOGRÁFICO: MEDIO FÍSICO, PAISAJE Y UBICACIÓN TOPOGRÁFICA DEL “COMPLEJO ARQUEOLÓGICO CASÓN–PEDREGAL”

El Altiplano Jumilla–Yecla se emplaza en el SE de la península Ibérica, en concreto en el extremo NE de la Región de Murcia, y está integrado por los municipios que le dan nombre16; el término municipal de Jumilla se ubica en el ángulo suroccidental de dicha demarcación. La estratégica situación geográfica de la comarca la convierte en zona de

375

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 8. Término municipal de Jumilla (Altiplano Jumilla–Yecla). Distribución del poblamiento rural de época romana (ss. I–IV d.C.) en las vertientes S, O y SE del Cerro del Castillo (J. M. Noguera).

transición entre regiones muy dispares (Levante, SE mediterráneo, zona meridional de La Mancha y alta Andalucía oriental), tanto en lo concerniente a sus aspectos físicos como a los de carácter humano, lo cual determinó que ya desde época romana estuviese atravesada por múltiples vías de comunicación secundarias que enlazaban la vía Carthago Noua–Complutum con la que conectaba Saetabi y Cástulo17 (fig. 4). El complejo arqueológico “Casón–Pedregal” (uide infra capítulo IV), en cuyo extremo occidental se emplaza el mausoleo tardorromano secularmente conocido como “Casón”, se extiende al N de una de las más importantes cuencas del Altiplano, la denominada “cubeta de El Prado”18 o Llanura de Jumilla y, en concreto, en los declives del piedemonte de las estribaciones SO del Cerro del Castillo de Jumilla, constituido por terrenos de inclinación muy suave y ligeramente elevados con relación al fondo del llano (fig. 5). Dicha cubeta está delimitada al N por el referido Cerro del Castillo (645 m.s.n.m.), al S por la Sierra de Santa Ana (967 m), al O por la del Molar (940 m) y al E por las del Buey (1.087 m), Enmedio

376

(799 m) y El Carche (1.375 m). Se trata de una cuenca semiendorreica, cuya topografía es prácticamente llana a excepción de una suave pendiente hacia el SO, cuya superficie está formada por depósitos cuaternarios de aluvión fluvial –procedentes de los aportes de diversas ramblas y torrenteras–, que se extienden sobre amplios depósitos coluviales y de glacis de acumulación recientes formados por una sucesión de gravas y arenas que alternan con arcillas y limos anaranjados, todo ello sobre un lecho miocénico de calcarenitas y margas arenosas de facies lacustre. Las ramblas de Jumilla y de la Alquería se unen al O del Cerro del Castillo y forman la Rambla del Judío (o río Juá) que discurre sobre los materiales de aluvión aportados por aquellas dos al sector septentrional de dicha cubeta, configurando un enorme cono de deyección que se extiende al SO de la actual ciudad de Jumilla. También confluye en el extremo NO de El Prado la rambla de Las Royalizas, que drena las aguas de las sierras del mismo nombre y de Las Royalizas; por el S, desaguan algunas torrenteras que parten de los declives septentrionales de la Sierra de Santa Ana, destacando entre todas la Ram-

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Figura 9. Propuesta de centuriación en la Llanura de Jumilla (según Morales Gil, 1974).

bla de Santa Ana; finalmente, por el NE vierten sus aguas algunos ramblizos que avenan la vertiente N de las sierras del Buey y del Comisario. Cuando lluvias de elevada intensidad horaria producen grandes avenidas, la totalidad de aguas vertidas en El Prado avenan por su única salida natural, emplazada al SO, entre las sierras del Molar y de Santa Ana, lo que ha generado la denominada Cañada del Judío. Los múltiples pasos abiertos entre los accidentes orográficos que delimitan la llanura fueron utilizados por diversas vías de comunicación que, ya desde época prerromana y hasta nuestros días, enlazan el Levante y SE peninsulares con la Meseta y Andalucía. El suelo que predomina en la zona es de tipo pardo–calizo, muy rico en humus fósil, que caracteriza las ricas tierras de uso

agrícola de la zona; se trata de un aridisol, bajo régimen de humidad arídico y xérico, que desde antiguo se vio favorecido por la acción antrópica mediante el aporte de recursos hidráulicos, tal y como muestran los hallazgos arqueológicos que evidencian la canalización hasta las inmediaciones del enclave rural romano objeto de nuestro estudio de las aguas de la Fuente del Cerco, sin despreciar probablemente los aportes esporádicos de la cercana rambla. Ésta, que es el más importante de los cursos que recorren la zona, discurre en dirección NE–SO hasta desembocar en el río Segura, aguas arriba de Cieza, siendo denominada en su curso inferior como Rambla del Judío o río Juá. Sus aportes se limitan a las riadas ocasionadas por fuertes lluvias, viéndose enriquecidos por el principal de sus afluentes, la Rambla de la Cingla, en su margen derecha.

377

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

El topoclima de la llanura es mediterráneo, aunque fuertemente influido por la continentalidad, con una temperatura media de 16 ºC, que se extiende entre la media mínima de 5 ºC y la media máxima de 25 ºC, aunque se alcanzan máximas de más de 40 ºC en verano y de –7 ºC en invierno, con heladas en otoño. Las precipitaciones medias son de 288’5 mm anuales, con máximos en primavera y otoño, e inviernos secos. Emplazado en la margen izquierda de la Rambla de la Alquería o Río Juá, topográficamente el “Complejo arqueológico Casón–Pedregal” ocupa un amplio sector donde otrora se extendía la antigua estación de las compañías de ferrocarril VAY y JC (posterior F.E.V.E. Alcoy–Villena–Cieza), así como sus áreas aledañas, tanto a oriente y a occidente, como en los terrenos de antigua huerta que se extendían al S de las instalaciones ferroviarias. La zona está en la actualidad inserta en el casco urbano de Jumilla, por lo que ha experimentado un profundo proceso de urbanización desde los años 70 de nuestra centuria, quedando parte del yacimiento arqueológico ocupado por complejos industriales abandonados, de un lado, y de otro, bajo las modernas avdas. de Ntra. Sra. de la Asunción y de la Libertad (esta última fosiliza el trazado de la antigua estación del F.EV.E.); otro amplio sector, el más meridional, fue colmatado parcialmente hace años por un potente relleno de tierra destinado a configurar un aterrazamiento artificial donde ubicar el recinto ferial de la localidad. III.1. Potencial agroclimático: marco geoarqueológico y factores medioambientales

Los condicionantes derivados del medio físico y del paisaje del Altiplano Jumilla–Yecla, en general, y de la cubeta de El Prado, en particular, evidencian cómo múltiples factores medioambientales condicionaron de manera positiva, tanto los caracteres como la densidad del poblamiento humano del territorio al S del Cerro del Castillo de Jumilla en época romana (ss. I–IV d.C.). Cabría referir, en primer lugar, que los materiales cuaternarios de origen aluvional que tapizan la cubeta configuran óptimas tierras para el laboreo agrícola y la práctica de la ganadería. De hecho, estos fértiles suelos, abundantes en humus fósil, debieron ser óptimos para cultivos tales como los propios de la trilogía mediterránea. También debió destacar la existencia de enormes hatochares distribuidos en determinadas áreas de montaña y en los glacis de acumulación, potencial que sin duda debió de ser optimizado por los possesores de las distintas propiedades rurales existentes en la zona entre los ss. I al IV d.C. Distintos

378

Figura 10. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Planimetría y altimetría según C. de Mergelina (1943).

autores clásicos, como Estrabón (III, 4, 9) y Plinio (NH, XIX, 26–31), refieren la importancia que había alcanzado la explotación espartera en el ager carthaginensis, actividad que valió a la capital del convento jurídico el apelativo de Carthago Spartaria y por extensión a parte de su territorium el de campus Spartarius19; de hecho, la riqueza espartera del Altiplano llegó a ser tal que algunos investigadores han propuesto situar el foco principal de estas explotaciones en las tierras del interior del SE peninsular20. A ello conviene añadir, en segundo lugar, la relativa riqueza de agua que también pudo generar la existencia de zonas y cultivos de regadío; el territorio carece de cursos permanentes de agua, si bien posee grandes reservas hídricas subterráneas cuya explotación en época romana evidencian tanto las infraestructuras construidas en la zona para el transporte del agua como los depósitos de gran capacidad documentados en diversos puntos del “Complejo arqueológico Casón–Pedregal” y otros muchos. Por último, factor de la máxima importancia para el desarrollo poblacional y económico del territorio debió ser su excelente emplazamiento geográfico en el conjunto del Altiplano, que convirtió la Llanura de Jumilla en un importante nudo de comunicaciones secundarias interiores que enlazaban la costa con el interior peninsular21. Todos estos factores medioambientales debieron atraer la instalación en determinadas zonas del Altiplano y de la cubeta de El Prado –en este último caso, sobre todo en las periféricas– de importantes explotaciones de carácter agropecuario, con probabilidad organizadas mediante latifundia, con sus correspondientes uillae, cuya distribución

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Figura 11. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Plano a escala 1:50 con indicación de las obras y remociones de tierra efectuadas junto al mausoleo a fecha de 8 de octubre de 1954 (según J. Tamés, Propuesta de obras de consolidación y acondicionamiento en el “Casón” de Jumilla [Murcia]. Monumento Nacional. Expediente sobre obras urgentes en el “Casón” de Jumilla [Murcia], Monumento Nacional, importante, 10.000’00 pesetas. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Secretaría de Estado de Cultura, Gabinete Archivo Central, c/ 87399).

planteó A. Morales a partir de una hipotética centuriatio22, si bien con la información arqueológica que al día de hoy poseemos con relación a estas instalaciones es problemático el establecimiento de un cuadro cronológico coherente en que insertar tal organización del territorio que, en otras zonas del SE peninsular, parece producirse en épocas más tempranas23. El centro motor de uno o varios de estos latifundia ha de identificarse en el “Complejo arqueológico Casón–Pedregal”, emplazado en las suaves pendientes del piedemonte del Cerro del Castillo de Jumilla, constituido por terrenos de inclinación muy suave y sobreelevados respecto al fondo de esta depresión –que fue un área semipantanosa tan sólo drenada a inicios del s. XX, cuando se convirtió en la más importante superficie de regadío de Jumilla–, los cuales muestran rasgos medioambientales que, en términos generales, no sólo son propicios para el asentamiento humano, sino que, además, se amoldan a las prescripciones de los agrónomos latinos respecto a los lugares

idóneos para dichas instalaciones. Primero, la riqueza edafológica del suelo cumple con las prescripciones de los tratadistas, según las cuales las instalaciones agropecuarias han de extenderse en tierras fértiles (Catón, I, 1, 2; Columela, I, 4, 5; Varrón, I, 12, 1). Segundo, el territorio debe poseer asegurado el abastecimiento hídrico (Varrón, I, 11, 2); al respecto, las instalaciones balnearias y la gran cantidad de depósitos de agua documentados en la zona acreditan tal aprovisionamiento que, sin duda, debía obtenerse a través de la explotación de acuíferos, como el de la Fuente del Cerco, algunas de cuyas aguas debieron ser conducidas desde los manantiales hasta su lugar de utilización mediante el recurso a pequeños acueductos, restos de los cuales se han documentado en la zona. Por último, la ubicación de este asentamiento en la ladera meridional del Cerro del Castillo también se ajusta a las disposiciones de algunos agrónomos latinos pues, como bien detalla Columela (I, 4, 10), le protege de los fríos vientos del N.

379

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 12. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Campaña de 1995. Sección horizontal con indicación de las Catas nos 1 y 2 de la Campaña de 1992, así como del actual umbral de ingreso al edificio.

IV. EL CONTEXTO TOPOGRÁFICO: EL “COMPLEJO ARQUEOLÓGICO CASÓN–PEDREGAL” Y EL HÁBITAT RURAL DE ÉPOCA ROMANA EN LA LLANURA DE JUMILLA

IV.1. Identificación de unidades topográficas

Las labores agrícolas desarrolladas en las tierras blancas de regadío emplazadas en el piedemonte al S y SE del Cerro del Castillo de Jumilla y, sobre todo, las intensas remociones de tierra efectuadas en esta zona relacionadas con la construcción del trazado, edificios de pasajeros, muelles de mercancías, cocheras y otras instalaciones de la estación compartida por los antiguos ferrocarriles Villena–Jumilla (VAY) y Jumilla–Cieza (JC), de un lado, y de otro, de construciones destinadas a industrias esparteras y de otro género, han propiciado el continuo hallazgo en esta zona de todo género de restos arqueológicos –muebles e inmuebles– descontextualizados. Más recientemente, y aun a sabiendas de la riqueza arqueológica de todo este sector, el intenso proceso de urbanización a que ha sido sometido este área, con los consiguientes movimientos de terreno que ello conlleva aparejado,

380

ha determinado que gran cantidad de restos arqueológicos, muebles e inmuebles, hayan continuado aflorando a la superficie, casi siempre sin una correcta supervisión técnica y, por ende, sin poder establecer de modo preciso su contexto arqueológico. Mª. C. y J. Molina ordenaron y sistematizaron en su Carta Arqueológica de Jumilla, publicada en 197324, los diferentes hallazgos acaecidos en todo este amplio sector, individualizando y adscribiendo cada uno a distintos yacimientos que, desde entonces, han sido conocidos en la bibliografía arqueológica como “Casón”25, “Hypnos”26, “Pedregal” 27 y “Camino del Pedregal” (o “Busto”)28. Todos se ubican al S y SE de la actual población y se alinean en dos ejes dispuestos, uno de O a E y de aproximadamente unos 400 m, y otro de N a S y de cerca de 260 m. Considerados hasta fechas recientes como núcleos independientes unos de otros29, la cercanía entre ellos y el estado actual de nuestros conocimientos induce a ponerlos en relación e interpretar algunos de ellos como integrantes de un único enclave rural del que sólo conocemos elementos aislados, tanto muebles como inmuebles, de sus distintas fases cronológicas y partes,

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Figura 13. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Campaña de 1995. Sección A–A’. Se ubica el socavón y su correspondiente perfil, bajo el actual umbral de ingreso al edificio.

tanto las urbana y rustica, como la necrópolis. Dado que el predio donde se emplazaba el mausoleo tardorromano objeto de nuestro estudio era conocido secularmente con el topónimo “Casón” y que los terrenos donde se alzaron las antedichas instalaciones ferroviarias se denominaban con el término de “Pedregal”, debido a la acumulación y amontonamientos de piedras existentes en la zona derivados del laboreo agrícola, consideramos oportuno uniformar la terminología con que definir este amplio asentamiento o conjunto de asentamientos, de un lado, y de otro, respetar en lo posible la toponimia preexistente, acuñando de esta forma el nombre de “Complejo arqueológico Casón–Pedregal” para el enclave ubicado en esta zona (fig. 6). El mausoleo llamado “Casón” es el edificio que, casi en los lindes con la Rambla del Judío, marca por el momento el límite occidental de este complejo arqueológico y de, al menos, uno de sus asentamientos. Si bien es problemático establecer su filiación cultural, básicamente se trata de una cella bicora cuya tipología y paralelos arquitectónicos avalan una datación muy a finales de la tercera centuria o, mejor, en pleno siglo IV d.C.30. Carente de contexto arqueológico31, las intervenciones acometidas en sus inmediaciones reciente-

mente permiten definir con mayor precisión su contexto histórico–cronológico y adscribirlo a un establecimiento rural, una de cuyas partes (urbana) ha sido parcialmente identificada. Así, a unos 30 m al NE del sepulcro se excavó en 1993 el solar donde se ubicaba la antigua bodega de F. Gutiérrez Cutillas, emplazada en el ángulo NO de la confluencia de las actuales avenidas de Ntra. Sra. de la Asunción y del Casón, documentándose una serie de estructuras arquitectónicas vinculadas a zonas de almacenaje y que, presumiblemente, constituyen el cierre O de la pars urbana del referido asentamiento32. En este mismo lugar, pero una centuria antes (1893) y al construir la antedicha bodega, fue encontrada casualmente una magnífica estatuilla de bronce con evocación del dios Somnus, el Hypnos griego, estilísticamente datable en el s. II d.C.33 y sin duda perteneciente al programa ornamental que decoró la referida vivienda34. Asimismo, siempre que se han realizado trabajos de reforma o remodelación en los edificios contiguos y al N de la bodega, destinados a fábrica de alcohol e industria vitivinícola, respectivamente, se han exhumado restos de muros, cenizas, molinos y otros materiales arqueológicos. En razón de estos hallazgos y, en particular, de la estatua broncínea, el lugar fue denomi-

381

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Figura 14. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Campaña de 1995. Sección B–B’. Se ubican el socavón y su correspondiente perfil, bajo el actual umbral de ingreso al edificio, y las Catas nº 1 y 2 de la Campaña 1992.

nado en 1973 con el topónimo “Hypnos” por Mª. C. y J. Molina, quienes consideraron la existencia en la zona de una uilla romana35. De otro lado, la empresa Telefónica S.A. realizó en el año 1991 una zanja en la acera oriental de la avenida de Ntra. Sra. de la Asunción, en concreto a unos 50 m al E del “Casón” y unos 30 m al SE del solar donde se alzó la antedicha bodega y, por consiguiente, en el ámbito en la topografía del referido “yacimiento”36; en el transcurso de dichas obras se recuperaron diversos materiales arqueológicos entre los cuales cabría destacar los latericios, en particular numerosos ladrillos bessales y varias clavijas (claui coctile), utilizados en la construcción de los sistemas de hypocausis de las termas y baños romanos37. Estos hallazgos nos condujeron a plantear en 1999 y 2000 sendas campañas de excavaciones arqueológicas sistemáticas en el solar de referencia catastral 5792201, sito en el ángulo SE de la intersección entre las avenidas de Ntra. Sra. de la Asunción y de la Libertad, fruto de las cuales ha sido el hallazgo de parte de un complejo termal, con probabilidad un balneum con, al

382

menos, dos fases edilicias bien identificables38. Diversas circunstancias han imposibilitado completar la excavación del edificio39, razón por la cual el análisis de su estructura está sujeto a multitud de problemas que dificultan considerablemente una interpretación integral de su organización, quedando aspectos tan importantes como la funcionalidad de cada ambiente y su interrelación sujetos a la formulación de hipótesis de trabajo que, en cualquier caso, sólo futuras investigaciones en zonas adyacentes al solar podrán corroborar o refutar. Con todo, podemos reconocer la orientación general de las estructuras arquitectónicas, parte de su compartimentación y, al menos, dos fases cronológicas bien diferenciadas (I y II). La planta exhumada en 1999 corresponde a la última etapa del complejo que, datable en el IV d.C. en razón del contexto cerámico documentado en el relleno de nivelación de la estancia nº 4, debió de ser con probabilidad la de mayor magnitud arquitectónica de su secuencia (fig. 7); en líneas generales, los vestigios recuperados constituyen desde un punto de vista planimétrico un cuerpo edificado orientado en dirección N/NO–S/SE, en el

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Lámina 1. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Julio de 1999. Cerco y verja de protección construido en 1956–1957. Nótese que el cercado apoya directamente en el absidiolo septentrional al haberse construido a tan sólo 1’60 m del mausoleo la línea férrea Jumilla–Cieza, cuyo antiguo trazado se aprecia en primer plano.

que se reconocen un total de dos estancias casi completas, a saber: un ambiente de grandes dimensiones (ca. 12’60 m de longitud por 6’14 m de anchura) atravesado longitudinalmente por un canal (fig. 7, nº 4), y una estancia calefactada dotada de cámara de calor reparada (caldarium) (fig. 7, nº 1); otros vestigios evidenciaban la existencia de otros espacios sólo parcialmente conocidos y, por tanto, de ambigua comprensión: otra sala caliente contigua (tepidarium) (fig. 7, nº 2) y al N de la anterior, dos ambientes, quizá al menos uno de ellos un receptáculo de agua relacionado con el espacio atravesado por el canal (fig. 7, nº 5). En la campaña de 2000 se excavó el hypocaustum del tepidarium, que estaba amortizado en su Fase II, y se procedió a la eliminación de la gran sala atravesada por el canal, lo cual evidenció la existencia en este lugar y durante la Fase I, de un espacio abierto en que se disponía un receptáculo de agua rectangular cuyas paredes y suelo están revestidos de mortero hidráulico (fig. 7, nº 5), con probabilidad destinado al abastecimiento hídrico del asentamiento rural en general y del complejo balneario en particular.

Con todo, dado que los resultados obtenidos en las intervenciones son parciales, que no están del todo definidos los límites y relaciones internas entre los diferentes ambientes identificados y, sobre todo, que no existe seguridad sobre la contemporaneidad o no de sus diferentes fases constructivas, optamos a nivel planimétrico por diferenciar en el conjunto dos sectores, articulado cada uno de ellos en torno a otros tantos ejes axiales; el Sector I se extiende en sentido N/NO–S/SE a lo largo de un eje central e incluye las dos salas calefactadas dotadas de hypocausta; en la fase I (fines del s. I–s. II d.C.) ambas estancias debieron ser construidas, en tanto que en la fase II (s. IV d.C.) parece que el hypocaustum del caldarium fue reparado y que el tepidarium fue amortizado como tal. El Sector II, igualmente dispuesto en derredor de un segundo eje axial paralelo al anterior, está ocupado en la fase I por el antedicho espacio abierto con una cisterna y en la fase II por un ámbito de grandes dimensiones conectado al N/NO con dos ambientes de difícil interpretación, aunque al menos uno parece un receptáculo de agua (fig. 7, nº 5)40.

383

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 2. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Fines del s. XIX–inicios del XX. Fachada principal arruinada (González Simancas, Catálogo Monumental de la Provincia de Murcia, 1905–1907) (Foto Archivo Centro de Estudios Históricos, CSIC).

Desde el punto de vista cronológico, las instalaciones exhumadas evidencian dos fases bien definidas: la primera, que correspondería al asentamiento inicial, puede datarse en razón del material cerámico recuperado en su depósito arqueológico a finales del s. I y durante el II d.C.; a la decoración doméstica de esta fase pudo pertenecer la esculturilla de Somnus recuperada en 189341. La segunda fase puede fecharse arqueológicamente en el s. IV d.C. en razón del escaso material cerámico y numismático datable recuperado en el relleno de nivelación del pavimento de la gran sala atravesada por el canal (fig. 7, nº 4), coincidiendo la fechación general de esta refectio con la que, en principio, podría asignarse al mausoleo que estudiamos desde un punto de vista formal y tipológico. La excavación realizada en 1993 30 m más al NO evidencia una secuencia cronológica que, según Hernández Carrión, se desarrollaría entre los ss. II al III d.C.42. Por otra parte, es difícil determinar el desarrollo y articulación arquitectónica de la vivienda a que cabe adscribir los restos de estos baños y las estructuras exhumadas por Hernández Carrión. En todo caso, los sondeos arqueológicos realizados

384

en la mitad oriental del solar donde se documentó el balneum establecen que el sector doméstico del asentamiento quedaba cerrado al E por las referidas instalaciones balnearias. Por consiguiente, la vivienda podría desarrollarse en torno al vértice NO y al lateral occidental de tales construcciones, siendo más improbable su desarrollo hacia el SE donde, al menos en las prospecciones y sondeos realizados entre 1999 y 2000, no se ha constatado depósito arqueológico alguno. A unos 150 m al E del solar donde hemos exhumado el referido balneum, en el espacio antiguamente ocupado por la estación de los ferrocarriles VAY y JC y, en concreto, en la zona donde se alzó el edificio principal de viajeros (actual sede de la Policía Local de Jumilla), las vías de tránsito y de maniobra, así como la plataforma giratoria y las cocheras, se emplazaba un antiguo predio conocido con el nombre de “Pedregal” que, antes de la construcción del ferrocarril, recibía tal denominación en razón de la existencia en el lugar de un amontonamiento de piedras y restos de edificaciones con muros con cal, quizás en parte también los que Lozano Santa refiriera en las inmediaciones del “Casón”. Con ocasión del

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Lámina 3. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Fines del s. XIX–inicios del XX. Fachada posterior semiarruinada (González Simancas, Catálogo Monumental de la Provincia de Murcia, 1905–1907) (Foto Archivo Centro de Estudios Históricos, CSIC).

trazado del tendido férreo, se desmontó y trasladó dicha acumulación de materiales para confeccionar el terraplén de relleno que desde la estación iba al llamado Puente de Piedra; asimismo, al realizar las obras de construcción de la estación de viajeros y las vías de tránsito y de maniobra, y según refieren dos vecinos de la localidad que así lo presenciaron, fueron exhumadas “varias estancias con pisos de mosaicos geométricos unos y con figuras otros, de un colorido más rico y variado que el que he podido apreciar en los hallados y rescatados en Los Cipreses”43; lamentablemente nada ha subsistido, ni de estos restos de estructuras, ni de los mosaicos policromos44. Tan sólo en una pequeña intervención de urgencia realizada en el verano de 2000 por E. Hernández Carrión, 30 m al S del antiguo edificio de viajeros del ferrocarril JC (actual sede de la Asamblea Local de la Cruz Roja), ha podido documentarse la existencia de una balsa que, en los ss. III-IV d.C., se construyó amortizando estructuras anteriores de cronología imprecisa (tardorrepublicana o altoimperial ?). La estructura estaba colmatada por un relleno constituido básicamente por un vertido de revestimientos

parietales, molduras y restos muy fragmentados de pintura mural; asimismo se recuperó abundante material cerámico y gran cantidad de teselas policromas. En principio, estos hallazgos parecen verificar la veracidad de la información recopilada por J. Molina relativa a la existencia en esta zona de una vivienda dotada de un rico programa ornamental, a la par que podrían confirmar la existencia en este sector de una vivienda, encuadrable entre la segunda mitad del s. II y el s. IV d.C., cuyos revocos, molduras y pinturas murales fueron amortizados en un momento impreciso y arrojados a la mencionada balsa que, en todo caso, es posterior al s. III45. De otra parte, en las décadas de los años 60 y 70, con ocasión de la ejecución de obras de infraestructura de la ciudad y zonas adyacentes pudo verificarse, al menos en parte, la realidad de tales afirmaciones; en efecto, con motivo de la apertura en 1968 de una zanja por parte del Instituto Nacional de Colonización, J. Molina realizó prospecciones en que documentó la existencia de abundantes vestigios arquitectónicos; en concreto, exhumó un amplio conjunto de muros de mampostería, reforzados por sillares y ladrillos, pavimentos

385

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 4. J. Tamés, Propuesta de obras de consolidación y acondicionamiento en el “Casón” de Jumilla (Murcia). Monumento Nacional (Expediente sobre obras urgentes en el “Casón” de Jumilla [Murcia], Monumento Nacional, importante, 10.000’00 pesetas. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Secretaría de Estado de Cultura, Gabinete Archivo Central, c/ 87399).

de argamasa, una pileta y diversas conducciones de carácter hidráulico que, en una longitud de unos 110 m de O a E, quedan hoy día soterrados bajo el actual recinto ferial46. Posteriormente, en 1972 se practicó a todo lo largo de la 4ª vía extinguida, a aproximadamente a 22 m al S del antiguo edificio de viajeros de la línea férrea JC, una zanja de 3 m de profundidad por 2 m de anchura destinada al alcantarillado de la población; en el transcurso de los trabajos, igualmente supervisados por J. Molina, se destruyeron muros de mampostería trabada con argamasa y se extrajeron grandes bloques escuadrados de piedra, ladrillos, tegulae, pondus, poleas de telar y gran cantidad de cerámica sigillata de la que desconocemos tipos y, por ende, cronología47. Finalmente, la Dirección General de Patrimonio Artístico y Cultural concedió permiso para practicar excavaciones en la zona, dirigidas asimismo por Molina García, y en julio de 1975 se realizaron algunos sondeos que dieron como resultado el hallazgo de restos de estructuras pertenecientes a una estancia, de unos 2’97 m de anch. por al menos 4’65 m de long. conservada, pavimentada con piso de argamasa; al haberse practicado dicha intervención con posterioridad a 1973, fecha de edición de la Carta Arqueológica de Jumilla de Mª. C. y J. Molina, los resultados han permanecido inéditos hasta

386

la actualidad48; con relación a esta última se aprecia en el “estrato C” la existencia de diversos materiales entre los cuáles cabe reseñar una clavija del tipo empleado en la construcción de los sistemas de hypocausis romanos y muy similar a las recuperadas a unos 150 m más al O en el transcurso de las excavaciones de 1999 y 2000 en el solar de referencia catastral 5792201. IV.2. Hipótesis y problemas de interpretación del poblamiento rural romano de la Llanura de Jumilla

El panorama anteriormente esbozado plantea diversos problemas de interpretación que, por el momento y en tanto no se acometan estudios exhaustivos en la zona, son de difícil resolución. De esta forma, la actual y fragmentaria información arqueológica ofrecida por el “Complejo arqueológico Casón–Pedregal” prefigura la existencia de, al menos, dos núcleos habitacionales tan sólo separados por ca. 150 m. En el antiguo predio del Casón –actual intersección de la avdas. de la Asunción y de la Libertad– se constata la existencia de un balneum, sólo parcialmente documentado, y, por ende, de una presumible vivienda asociada a esta instalación. En el transcurso de su excavación se han definido claramente dos fases cronológicas: la primera correspondería al momento

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Lámina 5. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Fachada principal y ábside SO después de la restauración de inicios del s. XX (foto Archivo J. Molina García).

fundacional del enclave, con la construcción de un complejo balneario, de posible planta lineal simple y recorrido retrógrado, que en razón a los escasísimos contextos cerámicos de los niveles de amortización podría fecharse hacia la segunda mitad del s. I o los inicios del II d.C. La segunda fase corresponde a una refectio de las instalaciones balnearias que determinó la amortización parcial de algunas de sus estancias (tepidarium) y la ampliación hacia el E mediante la construcción de nuevas instalaciones de entre las cuales sobresale la sala nº 4 atravesada en su eje axial por un canal (fig. 7, nº 4); el relleno de nivelación del pavimento de esta estancia determina para esta fase una cronología encuadrable en el s. IV d.C. Es difícil establecer con seguridad la funcionalidad de las antiguas instalaciones balnearias durante esta segunda fase: con seguridad sabemos que el tepidarium se amortizó y que el hipocausto del caldarium experimentó una considerable reducción volumétrica, en tanto que la nueva sala nº 4 es de compleja interpretación, si bien no ha de excluirse su consideración como un espacio abierto, atravesado por una especie de euripus y vinculado a los baños.

Referente al Pedregal, no es posible establecer una correcta caracterización arqueológica del núcleo aquí emplazado, si bien los restos exhumados hasta la fecha parecen acreditar la existencia de un asentamiento dotado de una presumible pars urbana y una zona de manufacturación, almacenaje y tal vez, residencia de operarios (partes rustica y fructuaria). A la vivienda pertenecerían los mosaicos policromos destruidos en el transcurso de las obras de construcción de la estación de FF.CC. y los restos de molduras, revocos parietales, fragmentos de pintura mural y teselas policromas encontradas en 2000 en las excavaciones de Hernández Carrión; en la misma dirección apuntan los materiales cerámicos pertenecientes a la infraestructura de unos baños. A la zona de producción y almacenamiento cabría adscribir los restos de canalizaciones, pilas y estancias pavimentadas con argamasa documentadas en los años 70 por Molina García. Pero, lamentablemente, por el momento carecemos de datos precisos para perfilar una mínima secuencia cronológica de estas instalaciones, si bien la pequeña intervención de Hernández Carrión en 2000 evi-

387

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 6. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). 1953. Vista desde el SO tras la construcción de un cercado de mampostería y ladrillo que apoyaba directamente en el mausoleo y las remociones de tierras que dejaron el cimiento del absidiolo meridional al descubierto (foto J. Tamés, Informe sobre obras efectuadas en el Casón de Jumilla y Catedral de Murcia. Monumentos Nacionales. 1953–IX–25. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Secretaría de Estado de Cultura, Gabinete Archivo Central, c/ 88617).

dencia al menos un horizonte constructivo de los ss. III-IV d.C., de una parte, y de otra, la existencia de mosaicos polícromos –que se difundieron desde época antonina alcanzando gran popularidad en los ss. III y IV d.C.– avalaría para el enclave, al menos, una fase cronológica encuadrable en las referidas centurias, momento en que asimismo se datan las abigarradas composiciones geométricas de las cercanas uillae de Los Torrejones (Yecla)49 y Los Cipreses50. Por tanto, no poseemos certeza segura sobre si el uso y la secuencia cronológica de las instalaciones documentadas en el “Pedregal” fueron los mismos que en las identificadas en el balneum de la vivienda del paraje del “Casón”. Ante tal problema se nos muestran diversas posibilidades: en primer lugar, cabría plantear la existencia en los antiguos predios de dos asentamientos cercanos, tan sólo separados por unos 150 m e independientes el uno del otro, si bien en tal caso sorprendería la cercanía de las instalaciones domésticas documentadas. En segundo término, tampoco es descartable la hipótesis de la pertenencia de todas estas instalaciones a un

388

único fundus con su correspondiente asentamiento rural, quizás una única uilla, del que se conocerían sólo algunos elementos, tanto muebles como inmuebles, pertenecientes a distintas fases cronológicas de sus diferentes partes, tanto las urbana y rustica, como de las necrópolis altoimperial y tardía; con el devenir del tiempo, en este núcleo se podría haber producido un cambio de ubicación de la vivienda principal; así, en un primer momento (finales del s. I–s. II d.C.), la casa pudo estar emplazada en el punto donde hemos identificado el balneum (predio del Casón), y en un periodo impreciso del s. IV d.C. pudo amortizarse esta vivienda para ser sustituida por una nueva construida en la zona del Pedregal, si bien esta hipótesis queda pendiente de ulteriores excavaciones en esta última área, de una parte, y de otra, implicaría la amortización de los baños en la Fase II (s. IV d.C.), cuestión que, por el momento, no es del todo evidente. En todo caso, la mayoría de restos identificados por Molina García al S de la antigua Estación del F.E.V.E. muestran un evidente carácter manufacturero. De hecho, hemos

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Lámina 7. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). 1954. Vista desde el SE tras la construcción de un cercado de mampostería y ladrillo que apoyaba directamente en el mausoleo (foto J. Tamés, Propuesta de obras de consolidación y acondicionamiento en el “Casón” de Jumilla (Murcia). Monumento Nacional. 1954–X–8) (Expediente sobre obras urgentes en el “Casón” de Jumilla (Murcia), Monumento Nacional, importante, 10.000’00 pesetas. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Secretaría de Estado de Cultura, Gabinete Archivo Central, c/ 87399).

identificado restos de instalaciones de carácter industrial y dedicadas al almacenamiento en la campaña de prospecciones acometida en el verano–otoño de 2000 en toda la zona al S de la antigua estación y en torno al denominado “Camino del Pedregal”, donde las excavaciones realizadas por B. Muñoz, E. Hernández e I. Urueña en 1988 y 1991-92 determinaron asimismo el hallazgo de balsas y estructuras asociadas a instalaciones productivas de difícil seriación cronológica51. Todos estos hallazgos plantean la existencia de un amplio conjunto de instalaciones habitacionales y dedicadas a las antedichas actividades, sin que por el momento sea posible ni asociarlas a uno o más centros de explotación emplazados en la zona, ni precisar su caracterización cronológica. En todo caso, es posible que en esta zona se emplazara una pequeña necrópolis altoimperial (s. II d.C.) adscribible a los asentamientos ubicados más al N; así parece confirmarlo el hallazgo fortuito acaecido en enero de 1934 en el “Camino del Pedregal” (o “Busto” como lo denominaran Mª. C. y J.

Molina)52, a aproximadamente unos 500 m al SE de “Hypnos”, de un excelente busto con retrato que, realizado en mármol blanquecino, evoca con seguridad a un individuo privado cuyas pretensiones y nivel adquisitivo acreditan tanto la calidad como el elevado coste de la labra. Sus caracteres iconográficos, técnicos y estilísticos concluyen su datación ca. 160–170 d.C. El amplio ramillete de hojas de acanto de la base del busto, en tanto que señal de heroización e inmortalidad53, podría respaldar el carácter fúnebre del retrato. El carácter fúnebre del retrato podría quedar asimismo refrendado por el hallazgo en 1987, asimismo casual y en las inmediaciones del predio donde se halló el mármol, de un fragmento de epígrafe de 0’39 x [0’95] x 0’50 m que, de una parte, completa otro ya publicado hace más de dos siglos por Lozano Santa y reencontrado casualmente en la que fuera su casa de la calle Canalejas de Jumilla en 198354, y de otra, sin duda perteneciente al arquitrabe de un pequeño monumento funerario, construido ex textamentum en

389

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 8. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). 1996. Muro interior reparado del testero de la nave central. La textura de la fábrica del tercio inferior evidencia la restauración de inicios del s. XX (foto A. López).

recuerdo de un anónimo personaje, cuyo cognomen podría ser Nepos (?); los caracteres paleográficos de las letras avalan una datación en la segunda mitad del s. II d.C.55. Nada prueba que el retrato perteneciese al referido mausoleo, aunque el hecho de que el busto con retrato y el fragmento de epígrafe procedan del mismo lugar y tengan similar cronología parece apoyar no sólo la existencia de la antedicha necrópolis, sino también el referido uso funerario del busto. Con todo eso, se trate de uno o más núcleos rurales, cabe integrar estas instalaciones en el amplio abanico de fundi y sus respectivas uillae que, emplazadas en las fértiles llanuras que circundan el Cerro del Castillo de Jumilla por sus vertientes S, O y SE56 (fig. 8), presentan en su mayoría similares problemas de indefinición cronológica al no haberse practicado en la zona ni prospecciones sistemáticas ni trabajos de excavación arqueológica ordenados. Así ocurre con las uillae de “La Ñorica”57 –de la que conocemos la existencia

390

de un balneum de difícil caracterización a través de las noticias antiguas transmitidas por Lozano Santa58– y de “Los Cipreses”, cuya fase mejor conocida está representada por los mosaicos del s. IV dados a conocer asimismo en 1800 por Lozano y excavados en la década de 1960 por J. Molina59. La indefinición jurídica y cronológica de buena parte de estos asentamientos dificulta asimismo cualquier propuesta de interpretación arqueológica referida al proceso de colonización de los territorios del actual Altiplano y, en concreto, de la Cubeta de El Prado o Llanura de Jumilla. En 1974, A. Morales planteó la distribución y sistematización de los enclaves rurales emplazados en esta llanura y sus áreas adyacentes (a saber, la prolongación de la cubeta hacia el SO a través de la Cañada del Judío hasta las inmediaciones de la Rambla de Los Álamos) mediante una centuriación que establecía la existencia de un cardo principal que, orientado de NE a SO, se conservaba en el fondo del Prado hasta los años 60 fosilizado en un camino vecinal, confluyendo sus extremos en sendos accidentes topográficos: al SO El Puntal, que penetra a modo de cuña en la apertura de la cubeta hacia la Cañada del Judío, y al NO la Sierra del Buey. El decumanus principal se orientaría de NO a SE, apoyando en el extremo occidental de la población allí donde convergen las ramblas de Jumilla y de la Alquería para formar la del Judío. Paralelos a este eje se disponen decumanos secundarios, igualmente paralelos entre sí, fosilizados en lindes y caminos rurales60 (fig. 9). La superficie de la centuriatio que Morales denomina como del Prado–Cañada del Judío abarcaría entre 3.500 y 4.000 Ha. de fértiles tierras (uide supra III.1.) que, básicamente dedicadas al cultivo de la trilogía mediterránea, quedarían distribuidas en lotes de aproximadamente 12’6 Ha., es decir, unas 50 iugeras61. En este sentido, merece destacar que estos cálculos coinciden a grandes rasgos con los obtenidos por López Campuzano y Salmerón Juan para la centuriación de la Vega de Cieza, donde los fundi tendrían una extensión de entre 10 y 12’3 Ha., es decir, de 40 a 50 iugeras62. Sin embargo, con la información arqueológica que poseemos en la actualidad es muy difícil determinar con un mínimo de precisión cuándo se produjo la organización y colonización de este territorio, cuáles fueron los motivos, quiénes la protagonizaron, qué régimen jurídico se aplicó a la tierra y su tenencia y, por supuesto, cuál fue la evolución del poblamiento en la zona63. Los traumáticos acontecimientos que, en el marco de la segunda guerra púnica o de la rebelión generalizada de 197 a.C., enfrentaron a finales del s. III o inicios del II a.C. a las

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

comunidades indígenas y a las tropas romanas conllevaron la destrucción de prósperos asentamientos ibéricos como el del poblado de Coimbra del Barranco Ancho, el principal núcleo de control geopolítico de la Llanura de Jumilla junto con el poblado ubicado en el Cerro del Castillo64. Las prospecciones realizadas en derredor de esta elevación por J. Molina, los seguimientos arqueológicos desarrollados con ocasión de la construcción de la circunvalación de la N-344 que atraviesa la totalidad de la cubeta, así como los trabajos de excavación arqueológica acometidos en 1988 y 1991-92 en el “Camino del Pedregal” por Muñoz Tomás, Hernández Carrión y Urueña Gómez65, permiten deducir que la ocupación y aprovechamiento de las tierras de la llanura pudo estructurarse desde fines del s. III al I a.C. en torno a pequeñas explotaciones de tipo campesino, al modo en que se documenta en otras regiones peninsulares, como Andalucía o el área catalana66, y en diversos puntos del SE peninsular como la comarca del Alto Guadalentín67 o el valle alto del río Quípar (Rambla de Tarragoya)68, zonas éstas donde los excedentes de producción pudieron abastecer oppida cercanos. Estas pequeñas granjas de la llanura fueron dependientes de la población indígena, al modo en que se documenta en el Quípar69, sin que pueda rastrearse un fenómeno de fundaciones ex nouo a partir de contingentes de inmigrantes itálicos similar al que aconteció en el área litoral más inmediata a Carthago Noua70. Además, los contextos cerámicos (importaciones áticas) recuperados en las excavaciones del Camino del Pedregal71 y los hallazgos superficiales en yacimientos como el Perul72 y, tal vez, La Marquina73, testimonian que este poblamiento de llanura dispuesto en un radio de 3 km. en torno al Cerro del Castillo podría remontar a los ss. IV-III a.C. (Ibérico Pleno)74. Los contextos cerámicos de la Llanura de Jumilla en los ss. II-I a.C. están relacionados con esta ocupación rural, por demás sustentada en un campesinado indígena fuertemente arraigado a usos y tradiciones prerromanos y alejado de los principales focos de romanización al quedar la zona alejada del sistema primario de comunicaciones viarias del SE peninsular. De esta forma, mientras que en las áreas costeras en torno a Carthago Noua pronto se detecta la llegada masiva de productos itálicos de importación75, lo que asimismo se constata en la comarca del Guadalentín como consecuencia del activo proceso de romanización acaecido tras el fin de la contienda púnica en 206 a.C.76, en nuestra zona de estudio carecemos, al menos por el momento, de este género de materiales (lo que asimismo acontece de modo generalizado en otros muchos puntos de

Lámina 9. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). 1995. Cimentación de la jamba meridional, rehecha a inicios del s. XX, de la fachada principal; apoya sobre los restos de la fábrica originaria del edificio (foto A. López).

las comarcas internas del SE peninsular), como bien evidenciaron las excavaciones en el Camino del Pedregal donde los contextos estratigráficos datables entre los ss. III al I a.C. aportaron gran cantidad de carámica indígena y tan sólo un pequeño recipiente cerrado de campaniense A y algunas imitaciones en cerámica común de campanienses A y B (Lamb. 1, 2 y 36)77. Este panorama parece atestiguarse de manera generalizada en otros puntos del Altiplano, como el área de Yecla donde, asimismo, la presencia de producciones campanienses en mínima78. No parece factible que en esta época la actividad de estas pequeñas granjas estuviese orientada a la obtención de productos agropecuarios destinados al aprovisionamiento de núcleos urbanos de entidad, como sería el caso de Carthago Noua; la producción se destinaría básicamente al autoabastecimiento, aunque no es de descartar la existencia de excedentes que, en el marco de un circuito comercial a pequeña escala, sirviese para el suministro alimentario del poblado del Cerro del Castillo, habitado al menos hasta fines del s. II-inicios del III d.C., donde asi-

391

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 10. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). 1996. Umbral de la puerta de acceso al mausoleo construida a inicios del s. XX a ca. 0’55 m del nivel originario (foto J. M. Noguera).

mismo se podrían obtener escasos productos de importación, en especial vajillas79; relaciones similares se aprecian en otras comarcas, como la Rambla de Tarragoya en el valle alto del río Quípar donde el sobrante productivo de estos pequeños núcleos se incorporaba al flujo económico y comercial capitalizado por el oppidum de Asso80. Aunque algunos autores han postulado para la comarca del Altiplano Jumilla–Yecla la eclosión, a partir de finales de época augústea, de un nuevo poblamiento rural disperso centrado en uillae de carácter agrícola dedicadas al cultivo de cereales, viñedos y olivares81, no parece que el patrón de asentamiento en la Llanura de Jumilla, con pequeñas unidades de explotación campesina dependientes de población indígena, cambiase sustancialmente durante el cambio de Era y buena parte del s. I d.C. La presencia de vajillas importadas en la llanura, en particular de sigillatae itálicas y sudgálicas, es escasa en los contextos conocidos asociables a esta centuria82, como bien acreditan los trabajos en el

392

Camino del Pedregal83. Sin embargo, es en las últimas decadas del s. I d.C. cuando se produce en este último asentamiento una importante refectio que implicó la construcción ex nouo de los espacios habitacionales y productivos hasta ahora constatados, si bien respetando la orientación marcada por las estructuras preexistentes y recurriendo a técnicas constructivas de raigambre netamente ibérica84. El mismo proceso, aunque en este caso con la construcción de estructuras arquitectónicas de indudable romanidad, parece constatarse en la vivienda (pars urbana) a que cabe adscribir el balneum excavado en la Avda. de la Asunción, donde los contextos cerámicos de la fase de amortización de fines del s. III/s. IV d.C. carecen de materiales cerámicos de importación anteriores a los últimos decenios del s. I d.C. En este sentido, los materiales cerámicos y numismáticos recuperados sin contexto arqueológico bien definido en la uilla de Los Cipreses ofrecen una cronológía alta que no va más allá de época claudio-neroniana85, en tanto que para La Ñorica sólo disponemos de indicios de fechación posteriores a los ss. II-III86, cuando se documenta su necrópolis87 y, al menos, parte de su programa ornamental88. Por tanto, es a fines de la primera centuria cuando parece verificarse un importante cambio en la estructura y trama poblacional de la Llanura de Jumilla con la creación de posibles fundi agropecuarios estructurados en torno a uillae dotadas de sus correspondientes partes; es de suponer que esta nueva organización del espacio rural se apoyase en el potencial climático, hídrico y edafológico de la zona y que se acometiese en razón de una centuriatio bien planificada del territorio89, si bien resulta arriesgado con la escasez de datos conocidos hasta el momento realizar propuestas precisas –que en cualquier caso serían teóricas– relativas a cronología exacta, regimen jurídico del territorio y de la propiedad de la tierra, extensión de las explotaciones o fundi o ascendencia socioeconómica de los nuevos propietarios90. Con relación a todo ello, sorprende en primer lugar el relativo retraso con que parece producirse la colonización de esta fértil zona con respecto a otras comarcas del SE tempranamente colonizadas mediante patrones de asentamiento cada vez mejor conocidos; así, los territorios litorales al E de Carthago Noua conocieron una fortísima implantación rural de itálicos que se extiende desde época tardorrepublicana hasta la primera centuria de época imperial91; la comarca del Guadalentín experimentó una intensa colonización, sin duda vinculada a la política colonial marcada por Augusto y desarrollada a partir de ejes viarios de primer orden como la vía Augusta o

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Lámina 11. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). 1995. Vista de pájaro. Apréciense los desperfectos en los revestimientos de signinum de las cubiertas (foto A. López).

el Camino Real de Vera, ya desde fines del s. I a.C. y durante todo el s. I d.C.92; y las fértiles tierras de la Vega Alta del Segura experimentaron una intensa fase de colonización que, ca. 20-50 d.C., conllevó una implantación de uillae en el cauce del curso fluvial en la cual jugó igualmente un papel determinante la red viaria de la zona y, en particular, la vía Carthago Noua-Saltigi93. En la Llanura de Jumilla el proceso colonizador parece acontecer unas décadas después que en la Vega Alta del Segura, lo que podría avalar una colonización progresiva del territorio, que probablemente pertenecía al ager publicus del territorium de Carthago Noua, hecho al que probablemente coadyuvaron el arraigo de la población indígena a tradiciones prerromanas y el acceso a la llanura a través de vías de comunicación de carácter secundario. Referente a ello y en segundo lugar, sin duda en este proceso colonizador jugó un papel clave la red viaria de la zona; la Llanura de Jumilla no estuvo atravesada por ninguna vía de

primer orden, pero si lo estaba por una vía secundaria que unía la vía Carthago Noua–Complutum, al SE, con la que conectaba Saetabi y Cástulo94, al NO. De este eje secundario, con probabilidad una vía de carácter vecinal de titularidad pública por enlazar amplios espacios comarcales, partirían diversos caminos privados (inter agros), dotados de servidumbre de paso y destinados a posibilitar el acceso a los diversos fundi de la llanura desde la vía secundaria95. Por último, queda por resolver la cuestión relativa al “rol” que, a partir del proceso de colonización, desempeñó la población indígena que habitaba la llanura, es decir, las relaciones sociales y económicas establecidas entre los diversos grupos sociales asentados en la zona96. Es interesante el contraste que se observa entre asentamientos que muestran rasgos culturales de tradición indígena y otros de evidente raigambre romana; al respecto, es significativo el binomio Camino del Pedregal–Avdas. de la Asunción/Libertad. En el primer

393

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 12. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cata nº 1 (1992), en el ángulo derecho del testero. Se aprecia: cara exterior recta del muro del testero, parte del muro de orientación E–O apoyado en el mismo y pavimento de arcilla rojiza (foto I. Urueña).

género de enclaves cabría referir los habitáculos y estancias de almacenaje documentados en el Camino del Pedregal, datables desde finales del s. I d.C. a fines del s. II/primeras décadas del III d.C., constituidos por edificaciones de plan bipartito caracterizadas por la pobreza tanto de sus materiales constructivos como de los ajuares domésticos que se les asocian97; todo lo cual concluye que este tipo de hábitat continuó ocupado por la población indígena que desde hacía siglos cultivaba la tierra. Resta dilucidar en qué régimen jurídico realizaron a partir de entonces su trabajo estas gentes. Cabría pensar que la creación de fundi y el surgimiento de unidades de explotación estructuradas en uillae dotadas de sus correspondientes partes conllevara la inserción de las seculares unidades habitacionales ahora refundadas dentro de las partes rusticae y fructuariae de las nuevas explotaciones, pasando a trabajar la población campesina indígena en las labores agrícolas y en las tareas manufactureras a ellas ligadas. El proceso tendría sentido si atendemos a la refundación de espacios productivo-habitacionales paralela a la construcción de una pars urbana en la Avda. de la Asunsión.

394

Pero tampoco es de descartar la existencia, a partir de las últimas décadas del s. I d.C., de diversos modelos de asentamiento –con diferentes sistemas de vida y de explotación– en la llanura, pudiéndose establecer un régimen de complementariedad entre las viejas granjas indígenas y los nuevos fundi de carácter latifundista, al modo en que se detecta en determinadas zonas de la Bética98. Al segundo tipo de instalaciones cabría asignar la vivienda atestiguada en la Avda. de la Asunción que, dotada de un balneum, acredita para sus moradores un elevado grado de romanidad. Esa y otras viviendas rurales cercanas debieron alcanzar un primer cénit en el s. II d.C. a tenor de hallazgos tales como la estatuilla broncínea de Somnus, sin duda perteneciente a la casa a que debe asociarse el antedicho balneum, o el retrato seguramente funerario y el pequeño monumento sepulcral atestiguado en la zona del Camino del Pedregal y asignable a una necrópolis rural de la segunda mitad de la referida centuria (uide supra IV.1.); elementos todos ellos que certifican sobradamente, junto a otros muchos, la romanidad de las nuevas gentes instaladas desde finales del s. I en la llanura.

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Lámina 13. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cata nº 1 (1992), en el ángulo derecho del testero. Se aprecia: cara exterior recta del muro del testero, pavimento de arcilla rojiza y muro de orientación E–O, enlucido en su cara N (foto I. Urueña).

Durante este proceso de implantación colonial no se produce fundación urbana alguna que cohesionara y dotase al territorio de la pertinente articulación; en todo caso, el único asentamiento de estas características, lamentablemente bastante dañado y muy mal conocido es el poblado del Cerro del Castillo que permaneció poblado, como mínimo, hasta los últimos años del s. II o los primeros del III d.C. a tenor de los materiales cerámicos recuperados en prospecciones superficiales99. Problemas de interpretación histórico–arqueológica presenta asimismo el estudio del poblamiento en la Llanura de Jumilla en época tardía. La documentación arqueológica con que contamos en la actualidad parece evidenciar una reorganización del hábitat rural hacia fines del s. III-inicios del IV d.C. Las excavaciones en el Camino del Pedregal acreditan un abandono de los espacios habitados en este periodo100, en tanto que en la vivienda de la Avda. de la Asunción asistimos, en un momento indeterminado del s. IV d.C., a una importante refectio del balneum que implicó la amortiza-

ción, quizá parcial, de los ambientes balnearios preexistentes y la construcción de nuevos espacios arquitectónicos marcados por su carácter monumental101. Los mosaicos avalan que fueron también las últimas décadas del s. III y la cuarta centuria el periodo de mayor desarrollo arquitectónico y ornamental en la cercana uilla de los Cipreses102. Esta reorganización del territorio rural afectó a amplias regiones de las provincias occidentales y, en el SE, se produjo en épocas distintas y de forma diferente en unas y otras comarcas; fenómenos de ruptura poblacional se aprecian a mediados del s. II d.C. en las inmediaciones de Carthago Noua, probablemente ligados a la recesión económica de la ciudad103; también en la cuenca alta del Segura (Vega de Cieza) se atestigua a fines del s. II-inicios del III el abandono de los fundi y sus correspondientes uillae de época altoimperial dispuestos en torno al cauce fluvial y la creación de tipos de hábitat hasta ahora desconocidos en nuevas zonas: sería el caso del poblado (uicus ?) del Cabezo de las Beatas y de la “casa familiar” de la cueva-sima de La Serreta, los cuales muestran

395

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 14. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cata nº 2 (1992), delante del tercio derecho de la fachada principal. Vista frontal del pequeño reborde formado por las piedras que, dispuestas horizontalmente entre sendas capas de hormigón, formaron parte de la cimentación de los nuevos hastiales de la fachada restaurada (foto I. Urueña).

amplios abanicos vitales comprendidos entre ca. 200-320 d.C.104. Por el contrario, en la comarca del Guadalentín se documenta durante los ss. III y IV d.C. una fase de gran estabilidad en las uillae ligadas a grandes latifundios, si bien ya desde el s. III se constatan, de un lado, pequeños núcleos de gentes que, instaladas en laderas y elevaciones montañosas suaves, trabajaban pequeñas parcelas, bien de su propiedad, bien arrendadas, y de otro, diminutas comunidades que en las tierras altas alejadas del llano (como Los Peñones y Casas de Peña María) vivían esencialmente de la cría del ganado105. También en la llanura de Jumilla –como en otras áreas del Altiplano como el término municipal de Yecla106– parece darse un reforzamiento de los fundi preexistentes, fenómeno éste quizá ligado al proceso de reestructuración de la población rural en grandes propiedades latifundistas que afectó en época tardía a todo el E peninsular107. En todo caso, y a pesar de la constatación de ricos programas ornamentales de carácter musivario, los contextos cerámicos de esta época se caracterizan básicamente por la presencia de grandes cantidades de cerámica común, mal estudiada y sistematizada hasta la fecha, y por la escasez de vajillas y productos importados que pudiesen ayudar a perfilar con mayor precisión el marco cronológico de esta etapa a la que, en todo caso y en el caso de la uilla atestiguada bajo la actual Avda. de la Asunción, hemos de asignar el monumento sepulcral objeto de nuestro estudio. V. HISTORIOGRAFÍA

No existen fuentes antiguas, literarias o epigráficas, relativas al mausoleo; de ahí que no sea posible ni una identifica-

396

ción con personaje concreto alguno, ni una adscripción cultural segura. Dado que no hemos encontrado mención alguna al sepulcro en obras anteriores al s. XIX, como podrían ser las Relaciones Topográficas de Felipe II, redactadas hacia 1575, o en el Catastro del Marqués de la Ensenada (1751–1752), relativo a la historiografía contemporánea se aprecia una evidente evolución en su conocimiento desde los albores del Diecinueve hasta nuestros días. Al respecto, pueden establecerse cuatro peldaños sucesivos en el conocimiento del mausoleo, en el transcurso de los cuales su estudio fue abordado de forma desigual, interesándose los distintos autores por cuestiones y problemáticas concretas y diferentes. La primera etapa, que remonta a los inicios de la época contemporánea, está representada por un absoluto desconocimiento de los caracteres arquitectónicos, cronológicos y, sobre todo, culturales y funcionales del edificio –en que indiferencia y displicencia marcan pautas dominantes con respecto a otros conjuntos de la zona, como las uillae de los Cipreses o de la Ñorica–. Es el caso de la primera mención al edificio por nosotros conocida, datable en el año 1800, fecha de edición de la Historia Antigua y Moderna de Jumilla del canónigo J. Lozano Santa. Referente al mausoleo propiamente dicho, el clérigo reseña que el Casón está emplazado al “norte de las viñas (pago de Los Cipreses), y proxîmo a ellas” y que “dá nombre a su distrito”, de un lado, y de otro, que se trata de una “obra de figura oval, con otros dos ovalos que salen de este edificio por una y otra banda. Es de argamasa mezclada con pelotones bien impenetrable, pero en extremo obra muy tosca. [...] En el dia tiene mezcla de ladrillo: pero conocemos ser ingerto muy posterior”; asimismo, desconocía la funcionalidad del pequeño edificio y advertía que no era “de gusto árabe, ni romano, ni Carthaginés”108. La descripción de Lozano evidencia que el mausoleo en aquellos años ya había perdido sus originarios revestimientos de fina argamasa, si bien lamentablemente no especifica su grado de ruina, lo que hubiese sido de gran interés dado que la documentación fotográfica de inicios del siglo XX evidencia que tanto su fachada como el testero estaban parcialmente derruidos en estos años. La pobreza monumental testimoniada por el topónimo que designaba la construcción, unida a la manifiesta incertidumbre de Lozano sobre su atribución cultural, son con probabilidad causas que condujeron a J. A. Céan Bermudez, buen conocedor de la obra del clérigo, a omitir mención alguna al mausoleo en su Sumario de Antigüedades Romanas que hay en España, publicado en 1832, obra en que, por el contrario, realiza una detallada

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

exposición de otros ricos yacimientos arqueológicos de las inmediaciones, como los Cipreses o la Ñorica109. Poco más de un siglo después de la redacción de la obra de Lozano, la segunda etapa en la historiografía del mausoleo está representada por el prolijo estudio que M. González Simancas le dedicó en su Catálogo Monumental de la Provincia de Murcia (1905–1907)110; dicha obra no sólo suplió la aludida carencia de estudios referentes al sepulcro, sino que acredita profundos cambios en su conocimiento e interpretación. El interés por una detallada descripción de sus caracteres arquitectónicos que, lejos de detenerse únicamente en cuestiones referentes a planimetría y alzados, ahonda en aspectos concernientes incluso a la restitución de algunas partes originales perdidas, como el arco de ladrillos del vano de acceso al interior; la búsqueda de paralelos tipológico–arquitectónicos en el contexto de la primera edilicia cristiana de Roma; y, sobre todo, un primer intento riguroso –y no desacertado en líneas generales– de otorgarle una cronología precisa; son todos ellos aspectos que marcan un evidente punto de inflexión con relación al periodo anterior, representado por la obra de Lozano. Sin embargo, que dicho trabajo no superase el estadio de manuscrito determinó que las interesantes observaciones del autor sobre el monumento permaneciesen prácticamente inéditas hasta fechas recientes. Cabe destacar la extraordinaria minuciosidad con que el estudioso realizó la descripción y examen de la morfología arquitectónica del edificio, siendo de gran exactitud e interés sus observaciones referentes a la planimetría y a los sistemas constructivos empleados tanto en la bóveda de cañón y en los casquetes hemiesféricos de los ábsides laterales, como en el arco de ladrillos del vano de ingreso al edificio, cuyos restos apreció con gran minuciosidad. De igual forma explicitó los desperfectos sufridos en su estructura arquitectónica, lo que en la actualidad, tras realizar un exhaustivo análisis de campo sobre el propio edificio (campañas de 1998 y 1999), resulta de gran interés para contrastar los datos obtenidos por aquél y determinar de manera exacta cuáles son sus porciones derruidas y posteriormente reconstruidas; a tal efecto, del máximo interés para completar dicha información y evaluar justamente los antedichos daños es asimismo la documentación fotográfica incluida en el Catálogo (láms. 2–3). El autor refiere, de un lado, que la portada principal era la parte más arruinada de la fábrica, especificando al respecto que de los mampuestos originales “no se conservan más que dos trozos adheridos al intradós” del arco de la bóveda, y de otro, que parte de la mitad inferior de la

Lámina 15. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cata nº 2 (1992), delante del tercio derecho de la fachada principal. Vista lateral del anterior reborde de piedras (foto I. Urueña).

fachada posterior había sido destruida de manera intencionada. El redactor del Catálogo definió el mausoleo como posible iglesia de planta de cruz griega y realizó una primera propuesta de fechación en época tardorromana (“periodo decadente del arte romano”) o en el periodo “latino–bizantino”. Por consiguiente, no parece que en los albores de nuestra centuria la cronología y la funcionalidad del edificio fuesen evidentes. Persiste el interrogante relativo a si por aquel entonces sus tres tumbas habrían sido ya expoliadas. Las obras de González Simancas y de Lozano, buenos conocedores de la tradición oral, evidencian que, al menos desde finales del s. XVIII, se había perdido toda noción sobre el carácter funerario de la construcción. Por demás, ningún interés en estos autores por contextualizar el mausoleo en el marco de un núcleo habitacional tardoantiguo que, de otra parte, era totalmente desconocido en el s. XIX y los inicios

397

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 16. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cata nº 2 (1992), delante del tercio derecho de la fachada principal. Detalle del anterior reborde de piedras; debajo, restos del paramento del edificio original (foto I. Urueña).

del XX. El tercer estadio en el conocimiento del Casón sin duda corresponde al año 1943, cuando C. de Mergelina y Luna –tras practicar en el mausoleo las primeras excavaciones con metodología arqueológica en fecha que, lamentablemente, desconocemos–, publicó un estudio cuyo principal mérito radica en el definitivo establecimiento de su carácter funerario. Mergelina realizó una planimetría y dos secciones del alzado del mausoleo (fig. 10) y estudió sus más significativos caracteres constructivos111, elaborando un meticuloso examen arquitectónico centrado, en particular, en el análisis de los muros de la nave central, en la bóveda de cañón y en las cubiertas de los ábsides laterales, así como en ciertos detalles y elementos constructivos, tales como la tipología de los arcos de acceso, en especial a los ábsides laterales. Al igual que González Simancas, Mergelina dedicó también especial atención a la determinación de las reparaciones experimentadas por el edificio en época moderna, las cuales se centraron en particular en la fachada principal y en el hastial posterior, cuestiones éstas que hemos podido corroborar, en el

398

transcurso de las campañas de 1995 a 1999, a partir del análisis pormenorizado de la estratificación de la fábrica del edificio. Con relación a los trabajos arqueológicos de campo, se centraron en la excavación de las tres tumbas del sepulcro, que aparecieron totalmente removidas y sin sus respectivas cubiertas, hallándose en el interior tan sólo algunos restos de huesos humanos y ningún indicio que permitiese datación segura alguna. Referente a cronología y asignación cultural del mausoleo, el examen de algunos de sus principales rasgos arquitectónicos, en particular de la bóveda de cañón del cuerpo central, le permitió vislumbrar un cierto aire de visigotismo. En definitiva, los estudios de González Simancas y de Mergelina representan una ineludible fase “descriptiva”, en que un primer análisis pormenorizado de los caracteres arquitectónicos del sepulcro se configuraba como necesario, todo lo cual le permitió avanzar algunas primeras hipótesis relativas a su cronología y adscripción cultural. La cuarta y última etapa en el estudio del mausoleo abarca el abanico cronológico comprendido entre la década de 1950 y los primeros años de los 90, periodo éste en que distintos auto-

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

res superaron el mero análisis descriptivo para centrarse básicamente, aunque de modo muy superficial, en dos cuestiones específicas concernientes al examen histórico–arqueológico: el problema cronológico y la atribución cultural. Sin embargo, tras las excavaciones y estudio arqueológico por parte de C. de Mergelina, no se desarrollaron nuevos trabajos in situ hasta nuestras campañas de 1995–1999, excepción hecha de una pequeña intervención en 1992 (uide infra capítulo VI), y, dado que el mausoleo no fue objeto de especial atención por parte de la investigación especializada, cualquier referencia al sepulcro se basó en la documentación (descripción, planimetría y secciones de altimetría) elaborada por Mergelina, lo que condicionó gran parte de los juicios emitidos hasta fecha reciente. De igual modo, excepción hecha de una breve referencia, en 1956, en el Apéndice del volumen correspondiente a época romana de la Historia de España dirigida por Menéndez Pidal112, fue sistemáticamente obviado en compendios y síntesis generales consagradas a la historia, arqueología y arquitectura tardoantigua de la península Ibérica113, siendo objeto de tratamiento tan sólo en obras de carácter local y regional114. Al respecto cabe resaltar por la repercusión de la obra, su inclusión en la pionera Carta Arqueológica de Jumilla publicada en 1973 por Mª. C. y J. Molina, quienes, apoyándose en las conclusiones de Mergelina, aportaron por vez primera detalles relativos a la ubicación topográfico–arqueológica del edificio115. Asimismo, el mausoleo ha sido reseñado en obras y notas de carácter turístico y divulgativo116. Referente al problema de la datación, los distintos autores oscilaron entre la adopción de una cronología baja encuadrable en época visigoda o fechaciones más altas que fluctuaban entre los siglos IV y V d.C. Respecto a los primeros, que admiten la filiación cultural formulada por Mergelina, cabría referir una síntesis de G. Nieto Gallo sobre la problemática de la arqueología medieval en la Región de Murcia117. Frente a estas posiciones, el sepulcro fue ubicado en época romana tardía por A. García y Bellido, si bien sin estipular cronología precisa alguna118, mientras que Mª. C. y J. Molina lo consideraron como hito de transición del periodo tardorromano al hispanovisigodo119; una fechación tardorromana fue defendida por Mª. I. Urueña Gómez y Mª. L. Precioso Arévalo120, en tanto que S. F. Ramallo y Mª. M. Ros matizaron su cronología entre finales del s. IV y el V121 y B. Muñoz Tomás afinó aún más las cronologías proponiendo una data en pleno siglo IV122; nosotros mismos cuestionamos recientemente su atribución cronológica, que consideramos ha de situarse muy a finales del s. III o ya durante el IV d.C.123.

Lámina 17. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cara interna de la fachada principal. Se aprecia: pared estucada de la fosa transversal al eje de la nave central, solera de argamasa y losas de pizarra sobre ella, restos de los hastiales originarios, zapatas de cimentación y nuevos hastiales de la fachada restaurada, umbral actual de acceso al edificio, socavón producido por el agua bajo éste y su perfil, donde se distingue el pavimento asociado a la restauración del edificio.

Con relación al problema de la tipología arquitectónica, en fechas recientes B. Muñoz propuso acertados paralelismos tipológicos con mausoleos hispanos y orientales de la cuarta centuria124, los cuáles hemos matizado recientemente incluyendo el edificio en el seno de un amplio conjunto de cellae sepulcrales ampliamente difundidas por toda la cuenca mediterránea en época tardorromana125; además, los evidentes parangones con sepulcros del área adriática nos ha permitido incidir –como ya hiciese Th. Hauschild a propósito de los estudios que dedicó a los mausoleos de La Alberca (Murcia) y de Las Vegas de Pueblanueva (Toledo)126–, en la existencia de eventuales contactos entre Hispania y el Oriente mediterráneo en el transcurso del s. IV y los influjos que determinados modelos arquitectónicos, en particular del círculo cultural adriático–dálmata, ejercieron en la edilicia

399

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

Lámina 18. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cara interna de la fachada principal. Detalle de la lámina anterior.

Lámina 19. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cara interna de la fachada principal. Detalle de los restos del hastial S originario sobre el que apoya la zapata de cimentación del nuevo hastial restaurado a inicios del s. XX.

hispana de este periodo127. Con todo, cuestión de la máxima importancia es la determinación de la adscripción cultural del sepulcro. En efecto, los paralelos orientales aducidos para los mausoleos de Jumilla y de La Alberca son de una evidente confesionalidad cristiana; y tanto los trabajos de González Simancas como, sobre todo, el de Mergelina troquelaron desde temprano la naturaleza cristiana del sepulcro jumillano, todo ello acrecentado por las concepciones teóricas de una época en que arqueología romano–tardía era prácticamente sinónimo de arqueología paleocristiana. Superada dicha asimilación, el problema de la adscripción cultural del sepulcro sólo ha sido abordado en fecha reciente por A. González quien, de modo acertado, ha advertido que su “confesionalidad” no es cuestión evidente128; los indicios de cristianización de los ambientes rurales de las comarcas del interior del Levante y Sureste peninsulares son incuestionables129, pero aun así no existe indicio alguno que garantice que el Casón es un sepulcro cristiano, de donde la cautela con que es obligado pronunciarse al respecto130. El último argumento abordado recientemente por la historiografía actual con relación al sepulcro es su caracterización arqueológica y su contextualización histórica, cuestiones éstas abordadas de manera sucinta por B. Muñoz quien adscribió el sepulcro a una hipotética uilla que denominó como de la “Estación del Ferrocarril” por estar emplazada en los terrenos ocupados por la antigua estación del F.E.V.E. (coincidente con el que denominamos complejo arqueológico “Casón–Pedregal”); el autor proponía la existencia de dos fases bien diferenciadas en este asentamiento: un primer período altoimperial cuyos espacios habrían sido refundados en una fase tardía, a partir del s. III, momento en que el centro dominal del asentamiento quedaría relegado únicamente al

sector conocido como “Pedregal” (frente a los edificios de viajeros de la estación), en tanto que la zona de la que procedía la imagen de Somnus (aproximadamente 150 m al O) restaría amortizado y sólo cabría destacar en él la presencia del sepulcro, sin duda construido por el rico propietario del enclave131. Sin embargo, como ya hemos reseñado con anterioridad, en las excavaciones arqueológicas acometidas en 1999 y 2000 a unos 30 m al SE del lugar de hallazgo de la estatuilla se ha podido documentar restos de una vivienda con un complejo balneario con, al menos, dos importantes fases evolutivas identificadas a nivel arqueológico y estratigráfico; la primera corresponde sin duda a época altoimperial (finales del s. I–primera mitad del II d.C.) y la segunda al s. IV d.C. (uide supra capítulo IV). Esta cronología es fundamental porque, por vez primera, proporciona un claro contexto histórico–arqueológico al mausoleo funerario, hasta ahora tan sólo definido en razón de su tipología arquitectónica132.

400

VI. INTERVENCIONES ARQUEOLÓGICAS PREVIAS

Al margen del análisis arquitectónico de González Simancas y de los trabajos arqueológicos de C. de Mergelina, de los cuales hemos dado cumplida cuenta en el capítulo anterior, no tenemos constancia de la realización de intervenciones arqueológicas en el mausoleo, sistemáticas y autorizadas por los órganos administrativos competentes, hasta la década de los años 90. En 1992 se concedió un permiso y subvención económica por parte de la Dirección General de Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia a B. Muñoz Tomás para la ejecución de trabajos arqueológicos de excavación en el entorno del edificio, practicándose en septiembre de dicho año sendas catas junto al ángulo

“EL CASÓN DE JUMILLA”: LÍNEAS DE ESTUDIO PARA UN PROYECTO INTEGRAL DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICO-ARQUEOLÓGICA DE UN MAUSOLEO TARDORROMANO

Lámina 21. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cara interna de la fachada principal. Detalle de los restos del hastial N originario sobre el que apoya la zapata de cimentación del nuevo hastial restaurado a inicios del s. XX; al fondo, agujero de entrada del agua a través de la Cata nº 2.

Lámina 20. Sepulcro de Jumilla (“Casón”). Cara interna de la fachada principal. Detalle de la lámina anterior.

derecho del testero y delante del tercio diestro de la fachada principal, respectivamente, en las cuales sólo pudo constatarse la profunda alteración del depósito arqueológico asociado al mausoleo y algunas de las refacciones a que aludió C. de Mergelina respecto a la fachada. VII. ALTERACIONES EN LA ESTRATIFICACIÓN HORIZONTAL Y VERTICAL

Tanto la estratificación asociada al mausoleo, como la de la fábrica del propio edificio, han experimentado en la última centuria profundos cambios y transformaciones que conviene cuantificar al máximo de cara al cumplimiento de los objetivos de nuestro proyecto de investigación y, en particular, al planteamiento de las futuras campañas de intervención arqueológica. Fortísimas remociones en los terrenos inmediatamente circundantes, sobre todo desde inicios del s. XX, determinaron la práctica desaparición del depósito arqueológico vinculado al edificio; en efecto, los movimien-

tos de tierra practicados en la totalidad de su perímetro inmediato con ocasión de la ubicación en los años 40 de una fábrica de esparto y, en especial, de la construcción a partir de marzo de 1905 de la línea férrea Jumilla–Cieza, sin duda determinaron una alteración total de la secuencia estratigráfica periférica, razón por la cual era de prever que el mausoleo presentase muy alterados o destruidos los contextos estratigráficos a que asociarlo133. Asimismo, los saqueos a que sin duda fueron sometidos sus tres enterramientos de inhumación con el devenir del tiempo y las prospecciones y excavaciones acometidas en su interior por M. González Simancas y C. de Mergelina, respectivamente, debieron comportar la eliminación de la estratificación existente en dichas tumbas. De otro lado, aunque la tipología y morfología arquitectónicas originarias del mausoleo han perdurado en buena parte intactas hasta nuestros días, un primer análisis de su estructura arquitectónica evidencia que la estratificación vertical de la fábrica ha experimentado diversas alteraciones y reparaciones a través del tiempo, en particular en la última centuria. Al respecto, la información documental que poseemos es del máximo interés para estudiar los procesos de modificación de la estratificación, tanto la horizontal como la vertical. VII.1. Alteraciones del depósito arqueológico asociado al mausoleo

Con relación a la estratigrafía horizontal asociada al mausoleo no conviene obviar que la topografía de la zona ha sido profundamente alterada. Al margen de las alteraciones experimentadas hasta finales del s. XIX en el depósito arqueológico del mausoleo, en especial en su interior, que como

401

MEMORIAS DE ARQUEOLOGÍA

es obvio son difíciles de determinar ante la total ausencia de información documental al respecto, sin duda es a partir de los inicios del s. XX y, en concreto, desde el comienzo en 1905 de los trabajos de construcción de la línea férrea Jumilla–Cieza cuando la estratificación asociada al sepulcro comenzó a ser destruida de forma sistemática, de forma que podemos afirmar que al inicio de nuestras excavaciones sólo quedaba parcialmente intacta en la zona del frente E del edificio (fachada principal y arranques orientales de los absidiolos). Por consiguiente, es preciso determinar qué grado de alteración presenta la estratificación asociada al mausoleo. En concreto, el nivel de circulación originario está en nuestros días colmatado, de un lado, al N por un potente depósito de materiales de relleno destinado a regularizar y terraplenar el terreno al objeto de construir la línea férrea Jumilla–Cieza y los edificios adyacentes, y de otro, al S por otro relleno vertido en el transcurso de las obras de acondicionamiento del edificio acometidas en 1956–57; de tal forma que dichos depósitos soterran el edificio hasta cubrir casi el tercio inferior de su alzado. La construcción de la referida línea férrea y, en concreto, del tramo Estación de Jumilla a Estación de la Cañada entre marzo de 1905 y 1908134, comportó sin duda, en primer término y de conformidad a los sistemas de ingeniería utilizados para el tendido de este tipo de infraestructuras, la ejecución de una trinchera en la cual poder insertar una capa de arena arcillosa sobre la que asentaba el balasto de la vía, integrado por una gruesa capa de gravas de ca. 0’40 m de alt.135; y dado que el tendido férreo se realizó a tan sólo 1’6 m del absidiolo septentrional es evidente que tales labores comportaron la destrucción de parte del depósito arqueológico en el linde N del mausoleo. Asimismo, el proyecto preveía la construcción, a 377 m de la estación en dirección a Cieza, de una tajea cubierta de 0’50 m de luz para el riego y el desagüe hacia el S de las aguas procedentes del piedemonte del Cerro del Castillo; como hemos podido comprobar en el transcurso de la campaña de 1999, dicha tajea se construyó a cielo abierto ad